Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 8 de 8 PrimerPrimer 12345678
Resultados 141 al 145 de 145

Tema: La desfiguración de la mujer: el feminismo esoterista

  1. #141
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    3,944
    Post Thanks / Like

    Re: La desfiguración de la mujer: el feminismo esoterista

    ¿Cómo Adoran a los Ángeles Caídos Grandes Empresas y Movimientos Sociales?

    🌟 ¡Conspiración contra Dios!

    La adoración a ángeles caídos se extiende cada vez más en la sociedad y se torna más visible.

    En la medida que también se rechazan los mandamientos de Dios.

    Porque la oscuridad es la ausencia de luz y el mal es la ausencia del bien.

    La adoración a ángeles caídos ha penetrado visiblemente en las organizaciones políticas internacionales y en el mundo del espectáculo.

    Y ahora veremos cómo lo ha hecho en el mundo empresarial y en los movimientos sociales.

    En este video hablaremos sobre como uno de los principales ángeles caídos es el emblema de una gran empresa multinacional y del movimiento feminista radical.

    💡 El texto completo de este video y los links que se mencionan los puedes encontrar acá 👉 https://www.youtube.com/post/UgwXiQSz...





    https://www.youtube.com/watch?v=jt9jm9vVHxw

  2. #142
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,636
    Post Thanks / Like

    Re: La desfiguración de la mujer: el feminismo esoterista

    La mujer engranaje

    La felicidad de los padres, por Jean Eugène Buland (1903)

    PUBLICADO POR: CIRCULO TRADICIONALISTA GASPAR DE RODAS - MEDELLIN
    MARZO 11, 2021


    Hay un pasaje de Chesterton que ha aparecido de nuevo en los últimos días con ocasión del pasado 8 de marzo. Parafraseándolo, el feminismo sostiene que la mujer es libre cuando sirve a su jefe y esclava cuando sirve a su marido. Con el fin de añadir algunos elementos a esta idea, para el feminismo la mujer es libre cuando marcha semidesnuda, destruye, mata a sus hijos, toma su prescripción diaria de pastillas contra la depresión, paga el alquiler de su apartamento de mala muerte, se pulveriza los ojos frente a un monitor y da su último suspiro en solitario.

    La mujer se ha convertido en un objeto tanto para la izquierda como para la derecha (que al final conforman un todo homogéneo). Para el capitalismo rampante, es una empleada más encadenada a la empresa o un símbolo sexual que explota para su mercadotecnia. Para el izquierdista es mera arma política, que si no forma parte del Movimiento es una «adoctrinada» o que, simplemente, no tiene conciencia. Ambos usos de la mujer son, en última instancia, consecuencias del feminismo.

    Los liberales conservadores han adquirido el vicio en los últimos años, de intentar reivindicar una clase de feminismo con cierta ingenuidad: el de la «primera ola», cuya raigambre luciferina ya se dejaba entrever por aquellas épocas. Lo cierto es que el feminismo desde sus inicios ha sido un desastre para nuestras sociedades. Ha desintegrado la familia, perjudicado el crecimiento moral e intelectual de miles de jóvenes y atomizado a cada mujer.

    Con sus rutilantes y duros dientes, la mujer engranaje es sólo una parte más de esa vil máquina de nuestros tiempos, que escinde la célula básica de la sociedad a su antojo. Aparta a los integrantes de la familia entre sí y da pie a conflictos dentro de ella.

    Nuestra «cuestión femenina» contemporánea no debe ser si la mujer eleva su posición social, si se le aumenta el salario, si puede atentar contra la vida de sus hijos o si puede atentar contra la modestia. La cuestión femenina hoy es dirigirla a la libertad que puede encontrar dentro de la familia natural.

    Felipe Criollo, Círculo Tradicionalista Gaspar de Rodas de Medellín

    https://periodicolaesperanza.com/archivos/4064

  3. #143
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,636
    Post Thanks / Like

    Re: La desfiguración de la mujer: el feminismo esoterista

    A la mujer por lo que valga, no por lo que traiga

    Pelusa -V. Fioretti. Museo Nacional de El Prado

    PUBLICADO POR: MARGARITAS HISPANICAS
    MARZO 13, 2021


    La propia realización personal –signifique esto lo que signifique, ya que siempre me ha parecido una frase huera– pasa necesariamente en nuestros días por el éxito en el mundo laboral. Es una concepción casi incuestionable, que, casualmente, favorece al capitalismo imperante.

    Todo trabajo o esfuerzo que no conlleve una sustanciosa remuneración, o una notable dosis de reconocimiento social, que no adorne debidamente el curriculum, que no cotice, que no deje constancia en la vida laboral o en las oficinas de la Seguridad Social es despreciado.

    La principal damnificada, desde esta nueva perspectiva, vendría a ser la mujer, cuyas obligaciones familiares a lo largo de los siglos le habrían impedido pertenecer a ese club de excelencia que hoy llamamos mercado laboral.

    Es lastimoso que las propias mujeres nos creamos de verdad que somos –o éramos- víctimas y que nuestro esfuerzo sólo es reconocido si es remunerado y se hace fuera del hogar. Al menos yo, me resisto a creer que cuidar a nuestros seres queridos en las etapas más vulnerables de su vida sea inútil, que educar e instruir a las nuevas generaciones en sus primeros años sea un desperdicio de talento, que mantener un hogar con sus buenas costumbres y su orden sea una tarea vergonzosa. Efectivamente, no son tareas que reporten éxito mundano ni halaguen la vanidad, pero todo católico, hombre o mujer, debería huir de tales aspiraciones.

    En los últimos meses se han producido en las residencias de mayores situaciones dantescas, que han llevado a algunos profesionales de la geriatría y la gerontología a recomendar que no se ingresara en ellas a los ancianos. Pero tocar una pieza, supone poner en cuestión todo el sistema. Si los ancianos no deben estar en residencias, es necesario que tengan un hogar. Para que puedan estar en dicho hogar, éste debe estar cuidado y atendido. Para que esté atendido, es precisa la dedicación de una persona durante varias horas. Para poder dedicar tal atención a la casa y a las personas que en ella habitan, es necesario que alguna otra no entre en el mundo laboral y dedique su esfuerzo a realizar estas tareas.

    Las labores del hogar no pueden ser desatendidas sin que tiemblen los cimientos de cualquier civilización. Por ello, las mujeres que, sea voluntariamente, sea por motivos económicos, han salido –o han sido lanzadas- al mundo laboral siguen haciéndose cargo de ellas, añadiendo tales tareas a la jornada de trabajo.

    La pregunta clave es la siguiente: ¿tiene la mujer en la actualidad la posibilidad de elegir dedicarse en exclusiva al hogar? ¿Puede optar por ello sin presiones sociales y, sobre todo, económicas en contra?

    Parecería que la liberación de la mujer ha consistido, sencillamente, en quitarle una obligación –el hogar- que le era propia y que beneficia a la comunidad para imponerle otra obligación –el trabajo remunerado- que beneficia a un sistema que, enemigo declarado de la familia, no tolera esfuerzos que no estén sometidos al perverso régimen financiero actual de monetarización de todo lo existente.

    El cuidado de los hijos, de la casa, de la familia y del hogar es una responsabilidad de capital importancia, que no debe menospreciarse por inútil, ni eludirse por costosa. Y ahora, dadas las circunstancias, es también un privilegio inalcanzable para muchas mujeres.

    Elena del Rosario Risco Donaire, Margaritas Hispánicas



    https://periodicolaesperanza.com/archivos/3878


  4. #144
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,636
    Post Thanks / Like

    Re: La desfiguración de la mujer: el feminismo esoterista

    El machismo que se esconde tras el nuevo feminismo

    Se juega con el revanchismo de mujeres que han tenido que vivir a la sombra de los hombres, para tapar a los verdaderos promotores y beneficiarios de esta nueva ideología.

    de Alejandra Soto Moreno

    25 marzo, 2021



    La Real Academia Española (RAE) define el feminismo como la “Doctrina social favorable a la mujer, a quien concede capacidad y derechos reservados antes a los hombres”. Concepto a partir del cual podríamos incluir en el movimiento tanto a las sufragistas del siglo pasado y aquellas que lucharon por el derecho a la propiedad privada de las mujeres casadas, como a todas aquellas que dieron la ardua batalla para entrar en la Universidad y poder acceder a cargos de responsabilidad empresarial y gubernamental. Feministas a las que le debemos gran parte del nivel de calidad de vida que llevamos en pleno siglo XXI y que, desde luego, no pueden caer en el olvido. Concepción Arenal, Clara Campoamor, Rosalía de Castro… ¿por qué nadie habla de ellas? Porque lo que tenemos ahora no es feminismo.

    Haciendo una mirada retrospectiva ¿cuáles han sido los grandes campos de batalla del nuevo feminismo? El aborto, las cuotas y el fin de la feminidad. Todo eso envuelto en una confrontación constante con el hombre, donde se juega con el revanchismo de mujeres que han tenido que vivir a la sombra de los hombres, para tapar a los verdaderos promotores y beneficiarios de esta nueva ideología.

    El aborto ¿a quién beneficia? ¿a la mujer que entra en quirófano? ¿a la que se juega no solo su futura maternidad sino hasta su propia vida en ocasiones? ¿a la misma mujer que en un considerable número de ocasionas desarrolla problemas de ansiedad, de falta de libido sexual, insomnio, oscilaciones en el estado de ánimo y tanatofobia? ¿o al hombre, que continua su vida con completa normalidad sin responsabilizarse de sus actos y desde luego sin secuelas para él? ¿Estamos seguras de que es a la mujer a quien liberaliza el aborto?

    Las cuotas, el eterno debate sobre las leyes de paridad, en la empresa, en las listas electorales y en los puestos de la administración pública. ¿Beneficia a la mujer? Porque a mi lo único que me queda claro con esta reserva de plazas, es que necesitamos esa ayuda, ese guiño, ese empujoncito para llegar a los sitios, porque no somos tan buenas, porqueno nos elegirían por nuestras aptitudes y actitudes, y tenemos que acudir a la pena del “sexo débil” para llegar alto. ¿Soy la única que opina que esto nos deja de inútiles? ¿Que es un menosprecio a la mujer introducido sin ningún tipo de sutileza? A mi se me caería la cara de vergüenza si me pidieran entrar en unas listas electorales porque necesitan a gente con falda y no con cerebro, o si me reservasen una plaza en la administración porque ya hay bastante testosterona en el ambiente y no porque necesitan a gente con aptitudes diferentes. Hasta dónde hemos llegado…

    ¿Y qué decir del fin de la feminidad? ¿Por qué está mal visto ahora hasta que la mujer quiera depilarse? ¡Pero si es pura comodidad no tener pelos enganchados en las medias! poder ponerte tu crema hidratante y dejarte unas piernas suaves y brillantes… No tener un animal muerto en las axilas después de hacer deporte… ¿por qué si queremos ser madres somos malas mujeres y si decidimos vivir por y para el trabajo somos ejemplos de la causa? ¿por qué no puedo arreglarme y verme guapísima un día cualquiera de la semana? Hay mujeres que se maquillan hasta para ir al Mercadona, y es que ellas lo disfrutan ¿por qué no pueden? Pensar que sólo nos arreglamos para los hombres es de un razonamiento tan patético como simplista. Quieren que la pureza, la dulzura y la belleza de la mujer baje a la suciedad del mundanal subsuelo, donde perdamos nuestra esencia, nuestro anhelo de ser cuidadas y tratadas con delicadeza, con dignidad, porque no merecemos menos. Quieren que vayamos como un saco de pienso, para poder ser tratadas como tal. Usar y tirar. Ni parecemos la mujer del César ni vamos a ser tratadas como tal. Señoras, por favor, un poco de amor propio. Si nosotras mismas no nos cuidamos, desde luego no lo harán los demás.

    Y todo esto se envuelve en una lucha constante contra el hombre, también su esencia y su comportamiento tradicional con la mujer. No quieren caballeros que les den los buenos días, le abran la puerta, y le digan lo bonitas que están. Tal vez prefieran animales que las traten como la presa de la noche, aquí te pillo aquí te mato, y mañana no recordaré ni tu nombre. No quieren hombres que se arreglen y demuestren su hombría aun habiéndose perfumado para nosotras. Parece que está de moda el hombre se asea poco pero se depila mucho, el que le dice que sí a todo, porque tiene menos personalidad que un insecto palo (pero sabe que así se asegura la “conquista”). Desde luego cada vez es más fácil conseguir una mujer. La competencia es entre nula y patética, y la mujer se valora entre poco y nada. Todo ventajas. Pero ventajas no para una relación seria, eso tampoco es feminista, sino para pasar el rato. Como decía: usar y tirar. La mujer como cacho de carne desaliñado acudirá la semana próxima a abortar, mientras que el sucio chico que la llevó a su piso de solteros ya está metiendo a otra en su cama. Ni siquiera se ha cambiado de calzoncillos, y lo peor de todo, es que a la siguiente también le dará igual.

    El machismo se define como “La actitud o manera de pensar de quien sostiene que el hombre es por naturaleza superior a la mujer”. Saquen sus propias conclusiones.



    https://www.ifamnews.com/es/el-machi...evo-feminismo/




  5. #145
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,636
    Post Thanks / Like

    Re: La desfiguración de la mujer: el feminismo esoterista

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Mascaradas feministas


    Prenden fuego a Iglesia de San Francisco de Bogotá durante una movilización por el 8-M. Sec. de Gobierno (Bogotá)


    PUBLICADO POR: CIRCULO SAN JUAN BAUTISTA - ALTO PERU
    MARZO 25, 2021


    Toda revolución tiende a radicalizarse, es inevitable que así suceda. Al fin y al cabo, se compone de fuerzas que pretenden instaurar un nuevo orden. La revolución condena el pasado y anuncia el paraíso; y todo eso en nombre del pueblo.


    Así sucedió con la Revolución Francesa, que proclamaba libertad para el pueblo y cometió genocidio contra ese pueblo por el que decía luchar: miles de campesinos asesinados en la Vendée. Lo mismo pasó con la Revolución Bolchevique.


    Necesariamente, lo mismo va a suceder con la Revolución Feminista. Ya lo vemos en nuestros días: a la mujer católica y devota que rechaza estas ideas, la desprecian y desean que sea violada «para que sepa lo que se siente». ¿Por qué? Por estar en contra del aborto.


    Lo vimos en las manifestaciones de este 8 de marzo en varias partes del mundo: las feministas anuncian la aprobación del infanticidio, el fin de la Iglesia y la instauración de un régimen totalitario hostil al varón. Al igual que las grandes revoluciones de la historia, el feminismo necesita una máscara para agradar a la gente: las mujeres desaparecidas y violadas.


    Quizás muchas simpatizantes del feminismo no noten que tal asunto es una máscara porque actúan de buena fe para pedir justicia por las víctimas. Pero deben entender que la justicia no se logra con buenas intenciones: ni los muros pintarrajeados ni las iglesias quemadas detienen a los violadores.


    El feminismo dice luchar por la vida de las mujeres, pero irónicamente mata a la inmensa mayoría de las mujeres asesinadas, en el vientre materno. Dice ser descolonizador, pero sus representantes más influyentes son de clase alta. La cereza del pastel: es una ideología importada del primer mundo, o sea, «colonizadora».


    Por si fuera poco, dice rechazar la violencia, pero no tiene reparo en destrozar negocios, pintar paredes, golpear mujeres y quemar iglesias. En suma, dice no ser histérico, pero grita, insulta, blasfema y no se le puede discutir nada.

    No se puede buscar coherencia en algo que intrínsecamente no lo tiene. Así son las ideologías: ven la parte de la realidad que más se les antoja, no la realidad completa. Al igual que el fascismo, el comunismo y el liberalismo: el feminismo fabrica su propia verdad. Y justifica sus desmanes con sofismas y cantos de protesta que no pasan de literatura pintoresca.

    Seguramente alguien dirá: «¡Pero es normal! En el camino va a haber inocentes afectados, ¡la revolución es siempre buena y deseable!». Sí, señor, buena y deseable para los burgueses de escritorio que las diseñan. Ya sea Voltaire, Marx, Gramsci o Beauvoir: toda revolución comienza dentro de cuatro paredes. No es el pueblo quien conquista o quien lucha. Es la voz de los embusteros que acarrea al ganado para llevarlo al precipicio.


    La revolución es la renuncia al orden natural: es como una roca que quiere desobedecer la ley de la gravedad y elevarse por mero capricho. Pero ni las rocas, plantas o animales pueden desobedecer la ley natural que les conforma. Sólo nosotros, que tenemos raciocinio y libre albedrío para seguir la verdad o seguir el error. Y al militar en el feminismo, decidimos seguir el error.

    En el fondo, el feminismo es una transformación del calvinismo: dice que todas las mujeres están predestinadas a ser feministas. O sea, que no tienen voluntad ni inteligencia propia. El feminismo no se la cree cuando ve mujeres que aman ser madres, usar vestido y cocinar en plena libertad y conciencia.


    ¿La solución? ¡Ni se pretenda confiar en los conservadores! ¿Qué es lo que conservan? La revolución. Les encanta, les apetece el fruto exquisito del Jardín del Edén: la libertad, pero «hasta ahí no más». Cuando la revolución alcanza el nivel de podredumbre que ellos toleran cómodamente, la detienen.

    El feminismo no puede ser vencido por el liberalismo, que maltrata a la mujer y la considera un objeto. Tampoco por el comunismo, que la considera una pieza mecánica al servicio del Estado. Usted comience por googlear «Cristiandad», «orden natural», «santidad» o «contrarrevolución» y hallará algunas respuestas.

    Aarón Mariscal, Círculo Tradicionalista San Juan Bautista




    https://periodicolaesperanza.com/archivos/4385
    Última edición por Hyeronimus; 27/03/2021 a las 01:44

Página 8 de 8 PrimerPrimer 12345678

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Hernán Cortés; Conquistador de la Nueva España
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 201
    Último mensaje: 04/04/2019, 20:27
  2. Sobre Julius Evola
    Por Ordóñez en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 10/11/2018, 13:42
  3. El alma de las Américas y el Hispanismo
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 11/05/2016, 06:11
  4. La Mafia....
    Por Ordóñez en el foro Nápoles y Sicilia
    Respuestas: 13
    Último mensaje: 08/03/2010, 07:25
  5. Respuestas: 0
    Último mensaje: 20/11/2006, 12:15

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •