Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 3 de 3

Tema: Actitud política de Fal Conde: preparación militar vs. lucha electoral

  1. #1
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,410
    Post Thanks / Like

    Actitud política de Fal Conde: preparación militar vs. lucha electoral

    Fuente: El Príncipe Requeté, Ignacio Romero Raizábal, Santander, 1965, páginas 41 – 45.



    VIII

    LA TENTACIÓN DE LA FRONTERA



    Despacio, suavemente, sin ruidos de motor, parose el coche como si le faltara gasolina.

    Habíamos quedado en la misma curva del cruce.

    Frente a nosotros, a distancia de pocos metros, una pareja de gendarmes paseaba esperando el relevo, con el rostro enmascarillado por un aburrimiento francamente internacional.

    Junto a ellos, la línea de Frontera podría hacer pensar en un paso a nivel o en un obstáculo de concurso hípico.

    Un poco más allá, tras una paralela separación, la vigilancia vertical de un poste con la Bandera roja y gualda en la punta.

    Y las boinas bermejas de tres o cuatro requetés con fulgores de llamas vivas.

    Felipe dijo, limpiándose los lentes con el pañuelo, con inocente parsimonia:

    – Dancharinea.

    Luego pisó la puesta en marcha y el auto, lento y dócil, tomó la bifurcación a la derecha, por donde continuaba el camino francés, como si nadie le guiase. Como un caballo que anda por una senda conocida. Mientras el conductor, hablando para sí, murmuraba:

    – Y ahora vamos a darnos una vuelta ante la geografía que se tiene que aprender «mi sobrino», para que no se equivoque mañana.

    Comenzaba a caer la tarde. El jugoso paisaje, tan rico en praderías amortiguaba la intensidad de sus húmedos verdes, y las cumbres de los montes de nuestra izquierda, cicatrizados de calvicies calizas, se amorataban con resplandores de un violeta maravilloso.

    Íbamos en silencio, mas los cuatro viajeros, de hablar en alta voz de lo que estábamos pensando, hubiéramos hablado de lo mismo. E imaginaba, sin mirar atrás, a los dos augustos hermanos con las miradas fijas en aquellas montañas.

    Por distraer los pensamientos, eché mano de una vulgaridad oportuna.

    – ¡Qué maravilla de colores! Pero si esto lo viésemos en un cuadro, lo encontraríamos absurdo.

    El Príncipe Javier, que es un afortunado paisajista, precisó:

    – Porque no sería, seguramente, «esto».

    Pero el Príncipe Gae no quiso distraerse.

    – ¿De manera que esos montes son de Navarra? ¡Si se puede ir a ellos en un par de minutos!

    Tío Felipe, sin dejar el volante, volvió su rostro, sonriendo.

    – No hay que impacientarse, «sobrino». Mario ya está en San Sebastián y mañana podrá volver a hablar en italiano con su amigo Gae.

    – Lo que va a pasar hasta entonces, si no se desahoga con nadie…

    – Pero todo está prevenido. Mi cuñado Luis Zuazola tiene un ejemplar de «La Divina Comedia» en su salsa original.

    – ¡Sí que la hiciste! Voy a encontrarme al pobre Mario con cuarenta de fiebre.

    Cerca de Ascain, junto al frontón abierto donde brota el recuerdo de Pierre Loti, que en aquel rinconcillo descansaba de sus viajes por el Oriente, Don Javier señaló, a la izquierda, una casita perdida en pleno campo, en un repliegue del terreno, a la falda de la montaña.

    – ¿Os acordáis? –nos dijo.

    Era un gracioso caserío blanco, con las maderas exteriores pintadas en verde, donde pasaba el Rey un mes o dos al año recibiendo visitas clandestinas en los tiempos de la conspiración. Nosotros recordábamos haber estado allí no hacía mucho. A mediados del 35. Pensando en bien distintas aventuras de las que preocupaban a las derechas españolas, que prendían ilusiones y proyectos patrióticos con alfileres de escrutinios y caciques rurales. Proyectos e ilusiones que pulverizaría, como una urna gigantesca de un soez cachavazo, el triunfo electoral de las izquierdas en febrero.

    La fantasía se nos emborronaba. ¿Sólo hacía alrededor de un año de aquello? ¿Y sólo un año que los tradicionalistas, de 21 diputados en las Cortes del 33, no pudimos volver a sacar más que nueve, perdiendo doce puestos… y que los Falangistas no consiguieron ver el triunfo de un solo candidato, ni que fuera incluido José Antonio en ninguna de las coaliciones de derechas?

    La fantasía se nos emborronaba con un baile de confusas imágenes, como cuando se gradúan los prismáticos. Sólo veíamos con claridad, pero con una claridad deslumbradora, la firmísima decisión de Fal Conde de no quererse presentar diputado, y al que no conseguimos convencer, gracias a Dios, en aquel caserío haría un año poco más o menos.

    Recuerdo algunas de sus frases como si fueran máximas que aprendí en la niñez. Aunque no a todas las extraje su verdadero significado de momento, por tener yo otra idea y, tal vez, por estar rebozadas de ironía con tonillo andaluz, como las profecías bíblicas en metáforas.

    – No seas inocente. Créeme que es mejor para todos que yo no sea diputado.

    – Se necesita que el Delegado de la Comunión se siente en el Congreso.

    – Se necesita todo lo contrario. ¡Pues sí que es porvenir que le sigan a uno los periodistas como a una cupletera! Lo que se necesita es hacer requetés. Seguir la farsa electoral, que va a ser un fracaso de las derechas, pero hacer requetés. ¡Eso sí que se necesita! Escogidos y dispuestos a todo.

    – Y que a ti te conozcan.

    – ¡Al revés! Cuanto a mí menos me conozcan, mejor. Lo necesario es que los chicos sean más cada día, y que tengan pistolas y que intensifiquen su instrucción militar. ¡Eso es lo que se necesita!

    Pero la voz de Don Javier espantó la bandada de recuerdos, revolviéndome otros. Decía al conductor:

    – ¡Con qué ilusión hicisteis la obra dentro de la casita el pobre Pepe Zuazola y tú! ¿Cómo sigue tu cuñado?

    – Enfermo y escondido, Señor. Igual que mi sobrino Luis, aunque éste no esté malo…

    Pepe Zuazola, hermano, como Luis Zuazola, de la mujer de Felipe Llorente, era uno de esos ejemplares estupendos que suele dar en abundancia la cantera carlista. Hombre práctico en la vida ordinaria, como era propio y hasta razón de oficio en un Agente de Bolsa de la Babel de los negocios bilbaínos, habitaba en el mundo de la política en esa estratosfera romántica y sentimental cuyo desierto y uso, como el yermo a los ermitaños, no ha discutido nadie a los cruzados de la Tradición. Así, y por eso, era como Indalecio Prieto (al que tirara con un tintero a la cabeza en una sesión de la Diputación de Vizcaya, al oírle blasfemar, siendo ambos diputados provinciales) le preguntaba un día, a los dos años de venir la República: «Pero, señor Zuazola, ¿cuándo me va a pedir algún favor?». Pues Pepe Zuazola, hacía una semana, al arder las casas contiguas al refugio donde estaba escondido en Bilbao, se levantó del lecho agarrado del brazo de su madre, que ya tenía ochenta años, cantando en pleno incendio, a media voz, el Oriamendi.

    El otro, aquel sobrino «de verdad» a quien se acababa de referir Felipe Llorente, era hijo de una hermana de su mujer, Luis Lezama Leguizamón. Que por ser Jefe Señorial de los carlistas vizcaínos, se negó en todo instante a salir de Vizcaya y prefirió su problemático escondite, a pesar de haber sido condenado a muerte en consejo de guerra por los rojos separatistas. Como prefirió, al principio, esconderse a escapar de Bilbao con un hermano en una avioneta propia. Y como entonces se nos negaba a que le rescatásemos en una operación secreta, desde donde estaba escondido, precisamente porque su cargo le imponía la obligación de seguir en la brecha.

    Anochecido, al pasar por una aldeíta, paró el coche. Don Javier quiso detenerse unos minutos en la casa de un viejo amigo de Don Alfonso Carlos. Un sacerdote vasco-francés, carlista de abolengo, que fue feliz con la visita. Especialmente cuando, a pesar de lo impropio de la hora, se le aceptó un pellizquito a un sabroso pastel casero de manzanas y abrir una botella de un viejo y excelente «Enrique IV».

    Don Javier y Don Cayetano querían ver, por lo que nos dijeron, no sé qué documento antiguo que conservaba el sacerdote en otra habitación, y nos dejaron solos. Felipe, entonces, alzó la copa, casi solemnemente, para contemplar al trasluz el venerable caldo. Yo le imité, sonriendo. Aspiramos, después, la exquisita fragancia. Y brotó el brindis.

    – Por que todo nos salga bien.

    ¡Con qué razón dice la Biblia que el vino alegra el corazón del hombre! Estábamos contentos.

  2. #2
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,410
    Post Thanks / Like

    Re: Actitud política de Fal Conde: preparación militar vs. lucha electoral

    Fuente: Boletín Fal Conde, Mayo 1984, páginas 2 – 3.



    DON MANUEL FAL CONDE Y EL SER DE LA COMUNIÓN TRADICIONALISTA

    Por Manuel de Santa Cruz


    El día 11 de agosto de 1955 don Javier de Borbón Parma escribe una carta a don Manuel Fal Conde comunicándole que va a tomar directamente el mando de la Comunión Tradicionalista y le agradece los servicios prestados; deja de ser Jefe Delegado. El 30 de agosto, sus más íntimos colaboradores, don José Luis Zamanillo, don José María Valiente y don Juan Sáenz Díez, le escriben una carta, destinada a la publicidad, de saludo y despedida. Constituyen la más alta autoridad que pueda resumir la vida política de Fal Conde, y lo hacen señalando su participación en estas tres cuestiones: 1.ª La preparación del Alzamiento del 18 de Julio de 1936; 2.ª La resistencia al Decreto de Unificación de Franco; 3.ª El Acto de Barcelona, de 31 de mayo de 1952.

    Estos episodios tienen un factor común: la defensa del ser de la Comunión Tradicionalista, especialmente frente a los planteamientos de mal menor, bien posible y de coexistencia pacífica con sus enemigos.

    1.º– La preparación del Alzamiento.– La Comunión Tradicionalista tuvo diputados en las Cortes de la Segunda República. Fal Conde les dejaba discutir con los impíos. Mientras, él preparaba su gran enmienda a la totalidad, el derrocamiento del régimen. Rechazó el proyecto de presentarse a diputado para consagrarse totalmente a conspirar. No quería ninguna «coexistencia con los rojos». Era, –somos–, extraparlamentarios. Distinguió muy bien entre esencia mala y accidentes buenos o discutibles; a él siempre le interesó la esencia de las cosas, el ser.

    No solamente salvaba el ser de la Comunión Tradicionalista de la contaminación democrática y marxista, sino que su celo por la pureza de ese ser le llevó a posturas duras respecto de otras fuerzas anticomunistas que también entraban en la preparación del Alzamiento. La capitulación ante ellas era mucho más tentadora y justificada por el mal menor, que la de la aceptación de la dialéctica parlamentaria. La situación era muy difícil; con la excepción del general Sanjurjo, con el que colaboró el 10 de Agosto de 1932, el ejército remoloneaba. Al fin, después de cinco años de barbaridades, se destaca el general Mola. Era la única esperanza en una situación desesperada, al cabo de cinco años de búsqueda infructuosa de un caudillo. Pues a pesar de esto, Fal Conde se le planta en defensa de la pureza del ser de la Comunión. Hace falta sangre fría para una actitud así. Fal Conde la tiene porque detrás, oculta, tiene otra cosa más importante, que es una concepción sobrenatural de la vida, individual y colectiva, que es la santidad. En la vida de los santos se ve que la santidad se manifiesta a veces en forma de sangre fría y de independencia desconsiderada.

    2º.– Resistencia a la Unificación.– Fal Conde no solamente discutió con Mola, sino que discrepó abiertamente de Franco, y precisamente cuando éste escalaba un puesto en la mitología y era todopoderoso. Siempre en defensa de las esencias del Carlismo. Ya antes de la Unificación hubo dos enfrentamientos:

    El 7-X-1936, apenas una semana después de que Franco fuera nombrado Generalísimo y jefe del Gobierno con atribuciones de Jefe de Estado, le lleva una carta de la Junta Nacional Carlista de Guerra, por él presidida, participándole su discrepancia con unas declaraciones suyas a favor de la separación de la Iglesia y el nuevo Estado.

    Esta carta se reproduce íntegra en la página 382 del libro de María Luisa Rodríguez Aisa, «El Cardenal Gomá y la Guerra de España», Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1981.

    El 20-XII-1936 Franco expulsa de la Zona Nacional a Don Manuel Fal Conde. Teóricamente, por crear una Academia de Oficiales del Requeté, para fortalecer la identidad de éste. Pero el destierro en sí, su largo mantenimiento y el contexto del asunto piden otra explicación que no se ha dado oficialmente, pero que bien pudiera suponerse que nace de las actividades antimasónicas, nacionales e internacionales, de Don Manuel Fal Conde. La lucha antimasónica es el máximo exponente de la pureza doctrinal carlista, porque la Masonería es la Contra-Iglesia, y el primer objetivo de la Comunión Tradicionalista es el establecimiento de la Soberanía Social de N. S. Jesucristo en España.

    Llega el 19-IV-1937. Franco decreta la Unificación bajo su mando de todas las fuerzas políticas de la España Nacional, con el nombre de Falange Española Tradicionalista y de las JONS. Es un ataque a la Comunión Tradicionalista, mortal de necesidad, porque tiene por objeto su mismo ser. Esto es lo que muchos no han entendido bien: la Segunda República no atacó directamente al ser de la Comunión Tradicionalista hasta después del 18 de Julio de 1936, cuando se convirtió en zona Roja. En su periodo propiamente dicho, atacó a la Comunión en cuestiones accidentales, como denegación de actos, clausura de centros, multas y detenciones; pero el «ser» de la Comunión subsistía. En cambio, el Decreto de Unificación de Franco destruía, de un plumazo, ese mismo ser. A defenderlo corrió Fal Conde. La batalla duró todo el resto de su mandato. Poco después de terminado éste, Franco concedió a su sucesor que el decreto de Unificación cayera en desuso.

    Unos días después del Decreto de Unificación, Don Javier de Borbón Parma escribe a Don Joaquín Baleztena Ascárate una carta larguísima explicándole su postura ante ella, con el siguiente símil: La Comunión Tradicionalista es como una antigua fortaleza de la que salen expediciones a distintos asuntos sin más riesgo que el propio de ellas, pero nunca el de la fortaleza, que debe quedar a salvo. Siguiendo el símil, nosotros comparamos a Fal Conde con el jefe de la fortaleza; otros serán los que hagan expediciones al mal menor, al bien posible, y al disparate de moda [1].

    3.º– El Acto de Barcelona.– En Barcelona, el 31 de mayo de [1952], el Consejo Nacional de la Comunión Tradicionalista elevó a S. A. R. el Príncipe Regente Don Javier de Borbón Parma una exposición y dictamen de que a él corresponde «la sucesión legítima a la Corona de España». Don Javier acepta ser «Rey de la Monarquía ideal», acepta «la Realeza de Derecho de España». Queda resuelta la esencial y complicada cuestión de la legítima sucesión dinástica. Es un acto constructivo de rematar el edificio de la Monarquía Católica y Tradicional. Le han precedido las juras de los Fueros y miles de horas de estudio y de gestión. Además, y en gran manera, es un acto defensivo del ser de la Comunión Tradicionalista.

    La situación de las fuerzas políticas y su manera de maniobrar tendían dos trampas a la Comunión Tradicionalista: la de incorporarse a Franco en una versión de la antigua Unificación accidental y nueva, y la de incorporarse a la rama liberal personificada en Don Juan de Borbón, en renovada versión de una tentación siempre presente y operativa desde el mismo nacimiento del Carlismo. En ambos casos se lanzaba la teoría de que el más glorioso fin del Carlismo era morir de parto, transfundiendo su ser a otros.

    Con el Acto de Barcelona, Fal Conde cava un foso entre ambas playas pobladas de sirenas cantantes y la fortaleza roquera del núcleo esencial de la Comunión Tradicionalista. Queda ésta a salvo, gracias a que él no buscaba acercamientos impuros sino aislamientos purificadores.

    Recuerdo imperecedero.– Durante el mandato de Don Manuel Fal Conde la Comunión Tradicionalista no murió, ni de parto, ni de nada. Él la transmitió con su patrimonio inmaculado y acrecentado con victorias militares y políticas sobre los más grandes enemigos de su historia secular. Su comprensión, profunda y operativa, de lo que es el ser en general, y el ser de la Comunión Tradicionalista en particular, es fruto y reflejo de la contemplación del Ser por antonomasia. Además de oficio político, Fal Conde tenía talante metafísico y santidad.




    [1] Nota mía. Manuel de Santa Cruz se refiere a la famosa carta de D. Javier a Joaquín Baleztena de 26 de Julio de 1937. En ella, sin embargo, no aparece escrita explícitamente esa comparación o símil que menciona el insigne historiador legitimista.

  3. #3
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,410
    Post Thanks / Like

    Re: Actitud política de Fal Conde: preparación militar vs. lucha electoral

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Fuente: Hoja Oficial del Lunes, 2 de Junio de 1975, página 10.



    FAL CONDE, UN ESPAÑOL EJEMPLAR


    La muerte nos acaba de arrebatar a quien ha sido ejemplo de fervorosa fe cristiana, profundo patriotismo e inconmovible lealtad a los gloriosos ideales de la Tradición. A un español ejemplar.

    Y el corazón y la mente se resisten a creerlo. Porque para nosotros, para el pueblo tradicionalista, Don Manuel Fal Conde, nuestro Jefe Delegado de la Comunión Tradicionalista en los tiempos difíciles de la Patria, aunque enfermo desde hacía largos años, prácticamente sin poder actuar, era todo un símbolo en que se resumían las mayores virtudes de la raza.

    Con un prestigio moral tan extraordinario (no sólo entre toda la gran familia carlista, sino entre numerosos españoles de buena voluntad, que, aun sin compartir sus ideales, conocían y admiraban su gran inteligencia; su clara visión del futuro; su sólido espíritu cristiano, y, como tal, social, soñando con una gran Obra Nacional Corporativa en beneficio principalmente de las clases más humildes, desterrando las luchas partidistas y de clases; su entereza; su valor; su austeridad franciscana y honradez insobornable, ligado a su inmenso espíritu de sacrificio, por encima de su propia conveniencia particular), su pérdida puede bien calificarse de irreparable. Más aún cuando su presencia de hombre sin tacha, y uno de los pilares de la Cruzada (en estos momentos en que tantos la ponen ahora en entredicho o “chaquetean”), era más necesaria.

    En muchos recios corazones, especialmente del sufrido pueblo carlista, hay lágrimas de verdad, pena sincera. Porque Don Manuel Fal Conde fue un hombre fuera de serie, y el tiempo, cuanto más transcurra, le ira haciendo justicia, aunque estimamos que ya es hora –la muerte hace olvidar en las almas nobles cualquier herida o resentimiento– de que se reconozcan sus valiosos servicios a la Patria.

    Los que formamos parte de la generación del 18 de Julio. Los que continuamos leales a aquella fecha histórica en que se inició la Cruzada que había de salvar a España del comunismo –es conveniente recordarlo a los ciegos de mente, desagradecidos y olvidadizos que la quieren enterrar–, y, con ello, de convertirnos en una colonia soviética, como lamentablemente vienen padeciendo numerosos países europeos en pleno siglo XX, y actualmente en peligro la Península Ibérica de que la Historia se repita, no podemos pasar por alto su labor sin desmayos al noble servicio de la Patria, interviniendo de forma decisiva en la preparación del citado glorioso Alzamiento, con un fervor tal que estaba dispuesto, según está demostrado y reconocido, caso de no querer comprometerse las demás fuerzas, a alzarse la Comunión Tradicionalista, nuevamente, sola con sus requetés.

    Mientras tantos políticos –salvo excepciones muy honrosas–, en medio del desastre, aconsejaban “paños calientes”, sin atreverse a reaccionar virilmente.

    Ése era Don Manuel Fal Conde. Un español de cuerpo entero. Un auténtico Quijote que, en medio de un mundo materializado y oportunista, renunció a honores y posibles riquezas en la hora del triunfo por lealtad a sus firmes convicciones.

    Prefirió, como tantos mártires de la Historia del Carlismo, morir pobremente, sacrificando su vida por España.

    Por eso nos queda el consuelo a todos los buenos tradicionalistas, y, en particular, a los antiguos combatientes del Requeté, de que haya sido leal hasta la hora de su muerte al lema de nuestra ordenanza: “Ante Dios no serás héroe anónimo”.

    Por eso Don Manuel Fal Conde, muerto físicamente, continuará viviendo eternamente entre nosotros, y su vida será perenne y valioso ejemplo para las generaciones presentes y futuras, alentándonos desde el Cielo (donde estamos seguros lo habrá acogido la misericordia divina) a continuar luchando sin desalentarnos, en estos momentos de dudas y zozobras, de confusión y divisiones, por una España mejor para todo el pueblo español, unidos con nuestra fe de cristianos y patriotas en una auténtica comunión.

    Por todo eso y mucho más, los antiguos combatientes de Tercios de Requetés de la Cruzada no te olvidamos.




    Manuel Ángel Viéitez Pérez

    (Secretario de la Junta Nacional de la Hermandad de Antiguos Combatientes del Requeté)

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Actitud de Portugal ante las organizaciones internacionales
    Por Martin Ant en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 8
    Último mensaje: 03/11/2018, 18:12
  2. Manuel Fal Conde y la unidad católica - XL aniversario de Fal Conde
    Por Hyeronimus en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 20/05/2015, 13:44
  3. Sobre el Ejército y su preparación
    Por Alejandro Farnesio en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 13/10/2011, 12:19
  4. Casta política y participación electoral
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 23/09/2010, 18:32
  5. Actitud Carlista
    Por Ordóñez en el foro Enlaces Hispánicos
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 09/08/2009, 13:47

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •