Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 9 de 9
Honores3Víctor
  • 1 Mensaje de
  • 2 Mensaje de ines

Tema: " Carlismo para hispanoamericanos ", del Profesor Ayuso

  1. #1
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    " Carlismo para hispanoamericanos ", del Profesor Ayuso

    " CARLISMO PARA HISPANOAMERICANOS ", DEL PROFESOR AYUSO


    Recogí esta semana impaciente, en esa incompetente oficina de Correos ( Una de tantas de esta nuestra querida España....) el pedido que le hice a Nueva Hispanidad. " Tres ensayos de Historia Indiana ", de Sebastián Sánchez, " Nostalgia de Vázquez de Mella ", del Padre Osvaldo Lira, " El lenguaje y los mitos ", de Rafael Gambra, y el librito " Carlismo para hispanoamericanos ", de Miguel Ayuso.


    Entre una cosa y otra, he devorado en poco tiempo el de Ayuso. Se trata de una conferencia que dio hace algún tiempo en el gran Buenos Aires, eso sí, retocada, " actualizada ", e incluyendo extractos interesantísimos de la política peninsular y exterior de Vázquez de Mella.


    Ayuso realiza en una brillante síntesis un análisis concreto de la realidad de los hispanos pueblos. La esencia misma que ha mantenido a las Españas unidas en la base del Trono Católico, desde el Mediterráneo hasta los confines del Ultramar; y asimismo, un dificultoso pero concreto análisis de cómo ese mundo se quebró y separó y sus resultados nefastos tanto en España como en Hispanoamérica. Profundiza en la " incapacidad natural " ( Por lógica tradicional ) de los pueblos de la Hispanidad para " asumir " el falso concepto del " Estado moderno "; totalmente contrario a su naturaleza sociopolítica refrendada por los siglos. Y por supuesto, ese desarraigo, ese falso complejo de inferioridad, esa leyenda negra que aún en día nos oprime alejándonos de nuestros verdaderos valores.


    Ayuso concreta en lo que de verdad nos une, en toda una " política restauradora ", en una Historia " desapasionada " ( Aun en lo difícil del " formato " ); y al final se recurre a la erudita maestría mellista.


    Como anécdota, he de decir que la portada del libro viene coronada por un estandarte de la Nueva España, una borgoñona Cruz de San Andrés en violeta que yo mismo proporcionéle tiempo ha.
    El Tercio de Lima dio el Víctor.

  2. #2
    Avatar de Tradición.
    Tradición. está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    19 mar, 05
    Mensajes
    794
    Post Thanks / Like

    Re: " Carlismo para hispanoamericanos ", del Profesor Ayuso

    Magníficos textos estos que citas Ordoñez, he tenido oportunidad de tenerlos en las manos y hay que felicitar a Nueva Hispanidad por la mejora notable en la edición y tambíen un servicio de entrega mas ágil y rápido que antaño. Felicidades, pues.
    Amigo Ordonez , igualmente te recomiendo otra de las novedades: LA POLITICA OFICIO DEL ALMA, del mismo profesor Ayuso.
    Aprovecho la ocasión para felicitarte a ti tambíen por tu blog LA SANTA ALIANZA, que es muy interesante y de obligada visista asidua...me he enganchado y es realmente interesante...buen trabajo amigo: AURRERA MUTILAK!!!!!
    Última edición por Tradición.; 16/06/2007 a las 16:51

  3. #3
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Re: " Carlismo para hispanoamericanos ", del Profesor Ayuso

    Muchas gracias Tradición, un saludo en Cristo Rey siempre.

  4. #4
    Avatar de ines
    ines está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    20 abr, 06
    Ubicación
    san felipe y santiago de montevideo
    Edad
    50
    Mensajes
    129
    Post Thanks / Like

    Re: " Carlismo para hispanoamericanos ", del Profesor Ayuso

    Amigo Ordoñez: este texto creo puede interesarte
    Saludos desde la muy fiel y reconquistadora
    DON RAMIRO DE MAEZTU:
    LA RESTAURACIÓN DE LA HISPANIDAD
    Por Jorge Andregnette Capurro
    Montevideo – Uruguay
    Nace Ramiro de Maeztu en Vitoria (Alava) el 4 de mayo de 1874. Brilló su intelecto desde temprana edad, y aborda con lucidez el gran problema de la Hispanidad, que fue su gran preocupación en parte sustancial de su fecunda vida, hasta su muerte, mártir de la incomprensión y el fanatismo.
    Es en el mes de diciembre de 1927 que el gobierno español, presidido por Don Miguel Primo de Rivera, Marqués de Estella, acredita como embajador en Buenos Aires a Ramiro de Maeztu.
    Este ilustre alavés, quien gozaba a la sazón de un sólido prestigio intelectual, no solamente en la Península, era también antiguo colaborador de “La Prensa” de la capital porteña, que ya había publicado numerosos y brillantes artículos de aquel insigne hombre de pensamiento.
    Cuando sobreviene el desastre español de 1898, como otros intelectuales de su época, desespera y descree en los valores de España.
    Pero esa desesperación es tal vez la plataforma de lanzamiento que lo llevaría a fundar, con Azorín y Pío Baroja, las revistas “España” y “Los Tres”, que fueron verdaderas bases de la “Generación del 98”.
    Apartado, al principio, de la senda fecunda de la Tradición Hispánica, encontraría finalmente el “Camino de Damasco” para comprender, impulsar y adoptar, con fe y tesón, el verdadero sendero de la grandeza de la Hispanidad.
    Pero volvamos a la presencia en el Plata de nuestro homenajeado.
    El 1° de marzo de 1928 presenta sus cartas credenciales ante el gobierno del Presidente de la Nación, Dr. Alvear.
    Desarrolla de inmediato, como era de esperar dados sus quilates intelectuales, una intensa y proficua labor cultural, paralela a sus tareas de diplomático.
    Será en el “Jockey Club” de Buenos Aires donde pronunciará —un 18 de abril de 1928— una conferencia en la que abordará la quintaesencia de lo hispánico, es decir, el espíritu de Don Quijote.
    No resistimos la tentación de transcribir un párrafo entero de tan enjundiosa conversación, en la que nos expresa, con lucidez y claridad, algo que nos toca muy hondo a los hispanoamericanos. Decía así el Maestro:
    «El ideal que animaba a Don Quijote es el mismo que animaba a la España del siglo XVI. Sus gobernantes se creyeron a si mismos —como Don Quijote y todos los caballeros andantesministros de Dios en la tierra y brazos por quienes se ejecuta en ella la justicia.
    Era el mismo eco de la proclama de Alonso de Ojeda a los indios de las Antillas en 1509: "Yo, Alonso de Ojeda, servidor de los altísimos y poderosos reyes de León, conquistadores de las naciones bárbaras, su emisario y general, os notifico y declaro categóricamente que Dios nuestro señor, que es único y eterno, creó el cielo y la tierra y un hombre y una mujer, de los cuales vosotros, yo y todos los hombres que han sido y serán en el mundo, descendemos".
    Meditemos un punto sobre esta declaración extraordinaria. Alonso de Ojeda, por disponer de caballos y armas de fuego, pudo creer en la superioridad de su casta sobre la de los indios. Muchos otros hombres lo han creído en su caso y lo siguen creyendo. Pero a Ojeda se le ocurre justamente lo contrario: proclamar la igualdad fundamental de todos los seres humanos.
    Tampoco quiso excusarse de dar al vencido satisfacciones. Le dijo que era igual al vencedor. En León hay reyes conquistadores, pero su superioridad reside en el cargo que ejercen: por debajo de esos cargos, todos los hombres descendemos de una y la misma pareja.
    Este es el credo que proclamó la España del siglo XVI, y en que sigue creyendo todavía."
    Y mas adelante, con certera visión del sentido misional de la Conquista Española, aquel preclaro hijo de Vitoria expresaba a su auditorio:
    ˝La España del siglo XVI fue un milagro de fuerza espiritual, en la que se aunan la acción, el pensamiento y el sacrificio. Si la Roma antigua fue el poder, Jerusalén el amor y Atenas el saber, la España de Cervantes fue a un tiempo mismo Jerusalén, Atenas y Roma. En menos de medio siglo construyó un imperio mas vasto que el de Roma, creó esta lengua en que os hablo, fue el pensamiento del Concilio de Trento y el brazo de la Contrarreforma, produjo grandes santos y grandes escritores, grandes generales y grandes teólogos, legisladores y organizadores, navegantes y exploradores. Y el alma de todo ello era el pensamiento católico de llevar la salvación a todos los hombres” («Anales de la Institución Cultural Española», T°. III – 1926-1930, segunda parte. Buenos Aires, 1953).
    Ahora decimos nosotros: ¿cómo no ver en esas hermosas frases de Maeztu el espejo diáfano de nuestra querida Hispanidad, que será tan lamentablemente olvidada cuando los Austrias —de tan ilustre cuan fecunda obra— dejen el Trono Español a la monarquía borbónica, en los albores del Siglo XVIII?
    Tengamos presente esa magnífica arquitectura cultural y política que fue y debe ser la Hispanidad.
    Pues de la igualdad esencial —ante Dios y en tanto portadores de valores eternos— de los españoles europeos y de los españoles americanos, se sigue necesariamente la igualdad esencial de los reinos de España y de Indias.
    Imbuido de la verdad fundamental de que todo poder viene de Dios, en su “Defensa de la Hispanidad”, Maeztu nos expresa que: “No tiene sentido el imperativo categórico sino cuando se identifica la ley universal con la voluntad de Dios. Si Dios desaparece, si se nos borra una intuición previa del bien, somos niños perdidos en el bosque”.
    Y ese imperativo categórico, basado en Dios, inspiró ese maravilloso sistema de la Hispanidad. Al fenecer, por errores funestos, los reinos autónomos creados por el sentido misional del Siglo XVI, nacerán las colonias.
    Ya lo vio con lucidez, en nuestros días, Octavio Paz:
    Las reformas que emprende la dinastía borbónica, en particular Carlos III, sanean la economía y hacen mas eficaz el despacho de los negocios, pero acentúan el centralismo administrativo y convierten a Nueva España en una verdadera colonia, esto es, en un territorio sometido a una explotación sistemática y estrechamente sujeto al poder central. El absolutismo de la casa de Austria tenía otro sentido: las colonias eran reinos dueños de cierta autonomía y el Imperio se asemejaba a un sistema solar. Los Borbones transformaron a Nueva España, reino vasallo, en simple territorio ultramarino”.
    Y mas adelante añade: “Desde finales del Siglo XVII, los lazos que unían a Madrid con sus posesiones habían cesado de ser los armoniosos que unen entre sí a un organismo viviente” (O. Paz “El Laberinto de la soledad”. F.C.E., México, 1992.)
    A esa defensa de la Hispanidad dedicará Don Ramiro de Maeztu sus mejores esfuerzos intelectuales.
    Vemos que un estudioso de su obra, aunque también firme pero leal crítico, el Profesor español José Luis Villacañas, en su obra: “Ramiro de Maeztu y el ideal de la burguesía en España” (Espasa, 2000) nos expresa una síntesis, muy acertada por cierto, del ideario de “Defensa de la Hispanidad” del insigne alavés, y nos enseña así: “...los propios monarcas ilustrados y afrancesados fueron los primeros interesados, para servir a sus propósitos descarnadamente comerciales, en eliminar todas las instituciones y vínculos ancestrales de las Indias con la corona, en hacer de América hispana una «tabula rasa» como habían hecho de España los ejércitos extranjeros durante la guerra de Sucesión de 1700. No es que los nativos dejaran de ser españoles, dice Maeztu. Es que percibieron que los propios españoles habían dejado de serlo” (Op.cit., pág. 385).
    Y en la página siguiente, hace referencia a algo que toca muy hondo a los rioplatenses, y nos dice: “Para lograrlo, tenían que destruir la fuerza espiritual mas importante de la cultura Austria, la que había logrado implantar el sentido humano sobre los nativos: los jesuitas. A Leopoldo Lugones cita Maeztu y le hace decir que sin la expulsión de los jesuitas no hubiera surgido el movimiento de independencia. Gesto de los jansenistas (Defensa de la Hispanidad, p. 39), de los galicanistas, de los defensores de la monarquía nacional francesa, específica- mente pensado para rebajar el poder de España, esta expulsión —alabada por D'Alembert, por Voltaire, por Helvecio— cortó el cordón umbilical entre España y la América Hispana” (Op. cit., p. 386).
    Decimos nosotros ahora: el objetivo fue la destrucción de esas nuestras Misiones, ejemplo de Reinado de Dios y gobierno de Cristo, en esta América de promisión.
    Pero sigamos escuchando al citado profesor:
    De la misma manera que la destrucción de la monarquía católica implicó la desaparición de la aristocracia natural y episcopal española, que debió dar paso a una improvisación de caciques, así la expulsión de los jesuitas fue acompañada por el intento de sustituir el sentido mismo de la noción de aristocracia americana. La ley de los Austrias de 1533 hacía hijosdalgos de solar conocido a todos los que tuvieren casa en América. La medida imponía sobre todo olvidarse de los abuelos de España y centrarse en las hazañas realizadas en América. Se podía ser noble en América sin serlo en España. En el fondo, se podía ser noble en América porque no se era en España. El caso es que, de esta manera, la dependencia de la población criolla respecto a la metrópoli era mínima. El siglo XVIII —dice Maeztu— significó la distinción de hidalguía y nobleza. Así se podía conceder a todos la primera, porque era obra de la sangre, mientras que la segunda tenía que comprarse o ser concedida por el rey, al uso francés. De una forma contundente —insistía Maeztu— se podía decir que los norteamericanos se independizaron por el impuesto del té, mientras que los sudamericanos lo hicieron por el impuesto al honor. La necesidad de crear una aristocracia propia, la de los caudillos, determinó las actitudes levantiscas de la población criolla, concluye Maeztu. (Defensa de la Hispanidad, p.40)” (Op. cit., p. 386).
    Esa maravillosa unidad que fue y debe ser la Hispanidad, como hemos expresado en este nuestro homenaje a Maeztu, nace de esa, casi diríamos, fiera creencia española en un Dios trascendente.
    Ella ha sido y debería ser en adelante la valla contra todo individualismo disgregador y enemigo de las esencias de nuestro genio hispano-criollo.
    Es así que el Prof. Villacañas, continuando su comentario en el que inserta sustanciosos pensamientos de Don Ramiro de Maeztu, nos expresa: “Solo en medio de una cultura donde ha dominado la idea de que los hombres viven en universal estado de caída es posible que aparezca el individualismo, con su tesis de que el hombre a si mismo debe la salvación. Solo en una tal cultura, los que se saben elegidos tienen derecho a reunirse en sectas y a excluir a los otros que, por su falta de ilusión en los bienes arbitrariamente magnificados y ahora decretados como salvíficos, han fracasado en su conquista."Como creen que los pueblos se dividen en libres, semi-libres y esclavos, para que los últimos no pongan en peligro las instituciones de los primeros, les cierran la puerta con leyes de inmigración, que excluyen a sus hijos del territorio que habitan los hombres superiores. De esa manera se congelan naciones enteras, que no permiten que les entren las corrientes emigratorias de las razas y países que juzgan inferiores. Y con esa congelación provocan el resentimiento de los pueblos excluidos" (Defensa de la Hispanidad, p. 72).
    Frente a esta cultura del "apartheid", la consigna de Maeztu es conmovedora, de pura generosidad: “¡Arriba hermanos, que sois como nosotros!” Y en este «como nosotros» se escucha el eco de la Real Cédula del 3 de julio de 1627, en la que Felipe IV recordaba que era preciso tratar humanamente a los «naturales» de América, pues eran tan vasallos como cualesquiera otros, hermanos ante un mismo Dios y ante un mismo rey” (Defensa de la Hispanidad, p. 202).
    Por eso coincidimos con la conceptualización del maestro que hoy recordamos, entendiendo que ese sentido misional de la conquista americana tuvo su verdadera idea fuerza en conseguir que la salvación se extienda universalmente entre los hombres de buena voluntad, por el solo hecho de ser hombres, lo que es pilar de fe, creencia premoderna y católica.
    El Imperio espiritual de España es antisectario: expande la Fe Católica y la distribuye, en cumplimiento de aquello de que: “todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la Verdad”.
    Nada de lo hispano le fue ajeno a Maeztu.
    Así, un 22 de julio de 1928, en el Instituto Popular de Conferencias, y presentado nada menos que por Don Arturo Capdevila, se refiere a Ricardo Güiraldes y a su inmortal personaje, Don Segundo Sombra, y nos dice: “...en Don Segundo Sombra es continua la tensión del espíritu. No hay una página del libro en que no se nos muestre dispuesto para la acción heroica y la palabra espartana, la que, siempre acertadamente, da en el blanco. Don Segundo Sombra es un hombre tan bueno que no podemos creer que sea real. Casi nos lo dice el autor en la dedicatoria de su libro: Don Segundo es el gaucho que el autor lleva dentro."
    Y en otra parte de tan espléndida alocución, vemos algo que conmueve nuestra fibra, y que nos hace desear fervientemente ver restaurada esa vibración tan particular de un español europeo que no pierde su visión integradora de comprensión cabal de lo americano, al decirnos:
    “Don Segundo Sombra, a pesar de ser bueno en redondo, bueno por fuerte, bueno por talentudo, bueno por humano y caritativo, es interesante porque desaparece no solo cuando galopa en lo alto de una loma, en la última página del libro, sino porque desaparece todo el tiempo desde la página prima. El gaucho ha creado la Argentina, ha abierto paso a la civilización en el desierto, ha ido con su ganado a donde antes no había mas que caza, para preparar el advenimiento del arado. Y a medida que su misión se realiza, se ve condenado a desaparecer.
    ¿Han de perder los pueblos todo lo que en ellos es castizo y característico? ¿No vale la pena de intentar conservarlo? Si el exceso de tradicionalismo es anquilosamiento, el excesivo espíritu de cambio es falta de sustancia. He aquí un problema moral permanente que han de resolver todos los países en todos los momentos de su historia. De ahí la universalidad y perdurabilidad de Don Segundo Sombra, no obstante su aparente circunstancialidad" (Anales, ps. 22 y 23).
    Y así podríamos continuar con la fecunda prédica que dejó en la Argentina aquel maestro que fue Don Ramiro de Maeztu, ya sea en el Hospital Español, un 5 de octubre de 1928 sobre “El Capitalismo y su Misión”, o un 17 de noviembre del mismo año, en los salones del Colegio del Salvador, con motivo de cumplirse el tercer centenario de la muerte de los tres primeros mártires de la diócesis de Buenos Aires, caídos entre los días 15 y 17 de noviembre de 1628, en el cumplimiento de su deber de propagar la Fe,.
    El deber de no abusar de la generosidad del espacio que me brinda la Revista "Custodia de la Tradición Hispánica", que mucho agradezco por cierto, impone la limitación de mi entusiasmo.
    Al terminar su misión oficial en la República Argentina, en tiempos de la caída en España del gobierno del Sr. Marqués de Estella, Don Ramiro de Maeztu se ausenta definitivamente del país, el 19 de febrero de 1930, dejando en él un imborrable y gratísimo recuerdo.
    Rubricamos al final estas líneas, que pretendieron ser un homenaje merecido a quien entendió la Hispanidad tal como debe ser entendida: una unidad moral de los hombres; unidad de destino en lo universal, que lleva el sello vivificante de la redención divina, y que es natural consecuencia de considerar al hombre, no de un modo puramente biológico, sino como portador de valores eternos.



    El Tercio de Lima y Trimegisto dieron el Víctor.

  5. #5
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Re: " Carlismo para hispanoamericanos ", del Profesor Ayuso

    Sí que es verdad Inés, muchas gracias.

  6. #6
    Avatar de ines
    ines está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    20 abr, 06
    Ubicación
    san felipe y santiago de montevideo
    Edad
    50
    Mensajes
    129
    Post Thanks / Like

    Re: " Carlismo para hispanoamericanos ", del Profesor Ayuso

    Mayor gusto

  7. #7
    Degrelle está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    21 nov, 06
    Ubicación
    La muy fiel y reconquistadora Ciudad de San Felipe y Santiago de Montevideo.
    Mensajes
    61
    Post Thanks / Like

    Re: " Carlismo para hispanoamericanos ", del Profesor Ayuso

    Muchas gracias a Ordoñez e Inés por los mensajes y la abundante información.
    - "¿Qué hay hijo?"
    - "Que dicen que me van a fusilar si no rindes el Alcázar".
    - "Pues, encarga tu alma a Dios, da un grito de ¡VIVA ESPAÑA! y muere como un Patriota"
    - "Un beso muy fuerte, papá...."
    ----------------------------------------------------

    - "Jose Antonio, tu vida corre peligro, vete de España"
    - "No puedo, mi madre esta enferma"
    - "¿Pero tu madre no murió hace años?"
    - "Mi madre es España"

  8. #8
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Re: " Carlismo para hispanoamericanos ", del Profesor Ayuso

    De nada hombre, qué menos.


  9. #9
    Avatar de Trimegisto
    Trimegisto está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    18 ene, 12
    Mensajes
    28
    Post Thanks / Like

    Re: " Carlismo para hispanoamericanos ", del Profesor Ayuso

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Me ha gustado el articulo en general, pero me quedo fascinado con esta frase, que creo que introduciré en mi ideario ya que representa muy bien algunos de mis pensamientos:

    "Si el exceso de tradicionalismo es anquilosamiento, el excesivo espíritu de cambio es falta de sustancia."

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. El liberalismo es pecado
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 69
    Último mensaje: Hace 1 semana, 18:03
  2. Los marranos: ¿víctimas o victimarios de España?
    Por Erasmus en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 197
    Último mensaje: 13/07/2021, 01:04
  3. Hernán Cortés; Conquistador de la Nueva España
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 201
    Último mensaje: 04/04/2019, 20:27
  4. Apuntes Socieconómicos Hispanoamérica XVIII
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 27/05/2011, 20:25
  5. Del Sudoeste Español a la Conquista de los Andes
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 22/11/2009, 00:12

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •