Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 3 de 3

Tema: Recuperar la identidad de España

  1. #1
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,935
    Post Thanks / Like

    Recuperar la identidad de España

    Sin mitos fundadores no somos nadie

    Recuperar la identidad de España

    ANTONIO MARTÍNEZ





    Hace unos años, asistí a una conferencia que pronunció en Murcia Javier Sádaba. No recuerdo con exactitud el tema, pero estaba relacionado con los cambios sociales y políticos experimentados por Europa durante las últimas décadas. En el turno de preguntas, le planteé la cuestión de si creía que la Europa del futuro debía prescindir de los mitos fundacionales que siempre han servido como origen sagrado y eje vertebrador de las comunidades humanas. Me vino a contestar que tales mitos ya no resultaban necesarios: en la era de la democracia y la razón, no podíamos considerar aceptable ninguna mitología política fundamentada en símbolos de naturaleza religiosa o para-religiosa. Contra lo que se creyó alguna vez, no son imprescindibles. Es más: producen efectos indeseables. ¿No desembocaron los fanáticos nacionalismos del siglo XIX en la Gran Guerra europea?, ¿no se apoyaron precisamente los fascismos en una exaltación sacralizante de la Nación? Europa ha aprendido la lección y ha elegido –prosiguió en su respuesta el señor Sádaba– una teoría política completamente aséptica.

    Todo lo anterior vale igualmente para el caso particular de España. Durante siglos, los españoles hemos dispuesto de unos mitos fundacionales que nos recordaban la identidad de la Nación. España es el precipitado final de un proceso que empieza a desarrollarse en la Edad Media y va convirtiendo ese término, “España”, al principio de naturaleza mitológica y geográfica, en el referente patriótico de millones de personas. Ya en el siglo XIII, cuando España aún no existía tal como la conocemos desde el siglo XIX, era, sin embargo, en el sentir de los medievales –y junto a Francia, Inglaterra, Alemania e Italia–, una de las indiscutibles naciones europeas. Con el tiempo, el concepto literario, histórico y cultural se convirtió también en un concepto político. Los castellanos, aragoneses, navarros o catalanes –sin perder el orgullo de estas identidades–, se sintieron, ante todo, españoles. Y este sentimiento nacional no hubiera surgido sin una mitología histórica referencial compuesta por elementos como la Reconquista, los Reyes Católicos, el Monasterio del Escorial, la batalla de Lepanto o el descubrimiento y conquista de América.

    Lo mismo sucedió, a su manera, en los diferentes países europeos. Ciertamente, el siglo XIX, para crear los grandes mitos nacionales, recurrió con frecuencia a idealizar el pasado y a interpretarlo de manera arbitraria y anacrónica. Pero tal proceder resulta perfectamente comprensible: pues la Nación siempre arraiga en una narración mítica, en una historia sagrada que arranca en el illud tempus legendario de los orígenes y que, tras unos avatares con frecuencia heroicos y trágicos, llega hasta la actualidad. Es lo que hoy hacen, sin complejo ni disimulo alguno, mintiendo a destajo y con una intolerable agresividad antiespañola, los nacionalismos de nuestro país.

    Ahora bien: uno de los grandes problemas de la España actual consiste precisamente en que, durante las últimas décadas, se ha dedicado con ahínco a destruir sus propios mitos fundacionales, lo que constituye su esencial identidad. Hablar del alma y del ser de España se ha convertido en un tabú. Nuestros mitos fundacionales han sido condenados como políticamente incorrectos. La Reconquista –por ejemplo– ha sido prácticamente eliminada de los libros de texto. Ya no se enseña a nuestros escolares el nombre de nuestros héroes. Se ha conseguido que los españoles no conozcan su propia historia y, por tanto, no puedan sentirse orgullosos de lo que desconocen.

    Del vacío posmoderno a una recuperación de la Nación

    Todos sabemos quiénes han perpetrado este atentado contra nuestra identidad colectiva: la izquierda y los nacionalistas, con la culpable connivencia de una derecha mezquina y pusilánime. Ciertamente, esta descapitalización de la identidad nacional no es exclusiva de España –la experimentan otros países europeos de nuestro entorno, como Francia o Gran Bretaña– y, además, sintoniza con la campaña antimetafísica emprendida desde hace décadas por el lobby ideológico-político “progresista”: nada de identidades, nada de referencias históricas, nada de símbolos, nada de sacralidad colectiva, nada de mitos, nada de patrias y patriotismos, nada de emoción; todo ha de ser muy racional, muy aséptico, muy democrático, muy laico y muy políticamente correcto. Ahora bien: esta política produce unos efectos perniciosos. Porque, al destruir el mito de la Nación y, a la vez, las estructuras simbólico-religiosas colectivas en las que ese mito se incardinaba, se ha provocado la aparición de un tipo de individuo sin referencias, aislado, desprovisto de grandes ideales y de un vínculo orgánico con su historia, su cultura y su pasado. La izquierda cree que tal individuo es la clase de sujeto humano cuya proliferación se debe fomentar para “avanzar hacia una sociedad más libre”. Pero la realidad es que este tipo humano es el que siempre ha producido la ruina de una civilización.

    O bien la ruina de un país. Es lo que puede pasar con España, si seguimos acercándonos hacia el abismo de la no-historia y la no-identidad. La izquierda y los nacionalistas sueñan con destruir la España del mito y de la Historia y sustituirla por una estructura político-administrativa residual y ultra-descafeinada. Pero un país que destruye sus mitos está arrancado sus propias raíces históricas y, con ello, se prepara para algún tipo de catástrofe colectiva. Mucho nos tememos que la pavorosa crisis económica que se abate hoy sobre España sea, en gran parte, resultado último de una gran descapitalización moral colectiva. Y, sin una gran recapitalización en sentido contrario –una vuelta a nuestra historia y a nuestros mitos–, tal vez resulte imposible afrontar una crisis que no es sólo económica, sino también, y sobre todo, cultural y espiritual.

    http://www.elmanifiesto.com/articulo...darticulo=2724

  2. #2
    Avatar de DON COSME
    DON COSME está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    23 sep, 06
    Ubicación
    Canarias
    Mensajes
    2,657
    Post Thanks / Like

    Re: Recuperar la identidad de España

    Cita Iniciado por Hyeronimus Ver mensaje
    Ahora bien: uno de los grandes problemas de la España actual consiste precisamente en que, durante las últimas décadas, se ha dedicado con ahínco a destruir sus propios mitos fundacionales, lo que constituye su esencial identidad. Hablar del alma y del ser de España se ha convertido en un tabú. Nuestros mitos fundacionales han sido condenados como políticamente incorrectos. La Reconquista –por ejemplo– ha sido prácticamente eliminada de los libros de texto. Ya no se enseña a nuestros escolares el nombre de nuestros héroes. Se ha conseguido que los españoles no conozcan su propia historia y, por tanto, no puedan sentirse orgullosos de lo que desconocen.

    Del vacío posmoderno a una recuperación de la Nación

    Todos sabemos quiénes han perpetrado este atentado contra nuestra identidad colectiva: la izquierda y los nacionalistas, con la culpable connivencia de una derecha mezquina y pusilánime. Ciertamente, esta descapitalización de la identidad nacional no es exclusiva de España –la experimentan otros países europeos de nuestro entorno, como Francia o Gran Bretaña– y, además, sintoniza con la campaña antimetafísica emprendida desde hace décadas por el lobby ideológico-político “progresista”: nada de identidades, nada de referencias históricas, nada de símbolos, nada de sacralidad colectiva, nada de mitos, nada de patrias y patriotismos, nada de emoción; todo ha de ser muy racional, muy aséptico, muy democrático, muy laico y muy políticamente correcto. Ahora bien: esta política produce unos efectos perniciosos. Porque, al destruir el mito de la Nación y, a la vez, las estructuras simbólico-religiosas colectivas en las que ese mito se incardinaba, se ha provocado la aparición de un tipo de individuo sin referencias, aislado, desprovisto de grandes ideales y de un vínculo orgánico con su historia, su cultura y su pasado. La izquierda cree que tal individuo es la clase de sujeto humano cuya proliferación se debe fomentar para “avanzar hacia una sociedad más libre”. Pero la realidad es que este tipo humano es el que siempre ha producido la ruina de una civilización.

    O bien la ruina de un país. Es lo que puede pasar con España, si seguimos acercándonos hacia el abismo de la no-historia y la no-identidad. La

    Excelente.

    Nuestros supuestos líderes están jugando con fuego. Nos estamos desvaneciendo pensando que todo lo que somos seguirá y que sólo se avecinan tiempos mejores, olvidando que se contruye sobre lo que somos y hemos sido. Que ese es el marco que nos permite vivir como vivimos y que la fractura de ese marco pone en peligro lo conseguido.

  3. #3
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,340
    Post Thanks / Like

    Re: Recuperar la identidad de España

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    La cuestión es perfecta, ¿Javier Sádaba ha afirmado ( y seguirá afirmando) que toda Europa y España en consecuencia, han de despojarse de sus "mitos" fundacionales?

    Pues ya sabemos lo que se ha de hacer, es justamente lo contrario. De momento el personaje es de los infumables, sus análisis huelen a azufre la mitad de las veces y, una cuestión es que los hitos o hechos fundacionales, que están basados en hechos históricos, hayan sido idealizados, y otra muy diferente que se trate de mitos cuyo trasfondo no hay modo de seguir.

    Este personaje es de los disolventes, y es por él se tendría que disolver Europa entera, para reintegrarse ¿dónde? ¿en su mitificada democracia? Si Europa dió los fascismos, "sus demócratas" fueron los que no dudaron en lanzar las bombas atómicas o en bombardear con una lluvia de fuego Dresde asesinando a 100.000 personas en una noche, "sus demócratas" son los mismos que permitieron que un tercio de la Humanidad padeciese la peor de las tiranías durante 70 años. Pero, además, "sus demócratas" son los que asesinan millones de seres inocentes, los que han traído la apostasía, los que experimentan con embriones humanos, los que están acabando con los recursos planetarios, los que están impulsando el cambio climático, los que están implantando la sociedad feliz de los descerebrados, como el tal Sádaba. Menos mal que tenemos la promesa y, por ello, el pleno convencimiento moral, de que no van a ganar ellos.

    Este personaje es nauseabundo, y si la memoria no me falla, trabaja como docente universitario, ¡pobres alumnos aquellos que lo tengan que padecer! Este es de los que lava el cerebro. La pena es que no se autodisuelva él y se vaya por el sumidero del retrete.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Hernán Cortés; Conquistador de la Nueva España
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 201
    Último mensaje: 04/04/2019, 20:27
  2. Sancho III "el Mayor", un Rey pamplonés e hispano
    Por Lo ferrer en el foro Navarra
    Respuestas: 11
    Último mensaje: 17/08/2014, 22:26
  3. Respuestas: 0
    Último mensaje: 28/04/2005, 19:28

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •