Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 3 de 3

Tema: La corrección política

  1. #1
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,833
    Post Thanks / Like

    La corrección política

    La corrección política (1): “Rastreando los orígenes históricos de la corrección política”.


    Rastreando los orígenes históricos de la corrección política


    ​Javier Barraycoa

    Realizar una arqueología de la corrección política es desesperante pues cada autor que lo ha intentado se remonta a unos orígenes diferentes. Algunos, como Piotr Jaroszynski, afirman que la expresión “corrección política” apareció por primera vez en una sentencia de la Corte Suprema de los Estados Unidos, en 1793, en el caso Chisholm v. Gerogia. En la sentencia se afirmaba quehablar de los Estados Unidos en vez de la Gente de los Estados Unidos no era políticamente correcto.

    “la corrección política es una versión vulgarizada del marxismo”



    Otros, como Bill Lind, atribuyen la expresión a una tira cómica. La expresión podemos rastrearla en obras como El pensamiento cautivo, de Czelaw Milosz, donde se nos dice que: “un tema políticamente incorrecto no se hubiera salvado de los críticos”. Pero en esta obra, la expresión no adquiere aún el significado que actualmente le otorgamos. Por eso, algunos han querido buscar en ámbitos más académicos el origen de la corrección política. Se ha propuesto, por ejemplo, la notable influencia de Franz Boas en la moderna antropología cultural. Su crítica al universalismo Ilustrado y la reivindicación de las ”otras” culturas hubiera permitido a la larga la aparición de la corrección política y su afán por evitar discriminaciones a las minorías culturales.

    Sin rechazar los loables intentos por delimitar la aparición del fenómeno en la academia europea, quizá son más acertados los estudios que centran la búsqueda en una confluencia difusa de ciertos movimientos sociales norteamericanos, de clara tendencia liberal (Spencer, 1994). Aunque es exageradamente contundente la afirmación de Bill Lind: “la corrección política es una versión vulgarizada del marxismo”, sí que podemos considerar que su origen coincide, al menos en el tiempo, con la crisis de las ideología marxista.

    Nicos Poulantzas al no encontrar suficientes autores marxistas en Francia, poco antes de suicidarse suspirara: “nuestra única esperanza es América”.



    Tras esa crisis, buena parte de la izquierda europea ya no tiene como objetivo aniquilar el Estado burgués sino mantenerlo y regenerarlo constantemente. Esta lectura política, veremos más adelante, en cierta medida coincide con la teorización sistémica de Luhmann aplicada a la corrección política. Con la caída del mundo soviético y la crisis de las ideologías, el liberalismo norteamericano se ha transformado en uno de los referentes de la socialdemocracia europea.

    Pero la izquierda norteamericana se caracteriza por sus posturas moderadas y -paradójicamente- por su carácter elitista contrapuesto a la cultura popular (Lasch, 1996). Por eso, aunque la presencia liberal es fuerte en el mundo académico, los estudios sociológicos nos desvelan que todavía no han conseguido la hegemonía cultural (Hughes, 1994).

    Incluso en Berkeley, paradigma del radicalismo universitario, sólo un profesor entre 30 del departamento de sociología se consideraba marxista.

    Nicos Poulantzas

    A principios de los años 90 del siglo XX, el Higher Education Research Institute de la Universidad de California realizó una encuesta entre 35.000 profesores en 392 escuelas estadounidenses. Sólo un 4,9 por ciento de maestros se consideraba “izquierdista” frente a un 17,8 por ciento que se proclamaba “conservador”. Incluso en Berkeley, paradigma del radicalismo universitario, sólo un profesor entre 30 del departamento de sociología se consideraba marxista. Ello no quita que marxistas convencidos como Nicos Poulantzas, editor de Presses Universitaires, ante el fracaso de una gigantesca colección sobre marxismo al no encontrar suficientes autores marxistas en Francia, poco antes de suicidarse suspirara: “nuestra única esperanza es América”.

    En este contexto histórico surgirá la corrección política tal y como la conocemos actualmente. Un contexto en el que la intelectualidad liberal norteamericana se resignaba a comprobar cómo el dominio político de los 80 estaba en manos republicanas. Pero no es nuestra intención centrarnos en la mera evolución histórica del fenómeno sino tratar de “comprenderla” desde la perspectiva sociológica.



    https://barraycoa.com/2016/12/02/la-...cion-politica/

  2. #2
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,833
    Post Thanks / Like

    Re: La corrección política

    La corrección política (2): Referentes sociológicos




    Una primera cuestión consistiría en dilucidar si la corrección política corresponde a los parámetros clásicos de las ideologías. A diferencia de las ideologías explícitas, no tiene ideólogos reconocidos, ni militantes con carné, ni cuerpo teórico. Por eso, quizá, no pueda recibir ataques racionales explícitos. Sin embargo, la corrección política, en cuanto que estructura lingüística, es aplicada por infinidad de periodistas, políticos, lingüistas e intelectuales. Si atendiéramos al estricto sentido marxista de ideología, en cuanto que “falsa conciencia”, la corrección política adquiriría otra dimensión.

    Al intentar caracterizar la ideología, Karl Mannheim distingue entre la “ideología total” y no valoradora, de aquella que: “tiene dos características: es valoradora y dinámica. Es valoradora porque presupone ciertos juicios acerca de la realidad de las ideas y de las estructuras de conciencia, y dinámica porque esos juicios se miden siempre con relación a una realidad que se halla en un fluir perpetuo” (Mannheim, 1987). Esta definición de “ideología valoradora”, se ajusta más a la corrección política.

    Uno de los presupuestos conscientes de la corrección política es que la “eliminación” de las desigualdades sociales, profesionales, étnicas o de género, se inicia suprimiendo aquellas formas lingüísticas que tienen concomitancias discriminatorias.


    Respecto a los juicios valorativos la corrección política se propone una especial defensa de la igualdad. En cuanto que sociólogos, no nos cabe más remedio que reconocer en la igualdad no un valor universal sino meramente cultural (Dumont, 1999). Por ello reivindicar socialmente la igualdad denota un juicio consciente por parte de determinados agentes sociales. Uno de los presupuestos conscientes de la corrección política es que la “eliminación” de las desigualdades sociales, profesionales, étnicas o de género, se inicia suprimiendo aquellas formas lingüísticas que tienen concomitancias discriminatorias.



    Respecto a la dimensión dinámica, decir que nos permitirá, más adelante, una comprensión sistémica de la corrección política. Sería equívoco pensar que la corrección política simplemente es una ajuste de un sistema lingüístico a una manera definitiva de democracia. De ahí que -como prevéLuhmann– los códigos simbólicos que propone el lenguaje políticamente correcto estarán sometidos a una constante transformación. En cierta medida, la democracia, por esencia, no es estática y cumple aquella afirmación de Derrida: “No hay deconstrucción sin democracia, no hay democracia sin deconstrucción” (Derrida, 1998). El viejo proyecto revolucionario de una consumación dtotal y definitiva de la utopía no consumará, ni se pretenderá consumar, en la posmodernidad.

    En las sociedades democráticas se generan silencios colectivos que permiten la extensión de un pensamiento dominante




    El actual llamamiento a transformaciones constantes, contrasta con la aparente inutilidad de los cambios y decisiones políticas. Como señala Luhmann, en los sistemas actuales denominados Estados de Bienestar, las transformaciones conscientes son mínimas y la lucha contra las desigualdades reales es prácticamente ineficaz(Luhmann, 2002). No por ello la idea de igualdad es motivo de reflexiones constantes. Tocqueville, uno de los más grandes teóricos de la democracia, ya anunció la eterna dialéctica democrática entre la libertad o la igualdad. Parece que cuanto más libres sean los ciudadanos, más desigualdades se acabarán produciendo. Pero si, desde el poder, se quiere imponer la igualdad, siempre será a costa de la libertad. La corrección política parece decantar la balanza hacia esta segunda opción: conseguir la igualdad, aunque sólo sea en el plano simbólico-lingüístico.

    Tocqueville, al igual que ahora Luhmann, avisó de la imposibilidad de culminar un “estado de igualdad” satisfactorio en una sociedad democrática. En La Democracia en América, advertía: “Los hombres no establecerán una igualdad con la que todos estén contentos (…) Cuando la desigualdad en la condición es ley común en la sociedad, las desigualdades más evidentes no saltan a la vista; cuando todo está casi al mismo nivel, las desigualdades más ligeras se notan tanto que causan dolor. De ahí que el ansia de igualdad sea mayor cuanta más igualdad hay”(Tocqueville, 1993).

    Por eso, en nuestras sociedades contemporáneas, la más mínima desigualdad es causa de “indignación” y predispone a la aceptación de un lenguaje políticamente correcto.

    Por eso, en nuestras sociedades contemporáneas, la más mínima desigualdad es causa de “indignación” y predispone a la aceptación de un lenguaje políticamente correcto. Al respecto, otro motivo de análisis debería ser la “dramatización” simbólica de la desigualdad social, pues los discursos dramatizadores son sospechosamente aliados de las iniciativas políticas (Balandier, 1994). Pero la extraordinaria difusión de la corrección política debería ser explicada por otras causas.



    En nuestra búsqueda de perspectivas sociológicas que expliquen la difusión de la corrección política encontramos la clásica teoría de la “espiral del silencio”. En las sociedades democráticas se generan silencios colectivos que permiten la extensión de un pensamiento dominante(Noelle-Neumann, 1998). El miedo a quedarnos aislados por nuestras opiniones, lleva al asentimiento público de ciertas ideas y al silencio sobre otras. Así, lo que muchos critican en el ámbito privado no lo suelen exponer en público.

    En cierta medida, y es una experiencia cotidiana, la corrección política se manifiesta fuerte en el ámbito colectivo y débil en el privado. Esta ruptura no deja de ser significativa, y manifiesta que las lógicas colectivas casi nunca corresponden con las individuales.


    https://barraycoa.com/2016/12/04/la-...-sociologicos/

  3. #3
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,833
    Post Thanks / Like

    Re: La corrección política

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    La corrección política (3): “”.


    La corrección política (3): eternas minorías, eternas marginaciones




    George Orwell
    señalaba, en Politics and the English Language, la capacidad de la clase dirigente inglesa para, a través del lenguaje, transformar la comprensión de la realidad sin necesidad de alterar la propia realidad. El propio Orwell, en su novela 1984, expresó en la Neolengua la versión literaria de este mecanismo de dominación. Los juegos simbólicos de esta novela nos aparecen teorizados sociológicamente en los mecanismo de inclusión y exclusión descritos por Luhmann. El Estado de Bienestar genera, respecto a las minorías, la reformulación simbólica de ser atendidas e incluidas en el sistema (Luhmann, 2002). Pero la “construcción simbólica” de las minorías exige la “eliminación”, al menos momentánea, de otros colectivos. De tal forma que con el dominio de la corrección política: “Los únicos héroes posibles son las víctimas” (Hughes, 1994).

    Bajo la corrección política, el colectivo que ha muerto simbólicamente es el “proletariado” para dejar su puesto a las minorías. El fenómeno de la defragmentación ideológica posmoderna ha sido suficientemente estudiado. Igualmente, la literatura sociológica en torno al conflicto ideológico entre marxismo-feminismo es extensa. Nosotros simplemente queremos señalar que la construcción simbólica de la corrección política respecto a la discriminación de género se ha cobrado una víctima: el “proletariado”. Analizaremos brevemente cómo se ha construido lingüísticamente este mecanismo antidiscriminatorio y, así, entrever la dificultad y artificialidad lingüística del mismo.

    Pero la “construcción simbólica” de las minorías exige la “eliminación”, al menos momentánea, de otros colectivos. De tal forma que con el dominio de la corrección política: “Los únicos héroes posibles son las víctimas”




    La corrección política arrancó desde la lengua inglesa en la que se podía aplicar una cierta lógica antidiscriminatoria. El primer combate lo descubrimos contra todas las palabras que llevan el prefijo o el afijo man (hombre). El argumento es sencillo, aunque extraño a la clásica perspectiva lingüística: las palabras compuestas con el man presupondrían “género” masculino y por tanto discriminación hacia la mujer. Por tanto, utilizar el término Mankind (humanidad) implicaría discriminar a las mujeres por no incluirlas en la palabra Mankind. Igualmente, la palabra Chairman (presidente) es considerada como “machista” (según algunos presupondría pensar que las mujeres no pueden alcanzar la presidencia) y, por ello, debería ser sustituida por neologismos como Chairperson (persona-silla). El gobierno australiano, notablemente influido por la corrección política, redactó un libro de estilo de las publicaciones oficiales (Hughes, 1994). En el manual se prohibía el uso de palabras como sportsmanship (deportividad), workman (obrero), craftsman (artesano).

    El “delito” de estas palabras consistiría en contener el “discriminador” man. Se proponía también, en dicho libro de estilo, la sustitución de statesman (estadista) por el artificioso statesperson (persona-estado). Los argumentos lingüísticos de peso, para los defensores de la corrección política, tal y como que la palabra man es neutra y se refiere tanto a hombres como mujeres, debían subordinarse a la intención política. Tampoco valían argumentos contra la invención de absurdos neologismos: era preferible violentar el lenguaje que aceptar “discriminaciones” lingüísticas. Así, un diccionario inglés inventaba la palabra womyn para sustituir a woman (mujer). Casey Miller, una de las primeras lingüistas autoproclamada no sexista, se quejaba de los “defectos” del inglés pues prácticamente la totalidad de los nombres neutros quedan designados con la forma masculina.

    Tampoco valían argumentos contra la invención de absurdos neologismos: era preferible violentar el lenguaje que aceptar “discriminaciones” lingüísticas.




    En lengua castellana este fenómeno lingüístico no se produce, pero ello no ha impedido elaborar una doctrina de la corrección política aplicada al castellano. En este caso la “violencia” hacia el lenguaje es más explícita. Se han inventado fórmulas para no usar el neutro, v. gr., la presentación de las cartas: “Queridos/as amigos/as”. Usando argumentos sólo válidos para lenguas como el inglés, se intenta aplicar una corrección política al castellano. Así, los argumentos son excesivamente forzados. Por ejemplo, en la lengua castellana los sustantivos neutros derivados del latín se distribuyeron aleatoriamente entre forma masculina y femenina. El neutro latino del nominativo y acusativo plural, al terminar en “a”, llevó a que muchas palabras en castellano terminasen en “a” (forma femenina) cuando se refieren a lo colectivo, y en “o” (forma masculina) cuando se refieren a lo singular; por ejemplo: leña-leño, banca-banco, etc (Penny, 1993).

    Por ejemplo, en la lengua castellana los sustantivos neutros derivados del latín se distribuyeron aleatoriamente entre forma masculina y femenina.


    Alguna propuestas de corrección política más radicales, han apoyado que las fórmulas genéricas con forma masculina, tal y como “queridos amigos”, sea sustituida por un nuevo e inventado neutro: “querides amigues”. Otros, más inteligentes, como el profesor y lingüista Álvaro García Meseguer, denuncian lo que denominan “salto semántico”. Se debe, según este lingüista, evitar el uso del genérico con forma masculina (por ejemplo, hombre) pues: “se fomenta así en el subconsciente el fenómeno de identificación de la parte con el todo, el varón con la persona; y como secuela se produce la ocultación de la mujer” (Grijelmo, 1997). La contundencia del argumento no implica que el lenguaje sea sujeto moral y, por tanto, culpable. De hecho, la inaplicabilidad de la argumentación –elaborada para la lengua inglesa- a la lengua castellana, permite que los grados de interiorización de la corrección política sean escasos. Más adelante apuntaremos, aunque sea brevemente, otros factores de esta escasa interiorización que mantiene claramente dos discursos: el colectivo y el individual.



    Si atendemos al esquema teórico de Luhamnn, podríamos haber profetizado sociológicamente que las cuestiones de género dejarían paso a otras formas de corrección política. En Estados Unidos, a las cuestiones de género se sumaron rápidamente las raciales. Respecto a la “construcción simbólica” de una denominación no discriminatoria, vemos como el efecto agravio-compensación relatado por Luhmann se vuelve prácticamente interminable. Con el fin de acabar lingüísticamente con el racismo, se propuso a la población norteamericana la sustitución del término gente de color, propio del lenguaje blanco cortés, por el de negroes. Pronto el negroes fue utilizado despectivamente por el resto de la población y se propuso llamarles blacks. Asimismo el término blacks rápidamente fue asimilado como insulto. Para combatir el racismo, se propuso transformarlo en personas de color, para culminar con el actual afroamericano (Hughes, 1994). Consecuencia de esta corrección es que una parte de los americanos blancos, en voz baja, se refieren a las gentes de color como niggers (negro en sentido despectivo).

    Para combatir el racismo, se propuso transformarlo en personas de color, para culminar con el actual afroamericano



    Y para sorpresa de los más liberales, en los barrios marginales, los negros vuelven a llamarse a sí mismos blacks, como un término identitario y diferenciador. Todo el esfuerzo antidiscriminador hacia los negros generó un agravio en la población india. Por eso, bajo la corrección política, éstos han pasado a llamarse nativos americanos. Por último, el blanco norteamericano tuvo que asumir una nueva denominación políticamente correcta, pasando a llamarse caucásico americano. La posibilidad de alcanzar una ciudadanía universal y democrática, paradójicamente se ha culminado con la fijación semántica de diferentes colectivos. En cierta medida la propuesta de Debray se manifiesta en la corrección política: “Es preciso que las culturas se diferencien para que la civilización pueda seguir universalizándose. El hombre vuelve a totalizarse al fragmentarse” (Debray, 1996).

    Pero la consigna de Debray queda interrumpida y la corrección política en Estados Unidos, más que buscar la universalidad, a pesar de las diferencias, parece obstinada en ocultar la relidad a través de la ocultación por el lenguaje. En la Universidad de California se han hecho campañas contra frases como “a nip in the air” (fresco en el aire), pues el término nip es el despectivo de nipón; o contra el uso del término chink (grieta) pues coincide con el despectivo de chino. Trasladado a la lengua castellana, se han lanzado avisos contra frases discriminatorias como: “trabajar como un negro”, “hacer una judiada” o “pasar más hambre que un gitano” o “llorar como una mujer”. Todas ellas se consideran despectivas hacia otros colectivos.

    se han lanzado avisos contra frases discriminatorias como: “trabajar como un negro”, “hacer una judiada” o “pasar más hambre que un gitano” o “llorar como una mujer”.



    La lógica de esta neolengua es imparable y muchas veces generan contradicciones semánticas más que evidentes.
    Por ejemplo, los colectivos homosexuales, para evitar una criminalización por parte de la sociedad, recurrieron al uso de la palabra gay. Se rechazaban así otras expresiones consideradas discriminatorias y ofensivas. Pero, etimológicamente hablando, el término gay es profundamente ofensivo, pues ha sido rescatado del argot criminal del siglo XVII y designa la persona que se dedica a “prostituirse o vivir del cuento” (Hughes, 1994). Hoy, sin embargo, el término se utiliza como una expresión políticamente correcta. Igualmente, se ha popularizado el término “homofóbico”, como despectivo hacia los que rechazan a los homosexuales. Pero la palabra “homofobia”, originalmente, se refería a un trastorno patológico sufrido por una obsesión hacia la propia homosexualidad, fruto de reprimir el terror a ser homosexual.



    Estos cambios lingüísticos acaban sirviendo a una transformación posmoderna del concepto de ciudadanía. Ya que no se trata tanto de un reconocimiento de universalidad integral, donde la reivindicación de la diferencia se volvería absurda, sino de “status de ciudadanía” (Bovero, 2002). En cierta medida, la construcción simbólica de la corrección política, impide que el sueño Ilustrado de la ciudadanía se culmine.

    Pero la palabra “homofobia”, originalmente, se refería a un trastorno patológico sufrido por una obsesión hacia la propia homosexualidad, fruto de reprimir el terror a ser homosexual.




    Así, vemos que –tal y como anunciaba Luhmann- los mecanismos de inclusión simbólicos (lingüísticos) nunca satisfacen plenamente y siempre generan la sensación de que la discriminación se perpetúa. Peor aún, cuanto más explícito es el cambio lingüístico, más parece evidenciar la realidad contra la que se deseaba luchar. En Estados Unidos, durante la Administración Carter, se decidió denominar a los paralíticos como “disminuidos físicos”, suponiendo que así se eliminaba la discriminación. El cambio de nombre no les concedió mayor capacidad de movimiento y, como siempre, la nueva terminología pronto quedó desfasada. El término “disminuido físico” pasó a considerarse ofensivo. Ahora los medios y los políticos evitan el término “disminuido” para sustituirlo por “discapacitado”.



    https://barraycoa.com/2016/12/09/la-...on-politica-3/

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Racismo y corrección política Por Horacio Vázquez-Rial
    Por Mefistofeles en el foro Tertúlia
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 05/02/2021, 18:17
  2. Respuestas: 0
    Último mensaje: 29/12/2014, 02:39
  3. O que é a política
    Por Hyeronimus en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 29/08/2011, 20:56
  4. Política y caridad
    Por Hyeronimus en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 29/08/2011, 19:54
  5. Cosas de política
    Por Ordóñez en el foro Reynos del Andaluzía
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 15/03/2006, 13:04

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •