Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 1 de 2 12 ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 20 de 39

Tema: Los Frutos del Judaísmo: Revolución, Comunismo y Asesinato

  1. #1
    Avatar de donjaime
    donjaime está en línea Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 15
    Mensajes
    502
    Post Thanks / Like

    Los Frutos del Judaísmo: Revolución, Comunismo y Asesinato

    EL JUDAÍSMO PADRE DEL COMUNISMO Y REVOLUCIÓN ASESINAS



    De todos los sistemas revolucionarios ideados en el devenir histórico con el fin de destruir nuestros valores civilizados, sistemas que han ido siendo aplicados a través del tiempo en la forma más efectiva y en el momento siempre más oportuno, el más perfecto, el más eficiente y el más inmisericorde es, sin duda, el comunismo, porque representa la etapa más avanzada de la revolución mundial en cuyos postulados ya no solamente se trata de destruir determinada institución política, social, económica o moral, sino de anular a la vez a la Santa Iglesia y, más aún, a todas y cada una de las manifestaciones culturales cristianas que son parte de nuestra civilización.


    Si todas las tendencias revolucionarias de origen judío han atacado con curiosa unanimidad al cristianismo en diversos aspectos, el comunismo lucha por hacerlo desaparecer de la faz de la Tierra sin dejar de él ni el menor rastro.


    La saña destructiva de esta tendencia satánica, exhibiendo ante los ojos del mundo los más espantosos cuadros de horror y destrucción que se hayan imaginado, no puede estar fundamentada sino en la misma esencia de la negación y en el repudio más virulento y lleno de odio hacia todo lo existente hasta la fecha, porque de otra manera no sería concebible la vesania inaudita de sus tácticas criminales y el espíritu de destrucción, aniquilamiento, vulneración, contradicción oposición de sus dirigentes hacia todo aquello que representa criterios axiológicos, no solamente católicos, sino religiosos en general.


    La finalidad del comunismo, como es patente en Rusia y en los demás países en donde se ha implantado, no es otra que la nulificación del pueblo en lo económico, en lo político, en lo social, en lo humano y en lo trascendente para posibilitar a una minoría el dominio por la fuerza.


    En términos internacionales la meta no puede ser más clara: lograr por la fuerza el dominio mundial de una minoría insignificante aniquilando a todos los demás humanos por medio del materialismo, del terror y si es necesario de la muerte física, aunque para ello haya que asesinar a grandes núcleos de la población.


    Bastante conocido es en el mundo entero el impulso homicida que ha caracterizado a los dirigentes soviéticos; pocos hay que no hayan sentido escalofríos de terror al conocer las sangrientas depredaciones llevadas a cabo en Rusia por los marxistas.
    Basta recordar algunos datos que llenan de pavor e indignación a las mentes civilizadas: “En sus comienzos, el terror rojo se dedicaba, sobre todo, a exterminar la intelectualidad rusa” (1) y en prueba de esta afirmación, S.P. Melgunov constata lo siguiente, refiriéndose a las comisiones extraordinarias que surgieron en Rusia en los primeros tiempos de la revolución soviética: “Las comisiones extraordinarias no son órganos de justicia, sino de exterminio sin piedad, según la expresión del Comité Central Comunista” que también declaró lo siguiente:

    “La comisión extraordinaria “no es una comisión de encuesta”, ni un juzgado, ni un tribunal, sino que ella misma determina sus atribuciones. “Es un órgano de combate que obra sobre el frente interior de la guerra civil. No juzga al enemigo, sino que lo extermina; ni perdona al que está al otro lado de la barricada, sino que lo aplasta”.


    No es difícil representarse cómo debe obrarse en realidad ese exterminio sin piedad, cuando en lugar del “código muerto de las leyes”, reina solamente la experiencia revolucionaria y la conciencia. La conciencia es subjetiva, y la experiencia deja sitio forzosamente a la voluntad, que toma formas irritantes según la calidad de los jueces...” (2).

    “No hagamos la guerra contra las personas en particular (escribió el dirigente comunista Latsis), exterminemos la burguesía como clase.


    No busquéis en la encuesta de los documentos y de las pruebas lo que ha hecho el acusado en obras o en palabras contra la autoridad soviética. la primera pregunta que debéis hacerle es: a qué clase pertenece, cuál es su origen, su educación, su instrucción, su profesión” (3).


    Durante la dictadura sangrienta de Lenin, la comisión de encuesta de Rohrberg, que entró en Kiev después de la toma de esta ciudad por los voluntarios en agosto de 1919, señala lo siguiente: “Todo el suelo de cemento del gran garaje (se trata de la sala de ejecución de la Checa

    provincial de Kiev) estaba inundado de sangre; y ésta no corría, sino que formaba una capa de algunas pulgadas; era una horrible mezcla de sangre, de sesos, de pedazos de cráneos, de mechones de cabellos y demás restos humanos. Todas las paredes, agujereadas con millares de balas, estaban salpicadas de sangre, y pedazos de sesos y de cuero cabelludo estaban pegados en ellas”.
    “Una zanja de 25 centímetros de ancho por 25 de hondo y de unos 10 metros de largo, iba del centro del garaje a un local próximo, donde había un tubo subterráneo de salida. esa zanja estaba completamente llena de sangre”.

    “De ordinario, inmediatamente después de la matanza, transportaban fuera de la ciudad los cuerpos en camiones, automóviles o en furgones y los enterraban en una fosa común.

    En un rincón del jardín topamos con otra fosa más antigua que contenía unos ochenta cuerpos; y allí descubrimos en los cuerpos señales de crueldades y mutilaciones, las más diversas e inimaginables.

    Allí yacían cadáveres destripados; otros tenían varios miembros amputados; algunos estaban descuartizados; y otros los ojos sacados, y la cabeza, la cara, el cuello y el tronco cubiertos de profundas heridas. Más lejos encontramos un cadáver con una cuña clavada en el pecho; y otros no tenían lengua. En un rincón de la fosa descubrimos muchos brazos y piernas separados del tronco” (4).



    La enorme cantidad de cadáveres que ha amontonado en su haber y sigue amontonando en términos espantosos el socialismo comunista de Marx, quizá no se llegará a conocer nunca, pero rebasa todo lo imaginable.
    “No es posible saber con exactitud el número de víctimas. Todos los cálculos son inferiores a la realidad”.
    “En el diario de Edimburgo, `The Scotsman ́ del 7 de noviembre de 1923, da el profesor Sarolea las cifras siguientes:
    “28 obispos; 1.219 sacerdotes; 6.000 profesores y maestros; 9.000 doctores; 54.000 oficiales; 260.000 soldados; 70.000 policías; 12.950 propietarios; 355.250 intelectuales y profesionales liberales; 193.290 obreros y 815.000 campesinos”.

    “La comisión de información de Denikin sobre las intrigas bolcheviques durante el período 1918-1919, en un ensayo sobre el terror rojo, contó en sólo estos dos años, un millón setecientas mil víctimas” (5).


    Ev. Kommin, en el “Roul” del 3 de agosto de 1923, hace la siguiente consideración: “Durante el invierno de 1920 la URSS comprendía 52 gobiernos, con 52 comisiones extraordinarias (Tchecas), 52 secciones especiales y 52 tribunales revolucionarios.

    Además de innumerables `Erte- Tchecas ́, redes de transporte, tribunales de ferrocarriles, tribunales de tropas de seguridad interior. A esta lista de cámaras de tortura hay que añadir las secciones especiales, o sea, 16 tribunales de ejército y división. Entre todo, hay que contar mil cámaras de tortura, y si se toma en consideración que en ese tiempo existían comisiones cantonales, hay que contar más.

    Luego, los muchos gobiernos de la URSS aumentaron; la Siberia; la Crimea, y el Extremo Oriente fueron conquistados. El número de Tchecas (comisiones) aumentó en proporción geométrica”.


    “Según los datos soviéticos (en 1920, cuando no había disminuido el terror y no se habían reducido las informaciones), se podía establecer una cifra media al día para cada tribunal; la curva de las ejecuciones se eleva de uno a cincuenta (en los grandes centros), y hasta ciento en las regiones recientemente conquistadas por el ejército rojo.


    Las crisis del terror eran periódicas, y luego cesaban; de manera que puede fijarse el número (modesto) de cinco víctimas diarias...que, multiplicado por los mil tribunales, dan cinco mil cada día. Y al año, alrededor de millón y medio” (6).


    Recordamos estas matanzas inauditas no porque sean las más cuantiosas en conjunto ni las más inmisericordes, sino porque al encontrarnos a cuarenta y cinco años de estas masacres pueden haberse borrado del cuadro actual comunista, incluso para las personas que todavía alcanzaron a ser contemporáneas de los acontecimientos, y, que viviendo aún, se han olvidado de esas tragedias con esa facilidad con que los humanos olvidan no solamente los hechos desagradables que no les afectan directamente, sino aun aquellos de los que fueron víctimas.


    Desgraciadamente el tiempo ha venido a mostrarnos una superación verdaderamente demoníaca del comunismo en sus actividades asesinas, de las cuales no damos los detalles ni presentamos las monstruosas estadísticas por ser de todos conocidas, máxime que algunas de estas feroces matanzas han sido tan recientes que parecen escucharse todavía los gritos de terror de los torturados, los lamentos de los acosados, los estertores de los moribundos y la muda, pavorosa y constante acusación de los cadáveres.


    Basta recordar las gigantescas y recientes matanzas de Hungría, de Katyn, de Polonia, de Alemania Oriental y de Cuba; las anteriores purgas masivas de Stalin y el aniquilamiento de millones de chinos por el gobierno comunista de Mao Tse-tung.


    Una estadística valiosa de las víctimas del comunismo obra en la publicación titulada “Rivelazione d’interesse mondiale”, Vermijon, Roma, 1957, reproduciendo a su vez información tomada del “Russkaja Mysl”, periódico ruso publicado en Francia el 30 de noviembre de 1947.


    Pero aun los ensayos comunistas que no pudieron tener permanencia definitiva, como el del judío comunista Bela Kun, que de manera rapsódica ocupó Hungría a mediados del año 1919; el de España de 1936 en que los bolcheviques se apoderaron de Madrid y parte de las provincias hispanas, asesinando “más de 16.000 sacerdotes, religiosas, religiosos y doce obispos” (7); y el ensayo, felizmente fracasado, de Alemania de 1918 dirigido por el judío Hugo Haase y que tuvo su mejor realización en la República roja de Baviera en 1919, fueron verdaderas orgías de sangre y de bestialidad desenfrenada.


    Y no hay que olvidar que esta apocalíptica tormenta que va formando un henchido cauce de cadáveres, sangre y lágrimas, se desploma sobre el mundo con un solo fin: destruir no sólo a la Iglesia Católica y a toda la civilización cristiana, sino también al Islam, al budismo y a toda religión, menos a una de la que hablaremos después.


    Ante este cuadro estremecedor el mundo se pregunta con el corazón oprimido:
    ¿Quién puede odiar de tal forma criterios cristianos para tratar de destruirlos con saña tan malvada?
    ¿Quién ha sido capaz de urdir esta sangrienta maquinaria de aniquilación?
    ¿Quién puede con tanta insensibilidad dirigir y ordenar este criminal proceso gigantesco?


    Y la realidad nos contesta, sin lugar a dudas, que son los judíos los responsables, como se demostrará más adelante.





    LOS CREADORES DEL SISTEMA
    No cabe la menor duda de que los inventores del comunismo son los judíos. Ellos han sido los forjadores de la doctrina sobre la cual se fundamenta todo ese monstruoso sistema que actualmente domina con poder absoluto en la mayor parte de Europa y Asia, que convulsiona a los países de América y que invade progresivamente a todos los pueblos del mundo como un cáncer letal, como un tumor que va comiendo las entrañas de las naciones libres, sin que parezca encontrarse un remedio eficaz contra él.



    También son los inventores y directores de la práctica comunista, de las eficientes tácticas de lucha, de la insensible y precisa política inhumana de gobierno y de la agresiva estrategia internacional.
    Que los teóricos comunistas fueron todos judíos, es cosa que está plenamente comprobada, pese al sistema que constantemente usaron los judíos –tanto los teóricos como los revolucionarios prácticos- de adquirir a modo de sobrenombre un apellido y un nombre que velara su origen a los ojos del pueblo en donde vivieron.



    1.- El fundador del sistema fue, como es sabido, Karl Heinrich Marx; judío alemán, cuyo verdadero nombre era el de Kissel Mordecay, nacido en Treves, Prusia Renana, hijo de un abogado judío.
    A su doctrina comunista le dio el nombre de socialismo científico, nombre injustificado ya que los hechos han demostrado que ninguna base científica tiene muchos de sus postulados básicos.
    Antes de su famosa obra “El Capital” –concepción fundamental del comunismo teórico y cuyas ideas se dedicó a propagar por el mundo con inagotable actividad hasta su muerte en 1887- había escrito y publicado en Londres el “Manifiesto Comunista” en compañía del judío Engels elaño de 1848. Anteriormente, entre 1843 y 1847, había formulado en Inglaterra –cuyos gobiernos en forma extraña lo protegieron- la primera concepción moderna del nacionalismo hebreo a través de sus artículos, como el publicado en 1844 en la revista “Deustch- Französische Jahrbücher” titulado “Zur Judenfrage” (Sobre la cuestión judía) y que tiene una tendencia ultranacionalista judía.


    2.- Frederik Engels, creador junto con Marx de la Primera Internacional y colaborador íntimo de Marx. Judío, nació en Barmen, Alemania, siendo su padre un comerciante judío de algodón de la localidad. Murió en 1894.


    3.- Karl Kautski, cuyo verdadero apellido fue Kaus; autor del libro. “Los orígenes del cristianismo” en donde principalmente combate los fundamentos del cristianismo. Fue el más importante intérprete de Marx. Publicó en 1887 “Las enseñanzas económicas de Karl Marx para el entendimiento de todos”; “La matanza de Chisinaw” y “La cuestión judía” en 1903; “La lucha de clases”, que fue para Mao Tse-tung, en China, el libro fundamental para la instrucción comunista; y la obra intitulada “La vanguardia del socialismo”, en el año 1921.
    Fue también el autor del “Programa socialista” de Ehrfurt, Alemania. Este judío nació en Praga en 1854 y murió en 1938 en La Haya, Holanda.
    Debido a esos pleitos de familia que surgen con frecuencia entre los dirigentes judíos, se vio envuelto con posterioridad en una enconada lucha con Lenin.


    4.- Ferdinand Lassalle, judío nacido en Breslau en 1825; después de haberse mezclado en la revolución democrática de 1848, publica en el año de 1863 su obra titulada “Contestaciones abiertas”, en la que traza un plan revolucionario para los obreros alemanes.
    Desde entonces trabajó incansablemente en una intensa campaña “socialista” tendiente a la rebelión de los obreros, para lo cual publica otra obra con el título de “Kapital und Arbeit”.
    Su socialismo, aunque en algunos aspectos difería del de Marx, coincidía con éste en sus resultados finales, o sea, suprimir la propiedad privada para ponerla en manos del Estado, controlado por el judaísmo, naturalmente.


    5.- Eduard Bernstein, judío nacido en Berlín en 1850. Sus principales obras son: “Suposiciones sobre el socialismo”, “Adelante socialismo”, “Documentos del socialismo”, “Historia y teoría del socialismo”, “Socialdemocracia de hoy en teoría y práctica”, “Los deberes de la socialdemocracia” y “Revolución Alemana”, todas ellas estructurando la doctrina comunista y fundamentadas en las concepciones de Marx. En 1918 fue nombrado ministro de Hacienda del Estado alemán socialista, que felizmente no llegó a sostenerse sino unos meses.


    6.- Jacob Lastrow, Max Hirsch, Edgar Löening, Wirschauer, Babel, Schatz, David Ricardo y otros muchos escritores del comunismo teórico, fueron judíos.
    En todos los países se encuentran casi exclusivamente escritores judíos predicando el comunismo a las masas, aunque tratando en muchas ocasiones de proceder con cautela en sus escritos, dándoles siempre un sentido de humanidad y hermandad que ya hemos visto en la práctica lo que significan (8).

    Todos los judíos anotados –por muy teóricos que hayan sido- no se han contentado solamente con sentar las bases doctrinarias del socialismo marxista o comunismo, sino que cada uno de ellos ha sido un revolucionario práctico que se ha dedicado en el país donde se encontraba a preparar, dirigir o ayudar la subversión de hecho, y, como jefes o miembros connotados de asociaciones revolucionarias, han tomado siempre parte activa en el desarrollo del marxismo.


    Pero aparte de los judíos considerados como principalmente teóricos, encontramos que casi todos los dirigentes materiales que desarrollan las tácticas comunistas son también de esta misma raza y llevan a cabo su cometido con la máxima eficiencia.

    Por lo pronto, en los países en donde abortó la conjuración judía comunista ya a punto de estallar o en donde el marxismo se apoderó del gobierno inicialmente, aunque después haya sido expulsado, los datos verídicos con que se cuenta hoy en día demuestran la plena y total responsabilidad judía.


    Como ejemplos incontrovertibles pueden señalarse dos movimientos de este tipo:


    A.) Alemania en 1918 es teatro de una revolución comunista dirigida por los judíos. La República de los Consejos de Munich era judía, como, lo prueban sus jefes Liebknecht, Rosa Luxemburgo, Kurt Eisner y otros muchos.

    A la caída del imperio, los judíos se apoderaron del país y el gobierno alemán queda dominado por los judíos: Haase (ministro de estado) y Landsberg, apareciendo con ellos Kautski, Kohn y Herzfeld.
    El ministro de Hacienda, también judío, tiene como ayudante al judío Bernstein y el del Interior, Preuss, también judío, busca la colaboración de su hermano de raza el doctor Freund quien lo auxilia en sus labores. Kurt Eisner, presidente de la República Bávara de los Consejos, fue el jefe de la revolución bolchevique de Munich.

    “Once hombrecillos hicieron la revolución –decía Kurt Eisner en la embriaguez del triunfo a su colega el ministro Auer-. Es muy justo conservar el recuerdo imperecedero de estos hombrecillos, que son los judíos: Max Löwenberg, el doctor Kurt Rosenfeld, Gaspar Wollheim, Max Rotschild, Carlos Arnold, Kranold, Rosenhek, Birnbaum, Reis y Kaisser.

    Los diez, con Kurt Eisner van Israelovitch, estaban al frente del `tribunal revolucionario de Alemania ́. Los once son francmasones y pertenecían a la logia secreta número 11, que tenía su asiento en Munich, Briennerstrasse 51” (9).

    “El primer gabinete de Alemania en 1918 estaba compuesto por los judíos:
    1.- Preuss, ministro de Gobernación.
    2.- Freund, ministro de Gobernación.
    3.- Landsberg, Hacienda.
    4.- Karl Kautski, Hacienda.
    5.- Schiffer, Hacienda.
    6.- Eduard Bernstein, secretario del Tesoro del Estado
    7.- Fritz Max Cohen, jefe del servicio oficial de informaciones. (Este judío era antes
    corresponsal del diario judío “Frankfurter Zeitung”).


    “El segundo gobierno `socialista ́ alemán de 1918 estaba integrado por los judíos:
    1.- Hirsch, ministro de Gobernación.
    2.- Rosenfeld, ministro de Gracia y Justicia.
    3.- Futran, Enseñanza.
    4.- Arndt, Enseñanza.
    5.- Simón, secretario de Hacienda.
    6.- Kastenberg, director del negociado de las Colonias.
    7.- Stathgen, ministro de Fomento.
    8.- Meyer-Gerhardt, director del Negociado de las Colonias.
    9.- Wurm, secretario de Alimentación.
    10.- Merz, Weil, Katzenstein, Löwenberg, Fränkel, Schlesinger, Israelowitz, Selingsohn, Laubenheim, etc., ocupaban altos cargos en los ministerios.


    “Entre los otros judíos que controlaban los sectores vitales del estado alemán, derrotado por la intervención americana en la guerra, se encontraban en 1918 y más tarde:

    1.- Kohen, presidente del Comité de los Soldados y los Obreros Alemanes (similar al soviético de los Soldados y Obreros de Moscú, el mismo año).
    2.- Ernst, presidente de la Policía de Berlín.
    3.- Sinzheimer, presidente de la Policía de Frankfurt.
    4.- Lewy, presidente de la Policía de Hessen.
    5.- Kurt Eisner, presidente del Estado de Baviera.
    6.- Jaffe, ministro de Hacienda del Estado de Baviera.
    7.- Brentano, ministro de Industria, Comercio y Tráfico.
    8.- Talheimer, ministro de Würtenberg.
    9.- Heimann, otro ministro de estado de Würtenberg.
    10.- Fulda, Gobierno de Hessen.
    11.- Theodor Wolf, redactor jefe del periódico `Berliner Tangenblatt ́.
    12.- Gwinwer, director del `Deutsche Bank ́ “. (10)

    El pueblo de Estados Unidos fue engañado por su presidente francmasón Wilson y jamás pensó que su intervención en la Primera Guerra Mundial iba a tener por resultado entregar a Alemania al dominio de los judíos.



    B).- Hungría en 1919
    : el 20 de marzo de 1919, el judío Bela Kun (Cohn), se apodera de Hungría y proclama la República Soviética Húngara a la que sumerge a partir de ese momento en un horripilante mar de sangre.

    “Con él (Bela Kun), 26 comisarios componían el nuevo gobierno y de éstos, 18 eran israelitas. Proporción inaudita, si se tiene en cuenta que en Hungría había un millón y medio
    de israelitas sobre 22 millones de habitantes.
    Los 18 comisarios tenían en sus manos la dirección efectiva del poder, y los ocho comisarios cristianos no podían hacer nada” (11).
    “Más del 90% de los miembros del gobierno y de los hombres de confianza de Bela Kun fueron también judíos.

    He aquí la lista de los miembros del gobierno de Bela Kun:

    1.- Bela Kun, secretario general del Gobierno, judío.
    2.- Sandor Gabai, presidente `oficial ́ del Gobierno, usado por los judíos como pantalla; húngaro.
    3.- Peter Agoston, lugarteniente del secretario general; judío.
    4.- Dr. E. Landler, comisario del pueblo para Asuntos Interiores; judío.
    5.- Bela Vago, lugarteniente de Landler; judío apellidado Weiss.
    6.- E. Hamburger, comisario para la Agricultura; judío.
    7.- Vantus, lugarteniente de Hamburger; judío.
    8.- Czismadia, lugarteniente de Hamburger; judío.
    9.- Nyisztor, lugarteniente de Hamburger; húngaro.
    10.- Varga, comisario para los Asuntos Financieros; judío llamado Weichselbaum.
    11.- Szkely, lugarteniente de Varga; judío llamado Schlesinger.
    12.- Kunfi, comisario para la Educación; judío llamado Kunstater.
    13.- Lukacs, lugarteniente de Kunfi; judío llamado en realidad Löwinger, hijo del director general de una casa bancaria de Budapest.
    14.- D. Bokanyi, comisario para el Trabajo; húngaro.
    15.- Fiedler, lugarteniente de Bokanyi; judío.
    16.- Jozsef Pogany, comisario para la Guerra; judío llamado en realidad Schwartz.
    17.- Szanto, lugarteniente de Pogany; judío llamado Schreiber.
    18.- Tibor Szamuelly, lugarteniente de Pogany; judío llamado Samuel.
    19.- Matyas Rakosi, comisario para el Comercio; judío llamado en realidad Matthew Roth Rosenkranz. Dictador comunista en la actualidad.
    20.- Ronai, comisario para la `Justicia ́.
    21.- Ladai, lugarteniente de Ronai; judío.
    22.- Erdelyi, comisario para el Abastecimiento; judío llamado Eisenstein.
    23.- Vilmos Boehm, comisario para la Socialización; judío.
    24.- Hevesi, lugarteniente de Boehm; judío llamado Honig.
    25.- Dovsak, segundo lugarteniente de Boehm; judío.
    26.- Oszkar Jaszai, comisario para las Nacionalidades; judío de nombre Jakubovits.
    27.- Otto Korvin, comisario para la Investigación Política; judío llamado Klein.
    28.- Kerekes, fiscal del Estado; judío llamado Krauss.
    29.- Biro, jefe de la Policía Política; judío llamado Blau.
    30.- Seider, ayudante de Biro; judío.
    31.- Oszkar Faber, comisario para la Liquidación de los Bienes de la Iglesia; judío.
    32.- J. Czerni, comandante de la banda terrorista conocida con el nombre de “Los jóvenes de Lenin”; húngaro.
    33.- Illés, comisario superior de Policía; judío.
    34.- Szabados, comisario superior de Policía; judío llamado Singer.
    35.- Kalmar, comisario superior de Policía; judío alemán.
    36.- Szabó, comisario superior de Policía; judío ruteno llamado en realidad Schwarz.
    37.- Vince, comisario popular de la ciudad de Budapest; judío llamado en realidad Weinstein.
    38.- M. Krauss, comisario popular de Budapest; judío.
    39.- A. Dienes, comisario popular de Budapest; judío.
    40.- Lengyel, presidente del Banco Austro-Húngaro; judío llamado Levkovits.
    41.- Laszlo, presidente del Tribunal Revolucionario Comunista; judío llamado en realidad Löwy” (12)

    En este gobierno que ocupó temporalmente Hungría, sobresalen por sus innumerables crímenes y depredaciones, además del mismo Bela Kun, que recorría el país en un lujoso coche –con su eficiente secretaria judía R. S. Salkind, alias Semliachkay-, y una gran horca instalada en el vehículo a manera de distintivo; y el jefe de la checa húngara, el judío Szamuelly, que viajaba por Hungría en su tren particular sembrando el terror y la muerte, según lo describe un testigo de la época:

    Aquel tren de la muerte atravesaba rugiendo la negrura de las noches húngaras; donde se detenía había hombres colgados de los árboles y sangre que corría por el suelo.
    A lo largo de la vía, se veían cadáveres desnudos u mutilados. Szamuelly, dicta sus sentencias en aquel tren, y nadie que se vea obligado a subir a él podrá contar nunca lo que vio”.
    Szamuelly vive en él constantemente. Una treintena de terroristas escogidos velan por su seguridad. Verdugos seleccionados le acompañan. El tren está compuesto de dos coches-salón, de dos coches de primera clase, que ocupan los terroristas, y de dos coches de tercera para las víctimas. Allí se perpetran las ejecuciones. La tarima de estos coches está manchada de sangre. Los cadáveres son arrojados por las ventanillas, mientras Szamuelly, cómodamente sentado en el despacho coquetón de su departamento tapizado de damasco rosa y adornado con lunas biseladas, con un gesto de la mano decide la vida o la muerte” (13).


    El periódico italiano “La Divina parola” (La Divina Palabra) del 25 de abril de 1920, resalta cómo en Hungría: “...durante la reacción antibolchevique contra el israelita Bela Kun, fueron encontrados cadáveres de frailes amontonados confusamente en unos subterráneos. Los diplomáticos extranjeros llamados por el pueblo para constatarlo con sus propios ojos, han atestiguado que vieron muchos cadáveres de religiosos y religiosas que tenían clavado en el corazón el crucifijo que solían llevar sobre el pecho”.




    LA CABEZA DEL COMUNISMO
    Hoy ya no cabe la menor duda de que la teoría marxista (comunista) es obra judía, como lo es también toda acción encaminada a poner en práctica esta doctrina y los millones de asesinatos cometidos.


    Los directores y organizadores de cualquier movimiento comunista anterior al establecimiento definitivo del bolchevismo en Rusia fueron judíos en su casi totalidad, como también la gran mayoría de los dirigentes materiales de las revoluciones a que dieron origen.
    Pero en Rusia, primer país en donde triunfó definitivamente el bolchevismo y que ha sido el centro motor de la comunización mundial, la paternidad judía del sistema, de la organización y de la práctica soviética no deja tampoco lugar a error.


    De acuerdo con los datos incontrastables, plenamente demostrados y aceptados por todos los escritores imparciales que han tratado este tema, la obra comunista de los hebreos en la nación de los zares, queda tan patente, que sería vano empeño negarles este ominosos triunfo en exclusiva.
    Basta con recordar los nombres de los que formaron los gobiernos y los principales organismos directivos en la Unión Soviética para saber a qué atenerse, ante la clara y rotunda demostración de los hechos.



    I. MIEMBROS DEL PRIMER GOBIERNO COMUNISTA DE MOSCÚ (1918) (Consejo de “Comisarios del Pueblo”)

    1.- Ilich Ulin (Vladimir Ilich Ulianov o Nicolás Lenin), presidente del Soviet Supremo; judío en la línea materna. Su madre se llamaba Blank, judía de origen alemán.
    2.- Lew Davidovich Bronstein (León Trotsky), comisario del Ejército Rojo y de la Marina; judío.
    3.- Iosiph David Vissarionovich Djugashvili-Kochba (José Vissarionovich Stalin), comisario de las Nacionalidades; descendiente de judíos georgianos.
    4.- Chicherin, comisario para los Asuntos Exteriores; ruso.
    5.- Apfelbaum (Grigore Zinoviev), comisario para los Asuntos Interiores; judío.
    6.- Kohen (Volodarsky), comisario de la Prensa y Propaganda; judío.
    7.- Samuel Kaufman, comisario para los Terrenos del Estado; judío.
    8.- Steinberg, comisario de Justicia; judío.
    9.- Schmidt, comisario de la Prensa y Propaganda; judío.
    10.- Ethel Knigkisen (Lilianan), comisaria del Abastecimiento; judía.
    11.- Pfenistein, comisario para el Acomodo de los refugiados; judío.
    12.- Schlichter (Vostanolenin), comisario para los Encuartelamientos (traspasos de casas particulares a los rojos); judío.
    13.- Lurie (Larin), presidente del Soviet Económico Superior; judío.
    14.- Kukor (Kukorsky), comisario de la Economía; judío.
    15.- Spitzberg, comisario de la Economía; judío.
    16.- Urisky (Radomilsky), comisario para las `Elecciones ́; judío.
    17.- Lunacharsky, comisario de Enseñanza Pública; ruso.
    18.- Simasko, comisario para la Higiene; judío.
    19.- Protzian, comisario para la Agricultura; armenio (14).

    En el apéndice existente al final se insertan las interesantes e ilustrativas listas de los funcionarios judíos de todos los cuerpos gubernativos de la Unión Soviética, del Partido Comunista, del Ejército Rojo, de la Policía Secreta, sindicatos, etc.

    De un total de 502 cargos de primer rango en la organización y dirección de la Revolución comunista de Rusia y en la dirección del Estado soviético durante sus primeros años de existencia, nada menos que 459 puestos han sido ocupados por judíos, mientras que solamente 43 de estos cargos, por cristianos de diversos orígenes.
    ¿Quiénes son los que han hecho realmente esta horrorosa revolución? ¿Los cristianos?”.


    “Otra estadística, publicada al parecer por el periódico contrarrevolucionario ruso “Le Ruse Nationaliste”, después del triunfo de los judeo-comunistas en Rusia, indica que de un número de 554 dirigentes comunistas de primer orden, en diversos cargos, han sido:
    Judíos 447
    Lituanos 43
    Rusos 30
    Armenios 13
    Alemanes 12
    Finlandeses 3
    Polacos 2
    Georgianos 2
    Checos 1
    Húngaros 1” (15)


    Durante la Segunda Guerra Mundial y posteriormente hasta nuestros día, la pandilla judaica que gobierna la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas sigue siendo muy numerosa, pues sus nombres están encabezados por el mismo Stalin, que durante algún tiempo se ha considerado como georgiano de pura cepa y se ha venido a descubrir que es de raza judía, porque Djugashvili, que es un apellido, significa “hijo de Djou” y Djou es una pequeña isla de Persia hacia donde emigraron muchos judíos “marranos” portugueses exiliados, que posteriormente pasaron a Georgia.

    Actualmente está totalmente comprobado que Stalin tenía sangre judía, aunque él jamás haya confirmado o desmentido los rumores que comenzaban a correr al respecto (16).




    TESTIMONIOS JUDÍOS
    Los mismos judíos –no obstante su hermetismo acostumbrado e incluso a pesar de sus tácticas de engaño y ocultamiento con que han logrado permanecer generalmente en la oscuridad
    para no revelar su plan comunista de conquista mundial- han sufrido algunos momentos de debilidad, llevados por el optimismo o el excesivo júbilo ante la contemplación de sus éxitos, que han provocado en determinadas ocasiones algunas declaraciones indiscretas, sumamente ilustrativas.

    Kadmi-Cohen
    , prestigiado escritor judío, señalaba:

    En lo concerniente a los judíos, su papel en el socialismo mundial es tan importante que
    no puede pasar en silencio. ¿No basta recordar los nombres de los grandes revolucionarios judíos de los siglos XIX y XX, como los Carlos Marx, Lasalle, Kurt Eisner, Bala Kun, Trotsky y León Blum, para que aparezcan así los nombres de los teóricos del socialismo moderno?”.


    ¡Qué confirmación brillante no encuentran las tendencias de los judíos en el comunismo fuera de la colaboración material en organizaciones de partidos, en la aversión profunda que un gran judío y gran poeta, Enrique Heine, sentía por el derecho romano! Y las causas subjetivas, las causas pasionales de la rebelión de Rabbi Aquiba y BarKochba del año 70 y 132 después de Jesucristo contra la paz romana y el derecho romano, comprendidas y sentidas subjetiva y pasionalmente por un judío del siglo XIX que aparentemente no había conservado ningún lazo con su raza”.

    Y los revolucionarios judíos y los comunistas que atacan el principio de la propiedad privada, cuyo monumento más sólido en el Código de derecho Civil de Justiniano, de Ulpiano, etc...., no hacen sino lo que sus antepasados, que resistían a Vespasiano y a Tito.

    En realidad, son los `muertos que hablan ́ ” (34).


    El blasfemo escritor judío, Alfredo Nossig, nos dice: “El socialismo y el mosaísmo de ninguna manera se oponen; sino, por el contrario, entre las ideas fundamentales de ambas doctrinas hay una conformidad sorprendente. No debe desviarse más el nacionalismo judío del socialismo, como de un peligro que amenaza su ideal, que el socialismo judío, del mosaísmo, pues ambos ideales paralelos se han de realizar en el mismo camino” (35).


    Del examen de los hechos resulta de modo irrefutable que no sólo los judíos modernos han cooperado de una manera decisiva a la creación del socialismo; sus propios padres ya eran los fundadores del mosaísmo...La semilla del mosaísmo obró a través de los siglos en cuanto a doctrina y a ley de un modo consciente para unos e inconsciente para otros”.


    El movimiento socialista moderno es para la mayoría obra de judíos; los judíos fueron los que imprimieron en él la marca de su cerebro; igualmente fueron judíos los que tuvieron parte preponderante en la dirección de las primeras repúblicas socialistas...”.


    El socialismo mundial actual, forma el primer estado del cumplimiento del mosaísmo, el principio de la realización del estado futuro del mundo anunciado por los profetas” (36).


    En su libro, “Integrales Judentum”, ratifica esta idea del socialismo como doctrina judía, cuando escribe lo siguiente:
    Si los pueblos quieren progresar de veras deben despojarse del temor medieval de los judíos y de los prejuicios reaccionarios que tienen contra ellos; deben reconocer lo que son en realidad: los precursores más sinceros del desarrollo de la humanidad. Hoy exige la salvación del judaísmo que reconozcamos el programa del socialismo abiertamente a la faz del mundo. Y la salvación de la humanidad en los siglos venideros depende de la victoria de ese programa” (37).


    La razón de esta postura revolucionaria judía está claramente explicada por el conocido escritor judío E. Eberlin, en la siguiente cita:
    Cuanto más radical es la revolución, tanta más libertad e igualdad para los judíos resulta de ella. Toda corriente de progreso no deja de consolidar la posición de los judíos. Del mismo modo, todo retroceso y toda reacción los alcanza en primer lugar. A menudo basta una simple orientación en las derechas para exponer a los judíos al boicoteo...Bajo este aspecto, el judío es el manómetro de la caldera social”.

    “Como entidad, la nación judía no puede colocarse al lado de la reacción, porque la reacción, es decir, la vuelta al pasado, significa para los judíos la continuación de las condiciones anormales de su existencia” (38).


    El connotado judío Jacob de Haas en “The Maccabean”, nos dice claramente que:
    La revolución rusa es una revolución del judaísmo. Ella significa un cambio en la historia del pueblo judío. Digamos francamente que era una revolución judaica, porque los judíos eran los revolucionarios más activos de Rusia”.


    En el periódico judeo-francés, titulado: “Le Peuple Juif”, del 16 de febrero de 1919, se lee lo siguiente: La revolución rusa que estamos viendo, será obra exclusivamente de nuestras manos”.


    Por su parte Ricardo Jorge, que prologa un libro del famoso escritor judío Samuel Schwarz, dice lo siguiente:

    Si de las cumbres de la ciencia pura descendemos a la arena en que se entrechocan las pasiones y los intereses de los hombres, surge ante nosotros el oráculo de la nueva religión socio-política, el judío Karl Marx, el caudillo doctrinario de la guerra sin cuartel del proletariado, que encuentra en la cabeza y en el brazo de Lenin, la realización de sus credos, inspiradores del estado soviético, que amenaza subvertir los fundamentos de las instituciones tradicionales de la sociedad ” (39).


    Asimismo, otro judío, Hans Gohen, en “Die Politische Idee”, afirma que: “El socialismo de Marx es el fin de nuestras aspiraciones”.


    En el No. 12 del periódico “El Comunista”, publicado en Karkoff con fecha 12 de abril de 1919, el judío M. Cohen, escribía:

    Sin exageración puede asegurarse que la gran revolución social de Rusia se llevó a cabo por medio de los judíos...Cierto es que en las filas del ejército rojo hay soldados que no son judíos, en cuanto toca a los soldados rasos, pero en los comités y en la organización soviet, como los comisarios, los judíos llevan con valor a las masas de proletariados rusos ante la victoria”. (40)


    Al frente de los revolucionarios rusos iban los alumnos de la Escuela Rabínica de Lidia...Triunfó el judaísmo sobre la espada y el fuego...mandando con nuestros hermano Marx, que es el encargado de cumplir con lo que han mandado nuestros profetas, elaborando el plan conveniente por medio de las reivindicaciones del proletariado.
    Todas estas frases aparecen en el periódico judío “Haijnt” de Varsovia del 3 de agosto de 1928” (41).


    El “Mundo Judío” del 10 de enero de 1929, expresaba esta blasfema opinión:
    El hecho del bolchevismo mismo, y que tantos judíos son bolcheviques, y que el ideal del bolchevismo está sobre muchos puntos de acuerdo con el más sublime ideal del judaísmo, del que una parte formó la base de las mejores enseñanzas del Cristianismo, todo eso tiene gran significación, que examinará cuidadosamente el judío reflexivo” (42).


    Para no extendernos demasiado, citaremos por último las referencias que hace orgullosamente el israelita Paul Sokolowski, en su obra titulada “Die Versandung Europeas”, en las que se vanagloria del papel preponderante que jugaban los judíos en la revolución rusa, dando detalles de las claves que usaban para comunicarse entre ellos, incluso por medio de la prensa, sin llamar la atención de las autoridades y de cómo repartían la propaganda comunista que elaboraban por medio de los niños judíos, a los que entrenaban cuidadosamente en sus colonias para estos menesteres (43).


    Este odio infernal judeo- comunista, principalmente manifestado hacia la civilización cristiana, no es meramente gratuito, sino que tiene sus causas muy hondas, que pueden apreciarse con claridad en este párrafo del “Sepher-ha- Zohar”, libro sagrado del judaísmo moderno, que se transcribe y que representa el sentir de todos los judíos:

    Jeshu (Jesús) Nazareno, que ha apartado al mundo de la fe del Santo, que bendito sea, será juzgado eternamente en esperma hirviente; su cuerpo es reconstituido todos los viernes por la tarde, y al amanecer del sábado es arrojado en la esperma hirviente.
    El infierno se consumirá, pero su castigo y sus tormentos no acabarán nunca. Jeshu y Mahoma son esos huesos impuros de la carroña de que dice la Escritura: `Los arrojaréis a los perros ́.

    Son la suciedad de perro que mancha, y por haber seducido a los hombres, los han arrojado al infierno, de donde no saldrán jamás” ( 44 ).




    NOTAS:
    [1] León de Poncins, Las fuerzas secretas de la revolución: Francmasonería – Judaísmo. Madrid: Ediciones Fax, 1932, p. 161.
    [2] S. P. Melgunov, La terreur rouge en Russie: de 1918 a 1923 (El terror rojo en Rusia). Payot, 1927.
    [3] Latsis, “El terror rojo” del 19 de noviembre de 1918.
    [4] S. P. Melgunov, obra citada, p. 161.
    [5] León de Poncins, obra citada, pp. 164- 165.
    [6] S. P. Melgunov, obra citada, p. 104.
    [7] Traian Romanescu, La gran conspiración judía. 3a ed. México, D.F. 1961. p. 272.
    [8] Datos tomados de Traian Romanescu, obra citada, pp. 19-23.
    [9] Monseñor Jouin, Le péril judéo- maçonnique (El peligro judeo-masónico). (5 vols. 1919-1927). Vol. I, p. 161.
    [10] Traian Romanescu, obra citada, pp. 259-260.
    [11] J. J. Tharaud, Causerie sur Israël. Marcelle Lesage, 1926. p. 27.
    [12] Traian Romanescu, obra citada, pp. 203-205.
    [13] Cécile de Tormay, Le livre proscrit (El libro proscrito). Plon Nourrit, 1919. p. 204.
    [14] Traian Romanescu, obra citada, p. 143.
    [15] Traian Romanescu, obra citada, p. 161.
    [16] Bernard Hutton, revista francesa “Constellation”, marzo de 1962, no. 167. p. 202.
    [17] Traian Romanescu, obra citada, pp. 174-176.
    [18] Traian Romanescu, obra citada, pp. 176-178.
    [19] Duque de la Victoria, Israel manda. México: Editora Latino Americana, S.A., 1955. pp. 287-8.
    [20] Traian Romanescu, obra citada, pp. 206-207.
    [21] Traian Romanescu, obra citada, pp. 210.
    [22] Traian Romanescu, obra citada, p. 213.
    [23] Traian Romanescu, obra citada, pp. 187-193.
    [24] Traian Romanescu, obra citada, pp. 200-201.
    [25] Werner Sombart, Les juifs et la vie économique (Los judíos y la vida económica). Payot, 1923. pp. 277, 286, 291.
    [26] Salluste, Les origines secrètes du bolchevisme: Henri Heine el Karl Marx (Los orígenes secretos del bolchevismo: Enrique Heine y Carlos Marx). París: Jules Tallandier, 1929, p. 23.
    [27] Esteban J. Malanni, Comunismo y judaísmo. Buenos Aires: Editorial La Mazorca, 1944. pp. 54-55.
    [28] Esteban J. Malanni, obra citada, pp. 56-57.
    [29] Duque de la Victoria, obra citada, pp. 312-313.
    [30] Duque de la Victoria, obra citada, pp. 318-319.
    [31] Esteban J. Malanni, obra citada, pp. 58-60.
    [32] Esteban J. Malanni, obra citada, pp. 62-63.
    [33] Esteban J. Malanni, obra citada, p. 63.
    [34] Kadmi-Cohen, Nomades; essai sur l ́âme juive (Nómadas; ensayo sobre el alma judía). F. Alcan, 1929, p. 86.
    [35] “Westfällschen Merkur”, diario de Münster, no. 405 de 6 de octubre de 1926.
    [36] Alfred Nossig, Integrales Judentum (El judaísmo integral). París: L. Chailley. pp. 68, 71, 74.
    [37] Alfred Nossig, obra citada, p. 79.
    [38] Elie Eberlin, Les juifs d ́aujourd ́hui (Los judíos de hoy). París, 1928, p. 201.
    [39] Ricardo Jorge, Pró Israel, prólogo a la obra de Samuel Schwarz Os cristiãos- novos em Portugal no século XX. Lisboa, 1925, p. XI.
    [40] Citado por Nesta H. Webster en World Revolution; The Plot Against Civilization (La revolución mundial; Complot contra la civilización), 2a ed. Constable & Co., 1922.
    [41] Alfonso Castro, El problema judío. México, D. F.: Editorial Actualidad, 1939. pp. 152-153.
    [42] “The Ideals of Bolshevism”, “Jewish World” del 10 de enero de 1929, no. 2912.
    [43] Alfonso Castro, obra citada, p. 153.
    [44] Sepher-Ha-Zohar, II, tr. Jean de Pauly. París: Ernest Leroux, 1907, p. 88.
    Última edición por donjaime; 16/11/2015 a las 11:47
    Valmadian dio el Víctor.

  2. #2
    Avatar de Regino de Alarcón
    Regino de Alarcón está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    08 oct, 15
    Mensajes
    56
    Post Thanks / Like

    Re: Los Frutos del Judaísmo: Revolución, Comunismo y Asesinato

    - Discrepo en algunos puntos:

    - La mayoría de los estados que se les atribuye a la ligera la etiqueta de Estados o Regímenes comunistas no son tales. La mayoría por no decir todos fueron estados socialistas de naturaleza dictatorial. Sin democracia el socialismo no puede existir ya que este busca satisfacer las necesidades sociales, repartir la riqueza de forma equitativa, y pretende generar una economía rentable. Mientras en el capitalismo lo que prima es el beneficio, el socialismo por contra pretende gestionar ese beneficio y repartirlo convenientemente.

    - El modo de producción capitalista se caracteriza por la propiedad privada de los medios de producción y, por tanto, por su gestión privada, es decir, por la falta de democracia en su gestión. El capitalismo es un modo de producción social en el que los medios de producción son privados y, como consecuencia inmediata de esto, la riqueza generada es privada, es decir, es acaparada fundamentalmente por ciertas minorías, no por casualidad por aquellas que poseen dichos medios. El socialismo va mucho más allá. Busca liberar a los seres humanos de sus limitaciones en cuanto a sus capacidades. Busca dar al individuo en base a sus reales necesidades, y no en base a su capacidad.

    - La mayor parte de los intelectuales socialistas y comunistas de la época no hacían apenas apología de la violencia, de lo que se deduce que la mayor parte de las políticas llevadas a cabo por dictadores socialistas a lo largo de la historia estuvieron vacíos de sentido ideológico socialista o comunista. En el libro de Marx por ejemplo se hace mención de la frase "La religión es el "opio del pueblo": este aforismo de Marx es la piedra angular de toda la ideología marxista sobre religión. Todas las religiones e iglesias modernas y las organizaciones religiosas son consideradas por el marxismo como órganos de la burguesía reaccionaria, usados para preservar la explotación y la estupefacción de la clase trabajadora, pero en ningún momento se especifica el establecimiento de políticas violentas.

    - A mediados de los años 30 toda la propiedad privada sobre medios de producción ha desaparecido. La tierra y las fábricas, el comercio, la construcción, todos los medios de transporte, comunicación e información son propiedad y están controlados por el aparato del estado. Pero falta un último paso, un paso esencial en las constitución de un país comunista, suprimir el estado y ceder los medios de producción al pueblo, algo que no sucedió.

    - El comunismo no está exhento de cosas buenas, ya que al contrario que el capitalismo, este erradicó el hambre en el mundo, fué el que soportó la mayor carga durante la segunda guerra mundial al derrotar a los nazis, la URSS lderó la campaña para erraducar la viruela en el mundo salvando la vida a mas de 15 millones de casos de viruela en 31 países, fueron pioneros en cuestiones de seguridad social, se fundó el primer sistema sanitario gratuito y universal, así como el primer sistema educativo público y gratuito. La URSS constituyó el mayor crecimiento económico de la historia, supero en mas de una ocasión a Estados Unidos en el ámbito tecnológico, ejemplo de ello durante la Carrera Espacial. Fué uno de los países que mas invertía en cultura, y pionero en alcanzar la igualdad entre hombres y mujeres.



    - Insisto, mi abuela es Búlgara, habla Búlgaro y Ruso fluido, emigró a Ucrania y se vino a España, es muy católica y gracias a mis contactos con gentes de habla Rusa en España, puedo asegurar que hasta cierto punto, la mayor parte de la población del este vivía mejor en aquellos tiempos, por tanto no todo lo que nos venden a de ser verdad. A veces la mejor fuente está paseando en nuestras calles, y tiene memoria.

    - Un saludo.
    Última edición por Regino de Alarcón; 16/11/2015 a las 12:35

  3. #3
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,856
    Post Thanks / Like

    Re: Los Frutos del Judaísmo: Revolución, Comunismo y Asesinato

    Ante una aportación absolutamente documentada, usted responde con una opinión, la suya, es decir, "habló Blas y punto en boca", y para el tratamiento de la cuestión resulta absolutamente intrascendente quien era su abuela.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  4. #4
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,744
    Post Thanks / Like

    Re: Los Frutos del Judaísmo: Revolución, Comunismo y Asesinato

    Cita Iniciado por Regino de Alarcón Ver mensaje
    El comunismo no está exhento de cosas buenas, ya que al contrario que el capitalismo, este erradicó el hambre en el mundo, fué el que soportó la mayor carga durante la segunda guerra mundial al derrotar a los nazis, la URSS lderó la campaña para erraducar la viruela en el mundo salvando la vida a mas de 15 millones de casos de viruela en 31 países, fueron pioneros en cuestiones de seguridad social, se fundó el primer sistema sanitario gratuito y universal, así como el primer sistema educativo público y gratuito. La URSS constituyó el mayor crecimiento económico de la historia, supero en mas de una ocasión a Estados Unidos en el ámbito tecnológico, ejemplo de ello durante la Carrera Espacial. Fué uno de los países que mas invertía en cultura, y pionero en alcanzar la igualdad entre hombres y mujeres.

    Así que:

    --El comunismo no está exhento (otra vez la ortografía) de cosas buenas. ¿Cuáles? Es intrínsecamente malo, al igual que el capitalismo.

    --El comunismo erradicó el hambre en el mundo (que les pregunten a las víctimas ucranianas del Holodomor estalinista; y sí, en África y otras partes del mundo, gracias al comunismo se acabó con el hambre.

    --La URSS lideró la campaña para erradicar la viruela en el mundo (ahora resulta que Balmis era ruso y vivió en el siglo XIX).

    --Fueron pioneros en cuestiones de seguridad social; Se fundó el primer sistema sanitario gratuito y universal (pero si ya hacía muchos siglos que Iglesia había inventado los hospitales la beneficencia y no cobraba nada).

    --La URSS constituyó el mayor crecimiento económico de la historia (???). Habría que ver las cifras de verdad, que ya sabemos cómo manipulaban.

    --Superó en más de una ocasión a EE.UU. en el ámbito tecnológico, ejemplo de ello durante la carrera espacial. Pues mire, los rusos empezarían antes pero no fueron ellos los que llegaron a la luna, aunque personalmente me da igual que llegaran primero los soviéticos o los yanquis. Y en cuanto a ciencia y técnica, no nos olvidemos de Lysenko. Porque las teorías de Lysenko son cosa de tebeo.

    --(La URSS) "fué" (otra falta de ortografía) uno de los países que más "invertía" (sic; ahora la patada no es a la ortografía sino a la concordancia gramatical) en cultura. ???

    --Pionero en alcanzar la igualdad entre hombres y mujeres.


  5. #5
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,744
    Post Thanks / Like

    Re: Los Frutos del Judaísmo: Revolución, Comunismo y Asesinato

    Cita Iniciado por Hyeronimus Ver mensaje
    Así que:

    --El comunismo no está exhento (otra vez la ortografía) de cosas buenas. ¿Cuáles? Es intrínsecamente malo, al igual que el capitalismo.

    --El comunismo erradicó el hambre en el mundo (que les pregunten a las víctimas ucranianas del Holodomor estalinista; y sí, en África y otras partes del mundo, gracias al comunismo se acabó con el hambre.

    --La URSS lideró la campaña para erradicar la viruela en el mundo (ahora resulta que Balmis era ruso y vivió en el siglo XIX).

    --Fueron pioneros en cuestiones de seguridad social; Se fundó el primer sistema sanitario gratuito y universal (pero si ya hacía muchos siglos que Iglesia había inventado los hospitales la beneficencia y no cobraba nada).

    --La URSS constituyó el mayor crecimiento económico de la historia (???). Habría que ver las cifras de verdad, que ya sabemos cómo manipulaban.

    --Superó en más de una ocasión a EE.UU. en el ámbito tecnológico, ejemplo de ello durante la carrera espacial. Pues mire, los rusos empezarían antes pero no fueron ellos los que llegaron a la luna, aunque personalmente me da igual que llegaran primero los soviéticos o los yanquis. Y en cuanto a ciencia y técnica, no nos olvidemos de Lysenko. Porque las teorías de Lysenko son cosa de tebeo. Y sin embargo fue lo que oficialmente se enseñó y sostuvo durante bastantes años.

    --(La URSS) "fué" (otra falta de ortografía) uno de los países que más "invertía" (sic; ahora la patada no es a la ortografía sino a la concordancia gramatical) en cultura. ???

    --Pionero en alcanzar la igualdad entre hombres y mujeres.


  6. #6
    Avatar de donjaime
    donjaime está en línea Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 15
    Mensajes
    502
    Post Thanks / Like

    Re: Los Frutos del Judaísmo: Revolución, Comunismo y Asesinato

    Cita Iniciado por Regino de Alarcón Ver mensaje
    - Discrepo en algunos puntos:

    - La mayoría de los estados que se les atribuye a la ligera la etiqueta de Estados o Regímenes comunistas no son tales. La mayoría por no decir todos fueron estados socialistas de naturaleza dictatorial. Sin democracia el socialismo no puede existir ya que este busca satisfacer las necesidades sociales, repartir la riqueza de forma equitativa, y pretende generar una economía rentable. Mientras en el capitalismo lo que prima es el beneficio, el socialismo por contra pretende gestionar ese beneficio y repartirlo convenientemente.

    - El modo de producción capitalista se caracteriza por la propiedad privada de los medios de producción y, por tanto, por su gestión privada, es decir, por la falta de democracia en su gestión. El capitalismo es un modo de producción social en el que los medios de producción son privados y, como consecuencia inmediata de esto, la riqueza generada es privada, es decir, es acaparada fundamentalmente por ciertas minorías, no por casualidad por aquellas que poseen dichos medios. El socialismo va mucho más allá. Busca liberar a los seres humanos de sus limitaciones en cuanto a sus capacidades. Busca dar al individuo en base a sus reales necesidades, y no en base a su capacidad.

    - La mayor parte de los intelectuales socialistas y comunistas de la época no hacían apenas apología de la violencia, de lo que se deduce que la mayor parte de las políticas llevadas a cabo por dictadores socialistas a lo largo de la historia estuvieron vacíos de sentido ideológico socialista o comunista. En el libro de Marx por ejemplo se hace mención de la frase "La religión es el "opio del pueblo": este aforismo de Marx es la piedra angular de toda la ideología marxista sobre religión. Todas las religiones e iglesias modernas y las organizaciones religiosas son consideradas por el marxismo como órganos de la burguesía reaccionaria, usados para preservar la explotación y la estupefacción de la clase trabajadora, pero en ningún momento se especifica el establecimiento de políticas violentas.

    - A mediados de los años 30 toda la propiedad privada sobre medios de producción ha desaparecido. La tierra y las fábricas, el comercio, la construcción, todos los medios de transporte, comunicación e información son propiedad y están controlados por el aparato del estado. Pero falta un último paso, un paso esencial en las constitución de un país comunista, suprimir el estado y ceder los medios de producción al pueblo, algo que no sucedió.

    - El comunismo no está exhento de cosas buenas, ya que al contrario que el capitalismo, este erradicó el hambre en el mundo, fué el que soportó la mayor carga durante la segunda guerra mundial al derrotar a los nazis, la URSS lderó la campaña para erraducar la viruela en el mundo salvando la vida a mas de 15 millones de casos de viruela en 31 países, fueron pioneros en cuestiones de seguridad social, se fundó el primer sistema sanitario gratuito y universal, así como el primer sistema educativo público y gratuito. La URSS constituyó el mayor crecimiento económico de la historia, supero en mas de una ocasión a Estados Unidos en el ámbito tecnológico, ejemplo de ello durante la Carrera Espacial. Fué uno de los países que mas invertía en cultura, y pionero en alcanzar la igualdad entre hombres y mujeres.



    - Insisto, mi abuela es Búlgara, habla Búlgaro y Ruso fluido, emigró a Ucrania y se vino a España, es muy católica y gracias a mis contactos con gentes de habla Rusa en España, puedo asegurar que hasta cierto punto, la mayor parte de la población del este vivía mejor en aquellos tiempos, por tanto no todo lo que nos venden a de ser verdad. A veces la mejor fuente está paseando en nuestras calles, y tiene memoria.

    - Un saludo.

    Me parece perfecto que discrepe, pero ya también me arrogo el privilegio de discrepar de Ud.

    Así, a vuela pluma, sin pararme mucho a pensar:

    En primer lugar el COMUNISMO es fruto e hijo del judaísmo, como el Capitalismo. Son cara distintas pero de la misma moneda, aliados, complementarios y con iguales objetivos, fines y hasta medios.

    En segundo lugar el artículo lo que afirma es que el Judaísmo ha inventado, parido, fomentado y financiado al Socialismo, Comunismo, Anarquismo, Capitalismo, etc.

    En tercero, la Historia, ha demostrado (no estamos en 1919 y tenemos una amarga experiencia de casi un siglo para ver en la práctica) que es una ideología ASESINA, ha practicado matanzas en masa y GENOCIDIOS allá donde se estableció. España, Hungría, Alemania, Corea, Vietnam, Cuba, Rusia, Etc. etc. da igual el clima, tradición, cultrua y latitud, sus métodos fueron el ROBO y el ASESINATO al menor y al detall, pero desgraciadamente también al por mayor, cómo nunca antes se había conocido en la historia.
    Y no hay más que darse una vuelta por cualquier país comunista, o ex, para ver lo bien que vivía el pueblo y lo bien repartida que estaba la propiedad, la riqueza, que no había minorías, etc. y todos los tópicos que quiera añadir. Con democracia o sin ella, popular o no, etc. etc.

    En cuarto, las chorradas y propaganda, la palabrería, del socialismo "CIENTÍFICO", medios de producción, etc., y demás zarandajas, puede ahorrárselas, los HECHOS HISTÓRICOS han hablado, la borraja se la ha llevado el viento.

    En quinto, la terminología que usa: "medios de producción", "propiedad de ...", "clases sociales", etc. muestran una ideología huera, con un sentido totalmente desconectado de la realidad. Palabrería de charlatán de feria.

    En sexto, yo no se a qué llama Ud. intelectuales, pero desde luego los AGITADORES comunistas (socialistas, comunistas, marxistas, anarquistas, etc.) no hablan de otra cosa, léase (escúchese) a la judía Pasionaria, Largo Caballero, Pablo Iglesias (que aún tiene un retrato en lugar preferente en cualquier agrupación sociata de hoy en día (al menos las que yo conozco en España) y dijo: "respetaremos la ley en tanto nos favorezca, sino, no la cumpliremos" a ... a cualquier dirigente de la España de 1931 (si hasta amenazaron de muerte, y la cumplieron, a D. José Calvo Sotelo, en el Parlamento), basta una ojeada a la prensa de época. Y no es que lo digan, es que lo ejecutan y ejecutaron.
    O escuchar a los de PODEMOS gritar "arderéis como en el treinta y seis", pero no se tal vez son imaginaciones mías. Y no usan violencia. Creo recordar que decían también aquello de: "a los cuerpos la violencia, y a las mentes la mentira", y lo cumplieron a rajatabla.

    en séptimo, la frase que sustenta, según Ud. la postura comunista respecto a la religión ¿tendrá algo que ver con EXTERMINAR a los sacerdotes, clérigos, Obispos, Cardenales, religiosos o simples fieles católicos? o según Ud. no tiene nada que ver, es una casualidad, o simplemente no sucedió. Pues según Ud. NO HAY VIOLENCIA en las palabras e ideología comunista (¿realmente no las ha encontrado? porque en eso caso tiene Ud. un problema grave)

    en octavo, o está engañado o quiere engañarnos. El peso de la IIGM lo soportaron los europeos y americanos. No los comunistas. Lo soportaron los alemanes, los italianos, los polacos, los franceses, hasta japoneses, neozelandeses, australianos, canadienses, etc. Comunistas o no. ¿De dónde colige Ud. que las políticas de los comunistas estuvieron vacías de ...? pero ¿Ud. se ha leído lo que escribe?

    en noveno, Ud. no se ha enterado que la URSS tuvo que subsistir gracias al apoyo continuo de las SUBVENCIONES (pagadas por los impuestos de europeos y especialmente norteamericanos) que le daban los países capitalistas. La URSS con Ucrania (el granero del mundo) se moría de hambre hasta que EEUU empezó a embarcar ingentes cantidades de trigo (sin contraprestación, amén de ayudas financieras sin cuento, patentes, instalación de industrias, etc.). Trigo que los ganaderos EEUU y europeos vieron subir su precio (paga sobrecoste) ante la "escasez" del mismo.
    décimo: pioneros en SS (), non coment.

    undécimo: a los nazis (por cierto, por si no lo sabe: nazi = nacional SOCIALISTA) los derrotó la mayor coalición armada jamás conocida, la inmensa mayoría, que yo sepa, no eran comunistas. Ni EEUU, ni Inglaterra, ni Canadá, ni Nueva Zelanda, ni Australia, ni ...

    duodécimo: también recuerdo decir a muchos que el muro de la vergüenza (Berlín) se construyó para que las hordas obreras de los países capitalistas no invadieran el santuario y paraíso socialista ...

    en fin, que me aburro y me aburre seguir con estas obviedades.

    un saludo
    Última edición por donjaime; 16/11/2015 a las 14:49

  7. #7
    Avatar de Regino de Alarcón
    Regino de Alarcón está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    08 oct, 15
    Mensajes
    56
    Post Thanks / Like

    Re: Los Frutos del Judaísmo: Revolución, Comunismo y Asesinato

    - Claro, está en su derecho discrepar, no era necesario obviar lo obvio :O.

    - Karl Marx era judío, es cierto, pero de origen tan solo. Karl Marx no era practicante, por tanto hablamos de una persona con una mentalidad occidental, con una educación laica. Ninguna religión es inherente al socialismo ni al comunismo, te animo a que te leas el capital de marx y el manifiesto comunista. Ni se hace apología hacia la violencia, ni se hace mención a la hora de establecer instituciones religiosas, ya que la espiritualidad y las creencias de cada uno son competencia del individuo y no de ninguna entidad.

    - Albert Einstein, Niels Bohr, Baruch de Spinoza, Sigmund Freud, incluso el propio Jesus de Nazaret fueron judios ¿Que hay de malo?

    - El cristianismo o el Islam son ideologías de carácter espiritual, mediante la cual muchos se han excusado a la hora de perpetras determinados actos ¿Sería correcto pues afirmar que el Cristianismo o el Islam son religiones asesinas? Para nada. Una cosa son las bases escritas, y otra la práctica, la praxis. No defiendo el comunismo ni el socialismo, pero he estudiado y he debatido ya demasiadas veces este tema en clases de historia, en ninguna de las obras escritas por Engels o Marx se hace alusión a la violencia, al asesinato o a la discriminación racial, por tanto denoto que no se ha informado convenientemente. Para poder abordar pasajes bíblicos uno ha de leerse la biblia, del mismo modo, uno ha de leerse el manifiesto comunista, y El Capital, para poder hablar con sentido.

    - Espera que creo que te estás liando, España no fue comunista, y tanto Hungría como Corea, Vietnam, Cuba y Rusia, fueron socialistas, no comunistas, se estableció un estado DICTATORIAL, y las políticas que se llevaron a cabo no aparecen descritas en las obras de Marx y Engels, por eso en historia nunca oirás hablar de "Purgas marxistas", si no de "Purgas estalinistas". Y como último en este punto, te acoto que Alemania no fue enteramente comunista, si no que estuvo dividida al medio.

    - Dices que solo hay que darse una vuelta por un país comunista...¿Cual? ¿O cuando a habido un país comunista?. Si lo que quieres es una opinión o varias opiniones de gente que halla vivido en las antiguas repúblicas tengo a mi abuela, a mis primos, y a mis amigos Ucranianos y Rusos asentados en España que huyeron tras la disolución de repúblicas socialistas soviéticas. ¿Por que? Tras el referéndum soviético, el 80 por ciento de los soviéticos querían mantener la república, Yeltsin y toda la gama de políticos corruptos hicieron un golpe de estado, el rublo cayó, se privatizó los medios de producción, la gente se fue a la calle, y Rusia pasó de ser la segunda potencia mundial a ser uno de los países con mayor desigualdad social en el mundo gracias al Capitalismo, y desde entonces vienen Rusos, Ucranianos, Búlgaros, Rumanos a trabajar a muchos países de Europa Occidental.

    - Lo que tu denominas chorradas, y que te niegas a aceptar, son hechos históricos ¿O acaso vas a negar que la URSS erradicó el hambre, la viruela, la desigualdad de sexo, creó la sanidad pública universal, la educación, fue primera potencia mundial, ganó la segunda guerra mundial...etc?

    - Creo que negar que existan clases sociales, medios de producción, o negar la competencia o propiedad de los medios de producción si que demuestra estar totalmente desubicado de la realidad. Esos conceptos se emplean en economía independientemente de la ideología que los ampare, por tanto un poco de moderación compañero.

    - La postura de Engels y Marx en su manifiesto comunista frente a las religiones es muy sencilla, ya dije que en toda la obra de Marx, en síntesis se concluye que "La religión es el "opio del pueblo": este aforismo de Marx es la piedra angular de toda la ideología marxista sobre religión. Todas las religiones e iglesias modernas y las organizaciones religiosas son consideradas por el marxismo como órganos de la burguesía reaccionaria, usados para preservar la explotación y la estupefacción de la clase trabajadora, pero en ningún momento se especifica el establecimiento de políticas violentas." O dicho de otra manera; Dado que el socialismo-comunismo consiste en la repartición de los beneficios obtenidos por el proletariado, resultaría contradictorio y paradójico sostener una institución burguesa como es la religiosa, ya que lo que no se ampara bajo ningún punto de vista es la explotación de una clase obrera para la perpetuación de una clase reaccionaria. Como puedes observar, no se hace apología a la violencia, no existen políticas violentas ni el deseo de asesinar a nadie por creer o dejar de creer, siempre, a nivel personal.

    - Me he leído hace un año un libro de casi 1000 paginas, te le recomiendo, "Guerra absoluta" de Chris Bellamy, los soviéticos pasaron de ser un país atrasado por la revolución a constituir el principal enemigo de Alemania durante la II Guerra Mundial. Los Nazis invadieron Rusia y Polonia en el 41, y los americanos entraron en el conflicto en el año 44. Es decir, que el 80 por ciento del tiempo los Americanos estuvieron de brazos cruzados ayudando a los aliados "Gran Bretaña y Rusia" de manera pasiva, aportando equipo y material de guerra. De hecho, Rusia, en un tiempo record y sin apenas redes de transporte, desmanteló todo sus sectores industriales y los trasladó en menos de 4 meses tras los urales. Desarrollaron los mejores tanques de la 2GM en un tiempo record, y pasaron de ser el ejercito mas atrasado, a llegar a ondear la bandera en el Reichstag mientras los americanos fumaban puros, expoliaban, violaban y se quedaban en definitiva de brazos cruzados. Los propios Alemanes de las SS afirman que los soldados con mayor coraje de toda la segunda guerra mundial fueron los soviéticos, y los mas cobardes y prepotentes, los americanos e italianos.

    - Lo que denominas tú como ayudas, se denomina "Políticas económicas de préstamo y arriendo" y finalizaron a finales de 1941 cuando Rusia comenzaba a arrancar su industria y a preparar su esfuerzo de guerra. El 10 de enero de 1941 sin embargo hubo un acuerdo entre Alemania y la URSS, por tanto lo que la URSS ganó por parte de los aliados lo perdió en tratos con los Alemanes con el fin de ganar tiempo "Las gallinas que entras por las gallinas que salen"

    - Los nazis fueron derrotados sistemáticamente en el este, en batallas como Stalingrado, Moscú, Kursk...perdiendo la iniciativa, su principal arma, y dando pié a que los soviéticos desplegasen su superioridad tecnológica sobre el maltrecho ejército alemán. El Ejército Alemán rodeado luchó sin cuartel hasta el final, pero fueron los soviéticos quienes tuvieron que recorrer mayor distancia en menor tiempo, desplegar mayor número de tropas y finalmente tomar la ciudad de Berlín con todas las bajas que ello representó.

    - Te noto un poco fresco en historia y en política...Ups, se me olvidaba, La pasionaria era vasca, no se de donde te sacas que era judía. Creo que existe una mala costumbre entre asociar al judaismo todo lo que no os conviene, como si todo lo que fuera judío estuviera asociado con lo peor...reflexionar y pensar entonces quien fue Jesús de Nazaret y quienes escribieron la biblia. ¡Y no te equivoques; no apoyo ni dejo de apoyar el socialismo o el comunismo, solo te refresco ciertos conceptos que creo que o bien desconoces o no entiendes, por tanto el hecho de que entienda y comprenda que es cada cosa no me hace participe de las mismas, ahórrate por tanto insultarme en adelante y denominarme socialista, comunista, facha o lo que sea.

    - Un saludo compañero.

  8. #8
    brua está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    16 ago, 15
    Ubicación
    San Felipe y Santiago de Montevideo
    Mensajes
    190
    Post Thanks / Like

    Re: Los Frutos del Judaísmo: Revolución, Comunismo y Asesinato

    Y qué me dice del concepto marxista de lucha de clases? Acaso eso no es violencia? Y el concepto marxista de revolución del proletariado tampoco lo es?

    Mire, aunque a todo esto usted conteste que no, "por sus frutos los conoceréis" y el marxismo, o sus derivados, han dado lugar a cruentas masacres y a un fuerte odio y resentimiento entre las clases sociales, como puede apreciarse en mi país, Uruguay.

    Eso es innegable.

  9. #9
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,856
    Post Thanks / Like

    Re: Los Frutos del Judaísmo: Revolución, Comunismo y Asesinato

    Cita Iniciado por Regino de Alarcón Ver mensaje
    - te animo a que te leas el capital de marx y el manifiesto comunista. Ni se hace apología hacia la violencia, .


    Carlos Marx (1818-1883) y Federico Engels (1820-1895)

    Hegel influyó en Marx por su dialéctica y su método, que va de lo abstracto a lo concreto, aborda la unidad en su complejidad, sus contradicciones y su constante movimiento y explica su transformación a partir de la contradicción de sus componentes.

    Toda contradicción conduce al desgarramiento y a la destrucción interna, es decir, al conflicto violento. Esta dimensión violenta de la contradicción dialéctica, Marx la toma de la dialéctica del amo y del esclavo de Hegel, traduciéndola en la dialéctica del proletariado y la burguesía; en otros términos, en la lucha de clases en la sociedad capitalista.

    Para Marx el surgimiento del capitalismo resulta de una multiplicidad de hechos violentos sin los cuales no se puede explicar hermenéuticamente su desarrollo. Demuestra el mismo realismo que Maquiavelo al referirse a la violencia cómo una constante en la historia. Describe, por ejemplo, las conquistas coloniales con el correspondiente sojuzgamiento de los pueblos y explica como la colonización fue la base de la acumulación originaria del capital y premisa para el desarrollo de la sociedad capitalista. Fue una de las etapas más sangrientas y bárbaras de la historia, estuvo sellada por la esclavización y el exterminio de millones de seres humanos, los saqueos, las guerras entre señores feudales, la explotación y expropiación violenta de tierras y de destrucción de las culturas. Sin el colonialismo, el capitalismo no se hubiera desarrollado. 9

    La colonización tuvo lugar a la par con el reparto del mundo entre los grandes imperios europeos, trajo consigo las guerras por el mercado mundial:

    El descubrimiento de los yacimientos de oro y plata de América, la cruzada de exterminio, esclavización y sepultamiento en las minas de la población aborigen, el comienzo de la conquista y el saqueo de las Indias Orientales, la conservación del continente africano en cazadores de esclavos negros: son todos estos hechos que señalan los albores de la era de producción capitalista.

    Estos procesos idílicos presentan otros tantos factores fundamentales en el movimiento de la acumulación originaria. Tras ellos, pisando sus huellas, viene la guerra comercial de las naciones europeas, cuyo escenario fue el planeta entero). 10

    Prevaleció la violencia económica, la cual de manera inmediata, para Marx, se conjugó desde sus inicios con la dimensión política objetivizada en la lucha por el poder público entre los sujetos históricos del capitalismo o, mejor dicho, entre los que están ligados directamente a la producción capitalista: el proletariado versus la burguesía.

    No hay duda de que el desarrollo del capitalismo europeo se benefició de la acumulación originaria del capital, basada en la violencia y en la explotación de América y de las Indias Orientales. Eso significa para Marx que la violencia tiene sus bases en la dimensión económica. De igual manera, en su obra Anti-Dühring, Engels escribe que “en todas partes y siempre, son las condiciones económicas y los medios del poder económico los que posibilitan la victoria de la violencia”. 11 Ambos consideran que la violencia no es más que el medio, mientras que el fin es adquirir el poder económico y político, coincidiendo con Maquiavelo para quien el fin justifica los medios. Más aún, señala que la violencia que proviene de la acumulación originaria está vinculada a la producción de armamentos como una rama particular de la producción general. En otros términos, dice Engels, son “los medios materiales a la disposición de la violencia” de las grandes potencias imperiales los que permiten adquirir y conservar el mercado mundial. Por otra parte, señala que la violencia del Estado, concentrada en el ejército, además de representar un alto costo, no produce dinero. Sino que se “apodera del dinero ya hecho”. 12 Efectivamente, por una parte, la industria armamentista cambia radicalmente el arte de la guerra, las relaciones políticas de dominación y vasallaje, así como el mapa político mundial y, por otra parte, la violencia que por sí misma no produce dinero, sí es el medio para apropiarse de él, de la tierra, de los medios de producción, del capital y del poder político, es decir, del Estado.

    De tal manera que, para Marx y Engels, la violencia no se presenta de manera aislada y pura, está en todas las dimensiones de la vida social. Su presentación en el escenario es diversa, pero con distintas facetas que se derivan de las condiciones económicas. Sin ella, la sociedad sería un ente estancado sin movimiento y sin historia. El drama de la historia es que es violenta y revolucionaria, es la dialéctica del desgarramiento y destrucción interna, es la vida y la muerte, es lo nuevo contra lo viejo, es la fecundación del devenir histórico. En este sentido Marx escribe en El Capital que toda la sociedad vieja gesta una nueva sociedad como potencia económica. 13 Engels reafirma esta concepción marxista en Anti-dühring al afirmar que la violencia es el instrumento que permite al movimiento social romper las viejas estructuras.

    La violencia es histórica porque siempre ha estado presente en el interior de la sociedad, presentándose en cada una de sus etapas, sirviendo como medio para pasar de una formación social y económica a otra. La naciente sociedad crea poco a poco sus contradicciones que la hacen ser en su unidad y en su movimiento, su caducidad y su muerte. De ahí que, en la concepción de Marx y Engels, la violencia en la historia sea revolucionaria porque trasforma radicalmente cualquier etapa de la sociedad: esclavista, feudal, y burguesa. Por ejemplo, escriben en 1848 en el Manifiesto del Partido Comunista que en la historia, la burguesía ha desempeñado un papel altamente revolucionario porque fue capaz de destruir las relaciones feudales y su poder, creando nuevas relaciones sociales de producción, de revolucionar las fuerzas productivas y la cultura, de desarrollar el mercado mundial y de crear un nuevo poder, el Estado moderno. Insisten en el hecho de que “las armas de que se sirvió la burguesía para derribar al feudalismo se vuelven contra la propia burguesía. Pero la burguesía no ha forjado solamente las armas que deben darle muerte; ha producido también los hombres que empuñarán esas armas: los obreros modernos, los proletarios”. 15 Aquí la violencia es violencia revolucionaria.

    La lucha por el poder entre las clases es la que constituye la fuerza impulsora de la política porque, en esa confrontación, según la concepción de Marx, cada clase tiene su propio ejército: uno dirigido por el Estado y el otro, por el partido. Este último es el que se encarga de la táctica y la estrategia de la revolución proletaria. En este sentido, Marx y Engels reconocen que los comunistas no ocultan sus ideas y propósitos, proclamando abiertamente sus objetivos, los cuales serán alcanzados solamente cuando se logre derrocar el orden existente. Al fin y al cabo, el proletario nada tiene que perder “más que sus cadenas” y mucho que ganar: su liberación.

    Marx y Engels no elaboraron un teoría del Estado que les permitiera un análisis más completo y acabado sobre el funcionamiento de éste con relación a la sociedad, de la misma manera por lo que concierne a las clases sociales y el partido fueron proyectos que dejaron incompletos. En sus obras solo aparecen esbozos claros del papel que desempeñan el Estado, las clases sociales y el partido en la lucha de clases a lo largo de la historia. Sin embargo Marx define cada una de las clases en el tomo III de El Capital y en su obra sobre las Teorías de la plusvalía en el apartado sobre el trabajo productivo e improductivo. También tiene presente la noción de Estado en la Crítica de la filosofía del Estado en Hegel, donde habla con claridad de la separación del Estado de la sociedad civil, de la burocracia, de la política y del ejército como engranaje “formal” del Estado. En su escrito Sobre la cuestión judía, se refiere al Estado político como órgano necesario de dominación de la sociedad civil. En El dieciocho brumario de Luis Bonaparte, escrito en 1852, considera que el Estado se neutraliza como Estado constitucional o República parlamentaria; que no es más que “el juego de los poderes constitucionales” que se da entre el poder ejecutivo y el legislativo, resultado del juego electoral. Por su lado el poder legislativo elabora las leyes para legitimar la violencia organizada del Estado y sostenerla.

    En El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado (1884), Engels afirma que el Estado surge como una necesidad desde el momento en que emergen el desarrollo económico y las clases sociales:

    El Estado antiguo era, ante todo, el Estado de los esclavistas para tener sometidos a los esclavos, el Estado feudal era el órgano de que se valía la nobleza para tener sujetos a los campesinos siervos y el moderno Estado representativo es el instrumento de que se sirve el capital para explotar el trabajo asalariado. 18

    Marx y Engels son concientes de que el Estado moderno, parlamentario o República democrática, no se puede conciliar armónicamente a las clases; llámese como se llame, es el poder político de una clase en el poder que explota y oprime con violencia a otra clase, porque es al interior de su formación social donde se realizan las contradicciones de clase.

    Para que el proletariado pueda defender sus intereses, tiene que conquistar el poder político del Estado mediante la revolución permanente, no sólo en un país, sino en todo el mundo. La describen con nitidez en marzo de 1850 en el Mensaje del Comité Central a la Liga de los Comunistas, definiendo el carácter permanente de la revolución y en La ideología alemana (1856) en el contexto mundial. 19 Esta revolución debe extenderse en todo el mundo porque las fuerzas productivas se desarrollan no solamente a nivel local sino a nivel mundial, el mercado y el capitalismo son una prueba de ello. La otra razón es que “el proletario sólo puede existir en un plano histórico-universal, lo mismo que el comunismo, su acción, sólo puede llegar a cobrar realidad como existencia histórico-universal”. 20 Por eso es que Marx y Engels apuestan a la utopía de dicha revolución: ésta debe iniciar con la revolución democrática-burguesa y conducir a la revolución socialista y luego al comunismo mundial.

    Por otra parte, el carácter permanente de la revolución se conjuga con tres movimientos dialécticos entre sí, a saber.

    En primer lugar, la teoría de la revolución permanente comienza con la revolución democrática. Este es el inicio histórico. Marx lo percibió así con la revolución burguesa de 1848 que consideró como preludio de la revolución proletaria.

    En segundo lugar, la teoría de la revolución socialista como tal. Significa que durante el tiempo en que dure la lucha interna del proletariado, se transforman poco a poco todas las relaciones sociales.

    Por último, el carácter internacional de la revolución socialista se debe a que todo el proceso de la producción capitalista está presente a nivel mundial, desde los productores directos de la producción, la mercancía, el dinero, el capital, la división internacional del trabajo y el mercado. Se trata de una economía mundial que rebasa con creces a las economías locales.

    En el caso de la clase obrera, su lucha tiene como finalidad transformar la sociedad capitalista y establecerse como poder en el Estado, que no puede ser otro que la dictadura revolucionaria del proletariado. Esta posición, ya la había planteado Marx en la Correspondencia a J. Weydemeyer el 5 de marzo de 1852, 21 como tránsito hacia una sociedad sin clases y la abolición de la propiedad privada. Lo que nos interesa subrayar aquí es el deseo de poder transportar ineludiblemente la violencia del Estado a las manos del proletariado quien, al ejercer el poder, adquiere el mismo derecho de usar la violencia hasta que desaparezcan las clases sociales.

    En suma, tanto Hegel como Marx coinciden en la lucha a muerte revolucionaria por la liberación y en la necesidad de la violencia en la historia como base para el desarrollo de la humanidad. La violencia ha sido y es histórica, manifestándose en las distintas formaciones sociales, transformándose en cultura que pasa de generación en generación. Violencia entre países colonialista y guerras imperialistas; violencia ejercida por el Estado y revolucionaria, luchas de clases, etc. Para ambos pensadores la violencia es humana y universal, que se consigue en la lucha por la vida o la muerte como premisa de la libertad.


    http://www.kmarx.wordpress.com/2014/...-hegel-y-marx/
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  10. #10
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,744
    Post Thanks / Like

    Re: Los Frutos del Judaísmo: Revolución, Comunismo y Asesinato

    "¿Cuándo ha habido un país comunista?", dice. ¿Habla en serio? Es verdad que desde que cayó el Muro de Berlín no hay tantos, pero dése una vuelta por Cuba y verá. Pero vamos, lo de Alemania no se puede negar. Cuando cayó el Muro y se reunificó el país, Alemania del Este se había vuelto en pocas décadas un país atrasado y ha supuesto hasta no hace mucho una carga económica para Alemania, hasta que por fin se recuperó.

    Más frutos malos del comunismo:



    Por cierto, este libro está escrito por intelectuales de izquierda, que a pesar de todo reconocen los frutos del comunismo en cuanto a represión y terror (por sus frutos los conoceréis). Cien millones de muertos. Y eso no quiere decir que el capitalismo no tenga también sus crímenes, tanto visibles como invisibles (el aborto, sin ir más lejos, que gana con diferencia a todos en cuanto a cantidad).

  11. #11
    Avatar de donjaime
    donjaime está en línea Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 15
    Mensajes
    502
    Post Thanks / Like

    Re: Los Frutos del Judaísmo: Revolución, Comunismo y Asesinato

    Sobre el BULO del Judaísmo de Cristo ya subí un post: El Mito del Judaísmo de CRISTO


    Y sobre el resto no desvíes el tema.

    El 95% de los teóricos y prácticos del marxismo, socialismo, comunismo, anarquismo, fueron (y son) judíos. Los que lo financiaron, también.

    La Masonería, tan aliada siempre de toda esa ralea, es obra judía (¡como no!).

    Durante la guerra fría, el 98% de los espías que pasaban información al bando de la URSS eran judíos, otra casualidad.

    Y paso de responderte más, ya lo han hecho otros y no quiero repetirme. Pero tus conocimientos de: Historia de España, Universal, de la Iglesia, entre otros dejan mucho que desear.

    Yo no asocio nada. Pero si durante 6.000 años unos individuos, siguiendo unas tradiciones milenarias, cometieron Y SIGUEN COMETIENDO CRÍMENES RITUALES, si fueron genocidas, asesinos, usureros, ladrones, son traficantes de pornografía, etc. No es que los asocie yo, es que ellos se dedicaron, Y DEDICAN, a esas actividades.


    Un último apunte, la Iglesia Católica sigue los EVANGELIOS que ni reflejan ni siguen las costumbres judías (no hay nada más anti judío que las enseñanzas de Jesús y la Iglesia de Roma, por eso ese odio y afán de ellos en destruirla).

    La Biblia si fué escrita por judíos, por eso narran todas las aberraciones que esos individuos practicaban y practican: idolatría, blasfemia, crímenes rituales, asesinato, parricidios, robo, engaño, perfidia, etc. Por eso su lectura estuvo, hasta bien poco, CENSURADA (con razón, por la Iglesia).

  12. #12
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,744
    Post Thanks / Like

    Re: Los Frutos del Judaísmo: Revolución, Comunismo y Asesinato

    Cuidado, la Biblia nunca ha estado censurada por la Iglesia, son cuentos protestantes, o al menos hay que matizar. Los católicos siempre hemos tenido la Biblia, y antes aún que los protestantes. Lo que pasa es que hasta hace poco tiempo la Iglesia siempre se ha preocupado de explicar bien las Escrituras para evitar que personas mal informadas cayeran en los errores protestantes. Pero nunca prohibió leer la Biblia. Otra cosa es que prohibieran algunas versiones mal traducidas o tergivesadas que pudieran conducir a errores. Las Escrituras siempre se enseñaron y no sólo en la catequesis, sino también en los retablos y el arte religioso (tanto la historia como la doctrina, mediante alegorías, que explicaban los sacerdotes y que se transmitían de padres a hijos; aun siendo analfabeto, el pueblo sabía mucha más teología que hoy), y no digamos en los autos sacramentales. En este género exclusivamente español, se transmitía al pueblo una profundidad increíble de doctrina, en lenguaje sencillo pero en bellos versos y con gran aparato de efectos escénicos. Así, no era raro que personas sencillas del vulgo estuvieran tan bien formadas que desbarataran en su rudo lenguaje los sofismas de quienes argumentaban contra la Inmaculada Concepción de María. E incluso la literatura no religiosa de nuestros Siglos de Oro rebosa de citas y alusiones bíblicas. La Biblia no se ocultaba ni censuraba; simplemente había vigilancia y cuidado del rebaño; nada más.
    Rodrigo, donjaime y Trifón dieron el Víctor.

  13. #13
    DOBLE AGUILA está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 jun, 14
    Mensajes
    1,475
    Post Thanks / Like

    Re: Los Frutos del Judaísmo: Revolución, Comunismo y Asesinato

    Una cuestión importante: Los Evangelios FORMAN PARTE de la Biblia; otra cosa es que tengan preferencia doctrinal (como es lógico) sobre los libros del Antiguo Testamento, que también forman parte de la herencia católica aunque muestren una Revelación más imperfecta.

    Últimamente está siguiendo este foro gente muy curiosa, señal de que está cobrando importancia en la red. No me extrañaría que grupos como Podemos y otros, tengan gente revisándolo e incluso interviniendo solapadamente.
    raolbo dio el Víctor.

  14. #14
    Avatar de Regino de Alarcón
    Regino de Alarcón está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    08 oct, 15
    Mensajes
    56
    Post Thanks / Like

    Re: Los Frutos del Judaísmo: Revolución, Comunismo y Asesinato

    - Lucha de clases, y revolución no tienen porque evocar ningún tipo de violencia física, de hecho, la RDA se disolvió junto con la Alemania Federal tras los eventos del "Die Wende", manifestaciones populares consideradas un ejemplo de revolución pacífica. También tienes el ejemplo de la revolución pacífica impulsada por Mahatma Gandhi en la India en tiempo del colonialismo británico, por tanto, la violencia no es inherente a un proceso revolucionario, si no que dependerá del contexto.

    - En el capital de marx, como bien has citado no se dictaminan que políticas supuestamente violentas se han de seguir, ya que eso es competencia del pueblo, es el pueblo quien en su mayoría debe elegir como desempeñarse y tratar los asuntos para con el orden establecido. Obviamente si dicho orden no resulta satisfactorio para una mayoría, es totalmente lícito y competente que el pueblo impulse un proceso revolucionario. Muchos otros dictadores como Hitler, Mussolini, Franco etc... llegaron al poder de forma violenta ejerciendo políticas violentas contra quienes no pensaban igual, y no fueron comunistas, por tanto, la violencia no es inherente a un proceso revolucionario, y por tanto no lo es de ninguna ideología de carácter política salvo si así lo dictamina, como es el caso del nacional-socialismo.


    - El libro negro del comunismo ¿Y que me dices del libro negro del capitalismo? La propuesta de ser traducido al inglés para su lectura en Estados Unidos fue denegada por la HUP, y años mas tarde quedó en entre dicho la legitimidad de la misma "Harvard University Press" por resultar ser un editor académico sesgado. Entre otras cosas, en este libro "El libro negro del Capitalismo" se habla de aproximadamente 100 millones de muertes solo entre el año 1900 y el año 1997. Así mismo se comparan ambas obras y se llega a la conclusión de la intencionalidad de ambas partes, concluyendo que mientras el comunismo y socialismo trataban de homogeneizar los medios de consumo y los medios de producción, y pretender socializar y difundir para todos de manera equitativa las riquezas del mundo, el capitalismo pretendía ejercer un estado de bienestar que depende en primera instancia de la explotación de los recursos y de la explotación de la mayor parte de la sociedad en beneficio de unos pocos, la burguesía, las élites, la casta o como quieras denominarlo. Así mismo se habla sobre momentos clave dentro del asunto a tratar como:

    1: Trata de Negros
    2: Explotación de minorías étnicas como Indios, Irlandeses, Chinos etc... en estados unidos.
    3: Explotación de colonias enteras por parte de grandes potencias como "España, Portugal, Francia, Inglaterra, Estados Unidos etc..."
    4: La Guerra Civil Rusa.
    5: Primera Guerra Mundial.
    6: Irrupción del Fascismo.
    7: Segunda Guerra Mundial.
    8: Represión de movimientos sociales en la década de los 60.
    9: La revolución de octubre de 1917 etc...

    - Los Judíos han sido históricamente rechazados y expulsados de casi todos los países, incluso de la propia URSS. El capitalismo estadounidense, que es el modelo actual está repleto de figuras relacionadas con el judaísmo, desde senadores hasta banqueros provenientes de familias tan antiguas como la familia Rotschield. De los 8 magnates mas prestigiosos de Rusia, todos son Judíos, y de hecho, parte de los judíos que a día de hoy aparecen en la lista forbes, poseen ascendencia judía del este, como es el caso de Larry Ellison, el 5º de la lista, también encontramos a mas judíos como Shari Arison, los hermanos Ofer e Itzjak, Sheldon Adelson, Michael Bloomberg, Mark Zuckerberg, Hayom Sheldon etc... . Los judíos con su facilidad para escalar socialmente y junto a esa tendencia a la reunificación étnica son capaces de formar pequeñas entidades independientes como medianas y grandes y transformarlas de empresas en sociedades de accionistas, luego compañías y mas tarde en los famosos "trusts" que se extienden por el mundo entero, la facilidad con la que generan capital es abrumadora.

    - Para finalizar quiero dejar claro que Marx y Engels abordan el tema de la violencia de manera filosófica, exactamente igual que lo hicieron pensadores como Maquiavelo, Hobbes o Hegel.Alexander Kojève en La dialéctica del amo y del esclavo en Hegel escribe: “De nada sirve al hombre la lucha para matar a su adversario. Debe suprimirlo “dialécticamente”, es decir, debe dejarle la vida a la conciencia y destruir sólo su autonomía. No debe suprimirlo sino en tanto que se opone y actúa contra él. Dicho de otra manera, someterlo”. Es lo que Marx y Engels llaman lucha de clases, en ningún momento se está haciendo eco de la violencia que de manera sesgada se descontextualiza.

    - Hegel en su Filosofía del derecho escribe que (La fuerza o violencia, por lo tanto, tomadas abstractamente, son injustas. La violencia es anulada con la violencia, por consiguiente, ella no sólo es condicionalmente jurídica, sino necesaria, es decir, como segunda violencia, que es anulación de la primera violencia). La violencia está presente en nuestras vidas en todo momento, no es inherente a las ideologías políticas, si no inherente a la propia vida del ser humano.

    - Marx y Engels son concientes de que el Estado moderno, parlamentario o República democrática, no se puede conciliar armónicamente a las clases; llámese como se llame, es el poder político de una clase en el poder que explota y oprime con violencia a otra clase, porque es al interior de su formación social donde se realizan las contradicciones de clase.

    - En síntesis no se puede obviar que la violencia es patrimonio del comunismo, ya que sería negar la violencia como acto de interacción inherente en el ser humano. Es algo esencial e intrínseco en nosotros mismos que ha de ser suprimido mediante la segunda violencia de Hegel. ¿Que es la violencia sin embargo? un modo de interacción con el fin de hacer daño verbal, psicológico, sexual o físico. La violencia puede manifestarse de muchas formas, en forma de intolerancia, en forma de represión, tanto física como psicológica. Cada vez que una entidad de gobierno nos priva de nuestros derechos mas fundamentales estamos asistiendo a un ejercicio de violencia se mire por donde se mire, y no hace falta que te peguen un tiro en la nuca o te den con una porra en los dientes para considerarlo violencia, ese es el cliché que se trata de asociar a una serie de conceptos que manejan los términos de manera filosófica y política, nunca de manera gráfica o frívola.

    - Lo que Romanescu trata de obviar es que el comunismo es creación de una mente puramente judía, descontextualizando dicho término y dando por echo que todo lo que es judío es esencialmente maligno, eso es muy peligroso, primeramente porque no tiene en cuenta que la URSS persiguió a los Judíos, no tiene en cuenta que la URSS nunca llegó a constituirse como un estado comunista, si no como un estado socialista dictatorial, no tiene en cuenta que Marx se educó de manera laica y creció siendo un judío no practicante, oficialmente ateo, y no se tiene en cuenta que de ser así, estaríais obviando que tanto el cristianismo, como el judaísmo serían religiones puramente malignas dado que todas sus bases giran en torno a un grupo de figuras de origen eminentemente Judío como es el caso de Jesucristo o los 12 apóstoles. Por tanto un poco mas de rigor histórico y un poco mas de cuidado.

    Fuentes:

    - Le Monde 14 de Nobiembre de 1997
    - Libro Negro del Capitalismo - Le temps des cerises 1997
    - Lista Forbes
    - Los Judíos y el capitalismo moderno "Werner Sombart" 2001
    - El capitalismo y los Judíos "Jerry Z. Muller" 2010
    - La concepción filosófica de la violencia - Ramón Espinosa Contreras
    - Lecciones filosóficas de G.W Hegel 1973.
    - La dialéctica del amo y del esclavo. Alekxander Kojeve 1975
    - Karl Marx El capital Tomo I Vol.III.
    Última edición por Regino de Alarcón; 17/11/2015 a las 17:33

  15. #15
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,658
    Post Thanks / Like

    Re: Los Frutos del Judaísmo: Revolución, Comunismo y Asesinato

    .. Borrado
    Última edición por ALACRAN; 17/11/2015 a las 20:26
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  16. #16
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,744
    Post Thanks / Like

    Re: Los Frutos del Judaísmo: Revolución, Comunismo y Asesinato

    No, no conocía el libro negro del capitalismo, pero en principio supongo que aportará una documentación igualmente interesante y reveladora. Gracias por darme a conocer su existencia, que desconocía. Ya ve que no por hablar contra el comunismo y revelar sus errores y sus horrores tengo por qué estar a favor del capitalismo, que también es intrínsecamente perverso como dije el otro día, si no en este hilo en otro. Ambos sistemas son igual de abominables. La única diferencia es que en un país comunista no te permiten decir: "¡Señores, esto no puede ser!"

    Dice que la lucha de clases no tiene por qué evocar violencia física necesariamente. Vale, pero el concepto de lucha de clases ya lleva en sí las semillas de la violencia porque fomenta el odio. En el fondo, la lucha de clase consiste en inculcar resentimientos, los cuales inevitablemente desembocan en odio.

  17. #17
    Avatar de raolbo
    raolbo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    01 may, 15
    Mensajes
    455
    Post Thanks / Like

    Re: Los Frutos del Judaísmo: Revolución, Comunismo y Asesinato

    En mi opinión, José Antonio Primo de Rivera explicó perfectamente la diferencia entre la lucha de clases que, en efecto, provoca el capitalismo con el dogma de guerra de clases que propugna el marxismo. Copio un fragmento de su famoso discurso en el Teatro de la Comedia de Madrid del 29 de octubre de 1933 que viene perfectamente al caso.

    »Por eso tuvo que nacer, y fue justo su nacimiento (nosotros no recatamos ninguna verdad), el socialismo. Los obreros tuvieron que defenderse contra aquel sistema, que sólo les daba promesas de derechos, pero no se cuidaba de proporcionarles una vida justa.

    »Ahora, que el socialismo, que fue una reacción legítima contra aquella esclavitud liberal, vino a descarriarse, porque dio, primero, en la interpretación materialista de la vida y de la Historia; segundo, en un sentido de represalia; tercero, en una proclamación del dogma de la lucha de clases.


    »El socialismo, sobre todo el socialismo que construyeron, impasibles en la frialdad de sus gabinetes, los apóstoles socialistas, en quienes creen los pobres obreros, y que ya nos ha descubierto tal como eran Alfonso García Valdecasas; el socialismo así entendido, no ve en la Historia sino un juego de resortes económicos: lo espiritual se suprime; la Religión es un opio del pueblo; la Patria es un mito para explotar a los desgraciados. Todo eso dice el socialismo. No hay más que producción, organización económica. Así es que los obreros tienen que estrujar bien sus almas para que no quede dentro de ellas la menor gota de espiritualidad.


    »No aspira el socialismo a restablecer una justicia social rota por el mal funcionamiento de los Estados liberales, sino que aspira a la represalia; aspira a llegar en la injusticia a tantos grados más allá cuantos más acá llegaran en la injusticia los sistemas liberales.


    »Por último, el socialismo proclama el dogma monstruoso de la lucha de clases; proclama el dogma de que las luchas entre las clases son indispensables, y se producen naturalmente en la vida, porque no puede haber nunca nada que las aplaque. Y el socialismo, que vino a ser una crítica justa del liberalismo económico, nos trajo, por otro camino, lo mismo que el liberalismo económico: la disgregación, el odio, la separación, el olvido de todo vínculo de hermandad y de solidaridad entre los hombres.
    Valmadian dio el Víctor.

  18. #18
    DOBLE AGUILA está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 jun, 14
    Mensajes
    1,475
    Post Thanks / Like

    Re: Los Frutos del Judaísmo: Revolución, Comunismo y Asesinato

    Por decir algo, si me lo permitís en cuatro líneas:

    -Esto de que la "lucha de clases" puede no ser violenta, es una falacia; ya que a menos que pacíficamente las clases altas, medias Y BAJAS regalen la titularidad de todos sus bienes (y otras cosas más profundas) al ESTADO de buen grado, lo que constituiría sin duda un "milagro laico", no se podrá homogeneizar a toda la población con el mismo nivel de pobreza (sueño húmedo de todo teórico comunista).

    -La democracia parlamentaria liberal "no concilia armonicamente a las clases sociales"; pues si, pero el Estado comunista no es que armonice tampoco nada por mucho que todos sean "clase obrera"; porque al fin y al cabo, la riqueza la ostenta un único PATRONO LLAMADO ESTADO que le da un "uso económico" al arbitrio de los jerifaltes del partido. A ésto se le llama en algunos manuales "Capitalismo de Estado". El Estado comunista titular de todos los bienes, sean de producción o no, es en realidad la suma y compendio del capitalismo llevado al extremo; haciendo posible el sueño capitalista de concentrar toda riqueza y poder en unas únicas manos. El Estado comunista se convierte por tanto en el tirano absoluto.
    Última edición por DOBLE AGUILA; 17/11/2015 a las 20:40
    Valmadian y Hyeronimus dieron el Víctor.

  19. #19
    brua está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    16 ago, 15
    Ubicación
    San Felipe y Santiago de Montevideo
    Mensajes
    190
    Post Thanks / Like

    Re: Los Frutos del Judaísmo: Revolución, Comunismo y Asesinato

    Nunca había visto una defensa tan pésima del marxismo como esta, y basándose en una argumento casi cómico: claro, la "lucha de clases" o la "revolución del proletariado" eran metáforas... Pues bien, díselo entonces a Mao, Castro, Lenin, Stalin y a todos los demás.

    Es que ese es el argumento que le dí y pareció olvidar: "Mire, aunque a todo esto usted conteste que no, "por sus frutos los conoceréis" y el marxismo, o sus derivados, han dado lugar a cruentas masacres y a un fuerte odio y resentimiento entre las clases sociales, como puede apreciarse en mi país, Uruguay."

    Pues bien, a pesar de su cómica defensa sosteniendo que dichos conceptos eran metafóricos o filosóficos, es innegable que en los hechos no fueron interpretados así, sino que todo lo contrario, ya que como bien dice DOBLE AGUILA, no había otra manera de hacer efectivo el plan marxista que de manera violenta.

    En cuanto a que el Capitalismo es también hijo del demonio, no descubre nada, pues aquí todos lo sabemos, y probando eso no desacredita a ninguno de los foristas.
    Valmadian y DOBLE AGUILA dieron el Víctor.

  20. #20
    Avatar de Montealegre
    Montealegre está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    31 dic, 13
    Ubicación
    Civdad de los Reyes, Reynos del Perv
    Mensajes
    464
    Post Thanks / Like

    Re: Los Frutos del Judaísmo: Revolución, Comunismo y Asesinato

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Cita Iniciado por Regino de Alarcón Ver mensaje
    - (...) te animo a que te leas el capital de marx y el manifiesto comunista. Ni se hace apología hacia la violencia, (...).
    ¿Es en serio? Por favor...

    Al esbozar las fases más generales del desarrollo del proletariado, hemos seguido el curso de la guerra civil más o menos oculta que se desarrolla en el seno de la sociedad existente, hasta el momento en que se transforma en una revolución abierta, y el proletariado, derrocando por la violencia a la burguesía, implanta su dominación.
    Manifiesto Comunista. Parte I: Burgueses y proletarios.

    Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Las clases dominantes pueden temblar ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar.
    Manifiesto comunista. Parte IV. Actitud de los comunistas ante los diferentes partidos de oposición (parte final).

    Podría traer aquí decenas de citas similares de otras obras de Marx y de Engels. Aquí no se está hablando de violencia "filosófica", "dialéctica", "simbólica" o cosas así. Aquí está hablando de violencia física, pura y dura, vamos, de llevar a cabo una guerra civil, de iniciar una revolución. Y no podría ser de otra manera, en primer lugar, porque para Marx y Engels las clases dominantes ejercen una OPRESIÓN sobre el proletariado, y como opresión no es más que una forma de violencia -no simbólica, ni filosófica, sino real, física- no puede ser contrarrestada sino con la violencia (por eso en la cita, habla de una "guerra civil oculta", que según Marx habría sido -se entiende- "iniciada" por la clase dominante; lo que hace el proletariado al desatar la revolución violenta no es más que responder a esa "agresión"). En segundo lugar, para Marx necesariamente se debe recurrir a la violencia física por la simple razón de que para él no hay otra vía: no se puede recurrir a la política, ni al derecho, ni las "ideologías", porque estos no son más que instrumentos de dominación que tienen las clases dominantes para imponerse sobre las dominadas (son parte de las famosa "superestructura", que está determinada por la estructura económica; serían, en este caso, reflejos de la estructura capitalista); así que tonto e inútil sería apelar a ellas para buscar un cambio; la única vía que queda es la acción violenta real. Por último, y como ya ha mencionado un usuario, Marx tiene claro que, si no es mediante medios violentos, no es posible que los capitalistas cedan la propiedad de los medios de producción. Marx diría: ¿alguien piensa que un capitalista alegremente va a ceder su dominio? Claro que no, solo eso podría darse si es expropiado, y no existen expropiaciones "simbólicas"o "filosóficas", toda expropiación es por la fuerza.
    Última edición por Montealegre; 18/11/2015 a las 05:15
    Valmadian, DOBLE AGUILA, brua y 1 otros dieron el Víctor.

Página 1 de 2 12 ÚltimoÚltimo

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. El Mito del Judaísmo de CRISTO
    Por donjaime en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 29
    Último mensaje: 22/11/2015, 15:38
  2. Los frutos del consenso
    Por Hyeronimus en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 04/01/2014, 14:29
  3. Revolución y Contra-Revolución (Plinio Correa de Oliveira)
    Por Capellan_ en el foro Cultura general
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 10/07/2013, 00:56
  4. Vázquez de Mella y el judaísmo
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 12/12/2005, 08:51

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •