Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 2 de 2

Tema: Curt de Saskatchewan. (Sobre la enesima manipulación del nacionalista IEC)

  1. #1
    Avatar de Ulibarri
    Ulibarri está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    05 may, 05
    Mensajes
    418
    Post Thanks / Like

    Curt de Saskatchewan. (Sobre la enesima manipulación del nacionalista IEC)

    Curt de Saskatchewan
    Ricardo García Moya
    Igual que Millikin en Illinois, por la universidad de Saskatchewan (Canadá) retoza Curt Wittin, autor de “Los catalanismos en la traducción castellana de la versión catalana del libro de Valerio Máximo” (Estudios de lin­güística, 1998). El laberíntico título alude, faltaría más, a la traducción valenciana acabada por fray Antoni Canals en 1395. El canadiense, imitador de Gulsoy y Germá Colón, degrada el perfil intelectual del dominico valenciano al afirmar que “Canals no era un humanista”, repitiendo la rancia consigna del Institut d’Estudis Catalans y la Gran Enciclopedia Catalana. Quieren encasillar a Canals como fraile garbancero, insensible al contenido de los textos clásicos que traducía. ¿Para qué? Está claro. La distinción entre lengua valenciana y catalana establecida por Canals en 1395 sería fruto de la ignorancia del dominico, al “no ser un humanista" consciente del valor de los conceptos.
    No nos engaña Curt. El universo humanístico delimitado por Dante y Erasmo a­bergaba pintores, filósofos, mecenas, arquitectos y, como nuestro Canals, traductores que facilitaron el conocimiento de la cultura clásica a los que no sabían latín y griego. Fray Antoni Canals se anticipa en medio siglo a un Marsilio Ficino que traduce a Pla­tón para establecer paralelismos entre su pensamiento y el cristianismo; propósito idéntico al esgrimido por Canals para llevar al idioma valenciano a Séneca, Tito Livio y Valerio Máximo. Lo que escuece al fascismo catalanero es que Canals testificara la existencia de frontera idiomática entre las lenguas valenciana y catalana en el lejano 1395; cuando no existía -según la inmersión- secesionismo. La traducción en “llengua materna valenciana” fue encargada por Jaime de Aragón, obispo de Valencia, insatisfecho con la realizada “en llengua catalana”. Al trasladar el texto latino, Canals tuvo que buscar recursos lingüísticos de la lengua nacional valenciana, algo que no ofrecía la caótica lengua catalana plagada de provenzalismos léxicos y arcaísmos sintácticos.
    Canals introduce por vez primera en una lengua peninsular un caudal riquísimo de voces sobre mitología, latinismos glosados y nombres propios con comentarios etimológicos. La lengua se enriquece y surgen neologismos como el sustantivo “imbecilitat”, que Canals -anticipándose al gallego, catalán y castellano- incorpora a la lengua valenciana en 1395. El hecho de que Jaime de Aragón remitiera una copia a los consellers de Barcelona, pese a que tenían otra en catalán, confirma que el valenciano era paradigma de lengua culta en la Corona de Aragón. La traducción valenciana se convirtió en modelo para humanistas catalanes y castellanos, como Juan Alfonso de Zamora en 1418. Al ser lenguas hermanas, hasta Curt de Saskatchewan entiende que “Juan Alfonso podía calcar (en castellano) la sintaxis del original” (p.455). Es decir, en 1400 era el léxico lo que diferenciaba el valenciano del castellano y catalán. Curt también se percata de que las voces neolatinas hispánicas eran similares, salvo mínimas variables morfológicas: “Asimismo, Alonso de Zamora encontró casi siempre alguna palabra castellana congénere de la voz usada por Canals” (ib).
    Los humanistas como Canals propiciaron que la lengua valenciana poseyera voces del mundo clásico que en otras lenguas -como la catalana- se incorporarían posteriormente. Así, el sustantivo “pigmeu” se anticipa en textos literarios valencianos; p.e., en poesías satíricas como el “Somi del Infern” de Morlá: “Deu jagants y sis pigmeus” (v.68). Dueño de los recursos del idioma, Morlá usaba el patrimonial diminutivo, “els jagants y pigmeguets” (v.87 ), ambientando el sueño infernal con los mitológicos enanos que molestaron a la diosa Hera, fueron citados en la Iliada y lucharon contra las cigüeñas. De igual modo, la campiña mitología adquiría color con los selváticos faunos, sustantivo documentado en catalán en 1839 (Corominas); siglos antes, por la literatura valenciana correteaban los impúdicos semidioses en octosílabos que Mulet, en 1645, dedicaba a la pobre Maciana: “Visions de tots los diables, faunos, tigres... (v.530); “y may a somiat faunos, dragons...” (v.538)
    Nuestros antepasados no jadearon tras los filólogos castellanos o catalanes suplicando autorización para incorporar tal adjetivo o sustantivo, sino que los modelaban partiendo de las lenguas clásicas; aunque no siempre fueran voces sublimes. Así, Canals usa por vez primera en un texto literario el escatológico orinal (“orinal ple de orina”). El dominico también fue el primero en usar en una lengua peninsular la voz “pedagog”, que daría “pedagoc” en valenciano moderno.
    Canals recurría a latinismos cuando no hallaba en va­lenciano voces idóneas, actitud opuesta a la de los filólogos catalaneros, que no dudan en arrinconar voces genuinas, como Morvedre. Des­de el siglo XII existe documentación que informa de la evolución de las diversas grafías mozárabes del topónimo (Murus veteri, Murum Vetus, Murvedre, etc.). Antes de 1238 los valencianos que vivían en el área de la heroica villa crearon este topónimo, que no significaba el olvido del Sagunto histórico. Jaume Roig escribe: “huy dit Morvedre”, en 1460; y así fue hasta la inmersión, pues el nombre mozárabe fue respetado por los botiflers (en 1793 publicaba Enrique Palos la “Disertación sobre el teatro y circo de Sagunto, ahora villa de Murviedro”). En el franquismo, el Institut d’Estudis Catalans prohibió el topónimo Morvedre, sustituyéndolo por el latinismo castellano Sagunto o Sagunt. A los colaboracionistas Fuster y Guarner no les interesaba la huella del mozarabismo idiomático valenciano.
    Pueden hacer y deshacer a placer. Analicen la malicia intelectual que exhibe Corominas en su ensalzado diccionario etimológico: “el valenciano Joanot Martorell afirma en 1437 que en catalán lo conocían ya hasta los muchachitos” (DCECH, tomo IV, Gredos, 1989, p.634) ¡Pobre Martorell! Ante esta falsedad cabe una duda: Si es punible plagiar textos sin citar al autor ¿no será más delito atribuirle una opinión falsa o un juicio inexistente? Lástima que a nuestras autoridades sólo les preocupe defender las señas de identidad de Cataluña y, por el contrario, ofrezcan subvención a los que destruyen las valencianas, como es el caso de Curt de Saskatchewan.
    ¡Por España!, y el que quiera
    defenderla honrado muera;
    y el que, traidor, la abandone,
    no tenga quien le perdone,
    ni en tierra santo cobijo,
    ni una cruz en sus despojos,
    ni las manos de un buen hijo
    para cerrarle los ojos.

  2. #2
    Avatar de Ulibarri
    Ulibarri está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    05 may, 05
    Mensajes
    418
    Post Thanks / Like

    Re: Curt de Saskatchewan. (Sobre la enesima manipulación del nacionalista IEC)

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Divagaciones de un mestizo valenciano en Barcelona
    Por Ricardo García Moya
    A finales de agosto hacía mucho calor en Barcelona, y la escalibada no me había sentado nada bien, sentía náuseas. Tampoco me gustaba la cara de asombro de las encargadas de la Biblioteca de Cataluña cuando servidor pronunciaba "vesprá", "atre", etc., o utilizaba el verbo "eixir". Y conste que intentaba guturalizar fonemas y catalanizar el léxico para disimular mi condición de ciudadano de segunda en Cataluña; pero tanto ellas como yo sabíamos la verdad: era un vulgar mestizo valenciano.
    EI día anterior, la profesora Anna Cabré había dado la voz de alarma en la Universidad Catalana d'Estiu: "los mestizos estaban superando a los catalanes puros en Cataluña". No obstante, de momento no tenían nada que temer, siempre que no fueran imprudentes como esa señora que defendía el idioma de Timoneda y Blasco Ibáñez.
    Anna Cabré, directora del Centre d'Estudis Demográfics, glosaba las excelencias del pueblo catalán hacia los mestizos venidos de España: nadie les devolvería al país de origen, como hacen en otras naciones europeas; y exponía que, en Alemania, "un turco de la tercera generación de una familia inmigrante continúa siendo considerado inmigrante".
    Tampoco podía negarse su argumento de que Cataluña "no rechaza al inmigrante que iba ascendiendo, dando lugar a un ciclo periódico de integración"; teníamos el ejemplo de Luis del Olmo, Raimon o Mariscal. Pero, quizá por los efectos de la escalibada, o porque todo estaba en catalán en aquel centro público (nada de bilingüismo) las palabras de Anna Cabré las asociaba a la Alemania de los años treinta.
    Y, pensándolo bien, Luis del Olmo -cercado en su emisora Onda Cero de las Ramblas- era incapaz de emitir la más leve crítica al catalanismo; había adoptado la actitud del esclavo sumiso y complaciente. Los otros, Raimon y compañía... mejor me callo. EI latigazo institucional al insubordinado mestizo es, siempre, inmediato. Qué poco se ha dicho en defensa de Gala que todo, absolutamente todo el teatro oficial en la temporada 93-94, el subvencionado por las instituciones de Barcelona, ha sido en catalán: sólo en catalán.
    La manumisión del mestizo -metafóricamente hablando- no se concede fácilmente, pues ya el escultor (¡ejem!) Alfaro añoraba ser catalán de verdad, no un pobre "valencianet". Otro que lo pasó mal antes de su integración en el Olimpo cultural fue Germá Colón, cuando todavía no era un militante defensor de la inmersión lermista (lean la diatriba contra sus opositores de Valencia y las alabanzas a CasteIlón, por haberse aprobado allí "les Normes del 32", siguiendo los "plantejaments de l'Institut d'Estudis Catalans" (B.S. Castellonense de Cultura, 1992).
    Han tratado a Colón peor que la escalibada a mi estómago. Pasarán los años -como la letra del bolero- y Germá Colón estará en el Diccionario Etimológico de Corominas corno ejemplo de filólogo chusco, expuesto al cachondeo de los estudiosos (no me extraña que se fuera a Basilea). Según Corominas: "No es seria la oposición que hacen a esta etimología catalana Germá Colón y su alumno. La superstición del dato, que ya alcanza extremos inconcebibles en nuestro filólogo valenciano, en su discípulo Ilega hasta la malcrianza" (DCECH, T§ 4, p. 453). Y no es la única corrección cruel que le adosa al currículum vitae.
    EI caso es que aquí, en la Biblioteca de Cataluña y sin que arqueara las cejas el personal, yo podría escribir y pronunciar "rellonge" forma valenciana diferenciada de catalán "rellotge" según el Diccionario Etimológico; y, de igual modo, debiera pronunciar y escribir la "llonja” (Jaume Roig), vocablo valenciano diferente al "llotja" catalán, según Corominas. Pero no puedo, pues estos arios del Omnium Cultural sólo conocen el "normalitzat", o sea: el catalán. Y las variables que un mestizo pueda usar les tiene sin cuidado; saben que es cuestión de tiempo. Lerrna ha creado un ejército de maestros y colaboracionistas, bien pagados, que están realizando la inmersión catalana a toda marcha en EGB y BUP.
    Ha pasado el día y estoy descansando frente del Liceo, pero no puedo olvidar a los mestizos (según Anna Cabré) que se han lanzado a destruir el Reino de Valencia. Paradigma de éstos es el médico Emilio Rodríguez, premiado en Cataluña por su "Alacant contra Valencia", subvencionado por la ciudad de Girona y promocionado por la prensa del salmonete.
    EI mensaje que transmite Bernabeu es senciIlo: "promover la catalanidad en Alicante y enfrentarla a la ciudad de Valencia". Y a un valencianet tan catalanero le IIueven terrones de azúcar, como el premio "Carles Rahola" y los servicios de Ediciones Curial. EI mestizo anhela "un arco mediterráneo con el País Valenciá, que liderará sin duda Barcelona, y vertebrar la catalanidad". La consigna es evidente: aislar a Valencia y crear odio en Castellón y Alicante.
    Suerte que en septiembre no estaré en Barcelona, pues seguro que Pujol le da un beso en la boca a Lerma por emular a Cataluña en ayudas indirectas (publicidad y trucos similares) a la prensa en catalán. Leo que en la "Mostra de Revistes en Catalá", a celebrar en la Plaça Nova de Barcelona, encontraremos al Camacuc, Temps, SA0, Pentecosta, etc. Es decir, las horrendas revistas -peores que la escalibada- que subsisten con los dineros que el gobierno pujolsocialista extrae a los mestizos valencianos.
    Tengo un día malo, es evidente, y encima el camarero me quiere cobrar seiscientas pesetas por la cerveza que estoy tomando. ¿No advierte que soy un pobre mestizo, como él?
    Las Provincias 23 de Septiembre de 1994
    ¡Por España!, y el que quiera
    defenderla honrado muera;
    y el que, traidor, la abandone,
    no tenga quien le perdone,
    ni en tierra santo cobijo,
    ni una cruz en sus despojos,
    ni las manos de un buen hijo
    para cerrarle los ojos.

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. El liberalismo es pecado
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 37
    Último mensaje: 15/08/2020, 17:56
  2. Hernán Cortés; Conquistador de la Nueva España
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 201
    Último mensaje: 04/04/2019, 20:27
  3. Apuntes Socieconómicos Hispanoamérica XVIII
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 27/05/2011, 20:25
  4. Del Sudoeste Español a la Conquista de los Andes
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 22/11/2009, 00:12

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •