Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 4 de 4

Tema: La conquista de Mallorca

  1. #1
    Avatar de Nok
    Nok
    Nok está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 dic, 05
    Mensajes
    157
    Post Thanks / Like

    La conquista de Mallorca

    La expedición contra Mallorca


    Llegó el día señalado, y Nos no faltámos al punto de reunión; más tuvimos que aguardar hasta entrado el septiembre, pues hubimos de ocuparnos durante el tal tiempo en disponer el viaje y esperar las naves, leños y galeras que comparecían, sin las cuales no podía ser completa la armada. Algunas de aquellas se aguardaban en Cambrils, pero el cuerpo principal de la armada estaba en el puerto y playa de Salou, si bien que las embarcaciones de Tarragona se prepararon en su mismo puerto. El número de las que formaban la armada fue el siguiente: veinte y cinco naves gruesas, diez y ocho taridas, doce galeras y entre buzos y galeones ciento: de modo que vinieron a ser ciento y cincuenta leños mayores, sin contar las embarcaciones pequeñas.
    Antes de salir, ordenámos el modo como la armada debería marchar: primeramente debía ir la nave de En Bovet (en la que iba Guillermo de Moncada), llevando por faro una linterna, para servir de guía; la de En Carroz debía ir de retaguardia, y por ello, llevar asimismo otro faro o linterna; y finalmente, las galeras debían marchar formando círculo en torno a la armada, con el objeto de que, si alguna otra quisiera agregarse, topase con ellas. Era un miércoles por la mañana cuando la armada empezó a moverse impelido por la ventolina al terral: tan largo tiempo habíamos estado en tierra, que cualquier viento nos parecía entonces bueno, como nos apartase de ella.
    Apenas los de Tarragona y Cambrils divisaron la armada, cuando dieron vela a sus buques: miraban con placer tan bello cuadro los que quedaban en tierra; y Nos mismo gozábamos en contemplarlo, viendo que la mar llegaba a parecer blanca por la multitud de velas que do quiera se descubrían: tan grande era, el espacio que la armada ocupaba. Nos nos quedamos en la parte de detrás de la armada, en la galera de Monpeller, e hicimos recoger en barcas hasta más de mil hombres que querían seguirnos, y que de otro modo no hubieran podido acompañarnos en aquel viaje.
    Habríamos caminado cerca de más de veinte millas de mar cuando mudó el viento en leveche. Al repararlo los cómitres de nuestra galera, de acuerdo con los pilotos, vinieron a nuestra presencia y nos dijeron: —Señor, vuestros naturales somos, y por ello tenemos la obligación de guardar vuestros miembros y vuestro cuerpo, así como de aconsejaros, cuando sea menester, en lo que nosotros entendemos. Este leveche que está reinando no conviene en ningún modo para nosotros, ni para vuestra armada; antes nos es tan contrario, que si continúa, os será del todo imposible tomar el rumbo de Mallorca. Por nuestro consejo, pues, mandad señor, que de la vuelta la armada y vuelva a tierra, que más adelante, y en breve quizá, os dará Dios buen tiempo para pasar a la isla—. Mas Nos, después de oír tal suplica y consejo, les respondimos: —Eso si que no lo haremos por nada del mundo: ya habéis visto cuántos se han escapado por que no les probara el mar; por consiguiente, no hemos de volver a tierra, que si lo hiciéramos, todos aquellos a quienes faltase el valor para acompañarnos, nos desampararían. Nos emprendemos este viaje confiando en Dios y en busca de aquellos que en el no creen; al buscar a éstos, dos son los objetos que nos mueven, primero; convertirles o destruirles; y luego, volver aquel Reino a la fe de nuestro Señor: y pues en su nombre vamos, en él debemos confiar que nos guiará—.
    Viendo los cómitres de la galera que aquella era nuestra voluntad, dijeron que por su parte harían cuanto pudiesen; más ya que tanto confiábamos en Dios, en él fiarían asimismo, para que nos guiara.
    Llegó entre tanto la noche, y en sus primeras horas alcanzó nuestra galera a la nave de En Guillermo de Moncada que llevaba la guía: al verla, salimos a la linterna y saludamos a los que iban en ella, preguntándoles que nave era aquellas, al mismo tiempo que ellos nos preguntaron cuál era la galera. Los de ésta les dijeron que era del Rey, a cuya noticia respondieron: — Bien venidos seáis por cien mil veces—; y enseguida manifestaron ya que su nave era la de En Guillermo de Moncada. Navegando entonces a la vela, pasamos delante de todos, si embargo de haber salido de los últimos, al partir de Salou; no obstante, el leveche que duró toda la noche, era el único viento que entonces teníamos; y nuestra galera, así como todas las demás, seguía el viento a toda orza. Íbamos Nos delante de la armada, y a pesar de que el tiempo no variaba, seguimos toda la noche de la misma bordada: dejámos marchar a la galera por si sola, más al llegar entre la hora de nona y la de vísperas , empezó la mar a embravecerse, a arreciar el viento; y de tal modo creció aquella, que más de la tercera parte de la galera por la proa se veía cubierta de agua: tal era la furia con que venían las olas, pasando por encima de la embarcación. A pesar de todo esto, recorríamos esta parte de mar; mas al caer de la tarde, antes, de ponerse el sol, cesó el viento, y al instante apareció a nuestra vista la isla de Mallorca, distinguiendo a la vez la Palomera, Sóller y Almerug.
    Supuesto que divisábamos ya claramente la isla, túvose por conveniente arriar las velas a plano, para lo que nos pidieron permiso, diciéndonos era muy útil, pues podía ser que nos viesen desde tierra. Ninguna dificultad tuvimos en ello y hasta lo mandamos: la mar abonanzó en seguida, estaban ya para encender la linterna, cuando dieron en la dificultad de que tal luz podrían verla los guardas de Mallorca; mas Nos vencimos aquélla aconsejándoles que colgasen a la parte de la isla un pedazo de lona y metiesen detrás la linterna, con lo que conseguirían que los de la montaña no la viesen, al paso que la podrían divisar toda la armada. Agradó la idea y se cumplió en seguida; mas apenas se había puesto por obras, cuando empezámos a divisar ya linternas en todas las naves y en algunas galeras, con lo que conocimos que la armada nos había visto y se iba acercando. Cerca la guardia de prima de esta noche, llegaron dos galeras; y pidiéndoles nuevas de la armada, dijéronnos, que ésta se iba aproximando con la mayor velocidad: y en efecto, a media noche comenzamos a ver ya entre naves, galeras y taridas como unas treinta o cuarenta embarcaciones. Una bellísima luna nos alumbraba entonces, y se dejaba percibir la ventolina del oeste con la que, dijímosle, que fácilmente podríamos ir a Pollenza, a cuyo punto se había acordado que arribase la armada. Largamos vela, y al punto los demás que pudieron verla largaron también las suyas: la más suave bonanza nos favorecía; y así marchábamos gozando del mejor tiempo, cuando se dejó ver una nube, percibiéndose al mismo tiempo un viento contrario de la parte de Provenza o al NE. Al divisarla un marinero de la galera, llamado Berenguer Gayran, que era Cómitre de la misma, dijo: -No me espanta aquella nube que viene con el viento de Provenza:- y en seguida colocó ya a los marineros en sus correspondientes lugares, unos a las drisas, otros en las escotas y otros en las muras; y apenas acababa de ordenar así la galera, cuando llegó el viento tomando por la lua; a cuya novedad empezó a gritar dicho Cómitre: -¡Arría! ¡Arría!- y las naves y demás leños que venían en torno de nuestra galera se esforzaron al punto por arriar las velas a plano; mas tanto les costó a los marineros, que con dificultad pudieron conseguirlo, siendo en vano la gritería que se movió entre ellos al darse las voces, en razón de que el viento llegó de improviso. Por fin logramos tal prevención; mas seguía brava la mar, por chocar con el nuevo viento el leveche que antes reinaba: todas las naves, galeras y demás leños que teníamos en torno, y aún los restos de la armada, sosteníanse ya solamente a palo seco; El viento de Provenza dominaba al otro, aumentado la furia de las olas, y en tal situación quedaron como estáticos todos los de la galera: nadie hablaba, nadie se movía, y sólo el silencio era el que reinaba por todo. Al reparar en tan gran peligro y viendo que ya empezaban a arremolinarse los barcos, entrónos gran tristeza, y no tuvimos más recurso para buscar alivio en aquel trance, que dirigirnos a nuestro Señor y a su santa Madre, haciendo la siguiente oración: -Señor Dios, le dijimos, harto conocemos que ha sido tu mano la que nos ha hecho rey de la tierra y de los bienes que nuestro padre tenía por tu gracia: este es el primer hecho grande y peligroso que emprendemos; en su éxito hemos querido confiar, ya sea por que desde que nacimos hasta ahora siempre sentimos la fuerza de vuestra ayuda, ya por ver que habéis querido que sirviesen a nuestra mayor honra a aquellos mismos que querían contrastar con Nos: así pues, Señor y Creador mío, tened la gracia de ayudarnos en tal peligro, y haced que no sufra mengua la hazaña que hemos emprendidos, en lo que no sería yo sólo quien perdiese, sino Vos, mayormente si se atiende que este viaje lo hago solo por ensalzar la fe que Vos me distéis, y para rebajar y destruir a aquellos que no creen en Vos. Dignáos por ello, Dios poderosos, librarme de este peligro, y haced que mi voluntad se cumpla, ya que la empleo solo en vuestro servicio. Acordáos que ninguna gracia os he pedido, que no me hayáis otorgado, mayormente si es para alguno de aquellos que tienen ánimo de serviros y padecen por Vos; y que yo soy ahora uno de tantos: Y Vos, Madre de Dios, escuchadme también. ¡A Vos que sois puente y paso para los pecadores, a Vos os suplico por los siete gozos y los siete dolores que sufristeis por vuestro caro Hijo, que os acordéis de mi, para suplicarle que me saque de esta pena y del peligro en que nos encontramos yo y todos los que van conmigo.


    EL DESEMBARCO


    Hecha tal oración, nos vino a la mente que lo mejor sería que abordásemos a Pollenza, idea que habían tenido ya todos los nobles varones y marinos que nos acompañaban: preguntámos a los de nuestra galera si había alguien que hubiese estado en las islas o ciudad de Mallorca, para saber que puertos había mas cercanos a la ciudad por la parte de Cataluña; y respondiéndonos el Cómitre Berenguer Gayran que él había estado en aquélla, nos refirió que el punto mas cercano era un peñón distante de la ciudad tres leguas y por mar veinte millas, el cual era llamado <<La Dragonera>> y estaba separado de la tierra firme de Mallorca.

    Continuará…



    *Historia del Rey de Aragón Don Jaime I, el Conquistador, escrita en lemosín por el mismo monarca. Traducida al castellano y anotada por Mariano Flotals y Antonio de Bofarull. Fragmentos de los capítulos LIII, pág. 80, a LXXX, pág. 123.

  2. #2
    Avatar de Nok
    Nok
    Nok está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 dic, 05
    Mensajes
    157
    Post Thanks / Like

    Re: La conquista de Mallorca

    Añadió aún más, que en tal punto había un pozo de agua dulce, de cuya agua habían probado el y otros marineros, una vez que lo visitaron que muy lejos había otro islote llamado <<Pantaleu>>, separado también del indicado punto, y distante de tierra solamente como un tiro largo de ballesta. -¿Qué más deseamos, pues? Respondimos Nos al oír la relación; arribemos allá, donde habiendo agua dulce y buen puerto, refrescaremos los caballos, aunque les pese a los sarracenos, y podremos aguardar bien a la armada. Además, que desde allá podremos preparar mejor nuestros planes y pasar luego a donde mejor nos parezca. – Con esto, mandamos izar vela a fin de aprovechar aquel viento de Provenza que nos favorecía para entrar en tal punto; y no bien la izamos después de comunicar nuestra galera la orden a las demás para que hicieran lo mismo y nos siguiesen al puerto de la Palomera, cuando todos los buques izaron también las suyas por haber divisado la nuestra. Vióse aquí lo que era la fuerza de la virtud divina, pues con aquel viento que reinaba al emprender el rumbo hacia Mallorca, no pudimos abordar a Pollenza, así como se había creído; y lo mismo que creíamos contrario, nos ayudó entonces, pues hasta aquellas embarcaciones que más se habían sotaventado, viraron fácilmente con tal viento hacía la Palomera, donde Nos estábamos, sin que se perdiese ni faltara un leño o barco tan siquiera. El día que entramos en el puerto de la Palomera, era el primer viernes de septiembre; más al día siguiente, sábado, por la noche, habíamos recobrado ya y teníamos a salvamento ya todos nuestros leños.
    En dicho día enviamos a buscar a nuestros nobles, esto es, a don Nuño, al conde de Ampurias, a En Guillermo de Moncada, y a los demás de nuestro ejército; queriendo asimismo que asistiesen los cómitres de las naves, especialmente aquellos que tenían fama de más inteligentes. Lo que en tal reunión se deliberó, fue: que enviásemos a don Nuño en una galera, que era suya, y a En Raimundo de Moncada en la de Tortosa, para que fuesen costeando en ademán de ir contra Mallorca; y que donde creyesen que mejor podía fondear la armada que allí lo haríamos. El primer lugar que hallaron propio para nuestro objeto, fue uno llamado Santa Ponza, en el cual había una colina cerca del mar, ocupada la cual, aunque no fuese más que por quinientos hombres, no se perdería ya tan fácilmente, antes al contrario, por tal medio podía arribar con toda seguridad nuestra armada. Así fue como se hizo, después de haber hecho descanso el domingo en el islote de Pantaleu, y durante cuya permanencia allí como a mediodía, vino a encontrarnos pasando a nado, un sarraceno, llamado Alí, de la Palomera, quien nos refirió infinitas nuevas de la isla, del Rey y de la ciudad. Con esto, mandamos que sobre media noche levasen anclas las galeras, y que nadie absolutamente diese el grito de: !Ayoz¡ sí sólo que, en lugar de esta señal, diesen con un palo en las proas de las taridas y de las galeras al zarpar, pues era inútil el áncora allí donde tan buen puerto había . Esta disposición se tomó por que en la playa de enfrente había como unos cinco mil sarracenos, con doscientos de a caballo, que tenían paradas sus tiendas; más también lo comprendieron los nuestros que, a media noche hubiérase podido asegurar que no había acaso un hombre que hablara en toda la hueste. De las doce galeras que llevábamos, cada una remolcaba una tarida, y así fue como éstas y toda la gente, fueron introducidas en el puerto, sin que se percibiera apenas.
    Oyéronlo, sin embargo, los sarracenos y alborotáronse; pero conocido por los que conducían las taridas, cesaron y quedaron quietos a fin de prestar atención. Entretanto fueron entrando lentamente las taridas en el puerto; más al cabo, empezaron a gritar los sarracenos levantando la voz con fuerza y por largo rato, lo que nos hizo creer que nos habían descubierto de improviso. Oyendo tales gritos, gritamos también nosotros al azar: los sarracenos empezaron a correr a pie y a caballo por el campo, y mientras mirábamos en que punto podríamos tomar tierra, dierónse tal prisa nuestras doce galeras y doce taridas que llegaron al playa antes que los sarracenos pudiesen impedirlo.
    Los primeros que saltaron a tierra fueron don Nuño y En Raimundo de Moncada, los templarios, En Bernardo de Santa Eugenia y En Gilberto de Cruilles quienes ganaron la mano a los sarracenos, tomando aquella colina cercana a la mar con la ayuda de setecientos peones cristianos. Llevaban los nuestros además, como a cincuenta de a caballos, frente a los cuales los sarracenos se alinearon en batalla, formando éstos en todo un número como de cinco mil hombres de a pie y doscientos caballos.
    Pasó a explorarles Raimundo de Moncada, quien se adelantó sólo y con precaución de que nadie le siguiera, hasta que estuvo muy cerca de ellos, en cuya ocasión llamó a los nuestros, gritando luego al verles ya próximo: -Acuchillémosles, que nada valen-. Con esto corrió dicho Moncada ante todos contra los moros, y faltaría sólo la distancia de unas cuatro astas de lanzas para que los cristianos les alcanzaran, cuando aquéllos volvieron las espaldas y huyeron. Siguiéronles los nuestros sin abandonar su intento, y fue el resultado, que murieron de los sarracenos más de mil y quinientos, en razón de que ninguno quería dejarse prender; finido lo cual, volvieron los nuestros a la orilla del mar.
    Saltábamos Nos a tierra entonces, y apenas lo hicimos, cuando nos presentaron ya ensillado nuestro caballo, mientras que de una tarida nuestra desembarcaban los caballeros de Aragón. Al verles, exclamamos: -¡Sentimos a fe que se haya vencido la primera batalla de Mallorca, sin haber Nos estado! Pero, caballeros, ¿hay de entre vosotros quien quiera seguirme?- La respuesta fue seguir todos los que se hallaban preparados, llegando a formar como unos veinte y cinco hombres. Con ellos salimos trotando ya galope hacia el punto en que se había dado la batallas.

    EL ASALTO A PALMA DE MALLORCA

    Llegó en esto la noche anterior a la víspera de año nuevo, y resolvimos que al amanecer del día siguiente oyese misa toda la hueste, y recibiésemos el sagrado cuerpo de Nuestro Señor Jesucristo, armados ya y dispuestos a comenzar la batalla. Dada la órden, se presentó en las primeras horas de aquella misma noche Lope Jiménez de Luciá; mandónos llamar, pues nos habíamos acostado, y nos dijo: - Señor, vengo de la mina, donde he mandado a dos de mis escuderos que por ella entrasen en la villa: lo han verificado, y habiendo visto a muchos sarracenos muertos por las plazas, y abandonada del todo la muralla desde la quinta hasta la sesta torre, sin un solo centinela que la guardase; me han aconsejado que mandásemos armar la hueste, por que nos apoderaríamos fácilmente de la ciudad, no habiendo quien la defendiese, y pudiendo entrar en ella más de mil de los nuestros antes de que lo adviertan los sitiados-. ¿Y vos, don Lope, a quien los años deberían de hacer más cauto, sois el que venís a darnos el consejo de que entremos en la ciudad de noche, y siendo ésta tan oscura? ¿No veis que muchos de nuestros hombres ni aún en mitad del día se avergüenzan a veces de mostrarse cobardes? ¿Cómo queréis, pues, que los metamos de noche dentro de la plaza, cuando ninguno tendrá el freno de que vean los demás lo que él haga? Si los de la entrasen en la ciudad y fuesen después rechazados, ya nunca jamás podríamos apoderarnos de Mallorca-. Conoció entonces que teníamos razón, y no insistió en su proyecto.

  3. #3
    Avatar de Nok
    Nok
    Nok está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 dic, 05
    Mensajes
    157
    Post Thanks / Like

    Re: La conquista de Mallorca

    No bien empezó a alborear, cuando determinamos oír las misas y recibir el cuerpo de Jesucristo, dando a todos ordenes de armarse de todas las armas que debían llevar en la batalla; y luego después, siendo ya día claro, nos ordenamos al frente de la plaza, en la llanura que había entre ésta y nuestro campamento.
    Acercándonos entonces a los infantes, que se hallaban colocados delante de los caballeros, les dijimos: -¡Adelante, barones; pensad que vais en nombre de nuestro señor Dios!- Más a pesar de que todos oyeron nuestra voz, no se movieron por ello ni infantes ni caballeros. Sorprendiónos en gran manera el ver que así despreciasen nuestras órdenes; y encomendándonos a la Virgen, dijimos: -Madre de Dios nuestro Señor, Nos hemos venido a esta tierra a fin de que en ella se celebrase también el sacrificio de vuestro Hijo; interponed, pues, para él con vuestros ruegos, para que no recibamos aquí ninguna deshonra Nos ni algunos de a los que Nos sirven por amor de Vos y de vuestro amado Hijo-.
    Terminada nuestra oración, gritámosle nuevamente: -Adelante, pues, en nombre de Dios; ¿por qué vaciláis? Y a la tercera vez que les repetimos la misma voz, comenzaron a moverse al paso. Así que hubieron emprendido todos la marcha, caballeros y sirvientes, y estuvieron ya cerca del foso donde se había abierto el paso para entrar en la Ciudad, empezó toda la hueste a exclamar a una voz: ¡Santa María! ¡Santa María! Repitiendo todos durante buen rato y por más de treinta veces el mismo grito, hasta que estuvieron próximos a entrar los caballos armados. Habíanles precedido ya y se hallaban dentro más de quinientos infantes; pero también había acudido a estorbarles el paso el rey de Mallorca con todos los sarracenos de la ciudad, poniendo en tal apuro a los infantes, que a no haber entrado tras ellos los caballos, hubieran perecido sin remedio.
    Según nos contaron después los sarracenos, el primero a quien vieron entrar a caballo fue un caballero vestido de blanco y que llevaba también blanca todas sus armas; por donde estamos en la firme creencia de que aquél debió de ser San Jorge, el cual, nos cuentan las historias, se ha aparecido repetidas veces en otras muchas batallas entre cristianos y sarracenos.
    De los caballeros fue el primero en entrar Juan Martínez de Eslava, que era de nuestra meznada; siguió tras éste En Bernardo de Gurb; en pos del de Gurb entró un caballero que iba con sire Guilleume, y a quien por apodos llamaban Soyrot; y luego, tras estos tres, don Ferrando Pérez de Pina con otros cuyos nombres no recordamos. Baste decir que entraron todos lo más presto que pudieron, y que teníamos en la hueste más de cien caballeros que lo hubieran de buena gana verificado antes que todos, si posible hubiera sido que entraran todos a la vez.
    Presentóse en seguida en rey de Mallorca, llamado Jeque Abohihe, y poniéndose al frente de los suyos montado en un caballo blanco, les gritó: Roddo, que es como si dijéramos: ¡Alto! Había a la sazón como unos veinte o treinta de los nuestros, sin contar a los sirvientes que se hallaban entre ellos, que embrazando sus escudos se habían parado delante de los sarracenos; y éstos a su vez les estaban esperando cubiertos con sus adargas y desnudas las espadas, sin que ni unos ni otros se atreviesen a dar la acometida. Llegaron entonces los primeros de los nuestros que habían entrado con sus caballos armados, y arremetieron contra los enemigos; pero eran éstos en tanto número, y tal la espesura de las lanzas que a los nuestros se oponían, que encabritándose los caballos por no poder pasar adelante obligaron a los caballeros a dar la vuelta, retrocediendo un poco, hasta que con los que habían entrado de refresco pudieron reunirse unos cuarenta o cincuenta, y así, con ayuda de los infantes que iban escudados, se situaron tan cerca de los sarracenos, que con solas las espadas podían herirse unos a otros, de manera que nadie se atrevía a descubrir el brazo, por miedo de que alguna espada, amiga o enemiga, no le hiriese en la mano.
    Entonces fue cuando levantando la voz los cuarenta o cincuenta caballeros que allí había con sus caballos armados, y diciendo: ¡Santa María Madre de nuestro Señor! ¡Vergüenza, caballeros, vergüenza! ¡Adelante, embistámosle! se decidieron a arremeter todos contra los sarracenos.
    Luego que los de Mallorca vieron entrada la ciudad, más de treinta mil de ellos, entre hombres y mujeres, abandonaron sus moradas, saliéndose por las puertas de Barbelet y de Portupí, en dirección a la sierra; de modo que fue tanto el botín que caballeros e infantes veían por do quiera, que ni aún pensaron en perseguir a los que huían. El último que se retiró fue el rey sarraceno. Cuando los demás que se quedaron, vieron por todas partes invadida la ciudad y a tantos caballeros, caballos armados e infantes, corrieron a esconderse como mejor pudieron; mas a muchos no les valió este recurso, pues más de veinte mil murieron en aquella entrada.
    Así fue que al llegar Nos a la puerta de la Almudaina, vimos allí mas de trescientos muertos de los sarracenos que habían querido recogerse en la fortaleza, y que por haberles los suyos cerrado la puerta, se veían alcanzados por los de nuestra hueste , que los acuchillaban allí mismo. Luego que Nos estuvimos al pie de la Almudaina, los de dentro ni siquiera trataron de defenderse, sino que nos enviaron un sarraceno que entendía nuestro latín, para ofrecernos que nos entregarían aquel fuerte, con tal que les diésemos algunos de nuestros hombres para que les guardasen de la muerte.
    Mientras estábamos negociando con los de la Almudaina para que se entregasen, llegaron dos hombres de Tortosa que querían hablar con Nos sobre cosas que, según dijeron, nos interesaban muchísimo. Apartámonos con ellos a un lado, y nos manifestaron: que si queríamos darles alguna gratificación, pondrían en nuestro poder el rey de Mallorca. -¿Cuánto queréis? les dijimos: -Dos mil libras, nos contestaron. –Sobrado es, les replicamos; por que si está dentro de la ciudad, al cabo habrá de caer en nuestras manos. Sin embargo, daríamos de buena gana mil libras, con tal de que pudiésemos cogerle sano y salvo. –Así se hará, nos respondieron-; y dejando en lugar de Nos a uno de los ricoshombres al frente de la Almudaina, con órden de no atacarla hasta que Nos volviésemos, nos fuimos con ellos a buscar al rey sarraceno, después de haber llamado a don Nuño, a quien dimos luego noticias del caso, para que nos acompañase.
    Llegados ambos a la casa donde se hallaba el rey, nos apeamos, entramos armados, y al descubrirle, vimos que estaban delante de él tres de sus soldados con sus azagayas. Cuando nos hallamos en su presencia, se levantó: llevaba una capa blanca, debajo de ella un camisote, y ajustado al cuerpo un juboncillo de seda también blanco. Mandamos entonces a aquellos dos hombres de Tortosa que le dijesen en algarabía, que Nos les dejaríamos allí a dos caballeros con algunos de nuestros hombres para guardarle, y que no tenía ya que temer, porque hallándose en poder nuestro podía contar salva su vida.
    Así lo verificámos, y nos volvimos en seguida a la puerta de la Almudaina, donde habiendo dicho a los que estaban dentro que nos diesen en rehenes y saliesen al muro viejo para ajustar los tratos, convinieron en entregarnos, como lo verificaron, al mismo rey de Mallorca, jóven que tendría a la sazón unos trece años. Abrieron entonces la puerta advirtiéndonos que pusiésemos cuidado en los que entrasen; y Nos confiamos la guarda del tesoro y de las cosas del rey a dos frailes predicadores, dándoles diez de nuestros mejores y más discretos caballeros, para que con sus escuderos les ayudasen a guardar toda la Almudaina, pues anochecía ya, estábamos Nos sumamente fatigado, y queríamos descansar un poco.



    *Historia del Rey de Aragón Don Jaime I, el Conquistador, escrita en lemosín por el mismo monarca. Traducida al castellano y anotada por Mariano Flotals y Antonio de Bofarull. Fragmentos de los capítulos LIII, pág. 80, a LXXX, pág. 123.

  4. #4
    Avatar de Nok
    Nok
    Nok está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 dic, 05
    Mensajes
    157
    Post Thanks / Like

    Re: La conquista de Mallorca

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    No bien empezó a alborear, cuando determinamos oír las misas y recibir el cuerpo de Jesucristo, dando a todos ordenes de armarse de todas las armas que debían llevar en la batalla; y luego después, siendo ya día claro, nos ordenamos al frente de la plaza, en la llanura que había entre ésta y nuestro campamento.
    Acercándonos entonces a los infantes, que se hallaban colocados delante de los caballeros, les dijimos: -¡Adelante, barones; pensad que vais en nombre de nuestro señor Dios!- Más a pesar de que todos oyeron nuestra voz, no se movieron por ello ni infantes ni caballeros. Sorprendiónos en gran manera el ver que así despreciasen nuestras órdenes; y encomendándonos a la Virgen, dijimos: -Madre de Dios nuestro Señor, Nos hemos venido a esta tierra a fin de que en ella se celebrase también el sacrificio de vuestro Hijo; interponed, pues, para él con vuestros ruegos, para que no recibamos aquí ninguna deshonra Nos ni algunos de a los que Nos sirven por amor de Vos y de vuestro amado Hijo-.
    Terminada nuestra oración, gritámosle nuevamente: -Adelante, pues, en nombre de Dios; ¿por qué vaciláis? Y a la tercera vez que les repetimos la misma voz, comenzaron a moverse al paso. Así que hubieron emprendido todos la marcha, caballeros y sirvientes, y estuvieron ya cerca del foso donde se había abierto el paso para entrar en la Ciudad, empezó toda la hueste a exclamar a una voz: ¡Santa María! ¡Santa María! Repitiendo todos durante buen rato y por más de treinta veces el mismo grito, hasta que estuvieron próximos a entrar los caballos armados. Habíanles precedido ya y se hallaban dentro más de quinientos infantes; pero también había acudido a estorbarles el paso el rey de Mallorca con todos los sarracenos de la ciudad, poniendo en tal apuro a los infantes, que a no haber entrado tras ellos los caballos, hubieran perecido sin remedio.
    Según nos contaron después los sarracenos, el primero a quien vieron entrar a caballo fue un caballero vestido de blanco y que llevaba también blanca todas sus armas; por donde estamos en la firme creencia de que aquél debió de ser San Jorge, el cual, nos cuentan las historias, se ha aparecido repetidas veces en otras muchas batallas entre cristianos y sarracenos.
    De los caballeros fue el primero en entrar Juan Martínez de Eslava, que era de nuestra meznada; siguió tras éste En Bernardo de Gurb; en pos del de Gurb entró un caballero que iba con sire Guilleume, y a quien por apodos llamaban Soyrot; y luego, tras estos tres, don Ferrando Pérez de Pina con otros cuyos nombres no recordamos. Baste decir que entraron todos lo más presto que pudieron, y que teníamos en la hueste más de cien caballeros que lo hubieran de buena gana verificado antes que todos, si posible hubiera sido que entraran todos a la vez.
    Presentóse en seguida en rey de Mallorca, llamado Jeque Abohihe, y poniéndose al frente de los suyos montado en un caballo blanco, les gritó: Roddo, que es como si dijéramos: ¡Alto! Había a la sazón como unos veinte o treinta de los nuestros, sin contar a los sirvientes que se hallaban entre ellos, que embrazando sus escudos se habían parado delante de los sarracenos; y éstos a su vez les estaban esperando cubiertos con sus adargas y desnudas las espadas, sin que ni unos ni otros se atreviesen a dar la acometida. Llegaron entonces los primeros de los nuestros que habían entrado con sus caballos armados, y arremetieron contra los enemigos; pero eran éstos en tanto número, y tal la espesura de las lanzas que a los nuestros se oponían, que encabritándose los caballos por no poder pasar adelante obligaron a los caballeros a dar la vuelta, retrocediendo un poco, hasta que con los que habían entrado de refresco pudieron reunirse unos cuarenta o cincuenta, y así, con ayuda de los infantes que iban escudados, se situaron tan cerca de los sarracenos, que con solas las espadas podían herirse unos a otros, de manera que nadie se atrevía a descubrir el brazo, por miedo de que alguna espada, amiga o enemiga, no le hiriese en la mano.
    Entonces fue cuando levantando la voz los cuarenta o cincuenta caballeros que allí había con sus caballos armados, y diciendo: ¡Santa María Madre de nuestro Señor! ¡Vergüenza, caballeros, vergüenza! ¡Adelante, embistámosle! se decidieron a arremeter todos contra los sarracenos.
    Luego que los de Mallorca vieron entrada la ciudad, más de treinta mil de ellos, entre hombres y mujeres, abandonaron sus moradas, saliéndose por las puertas de Barbelet y de Portupí, en dirección a la sierra; de modo que fue tanto el botín que caballeros e infantes veían por do quiera, que ni aún pensaron en perseguir a los que huían. El último que se retiró fue el rey sarraceno. Cuando los demás que se quedaron, vieron por todas partes invadida la ciudad y a tantos caballeros, caballos armados e infantes, corrieron a esconderse como mejor pudieron; mas a muchos no les valió este recurso, pues más de veinte mil murieron en aquella entrada.
    Así fue que al llegar Nos a la puerta de la Almudaina, vimos allí mas de trescientos muertos de los sarracenos que habían querido recogerse en la fortaleza, y que por haberles los suyos cerrado la puerta, se veían alcanzados por los de nuestra hueste , que los acuchillaban allí mismo. Luego que Nos estuvimos al pie de la Almudaina, los de dentro ni siquiera trataron de defenderse, sino que nos enviaron un sarraceno que entendía nuestro latín, para ofrecernos que nos entregarían aquel fuerte, con tal que les diésemos algunos de nuestros hombres para que les guardasen de la muerte.
    Mientras estábamos negociando con los de la Almudaina para que se entregasen, llegaron dos hombres de Tortosa que querían hablar con Nos sobre cosas que, según dijeron, nos interesaban muchísimo. Apartámonos con ellos a un lado, y nos manifestaron: que si queríamos darles alguna gratificación, pondrían en nuestro poder el rey de Mallorca. -¿Cuánto queréis? les dijimos: -Dos mil libras, nos contestaron. –Sobrado es, les replicamos; por que si está dentro de la ciudad, al cabo habrá de caer en nuestras manos. Sin embargo, daríamos de buena gana mil libras, con tal de que pudiésemos cogerle sano y salvo. –Así se hará, nos respondieron-; y dejando en lugar de Nos a uno de los ricoshombres al frente de la Almudaina, con órden de no atacarla hasta que Nos volviésemos, nos fuimos con ellos a buscar al rey sarraceno, después de haber llamado a don Nuño, a quien dimos luego noticias del caso, para que nos acompañase.
    Llegados ambos a la casa donde se hallaba el rey, nos apeamos, entramos armados, y al descubrirle, vimos que estaban delante de él tres de sus soldados con sus azagayas. Cuando nos hallamos en su presencia, se levantó: llevaba una capa blanca, debajo de ella un camisote, y ajustado al cuerpo un juboncillo de seda también blanco. Mandamos entonces a aquellos dos hombres de Tortosa que le dijesen en algarabía, que Nos les dejaríamos allí a dos caballeros con algunos de nuestros hombres para guardarle, y que no tenía ya que temer, porque hallándose en poder nuestro podía contar salva su vida.
    Así lo verificámos, y nos volvimos en seguida a la puerta de la Almudaina, donde habiendo dicho a los que estaban dentro que nos diesen en rehenes y saliesen al muro viejo para ajustar los tratos, convinieron en entregarnos, como lo verificaron, al mismo rey de Mallorca, jóven que tendría a la sazón unos trece años. Abrieron entonces la puerta advirtiéndonos que pusiésemos cuidado en los que entrasen; y Nos confiamos la guarda del tesoro y de las cosas del rey a dos frailes predicadores, dándoles diez de nuestros mejores y más discretos caballeros, para que con sus escuderos les ayudasen a guardar toda la Almudaina, pues anochecía ya, estábamos Nos sumamente fatigado, y queríamos descansar un poco.



    *Historia del Rey de Aragón Don Jaime I, el Conquistador, escrita en lemosín por el mismo monarca. Traducida al castellano y anotada por Mariano Flotals y Antonio de Bofarull. Fragmentos de los capítulos LIII, pág. 80, a LXXX, pág. 123.

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. El liberalismo es pecado
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 35
    Último mensaje: 29/06/2019, 23:30
  2. Hernán Cortés; Conquistador de la Nueva España
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 201
    Último mensaje: 04/04/2019, 20:27
  3. Respuestas: 41
    Último mensaje: 17/01/2017, 18:56
  4. Del Sudoeste Español a la Conquista de los Andes
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 22/11/2009, 00:12

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •