Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 11 de 11
Honores3Víctor
  • 1 Mensaje de Pious
  • 1 Mensaje de Pious
  • 1 Mensaje de Pious

Tema: La Francia del Corán

  1. #1
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    2,697
    Post Thanks / Like

    La Francia del Corán

    La importante presencia del islam en los últimos debates presidenciales franceses, así como la creciente desconexión de los barrios periféricos de la sociedad mayoritaria, pone de manifiesto la difícil convivencia entre la laicidad gala y la religión del profeta. Este artículo aborda la Historia reciente de la inmigración musulmana a Francia tras la Segunda Guerra Mundial y el problema de la segregación urbana para tratar de explicar este fenómeno de aislamiento. Las recientes elecciones ejecutivas en Francia han estado marcadas por dos proyectos antagónicos para el país, encarnados por Emmanuel Macron y Marine Le Pen.

    El primero defiende que la Ley de 1905 —la cual establece la laicidad como principio de la República Francesa— es compatible con la presencia del islam en el país y no debe ser revisada. El candidato centrista habla de la laicidad como una “fuente de libertad: la libertad es la regla y la prohibición, la excepción”. Con esta premisa, las representaciones públicas de la religión, dentro de unos “límites razonables”, estarían protegidas por las políticas de En Marche!.
    Marine Le Pen, por el contrario, apela a la identidad nacional y la defensa de una concepción laica más estricta para limitar así la presencia religiosa en la esfera pública. El debate sobre el burkini, el islamismo o las prácticas halal —conductas de vestimenta, dietéticas y de modales en consonancia con el dogma musulmán— ha centrado los debates entre ambos candidatos.Esto pone de manifiesto la relevancia del islam en la sociedad francesa actual. Para un país tradicionalmente opuesto a los símbolos religiosos —especialmente musulmanes— y con un elevado número de combatientes islámicos, la integración de la religión del profeta en la sociedad no parece resuelta. Esta surge a raíz de la inmigración musulmana a Francia durante la descolonización, marcada por un período de promoción que duraría hasta los años 70 y cuyas consecuencias son visibles en cada una de las esquinas del Hexágono, apelativo de la Francia metropolitana continental.







    Para las elecciones regionales de 2010, la juventud del Frente Nacional distribuyó panfletos con esta imagen, claramente xenófoba, en la que se puede apreciar la bandera argelina con la forma del país galo.

    De Argel a París: el islam viaja a la metrópolis

    La Segunda Guerra Mundial y la posterior reconstrucción del país galo desencadenaron la primera gran llegada masiva de inmigrantes musulmanes a tierras francesas. La necesidad de mano de obra llevó al Estado a crear en 1945 la Oficina Nacional de la Inmigración con el objetivo de encargarse de “todas las operaciones de reclutamiento y de introducción en Francia de trabajadores de territorios de ultramar y extranjeros”. El auge de inmigrantes argelinos —poseedores de la nacionalidad francesa hasta la independencia del país en 1962— se debe al derecho de libre circulación entre colonia y metrópolis. Este privilegio colonial, sumado a las políticas favorables a la inmigración, aumentó progresivamente la presencia argelina en suelo francés, que pasó de 210.000 emigrados en 1954 a 350.000 en 1962.La guerra de independencia argelina constituye el primer ejemplo de enfrentamiento entre inmigrantes musulmanes y nativos franceses, aunque el motivo de disputa entre ambos no era de corte religioso, sino étnico.

    El Frente de Liberación Nacional (FLN) —grupo nacionalista argelino—, que reivindicaba la independencia del territorio a través de las armas y el terror, fue el principal movimiento contra la ocupación francesa. Pese a la represión francesa y el rechazo social provocado por el conflicto, los argelinos se desplazaban en masa hacia el Hexágono debido a la miseria y la violencia colonial, lo que provocó un importante dilema en el seno de la sociedad. El Estado, encabezado por el general De Gaulle, veía en la inmigración argelina el caballo de Troya del FLN. Para el patronato, en cambio, esta mano de obra joven y barata constituía el carbón necesario para mantener en funcionamiento la maquinaria económica francesa. Las necesidades del franco se impusieron finalmente a los recelos de la Francia gaullista y con los acuerdos de Evián se mantuvo la libre circulación entre la antigua colonia y la madre patria.

    Para ampliar: “L’immigration algérienne en France. De la fin du XIXè siècle à 1962”, Peggy Derder

    En el contexto de la guerra de independencia, es necesario destacar el rol de los harkis, argelinos musulmanes que tuvieron que ser repatriados al fin de la guerra, al ser tachados de traidores por sus propios compatriotas. 100.000 harkis huyeron junto con sus familias de Argelia tras sufrir una violenta represión. A pesar del abandono de Francia a un alto número de voluntarios —François Hollande fue el primer presidente en pedir disculpas por el comportamiento francés con los harkis—, lo cierto es que gracias a este flujo se formó la primera comunidad de franceses musulmanes. Los harkis, primer colectivo musulmán que no acudía a Francia por motivos económicos, fueron repatriados con los llamados pies negros, franceses —en su mayoría católicos o judíos— originarios de Argelia. Asentados en centros de acogida al sur del país, se integraron paulatinamente en la sociedad mayoritaria, y los campos, cuyas condiciones de habitabilidad han sido cuestionadas a lo largo de los años, cerraron de forma progresiva. La falta de reconocimiento público de la cuestión harki ha marcado la Historia reciente de la comunidad, relegada a la posición de meros inmigrantes y obviando su decisivo rol en la Francia colonial.

    Para ampliar: “Quelques réflexions sur la question des harkis”, Chérif Lounès en Planet.fr, 2016


    El colectivo de pies negros muestra su solidaridad con los harkis y acusa al Estado de crímenes contra la humanidad por el traslado forzoso de población durante la descolonización de Argelia. Fuente: Le Figaro

    A pesar del importante número de expatriados argelinos —en la actualidad constituyen todavía el mayor grupo de inmigrantes por nacionalidad—, Argelia no es el único país del cual procedían los migrantes musulmanes tras la descolonización francesa. El efecto llamada provocado por la elevada demanda de mano de obra aumentó los flujos de hombres jóvenes. La industria química y metalúrgica fueron las más favorecidas por la presencia de inmigrantes de países musulmanes, cuatro veces superior a la de nativos en Lyon. La facilidad de las empresas para devolver a los trabajadores a sus países de origen y su falta de raíces por ser mayoritariamente solteros o con familia en su lugar de procedencia fueron claves para el desarrollo económico de Francia durante los Treinta Gloriosos. George Pompidou, presidente de la república, llegó a afirmar que “la inmigración es una manera de crear cierto alivio en el mercado de trabajo y resistir la presión social”.



    Tasa de población magrebí y turca sobre el total de la población inmigrante. Fuente: Cartografía EOM.La luz del período glorioso comenzó a apagarse con la llegada de los años 70, que se llevaron por delante al presidente y sus políticas proinmigración. La frontera gala será cerrada el 3 de mayo de 1974 a inmigrantes económicos extracomunitarios. La reagrupación familiar y el problema de la integración de inmigrantes, especialmente musulmanes, se comienzan a perfilar entonces como prioridades para la nueva Administración.La media luna enraíza en el Hexágono

    La creación de una secretaría de Estado para los trabajadores inmigrantes, encabezada por André Postel-Visnay, tiene lugar el 7 de junio de 1974 a consecuencia de la elección de Valéry Giscard d’Estaing como sucesor de Pompidou tras su muerte. La secretaría es la encargada de proponer la suspensión temporal de la inmigración —medida que ha durado más de 30 años— a causa de los problemas económicos ligados a la crisis del petróleo.El cierre fronterizo supuso un punto y aparte respecto a la Historia de inmigración económica que había acompañado a Francia desde la Segunda Guerra Mundial. La restructuración empresarial vino acompañada de una reducción en la demanda de empleos no cualificados, lo que afectó principalmente a inmigrantes. En 1977 incluso se instauró una ayuda para aquellos que voluntariamente consideraran volver a sus países de origen: el millón Stoléru. Los inmigrantes que se quedaron en Francia pasaron a ser interés político de primera línea y su destino fue marcado de forma decisiva con el decreto del 29 de abril de 1976, que instauró el derecho a la reunificación familiar. Tras esta decisión, se forman las primeras grandes comunidades de musulmanes en Francia y, debido a su separación de la sociedad mayoritaria, también comienzan a fraguarse los problemas identitarios. La mala situación de los barrios de inmigrantes, así como su aislamiento de la comunidad francesa, son las causas principales de este fenómeno.



    Tras el cierre de fronteras, el número de mujeres inmigrantes aumenta y el de hombres desciende progresivamente a causa de la política de reagrupación familiar. Respecto al número total de inmigrantes, se puede observar cómo se estabiliza a partir de 1974 a causa de la suspensión de la inmigración. Fuente: Cartografía EOMLa llegada masiva de inmigrantes a las grandes metrópolis francesas como París o Lyon provocó una gran escasez de viviendas, lo que empeoró las ya precarias condiciones de vida de los inmigrantes. Esta segregación espacial comenzó a gestarse en los años 50 con la construcción de los bidonvilles, poblados chabolistas a los márgenes de las grandes ciudades. Uno de los más poblados era el bidonville de Nanterre, a las afueras de París, que alcanzó una población máxima de 14.000 personas en 1964, en su mayoría argelinos.Si bien el asentamiento de Nanterre es uno de los más relevantes de ese período, estos poblados chabolistas no eran exclusivos de los argelinos. El sur de Europa sucumbió también bajo el magnetismo francés y, de esta manera, españoles y portugueses se asentaron rápidamente cerca de los principales focos de industrialización, donde crearon sus propias villas miseria. Los españoles se instalaron en Cornillon, Aubervilliers o Saint-Ouen, entre otros, y sus barrios recibieron el nombre de pueblos negros. Los portugueses, por su parte, se asentaron principalmente en Francs-Moisins, cerca del actual Saint-Denis. Al contrario que los trabajadores magrebíes, los del sur de Europa eran vistos como “inmigración positiva”, lo que, sumado a la similitud cultural y religiosa, favoreció su integración en la sociedad mayoritaria.

    Para ampliar: “Les bidonvilles, lieux d’exclusion et de marginalité en France durant les trente glorieuses”, Yvan Gastaut, 2004

    Las respuestas estatales para frenar el fenómeno de los bidonvilles fueron lentas e ineficaces al principio. La más relevante fue la creación de Sonacotral (Sociedad Nacional de Construcción de Alojamiento para Trabajadores Argelinos, por sus siglas en francés), que comenzó a construir residencias para trabajadores no por el mero hecho de mejorar las condiciones de los inmigrantes, sino con la intención de evitar la creación de “frentes internos” a favor de Argelia en suelo metropolitano. Estas residencias recibieron el nombre de ciudades de tránsito y consistían en construcciones móviles y de materiales prefabricados pensadas para ser habitadas durante un corto período de tiempo.Esta solución, a priori provisional, se prolongaría hasta los años 80 y llegaría a su fin tras el asesinato de un residente de una ciudad de tránsito en Nanterre. No obstante, el proceso de segregación urbana, por el cual un grupo étnico o social es aislado en un terreno delimitado, no termina con la destrucción de las ciudades de tránsito, y con el aumento de la inmigración familiar adquiere una nueva nomenclatura: banlieue.

    Para ampliar: “Cités de transit”: the urban treatment of poverty during decolonisation”, M. Cohen y C. David, 2012


    A la izquierda, el bidonville argelino de Nanterre en 1966; a la derecha, una ciudad de tránsito lionesa en el año 1985. A pesar de la visible mejora de infraestructuras, la vivienda sigue siendo precaria.

    Fuentes: France Inter y 40 Ans Grand Lyon Musulmán de periferia, musulmán sin patria

    Los banlieues, regiones administrativas autónomas a las afueras de centros urbanos como París o Lyon, no son un producto exclusivo del país galo: guardan similitud con los suburbs estadounidenses. Aunque ambos se conciben como ciudades dormitorio, los franceses albergan clases populares próximas a las fábricas de las afueras de la ciudad, mientras que los estadounidenses estaban orientadas a ser habitadas por la clase media. Tras la eliminación de los bidonvilles y la degradación de las ciudades de tránsito, los inmigrantes —y sus familias tras 1974— son reubicados en viviendas sociales a las afueras de la ciudad. La propuesta de establecer cuotas del 15% para evitar así la formación de comunidades étnicamente homogéneas resulta un fracaso a la larga y da lugar a la configuración de guetos. De esta manera, en banlieues como Minguettes las familias magrebíes se vuelven mayoritarias a partir de los años 70, y en 1992 el 74% de ellas residen en viviendas de protección oficial.Para ampliar: “Les banlieues populaires ont aussi une histoire”, Annie Fourcaut, 2007El aislamiento de las comunidades de extranjeros musulmanes y la ineficacia de la Administración se tradujeron en un aumento de la violencia y la inseguridad en los banlieues. La situación empeora con el paso de los años —en La Corneuve un niño argelino de diez años fue asesinado en 1983— y, tras multitud de disturbios, en 2005 la crisis social y los propios banlieues se ven envueltos en llamas.


    Fuente: Cartografía EOM

    Debido a la muerte por electrocución de dos menores —Bouna Traore y Ziad Benna— en una subestación eléctrica a las afueras de París mientras huían de la policía, la situación en los banlieuesexplota. Esa misma noche, las afueras de París son iluminadas con el fuego de 23 vehículos en llamas y los jóvenes de estos barrios periféricos se enfrentan a policía y bomberos. La situación empeora el 30 de octubre tras el lanzamiento de una granada por parte de la policía dentro de una mezquita, lo que muestra la cara más oscura del sueño francés: la integración y aceptación de su población musulmana toma la forma de una pesadilla.Pese a los intentos de lavado de imagen de los banlieues con el acondicionamiento de sus infraestructuras, los problemas sociales persisten. La segregación urbana y la desconexión con la sociedad francesa han forzado a un gran número de jóvenes de segunda generación —de padres extranjeros pero nacidos en Francia— a elegir entre sus identidades. Francés o musulmán, patriótico o creyente, dos caracteres a priori complementarios que con el paso de los años —y la deficiente gestión de la inmigración y su integración— se han vuelto antagónicos y, a ojos de muchos, irreconciliables.Esta alienante situación —no sentirse parte de la identidad francesa ni de la musulmana que heredan— expone en mayor medida a los descendientes de inmigrantes musulmanes a una versión del islam más conservadora, entendida como purista: el salafismo. Esta concepción islámica —que no musulmana— ha ganado peso en los banlieues franceses, cuya exclusión de la vida francesa terminó tras los atentados en la capital francesa en noviembre de 2015, lo que los devolvía al centro del debate político. Los atacantes de origen francés procedían en su mayoría de banlieues de la Ciudad de la Luz, lo cual supuso la máxima expresión de lo que muchos autores ya habían definido como su transformación en “sociedades islámicas separadas”.Pese a no ser representativos de los jóvenes musulmanes de periferias, la radicalización de estos terroristas, gestada en suelo galo y perfeccionada en territorio sirio, pone de manifiesto la difícil convivencia entre franceses musulmanes y franceses étnicos. Los dos candidatos presidenciales —Macron y Le Pen— se vanaglorian de sus propuestas para favorecer la convivencia entre religiones, pero la realidad pone de manifiesto cuán débiles son sus proyectos integradores. Con un débil plan por bandera, el barco del nuevo presidente se dirige a la deriva en lo que a integración e igualdad respecta. Sin embargo, la islamización de Francia, como muchos temen, no parece probable en un futuro próximo. El desarrollo de una Francia islámica solo resulta plausible tras los muros invisibles que separan el centro de la periferia, las ciudades de sus áreas metropolitanas empobrecidas. El otro París, el musulmán, el excluido, el empobrecido y segregado, construido a imagen de la distópica arquitectura de Le Corbusier, se asemeja a la Ciudad de la Luz casi tanto como esta a Argel.

    Tras una Historia reciente anclada en la inmigración musulmana, la república da la espalda a los hijos de los extranjeros que, tras una devastadora guerra, la hicieron grande de nuevo.¿Resulta correcto hablar de sumisión de los valores franceses ante la presencia musulmana? ¿O quizás sería más acertado achacar el problema al histórico desprecio de la madre patria hacia sus enfants terribles?
    Última edición por Pious; 27/10/2017 a las 13:56
    Valmadian dio el Víctor.

  2. #2
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    2,697
    Post Thanks / Like

    Re: La Francia del Corán

    Abro este hilo con la intención de debatir y de analizar la situación religiosa en la Francia, así como la actualidad del tradicionalismo político en la Francia actual.
    Última edición por Pious; 27/10/2017 a las 14:04
    Valmadian dio el Víctor.

  3. #3
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    9,854
    Post Thanks / Like

    Re: La Francia del Corán

    Cita Iniciado por Pious Ver mensaje
    Abro este hilo con la intención de debatir y de analizar la situación religiosa en la Francia, así como la actualidad del tradicionalismo político en la Francia actual.
    Habrá bronca, ya lo verás.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  4. #4
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    2,697
    Post Thanks / Like

    Re: La Francia del Corán

    Cita Iniciado por Valmadian Ver mensaje
    Habrá bronca, ya lo verás.
    Siempre que no haya faltas de respeto, no habrá ningún problema.

  5. #5
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    2,697
    Post Thanks / Like

    Re: La Francia del Corán

    Francia ordena retirar la cruz de un monumento al Papa Juan Pablo II



    El alcalde de Ploërmel y el gobierno de Polonia estudian la posibilidad de plantear un recurso ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

    Tras una larga década de procedimientos jurídicos, el Consejo de Estado ha dictado una sentencia decidiendo la retirada de la cruz de un monumento de Juan Pablo II, instalada en la pequeña localidad de Ploërmel (9.500 habitantes), en el departamento del Morbihan, en la región de la Bretaña francesa.


    La decisión del Consejo de Estado no pone fin al debate ciudadano, cultural, político, incluso diplomático, bien al contrario. La jerarquía religiosa francesa ha decidido no entrar en polémicas. Por el contrario, el alcalde de Ploërmel y el gobierno de Polonia estudian la posibilidad de plantear un recurso ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.


    El 28 de octubre del 2006, un pleno municipal aprobó la instalación de la estatua homenaje a Juan Pablo II, obra del artista ruso Zourab Tsereteli (autor de varias obras monumentales consagradas al zar Pedro el Grande, en su patria) en una plaza pública en Ploërmel.


    Tras la instalación, a primeros de diciembre de aquel año, varias asociaciones defensoras de un «laicismo radical», presentaron querellas contra un monumento de 7,50 metros de alto, culminando con una gran cruz. Durante diez largos años, los tribunales regionales dictaron sentencias contradictorias. Finalmente, el Consejo de Estado, la máxima autoridad jurídico-administrativa, ha dictado sentencia pidiendo que sea retirada la cruz, en nombre de las legislación contraria a la «exhibición ostentatoria de signos religiosos». La sentencia aprueba la instalación del monumento, privado de la cruz. La sentencia debiera ser aplicada, en un plazo de seis meses, «en nombre de la Ley de 1905 separación de la Iglesia y el estado».


    A través de los diarios La Croix y Le Figaro, el vicario general de la diócesis de Vannes, monseñor Jean-Yves Le Saux, ha comenzado por evitar una reacción polémica.


    El alcalde de Ploërmel, Patrick Le Difffon (conservador), por el contrario, se dice «estupefacto»: «Estudiamos presentar un recurso ante el Tribunal Europeo de los Derechos del Hombre. La estatua fue un don de un artista ruso a Francia. Jacques Chirac y Vladimir Putin avalaron el don. El homenaje a Juan Pablo II forma parte del paisaje de nuestra ciudad, de nuestra región. Y no molesta en absoluto, a nadie. Todo lo contrario es un atractivo turístico. Para colmo, se trata de una obra de arte. Sería necesaria una autorización del artista para modificar su obra…».


    La prudencia verbal de la jerarquía oficial de la Iglesia de Francia contrasta con el tono vehemente del gobierno de Polonia y las redes sociales.


    Beata Szydlo, primera ministra polaca, reaccionó el domingo en estos términos: «Mi gobierno hará todo lo posible para salvar de la censura el monumento consagrado a nuestro compatriota. Llegado el caso, pediremos el traslado de esa obra a Polonia». A juicio de Szydlo, «se trata de otro “dictado” de lo políticamente correcto, intentando aterrorizar la vida diaria de los creyentes , censurando un símbolo de la Europa cristiana unida».


    En las redes sociales, la batalla campal ha llegado a tomar tonos inflamables. En Twitter, el hasthag (#) #montretacroix (#muestratucruz) ha llegado a tener millares de comentarios. Algunos activistas han llegado a publicar comentarios de este tipo: «Consejo de Estado / Daesh, mismo combate: Resistencia contra este nuevo terrorismo». La Iglesia de Francia está totalmente al margen de este tipo de activismo.

  6. #6
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    2,697
    Post Thanks / Like

    Re: La Francia del Corán

    La feroz descristianización cristiana



    A lo largo de la Historia ha habido grandes revoluciones por odio a la fe para socavar los cimientos de la cristiandad. Los cristianos han sido perseguidos con saña y crueldad. Numerosos mártires dieron su vida por defender la religión católica.


    Una de las más importantes sin duda fue la Revolución francesa y la Ilustración, que intentó desterrar a Dios de la sociedad y entronizar a la diosa razón y al hombre como la medida de todas las cosas. Justamente la antítesis de la sociedad teocéntrica medieval, que fue la época de mayor esplendor de la cristiandad.


    La Revolución francesa, como todo en la vida pasó, pero el veneno de sus ideas inmanentistas permanece hasta nuestros días y se entremezcla con la ponzoña de otras grandes revoluciones como la comunista o la de mayo de 68.


    Javier Paredes, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Alcalá, nos habla en profundidad del feroz ataque que supuso la Revolución Francesa a la cristiandad y sus graves consecuencias.


    ¿Cuál fue el caldo de cultivo en Europa en el que se fue fraguando la revolución francesa ya desde siglos atrás?


    La cultura de la cristiandad representada por Santo Tomás de Aquino entiende un punto fundamental, que Dios es creador y providente. Dios ha creado al mundo, ha creado al hombre y por lo tanto el hombre es una criatura dependiente de Dios, que debe obedecer sus mandatos. Dios ha creado al hombre para que le sirva, le ame y después sea feliz con él en el Cielo. Este concepto se rompe en el siglo XVI por medio de Lutero que introduce una nueva idea frente al hombre como criatura: el hombre como ser autónomo. En su doctrina nos propone el libre examen que consiste en decir sucintamente que somos autónomos para interpretar las Escrituras, no necesitamos de ninguna autoridad eclesiástica que nos diga cómo interpretar la Palabra de Dios. Podemos prescindir del Magisterio y de la Tradición. Esto lo oyen los campesinos alemanes en 1525 y se hacen la siguiente composición de lugar: “Si nadie me puede decir a mí lo que yo tengo que hacer en materia religiosa muchísimo menos nadie me podrá decir lo que debo hacer en materia política”. Así surgen las revoluciones campesinas de 1524 y 1525.


    Como Lutero necesita el apoyo de los príncipes alemanes para separarse de Roma escribe una obra que lleva por título Contra las hordas asesinas y ladronas del campesinado. Rectifica y afirma que eso del libre examen sólo es patrimonio del príncipe, no del resto de la población. Y propone exterminar como a perros a los campesinos sublevados y cómo consecuencia viene la represión del levantamiento campesino de aquellos años, que provoca entre 100.000 y 135.000 muertos en Alemania.


    Así empiezan las guerras de religión en los Estados confesionales y se llega a una solución de paz en 1555, la paz de Augsburgo. Se adopta un nuevo lema: Cuius regio, eius religio, que quiere decir según sea la religión del rey, así va a ser la religión de los súbditos.


    ¿Cuál es la situación concreta en Francia el año de la Revolución francesa?


    En 1789 en Francia reina Luis XVI y en la Iglesia Pío VI. Francia tiene en esos momentos 26 millones de habitantes, de los cuáles prácticamente todos son católicos excepto 500.00 protestantes y 40000 judíos. Los católicos se distribuyen en las 139 diócesis que tiene Francia en esos momentos. Hay 40000 parroquias atendidas por 70000 sacerdotes seculares. Hay además 30000 religiosos y 40000 religiosas. La religión católica no es una religión intimista sino una religión sacramental que precisa de los sacerdotes para confeccionar y distribuir los sacramentos. Por lo tanto, la persecución va a ir dirigida contra los sacerdotes. A cada sacerdote le toca atender a unos 360 habitantes. Hay en Francia unos 25 millones y medio de católicos practicantes, que reciben los sacramentos, cumplen con el precepto dominical y con el pascual. Es un clero con buena formación doctrinal y con buenas costumbres con respecto a lo que sucedía en épocas pasadas. Aunque es un clero que empieza a hacer ciertas concesiones que se traducen en la falta de austeridad y en la falta de piedad. Las crónicas de entonces dicen que en algunos monasterios benedictinos ya se permite tomar té y café y que incluso salen a fumar al Sena por las noches. Cuando el clero afloja en la austeridad también afloja en la piedad. Por eso luego veremos a algunos clérigos comprometidos en la destrucción de la Iglesia. La iglesia se ocupa de la atención de hospitales y sobre todo de la enseñanza.


    La situación del clero en Francia está regida por la Alianza del Trono y el Altar…


    Así es, pero ello no quiere decir que se confundan el ámbito secular y el ámbito eclesiástico. En este ambiente quien domina la opinión pública son los enciclopedistas. Diderot escribe una novela de gran difusión en Francia titulada La religiosa. Afirma que en los conventos las religiosas están a la fuerza. Incluso en esta novela acusa a los mismos padres de encerrar a sus hijas en el monasterio, cosa a todas luces falsa. Lo que ocurre es justo lo contrario que suelen los padres los que impiden la entrada en el convento de sus hijas. Además, se empiezan a difundir una serie de ideas que podemos encontrar en los cuadernos de quejas del clero de Paris. Aquí vemos que Francia escribe la revolución antes de hacerla. En los cuadernos de quejas hay ya ideas inspiradas por sociedades y logias masónicas. En el cuaderno de quejas del Chalet de Santón una de las cosas que se piden es que todos los clérigos se casen. Se escribe textualmente: “la ternura de sus esposas despertaría la sensibilidad de sus corazones, la gratitud y compasión propias de la naturaleza humana y que se han visto sofocados en los votos de castidad y obediencia en casi todos que los han pronunciado”.


    Otra de las ideas que empiezan a surgir en esta época es lo que se conoce con el nombre de richerismo. Edmund Richer decía que, si bien los obispos descienden de los apóstoles, los sacerdotes son los descendientes de esos 72 discípulos que Cristo mandó a predicar por todo el mundo. Por lo tanto, tienen tanta autoridad los sacerdotes como los obispos. En el fondo lo que dice Richer es que la autoridad de los obispos frente a una reunión de sacerdotes queda diluida.


    Otra cosa que se difunde entonces son las ideas galicanas que vienen a decir que la reunión de los obispos de una nación, concretamente de Francia, tiene tanta autoridad o más que la que tiene el Papa. De manera que así es como se llega a los Estados Generales donde queda diluido el poder de los obispos porque el estamento clerical entre sus diputados tiene 208 sacerdotes y sólo 47 obispos.


    La fase siguiente es decretar que no se va a discutir por estamentos sino de manera individual (Juramento del Juego de Pelota 20-6-1789). Los Estados Generales el 30 de junio de 1789 quedan convertidos en Asamblea Nacional que se proponen dar a Francia una Constitución. Es decir, no nos sirven las leyes anteriores y se crea una Constitución. Esto va a afectar a la estructura de Francia, que como hemos dicho era la alianza del Trono y el Altar.


    ¿Cuándo empiezan a menoscabar de forma explícita los derechos de la Iglesia?


    Mientras se redacta esta Constitución salen decretos importantes como fue la abolición del régimen feudal, de los derechos de los señores. Esto va a afectar a la Iglesia porque suprimidos los derechos feudales también se suprimen los diezmos. Uno de los nobles, hijo de Emile du Châtelet, famosa por ser matemática física y sobre todo por ser la querida de Voltaire, al quitarle los derechos de caza decide prohibir los diezmos, que era la contribución que los fieles daban a la Iglesia. De esta manera le quitabas a la Iglesia un recurso para poder vivir y afrontar sus necesidades.


    Un obispo, Charles de Talleyrand dice que la Iglesia tiene muchas riquezas y que tiene que darlas al Estado para que éste las administre. Isaac Le Chapelier argumenta que no se le quitan los bienes a la Iglesia, sino que se recuperan porque la Iglesia no es dueña sino depositaria. A partir de ahora el depositario va a cambiar y es el Estado el que va atender a los pobres en sus necesidades.


    Charles de Talleyrand, que no tuvo nunca vocación, deja el obispado y se convierte en uno de los políticos más importantes. Se acabó casando con Catherine Grand obligado por Napoleón. La feliz pareja se instala en el castillo de Valençay, donde abunda el lujo.


    Talleyrand va a ejercer como obispo en la Fiesta de la Federación, que es una fiesta importante en este proceso de descristianización. Va a hacer la penúltima ceremonia como clérigo. Celebra en los Campos de Marte ante más de 100.000 franceses una Misa. Pero la Misa se celebra ya en el altar de la Patria. Vamos viendo como el Estado se va apropiando de la Liturgia católica y ahí es donde todos prestan el juramento a la nación. El siguiente paso es la prohibición de emitir votos solemnes a las órdenes contemplativas que no tienen utilidad social. Las que se dedican a la enseñanza y hospitales tienen votos simples y a estas de momento se les tolera hasta que Le Chapelier dicta una orden de la supresión de los gremios.


    De los conventos masculinos es donde salen más religiosos. De los conventos femeninos apenas hay defecciones, se cuentan con los dedos de una mano. Una de las que sale es la Hna Providencia, Margarit Hébert. Acabará casándose con el personaje más anticlerical y más radical de la revolución francesa Jacques-René Hébert, fundador de un periódico “Le Père Duchesne”. Este diario va a contribuir a transmitir ideas anti religiosas y va a contribuir a la persecución y las matanzas de los sacerdotes.


    Perseguidas las órdenes religiosas nos quedaba el clero secular, el clero de las parroquias y eso se hace mediante la Constitución Civil del Clero, que convierte al clero secular en funcionarios. De manera que ahora los obispos los van a elegir las asambleas parroquiales sin que el Papa pueda decidir nada. El Santo Padre declara como cismática esta Constitución. El problema es que se obliga al clero a jurarla. Todos los sacerdotes deben jurar y acatar esta constitución.


    Hay una división entre el clero juramentado y el clero refractario…


    Sí, pero de todos los obispos que había en Francia sólo juran esta constitución 7 obispos y de ellos sólo 4 tienen una diócesis en propiedad.


    Las cosas en Francia se complican en 1792 porque tiene lugar el asalto a las Tullerías y la proclamación del fin de la Monarquía y el principio de la República con Luis XVI en la prisión del Temple. Del 2 al 5 se producen las matanzas de septiembre. Masacran a la Guardia Suiza que custodia el Palacio y exterminan a unas 1300 personas de las cárceles de París, donde había muchos sacerdotes que no habían querido jurar la Constitución. Uno de los crímenes más conocidos fue el de una alta aristócrata, que estaba en la cárcel. Va a ser violada, descuartizada e incluso tienen el mal gusto de cortarle la cabeza, llevarla a un peluquero, clavarla en la pica y llevársela a María Antonieta de la que era muy amiga. Todo esto bajo el lema de Libertad, Igualdad, Fraternidad.


    Otro de los puntos clave en el proceso de descristianización de Francia es la introducción de la ley del divorcio y la laicización del Estado. A partir de ahora tendrán que dejar de llevar los registros de bautismo y de matrimonio. Los curas juramentados sólo podrán dar la bendición después de que se casen en el Ayuntamiento. Eso quiere decir que los sacerdotes juramentados están obligados a bendecir gente que se haya divorciado o incluso sacerdotes ya casados.


    Es un ataque continuo a los principios. Ya no tenemos órdenes religiosas, ya tenemos un clero cismático y condenado por el Papa que depende del Estado. La sociedad civil tiene descristianizada la familia por la ley del divorcio.


    Esto va a provocar una reacción en la región de la Vendée…


    Así es. Esta región se levanta en armas durante siete años. No es sólo una sublevación política, sino que luchan al grito de viva el Rey y los buenos sacerdotes, es decir en defensa de los curas que no han jurado la Constitución.


    La represión contra esa zona que se levantó en defensa de la religión fue feroz. Una de las represiones más famosa es la que se conoce como los matrimonios republicanos que consistía en atar desnudos a un hombre y a una mujer y ahogarlos en el río Loira. A veces incluso el hombre era un sacerdote o religioso. Luis XVI y su esposa van a ser guillotinados.


    Eliminados todos los sacerdotes fieles queda la posibilidad de crear una nueva religión una vez que José Fouché da la orden de arrasar los templos…


    En esta nueva religión se da culto a diosa razón, que va a estar representada por madeimoselle Maillard, una bailarina de la ópera y de los prostíbulos que tenían los altos jerarcas y aristócratas de la Corte.


    La diosa razón, encarnada esta bailarina, es entronizada en la catedral de Notre Dame. La propia Maillard mientras es paseada en andas pisotea un crucifijo por lo que acentúa todavía más el carácter blasfemo y sacrílego del acto. Ante esta situación a los católicos franceses no les queda más que entregarse a un culto de catacumbas. Las Misas se celebran a escondidas en los bosques y donde se puede.


    Otro elemento importante para descristianizar la sociedad es la incautación del tiempo. A partir de ahora él tiempo no tendrá como referencia el nacimiento de Cristo, plenitud de los tiempos, sino la proclamación de la República. 1792 pasa a ser el año 1 cuando se proclama la República. Los nombres de los meses empiezan a adoptar elementos de la naturaleza. Los meses van a tener 30 días, pero no 4 semanas sino 3 décadas y la fiesta es el último día de la década. Lo hacen para hacer desaparecer el domingo, que deja de ser festivo. Cada día deja de estar dedicado a un santo y se dedican a un producto del campo o a un mineral. No es nada inocente, pues el 24 de diciembre es el día del azufre y el día 25, que es el día de la Natividad del Señor, es el día del perro.


    Ya han suprimido a Dios por completo de la sociedad, pero ven necesario que el pueblo conserve cierta idea vaga de lo trascendente.


    Robespierre ve que el ateísmo no les lleva a ningún sitio, que provoca desorden social y descontrola la sociedad y crea la fiesta del ser supremo. Dios pasa a ser un aglutinante social y se decreta que a partir de ahora los franceses crean en dos cosas: en la existencia del ser supremo y en la inmortalidad del alma. En la fiesta del ser supremo Robespierre quema una estatua de cartón que representa el ateísmo.


    Finalmente, cuando acaba la época del terror viene una época más tranquila, pero igualmente con persecución, es la época del Directorio. Los sacerdotes que no obedezcan esta religión del Estado van a ser deportados a la Guayana.


    Javier Navascués
    Última edición por Pious; 31/10/2017 a las 14:28
    ReynoDeGranada dio el Víctor.

  7. #7
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    2,697
    Post Thanks / Like

    Re: La Francia del Corán

    El nacionalismo corso arrasa en las urnas y reclamará un estatuto de autonomía a París.

    El tándem formado por Simeoni y Talamoni asumirá mayores responsabilidades a partir de ahora.



    Reforzados por las urnas y al frente de una nueva superregión, los nacionalistas corsos afrontan ahora un desafío improbable: convencer al poderoso Estado central francés, siempre celoso de sus prerrogativas y tradicionalmente alérgico a la descentralización, para que acepte para Córcega un estatuto de autonomía comparable al de las comunidades autónomas españolas.

    La lista nacionalista Pè a Corsica, formada por autonomistas e independentistas, confirmó en la segunda vuelta de las elecciones regionales, celebrada este domingo, su amplia victoria en la primera vuelta de la semana anterior. El único borrón para este éxito rotundo para el nacionalismo, que se consolida como la corriente hegemónica en la isla mediterránea, es la altísima abstención, signo de la amplia indiferencia que suscitaban los comicios.


    Los nacionalistas obtuvieron un 56,5% de votos —20 puntos más de lo que obtuvieron en 2015 y casi 40 puntos más que la segunda lista más votada, la de la derecha regionalista— y 41 de los 63 escaños de la nueva asamblea. Más del 47% de votantes se abstuvieron.


    El tándem formado por el abogado autonomista Gilles Simeoni, ya presidente del Ejecutivo corso desde 2015, y el independentista Jean-Guy Talamoni, desde la misma fecha presidente de la Asamblea de Córcega, asumirá mayores responsabilidades a partir de ahora. El 1 de enero entra en vigor la nueva entidad regional, una “colectividad única” producto de la fusión de tres entidades previas: los dos departamentos que configuraban Córcega, y la colectividad o región en sí. Córcega, con 320.000 habitantes, es una de las regiones con mayor tasa de pobreza y violencia de la Francia metropolitana.


    Al reto de gestionar administrativamente la nueva entidad regional, se une para los gobernantes nacionalistas la negociación del estatuto de autonomía, punto central del programa de gobierno de Simeoni, socio mayor de la coalición, y de Talamoni, socio menor. El plan prevé un plazo de tres años para llegar a un estatuto de autonomía —las próximas elecciones están previstas en 2020— y un total de diez para aplicarla.


    El programa excluye la opción independentista, que hoy tiene un apoyo minoritario en Córcega. A la pregunta, durante una entrevista en octubre en su despacho en Ajaccio, capital de Córcega, sobre si su modelo de autonomía era el de la Cataluña autonómica, Simeoni respondió: “Sería completamente satisfactorio para nosotros”.


    Entre otras reivindicaciones de los nacionalistas corsos, figura el reconocimiento de la cooficialidad de la lengua, la adopción de un estatuto de residentes que obligue a vivir en la isla para adquirir propiedades, y el acercamiento o liberación de los presos condenados por terrorismo. Ninguna de estas reclamaciones ha encontrado eco ni en los presidentes franceses anteriores ni en Emmanuel Macron, en el cargo desde mayo.


    El resultado electoral en Córcega confirma la excepcionalidad de la isla, la única región de Francia gobernada por nacionalistas e incluso por un partido secesionista. El moderado Simeoni asegura que no es el momento de acelerar las reivindicaciones, y expresa su voluntad de gobernar para todos los corsos, nacionalistas y no nacionalistas. El propio Talamoni, líder del independentismo y conectado con el movimiento independentista catalán, admite que el momento de la independencia no ha llegado y suscribe el programa autonomista para la próxima década.


    La voluntad de trabajar dentro del sistema, sin buscar la ruptura, puede ser una de las claves del éxito nacionalista en las urnas. Otra clave es el fin de la vía clandestina, el abandono de las armas hace tres años por el Frente de Liberación Nacional Corso (FLNC), que puso fin a cuatro décadas de violencia y terrorismo.


    El hartazgo con el statu quo se traduce en Córcega en el rechazo a los partidos tradicionales. Los grandes perdedores de estas últimas elecciones son el Frente Nacional y la izquierda, que agrupa a comunistas e insumisos afines a Jean-Luc Mélenchon. Como señala el periodista corso Antoine Albertini en Le Monde, los nacionalistas pueden acabar sin oposición. Este, y el espectro de una deriva independentista que los vencedores niegan, son, según los debilitados partidos no nacionalistas, los peligros de la nueva legislatura.

  8. #8
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    2,697
    Post Thanks / Like

    Re: La Francia del Corán

    Les Républicains [el partido liberal-conservador de Francia] ha elegido a un nuevo líder para la formación en busca de lograr una estabilidad política para liderar la oposición a Macron, por ello, el nuevo líder de la formación, Laurent Wauquiez, ha continuado con un discurso en cierta manera similar al que tuvo el candidato François Fillon en las pasadas presidenciales.

    Recojo dos pequeños fragmentos de este artículo de El País que analiza a esta nueva figura política: La debilitada derecha francesa elige a Wauquiez para liderar la oposición a Macron.


    “Wauquiez niega una y otra vez que vaya a pactar con el FN. La estrategia —que ya ensayó el presidente Nicolas Sarkozy— consiste no tanto en pactar sino en atraer al electorado del partido ultra y lograr sumarlo a un partido ‘republicano’. Es decir, en la jerga política francesa, identificado con los valores de la República, de los que los partidos mayoritarios excluyen al FN. El riesgo de esta estrategia es acabar comprando las políticas del FN —sobre Europa y sobre la inmigración, por ejemplo— y dándoles carta de nobleza democrática. Otro riesgo —este, táctico— es que con Wauquiez Los Republicanos se alejen tanto del centro que cedan este espacio, y el del centroderecha, a Macron, cuyas primeras reformas económicas —la liberalización del mercado laboral o reducción del impuesto sobre la fortuna— coinciden con el programa de la derecha. Líderes históricos como Alain Juppé —e incluso Sarkozy— no han ocultado sus simpatías por el actual presidente francés. [...]

    Laurent Wauquiez pertence a la generación de Emmanuel Macron, se llevan dos años. Como el presidente, exhibe un currículum académico brillante. Con una diferencia en favor de Wauquiez: este logró ingresar en la Escuela Normal Superior —institución educativa de la élite intelectual—; Macron suspendió el concurso de acceso. Más diferencias: Macron entró tarde en política y sin un corpus ideológico definido. Wauquiez, que ha sido alcalde, diputado y ministro, se lanzó a la carrera por el liderazgo de su partido, Los Republicanos, como un derechista sin complejos. Y otra diferencia con Macron: Wauquiez, un hombre tan detestado por sus adversarios como capaz de crear lealtades entre los suyos, preside la región Auvernia-Ródano-Alpes, con lo que tiene un pie en la Francia local, lejos de la burbuja parisina.”

  9. #9
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    2,697
    Post Thanks / Like

    Re: La Francia del Corán

    Marine Le Pen ha conducido al Frente Nacional (FN, extrema derecha) a la crisis más grave de su historia: perseguido por la justicia francesa y europea, a la baja en los sondeos de opinión, hundido en un rosario de crisis políticas, económicas y familiares. La presidenta del FN esperaba solventar ese rosario de crisis larvadas ganando o consiguiendo un resultado honorable en la segunda vuelta de la elección presidencial. Derrotada por Emmanuel Macron el 7 de mayo pasado, con un resultado inapelable, del 66,10% contra el 33,90% de los votos de la segunda vuelta presidencial, Marine Le Pen comenzó un «vía crucis» cada día más duro, desde entonces.


    Siguiendo las peticiones del Parlamento Europeo (PE) y las investigaciones de la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF), la Fiscalía del Tribunal de París agravó recientemente todas las crisis del FN inculpando al partido, en tanto que «persona jurídica», de los presuntos delitos de extorsión de fondos públicos «en banda organizada».


    La Eurocámara y la Justicia francesa sospechan que el FN malversó unos cinco millones de euros, pagados por los contribuyentes europeos, a través de un sofisticado sistema de «empleos ficticios» de los que se benefició el partido y varios dirigentes, comenzando por Jean-Marie y Marine Le Pen, quienes cobraron los salarios que el PE pagó a una veintena de presuntos asistentes parlamentarios, entre los que se encontraban la secretaria personal de Marine Le Pen y el más famoso de sus «gorilas», un antiguo paracaidista reconvertido en guardaespaldas personal» de Jean-Marie y Marine Le Pen.


    La Justicia ya condenó hace meses a los Le Pen a pagar buena parte del dinero malversado al PE. Esta institución comenzó a retirar a los dirigentes de extrema derecha buena parte de sus salarios, como eurodiputados, para ir pagando una factura que pudiera agravarse. La policía judicial ha comenzado por interrogar al tesorero del FN, Wallerand de Saint-Just, un viejo amigo íntimo de los Le Pen, para establecer responsabilidades en el seno de la «banda organizada» que extorsionó cinco millones de euros al PE. Perseguida, en su día, a título meramente personal, como eurodiputada, Marine Le Pen podría volver a ser inculpada.


    Días antes de que la Fiscalía decidiese inculpar al FN, dos bancos, Société Générale (SG) y HSBC, le pidieron a Marine Le Pen que retirara los menguados depósitos de su partido, ya que no deseaban tenerla como clienta. Indignada, la presidenta del FN denunció una «persecución financiera de Estado». Sin que nadie le hiciese mucho caso, Marine Le Pen anunció un día más tarde el lanzamiento de un gran «empréstito popular»: los simpatizantes de la extrema derecha son invitados a ofrecer préstamos o donaciones a fondo perdido, para salvar las amenazadas finanzas de un partido al borde de la bancarrota.

    Por si fueran pocos los problemas económicos, Marine Le Pen consumó hace dos años la ruptura con su padre declarando a i-Tele: «Jean-Marie Le Pen no va a volver a expresarse en nombre del FN. Sus declaraciones no comprometen la línea oficial de nuestro partido, que me eligió presidenta con el 100% de los voto». Ese día la líder del FN marcó una línea política que ella ve comprometida, con frecuencia, por las declaraciones intempestivas de Jean-Marie Le Pen.


    Pero el pasado 21 de diciembre dimitió Florian Philippot, número dos e ideólogo del giro al centro, y el FN enterró este viraje al centro europopulista, para consumar el regreso a su línea «tradicional». Jean Marie celebró con champán la dimisión del primer dirigente gay de la historia de la extrema derecha. Y Marion Maréchal-Le Pen pidió a su tía que restaurase los «valores tradicionales» del FN.

    Fuente.

  10. #10
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    2,697
    Post Thanks / Like

    Re: La Francia del Corán

    Actualmente hay 13 y medio millones de mahometanos en Francia. 5 millones son mujeres fértiles que van a procrear un mínimo a 4 niños cada una, por lo cual en Francia dentro de poco tiempo tendrán 20 millones de nuevos mahometanos. 13,5 millones de musulmanes actuales en Francia sumados a 20 millones nos deja la cantidad de 33,5 millones de musulmanes en un país que tiene actualmente un total de 62-65 millones de habitantes.

  11. #11
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    2,697
    Post Thanks / Like

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Respuestas: 12
    Último mensaje: 25/04/2016, 11:44
  2. Francia
    Por Valmadian en el foro Europa
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 14/06/2015, 15:16
  3. El adulterio en Francia
    Por Hyeronimus en el foro Europa
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 27/01/2014, 12:46
  4. El asesinato en el Corán
    Por Valderrábano en el foro Tertúlia
    Respuestas: 12
    Último mensaje: 18/06/2013, 23:14
  5. El DNI Vasco en Francia
    Por Axis Mundi en el foro Noticias y Actualidad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 05/05/2005, 11:37

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •