Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 7 de 7

Tema: La Batalla de Bailén: cuando los españoles resucitaron

  1. #1
    Avatar de Juan del Águila
    Juan del Águila está desconectado Jainko-Sorterri-Foruak-Errege
    Fecha de ingreso
    13 abr, 06
    Ubicación
    España
    Mensajes
    1,020
    Post Thanks / Like

    La Batalla de Bailén: cuando los españoles resucitaron

    La Batalla de Bailén: cuando los españoles resucitaron



    Jaén, 19 de julio de 1808, un calor de mil demonios. Ese fue el escenario de la primera gran batalla de la Guerra de la Independencia: la batalla de Bailén, no lejos del campo donde seis siglos antes se había librado la batalla, también decisiva, de las Navas de Tolosa. España tenía enfrente a los franceses de Napoleón, un ejército tenido por invencible hasta que, precisamente, fue vencido en Bailén. Ese día los franceses supieron que España no era suya, y los españoles supieron que podían recuperar su nación. Bailén no cerró la guerra, sino que la abrió. Pero, sobre todo, demostró a España y a Europa que era posible vencer a Napoleón.

    J.J.E.


    Cuando Madrid se levantó contra los franceses, el Dos de Mayo de 1808, toda España se apresuró a recoger la soberanía que nuestros incompetentes reyes habían entregado a Napoleón. Por todas partes se fueron constituyendo Juntas que se convertirían en la base nacional de la resistencia. Napoleón decidió entonces ejecutar el despliegue de sus tropas a lo largo y ancho de la península, pero el levantamiento popular le dificultará mucho las cosas. El ejército francés en Portugal ha quedado aislado. El acantonado en Barcelona va a sufrir un revés inesperado en la batalla del Bruc. Los franceses también fallarán en el primer asalto contra Valencia, que resiste, así como en el sitio de Zaragoza. El único vector donde ha podido aplicarse la estrategia de Napoleón es el norte-sur, en la línea Vitoria-Madrid, que protege las comunicaciones de la península con Francia. Un vector que los franceses deciden prolongar hacia el sur, hacia Andalucía. Al frente de ese ejército que marcha sobre Andalucía hay un gran militar: el general Dupont, victorioso en Marengo, Ulm y Friedland. Con ese ejército, de en torno a 20.000 hombres, Dupont toma y saquea Córdoba.

    La resurrección de un Ejército

    Paralelamente, en Sevilla se ha levantado una Junta Suprema Provincial que es, por el momento, el poder más fuerte en la España insurrecta y que está organizando un ejército. Recordemos que el ejército español, fiel por definición a la Corona, está descabezado: con los reyes fuera de España, sus órdenes son colaborar con los franceses, pero es cada vez mayor el número de oficiales y de unidades que se acoge a la autoridad de las Juntas. En definitiva, hay que resucitar al Ejército. Y aquí, en Sevilla, la cabeza visible de ese ejército va a ser el general Castaños, junto con otros generales de fama: Teodoro Reding, de origen suizo; Manuel de la Peña; Félix Jones, de origen irlandés; el marqués de Coupigny, de origen valón… Entre sus oficiales está, por ejemplo, José de San Martín, al que muy poco después encontraremos como libertador de la Argentina. Nombres eminentes del viejo ejército de los Borbones españoles, que aún era un ejército imperial.

    El general Castaños, Francisco Javier Castaños, era un tipo realmente singular. Militar por herencia familiar, jefe desde muy joven, había combatido ya muchas veces y lo había hecho bien, pero distaba de ser un genio de la estrategia o, mucho menos, un caudillo de rasgos legendarios: socarrón, flemático, con demasiado sentido del humor, dicen que bonachón. La misión de Castaños era arriesgada. Habíamos dejado a los franceses enseñoreados de Córdoba, abriendo camino hacia el sur; ahora se trataba de ponerse a su espalda y cortar las comunicaciones del ejército francés con Madrid y el resto de España. Si los españoles conseguían copar la retaguardia francesa, cortando sus avituallamientos, impidiéndoles asentar bases estables, entonces las tropas de Napoleón no tendrían más remedio que volver atrás y alejarse de Andalucía. Era una operación inteligente y necesaria, pero que requería fuerzas capaces, y eso era lo que los españoles, sobre el papel, no tenían. Castaños había conseguido alinear varias unidades de los viejos cuerpos militares y unos cuantos miles de paisanos, animosos y combativos, pero sin preparación castrense, reclutados por las Juntas provinciales en Andalucía. Era una verdadera incógnita saber cómo podrían actuar aquellos hombres en combate: valor no les iba a faltar, pero no era fácil confiar en la disciplina y en la determinación de unas gentes que no habían cogido un fusil en su vida. Y enfrente estaba el ejército de Napoleón, nada menos.

    Dupont se enteró de los movimientos de los españoles, como es natural. Y vio claro que su intención era cortarle la retaguardia, de manera que envió a buena parte de sus tropas hacia La Carolina, para cubrir la comunicación con la meseta, mientras él mismo retrocedía hasta Andújar y pedía refuerzos a Madrid. Era también un paso lógico, sensato, pero eso fue precisamente lo que le llevó a la derrota, porque así las fuerzas francesas quedaron divididas.

    La batalla

    Las tropas de Castaños anduvieron mucho, muchísimo, de día y de noche. Aparentemente, sin ton ni son. De hecho, todos los pasos previos de la batalla pueden definirse como una absoluta confusión por ambas partes. Los movimientos del ejército español desconcertaron a los franceses. Éstos no saben exactamente dónde está Castaños ni qué se propone, lo cual deja fuera de fuego a los refuerzos pedidos por Dupont, que no saben hacia dónde dirigirse. Por su parte, Castaños sí sabe dónde están los franceses, pero no tiene elementos de juicio para interpretar sus maniobras. Y el otro gran jefe español, Reding, por su parte, hizo lo que mejor le pareció. Dupont, desconcertado, decide retirarse hacia la ciudad de Bailén, pero entonces se topa con algo inesperado: los españoles estaban allí y en ese momento salían de la ciudad. Eran las tropas de Reding y Coupigny. Así se libró la Batalla de Bailén.

    Los españoles tuvieron a su favor tres cosas. Una, que las tropas francesas habían quedado reducidas por los movimientos de Dupont. Dos, que combatieron junto a la ciudad, beneficiándose del apoyo logístico de miles de voluntarios. Tres, el calor: así como a Napoleón le derrotó en Rusia el “General Invierno”, aquí se puede decir que le derrotó el “General Verano”, porque mientras la artillería española –que hizo un trabajo extraordinario- disponía de abundante agua para refrigerar sus piezas, bajo una temperatura de más de 40ºC, los cañones franceses se sobrecalentaban hasta quedar inutilizados. El agua fue, en efecto, una pieza fundamental: para los cañones pero, sobre todo, para los hombres. Junto a los combatientes, yendo y viniendo de la línea de fuego, un ejército de mujeres, ancianos y niños desafía a las balas llevando cántaros de agua. Por eso hay un cántaro en el escudo de Bailén.

    Una de esas valientes mujeres inscribió entonces su nombre en la Historia: María Bellido, nacida en Porcuna, de mote la Culiancha, porque tenía unas caderas formidables, y que aquel día dio de beber al mismísimo general Reding. El episodio demuestra de qué pasta estaba hecha aquella mujer. Estaba María Bellido con su cántaro, dando agua a los soldados, cuando vio al general. Corrió con su cántaro hacia Reding. De repente, una bala perdida deshizo el cántaro en los brazos de la mujer. Entonces ella, calmosa, se agachó y recogió el agua que quedaba para ofrecérsela al general.

    Hubo miles de María Bellido aquel día. Todos ellos fueron decisivos en Bailén. La batalla duró varias horas. Al fin, Dupont, herido él mismo, constata que no puede continuar: sus hombres no pueden resistir; la sed es insoportable; los cañones franceses van quedando inutilizados… ¿Y los refuerzos? Los refuerzos no llegan. El general francés Vedel no ha entendido qué es lo que se proponía Castaños; cuando al fin da con la clave, ya es demasiado tarde. A Dupont no le queda otra salida que la rendición. Trata de plantearla como una capitulación que le permita conservar el grueso de su fuerza y retirarse hacia el norte. La escena de la rendición fue inmortalizada en un célebre cuadro por Casado del Alisal.

    Bailén cambió el curso de la historia

    Las consecuencias de la batalla fueron terribles para los franceses. Cerca de 17.000 soldados de Napoleón cayeron prisioneros. Es una triste historia: las capitulaciones contemplaban la evacuación de los franceses, pero en ese momento llegaron al campo de batalla los refuerzos napoleónicos, atacaron, los españoles frustraron la ofensiva e interpretaron que era una traición a las condiciones firmadas por los propios franceses. Casi la mitad de esos prisioneros morirá en presidio. El general Dupont, que volvió a las líneas francesas, fue juzgado y encarcelado por su derrota. Al mismo tiempo, el dispositivo francés en España se desplomaba: evacuaron La Mancha, abandonaron Valencia, capitularon en Portugal, incluso abandonaron Madrid con José Bonaparte.

    Para los franceses fue una catástrofe. No sólo por las consecuencias militares de la derrota, sino, sobre todo, por sus consecuencias psicológicas: el aura de invulnerabilidad que rodeaba a Napoleón se desvaneció. Eso se supo en Francia, se supo en España y se supo en toda Europa. Y lo supo muy bien el propio Napoleón. Un general francés, Foy, que peleó junto a Napoleón y que después escribió una interesantísima Historia de la guerra en la península, lo explicaba así: “Cuando Napoleón se enteró del desastre de Bailén derramó lágrimas de sangre sobre sus águilas humilladas, sobre el honor de las armas francesas ultrajadas (…) Los invencibles habían sido vencidos, puestos bajo el yugo ¿y por quién...? Por los que, en la política de Napoleón, eran tratados como pelotones de proletarios insurrectos. Por la capitulación de Bailén, la Junta, que no era antes sino un comité de insurgentes, vino a hacerse un gobierno regular, un poder. España apareció, de repente, altiva, noble, apasionada, poderosa, tal como había sido en sus tiempos heroicos. ¡Qué fuerzas y qué poderío iban a ser necesarios para domar una nación que acababa de conocer lo que valía...!”

    El propio Napoleón, para resolver el desaguisado, se ponía al frente de sus ejércitos, reunía una fuerza de 250.000 hombres e invadía de nuevo España. Pero al mismo tiempo, los españoles, que se habían redescubierto a sí mismos, constituían una Junta Suprema del Reino que iba a gobernar en nombre de Fernando VII. Inglaterra vendrá aquí a librar su guerra contra Napoleón, y nosotros, por nuestra parte, inventaremos la guerra moderna de guerrillas. Años de sangre que se pagó a cambio de algo tan preciado como la independencia. Era preciso.

  2. #2
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    12,356
    Post Thanks / Like

    Re: La Batalla de Bailén: cuando los españoles resucitaron

    Juan Carlos de Bribón, Sofea de Bilderberg y otros miembros de la familia irreal no se dignan ir a Bailén para el bicentenario de la batalla.


    Y en Bailén se cogen un cabreo de aúpa: normal

    La Familia Real “pasa” de acudir al bicentenario de la Batalla de Bailén

    Lo ha contado Europa Press. El 19 de julio de 2008 se celebra el bicentenario de la crucial batalla de Bailén, donde los españoles derrotaron a las tropas napoleónicas. El Ayuntamiento de la localidad jienense esperaba que la Casa del Rey acudiera a la efeméride, pero las augustas personas han declinado hacerlo. Será el calor. El caso es que el Ayuntamiento ha publicado un manifiesto donde expresa su malestar o, más precisamente, su cabreo. Y con razón. Esta es la información.

    Elmanifiesto.com/Europa Press

    El pleno del Ayuntamiento de Bailén (Jaén) ha aprobado, con los votos a favor de la Agrupación Independiente de Bailén (AIB) y el PP y la negativa del PSOE, el ´Manifiesto de malestar e incomprensión ante la no presencia de la Casa Real en los actos conmemorativos del Bicentenario de la Batalla de Bailén´.

    El Consistorio detalló en un comunicado que el documento recibió el visto bueno en una sesión plenaria convocada de manera extraordinaria y urgente tras recibir hace "tan sólo" unos días una carta de la Casa Real en la que se comunicaba al alcalde de Bailén, Bartolomé Serrano (AIB), que ningún miembro de la Familia Real presidirá los actos centrales que se celebrarán en la ciudad el próximo 19 de julio, día en el que se cumplirán los 200 años de esta batalla, cuya trascendencia fue mundial al tratarse de la primera derrota en campo abierto por parte de las tropas napoleónicas, un hecho que supuso un antes y un después en el devenir europeo.

    Serrano recordó en el pleno que han estado haciendo gestiones desde enero de 2004 para poder contar con la presencia de la Casa Real en tan señalada fecha e hizo hincapié en que es "el Poder Ejecutivo el que decide la agenda de actos de la Casa Real". Al respecto, puntualizó que es la vicepresidenta del Gobierno, Teresa Fernández de la Vega, en calidad de presidenta de la Comisión Nacional para la Conmemoración del Bicentenario de la Guerra de la Independencia, quien decide la asistencia o no a los actos conmemorativos.

    Desde el Ayuntamiento no se comprende por qué "a pesar de la gran relevancia de la Batalla de Bailén, al mismo nivel o por encima del Dos de Mayo de Móstoles, se decida que en los actos del 19 de julio no habrá ningún representante de la Familia Real y que esto se comunique a sólo unos días de la esperada fecha".

    En el manifiesto se expone que "son criterios y razones del todo insostenibles las que pretenden justificar esta lamentable decisión, ya que resulta incomprensible desde el punto de vista histórico que la Familia Real en su totalidad participara de los actos conmemorativos que se desarrollaron el pasado 2 de mayo en Móstoles y, sin embargo, ni tan siquiera algún miembro de la Casa Real vaya a presidir los actos centrales de la Conmemoración de la Batalla de Bailén, cuya trascendencia histórica supera a la del Dos de Mayo, al tratarse de un acontecimiento cuyas consecuencias fueron de carácter internacional".


    http://www.elmanifiesto.com/articulo...darticulo=2491

  3. #3
    Avatar de DON COSME
    DON COSME está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    23 sep, 06
    Ubicación
    Canarias
    Mensajes
    2,657
    Post Thanks / Like

    Re: La Batalla de Bailén: cuando los españoles resucitaron


  4. #4
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    12,356
    Post Thanks / Like

    Re: La Batalla de Bailén: cuando los españoles resucitaron

    Es un excelente portal sobre la Guerra de Independencia. A mí me gusta bastante. No sé si estará en los enlaces. Lástima que no permite copiar textos ni fotos, solo se pueden poner enlaces.

  5. #5
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    12,356
    Post Thanks / Like

    Re: La Batalla de Bailén: cuando los españoles resucitaron

    "Dios, patria y sin rey"

    Más sobre la deserción de los Reyes en Bailén


    ANDRÉS CÁRDENAS

    El día 19 de julio de hace doscientos años, uno de los cometidos que tuvo el ejército del general Reding fue el de contar las bajas que había habido en la batalla de Bailén. Fueron varias horas luchando bajo un sol de justicia, en un campo de batalla en el que cualquier soldado se arriesgaba a morir por un trago de agua. Según las memorias de Nicolás Garrido, un coronel de ingenieros en el ejército granadino que luchó con Reding contra los franceses, muchos de aquellos soldados que murieron en la batalla lo hicieron por su rey. Algunos por la patria, otros por la religión, otros porque no tenían otro sitio mejor al que ir, pero la mayoría, por su rey. Querían que España siguiera siendo una monarquía y tanto deseaban a Fernando VII que ha quedado para la Historia con el sobrenombre de ´El Deseado´.

    Pues bien. Han pasado doscientos años y el Ayuntamiento de Bailén celebrará dentro de dos semanas el aniversario de aquella batalla en la que, por primera vez, se le ganaba a campo abierto al todopoderoso Napoleón. Como es natural, el Ayuntamiento invitó a la Casa Real a que estuviera presente en los actos de conmemoración de dicha batalla con la esperanza de que algún miembro aceptara. Pero la Casa Real ha contestado que es imposible, que no estaba en sus planes. Así que ningún representante de la Corona irá a Bailén en los actos de celebración del bicentenario. Los naturales de allí, entre los que estoy, se han quedado compuestos y sin Rey, bastante desilusionados porque esperaban que algún miembro de la realeza estuviera en esta fecha tan significativa para ellos.

    El argumento de que tal evento no estaba en la agenda de los reyes, para los bailenenses no es válido porque tampoco estaría en la agenda el que se presentaran por parejas al estadio de Viena a corear a la selección española, lo que estuvo bien, pues eso no se discute. Tampoco les convence a los bailenenses el que la Casa Real se hubiera desmarcado de la celebración de la Guerra de la Independencia, ya que toda la familia Borbón en pleno estuvo en Móstoles el Dos de Mayo, durante la celebración de bicentenario del levantamiento del pueblo madrileño contra el invasor francés. La tesis de que en esos días los monarcas y sus hijos están de veraneo en Mallorca, no cuela y se cae por su propio peso. ¿Nadie en la familia real es capaz de sacrificar unas horas de sus vacaciones por estar en Bailén? También hay muchas voces que dicen que si el Ayuntamiento bailenense estuviera regido por un socialista en vez de por un independiente, quizás alguien del Gobierno hubiera hecho lo posible para que la Corona estuviera ese día en el pueblo en el que se derramó mucha sangre por defender esta patria que hoy habitamos. Y luego están los que piensan que el gobierno municipal no ha hecho bien su labor y no ha llamado a las puertas que tenía que llamar para lograr la presencia real.

    No sé cual ha sido el fallo, pero el caso es que Don Juan Carlos ha perdido una magnífica oportunidad de recordar a aquellos soldados que murieron en Bailén por defender a sus antepasados. Los héroes balompédicos de Viena se merecen el reconocimiento real, pero también los héroes que murieron en Bailén. ¿No hay manera de enmendar este tremendo error?

    http://www.elmanifiesto.com/articulo...darticulo=2501

  6. #6
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    12,356
    Post Thanks / Like

    Re: La Batalla de Bailén: cuando los españoles resucitaron

    El colmo. Hasta un descendiente de Napoleón viene a hacer lo que no les da la real gana hacer a los seudomonarcas de España.


    Charles Napoleón Bonaparte homenajeará a los combatientes de Bailén




    ABC. GRANADA



    El príncipe Charles Napoleón Bonaparte acudirá el viernes a Granada para participar en el homenaje a los 3.000 combatientes granadinos en la Batalla de Bailén, cuyo bicentenario se cumple el día 19, y a todas las víctimas de la Guerra de la Independencia. «Granada, en Bailén, por la libertad» es el nombre que reciben los actos organizados por el Aula de Cultura del diario «Ideal», en colaboración con el Ayuntamiento de la ciudad, para rendir homenaje a los granadinos que lucharon contra los franceses en 1808, entre los que destacaron la emperatriz Eugenia de Montijo; Juan Vázquez Afán de Rivera, que murió con 12 años en Madrid defendiendo el parque de Monteleón; y el cabo José García, que salvó a la Alhambra de su destrucción. Un total de 3.000 granadinos se alistaron al ejército de Andalucía tras una orden de la Junta Suprema de la provincia para «imponer terror al enemigo y cubrir de gloria a la provincia».
    Granada revivirá la Batalla de Bailén con un programa que incluye desfiles militares con uniformes de la época, caballería, descargas de fusilería, salvas de artillería con cañones procedentes de La Coruña y Bailén, escaramuzas guerreras, un concierto de músicas para una batalla y bandas de gaitas asturianas.

    http://sevilla.abc.es/20080709/cultu...807090252.html

  7. #7
    Avatar de VicentiuS
    VicentiuS está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    27 dic, 07
    Ubicación
    España
    Mensajes
    99
    Post Thanks / Like

    Smile Re: La Batalla de Bailén: cuando los españoles resucitaron

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Si está claro que los Borbones no es para España, ¿porqué crees que tienen fama los Borbones de mujeriegos? En fin, aunque no me gusta este Rey y menos el principito, seré leal.

    Interesante la Batalla de Bailén, muy bueno, parece que a partir de esta fecha comenzó el declive expansionista de Napoleón, ¿o me equivoco?
    ¡¡¡Santiago y Cierra España!!!

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Sobre Julius Evola
    Por Ordóñez en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 11/04/2009, 03:36
  2. Balmes
    Por Cavaleiro en el foro Biografías
    Respuestas: 9
    Último mensaje: 01/04/2008, 04:20
  3. Encíclica del Papa Benedicto XVI
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 09/02/2006, 19:46
  4. La Falange homenajea a los Legionarios Rumanos Mota y Marin
    Por Ordóñez en el foro Tablón de Anuncios
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 27/01/2006, 12:51
  5. Juan Francisco Donoso Cortés
    Por Ordóñez en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 27/12/2005, 17:20

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •