Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 5 de 5

Tema: El guardiánde Dios

  1. #1
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,857
    Post Thanks / Like

    El guardiánde Dios

    El guardián de Dios

    por Juan Manuel de Prada





    Si hay algo que me conturba el ánimo (tal vez porque me recuerda la «abominación de la desolación» de la que hablaba el profeta Daniel: esto es, el sacrilegio del templo) es el espectáculo de los turistas indecentes que se pasean por las iglesias como por un mercadillo playero, en camiseta de tirantes y pantalón corto, pavoneándose de la pelambre de sus canillas, de los morrillos de carne excedente de sus cinturas, de su muslamen injuriado por la celulitis, mientras disparan fotografías por doquier e intercambian comentarios vocingleros en la capilla del Santísimo, como los intercambiarían en un retrete comunal. Esta pérdida generalizada del decoro (que es expresión de otra pérdida más aflictiva, que es la pérdida del sentido de lo sacro) alcanza una expresión paroxística en las iglesias de la Toscana más celebradas por las guías turísticas, ante la pasividad o negligencia de las propias autoridades eclesiásticas. Es verdad que a las puertas de los templos suele haber carteles que reclaman respeto al visitante; pero la caterva turística se pasa tales avisos por la entrepierna, que gusta de rascarse sin rebozo y llevar bien aireada, tal vez para aliviarse las escoceduras de las caminatas, tal vez para exhibir su nauseabunda indiferencia. Y así las iglesias se van convirtiendo en zocos de zafiedad impronunciable, donde la luz roja del sagrario tiembla acongojada, como debió de temblar ante las invasiones de los bárbaros.

    Pero, mientras la abominación de la desolación campa por sus fueros, aún queda algún irreductible guardián de Dios que no se resigna. En la iglesia de San Agustín, en Montepulciano, un sacristán viejo y acaso impedido, acaso también loco, vigilaba, sentado en una silla al pie del presbiterio, el trasiego de turistas en el templo. Entró una recua, con las consabidas camisetas de tirantes y los pantaloncitos cortos que enseñan los mofletes del culo; y el mulo que parecía capitanear la recua voceó, para recrearse con el eco de la bóveda: «Venga, vamos a hacernos unas fotos aquí». Entonces el sacristán, poseído por esa virtud cristiana hogaño en desuso llamada santa ira (la misma virtud que animaba a Cristo cuando expulsó a los mercaderes del templo y cuando maldijo a la higuera seca), lo increpó desde la penumbra: «Tú, cerdo, vete a hacer fotos a la pocilga de tu casa, donde tu madre te dejará ir vestido como un mamarracho». El mulo entonces titubeó, incrédulo ante la osadía del sacristán loco, incrédulo de que una estantigua semejante se atreviera a cercenar sus sacrosantos derechos democráticos, pero mientras titubeaba el sacristán loco proseguía su retahíla de improperios: «Largaos de aquí con viento fresco, panda de guarros, que no os quiero ver ni en pintura». El italiano campesino del sacristán loco, áspero como un vino mal fermentado, sonaba a gloria bendita, era como escuchar al león de Judá en el día del Juicio Final, separando a las ovejas de los cabritos. Y los cabritos de la camiseta de tirantes y el pantaloncito corto se fueron con el rabo entre las piernas, perseguidos por la santa ira del sacristán loco, que apenas los vio desaparecer del templo recuperó un aire inocente y beatífico, como acariciado por la brisa de la Jerusalén celeste.

    Transido de emoción, me arrodillé en la penumbra de la iglesia de San Agustín, en Montepulciano, y rogué fervorosamente a Dios que concediera muchos años de vida a aquel sacristán, y que le mantuviera incólume la virtud de la santa ira. La llama del sagrario resplandecía con un vigor jubiloso e impávido, orgullosa de su celoso guardián.

  2. #2
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,859
    Post Thanks / Like

    Re: El guardiánde Dios

    No hace falta ir muy lejos para contemplar y sufrir un espectáculo permanente de "turismo dominguero, vocinglero y cámara en mano". Basta con darse una vuelta en cualquier agosto por la Catedral de Santiago de Compostela. Y si el esperpento causa indignación, aún será ésta mucho mayor si se "intenta" oír una Santa Misa. Pues "objetivos" de las cámaras también serán los feligreses, como si éstos fueran bestias de algún zoo. Pero la culpa yo se la echo a los responsables de la Catedral, o a los de cualquier otro templo, pues las visitas deberían ser controladas, estar limitadas en número, ser exigidas una normas de decoro y mientras dure un oficio, allí que no entre nadie que no vaya a participar. Tanto si la irreverente masa vocinglera protesta como si no, tanto debe dar. Así se hace en la Basílica del Real Sitio de San Lorenzo de El Escorial, que incluye vigilantes de seguridad, y así sucede en la Basílica de Covadonga. En ambos casos durante las celebraciones de la Santa Misa, "el turisteo" está terminantemente prohibido.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  3. #3
    Avatar de Mefistofeles
    Mefistofeles está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    01 oct, 09
    Mensajes
    923
    Post Thanks / Like

    Re: El guardiánde Dios

    El otro día visitando la Iglesia del Santo Cristo del Pardo, mientras hablaba con un padre capuchino en la entrada, dos muchachas de unos 17 18 años, al más puro estilo "choni" (enseñando ombligo con "piercing", coleta de caballo, aros de oro en las orejas tamaño reposa loro....) , se negaban a entrar con su abuela afirmando, con un tono y acento a lo "quiero ser gitana y no puedo", que <<eso de las iglseias es de friki primo>>, hasta aquí dí gracias a la Providencia por librarnos de tener que soportar tamaño espectaculo en suelo santo, pero lo peor estaba por venir...el padre y la madre de las chonis en cuestión. Entrando cámara y cocacola en mano, sin guardar el debido respeto, hablando a gritos dentro de la capilla y graznando alguna blasfemia (a lo me cago en ...) y profiriendo comentarios dignos del más ridículo analfabetismo acerca de la bella escultura. La verdad, no les cruce la cara en el lugar , por estar dentro de una Iglesia, pero invitándoles a salir de allí, tuve que emplearme a fondo para no sacarles a patadas.

    Gracias a Dios, indignadísimos se marcharon y algún insulto rebuznaron, pero al menos esta vez, se salvo la casa y las llaves de la iniquidad y el detritus de los restos de una sociedad enferma, expresados en un gordo infame, una maruja insoportable y sus dos tristes retoños.

    No se trata de querer una élite o un nivel en la Iglesia , Dios me libre, se trata de exigir un mínimo decoro y educación en lugar sagrado.

    Por cierto, JMdP, como siempre, genial.
    TU REGERE IMPERIO FLUCTUS HISPANE MEMENTO

    El Rincón de Don Rodrigo

  4. #4
    Avatar de Liga Santa
    Liga Santa está desconectado Santa Unión Católica
    Fecha de ingreso
    04 ene, 10
    Ubicación
    Frente a las murallas de Arras.
    Mensajes
    926
    Post Thanks / Like

    Cool Re: El guardiánde Dios

    Cita Iniciado por Mefistofeles Ver mensaje
    El otro día visitando la Iglesia del Santo Cristo del Pardo, mientras hablaba con un padre capuchino en la entrada, dos muchachas de unos 17 18 años, al más puro estilo "choni" (enseñando ombligo con "piercing", coleta de caballo, aros de oro en las orejas tamaño reposa loro....) , se negaban a entrar con su abuela afirmando, con un tono y acento a lo "quiero ser gitana y no puedo", que <<eso de las iglseias es de friki primo>>, hasta aquí dí gracias a la Providencia por librarnos de tener que soportar tamaño espectaculo en suelo santo, pero lo peor estaba por venir...el padre y la madre de las chonis en cuestión. Entrando cámara y cocacola en mano, sin guardar el debido respeto, hablando a gritos dentro de la capilla y graznando alguna blasfemia (a lo me cago en ...) y profiriendo comentarios dignos del más ridículo analfabetismo acerca de la bella escultura. La verdad, no les cruce la cara en el lugar , por estar dentro de una Iglesia, pero invitándoles a salir de allí, tuve que emplearme a fondo para no sacarles a patadas.

    Gracias a Dios, indignadísimos se marcharon y algún insulto rebuznaron, pero al menos esta vez, se salvo la casa y las llaves de la iniquidad y el detritus de los restos de una sociedad enferma, expresados en un gordo infame, una maruja insoportable y sus dos tristes retoños.

    No se trata de querer una élite o un nivel en la Iglesia , Dios me libre, se trata de exigir un mínimo decoro y educación en lugar sagrado.

    Por cierto, JMdP, como siempre, genial.


    Pues se quedo Ud. camarada bien corto en la "refriega", años hace en que nuestro Salvador echo del templo a latigazos a otros "chonis" parecidos.

    Esto mismo lo hacen en una Mezquita árabe y, de entrada ya no los dejan ni pasar del dintel de la puerta y, menos llevando en las manos el signo americano por excelencia una "tota tola".

    Mi honor, la lealtad,

    mi fuerza, la voluntad,
    mi fe, la catolicidad,
    mi lucha, la hispanidad,
    mi bandera, la libertad,
    mi arma, la verdad,
    mi grito... ¡despertad!
    mi lema... ¡¡Conquistad!!

  5. #5
    Avatar de Anorgi
    Anorgi está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    15 jul, 09
    Ubicación
    España
    Mensajes
    358
    Post Thanks / Like

    Re: El guardiánde Dios

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    El guardián de Dios

    Actualizado 30 agosto 2010

    Si hay algo que me conturba el ánimo (tal vez porque me recuerda la «abominación de la desolación» de la que hablaba el profeta Daniel: esto es, el sacrilegio del templo) es el espectáculo de los turistas indecentes que se pasean por las iglesias como por un mercadillo playero, en camiseta de tirantes y pantalón corto, pavoneándose de la pelambre de sus canillas, de los morrillos de carne excedente de sus cinturas, de su muslamen injuriado por la celulitis, mientras disparan fotografías por doquier e intercambian comentarios vocingleros en la capilla del Santísimo, como los intercambiarían en un retrete comunal. Esta pérdida generalizada del decoro (que es expresión de otra pérdida más aflictiva, que es la pérdida del sentido de lo sacro) alcanza una expresión paroxística en las iglesias de la Toscana más celebradas por las guías turísticas, ante la pasividad o negligencia de las propias autoridades eclesiásticas. Es verdad que a las puertas de los templos suele haber carteles que reclaman respeto al visitante; pero la caterva turística se pasa tales avisos por la entrepierna, que gusta de rascarse sin rebozo y llevar bien aireada, tal vez para aliviarse las escoceduras de las caminatas, tal vez para exhibir su nauseabunda indiferencia. Y así las iglesias se van convirtiendo en zocos de zafiedad impronunciable, donde la luz roja del sagrario tiembla acongojada, como debió de temblar ante las invasiones de los bárbaros.

    Pero, mientras la abominación de la desolación campa por sus fueros, aún queda algún irreductible guardián de Dios que no se resigna. En la iglesia de San Agustín, en Montepulciano, un sacristán viejo y acaso impedido, acaso también loco, vigilaba, sentado en una silla al pie del presbiterio, el trasiego de turistas en el templo. Entró una recua, con las consabidas camisetas de tirantes y los pantaloncitos cortos que enseñan los mofletes del culo; y el mulo que parecía capitanear la recua voceó, para recrearse con el eco de la bóveda: «Venga, vamos a hacernos unas fotos aquí». Entonces el sacristán, poseído por esa virtud cristiana hogaño en desuso llamada santa ira (la misma virtud que animaba a Cristo cuando expulsó a los mercaderes del templo y cuando maldijo a la higuera seca), lo increpó desde la penumbra: «Tú, cerdo, vete a hacer fotos a la pocilga de tu casa, donde tu madre te dejará ir vestido como un mamarracho». El mulo entonces titubeó, incrédulo ante la osadía del sacristán loco, incrédulo de que una estantigua semejante se atreviera a cercenar sus sacrosantos derechos democráticos, pero mientras titubeaba el sacristán loco proseguía su retahíla de improperios: «Largaos de aquí con viento fresco, panda de guarros, que no os quiero ver ni en pintura». El italiano campesino del sacristán loco, áspero como un vino mal fermentado, sonaba a gloria bendita, era como escuchar al león de Judá en el día del Juicio Final, separando a las ovejas de los cabritos. Y los cabritos de la camiseta de tirantes y el pantaloncito corto se fueron con el rabo entre las piernas, perseguidos por la santa ira del sacristán loco, que apenas los vio desaparecer del templo recuperó un aire inocente y beatífico, como acariciado por la brisa de la Jerusalén celeste.

    Transido de emoción, me arrodillé en la penumbra de la iglesia de San Agustín, en Montepulciano, y rogué fervorosamente a Dios que concediera muchos años de vida a aquel sacristán, y que le mantuviera incólume la virtud de la santa ira. La llama del sagrario resplandecía con un vigor jubiloso e impávido, orgullosa de su celoso guardián.

    El guardin de Dios - ReL

    Otro lugar y otra situación, pero más de lo mismo.
    A Juan Manuel de Prada le suceden o presencia cosas que todos ven y callan.
    ¡Poderoso caballero es Don Dinero!
    «Todo lo que manda el Rey,
    que va contra lo que Dios manda,
    no tiene valor de Ley,
    ni es Rey quien así se desmanda.»
    (Lope de Vega)

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Buenos modales con Dios y en la casa de Dios
    Por Hyeronimus en el foro Religión
    Respuestas: 7
    Último mensaje: 26/09/2015, 17:56
  2. La percepción (o no) de Dios
    Por Hyeronimus en el foro Religión
    Respuestas: 6
    Último mensaje: 10/01/2009, 21:28
  3. ¿Existe Dios?
    Por Aliocha en el foro Religión
    Respuestas: 129
    Último mensaje: 14/04/2008, 00:25
  4. A la Paz de Dios!
    Por Carlì en el foro Presentaciones
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 12/11/2007, 22:39
  5. Dios o Alá
    Por Val en el foro Noticias y Actualidad
    Respuestas: 52
    Último mensaje: 13/10/2007, 06:29

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •