Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 2 de 2 PrimerPrimer 12
Resultados 21 al 30 de 30

Tema: Mujeres de armas tomar

  1. #21
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,642
    Post Thanks / Like

    Re: Mujeres de armas tomar. La Pubilla Carlista Catalana.

    Mujeres de la América española


    Anacaona (La Española 1464-1504), esposa del cacique Caonabó del Cacicazgo de Maguana en la isla de La Española hasta 1496 y cacica del Cacicazgo de Jaragua desde que murió su hermano Bohechío en 1502, el cual había confraternizado con Bartolomé Colón. La bella Anacaona “una gran dama” según se afirmaba, permaneció como fiel aliada de los españoles durante 5 años. Fue juzgada por traición y condenada a la horca, después de un ataque de las fuerzas del gobernador Ovando a su poblado. La actuación de Ovando en este hecho es uno de los actos más inexplicables y crueles de su gobernación.

    María de Estrada (España 1475/86 – 1537/48), en la terrible noche triste de Tenochtitlan donde perdieron la vida 600 españoles y mas de 1.000 de sus aliados tlaxcaltecas, Muñoz Camargo comentó:En esta tan temeraria noche triste (…) se mostró valerosamente una señora llamada María de Estrada haciendo maravillosos y hazañeros hechos con una espada y una rodela en las manos, peleando valerosamente con tanta furia y ánimo, que excedía el esfuerzo de cualquier varón, por esforzado y animado que fuera, que a los propios nuestros ponía espanto”. Otro cronista Torquemada decía:Se entraba por los enemigos con tanto coraje y ánimo como si fuera uno de los más valientes hombres del mundo“.

    Francisco Cervantes de Salazar atribuye a María de Estrada las siguientes palabras dirigidas a Cortés cuando éste quiso que las mujeres se quedasen a descansar en Tlaxcala:No es bien señor Capitán, que mujeres españolas dexen a su maridos yendo a la guerra; donde ellos murieron moriremos nosotras, y es razón que los indios entiendan que somos tan valientes los españoles que hasta sus mujeres saben pelear…”

    Según relata Carlos Lavín Figueroa, cronista que se dice de Cuernavaca:

    “María de Estrada era una niña judía cuyo nombre era Miriam Pérez. Cuando la expulsión de árabes y judíos decretada por los Reyes Católicos en 1492, Miriam tenía 6 años y vivía en la Judería de Toledo junto a su abuelo, médico y rabino quien la enseñaba a leer y escribir. A la edad de 8 años no solo leía en castellano, sino además lo hacía en hebreo y latín”.


    Tetela del Volcán

    En recompensa por sus servicios a la causa y por su valentía,María de Estrada fue nombrada por Cortés, encomendera de Hueyapan, Nepopualco y Tetela del Volcán. Tras la muerte de su esposo Sánchez Farfán volvió a casarse, ahora con el partidor Alonso Martín, con el que viviría en Puebla de los Ángeles hasta su muerte debida a una epidemia.




    Beatriz Bermúdez de Velasco (España siglo XV-México siglo XVI),participó en uno de los combates para conquistar Tenochtitlán obligando, espada en mano, a volver a la batalla a los españoles que se rendían. Asi lo narró Francisco Cervantes de Salazar:Beatriz Bermúdez que entonces acababa de llegar de otro real, viendo así españoles como indios amigos todos revueltos, que venían huyendo, saliendo a ellos en medio de la calzada con una rodela de indios e una espada española e con una celada en la cabeza, armado el cuerpo con un escaupil, les dixo: ¡Vergüenza, vergüenza, españoles, empacho, empacho! ¿Qué es esto que vengáis huyendo de una gente tan vil, a quien tantas veces habéis vencido? Volved a ayudar a socorrer a vuestros compañeros que quedan peleando, haciendo lo que deben; y si no, por Dios os prometo de no dexar pasar a hombre de vosotros que no le mate; que los que de tan ruin gente vienen huyendo merecen que mueran a manos de una flaca mujer como yo” (211; lib. 5, cap. 169). Fue tal la vergüenza que sintieron los soldados españoles y el efecto de las palabras de Beatriz, que volvieron hacia los enemigos “ya victoriosos”, dando lugar a la batalla “más sangrienta y reñida que jamás hasta entonces se había visto”.
    Beatriz estuvo casada con el soldado Olmos del Portillo, el de México.

    Por estas fechas el 21 de agosto de 1526 el rey de España Carlos I firmó una Real Cédula en Granada el 21 de agosto de 1526 que otorgó permiso a Juan Sánchez Sarmiento para edificar la primera “casa de mujeres públicas” del continente americano en Santo Domingo “por la honestidad de la ciudad y mujeres casadas de ella y por excusar otros daños e inconvenientes”, causados muy probablemente por los marineros, soldados y todo tipo de personas que llegaban a la ciudad tras una larga y dura travesía oceánica.

    Inés de Suárez (España 1507-Chile 1580), amante de Pedro de Valdivia, con el que vivió Una historia de amor.
    Formó parte de la expedición a Chile en 1540 y participó en la Fundación de Santiago de la Nueva Extremadura.

    En un tremendo viaje a través del desierto de Atacama, Inés prestó diversos servicios a la expedición, por lo que fue considerada entre sus compañeros de viaje, según Tomás Thayer Ojeda, comouna mujer de extraordinario arrojo y lealtad, discreta, sensata y bondadosa, y disfrutaba de una gran estima entre los conquistadores”. Destacó de forma decisiva en la defensa de la ciudad ante un ataque de los indígenas.


    Mencía Calderón de Sanabria (Medellín, España 1514-Paraguay), al frente de 50 mujeres, atravesó 1.600 kilómetros de selva en una complicadísima expedición de más de seis años.

    Casada en 1535 con Juan de Sanabria, en 1547 se firmó una capitulación que otorgaba a su marido el título de tercer adelantado del Río de la Plata. El mencionado documento autorizaba al nuevo gobernador el traslado de unos cien hombres casados con sus respectivas familias y cierta cantidad de mujeres solteras, con el propósito de contraer matrimonio con los expedicionarios solteros residentes en el Paraguay.

    Fallecido Sanabria en 1549, su esposa rehizo la expedición con Juan de Salazar como capitán principal, fundador de Asunción, quien había regresado a España un par de años atrás. Estaba integrada por unas doscientas cincuenta personas, entre las cuales había cincuenta mujeres, cuatro de ellas casadas y el resto, doncellas, todas de buenas familias.



    Antes de llegar al Paraguay, la expedición de Mencía sufrió una serie de dramáticos incidentes: desde fuertes tempestades marinas, pasando por el abordaje de piratas en la costa africana, hasta la permanencia por espacio de cinco años en territorio lusitano en las Indias Occidentales. Así, al llegar a la costa atlántica americana, los integrantes de la empresa, reducidos a unos ochenta hombres y cuarenta mujeres, desembarcaron en la isla de Santa Catalina. Varios oficiales, entre ellos el capitán Francisco de Becerra, habían fallecido en aquella travesía.

    El grupo encabezado por Juan de Salazar y Mencía se había dirigido a la región del Mbiazá, a unas veinte leguas al sur de Santa Catalina. Allí fundaron el puerto de San Francisco, acontecimiento de singular importancia, por ser éste el primer enclave español en la costa del Atlántico sur, en salvaguarda de la línea de Tordesillas. Además, la ensenada se erigió en puerta de entrada de los territorios castellanos.

    En 1551, el capitán Hernando de Trejo contrajo matrimonio con María de Sanabria, hija de Mencía. Una cláusula de las capitulaciones de Sanabria estipulaba que quien se casase con la primera hija del Adelantado ocuparía el cargo de alguacil mayor de la provincia del Paraguay y con esta unión Trejo se hizo acreedor de dicho empleo. Dos años más tarde nacería en San Francisco, Hernando de Trejo y Sanabria, hijo del mencionado matrimonio. En la región del Mbiazá se realizaron también otros casamientos, entre ellos, la de Juan de Salazar con Isabel de Contreras, viuda del capitán Becerra, y de Elvira de Contreras, hija de Isabel y del citado Becerra, con el capitán Ruy Díaz de Melgarejo.



    Hacia 1553, el portugués Tomé de Sousa, gobernador de San Vicente, al enterarse de la fundación de San Francisco y de la población española residente en el lugar, envió una carabela con víveres. De inmediato, ordenó su despoblación y el traslado de Mencía y de la comitiva a su gobernación, con la falsa promesa de facilitarles el viaje hasta Asunción.

    Mencía, retenida por el gobernador lusitano, logró escapar de San Vicente con parte de su grupo y retornó a San Francisco, permaneciendo allí a la espera de auxilio. También Juan de Salazar consiguió huir tratando con unos comerciantes portugueses, los hermanos Goes, quienes intentaban llegar al Paraguay.

    El grupo de Mencía esperó en vano el ansiado socorro y como éste nunca llegó, decidió emprender también el viaje con destino al interior del continente. Salazar llegó a Asunción en octubre de 1555 y el grupo de Mencía y Hernando de Trejo en compañía del grupo de mujeres con solo diez de ellas supervivientes, se presentó a mediados del año siguiente. Mencía Calderón de Sanabria, de edad muy avanzada, terminó sus días en el Paraguay. Su numerosa descendencia estuvo bastante vinculada a la vida política y económica de la provincia y le prodigó grandes satisfacciones en sus últimos años.


    Mencía (María) de los Nidos Alvarez de Copete (Cáceres 1516-Santiago de Chile 1603),hija de familia noble de Castilla, viajó en 1544 a las Indias, siguiendo los pasos de cinco de sus seis hermanos. Primero estuvo en Perú y luego en Chile donde se instaló en 1550 en la ciudad de Concepción, recién fundada por Pedro de Valdivia. Estaba casada con Cristóbal Ruiz de Ribera.

    Se distinguió por la arenga dirigida a los pobladores de Concepción, ciudad sometida a un inminente ataque de 6.000 guerreros mapuches de Latauro que ya habían derrotado a Valdivia y a su sucesor Francisco de Villagrá.
    Mencía se colocó en medio de la plaza y dijo:Señor general, si vuesa merced desea retirarse por el provecho personal, váyase en buena hora; pero deje siquiera que las mujeres defendamos nuestras casas y no nos obligue a solicitar auxilio en las ajenas”

    Aunque finalmente tuvieron que retirarse a Santiago de Chile ante la abrumadora superioridad de los mapuches, su valentía proponiendo resistir la hizo acreedora a que Alonso de Ercilla y Zúñiga, que vivió aquella época de la primera fase de la Guerra de Arauco, en Chile, inscribiera su nombre en las páginas de su principal obra, el poema épico “La Araucana”, inmortalizando, de esta forma, por su gesto y arrojo, la figura de la cacereña, a la que denomina como noble, valerosa y osada.

    Ana de Ayala (Sevilla siglo XVI-Venezuela), esposa de Francico de Orellana, participó en la exploración del Amazonas. Se dice de ella “que fue noble, prostituta, mujer de clase media. .”. La expedición de Orellana había partido desde España en 1544 con una flota que llevaba a bordo 400 hombres y cuatro Capitanes. Llegaron primero diezmados a Cabo Verde, luego ya en América embocaron desde el impresionante delta el gran río del Amazonas, el cual surcaron durante 11 meses. Se perdieron y fueron extinguiéndose uno tras otro, incluido Orellana, al que Ana de Ayala enterró en la orilla izquierda, bajo la sombra de un árbol. Sobrevivieron 44 personas, entre ellas la sevillana, que tuvo la valentía de afear al rey que la falta de medios les había precipitado al fracaso.

    Juana Quinel (Chile) aparece aproximadamente en 1560, durante la guerra del Arauco.

    Según cuenta Mariño de Lobera: “ había en el ejército español una india cristiana llamada Juana Quinel, que por su apariencia y sus facultades gallardas era muy apreciada entre los jefes indios e incluso entre algunos españoles de este campamento“. Mientras los araucanos asaltaban la Ciudad de los Infantes, Juana Quinel, “como bravata o para demostrar su valentía, empuñó un arco, colgó en su hombro un carcaj lleno de hermosas flechas y, marchando en el escuadrón de los indios yanaconas, se puso a la vanguardia como capitana.
    Empezó entonces un discurso de exhortación al combate, en el que no prometió como recompensa lo que los otros capitanes cristianos tenían por costumbre invocar (la gloria de Cristo, la exaltación de nuestra santa fe o las gracias y el reconocimiento del Rey, así como el honor de las victorias), sino la recompensa indecente de su propia persona, prometiendo sus favores a quien diera pruebas de mayor valor
    “.

    Estas palabras enardecieron al destacamento indio que, no solo obedecieron las órdenes de su jefe habitual, sino las de la mujer que exclamaba: “vamos hermanos carguemos contra esos perros indios, enemigos de Dios y de los Santos“.

    La victoria se alcanzó tras una violenta batalla, en la que los araucanos se retiraron dejando el campo sembrado de cadáveres.

    Isabel Barreto y Quirós (Pontevedra 1567-1612).

    En 1594 a la muerte de su marido Alvaro de Mendaña en la isla de Santa Cruz, del Océano Pacífico, tomó el mando de la expedición que tenía como objetivo explorar el archipiélago de las Salomon. En una situación extrema dando muestras de una firme voluntad, logró poner a salvo y llevar a la maltrecha expedición a las islas Filipinas.

    La llamaron “la reina de Saba” por ser la dueña teórica de las islas Salomon.


    Catalina de Erauso (San Sebastián 1585/1592-Nueva España 1650 ?), la monja alférez.

    Hija de un importante militar que sirvió con Felipe III, a los 15 años de edad escapó en 1600 de un convento de San Sebastián dode estaba recluída. Se disfrazó de varón y con un nombre falso pasó por Vitoria, Valladolid, Bilbao, Navarra, San Sebastián, Pasajes, Sevilla y Sanlúcar de Barrameda donde viajó a América como grumete en 1603. Todo este tiempo lo pasó disfrazada de varón, con el cabello corto y usando distintos nombres, como Pedro de Orive, Francisco de Loyola, Alonso Díaz, Ramírez de Guzmán o Antonio de Erauso.
    En su azarosa vida americana pasó distintas aventuras en Venezuela, Cartagena de Indias, Nombre de Dios (Panamá), Paita (Perú), Ecuador, Trujillo, Lima, Chile y Concepción.



    En la batalla de Valdivia recibió el grado de alférez. En la siguiente batalla de Purén murió el capitán de su compañía y ella asumió el mando, ganando la batalla. Luego pasó al Río de la Plata, Tucumán, Potosí, Chuquisaca, La Paz y Cusco.

    En 1623 fue detenida en Huamanga, Perú, a causa de una disputa. Para evitar su ajusticiamiento pidió clemencia al obispo Agustín de Carvajal, al que confesó que era en realidad una mujer y que había estado en un convento. Tras un examen por parte de un conjunto de matronas, que determinaron que era cierto que se trataba de una mujer y que además era virgen, el obispo la protegió y fue enviada a España.

    Allí la recibió el rey Felipe IV, el cual le mantuvo su graduación militar y la apodó monja alférez, a la vez que le permitía emplear su nombre masculino y le concedió una pensión por sus servicios a la Corona en el Reino de Chile. El grado de monja alférez había sido ganado en el propio campo de batalla, por el valeroso y arriesgado rescate que hiciera de la bandera de Castilla arrebatada por los araucanos, en lo que fue la famosa batalla de Valdivia.

    Estuvo en Roma y Nápoles y volvió a America en 1630 residiendo en Ciudad de México y Veracruz.


    Ana Francisca de Borja y Doria (Gandía, España 1640-Madrid 1706), virreina del Perú.

    En 1667, en unión de su esposo Pedro Antonio Fernandez de Castro, nombrado virrey del Perú, partió desde Cadiz con destino al puerto de El Callao. En 1668 el virrey se tuvo que trasladar a la provincia de Puno, dejando a su esposa a cargo del gobierno del Perú, por delegación facultada en la cédula real de 12 de junio de 1667.

    Ejerció enteramente la autoridad real, dirigiendo el gobierno del virreinato durante la ausencia de su marido, tomando decisiones y emitiendo decretos. Su autoridad de ningún modo fue puesta en duda por instancia alguna del poder gubernamental.

    El asunto más peligroso que tuvo que zanjar fue el ataque y posterior saqueo de Portobelo en Panamá, consumado por el pirata Henry Morgan en agosto de 1668. Producida la agresión de Morgan, la virreina gobernadora, ejercitando plenamente su cargo, envió rápidamente abastecimientos y pertrechos de guerra y dispuso el ataque contra los piratas. Así como también, para frenar nuevos ataques a otros puertos como Callao, emprendió una vigorosa defensa con la que logró neutralizar eficazmente el asedio de piratas y corsarios

    El 11 de junio de 1675, en unión de sus hijos, viajó, desde El Callao a España, trasladando el cadáver de su marido. Ya no volvió a América.


    Rafaela de Herrera (siglo XVIII). En el contexto de la guerra de los siete años (1757-63) el gobernador inglés de Jamaica, William Henry Littleton, preparaba un ejército de tres mil hombres y más de cincuenta embarcaciones, con el objetivo de entrar en Nicaragua remontando el río San Juan, desaguadero que es del Gran Lago. Precisamente en previsión de ello, los españoles habían construido el castillo de la Concepción, en las inmediaciones de la población del mismo nombre. Su jefe era Pedro Herrera, que próximo a producirse el ataque, se hallaba enfermo y a punto de morir.

    Conocedor de la circunstancia, el comandante inglés no se lo pensó dos veces y se plantó ante la fortaleza, exigiendo su rendición pacífica a cambio de la seguridad de sus defensores. Una pretensión que habría conseguido fácilmente de no ser porque en semejantes circunstancias asumió la defensa del fuerte… ¡¡¡una joven de diecinueve años!!! Era Rafaela Herrera, hija del ya difunto Pedro, única blanca en un fuerte que defendían unos mulatos que no podían disimular su buena disposición hacia la rendición.

    Así las cosas, Rafaela se sube al torreón, carga el cañón y rompe fuego contra el campamento enemigo, con tan buena puntería, que al tercer disparo acierta el tiro en la persona del comandante inglés. Enfurecidos, los ingleses inician el asalto al castillo, pero la guarnición, enardecida por el valor de Rafaela, opone ahora una enérgica resistencia. La aguerrida e inteligente joven prepara entonces una ingeniosa estratagema, y hace empapar sábanas de alcohol sobre ramas secas que desliza por el río hacia el enemigo, el cual, engañado, cree hallarse ante el temido fuego griego. El 3 de agosto, tras cinco días de infructuoso asedio, los ingleses abandonan sus posiciones, dejando varios muertos, heridos y algunas embarcaciones.

    Cuando Rafaela en compañía de su madre llega a la ciudad de Granada en Nicaragua, es recibida como una heroína. Gloria efímera, pues la vida no la tratará como se merece. Casada con Pablo de Mora y madre de cinco hijos, de los cuales dos eran paralíticos, enviuda y llega a conoce el sinsabor de la pobreza, hasta que nada menos que veinte años después de su hazaña, en 1781, el Rey le concede una pensión. En la carta del monarca estas palabras, tardías, pero no por ello menos elogiosas y merecidas:

    “Defendisteis el Castillo de la Purísima Concepción de Nicaragua en el Río San Juan, consiguiendo a pesar de las superiores fuerzas del enemigo, hacerle levantar el sitio, y ponerse en vergonzosa fuga, pues superando la debilidad de vuestro sexo, subisteis al caballero de la fortaleza, y disparando la artillería por vuestra mano matasteis con el tercer tiro al comandante inglés en su misma tienda: realzando la acción a la corta edad de diecinueve años que contabais, no tener castellano el Castillo, ni comandante, ni otra guarnición que la de mulatos y negros, que habían resuelto entregarse cobardemente.




    Para Darina Martykánová, historiadora checa que reside en España: “Las mujeres en América afrontaron sus vidas entre la humillación y el empoderamiento, entre la destrucción y el intercambio, para contribuir a la creación de algo radicalmente nuevo, siendo agentes activas de sus destinos y de los destinos de sus comunidades, incluso en las circunstancias más brutales”


    Philip O’Sullivan Beare, soldado irlandés del siglo XVII que sirvió en el ejército español y que llegó a ser conocido como escritor, decía:

    No creemos que la historia de ningún país haya producido en tan poco tiempo un cúmulo tal de hembras heróicas, casi ninguna de las cuales ha dejado más que un nombre oscuro escondido entre el polvo de las crónicas”.


    https://laamericaespanyola.wordpress...rica-espanola/








  2. #22
    nepociano está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    04 nov, 17
    Mensajes
    123
    Post Thanks / Like

    Re: Mujeres de armas tomar

    La única mención que se hace a MARÍA LA BAILADORA, es la narrada por el soldado Marco Antonio Arroyo, partícipe en la batalla y de la que hace constar en su escrito “ Relación del Progreso de la Armada de la Santa Liga “ publicada en 1576 y que se admite por cierto. Parece ser que otras crónicas evitan esta anécdota dada la expresa prohibición del Don Juan de Austria de “ embarcar mujeres y gente inútil “ – frase de Don Juan no mía…

    Así lo relata:

    «Pero mujer española hubo, que fué Maria, llamada la Bailadora, que desnudándose del hábito y natural temor femenino, peleó con un arcabuz con tanto esfuerzo y destreza, que á muchos turcos costó la vida, y venida á afrontarse con uno de ellos , lo mató á cuchilladas. Por lo cual, ultra que D. Juan le hizo particularmente merced , le concedió que de allí adelante tuviese plaza entre los soldados, como la tuvo en el tercio de D. Lope de Figueroa.»

  3. #23
    nepociano está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    04 nov, 17
    Mensajes
    123
    Post Thanks / Like

    Re: Mujeres de armas tomar

    OTRA GRAN MUJER EN LA AMÉRICA ESPAÑOLA


    La conmovedora aventura del Dr. Francisco Javier Balmis e Isabel Cendala y Gómez, enfermera y rectora del hospicio de la Coruña y posteriormente considerada como la primera enfermera de Salud Pública de México que participó en la expedición que propagó la primera vacuna que consiguió librar al mundo de la mortal viruela.

    Existe un total desconocimiento de sus datos personales, no se sabe la fecha ni el lugar de su nacimiento y hay dudas sobre el apellido pues no se conoce el verdadero, en los documentos esta escrito de seis formas diferentes.

    Comisionada pues para inculcar confianza y repartir cariño maternal entre los infantes, a propuesta del Dr. Balmis y de Ignacio Carrillo, presidente del Hospital de la Caridad, se la nombra para ir en el puesto de enfermera para la Real Expedición Filantrópica de la Viruela.

    El Dr. Balmis fue en busca de Isabel al Hospicio de la Coruña donde trabajaba de Rectora para que le acompañara enla Expedición, sabiendo que la viruela causaba estragos en los países y moría mucha gente, le dijo no podéis negaros a lo que estoy dispuesto a pediros. Creo que no hay nadie más capacitada para colaborar en la mayor empresa filantrópica de nuestros tiempos. Quiero que vengas conmigo, Isabel vos sois la mujer que necesito para que vele por los niños. Os he observado y sé que los sabéis tratar, serás la única mujer en el viaje, me limitaré a deciros que las oportunidades en la vida sólo se presentan una vez. No la desaprovechéis. Pensadlo, doña Isabel porque si todo sale bien, vos probablemente seréis recordada en los anales de la historia. Que el hombre sin duda sabía cómo convencer sin perder un minuto divagando.

    El 30 de noviembre de 1803 la corbeta María Pita zarpó del puerto español de la Coruña para realizar “La Real Expedición Filantrópica de la Vacuna, para difundir la vacunación contra la viruela en los territorios españoles de ultramar, llevaron la linfa inoculándola a niños excluseros de un Hospicio de La Coruña. Esos niños fueron los portadores iniciales de la vacuna de la viruela; vacunados de forma secuencial de brazo a brazo, cada 0 o 10 días sirvieron como una cadena viva de transmisión. Otros niños de los países donde la expedición se detenía llegaron a formar parte de dicha cadena. El viaje alrededor del mundo duró casi cuatro años y puede ser considerado como la primera campaña global de vacunación, Isabel era la mujer que cuidaba, acompañaba, entretenía, serenaba, etc. a los niños en las largas travesías marítimas.

    Su gran labor fue elogiada por el Dr. Balmis en diferentes documentos y así reza en uno de ellos:
    “La enfermera y Rectora Isabel Sendales y Gómez que con el excesivo trabajo y rigor de los diferentes climas que hemos recorrido, perdió enteramente la salud, infatigable noche día, ha derramado todas las ternuras de la más sensible Madre sobre los 26 angelitos que tiene a su cuidado, del mismo modo que lo hizo desde La Coruña y en todos los viajes los ha asistido enteramente en sus continuadas enfermedades”.

    Figura enigmática, Doña Isabel es uno de los pilares de la expedición. Cuidó de los “galleguitos” desde La Coruña hasta la capital novohispana y a los niños mexicanos que partieron desde Acapulco rumbo a Filipinas. Estuvo en el archipiélago hasta que volvió nuevamente la Expedición Vacuna a la Nueva España.

    Al volver de las islas Filipinas, la rectora rompió con los lazos que la vinculaban a la península y se estableció en Puebla de Los Ángeles donde desaparece para la historia de la ciencia española.
    Fuente: Blog Trinitat Nova

    Actualmente México otorga el premio Isabel Cendala a la profesionalidad en la enfermería
    En la Coruña se erigió un escultura “ los galleguitos “ en la que se le representa con sus niños

  4. #24
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,642
    Post Thanks / Like

    Re: Mujeres de armas tomar

    Excelente contribución, pero dado que Isabel Cendala no se distinguió por hechos de armas, quizá sería mejor que este último posteo lo pasara Donoso a este otro hilo:

    Mujeres de la América española

  5. #25
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,642
    Post Thanks / Like

    Re: Mujeres de armas tomar

    ISABEL DE BARRETO, ALMIRANTE DE LA MAR DEL SUR






    Resulta francamente curioso que en la actualidad se resalte el hecho de que una mujer, con pleno derecho sin duda, alcance cotas o cargos de relevancia dentro de los ejércitos. Y tales hechos resaltados, no ponen de manifiesto sino una ignorancia u olvido de decenas de mujeres que, años atrás, en los tiempos más difíciles, convirtieron su vida en una aventura y esa aventura en una imborrable historia. Una de tales mujeres fue Isabel Barreto de Castro. Sus origines quedan un tanto en la incógnita, Unos historiadores la situación nacida en Pontevedra sobre mediados del siglo XVI, otros como nieta del gobernador portugués de la India portuguesa e incluso hija de Nuño Rodríguez Barreto, conquistador del Perú.

    Fuesen cuales fuesen sus origines, lo cierto es que siendo niña se trasladó con su familia al Virreinato del Perú en donde conoció a Álvaro de Mendaña, adelantado, con el cual contrajo matrimonio en Lima en 1585. Ese mismo año, organizada por Mendaña una expedición por el Pacífico, ella junto con otras mujeres se embarcó con su marido. Salieron del puerto de Paita, hacia las míticas islas Salomón, cuatro embarcaciones, con 378 personas, de los cuales 280 eran hombres de mar y guerra. También acompañaban a Isabel Barreto tres de sus muchos hermanos, junto con el cronista portugués Pedro Fernández de Quirós, con el cual, según parece, tuvo más de un enfrentamiento.

    El mismo 1585, en 18 de octubre, hallándose en las islas Santa Cruz, Mendaña falleció al haber contraído la malaria de forma grave. Antes de morir nombró a su mujer gobernadora en tierra y a su hermano Lorenzo Barreto, almirante de la expedición. Todo ello dado que, Mendaña, poseía una cédula particular de su Majestad con poder de nombramiento a favor de cualquier persona. El hermano de Isabel falleció a los pocos días e Isabel tomó el mando de la expedición, como «adelantada del mar océano».

    Algunos soldados españoles asesinaron al caudillo indígena Malope, provocando una rebelión entre los vasallos. Isabel, ante los acontecimientos, decidió poner rumbo hacia las islas Filipinas, llegando a Manila el 11 de febrero de 1596, no después de superar, penalidades, hambre, enfermedades, discusiones con el piloto Pedro Fernández de Quirós, tormentas en el mar y motines en las naves, que, según las crónicas obligaron a la almirante Barreto a condenar a la horca a varios marineros rebeldes a sus órdenes. Aquella travesía que comenzó con Mendaña en el puerto de Paita, Perú, llegó al puerto de Manila, después de llegar a Las Marquesas, Magdalena (Fatu Hiva), Santa Cristina (Tahuata), san Pedro (Moho Tani), La Solitaria (Niulakita, Tuvalu), y las Salomón, Tinakula, La Huerta (Tomotu Noi), Recifes (islas Swallow), Guam, 1 de enero de 1596 y, finalizó en Manila el 11 de febrero de 1596.

    Una anécdota desconocida; uno de los navegantes de aquel viaje, Pedro de Ortega, bautizó a la mayor de las islas de las Salomón con el nombre de su pueblo natal: Guadalcanal, situado entre los linderos territoriales de Sevilla y Badajoz. Nada hacía presagiar que siglos más tarde se convertiría en el escenario de la mayor batalla de la Segunda Guerra Mundial en el Pacífico.

    Nuestra almirante en 1596 se casó de nuevo, en esta ocasión con el generalFernando de Castro, caballero de la Orden de Santiago, es decir, de buena fortuna. Ambos emprendieron en 1597 una nueva expedición, incansable ella y ambicioso él, con el navío san Jerónimo. Llegaron a Acapulco, en el actual México y entonces Nueva España, para llegarse hasta el Virreinato del Perú, hoy Argentina, donde, en Guanacos, Isabel tenía una encomienda.

    Fuentes fiables nos hablan de que, en 1607, con permiso de la Corona, regresaron a España y pleitearon en la Corte española ante las peticiones y las cédulas reales dadas a Quirós para una nueva expedición a las Salomón. Parece ser que sus reclamaciones no tuvieron el éxito deseado.

    En 1612 hallamos a Fernando de Castro como gobernador, hasta 1620, deCastrovirreyna. Siguiendo con la vida legendaria de Isabel, la almirante de la Mar del Sur falleció en dicha ciudad el 3 de septiembre de 1622, reposando sus restos en su iglesia mayor. Hay un testamento de 15 de julio del mismo año en el cual Isabel solicita que sus restos sean trasladados al convento de Santa Clara en Lima, en donde había profesado una hermana suya, Petronila. Una petición de la cual no hay constancia de su cumplimiento, aunque si existe de la tenacidad de una mujer que, en un mundo hostil y dominado por los varones, supo hacer valer su gallardía, valentía y carácter hasta el extremo de pasar a la historia.

    Francisco Gilet

    Historia del descubrimiento de las regiones Austriales, hecho por el general Pedro Fernández de Quirós, Madrid.

    H. Elías de Zevallos, El entorno de Isabel Barreto Castro de Mendaña y su viaje hacia las Salomón, 1595-1596.


    A. Baert, “Doña Isabel Barreto, marquise de la Mer du Sud et première femme gouverneur”




    https://espanaenlahistoria.org/perso...a-mar-del-sur/


  6. #26
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,642
    Post Thanks / Like

    Re: Mujeres de armas tomar


  7. #27
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,642
    Post Thanks / Like

    Re: Mujeres de armas tomar

    VASCAS HISPANAS:CATALINA DE ERAUSO, LA MONJA ALFÉREZ


    Fue monja y militar que luchó en la Guerra de Arauco, donde ganó gran fama por haber recuperado una bandera española arrebatada por los indios. Fue conocida como la Monja Alférez.


    CATALINA DE ERAUSO

    Nacida en San Sebastián en 1592, Catalina de Erauso era hija del militar Miguel de Erauso y de María Pérez de Gallárraga y Arce. A los cuatro años fue internada en el convento de San Sebastián el Antiguo, del que una tía suya era la priora, donde pasó su niñez y su adolescencia, llevando una austera vida monacal de oración y disciplina.

    Sin embargo, su carácter inquieto y rebelde no era muy apropiado para la vida enclaustrada. Tras una pelea con una novicia, en la que recibió varios golpes, fue encerrada en su celda de la que escapó disfrazada de campesino, marchándose del convento para siempre en 1607.

    Ya no abandonó su disfraz, su identidad desapareció. Siempre vestida como un hombre y con el pelo cortado a manera masculina, adoptó nombres diferentes, como Pedro de Orive, Francisco de Loyola, Alonso Díaz, Ramírez de Guzmán o Antonio de Erauso. Su aspecto físico le ayudó a ocultar su condición femenina ya que fue una mujer de gran estatura, más bien fea y sin unos caracteres sexuales femeninos muy marcados. Pedro de la Valle escribió sobre ella que “no tiene pechos, que desde muchacha me dijo haber hecho no sé que remedios para secarlos y dejarla llana como le quedaron…”. También se escribió que nunca se bañaba, y que debió adoptar comportamientos masculinos para así poder ocultar su verdadera identidad.

    CATALINA DE ERAUSO

    Pasó entonces a vivir en los bosques y a alimentarse de hierbas, a viajar de pueblo en pueblo, temerosa de ser reconocida, hasta que llegó a Valladolid, y de nuevo, a Bilbao. Finalmente, llegó a Sanlúcar de Barrameda, y se embarcó trabajando como grumete en uno de los grandes navíos de la Carrera de Indias que traen a España la plata extraída de las minas americanas. Curiosamente, el patrón de esa nave era Esteban Eguiño, tío de Catalina, aunque aquel nunca reconoció a su sobrina.

    Desembarcó en Araya (Venezuela) y marchó a Cartagena (Colombia). En América desempeñó diversos oficios, primero trabajó en Trujillo, más tarde, llegó a Lima, en el virreinato del Perú, donde se alistó como soldado bajo el mando de distintos capitanes.

    En 1619 viajó a Chile, donde, al servicio del rey de la Corona hispánica, participó en diversas guerras de conquista. En la Guerra de Araucco contra los mapuches, consiguió ganarse la fama de valiente y hábil con las armas, estacada en el combate y sin revelar que era una mujer. Durante una batalla, en un acto de valor heroico recuperó la bandera, que les habían arrebatado. En este lance recibió tres flechazos y una lanzada, por los mapuches, así como el grado de alférez por sus mandos.

    Así relató su hazaña:

    “Llegándoles socorro, nos fue mal y nos mataron mucha gente y capitanes, y a mi alferéz, y llevaron la bandera. Viéndola llevar, partimos tras ella yo y dos soldados de a caballo por medio de gran multitud, atropellando y matando, y recibiendo daño: en breve cayó muerto uno de los tres. Proseguimos los dos. Llegamos a la bandera, cayó de un bote de lanza mi compañero. Yo recibí un mal golpe en una pierna, maté al cacique que la llevaba y quitésela, y apreté con mi caballo, atropellando, matando e hiriendo a infinidad, pero malherido y pasado de tres flechas y de una lanza en el hombro ixquierdo, que sentía mucho.”

    Catalina descubrió que uno de sus mandos militares era su hermano Miguel de Erauso, el cual no consiguió reconocerle pues tenía dos años cuando él marcho a América. Por otra parte, ella no reveló su identidad, pero si que le estuvo comentando que era de su misma ciudad y sobre de conocidos y lugares comunes. Miguel acogió a Catalina en su tropa, persuadido de tener junto a sí a un paisano, además con notables virtudes militares.

    Durante estos años se vio envuelta en numerosas peleas y disputas. Fue amante del juego, los caballos y el galanteo con mujeres como era normal entre los soldados españoles de la época. Pronto se ganó la fama de duelista arbitrario y peligroso espadachín. En Argentina fue condenada a muerte por un duelo en el mató a su contrincante. Ya en el cadalso y con la soga al cuello, fue dada orden de liberación por haber confesado los falsos testigos que habían provocado su detención.

    En 1615, en la ciudad de Concepción, actuó como padrino de un amigo durante uno de esos duelos. Tras el intercambio de golpes su amigo y su contrincante cayeron heridos al mismo tiempo. Según el protocolo, los padrinos continuaron el combate, Catalina tomó su arma y se enfrentó al padrino rival, hiriéndole de gravedad. Moribundo, éste dio a conocer su identidad, sabiendo entonces Catalina que se trataba de su hermano Miguel de Erauso. Sólo pudo huir.

    CATALINA DE ERAUSO

    Continuó enrolada en los campos de batalla de Chile y Perú, en Tucumá, Potosí, La Plata, CochabaAmba, Cuzco, Huamanga…

    En otra ocasión, estando en la ciudad peruana de Huamanga en 1623, fue detenida a causa de una disputa. Para evitar ser ajusticiada, se vio obligada a pedir clemencia al obispo Agustín de Carvajal, contándole además que no podía ser ajusticiada por ser mujer y que había escapado hacía ya bastantes años de un convento.

    Ella misma lo narró así:

    “Señor, la verdad es ésta: que soy mujer, que nací en tal parte, hija de Fulano y Zutana, que me entraron de tal edad en tal convento, con Fulana mi tía; que allí me crié; que tomé el hábito y tuve noviciado; que estando para profesar, por tal ocasión me salí; que me fui al tal parte, me desnudé, me vestí, me corté el cabello, partí y acullá; me embarqué, aporté, trajiné, maté, herí, maleé, correteé, hasta venir a para en los presente, y a los pies de Su Señoría Ilustrísima.”

    Asombrado, el obispo determinó que un grupo de matronas la examinarían, comprobando que no sólo era mujer, sino virgen. Tras este examen y la demostración de tan extraordinario arrojo, recibió el apoyo del eclesiástico, quien evitó que Catalina fuese castigada por ejercer una falsa identidad e instalándola en el convento de Santa Clara de Huamanga, con el hábito correspondiente, bajo su tutela.

    El asunto llegó a oídos de la Corte, donde se interesan, no por la monja Catalina, sino por el heroico alférez de la Guerra de Arauco. En traje de civil, regresaba embarcada en la Armada del general vascongado Tomás de Larraspuru, natural de Azcoitia, que había prestado extraordinarios servicios a España limpiando de piratas el mar Caribe.

    Fue recibida con honores por el rey Felipe IV, sorprendido gratamente por la historia de la donostiarra. El llamado “Rey Planeta”, le confirmó su graduación y empleo militar, la llamó “monja alférez“, autorizándola además a emplear su nombre masculino y le concedió una pensión de ochocientos escudos de renta.

    El memorial que dirigió Catalina al rey para solicitar su ayuda comenzaba con estas palabras:

    “Señor: el alférez doña Catalina de Erauso, vecina y natural de la villa de San Sebastián, privicia de Guipúzcoa, dice: que en tiempo de diez y nueve años a esta parte, los quince ha empleado en servicio de Vuestra Majestad en las guerras del reino de Chile e indios del Perú, habiendo pasado a aquellas partes en hábito de varón, por particular inclinación que tuvo de ejercitar las armas en defensa de la fe católica y emplearse en servicios de Vuestra Majestad.”

    Algo más tarde, mientras su nombre y aventuras se extendían por Europa, Catalina viajó a Roma, quizás para arreglar de la mejor forma posible su extravagante situación personal. El papa Urbano VIII, le recibió en audiencia, escuchó su historia y le autorizó, de forma excepcional, a continuar usando su vestimenta de hombre, pero sin reincidir en más delitos y alborotos.

    De esta forma lo escribió:

    “Partí de Génova a Roma. Besé el pie a la Santidad de Urbano VIII, y referíle en breve y lo mejor que supe mi vida y correrías, mi sexo y virginidad. Mostró Su Santidad extrañar tal cosa, y con afabilidad me concedió licencia para proseguir mi vida en hábito de hombre, encargóme la prosecución honesta en adelante y la abstinencia de ofender al prójimo. Hízose el caso allí notorio, y fue notable el confuso de que me vi cercado: personajes, príncipes, obispos, cardenales.”


    ITINERARIO DEL VIAJE DE ERAUSO POR AMÉRICA DEL SUR

    También fue recibida por varios cardenales. Uno de ellos, el italiano Magallón, que no debía de sentir gran simpatía por los españoles, le dijo tras conocer sus aventuras que no tenía más falta que ser español, a lo que respondió la guipuzcoana:

    “A mi me parece señor, debajo de la corrección que se debe a Vuestra Señoría Ilustrísima, que no tengo otra cosa buena.”

    Las jornadas italianas de Catalina, en efecto, fueron de fama y agasajo. Hasta que un día se cansó y marchó a Nápoles para embarcar de regreso a España. Su presencia en Nápoles también suscitó admiración. Paseando por el puerto de aquella ciudad, comentó en sus memorias que unas jovencitas acompañadas de unos mozalbetes quisieron burlarse de ella diciéndole: “Signora Catalina, dove si cammina?”; a lo que ella respondió: “A darles a ustedes unos pescozones, señoras putas, y unas cuchilladas a quien se atreva a defenderlas.”

    Durante esta tranquila etapa, ella misma escribió o dictó sus propias memorias El memorial de los méritos y servicios del alférez Erauso, que hoy se encuentran en el Archivo de Indias.

    Pero su espíritu inquieto y aventurero no conoció reposo. En 1630, la monja alférez viajó de nuevo a América y se instaló en el virreinato de Nueva España, probablemente en la ciudad de Orizaba en el estado de Veracruz, donde regentó un negocio de arriera o transporte de mercancías entre México y Veracruz.

    A partir de 1635 poco se sabe de su vida, salvo que murió en Cuitlaxtla, localidad cercana a Puebla, quince años más tarde. Sin embargo, tampoco se conocen las causas de su fallecimiento, pues unos dijeron que fue asesinada, otros que murió sola entre sus asnos en los altos de Orizaba, otros que en un naufragio transportando una carga en un bote, y otros que se la había llevado el diablo.


    ESCULTURA A CATALINA DE ERAUSO EN SAN SEBASTIÁN




    https://somatemps.me/2019/09/27/vasc...monja-alferez/

  8. #28
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,642
    Post Thanks / Like

    Re: Mujeres de armas tomar

    ¿Sabías que en la batalla de Lepanto luchó una mujer en el bando español?

    Maria «La Bailadora» se enfrentó a los turcos con un arcabuz





    Y no nos referimos, esta vez, a Ana María de Soto... Aquella mujer alistada con nombre de varón, en los Batallones de Marina allá por el año 1794 y de la que ya hemos contado su historia en estas páginas. Hoy hablaremos de María, conocida como María «La Bailadora», un personaje real pero envuelto en un halo de romanticismo que le hacen parecer fruto de la imaginación de un novelista.


    MN


    La batalla de Lepanto, en 1571, enfrentó a la llamada Liga Santa (dentro de la que se encontraba España) contra el Imperio Otomano (ya sabéis, los turcos...), dos culturas disputándose la hegemonía del Mediterráneo occidental.
    Todos conocemos el desenlace y la gran victoria de nuestros compatriotas pero, dentro de ese escenario épico se nos cuela la figura de una mujer, que disfrazada de hombre y armada con un arcabuz y, probablemente, una espada de doble filo adaptada tanto para cortar como para ser clavada, entra en combate cuerpo a cuerpo y gracias a su pericia militar con dichas armas se produce una de las primeras bajas en el bando enemigo. Su valor demostrado la convierte en leyenda...

    Pero, ¿Qué «pintaba» una mujer en el fragor de una batalla en aquellos tiempos? Un soldado llamado Marco Antonio Arroyo, partícipe y testigo presencial en Lepanto, publica en Milán (entonces perteneciente al reino de España) una «Relación del Progreso de la Armada de la Santa Liga» en el año 1576 y en sus escritos cita, brevemente, que una mujer española ataviada como soldado se había «colado» en la Armada y estas son sus palabras textuales: «Mujer española hubo, que fue María, llamada la bailadora, que desnudándose del hábito y natural temor femenino, peleó con un arcabuz con tanto esfuerzo y destreza, que á muchos turcos costó la vida, y venida a afrontarse con uno de ellos, lo mató á cuchilladas. Por lo cual, ultra que Don Juan le hizo particularmente merced, le concedió que de allí adelante tuviese plaza entre los soldados, como la tuvo en el tercio de Lope de Figueroa».

    ¿Por qué no tenemos noticias de su existencia procedentes de otras fuentes? Puede deberse a varios motivos, por un lado la expresa prohibición del Generalísimo don Juan de Austria de «embarcar mujeres y gente inútil»... y por otro, la misoginia de la época.

    Sin embargo, en el bando turco sí que había mujeres y hasta niños el día de la contienda, raptados en sus incursiones por el Mediterráneo y que formaron parte de los 15.000 esclavos cristianos liberados en aquella jornada gloriosa. Y podríamos preguntarnos también ¿Qué llevó a María a arriesgar su vida de aquella manera? Dicen que el amor por un soldado de los Tercios..., pero eso nunca lo sabremos.



    https://www.lavozdegalicia.es/notici...10F6C10992.htm

  9. #29
    nepociano está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    04 nov, 17
    Mensajes
    123
    Post Thanks / Like

    Re: Mujeres de armas tomar

    Le hecho mención en la aportación número 22 de este hilo...

  10. #30
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,642
    Post Thanks / Like

    Re: Mujeres de armas tomar

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Sí, ya lo sé, gracias por el aporte. Y como el tema era muy interesante, he buscado para saber más.

Página 2 de 2 PrimerPrimer 12

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Trece rosas rojas: ¿qué pasó realmente y qué postura tomar?
    Por Kontrapoder en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 9
    Último mensaje: 05/08/2018, 20:31
  2. Frailes de armas tomar
    Por Mefistofeles en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 20/02/2010, 23:14
  3. ¿Qué actitud tomar ante la ofensiva musulmana?
    Por Donoso en el foro Encuestas
    Respuestas: 114
    Último mensaje: 09/02/2010, 13:48
  4. Armas Tomar Ediciones
    Por Villores en el foro Literatura
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 26/02/2009, 20:37
  5. Si nadie lo impide Marruecos volverá a tomar Perejil el próximo dia 10
    Por Hyeronimus en el foro Noticias y Actualidad
    Respuestas: 8
    Último mensaje: 11/12/2007, 16:47

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •