Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 2 de 2

Tema: La Luna y La Moncloa (Juan Manuel de Prada, 20/VII/2019)

  1. #1
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,503
    Post Thanks / Like

    La Luna y La Moncloa (Juan Manuel de Prada, 20/VII/2019)

    Fuente: ABC, 20 de Julio de 2019



    La Luna y La Moncloa

    Juan Manuel de Prada


    El doctor Sánchez pretende ahora convencernos de que el Estado le cabe dentro de la cabeza, como a Manuel Fraga. El hombre que no tuvo cabeza ni siquiera para escribir una tesis de baratillo ahora resulta que la tiene para albergar huésped de tan grueso volumen. Así se desprende de esa batería de invectivas que ha lanzado contra Pablo Iglesias, a quien no quiere hacer ministro porque, según él, existen «discrepancias abismales» entre ellos sobre las «cuestiones esenciales de Estado».

    Resulta, en verdad, delirante que un impostor como el doctor Sánchez pretenda presentarse como un estadista de tronío. Pero, si consiguió que un tribunal universitario se tragase una tesis de baratillo con la ayuda sola de un negro, ¿por qué no va a conseguir ahora que las masas cretinizadas se traguen que es un estadista de tronío, con la ayuda de todos los poderes sistémicos? El doctor Sánchez no puede tener el Estado en la cabeza por la sencilla razón de que, cuanto más hueca es una cabeza, menos cosas caben en ella; pero tiene una concupiscencia de Estado que se le sale por los ojos, la nariz y las orejas. El doctor Sánchez quiere zamparse el Estado él solito, con la venia de los poderes sistémicos, pero la aritmética parlamentaria se lo impide. Y, para salvar el escollo de la aritmética, necesita vampirizar los votos de Podemos, que Iglesias -como es natural- no quiere regalarle. Así que, siguiendo los consejitos de su gurú electoral, el doctor Sánchez ha lanzado una campaña de desprestigio de Iglesias, resucitando incluso aquellas burdas consignas, más viejas que Carracuca, con las que los tertulianeses asustaban a las viejecitas, anunciándoles que el mozo de la coleta venía a cepillarse a la opípara señora Democracia y a su hijito rebolludo, don Estado de Derecho.

    El doctor Sánchez asegura campanudo que Iglesias no está dispuesto a «defender la democracia española» ni las «cuestiones esenciales del Estado». Pero este impostor alcanzó el poder en una moción de censura gracias al apoyo de Iglesias, a quien de inmediato proclamó públicamente «socio preferente». Este impostor gobernó durante casi un año gracias al respaldo de Iglesias, firmó con él un acuerdo presupuestario y, en vísperas electorales, declaró que no tendría inconveniente alguno en compartir tareas de gobierno con él. Este impostor ha mantenido durante dos meses embarrancada la investidura para conseguir el apoyo de las menguadas huestes de Iglesias en ayuntamientos y autonomías. ¡Y este impostor pretende ahora presentar a Iglesias como un peligro para la democracia y para la integridad del Estado! Increíblemente, las masas cretinizadas parecen dispuestas a tragarse tan burda añagaza; y ya las terminales sistémicas que ayer le ensalivaban el bálano a Iglesias piden ahora su castración, como si estuviera exigiendo al doctor Sánchez los cuernos de la Luna.

    Hace cincuenta años, cuando el hombre llegó a la Luna, Pemán se quejaba en ABC del significado excesivamente hiperbólico con que se empleaba el verbo «llegar». «¿Llegar está correctamente empleado cuando se pone el pie en algún sitio y luego se marcha uno?», se preguntaba. El doctor Sánchez llegó a La Moncloa como el hombre llegó a la Luna, para poner allí el pie y luego marcharse; pero los poderes sistémicos quieren que llegue para quedarse y saben perfectamente lo que tienen que hacer para conseguirlo. Que, en resumidas cuentas, consiste en aniquilar a Iglesias, a quien tanto auparon cuando les convenía agitar el miedo, y en convocar cuantas elecciones haga falta, hasta que la aritmética cuadre. A fin de cuentas, las convocatorias de elecciones las pagan los mismos ilusos que le pagan a Sánchez los consejitos de su gurú electoral.


    .


    Última edición por Martin Ant; 22/07/2019 a las 18:05

  2. #2
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,140
    Post Thanks / Like

    Re: La Luna y La Moncloa (Juan Manuel de Prada, 20/VII/2019)

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Las opiniones que expresa De Prada en sus artículos siempre tienen la particularidad de generarme sentimientos encontrados. Y creo saber la causa, por una parte habla y escribe, de todo aquello que siendo noticia le interesa, al fin y al cabo ejerce como periodista, y por otro adorna lo que afirma o niega no sólo hiperbólicamente, sino expresando su particular parecer al respecto. Del artículo reproducido sobre el "doctor Sánchez" casi, casi, podría suscribirlo todo, pero, ¡ay! ese pero que parece hacer la puñeta siempre, tenía que surgir de alguna forma. Y volvemos a Pemán con su hipérbolico enredar sobre un vocablo, infinitivo esta vez, en un empeño de comparar un hito histórico, el de Colón, con otro hito histórico, el del Apolo 11. Para Pemán, y para De Prada al parecer también, eso de "llegar" presupone también "quedar", aunque más en sentido reflexivo que otra cosa. Aparte de que en buena lid para Colón no fue "llegar", sino "encontrar", "tropezar", "darse de bruces" y cuantos sinónimos se quieran, dado que su destino eran Cipango o Catay, no las posteriormente llamadas "Indias Occidentales", lo cierto es que hubo grandes diferencias entre ambas empresas.

    Las épocas de ambos acontecimientos son muy diferentes, y no parece necesario destacar tal realidad. Pero, además, es que muchos objetivos a lograr se quedan en ese "llegar" sin más. ¿Qué pasa con el escalador que "llega" a la cumbre del Everest, se queda a vivir en ella o regresa? ¿Qué pasa con los ciclistas cuando "llegan" a la meta, establecen en ella sus hogares o se van a otra parte? ¿Y qué tal cuando uno "llega" a superar todos los requisitos académicos para conseguir un título, sigue examinándose innecesariamente para que no se diga que "ha llegado", o se va a su casa tranquilamente don del diploma o certificación bajo el brazo? Tal vez, para los veraneantes, o viajeros de todo tipo con cualquier destino, es una suerte poder "llegar" porque sino cualquier viaje sería a "ninguna parte", por tanto tiempo perdido, además de un aburrimiento total.

    "Llegar" claro que se "llega", sobretodo cuando se alcanza un objetivo o destino marcados, lo demás son ganas de derivar con ganas de incordiar y cuidadín con eso del "argumento ad verecundiam" porque cuando no hay sustrato que lo sostenga, da igual si lo dice Agamenón o el paleto de su porquero. Y es que se podría llamar también "apellidismo en la opinión". Con el calor que hace apetece mucho más una buena horchata granizada.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Respuestas: 2
    Último mensaje: 15/09/2019, 00:29
  2. «Manual de resistencia» por Juan Manuel de Prada
    Por Pious en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 25/02/2019, 05:22
  3. Respuestas: 0
    Último mensaje: 11/09/2018, 21:55
  4. 155, por Juan Manuel de Prada
    Por Pious en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 23/10/2017, 20:13
  5. Juan Manuel de Prada
    Por Carolus V en el foro Literatura
    Respuestas: 37
    Último mensaje: 25/03/2017, 01:36

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •