Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 6 de 6

Tema: La Silla Primada de Toledo en nuestra Historia épica y en la cruzada de 1936-39

  1. #1
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado YO, TESTIGO DE CARGO
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    2,224
    Post Thanks / Like

    La Silla Primada de Toledo en nuestra Historia épica y en la cruzada de 1936-39

    Tomado de la obra" Sentido y causas de la tragedia española" (1942) de Antonio J. Gutiérrez, presbítero.

    ... LA IGLESIA ESPAÑOLA Y EL MOVIMIENTO LIBERADOR

    Después del Sumo Pontífice, sucesor directo de San Pedro y oráculo infalible de la verdad, la autoridad suprema en el orden religioso para los españoles era la Silla de Toledo.

    Cuáles sean el prestigio doctrinal y la representación del Primado de las Galias o del Cardenal de París lo saben los franceses, a quienes afecta; la valoración de nuestras instituciones eclesiásticas la sabemos nosotros los españoles.

    Pero la Silla de Toledo ha sido reverenciada siempre entre nosotros por toda persona culta, no sólo por su significación eclesiástica esclarecida, sino porque en virtud de ella logró constituir en la corriente de los siglos uno de los pilares, duro y firme como el granito, donde descansa todo el edificio de la nación española.

    La posible actitud del Primado de España en una contienda a vida o muerte era cuestión decisiva. Allí donde estuviese el Primado estaría España; allí donde se abriese el vacío de la ausencia del Primado no estaría España, ni se podría pensar en echar los cimientos de ninguna construcción durable.
    España y Primado son dos altas instituciones inseparables, entrelazadas por una dependencia mutua; España y Primado son entre sí dos términos esencialmente complementarios.

    No puede nombrarse a España sin admitir que en ella va incluido el Primado sin presuponer como cierto que le circundan la gloria y la integridad de la auténtica España.

    Por una consecuencia, sentimental y lógicamente obtenida, cuantos amen a España tienen que amar al Primado; y por una ley fatal, comprobada con hechos burdos o dolorosos, odian al Primado y al Catolicismo de Toledo cuantos odien a España.


    1 - CONDUCTA ELEVADAMENTE RELIGIOSA Y ESPAÑOLISTA DEL CARDENAL PRIMADO EN 1936

    Salvóse el Primado [Mons. Isidro Gomá] providencialmente en Navarra. Había salido de su diócesis ignorante de la proximidad de los sucesos el día antes del asesinato de Calvo Sotelo; su salvación representaba para la causa nacional valor comparable al de todo un ejército.

    Agobia pensar cuáles hubiesen sido las intrigas y las dificultades sin la existencia, en aquellos momentos de confusión, de una indiscutible autoridad religiosa.

    Cualquiera otra nombrada en medio del tumulto y del vocerío hubiera sido tachada por los adversarios de facciosa, de parcial e ilegítima por origen. Siempre se hubiera creído que un jerarca eclesiástico, hechura de los rebeldes, carecía de independencia y autoridad en sus juicios.

    Le hubiera faltado a nuestro Movimiento en esa hipótesis lo que ni siquiera en apariencia debía faltarle: algo genuino y consubstancial a la gloriosa tradición de la Patria, como es la asistencia, la bendición y el magisterio del Primado. No quiso Dios, para mayor lustre del Movimiento, que esa eventualidad peligrosa se consumase.

    No vaciló un instante el magnánimo Cardenal en emprender la línea recta y clara de su conducta. Aun cuando no le hubiese hecho poseedor de la certidumbre su poderoso raciocinio, infalible intuición le señalaba dónde estaba la verdad y cuál era su deber.

    Como astro de luz propia arrastraba en su giro a cuantos de él recibían claridad y calor como de su fuente. Marchando tras él sabían los españoles que marchaban por camino firme y seguro.

    Era imposible que el Cardenal de Toledo bendijese una causa donde la santidad y la justicia no fuesen la esencia. Bendijo el Primado desde el principio de la lucha a la España Nacional y a sus ejércitos, tan rudimentarios entonces y tan carentes en el orden material de cuanto es esperanza sólida de un triunfo cierto.

    Última edición por ALACRAN; 18/05/2019 a las 17:55

  2. #2
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado YO, TESTIGO DE CARGO
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    2,224
    Post Thanks / Like

    Re: La Silla Primada de Toledo en nuestra Historia épica y en la cruzada de 1936-39

    2 - COMO MAESTRO Y PADRE ESPIRITUAL DE LOS ESPAÑOLES, FUE EGREGIO CONTINUADOR DE LA TRADICION EL CARDENAL DE TOLEDO

    Bendijo la decisión y el espíritu, que eran casi los únicos medios bélicos con que se contaba, y se identificó en cuerpo y alma con los combatientes como hijos queridos para perderse o salvarse con ellos.

    ¿Quién podía en aquellos momentos poner a cubierto su existencia para el futuro fiado en las seguridades de un cálculo? ¿Quién poseía entonces la llave misteriosa de los decretos del destino?

    Era todo apremiante, enigmático y pavoroso. Transcurridos los primeros días en que se pensó poder triunfar por la audacia y la presteza, se complicaban las cosas de una manera terrible.

    Se sabía como se empezaba; se ignoraban las curvas y altitudes de la trayectoria y el misterio final encerrado en el punto de reposo. Presentes todas estas interrogantes en su luminosa inteligencia, se metió el Cardenal sin arredrarse por nada en el centro de la lucha con su vida, con su significación y con los sagrados intereses de que era depositario. Padre, maestro y conductor espiritual de los españoles supo con dignidad egregia ser intérprete y continuador de las tradiciones inmortales de la Sede de Toledo.

    No se vio interrumpida por defecto de un eslabón resistente esa cadena de gloria.

    Varones insignes habían ilustrado desde los tiempos másremotos hasta nuestros días la Silla de San Ildefonso. A ninguno de ellos, nien grandeza de alma , ni en visión certera, ni en virtudes eclesiásticas, ni ensaber y españolismo, ni en abnegación y magnanimidad intrépida para arrostrarel peligro fue inferior el eximio Purpurado.

    Nos veda apreciar la verdadera importancia de los contemporáneos la falta, doble, de la distancia y del prestigio del tiempo. Lo que no han consagrado el tiempo y la lejanía no logra ser percibido en su real y efectiva grandeza.

    La serena figura del Cardenal, proyectada con su preciso perfil en el ámbito evolutivo de la Historia, aparecerá a la estimación de otras gentes en el futuro más de resalto y más grande.

    Le habían nutrido con su leche más pura la Iglesia Católica y el genio secular de España. Sin el concurso materno de esas dos nobles instituciones no se concibe hombre de tan heroico temple; quitada una de las dos, podría haber salido del plasma común un varón de mérito, pero no ese producto concreto y específico del Cardenal de Toledo. Y ese producto era precisamente el necesario para honrar y defender nuestra Cruzada.

    España le poseyó concedido dentro de un plazo perentorio como un presente del cielo. Otro hombre, sabio y bondadoso, pero tímido y oscilante, sin ese conjunto de dones recios y masculinos resplandeciente en nuestro Cardenal, hubiera podido entorpecer y servir de rémora en el principio mismo de la campaña.

    Cuando Mola y el Cardenal, sobrios y viriles, clavados cada uno en su terreno se estrechaban la mano y en breves palabras intercambiaban el fondo y la emoción de su espíritu, España estaba cierta con sólo mirar a sus dos hijos preclaros de que su alma funcionaría a todo su rendimiento.

    Nacido Mons. Gomá en suelo de Cataluña, entre las brisas mediterráneas, no lejos del histórico río Ebro, que talla su cuna en lo más abrupto de las peñas cántabras para enseñar con su curso la convivencia amable a los pueblos asomados a sus riberas, vino el Cardenal a la región geográficamente céntrica para ser la representación simbólica de la identidad de sentimientos y de la unidad política y cultural de los españoles.

    No defraudó las esperanzas depositadas en sus prendas sobresalientes por quien sabe elegir atento a las cualidades del espíritu y extraño a circunstancias o matices accidentales.

    Por la Sede de Toledo han pasado hombres procedentes de todas las regiones de España: nunca el Primado ha sido gallego, catalán, andaluz o castellano; ha sido el Primado, sin airón o mote regional distintivo; ha sido sólo un español limpio y neto.

    Como crisol misterioso, la Silla de Toledo funde lo particular y accesorio para dejar la substancia, libre de accidentes, como metal depurado a toda su fuerza y ley. Esa substancia es la ciencia del alma española, troquelada por Dios para dar la semejanza más típica existente sobre la tierra a todos los españoles.

    Como un español de raza, señero y prócer, con toda la bravía fortaleza del solar ibérico, dueño absoluto de sus acciones y consciente de sus fines apareció en medio de la contienda consolando, aconsejando y enseñando el Cardenal de Toledo.

    Iban mucho más allá de sus posibilidades sus deseos. Repartió con abundancia el pan del espíritu, que se transforma invisiblemente en vigor del cuerpo y del alma; pero los tesoros materiales que hubiera querido aportar, y que la difamación maligna asignaba al clero, no los poseía.

    La Sede de Toledo como la más humilde de España era pobre; tan pobre de bienes terrenos como rica de virtudes y de recuerdos gloriosos.

    Su patrimonio era el heroísmo de su vida presente en lucha evangélica con todas las escaseces, y el caudal de su tradición síntesis milenaria de lo más grande y excelso.

    (continúa...)
    Última edición por ALACRAN; 18/05/2019 a las 18:07

  3. #3
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado YO, TESTIGO DE CARGO
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    2,224
    Post Thanks / Like

    Re: La Silla Primada de Toledo en nuestra Historia épica y en la cruzada de 1936-39

    3 – LA SILLA DE TOLEDO EN LA HISTORIA ÉPICA DE ESPAÑA

    En otros tiempos de grandeza imperial católica, la Mitra de Toledo equipaba flotas para proteger la cristiandad y combatir al turco en el Mediterráneo, o costeaba en Flandes o en Alemania un tercio para cerrar el paso a la herejía.

    Con recursos de su Arzobispado, para no gravar el erario público, tomó al asalto la plaza de Orán enfermo y anciano el Cardenal Jiménez de Cisneros. Las naves magníficas y las tropas que aprestara para la expedición, dirigida técnicamente por el célebre general Navarro, no debían ir solas. Habían de ir alentadas y enardecidas con ideal y devoción de cruzada por el mismo venerable Arzobispo, alto y enjuto, quien con el crucifijo en la mano, impávido y varonil en lo más revuelto de la pelea se apareció a los turcos y a los feroces piratas mediterráneos, sus auxiliares, como la enérgica encarnación del espíritu religioso de toda una raza.

    Su inmediato predecesor en la Sede de Toledo, hijo del gran marqués de Santillana, profundo político español de cuerpo entero, D. Pedro González de Mendoza, el gran Cardenal de España, acompañó con mesnada y hombres de sus tierras a los Reyes Católicos en la guerra contra el reino granadino, y junto con la Cruz enviada por el Sumo Pontífice Sixto IV para presidir la terminación de la reconquista subió al alcázar de la Alhambra la insignia, enhiesta en mil combates, de la Silla de Toledo.

    “Fray Hernando de Talavera -escribe el Padre Mariana-, de Obispo de Ávila electo por Arzobispo de aquella ciudad, hecha oración como es de costumbre en acción de gracias, puso el guión que llevaba delante de sí el Cardenal de Toledo como Primado en lo más alto de la torre principal y del homenaje, y a los lados dos estandartes, el Real y el de Santiago”. Sin ver en esa torre el glorioso guión del Arzobispo de Toledo no hubiera creído nadie que se había dado fin a la reconquista.

    Con esa misma insignia y con gente de su Mitra toledana fue el Cardenal Gil de Albornoz consejo y aliento del valiente Alfonso XI en la batalla del Salado, como lo fuera antes en parecidas condiciones y más empeñado aún en el asunto con el impetuoso Alfonso VIII en las Navas de Tolosa su ínclito antecesor, el sabio y apostólico D. Rodrigo Jiménez de Rada.

    Alma del movimiento expansivo y civilizador que produjo la victoria brillantísima de las Navas fue el Arzobispo don Rodrigo, quien con dispendiosos y difíciles viajes obtuvo del sumo Pontífice Inocencio III cuanto se juzgó oportuno para despertar y unir a la cristiandad y dar a la empresa carácter fraternal europeo.

    No se logró la finalidad universalista del intento. Los cruzados extranjeros se volvieron a sus tierras antes del choque de las dos civilizaciones, después de la acción preliminar episódica, no explotada a su gusto, de Calatrava.

    Las Navas de Tolosa pararon en hazaña por el designio y por la ejecución exclusivamente española; pero la alteza y la concepción de un más alto propósito corresponden a la mente grande y orientadora de la Silla de Toledo.
    Última edición por ALACRAN; 19/05/2019 a las 12:20

  4. #4
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado YO, TESTIGO DE CARGO
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    2,224
    Post Thanks / Like

    Re: La Silla Primada de Toledo en nuestra Historia épica y en la cruzada de 1936-39

    4 – LA GLORIA DE TOLEDO EN LA CIVILIZACIÓN CATÓLICA DE OCCIDENTE. EL ESPLENDOR CULTURAL DE CARLOMAGNO, IMITACIÓN DE LOS CONCILIOS DE TOLEDO

    Las cosas del mundo sometidas desde su nacer a la rueda de la fortuna pasan por muchas vicisitudes, y la Silla de Toledo las hubo de padecer por radicar en la tierra; pero a través de todas, por obscuras y tormentosas que fuesen, conservó su cátedra, faro siempre indicador e inextinguible de las gentes peninsulares, el perfume de sabiduría y santidad de San Ildefonso, el aroma del alma poética y profunda de San Eugenio, la ciencia y la austeridad de san Julián, el historiador y el filósofo, por quien el pensamiento del Imperio español, recibido en corriente áurea y cristalina del gran doctor hispalense San Isidoro, quedó grabado a fuego como blasón indeleble en el apostolado y en el combate de su vida y de sus escritos.

    Desde la aparición del Cristianismo hasta la segunda mitad del Imperio de Carlomagno no puede presentar nación ninguna de la tierra una construcción cultural católica como los Concilios de Toledo.

    Los teólogos y juristas de la Corte de Carlomagno se hallaron dicho lo que querían enseñar, porque lo había dicho ya España por el genio político y por el fecundo magisterio doctrinal de la Silla toledana.

    Hasta la democracia inglesa y el parlamento inglés, aun remontados a los tiempos de Juan Sin Tierra, son instituciones modernas comparadas con sus similares españolas.

    La democracia del pueblo español, existente por cuño de naturaleza en las almas de donde irrumpió a las leyes, y el gobierno autoritario, no criatura o instrumento de los partidos, que respeta las normas de una asamblea verdaderamente representativa, recibieron su más alta y noble expresión, susceptible de mejorarse y de adaptarse a los cambios de las edades, en los Concilios de Toledo.

    (continúa)


    Última edición por ALACRAN; 19/05/2019 a las 12:24

  5. #5
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado YO, TESTIGO DE CARGO
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    2,224
    Post Thanks / Like

    Re: La Silla Primada de Toledo en nuestra Historia épica y en la cruzada de 1936-39

    5- EL SALUDO DE MONS GOMÁ, CARDENAL DE TOLEDO, EMPAPADO EN TRADICIÓN Y EN GRANDEZA, A LOS HÉROES DEL ALCÁZAR

    Tenía plena razón el insigne Cardenal en el magnífico saludo que dirigió a los toledanos al día siguiente de liberarse el Alcázar para hablar de la hazaña épica y de Toledo como lo hacía:

    “Un saludo a los defensores del Alcázar toledano. Un abrazo, héroes. Si vive aún vuestro comandante, el amigo Moscardó, os abrazo en él a todos. Por su valor, por su temple de cristiano viejo, por su alma recia de gran español y de noble caballero, es digno representante de todos, gigantes soldados, que habéis asombrado al mundo. La gesta heroica que acabáis de añadir a la historia de España no puede vaciarse en unas palabras.

    “Una epopeya no se escribe en líneas, y vuestra defensa del magnífico Alcázar os ha puesto en el nivel de los héroes legendarios... Habéis defendido vuestro Alcázar como si en él estuviese concentrada la vida, la esencia, la historia entera de la Patria querida...

    “¡Qué bella es nuestra ciudad toledana! Desde el balcón del Valle o de la Sisla, desde los altozanos de Bargas o de los Palos, desde el cauce inferior del Tajo, por todos lados se me antoja la Imperial Ciudad como señora y madre de civilizaciones, como síntesis inigualable de todos los tipos de arte, plegándose a las colinas que le sirven de asiento, desde la catedral, torres y cúpulas, almenas y puertas históricas, puentes y castillos, monumentos y casas humildes; y dentro de ella, su alma, el alma de veinte siglos, vaciada en tesoros inmensos de arte, como no los tenga iguales ninguna ciudad del mundo.

    “Pero a Toledo se le iba a arrancar su alma cristiana, porque iba a ser de los sin Dios o contra Dios, y sin Dios, sin Jesucristo nuestro Dios, le falta a Toledo el espíritu que la vivifique y la clave que interprete sus maravillas.

    “Toledo vuelve a ser nuestra. Al difundirse ayer la gran nueva se llenó España de júbilo; porque en Toledo radica el espíritu genuinamente español. Ella es el centro espiritual de nuestra Patria. Es la ciudad de los Concilios, de la unidad católica, del cristianísimo Imperio español, que firmó su trono en el Alcázar. Ahí, en Toledo, se apoyó y se movió durante siglos el resorte de todas nuestras grandezas.

    “Toledo es nuestro... Ha recobrado su alma católica, que es la nuestra... Demos gracias a Dios; es cosa digna y justa... Prometamos... ser cada día mejores; yo, sacrificando mi vida entera por seguir la obra de los grandes Prelados de Toledo; vosotros, para seguir las cristianísimas tradiciones de vuestros antepasados”.

    Hemos transcrito de propósito esa página admirable... para dar la prueba más convincente con sola su presentación de cuán precisa y razonada conciencia de sus actos poseía el Primado cuando dentro de su órbita religiosa se puso al frente del Movimiento.

    Penetraba muy bien lo que al hacerlo comprometía por ser Primado de Toledo.

    Toledo no podía entrar en una gran contienda ideológica y nacional como la nuestra para ser vencido. Ser vencido Toledo hubiese equivalido a anunciar al mundo que España había sido aniquilada y pulverizada hasta en sus últimos cimientos.

    Toledo, como el navío insignia en una gran batalla, es el primero que rompe el fuego y el último que se hunde sin arriar la bandera.

    (continúa)

    Última edición por ALACRAN; 24/05/2019 a las 18:02

  6. #6
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado YO, TESTIGO DE CARGO
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    2,224
    Post Thanks / Like

    Re: La Silla Primada de Toledo en nuestra Historia épica y en la cruzada de 1936-39

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    y 6- LOS DESIGNIOS PROVIDENCIALES INSPIRAN LAS DECISIONES MÁS FELICES. -LA POSESIÓN DE TOLEDO, TALISMÁN DEL UNGIDO

    Una consideración incidental de paso. Cuando Dios se sirve de un hombre como de instrumento le eleva, aunque esencialmente no le transforme, y le inspira o sugiere de modo íntimo la intuición de los medios necesarios para la empresa a que le destina.

    Esa es una de las mil maneras posibles como nos formamos idea de la intervención de la Providencia.

    Cuantos se impusieron como jefes la difícil y peligrosa tarea de salvar a España, llevaban, aun cuando ellos mismos no lo percibiesen, el signo inconfundible de instrumentos providenciales.

    Cosas que hicieron, no siempre explicables para el común de las gentes, obedecían a inspiraciones de una más alta ordenación secreta.

    Cuando nuestro Caudillo a marchas inverosímiles avanzaba sobre Madrid y se detenía en duros combates con pérdida de tiempo y de fuerzas a liberar a los héroes y mártires del Alcázar, eran las exigencias de su cometido providencial quienes le dictaban la decisión más acertada y gloriosa.

    No era cierto que la llegada a Madrid con los recursos de que entonces se disponía fuese sinónimo de una victoria trascendente y definitiva.

    En cambio, la pérdida de Toledo con su Alcázar en aquellos momentos de expectación universal, cuando el mundo como quien se asoma con todo su interés a un circo tenía puestos los ojos en los primeros ademanes de los actores, y cuando el espíritu de la cruzada había polarizado en los venerables muros de la histórica fortaleza, hubiese sido una derrota enormemente sensible y difícilmente reparable.

    Para percibir el error de la tragedia representada por esa eventualidad era preciso estar en Madrid abrasados de fuego patrio en aquellos días de indescriptible angustia. “¡Que nos maten a todos y que se salve Toledo!” era el atormentado y vigoroso sentir de los verdaderos españoles.

    Técnicamente, marchar a la conquista de una gran ciudad, dejándose al flanco un baluarte tan temible como Toledo, hubiera sido una incorrección muy peligrosa.

    Pero, por encima de la técnica, de los peligros y de la expectación universal actuaba imperiatoriamente sobre nuestro Caudillo sugiriéndole, como un genio interior, lo más certero y eficaz el espíritu de la misión que le movía.

    Tener bajo su dominio la Sede del Primado, centro espiritual de los españoles, con cuanto significaba militarmente y en el orden sentimental y caballeresco en aquella ocasión grande y única, era poseer la llave de los destinos de España.

    Toledo confería a su poseedor un talismán misterioso, una especie de unción sagrada por la cual era algo así como sacrilegio oponerse a las fuerzas y a los propósitos del ungido.

    Última edición por ALACRAN; 28/05/2019 a las 18:22

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Respuestas: 0
    Último mensaje: 06/03/2019, 15:50
  2. Relación completa de todos los Tercios de Requetés durante la Cruzada de 1936-39
    Por Valmadian en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 19/02/2016, 22:37
  3. La Cruzada de 1936 a debate
    Por Hyeronimus en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 67
    Último mensaje: 16/04/2012, 19:27
  4. El catolicismo en nuestra historia
    Por Mefistofeles en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 30/01/2011, 21:31
  5. Respuestas: 12
    Último mensaje: 22/02/2007, 19:41

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •