Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 1 de 2 12 ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 20 de 40

Tema: «Paulo VI y la España de Franco» por Mario Caponnetto

  1. #1
    Avatar de Pious
    Pious está en línea Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    1,922
    Post Thanks / Like

    «Paulo VI y la España de Franco» por Mario Caponnetto

    «Paulo VI y la España de Franco» por Mario Caponnetto para «Adelante la Fe».

    __________________________


    La Santa Sede ha anunciado, como es sabido, la canonización del Papa Paulo VI el próximo mes de octubre. Con motivo de este anuncio nos ha parecido oportuno redactar esta nota sobre uno de los aspectos más controvertidos y negativos del Pontificado del Papa Montini.

    ***

    Dicen que cuando el Cardenal Juan Bautista Montini fue elegido Papa el 21 de junio de 1963 uno de los funcionarios del Gobierno del Generalísimo Franco dirigiéndose al entonces Jefe del Estado Español exclamó: Ha ocurrido lo peor para España, el cardenal Montini es el nuevo Papa. A lo que el Caudillo habría replicado: El Cardenal Montini ya no existe; ahora es el Papa Paulo VI y España le guardará el respeto y la filial obediencia que merece.

    La anécdota, que supongo cierta, revela dos cosas: la primera que Franco fue realmente un gobernante católico, hijo fiel de la Iglesia a la que sirvió siempre como corresponde a un Príncipe cristiano; la segunda, que se equivocó redondamente pues el nuevo Papa llevaría adelante una guerra implacable, digna de mejor causa, contra el único Estado católico de Europa hasta lograr, tras la muerte del Caudillo, su total desaparición. Una vez más pudo decirse con propiedad en la historia de España aquello del Cid: ¡Dios, qué buen vassallo! ¡si oviesse buen señor!

    Las conflictivas relaciones de Montini con el régimen surgido tras la Cruzada del 18 de Julio de 1936 reconocen antecedentes lejanos. En su documentada obra La Iglesia y la Guerra Española (1936-1939), Blas Piñar recuerda que Juan Bautista Montini creció en el seno de una familia fuertemente comprometida con la Democracia Cristiana, de reconocida tendencia democratista y antifascista (un antifascismo, me permito acotar, no siempre fundado en las razones más correctas y acordes con la Doctrina Social de la Iglesia). El padre, Jorge, fue diputado por el Partido Popular cuyo fundador y presidente fue el sacerdote italiano Luigi Sturzo quien al llegar al poder Benito Mussolini se exilió en Estados Unidos. Este sacerdote, al igual que el filósofo francés Jacques Maritain, fue un crítico implacable del bando nacional durante la Guerra Española del 1936 a 1939 a la que negaba el carácter de Cruzada que le había sido reconocido por la casi totalidad del Episcopado Español. También un hermano suyo, Ludovico, había sido diputado por la Democracia Cristiana después de la Segunda Guerra en tanto que otro hermano, Francesco, tras emigrar a la Argentina, marchó a España donde se alistó en las Brigadas Internacionales y murió en combate del lado del bando rojo. El joven Juan Bautista, sobre el que gravaba además una fuerte influencia del pensamiento mariteniano, creció por tanto en un ambiente familiar e intelectual fuertemente hostil a Franco y a la Cruzada, hostilidad que llegaba, incluso, a apoyar abiertamente la causa republicana no obstante la feroz persecución religiosa desatada por la República y pese al explícito apoyo de la Santa Sede a la causa nacional[1].

    En su época de Secretario de Estado de Pío XII eran conocidas las vinculaciones de Montini con Palmiro Togliatti, el histórico líder del Partido Comunista italiano, Al parecer, relata Blas Piñar, “tanto a Montini como a Togliatti les gustaba mucho el canto gregoriano”[2]. Durante la gestión de Montini como Secretario de Estado tuvo lugar un hecho escandaloso: el seguimiento y posterior detención por orden de Pío XII de Monseñor Alighiero Tondi, miembro del Partido Comunista que había ingresado al Instituto de los Jesuitas por orden del partido, por ende, un infiltrado, quien se desempeñaba como secretario particular de Monseñor Montini. Este Tondi había sido sorprendido mientras fotocopiaba documentos secretos de la Santa Sede; interrogado, confesó que era agente de la KGB y que enviaba a sus jefes moscovitas documentos robados relacionados con los sacerdotes y obispos que el Papa Pacelli enviaba secretamente a la Unión Soviética a fin de asistir a los fieles católicos y realizar ordenaciones. Gracias a este perverso espionaje (los documentos sustraídos por Tondi llegaban a destino por medio de Togliatti) aquellos sacerdotes y obispos enviados a las URSS fueron descubiertos y asesinados. De esta manera nada menos que el amigo y el secretario de Montini aparecía directamente involucrados en una acción de espionaje que costó la vida de los abnegados enviados secretos del Papa al “paraíso” comunista. Este escándalo tuvo por resultado la destitución de Montini como Secretario de Estado y su traslado a la sede arzobispal de Milán[3].

    Como Arzobispo de Milán, Montini tuvo su primer enfrentamiento público con Franco. Fue a causa de un pedido suyo de clemencia por unos anarquistas condenados a muerte en 1963: un tal Grinau, ejecutado el 20 de abril de 1963, y otros dos, Granados y Salgado, ejecutados el 17 de agosto de ese año. El Caudillo denegó el pedido de clemencia aduciendo, lo que era estrictamente cierto, que se trataba de peligrosos agentes comunistas autores de numerosos crímenes durante la guerra. El historiador José Andrés Gallego, en su libro La época de Franco, refiriéndose a estos hechos escribe: “La petición de gracia del entonces Cardenal Montini para unos anarquistas condenados a muerte anticipó las difíciles relaciones entre Franco y Montini, después que éste fuera elegido Papa”; y añade a continuación esta interesante observación: “La negativa de Franco a renunciar al anacrónico derecho de presentación fue sólo parte del conflicto, en cuyo fondo estaba el contraste entre la Iglesia del Segundo Concilio Vaticano, que Pablo VI había llevado a puerto, y el régimen de Franco”[4].

    Esta última observación resume la clave de todo este asunto. El Concilio Vaticano II, principalmente a través de la Declaración Dignitátis humánæ, sobre la libertad religiosa imprimió un cambio radical en el modo de concebir las relaciones de la Iglesia con los Estados. El Estado Católico (que suponía la tolerancia de los otros cultos en los casos en que ello resultara necesario en orden al bien común) fundado en lo que se conocía como “la unión del Trono y del Altar” y que hasta entonces constituía el ideal del Estado promovido y alentado por el Magisterio (con las consiguientes actualizaciones que los tiempos aconsejaban) fue directamente dejado de lado y sustituido por una nueva concepción, la llamada “libertad religiosa” que consagró, de hecho, el pluralismo indiscriminado de todas las religiones y aún del ateísmo con prescindencia de toda referencia específica de los Estados a reconocer los derechos de la verdadera religión. Pero ocurría que, precisamente, el Estado que Franco había construido tras la victoria del 39 era un Estado explícitamente confesional cuya legislación se conformaba en todo con la doctrina de la Iglesia. En 1953, y tras no pocas y laboriosas negociaciones, España había suscripto con la Santa Sede un Concordato tenido en su tiempo como modelo. Dicho Concordato reconocía en su Preámbulo que su objetivo era regular las relaciones entre la Santa Sede y el Estado Español “en conformidad con la ley de Dios y la tradición de la nación española”. El artículo primero, por su parte, declaraba que la Religión Católica “seguía siendo la única de la Nación española”. Además completaba la restauración de los privilegios del Clero, que habían sido eliminados en una parte en políticas liberales, consagraba la absoluta libertad de la Iglesia respecto de cualquier eventual control o censura de parte del Estado, sostenía el libre ejercicio en todo el territorio español de las actividades de los grupos de Acción Católica, aseguraba la independencia de la Iglesia, garantizaba el aspecto jurídico de la misma y la validez del Matrimonio Canónico. Pero el punto que finalmente resultaría el más cuestionado fue que este Concordato confería al Jefe del Estado el derecho de presentar los Obispos para su designación por parte de Roma. Sin duda, ante los nuevos aires conciliares, todo esto resultaba anacrónico. Paulo VI fue la piqueta encargada de llevar a cabo la destrucción sistemática de este Estado visto como un inadmisible residuo de un pasado definitivamente superado.

    Los primeros conflictos surgieron a raíz del mencionado derecho de presentación de obispos. Paulo VI presionó a Franco forzándolo a que renunciase a este derecho. El Caudillo no cedió alegando entre otras razones precisamente la existencia del Concordato que en ese caso debía ser revisado o reformado. En respuesta a esta negativa, Paulo VI puso en marcha una astuta política de designación de Obispos que, de hecho, representaba una franca violación de los términos del Concordato. Merced a esta política en poco tiempo la configuración del Episcopado Español cambió por completo con la designación de obispos fuertemente comprometidos con el progresismo y el aggiornamento conciliar y francamente desafectos al régimen franquista cuando no decididos opositores; estos obispos se hicieron con el control total de la Iglesia española reduciendo a sus pares de la “vieja guardia” a un grupo minoritario y silenciado.

    Al respecto Blas Piñar relata en su mencionado libro una conversación que Joaquín Ruíz Giménez, al finalizar como embajador de España ante la Santa Sede mantuvo con Paulo VI. El Papa le recomendó al diplomático saliente que fundara en España la Democracia Cristiana a lo que Ruíz Giménez respondió que eso era imposible porque el Episcopado Español apoyaba a Franco con quien simpatizaba. Paulo VI fue muy claro: Usted preocúpese del Partido, porque de los obispos me encargo yo[5]. Vaya si se encargó de los obispos. El mismo Blas Piñar me dijo, en cierta ocasión, que la abolición del Estado Católico en España había sido obra casi exclusiva de los obispos designados por Paulo VI. El cambio radical del Episcopado culminó con la designación del Cardenal Vicente Enrique y Tarancón en la Sede Primada de Toledo en reemplazo del fallecido Cardenal Casimiro Morcillo. Tarancón, enemigo declarado de Franco, iba a ser la pieza clave de Paulo VI en su descabellada guerra contra un Estado católico.

    Las tensiones fueron in crescendo. Obedeciendo a las directivas del Concilio el Estado Español confesionalmente católico se vio obligado a reformar el artículo 6 del Fuero de los Españoles dejando de lado la doctrina tradicional sobre la libertad de cultos en la que dicho artículo se había inspirado[6]. La tensión llegó a un punto máximo en 1975, poco antes de la muerte de Franco: un grupo de cinco terroristas etarras fue condenado a muerte por un Tribunal Militar en El Goloso. Paulo VI, reiterando su gesto de la época de Arzobispo de Milán, pidió el indulto de los condenados los que, pese al pedido papal, fueron ejecutados en septiembre de 1975. A raíz de esta condena se desató una indigna campaña mundial de desprestigio contra el Gobierno español que presentaba a esos terroristas, autores de brutales asesinatos de policías, mujeres y aún niños, como si fueran unos honrados opositores a la “dictadura”. El pedido del Papa, formulado no sólo a través de gestiones diplomáticas sino hecho público ante la multitud reunida en la Plaza de San Pedro durante el rezo del Ángelus, se sumaba, así a esta campaña aumentando enormemente la presión contra el Gobierno. Franco, que había indultado a cuatro de los procesados, ya que en principio eran nueve los sentenciados, respondió que con profunda tristeza se veía obligado a no acceder al pedido del Santo Padre en defensa de una elemental justicia. Pero un hecho más vendría a incrementar las tensiones: en octubre de ese mismo 1975 un policía que había sido afectado a la custodia del Tribunal de El Goloso que condenó a los cinco terroristas fue vilmente asesinado por los compañeros de andanzas de los fusilados. Todo el pueblo español esperaba ansiosamente una condena del Papa a este hecho aberrante. Fue en vano pues la única respuesta de Paulo VI fue el más sepulcral de los silencios[7].

    Pocos meses después de estos episodios Francisco Franco Bahamonde, Caudillo de España, entregaba su alma a Dios. Se iniciaba, de este modo, el oscuro período de la llamada Transición que culminaría con la liquidación total del Estado erigido sobre la limpia Victoria del Primero de Abril de 1939. El mismo Blas Piñar nos cuenta que a la muerte de Franco, según testimonio del Cardenal Tarancón, Paulo VI tuvo palabras de reconocimiento hacia su figura y su obra: “Ha hecho mucho bien a España y ha proporcionado un desarrollo extraordinario y una época de larguísima paz. Franco merece un final glorioso y un recuerdo digno de gratitud”; y al leer el Testamento de Franco, exclamó: “¡Me equivoqué con este hombre!”[8].

    Reconocimiento sin duda valioso que habla bien de Paulo VI. Pero tardío. El mal ya estaba hecho y sus consecuencias duran hasta hoy. Franco se llevó a la tumba el último Estado Católico de Occidente, un Estado fruto de una larga y paciente obra de reconstrucción, levantado sobre la sangre y el sacrificio de miles de héroes y de mártires que regaron con su sangre las tierras de España.

    NOTAS:

    [1] Cf. Blas Piñar, La Iglesia y la Guerra Española (1936-1938), Madrid, 2011, páginas 258 y siguientes.
    [2] Ibídem.
    [3] Ibídem.
    [4] José Andrés Gallego, La época de Franco, Madrid, 1991.
    [5] Cf. Blas Piñar, La Iglesia y…, o. c., página 270.
    [6] Ibídem.
    [7] Ibídem.
    [8] Ibídem.

    https://adelantelafe.com/paulo-vi-y-...ana-de-franco/
    Trifón dio el Víctor.

  2. #2
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado YO, TESTIGO DE CARGO
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    1,744
    Post Thanks / Like

    Re: «Paulo VI y la España de Franco» por Mario Caponnetto

    Pocos meses después de estos episodios Francisco Franco Bahamonde, Caudillo de España, entregaba su alma a Dios. Se iniciaba, de este modo, el oscuro período de la llamada Transición que culminaría con la liquidación total del Estado erigido sobre la limpia Victoria del Primero de Abril de 1939. El mismo Blas Piñar nos cuenta que a la muerte de Franco, según testimonio del Cardenal Tarancón, Paulo VI tuvo palabras de reconocimiento hacia su figura y su obra: “Ha hecho mucho bien a España y ha proporcionado un desarrollo extraordinario y una época de larguísima paz. Franco merece un final glorioso y un recuerdo digno de gratitud”; y al leer el Testamento de Franco, exclamó: “¡Me equivoqué con este hombre!”[8].
    Esto son ganas de armonizar lo que nadie puede creer. Estas alabanzas a Franco por Pablo VI parecen los típicos elogios fúnebres a quien ha muerto y que se prodigan hasta los enemigos. No creo que pueda achacárseles más valor. Que por la simple lectura de un testamento "espiritual" alguien cambie su opinión mantenida durante décadas no es creíble.

    Reconocimiento sin duda valioso que habla bien de Paulo VI. Pero tardío. El mal ya estaba hecho y sus consecuencias duran hasta hoy
    ¿¿Reconocimiento tardío?? Lo que pasa es que autores vaticanosegundistas como Blas Piñar o Luis Suárez hubieran anhelado la concordia entre Pablo VI y Franco y miraban a Pablo VI con muy buenos ojos.
    "...Tras las escuelas liberales vienen las socialistas
    con su teoría de las insurrecciones santas
    y los delitos heroicos...
    el nuevo evangelio del mundo
    lo están escribiendo presidiarios
    ...
    el mundo no tendrá sino lo que se merece
    cuando sea evangelizado por los nuevos apóstoles..."
    Año 1851
    (profecía de J. Donoso Cortés)
    ************************

  3. #3
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,089
    Post Thanks / Like

    Re: «Paulo VI y la España de Franco» por Mario Caponnetto

    ¿Seguro que Blas Piñar era vaticanosecondista? ¿Pero no fue el único que acogió a Lefebvre cuando vino a España y nadie lo quiso recibir, y durante mucho tiempo el único lugar dónde se podía oír la Misa de siempre era en la capilla de Fuerza Nueva, según tengo entendido? De hecho, recuerdo que la revista Fuerza Nueva (mi padre la compraba cada semana) siempre defendía a Lefebvre y de la Hermandad San Pío X.
    ReynoDeGranada y Pious dieron el Víctor.

  4. #4
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado YO, TESTIGO DE CARGO
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    1,744
    Post Thanks / Like

    Re: «Paulo VI y la España de Franco» por Mario Caponnetto

    Vaticanosegundista no es la palabra correcta, es solo una forma de declararlo no anti-conciliar. En esto son difíciles los encasillamientos. Digamos que Blas Piñar no achacaba el descomunal desastre ni a Juan XXIII, Pablo VI y la jerarquía episcopal, sino a una "mala" interpretación progresista del Concilio (de algunos obispos) unida a la subversión comunista mundial. Esa venía a ser también la postura de Franco, de mons. Guerra Campos y de buena parte de la derecha "católica".

    De Pablo VI se quedaban con tales o cuales encíclicas o frases "100% católicas" o con su condena de los "excesos" del Concilio. Pero de apurar consecuencias y culpables por acción u omisión nada de nada. ¿Quiénes eran ellos, pobres católicos de a pie, para criticar nada menos que al Concilio o a Pablo VI?
    DOBLE AGUILA dio el Víctor.
    "...Tras las escuelas liberales vienen las socialistas
    con su teoría de las insurrecciones santas
    y los delitos heroicos...
    el nuevo evangelio del mundo
    lo están escribiendo presidiarios
    ...
    el mundo no tendrá sino lo que se merece
    cuando sea evangelizado por los nuevos apóstoles..."
    Año 1851
    (profecía de J. Donoso Cortés)
    ************************

  5. #5
    DOBLE AGUILA está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 jun, 14
    Mensajes
    1,158
    Post Thanks / Like

    Re: «Paulo VI y la España de Franco» por Mario Caponnetto

    Vaticanosegundista no es la palabra correcta, es solo una forma de declararlo no anti-conciliar. En esto son difíciles los encasillamientos. Digamos que Blas Piñar no achacaba el descomunal desastre ni a Juan XXIII, Pablo VI y la jerarquía episcopal, sino a una "mala" interpretación progresista del Concilio (de algunos obispos) unida a la subversión comunista mundial. Esa venía a ser también la postura de Franco, de mons. Guerra Campos y de buena parte de la derecha "católica".
    O de, sin ir más lejos, el más importante de esa tendencia: el historiador también experto en estos temas Ricardo de la Cierva [1]. Se trata de una posición transigente "per accidens", dentro de una (más o menos) velada crítica.

    [1] "La Hoz y la Cruz", "Las puertas del Infierno" (etc).
    Última edición por DOBLE AGUILA; Hace 4 semanas a las 14:09
    ALACRAN dio el Víctor.

  6. #6
    Avatar de Rodrigo
    Rodrigo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 06
    Mensajes
    2,125
    Post Thanks / Like

    Re: «Paulo VI y la España de Franco» por Mario Caponnetto

    Cita Iniciado por ALACRAN Ver mensaje
    Vaticanosegundista no es la palabra correcta, es solo una forma de declararlo no anti-conciliar. En esto son difíciles los encasillamientos. Digamos que Blas Piñar no achacaba el descomunal desastre ni a Juan XXIII, Pablo VI y la jerarquía episcopal, sino a una "mala" interpretación progresista del Concilio (de algunos obispos) unida a la subversión comunista mundial. Esa venía a ser también la postura de Franco, de mons. Guerra Campos y de buena parte de la derecha "católica".
    No dudo que fuese la postura de Blas Piñar y del Ilmo. Sr. Guerra Campos, pero se me hace difícil ver esa postura en el pragmático y librecultista general Franco. En 1938, en plena Cruzada, manda construir la primera mezquita de España en Ceuta (como si no hubiera bastante sitio en el Rif para satisfacer a los moros). En los años 40 construyen otra en Melilla, para que no se diga. Mientras tanto, el protestantismo campa a sus anchas con un seminario en Madrid y periódicos y propaganda con facilidades en el cupo de papel y en la censura, como denunciaba Melchor Ferrer en un texto que ha transcrito en este foro Martin Ant. Mucho hablar de la conspiración judeomasónica, pero en los años 50 también se instalaban sinagogas en Madrid y Barcelona, con la permisividad total del régimen, que hasta dejaba (o quizá ordenaba) que se hicieran reportajes sobre la comunidad judía en España. Todo ello de manera ilegal, en contra del convenio de 1941 con la Santa Sede y del concordato de 1953, el cual —al igual que el concordato de 1851— se refería a la Religión Católica, Apostólica, Romana como «la única de la nación española».

    Solo año y medio después de la nefasta «Dignitatis humanae» España ya tenía ley de libertad religiosa, y se cambiaba el engorroso artículo 6 del Fuero de los Españoles. ¿Alguien duda que Franco lo estuviese deseando? Había que quedar bien con moros, yankees y judíos; la diplomacia es lo primero.
    Última edición por Rodrigo; Hace 3 semanas a las 19:27
    Militia est vita hominis super terram et sicut dies mercenarii dies ejus. (Job VII,1)

  7. #7
    DOBLE AGUILA está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 jun, 14
    Mensajes
    1,158
    Post Thanks / Like

    Re: «Paulo VI y la España de Franco» por Mario Caponnetto

    No dudo que fuese la postura de Blas Piñar y del Ilmo. Sr. Guerra Campos, pero se me hace difícil ver esa postura en el pragmático y librecultista general Franco. En 1938, en plena Cruzada, manda construir la primera mezquita de España en Ceuta (como si no hubiera bastante sitio en el Rif para satisfacer a los moros). En los años 40 construyen otra en Melilla, para que no se diga.
    Esto sí que es desconocimiento de la historia; porque si Franco permitía a los moros, PUNTA DE LANZA del Ejército Nacional (y esto lo sé yo de primerísima mano) construir dos mezquitas en 1938 en Ceuta y otra 1947 en Melilla inaugurada esta última por el Exmo Tte General Don Jose Enrique Varela Iglesias (CARLISTA), fue en pago y reconocimiento a sus los esfuerzos y sangre derramada por la CAUSA DE ESPAÑA EN LA CRUZADA DE LIBERACIÓN.

    Y con ello no era Franco "librecultista", sino que ponía de manifiesto el concepto de TOLERANCIA DE CULTOS, y no de "libertad religiosa" (que la Iglesia reconoció mucho después). Y esto es así, puesto que a pesar de esas edificaciones, los imanes no podían hacer PROSELITISMO de ninguna clase entre la población española que vivía allí; entre ella, parte de la familia de este que suscribe, la cual vivía por entonces en Larache.

    Y es que el propio Cardenal OTTAVIANI, prefecto del Santo Oficio, con motivo del CVII elevó un documento defendiendo que la TOLERANCIA DE CULTOS, de gran raigambre y acorde con la Doctrina de la Iglesia y de los Papas de la Tradición, se oponía al de Libertad Religiosa, de raíz modernista.

    Ad memoriam rei perpetuam: ¿Tolerancia o Libertad Religiosa?

    . Mientras tanto, el protestantismo campa a sus anchas con un seminario en Madrid y periódicos y propaganda con facilidades en el cupo de papel y en la censura, como denunciaba Melchor Ferrer en un texto que ha transcrito en este foro Martin Ant. Mucho hablar de la conspiración judeomasónica, pero en los años 50 también se instalaban sinagogas en Madrid y Barcelona, con la permisividad total del régimen, que hasta dejaba (o quizá ordenaba) que se hicieran reportajes sobre la comunidad judía en España. Todo ello de manera ilegal, en contra del convenio de 1941 con la Santa Sede y del concordato de 1953, el cual —al igual que el concordato de 1851— se refería a la Religión Católica, Apostólica, Romana como «la única de la nación española».
    Eso es una "frivolité", puesto que los únicos judíos y protestantes que había en España (que se calcula en esa época que eran unas 15000 personas) eran casi todos EXTRANJEROS, y de nuevo volvemos al principio de Tolerancia de Cultos. La catolicidad de España en aquella época era indiscutible, salvo para algunos "iluminados".

    Solo año y medio después de la nefasta «Dignitatis humanae» España ya tenía ley de libertad religiosa, y se cambiaba el engorroso artículo 6 del Fuero de los Españoles. ¿Alguien duda que Franco lo estuviese deseando? Había que quedar bien con moros, yankees y judíos; la diplomacia es lo primero.
    Quizá algunos (que no tienen en mucha estima a Franco) pasen demasiado tiempo imaginando los sentimientos e ideas de Franco; lo que no deja de asombrarme. ¿Que hubiera sido mejor, quemar en Auto de Fe a todos los herejes? ¿IGLESIA NACIONAL Y CISMA CON ROMA? ¿Palmar de Troya?.
    Última edición por DOBLE AGUILA; Hace 3 semanas a las 21:35
    ALACRAN, ReynoDeGranada, Trifón y 1 otros dieron el Víctor.

  8. #8
    Avatar de Rodrigo
    Rodrigo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 06
    Mensajes
    2,125
    Post Thanks / Like

    Re: «Paulo VI y la España de Franco» por Mario Caponnetto

    Cita Iniciado por DOBLE AGUILA Ver mensaje
    Esto sí que es desconocimiento de la historia; porque si Franco permitía a los moros, PUNTA DE LANZA del Ejército Nacional (y esto lo sé yo de primerísima mano) construir dos mezquitas en 1938 en Ceuta y otra 1947 en Melilla inaugurada esta última por el Exmo Tte General Don Jose Enrique Varela Iglesias (CARLISTA), fue en pago y reconocimiento a sus los esfuerzos y sangre derramada por la CAUSA DE ESPAÑA EN LA CRUZADA DE LIBERACIÓN.
    En pago a los esfuerzos y a la sangre derramada no se le da veneno a alguien. Eso es ser muy desagradecido. A menos que uno piense que «todas las religiones pueden salvar», lo cual vendría a ratificar lo dicho acerca del vaticanosegundismo de Franco y los suyos. Y como he sugerido antes, se podría entender que se hicieran mezquitas en el Protectorado, ya que eso al fin y al cabo no era parte de España, pero es inadmisible que se hicieran en nuestras plazas de soberanía.

    Por cierto, Varela fue un gran militar y organizó el Requeté, pero no era estrictamente tradicionalista, sino más bien simpatizante.

    Cita Iniciado por DOBLE AGUILA Ver mensaje
    Y con ello no era Franco "librecultista", sino que ponía de manifiesto el concepto de TOLERANCIA DE CULTOS, y no de "libertad religiosa" (que la Iglesia reconoció mucho después). Y esto es así, puesto que a pesar de esas edificaciones, los imanes no podían hacer PROSELITISMO de ninguna clase entre la población española que vivía allí; entre ella, parte de la familia de este que suscribe, la cual vivía por entonces en Larache.

    Y es que el propio Cardenal OTTAVIANI, prefecto del Santo Oficio, con motivo del CVII elevó un documento defendiendo que la TOLERANCIA DE CULTOS, de gran raigambre y acorde con la Doctrina de la Iglesia y de los Papas de la Tradición, se oponía al de Libertad Religiosa, de raíz modernista.

    Ad memoriam rei perpetuam: ¿Tolerancia o Libertad Religiosa?
    Me parece que confundes la libertad religiosa con la tolerancia de cultos. Solo se puede tolerar lo malo; por tanto, en ningún caso es tolerancia inaugurar mezquitas. Sería tolerancia no derribarlas si hay un temor fundado de que los moros vayan a iniciar una rebelión o algo similar. Y, en cualquier caso, con tolerancia de cultos no hay unidad católica. Unidad católica significa que en España no se practica ninguna otra religión que la católica, ni en público ni en privado. Y de todas formas, esas mezquitas (al igual que otros centros protestantes y judíos) eran públicas, de manera que se estaba incumpliendo no solo el concordato, sino el propio Fuero de los Españoles. Podríamos debatir sobre si es posible la unidad católica sin sanción coercitiva, que es lo que quitaron los liberales en 1820, pero eso daría para mucho.

    Cita Iniciado por DOBLE AGUILA Ver mensaje
    Eso es una "frivolité", puesto que los únicos judíos y protestantes que había en España (que se calcula en esa época que eran unas 15000 personas) eran casi todos EXTRANJEROS, y de nuevo volvemos al principio de Tolerancia de Cultos. La catolicidad de España en aquella época era indiscutible, salvo para algunos "iluminados".
    Lo que es frívolo es quitar importancia al hecho en base al número. Por algo se empieza. Eso es como decir, por ejemplo, que no tiene importancia que con Aznar entrase medio millón de magrebíes en España, porque el millón que entraron con Zapatero «es peor».

    Cita Iniciado por DOBLE AGUILA Ver mensaje
    Quizá algunos (que no tienen en mucha estima a Franco) pasen demasiado tiempo imaginando los sentimientos e ideas de Franco; lo que no deja de asombrarme. ¿Que hubiera sido mejor, quemar en Auto de Fe a todos los herejes? ¿IGLESIA NACIONAL Y CISMA CON ROMA? ¿Palmar de Troya?.
    Entonces supongo que para ti Blas Piñar, que votó en contra de esa ley, era un cismático, ¿no? ¿Y dónde está escrito que España tuviese que renunciar a su unidad católica? Un documento pastoral no es una ley; está sujeto a interpretaciones diversas (el propio documento es ambiguo y dice que deja íntegra la obligatoriedad de todos los individuos y sociedades de abrazar la fe de Cristo). Y en España gobernaba Franco, no Paulo VI.

    Llama la atención que los franquistas estáis siempre quejándoos de lo que tenemos pero os parece genial todo lo que nos ha llevado hasta aquí. No parece muy coherente. Tendría más sentido que como franquistas os declaraseis demócrata-cristianos.
    Última edición por Rodrigo; Hace 3 semanas a las 23:31
    Militia est vita hominis super terram et sicut dies mercenarii dies ejus. (Job VII,1)

  9. #9
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado YO, TESTIGO DE CARGO
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    1,744
    Post Thanks / Like

    Re: «Paulo VI y la España de Franco» por Mario Caponnetto

    Cita Iniciado por Rodrigo Ver mensaje
    No dudo que fuese la postura de Blas Piñar y del Ilmo. Sr. Guerra Campos, pero se me hace difícil ver esa postura en el pragmático y librecultista general Franco. En 1938, en plena Cruzada, manda construir la primera mezquita de España en Ceuta (como si no hubiera bastante sitio en el Rif para satisfacer a los moros). En los años 40 construyen otra en Melilla, para que no se diga. Mientras tanto, el protestantismo campa a sus anchas con un seminario en Madrid y periódicos y propaganda con facilidades en el cupo de papel y en la censura, como denunciaba Melchor Ferrer en un texto que ha transcrito en este foro Martin Ant. Mucho hablar de la conspiración judeomasónica, pero en los años 50 también se instalaban sinagogas en Madrid y Barcelona, con la permisividad total del régimen, que hasta dejaba (o quizá ordenaba) que se hicieran reportajes sobre la comunidad judía en España. Todo ello de manera ilegal, en contra del convenio de 1941 con la Santa Sede y del concordato de 1953, el cual —al igual que el concordato de 1851— se refería a la Religión Católica, Apostólica, Romana como «la única de la nación española».

    Solo año y medio después de la nefasta «Dignitatis humanae» España ya tenía ley de libertad religiosa, y se cambiaba el engorroso artículo 6 del Fuero de los Españoles. ¿Alguien duda que Franco lo estuviese deseando? Había que quedar bien con moros, yankees y judíos; la diplomacia es lo primero.
    Por lo que a Blas Piñar respecta, ya dije en otro hilo que Fuerza Nueva, al menos un año después de morir Franco ya defendía la libertad religiosa total (Punto 1 de sus Estatutos) . Declaración programática del partido Fuerza Nueva en la 'Transición' (1976)

    Es decir, Blas Piñar desde años antes quizá ya la habría asumido como buena o al menos como aceptable.

    Franco, que como político debía anteponer el interés material de los españoles (para el interés espiritual se supone que ya estaban el nuncio y los obispos) no dudo que deseara una amplia tolerancia religiosa que, a cambio le proporcionaría ayuda de los EEUU principalmente. Era mucho el beneficio material con poquísimo coste espiritual, una minucia casi simbólica, que abría muchas puertas.

    En todo caso, si por ello algo fuera mal a nivel católico, se supone que para ello ya estarían al acecho el nuncio, como los 70 obispos españoles como el propio Pío XII para impedirlo o remediarlo... Pero de todos ellos el único que puso el grito en el cielo fue el cardenal Segura, que sería por ello precisamente apartado de su diócesis de Sevilla por el propio Pío XII. Nunca Franco se habría opuesto a un mandato en sentido contrario a la tolerancia religiosa desde Roma o por la mayoría de sus obispos para enmendar el rumbo.

    Solo año y medio después de la nefasta «Dignitatis humanae» España ya tenía ley de libertad religiosa, y se cambiaba el engorroso artículo 6 del Fuero de los Españoles. ¿Alguien duda que Franco lo estuviese deseando? Había que quedar bien con moros, yankees y judíos; la diplomacia es lo primero.
    Esto ya es otro asunto y viene derivado del propio Vaticano. La libertad religiosa es tema de origen y fondo exclusivamente conciliar. Inexistente el Concilio Vaticano II, y por lo que a Franco respecta, España hubiera continuado con aquella tolerancia religiosa de los años 50.
    Última edición por ALACRAN; Hace 3 semanas a las 13:20
    DOBLE AGUILA, Trifón y Pious dieron el Víctor.
    "...Tras las escuelas liberales vienen las socialistas
    con su teoría de las insurrecciones santas
    y los delitos heroicos...
    el nuevo evangelio del mundo
    lo están escribiendo presidiarios
    ...
    el mundo no tendrá sino lo que se merece
    cuando sea evangelizado por los nuevos apóstoles..."
    Año 1851
    (profecía de J. Donoso Cortés)
    ************************

  10. #10
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado YO, TESTIGO DE CARGO
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    1,744
    Post Thanks / Like

    Re: «Paulo VI y la España de Franco» por Mario Caponnetto

    Cita Iniciado por Rodrigo Ver mensaje
    Me parece que confundes la libertad religiosa con la tolerancia de cultos. Solo se puede tolerar lo malo; por tanto, en ningún caso es tolerancia inaugurar mezquitas. Sería tolerancia no derribarlas si hay un temor fundado de que los moros vayan a iniciar una rebelión o algo similar. Y, en cualquier caso, con tolerancia de cultos no hay unidad católica. Unidad católica significa que en España no se practica ninguna otra religión que la católica, ni en público ni en privado. Y de todas formas, esas mezquitas (al igual que otros centros protestantes y judíos) eran públicas, de manera que se estaba incumpliendo no solo el concordato, sino el propio Fuero de los Españoles. Podríamos debatir sobre si es posible la unidad católica sin sanción coercitiva, que es lo que quitaron los liberales en 1820, pero eso daría para mucho.
    Estás partiendo del postulado "unidad católica" que no hace al caso. La unidad católica propiamente dicha finiquitó en España con la Constitución de Cánovas en 1876 que fijó la tolerancia de cultos y ella era la que se trataba de reponer tras la debacle de la II República.

    Así pues no se trataba ya de fijar aquella "unidad católica" sino de aproximarse a la protección oficial del catolicismo. A esto es a lo que se debe atender, a comprobar si el Régimen de Franco era consecuente y cumplía de facto el artículo 6 del Fuero de los Españoles de 1945, que él mismo había fijado:
    Artículo sexto.— La profesión y práctica de la Religión Católica, que es la del Estado Español, gozará de la protección oficial. Nadie será molestado por sus creencias religiosas ni por el ejercicio privado de su culto. No se permitirán otras ceremonias ni manifestaciones externas que las de la religión Católica

    Leyéndolo, no se ve en qué puede afectar a lo ahí dispuesto la inauguración de mezquitas o de capillas protestantes hecha privadamente y sin publicidad.

    Cita Iniciado por Rodrigo Ver mensaje
    Y dónde está escrito que España tuviese que renunciar a su unidad católica? Un documento pastoral no es una ley; está sujeto a interpretaciones diversas (el propio documento es ambiguo y dice que deja íntegra la obligatoriedad de todos los individuos y sociedades de abrazar la fe de Cristo). Y en España gobernaba Franco, no Paulo VI.
    ¿Te estás refiriendo a que la Dignitatis Humanae sería un "documento pastoral " de cumplimiento optativo y no una "ley"? El tema ya se trató en otros hilos y está por demás repetir lo que ya se dijo. :
    Responsabilidades por la pérdida de la unidad católica española
    Última edición por ALACRAN; Hace 3 semanas a las 11:33
    DOBLE AGUILA, raolbo, Trifón y 1 otros dieron el Víctor.
    "...Tras las escuelas liberales vienen las socialistas
    con su teoría de las insurrecciones santas
    y los delitos heroicos...
    el nuevo evangelio del mundo
    lo están escribiendo presidiarios
    ...
    el mundo no tendrá sino lo que se merece
    cuando sea evangelizado por los nuevos apóstoles..."
    Año 1851
    (profecía de J. Donoso Cortés)
    ************************

  11. #11
    DOBLE AGUILA está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 jun, 14
    Mensajes
    1,158
    Post Thanks / Like

    Re: «Paulo VI y la España de Franco» por Mario Caponnetto

    En pago a los esfuerzos y a la sangre derramada no se le da veneno a alguien. Eso es ser muy desagradecido. A menos que uno piense que «todas las religiones pueden salvar», lo cual vendría a ratificar lo dicho acerca del vaticanosegundismo de Franco
    El Vaticano II vendría muchos años después, y los moros de Ceuta Y Melilla ya tenían mezquitas en dichas plazas por aquella época; lo que pidieron fue que se les dejara construir al menos una en condiciones para que cupieran muchos. Si hubiera respondido el Gobierno, que eso era "veneno" entonces si que hubieramos sabido lo que es una revuelta. Volvemos por tanto, al tema de la Tolerancia de Cultos.

    Por cierto, Varela fue un gran militar y organizó el Requeté, pero no era estrictamente tradicionalista, sino más bien simpatizante.
    No repartamos carnets de tradicionalista desde la comodidad de nuestro sillón del S. XXI. El que redactó las Ordenanzas del Requeté era lo que era: filosóficamente tradicionalista; no contentos con elucubrar sobre las interioridades de Franco, ahora resulta que también lo hacemos con las de Varela.

    Y, en cualquier caso, con tolerancia de cultos no hay unidad católica. Unidad católica significa que en España no se practica ninguna otra religión que la católica, ni en público ni en privado.
    Esta afirmación que haces, de hecho no tiene nada que ver con el Derecho Público eclesiástico, ni con lo que afirma el Cardenal Ottaviani sobre Unidad Católica de los estados. Si "no se practica ninguna otra religión que la católica ni en público ni en privado" ¿Donde queda el secular Principio de Tolerancia religiosa? sería entonces un principio innecesario o superfluo (contradictio in terminis). Lo que se está aquí tratando, es el derecho de unos extranjeros a profesar privadamente su fe (aunque no sea la verdadera) en un país católico.

    . Y de todas formas, esas mezquitas (al igual que otros centros protestantes y judíos) eran públicas, de manera que se estaba incumpliendo no solo el concordato, sino el propio Fuero de los Españoles. Podríamos debatir sobre si es posible la unidad católica sin sanción coercitiva, que es lo que quitaron los liberales en 1820, pero eso daría para mucho.
    Por otra parte, esos centros protestantes y judíos difícilmente podían ser públicos, si eran todas de titularidad privada; ni siquiera tenían forma de iglesia (eran bajos de edificios) y no tenían letrero ni señalización. Por lo que quien fuera allí tenía que tener claro que eso era una capilla protestante con anterioridad. No podía incumplir el Concordato, puesto que obedecía nuevamente al principio de Tolerancia de Cultos.

    Lo que es frívolo es quitar importancia al hecho en base al número. Por algo se empieza. Eso es como decir, por ejemplo, que no tiene importancia que con Aznar entrase medio millón de magrebíes en España, porque el millón que entraron con Zapatero «es peor».
    Esto si que me parece un comentario extemporáneo.

    Entonces supongo que para ti Blas Piñar, que votó en contra de esa ley, era un cismático, ¿no? ¿Y dónde está escrito que España tuviese que renunciar a su unidad católica?.
    Pues no, cismático Blas Piñar por votar negativamente no. Blas Piñar votó no, y luego tuvo que poner el principio de "libertad religiosa" en los Estatutos de Fuerza Nueva, como el otro día recordó Alacrán. Exactamente igual que Lefebvre, como padre conciliar, tuvo que estampillar su firma en todas las Constituciones del Concilio; o Don Javier de Borbón Parma aceptaba en sus comunicados el principio nada menos que de "libertad de conciencia" y no sólo de "cultos", que ya implica la aceptación de los partidos políticos. Y es que el Gobierno Español tuvo que "pasar por el aro" como todo el mundo; y aún así, el Estado seguía siendo confesional.

    Un documento pastoral no es una ley; está sujeto a interpretaciones diversas (el propio documento es ambiguo y dice que deja íntegra la obligatoriedad de todos los individuos y sociedades de abrazar la fe de Cristo). Y en España gobernaba Franco, no Paulo VI.
    En principio, las conclusiones de un Concilio de la Iglesia Católica tienen, por propia definición, rango de ley y son de obligado cumplimiento por todos los católicos; no es como una simple directiva pastoral de un obispo. Otra cuestión es que esté DEFINIDO como Concilio "pastoral" y no dogmático (ya que entendió que los dogmas estában ya todos establecidos) por lo tanto todo aquello relativo al dogma en los textos del Concilio que se aparte de la Tradición puede ser, en consecuencia, discutido legítimamente.

    Llama la atención que los franquistas estáis siempre quejándoos de lo que tenemos pero os parece genial todo lo que nos ha llevado hasta aquí. No parece muy coherente. Tendría más sentido que como franquistas os declaraseis demócrata-cristianos.
    Antes de recomendar a los demás la democracia cristiana, seamos coherentes y examinemos si en efecto somos intachables católicos en nuestra vida diaria. Si vamos dando lecciones de ortodoxia a otros, debemos empezar a aplicarnoslas a nosotros mismos en conciencia; porque, tal y como se nos enseña en el Sermón de la Montaña:

    "No juzguéis, y no seréis juzgados, porque con la misma vara con la que midiéreis seréis medidos. ¿Y por qué miras la paja en el ojo de tu hermano, y no adviertes la viga de tu propio ojo? ¿O cómo dirás a tu hermano: Déjame sacar la paja de tu ojo, y he aquí la viga en el ojo tuyo?. ¡Hipócrita!, saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano". Mt [7:1-5].
    Última edición por DOBLE AGUILA; Hace 3 semanas a las 19:22
    ALACRAN, ReynoDeGranada, Trifón y 1 otros dieron el Víctor.

  12. #12
    Avatar de Rodrigo
    Rodrigo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 06
    Mensajes
    2,125
    Post Thanks / Like

    Re: «Paulo VI y la España de Franco» por Mario Caponnetto

    ¿Os dais cuenta de que todos los argumentos que usáis para defender a Franco y a su régimen valdrían para defender a Suárez, Aznar y Rajoy? Es que los obispos no eran suficientemente contundentes para que quitasen el divorcio, el aborto, la pornografía, los anticonceptivos, la manipulación de embriones, el "matrimonio" sodomita... Es que la Iglesia está en crisis y por tanto hay que hacer caso al sector progre de los obispos. Es que hay que quedar bien con nuestros aliados internacionales. Es que los moros se habían portado bien en la guerra y por eso había que hacerles mezquitas bien grandes y públicas en España; es que los moros han trabajado y cotizado y por eso tienen derecho a vivir en España, a que no se les de religión católica a sus hijos y a que se quiten los cruficijos de escuelas y hospitales.

    En fin, mañana podrá decirse lo mismo de la ideología de género y de Dios sabe qué aberraciones irán inventando los "progresistas". Desde 1812 estamos con la misma cantinela. No aprendemos. Como dijo Balmes, los conservadores lo único que conservan es la Revolución (y conste que llamar conservador al régimen de Franco, que a sí mismo se llamaba "revolucionario", es ser benévolo).
    Última edición por Rodrigo; Hace 3 semanas a las 16:55
    Militia est vita hominis super terram et sicut dies mercenarii dies ejus. (Job VII,1)

  13. #13
    Avatar de Rodrigo
    Rodrigo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 06
    Mensajes
    2,125
    Post Thanks / Like

    Re: «Paulo VI y la España de Franco» por Mario Caponnetto

    La historia como digo es antigua. El problema no nace con el Concilio Vaticano II, aunque eso fuese la hecatombe. En 1801 la Santa Sede firma un concordato con Napoleón; en 1851 hace lo mismo con la "monarquía" isabelina (a lo que se opusieron carlistas como Fray Magín Ferrer); en 1890 el cardenal Lavigerie dice que la república parlamentaria en Francia no es incompatible en sí misma con los principios cristianos; en 1901 León XIII habla de una «democracia cristiana» (términos hasta entonces antitéticos); en 1906 Pío X dice que los tradicionalistas españoles tienen que dejar de atacar a los conservadores; en 1926 Pío XI condena la Acción Francesa; en 1929 el mismo Papa reconoce el estado italiano... Y así podemos seguir hasta hoy, que tenemos un papa que dice que lo que le gusta son los estados laicos (esto es, ateos).

    Qué tiempos los de Carlos V y Felipe II, que, al tiempo que defendían y propagaban la fe, no dejaban que Roma hiciera política contra los intereses de España, y así se lo hacían saber al Sumo Pontífice, incluso con alguna que otra "visita" si hacía falta.
    Última edición por Rodrigo; Hace 3 semanas a las 17:06
    Militia est vita hominis super terram et sicut dies mercenarii dies ejus. (Job VII,1)

  14. #14
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Mi casa, territorio del Estado Carlista de España.
    Mensajes
    9,425
    Post Thanks / Like

    Re: «Paulo VI y la España de Franco» por Mario Caponnetto

    Cita Iniciado por Rodrigo Ver mensaje
    en 1906 Pío X dice que los tradicionalistas españoles tienen que dejar de atacar a los conservadores;

    1.- Cuestión religiosa.- Declaración colectiva del Episcopado español.

    "Aunque colocada la Iglesia en un plano superior a todos los partidos políticos y ajena a sus luchas y pasiones, no pueden sus maestros y pastores sustraerse a la obligación de enseñar las leyes morales que regulan el ejercicio de de los derechos políticos en sus derivaciones religiosas y la común felicidad y el progreso y la grandeza de nuestra amada patria.

    De ahí la reciente <<declaración>> del Episcopado, que con fraternal solicitud recuerda a los católicos el áureo documento Inter catholicos Hispaniae del inmortal Pontífice Pío X, en que se condena la apatía, la ociosidad y el abandono de los deberes sociales por muchos de aquéllos y se les exhorta a trabajar con denuedo para llevar a las Corporaciones administrativas y políticas del reino las personas más dignas y que mejor miren los altos intereses de la Religión y de la Patria en el ejercicio de su cargo.

    Y es ocioso advertir que, ante la inmensa autoridad del documento y de su elevado origen, sólo es dado a la Comunión Tradicionalista, cuyo primer lema es <<Dios>>, hacer este comentario: <<Cúmplase>>.


    Fraternidad Vasco-Histórica (Euskal-Kondairatar Anaitasuna) Capítulo XIII. Pág., 66. Publicado en Bilbao en 1919. Por:

    Teodoro de ARANA y BELÁUSTEGUI.

    -Conde de Arana.
    -Exdiputado a Cortes.
    -Exsenador del Reino.
    -Caballero Gran Cruz de San Silvestre.
    -Jefe de la Comunión Tradicionalista de Vizcaya.


    La gran pregunta hoy es esta: ¿ante la situación de España y los gravísimos acontecimientos que ella se están produciendo, los responsables de la Tradición Carlista están haciendo lo que se ordena en la epístola Inter catholicos Hispaniae o no? porque igual hay un problema ahí y por tal razón en vez de alumbrar una esperanza para España sólo hay cenas y misas.


    PIUS PP. X

    EPISTOLA

    QUA PIUS PP. X MONET HISPANOS DE OFFICIO ADEUNDI
    COMITIA PRO REI PUBLICAE ADMINISTRATORIBUS ELIGENDIS*

    VENERABILI FRATRI VICTORIANO
    EPISCOPO MATRITENSIUM
    VALENTINORUM ARCHIEPISCOPO PRAECONIZATO - MATRITUM



    Venerabilis Frater, salutem et Apostolicam benedictionem.

    Inter catholicos Hispaniae concertationes quasdam novimus esse ortas, quae veteres partium discordias haud parum, postremis hisce mensibus, acuerunt. Concertationum autem occasio studiose quaesita est ex binis scriptionibus, quae in commentario Razón y Fe prodierunt de officio catholicorum adeundi comitia ad eligendos qui publicam rem administrent deque ratione in competentium electionibus habenda.

    Equidem scriptiones hasce cognosci ambas voluimus, nihilque in illis occurrit, quod non a plerisque nunc de re morum doctoribus tradatur, Ecclesia non damnante nec contradicente. Nulla igitur subest ratio cur animi adeo exardescant: quamobrem optamus ac volumus ut orti dissensus diuque nimium nutriti penitus tollantur. — Quod profecto eo vel magis desideramus, quod, si alias unquam, nunc certe maxima opus est catholicorum concordia.

    Meminerint omnes, periclitante religione aut republica, nemini licere esse otioso. Iamvero qui rem seu sacram seu civilem evertere nituntur eo maxime spectant ut, si detur, capessant rem publicam legibusque ferendis designentur. Catholicos idcirco periculum omni industria cavere oportet : atque ideo, partium studiis depositis, pro incolumitate religionis et patriae operari strenue ; illud praecipue adnitendo ut tum civitatum, tum regni comitia, illi adeant, qui attentis electionis uniuscuiusque adiunctis necnon temporum locorumque circumstantiis, prout in memorati commentarii scriptionibus probe consulitur, religionis ac patriae utilitatibus in publica re gerenda prospecturi melius videantur.

    Haec te, Venerabilia Frater, haec ceteros Hispaniae Episcopos monere populum atque hortari cupimus atque eiusmodi inter catholicos concertationes in posterum cohibere prudenter.

    Auspicem vero divinorum munerum Nostraeque benevolentiae testem, Apostolicam benedictionem universis amantissime impertimus.

    Datum Romae apud S. Petrum, die XX Februarii anno MCMVI, Pontificatus Nostri tertio.



    PIUS PP. X

    *AAS, vol. XXXIX (1906), p. 75-76.



    https://w2.vatican.va/content/pius-x...atholicos.html
    DOBLE AGUILA dio el Víctor.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  15. #15
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado YO, TESTIGO DE CARGO
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    1,744
    Post Thanks / Like

    Re: «Paulo VI y la España de Franco» por Mario Caponnetto

    Cita Iniciado por Rodrigo Ver mensaje
    ¿Os dais cuenta de que todos los argumentos que usáis para defender a Franco y a su régimen valdrían para defender a Suárez, Aznar y Rajoy? Es que los obispos no eran suficientemente contundentes para que quitasen el divorcio, el aborto, la pornografía, los anticonceptivos, la manipulación de embriones, el "matrimonio" sodomita...
    Hombre, yo veo una diferencia elemental entre Franco y los demócratas Suarez, Aznar y Rajoy. La que va a que entre ellos media un Concilio que trastocó todo el orden católico anterior

    En el régimen de Franco todas las leyes no podían sino ser 100% católicas, pues se basaban en la Ley de Principios del Movimiento Nacional (1958) basadas a su vez en las tesis políticas del Magisterio de la Iglesia:
    "La Nación española considera como timbre de honor el acatamiento a la Ley de Dios, según la doctrina de la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana, única verdadera y fe inseparable de la conciencia nacional, que inspirará su legislación."

    Con ese postulado era imposible que fueran legalizados el divorcio, el aborto, la pornografía, los anticonceptivos etc.

    Entonces la pregunta es ¿qué pasó para que la ley de Principios del Movimiento Nacional se derogara? ¿Quién o quiénes fueron los culpables? Franco no desde luego.
    Cronológicamente habría que preguntárselo en primer lugar a Pablo VI al Concilio y obispos que, ya en vida de Franco, exigían la separación de la Iglesia y el Estado; la justa autonomía de lo temporal; los derechos humanos, los sagrados derechos de la conciencia, los gobiernos democráticos etc. Coctel o batiburrillo anticatólico que a medio o largo plazo es y era obvio que generara leyes anticristianas.

    Pero mezclar ese carácter decidamente anticatólico con que si Franco permitía x capillas protestantes me parece ya demasiado.
    DOBLE AGUILA, Trifón y Pious dieron el Víctor.
    "...Tras las escuelas liberales vienen las socialistas
    con su teoría de las insurrecciones santas
    y los delitos heroicos...
    el nuevo evangelio del mundo
    lo están escribiendo presidiarios
    ...
    el mundo no tendrá sino lo que se merece
    cuando sea evangelizado por los nuevos apóstoles..."
    Año 1851
    (profecía de J. Donoso Cortés)
    ************************

  16. #16
    Avatar de Rodrigo
    Rodrigo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 06
    Mensajes
    2,125
    Post Thanks / Like

    Re: «Paulo VI y la España de Franco» por Mario Caponnetto

    Cita Iniciado por ALACRAN Ver mensaje
    Pero mezclar ese carácter decidamente anticatólico con que si Franco permitía x capillas protestantes me parece ya demasiado.
    Pues a mí me parece que ambas cosas van estrechamente ligadas. Si no hubiera habido una sola capilla protestante en España (como no hay una sola capilla cristiana en Arabia Saudí y no les pasa nada, hasta se llevan bien con los yankees) y el catolicismo hubiese seguido siendo la única religión de todos los españoles, como lo era hasta 1869, no habría habido nunca necesidad de una ley de "libertad religiosa", porque no habría habido nadie al que conceder esa libertad. Y sin libertad religiosa no habría habido razón para que las leyes no se ajustasen a la religión de los españoles.

    Los que no os parece grave la tolerancia religiosa en la España de Franco anterior al Concilio Vaticano II, deberíais leeros lo que decían los obispos españoles (cuando eran leales a la doctrina, como Dios manda) sobre el artículo 11, supuestamente inocuo (con la mentalidad de hoy), de la Constitución liberal de 1876. Por ejemplo, el cardenal arzobispo de Toledo, primado de las Españas, escribía a Alfonso XII diciéndole que ese artículo pretendía «propagar la horrible lepra del indiferentismo, de la herejía y de la impiedad» y «descatolizar al pueblo español».​ Otros prelados manifestaron asimismo que el pueblo español acabaría despreciando las leyes de Dios y de la Iglesia, sin respetar los principios sociales, incluso el de la autoridad, porque la tolerancia de cultos engendraría la indiferencia, la indiferencia la irreligión, y la irreligión la anarquía (recomiendo la lectura de los escritos en este enlace, no tiene desperdicio). Mira por dónde es exactamente eso lo que ha pasado; 100 % profético.
    Última edición por Rodrigo; Hace 3 semanas a las 11:55
    Militia est vita hominis super terram et sicut dies mercenarii dies ejus. (Job VII,1)

  17. #17
    DOBLE AGUILA está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 jun, 14
    Mensajes
    1,158
    Post Thanks / Like

    Re: «Paulo VI y la España de Franco» por Mario Caponnetto

    ¿Os dais cuenta de que todos los argumentos que usáis para defender a Franco y a su régimen valdrían para defender a Suárez, Aznar y Rajoy? Es que los obispos no eran suficientemente contundentes para que quitasen el divorcio, el aborto, la pornografía, los anticonceptivos, la manipulación de embriones, el "matrimonio" sodomita... Es que la Iglesia está en crisis y por tanto hay que hacer caso al sector progre de los obispos. Es que hay que quedar bien con nuestros aliados internacionales.
    Pero es que da la casualidad, de que con Franco ni había divorcio, ni aborto, ni pornografía ni anticonceptivos ni matrimonio homosexual ni nada que NO ACEPTARA LA IGLESIA porque se trataba de un Estado Confesional. La España de Suárez, de González, de Aznar, de Zapatero, de Rajoy, y de Sánchez ya no es sino un Estado Aconfesional (que en la práctica procede como un Estado laico). Y esto es así no sólo por culpa de los políicos españoles, sino por responsabilidad DIRECTA de la Iglesia que NO ACEPTA el Estado Confesional desde Pablo VI.

    Es decir; que si quisieramos (es un suponer, una fantasía sin fundamento) montar un Estado Confesional hoy en día, en primer lugar nos avisarían de que no es en absoluto posible, pues contraviene la posición políica de la Santa Sede. Después, si siguieramos por el mismo camino, tendríamos un conflicto diplomático; si aún así insistiéramos, nos retirarían el Nuncio Apostólico y darían ORDEN EXPRESA a todo el clero regular y secular que BAJO NINGUNA CIRCUNSTACIA colaboraran con dicho Estado so pena; primero de suspensión "a divinis" para los sacerdotes, y después probablemente de excomunión para todo católico que persistiere en el empeño. Es decir, un riesgo de CISMA en toda regla. ¿Y Palmar de Troya al canto entonces?. Las decisiones de los Papas en materia de disciplina eclesiastica operan "ipso facto" y por tanto, no cabe recurso contra ellas.

    También ES JUSTO RECORDAR, que El Régimen de Franco NO SE PLEGÓ a todos los dictados del Vaticano en materias ajenas a su jurisdicción. Por ejemplo con motivo de los fusilamientos del PROCESO DE BURGOS (que a poco y le cuestan la excomunión a Franco, que fue advertido de ello y siguió adelante), las presiones de la Conferencia Episcopal con Tarancón al frente para que se aceptase el cambio de Régimen Democrático-parlamentario en aplicación directa del Concilio; o sin ir más lejos, el cierre de instalaciones parroquiales en el País Vasco y de otros sitios, que servían de refugio a grupos abertzales o rojo-separatistas. Esto por no hablar de conflictos diplomáticos gravísimos con la Santa Sede, como el caso de Monseñor Añoveros, el de Monseñor Cirarda (etc).

    Qué tiempos los de Carlos V y Felipe II, que, al tiempo que defendían y propagaban la fe, no dejaban que Roma hiciera política contra los intereses de España, y así se lo hacían saber al Sumo Pontífice, incluso con alguna que otra "visita" si hacía falta.
    Esto no tiene nada que ver; en el siglo XVI la Santa Sede era un Estado en el centro de Italia, con territorio propio (Patrimonio de San Pedro) que ocupaba más de la mitad de la península añadiendo una serie de "satélites" y cuya POLÍTICA italiana no tenía por qué ser favorable a España, puesto que seguía sus propios intereses como Estado reconocido e independiente.

    Y a pesar de esas "visitas" de las que hablas, los reyes de España JAMÁS OSARON discutirle la autoridad al Papa en materia religiosa, ni siquiera estando en guerra contra los Estados Vaticanos por causas territoriales; ni aun costándole la excomunión a Felipe II (luego revocada por otro Papa). No se pueden mezclar churras con merinas.

    Porque una cosa es LA POLÍTICA y otra LA RELIGIÓN: "Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios" Mt [22, 15-21]
    Última edición por DOBLE AGUILA; Hace 3 semanas a las 00:34
    ALACRAN, ReynoDeGranada, Trifón y 1 otros dieron el Víctor.

  18. #18
    DOBLE AGUILA está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 jun, 14
    Mensajes
    1,158
    Post Thanks / Like

    Re: «Paulo VI y la España de Franco» por Mario Caponnetto

    Pues a mí me parece que ambas cosas van estrechamente ligadas. Si no hubiera habido una sola capilla protestante en España (como no hay una sola capilla cristiana en Arabia Saudí y no les pasa nada, hasta se llevan bien con los yankees) y el catolicismo hubiese seguido siendo la única religión de todos los españoles, COMO LO ERA HASTA 1869, no habría habido nunca necesidad de una ley de "libertad religiosa", porque no habría habido nadie al que conceder esa libertad. Y sin libertad religiosa no habría habido razón para que las leyes no se ajustasen a la religión de los españoles.
    Madre mía que cosas hay que leer. Menudas digresiones y fantasías. En 1869 España estaba llena hasta arriba de masones en todas las altas jerarquías del Estado (aún bastante más que hoy en día); entre el pueblo llano, el liberalismo y el CANTONALISMO separatista hacían verdaderos estragos (ya eran mayoría DE HECHO). Buena parte del Clero ya estaba INFECTADO de modernismo y de ilustración como se vió en el Concilio Vaticano I (bueno, ya se había comprobado en tiempos de la República francesa con los "curas juramentados"). En 1870 el Papa Pío IX estaba PRISIONERO señores, PRI-SIO-NE-RO en el Castel Sant´Angelo.

    ¿Pero cómo se pueden decir cosas así?. En 1868 estalló LA REVOLUCIÓN "GLORIOSA"; es decir, el aquelarre liberal-masónico. Hacía muchísimo tiempo que España había cambiado.


    Pero, la culpa de la QUIEBRA de la Unidad Católica de España parece ser que LA TIENE EL RÉGIMEN DE FRANCO; que permitió que los herejes residentes en España se reunieran en cuatro bajos comerciales y que edificó dos mezquitas (una en Ceuta y ora en Melilla) para los moros del glorioso Cuerpo de Regulares. Y es que aquí todo se arregla poniendo a un afiliado de la actual Comunión Tradicionalista como Papa por lo visto.............inefable. Se ve que vivimos todavía en la Alta Edad Media y todo es posible.

    Que vuelva también el Papa Luna a Peñíscola.......
    Última edición por DOBLE AGUILA; Hace 3 semanas a las 00:46

  19. #19
    Avatar de Rodrigo
    Rodrigo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 06
    Mensajes
    2,125
    Post Thanks / Like

    Re: «Paulo VI y la España de Franco» por Mario Caponnetto

    Para tonterías las tuyas; pero no pasa nada, ya estoy acostumbrados a tus faltas de respeto, salidas de tono e ignorancia supina. Se hace absurdo el debate porque no das una. No respondes con argumentos, como hace normalmente ALACRAN, sino con exabruptos, y así no se puede.

    ¿Pero cómo se pueden decir cosas así?. En 1868 estalló LA REVOLUCIÓN "GLORIOSA"; es decir, el aquelarre liberal-masónico. Hacía muchísimo tiempo que España había cambiado.

    La típica respuesta del conservador, que viene a corroborar toda mi tesis sobre el franquismo como mero conservadurismo. Es que como España ha cambiado, «no se puede hacer nada». Ni Rajoy lo hubiera expresado mejor. Los izquierdistas, en cambio, sí que se esfuerzan cada día, con notable éxito, por cambiar España y hacernos volver al pasado. Sí, al pasado del paganismo y la barbarie.

    Y por si a alguien le ha colado: el Vaticano no solo no tenía jurisdicción para impedir el fusilamiento de etarras, sino que no la tenía para dictar ley alguna en España.

    Por mucho que os empeñéis, la libertad religiosa la puso Franco, no Pablo VI. Y esa libertad religiosa ya se venía ejerciendo de facto en contra de la doctrina de la Iglesia y de la tradición española que nos legaron los ínclitos Reyes Católicos. Esa es la realidad histórica que nunca podréis cambiar, por mucho que idolatréis a Franco y su régimen caudillista/chaquetero. Yo también tenía una buena impresión del régimen hasta que supe la realidad. Esta era la "idílica" España franquista de los años 60 (atención a partir del minuto 5:48) antes de que se promulgase la "Dignitatis Humanae" y otros documentos nefastos. Pero no hay peor ciego que el que no quiere ver.

    Y por cierto, los tarados de la secta palmariana son franquistas, como tú, así que no sé a qué viene sacar tanto a colación a ese grupúsculo.
    Última edición por Rodrigo; Hace 3 semanas a las 17:48
    Militia est vita hominis super terram et sicut dies mercenarii dies ejus. (Job VII,1)

  20. #20
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado YO, TESTIGO DE CARGO
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    1,744
    Post Thanks / Like

    Re: «Paulo VI y la España de Franco» por Mario Caponnetto

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Cita Iniciado por Rodrigo Ver mensaje
    Pues a mí me parece que ambas cosas van estrechamente ligadas. Si no hubiera habido una sola capilla protestante en España (como no hay una sola capilla cristiana en Arabia Saudí y no les pasa nada, hasta se llevan bien con los yankees) y el catolicismo hubiese seguido siendo la única religión de todos los españoles, como lo era hasta 1869, no habría habido nunca necesidad de una ley de "libertad religiosa", porque no habría habido nadie al que conceder esa libertad. Y sin libertad religiosa no habría habido razón para que las leyes no se ajustasen a la religión de los españoles..
    Desconozco la historia de Arabia Saudi, pero la de España muchísimo antes de 1869 ya estaba revuelta a nivel político y religioso, y no se puede decir alegremente que era la única religión de todos los españoles, pues un amplísimo porcentaje sobre todo en las ciudades era ya progresista, liberal, socialista etc y en definitiva acatólico o anticatólico.

    No era agradable ni muchísimo menos el panorama para los católicos y ya alguna Constitución anterior (1837) plasmó la libertad de cultos que coincidía con el bando liberal en el poder. Eso en teoría, porque de facto era peor y las órdenes religiosas estuvieron prohibidas durante el reinado de Isabel II.
    Así que no hagamos utópico el periodo anterior a 1869.

    Los que no os parece grave la tolerancia religiosa en la España de Franco anterior al Concilio Vaticano II, deberíais leeros lo que decían los obispos españoles (cuando eran leales a la doctrina, como Dios manda) sobre el artículo 11, supuestamente inocuo (con la mentalidad de hoy), de la Constitución liberal de 1876. Por ejemplo, el cardenal arzobispo de Toledo, primado de las Españas, escribía a Alfonso XII diciéndole que ese artículo pretendía «propagar la horrible lepra del indiferentismo, de la herejía y de la impiedad» y «descatolizar al pueblo español».​ Otros prelados manifestaron asimismo que el pueblo español acabaría despreciando las leyes de Dios y de la Iglesia, sin respetar los principios sociales, incluso el de la autoridad, porque la tolerancia de cultos engendraría la indiferencia, la indiferencia la irreligión, y la irreligión la anarquía (recomiendo la lectura de los escritos en este enlace, no tiene desperdicio). Mira por dónde es exactamente eso lo que ha pasado; 100 % profético.
    En primer lugar, es que la Constitución de 1876 fue el compromiso para zanjar la polémica con el bando come-curas del sexenio progresista, que no contentó ni a un bando ni a otro de aquella España. Así que es normal que los obispos la criticaran. Ahora, que hubiera que haber seguido plasmando la unidad católica? Vale, pero a prepararse entonces para el martirio y el incendio de catedrales como hasta entonces.

    Pero repito que a lo que voy es que aquella España no era idílica desde antes de 1876. No era algo tan sencillo como en la Arabia analfabeta, camellera y datilera.

    Y ya que traes las profecías clericales derivadas de la aprobación de la Constitución de 1876, yo te puedo traer otra acorde con la época "sagrada", nada menos que escrita en 1766 lamentándose de aquella España gobernada por el legitimísimo rey de las Españas D. Carlos III, abuelete "come-jesuitas" de vuestro Carlos V. Escrita por el obispo de Cuenca mons. Carvajal y Lancaster quejándose de "España perdida sin remedio, saqueada, ultrajada, atropellada, corriendo las más execrables blasfemias".

    " En fin España murió , si Dios no hace un milagro i y cómo podremos esperarlo , si es su „ espada justiciera quien descarga el golpe mortal ? Harto despacio ha caído , gracias a nuestra Soberana Patrona, que la ha detenido tanto, esperando nuestra enmienda pero como esta no llega , que es el unico remedio , nj puede llegar , mientras duran las tinieblas , que no dejan ,, ver el pecado que la causa , no hai remedio. Los que es„ tamos, como los Istaelitas, de la parte de afuera, vemos claramente , que es la persecucion de la Iglesia, saqueada en sus bienes, ultrajada en sus Ministros, y atropellada en su inmunidad pero en la Corte nada se vé, porque falta „ la luz, y sin ella corren impunes en Gacetas, y Mercurios, 3i que pueden leer los mas rusticos las blasfemias mas execrables, que vomita el abismo por los enemigos de la „ Santa Iglesia , sin perdonar á su Cabeza visible , no solo „ la viva , sino la que vive y reyna en la Patria celestial; y „ aunque el santo Tribunal ha puesto el remedio que debe en una de estas piezas, han pasado otras, en que lo hubiera egecutado tambien , si las hubieran delatado; pero lo mas lastimoso es, que no les faltan patronos en nuestro „ Católico Reyno , que ha sido siempre el hijo primogenito de la Iglesia , y el que se ha distinguido sobre todos en la sumision y respeto á su cabeza. ...

    https://books.google.es/books?prints...page&q&f=false

    Esto también es 100% profético pero lo más gracioso es que ya pasaba con los reyes legitimísimos y santísimos. Así que no partamos de 1869 para achacar males y remitámonos a los superlegitimísimos reyes de las Españas que por entonces llevaban sangre de franchutes. Y a lo mejor es que de ahí viene todo el problema.

    O sea España estaba ya "muerta" a nivel religioso, por obra y gracia nada menos que del "super-legitimísimo..." Carlos III.
    A algunos nos basta con eso para juzgar la dinastía. Por sus frutos los conoceréis.
    Última edición por ALACRAN; Hace 3 semanas a las 19:23
    "...Tras las escuelas liberales vienen las socialistas
    con su teoría de las insurrecciones santas
    y los delitos heroicos...
    el nuevo evangelio del mundo
    lo están escribiendo presidiarios
    ...
    el mundo no tendrá sino lo que se merece
    cuando sea evangelizado por los nuevos apóstoles..."
    Año 1851
    (profecía de J. Donoso Cortés)
    ************************

Página 1 de 2 12 ÚltimoÚltimo

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. «La túnica y la espada» por Mario Caponnetto
    Por Pious en el foro Religión
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 19/05/2018, 06:14
  2. Panorama de la unidad católica en la España de Franco
    Por ALACRAN en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 05/01/2016, 13:26
  3. Conferencias De Antonio Caponnetto En EspaÑa
    Por David de l'horta en el foro Temas de Portada
    Respuestas: 58
    Último mensaje: 12/07/2013, 18:13
  4. Orson Welles, aficionado a la España de Franco
    Por ALACRAN en el foro Cultura general
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 19/05/2013, 12:46
  5. Notas sobre el libro: “A la sombra de Franco”, la OAS en España
    Por Arnau Jara en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 15/04/2006, 23:07

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •