Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 4 de 4

Tema: Misa Tridentina en la Catedral Castrense de Buenos Aires

  1. #1
    Avatar de Erasmus
    Erasmus está desconectado Socio vitalicio
    Fecha de ingreso
    03 ene, 06
    Ubicación
    Buenos Aires
    Mensajes
    4,159
    Post Thanks / Like

    Thumbs up Misa Tridentina en la Catedral Castrense de Buenos Aires

    El jueves 2 de noviembre a las 19 hs. el Obispo Castrense Mons. Antonio Baseotto celebrará la Misa de Difuntos en el rito tridentino a las 19 hs. en la Catedral Castrense Stella Maris, Comodoro Py 1925, a cuatro cuadras del Hotel Sheraton, hacia el Río.


    Se requiere la asistencia de sacerdotes para confesar.

    Más info:
    http://www.panodigital.com/articulos...lidad_eclesial



    Imperium Hispaniae

    "En el imperio se ofrece y se comparte cultura, conocimiento y espiritualidad. En el imperialismo solo sometimiento y dominio económico-militar. Defendemos el IMPERIO, nos alejamos de todos los IMPERIALISMOS."







  2. #2
    Avatar de Tradición.
    Tradición. está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    19 mar, 05
    Mensajes
    794
    Post Thanks / Like

    Re: Misa Tridentina en la Catedral Castrense de Buenos Aires

    La Iglesia francesa en pie de guerra contra la misa tradicional... y contra el Papa Benedicto

    Actualidad Eclesial | Liturgia
    Por Ricardo Escobar Alvaro

    Debemos precisar que al hablar de la “iglesia francesa” en el título del presente artículo nos referimos a la “iglesia oficial”, es decir, a una mayoría de los obispos, a la Conferencia Episcopal de Francia, a publicaciones como el diario La Croix o el semanario La Vie y a las páginas web y boletines de las diócesis. No hay que olvidar que la iglesia francesa cuenta con gran número de fieles próximos a movimientos que defienden la Tradición, tanto en obediencia con el Papa como en estado de necesidad. Es muy posible que el vigor de la Tradición en Francia sea debido a que el episcopado del país galo es uno de los más progresistas del mundo. El caso es que desde la creación del Instituto del Buen Pastor, el bombardeo de mensajes de “advertencia” al Papa no han cesado y estos se han hecho más estridentes desde la publicación de la más que posible existencia de un Motu Proprio de S.S. Benedicto XVI sobre la “liberación” de la Misa Tradicional.

    El mismo día 8 de septiembre, fecha de la creación del Instituto del Buen Pastor, el arzobispo de la diócesis que acoge dicho instituto y presidente de la conferencia episcopal de Francia, Monseñor Ricard hizo un comunicado bastante aséptico en el que recordaba «el trabajo de pacificación, de reconciliación y de comunión que hay que hacer ya que la violencia ha marcado hasta hace pocos meses la relación de varios de los miembros del Instituto con la Iglesia». Curiosa forma de acoger al Instituto y de saludar la decisión del Santo Padre. Hay que reconocer, sin embargo, que muchos católicos franceses obedientes a la Tradición piensan que el cardenal Ricard se encuentra en una posición que le obliga a calmar a su clero progresista y hacer unas declaraciones muy prudentes y matizadas.

    Un ejemplo de lo dicho anteriormente es el escrito del padre Jean Rouet, Vicario General de la diócesis de Burdeos, que se publicó en la página web diocesana el 15 de septiembre. El padre Rouet comienza presentando su versión del origen de la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X y algunos hechos concretos en los que participo el padre Laguérie, superior del Instituto del Buen Pastor. Concede el Vicario General que no hay dificultad en reconocer la belleza litúrgica anterior a 1962 pero, igualmente “no hay tampoco dificultad en reconocer el trabajo del Espíritu en el Concilio desde 1962 y los frutos que ha aportado a la liturgia, la vida y la acción misionera de la Iglesia”. Si se refiere al espíritu del maligno, el padre tiene sin duda razón. Luego el padre Rouet se inquieta ante los rumores de que el Instituto podrá hacer una critica constructiva del Concilio Vaticano II: “se dará así la facultad a todos los miembros del pueblo de Dios de criticar el Magisterio […] Si esto es cierto, asistiremos a una verdadera revolución que no se inscribe de ninguna manera en la tradición de la Iglesia”. O el cinismo del padre Rouet es inmenso o vive en una nube, hace décadas que el Magisterio es ignorado olímpicamente sin la menor reacción de los obispos. El texto del clérigo abunda en apelaciones edulcoradas a la caridad para recibir al nuevo Instituto, siempre que este acepte todas las recomendaciones que se le hacen. Finaliza el padre Rouet “aconsejando” al cardenal Ricard que vaya a Roma a pedir explicaciones al Papa por la creación del Instituto del Buen Pastor.

    Menos sutil fue la revista semanal supuestamente católica La Vie que en su numero del 14 de septiembre mostraba en portada una fotografía del padre Laguérie con el titular siguiente: “Integrismo: porque este hombre debería de haberse quedado fuera”. ¡Vaya con los adeptos de la iglesia que “hace el camino en Cristo acogiendo al otro y aceptándolo en su diferencia”!

    El 4 de octubre es el turno de Monseñor Pansard, obispo de Chartres, en cuya diócesis el Instituto del Buen Pastor piensa instalar un seminario. El prelado se declaró “sorprendido de no haber sido informado, por respeto al derecho canónico (canon 733) o por simple cortesía”, e hizo un encendido elogio del Concilio Vaticano II, “brújula que permite a la Iglesia orientarse en el vasto mar del tercer milenio”. Lo que nadie ignora es que el padre Aulagnier (probable rector del nuevo seminario) y Monseñor Rifán (Superior de la Administración Apostólica de San Juan María Vianney) habían visitado a Monseñor Pansard a principios de año y por una razón desconocida, seguramente para hablar del tiempo.

    El día 6 de octubre Monseñor Ricard hace un nuevo comunicado en el que explica que el Instituto del Buen Pastor actuará en Burdeos bajo la forma de una parroquia personal en la iglesia de San Eloy y calma los ánimos de los más exaltados miembros de su rebaño: “En el marco de una reunión extraordinaria del Consejo Presbiteral, cada sacerdote ha podido dar su opinión y hacer sus preguntas. Del mismo modo, algunos laicos comprometidos en la vida diocesana se han podido expresar colectivamente. He oído las preguntas y las preocupaciones de unos y otros. Existe una inquietud que debe de ser tenida en cuenta”. Imaginamos que estos laicos “comprometidos” son los “animadores pastorales”, que en Francia dominan un gran número de parroquias y que se erigen en vigilantes de la ortodoxia progresista quejándose a su obispo de todo aquel que muestra signos de “integrismo”.

    Desde entonces, numerosos obispos han hecho declaraciones sobre el Instituto del Buen Pastor. Como muestra mencionaremos al arzobispo de París Monseñor Vingt-Trois, que se ha quejado de la existencia del Centre Saint-Paul en la capital de Francia, capilla y centro de formación dirigido por el padre de Tanoüarn, uno de los fundadores del Instituto del Buen Pastor, pero se niega a reunirse con los miembros del Instituto; o a Monseñor Lacrampe, arzobispo de Besançon, que ha declarado negarse a acoger al Instituto en su diócesis y que así se lo había hecho saber a Roma. No deja de sorprender la inmensa preocupación del episcopado francés por la creación de un instituto que cuenta con cinco sacerdotes. ¿Qué temen exactamente los prelados franceses?

    Si la creación del Instituto del Buen Pastor llenó de inquietud al catolicismo bienpensante y políticamente correcto de Francia, los rumores sobre la liberación de la Misa Tradicional le han desquiciado. Incluso antes del famoso artículo del Times de Londres del 11 de octubre, la revista del ultra-progresismo eclesial Golias el 6 de octubre y el diario semioficial La Croix el 10 se hacían eco de los rumores de la liberación de la Misa Tradicional dándolos por ciertos y expresando su preocupación. Con los artículos del Times y de la prensa italiana comenzó el carrusel de declaraciones episcopales y de veladas amenazas de ruptura al Papa. Por ejemplo, el obispo de Metz Monseñor Raffin declaró a Le Figaro el 12 de octubre que la coexistencia de dos ritos acabaría dañando a la unidad de la Iglesia. Por su parte, el obispo de Angulema Monseñor Dagens declaró a la Agencia France Presse el 18 de octubre que “los obispos quieren ser informados sobre cualquier proyecto del Vaticano concerniente a la misa en latín”, y que “si se quisiera imponer de manera autoritaria un birritualismo se llegaría a una situación grave y preocupante”.

    Muy significativa fue la entrevista al padre Caffin, antiguo representante de la Oficina Internacional de Enseñaza Católica en el Consejo de Europa, aparecida en ¡L’Humanité! el 17 de octubre. Al padre Caffin le inquieta la posible “liberación” de la Misa Tradicional porque se hace para acomodar a los “integristas” que critican al Concilio Vaticano II y supone un repliegue y un temor ante el mundo en lugar de la apertura que supuestamente predica dicho concilio. También reconoce que la misa del Novus Ordo y la Tradicional expresan dos teologías diferentes: “la misa en latín de Pío V destaca la idea de un Dios todopoderoso, lejano del mundo, que juzga a los hombres, mientras que la misa salida del Vaticano II destaca la idea de un dios entre los hombres”. Suponiendo que el padre Caffin tenga razón, ¿acaso Dios no es todopoderoso? ¿acaso no juzga a los hombres? Destaquemos la omisión del “San” cuando el padre habla de “la misa en latín de Pío V”, y del “dios entre los hombres” en minúscula. Para terminar, el sacerdote declara que la perspectiva de la “liberación” de la Misa Tradicional “provoca un malestar enorme entre las comunidades que viven desde el Vaticano II próximos a los hombres. Los fieles temen un retorno a una iglesia que se repliega en la nostalgia, que postula que el mundo es malo, que está bajo el poder del demonio, y que profesa que lo mejor es refugiarse en la ciudadela católica”. ¿Es que antes del Concilio Vaticano II los católicos vivían en lo alto de un monte? ¿Estar “próximos a los hombres” quiere decir adaptarse a un mundo cada vez más hostil a la Religión Verdadera para caerle simpático? ¿Es que el mundo actual violento, abortista e inmoral es bueno? ¿Es ilógico sentir nostalgia de una época en la que, mal que bien, las naciones católicas intentaban vivir bajo el Reinado Social de Nuestro Señor Jesucristo?

    Las preocupaciones del episcopado de Francia ante el probable Motu Proprio de Benedicto XVI fueron sintetizadas en el documento de la Conferencia Episcopal de Francia titulado “Comunión Eclesial y Birritualismo en la Iglesia Latina” publicado el 21 de octubre. Tras expresar la preocupación de “muchos obispos y numerosos fieles” ante los proyectos del Vaticano relativos a la Misa Tradicional, el documento dice que “para muchos teólogos este proyecto marca una ruptura con la unidad que representa la Eucaristía. Dos ritos en la Iglesia Latina suponen una «novedad» que va en contra de la tradición”. Muy socorrida esta llamada al respeto a la tradición, después de haberla pisoteado repetidamente durante décadas. Más adelante el documento reproduce las declaraciones de un “sacerdote de Lyon anónimo” a la Agencia France Presse en las que dice que algunos laicos cercanos a él consideran pasarse al protestantismo y algunos sacerdotes se preguntan si van a continuar su ministerio si las intenciones del Papa se llevan a cabo. Pero, ¿qué le importa a la Iglesia ecumenista el que algunos fieles se vayan? ¿no decían que las conversiones no importan y que todas las religiones son caminos de salvación? ¿no decía el arzobispo de Lyon que el “hermano” Roger de Taizé se convirtió al catolicismo sin dejar de ser protestante? También resume el documento una carta de treinta sacerdotes “nacidos después del Concilio Vaticano II” enviada el 11 de octubre a la Conferencia Episcopal de Francia y al Nuncio Apostólico en París en la que dicen “sentirse cómodos con el espíritu de nuestro tiempo” y haber encontrado en la Iglesia “un equilibrio entre la fidelidad a Cristo y la actualidad del mundo”. Difícil equilibrio nos parece ese, ya que pensamos que la fidelidad a Cristo de un católico debe de pasar antes de cualquier otra consideración. Los curillas equilibristas advierten que “arriesgarse a romper este equilibrio por la decisión simbólica de proponer un retorno a un rito antiguo puede desestabilizar y amenazar la unidad de un grupo de sacerdotes jóvenes de sensibilidades bien diversas”. La única sensibilidad que parece estar ausente en el grupo es la tradicional. Para terminar el documento declara que el Motu Proprio “está siendo revisado por diferentes congregaciones vaticanas porque provoca oposición, incluso en la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos”.

    El documento está escrito con una mala fe tan grande que pensamos pueda ser obra de alguno de los numerosos eclesiásticos que pululan por las sobredimensionadas burocracias de las conferencias episcopales y que lo haya hecho pasar como la opinión de los obispos. Probablemente, el anónimo autor pretenda influenciar las decisiones de la asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal de Francia que tendrá lugar en Lourdes del 4 al 9 de noviembre próximos. Es de destacar que en el documento de la Conferencia Episcopal de Francia, así como en las diferentes declaraciones de los obispos, los fieles que asisten a la Misa Tradicional y que llevan casi dos décadas pidiendo la “aplicación amplia y generosa” del Motu Proprio Ecclesia Dei tal como pedía Juan Pablo II son ignorados completamente.

    En los comunicados, editoriales, declaraciones y documentos de estas últimas semanas se han hecho “ataques preventivos” a la decisión de Su Santidad desde todos los flancos. Se ha hablado de la Misa Tradicional como de la “misa del Concilio de Trento” de una forma completamente deshonesta, ya que las grandes partes de esta misa fueron fijadas ya en el siglo V y la forma que tiene en el momento de la reforma gregoriana del siglo VII va a ser prácticamente la misma hasta los decretos de San Pío V. Con el misal de 1570, San Pío V no crea una misa nueva, sino que codifica la misa de los católicos latinos que data de los tiempos apostólicos. Se ha presentado la decisión del Santo Padre como “unilateral”, sin responder a ninguna demanda. Cierto es que los obispos franceses no han pedido la “liberación” de la Misa Tradicional, pero numerosos fieles llevan décadas pidiéndolo a la Santa Sede. También se han hecho encendidos elogios de la “misa del Vaticano II”, sobre su apertura, sobre la participación de los fieles, sobre la comprensión del lenguaje, o sobre la celebración en comunidad. Para empezar, el misal del Novus Ordo fue publicado en 1969 mientras que el Concilio concluyó en 1965, así que la misa nueva no es propiamente “del Concilio”. En segundo lugar, en ningún documento del Concilio Vaticano II se dice que haya que abandonar el latín, o que se diga la misa de cara al pueblo, o que los laicos den la comunión, o que ésta se reciba de pie y en la mano. Todas estas novedades fueron introducidas aplicando “el espíritu del concilio”, fenomenal argumento que sirve tanto para un roto como para un descosido.

    Delirantes han sido las llamadas a preservar la unidad de la Iglesia cuando los obispos franceses han marginalizado cuidadosamente a los católicos fieles a la Tradición tratándolos de retrógrados, nostálgicos o integristas; negándoles los lugares de culto que prestaban alegremente a musulmanes o a budistas, obligándoles a celebrar la misa en salas alquiladas o jardines públicos; persiguiéndoles hasta después de la muerte al negarles la Misa Tradicional en sus funerales. ¿Dónde estaba entonces la comunión eclesial? La perspectiva del birritualismo parece preocupar también a los obispos franceses, pero el multirritualismo que sufre la Iglesia desde la implantación de la nueva misa nunca les ha quitado el sueño. No olvidemos que hay doce plegarias eucarísticas en el misal en francés y que no hay dos parroquias en las que se celebra la misa de la misma manera. ¿Por qué esta súbita preocupación por la confusión de los fieles ante dos ritos distintos? ¿Por qué el misal de 1969 nunca fue respetado y Ecclesia de Eucharistia y Redemptionis Sacramentum fueron ignorados?

    Más desafiantes se muestran los obispos franceses al exigir al Papa que reconsidere su postura, o que al menos, no la aplique en Francia. Son los mismos obispos que se llenan la boca con llamadas a la obediencia, la sumisión o la comunión, cuando exigen a los católicos fieles a la Tradición que se callen y no causen problemas. Son los que decían que las directivas de Juan Pablo II que limitaban las absoluciones comunitarias “no concernían a Francia”. Los obispos franceses tan predispuestos a exigir obediencia siempre de los mismos, se sienten legitimados para exigir al Papa, como el Cardenal Lustiger y algunos de sus colegas que exigieron silencio sobre el tema del aborto a Juan Pablo II en 1996.

    Tal como está la situación del catolicismo en Francia es sorprendente que la “iglesia oficial” francesa reaccione de esta manera ante la anunciada “liberación” de la Misa Tradicional. Cualquiera diría que el catolicismo vive un periodo de esplendor en Francia y no existen otras preocupaciones en la mente de los obispos, como la asistencia a la misa dominical de menos de 5% de los fieles, la falta de sacerdotes, o las espeluznantes cifras de abortos. Su temor ante la posibilidad de que los fieles puedan asistir a la Misa Tradicional les ha llevado a abandonar momentáneamente sus comunicaciones sobre el respeto al medio ambiente, la dignidad de los inmigrantes y la maldad absoluta del Front National para dedicarse a amenazar veladamente a Su Santidad Benedicto XVI con la desobediencia. Viendo una reacción tan desmesurada, uno se pregunta si no se han dado cuenta de que la nueva misa no va a ser prohibida ni la Misa Tradicional impuesta. Tal y como le van las cosas al catolicismo francés, quizás los obispos prevén que si se da a los fieles la opción de uno u otro rito, en pocos años nadie asistirá a misas según el misal de Pablo VI y esta perspectiva les aterra. Quizás algunos temen que el retorno a la Tradición sea bueno para la Iglesia y, sea por orgullo (para los que se niegan a aceptar haberse equivocado), sea por maldad (para los que maquinan la destrucción de la Iglesia desde dentro), quieren evitarlo a toda costa. O quizás temen que la misa sea la misma siempre y en todo lugar, en vez de que sea siempre “nueva” y distinta, ya que esta variedad ha habituado a los católicos al cambio constante, a que nada sea eterno y a que todo pueda cambiar mañana; y esta costumbre les convierte en perfectos ciudadanos del nuevo orden mundial.

    Estamos asistiendo a la peor cara del catolicismo francés, la del galicanismo y de los curas signatarios de la constitución de los tiempos de la revolución francesa. El arzobispo emérito de París, Cardenal Lustiger, a pesar de una grave enfermedad, viajó a Roma para ser recibido por el Papa el pasado 23 de octubre, y el presidente de la Conferencia Episcopal de Francia y arzobispo de Burdeos, Cardenal Ricard, se entrevistó con el Papa el 26 de octubre. En ambos casos, el motivo parece haber sido presionar al Papa para que no publique el Motu Proprio, o para que excluya a Francia de su aplicación. Esperemos que Su Santidad sea firme en su decisión y no se deje influenciar por los obispos de la iglesia agonizante de una nación moribunda, aunque esta haya sido “Hija Predilecta de la Iglesia”. Este es un momento crucial para la restauración de la Iglesia, tengamos al Santo Padre presente en nuestras oraciones y recemos el rosario con la intención de obtener del Cielo la fuerza necesaria para que Benedicto XVI pueda liberar totalmente la Misa Tradicional, por el retorno del Reinado social de nuestro Señor Jesucristo, y por el triunfo del Corazón Inmaculado de María.

    E-Diciones Católicas

    Novedad de último momento: Publicado el 30 de octubre de 2006 en la página web de la diócesis de Metz

    Comunicado de los obispos de la Provincia eclesiástica de Besançon y de los obispos de las diócesis concordatarias de Estrasburgo y Metz

    Reunidos el 25 de octubre de 2006 en Lons-le-Saunier en el marco de la Instancia Regional de Obispos y Sacerdotes, los obispos de la Provincia eclesiástica de Besançon y los obispos de las diócesis concordatarias de Estrasburgo y Metz han decidido compartir con la Santa Sede las inquietudes que les ha suscitado la creación del Instituto del Buen Pastor en la archidiócesis de Burdeos, así como la eventual publicación de un Motu proprio del Papa Benedicto XVI generalizando el uso del rito tridentino para la celebración de la misa.

    Los obispos, preocupados por el bien común y la unidad de la Iglesia, han tomado esta iniciativa debido al malestar sentido por muchos fieles, diáconos y sacerdotes de sus respectivas diócesis.

    Estimando que la liturgia es la expresión de la Teología de la Iglesia, los obispos temen que la generalización del uso del Misal romano de 1962 relativice las orientaciones del concilio Vaticano II. Tal decisión arriesgaría igualmente de dañar la unidad entre los sacerdotes, así como entre los fieles.

    Después de numerosos años de haber realizado importantes esfuerzos de formación litúrgica, los obispos se felicitan y animan a sus diocesanos a continuar el trabajo comenzado.

    Monseñor André LACRAMPE, Arzobispo de Besançon
    Monseñor Claude SCHOCKERT, Obispo de Belfort-Montbéliard
    Monseño r Jean-Louis PAPIN, Obispo de Nancy y Toul
    Monseñor Jean LEGREZ, Obispo de Saint-Claude
    Monseñor Jean-Paul MATHIEU, Obispo de Saint-Dié
    Monseñor François MAUPU, Obispo de Verdún
    Monseñor Joseph DORE, Administrador apostólico de Estrasburgo
    Monseñor Christian KRATZ, Obispo coadjutor de Estrasburgo
    Monseñor Jean-Pierre GRALLET, Obispo coadjutor de Estrasburgo
    Monseñor Pierre RAFFIN, Obispo de Metz

    Ninguna novedad con respecto a lo expuesto en el artículo. Destaquemos no obstante tres aspectos del comunicado:

    1. Este grupo de obispos se siente lo bastante fuerte (o piensa que el Papado es lo bastante débil), como para criticar pública y colectivamente una decisión tomada por Benedicto XVI y otra decisión que parece va a tomar.
    2. Los obispos indican a las claras que ellos piensan que la teología de la Iglesia cambió con el Concilio Vaticano II, es decir, que hubo una ruptura. Normalmente, los más ávidos defensores del Concilio Vaticano II jamás hablan de ruptura con la Iglesia anterior, aunque actúen como si así fuera. Las críticas de Su Santidad a un supuesto “espíritu del Vaticano II” que todo lo permite se ilustran perfectamente en la opinión expresada por estos obispos.
    3. Los obispos “se felicitan” del estado de la liturgia en sus respectivas diócesis y “animan a sus diocesanos” a continuar por el mismo camino. Habiendo asistido personalmente a misas en las diócesis de Metz, Nancy-Toul y Estrasburgo, puedo decir que los obispos tienen poco de lo que congratularse. Siempre puede ser posible que yo haya asistido a las únicas misas mal celebradas de estas diócesis, pero creo que estadísticamente podemos afirmar que estos son el tipo de misa que los obispos desean. Para resumir, diré que todos los hechos criticados en Redemptionis Sacramentum suceden las misas a las que yo he asisitido. Yo pensaba que la total falta de disciplina litúrgica ocurría por desobediencia a los obispos, gracias al comunicado de los monseñores ahora sé que los abusos litúrgicos suceden POR CAUSA de los obispos.

    Sigue dejándonos perplejos la ferocidad con la que los prelados franceses se oponen a la Tradición mientras el catolicismo francés se está muriendo. ¿Hasta dónde están dispuestos a llegar? Esperemos que el Santo Padre se mantenga firme. Recemos por el Papa.




  3. #3
    Avatar de Banda Oriental
    Banda Oriental está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    29 may, 06
    Mensajes
    15
    Post Thanks / Like

    Re: Misa Tridentina en la Catedral Castrense de Buenos Aires

    Gracias, Tradición, por la ilustrada crónica sobre las reacciones de la Iglesia francesa frente al menor asomo de apoyo a las decisiones a tomar y tomada por SS Benedicto XVI. Muy importante para quienes no tenemos tanta información de primera mano y por tanto poco o nada podríamos agregar. Sí resaltar y difundir la estremecedora aceptación de que realmente hubo una ruptura, al decir que la liturgia expresa la teología, como argumento contra la Misa tradicional. Parece oirse la voz triunfante y soberbia del maligno. Contra él, antes que nada la Oración y la confianza en la promesa de que no prevalecerá. Bien señalada la distinción entre quienes está a su servicio y obran con el fin de la destrucción total de la Iglesia desde dentro y los que por orgullo o vaya a saberse qué no reconocen el error del Concilio que ha traído estos frutos por los que lo conocemos.
    Francia parece estar nuevamente en el tiempo de juramentados y refractarios de los que salió por el heroísmo de éstos y por los admirables Vicarios de Cristo que Dios puso en Roma para enfrentar el error sin claudicaciones. Quiera Dios que Benedicto XVI sea el primero y audémoslo con nuestras oraciones.

  4. #4
    Avatar de CRISTIÁN YÁÑEZ DURÁN
    CRISTIÁN YÁÑEZ DURÁN está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    24 oct, 06
    Ubicación
    Santiago de la Nueva Extremadura
    Edad
    49
    Mensajes
    668
    Post Thanks / Like

    Re: Misa Tridentina en la Catedral Castrense de Buenos Aires

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Estimado ERASMUS:

    Solo puedo manifestar una sana envidia por la gracia que han recibido, con tal calidad de obispo, las FF.AA. argentinas, que han debido soportar una ruín campaña de desprestigio, instigada por el infame Kirchner y sus secuaces.

    Al respecto, el fin de semana, durante una cena para saludar el paso por Chile de un venerable sacerdote de la Fraternidad San Pío X, procedente de Córdoba, tuve el agrado de enterarme de que monseñor Baseotto tuvo la gentileza de dictar una conferencia para los seminaristas en el Seminario de la fraternidad, "Nuestra Señora Corredentora" en La Reja, Buenos Aires. Los sacerdotes y seminaristas se han llevado la mejor impresión de este verdadero pastor, quien no ha temido enfrentarse a marxistas y modernistas.


    Se despide atentamente:

    C. YÁÑEZ D.


    EXURGE DOMINE ET JUDICA CAUSAM TUAM

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Los marranos: ¿víctimas o victimarios de España?
    Por Erasmus en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 188
    Último mensaje: 29/09/2019, 23:05
  2. El liberalismo es pecado
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 35
    Último mensaje: 30/06/2019, 00:30
  3. Hernán Cortés; Conquistador de la Nueva España
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 201
    Último mensaje: 04/04/2019, 21:27
  4. Apuntes Socieconómicos Hispanoamérica XVIII
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 27/05/2011, 21:25
  5. Del Sudoeste Español a la Conquista de los Andes
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 22/11/2009, 01:12

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •