Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 9 de 9
Honores5Víctor
  • 1 Mensaje de Valmadian
  • 1 Mensaje de donjaime
  • 1 Mensaje de Hyeronimus
  • 2 Mensaje de Valmadian

Tema: Síndone: resumen de pruebas científicas que avalan su autenticidad.

  1. #1
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,281
    Post Thanks / Like

    Síndone: resumen de pruebas científicas que avalan su autenticidad.

    SABANA SANTA:
    Estudios Científicos


    Estudios científicos favorables a la autenticidad:

    No es un secreto que los enemigos de la fe se enfurecen contra las pruebas favorables a la autenticidad y han creado numerosas publicaciones tratando de desacreditar con toda clase de mentiras la impecable evidencia que no pueden rebatir con la razón. Por ejemplo algunos siguen diciendo que la sangre no es mas que pintura medieval, que el rostro de Cristo está inspirado en las pinturas góticas, etc.

    Observemos la evidencia:

    La Sorpresa de la Fotografía

    El 28 de mayo de 1898, Secondo Pía, al hacer las primeras fotografías de la Sábana Santa tuvo una gran sorpresa en el cuarto oscuro: La imagen en negativo apareció majestuosamente como una imagen en positivo con extraordinaria claridad y detalle. Así se dio cuenta de que la imagen representada en la tela constituye un auténtico negativo. Es evidente que un plagio medieval no podía prever la fotografía. Simplemente no se conoce en la historia de la iconografía anterior al siglo XX, de ningún otro caso una imagen que sea un negativo.

    Científicamente se ha podido comprobar:

    Expertos de la NASA en 1977, utilizando un ordenador descubrieron que la imagen tiene propiedades tridimensionales, que no pertenecen ni a las pinturas ni a las fotografías.

    En 1978 la Iglesia permitió a un equipo internacional de mas de dos docenas de eminentes científicos investigar el Lienzo. Los análisis fueron extensos, envolviendo diversos métodos desde rayos x, microscopía hasta análisis químicos. He aquí algunos de los resultados mas sorprendentes:

    Los estudios del tejido sitúa su procedencia en el área sirio-palestina en el siglo I.

    En 1978, el biólogo y criminólogo suizo Max Frei Sulzer del Centro Internacional de Sindonología, tomó muestras del polvo de la Sábana. y pudo comprobar la existencia de polen de flores de Palestina. También se ha encontrado áloe y mirra como la que utilizaban en el medio oriente los judíos para preparar los cadáveres. El falsificador medieval hubiera tenido que adelantarse a la invención del microscopio para añadir elementos invisibles al ojo humano: polen, tierra, suero, aromas para la sepultura...

    Sobre los ojos hay huellas de monedas acuñadas en el año 29 D.C. bajo Poncio Pilato. Esto corresponde a la costumbre de la época de Jesús de poner las monedas para mantener los párpados cerrados. Fueron descubiertas en 1954 y en 1978 reconocidas en mayor detalle.

    Los análisis de las huellas de sangre, hechos en el 1978 por Pierluigi Baima Bollone y otros, han indicado la presencia de sangre humana, del tipo AB. Estudios del grupo STURP uso espectroscopia , florescencia de rayos x y rayos ultravioletas, termografía y radiografía y otros mecanismos sofisticados para comprobar la presencia de la sangre

    La sangre es sangre de un hombre que padeció una muerte traumática" asegura el químico Alan Adler quien además asegura que tanto los análisis químicos como la florescencia amarillo-verdosa visible bajo luz fluorescente, indican la presencia de flujos de sangre. Esta sustancia era desconocida hasta el siglo XX, por lo que no puede ser la obra de un artista medieval. Adler piensa que la imagen fue producida por algún proceso de radiación.

    La Imagen: No existen indicios del uso de brochas en la imagen. No se utilizó ninguno de los métodos artísticos conocidos para hacer la imagen. La imagen tiene slo una fibra de profundidad

    El mismo grupo de científicos de STURP, comprobaron la absoluta ausencia de pigmentos, tintas u otros medios de pintura en la Sábana Santa. No hay imagen del cuerpo bajo las manchas de sangre. Por lo tanto, la imagen se formó después de las manchas de sangre. La imagen del cuerpo del Hombre de la Sábana no está hecha manualmente: no es una pintura, ni una quemadura (las quemaduras existentes no son parte de la imagen sino que fueron causadas por un incendio en 1532). El origen de la misma es un enigma científico que todavía no se ha resuelto. No se conocen los mecanismos físico-químicos que han producido esta oxidación y deshidratación de las fibras más superficiales del tejido. Sobre la Sábana no hay huellas de pigmentos colorantes. La imagen es el resultado de deshidratación y oxidación de la celulosa contenida en las fibras en la superficie de la tela. Pero cómo se formó es aun un misterio.

    Desde el campo de la medicina: La imagen que aparece en negativo permite un minucioso estudios anatómico y de las diferentes heridas que aparecen en le cuerpo. El primer cirujano que comprobó la absoluta exactitud anatómica de esas heridas fue el profesor de Anatomía Comparada de la Sorbona, Yves Delage, de la Academia de Ciencias de París. Este profesor era agnóstico, sin embargo no le quedó la menor duda de que sólo un hombre que hubiera padecido los tormentos físicos de Jesús podría haber dejado tales huellas.

    Una multitud de médicos han podido confirmar los hallazgos del Doctor Delage. Pierre Barbet (cirujano del Hospital de S. José de París), Giovanni Judica Cordiglia (profesor de Medicina Legal de la universidad de Milán), Dr. Roberto Bucklin (medico forense, patólogo del Hospital de los Angeles, California), el Dr. Rudolf W: Hynek (de la Academia de medicina de Praga)... todos coinciden en afirmar que la representación de las heridas es anatómicamente perfecta y con detalles desconocidos en la Edad Media. Por ejemplo, el halo de suero alrededor de las manchas de sangre -no visible a simple vista; salpicaduras y sinuosidades de los regueros sanguíneos, el hinchazópico de la asfixia- etc...

    La Sábana Santa revela datos desconocidos en tiempos medievales. En el siglo XIV, la iconografía tenía un ínfimo desarrollo del realismo anatómico. Además todas las imágenes de la época demuestran que se desconocían los elementos históricos y arqueológicos sobre la flagelación y la crucifixión según se hacía en el siglo I. Sin embargo se ha podido demostrar que la Sábana Santa no sigue la iconografía medieval sino que muestra estos elementos con suma precisión tal como corresponden al tiempo de Cristo.

    Para lograr una semblanza perfecta, como la impresa en el lienzo, en caso de que la Sábana Santa fuera medieval, se requeriría que se martirizara a una víctima, la sometiera en vida a setecientas heridas y que una vez muerta, le traspasaran el corazón con una lanza.

    Pero además se requeriría que la víctima tuviera un rostro perfectamente afín con las decenas de iconos de Cristo difundidos en el arte bizantino desde el siglo VI. La afinidad del rostro de la Sábana Santa y los antiguos iconos ha sido documentada por Giovanni Tamburelli en el año 1989, quien encontró muchos puntos de congruencia de tal manera que habría que pensar que la faz del lienzo fue el prototipo para la iconografía cristiana primitiva (en cuanto a las características del rostro. Ya hemos visto que no pudieron copiar los detalles anatómicos).

    El tejido del lienzo, envolvió un auténtico cadáver durante un período de 30 a 36 horas, como lo demuestran las setecientas heridas pequeñas y grandes calcadas sobre el lino por contacto. Exámenes minuciosos conducidos por médicos han asegurado además que se trata de una perfecta imagen de un cuerpo humano, torturado por la corona de espinas, azotes, la cruz, traspasado por la lanza... Los efectos naturales de esos tormentos sobre un cuerpo humano están claramente manifiestos de tal forma que sería imposible de imitar y menos sin las técnicas modernas.

    Está científicamente reconocido por todos los expertos de todas las tendencias que, independientemente de que la Sábana haya sido o no utilizada para envolver el cuerpo de Cristo en el siglo I, se trata de un caso arqueológico único en el mundo. Hoy día el lienzo es estudiado por treinta disciplinas diferentes.

    La teoría que explica mejor el origen de la imagen es la de una radiación no penetrante que se atenúa al pasar el aire y que disminuye con la distancia. En la tela, tratada con áloe y mirra, se imprimieron los rasgos del cuerpo como si se tratara de una plancha fotográfica. Esto explica su carácter tri-dimensional.

    La radiación sobrenatural del momento de la resurrección puede ser la causa misteriosa de la impresión de la imagen del cuerpo en el lienzo. En ese caso se trata de la verdadera imagen de Cristo en el momento preciso que su cuerpo va a resucitar. Semejante radiación explicaría la dificultad de los científicos en descubrir su origen, ya que se trata de algo sobrenatural. También explica el fallido resultado de la prueba de carbono ya que esta no tomó en cuenta los efectos de la radiación en el lienzo.

    Estudios contrarios a la autenticidad:

    La prueba de Carbono 14

    El carbono 14 es inestable y se descompone con el tiempo. Al medir la cantidad restante en una fibra, los científicos buscan descubrir su edad.

    Tras las pruebas de Carbono 14, realizadas con el Santo Sudario en el año 1988 por laboratorios de Oxford, Tucson, y Zurig, los investigadores anunciaron que la reliquia es un lienzo medieval cuya fecha se encuadra entre 1260 y 1390. Los resultados fueron hechos públicos por el ex arzobispo de Turín, el cardenal Ballestero el 13 de octubre, de 1988.

    «No toca a la Iglesia --subraya el cardenal de Turín Giovanni Saldarini,-- rebatir el resultado de los exámenes efectuados con el método del Carbono 14. Las cuestiones que suscita el lienzo sobre el plano de la investigación, siguen siendo competencia de la ciencia». -TURIN, 9 abril 98 (ZENIT).

    Sin embargo, nuevos estudios científicos han puesto en duda la validez de estas pruebas de carbono 14. El químico Alan Adler, profesor emeritus de Western Conneticut State University dice que la tela que se tomó para las pruebas viene de una porción del Santo Sudario que tiene marcas de agua y quemaduras. Contiene además reparaciones que la hacen diferente al resto del Sudario. El científico ruso Dimitri Kouznetsov y el físico John Jackson sugieren que el perfil de carbono de la tela fue afectado por el fuego de 1532.

    El doctor Leoncio Garcia-Valdes descubrió que una pieza de arte de los indios Mayas, que se pensaba era un plagio, y mas tarde se comprobó que había un error con el carbono 14 porque la pieza estaba cubierta de una capa de bacteria. Podría el Sudario estar cubierto también por bacteria.

    Los científicos que hicieron la prueba desmienten estas objeciones. La Iglesia va permitir mas estudios en el futuro. Además las pruebas de Carbono 14 no han podido explicar por qué los numerosos estudios científicos anteriores dieron resultados favorables a la autenticidad



    Nueva Prueba Química Demuestra error en Prueba del Carbono 14 de 1988.
    Dallas, Texas. 19 Enero, 2005. Fuente AMSTAR.

    La organización científica dedicada a investigar el sudario de Turín, "American Shroud of Turin Association for Research" (AMSTAR), anunció que la prueba de Carbón 14 del año 1988 no fue hecha en la tela original del sudario sino en en un parche del mismo, indicando por tanto una fecha erronea de la edad del sudario. "Ahora evidencia conclusiva, recogida en los últimos dos años, prueba que la muestra utilizada para calcular la edad del Sudario fue en realidad tomada de un parche re-cosido expertamente." dice el Presidente de AMSTAR, Tom D'Muhala. "Prueba química demuestra que el lino del Sudario es en realidad muy viejo -- mucho mas viejo que la fecha del radio carbono publicada en 1988"

    "Aunque parece poco posible, la muestra utilizada para la prueba de la edad del Sudario de Turín en 1988 fue tomada de un area re-cosida del Sudario" reporta el químico Raymond Rogers, del Laboratorio Nacional de Los Alamos en New Mexico, USA. Los descubrimientos de Rogers estan publicados en el número corriente de Thermochimica Acta, revista científica de química.

    "Los resultados de "Pyrolysis-mass-spectrometry" de la muestra, unidos a observaciones microscópicas y microquímicas, demuestran que la muestra de radiocarbono no fue parte de la tela original del Sudario de Turin que esta en la actualidad en la Catedral de Turín, en Italia" dice Rogers.

    "La muestra de radiocarbono tiene propiedades químicas completamente diferentes que la principal parte del sudario-reliquia" explica Rogers. "La muestra analizada fue teñida utilizando tecnología que comenzó a aparecer en Italia alrededor del tiempo en que calló a los Turcos mamelucos el último bastión de los Cruzados en AD 1291. La muestra de radiocarbono no puede ser anterior a, aproximadamente AD 1290, lo que concuerda con la edad determinada en 1988. Sin embargo, el Sudario mismo en realidad mucho mas antiguo"

    La nueva investigación de Rogers claramente desaprueba las conclusiones anunciadas en 1988 por el portavoz del Museo Británico, Mike Tite, cuando el declaró que el Sudario era de origen medieval y probablemente un engaño. El Museo Británico coordinó las pruebas de Radiocarbono de 1988 y actuó como vocero oficial de todos los descubrimientos.

    Casi inmediatamente, analistas del Sudario cuestionaron la validez de las muestras utilizadas para la prueba de carbono. Investigadores, utilizando fotografías de alta resolución del Sudario, encontraron señales de un re-tejido "invisible" en el area utilizada para la prueba.



    Sábana Santa: Estudios Cientificos
    DOBLE AGUILA dio el Víctor.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  2. #2
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,780
    Post Thanks / Like

    Re: Síndone: resumen de pruebas científicas que avalan su autenticidad.

    Si alguien quiere profundizar, en este hilo hay abundante información sobre la Sábana Santa:

    James Cameron niega la resurrección de Cristo

    También hay alguna información aquí:

    De Templarios

    En la Sábana Santa se encuentra el certificado de defunción de Jesús

  3. #3
    Avatar de donjaime
    donjaime está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 15
    Mensajes
    502
    Post Thanks / Like

    Re: Síndone: resumen de pruebas científicas que avalan su autenticidad.

    SÁBANA SANTA Y LA POLÉMICA DEL CARBONO 14.









    LA SÁBANA SANTA Y LA POLÉMICA DEL CARBONO 14.
    En octubre de 1988 despertamos un día con una noticia, que al menos a los católicos nos parecía un escándalo y una falaz mentira. Los medios se regodeaban en repetirla... “La Santa Síndone, de acuerdo a estudios hechos con el carbono 14, no sería del siglo I, sino del siglo XIV; por tanto, no habría en*vuelto el cuerpo del Redentor, sino que sería, a lo sumo, un simple objeto de piedad de la Edad Media”.


    El Dr. Michael Tite, miembro del British Museum de Londres, daba una conferencia de prensa al respecto, y a sus espaldas, en un pizarrón, estaba escrita una cifra: “1260-1390”. Acompañado de otros científicos, expli*có los resultados de la medición por dicho método, dan*do por hecho que tal Sábana no habría sido la mortaja de Cristo.


    La comunidad científica no tardó en hacerse escu*char, advirtiendo que ese método era más que variable e impreciso. No entraremos por ahora en el campo técni*co del análisis realizado por los tres laboratorios encargados del examen, pero sí podemos afirmar que es imposible que la Santa Sá*bana de Turín sea del siglo XIV Daremos algunas razones:





    El prof. Edward Hall, el Dr. Michael Tite y el prof. Robert Hedges, 13 de octubre de 1988.


    1. La Sábana Santa es una sarga de lino. Según el téc*nico textil T. H. Walsh, este tipo de tejidos no em*pezó a confeccionarse en Europa Occidental sino hasta pasado el siglo XIV Por lo tanto, ¿cómo puede ser que la Síndone, entonces, sea de principios del mismo siglo? ¿Acaso el artista que la confeccionó fue a comprar la te*la a Oriente?


    2. La Síndone contiene polen de plantas propias de Jerusalén, del valle del Jordán, de Urfa (la antigua Edesa), de Constantinopla y también de Europa Central. Max Frei, un especialista en palinología (estudio del polen), se pregunta: ¿el supuesto falsario paseó su tela, antes o después de haberla elaborado, por todas esas re*giones tan distantes entre sí para captar polen típico de ellas, y así engañar a los científicos del siglo XX? El problema es que en el siglo XIV no se conocía siquiera qué era el polen...


    3. Se encuentran muchas manchas de sangre ar*terial y venosa en la Síndone. El supuesto au*tor de de la misma, ¿cómo pudo haberla puesto, siglos antes de que Cisalpino y Harvey descubrie*ran la circulación de la sangre? ¿O tenemos que suponer que el falsario crucificó a un hombre en el siglo XIV para poder trasladar a su lienzo estas di*ferencias que él desconocía?


    4. El médico forense y patólogo Dr. R. Bucklin, facultativo de los hospitales de Los Ángeles y Houston, declara que las imágenes de la Síndone son anatómicamente correctas. Sus características patológicas y fisiológicas son claras y revelan unos conocimientos médicos ignorados hasta hace ciento cincuenta años. Volvemos, pues, ¡a lo mis*mo: ¿cómo pudo saber eso el falsario del siglo XIV? ¿Es que crucificó a uno o a varios hombres?


    5. La fotografía se descubre recién en el siglo XIX. Ahora bien, la Síndone es un negativo fotográfico hecho varios siglos antes de que se in*ventara la fotografía, y por tanto, que se conociera qué era un negativo fotográfico. Por eso es impo*sible que un artista modelara conscientemente un negativo fotográfico, sin saberlo que estaba ha*ciendo, ininteligible además para los espectadores de la época. No faltaron quienes intentaron copiar la Sábana como negativo, como Refo y Cusetti, pero fracasaron...


    6. Por su antigüedad, el color de la Sábana San*ta es amarillo pajizo. Los pedazos de lino que se cosieron para tapar las quemaduras del incendio acaecido en el año 1532 son muchísimo más blan*cos. Eso es señal de que la Síndone es mucho más antigua que los remiendos, y aún muy anterior al siglo XIV.


    7. Uno de los más asombrosos hallazgos de la Síndone, es que la imagen presenta caracterís*ticas de tridimensionalidad. Esto implica decir que el grado de luminosidad de la imagen está ma*temáticamente relacionado con la distancia del cuerpo al lienzo; de aquí se sigue que la imagen al*canza el máximo grado de brillantez en aquellas zonas en las que el cuerpo tocó el tejido, y menos allí donde no lo tocaba. Esto indica que la imagen fue for*mada a partir de un objeto tridimensional, como es un cuerpo inerte... Ninguna fotografía normal tiene esas características.


    8. En la fotografía tridimensional del Lienzo eran cla*ramente perceptibles dos diminutos objetos, como botones, puestos sobre los párpados. Se trata de mone*das romanas de poco valor, que los judíos utilizaban pa*ra cerrar los ojos de los difuntos. Por sus características correspondían a “leptones”, que según el Kadnam Numismatic Museum de Tel Aviv, fueron acuñadas sola*mente en tiempo de Poncio Pilatos. Así, pues, la datación nos retrotrae al siglo I y no al XIV.



    Los leptones fueron monedas emitidas
    por Poncio Pilato en el año 29
    después de Cristo


    9. Es de considerar que un artista del siglo XIV no hu*biera colocado el clavo en la muñeca —como lo presenta la Santa Síndone—, sino en la palma de la ma*no, como era lo habitual en la pintura e imaginería de aquella época.


    10. Llama la atención en la imagen su regularidad, la cual es igual tanto en la parte frontal como en la dorsal (nuca y espalda). Por ley natural, la dorsal ten*dría que haber quedado más aplastada, y por consiguien*te con evidentes deformaciones propias de un cuerpo muerto de ochenta kilogramos. Pero todo es regular en sus líneas, sin la menor deformación. Esto solamente es explicable si el cuerpo no tocaba ni pesaba en el mo*mento de imprimirse la imagen, es decir, si estaba ingrá*vido, o si levitaba en el instante de producirse el flash que fija la imagen. Ahora bien, la gravedad era desco*nocida en el siglo XIV, y la ingravidez es un producto de la era espacial...


    11. Los cuarenta científicos norteamericanos, algunos de la NASA, que estudiaron a fondo la Síndone con los más sofisticados aparatos, vieron que la imagen con*tenida en ella no es una pintura, ni obra de arte hecha con alguna técnica conocida. ¿Será que el genial artista se llevó al sepulcro el secreto de su técnica y ésta no ha sido aún descubierta? Además, ¿se habría de reducir el empleo de esta técnica misteriosa a una sola obra de ar*te? ¿Por qué ese artista no la aplicó a otras creaciones? De hecho, no se conoce que exista algo semejante en el mundo...


    12. Supongamos, sin embargo, que fuese una pintura. El catedrático de física de la Universidad de Yale, Dr. J. H. Heller, afirma: “No es posible ver la figura de la Sábana a menos de uno o dos metros de distancia (a menor distancia la figura se diluye y no se puede ver). Ahora bien, un artista no puede pintar si no distingue los trazos que da con su pincel. El supuesto artis*ta hubiese tenido que utilizar un pincel de uno o dos metros de longitud... Además, éste tenía que estar compuesto por una sola cerda, pues sólo manchaba fibrillas aisladas de diez o quince mi*eras de diámetro. Las cerdas de pincel más finas que conozco son las de marta, y un pelo de marta tiene un gran diámetro comparado con una fibrilla del tejido”.


    Por otra parte, el supuesto pintor tuvo que uti*lizar una pintura que no contuviera ni óleo ni agua, porque no se encuentran en la Síndone señales de capilaridad. Aún más, para distinguir lo que esta*ba pintado, habría precisado de un microscopio de gran aumento, bajo el cual hubiese tenido que mover el pincel. Pero las leyes de la física que gobier*nan la óptica excluyen dicho microscopio, a menos que estuviera adosado a un televisor en colores, pues el amarillo pajizo (el color de las fibrillas co*loreadas) es demasiado débil para que quede registrado en blanco y negro”.


    Otro obstáculo que habría tenido que superar el supuesto artista, es el de las limitaciones del sis*tema nervioso humano. Nadie puede sostener un pincel tan largo con la necesaria firmeza para pin*tar el extremo de una fibrilla. Sería necesario un micro-manipulador del siglo XX, que operase hidráulicamente a una distancia de uno o dos metros. Y este aparejo hubiese tenido que es*tar montado en un brazo mecánico especial, que es un invento de la era atómica. Asimis*mo, el artista tendría que haber sabido qué cantidad de micro-fibrillas debía pintar, y ha*berlo hecho a la inversa, como sucede con un negativo. Todas las fibrillas coloreadas tie*nen la misma intensidad de color. La figura resulta de la mayor o menor agrupación de fibrillas coloreadas. Nuestro hipotético ar*tista habría tenido que utilizar sangre, tanto pre-mortal como post-mortal, y tendría” que haber pintado con albúmina de suero, que só*lo es visible bajo rayos ultravioleta; hay que suponer también que utilizaría un medio invi*sible a la luz blanca”.


    Se llegó a la conclusión de que las imá*genes eran producto de laoxidación. El ácido sulfúrico es un agente oxidante, pero es evidente que nadie puede pintar con ácido sulfúrico porque destruiría las cerdas y dejaría señales de capilaridad”.


    El calor también puede causar el mismo tipo de oxidación que el ácido sulfúrico, pero cualquier fuente de calor irradia de manera difusa;y no podría explicar la tridimensionalidad de los rasgos del hombre de la sá*bana, o la nitidez del color amarillo pajizo que se en*cuentra solamente en los extremos de las micro-fibrillas”. Hasta aquí el biofísico Dr. J. H. Heller.


    13. Los científicos no entraron a analizar ésta radia*ción, sólo dijeron que era “desconocida”. No que*rían entrar en el campo religioso: ¿quién es el Hombre de la Síndone? Ellos desearon mantenerse en el campo puramente científico; pero un cuerpo muerto no puede emitir tal radiación. Por eso, tiene que tratarse de una radiación muy singular. Si suponemos que el difunto envuelto por la Sábana fue Jesucristo, no hay dificultad; esta irradiación especial podría ser una eclosión de luz y de calor que saliera del cuerpo de Cristo en el momento de resucitar. De hecho, aunque los científicos no quisie*ran entrar en este campo, todos ellos pensaban en Jesu*cristo, como confesó el Dr. Mula, coordinador del equi*po. Por eso él mismo dice que esta radiación les causó a todos un enorme impacto.


    14. Si fuese un tejido del siglo XIV tampoco tendría ex*plicación una inscripción del siglo XI, escrita a plu*ma por encima de la rodilla derecha: “Sanctissime Jesu, miserere nostri”, descubierta y datada —por el tipo de letra— por el Profesor Aldo Marastoni, ajeno a los es*tudios de la Santa Síndone, docente de la Universidad de Milán.


    15. Suponiendo la honradez de los tres laboratorios que examinaron la tela al carbono 14, hay un sinnúme*ro de irregularidades que pueden alterar los resultados. Así, por ejemplo, el no haber limpiado la Síndone de impurezas orgánicas, tales como hongos y demás matería orgánica superpuesta que contiene. La Síndone fue expuesta infinidad de veces al sol y al aire, lo que afec*ta la composición de la celulosa; también ha estado ro*deada de cirios encendidos, sufrió quemaduras, ha sido manoseada por la gente y manchada por el sudor de los que la sostenían y tocaban —como cuenta San Francis*co de Sales—; todo lo cual necesariamente altera nota*blemente tal datación, al punto que el mismo Dr. W. F. Libby, premio Nobel precisamente por haber inventado este método de datación del carbono 14, no creyó fiable aplicarlo a la Santa Sábana. En efecto, creyó que no te*nía aplicación a ella, en razón de estar demasiado altera*da. Por otra parte, una sola prueba en contra de la au*tenticidad de la reliquia no puede tirar al suelo los cien*tos de pruebas que atestiguan lo contrario.


    EN CONCLUSIÓN, la Santa Sábana cumple un papel importantísimo para los tiempos que corren. Los incré*dulos y escépticos pueden encontrar en esta santa reli*quia los argumentos razonables y científicos que testi*monian el hecho que dividió la historia del hombre en un antes y un después de Cristo, el nacimiento, muerte y resurrección del Redentor. Pero, tal como decía el Cardenal Newman, la verdad sólo se muestra a los que con sinceridad la buscan...



    ¿QUÉ ES EL CARBONO 14?
    Con las técnicas disponibles en el siglo XIX, los geólogos de entonces sólo podían componer una escala de tiempo relativa. Sin embargo, poco des*pués del descubrimiento de la radiactividad, se de*sarrollaron los métodos radiométricos de dotación. Con ellos, se pudo empezar a calibrar la escala relativa del tiempo geológico creando una absoluta.


    El método del carbono 14 fue desarrollado en primera instancia por el químico estadounidense Willard Frank Libby y su grupo de colaboradores de la Universidad de Chicago en 1947, cuyos trabajos le valieron el premio Nobel de Química de 1960. El descubrimiento fue que por medio de la actividad metabólica el nivel de carbono 14 en un organismo vivo se mantiene en equilibrio con el de la atmósfe*ra o con el de otras partes de la reserva dinámica terrestre, como el océano.



    El Dr. William Frank Libby, galardonado con el premio Nobel en 1960 por haber inventado el método de datación del carbono 14 no era partidario de usar dicho método con el Santo Sudario.


    A partir de la muerte del organismo, el isótopo radiactivo empieza a desintegrarse a un ritmo cono*cido sin ser reemplazado por el carbono del dióxi*do de carbono atmosférico. Su rápida desintegra*ción limita, en general, el periodo de dotación a unos 50.000 años, aunque a veces se extienda el método hasta 70.000 años. La incertidumbre de la medida aumenta con la antigüedad de la muestra.


    Aunque el método se adapta a una gran varie*dad de materiales orgánicos, su precisión depende del valor usado para la vida media de las variacio*nes en las concentraciones atmosféricas de carbo*no 14 y de la contaminación. En 1962, la vida media del radiocarbono fue redefinida desde 5.570 ± 30 años a 5.730 ± 40 años; por ello, algunas determina*ciones anteriores requieren un ajuste, y debido a la radiactividad introducida en los últimos años en la atmósfera, las dotaciones de radiocarbono se cal*culan desde 1950.


    La escala temporal del carbono 14 contiene otras fuentes de incertidumbre que pueden produ*cir errores entre 2.000 y 5.000 años. El problema más grave es la contaminación posterior al depósi*to, que puede estar causada por filtración de agua subterránea, por incorporación de carbono más an*tiguo o más joven, y por captación de impurezas en el terreno o en el laboratorio. Entonces, como to*dos los organismos vivos, absorben carbono radiac*tivo, forma inestable de carbono que tiene una vida media de unos 5.730 años. Durante su vida, un or*ganismo renueva de forma continua su provisión de radiocarbono al respirar y al comer. Tras su muerte, el organismo se convierte en un fósil y el carbono 14 decae sin ser reemplazado. Para medir la cantidad de carbono 14 restante en un fósil, los científicos in*cineran un fragmento pequeño para convertirlo en gas de dióxido de carbono. Se utilizan contadores de radiación para detectar los electrones emitidos por el decaimiento de carbono 14 en nitrógeno. La cantidad de carbono 14 se compara con la de car*bono 12, forma estable del carbono, para determi*nar la cantidad de radiocarbono que se ha desinte*grado y así datar el fósil.












    La conclusión del profesor Max Frei.



    Max Frei recolectando muestras de partículas del Santo Sudario en 1978.


    El Profesor Max Frei, célebre criminólogo y director del Laboratorio Científico de la policía de la ciudad de Neuchátel, reputado especialista en el estudio de micro huellas, obtuvo permiso para reco*ger muestras de partículas muy finas de polvo, cuyas huellas casi invisibles podían encontrarse todavía en el Santo Sudario. Luego las analizó, el 24 de noviembre de 1973, en presencia de miembros de la comisión encargada del estudio.
    Así, el Profesor Frei logró identificar granos de polen, que pertenecían a plantas que no viven en Europa Occidental. Al concluir finalmente su estu*dio, dos años y medio más tarde, declaró:


    La presencia de granos de polen pertenecien*tes a seis especies de plantas palestinas, a una especie vegetal de Turquía y a unas ocho especies mediterráneas, ya nos autoriza a formular la si*guiente conclusión definitiva: ¡El Sudario no puede ser una falsificación!






    R.P. Bruno Yavi, Revista “Iesus Christus”, Nº 129, mayo – junio de 2010.
    Valmadian dio el Víctor.

  4. #4
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,780
    Post Thanks / Like

    Re: Síndone: resumen de pruebas científicas que avalan su autenticidad.


    Negativo de la imagen impresa sobre la Sábana Santa - Valerio Merino


    Un médico español sostiene que la imagen impresa en la Sábana Santa es la de «una persona viva»


    El catedrático Bernardo Hontanilla publica un estudio en el que afirma que el lienzo muestra a un sujeto que «se está levantando»

    Laura Daniele

    La Sábana Santa es uno de los objetos más estudiados del mundo. Este lienzo de más de cuatro metros de largo en el que, según la tradición, se habría impreso el cuerpo de Jesús crucificado, ha sido objeto de todo tipo de análisis forenses, hematológicos, textiles, químicos, biológicos e iconográficos. Sin embargo, nunca hasta ahora se había analizado «desde el punto de vista de un cirujano plástico».

    Esa ha sido la peculiar tarea que ha emprendido el catedrático de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora de la Clínica Universidad de Navarra, Bernardo Hontanilla. Su estudio –que acaba de publicarse en la revista «Sciencia et Fides» («Ciencia y Fe»), una publicación conjunta de la Universidad Nicolás Copérnico de Torun (Polonia) y la Universidad de Navarra– concluye que la Sábana Santa de Turín «muestra a la vez signos de muerte como de vida de una persona que dejó su imagen impresa en un momento en el que estaba viva». Para este anatomista español, «es razonable pensar que si la Síndone (del griego, lienzo) cubrió el cuerpo de Jesús a Él le interesaría no solo mostrarnos los signos de muerte sino también de resurrección en el mismo objeto».

    Reconstrucción en 3D de la imagen


    Para llegar a este sorprendente resultado, este catedrático especializado en cirugía de la parálisis facialanalizó varios detalles de la postura del cuerpo impreso en la Sábana Santa siguiendo la reconstrucción en 3D del artista andaluz José Manuel Miñarro López. Según explica Hontanilla, todos los estudios realizados hasta ahora sobre la Síndone se refieren a un cadáver. «Se trata de estudios de medicina forense que describen que la postura fijada en la Síndone es típica de una rigidez post mortem, pero en realidad se trata del gesto habitual de una persona cuando está intentando levantarse partiendo de la posición decúbito supino», asevera. Hontanilla llega a esta conclusión después de cuestionar la rigidez postmortem en «una persona sometida a un gran traumatismo, deshidratada y con las reservas de glucógeno agotadas en el cuerpo», como es el caso de un hombre que muere en la cruz.



    Reconstrucción de la imagen de la Síndone por el artista José Manuel Miñarro López - Francis Silva

    Además, el médico realizó varias pruebas con sujetos varones de entre 30 y 40 años, con fenotipo atlético y de entre 1,70 y 1,80 metros de altura a los que les solicitó que se levantaran del suelo partiendo de la posición decúbito supino. Según explica el facultativo, todas estas personas «mostraron un desplazamiento de las manos a los genitales al flexionar el tronco, una elevación y semiflexión de la cabeza y un apoyo de una planta del pie con menos flexión de la pierna contralateral y cierto grado de rotación interna como la figura observada en la Síndone».

    Para apoyarse en su argumento de que la persona envuelta en la Sábana Santa estaba viva en el momento de la impresión de la imagen, Hontanilla también se detiene en los surcos nasogenianos y nasolabiales del rostro que se aprecian en la imagen. «La presencia de ambas marcas en la cara impresa en la Síndone se asemeja más a la de una persona viva, ya que en un cadáver reciente la musculatura facial se relaja y desaparecen los surcos», sostiene en su estudio. «La muerte tiene como consecuencia una parálisis facial bilateral y pueden desaparecer estos surcos. Sin embargo, esa persona que está impresa en la Síndone tiene los surcos nasogenianos marcados y no solo los dos surcos sino que, en el lado derecho, tiene otra marca que indica actividad muscular que se corresponde con un golpe que le dieron en la cara y que está provocando ese surco más superior», explica Hontanilla. «Si estuviera muerto –añade– podría haber una mayor inflamación de toda la mejilla, pero sin la demarcación de surcos por la falta de actividad muscular».

    Décimas de segundo


    Estos y otros signos que define en su artículo, le llevan a sostener que «la imagen dinámica que queda impresa en la Sábana podría haberse producido «en cualquier momento entre las 18 y 30 horas siguientes a la muerte, pero estando vivo». Además Hontanilla señala que la posición del cadáver que ha quedado impreso en la Síndone«no se debe a que el cuerpo está intentado recuperar la postura que tenía en la cruz porque, de ser así, los brazos entonces deberían haberse desplazado hacia afuera, recordando la posición de crucificado, en lugar de ir hacia los genitales». «La posición del cuerpo –añade– muestra ese primer e incipiente gesto de levantamiento que pudo ocurrir en décimas o segundos para después desvanecerse y atravesar el lienzo», asevera.

    Consciente de la polémica que puede generar su estudio, el catedrático defiende que «en el momento en que se imprime esa imagen, la persona está viva». «Lo afirmo y defiendo científicamente donde sea necesario. Si todos estos signos que aparecen en la Síndone los unimos a todo lo que está escrito en los Evangelios, entonces coincide el cien por cien no solo en la muerte, sino también en la resurrección. Tanto los signos estáticos de muerte como dinámicos de vida están juntos en el mismo objeto. Si la imagen de la Síndone es la de Jesucristo entonces es una prueba para los cristianos de su muerte y resurrección», sostiene.

    El presidente de la Centro Español de Sindología (CES), Jorge Manuel Rodríguez Almenar, prefiere ser prudente. «En la Sábana Santa no se puede hablar de resurrección, pero sí se puede hablar de desaparición del cadáver. Si la imagen impresa en la Sábana Santa es una huella de la transformación de un cuerpo físico a metafísico o gloriosono es una cosa que la ciencia pueda probar. Esto supone dar un salto que va más allá de la ciencia porque la resurrección es un concepto que no es físico», señala este abogado que ha dedicado buena parte de su vida a investigar el impacto de la Síndone en la Historia del Arte.



    Pese a que la Sábana Santa ha sido siempre objeto de debate entre los que creen en su autenticidad y quienes dudan, el presidente del CES recuerda que hasta el momento se ha probado que la imagen reflejada en la Síndone es el de un hombre real, que murió flagelado y crucificado y no producto de un artista. Sin embargo, admite que los principales estudios consideran que sigue siendo «un misterio» cómo se produjo la imagen sobre la Sábana Santa.

    Hontanilla también considera que la imagen sobre la Sábana Santa «no puede ser una obra artística». «Es muy difícil de explicar cómo en el siglo XIV, y en realidad en cualquier otro siglo, alguien pudo diseñar material y formalmente la imagen de un sujeto muerto y a la vez vivo. Casi diríamos que la producción de esa imagen en ese objeto es absolutamente admirable, por no decir milagrosa, que se sale fuera de toda lógica humana», asegura el médico.


    El Papa durante la última ostención de la Sábana Santa enTurín en 2015 - AFPUn reto para la ciencia

    La Sábana Santa sigue siendo un misterio para la ciencia. San Juan Pablo II se refirió a ella en 1998 «como un reto para la inteligencia». Precisamente durante su pontificado se facilitó el acceso al lienzo para su estudio. El más relevante fue el del equipo Sturp, compuesto por 33 científicos estadounidenses de las más diversas especialidades y creencias que examinaron y fotografiaron el lienzo durante más de 96 horas. Su estudio concluyó en que la imagen reflejada en la Síndone es la de «un hombre real, que murió crucificado» y «no producto de un artista». Sin embargo, admitieron que sigue siendo «un misterio» cómo se produjo aquella imagen.

    En 1988, la diócesis de Turín autorizó la extracción de una muestra para la prueba de carbono-14 . La datación estableció que la tela había sido confeccionada en la Edad Media. El resultado fue «muy discutido», al argumentarse que la muestra estaba contaminada por el humo adherido al manto durante un incendio en la Edad Media.

    Desde entonces ya no se ha vuelto a facilitar la tela para su estudio. El escritor Juan Eslava, autor de «El fraude de la Sábana Santa y las reliquias de Cristo», asegura que «si la Iglesia estuviera interesada en conocer su autenticidad «daría su permiso para crear una comisión científica internacional» para estudiar el lienzo. «Pero nunca lo hará porque no se van a comprometer en algo que puede perjudicarles», asegura este profesor licenciado en Filología Inglesa por la Universidad de Granada.




    https://sevilla.abc.es/sociedad/abci...5_noticia.html









    Valmadian dio el Víctor.

  5. #5
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,281
    Post Thanks / Like

    Re: Síndone: resumen de pruebas científicas que avalan su autenticidad.

    El presidente de la Centro Español de Sindología (CES), Jorge Manuel Rodríguez Almenar, prefiere ser prudente. «En la Sábana Santa no se puede hablar de resurrección, pero sí se puede hablar de desaparición del cadáver. Si la imagen impresa en la Sábana Santa es una huella de la transformación de un cuerpo físico a metafísico o glorioso no es una cosa que la ciencia pueda probar. Esto supone dar un salto que va más allá de la ciencia porque la resurrección es un concepto que no es físico», señala este abogado que ha dedicado buena parte de su vida a investigar el impacto de la Síndone en la Historia del Arte.
    Sí hay "desaparición" ésta debió ser física es decir, que la ciencia podría demostrarlo, el problema es que no lo ha hecho, ni puede hacerlo, y es que ¿cómo se demuestra tan prodigioso hecho "constatable" no constatado por prueba alguna? ¿o lo que se insinúa es que no resucitó? Entonces sí no resucitó pero sí desapareció (sin prueba empírica forense o historiográfica alguna), será porque alguien se llevó el cadáver, ¿quién o quiénes? Pero es que, además, no sólo lo hicieron desaparecer, es que nos dejaron el testimonio de su presencia y aspecto, pero resulta que no es pintura, tampoco es fotografía que no existía, ¿cómo lo hicieron esos misteriosos profanadores? Y el buen hombre afirma que él prefiere ser "prudente".
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  6. #6
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,281
    Post Thanks / Like

    Re: Síndone: resumen de pruebas científicas que avalan su autenticidad.

    Pero sí las dudas del anterior no tienen mucho fundamento resultando bastante contradictorias entre sí, las del siguiente son las propias de un ciego, pero total por muy escritor que sea.

    El escritor Juan Eslava, autor de «El fraude de la Sábana Santa y las reliquias de Cristo», asegura que «si la Iglesia estuviera interesada en conocer su autenticidad «daría su permiso para crear una comisión científica internacional» para estudiar el lienzo. «Pero nunca lo hará porque no se van a comprometer en algo que puede perjudicarles», asegura este profesor licenciado en Filología Inglesa por la Universidad de Granada.
    Como se verá un auténtico científico, experto en Antropología Forense, tan, tan experto, que es el asesor de la serie televisiva CSI en todas sus versiones, vamos, toda una eminencia. Y, por cierto, bastante desinformado, pues comisiones científicas ha habido varias:

    Precisamente durante su pontificado se facilitó el acceso al lienzo para su estudio. El más relevante fue el del equipo Sturp, compuesto por 33 científicos estadounidenses de las más diversas especialidades y creencias que examinaron y fotografiaron el lienzo durante más de 96 horas. Su estudio concluyó en que la imagen reflejada en la Síndone es la de «un hombre real, que murió crucificado» y «no producto de un artista». Sin embargo, admitieron que sigue siendo «un misterio» cómo se produjo aquella imagen.
    Da lo mismo, tanto sí fue en tiempo de Cristo, como sí en la Edad Media, para este "experto filólogo limpiavías" sin duda debieron ser alienígenas los que hicieron la imagen. A ver, habrá que llamar al programa "Cuarto Milenio" para que se lo expliquen. Pero ya sabemos la afición que tienen muchos a las falacias ad verecundiam. Pues aquí el amigo podrá ser todo lo licenciado en Filología Inglesa que quiera, ¿y? ¿acaso es el único licenciado que hay, o hay muchas decenas de miles en muy diversas ciencias que no son las suyas, y no digamos doctores que no van soltando idioteces? ¿Acaso el autor del estudio no le da vueltas por todos lados en conocimientos empíricos específicos, mientras que el otro sólo expone convicciones morales suyas? El problema es que el articulista ha mezclado churras con merinas, porque esto es como sí la crítica de la Teoría de la Relatividad, la hiciera un conspiranoico que trabaja de tendero, pero publica vídeos en You-Tube.

    También, también, "La Iglesia" se avino a que un equipo suizo abiertamente hostil analizase un pedacito sacado de una esquinita de la tela, para concluir que era de confección medieval, lo que no pudieron explicar fue la presencia de pólenes existentes en Tierra Santa, y no en otros lugares, con dos milenios de existencia, pero bueno, con afirmar que la tela era medieval fue suficiente, a pesar de que la misma sufrió los efectos e un importante incendio durante el tiempo que permaneció en Constantinopla y que invalidó toda prueba del Carbono-14. Pero no importa, lo que sí es fundamental es el negacionismo, el de la evidencia, claro, que es el más irracional de todos.

    Hace años dos físicos, científicos que trabajaron en la NASA, elaboraron un estudio que fue publicado en su momento y que a muchos nunca ha convenido:

    https://starviewerteam.com/2010/05/2...n-instantanea/

    Incluso, desde "importantísimos" portales dedicados al "fenómeno ovni", unos no menos importantes "investigadores" (dejan a Cuarto Milenio en pañales), niegan no ya los resultados, sino casi hasta la existencia de dicho estudio. En fin, que quien no quiere ver, oír, ni entender, siempre será un ciego mental.

    Hace ya tiempo yo recomendé un libro escrito por un sacerdote, médico cardiólogo e internista, Dr. Constancio Cabezón Martín, que publicó sobre La Pasión de Cristo desde la Medicina, la Arqueología, la Jurisprudencia, la Psicología, la Política, la Historia y los Evangelios, bajo el título Así murió Jesús publicado por EDICEL, CENTRO BÍBLICO CATÓLICO, con ISBN 84-932728-2-5 cuya primera edición data de 2004, y yo tengo la edición aumentada y corregida de 2012, y que considero una obra fundamental para todo católico y para un acercamiento mucho más serio y profundo al estudio de la Síndone.
    ALACRAN y DOBLE AGUILA dieron el Víctor.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  7. #7
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,281
    Post Thanks / Like

    Re: Síndone: resumen de pruebas científicas que avalan su autenticidad.

    Siguiendo con las elucubraciones -en contra-, del filólogo lumbrerillas, y otros afines a él, veamos otros enlaces al mismo sitio que el colocado en el post anterior:

    https://starviewerteam.com/2010/09/2...-sabana-santa/

    Hay que ver qué cosas tienen estos científicos que se dedican a hacer cosas raras, y es que en este sitio enlazado confirman la autenticidad de la Sábana Santa.
    Última edición por Valmadian; Hace 1 semana a las 01:34
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  8. #8
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,780
    Post Thanks / Like

    Re: Síndone: resumen de pruebas científicas que avalan su autenticidad.

    "Jesús, levántate": El estudio sobre la Sábana Santa que el propio lienzo desmiente

    Emanuela Marinelli



    Un profesor español de Cirugía Plástica, Bernardo Hontanilla Catalayud, asegura que ha estudiado la Sábana Santa y garantiza que es visible "el gesto habitual de una persona que intenta levantarse de la posición supina”. Afirma incluso que los músculos de la cara son los de una persona viva. Una tesis que no respondería a la preguntas sobre las evidencias de la Resurrección y que la Ciencia desmiente. Pero no sólo la Ciencia: también lo hace el propio lienzo, puesto que esa no es la imagen de un cuerpo a punto de levantarse.




    Que la Sábana Santa despierta el interés de los médicos es bien conocido y también perfectamente comprensible: está la huella de un cadáver y está su sangre. Pero la pregunta que muchos se hacen va más allá: “¿Puede la Sábana Santa mostrar algún rastro de la resurrección?”. Para responder, ha entrado en el campo de juego un profesor español de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva en la Clínica de la Universidad de Navarra en Pamplona (España), Bernardo Hontanilla Calatayud.
    Para la reconstrucción tridimensional del cuerpo envuelto en la Sábana Santa, se ha apoyado en la estatua de Cristo yacente del escultor español Juan Manuel Miñarro López, y ha realizado varias pruebas en sujetos varones de entre 30 y 40 años, con un fenotipo atlético, de entre 1,70 y 1,80 metros de altura, a los que se les pidió que se pusieran de pie mientras estaban echados. Basándose en estos experimentos, afirma que “la Sábana de Turín muestra a la vez signos de muerte como de vida de una persona que dejó su imagen impresa en un momento en el que estaba viva”.

    Su artículo se ha publicado en la revista Sciencia et Fides 8 (1)/2020, que es una publicación conjunta de la Universidad Nicolaus Copernicus en Toruń (Polonia) y la Universidad de Navarra. Por lo tanto, era necesario contar con una opinión autorizada sobre su contenido y sus conclusiones, opinión que fue expresada inmediatamente por Alfonso Sánchez Hermosilla, médico forense y antropólogo forense, profesor de Medicina Legal y Antropología Forense de la UCAM, Universidad Católica San Antonio de Murcia (España).

    Según Hontanilla Calatayud, en la imagen sindónica es visible “el gesto habitual de una persona que intenta levantarse de la posición supina”. Llega a esta conclusión después de cuestionar la rigidez post mortem en un hombre traumatizado, cansado, exhausto, desangrado, deshidratado y sin reservas de glucógeno. En estos casos, en su opinión, la rigidez es temprana, débil y desaparece rápidamente. Después de treinta horas el cadáver ya habría empezado a descomponerse, por lo que la resurrección debe haber ocurrido entre 18 y 30 horas después de la muerte, es decir, a las tres de la madrugada de la noche entre el sábado y el día siguiente, que él ya llama domingo.

    La cabeza inclinada hacia adelante y las rodillas dobladas que se observan en la Sábana Santa no se deberían por tanto a la rigidez cadavérica que había fijado esa posición en la cruz, sino al movimiento de Jesús al levantarse. La reconstrucción del entierro realizada por Hontanilla Calatayud incluye el forzamiento no sólo de los brazos, necesario porque quedaron abiertos en la cruz, sino también de la cabeza doblada y las rodillas dobladas, que se habrían devuelto fácilmente a una posición natural gracias a la débil rigidez.

    “Parece razonable que la investigación de las telas con las que se envolvió un cadáver sea realizada por científicos con experiencia en cadáveres y no por otros que no trabajan con cadáveres y no tienen experiencia con ellos”, subraya Sánchez Hermosilla, que es experto en este campo. “No se puede decir que esta es la posición única de una persona que se levanta de la posición supina; esta afirmación no es científica, es muy variable. Hay otras opciones posibles y probables. Este experimento no es concluyente”.

    Para apoyar la tesis de que la persona envuelta en el lienzo estaba viva en el momento de la formación de la imagen, Hontanilla Calatayud también se detiene en los surcos nasogenianos y nasolabiales de la cara que se pueden ver en la Sábana Santa. Sostiene que la presencia de ambas marcas en el rostro es más parecida a la de una persona viva, ya que “en un cadáver reciente la musculatura facial se relaja y desaparecen los surcos y se abre la boca”. “Esta información es inexacta”, objeta Sánchez Hermosilla. “En un cadáver, los músculos faciales no se relajan o los surcos faciales desaparecen, especialmente si tiene rigidez cadavérica. En mi experiencia profesional como forense, he visto muchos cadáveres que parecían seguir vivos por sus características”.

    “Otro dato inexacto”, continúa Sánchez Hermosilla, “es que el autor no puede saber en qué momento se produjo la imagen del Sudario, carece de datos científicos en los que basarse. La imagen fue producida por un cadáver, no por una persona viva: de hecho, no respiraba, de lo contrario la imagen no sería clara sino borrosa".

    La imprecisión que caracteriza el artículo de Hontanilla Calatayud se convierte en pura fantasía cuando realiza una afirmación no proveniente del campo de la medicina, sino referida al Evangelio y por lo tanto verificable por cualquiera. “Si tenemos en cuenta el relato evangélico, la imagen no pudo formarse antes de las 8–10 am del sábado (18 horas postmortem) ya que, según está escrito en los Evangelios, los judíos al conocer que un miembro del sanedrín (José de Arimatea) ha sepultado el cadáver en un sepulcro suyo, estos temen que vaya a ser robado. Esa conversación con Pilato no se produce el mismo viernes, ya que se fueron golpeándose el pecho el mismo viernes al atardecer y había que respetar el sábado que comenzaba después de la hora décima (las 18-19 pm). La conversación tuvo lugar el sábado por la mañana en la que, después de reunirse ellos, solicitan una guardia a Pilatos para ir a vigilar la tumba durante al menos tres días (Mateo 27:62), que era lo que Jesús había anunciado. Por lo tanto, en la mañana del mismo sábado, sin respetar el resto del día como se indica, fueron primero a comprobar que la noche anterior al robo no había ocurrido. Abrieron la tumba, levantaron la sábana que cubría el cuerpo, comprobando que era Él y nadie más y que seguía muerto, y luego cerraron la tumba poniendo el sello del Sanedrín (Mateo 27:67)”.

    En el Evangelio no se encuentran la apertura de la tumba y el control por parte de los judíos, pero justo por esta misma razón, según Hontanilla Calatayud, para la verificación imaginaria por parte de los judíos que levantan la sábana y ven el cuerpo, la resurrección no puede haber ocurrido antes de esas horas de la mañana del sábado. Bastaría con este pasaje para bajar el presunto nivel científico del artículo...





    https://brujulacotidiana.com/es/jesu...enzo-desmiente

  9. #9
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,281
    Post Thanks / Like

    Re: Síndone: resumen de pruebas científicas que avalan su autenticidad.

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Interesante aportación sino fuese porque de antemano el profesor de Cirugía Plástica, Bernardo Hontanilla Calatayud, descarta los análisis forenses ya realizados hasta este momento. Es decir, descarta a priori esos resultados buscando un nuevo enfoque, lo que en la práctica científica es completamente habitual, sino las ciencias serían dogmas inamovibles con todos los errores habidos y por haber. Un antropólogo forense sólo trabaja con cadáveres, o sea, con muertos que no van a resucitar, al menos no mientras no llegue el instante del Juicio Final. Por eso, el Profesor Sánchez Hermosilla vuelve a insistir en lo mismo que ya estaba establecido, o lo que es igual, no aporta nada que no se sepa ya. Lo novedoso está en la hipótesis de Hontanilla que, en modo alguno, es contraria a "la Ciencia", tal como expresa la autora del artículo reproducido. De momento, usa unos términos que no son correctos, y es que "la Ciencia", así generalizada y con mayúscula, no es sino la Metafísica, que es el origen de las "ciencias particulares", o sea, todas aquéllas disciplinas y sub-disciplinas, hasta unas dos mil, en las que se aplica el método empírico para el análisis y conocimiento de realidades concretas de campos específicos. Por tanto, además, el uso abusivo de tal término es falaz, y aquí podemos perfectamente preguntarnos ¿qué Ciencia?, o lo que es lo mismo ¿cuál de ellas?. Aunque un antropólogo forense no necesariamente es un médico, en este caso sí tiene tal condición, pero ¿de qué especialidad? De la forense, vamos que se ocupa de cadáveres. Mientras que Hontanilla es médico facial, o sea, se ocupa de personas vivas. Es pues evidente que ambos profesores, los dos docentes universitarios, no son lo mismo, ni hacen una interpretación con el mismo e idéntico enfoque.

    Lo cierto es que la imagen de la Síndone NO se ha formado por la sangre, lo cual es un error de interpretación del prof. Sánchez Hermosilla o, tal vez, de la propia articulista, tal como se ha venido insistiendo en la mayor parte de los trabajos de investigación realizados, aspecto que en otros mensajes anteriores ya quedó recogido. Además, la cuestión sigue abierta y en modo alguno aceptada por unanimidad, ni por la parte de la comunidad científica que se haya podido interesar (forenses, médicos, historiadores, arqueólogos, antropólogos sociales... hasta físicos nucleares), ni por los miembros de las diferentes iglesias, empezando por la Católica, ni tampoco por los propios fieles. A ello también conviene añadir la cuestión de que un grano no hace granero, o lo que es lo mismo, si bien Hontanilla plantea una hipótesis, Sánchez no es la verdad absoluta. Y ya el primero de ellos manifiesta claramente que está dispuesto a sostener su hipótesis en cualquier medio y lugar en abierto debate científico. Me inquieta, en cambio, lo que parece ser una postura de Sánchez que podría estar negando la Resurrección.

    Sostiene la articulista que Hontanilla se equivoca al mencionar el Evangelio de San Mateo, como fuente no científica, y para ello explica las razones por las que la formación de la imagen no pudo producirse antes de ciertas horas del sábado (Mateo, 27:67). Naturalmente, ¿y qué? la imagen al no formarse por la sangre, sino por un efecto que es igual al de un negativo de fotografía, no pudo producirse sino en el mismo instante de la Resurrección, es decir, el domingo o primer día de la semana judía, tal como se puede leer en San mateo 28. Considero que es recomendable releer todo el hilo desde su comienzo y, especialmente, entrando en los enlaces donde se dan toda una serie de explicaciones que no siempre coinciden con las disciplinas de la Medicinas Forenses, las cuales, por otra parte, también son conocidas como medicina legal, jurisprudencia médica o medicina judicial.
    Última edición por Valmadian; Hace 1 día a las 17:13
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Inventos y contribuciones científicas de España a la humanidad
    Por Hyeronimus en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 07/11/2019, 15:24
  2. A confesión de parte, relevo de pruebas.
    Por Hyeronimus en el foro Religión
    Respuestas: 7
    Último mensaje: 08/08/2014, 20:31
  3. Pruebas de que la Tierra es joven
    Por Nicus en el foro Ciencia
    Respuestas: 111
    Último mensaje: 03/02/2013, 04:09
  4. Pruebas de que la tierra es joven.
    Por Alejandro Farnesio en el foro Ciencia
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 25/07/2012, 18:59
  5. Sobre la autenticidad de la bandera sueva
    Por El Jabato en el foro Gallicense Regnum
    Respuestas: 7
    Último mensaje: 27/01/2012, 11:37

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •