Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 15 de 15

Tema: John henry newman

  1. #1
    Fecha de ingreso
    17 jul, 07
    Ubicación
    Reyno de Granada
    Mensajes
    371
    Post Thanks / Like

    John henry newman

    CUANDO LA COHERENCIA INTELECTUAL NOS VUELVE A DIOS


    JOHN HENRY NEWMAN

    Nadie en toda Europa aventajó a nuestro Jaime Balmes (1810-1848) a la hora de anticiparse con lucidez -y diríamos, sin temor a equivocarnos, que con “don profético”- a la conversión de John Henry Newman, más conocido como Cardenal Newman.

    Desde que partiera de París el 29 de junio y hasta el 19 de julio de 1842, el teólogo catalán vivió una estancia en Inglaterra. El 15 de abril de 1843 en el cuaderno 4º de “La Sociedad” publicaba Balmes su artículo, titulado: “El doctor Newman, el puseísmo y una retractación extraordinaria”. En este trabajo, después de hacerse eco de lo muy arrepentido que Newman manifestaba públicamente estar por haber identificado el “anticristo” con el Papado, escribirá Balmes:

    “Ya que la infinita misericordia sufre tan benignamente las dilaciones, y la indecisión de esas ovejas extraviadas, sufrámoslo también nosotros; aguardemos con paciencia el día de bendición en que brillará con toda claridad a sus ojos la luz divina, y entretanto oremos por ellos, como están orando los católicos de aquel país y de otras partes para que el Señor se digne consolar su Iglesia con la conversión de tantos desgraciados, tanto más dignos de compasión cuanto han nacido en un reino envuelto en las tinieblas del error, y donde las preocupaciones contra la fe católica habían echado más profundas raíces…”

    No tardó la misericordia divina en cumplir los piadosos deseos de nuestro Balmes. Meses después de publicarse ese artículo -era septiembre de 1843- Newman renunció la parroquia anglicana de Santa María de Oriel. El 9 de octubre de 1845 era recibido en la Iglesia Católica yno tardó en fundar una casa del Oratorio de San Felipe Neri en Edgbaston. En 1879 Newman era nombrado cardenal por Su Santidad León XIII.

    Nacido el 21 de febrero de 1801 en Londres, la conversión de John Henry Newman fue una conversión larga, sinuosa y ardua:

    “I must tell you then frankly, (but I combat arguments which to me, alas, are shadows,) that it is not from disappointment, irritation, or impatience, that I have, whether rightly or wrongly, resigned St. Mary’s; but because I think the Church of Rome the Catholic Church, and ours not part of the Catholic Church, because not in communion with Rome; and because I feel that I could not honestly be a teacher in it any longer.”


    (Palabras que escribe Newman en el libro “Apologia por vita sua, being a history of this Religious Opinions”, Longmans, Green, and Co., London, año 1892, página 221).

    Son la coherencia intelectual y la moral, ambas a una, la coherencia en definitiva, la que conduce a Newman a abandonar el anglicanismo, abrazando el catolicismo (durante tanto tiempo para él denostado como deplorable “papismo”): “Pienso que la Iglesia de Roma es la Iglesia Católica… no somos parte de la Iglesia Católica por no estar en comunión con Roma…”

    Había sido un largo camino. Newman había formado parte del llamado Movimiento de Oxford (también denominado Tractarian Movement), liderado en buena medida por Edgard Bouverie Pusey (1800-1882), aristócrata inglés y Regius Profesor de Hebreo de Oxford. El Movimiento de Oxford trataba por todos los medios de argumentar que la Iglesia Anglicana era heredera legítima de los Apóstoles, pero la búsqueda de argumentos que estos intelectuales anglicanos emprendieron condujo a muchos de ellos -Newman el más sobresaliente- a una profunda y auténtica "metanoia", una conversión al catolicismo.

    En este sentido, el paso al frente que diera Newman animó a muchos anglicanos, vinculados al Movimiento de Oxford, a ganar bríos para convertirse a la Iglesia Católica con todas las consecuencias.

    Hoy esto se dice con facilidad, pero la conversión de algunos de estos grandes intelectuales británicos entrañó la “muerte civil” y también la marginación. Tal es el caso del gran biólogo y contradictor de Darwin, George Jackson Mivart (1827-1900), cuya conversión al catolicismo le costó la exclusión de la Universidad de Oxford.

    Personalidades como John Ronald Reuel Tolkien (1892-1973), creador de ese maravilloso mundo que nos pinta en “El Señor de los Anillos”, fue educado por Xavier Morgan, sacerdote católico del círculo de Newman. Newman también tuvo mucho que ver en la conversión de uno de los católicos más geniales de Inglaterra, Gilbert Keith Chesterton (1874-1936).

    Newman pasó a mejor vida el 11 de agosto de 1890, en Birmingham. El epitafio de su tumba, en la que sus restos mortales esperan el Juicio Final, reza: “Ex umbris et imaginibus in veritatem” [De las sombras y las imágenes pasó a la Verdad]. El 22 de enero de 1991, Su Santidad Juan Pablo II lo declaró Venerable.

    La oración para pedir su canonización y los favores espirituales y materiales que se le encomienden, para devoción privada, a este egregio Cardenal de Albión reza así:

    “Dios, Padre Nuestro, tu siervo John Henry Newman defendió la fe con su enseñanza y ejemplo. Que su lealtad a Cristo y a la Iglesia, su amor a la Inmaculada Madre de Dios y su compasión por los perplejos, sirvan de guía al pueblo cristiano hogaño. Te suplicamos que concedas los favores que te pedimos por su intercesión para que su santidad sea reconocida por todos y la Iglesia lo proclame Santo. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amén.”

    Inglaterra, perdida para la Iglesia Católica por culpa de los caprichos de un tirano mujeriego y cínico –aquel nefasto rey Enrique VIII, de infame memoria- volverá a Roma. Desde el cielo el Cardenal Newman y muchos católicos ingleses intercederán. Aquí en la tierra también podemos hacerlo nosotros.

    Por Manuel Fernández Espinosa


    LIBRO DE HORAS Y HORA DE LIBROS
    “La verdadera fe es incolora, por decirlo así, como el aire y el agua; medio transparente a través del cual el alma ve a Cristo. Nuestros ojos no ven el aire y de la misma manera nuestra alma no se detiene a contemplar su propia fe. Cuando, por consiguiente, los hombres toman esta fe como si dijéramos en las manos, la inspeccionan curiosamente, la analizan, se absorben en ella, se ven forzados a materializarla, a darle color para que pueda ser tocada y vista. En otros términos, sustituyen a ella, colocan sobre ella, cierto sentimiento, cierta impresión, cierta idea, cierta convicción, algo en fin en que la atención pueda prenderse. Cristo les interesa menos que lo que llaman ellos sus experiencias. Los vemos trabajando para seguir en sí mismos los signos de la conversión, la variación de sus sentimientos aspiraciones y deseos: los vemos ponerse a conversar con los demás sobre todo esto. ”. John Henry Newman

  2. #2
    Avatar de muñoz
    muñoz está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    12 oct, 08
    Mensajes
    741
    Post Thanks / Like

    Respuesta: John henry newman

    Inglaterra fue la cuna de muchos conversos. Ahora en Homo Legens están sacando libros de Robert Hugh Benson, un converso, hijo del Arzobispo anglicano de Canterbury por lo que causó bastante revuelo. Recomiendo comprar sus obras como Señor del mundo y Alba triunfante. Anque no he leido el último, promete.

  3. #3
    tautalo está desconectado Uno más... que no se rinde
    Fecha de ingreso
    04 feb, 07
    Ubicación
    España
    Mensajes
    1,023
    Post Thanks / Like

    Respuesta: John henry newman

    Buenas noticias, Christabel: Nos lo beatifican, pese al contubernio guiri-gay que algunos enemigos de la Iglesia han montado contra el eminente converso británico Cardenal Newman:



    El cardenal Newman será beatificado muy pronto ya que el Papa ha reconocido oficialmente un milagro hecho por su intercesión.

    Se trata de la curación de una enfermedad de espalda que sufría el diácono Jack Sullivan.

    Sullivan rezaba todos los días al cardenal Newman no para que le quitara los fuertes dolores que padecía sino para que le permitiera continuar con la formación del diaconado y ser ordenado.

    La beatificación es el paso previo a la canonización. Significa que el candidato a santo ya puede ser venerado en su diócesis.

    El cardenal John Henry Newman fue un presbítero anglicano que se convirtió al catolicismo en 1845. Fue una de las figuras más importantes del Movimiento Oxford, que aspiraba a que la Iglesia de Inglaterra volviera a sus raíces católicas.

    Uno de sus máximos admiradores es Benedicto XVI, quien durante sus años de seminarista estudió los escritos y la vida de Newman.

    Ahora sólo queda fijar la fecha de la beatificación. La ceremonia podría celebrarse el año que viene en Roma o en Londres, la ciudad donde nació el cardenal.

    Esto viene de largo...

    Milagro acerca a beatificación a Cardenal Newman

    LONDRES, 25 Abr. 08

    El diario Birmingham Mail informó de la cura milagrosa de un diácono en Boston, de una dolencia de la columna vertebral que le impedía caminar, y que ha sido atribuida al siervo de Dios Cardenal John Henry Newman. Este hecho permitiría su beatificación que está prevista para fin de año.
    Jack Sullivan, un diácono de Boston, Massachusetts, dijo haber rezado pidiendo la intercesión del Cardenal Newman para que lo curara de la afección de la columna vertebral que le impedía caminar. Poco después de su oración, Sullivan pudo ponerse de pie y caminar nuevamente.
    La declaración oficial del milagro se espera para dentro de unas semanas, una vez que los teólogos revisen la decisión médica. Según indica Times online, Peter Jennings, vocero del Birmingham Oratory, desde donde se sigue la causa del famoso converso del anglicanismo, dijo que "ahora esperamos la reunión del Comité de Consultores Teológicos en una fecha que debe ser establecida por la Congregación para las Causas de los Santos. Antes de esto, el postulador tiene que escribir la 'Informatio' que asistirá a estos consultores en su deliberación".
    "Si el voto de este comité es favorable, entonces el asunto pasa a los miembros de la Congregación para las Causas de los Santos, los cardenales y obispos, cuyo papel es aconsejar a Benedicto XVI, quien ha tomado personal interés en la causa de Newman", añadió.
    El Cardenal John Henry Newman nació en 1801, fue admitido por la Iglesia Católica el 9 de octubre de 1845, ordenado sacerdote católico (era sacerdote anglicano) el 1 de junio de 1847, en Roma. Celebró su primera Misa el 5 de junio de 1847. Lideró el Movimiento de Oxford que buscaba las raíces católicas de la fe en Inglaterra. Fue creado cardenal el 12 de mayo de 1879.
    Hace unos meses, el Cardenal José Saraiva Martins, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, indicó en una entrevista al diario oficioso del Vaticano, L'Osservatore Romano, que la beatificación del Cardenal Newman está prevista para finales de este año.

    El lobby homosexual se ha apresurado a calumniar al futuro Beato de la Iglesia Católica, sacando de contexto algunos pasajes de ciertas cartas... En fin, lo que se podía esperar de gente que hace horas extra contra la Iglesia Católica. Paso de darles más publicidad a esos degenerados
    Última edición por tautalo; 02/10/2009 a las 00:22


  4. #4
    Avatar de Reke_Ride
    Reke_Ride está desconectado Contrarrevolucionario
    Fecha de ingreso
    08 sep, 06
    Ubicación
    Antiguo Reyno de Valencia
    Mensajes
    2,931
    Post Thanks / Like

    Respuesta: John henry newman

    WALTON HANNAH, nacido en Inglaterra en 1913. Llego a ser pastor anglicano en 1938 y llegó a ser presumiblemente también un francmasón. Se convirtió al Catolicismo en 1955 y consideró la Masonería como irreconciliable no solo con el Catolicismo, sino con el Cristianismo en general.

    Después de su obra maestra sobre la masonería, The Darkness Visible, fue enviado a Montreal (se especula que fue debido a su gran conocimiento de las sociedades secretas y a la gran preocupación de la Iglesia de Roma, por la proliferación de éstas en el Québec).

    Curiosamente, tras la presentación de su libro en la BBC en 1965, en que tras siglos de Oscuridad, el gran público pudo ver al descubierto los rituales masónicos por vez primera, falleció casi un año después a la edad de 54 años. (También curioso, que su sucesor en la batalla contra la francmasonería, Stephen Knight, falleciera en extrañas circunstancias a la edad de 33 años, tras la publicación de su libro The Brotherhood otra obra maestra sobre los Oscuros)
    "De ciertas empresas podría decirse que es mejor emprenderlas que rechazarlas, aunque el fin se anuncie sombrío"






  5. #5
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,496
    Post Thanks / Like

    Re: Respuesta: John henry newman

    John Henry Newman

    Que sea Benedicto XVI quien beatifique al cardenal Newman no es baladí. Ambos están hechos de la misma fibra



    JUAN MANUEL DE PRADA

    Día 18/09/2010




    LA visita de Benedicto XVI a Gran Bretaña en la coyuntura presente es la más incómoda que uno imaginarse pueda: a la hostilidad «antipapista» que ciertos sectores anglicanos profesan casi a modo de atávico signo de identidad, se suma la hostilidad desatada por las campañas difamatorias contra la Iglesia, a la que la propaganda anticatólica pretende presentar como una especie de secta de sórdidos pedófilos. Benedicto XVI, a quien no ha temblado el pulso a la hora de condenar y castigar a los sacerdotes infieles a su ministerio, tampoco se ha arredrado ante este cóctel explosivo de hostilidades, aunque podemos imaginarnos que en su fuero interno haya pasado en algún momento por las angustias de Getsemaní: «Pero no se haga mi voluntad, sino la tuya». Y obedeciendo esa voluntad ha viajado a Gran Bretaña, para presidir la ceremonia de beatificación del cardenal John Henry Newman (1801-1890), una de las personalidades más influyentes del pensamiento católico de los últimos siglos.
    Que sea Benedicto XVI quien beatifique al cardenal Newman no es baladí. Ambos están hechos de la misma fibra: la de los maestros que enseñan no sólo mediante el pensamiento y la palabra, sino también mediante la propia vida, la de quienes tocan al corazón a la vez que iluminan la inteligencia. En diversas ocasiones, el Papa ha reconocido su deuda intelectual y vital con Newman, a quien leyó con gran aprovechamiento en sus años de estudio y cuya conversión al catolicismo siempre ha presentado como ejemplo de encuentro personal de Dios con el hombre. Newman, que en la juventud coqueteó con las tesis liberales, llegó a ordenarse como presbítero anglicano, antes de iniciar un gradual movimiento hacia el pensamiento católico y liderar el Movimiento de Oxford, que se rebeló contra el sometimiento de la iglesia de Inglaterra a una autoridad secularizada, reivindicando el legado de la Tradición. Tras diversos conflictos con las jerarquías anglicanas, Newman acabaría ingresando en la Iglesia católica en 1845 y ordenándose sacerdote dos años más tarde. Fueron muchos sus méritos en el ámbito académico y pastoral; pero fue, sobre todo, un escritor superdotado, de estilo límpido y vibrante, autor de una copiosísima obra —sermones, ensayos, novelas, etcétera—, entre la que se halla una autobiografía, Apologia Pro Vita Suaque, con permiso de San Agustín, puede considerarse el más hermoso testimonio literario jamás escrito sobre un proceso de conversión.
    Los lectores curiosos podrán encontrar muchos títulos disponibles de Newman (mientras escribo estas líneas se anuncia la publicación, en El Buey Mudo, de sus Cuatro sermones sobre el Anticristo, de palpitante actualidad), en especial en la editorial Encuentro, que es la que más denodadamente se ha esforzado por divulgar la obra de este gran titán de la pluma; y les aseguro que nunca agradecerán suficientemente el tesoro de delicias (para el corazón y para la inteligencia) que Newman les tiene reservado. Leer a Newman es la mejor manera de entender y acompañar al Papa en esta visita a Gran Bretaña, tan erizada de hostilidades. Seguramente, Benedicto XVI tiene muy presentes aquellas palabras de San Agustín que Newman hace suyas en Apologia Pro Vita Sua: «Sean duros para con vosotros los que no saben por experiencia lo difícil que es distinguir el error de la verdad, y dar con el camino de la vida en medio de los engaños del mundo».

    John Henry Newman - abcdesevilla.es

  6. #6
    Avatar de juan vergara
    juan vergara está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    24 sep, 08
    Mensajes
    2,458
    Post Thanks / Like

    Re: Respuesta: John henry newman

    Una canonización vital y fundamental para estos oscuros tiempos en el que el combate por la Fe y la autentica Tradición Católica Apostólica Romana es mas necesario que nunca!!!
    Un formidable antídoto contra la herejía modernista-progresista-liberadora-judaizante que nos rodea por doquier.
    En horabuena!!!

  7. #7
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,496
    Post Thanks / Like

    Re: Respuesta: John henry newman

    Del Cardenal Newman


    “…me alegra decir que me he opuesto desde el comienzo a un gran mal. Durante treinta, cuarenta, cincuenta años, he resistido con lo mejor de mis fuerzas al espíritu del liberalismo en religión. ¡Nunca la Santa Iglesia necesitó defensores contra él con más urgencia que ahora, cuando desafortunadamente es un error que se expande como una trampa por toda la tierra! Y en esta ocasión, en que es natural para quien está en mi lugar considerar el mundo y mirar la Santa Iglesia tal como está, y su futuro, espero que no se juzgará fuera de lugar si renuevo la protesta que hecho tan a menudo.
    El liberalismo religioso es la doctrina que afirma que no hay ninguna verdad positiva en religión, que un credo es tan bueno como otro, y esta es la enseñanza que va ganando solidez y fuerza diariamente. Es incongruente con cualquier reconocimiento de cualquier religión como verdadera. Enseña que todas deben ser toleradas, pues todas son materia de opinión. La religión revelada no es una verdad, sino un sentimiento o gusto; no es un hecho objetivo ni milagroso, y está en el derecho de cada individuo hacerle decir tan sólo lo que impresiona a su fantasía. La devoción no está necesariamente fundada en la fe. Los hombres pueden ir a iglesias protestantes y católicas, pueden aprovechar de ambas y no pertenecer a ninguna. Pueden fraternizar juntos con pensamientos y sentimientos espirituales sin tener ninguna doctrina en común, o sin ver la necesidad de tenerla. Si, pues, la religión es una peculiaridad tan personal y una posesión tan privada, debemos ignorarla necesariamente en las interrelaciones de los hombres entre sí. Si alguien sostiene una nueva religión cada mañana, ¿a ti qué te importa? Es tan impertinente pensar acerca de la religión de un hombre como acerca de sus ingresos o el gobierno de su familia. La religión en ningún sentido es el vínculo de la sociedad.
    El carácter general de esta gran apostasía es uno y el mismo en todas partes, pero en detalle, y en carácter, varía en los diferentes países…”
    Discurso de Newman en Roma al recibir el Biglietto que le anunciaba su designación cardenalicia por el Papa León XIII (12 de mayo de 1.879)
    Texto completo en Humanitas




    SANTA IGLESIA MILITANTE

  8. #8
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,496
    Post Thanks / Like

    Re: John henry newman

    Discurso de Newman en Roma al recibir el Biglietto que le anunciaba su designación cardenalicia (12 de mayo de 1879)


    En la mañana del lunes 12 de mayo, Newman fue al Palazzo della Pigna, la residencia del Cardenal Howard, que le había cedido sus apartamentos para recibir allí al mensajero del Vaticano que traía el Biglietto de parte del Cardenal Secretario de Estado, informándole que en un Consistorio secreto, que había tenido lugar esa misma mañana, el Santo Padre le había elevado a la dignidad de Cardenal. A las once en punto, las habitaciones estaban llenas de católicos ingleses y americanos, tanto eclesiásticos como laicos, y también muchos miembros de la nobleza romana y dignatarios de la Iglesia, reunidos para ser testigos de la ceremonia. Poco después del mediodía fue anunciado el mensajero consistorial. Al entrar entregó el Biglietto en manos de Newman, quien, después de romper el sello, lo pasó a Mons. Clifford, obispo de Clifton, el cual leyó el contenido en voz alta. Luego, el mensajero informó al nuevo Cardenal que Su Santidad lo recibiría en el Vaticano a las diez de la mañana del día siguiente, para conferirle la birreta cardenalicia. Después de los acostumbrados cumplidos, Su Eminencia el Cardenal John Henry Newman pronunció el siguiente discurso, que desde entonces es conocido como Biglietto Speech. El primer párrafo lo pronunció en italiano:

    “Le agradezco, Monseñor, la participación que me hecho del alto honor que el Santo Padre se ha dignado conferir sobre mi humilde persona. Y si le pido permiso para continuar dirigiéndome a Ud., no en su idioma musical, sino en mi querida lengua materna, es porque en ella puedo expresar mis sentimientos, sobre este amabilísimo anuncio que me ha traído, mucho mejor que intentar lo que me sobrepasa.

    En primer lugar, quiero hablar del asombro y la profunda gratitud que sentí, y siento aún, ante la condescendencia y amor que el Santo Padre ha tenido hacia mí al distinguirme con tan inmenso honor. Fue una gran sorpresa. Jamás me vino a la mente semejante elevación, y hubiera parecido en desacuerdo con mis antecedentes. Había atravesado muchas aflicciones, que han pasado ya, y ahora me había casi llegado el fin de todas las cosas, y estaba en paz. ¿Será posible que, después de todo, haya vivido tantos años para esto? Tampoco es fácil ver cómo podría haber soportado un impacto tan grande si el Santo Padre no lo hubiese atemperado con un segundo acto de condescendencia hacia mí, que fue para todos los que lo supieron una evidencia conmovedora de su naturaleza amable y generosa. Se compadeció de mí y me dijo las razones por las cuales me elevaba a esta dignidad. Además de otras palabras de aliento, dijo que su acto era un reconocimiento de mi celo y buen servicio de tanto años por la causa católica, más aún, que creía darles gusto a los católicos ingleses, incluso a la Inglaterra protestante, si yo recibía alguna señal de su favor. Después de tales palabras bondadosas de Su Santidad, hubiera sido insensible y cruel de mi parte haber tenido escrúpulos por más tiempo.


    Esto fue lo que tuvo la amabilidad de decirme, ¿y qué más podía querer yo? A lo largo de muchos años he cometido muchos errores. No tengo nada de esa perfección que pertenece a los escritos de los santos, es decir, que no podemos encontrar error en ellos. Pero lo que creo poder afirmar sobre todo lo que escribí es esto: que hubo intención honesta, ausencia de fines personales, temperamento obediente, deseo de ser corregido, miedo al error, deseo de servir a la Santa Iglesia, y, por la misericordia divina, una justa medida de éxito. Y me alegra decir que me he opuesto desde el comienzo a un gran mal. Durante treinta, cuarenta, cincuenta años, he resistido con lo mejor de mis fuerzas al espíritu del liberalismo en religión. ¡Nunca la Santa Iglesia necesitó defensores contra él con más urgencia que ahora, cuando desafortunadamente es un error que se expande como una trampa por toda la tierra! Y en esta ocasión, en que es natural para quien está en mi lugar considerar el mundo y mirar la Santa Iglesia tal como está, y su futuro, espero que no se juzgará fuera de lugar si renuevo la protesta que hecho tan a menudo.

    El liberalismo religioso es la doctrina que afirma que no hay ninguna verdad positiva en religión, que un credo es tan bueno como otro, y esta es la enseñanza que va ganando solidez y fuerza diariamente. Es incongruente con cualquier reconocimiento de cualquier religión como verdadera. Enseña que todas deben ser toleradas, pues todas son materia de opinión. La religión revelada no es una verdad, sino un sentimiento o gusto; no es un hecho objetivo ni milagroso, y está en el derecho de cada individuo hacerle decir tan sólo lo que impresiona a su fantasía. La devoción no está necesariamente fundada en la fe. Los hombres pueden ir a iglesias protestantes y católicas, pueden aprovechar de ambas y no pertenecer a ninguna. Pueden fraternizar juntos con pensamientos y sentimientos espirituales sin tener ninguna doctrina en común, o sin ver la necesidad de tenerla. Si, pues, la religión es una peculiaridad tan personal y una posesión tan privada, debemos ignorarla necesariamente en las interrelaciones de los hombres entre sí. Si alguien sostiene una nueva religión cada mañana, ¿a ti qué te importa? Es tan impertinente pensar acerca de la religión de un hombre como acerca de sus ingresos o el gobierno de su familia. La religión en ningún sentido es el vínculo de la sociedad.

    Hasta ahora el poder civil ha sido cristiano. Aún en países separados de la Iglesia, como el mío, el dicho vigente cuando yo era joven era: “el cristianismo es la ley del país”. Ahora, en todas partes, ese excelente marco social, que es creación del cristianismo, está abandonando el cristianismo. El dicho al que me he referido se ha ido o se está yendo en todas partes, junto con otros cien más que le siguen, y para el fin del siglo, a menos que interfiera el Todopoderoso, habrá sido olvidado. Hasta ahora, se había considerado que sólo la religión, con sus sanciones sobrenaturales, era suficientemente fuerte para asegurar la sumisión de nuestra población a la ley y al orden. Ahora, los filósofos y los políticos están empeñados en resolver este problema sin la ayuda del cristianismo. Reemplazarían la autoridad y la enseñanza de la Iglesia, antes que nada, por una educación universal y completamente secular, calculada para convencer a cada individuo que su interés personal es ser ordenado, trabajador y sobrio. Luego, para el funcionamiento de los grandes principios que toman el lugar de la religión, y para el uso de las masas así educadas cuidadosamente, se provee de las amplias y fundamentales verdades éticas de justicia, benevolencia, veracidad, y semejantes, de experiencia probada, y de aquellas leyes naturales que existen y actúan espontáneamente en la sociedad, y en asuntos sociales, sean físicas o psicológicas, por ejemplo, en el gobierno, en los negocios, en las finanzas, en los experimentos sanitarios, y en las relaciones internacionales. En cuanto a la religión, es un lujo privado que un hombre puede tener si lo desea, pero por el cual, por supuesto, debe pagar, y que no debe imponer a los demás ni permitirse fastidiarlos.

    El carácter general de esta gran apostasía es uno y el mismo en todas partes, pero en detalle, y en carácter, varía en los diferentes países. En cuanto a mí, hablaría mejor de mi propio país, que sí conozco. Creo que allí amenaza con tener un formidable éxito, aunque no es fácil ver cuál será su resultado final. A primera vista podría pensarse que los ingleses son demasiado religiosos para un movimiento que, en el continente, parece estar fundado en la infidelidad. Pero nuestra desgracia es que, aunque termina en la infidelidad como en otros lugares, no necesariamente brota de la infidelidad. Se debe recordar que las sectas religiosas que se difundieron en Inglaterra hace tres siglos, y que son tan poderosas ahora, se han opuesto ferozmente a la unión entre la Iglesia y el Estado, y abogarían por la descristianización de la monarquía y de todo lo que le pertenece, bajo la noción de que semejante catástrofe haría al cristianismo mucho más puro y mucho más poderoso. Luego, el principio liberal nos está forzando por la necesidad del caso. Considerad lo que se sigue por el mismo hecho de que existen tantas sectas. Se supone que son la religión de la mitad de la población, y recordad que nuestro modo de gobierno es popular. Uno de cada doce hombres tomados al azar en la calle tiene participación en el poder político, y cuando les preguntáis sobre sus creencias representan una u otra de por lo menos siete religiones. ¿Cómo puede ser posible que actúen juntos en asuntos municipales o nacionales si cada uno insiste en el reconocimiento de su propia denominación religiosa? Toda acción llegaría a un punto muerto a menos que el tema de la religión sea ignorado. No podemos ayudarnos a nosotros mismos. Y, en tercer lugar, debe tenerse en cuenta que hay mucho de bueno y verdadero en la teoría liberal. Por ejemplo, y para no decir más, están entre sus principios declarados y en las leyes naturales de la sociedad, los preceptos de justicia, veracidad, sobriedad, autodominio y benevolencia, a los que ya me he referido. No decimos que es un mal hasta no descubrir que esta serie de principios está propuesta para sustituir o bloquear la religión. Nunca ha habido una estratagema del Enemigo ideada con tanta inteligencia y con tal posibilidad de éxito. Y ya ha respondido a la expectativas que han aparecido sobre la misma. Está haciendo entrar majestuosamente en sus filas a un gran número de hombres capaces, serios y virtuosos, hombres mayores de aprobados antecedentes, y jóvenes con una carrera por delante.

    Tal es el estado de cosas en Inglaterra, y es bueno que todos tomemos conciencia de ello. Pero no debe suponerse ni por un instante que tengo temor de ello. Lo lamento profundamente, porque preveo que puede ser la ruina de muchas almas, pero no tengo temor en absoluto de que realmente pueda hacer algún daño serio a la Palabra de Dios, a la Santa Iglesia, a nuestro Rey Todopoderoso, al León de la tribu de Judá, Fiel y Veraz, o a Su Vicario en la tierra. El cristianismo ha estado tan a menudo en lo que parecía un peligro mortal, que ahora debemos temer cualquier nueva adversidad. Hasta aquí es cierto. Pero, por otro lado, lo que es incierto, y en estas grandes contiendas es generalmente incierto, y lo que es comúnmente una gran sorpresa cuando se lo ve, es el modo particular por el cual la Providencia rescata y salva a su herencia elegida, tal como resulta. Algunas veces nuestro enemigo se vuelve amigo, algunas veces es despojado de esa especial virulencia del mal que es tan amenazante, algunas veces cae en pedazos, algunas veces hace sólo lo que es beneficioso y luego es removido. Generalmente, la Iglesia no tiene nada más que hacer que continuar en sus propios deberes, con confianza y en paz, mantenerse tranquila y ver la salvación de Dios. “Los humildes poseerán la tierra y gozarán de inmensa paz” (Salmo 37,11).[1]

    Su Eminencia habló con voz fuerte y clara, y aún cuando estuvo de pie todo el tiempo no mostró signos de fatiga.
    El texto fue telegrafiado a Londres por el corresponsal del “The Times” y apareció completo en el periódico al día siguiente. Más aún, gracias a la bondad del Padre Armellini, S.J., que lo tradujo al italiano durante la noche, salió completo en “L’Osservatore Romano” del día siguiente.


    Traducción y comentario Fernando María Cavaller



    (1) El texto original está en My Campaign in Ireland, Aberdeen, 1896, pp.393-400.

    Discurso de Newman en Roma al recibir el Biglietto que le anunciaba su designación cardenalicia (12 de mayo de 1879)

  9. #9
    Avatar de juan vergara
    juan vergara está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    24 sep, 08
    Mensajes
    2,458
    Post Thanks / Like

    Re: John henry newman

    Magníficos tus aportes Hyeronimus!!!

  10. #10
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,496
    Post Thanks / Like

    Re: John henry newman

    Una alegría y una envidia




    Cierto protestantismo de corte americano lleva aneja una estampa sectario-charlatanera que yo no digo que sea tal cual y representativa, pero la lleva. Un predicador evangelista ultramarino no es un grave doctor luterano con talar negro y gola blanca almidonada. No. La estampa del pastor evangelista made in America es la de un tipo más o menos vulgar, en mangas de camisa, con corbata ordinaria y discurso reaccionario-neocon. Caben variantes, pero el perfil que esbozo es el patrón-modelo. De esta laya, con una estampa estudiadamente grave y magistral, se nos asentó en los medios españoles un representante sagaz, un avispado que aprovechó circunstancias y oportunidades (y vacíos) para ocupar un micrófono privilegiado, todavía muy escuchado.

    La pacatería infra-política de los católicos de serie, pperos y afines, se suma a una incultísima información, bastante común entre el pperío, que se encanta y se rinde en cuanto nombran, como un mantra, tres o cuatro tópicos sazonados con peregiles históricos, dos guindas confitadas de manual de filosofía elemental, y una retahila de embelecos político-panfletarios con malabares de locutor de tómbola de feria.

    Ese es el personaje. Y su fortuna haberse embarcado con el Federico, un periodista con personalidad arrolladora y tracción en las 4 ruedas; al día, el más carismático con diferencia de toda la galería periodística hispánica. Le duela a quién le duela. Y conste que nunca le he tenido afición a J. Losantos, más bien lo contrario. Pero las cosas como son.

    Volviendo al protestante, los católicos marujones que se tragan sus chácharas doctorales de hoja de almanaque, no saben (y no quieren saber) que el César Vidal es un anti-católico rabioso. Se contiene porque come de la audiencia. Pero en cuanto se descuida asoma el rabo y apunta las garras, muy afiladas. De vez en cuando recuerdo que uno de los libruchos más blasfemos que se han escrito contra la Virgen Ntrª Srª, lo escribió ese tal. El libelo corre por ahí, distribuido por una de esas editoriales con nombre aparentemente cristiano, difundiendo peste protestante.

    Pues de ese tal me han mandado esta mañana un articulillo, por mail. El articulete rebosa baba envidiosa en cada párrafo. Todo porque el Papa ha canonizado al converso Newman, una gloria católica. En su articulucho, el petulantísimo C.Vidal se cierne como arpía ávida de presa, diciendo cosas como esta:

    "...la iglesia católica sufre una especie de obsesión con la iglesia anglicana..." Yo le diría que la misma que se le supone al pastor que busca a la oveja descarriada. Como los anglicanos han estado y están más cerca (del catolicismo) y como tantas veces estuvieron y estarán en el peligro de caer en simas peores (del protestantismo), la Iglesia Católica se ha preocupado por los anglicanos. En España, por ejemplo, tuvimos unos cuantos colegios ingleses donde se preparaban para la misión y el martirio los valientes sacerdotes católicos que la Iglesia enviaba a mantener y alentar el catolicismo perseguido en la Gran Bretaña. Pasado el tiempo, dos o tres siglos después, el bombazo de Newman, el Tractarismo, y el Movimiento de Oxford mostraron las latentes virtualidades católicas que corrían aun por las venas anglicanas, a pesar de todos sus errores y ofuscaciones. Si a la caridad pastoral y a la misión martirial se le llama "obsesión", se entiende muy mal y se explica peor lo que es virtud y no anomalía. Todo lo contrario.

    Del equívoco sumario con que despacha la crónica de los Tudor y su "catolicismo cismático" (una charleta del tipo de las que usa para impresionar a los pazguatos que le escuchan), pasa el Vidal a una también equívoca alusión a Stº Tomás Moro, soltando la andanada de que su Utopía estuvo en el Index Librorum Prohibitorum. En el Index - el locuaz protestante debe saberlo - estaban algunas obras por precaución. Incluso algunas obras de algunos místicos de nuestro Siglo de Oro, por precaución. Y la Biblia, las versiones en vernácula de la Biblia, y las ediciones sin notas. Por precaución. Además Thomas More no fue canonizado por o a pesar de su Utopía, sino por su íntegridad de católico fiel y su testimonio valiente hasta la muerte martirial. Sospecho que el Vidal debe entender todo esto, aunque no lo diga. También, en su caso, por precaución, comprensiblemente. O - diríamos, quizá - hipocresía de género.

    Del terrorismo de los jesuítas que también saca a relucir de paso, como una coz, no digo nada porque, como buen filo-jesuita que soy, me defino también muy afín al terrorismo de hábito negro, y suelo portar un cuchillo disimulado en el crucifijo del pecho, y llevo una ampolla con veneno letal de cantáridas en la faltriquera de la sotana, y escondo una bomba en el fajín, y debajo de la birreta un estilete emponzoñado. No digo cuántos actos terroristas (con víctimas) cometo a la semana porque esos particulares sólo se los cuento a mi confesor (jesuita, of course). Ustedes se harán cargo de que no dé más detalles, por si Rubalcabra me cela y me pilla. No me denuncien, please.

    Después se mete con Newman. Como si padeciera cierto trauma personal que descarga con resentida ironía, traza una caricatura componiendo una abreviada contra-figura de lo que no fue/no es el gran J. H. Newman. Y lo mismo hace con su obra. Descalificando con puya, extrapola una cita del Development y vuelve a ironizar con aguijoncillo de avispa "...Quizá el texto tranquilice a algún católico instruido, pero desde una perspectiva protestante constituye un argumento poderosísimo para no ser católico...". Parece (quizá buscaba inconscientemente el efecto) como si reviviera la saña acomplejada y reactiva del clérigo Charles Kingsley, el antipático racista que provocó involuntariamente que Newman se decidiera a escribir la memorable Apología pro Vita Sua (que imagino excitará la más amarga atrabilis del C. Vidal). A continuanción sigue con un breve alegato pro-reformista, muy propio.

    Pero lo más lucido se lo reserva para el final: Cierra su caricaturesca suma de la historia anglicana con una secuencia crítico-literaria, poniendo en entredicho, minimizando o ridiculizando, una supuesta influencia de Newman en otros famosos conversos católicos ingleses.

    1º) Dice de Chesterton que su obra Ortodoxia la escribe cuando era todavía anglicano. Pero se calla y no concluye la evidencia de que después se hizo y se mantuvo católico, que es lo bueno. ¿O es que no sabe que la conversión es un proceso en el que aflora la verdad y se enciende la luz antes de llegar a la verdad plena y a la plena luz? De esto, precisamente, sabía y enseña mucho el gran Newman que tan mal le sienta al palabrero Vidal. Por otra parte, la displicencia con la que trata la obra de Chesterton le descalifica escandalosamente como crítico: El Padre Brown no es una cuchufleta.

    2º) De Tolkien eructa algo que se merece un bastonazo: "...optó por el catolicismo por influencia materna, pero cuesta trabajo encontrar un ápice de su religión en sus libros...". Justamente es esa una de las polémicas que mantuvo el genial JRR Tolkien con su amigo el anglicano C.S. Lewis, a quien criticó la demasiado evidente carga simbólico-cristiana con la que mechó y rellenó toda su narrativa, al punto que su serie de Narnia termina siendo una muy subjetiva y enrevesada alegorización, bastante equívoca, a veces. El resultado y sus consecuencias son clamorosas: Tolkien es un maestro de la literatura universal, creador de un género nuevo, y Lewis un escritor de mediano rango, cada vez más encasillado dentro un muy determinado público lector, re-lanzado por ciertos intereses editoriales, pero a años luz de la fama y el éxito de Tolkien. Además, niego la mayor: En Tolkien, el lector atento y sapiente descubre una fina y brillante huella católica, con pasajes que evocan temas y realidades católicas sutilmente apreciadas y admirablemente encajadas. Que C. Vidal no lo aprecie, no me extraña.

    3º) De Graham Green pondera su novela El Poder y la Gloria, lo que no es raro, ya que se trata de la deprimente historia de un cura renegado y forzado circunstancialmente a una especie de martirio indeseado. Seguro que C.Vidal se divierte mucho con un cura caído, sacerdotalmente arruinado. Por otra parte, la inquieta personalidad de Green no podía dar curso a una vida ordenada de virtudes apacibles y morigeradas costumbres. Pero conste, en contra de lo que dice Vidal, que el gran Graham Green vivió como un católico consciente y practicante sus últimos años, con la estrecha amistad de un sacerdote que le asistió piadosamente hasta su muerte. Desde luego, ni apostató ni se declaró protestante ni se re-convirtió anglicano.

    4º) Al simpático Evelyn Waugh le ataca también con argumentos ad hominem: Como no puede con el personaje y su fama, arremete contra el hombre y sus cosas. Dice que era gay, como si no hubiera maricones anglicanos, bujarrones protestantes o sodomitas calvinistas. ¡Qué risa! De todas formas, resulta repugnante que un supuesto maestro moralizante se atenga a semejantes descalificacions para despreciar a un literato reconocido y admirable. Cuando alude a Brideshead Revisited, la encantadora novela de Waugh, trasluce otra vez su pobre pesquis literaria, pues
    da la impresión de que no ha captado casi nada. Por cierto que hubiera servido él mismo para inspirar a un personajillo de la novela, el antipático y pedante Mr. Samgrass, bastante ajustado a su perfil y sus posibilidades, yo diría.

    Y no sé por qué no ha sacado también a relucir, para criticarles, a Manley Hopkins o a Ronald Knox, que le hubieran servido también muy bien para blanco de sus alfileretazos de puritano envidiosillo apulgarado y resentido. Porque se trata - es mi impresión - de eso, justamente: La envidia de un resentido que no quiere admirar al gran Newman. Lástima que no tenga la altura de miras de aquellos mismos anglicanos que elogiaron en su momento al amable Newman.



    Del título que le he puesto al presente articulillo, he dejado la alegría para el final. Ha sido doble: Una simpática amiga me ha traído de regalo todo el material (folletos, guías, devocionario, guión de la Misa, estampas, pegatinas) que se repartió a los asistentes a la Misa de beatificación del Cardenal Newman en Birmingham.

    Y la segunda es esta: Ringraziamento e Memoria del Beato Newman

    Un amigo filipense, desde Londres, me ha envido esa página con el propio para la Misa y el Oficio del nuevo Beato. La oración colecta es una deliciosa composición newmaniana, miren ustedes:

    Oh Dios que diste al Beato John Henry Newman, sacerdote,
    la gracia de seguir tu amable luz y hallar la paz en tu Iglesia;
    concédenos, por su intercesión y ejemplo,
    que podamos pasar de las sombras y las imágenes
    a la plenitud de tu verdad.
    Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
    que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo,
    un solo Dios, por lo siglos de los siglos. Amen

    Bello, ¿verdad? En una fórmula eucológica de cuño netamente romano, han engastado dos joyas de Newman: la cita de su famosa composición "Lead me Kindly Light" (Guíame Amable Luz) y el epitafio que marcó su tumba humilde en Rednal, como un resumen lapidario de toda su vida, "Ex umbris et imaginibus in veritatem" (de las sombras y las imágenes a la verdad).

    Una delicia, una de esas suaves consolaciones que el Señor concede en la Comunión de los Santos.

    Lástima que lo que a nosotros nos sabe a gloria a otros se les vuelva rencorosa envidia.

    ¡Pobrecitos!


    p.s. Aunque cónsteles que tienen la puerta abierta (et Newman intercedente) para pasar de la oscuridad y las fantasías a la verdad luminosa. ¡Ánimo!


    +T.
    EX ORBE

  11. #11
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,496
    Post Thanks / Like

    Re: John henry newman

    Últimamente algunos han intentado convertir a Newman en un liberal y en poco menos que un precursor del Concilio. Recuerdo al respecto un artículo de Alfa y Omega, suplemente de religión del ABC, la semana de la beatificación. Pues va a ser que no.

    ¿Precursor del CVII?

    Es el objetivo del mundo y el objetivo de Satanás sacar nuestras mentes de la indeleble distinción de las cosas, y fijar nuestros pensamientos en el hombre, hacernos esclavos del hombre, hacernos dependientes de sus opiniones, su patronazgo, sus honores, sus sonrisas y sus condenas.


    Beato Juan Enrique Newman, cardenal
    Sermones Parroquiales
    (Sermón nº 2: "La obediencia sin amor, ejemplificada en el personaje de Balaam")

    +: ¿Precursor del CVII?


  12. #12
    Avatar de Kontrapoder
    Kontrapoder está en línea Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    29 mar, 05
    Mensajes
    3,125
    Post Thanks / Like

    Re: John henry newman

    En algunas webs tradicionalistas se han formulado críticas a Newman en este sentido, por ejemplo:

    El brigante: El peligro filosófico de Newman

    O también en sitios sedevacantistas:

    Doubts about the beatification of Cardinal Newman by Atila Guimaraes

    No sé quién lleva razón, porque no he leído nada de Newman ni conozco su vida. En principio creo más a los que sostenéis la bondad de su doctrina. Simplemente aporto estos enlaces a título informativo y por si alguien quisiera entrar en el debate con ellos.
    «Eso de Alemania no solamente no es fascismo sino que es antifascismo; es la contrafigura del fascismo. El hitlerismo es la última consecuencia de la democracia. Una expresión turbulenta del romanticismo alemán; en cambio, Mussolini es el clasicismo, con sus jerarquías, sus escuelas y, por encima de todo, la razón.»
    José Antonio, Diario La Rambla, 13 de agosto de 1934.

  13. #13
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    39
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Re: John henry newman

    La ex-estrella de la COPE, retozando en su pocilga....Buena contestación la de "Ex Orbe".

  14. #14
    Avatar de Scolastica
    Scolastica está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    28 jun, 10
    Ubicación
    Villa de Madrid
    Mensajes
    236
    Post Thanks / Like

    Re: John henry newman

    Diría que me sorprende que Vidal tenga tanto predicamento entre sectores presuntamente católicos en España, pero estaría mintiendo: al pepero medio lo único que le importa es ZP y la pasta.

  15. #15
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,496
    Post Thanks / Like

    Re: John henry newman

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Newman, amable luz

    Con la Iglesia 50 años en crisis, con el catolicismo debatiéndose contra sí mismo, en una desnaturalizada descomposición general, refresca el ánimo y reconforta recordar que Newman amó y se entregó a 'aquella' Iglesia que nosotros, los conscientes, añoramos; que celebró con temor y temblor la Misa que luego fue despreciada y hoy apenas es tolerada; que creyó y predicó con fervor la doctrina que hoy, desde las cátedras más altas, se expone entre vacilaciones, concesiones y confusiones.

    Me encomiendo a Newman, sacerdote católico. Y le encomiendo a la Iglesia, esta Iglesia que sufre porque le faltan sacerdotes del temple sincero y santo de John Henry Newman.

    Oh luz benigna, guíame,
    por entre las tinieblas que me envuelven,
    condúceme;
    es noche oscura, lejos del hogar,
    condúceme.
    Mantenme en el camino; ni siquiera
    te pido alcanzar ver el horizonte;
    me basta ir avanzando lentamente.

    No siempre ha sido así,
    no siempre pedí que me llevaras;
    pues quise elegir la senda por mí mismo;
    pero ahora guíame.
    Busqué la deslumbrante claridad del día,
    y, ansiándola entre dudas,
    me dominó el orgullo:
    olvida mi pasado.

    Y puesto que hasta aquí me has bendecido,
    hazlo otra vez, y guíame,
    por entre los desiertos y pantanos,
    peñascos y torrentes,
    que ya la noche acaba,
    y con la luz amaneciente,
    los rostros de los ángeles
    -que tanto amé, y perdí por un momento
    sonreirán de nuevo.


    John H. Newman

    Cita:

    "Dios te ama, Dios vela por ti, te llama por tu nombre. Te ve y te comprende tal como Él te hizo.

    Sabe lo que hay en ti, todos tus sentimientos y pensamientos peculiares, tus inclinaciones y preferencias, tu fortaleza y tu debilidad.

    Te ve en tu hora de regocijo y en tu hora de infortunio.

    Se compadece de tus esperanzas y de tus tentaciones. Se interesa por todas tus ansiedades y recuerdos, todos los altibajos de tu espíritu...

    Te rodea y te sostiene con sus brazos, se da cuenta de tu semblante, tanto cuando ríes como cuando lloras... Cuida de ti con cariño..

    Oye tu voz, tu respiración y el latido de tu corazón, te ama más de lo que tú te amas a ti mismo.

    Evita infligirte dolor, mucho más de lo que tú le rehuyes, y si llega a hacerlo, lo hace del mismo modo en que tú lo harías, si eres prudente, para conseguir algo mucho mejor".



    Beato John Henry Newman



    Oración:


    Oh Dios que diste al Beato John Henry Newman, sacerdote, la gracia de seguir tu amable luz y hallar la paz en tu Iglesia; concédenos, por su intercesión y ejemplo, que podamos pasar de las sombras y las imágenes a la plenitud de tu verdad.

    Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, un solo Dios, por lo siglos de los siglos.
    Amen


    Ex Voto

    +T.

    EX ORBE

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Top 10 myths and muddles about the Spanish Armada
    Por Hyeronimus en el foro English
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 14/05/2013, 12:02
  2. Batallón de San Patricio
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 6
    Último mensaje: 06/02/2010, 01:09
  3. La más gran ocasión que vieron los siglos.
    Por mazadelizana en el foro Literatura
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 03/07/2009, 14:10
  4. John Elliott, historiador: «La Corona española intentó proteger a los indios, aunque
    Por Arnau Jara en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 16/07/2006, 16:29
  5. Respuestas: 4
    Último mensaje: 07/09/2005, 19:36

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •