Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 2 de 2

Tema: Avisos (y prólogo de Mons. Jouin) al lector de los “Protocolos de los Sabios de Sión”

  1. #1
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    5,007
    Post Thanks / Like

    Avisos (y prólogo de Mons. Jouin) al lector de los “Protocolos de los Sabios de Sión”

    Antes que nada, debemos avisar de que no se trata aquí del texto de los “Protocolos” sino de una introducción crítica y prólogo para su lectura, que viene avalada, por la autoridad de monseñor Jouin, por lo que sus tesis, sin condena conocida, sobre los controvertidos “Protocolos”, pueden ser perfectamente asumidas por cualquier lector católico.

    El texto está tomado de una completísima edición de los "Protocolos", con multitud de notas, con un total de 420 páginas, publicada en 1963.


    "Al lector (1963):

    He aquí los PROTOCOLOS del Judaísmo talmúdico-kabalista realizando una nueva salida en estos tiempos pre-apocalípticos, para dar a conocer, a las predestinadas víctimas, el plan fraguado desde hace tantos siglos para destruir al Cristianismo y esclavizar la Humanidad.

    Han de vencer los PROTOCOLOS la universal incredulidad, suscitada por una propaganda difamante de medio siglo: tan ingente y permanente, que, a cuantos hoy tienen su razón automatizada -y son ya la inmensa mayoría de los hombres- les ha hecho creer en su absoluta falsedad.

    Bien, lector; difícilmente serás una excepción y, por lo tanto, habiendo leído los PROTOCOLOS o no, hemos de suponerte convencido en absoluto de que te hallas frente a una ingeniosa o grosera invención… Una invención calumniosa, forjada por el antisemitismo; por ese crimen, ya elevado a categoría de lesa humanidad, acaso a crimen de lesa divinidad, porque ante los crímenes de que fueron víctimas los judíos se borran o no existen los perpetrados con categoría de genocidios seculares y millonarios si las víctimas son cristianos…

    Más aun; es hoy universalmente axiomático que, invirtiendo el dogma nazi de que el judío es criminal por el mero hecho de ser judío, el judío es incapaz de crimen por el mero hecho de ser judío… Incluso, incapaz del crimen de los crímenes, del crimen de deicidio: una propaganda -con altísimas complicidades- pérfida, universal, cínica -cínica por sentido y “cínica” por ser el cine su vehículo principal-, está convenciendo al mundo de que en la crucifixión de Dios-Cristo no tuvieron arte ni parte de los judíos, siendo un crimen exclusivamente romano… Y se convence al mundo, incluso al mundo cristiano, de la inocencia judía en la muerte del Justo, cometiendo un sacrílego atentado contra la verdad de los Evangelios, borrándola en las memorias de las gentes: una verdad tan evidente que hasta la exégesis más anticristiana, incluida la de un Renan, reconoció siempre la plena culpabilidad judía en la Pasión y Muerte del Redentor.

    ¿Borraremos y desmentiremos también el vaticinado castigo del deicidio? ¿…Fue Roma y no Jerusalén la destruida? ¿Fueron dispersados los romanos y no los judíos?...

    En fin, si la verdad evangélico-histórica, profesada desde hace veinte siglos por tantos miles de millones de cristianos y atestiguada con su sangre por tantos millones de mártires, puede ser hoy desmentida y borrada en millones y millones de memorias por una propaganda omnipotente, racionalizada, fabricada en serie ¿qué no podrá lograr esa propaganda, ya medio centenaria, desmintiendo los PROTOCOLOS y convenciendo las gentes de su falsedad subjetiva y objetiva…?

    Mas, lector, si conservas un adarme de tu autonomía racional, ¿qué deberás pensar después de haber leído esta nueva edición de los PROTOCOLOS?

    En ella vas a encontrar lo siguiente: protocolo tras protocolo, acta tras acta, tema tras tema, punto tras punto, hallarás texto tras texto de los más insignes judíos, indicando libro y página; escritos unos antes y otros después de ser publicados los PROTOCOLOS en Rusia y de ser depositado un ejemplar en el British Museum, de Londres, y todos esos textos que intercalamos los hallaras tú, lector, rimando perfectamente con el texto protocolario que le precede. Y lo que resulta concluyente, si tu capacidad para el asombro no la agota la soberbia, la perfidia y el cinismo talmúdico que campean del principio al fin en cada protocolo, te asombrarán más aún el orgullo satánico, el odio y la agonía de poder que satura lo escrito por tantos judíos con su firma… Resulta que son más impúdicos escribiendo a cara descubierta que cuando lo hacen tras careta, como es el caso en los PROTOCOLOS.

    Sin duda, si, como hemos dicho, conservas un adarme de autonomía racional, deberás pensar que los PROTOCOLOS tan sólo son una pálida síntesis de creencias, ideas, moral y procedimientos profesados y empleados por judíos desconocidos y conocidos desde hace siglos y hasta el presente.

    Sin embargo, lector resta pendiente la cuestión de si los PROTOCOLOS son o no una falsificación; cuestión en la cual se ha centrado toda la propaganda universal.

    Con toda sinceridad, lector: el problema de si los PROTOCOLOS son en realidad lo que sus editores proclaman: actas de unas sesiones celebradas por el Alto Mando judío, reflejando los planes acordados por él para esclavizar al mundo, lo declaramos con toda claridad: es un problema baladí, puramente académico. El problema verdadero, el trascendental, no es el de saber si las actas son auténticas o una pura invención, sino el de conocer si han existido y existen judíos con ideas, moral, planes y hechos que han sido y son los expuestos con tanta nitidez en los PROTOCOLOS.

    Que han existido y existen lo demostramos ahora en cada página con textos de la máxima elocuencia.

    Y con la mayor elocuencia que todos los textos está demostrando que los PROTOCOLOS dicen la verdad el entero acontecer universal. Un acontecer que, guerra tras guerra, crisis tras crisis financiera, inflación tras inflación, revolución tras revolución, ha empujado a la humanidad a la feroz alternativa: Exterminio total o esclavitud total.

    No creemos lector, que por error ni por una casualidad haya podido llegar la Humanidad a pisar el umbral de su apocalipsis… No lo podemos creer cuando, plena o fragmentariamente, judíos mundialmente conocidos nos están declarando que quieren destruir la Cristiandad y, cumpliendo su palabra, lo están realizando con sus hechos: mirad los mapas.

    Anticipemos un solo texto, medio siglo anterior a los PROTOCOLOS es de Benjamin Disraeli; lord Beaconsfield y Premier de Inglaterra:
    “El Pueblo de Dios coopera con los ateos; los más ardientes acumuladores de la propiedad se unen a los comunistas; y la raza elegida va de la mano con la escoria de las castas inferiores de Europa. Y TODO ESO PORQUE QUIERE DESTRUIR LA CRISTIANDAD”.

    Nada más, lector: con sólo cuanto antecede podrías comprender que, si los PROTOCOLOS son una falsificación, producto de la fantasía de un anónimo escritor, te hallas ante un maravilloso prodigio: Ante una profecía en gran parte ya cumplida.

    Por lo tanto, lector, si la lógica tiene aún alguna validez para ti, has de elegir en esta ineludible alternativa: O AUTENTICIDAD O PROFECÍA."



    (continúa)
    Última edición por ALACRAN; 24/10/2022 a las 13:52
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

  2. #2
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    5,007
    Post Thanks / Like

    Re: Avisos (y prólogo de Mons. Jouin) al lector de los “Protocolos de los Sabios de S

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Una advertencia

    Publicamos hoy (1963) los PROTOCOLOS. (…) El prólogo es obra de monseñor Jouin, prelado de Su Santidad y primera autoridad en asuntos masónico-judíos.

    En su prólogo, incluye el prefacio escrito por Jorge Butmi, primer editor, en 1901, de la obra y una amplia recesión de la Noticia sobre los judíos, escrita por el mismo autor ruso, que apareció en el mismo volumen de su edición de los PROTOCOLOS.

    Como en 1905 apareció una nueva edición de los PROTOCOLOS, publicada por Sergio Nilus, incluida en su obra Lo grande en lo pequeño, en la cual aparecen ciertas variantes o versiones distintas del mismo texto y, acaso alguna interpolación, monseñor Jouin, en su afán de dar los mayores esclarecimientos, después de un laborioso trabajo comparativo, incluye en notas situadas al pie de cada página las diferencias en la traducción y las frases o párrafos que no aparecen en la edición de Butmi.
    Desde luego, la coincidencia literal entre las dos ediciones sobrepasa el 98 por 100. Estas ligeras diferencias entre las dos versiones prueba que fueron hechas dos traducciones distintas del original francés de los PROTOCOLOS y, por lo tanto, destruye la imputación tan ampliamente propagada por judíos y masones, así como por sus “compañeros de viaje”, según la cual los protocolos son una fabricación de la policía secreta rusa. Porque de haber sido así, ambas ediciones serían exactamente idénticas. Pues la policía no hubiera permitido que se alterase la redacción oficial de los mismos.

    En los correspondientes comentarios a cada apartado, Charles Borough incluye textos de las más caracterizadas autoridades judías, tanto en política como en finanza, tanto en Comunismo como en Filosofía, así como una serie de hechos, atestiguados también por judíos, que confirman el elevadísimo porcentaje en que el plan del Judaísmo kabalista se ha ido realizando desde antes de publicarse los PROTOCOLOS y también después.

    Naturalmente, al hablar, tanto monseñor Jouin como mr. Borough, de judíos y Judaísmo, de ninguna manera se refieren a los judíos en general, es decir, no incurren en el llamado antisemitismo de tipo racista y determinista y por tanto materialista. No atribuyen la organización del plan, concebido y ejecutado por el judaísmo, cabalista y talmúdico al pueblo judío. Y ni siquiera al actual Estado de Israel.

    Para monseñor Jouin y para mr. Borough, el judío, por el hecho de serlo, no está impulsado fatalmente al mal; puede ser y es sujeto del bien. Prelado católico, el uno; escritor católico, el otro, no pueden olvidar que Dios eligió para encarnar como hombre la segunda Persona de su Santísima Trinidad, Jesucristo, a la raza judía, siendo Cristo judío por la carne; y que fueron judíos los apóstoles y discípulos de Jesús y judíos también los primeros cristianos.

    Es el Cristianismo la antítesis total del kabalismo y talmudismo, y siendo judío en cuanto a la carne su Fundador y judíos sus primeros apóstoles, discípulos y mártires, sería una tremenda contradicción y una mentira histórica creer y sostener que el judío, por el hecho de serlo, está fatalmente determinado a profesar el kabalismo y el talmudismo, a luchar secularmente para destruir el Cristianismo y esclavizar a la Cristiandad.

    Que conste de una vez para siempre: monseñor Juoin y mr. Borough acusan exclusivamente a una minoría, a una secta kabalista-talmúdica de ser entre los judíos la que intenta desde hace veinte siglos tan satánica empresa. Para ambos autores, la secta kabalista-talmúdica es, con la Masonería -despliegue de la misma, integrada por hombres de otras razas- la “Iglesia o Sinagoga de Satán”; la Iglesia o Sinagoga que labora desde hace veinte siglos para hacer adecuada nuestra humanidad para el reino del Anticristo; reino que ya está iniciado y en progresión geométrica creciente con el Esclavismo, llamado Comunismo, que es en el presente la más perfecta y más tremenda realidad del antiteísmo, del anticristianismo en la historia universal.

    Sea destacada con la máxima fuerza la doctrina precedente de monseñor Juoin y mr. Borough. No acusan a la raza judía ni al pueblo hebreo, y menos aún al Estado de Israel. Con la máxima evidencia contradicen la criminal y estúpida creencia del racismo hitleriano, que acusa de ser enemigo del género humano a todo judío, por creerlo impulsado fatalmente a cometer el crimen de lesa humanidad. (…)

    Y sólo ya señalar una culpabilidad judía; ésta, sí, de toda la raza hebrea.

    Si no todos los alemanes eran nazis, todos los nazis eran alemanes; y si no todos los norteamericanos son ku-klux klan, todos los ku-klux klan son norteamericanos. Igualmente, si no todos los judíos son kabalistas-talmudistas, todos los kabalistas-talmudistas son judíos. Es evidente que tanto en Alemania como en Norteamérica existieron y existen antinazis y anti ku-klux klan militantes, activos, que lo hacen todo para denunciarlos y para diferenciarlos de sí mismos y de los pueblos alemán y norteamericano…

    Y preguntamos a la mayoría del pueblo judío, a esa mayoría que no la creemos con intención ni acción en la destrucción de la Cristiandad: ¿Qué judío ha denunciado a ninguna entidad o personalidad judía por conspirar y luchar para destruir la Cristiandad?

    O siquiera: ¿Qué judío ha hecho algo para diferenciar a los judíos autores del crimen de lesa humanidad y de lesa Cristiandad de la gran masa del pueblo judío, inocente, de tal crimen? Ninguno, lectores, ninguno. Muy al contrario: unánimemente, personalidades y escritores israelitas, en el mundo entero, no sólo no denuncian, no sólo no discriminan a la masa judía honesta de la masa deófoba y cristianófoba, sino que niegan con todas sus fuerzas la existencia de los criminales judíos y hasta la existencia del mismo crimen (…)
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Los protocolos de los sabios de podemos
    Por Valmadian en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 12
    Último mensaje: 24/06/2016, 14:04
  2. Dos Papas sobre el problema de Sion
    Por Hyeronimus en el foro Crisis de la Iglesia
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 10/12/2013, 12:43
  3. Sabios, doctos y eruditos.
    Por Valmadian en el foro Tertúlia
    Respuestas: 13
    Último mensaje: 22/12/2008, 15:05

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •