Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 10 de 10

Tema: Viejos errores, clericalismo, democracia "cristiana"...

  1. #1
    Avatar de Tradición.
    Tradición. está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    19 mar, 05
    Mensajes
    794
    Post Thanks / Like

    Viejos errores, clericalismo, democracia "cristiana"...

    Rouco podría liderar la creación de un partido de católicos disidentes del PP



    Según informa la Agencia Tiberias, "la parte cristiana del Partido Popular (PP) se desmarca de Rajoy y prepara un nuevo partido que tiene el visto bueno del cardenal de Madrid. Es un partido de cristianos, recuperando la antigua Democracia Cirstiana. Un partido de inspiración católica y que se retira de la militancia del nuevo PP".




    "Entre los cristianos destacados el diputado Nasarre y otros más. Ya está en marcha la operación, se llama Operación Yunke. Lo ha dicho hoy Pilar Cernuda. El cardenal de Madrid ha dicho que Tarancón no quiso un partido cristiano pero las cosas han cambiado y ahora hace mucha falta. En Valencia se ha introducido un curioso documento en cuyo borrador han participado personas cercanas al cardenal de Madrid".

  2. #2
    Avatar de Tradición.
    Tradición. está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    19 mar, 05
    Mensajes
    794
    Post Thanks / Like

    Re: Viejos errores, clericalismo, democracia "cristiana"...

    como decía S.A.R. Don Sixto Enrique de Borbón en su mensaje a los carlistas el seis de enero de este año:



    Una Europa que no es sino el subrogado secularizado de la vieja Cristiandad, de la que las Españas fueron parte primero, continuación después y relicto hoy que no permanece sino en pequeños grupos fieles a una civilización de base católica, comunitariamente vivida, en ocasiones contra las propias jerarquías de la Santa Iglesia Católica, cuyo designio pareciera ser completar la revolución liberal, llevando a sus filas a quienes secularmente y hasta el momento le han sido refractarios. Por eso el discurso en pro de una "laicidad" no "laicista", círculo cuadrado del liberalismo de matriz anglosajona, hoy tan en boga en ambientes quizá sanamente conservadores, pero objetivamente cómplices con el error liberal, a través de sus conocidas (también por sus efectos destructivos) versiones de los sedicentes liberalismo católico y democracia cristiana, en buena parte dirigidos por quienes alguna vez militaron bajo nuestras banderas, pero les faltó la esperanza.
    Última edición por Tradición.; 18/06/2008 a las 11:14

  3. #3
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,738
    Post Thanks / Like

    Re: Viejos errores, clericalismo, democracia "cristiana"...

    IGLESIA MILITANTE Y MILITANTES CATÓLICOS







    En la foto, el interesante teórico revolucionario Georges Sorel.

    LA URGENCIA DE UNA IGLESIA MILITANTE

    El Partido Popular se fragmenta. Y en el puzzle en que se convierte esa sentina, una de las tendencias que se pone rampante es la liderada por Nasarre. Es el sector del PP que se decanta por la línea de la “Democracia Cristiana”. Según la Agencia Tiberias- esta recuperación de la “democracia cristiana” cuenta con “el visto bueno del cardenal de Madrid” (esto es, Monseñor Rouco.)

    Aunque Tarancón no era partidario de formar un partido católico, según parece haber expresado Monseñor Antonio María Cardenal Rouco Varela: la situación actual está reclamando una formación política de signo confesional. Con todo el respeto filial que nos merece el Cardenal de San Lorenzo in Damaso, quisiéramos hacerle unas humildes consideraciones concernientes a la naturaleza de ese futurible partido católico que parece se está gestando, alimentándose siquiera indirectamente de tan altas jerarquías eclesiásticas*.

    Querido Monseñor Rouco Varela: Si la situación que atraviesa la Iglesia en España es tal que requiere un partido político católico no repitamos, por favor, el error de la “democracia cristiana” –que, todos lo sabemos: es pan para hoy y hambre para mañana. El PNV, el PSOE… Cualquiera es bueno en este país para presumir de partido centenario. ¿Qué nos pasa a los católicos, Su Eminencia Reverendísima? ¿Es que no queremos acordarnos de la antigüedad que tiene el carlismo –prefiero llamarle tradicionalismo- en España? Parece mentira que tengamos que ir a modelos extranjeros que se han mostrado tan corrompidos como la “democracia cristiana” (liberalismo, en definitiva), teniendo en la propia patria el ejemplo imperecedero y continuado de una formación política acrisolada y dotada de un ideario que se cifra en Dios, Patria, Fueros y Rey; lema que, con la Historia en la mano, resume todas las soluciones a los males de España. Se habla del complejo del Partido Popular; pero, ¿acaso tiene nuestra jerarquía católica algún complejo? Creo que no, pero es hora de demostrarlo. Monseñor, no hay nada nuevo que inventar: la Iglesia tiene su “partido” en esa institución casi bicentenaria que es el carlismo.

    Ya, ya sé lo que Su Eminencia Reverendísima me podría decir: “el partido carlista está dividido… el carlismo es un fantasma trasnochado del siglo XIX… tienen un sesgo peligrosamente paramilitar…”. El carlismo no es paramilitar, es militante. No es un fantasma, es una realidad con jóvenes en sus filas (pues siempre tuvo vocación intergeneracional). Puede ser que no esté tan unido como nos gustaría a nosotros, pero se aunará pues todos en esa comunión somos buenos vasallos, habiendo buen señor. Y quiero hacer especialmente énfasis en el carácter militante del carlismo. Militancia, Eminencia Reverendísima, es cabalmente lo que tanto le hace falta a nuestra Iglesia. Déjesenos de monsergas sobre “agentes pastorales” y esa jerigonza del pseudo-activismo del cristiano-tonto-utensilio de las izquierdas.

    Así como existe una Iglesia peregrina en la tierra, existe una Iglesia purgante y una Iglesia gloriosa, existe también –y muchos se empeñaron en borrarla- una Iglesia Militante. Esa es la Iglesia que hace falta. Y el partido político que puede robustecerla es el más militante de todos. La Iglesia no necesita un partido político de economistas, ingenieros y letrados; lo que necesita es un partido político capaz de renovar, con la ayuda del Espíritu Santo, la faz de las Españas. Iglesia Militante: Partido Militante.

    Quiero dejarle aquí una reflexión que me gustaría que todos nos llevásemos al cuarto de las cavilaciones:

    A comienzos del siglo XIX, las persecuciones revolucionarias reavivaron ese mito de la lucha satánica, que le procuró a Joseph de Maestre sus elocuentes páginas; ese rejuvenecimiento explica, en gran parte, el renacimiento religioso que en dicha época se produjo. Si el catolicismo se ve hoy tan amenazado, se debe mucho a que el mito de la iglesia militante tiende a desaparecer. La literatura eclesiástica ha contribuido grandemente a tornarle ridículo: valga de muestra que, en 1872, un escritor belga recomendaba volver a los exorcismos que, según él, parecían un medio eficaz para combatir a los revolucionarios. A muchos católicos cultos les asusta comprobar que las ideas de Joseph de Maestre han fomentado la ignorancia entre el clero, que evitaba mantenerse al corriente de una ciencia maldita; el mito satánico les parece, pues, peligroso, y destacan sus aspectos ridículos; pero no siempre captan como es debido su alcance histórico. Las costumbres muelles, escépticas y, sobre todo, pacíficas, de la generación actual, no favorecen la pervivencia de ese mito; y los adversarios de la Iglesia proclaman a las claras que no quieren retornar a un régimen de persecuciones que pudiera devolver su antiguo poder a las imágenes de guerra.”

    Este párrafo lo escribió un peculiar analista revolucionario, Georges Sorel (1847-1922). Hasta un hombre tan ajeno a las sacristías veía con más nitidez la urgencia de volver a la Iglesia Militante: “Si el catolicismo se ve hoy tan amenazado, se debe mucho a que el mito de la iglesia militante tiende a desaparecer”. También resaltaré el veredicto, pues no hay que esquivarlo: “Las costumbres muelles, escépticas y, sobre todo, pacíficas, de la generación actual, no favorecen la pervivencia de ese mito
    .”

    Pero, entonces…¿Será que lo primero que tenemos que cambiar son las costumbres y aniquilar el escepticismo y el pacifismo falsario? Si al carlismo hemos de recomendarle eso mismo, ¿qué podremos decir de la “democracia cristiana” en ese aspecto? Pues es, Eminencia Reverendísima, lo primordial. Hablar de partidos sin cambiar las costumbres es como lo que decía el bueno del Buscón Pablos:

    “…nunca mejora su estado quien muda solamente de lugar, y no de vida y costumbres”.

    *Como es habitual en este blog, la noticia la hemos encontrado en ese excelente foro de ideas que es hispanismo.org, página muy recomendable. Amén de algunos blogs amigos, no leemos otra cosa en Internet como no sea este foro y el Foro Santo Tomás Moro. Para la noticia que comentamos aconsejamos en concreto consultar pinchando el enlace:

    Viejos errores, clericalismo, democracia "cristiana"...



    Publicado por Maestro Gelimer

    http://librodehorasyhoradelibros.blogspot.com/

  4. #4
    Chanza está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    03 abr, 06
    Mensajes
    1,183
    Post Thanks / Like

    [FARO] ¿Democracia cristiana?

    Las aportaciones de Tradición y del Maestro Gelimer son del agrado de los responsables de FARO, evidentemente...

    • Catolicismo militante: la "democracia cristiana" está de más


    Madrid, 18 junio 2008
    , mes del Sagrado Corazón. El rumor de que podría formarse un partido político demócratacristiano, con el apoyo del Cardenal Arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, se extiende por momentos. Sería la repetición de un viejo error clerical, el cual, además de su heterodoxia fundamental, ha hecho mucho daño a la Iglesia y a España. Si el rumor se confirmase, resultarían proféticas las palabras de S.A.R. Don Sixto Enrique de Borbón en su mensaje a los carlistas el pasado día de Reyes:

    "... esa parte restante de las viejas Españas, situada en la península ibérica, sufre desde hace tiempo un nuevo acoso, doctrinario al inicio, real al final, del enemigo europeo. Una Europa que no es sino el subrogado secularizado de la vieja Cristiandad, de la que las Españas fueron parte primero, continuación después y relicto hoy que no permanece sino en pequeños grupos fieles a una civilización de base católica, comunitariamente vivida, en ocasiones contra las propias jerarquías de la Santa Iglesia Católica, cuyo designio pareciera ser completar la revolución liberal, llevando a sus filas a quienes secularmente y hasta el momento le han sido refractarios. Por eso el discurso en pro de una 'laicidad' no 'laicista', círculo cuadrado del liberalismo de matriz anglosajona, hoy tan en boga en ambientes quizá sanamente conservadores, pero objetivamente cómplices con el error liberal, a través de sus conocidas (también por sus efectos destructivos) versiones de los sedicentes liberalismo católico y democracia cristiana, en buena parte dirigidos por quienes alguna vez militaron bajo nuestras banderas, pero les faltó la esperanza."


    Acerca de este asunto se ha publicado una interesante entrada en el cuaderno de bitácora Libro de Horas y Hora de Libros, que reproducimos a continuación:

    IGLESIA MILITANTE Y MILITANTES CATÓLICOS

    LA URGENCIA DE UNA IGLESIA MILITANTE

    El Partido Popular se fragmenta. Y en el puzzle en que se convierte esa sentina, una de las tendencias que se pone rampante es la liderada por Nasarre. Es el sector del PP que se decanta por la línea de la "Democracia Cristiana". Según la Agencia Tiberias, esta recuperación de la "democracia cristiana" cuenta con "el visto bueno del cardenal de Madrid" (esto es, Monseñor Rouco).

    Aunque Tarancón no era partidario de formar un partido católico, según parece haber expresado Monseñor Antonio María Cardenal Rouco Varela: la situación actual está reclamando una formación política de signo confesional. Con todo el respeto filial que nos merece el Cardenal de San Lorenzo in Damaso, quisiéramos hacerle unas humildes consideraciones concernientes a la naturaleza de ese futurible partido católico que parece se está gestando, alimentándose siquiera indirectamente de tan altas jerarquías eclesiásticas*.

    Querido Monseñor Rouco Varela: Si la situación que atraviesa la Iglesia en España es tal que requiere un partido político católico no repitamos, por favor, el error de la "democracia cristiana" –que, todos lo sabemos: es pan para hoy y hambre para mañana. El PNV, el PSOE… Cualquiera es bueno en este país para presumir de partido centenario. ¿Qué nos pasa a los católicos, Su Eminencia Reverendísima? ¿Es que no queremos acordarnos de la antigüedad que tiene el carlismo –prefiero llamarle tradicionalismo- en España? Parece mentira que tengamos que ir a modelos extranjeros que se han mostrado tan corrompidos como la "democracia cristiana" (liberalismo, en definitiva), teniendo en la propia patria el ejemplo imperecedero y continuado de una formación política acrisolada y dotada de un ideario que se cifra en Dios, Patria, Fueros y Rey; lema que, con la Historia en la mano, resume todas las soluciones a los males de España. Se habla del complejo del Partido Popular; pero, ¿acaso tiene nuestra jerarquía católica algún complejo? Creo que no, pero es hora de demostrarlo. Monseñor, no hay nada nuevo que inventar: la Iglesia tiene su "partido" en esa institución casi bicentenaria que es el carlismo.

    Ya, ya sé lo que Su Eminencia Reverendísima me podría decir: "el partido carlista está dividido… el carlismo es un fantasma trasnochado del siglo XIX… tienen un sesgo peligrosamente paramilitar…". El carlismo no es paramilitar, es militante. No es un fantasma, es una realidad con jóvenes en sus filas (pues siempre tuvo vocación intergeneracional). Puede ser que no esté tan unido como nos gustaría a nosotros, pero se aunará pues todos en esa comunión somos buenos vasallos, habiendo buen señor. Y quiero hacer especialmente énfasis en el carácter militante del carlismo. Militancia, Eminencia Reverendísima, es cabalmente lo que tanto le hace falta a nuestra Iglesia. Déjesenos de monsergas sobre "agentes pastorales" y esa jerigonza del pseudo-activismo del cristiano-tonto-utensilio de las izquierdas.

    Así como existe una Iglesia peregrina en la tierra, existe una Iglesia purgante y una Iglesia gloriosa, existe también –y muchos se empeñaron en borrarla- una Iglesia Militante. Esa es la Iglesia que hace falta. Y el partido político que puede robustecerla es el más militante de todos. La Iglesia no necesita un partido político de economistas, ingenieros y letrados; lo que necesita es un partido político capaz de renovar, con la ayuda del Espíritu Santo, la faz de las Españas. Iglesia Militante: Partido Militante.

    Quiero dejarle aquí una reflexión que me gustaría que todos nos llevásemos al cuarto de las cavilaciones:

    "A comienzos del siglo XIX, las persecuciones revolucionarias reavivaron ese mito de la lucha satánica, que le procuró a Joseph de Maestre sus elocuentes páginas; ese rejuvenecimiento explica, en gran parte, el renacimiento religioso que en dicha época se produjo. Si el catolicismo se ve hoy tan amenazado, se debe mucho a que el mito de la iglesia militante tiende a desaparecer. La literatura eclesiástica ha contribuido grandemente a tornarle ridículo: valga de muestra que, en 1872, un escritor belga recomendaba volver a los exorcismos que, según él, parecían un medio eficaz para combatir a los revolucionarios. A muchos católicos cultos les asusta comprobar que las ideas de Joseph de Maestre han fomentado la ignorancia entre el clero, que evitaba mantenerse al corriente de una ciencia maldita; el mito satánico les parece, pues, peligroso, y destacan sus aspectos ridículos; pero no siempre captan como es debido su alcance histórico. Las costumbres muelles, escépticas y, sobre todo, pacíficas, de la generación actual, no favorecen la pervivencia de ese mito; y los adversarios de la Iglesia proclaman a las claras que no quieren retornar a un régimen de persecuciones que pudiera devolver su antiguo poder a las imágenes de guerra."

    Este párrafo lo escribió un peculiar analista revolucionario, Georges Sorel (1847-1922). Hasta un hombre tan ajeno a las sacristías veía con más nitidez la urgencia de volver a la Iglesia Militante: "Si el catolicismo se ve hoy tan amenazado, se debe mucho a que el mito de la iglesia militante tiende a desaparecer". También resaltaré el veredicto, pues no hay que esquivarlo: "Las costumbres muelles, escépticas y, sobre todo, pacíficas, de la generación actual, no favorecen la pervivencia de ese mito."

    Pero, entonces… ¿Será que lo primero que tenemos que cambiar son las costumbres y aniquilar el escepticismo y el pacifismo falsario? Si al carlismo hemos de recomendarle eso mismo, ¿qué podremos decir de la "democracia cristiana" en ese aspecto? Pues es, Eminencia Reverendísima, lo primordial. Hablar de partidos sin cambiar las costumbres es como lo que decía el bueno del Buscón Pablos:

    "…nunca mejora su estado quien muda solamente de lugar, y no de vida y costumbres".


    *Como es habitual en este blog, la noticia la hemos encontrado en ese excelente foro de ideas que es hispanismo.org, página muy recomendable. Amén de algunos blogs amigos, no leemos otra cosa en Internet como no sea este foro y el Foro Santo Tomás Moro. Para la noticia que comentamos aconsejamos en concreto consultar pinchando el enlace: Viejos errores, clericalismo, democracia "cristiana"...

    _____________________________________________________
    Agencia FARO

  5. #5
    Avatar de FACON
    FACON está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    28 oct, 07
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    339
    Post Thanks / Like

    Re: Viejos errores, clericalismo, democracia "cristiana"...

    Al partido que se llamó Fuerza Nueva de Blas piñar, se le podría decir "Democracia Cristiana" (liberalismo)?? Yo no estoy de acuerdo con la democracia cristiana de Nassarre, además porque una vez le escuché en una conferencia y me pareció poco inteligente, para no ponerle otro apelativo, pero claro un partido como el de Fuerza Nueva que era católico, se le podría decir lo mismo??. Hasta que punto podemos decir democracia cristiana "liberal"?? Alternativa Española tambien??

    Con todo prefiero a los carlistas.
    El noble es aquel:
    que tiene alma para sí y para otros.
    Son los nacidos para mandar.
    Son los capaces de castigarse y castigar.
    Son los que en su conducta han puesto estilo.
    Son los que no piden libertad sino jerarquía.
    Son los que sienten el honor como la vida.
    Son los capaces de dar cosas que nadie obliga y abstenerse de cosas que nadie prohíbe. Son los...

    ("El nuevo gobierno de Sancho" Leonardo Castellani)

  6. #6
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,738
    Post Thanks / Like

    Re: Viejos errores, clericalismo, democracia "cristiana"...

    Yo también prefiero el Carlismo. Pero Fuerza Nueva no era democracia cristiana ni un partido liberal.

  7. #7
    Avatar de FACON
    FACON está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    28 oct, 07
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    339
    Post Thanks / Like

    Re: Viejos errores, clericalismo, democracia "cristiana"...

    Cita Iniciado por Hyeronimus Ver mensaje
    Fuerza Nueva no era democracia cristiana ni un partido liberal.
    Por eso lo pregunto, a que se refieren con democracia cristiana, a un partido que por el mero hecho acepta la constitución, o por los miembros que la integren. ¿Como definimos democracia cristiana?
    A ver si me explico, alguien que acepte la constitución con un grupo y decide formar un partido, es un democrata cristiano por consecuencia liberal?? O uds. le llaman demócratas cristianos a aquellos que no tienen en claro las ideas cristianas y simpatizan con el liberalismo??

    Si ambos son demócratas cristianos a su entender, Blas piñar sería un liberal conservador, cosa que sería un buen chiste. Por eso quiero matizar bien hasta que punto consideramos demócratas cristianos, pues no todos los partidos que aceptan la constitución son "democristianos"
    El noble es aquel:
    que tiene alma para sí y para otros.
    Son los nacidos para mandar.
    Son los capaces de castigarse y castigar.
    Son los que en su conducta han puesto estilo.
    Son los que no piden libertad sino jerarquía.
    Son los que sienten el honor como la vida.
    Son los capaces de dar cosas que nadie obliga y abstenerse de cosas que nadie prohíbe. Son los...

    ("El nuevo gobierno de Sancho" Leonardo Castellani)

  8. #8
    Avatar de Tradición.
    Tradición. está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    19 mar, 05
    Mensajes
    794
    Post Thanks / Like

    Re: Viejos errores, clericalismo, democracia "cristiana"...

    la democracia "cristiana"....


    CONSTITUCIONALISMO, CONSTITUCIÓN DE 1978 Y SECULARIZACIÓN Hace unos años, en Italia, dos ilustres juristas, uno de ellos además filósofo, Pietro Giuseppe Grasso y Francesco Gentile, catedráticos respectivamente de Pavía y Padua, compilaron en un volumen las críticas de fondo recibidas a lo largo de su medio siglo de existencia por la Constitución italiana de 1947. Costituzione criticata, tal es la rúbrica que llevó, hubiese sido imposible entre nosotros, pues la Constitución española, pese a llevar ya veinticinco años de vigencia, pues se aprobó en 1978, sólo ha conocido críticas técnicas, procedentes principalmente de los docentes del derecho constitucional, pero apenas ha sido cuestionada en cuanto a sus presupuestos doctrinales.

    Dentro del volumen italiano recién citado, algunas de las páginas concernían explícitamente a las relaciones entre la Constitución y el proceso secularizador, cuestión que el profesor Grasso ha tratado monográficamente en otra publicación posterior que lleva por título Costituzione e secolarizazzione. El eje central, que destaca desde la rúbrica y que determina el carácter orgánico y no simplemente yuxtapuesto de sus páginas, estampadas a lo largo de veinte años en una valiosa y valerosa revista, Instaurare, que dirige el profesor de Udine Danilo Castellano, prologuista del libro, radica en el vínculo diamantino que existe entre el constitucionalismo –como concreción técnica de la ideología inmanentista de la modernidad (entendida en sentido axiológico y no meramente cronológico) en la política contemporánea– y la secularización que en la vida social se ha producido durante tal período histórico. Mejor dicho, se trata de la ilustración de tal conexión en la experiencia política italiana posterior a la II Guerra Mundial. Como destaca el prologuista, la lectura que ofrece Grasso de esta experiencia no es sólo coherente, sino también fundada: la legislación italiana republicana brota de un presupuesto ateo, secularizado e inmanentista (la Constitución de 1947) que, gradual aunque inexorablemente, desarrolla hasta llegar a la actual destrucción del orden civil. Así pues, es una aguda comprobación, pasada por el tamiz del tribunal de la praxis, de a dónde han conducido los (pseudo) principios político-jurídicos de la República italiana, esto es, de la modernidad política, en la fase disolutoria que suele denominarse postmoderna. Pues, invirtiendo sus líneas de desarrollo, se ha pasado de un inmanentismo totalitario a otro anarquista, que pretende –contradictoriamente– regular por ley y gestionar institucionalmente. Piénsese, por ejemplo, en las graves cuestiones que subyacen a la reforma del derecho de familia o la afirmación de la libertad de conciencia.

    El gran mérito del libro reside en su entraña auténtica y hondamente jurídica y al mismo tiempo en su apertura a la realidad política. Un jurista fino, a través de la problematización de la experiencia jurídico-política, logra desenmascarar las mendacidades de la ideología. El “constitucionalismo” se muestra así como un ariete de disolución política, jurídica y social, que ha hecho avanzar la secularización a través de un texto y una realidad teñidas por la democracia cristiana. Ese es otro de los hallazgos de la obra de Grasso: tematizar una relación (la democracia cristiana como agente de secularización y de destrucción del orden social) que era un secreto a voces, pero que pocas veces se había presentado en forma tan neta como ausente de énfasis al tiempo.


    No muy lejano es el modelo español, en el que también la democracia cristiana (entendida lato sensu, esto es, comprensiva de cierto liberalismo calificado con error de católico y también de cierto reformismo populista) ha hecho avanzar, con gravísimas complicidades de la Iglesia española y universal, el proceso secularizador hasta llegar a lo que un distinguido profesor español, Francisco Canals, ha llamado “la ruina espiritual de un pueblo por efecto de una política”. Pero en España, al contrario que en Italia, no se ha abierto aún la crítica (por más que minoritaria) franca y abierta. Aquí todavía resulta escandalosa para clérigos y biempensantes la idea del Estado católico. Y los tratadistas de derecho constitucional católicos maquillan el problema al limitar su rechazo a ciertas consecuencias (que reputan excesivas) de la ideología constitucional, como si no fluyeran lógicamente de ésta.


    Concluyamos. El constitucionalismo es la aplicación al derecho público de la ideología racionalista anticristiana, de la que –en mayor o menor grado– participan todas las constituciones modernas. Las posteriores a la Segunda Guerra Mundial, ciclo al que –aunque rezagada– pertenece la española de 1978, todavía presentan reforzado ese signo, si bien en su fase anarquizante y puramente disolvente. En el mundo latino, finalmente, se da la paradoja de que ha sido la democracia cristiana, con apoyo de la Iglesia, la que –a través de dichas constituciones– ha hecho avanzar la secularización, al renunciar al Estado católico e imponer la libertad de conciencia y culto.


    Miguel Ayuso

  9. #9
    Avatar de Tradición.
    Tradición. está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    19 mar, 05
    Mensajes
    794
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Viejos errores, clericalismo, democracia "cristiana"...

    Se sigue insistiendo:

    ¿Un nuevo partido católico en España? Es la pregunta que se hacen desde la Asociación Católica de Propagandistas

    20/10/09 Según cuenta José Manuel Vidal en Elmundo.es, la Asociación Católica de Propagandistas, que preside Alfredo Dagnino (en la foto), estaría preparando ya una concreción de sus postulados ideológicos "más allá de las próximas elecciones generales" que podría dar lugar a un nuevo partido católico, ya que "la democracia está en crisis", y por lo tanto, necesita "regeneración". Tanto de la representación política como del "saneamiento de las instituciones del Estado" o "los fundamentos morales y prepolíticos de la democracia".



    Hemos hecho un esfuerzo de reflexión durante años. Ahora nos toca pasar a la acción y concretar", explicó Dagnino en la presentación del XI Congreso 'Católicos y Vida Pública', que se celebrará el tercer fin de semana de noviembre. Y añadió: "Hacen falta nuevos hombres de la asociación en la política. En estos momentos de crisis moral y antropológica, la asociación tiene que promover hombres para la vida política".



    "¿A través de los partidos existentes?", se preguntó el propio Dagnino. Y él mismo se contestó: "No se sabe". Pero, de hecho, y a renglón seguido, se mostraba firme partidario de la creación de un partido político católico.

  10. #10
    Avatar de Tradición.
    Tradición. está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    19 mar, 05
    Mensajes
    794
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Viejos errores, clericalismo, democracia "cristiana"...

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Declaraciones previas a la XI edición del Congreso «Católicos y Vida Pública»

    Alfredo Dagnino desmiente que piense impulsar la fundación de un partido confesional católico

    Dentro de los preparativos de la XI edición del Congreso «Católicos y Vida Pública» que este año se dedicará a «La política, al servicio del bien común», el presidente de la la Asociación Católica de Propagandistas y la Fundación Universitaria San Pablo CEU, Alfredo Dagnino se reunió ayer con un grupo de periodistas ante los que expuso las líneas generales de este acontecimiento que ya se ha convertido en una referencia de primer nivel en el marco de la vida cultural de la sociedad española y que, por supuesto, no tiene como objetivo promover ningún partido confesional, como algún medio ha interpretado erróneamente, aunque sí «impulsar a los católicos para que participen activamente en la Política como servicio al bien común».


LinkBacks (?)

  1. 06/08/2010, 15:49

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. El liberalismo es pecado
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 35
    Último mensaje: 30/06/2019, 00:30
  2. Un Argumento Contra la Democracia Moderna
    Por Hyeronimus en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 12
    Último mensaje: 31/12/2018, 04:48
  3. Yunta sabática de cristianos viejos
    Por Hyeronimus en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 14/05/2008, 20:56
  4. Respuestas: 0
    Último mensaje: 15/09/2007, 05:59
  5. Democracia y Revolución
    Por Banda Oriental en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 26/08/2006, 16:25

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •