Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 5 de 5
Honores5Víctor
  • 1 Mensaje de Erasmus
  • 2 Mensaje de Valmadian
  • 1 Mensaje de Erasmus
  • 1 Mensaje de Valmadian

Tema: ¿Por qué son tan tóxicos los grupos de WhatsApp?

  1. #1
    Avatar de Erasmus
    Erasmus está desconectado Socio vitalicio
    Fecha de ingreso
    03 ene, 06
    Ubicación
    Buenos Aires
    Mensajes
    4,120
    Post Thanks / Like

    ¿Por qué son tan tóxicos los grupos de WhatsApp?

    Me pareció interesante compartir esta nota de la columna de Ariel Torres del Suplemento de Tecnología de LA NACION - Buenos Aires. Consejos prácticos que son aplicables a los foros también.


    ¿Por qué son tan tóxicos los grupos de WhatsApp?

    Es simple. No estábamos preparados para los grupos de WhatsApp. Los veteranos, que atravesamos las violentas escaramuzas de Usenet y el IRC, a mediados de la última década del siglo pasado, aprendimos a los golpes una serie de lecciones. Eran golpes duros, que te dejaban grogui por varios días y te hacían pensar en que toda esa novedad de Internet, que horas antes te parecía una maravilla, era en realidad una cueva de malandras irrespetuosos, sociópatas verbales y trolls sin vida, pero más hostiles que un T-Rex con gastritis.

    Poco a poco, trompada tras trompada, empezamos a cultivar normas convivencia, como la de no abusar del ancho de banda o no escribir todo en mayúsculas. Estas reglas de etiqueta se mantuvieron más o menos en vigencia, migrando de plataforma en plataforma, como una suerte de tradición de la Red, incluso cuando el número de sus usuarios, a principios de este siglo, se disparó. Entonces apareció WhatsApp y, literalmente, explotó todo.

    De suyo, los grupos de WhatsApp son una gran idea, algo así como redes sociales hechas a la medida de las personas, al revés que Facebook o Twitter, en los que tenés tantos amigos como para llenar un teatro, una cancha de fútbol o una nación. No son amigos, lógicamente, sino contactos, pero pudimos procesar bien esa ambigüedad. Los grupos de WhatsApp son también una buena idea porque suelen fundarse con un fin específico.

    Lo que no vimos a tiempo, y por eso explotó todo, es que, al revés que en Usenet, IRC, Facebook o Twitter, en los grupos de WhatsApp nos conocemos personalmente. Cierto, he hablado en en el mundo real con un puñado de amigos de Facebook y Twitter, pero son la excepción. En WhatsApp esa es la regla. Y no solo nos conocemos personalmente, sino que solemos tener intereses comunes. Suena bien, pero sobre los intereses comunes pueden surgir pujas que escalan hasta la guerra de exterminio. Los grupos de la escuela donde van nuestros niños es un ejemplo de manual.

    Conocerse personalmente, en este contexto, no significa que seamos amigos, familiares, ni siquiera conocidos. Significa que existe una probabilidad muy alta de encontrarte con esas personas con las que te cruzaste mal (pero mal, ¿eh?) en el chat.

    Con WhatsApp, Internet se interseca con la realidad. O, al menos, eso parece. Esa sensación de que una batalla campal en un grupo va a afectar nuestras realidades es lo que convierte esas flame wars en tan tóxicas, tan enojosas, tan brutales y tan perniciosas. WhatsApp no es 100% virtual, ese es el gran dilema.

    Además, todo lo se dice en un grupo puede reenviarse con enorme facilidad a otro, donde posiblemente también hay personas a las que conocemos y con las que compartimos intereses. Así, la viralización se transforma más bien en una pandemia. Especialmente cuando un mensaje se reenvía sacado de contexto, con o sin malicia.

    El problema no está en los grupos de WhatsApp. El problema es que las reglas de convivencia que durante los primeros 20 años de la Internet pública funcionaron razonablemente bien necesitan una actualización. Esa reescritura debe ser un trabajo colectivo, como lo fue la prima versión, pero, ya que estamos, aquí van algunas ideas, basadas mayormente en mis experiencias y, por lo tanto, sujetas a revisión.


    No pasa nada

    Creemos, como dije, que una trifulca en WhatsApp va a traer alguna clase de consecuencia en la realidad. No es así, desde mi punto de vista. Los grupos operan más como una válvula de venteo que como una forma de alterar un estado de cosas con el que no estamos de acuerdo. Descargamos la bronca, y ya. Te peleás a muerte con la mamá de un chico que va al mismo colegio que el tuyo y al día siguiente la saludás como si fueran grandes amigas. O, al menos, como si fueran personas. Porque, de hecho, lo son. Lo llamo el "Efecto Guapo de WhatsApp", y nos transforma en energúmenos virtuales. ¿Por qué? Porque el chat es evanescente. Ese efecto se cancela en cuanto nos trasladamos a la mucho más concreta realidad. Lo que me lleva al siguiente punto.


    Cara a cara es otra historia

    En WhatsApp el otro está ausente. Ocurre lo mismo en cualquier plataforma virtual. Y ya saben cómo es. En persona no le dirías a un conocido del grupo del fútbol ciertas cosas que le tirás sin filtro en el chat. Simplemente, te medís, porque cara a cara es diferente. Cara a cara pueden terminar a las trompadas. Pues bien, mientras es improbable que alguna vez te cruces con alguien con el que te vivís peleando en Twitter, en WhatsApp es exactamente al revés. Por lo tanto, cualquier enfrentamiento allí deja una sensación mucho más desagradable. La buena noticia, no obstante, es, como dije, que las personas tendemos a socializar bastante bien -salvo casos patológicos- y tan pronto nos vemos con esa persona con las que casi nos matamos en el chat, todo vuelve a la normalidad.


    No es cierto

    El hecho de estar indignado no te da la razón. Punto. Podés estar indignado y además tener razón. Pero podés estar indignado porque creés en algo que no es cierto, y por lo tanto no tenés razón. ¿Cómo funciona esto en WhatsApp? Algún participante tira una premisa falsa, casi seguramente sin saber que es falsa, pero sin haberse tomado el trabajo (la responsabilidad, como se verá enseguida) de comprobarla, y a continuación lanza una serie de mensajes indignados. Bueno, eso equivale a rociar todo con querosén y tirar un fósforo. Lo que sigue es un incendio de proporciones.

    Tarde o temprano, alguien informa que tal premisa es falsa, pero para entonces ya estamos todos con quemaduras de tercer grado. Entre otros motivos, porque la agresión es contagiosa. Con un agravante. Como no existe posibilidad alguna de que todo el mundo mire todo el tiempo el chat -esta posibilidad es inversamente proporcional al cuadrado del número de participantes-, muchos no van a enterarse de que la premisa era falsa. O no van a presenciar siquiera todo el pugilato. ¿Quién puede con 500 mensajes por hora? Tarde o temprano, por lo tanto, el conflicto volverá a surgir.


    El eterno retorno

    No sé si lo notaron, pero en la mayoría de los grupos de WhatsApp hay temas recurrentes. Fuera de la malicia, que siempre jugará un papel en toda comunidad humana, pero que en general no es la regla (de otro modo ya nos habríamos extinguido), este extraño fenómeno de circularidad, este reciclado de las refriegas, se apoya, a mi juicio, en dos hechos. El primero es el que mencioné en el apartado anterior. No todos leen todo todo el tiempo. Segundo, la creencia -falsa- de que lo que se grita en WhatsApp va a cambiar en algo la realidad. Y no es así. Las cosas cambian cuando actuamos, cuando intervenimos, cuando nos comprometemos, no cuando chateamos.


    Un puñado a las piñas

    Esto se viene repitiendo desde los orígenes de los grupos, foros y canales virtuales. Es decir, los que arrojan bombas Molotov son unos pocos. Cada vez que alguien se queja de la toxicidad de los grupos de WhatsApp, le aconsejo siempre lo mismo. Que se fije cuántos participantes tiene ese grupo (pongamos 126), y luego, que cuente cuántos son los que incitan a la riña (son 7). Exacto, el 5,5% del total. Muy pocos y siempre los mismos. Era así en 1997 en el IRC. Es así veinte años después en cualquier grupo más o menos concurrido de WhatsApp. El resto esquiva y tolera como puede las esquirlas, lo ve como algo divertido o, con mayor frecuencia, ni siquiera le presta atención.


    Netiquette 2.0

    A las reglas de buen comportamiento online que, mayormente, son bien conocidas, habría que agregarles algunas normas que tomen en consideración que los grupos de WhatsApp son híbridos. Sí, es espacio virtual, pero se trata de tu vecino. Sí, sí, es un chat, pero es también tu primo. Cierto, es Internet, pero estás peleándote con el padre de un chico que va al mismo colegio que tu hijo. Se me ocurren algunas cosas para que los grupos de WhatsApp se vuelvan más civilizados, y un experimento en el que estoy participando parece demostrar que esto es posible. Ese grupo tiene una sola regla: no agredir. Es mágico. Pero elaboraré un poco más.

    * Respetá al otro, incluso si el otro no te respeta a vos; es lo peor que podés hacerle a un irrespetuoso y lo mejor para el grupo.

    * Nunca respondas los agravios con agravios; es exactamente lo que busca el alborotador.

    * No todo lo que se dice en un grupo es verdad, y si vas a decir algo, verificá que sea cierto; todos somos responsables de eso ahora.

    * Tu indignación no garantiza que estés en lo cierto ni que lo que estás divulgando sea verdad.

    * Las opiniones son opiniones, nada más.

    * El tono de lo que el otro dice lo ponemos nosotros. Por ahí no quiso ser tan agresivo, irónico o sarcástico.

    * No uses WhatsApp para decir algo que no dirías cara a cara o que no querés que se haga público. Nunca.

    * Los mensajes de audio, con mesura, por favor.

    * No te preocupes tanto; en general, lo que ocurre en WhatsApp se queda en WhatsApp.

    * Y una cosa más: hay vida fuera de los grupos de WhatsApp.

    Kontrapoder dio el Víctor.



    Imperium Hispaniae

    "En el imperio se ofrece y se comparte cultura, conocimiento y espiritualidad. En el imperialismo solo sometimiento y dominio económico-militar. Defendemos el IMPERIO, nos alejamos de todos los IMPERIALISMOS."







  2. #2
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Mi casa, territorio del Estado Carlista de España.
    Mensajes
    9,681
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Por qué son tan tóxicos los grupos de WhatsApp?

    Pues lo cierto es que las redes sociales desde que empezaron a funcionar y yo conseguí, ¡oh venturoso descubrimiento! empezar a entender de qué iba aquello, me han venido dando mucho repelús. Me registré en "feisbuc" porque me lo pidieron algunos familiares y amigos..., "así siempre estamos como conectados", o sea, espíritu de colmena, para encontrarme con que me salían más "amigos" que saltamontes en un secarral de verano. Gente que no sólo no sabía quien era, sino que, además, me importaban un soberano rábano. Era raro el día en el que en el correo electrónico no me aparecían avisos de nuevas solicitudes de amistad. Amistades a quienes jamás veré, y con las que nunca sabré si me llevaría a matar en persona. Por tener, tengo hasta una "amiga" australiana y un "amigo" que es, o eso dice, actor de Hollywood. Seguro que no me envía ninguna entrada para el estreno de alguna de sus hipotéticas películas.

    Pero esta experiencia tuvo algo positivo, y es que me ha librado de ser un "tuitero". Vamos, que jamás abrí cuenta alguna en esa abstrusa red. Por lo que sé de ella a través de un miembro de los cuerpos de seguridad del Estado destacado en delitos informáticos, en España hay unos cuatro mil tuiteros registrados, o al menos esa era la cifra que había cuando lo escuché, y esos cuatro gatos mal contados son los que dicen que representan a la opinión pública (la del populacho, claro está, dado el nivelazo que muestran la mayoría), y son los que deciden a su modo qué artista es mejor, o qué equipo de fútbol no es digno de seguir en ésta o aquélla competición. En resumen, una pandilla de gamberros insoportables, parásitos inútiles que infectan la sociedad.

    De ahí pasamos al "guasá" del que tampoco participo... y que me convierte automáticamente en sospechoso de algo . Incluso hay un grupo de éstos en mi familia y así saben a diario donde está cada uno, qué hace, si hoy come lentejas y mañana filetes empanados de carne picada. Lo único que sé, porque así se me ha comentado, es que soy una especie de familiar ectoplasmático, o sea, que no existo porque no estoy: "cómo no estás, pues claro, no te enteras de que..." Y yo digo a continuación: ¿Y para qué tenéis teléfono fijo, móvil, correo electrónico y tradicional porque vivís en algún sitio con dirección, o no, el ordenador, la tableta, el "ayfod", las maracas y el bongo?

    Al final uno llega a la conclusión de que no quiere participar de esta absurda colmena que acaba, extermina más bien, a la sociedad, la familia tradicional, lleva al individuo a la mayor de las idiocias (mírese a la gente en la calle pendiente de un cacharro en las manos, los ojos pegados en él, y con las orejas tapadas por otros dos artefactos), lo que hace extremadamente vulnerables los individuos y sujetos a toda clase de sometimientos y esclavitudes que los listos luciferinos, que tanto abundan entre las huestecillas de Satanás, aprovechan en su exclusivo beneficio. Masa consumista parasitada por una legión de explotadores. Yo mientras aprovecho este medio que es Internet en busca de mi "paraíso perdido" en algún rincón del mundo, donde no llegue la tecnología y donde para ver a mi vecino más próximo tenga que usar un telescopio.
    Kontrapoder y Hyeronimus dieron el Víctor.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  3. #3
    Avatar de Erasmus
    Erasmus está desconectado Socio vitalicio
    Fecha de ingreso
    03 ene, 06
    Ubicación
    Buenos Aires
    Mensajes
    4,120
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Por qué son tan tóxicos los grupos de WhatsApp?

    Cuando leí la nota primero pensé en pasarte el enlace por MP (debido a los trolls con los que has tenido que lidiar en el foro) pero después me pareció interesante publicarla en esta sección, notas relacionadas:

    De interés para el Webmaster - trolls



    Cita Iniciado por Valmadian Ver mensaje
    Pero esta experiencia tuvo algo positivo, y es que me ha librado de ser un "tuitero". Vamos, que jamás abrí cuenta alguna en esa abstrusa red. Por lo que sé de ella a través de un miembro de los cuerpos de seguridad del Estado destacado en delitos informáticos, en España hay unos cuatro mil tuiteros registrados, o al menos esa era la cifra que había cuando lo escuché, y esos cuatro gatos mal contados son los que dicen que representan a la opinión pública (la del populacho, claro está, dado el nivelazo que muestran la mayoría), y son los que deciden a su modo qué artista es mejor, o qué equipo de fútbol no es digno de seguir en ésta o aquélla competición. En resumen, una pandilla de gamberros insoportables, parásitos inútiles que infectan la sociedad.

    Acá es uno de los medios más utilizados, tanto ciudadanos comunes como políticos y famosos. Tanto los "K" como los "globoludos" (los de Macri) tienen brigadas de trolls con cuentas truchas (falsas) con las que se atacan. Hace unos meses fueron detenidos unos chicos de Rosario que retwitteaban a yihadistas y amenazaban a Macri; a otra que lograron detectar es a la hija del actor Norman Briski que usaba su cuenta para amenazar a la nena de Macri (su nick era el de la mujer de Lenin).
    Valmadian dio el Víctor.



    Imperium Hispaniae

    "En el imperio se ofrece y se comparte cultura, conocimiento y espiritualidad. En el imperialismo solo sometimiento y dominio económico-militar. Defendemos el IMPERIO, nos alejamos de todos los IMPERIALISMOS."







  4. #4
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Mi casa, territorio del Estado Carlista de España.
    Mensajes
    9,681
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Por qué son tan tóxicos los grupos de WhatsApp?

    Aunque se salga del tema del hilo, hay una relación en el uso cada vez más extendido de las llamadas "locuciones". Esas voces fantasmagóricas que surgen del auricular cada vez que se llama a una institución pública o una empresa cualquiera. No sólo es que resulte imposible en muchos casos hacer la pertinente consulta, o la reclamación, que de todo hay, es que es una total y absoluta muestra de desprecio y falta de respeto hacia cualquiera que intente comunicarse con el lugar al que se pretende acceder. Somos personas, y con personas hemos de tratar y no con unas estúpidas y ridículas maquinitas dotadas de voces robóticas que ni informan, ni interesan. Y todo ello sin contar con el tiempo perdido, que también tiene sus costes, o con dinero tirado pues no todas esas llamadas son gratuitas. Esta es una muestra más del grado de perversión que ha ido adquiriendo el Sistema.
    Kontrapoder dio el Víctor.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  5. #5
    Avatar de Erasmus
    Erasmus está desconectado Socio vitalicio
    Fecha de ingreso
    03 ene, 06
    Ubicación
    Buenos Aires
    Mensajes
    4,120
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Por qué son tan tóxicos los grupos de WhatsApp?

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Cita Iniciado por Valmadian Ver mensaje
    Pero esta experiencia tuvo algo positivo, y es que me ha librado de ser un "tuitero". Vamos, que jamás abrí cuenta alguna en esa abstrusa red. Por lo que sé de ella a través de un miembro de los cuerpos de seguridad del Estado destacado en delitos informáticos, en España hay unos cuatro mil tuiteros registrados, o al menos esa era la cifra que había cuando lo escuché, y esos cuatro gatos mal contados son los que dicen que representan a la opinión pública (la del populacho, claro está, dado el nivelazo que muestran la mayoría), y son los que deciden a su modo qué artista es mejor, o qué equipo de fútbol no es digno de seguir en ésta o aquélla competición. En resumen, una pandilla de gamberros insoportables, parásitos inútiles que infectan la sociedad.
    Cita Iniciado por Erasmus Ver mensaje
    Acá es uno de los medios más utilizados, tanto ciudadanos comunes como políticos y famosos. Tanto los "K" como los "globoludos" (los de Macri) tienen brigadas de trolls con cuentas truchas (falsas) con las que se atacan. Hace unos meses fueron detenidos unos chicos de Rosario que retwitteaban a yihadistas y amenazaban a Macri; a otra que lograron detectar es a la hija del actor Norman Briski que usaba su cuenta para amenazar a la nena de Macri (su nick era el de la mujer de Lenin).


    TROLLS CENTER PRO…





    • Lo irónico que solo presidencia tiene pautas para Perfil , Clarín y Nación …y los trolls center.

    Marcos Peña enfrentó reclamos por el uso de trolls en su informe ante la Cámara de Diputados y evitó responder las denuncias de la oposición sobre la vinculación del Gobierno con esa práctica cada vez más repudiada en la política y que en ese recinto simboliza el diputado Fernando Iglesias, que apenas entró el jefe de Gabinete se acercó presuroso a saludarlo.

    El tema de manipular a la opibión pública a tarvés de la combinación de noticias falsas y granjas de trolls es de una gravedad institucional imposible de minimizar, al punto que ya le mereció al Gobierno una condena de Amnistía Internacional y motivó este martes una reunión en el Senado con directivos de Twitter y Facebook, que intentaron despegarse de esas prácticas.

    La diputada massista Graciela Camaño le presentó un informe de 80 páginas al jefe de gabinete titulado “Troll-Center Una mirada a la industria del escrache”, en el que describe de una manera detallada el uso de cuentas en las redes sociales para hostigar a los dirigentes, periodistas y demás personalidades que osan cuestionar al Gobierno de Mauricio Macri.

    “Cada vez que alguien critica al gobierno se convierte en víctima del troll-center. Los coordinadores definen una línea de escrache, los trolls preparan materiales y coinciden en una fecha y hora para salir todos juntos a destruir al objetivo en redes sociales”, señala el documento que incluye no sólo una descripción del costo mensual, necesidades logísticas y tecnología para instrumentar los ataques troll, sino que incluso revela las conexiones de los usuarios reales más activos en Twitter en el ataque a críticos de Cambiemos, que en todos los casos están vinculados a dirigentes del oficialismo como Lilita Carrió, Patricia Bullrich, Marcos Peña y Guillermo Dietrich. En casi todos los casos estos “usuarios” cobran sueldos del Estado.





    FUENTE
    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas



    Imperium Hispaniae

    "En el imperio se ofrece y se comparte cultura, conocimiento y espiritualidad. En el imperialismo solo sometimiento y dominio económico-militar. Defendemos el IMPERIO, nos alejamos de todos los IMPERIALISMOS."







Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Grupos actuales patriotas
    Por Valmadian en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 6
    Último mensaje: 30/05/2014, 21:46
  2. Primeros grupos nacionalistas argentinos
    Por Defensor_fidei en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 5
    Último mensaje: 09/02/2010, 10:25
  3. Boicot a los grupos pro-etarras
    Por Erasmus en el foro Tablón de Anuncios
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 06/09/2007, 00:22
  4. Los grupos raciales europeos.
    Por WESTGOTLANDER en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 6
    Último mensaje: 04/05/2006, 19:48

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •