Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 2 de 2 PrimerPrimer 12
Resultados 21 al 40 de 40

Tema: No nacen niños: el suicidio demográfico de España

  1. #21
    Avatar de Kontrapoder
    Kontrapoder está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    29 mar, 05
    Mensajes
    3,088
    Post Thanks / Like

    Re: No nacen niños: el suicidio demográfico de España

    Más anticoncepción para un pueblo moribundo:

    La "píldora" masculina, 100% efectiva y sin efectos secundarios, estará disponible en un par de años [ENG]

    13/12 06:57 publicado: 00:15

    El equivalente masculino a la píldora anticonceptiva estará en el mercado en un par de años. Es 100% efectiva, barata, sin efectos secundarios y tiene una duración de diez años a partir de una simple inyección (que se puede revertir antes de tiempo con otra inyección si se desea tener hijos). Puede significar una revolución tan grande en la libre elección de la procreación para los hombres como lo fue la píldora para las mujeres.

    Fuente: La "píldora" masculina, 100% efectiva y sin efectos secundarios, estará disponible en un par de años [ENG]
    «Eso de Alemania no solamente no es fascismo sino que es antifascismo; es la contrafigura del fascismo. El hitlerismo es la última consecuencia de la democracia. Una expresión turbulenta del romanticismo alemán; en cambio, Mussolini es el clasicismo, con sus jerarquías, sus escuelas y, por encima de todo, la razón.»
    José Antonio, Diario La Rambla, 13 de agosto de 1934.

  2. #22
    Avatar de Kontrapoder
    Kontrapoder está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    29 mar, 05
    Mensajes
    3,088
    Post Thanks / Like

    Re: No nacen niños: el suicidio demográfico de España

    En estas últimas fechas se han publicado varias noticias cantando las bondades de la esterilidad en la pareja (¿campaña orquestada?):

    Las parejas sin hijos, ¿son más felices? – CNN en Español: Ultimas Noticias de Estados Unidos, Latinoamérica y el Mundo, Opinión y Videos - CNN.com Blogs

    La vida de los Dinky: parejas que no aspiran a tener hijos - diario El Pais

    ¿Hijos? No, gracias | Lifestyle | EL MUNDO

    Los testimonios de esta última noticia son estremecedores y muestran una sociedad enferma, encantada de autoextinguirse:

    ¿Hijos? No, gracias

    "Un matrimonio sin descendencia es como un jardín sin flores", espetó hace años un amigo a Carmen, sin preguntarse siquiera por qué no quería tener hijos a pesar de llevar décadas de convivencia con su pareja. Ella no quiso entrar a explicarle sus motivos. "Es nuestra decisión, así entendemos la vida y así la disfrutamos: sin hijos", reflexiona esta funcionaria. Esta elección, considerada incluso anómala en el pasado, es cada vez más frecuente, aunque todavía minoritaria, entre las parejas españolas. Entre el 13% y el 14% de las mujeres nacidas en 1965 no tiene hijos, mientras que en la generación anterior, la de las venidas al mundo en 1955, ese porcentaje estaba en torno al 10%, según datos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

    Las estadísticas, sin embargo, no explican los motivos, al margen del 2% o 3% de los casos que, según estimaciones europeas, son por infertilidad. Entre quienes eligen esa opción de forma voluntaria "cuenta mucho la idea de tener una vida más independiente porque, aunque la maternidad sigue siendo muy atractiva, se entiende que los hijos limitan, por ejemplo, las opciones profesionales de la madre o las posibilidades de viajar o de hacer otras cosas del padre", explica Inés Alberdi, catedrática de Sociología de la Universidad Complutense. "Tener niños se empieza a ver como algo a lo que puedes optar, no como un destino al que todas estamos abocadas, sobre todo en los países desarrollados, donde hay capacidad de decisión y acceso a los métodos anticonceptivos", añade Silvia Álava, del Centro de Psicología Álava Reyes.

    Aunque cada pareja tiene sus propias motivaciones para no procrear, lo que subyace "es una mayor libertad y un ensanchamiento del abanico de posibilidades para elegir y diseñar tu proyecto de vida, además de un incremento de la tolerancia social", abunda Alberdi. No obstante, todavía existe una cierta presión, "superior hacia la maternidad que hacia la paternidad, con persistentes comentarios del tipo: ¿cuándo lo vas a tener?, ¿a qué esperas?, o se te va a pasar el arroz", puntualiza Álava.

    La psiquiatra francesa Geneviève Serre, en su estudio Las mujeres sin sombra o la deuda imposible. La decisión de no ser madre, identifica el perfil de quien decide no tener niños con el de una licenciada, ejecutiva y urbana. "Normalmente su alto nivel de educación les da más opciones", corrobora la demógrafa del CSIC, Teresa Castro, "pero esto no ocurre en todos los países, por lo que tenemos que dudar de que sea un patrón asociado a la modernidad o al desarrollo económico", añade y pone como ejemplo Suecia, donde las más formadas tienen últimamente mayor número de hijos.

    De hecho, un reciente estudio de la investigadora Marta Seiz, también del CSIC, concluye que en la mujer española que decide no procrear pesa más una situación socioeconómica precaria, sobre todo en lo laboral, y la ausencia de una pareja que pudiera servir de soporte, que una actitud menos orientada a la familia, con lo que "es muy difícil medir si se trata de una infecundidad voluntaria o forzosa", asegura.
    En primera persona

    Sobre todo, libertad (Juan Carlos, 41 años, y Lola, 39)
    Ella tuvo un breve periodo de duda, justo después de casarse hace cinco años, en el que intentó quedarse embarazada. "Tomé hasta ácido fólico", recuerda Lola S., que en tres meses confirmó lo que siempre había pensado: no quería tener hijos. "Mi vida es mi libertad y siempre pienso en lo que un niño puede quitarme y no en lo que quizá me aportaría, porque no quiero renunciar a lo que tengo", asegura esta sevillana de 39 años a quien su marido, Juan Carlos, apoya. "Me gusta quedar con mis amigas, salir de cañas o apuntarme a clases", explica Lola, gestora de marcas de un laboratorio de dermoestética, que en el otro lado de la balanza pone y rechaza las obligaciones que conlleva tener un hijo. "Porque es para toda la vida y no para que te lo cuide tu madre, como muchos se plantean", advierte. Nunca se ha arrepentido de la decisión pese a las presiones que tuvo que soportar al principio de conocidos que juzgan desde fuera: "Por ejemplo, el día que un cliente me preguntó que cómo no iba a tener hijos con lo linda y buena persona que yo soy", recuerda con una sonrisa. Le contesta desde la distancia pero con contundencia: "No me importa lo que digan los demás porque tengo muy claro lo que pienso y lo que quiero".

    La vida duele (Clara, 27 años, y David, 34)
    En la balanza de ella pesan más los planteamientos para no procrear que para hacerlo. "Las razones que llevan a tener un hijo suelen ser egoístas, como dar sentido a tu vida, ser más feliz, sobrellevar una pareja disfuncional, evitar la soledad o adecuarte a la tradición", analiza esta licenciada en Filosofía, ilustradora y escritora. No son, en su opinión, motivos suficientes para contrarrestar las consecuencias de traer una persona al mundo, "porque cualquier vida, por privilegiada que sea, involucra sufrimiento y tomar la decisión de que alguien más pase por ello requiere razones que no encuentro", reflexiona. Suma a ello otros factores como el destino poco esperanzador que, a su juicio, espera a las generaciones futuras o la evidencia de que las parejas con hijos son menos felices. Su marido comparte que tener un bebé puede ser una irresponsabilidad, porque "¿qué mundo se encontraría mi hijo cuando tuviera 50 años?". Pero en este doctor en Filosofía también pesa la cantidad de cosas que quiere hacer y no podría llevar a cabo con tanta facilidad si tuviera niños. "Viajo mucho, cambio con frecuencia de país de residencia y tengo el proyecto de vivir algún tiempo en África", enumera.

    El imperio de la razón (Ana, 44 años, y Günther, 47)
    Con más de una década de relación a sus espaldas, ambos son militantes de la convivencia en pareja sin hijos. Después de pensarlo mucho, este corredor de seguros afincado en Barcelona concluyó que "no hay un solo motivo racional para tenerlos, solo emotivos". En su caso ganó la razón. "Implica un cambio de vida fundamental, porque requiere mucha dedicación y eso supone tiempo, responsabilidad y preocupación, con el riesgo de que además te pueda salir mal", explica enumerando sus motivaciones. Argumentos que Ana, administrativa de profesión, ya ha comprobado en la práctica al haber ayudado a criar a parte de sus seis sobrinos. "Con ellos aprendí lo que te aporta la maternidad, pero también los sacrificios que supone", asegura, dando por satisfecha su parcela maternal. "No necesito llenar huecos porque ya hay personitas a las que puedes ayudar, educar y dar todo tu amor sin que sea necesario que hayan nacido de ti". Y es que, aunque pueda parecer contradictorio, ambos se declaran entusiastas de los críos. "En mi casa siempre hay pequeños de todas las edades que me dan sus risas, abrazos y cariños, pero no quiero hacerme responsable de ellos. El hecho de que me encanten no significa que desee tener uno para siempre", sentencia Ana. Günther asiente. A él también le gusta su vida tal como es: estar con la familia pero tener su tiempo, salir, disfrutar con su trabajo incluso en casa, viajar o estudiar.

    Recuerdos de infancia (Carmen, 58 años, y Roberto, 55)
    "Siempre dije que no iba a tener hijos y por qué. Por la familia convulsa y conflictiva en la que crecí", admite desde su casa del norte de España en la que es feliz con Roberto, su compañero desde hace 40 años. Y no se ha arrepentido ni su marido ha mostrado un deseo irrefrenable por tenerlos, aunque no pueda verbalizar los motivos. "Al principio nuestra situación económica no era la más óptima y luego simplemente fue pasando el tiempo", señala él. Para Carmen la idea de la familia modelo encierra mucho cinismo: "Conozco más de un caso de gente que tiene descendencia por obligación, por aquello de que si estoy casado, he de tener una familia y si soy mujer tengo que tener hijos. Y luego apenas miraron por ellos".

    Hablando en plata, estos testimonios vendrían a decir lo siguiente (sacado de otro foro):

    Sobre todo, libertad (Juan Carlos, 41 años, y Lola, 39)
    "Nuestro objetivo en la vida es endrojarnos y salir de phiesta, eso es incompatible con tener hijos"

    La vida duele (Clara, 27 años, y David, 34)
    "Nuestra vida es una puta mierda. Nuestras madres deberían haber abortado en lugar de condenarnos a esta miseria de vida. En consecuencia no vamos a traer hijos para que tengan una vida penosa como la nuestra"

    El imperio de la razón (Ana, 44 años, y Günther, 47)
    "¿Para qué tener hijos si con los sobrinos y el perro tienes suficiente? Además, tener hijos cansa, y soy una puta vaga"

    Recuerdos de infancia (Carmen, 58 años, y Roberto, 55)
    "La familia en la que crecí fue una puta mierda, y en la que crecerían mis hijos lo seguiría siendo. Paso de tener hijos"
    «Eso de Alemania no solamente no es fascismo sino que es antifascismo; es la contrafigura del fascismo. El hitlerismo es la última consecuencia de la democracia. Una expresión turbulenta del romanticismo alemán; en cambio, Mussolini es el clasicismo, con sus jerarquías, sus escuelas y, por encima de todo, la razón.»
    José Antonio, Diario La Rambla, 13 de agosto de 1934.

  3. #23
    jasarhez está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    17 mar, 12
    Ubicación
    España
    Mensajes
    3,123
    Post Thanks / Like

    Re: No nacen niños: el suicidio demográfico de España

    Cita Iniciado por Kontrapoder Ver mensaje
    En estas últimas fechas se han publicado varias noticias cantando las bondades de la esterilidad en la pareja (¿campaña orquestada?)
    Pues claro. No se publica absolutamente nada en los medios que no esté previamente orquestado y dirigido muy concretamente hacia un objetivo bien definido.

  4. #24
    Avatar de Kontrapoder
    Kontrapoder está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    29 mar, 05
    Mensajes
    3,088
    Post Thanks / Like

    Re: No nacen niños: el suicidio demográfico de España

    ANTINATALISMO Y CORDURA

    10 enero, 2014




    Resulta que la libertad de planificación familiar es más draconiana que la ley china del hijo único.

    Hace unas semanas escuche una conversación de bar que me dejó preocupado. Unos tipos comentaban el caso de una familia con tres hijos en la que el marido había perdido el empleo. Parece ser que se trataba de una familia de clase media-media o media-baja. Una de las personas que participaba en la conversación calificó de pasada al hombre como “insensato” por haber traído al mundo a tres niños a pesar de tener un oficio modesto.

    El tipo llamó a su paisano “insensato” con algo de escarnio. La palabra le salió con naturalidad, como si se limitara a constatar un hecho. Hoy en día una familia con tres hijos es una familia numerosa. El número de hijos marca el estatus social y el poderío económico. Por eso, el pobre diablo había sido un imprudente al tener tres niños. Poco menos que se merecía lo que le estaba pasando, por haberse pasado de listo.

    Esta frase cazada al aire me dio que pensar. Vivimos en una sociedad en la que rige la planificación familiar. Una sociedad en la que tener más de un hijo se considera un lujo. Una sociedad en la que no hacer bien los cálculos te sitúa más allá de los límites de la cordura. Y, sobre todo, una sociedad que cree que lo sensato es vivir con miedo al futuro.

    Paradójicamente, esta “sensatez” es incompatible con la supervivencia y el reemplazo generacional. La idea de “cordura” que nos han inoculado lleva a la sociedad al colapso. Hasta donde yo sé, se necesita tener 2.1 hijos por pareja para mantener un crecimiento poblacional positivo. Si todas las familias pasan a ser “sensatas”, tenemos los años contados.

    En China la dictadura totalitaria aplica la ley draconiana del hijo único. Aquí no es necesario: rige la libertad de planificación familiar. En España la tiranía soft-totalitaria es astuta y todo lo presenta bajo un maquillaje razonable y de elección personal. La cultura del miedo que se alimenta desde los medios de comunicación y la industria del entretenimiento hace que las personas hagan “voluntariamente” un uso muy restrictivo de esa “libertad” y que sancionen socialmente a quien se pase de listo.

    La ley del miedo es mucho más poderosa que la ley del hijo único, porque nos la imponemos nosotros mismos y no es necesaria ninguna fuerza de coacción.

    La cultura antinatalista de occidente conduce a un suicidio demográfico. Se ha dado la vuelta a la cordura como si fuera un calcetín. Pero alertar de la insensatez reinante te convierte en reaccionario. Será porque en un mundo al revés el sentido común es revolucionario

    ANTINATALISMO Y CORDURA
    Smetana, Manuel Ribadavia, Pious y 1 otros dieron el Víctor.
    «Eso de Alemania no solamente no es fascismo sino que es antifascismo; es la contrafigura del fascismo. El hitlerismo es la última consecuencia de la democracia. Una expresión turbulenta del romanticismo alemán; en cambio, Mussolini es el clasicismo, con sus jerarquías, sus escuelas y, por encima de todo, la razón.»
    José Antonio, Diario La Rambla, 13 de agosto de 1934.

  5. #25
    Avatar de Kontrapoder
    Kontrapoder está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    29 mar, 05
    Mensajes
    3,088
    Post Thanks / Like

    Re: No nacen niños: el suicidio demográfico de España

    Afortunadamente, todavía quedan personas que viven con naturalidad su compromiso con Dios y con la sociedad y nos dan ejemplo, como esta entrañable pareja mexicana, aunque para el infocatólico P. Iraburu seguramente sean unos pobres irresponsables por haber tenido 15 hijos.
    ________


    Con 81 años de casados y 204 descendientes: “El matrimonio es hasta que Dios nos quite la vida. Hay que sufrirle. No es para relajo”

    marzo 4, 2014
    de Foro Católico
    Estefana Gómez Vázquez, de 97 años, y Faustino Jacinto Vázquez, de 99, una de las parejas más longevas del país, con 82 años de casados, hablaron de su relación, en entrevista con La Jornada.

    (Con información de La Jornada/ACIPrensa)
    Estefana Gómez Vázquez (97) y Faustino Jacinto Vázquez (99) llevan 81 años de casados y son probablemente la pareja de esposos más longeva de México y del mundo, con una numerosa familia de 204 descendientes. Para los esposos, el matrimonio “es un compromiso ante Dios. Es hasta que Dios nos quite la vida. Hay que sufrirle. Esto no es para relajo”.

    Ellos todas las mañanas rezan juntos frente a una imagen de Nuestra Señora de Guadalupe y una cruz tallada en madera ubicada en la sala de su casa, dando gracias por un día más de vida.

    Faustino y Estefana viven en Villa del Carbón en el Estado de México, en donde además vive la mayoría de sus 11 hijos que aún viven, sus 65 nietos, 110 bisnietos y 18 tataranietos, con quienes festejarán en junio los 100 años de Faustino.

    Una “rareza” en una época en la que en México el número de divorcios por cada cien matrimonios creció más de ciento por ciento entre 2000 y 2011, al pasar de 7.4 a 16, mientras los enlaces en el mismo periodo cayeron en 19.3 por ciento. De los divorciados, 54 por ciento tuvieron una vida en común de 10 años o más, y 27 por ciento menos de cinco años. La edad promedio en la que ahora se casan los hombres es de 29 años y las mujeres a los 26, de acuerdo con datos del Inegi.

    La historia de amor entre los esposos, empezó cuando Faustino a la edad de 18 años escuchó a su madre mencionar sobre una joven de 16 años llamada Estefana de buenos sentimientos y seria.

    En ese momento explicó Faustino, sintió que su corazón se aceleró y se enamoró de ella sin conocerla y ya desde ahí se imaginaba toda una vida a su lado, por tanto se propuso hacerla su novia.

    Cuando se conocieron, Estefana trabajaba momentáneamente en una casa en Villa del Carbón hasta que regresó con su familia en Cañada, un poblado cercano. Esto hizo que Faustino caminara cerca de dos horas para verla.

    En ese entonces, él trabajaba en la explotación de carbón vegetal y un día le preguntó a la Estefana: “¿estás segura que me quieres? Sólo tengo lo que traigo puesto, un sombrero de palma roto y la ropa sucia de carbón”, a lo que ella respondió con un “sí”, afirmando ahora que le tocó “un buen marido”.

    Faustino entre risas comenta que el 15 de septiembre “me la robé” y el 17 de octubre de 1932 a las pocas semanas de conocerse, la pareja se dio el sí ante Dios.

    Desde el 17 de octubre de 1932, cuando todavía eran adolescentes y contrajeron nupcias, la pareja ha sorteado múltiples problemas: pobreza, hambre, enfermedades y la muerte de cuatro hijos. Estefana, de 97 años, y Faustino, de 99, viven aún en el mismo lugar en el que padecieron todo esto y sus hijos crecieron: el ranchito Los Laureles, en el barrio Los Domínguez de este municipio.

    Estefana señaló que durante su vida “nos fuimos adaptando a lo que había. Nunca pensé en separarnos. Nos casamos para estar unidos todo el tiempo que tengamos vida”, a lo que agregó Faustino, “cuando ella creía que yo hacía algo mal, me corregía. Y también cuando yo veía algo que no iba, se lo decía”, de esta manera resuelven sus diferencias.

    En un informe difundido en Televisa, Antonio Jacinto Gómez, uno de sus hijos resaltó el respeto que siempre hubo y continúa entre ellos, y para uno de sus nietos, Juan Manuel Jacinto Cruz, destacó que el amor que dura entre ellos los anima a seguir ese ejemplo.

    –¿Cómo resuelven sus diferencias?
    –Nos fuimos adaptando a lo que había. Nunca pensé en separarnos. Nos casamos para estar unidos todo el tiempo que tengamos vida– responde Estefana.
    Cuando ella creía que yo hacía algo mal, me corregía. Y también cuando yo veía algo que no iba, se lo decía, agrega Faustino.

    La familia está formada por 204 personas: 11 hijos, 65 nietos, 110 bisnietos, 18 tataranietos; la mayoría vive en Villa del Carbón. Este año Faustino cumple su centenario y ya se prepara para una gran fiesta. Dice que él imaginó su vida con Estefana, desde el momento en que escuchó su nombre en la voz de su madre.

    En total tuvieron 15 hijos, de los cuales cuatro fallecieron, muchos de ellos enfermaron por no contar con las vacunas, algunos tuvieron sarampión y otros padecimientos inexplicables que trataban de curar con los remedios caseros que tenían a su alcance.

    De sus 11 hijos vivos, todos se casaron, pero tres son divorciados. Sobre esto Faustino no quiere opinar, es cosa de ellos. Estefana dice que el matrimonio es un compromiso ante Dios. Es hasta que Dios nos quite la vida. Hay que sufrirle. Esto no es para relajo. Dice que a ella le tocó un buen marido, nunca ni un pellizco le hizo.

    Luego de trabajar como carbonero, Faustino también fue machetero y chofer, hasta que el año 1980 decidió dedicarse a la siembra en sus tierras y al cuidado del ganado.

    Recuerda que para ver la televisión pagaba 20 centavos y ahora en cambio dice que “hay que acostumbrarse a los cambios” ya tiene televisor en casa y todos sus familiares llegan con sus teléfonos en mano.

    También se dedicó a ser delegado de San Jerónimo Zacapexco y ahora el multideportivo del municipio y un corrido (canción popular) llevan su nombre, tomando en cuenta que formó parte del equipo local de fútbol “El Oro” en los años sesenta.

    Actualmente Faustino tiene problemas respiratorios y anda con oxígeno, y ya que viven solos, sus hijos se turnan para cuidarlos, sin embargo Estefana no ha dejado de cocinar para su esposo y prepararle la comida tal como a él le gusta.
    Última edición por Kontrapoder; 05/03/2014 a las 03:03
    Smetana, Sabinum, raolbo y 2 otros dieron el Víctor.
    «Eso de Alemania no solamente no es fascismo sino que es antifascismo; es la contrafigura del fascismo. El hitlerismo es la última consecuencia de la democracia. Una expresión turbulenta del romanticismo alemán; en cambio, Mussolini es el clasicismo, con sus jerarquías, sus escuelas y, por encima de todo, la razón.»
    José Antonio, Diario La Rambla, 13 de agosto de 1934.

  6. #26
    Tapatio está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    14 mar, 12
    Mensajes
    155
    Post Thanks / Like

    Re: No nacen niños: el suicidio demográfico de España

    Esa familia de arriba si es una rareza, ya que en la actualidad en México no se tienen tantos hijos, 3 máximo. Ellos podrían ser mis bisabuelos fácilmente.

    En un futuro cercano México estara como lo esta actualmente España u otros Paises, llenos de gente vieja y pocos jovenes.

    Mujeres profesionales rompen con la maternidad





    Síguenos en:




    Ella es Lorena quien además de ser policía, es madre de cuatro hijos y cursa el bachillerato en línea. EL UNIVERSAL



    • Una de cada seis cambia las ‘‘costumbres’’Cada vez más mexicanas con estudios universitarios deciden no tener bebés; ellas afirman que la suya fue una decisión libre

    CIUDAD DE MÉXICO (09/MAY/2010).- Desde los siete años lo tuvo claro. Jugaba con sus muñecas que tenía en casa, pero nunca simulaba que eran sus hijas, las veía como sus sobrinas. Sus Barbies, tuvieron novios, pero nunca hijos. Eran mujeres profesionistas con muchas otras actividades que hacer, antes de preferir el papel de madres.

    Regina Millán hoy tiene 29 años, es administradora de empresas y no ha modificado sus prioridades. Ha seguido ese estilo de vida que recreaba con sus muñecas Barbies… prefiere viajar, trabajar, estudiar, leer, ir al teatro o al cine, que dedicarle tiempo a un hijo, pues asegura que esa gran responsabilidad no se hizo para ella.

    Se autonombra entre risas la “prima hermana de Herodes”, rey que, según los Evangelios, mandó ejecutar a los niños menores de dos años nacidos en Belén para deshacerse del recién nacido Jesús de Nazaret. Por supuesto que Regina no llega a los extremos de desear la muerte a los niños. Pero nunca ha sentido ese “instinto maternal” que muchos conocidos le dijeron que algún día desarrollaría.

    Y cuando llega el 10 de Mayo, las recomendaciones de vivir una maternidad crecen. “Ten un hijo para que te festejen”, le dicen algunas de sus amigas. “A veces si le celebro a mi mamá; para mí es como cualquier otro día. Los comentarios no me afectan, los escucho pero me son indiferentes”.

    Urbanas y educadas

    Los especialistas identifican esta tendencia. “La mujer se da cuenta de que su realización personal no necesariamente pasa por la maternidad sino por los logros profesionales y el desarrollo en otras áreas”, advierte Carlos Welti, demógrafo e investigador del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM.

    Él explica que en México, esta nueva situación tiene que ver también con la transformación de la condición social femenina, especialmente con el incremento en sus niveles de escolaridad.

    De acuerdo con la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (ENADID), 12% de las mujeres que al menos estudiaron la preparatoria no tiene hijos. En las universitarias, el porcentaje aumenta: poco más de una de cada seis mujeres en ese sector decide no tener hijos.

    Datos del Consejo Nacional de Población (CONAPO) señalan que en México la maternidad se ha postergado hasta después de que ellas rebasan los 30 años, sobre todo en las clases medias urbanas, como en las ciudades de México, Monterrey, Guadalajara, donde la tasa de natalidad ha disminuido drásticamente. Por ejemplo, el promedio de hijos es de 1.68 en esas ciudades.

    No obstante, la maternidad para la mayoría de la población femenina sigue siendo una opción, pues el porcentaje de mexicanas sin hijos al concluir su periodo reproductivo, no supera 7% a lo largo de las últimas tres décadas.

    Regina tiene sólo una hermana, es mayor que ella por tres años y se llama Paulina. Con estudios de psicología y especializada en sexología, la primogénita de la familia también ha optado por no ser madre.

    Los estigmas sociales

    El caso de Paulina tiene matices de hostigamiento intenso por no ser madre. Desde hace seis años ella vive con su pareja y constantemente, personas incluso no tan allegadas a ella, la critican por no tener hijos.

    Cuando el 10 de Mayo opta por celebrar a su mamá, recibe sin enojo las flores o detalles que regalan a las mujeres en los restaurantes. “Curiosamente, este día es en el que menos presión tengo; todos dan por hecho que eres madre aunque te vean sin hijos. La molestia real son los 364 días del año restantes”, dice Paulina.

    “¿De verdad no piensas tener hijos?”, “si ya encontraste al amor de tu vida, el siguiente paso es ser madre”, “te vas a quedar sola”, “no tendrás quien te cuide en la vejez”, “qué egoísta eres”, “un hijo es el motor de tu vida, la razón por la cual vivir”, “una mujer que no tiene niños no es mujer” son algunas de las frases que Paulina escucha frecuentemente.

    Paulina ha llegado a pensar que sería mejor decirle a la gente que su pareja y ella están imposibilitados biológicamente a tener bebés. Cree que así respetarían más las decisiones, porque a la gente le parece inconcebible que alguien pueda optar conscientemente por no tener hijos.

    La tradición judeo-cristiana, en la que vive la mayoría de los mexicanos, ha jugado un papel fundamental al dictar que “una mujer está hecha para procrear dentro del matrimonio”. En ese sentido, lo que puede hacer enojar a Paulina es que la sociedad no considere como familia a la unión que tiene con su pareja. “Cuando hablo de mi familia, me refiero a mi compañero, pero la gente piensa inmediatamente en hijos y papá”.

    Para los especialistas, la decisión de Paulina es vista con naturalidad. “La maternidad está llena de simbolismos que marcaron históricamente a la mujer como madre; no obstante, la realidad indica que, para un grupo significativo de mujeres, la maternidad ha pasado a un segundo término. Para ellas, esta cita con la naturaleza se pospuso e incluso se canceló”, explica la doctora Jael Alatriste, presidenta electa del Instituto de Investigación en Psicología Clínica y Social (IIPCS).

    El egoísmo no es la razón

    Paulina y Regina han sido tachadas de egoístas por su postura ante la vida. Cualquiera que sea ajeno a sus vidas les diría que lo son, sobre todo porque, al no tener otro hermano, sus padres no tendrán nietos.

    “Cuando te dicen que eres egoísta lo llevan al insulto; creen que no puedes tener buenos sentimientos hacia otras personas. Trasladan ese egoísmo a todos los aspectos de tu vida por el simple hecho de no querer dedicar tu tiempo al cuidado de otros”, dice Paulina.

    Explica que ella y su pareja coinciden en la idea de no tener hijos, pues su relación es muy libre, independiente y nada tradicional.

    “Se modificaría de manera radical mi situación de pareja. Es un evento que cambia la vida en su totalidad, no digo que negativamente, pero decidir tener o no un bebé exige un cuestionamiento profundo porque se deben aceptar todas las responsabilidades y consecuencias, de hecho de, manera congruente, con la misma fuerza y alegría con la que se desea el hijo”, comenta Paulina.

    Ella asegura que hoy le haría más ilusión adoptar a un niño que tenerlo. “Eso sí es un acto de generosidad y amor”.

    Le gustan los niños ajenos

    A las voces de Paulina y Regina se les une la de Adriana Gallegos, otra profesionista de 33 años que también ha optado por no ser madre. Para ella, así como para las hermanas Millán, el traer un hijo a este mundo, simplemente por evitar la soledad o por proyectar una realización, resulta mucho más egoísta.

    “Ya no tengo la edad para establecer una relación formal y alcanzar a procrear un niño. Tampoco sería madre soltera porque siento que no se le puede negar al bebé la posibilidad de crecer al lado de su padre”, comenta Adriana.

    Ella reconoce que la celebración del 10 de Mayo la agobia. No es que le de nostalgia por esos hijos que no ha tenido, sino que guarda cierta mortificación porque cree que no ha procurado a su mamá como se lo merece.

    Adriana tiene 33 años, y estuvo casada durante cuatro años y medio, tiempo en el que no tuvo deseos de embarazarse. “Pretendimos estabilizarnos como pareja sin que hubiera planes de tener un bebé, pero no alcanzamos más porque luego vino la separación y el divorcio”.

    Al igual que Paulina, le gustan los niños, pero sólo los ajenos y por un rato. Dice que son pocas las veces que ha recibido presión social por tener un hijo. En su mente pasan las recomendaciones que su padre le hizo: “Me gustaría que tuvieras un hijo para que no te quedaras sola, puedes conseguir un hombre bueno, pero si no lo hayas, sé madre soltera, aun así te aceptaré”.

    Adriana tiene a Emiliano, su sobrino, hijo de su hermana mayor, a quien adora. Lo frecuenta diariamente, pero asegura que con el pequeño no suplanta su deseo de ser madre. “Si organizaran algún festival de Día de las Madres, por supuesto que lo acompañaría y hasta me conmovería por las manifestaciones de amor hacia su mamá”.

    La economía pesa

    Adriana dice que no sólo es lo emocional, sino también la situación económica tan crítica la que le hace evitar embarazarse. “El hecho de no desear tener hijos también se explica por la crisis económica, ya que representa un gasto que en las condiciones actuales muchas de ellas no pueden realizar”, señala Carlos Welti.

    La deformación de la figura a consecuencia del embarazo también puede representar una desmotivación para algunas mujeres. “Para mí ésa era una causa importante, ya que me aterraba engordar. Actualmente tampoco me gusta desequilibrar mi peso, pero la cuestión estética hoy no es la gran razón de la negativa a mi maternidad”.

    El cambio climático, la violencia y la criminalidad que se experimentan no sólo en México sino en el mundo, también son factores que se consideran para la decisión de un embarazo.

    EI IIPCS ha detectado que algunas mujeres pueden sentir, literalmente, fobia a la maternidad y esto se fundamenta por diversas causas: “Vivieron episodios tristes en su infancia, donde todavía está latente el paradigma de la madre ‘santa’ y abnegada que sufrió constantes vejaciones y agresiones. Por eso ni siquiera perciben a la maternidad como una posibilidad, e incluso la vida en pareja les parece prescindible”, dice la doctora Alatriste.

    Los especialistas en psicología subrayan, sin embargo, que el primer paso que tuvieron que dar este tipo de mujeres fue quitarse el yugo histórico, social, cultural e incluso religioso, de muchas décadas atrás, y darse cuenta además que en la vida no todo es la maternidad.

    Regina, Paulina y Adriana coinciden en que, en la actualidad, las mujeres tienen mayores opciones para escoger un camino diferente al que les tocó a sus madres o abuelas, cuando sólo se reproducía, sin conciencia, el esquema de la mujer-madre insertada en una familia feliz de papá, mamá e hijos.


    Kontrapoder, Pious y César Ignacio dieron el Víctor.

  7. #27
    Avatar de Kontrapoder
    Kontrapoder está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    29 mar, 05
    Mensajes
    3,088
    Post Thanks / Like

    Re: No nacen niños: el suicidio demográfico de España

    Aconsejo leer esta entrevista a uno de los ideólogos que están detrás de la mentalidad antinatalista que ahora mismo es moneda común en las sociedades occidentales. Hay otras razones de peso en la baja natalidad, pero la principal coartada ideológica es esta de la catástrofe malthusiana. He subrayado algunos pasajes que me parecen especialmente reveladores. Para él es fundamental transmitir la idea de que dos hijos son suficientes. Muy interesante lo que dice de España e Italia, su torpe intento de ligar la natalidad de Pakistán con el terrorismo y su explicación de cómo han conseguido conquistar México e Irán. Y por cierto, lo que dice de Irán revela que ese país está completamente vendido a la mentalidad occidental a pesar de las apariencias. En un régimen sano este tiparraco sería juzgado nada más pisar nuestro suelo por delitos contra el pueblo español y crímenes contra la humanidad.

    _________




    ENTREVISTA

    Alan Weisman: “Si no reducimos la población, viviremos una tragedia”

    El escritor estadounidense, autor del bestseller “El mundo sin nosotros”, vuelve a la carga con “La cuenta atrás”, una extensa reflexión sobre el problema de la superpoblación publicada por Debate. Según advierte, o tomamos medidas para volver a una cifra sostenible de humanos, o viviremos un futuro catastrófico.

    Next
    | 08-04-2014
    Foto: A.M. Ron - El autor, durante la entrevista mantenida este martes en Madrid

    Antonio Martínez Ron

    A Alan Weisman le sobran 5.000 millones de seres humanos. No es que sea un mal tipo ni un villano de película, sino que vive obsesionado con el destino de nuestra especie y el problema de la superpoblación. En su anterior libro, “El mundo sin nosotros”, este periodista estadounidense de 67 años ya abordaba el posible escenario de un mundo en el que los humanos tenían un destino fatal para concienciarnos sobre nuestro efecto sobre la naturaleza. En su nuevo libro, “La cuenta atrás”, Weisman sostiene la tesis de que somos demasiados [7.000 millones de personas y subiendo] y estudia los distintos modelos de natalidad que se han puesto en práctica en el mundo en busca de soluciones. Aprovechamos su paso por Madrid para charlar con él de demografía.

    Otro libro sobre el apocalipsis, ¿no teme que le encasillen como un moderno Nostradamus?
    Bueno, en mi anterior libro el mundo no se destruye, sino que se restaura. Pero en el epílogo de aquel libro me topé con el hecho dramático de la superpoblación y me pregunté qué pasaría si todos participáramos en la política china de tener solo un hijo. Y me di cuenta de que si comenzáramos mañana, volveríamos en unas décadas a los niveles de población que teníamos a principio del siglo XX. Y de ahí viene todo.

    Dice usted en su libro que hemos convertido en un “monocultivo voraz”. ¿Somos una plaga para el planeta?
    El ser humano es una especie fantástica y yo no quiero que mi especie se extinga ni digo que sea ningún tipo de cáncer, pero cuando crece algo de una forma tan abrumadora que está borrando a las otras especies que son esenciales para su propia supervivencia... Si minimizamos nuestra presencia hasta un nivel sostenible, como los 2.000 millones, que era la población antes de empezar a alimentarnos a través de la química, sería aceptable. Volveremos a ser una especie en armonía con la naturaleza y no seremos ningún cáncer.

    Si una minoría consume el 50% de los recursos, no estamos ante un problema de población sino de reparto, ¿no?
    Bueno, tienes razón, pero eso de compartir de una manera justa en este mundo nunca ha pasado en la historia del ser humano. Si esperamos a que se eleve la conciencia de toda la raza humana hasta el nivel de compartir, cuando suceda el mundo va a estar ya perdido.

    Usted argumenta en el libro que con que bajara la media de medio hijo por mujer se solucionaría el problema, ¿cómo se hace eso?
    A través del acceso universal a los anticonceptivos, que es una cosa baratísima, a propósito. Pagar el acceso universal costaría aproximadamente poco más de 8.000 millones de dólares anuales, que es la misma cifra que EE.UU. gastaba por mes durante toda la década pasada en las guerras de Irak y Afganistán.

    ¿El mejor anticonceptivo no es el bienestar?
    Claro, pero se sube el bienestar sobre todo con la educación femenina, porque las mujeres aprenden de la importancia de las vacunas y la planificación. Yo estuve en México cuando empezó su programa de planificación familiar. Vivía en un sitio bastante remoto y veía a gente llegar en burros cargados de anticonceptivos y vacunas, y las mujeres se dieron cuenta de que si vacunaban a sus hijos ya vivos iban a sobrevivir y podían tomar las píldoras y dejar de tener tantos niños que las agotaban, y problema solucionado. Eso junto a la telenovela, que es el deporte nacional en México. Hubo un programa que se llamaba "Acompáñame" que mostraba que las familias con menos hijos les iba mejor y episodios en que la mujer cansada de tener hijos decidía tomar la píldora. A medida que subía el número de televidentes la tasa de nacimientos bajó un 34% en 10 años, y hoy en día México está a punto del equilibrio.

    La postura de la Iglesia sobre los anticonceptivos, ¿es un problema a nivel global?
    Sí, es un problema, salvo en algunos países como en España e Italia donde hay un alto nivel de educación femenina y se ha bajado la tasa de natalidad.

    Pero hay pequeños pasos atrás, como lo que sucede en España con la ley del aborto.
    Sí, es un paso atrás, pero ¿sabes qué? Con acceso universal a los anticonceptivos se ha calculado que en vez de 40 millones de abortos anuales en el mundo al año se bajaría a 14 millones de abortos, no se me ocurre un programa antiabortos más eficaz.

    Algunos no quieren saber nada de anticonceptivos.
    Bueno, tiene otras prioridades y están con esa cuestión "provida" que es una mentira. Si fueran de verdad "provida" estarían aportando justamente de una manera justa alimentación y educación para los jóvenes.

    Hay gente como el escritor Fred Pearce que consideran que la bomba demográfica ya se ha desactivado.
    Fred sigue diciendo que la población se va a nivelar a 9'2 millones, pero eso son cifras antiguas de la ONU. Ahora dicen que hacia finales de siglo llegaremos a casi 11.000 millones de personas y no hemos llegado al final todavía, no sabemos.

    Pero hay cosas ciertas, China se ha estabilizado...
    Pero India, Pakistán y otros países de África son ejemplos contrarios. Y no son países distantes que no nos afectan. India está a punto de sobrepasar a China y Pakistán es una locura total

    ¿No tiene sentido pensar que cuando la población alcanza un límite se autorregula?
    Pero lo que tú describes es una especie de apocalipsis, porque eso quiere decir que en vez de manejar la situación, lo dejamos en manos de la naturaleza, y eso es brutal. Cuando vemos lo que pasa en las poblaciones de depredadores y presas en los documentales de National Geographic es entretenido, cuando sucede con nuestra propia especie es una tragedia humana, es un holocausto. Yo quiero evitar una hambruna total, quiero usar la tecnología que ya tenemos, que es barata, y volvernos a un nivel sostenible.

    Hablando de sostenibilidad, usted apunta al problema de la energía.
    Claro. La urgencia es enorme ahora, porque tú usas electricidad, yo uso electricidad, todos usamos. Somos adictos a la energía. Si hablamos de bajar consumo, yo le pregunto a Fred ¿Y cómo? Paul Ehlrich dice en mi libro: "nadie ha inventado un condón contra el consumo todavía". No sabemos cómo masificar la energía renovable, y aunque supiéramos todo indica que necesitaríamos varias décadas para dejar de depender del petróleo y el gas natural. Estamos atrapados por los combustibles fósiles por medio siglo más.

    En un modelo económico basado en el crecimiento, la idea de consumir menos es un anatema.
    Bueno, los economistas dicen cosas que no tan ciertas como quieren que pensemos. Por ejemplo, esta cuestión de qué vamos a hacer con tantos mayores y pocos jóvenes pagando las pensiones. Mira, los mayores de 65 años son más productivos que cualquier niño. Los niños hasta los 20 años no aportan nada, le cuestan mucho a la economía, hay que alimentarles, vestirles, hacerles escuelas... y no ganan nada para la familia. Y a los economistas 'pro-crecimiento sin límites' les gustan las poblaciones grandes porque la mano es mucho más barata, hay una muchedumbre de pobres peleando entre sí por unos sueldos miserables.

    Eso me suena…
    Sí, si fueran menos españoles, y la tasa de crecimiento ya está descendiendo como en Japón, habría menos bocas que alimentar, menos tráfico, menos consumo de energía, menos presiones ambientales y menos químicos contaminando los ríos. Cuando hay menos trabajadores los sueldos no bajan, se mantiene y hasta suben, porque un trabajador es más valioso. Pero los economistas están en contra.

    Leyendo su libro dan ganas de apuntarse al Movimiento de Extinción Humana Voluntaria.
    Acabo de ver al fundador, que asistió a una presentación mía en el Estado de Oregón, y me decía: el ser humano era una buena idea durante un tiempo, pero ahora estamos destruyendo el mismo nido donde vivimos, por nuestra presencia abrumadora. La única cosa que podemos hacer, según él, es admitir que ya no funciona y dejar de procrear, porque si no, no solo vamos a garantizar nuestra propia extinción sino a arrastrar a otras especies. Y me dijo: "piensa que cada decenio volvería a un estado más natural cada vez hasta que los últimos seres humanos verían la reaparición del jardín de Edén". Y eso, más o menos, era el concepto de mi libro "El mundo sin nosotros", hasta que me di cuenta de que yo quiero un mundo CON nosotros y decidí buscar que hay algo entre lo que él dice y lo que estamos haciendo.

    En qué lugar has sentido más esa bomba de relojería de la presión demográfica
    La India está a punto de pasar a China, pero lo peor está en el país vecino, Pakistán, que crece sin parar. Hoy en día hay casi 200 millones de paquistaníes en un territorio como el de Texas, que tiene 26 millones de habitantes. Hacia mediados de siglo habrá casi 400 millones, y eso es mucho más que la población de EEUU entero. Y la economía no puede alcanzar a emplear a millones de hombres frustrados que se convierten en pistoleros en las calles, porque hay una guerra eterna ahora en las calles o en terroristas, porque es un campo fértil.

    ¿Usted tiene hijos?
    Teníamos una hija que se nos murió y unos embarazos que no resultaron, pero íbamos a parar con una sola hija. Con la cifra de dos hijos por persona no crecería la población, y la idea de limitarse a dos suena aceptable a la gente, no es lo mismo que uno. Si hacemos esto durante dos o tres generaciones vamos a tener una cifra más sostenible.

    Puede que temporalmente, pero volveríamos a las andadas…

    Tenemos que intentar entender que ese el único planeta que tenemos y el crecimiento sin límites es imposible en un planeta que no crece, tanto por población como por economía. Es muy interesante que los programas voluntarios que han tenido tanto éxito o más que el programa chino han sido creados por economistas visionarios, como por ejemplo Tailandia, o Irán, el más exitoso de todos. Allí fue un economista el que le dijo al ayatolá que debía planificar y parte de su programa era persuadir a las mujeres para que se quedaran en la escuela, posponiendo sus partos. Hoy en día el 60% de alumnos universitarios iraníes son mujeres y está muy lejos de lo que ocurre en Pakistán.

    Hay una de las entrevistadas de su libro que recita un poema indio: "Cuando miro al mañana se me hiela el corazón". ¿Se le hiela a usted también?
    Mira, estoy preocupado por el futuro, pero a través de la investigación para este libro salí más esperanzado porque veo que es algo aceptado, deseado y muy barato que puede bajar nuestro impacto sobre el medio ambiente más rápido que cualquier otra cosa. Es algo que podemos hacer y debemos hacer.

    --
    Next es la nueva sección de Ciencia y Futuro de Vozpópuli. No te olvides de seguirnos en Twitter

    Fuente: Vozpópuli - Alan Weisman:
    Última edición por Kontrapoder; 10/04/2014 a las 06:46
    Pious y César Ignacio dieron el Víctor.
    «Eso de Alemania no solamente no es fascismo sino que es antifascismo; es la contrafigura del fascismo. El hitlerismo es la última consecuencia de la democracia. Una expresión turbulenta del romanticismo alemán; en cambio, Mussolini es el clasicismo, con sus jerarquías, sus escuelas y, por encima de todo, la razón.»
    José Antonio, Diario La Rambla, 13 de agosto de 1934.

  8. #28
    jasarhez está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    17 mar, 12
    Ubicación
    España
    Mensajes
    3,123
    Post Thanks / Like

    Re: No nacen niños: el suicidio demográfico de España

    Cita Iniciado por Kontrapoder Ver mensaje
    Si una minoría consume el 50% de los recursos, no estamos ante un problema de población sino de reparto, ¿no?

    Bueno, tienes razón, pero eso de compartir de una manera justa en este mundo nunca ha pasado en la historia del ser humano. Si esperamos a que se eleve la conciencia de toda la raza humana hasta el nivel de compartir, cuando suceda el mundo va a estar ya perdido.
    Curiosa forma de argumentar que el fulano éste lo que en realidad está diciendo es que sobran pobres sobre la tierra... Si es que a todos estos fulanos del 'sobra gente' se les ve el plumero a poco que rascas un poquito.

    Tras adimitirle a su entrevistador que, más que un problema de superpoblación, es una cuestión de mal reparto de los recursos, luego viene a argumentar que, dado que 'aquello de compartir nunca antes ha pasado en la historia del ser humano', como si tal cosa vuelve otra vez con la misma cantinela del 'sobra gente' y se queda tan fresco. En otras palabras, "como los ricos jamás van a ceder en ninguno de sus privilegios, mejor matemos a los pobres". Tengo que reconocer, que tras leer ésto, ya ni he seguido leyendo... Es evidente que este tipo es un nazi amargado con cara de lechuguino progre (y soy consciente de haber unido en estrecha relación el término 'nazi' con el adjetivo de 'progre'. No se me ha ido la pinza...).

    Última edición por jasarhez; 10/04/2014 a las 16:37
    Kontrapoder, raolbo, Pious y 1 otros dieron el Víctor.

  9. #29
    Avatar de Adriano
    Adriano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    05 mar, 13
    Mensajes
    561
    Post Thanks / Like

    Re: No nacen niños: el suicidio demográfico de España

    Crean un microchip para controlar la natalidad a través de comunicaciones inalámbricas

    Publicado: 29 abr 2014 | 4:03 GMT Última actualización: 29 abr 2014 | 4:03 GMT



    © mchips .com

    El futuro del sistema de inyección de fármacos y el control de la natalidad se encuentra en un microchip, que planean implantar a los pacientes desde el año 2017. Esta tecnología, de los años 1990, ya está lista para su uso.


    Actualmente, los microchips con depósitos de fármacos pueden ser implantados directamente bajo la piel, suministrando una dosis de fármacos u hormonas anticonceptivas cada día a la misma hora, según el portal 'Natural News'. El microchip está diseñado para ser controlado a distancia y se rige por "profesionales de la medicina".

    Esencialmente, los individuos con el chip no podrán dejar de depender de los medicamentos. El chip puede ser programado para inyectar fármacos, día tras día, año tras año, según la directiva "profesional".

    La tecnología de "microdepósito", desarrollada por primera vez en el Instituto de Tecnología de Massachusetts en la década de 1990 por Robert Langer, Michael Cima y Juan Santini, consiste en un chip diseñado para liberar fármacos en el cuerpo humano mediante una señal inalámbrica. Ahora mismo esta tecnología es usada por la compañía estadounidenseMicroChips.

    Esta compañía proyecta realizar su primer experimento en el campo de la medicina en 2017 y ofrecerá servicios de anticonceptivos a sus clientes. El nuevo chip se implanta debajo de la piel con anestesia local para suministrar hormonas de estrógeno y progestina como método de control de la natalidad.

    La compañía informa que el dispositivo podría incluso transmitir datos sobre el estado del paciente a los hospitales, por lo que los médicos "pueden tener registros permanentes de lo que exactamente se consumió y cuándo".

    El director general de MicroChips, Bradley Paddock, cree que el dispositivo de suministro de fármacos tras la implantación del microchip es el mayor avance en la medicina desde la creación de la primera píldora, desarrollada en 1876".



    Texto completo en: http://actualidad.rt.com/ciencias/vi...s-inalambricas


    Esto quizá deberíamos ponerlo en Con los datos en la mano: USA es un Estado policial porque ya empezamos con los microchips.
    Última edición por Adriano; 29/04/2014 a las 14:50
    Kontrapoder y César Ignacio dieron el Víctor.

  10. #30
    Avatar de Kontrapoder
    Kontrapoder está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    29 mar, 05
    Mensajes
    3,088
    Post Thanks / Like

    Re: No nacen niños: el suicidio demográfico de España

    El tabú de nuestro invierno demográfico

    IGNACIO GARCÍA DE LEÁNIZ Actualizado: 14/05/2014 22:33 horas
    14000996046945.jpg

    Un agravante de nuestra crisis es que por sus urgentes desafíos apresa a nuestra política en lo inmediato. Al ser sus dominios el «hoy» y su estrategia la supervivencia presente, podíamos llamarla con toda propiedad «política hodierna» que siempre es eminentemente reactiva a remolque de los acontecimientos. Todo lo contrario, pues, de lo que preconizaba el aforismo de Comte aplicable a una política de altos vuelos: «Saber para prever, a fin de poder».

    Y ello se comprueba en un tema de inmensa gravedad cual es el envejecimiento de la población española con el ensanchamiento de la pirámide respectiva. Sobre el que además se añade un extraño silencio, me temo que por razones ideológicas emanadas del Mayo del 68 -poco amigo de la fertilidad- que todavía tienen plena vigencia en las elites de nuestro discurso dominante. Por algo decía Hannah Arendt que al fin al cabo la natalidad era la categoría central del pensamiento político, como estamos comprobando en su sentido negativo. De hecho, en un magnífico ensayo, El invierno demográfico europeo: causas, consecuencias, propuestas (Cuadernos de pensamiento político, enero-marzo, 2013) disponible en internet, Francisco Contreras cuenta cómo Tony Blair le confesaba a Martin Amis que en las cumbres de estadistas el envejecimiento europeo sólo podía ser evocado «entre susurros». Tal es la fuerza del tabú en lo que parece que se cumple, también en el resto de Europa, la grave sentencia orteguiana: «En España, es más importante lo que no se dice, que aquello que se dice».

    Ya en 2002, Julián Marías -poco dado al alarmismo y a los susurros- calificaba como «aterrador» el descenso de nacimientos en Europa y su envejecimiento, fenómeno inédito en la Historia. Basten unos pocos datos: el 40% de las mujeres universitarias alemanas no tiene ningún hijo y la edad media en Europa pasará de 40 a 50 años para 2050. De manera que, como señalaba Contreras y aterraba a Marías, el retrato robot del alemán medio para la mitad de nuestro siglo bien podrá ser una persona de 51, 2 años, sin hermanos, un primo y una madre anciana.

    Si nos ceñimos al caso español, la situación no ofrece consuelo al observar la morfología de nuestra pirámide poblacional. No hace falta acudir al libro de Alejandro Macarrón El suicidio demográfico de España (2011) -tan poco divulgado- para hacerse cargo de los avisos que nos viene haciendo nuestro INE. Por ejemplo, que en 2013 por primera vez en las tres últimas décadas España pierde población. O que de seguir las actuales tendencias, dentro de 40 años perderemos el 10% de nuestra población actual. O que en 2052 por cada persona en edad de trabajar habrá otra inactiva. O que en 2018, las muertes superarán los nacimientos por primera vez. A lo que añadir que la nupcialidad se da ya como media en los varones a los 36 años y en las mujeres a los 33, con un promedio de fertilidad de 1,37 hijos (1, 27 si es mujer española no inmigrante). De modo que necesitaríamos un 50% más de nacimientos, unos 250.000 al año, simplemente para asegurar el reemplazo de la población (2,1 hijos por mujer, una tasa desconocida en España desde hace 30 años).Y la población inmigrante tenderá a seguir disminuyendo en razón de nuestro estancamiento económico, tan parecido al que padece Japón. Quien por cierto, tiene las mayores tasas de envejecimiento del mundo.

    Para entender lo que se nos avecina en esta «sociedad terminal» conviene familiarizarse ya con un baremo cuyas siglas en inglés son OADR, Old Age Dependency Ratio -o tasa de dependencia-. Consiste en el índice demográfico que expresa la relación existente entre la población dependiente y la población productiva de la que aquella depende. Según Naciones Unidas si en España tenemos actualmente un OADR del 26% (un jubilado cada cuatro activos) en 2050 pasará al 68% (dos jubilados por cada cuatro activos). Reparemos que Japón posee desde 2011 un OADR del 58%, con casi una cuarta parte de sus 128 millones de habitantes mayores de 60 años. Y cuando las cosas están así de alteradas, no extrañe que las peores amenazas políticas vayan tomando cuerpo. Baste, para verlas venir, recordar que el año pasado en Japón su ministro de Finanzas, Taro Aso, solicitó muy seriamente a los ancianos japoneses que «se dieran prisa en morir» para que de esta manera el Estado no tenga que pagar su atención médica. Son los heraldos negros de las políticas reactivas que postergan una y otra vez las verdaderas cuestiones que dilucidan el futuro mismo de nuestra civilización. Y los precios de la esterilidad de nuestra languidez.

    Y es que a lo mejor convendría sustituir la pregunta «¿qué podemos hacer con nuestros ancianos?» -que siempre es una pregunta aviesa-, por otra de mayor calado y altura política: «¿Por qué no tenemos hijos?» y dejar de solasyarla como un tabú como reconocía Tony Blair. Es decir, plantearnos qué secreto anida inconscientemente en el alma española para preferir vivir en una sociedad de términos que en otra de comienzos cuya esterilidad traerá una alteración profundísima de la manera de vivir. Y nada buena.

    CLARO QUE la pregunta es ciertamente incómoda por cuanto el examen de algunas respuestas pone en franca evidencia el mito político del progreso en su doble vertiente económica y vital. Si no tenemos hijos suficientes para asegurar la supervivencia de nuestra sociedad (recordemos, 2,1 hijos) por el encarecimiento del vivir, entonces el progreso económico tiene mucho de falsa ilusión que no resiste esta prueba inmediata de realidad. Y si no tenemos hijos porque creemos íntimamente que la vida en el fondo no merece ser trasmitida -siguiendo los dictados de la última gran revolución occidental del Mayo del 68- ello supone una cantidad muy alta de angustia y neurosis existencial difícilmente soportable. El tabú sobre nuestra catástrofe demográfica tendría pues una doble función política e individual: la primera silenciaría para el poder político si la economía está realmente al servicio de la persona y la segunda nos evitaría un examen personal sobre nuestro vivir (o sinvivir). Y si acaso existe algo más que nuestra mera soberanía. Además de revelarnos la inmensa paradoja que entrevió Arendt entre la omnipotencia técnica del hombre moderno y la impotencia de esos mismos hombres para vivir en este mundo. Es muy improbable que el personaje de El Grito de Munch tuviera hijos.

    Y es que sin duda hay en nuestro invierno demográfico mucho de lo que Marías nos alertó sobre la extraña vocación de nuestro tiempo por el suicidio. Como si se escondiera tras el envejecimiento dramático de nuestra población y en la ausencia de jóvenes una «tanatofilia» que explicaría el tabú sobre él.

    Ante lo cual lo primero que habría que hacer políticamente ante esta realidad sería dejar de acallarla o comentarla «entre susurros» y aventarla cuanto antes en el foro público. Y plantearnos qué hay que hacer para que nuestro mundo occidental y nacional dejen de ser una sociedad melancólica de términos que mira petrificada al pasado, como la mujer de Lot, para estimular una sociedad de nacimientos que siempre suponen un comienzo cargado de futuro.

    Ignacio García de Leániz es profesor de Recursos Humanos en la Universidad de Alcalá de Henares.

    Fuente: El tab de nuestro invierno demogrfico | opinion | EL MUNDO
    Última edición por Kontrapoder; 23/05/2014 a las 03:56
    Pious y César Ignacio dieron el Víctor.
    «Eso de Alemania no solamente no es fascismo sino que es antifascismo; es la contrafigura del fascismo. El hitlerismo es la última consecuencia de la democracia. Una expresión turbulenta del romanticismo alemán; en cambio, Mussolini es el clasicismo, con sus jerarquías, sus escuelas y, por encima de todo, la razón.»
    José Antonio, Diario La Rambla, 13 de agosto de 1934.

  11. #31
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,322
    Post Thanks / Like

    Re: No nacen niños: el suicidio demográfico de España

    En 2050 España será el tercer país más viejo del mundo.

    Según estimaciones de la ONU, un 34,5% de la población de España será mayor de 65 años en 2050, ocupando de esa forma el tercer lugar en una lista de los países más viejos del mundo. Los primeros dos lugares en la lista los ocuparán Japón (36,5%) y Corea del Sur (34,9%).

    El Instituto Nacional de Estadística español advierte que el problema se agrava con la salida de jóvenes españoles al extranjero.




    Comunidad de Pueblos Hispánicos

    César Ignacio dio el Víctor.

  12. #32
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,322
    Post Thanks / Like

    Re: No nacen niños: el suicidio demográfico de España

    La reproducción de la viñeta anterior no supone en modo alguno apoyo a DN, pero es imposible borrar su logotipo.

  13. #33
    jasarhez está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    17 mar, 12
    Ubicación
    España
    Mensajes
    3,123
    Post Thanks / Like

    Re: No nacen niños: el suicidio demográfico de España

    Cita Iniciado por hyeronimus Ver mensaje
    la reproducción de la viñeta anterior no supone en modo alguno apoyo a dn, pero es imposible borrar su logotipo.
    ¡podemos!

    última pareja española.jpeg
    César Ignacio dio el Víctor.

  14. #34
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,322
    Post Thanks / Like

    Re: No nacen niños: el suicidio demográfico de España

    ¡Gracias, Jasarhez! Eres un genio. Yo soy un poco inepto para estas cosas.

  15. #35
    Avatar de Kontrapoder
    Kontrapoder está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    29 mar, 05
    Mensajes
    3,088
    Post Thanks / Like

    Re: No nacen niños: el suicidio demográfico de España

    Portugal es el país de la UE con menos nacimientos

    20 de Jul de 2014 - 01:19 AM

    Las estimaciones demográficas de Eurostat muestran que la República Portuguesa registra la tasa bruta de natalidad más baja entre los 28 Estados miembros de la Unión Europea. Sólo el año pasado el país perdió 60.000 habitantes, resultado de su saldo natural y su migración, ambos negativos.

    Con los datos de 2013 en la mano, Portugal es el país con menos recién nacidos con respecto a su población. En concreto, la tasa bruta de natalidad lusa no llega a los 8 bebés por habitante (7,9), a la cola de una UE que ya sobrepasa los 507 millones de habitantes. Portugal escala así un puesto con respecto a las cifras de 2012, cuando alcanzó la penúltima posición (sólo superando por aquel entonces a Alemania), con 8,5 neonatos por habitante. Curiosamente la pérdida de posiciones de Portugal en esta clasificación ha sido paulatina, pues en 2011 era el antepenúltimo, con una tasa del 9,4.

    Fueron en concreto 82.787 los recién nacidos en Portugal, al tiempo que murieron 106.543 personas, lo que arroja un saldo natural negativo de 23.756 personas. Esta reducción se agrava por el saldo migratorio, en gran parte producto de la crisis, que el año pasado provocó la salida de más de 36.000 habitantes. En total, el país ha perdido en apenas doce meses más de 60.000 ciudadanos y ciudadanas. La tendencia no es casual ya que, como corrobora el último análisis divulgado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la población portuguesa ha disminuido en cerca de 145.000 personas durante los últimos tres años.

    El conjunto de la UE aumenta sin embargo de población, hasta los 507,4 millones de ciudadanos registrados en 2013, ejercicio en el que se conjugaron un crecimiento natural aproximado de 80.000 personas y un saldo migratorio 700.000 habitantes. Nacieron 5,1 millones de europeos, si bien la tasa bruta de natalidad descendió ligeramente hasta los 10 nacimientos por cada mil habitantes (en 2012 fue del 10,4), exactamente, 2,1 puntos por encima de la media portuguesa.

    Muy próximos a Portugal se sitúan, en este sentido, Alemania, Grecia e Italia (los tres con una tasa del 8,5). En el reverso de la moneda, el Estado con más nacimientos relativos es Irlanda (15), seguida de Francia (12,3) y el Reino Unido (12,2). España se queda en mitad de la tabla, un poco por debajo de la media europea, con 9,1 neonatos por cada mil habitantes.

    Una crisis demográfica

    La frialdad de las cifras no ha impedido ver lo que los expertos han calificado como una «crisis demográfica» que ha hecho saltar todas las alarmas. Tanto es así, que el Ejecutivo del primer ministro, Pedro Passos Coelho, acaba de presentar un paquete de medidas, basado no tanto en ‘premiar’ la natalidad (lo que según la comisión independiente formada para estudiar la problemática produciría un efecto «espectacular de corto plazo»), sino en la eliminación de obstáculos que actualmente afrontan quienes tienen hijos.

    Por ello, entre las propuestas destacan el trabajo de media jornada durante un año y sin pérdidas salariales, para las familias con hijos recién nacidos. El Gobierno también ha propuesto la eliminación del Impuesto Municipal sobre Inmuebles, así como de las tarifas de agua, basuras y saneamiento. Otra de las medidas aprobadas esta semana por la coalición del PSD (Partido Socialdemócrata) y el CDS-PP (Centro Democrático Social-Partido Popular) es la creación de un abono familiar en los transportes públicos.

    Todavía no se sabe la fecha exacta en que entrarán en vigor dichas medidas, pero de momento el Gobierno ya ha pedido la implicación de todos los partidos políticos. Y es que, las proyecciones de población residente del INE alertan de que, para 2060, Portugal puede quedar reducido a 8,6 millones de habitantes (frente a los 10,5 millones que había por ejemplo en 2012). El pronóstico en el que coinciden la mayoría de los estudios es que la población residente en el país descenderá drásticamente en los próximos años, en torno al 20 por ciento, producto principalmente del envejecimiento de la ciudadanía y la emigración.

    En la hipótesis más pesimista, el impacto de la crisis financiera y económica provocaría. En este escenario más dramático el descenso de población no sería del veinte sino de hasta el cuarenta por ciento, quedándose la cifra de habitantes en apenas 6,3 millones para 2060.

    Fuente: Portugal es el país de la UE con menos nacimientos :: euroXpress :: Portal de noticias de la Unión Europea
    Última edición por Kontrapoder; 23/07/2014 a las 03:50
    «Eso de Alemania no solamente no es fascismo sino que es antifascismo; es la contrafigura del fascismo. El hitlerismo es la última consecuencia de la democracia. Una expresión turbulenta del romanticismo alemán; en cambio, Mussolini es el clasicismo, con sus jerarquías, sus escuelas y, por encima de todo, la razón.»
    José Antonio, Diario La Rambla, 13 de agosto de 1934.

  16. #36
    jasarhez está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    17 mar, 12
    Ubicación
    España
    Mensajes
    3,123
    Post Thanks / Like

    Re: No nacen niños: el suicidio demográfico de España

    Cita Iniciado por Kontrapoder Ver mensaje
    ...entre las propuestas destacan el trabajo de media jornada durante un año y sin pérdidas salariales, para las familias con hijos recién nacidos.
    Perfecto, pero... ¿han explicado quien va a correr con el precio de esta magnífica medida?. Me explico: vivimos, tanto en Portugal como en España, en países ambos con economía capitalista de libre mercado. Si a un empresario le dices, al menos en España (supongo lo que ocurrirá también en Portugal) que, cuando contrate a alguien que tenga algún hijo menor de un año, habrá de pagarle el precio de una jornada completa por solamente cuatro horas efectivas de trabajo al día, te va a decir entre risotadas: 'excelente medida, pero que le contrate su tía...'.

    ¿Han previsto estos sesudos políticos que sea el propio Estado quien haya de correr con el precio de la diferencia salarial existente entre la media jornada propuesta y la completa?. Porque, de lo contrario, mucho me temo que, esta medida solamente servirá para aumentar aún más las terribles estadísticas que tanto dicen que a estos políticos les alertan. Si ya la mera existencia de la baja de maternidad de cuatro exiguos meses hace que algunos empresarios (negreros sin escrúpulos) despidan a la trabajadora que se queda embarazada.. ¿qué ocurrirá con esta medida?. Ya estoy viendo a las abuelas diciéndoles a sus hijas: "Hija mía, ni se te ocurra tener otro hijo más, en cuanto te quedes embarazada, olvídate de trabajar más en tu vida". Este tipo de medidas en países con economías capitalistas son bastante difíciles de llevar a cabo, y más aún cuando el país en cuestión (y no lo digo por Portugal en concreto) es un país en el que abunda una especie de negreros chorizos que se autodenominan pomposamente 'empresarios'.

    Y de todas formas, aunque así no fuera... y para que tampoco se diga que yo me meto demasiado con los empresarios, ¿quien de nosotros no ha ido nunca a comprar un mueble a IKEA...?. ¿Nos hemos preguntado qué condiciones laborales padecen los esclavos que los frabrican?. En mi calle había una tienda que tenía un cartel pegado en el escaparate que decía: "Todos nuestros muebles son de fabricación nacional". Hace más de un mes que ha cerrado y ha puesto el local que ocupaba en venta.

    Se imaginan una empresa que diga en su publicidad: "En esta empresa nuestros trabajadores y trabajadoras que son padres de familia trabajan solamente cuatro horas al día, pero les pagamos como si trabajaran la jornada completa. Estimado cliente, entre por favor y vea nuestros precios... Y después de mirar le rogamos que no se marche a comprar en PRIMARK o en IKEA".

    Promoción de la natalidad laboral.jpeg


    Un saludo
    Última edición por jasarhez; 23/07/2014 a las 12:30
    Kontrapoder, raolbo, Pious y 1 otros dieron el Víctor.

  17. #37
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    3,203
    Post Thanks / Like

    Re: No nacen niños: el suicidio demográfico de España

    lunes, 11 de enero de 2016

    EL VUELO DE LAS CIGÜEÑAS



    A PROPÓSITO DE LA ÍNFIMA NATALIDAD EN ESPAÑA Y OTROS PAÍSES EUROPEOS

    Símbolos de fecundidad y de hijos para el Cielo


    Esta tarde al salir de la Capilla de Madrid, me quedé fascinado mirando el cielo entre girones de nubes, miles de cigüeñas pasaban volando. Falta aún bastante para San Blas pero si vieran lo precioso que es ver volar por ese cielo agitado, de nubes negras y blancas, nubes de tormenta danzando con luces de atardecer, unas inmensas y nutridas bandadas de cigüeñas.


    ¡Bueno sería que dejaran esos niños que nos traen desde París! Llenarían la existencia de tantos hogares madrileños que hoy decrépitos y envilecidos perecen, consagrando su vida y entregando su amor a mascotas, sin mañana ni hoy, sin alma ni amor.

    Sería tan benéfico para nuestra pobre España, como el agua de lluvia que acaba de caer en la seca y resquebrajada estepa Castellana. ¡Más cunas, más vida, más almas! Más sonrisas, más alegrías, más Patria. ¡Qué nostalgia! Retoños para el olivo que se muere, metidas para la encina que crece ahogada por la hiedra que le roba el ser.



    Disparos de pildorazos


    Me da la impresión que el alijo del pico les pesa mucho, pero me temo que las espanten a pildorazos, como se viene haciendo desde hace muchos años. También es posible que se alejen para ponerse a salvo no tanto de las zorras que acechan en la llanura, sino de unos chacales que con saña desgarran el tesoro de sus picos en el mismo seno de sus madres.



    Lo más probable será que dejen ese regalo más al sur, del otro lado del Mediterráneo y así luego, uno a uno, se irán pasando, un rato a pie y otro nadando, hasta esta nación sin nacidos, sin mañana, porque la naturaleza aborrece el vacío.

    ¡Qué bonito vuelan, pero más bonito cuando se posan a la vera de una cuna y se lo confían a su mamá que nutre esperanzas y luego... me llaman para ir a bautizarlo! Y entonces empieza a ser hijo de Dios.

    Perdón, esta historia es sólo apta para los que creen en historias de cigüeñas, esas cosas de niños que no llegaron jamás a ancianos porque pervive en ellos la inocencia, cuentos e historias, tradiciones que pasaron.




    Y como en mi Capilla no había campanario, ni en las casas cunas, las cigüeñas volando se alejaron detrás de unas densas nubes que nos tienen encerrados.


    Por: Un sacerdote católico.



    __________________________________


    Fuente:


    Catolicidad: EL VUELO DE LAS CIGÜEÑAS
    Kontrapoder, Hyeronimus, Pious y 1 otros dieron el Víctor.

  18. #38
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    2,697
    Post Thanks / Like

    Re: No nacen niños: el suicidio demográfico de España

    «Antinatalistas (I)» por Juan Manuel de Prada para la revista «XLSEMANAL».

    ______________________

    Hace algunas semanas, Irene Hernández Velasco firmaba un excelente reportaje en el diario El Mundo en el que entrevistaba a varios antinatalistas militantes que se han esterilizado, para evitar tener descendencia, convencidos de que la procreación es la mayor de las calamidades. A diferencia de los habitantes de Uqbar, aquella geografía borgiana, estos antinatalistas no abominan de la cópula «porque multiplica el número de los hombres». Se conforman con abominar de la procreación, porque son adeptos de esa religión erótica avizorada por Chesterton que, «a la vez que exalta la lujuria, prohíbe la fecundidad». Sus adeptos más integristas y furibundos.

    Se trata, evidentemente, de una religión nihilista. No sólo por enmascarar su odio al género humano pretendiendo que la vida carece de valor intrínseco; sino también por postular burdos sofismas que delatan un deterioro de la razón lastimoso (pero muy característico de nuestra época). Los antinatalistas del reportaje repiten como discos rayados que «la vida es sufrimiento»; y que, por lo tanto, al no traer nuevas personas al mundo están actuando benéficamente, pues les están ahorrando dolor. Pero si fuese verdad que la vida es sufrimiento estos antinatalistas empezarían por suicidarse, pues nadie ama más al prójimo que a sí mismo. Así, suicidándose, no sólo evitarían el sufrimiento de su hipotética descendencia, sino también el propio, mucho menos hipotético (pues se supone que, al afirmar que la vida es sufrimiento, se fundan en su propia experiencia). Pero aceptemos que, aunque estos antinatalistas sufren una barbaridad, no tienen valor para suicidarse, porque les marea la sangre o no les gusta el sabor del cianuro. ¿Por qué no imitan entonces a los habitantes de Uqbar y reniegan de la cópula? Si la vida es sufrimiento, la cópula debe ser al menos tan dolorosa como un cólico miserere, pues se trata de una de las experiencias vitales más intensas. ¿Por qué estos antinatalistas no abrazan radicalmente su causa, renunciando a la vez a la fecundidad y a la lujuria? De este modo, aparte de no procrear, mitigarían el sufrimiento de su existencia, pues la harían menos sobresaltada, más estoica e impasible (y ya se sabe que quien no siente no padece). Abominar del coito sería una actitud antinatalista mucho más coherente y cabal que ligarse las trompas o hacerse la vasectomía.

    En realidad, estos antinatalistas saben perfectamente que la vida está entreverada de goces a los que se aferran como lapas; lo que pretenden es prescindir, precisamente, del entrevero. Quieren gozar sin dolerse, quieren la risa sin el llanto, quieren disfrutar de los placeres de la vida y expulsar los sinsabores. No sólo los dolores del parto, sino también los sacrificios que exige la crianza de un hijo, a menudo tan gigantescos como las alegrías que brinda; pero, con tal de evitar los sacrificios, están dispuestos a prescindir de las alegrías (que, por otro lado, esperan sustituir con las alegrías sucedáneas que les dispensen sus mascotas). Y disfrazan su egoísmo de filantropía y su esclavitud de generosidad, según esa inversión de las categorías que tanto gusta a nuestra época. No contentos con ello, lanzan además un reproche sobre quienes osan procrear: «Tener un hijo es un acto egoísta que responde sólo a los intereses de los progenitores», afirman sin rebozo. Pero, suponiendo absurdamente que tener un hijo fuese una cuestión de mero ‘interés’, lo cierto es que ‘interesaría’ a mucha más gente que a sus progenitores. Interesaría, por ejemplo, a los propios antinatalistas, que (puesto que no se suicidan ni a tiros) algún día querrán cobrar una pensión que esos hijos nacidos de un ‘acto egoísta’ les sufragarán. También, por cierto, les puede ‘interesar’ a estos antinatalistas tan aferrados a la vida que, llegados a la senectud, alguien les limpie el culo, allá en la residencia de ancianos que podrán pagar más fácilmente que esos progenitores que tuvieron que emplear sus ahorros en la crianza de sus hijos. Y quien entonces les limpie el culo será hijo de alguno de esos progenitores que cometieron el ‘acto egoísta’ de concebirlo, parirlo y criarlo.

    Tener un hijo no es un acto interesado, sino más bien –considerando el clima adverso– un acto de generosidad extrema. Y es también, como nos enseñaba Chesterton, «el signo de la libertad personal» más heroico que un hombre y una mujer pueden realizar, en medio de una sociedad capitalista. Pero, ¡oh sorpresa!, resulta que estos antinatalistas también justifican su religión erótica afirmando que «vivimos bajo un capitalismo terrible y despiadado y tener un hijo significa darle un nuevo esclavo al sistema». Desmontaremos este ridículo sofisma en una entrega próxima.

    https://www.xlsemanal.com/firmas/201...atalistas.html
    César Ignacio dio el Víctor.

  19. #39
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    2,697
    Post Thanks / Like

    Re: No nacen niños: el suicidio demográfico de España

    «Antinatalistas (II)» por Juan Manuel de Prada para la revista «XLSEMANAL».

    ______________________

    Glosábamos en un artículo anterior un excelente reportaje de Irene Hernández Velasco sobre el movimiento antinatalista, en el que entrevistaba a un grupo de personas convencidas de que la especie humana es «algo nefasto» que conviene erradicar. Para camelar a la gente desprevenida, estos antinatalistas afirmaban que «vivimos bajo un capitalismo terrible y despiadado y tener un hijo significa darle un nuevo esclavo al sistema». Se trata de un sofisma especialmente irrisorio, pues lo cierto es que el capitalismo ha tenido siempre la obsesión recurrente de disminuir la población; y, puesto a elegir su prototipo de esclavo favorito, ha buscado siempre consumidores sin compromisos familiares, personas ‘solteras’ en el sentido etimológico de la palabra, mucho más permeables a sus mensajes y menos pugnaces en la lucha por sus derechos laborales. Incluso en sus épocas de mayor expansión, el capitalismo siempre ha preferido forzar corrientes migratorias antes que favorecer la natalidad.

    Este designio antinatalista del capitalismo lo hallamos en todas las épocas y circunstancias; es, pues, constitutivo de su esencia. Adam Smith solicitó la prohibición de las ‘Leyes de Pobres’ que, al asegurar subsidios a las familias más necesitadas, favorecían que tuviesen hijos. David Ricardo defendió que los salarios debían tender hacia un nivel que apenas cubriese las «necesidades de subsistencia» de los trabajadores, que de este modo se abstendrían de aumentar su prole. Thomas Malthus, por su parte, afirmó sin ambages que el modelo económico capitalista sólo podría sostenerse si se realizaba un «control preventivo» de la población, para lo que recomendaba que los pobres permaneciesen solteros, o que en todo caso se les obligase a «matrimonios tardíos» (exactamente como ocurre hoy). John Stuart Mill, por su parte, afirmó que la doctrina capitalista sólo se podría afianzar si se lograba que la población trabajadora «restringiese voluntariamente su número».

    Y aquella obsesión antinatalista de los padres del capitalismo se extremó durante los siglos XX y XXI. Thomas Nixon Carver defendió tras el crack de 1929 la necesidad de esterilizar a los «palmariamente ineptos», entendiendo como tales a aquellas personas que no lograban alcanzar un ingreso anual de mil ochocientos dólares (que entonces era la mitad de la población estadounidense). Más tarde, el capitalismo disimularía sus fervores eugenésicos (para que no pudieran emparentarlo con el derrotado nazismo) sustituyéndolos por otras modalidades mucho más eficientes de antinatalismo: fabricación industrial de anticonceptivos, legalización del aborto, exaltación del homosexualismo y demás «políticas de identidad», etcétera. Algunos marxistas clarividentes, como Pier Paolo Pasolini, advirtieron que el capitalismo estaba utilizando la ‘libertad sexual’ –que los ilusos izquierdistas de entonces, como los cínicos izquierdistas de ahora, jaleaban–como instrumento para imponer sus designios. Pero fueron excepciones entre los loritos que repetían, a modo de salmodia lobotomizada –como hacen los antinatalistas del reportaje que comentamos–, que «tener un hijo significa darle un nuevo esclavo al sistema». Si estos antinatalistas no estuviesen cegados por su nihilismo doctrinario (que, en realidad, es el rebozo de su hedonismo egoísta) repararían en que notorios plutócratas y adalides del capitalismo, desde Soros a Gates, gastan ingentes cantidades en promover exactamente lo mismo. Y entonces descubrirían con horror que ellos son los auténticos esclavos del sistema.

    El capitalismo no quiere que la gente tenga hijos por dos razones muy sencillas: cada vez necesita menos mano de obra para garantizar la producción; y la gente sin hijos acepta condiciones laborales más oprobiosas y tienen menos fuelle y redaños en el combate contra la injusticia. Además, para ser sostenible, el capitalismo necesita consumidores que puedan emplear la mayoría de sus ingresos en la adquisición de los chismes superfluos que fabrica. La gente que tiene hijos es menos permeable a los reclamos del consumismo; y exige salarios más altos, para poder alimentar a su prole. Como nos enseñaba Chesterton, «la gente que prefiere los placeres del capitalismo a semejante milagro [tener un hijo] está agotada y esclavizada. Prefiere la escoria antes que la fuente primigenia de la vida. Prefiere la última, torcida, subalterna, copiada, repetida y muerta creación de nuestra agonizante civilización capitalista a la realidad que supone el único rejuvenecimiento verdadero de cualquier civilización. Son ellos los que abrazan las cadenas de la esclavitud».

    https://www.xlsemanal.com/firmas/201...stas-y-ii.html
    César Ignacio dio el Víctor.

  20. #40
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    2,697
    Post Thanks / Like

    Re: No nacen niños: el suicidio demográfico de España

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    César Ignacio dio el Víctor.

Página 2 de 2 PrimerPrimer 12

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. desastre demográfico en Alemania
    Por Juan del Águila en el foro Inmigración
    Respuestas: 13
    Último mensaje: 12/01/2016, 04:53
  2. El suicidio del cine
    Por Hyeronimus en el foro Cine y Teatro
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 12/07/2013, 19:10
  3. Suicidio demográfico e inmigración
    Por Lo ferrer en el foro Inmigración
    Respuestas: 19
    Último mensaje: 09/08/2011, 14:51
  4. Melilla y nuestro suicidio demográfico (Alejandro Macarrón)
    Por Irmão de Cá en el foro Otras Zonas
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 07/09/2010, 01:31
  5. Más de 200.000 niños son explotados en España
    Por Arnau Jara en el foro Inmigración
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 20/03/2006, 01:44

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •