Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 6 de 6
Honores5Víctor
  • 1 Mensaje de Valmadian
  • 3 Mensaje de TheosDike
  • 1 Mensaje de Valmadian

Tema: Las Pruebas del Evolucionismo

  1. #1
    Avatar de donjaime
    donjaime está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 15
    Mensajes
    502
    Post Thanks / Like

    Las Pruebas del Evolucionismo

    Las Pruebas del Evolucionismo




    «Evolución» debe significar aquí algo más que «cambio en el tiempo».
    Los dinosaurios existieron en una época, pero ya no existen. Así pues, el reino animal ha cambiado, seguramente, a lo largo del tiempo. Pero no es eso lo que entendemos por evolución.


    Sabemos que, en conjunto, la composición genética de una población cambiará con el tiempo. Pero tampoco es eso lo que queremos decir.
    Sabemos también que aumentó el porcentaje de ejemplares melánicos, o de tono oscuro, en la población de ciertas especies de polilla de la especie «manchada», o más clara, en zonas de la Inglaterra industrial, durante el siglo XX.
    ¿Demuestran estos ejemplos que la evolución es un hecho? Seguramente no.


    Los cambios en los ratios genéticos son indudables, omnipresentes y triviales.


    La evolución implica algo más que eso. El genetista Thomas H. Morgan dijo hace un siglo que «la evolución significa hacer cosas nuevas que no tengan que ver con las ya existentes». Tanto las variedades «melánica» como «manchada» de la polilla, ya existían antes de que sus porcentajes hubieran cambiado. La evolución significaría, en este caso, la aparición de un nuevo tipo de polilla.
    Para el lego, la evolución implica el hecho de que una especie se encuentre vinculada a otra mediante una cadena ancestral. O quiere decir que un grupo de organismos que se encuentran innegablemente relacionados, como los murciélagos, los osos y las ballenas —todos ellos mamíferos— comparten sus estructuras comunes porque todos ellos descienden del mismo mamífero ancestral.


    Si el biólogo evolutivo quiere convencernos de que la evolución es un hecho, entonces hemos de esperar que nos ofrezca auténticas pruebas de sus afirmaciones.


    Una de las discusiones más notables sobre lo que sabemos de la evolución tuvo lugar en el Museo Americano de Historia Natural, en Central Park West, en la ciudad de Nueva York. El orador fue Colin Patterson, un veterano paleontólogo del Museo Británico, que por entonces estaba de visita en Estados Unidos.
    En noviembre de 1981 se puso en contacto con el Sistematics Discussion Group, una institución compuesta en su mayor parte por biólogos profesionales y ejecutivos de museos que mostraban un interés particular por la clasificación animal. Este grupo se reunía una vez al mes en un aula que se encuentra frente a la sala de los dinosaurios del Museo de Historia Natural. Patterson ya había sostenido una polémica tres años antes, al decir en un escrito publicado por el Museo Británico que «si la teoría de la evolución es cierta».


    El documento produjo semanas de agitación y un alud de cartas al Nature. Patterson siempre hacia hincapié en
    que no pertenecía a ninguna doctrina religiosa; la religión, dijo en cierta ocasión, no era más que «un paquete de mentiras».
    A lo que se oponía de la manera más contundente era a la confusión del conocimiento y la fe. Un devoto darwiniano, que se sintió sorprendido por su escepticismo, le preguntó en una ocasión si «creía en» la evolución. Patterson dijo que sí; pero añadió que se suponía que las afirmaciones científicas no eran materia de fe. La trascripción de la conferencia de Patterson fue posteriormente revisada y corregida por su amigo Gary Nelson, que estuvo presente aquel día. Nelson era por entonces decano del Departamento de Ictiología del Museo de Historia Natural.


    Veamos cómo empezó Patterson su charla: Ahora pienso, que a lo largo de mi vida, siempre que iba a hablar sobre un tema me sentía muy seguro de una cosa: de que sabía sobre ese tema más que nadie de los que me escuchaban, porque había trabajado mucho sobre ello. Bueno, pues esta vez eso no es cierto.


    Voy a hablar sobre dos temas, evolucionismo y creacionismo, y me parece que debo decir que no sé nada sobre ninguno de los dos. Ahora bien, una de las razones por las que adopté esta visión antievolucionista o, digamos más bien, no evolucionista, se me presentó el año pasado cuando tuve una repentina comprensión.
    Durante veinte años había pensado que, de alguna manera, trabajaba en la evolución. Una mañana me desperté y sentí que algo debía haber sucedido por la noche, porque tuve la desagradable impresión de que había estado trabajando en esa materia durante veinte años y no sabía ni una sola cosa de ella. Aquello fue un completo shock para mí; darse cuenta de que uno puede estar tan despistado durante tanto tiempo. Así que pensé que o bien había algo equivocado en mí, o había algo equivocado en la teoría de la evolución. Por supuesto, sé muy bien que no hay nada que funcione mal en mí. Así que durante las últimas semanas he venido haciendo una sencilla pregunta a distintas personas y a diferentes grupos. La pregunta es: ¿puede decirme algo que sepa sobre la evolución; cualquier cosa, una cosa tan sólo que crea cierta?
    Hice esa pregunta al equipo directivo del Museo de Campo de Historia Natural, y la única respuesta que conseguí fue el silencio.
    La hice nuevamente a los miembros del seminario de Morfología Evolutiva, de la Universidad de Chicago, un grupo muy prestigioso de evolucionistas, y todo lo que obtuve fue un silencio muy prolongado.
    Finalmente una persona se levantó y dijo: «Sí, sé una cosa. Pienso que eso es algo que no debiera enseñarse en el bachillerato». (Risas)


    Patterson conocía a muchas de las personas que formaban parte de la audiencia, algunos de los cuales eran amigos suyos. Hubo hipérboles y mucho humor en sus apreciaciones. Pero nadie se sintió preparado para argumentarle cuando, uno o dos minutos después, añadió que «parece que el nivel de conocimientos que tenemos sobre la evolución es notablemente escaso».


    Por entonces, ya había escrito un texto introductorio titulado Evolution, que había sido publicado por el Museo Británico. Cuando salió a la luz, un lector interesado le escribió preguntándole por qué no había incluido en el libro ninguna «ilustración directa de las transiciones evolutivas». Patterson le contestó: Dice usted que, al menos, debiera «mostrar una foto del fósil del que procede cada tipo de organismo».


    Debo decirle al respecto que no existe ese fósil sobre el que se pudiera establecer un argumento sólido.
    La razón es que las afirmaciones sobre ancestros y descendencias no son aplicables a los fósiles.
    ¿Es el Archaeopteryx el antecesor de todas las aves? Quizás sí, quizás no; no hay forma de contestar a esa pregunta. Resulta bastante fácil establecer historias sobre cómo una forma de vida dio origen a otra y encontrar razones para explicar el proceso que debió favorecer la selección natural. Pero tales historias no forman parte de la ciencia, porque no hay manera de ponerlas a prueba.


    La grabación de la conferencia de Patterson fue realizada por un asistente sin conocimiento del conferenciante que, posteriormente, dijo que en ocasiones se le había citado de forma inexacta. Pero nunca negó sus afirmaciones; y, de hecho, las volvió a sustentar en una segunda charla, dada en Londres en 1993.
    En esta ocasión, pareció arrojar dudas incluso mayores sobre lo que sabemos; al menos, de los datos sobre moléculas, y si eso nos puede decir algo sobre la evolución.


    De ambas charlas se puede conseguir una trascripción en la página del Access Research Network; y los interesados pueden conseguir una copia, tanto en CD como en cinta.




    NO HAY MEDIOS MURCIÉLAGOS
    Colin Patterson, fallecido en 1998, pertenecía a la escuela de los taxonomistas llamados «transformados» o dadistas del «modelo».
    Su argumento principal es que todo lo que vemos en los registros fósiles son modelos (de similitud o de diferencia), y en sí mismos esos modelos no nos dicen cómo surgieron.
    Resumiendo, no podemos deducir un proceso partiendo de un modelo. El fundador de los cladísticos fue un entomólogo alemán, Willi Henning que hizo numerosas observaciones y descubrimientos en el campo de la sistemática (estudio de las interconexiones entre distintos grupos). La terminología de los cladísticos es con frecuencia oscura, pero una de las observaciones más importantes de Hennings puede entenderse fácilmente.
    También fue hecha por Aristóteles. Dijo Hennings que muchos grupos se definen por una ausencia de características y que ésos no son verdaderos grupos. El más conocido es el grupo de los invertebrados. Cualquier cosa puede determinar que un ser vivo no sea vertebrado. Al considerar este punto, y al estudiar los datos de los fósiles y las afirmaciones que se hicieron sobre ellos por parte de los evolucionistas, Patterson hizo un notable aserto.
    Dijo que todos los grupos ancestrales bien conocidos por la biología evolutiva pertenecen a este tipo; todos ellos están definidos por una ausencia de características. Y añadió que las afirmaciones que se hagan para identificar tales grupos como antecesores de otros son tautologías enmascaradas. Son tan solo verdad por definición.




    ESTUDIEMOS LA AFIRMACIÓN DE QUE LOS «VERTEBRADOS EVOLUCIONARON A PARTIR DE LOS INVERTEBRADOS».
    Tal cosa es simplemente un circunloquio con el que se pretende decir que el antepasado del primer vertebrado no era vertebrado, lo cual es verdad por definición; de otro modo, el «primer» vertebrado no sería el primero.
    «Los gatos evolucionaron de los no-gatos» podría ser una afirmación comparable; y si usted piensa en eso durante unos segundos se dará cuenta de que tal cosa no lleva a ningún conocimiento real. Una relación lógica se reviste de afirmación empírica.
    Los evolucionistas creen que ellos conocen el proceso que crea similitudes, llamadas algunas veces «homologías». Si dos animales diferentes tienen, por ejemplo, columnas vertebrales semejantes, se dice que comparten esa característica porque también compartieron un antepasado común del que heredaron ese rasgo. La similitud entre estructuras de diferentes especies es a menudo tan grande que no se puede creer que sea accidental; por ejemplo, el elemento primordial de los mamíferos. La forma compartida de las alas del murciélago, la aleta de la marsopa y la mano humana resultan tan sorprendentes que son indiscutiblemente la «misma» cosa, aunque difieran en tamaño y proporción. ¿Cómo surgió esa similitud? Ésa es la pregunta más importante de la biología evolutiva. Tiene que haber una causa.


    Antes de Darwin, y antes de la aceptación de la teoría de la evolución, anatomistas como Richard Owen atribuyeron las homologías a un «arquetipo» compartido. Esto fue concebido de varias maneras, como una idea platónica incorpórea o como un plan en la mente del Creador. Implicaba una causa y un diseño inteligentes.


    Pero Darwin construyó la homología como prueba de un ascendente común. Hubo una criatura original con ese elemento primordial característico, y al cabo de muchas generaciones sus descendientes fueron transformándolo lentamente en murciélagos, marsopas, o seres humanos, aunque reteniendo el mismo plan corporal básico.
    Esta explicación puramente naturalista hace superfluas a todas las demás. No tenemos por qué entretenernos más tiempo con ideas de arquetipos, diseños o diseñadores.


    Resumiendo, Darwin tomó las estructuras homologas como una prueba de la evolución. Eso no fue lo único que ofreció como tal en El origen de las especies pues no era más que una parte poco importante de sus argumentos (según dijo, «todo su libro era un completo argumento»).
    Sin embargo, más recientemente se ha producido un cambio sutil. Ernst Mayr, quizás el biólogo evolutivo más eminente del siglo XX, decidió que había llegado la hora de definir la homología como una característica encontrada en dos o más grupos que había «derivado de la misma (o de una correspondiente) característica de sus antepasados comunes».
    Éste es un cambio que podría considerarse trivial, pero no hay que pasar por alto la sutil manipulación. Lo que Darwin había propuesto como la explicación de la homología, se había convertido ahora en su definición. Esto se basaba en la suposición de que no tenemos otra forma de identificar los ancestros comunes más que la de estudiar sus huesos fósiles.
    El argumento de Mayr implicaba que poseemos un árbol familiar de especies interconectadas; algo equivalente a un inmenso mapa mural de millones de años que nos permite observar a voluntad a nuestros antepasados comunes. Pero la verdad es que no disponemos de semejante mapa. Todo lo que tenemos son unos huesos desperdigados por el barro. Al apoyarnos en los fósiles, como es natural, no tenemos otra forma de identificar a los antepasados comunes más que contemplando sus estructuras homologas.
    El triunfo de Mayr consistió en haber insinuado lo que él quería creer y haber dedicado su vida a promocionar su idea: que la evolución ya había sido establecida como un hecho (Mayr, profesor de Zoología en Harvard durante muchos años, murió en 2005 a los cien años de edad).


    El problema que se presenta al argumentar que la similitud de estructuras es una prueba de la evolución es el siguiente: existen algunas notables similitudes de estructura que ni siquiera los biólogos darwinianos atribuyen a un antepasado común.


    «La estructura del ojo de un octópodo es notablemente parecida a la de un ojo humano —escribió Jonathan Wells—, sin embargo, los biólogos no creen que el antepasado común de los octópodos y de los humanos poseyera tal ojo».
    Aun cuando exista un modelo congruente de similitudes en grupos diferentes, como sucede con el murciélago, la marsopa y el humano, y los biólogos atribuyan dicha similitud a un ascendiente común, no están más que haciendo conjeturas. No sólo no poseemos una cadena de fósiles que nos lleven a ese antepasado común, sino que a duras penas poseemos algún tipo de eslabón en esa cadena. Por eso dijo Patterson que «las afirmaciones de antepasados y descendientes no son aplicables a la línea de los fósiles».


    Los fósiles más antiguos de especies particulares tienen con frecuencia un repentino modo de aparecer, como si
    surgiesen a la vida ya completamente formados. Los murciélagos, de los que hay 1.100 especies vivas (20 por ciento de todos los mamíferos) son los únicos mamíferos capaces de volar y, no obstante, los fósiles más antiguos ya poseían un sistema de sonar. Tanto ese sistema de sonar como su capacidad para volar surgieron al mismo tiempo y de forma repentina. «El linaje de los murciélagos estaba, por tanto, caracterizado por dos especializaciones muy notables que no se encuentran en ningún otro orden de mamíferos», según se dice en un reciente análisis aparecido en Science. El sonar es un elemento extraordinariamente sofisticado que incluye adaptaciones simultáneas del oído, del cerebro, la musculatura y el sistema respiratorio.
    Se podría pensar que si todo ello emergiese como la acumulación de muchos pasos accidentales, cada uno de los cuales beneficiaría la evolución del murciélago, como apuntan los darwinistas, entonces aparecerían fósiles de medio-murciélagos, murciélagos aproximados y casi-murciélagos. Habríamos logrado observar un sistema de sonar evolucionado, etcétera. Pero nunca hemos encontrado nada parecido. «No existen los medio- murciélagos», como dijo en una conferencia de biólogos profesionales, J. D. Smith, un eminente experto en murciélagos. A decir verdad, pocos son los animales que se han conservado, pero aquellos que se muestran menos desarrollados comparados con sus sucesores mejor adaptados (para seguir la argumentación de Darwin) habrían tenido más probabilidades que sus competidores «más recientes y mejorados» de caer en pantanos y charcos de alquitrán, y poder así ser conservados. Henry Gee, autor de In Search of Deep Time y editor de Nature (durante algún tiempo trabajó como ayudante de Colin Patterson), escribió que «el intervalo de tiempo que separa a los fósiles es tan enorme que no podemos decir nada definitivo sobre sus posibles conexiones, en lo referente a su linaje y descendencia».
    Cada fósil es un «punto aislado», añadió, con «una conexión desconocida con otros fósiles dados». Todos se hallan inmersos «en un inconmensurable mar de
    dudas»6. Toda la evidencia física de la evolución humana, suficiente para llenar diez mil sorprendentes titulares y primeras páginas de revistas «puede meterse, sin demasiadas apreturas, en un solo ataúd», según manifiesta Lyall Watson. («Una pequeña caja», dice Gee).


    Por un lado no hay «fósiles de chimpancés»; por otro, no hay «cráneos de chimpancés fosilizados». Todo son conjeturas. No tiene mucho valor leer algo sobre el fragmento de fémur encontrado el año pasado en Serengeti, porque el año próximo habrá otro nuevo fragmento y otros nuevos titulares y otros nuevos árboles genealógicos de recambio en las páginas interiores de los periódicos. Todos esos árboles genealógicos comparten la misma estructura. Identificarán especies en la parte superior del árbol —especies vivas o extinguidas, como los monos o los lémures—, pero se negarán a localizar ninguna especie identificable en cualquier rama del árbol genealógico.


    Uno de los máximos defensores del diseño inteligente es Jonathan Wells, miembro del Instituto Discovery, doctor en Biología Molecular por la Universidad de Berkeley. «Aunque los archivos fósiles estuvieran completos, y conservaran todos los caracteres deseados, no establecerían que la homología se debe a un antepasado común», escribió en Icons of Evolution.
    El problema fue ilustrado, de forma involuntaria, por Tim Berra, profesor de Zoología del Estado de Ohio. En un libro escrito en 1990, en el que Berra defendía la evolución darwiniana contra sus críticos, comparaba los registros fósiles con una serie de modelos de automóviles. «Todo evoluciona, en el sentido de "descendientes con modificaciones", tanto si se trata de política gubernamental, coches deportivos u organismos», escribía Berra.
    Su argumento era éste: Si usted compara un modelo Corvette de 1953 con otro de 1954, parte por parte, y después un modelo de 1954 con otro de 1955 etcétera, el más reciente mostrará evidentemente unas modificaciones superiores. Esto es lo que (los paleontólogos) hacen con los fósiles, y la prueba es tan sólida y comprensible que no puede ser negada por una persona razonable? (El énfasis figura en el original).


    Esto muestra la dimensión de la dificultad que tienen los evolucionistas para creer algo que se halle fuera de su cajita particular.
    Como hacía notar Jonathan Wells, Berra «presenta, en realidad, la utilización de una secuencia de similitudes como prueba de la teoría de Darwin. Todos sabemos que los automóviles se fabrican según arquetipos (en este caso, proyectos diseñados por ingenieros); por consiguiente, está claro que puede haber otras explicaciones para una secuencia de similitudes, además de estos "descendientes" modificados».


    Phillip E. Johnson identificaba esto como «el disparate de Berra». La secuencia del automóvil Corvette, escribía Johnson, «no ilustra en absoluto la evolución natural. Ilustra lo inteligentes que son los diseñadores, al lograr sus objetivos añadiendo variaciones al proyecto básico. Sobre todo, dichas secuencias no constituyen prueba alguna que apoye la afirmación de que no hay necesidad de un Creador... Por el contrario, demuestran que lo que los biólogos presentan como una prueba de la «evolución», o «antecesor común», resulta tan probable como lo es la prueba de un diseño común».


    La obra de Wells Icons of Evolution: Science or Myth?, igual que la obra de Behe, representó un hito en el movimiento del diseño inteligente.
    En lugar de apuntar simplemente a las dificultades, Wells atacaba. El subtítulo del libro era «Por qué está equivocado lo que enseñamos sobre la evolución».
    He aquí algunos de los ejemplos presentados por Wells, que muestran en dónde se inventaron, o se representaron inadecuadamente, las pruebas; o en dónde se suprimieron las pruebas contradictorias.


    EL EMBRIÓN DE HAECKEL
    Darwin pensó que «con mucho, la clase más fuerte de hechos», a favor de su teoría, procedía de la embriología. Se apoyaba en el biólogo alemán Ernst Haeckel, cuyos dibujos de embriones de diferentes clases de vertebrados los mostraban idénticos en sus primeros estadios.
    Solamente se iban haciendo apreciablemente diferentes a medida que se desarrollaban. Éste era el modelo que Darwin encontraba tan convincente.
    A lo largo de todo un siglo los biólogos han podido saber que los embriones de los vertebrados nunca se parecen tanto como los que dibujó Haeckel. Está claro que en algunos casos Haeckel utilizó simplemente el mismo grabado en madera para embriones que fueron representados después como pertenecientes a clases diferentes.
    En otros casos, adecuó sus dibujos para hacer que los embriones aparecieran más semejantes de lo que realmente eran. Los contemporáneos de Haeckel criticaron su trabajo, y los cargos de fraude que se le hicieron durante su vida fueron abundantes.
    En 1997, el embriólogo británico Michael Richardson y un equipo internacional compararon los dibujos de Haeckel con fotografías de vertebrados actuales, demostrando de forma concluyente que aquellos dibujos no representaban la verdad. Richardson decía en Science: «Parece que se está convirtiendo en uno de los mayores fraudes realizados en biología».
    No obstante ser un fraude los dibujos de Haeckel se podían encontrar en la mayoría de los textos de biología, cuando salió a la luz la obra de Wells ( y, lo que es peor, se pueden encontrar hoy día).


    Stephen Jay Gould escribió que deberíamos «sorprendernos y avergonzarnos por los cientos de copias sin sentido a que han dado lugar esos dibujos en un gran número, si no en la mayoría, de los modernos textos»




    LAS POLILLAS MOTEADAS
    Darwin no tenía pruebas directas de la selección natural cuando escribió El origen de las especies, por lo que tuvo que dar libre curso a ilustraciones imaginarias. En los años cincuenta del siglo XX, Bertrand Kettlewell creyó encontrar pruebas concluyentes de la selección natural en Gran Bretaña.
    Durante el siglo anterior, la mayoría de las polillas moteadas de Inglaterra habían pasado de tener unas manchas claras a unas manchas oscuras. Se creyó que la coloración oscura les proporcionaba un mejor camuflaje en los troncos de los árboles, asimismo oscurecidos por la polución, protegiéndolas de las aves predadoras. Para demostrar esto, Kettlewell soltó polillas, oscuras y claras, cerca de árboles en bosques polucionados y no polucionados, y después observó qué tipo de polillas comían preferentemente los pájaros. Tal y como se esperaba, las aves capturaban las polillas más claras en los bosques polucionados y las más oscuras en los que estaban menos polucionados.
    Kettlewell llamó a esto, en la revista Scientific American, «la prueba que le faltaba a Darwin».
    Las polillas moteadas se convirtieron pronto en el mejor ejemplo de la selección natural en acción y la historia fue mencionada en los textos de biología, ilustrada por fotografías de las polillas sobre los troncos de lo s árboles.
    Sin embargo, durante la década de 1980, los investigadores descubrieron que las polillas moteadas no se posaban normalmente sobre los árboles. Volaban durante la noche y, aparentemente, se escondían bajo las ramas durante el día. Al soltarlas sobre los troncos a la luz del día Kettlewell había creado una situación artificial, por lo que muchos biólogos consideran ahora que sus resultados no son válidos.
    Por lo que se refiere a las fotografías de las polillas sobre el tronco de los árboles, todas ellas estaban trucadas. Los fotógrafos incluso habían pegado a los troncos polillas muertas. Las personas que hicieron esos montajes pensaron que estaban representando una situación auténtica, pero se equivocaban. Sin embargo, todavía se utiliza esto como prueba de la selección natural en los textos actuales de biología.




    EL ÁRBOL DE LA VIDA
    Como todos los seres vivos van modificando a sus descendientes partiendo de una, o de pocas, formas originales, el darwinismo afirma que la historia de la vida debería parecerse a un árbol lleno de ramas. Pero se ha demostrado que esto no es verdad.
    Los registros fósiles muestran que importantes grupos de animales aparecieron totalmente formados casi al mismo tiempo en una «explosión cámbrica», en lugar de descender de un antepasado común.


    Darwin lo sabía y lo consideró una seria objeción a su teoría. Pero lo atribuyó a la
    imperfección de los registros fósiles y creyó que la investigación futura supliría a los antepasados que faltaban.
    Pero casi 150 años de recolecciones de fósiles han agudizado el problema. En lugar de ser al principio cuando aparecieron pequeñas diferencias, las mayores surgieron justamente desde el principio. Algunos expertos en fósiles advierten que esta «evolución de arriba-abajo», contradice el modelo presentado por la teoría de Darwin.


    No obstante, la mayoría de los textos de biología no mencionan la explosión cámbrica, y mucho menos
    señalan el reto que significa para la teoría darwiniana de la evolución.


    El biólogo molecular canadiense, W. Ford Doolitle, no cree que el problema desaparezca, y en 1999 especuló que los científicos «han fracasado a la hora de encontrar el "auténtico árbol".
    A pesar de ello, UNA VEZ MÁS, los textos de biología continúan asegurando a los estudiantes que el Árbol de la Vida de Darwin es un hecho científico absolutamente confirmado por las pruebas.
    Sin embargo, al juzgarlo por las auténticas pruebas fósiles y moleculares, se trata de una hipótesis disfrazada de hecho.




    CONSTRUYENDO EDIFICIOS ... EN UN FRASCO
    En 1953 se informó ampliamente de que los científicos Stanley Miller y Harold Urey habían logrado crear «los bloques fundacionales de la vida» en un frasco.
    Imitando lo que se creía que habían sido las condiciones naturales de la atmósfera primaria de la Tierra, y añadiendo una chispa eléctrica a la mezcla, Miller y Urey habían formado aminoácidos simples. Como éstos eran los «bloques fundacionales » de las proteínas, y las proteínas eran «los bloques fundacionales» de la vida, se creyó que los científicos podían haber creado organismos vivos. Parecía una dramática confirmación de la evolución. Después de todo, la vida no era «un milagro».
    Ya No era necesario ningún agente externo ni ninguna inteligencia divina para crearla. Júntense los gases adecuados, añádase una chispa eléctrica, y la vida estará a punto de aparecer.
    Carl Sagan podía predecir confiadamente en la televisión que los planetas que orbitaban esos «billones y billones» de estrellas del espacio deberían estar rebosando vida.
    Pero había un problema, sin embargo. Los científicos, en su experimento, nunca fueron capaces de crear más allá de sencillísimos aminoácidos; y la creación de proteínas empezó a verse no como un pequeño paso, o unos pocos pasos, más, sino como un gran paso, tal vez, inabordable.
    Un aminoácido es con respecto a un organismo viviente lo que una letra del alfabeto a una obra de Shakespeare.
    Posteriormente, durante los anos setenta, los científicos empezaron a creer que la atmósfera primordial de la Tierra no tenía nada que ver con la mezcla de gases utilizada por Miller y Urey. En lugar de un medioambiente rico en hidrógeno, probablemente consistiera en gases emitidos por los volcanes. Se pusieron esos gases en el aparato ideado por Miller-Urey, pero el experimento no funcionó en absoluto.
    A pesar de ello, UNA VEZ MÁS, los textos continúan utilizando el experimento de Miller-Urey para argumentar que los científicos han demostrado un primer paso en el descubrimiento del origen de la vida.
    En estas afirmaciones puede incluirse The Molecular Biology of the Cell, obra de la que es coautor Bruce Alberts, presidente de la Academia Nacional de Ciencias.
    Pero, nuevamente de forma ¿casual?, se omite decir que los mismos investigadores reconocen ahora que siguen sin comprender el auténtico origen de la vida.




    LAS ESPECIES DE DARWIN
    Veinticinco años antes de que Darwin publicara El origen de las especies, ya formulaba sus ideas de naturalista a bordo del buque británico de investigación, Beagle. Cuando el buque visitó las islas Galápagos en 1835, Darwin recogió especímenes de la vida salvaje local, incluyendo algunos pinzones.
    Aunque los pinzones tengan muy poco que ver con el desarrollo de la teoría de Darwin, han atraído una considerable atención de los biólogos modernos como una prueba de la teoría de la selección natural.
    En los años setenta, Peter y Rosemary Grant advirtieron un 5 por ciento de aumento en el tamaño del pico de los pájaros, después de una notable sequía, debido a que las aves habían tenido que alimentarse exclusivamente de semillas de cascara dura. El cambio, aunque era significativo, resultaba pequeño. Sin embargo, algunos darwinistas afirmaron que esto explicaba cómo las especies de pinzones se habían originado por primera vez.
    En 1999, un folleto publicado por la Academia Nacional de Ciencias describía a los pinzones de Darwin como un «ejemplo particularmente contundente» del origen de las especies. Al citar el trabajo de Grant, el folleto explicaba cómo «un solo año de sequía en las islas puede llevar a cambios evolutivos en los pinzones». Y se calculaba que «si las sequías se producen en las islas aproximadamente una vez cada diez años, podrían surgir nuevas especies de pinzones en tan solo un par de siglos».
    Pero no se decía que los picos de los pinzones volvieron a su tamaño normal cuando de nuevo llegaron las lluvias. No se había producido ninguna auténtica evolución. De hecho, varias de estas especies de pinzones parecen haber surgido más por hibidración, que por la selección natural que apoya la teoría de Darwin. El deseo de mantener las pruebas, a fin de dar la impresión de que los pinzones de Darwin confirmaban la teoría evolutiva, bordeó el fraude científico.


    Como escribió Phillip Johnson en el Wall Street Journal, en 1999: «Cuando nuestros científicos más eminentes tienen que recurrir a este tipo de distorsiones, que llevarían a la cárcel a cualquiera que explotara tales historias, uno se da perfecta cuenta de que tienen problemas».




    SOBRE LA TENDENCIA A FORMARSE INFINIDAD DE VARIEDADES PARTIENDO DE UN TIPO ORIGINAL
    En una carta que Alfred Russell Wallace envió a Darwin en 1858, le proponía algo muy parecido a la propia teoría darwiniana. El documento de Wallace se presentó en la Sociedad Linneana un año después, junto con escritos tempranos de Darwin que establecían un descubrimiento compartido. La contribución de Wallace se tituló «Sobre la tendencia a formarse infinidad de variedades partiendo de un tipo original».
    Esta supuesta tendencia se encuentra implicada en la teoría de la evolución, una «desviación indefinida» constituye una predicción de la teoría. Si la evolución desde el magma primordial hasta los animales vivos de hoy día es
    verdad, entonces tiene que haber ocurrido la desviación indefinida a partir del tipo original.
    Los evolucionistas no han sido capaces de demostrarlo en el laboratorio, pero no por falta de pruebas. Tanto Wallace como Darwin establecieron su teoría de la selección por analogía con los experimentos de los criadores de animales.
    Darwin crió palomas por su cuenta y se pasó mucho tiempo con los criadores. Estaban interesados en desarrollar ciertas características (longitud de las alas, grosor), y advirtieron que las crías de una pareja seleccionada enriquecían los rasgos que mostraban sus progenitores. Pero los cuidadores notaron que si seguían «empujando» al animal, mediante repetidas selecciones, para lograr determinados rasgos, la descendencia tendía, al cabo de algunas generaciones, a volver a sus rasgos más pobres. Había un límite de variabilidad más allá del cual era difícil, quizás imposible, empujar a las especies.
    Podían moverlos en torno a un círculo —flexible, en el caso de los perros— pero no se podía salir de él.


    Wallace respondió a esta objeción diciendo que los animales que se cuidaban estaban muy mimados y, por consiguiente, no habían tenido que pelear. Los granjeros y cuidadores los protegían demasiado. En la vida salvaje, en la que tenían que enfrentarse a la «lucha por la existencia», los animales ejercitaban todas sus potencialidades.
    Darwin respondió yéndose por la tangente, apelando a la retórica: «¡Cuán pasajeros son los anhelos y esfuerzos del hombre! ¡Cuán breve es su tiempo! Y, consecuentemente, ¡cuán pobres serán sus producciones, comparadas con aquellas que acumuló la Naturaleza durante periodos geológicos completos!».


    Los cuidadores se limitaban a poner a los animales en un corral y a dejarlos tranquilos en él. La naturaleza, por su parte, estaba «escrutándolos cada día, cada hora», «trabajando callada e insensiblemente... en el mejoramiento de cada ser orgánico». Y por tanto la selección natural podía hacer lo que la selección humana había sido incapaz de mostrar.
    En resumen, la experiencia de los cuidadores era rebatida por la retórica, la analogía y la extrapolación.


    Darwin argumentaba en la primera edición de El origen de las especies, que, con tiempo suficiente, no sería exagerado afirmar que los osos podrían convertirse en ballenas. Los experimentos empezaron en la mosca de la fruta hace unos cien años, y desde entonces han proseguido. Con un ciclo de vida de dos semanas, la mosca de la fruta es el insecto experimental ideal. Las hembras producen cientos de huevos, su genoma ya ha sido «descodificado» y ha mostrado tener la mitad de los genes que poseen los humanos. La mosca de la fruta ha sido el instrumento escogido para estudiar los efectos de la presión del proceso selectivo, en cientos de generaciones y decenas de miles de experimentos. Tanto la temperatura como muchos otros factores medioambientales han sido modificados.


    En 1926 el genetista Hermann J. Muller hizo el famoso descubrimiento de que los rayos X modifican los genes. Durante un buen número de años se pensó que
    el tratamiento de rayos X en la mosca de la fruta podría constituir uno de los métodos más prometedores para observar la transformación del insecto en algo que ya no fuese mosca de la fruta. Las esperanzas puestas en el posible descubrimiento eran elevadas. «Un nuevo descubrimiento acelera la evolución», informaba en 1928 Scientific American. «Los experimentos del profesor Muller significan (que) los cambios evolutivos, o mutaciones, pueden producirse 150 veces más deprisa con la utilización de los rayos X que través de los procesos ordinarios de la naturaleza». Así pues se encontraban en el buen camino, o al menos eso parecía.
    Pero la mayoría de las moscas murieron directamente, y sus descendientes, que quizás sugiriesen alguna «incipiente» especialización, no se mostraron muy interesadas en seguir con el juego. Muller produjo una mosca de la fruta «sin ojos»; pero al cabo de diez generaciones se encontró que los descendientes habían regresado a la normalidad. ¡Habían vuelto a tener ojos! De todos modos, Muller consiguió el Premio Nobel en 1946.
    Mientras tanto seguíamos oyendo hablar de los cuidadores y de los horticultores, el más famoso de los cuales fue Luther Burbank. Se pasó lo mejor de sus cincuenta años cruzando flores y frutas en Santa Rosa, California. Tuvo ocasión de observar una «ley» completamente distinta, la ley de regreso al promedio. Su experiencia muestra un agudo contraste con la teoría de los evolucionistas, todavía sin comprobar, de «marcha indefinida». Por mi experiencia sé que puedo desarrollar una ciruela de cualquier tamaño, desde un centímetro y medio a más de cinco, pero he de admitir que no he logrado obtener una ciruela que sea tan pequeña como un guisante o tan grande como un pomelo. Tengo margaritas en mis jardines tan pequeñas como la uña de un dedo y otras que llegan a medir más de quince centímetros; pero no he logrado desarrollar una que sea tan grande como un girasol, y creo que nunca lo lograré. Tengo rosas que florecen durante seis meses al año, pero no tengo ninguna que pueda florecer durante los doce meses, y creo que jamás lo conseguiré.
    En resumen, existen límites para un desarrollo posible; y esos límites obedecen a una ley. Pero, ¿qué ley? Y ¿por qué? Los experimentos llevados a cabo nos han dado pruebas científicas de lo que ya habíamos adivinado por la observación; es decir, que las plantas y los animales tienden a volver, a lo largo de sucesivas generaciones, a un tipo de desarrollo medio... Es indudable que hay una tendencia hacia ese promedio, que mantiene a todos los seres vivientes dentro de unos límites más o menos fijos.
    No hubo ningún premio Nobel para Luther Burbank. No era una persona religiosa, e incluso publicó un folleto titulado «Por qué soy un incrédulo», por el que fue muy denostado. Fue seguramente un científico; y hoy, tras cien años de experimentos infructuosos con la mosca de la fruta, tenemos la impresión de que su Ley de la Reversión al Promedio puede verse mejor confirmada que la ilusoria tendencia a formarse infinidad de variedades partiendo de un tipo original.

    Los floricultores siguen buscando una rosa azul (no teñida), o un tulipán negro, los premios codiciados, pero elusivos, de la floricultura. Al discutir el prolongado fracaso de los darwinianos para demostrar la especialización, Jonathan Wells dijo: A pesar de los muchos y heroicos experimentos realizados durante los pasados cuarenta años, lo mejor que se ha podido lograr son reproducciones parcial o temporalmente aisladas. Tras décadas de intentar infructuosamente encontrar pruebas para una especialización neodarwiniana, los neodarwinistas han llegado ahora a la conclusión de que no hay que esperar encontrar tales pruebas porque la especialización lleva mucho tiempo. Y añadía el siguiente comentario:
    Afirman los darwinistas que sus teorías están tan completamente confirmadas por pruebas abrumadoras que es un «hecho» incontrovertible que debe estudiarse sin discusión en las clases de biología y de ciencia. No obstante, toda la evolución darwiniana depende de la teoría del origen de las especies. Pero, ¿cómo puede hablarse de la evolución darwiniana desde las amebas a los mamíferos, si ni siquiera se ha podido demostrar el origen de una especie de mosca de la fruta a partir de otra especie de moscas de la fruta?


    El origen de las especies es el punto de partida de todas las aparatosas afirmaciones sobre la «descendencia con modificación», incluyendo un antepasado común y el poder creativo de la selección natural.
    Ésta es la razón por la cual Darwin tituló su obra magna Sobre el origen de las especies y no «Cómo se modifican en el tiempo las especies existentes”.




    SE ACOSTUMBRA A HABLAR DEL «ESLABÓN PERDIDO».
    Hoy día no está claro que haya ningún eslabón.
    Tiran y empujan, elevan la temperatura y la vuelven a bajar, y estudian durante un centenar de años a las moscas de la fruta. Trabajan con los rayos X y no paran de enredar con sus ordenadores; deletrean punto por punto los criterios del genoma. Pero la mosca de la fruta y su descendencia, las únicas que sobreviven al calor y a los rayos X, siguen volando en el laboratorio, alimentándose como siempre de frutas estropeadas y esperando que les suceda algo más interesante.
    Los científicos también aguardan un milagro, diciéndose que la evolución es un hecho; disfrutando de su monopolio y asegurando a todo el mundo que no debería enseñarse el creacionismo en los colegios, porque eso es religión y no ciencia.

  2. #2
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,757
    Post Thanks / Like

    Re: Las Pruebas del Evolucionismo

    Sobre la "Evolución" ya hay más de 70 líneas de investigación que han dado paso a diferentes nuevas teorías. Además, no es igual aceptar la "Evolución" como un concepto general, que asumir la realidad demostrada de la "microevolución". El problema de ésta es que sólo ha sido observada en periodos muy breves y con especies observables ad hoc como "la mosca del vinagre" con un ciclo vital de 24 horas. Ciertamente extrapolar esas observaciones a periodos de millones de años resulta sumamente complicado. Sin embargo, las "razones seminales" propuestas por San Agustín si hay que tenerlas muy presentes ya que vienen a ser una alternativa como explicación.

    Y cuidado con el diseño inteligente y como se expone y acepta, dado que no está bien admitido por la propia Iglesia Católica, ya que el D.I. no habla de Dios como Creador, sino de un demiurgo que nada tiene que ver con el Dios personal.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  3. #3
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,757
    Post Thanks / Like

    Re: Las Pruebas del Evolucionismo

    Para el D.I. remito al siguiente artículo ya publicado.



    Diseño inteligente y fe católica: algunas ideas básicas

    Daniel Iglesias, el 10.02.16 a las 12:56 PM

    La teoría científica del diseño inteligente (en adelante TCDI) da los siguientes pasos fundamentales:

    Define a los sistemas con información compleja y especificada (en adelante ICE) como aquellos sistemas cuya información es a la vez compleja (es decir, con probabilidad menor que 10-150, el umbral de probabilidad universal) y especificada (es decir, conforme con un patrón independiente).

    Comprueba que, según la experiencia humana universal, todos los sistemas con ICE con causa conocida son resultado de un diseño inteligente, es decir de la acción de un agente inteligente con un plan inteligente.

    Infiere, mediante una abducción (o inferencia con base en la mejor explicación) que la ICE es causada siempre por un diseño inteligente. Llamemos LDI-ICE (ley del diseño inteligente de la ICE) a esta ley. En otras palabras, la LDI-ICE sostiene que tanto el azar, como la necesidad (o leyes naturales), como cualquier combinación de azar y necesidad (sin diseño inteligente), son incapaces de producir ICE. El test de la ICE para detectar diseño inteligente no da falsos positivos, pero puede dar falsos negativos (hay sistemas con diseño inteligente que no tienen ICE).

    Demuestra que tanto los organismos vivientes completos como muchos de sus componentes (tanto a nivel molecular como a nivel macroscópico) son sistemas con ICE. (La TCDI puede aplicarse también a sistemas no biológicos, pero aquí dejaré eso de lado).

    Infiere, mediante la LDI-ICE, que esos organismos y componentes han sido diseñados por un agente inteligente.

    Define a los sistemas con complejidad irreducible (SCI) como aquellos sistemas complejos con una función determinada, compuestos por cierto número de partes que interaccionan entre sí, tales que, si se quita una cualquiera de esas partes, el sistema cesa de funcionar.

    Formula la siguiente hipótesis razonable (o regla heurística), que debe verificarse caso a caso: todos los SCI tienen ICE.

    Por su parte, la doctrina cristiana del diseño inteligente (en adelante DCDI) afirma que Dios no sólo es el Creador de todas las cosas visibles e invisibles (incluso todos los organismos vivos y cada una de sus partes), sino también su inteligentísimo diseñador, porque Dios crea y gobierna todas las cosas mediante su sabiduría, bondad y poder infinitos.

    Consideremos ahora las relaciones entre estas dos teorías o doctrinas (TCDI y DCDI) con la fe cristiana, con el evolucionismo y entre sí.

    Por un lado, la TCDI, por sí misma, no identifica al diseñador inteligente de los seres vivos, si bien una reflexión filosófica correcta que parta de la TCDI puede llegar a esa identificación. Por lo tanto, entre los partidarios de la TCDI hay personas de casi todas las posturas religiosas posibles: católicos (como Michael Behe), protestantes (como William Dembski), judíos (como David Berlinski), miembros de otras religiones no cristianas (como Jonathan Wells) o agnósticos (como Michael Denton).

    Por otra parte, la TCDI, en cuanto tal, no defiende ningún mecanismo concreto por el cual el diseñador no identificado habría llevado a cabo su plan inteligente. Por lo tanto, al menos en teoría o en principio, la TCDI es compatible tanto con el fijismo como con el evolucionismo, y en este segundo caso, es compatible tanto con el evolucionismo saltacionista como con el evolucionismo gradualista. Es incompatible, en cambio, con las formas de evolucionismo que niegan el diseño inteligente y afirman que el azar y la necesidad (sin diseño inteligente) permiten explicar toda la complejidad y la diversidad de la vida.

    Por último, desde el punto de vista de la fe católica, la TCDI es una cuestión opinable. La doctrina católica no se pronuncia ni a favor ni en contra de la TCDI; y de hecho hay católicos a favor y católicos en contra de esa teoría.

    En cuanto a la DCDI, es una parte integral e irrenunciable de la doctrina cristiana. En otras palabras, la fe cristiana exige creer en la DCDI. De hecho, algunos católicos aceptan la DCDI y otros la niegan, pero los segundos cometen un grave error doctrinal. En general estos últimos limitan en mayor o menor medida el diseño inteligente divino y la providencia divina, postulando que Dios interviene sólo dando algunas directrices generales y deja librado todo lo demás al mero juego del azar y la necesidad, de tal modo que no se puede decir que Dios es el diseñador inteligente de todas las cosas. Reitero que esta postura del diseño inteligente parcial y la providencia divina parcial es contraria a la fe cristiana.

    En cuanto a la relación entre TCDI y DCDI, se deduce de lo dicho hasta aquí. De por sí, la TCDI no implica la DCDI; y a la inversa, la DCDI no implica la TCDI. Pero un cristiano que defiende la TCDI debe defender también la DCDI. Sin embargo, un cristiano que defiende la DCDI no está obligado a abrazar la TCDI.

    Ahora bien, consideremos dos católicos ortodoxos: A rechaza la TCDI y B la defiende. A deduce la DCDI por medios filosóficos y teológicos. B, partiendo de la TCDI, concluye que los seres vivos han sido diseñados por un agente inteligente. Luego, por los mismos medios filosóficos y teológicos que A, deduce la misma DCDI que A.

    En otras palabras, el diseño inteligente divino de los seres vivos (según la fe católica) es exactamente la misma cosa para A y B; y en principio también las formas en que Dios pone en práctica su plan inteligente. No hay un “diseño inteligente divino verdadero” (el de la DCDI) y un “diseño inteligente divino falso” (el de la TCDI interpretada católicamente). En ambos casos se trata exactamente del mismo concepto, que, vuelvo a subrayar, es exigido formalmente por el dogma católico.

    Por supuesto, B puede equivocarse al hacer filosofía o teología; pero también A se puede equivocar. Además, si B es un científico del movimiento del diseño inteligente y su filosofía o teología es defectuosa, no cabe achacarle sus errores filosóficos o teológicos a la TCDI. De un modo análogo, no cabe achacar a la metafísica aristotélica los errores de Aristóteles en física; como tampoco cabe achacar a la teología o la filosofía tomistas las deficiencias de Tomás de Aquino en su conocimiento de la embriología o la cosmología.


    Daniel Iglesias Grèzes


    http://www.infocatolica.com/blog/raz...atol#more30306


    .
    Última edición por Valmadian; 17/04/2016 a las 23:37
    TheosDike dio el Víctor.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  4. #4
    Avatar de TheosDike
    TheosDike está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    06 ene, 16
    Mensajes
    22
    Post Thanks / Like

    Re: Las Pruebas del Evolucionismo

    Dejo un artículo concerniente al tema:

    Sería de gran ayuda que nos recordemos que la palabra “evolución” es una palabra acordeón que se puede expandir o contraer para encajar en cualquier ocasión. El biólogo evolutivo, Francisco Ayala, señala que la palabra “evolución” se puede utilizar para querer decir por lo menos tres cosas diferentes:


    1. El proceso de cambio y diversificación de los organismos en el tiempo. Es en este sentido que los biólogos dicen que la evolución es un hecho. Pero obviamente este hecho, como dicen ellos, es inocuo y no debería ser cuestionado inclusive por los fundamentalistas Creacionista de la Tierra Joven.

    2. La reconstrucción de la historia evolutiva, demostrando como varios linajes se diversificaron los unos de los otros en el árbol universal de la vida.

    3. El mecanismo que explica el cambio evolutivo. Darwin recurre a la selección natural que opera las variaciones al azar en los organismos con el motivo de explicar la adaptación de los organismos a su ambiente. Con el desarrollo de la genética moderna, las mutaciones genéticas vinieron a suplementar el mecanismo darwiniano de selección natural al proporcionar una explicación para las variaciones en las que funciona la selección natural. Por lo tanto, podemos llamar esta hipótesis “neo-darwinismo”.


    Ahora bien, la evolución en los sentidos de (2) y (3) no es un hecho establecido, a pesar de lo que se dice y se cree en la cultura popular. Según Ayala, "El segundo y tercer problema—buscando determinar la historia evolutiva como también explicar cómo y por qué sucede la evolución—son temas de la investigación científica activa. Algunas conclusiones de esta teoría están bien establecidas, muchos asuntos son menos ciertos, otros poco más que conjeturas, y otros siguen siendo en gran parte desconocidos" (Darwin y el Diseño Inteligente). Con respecto a (2) Ayala señala: “Desafortunadamente, aún queda mucho, mucho por descubrir. Para reconstruir la historia evolutiva, tenemos que saber cómo los mecanismos operan en detalle y solamente tenemos la más vaga idea de cómo ellos operan al nivel genético, cómo el cambio genético se relaciona con el desarrollo y con la función…Estoy insinuando que lo que sería descubierto sería no solamente detalles, sino principios mayores” (Where Darwin Meets the Bible). En cuanto a (3), él advierte: "Los mecanismos que explican estos cambios están aún bajo investigación. . . . La evolución de los organismos es universalmente aceptada por los biólogos, mientras que los mecanismos de la evolución aún están siendo activamente investigados y son objetos de debate entre los científicos "("The Evolution of Life: An Overview ").


    Una vez usted se da cuenta que la palabra “evolución” puede ser utilizada para referirse a cualquiera de estos tres aspectos, usted comienza a entender lo engañoso que puede ser cuando se afirma que la evolución es un hecho establecido y reconocido universalmente.


    De hecho, hay muy buenos fundamentos para que haya un escepticismo acerca de los mecanismos neo-darwinismos detrás del cambio evolutivo. Hoy en día la idoneidad de estos mecanismos está siendo tremendamente desafiada por algunos de los biólogos principales. De hecho, recientemente estuve sorprendido de saber que Ayala aparentemente había abandonado la idoneidad de los mecanismos neo-darwinianos. Lyn Margulis, uno de los llamados “Altenburg 16”, un grupo de biólogos evolutivos que se reunieron en el 2008 en una conferencia en Altenburg, Austria para explorar los mecanismos detrás del cambio evolutivo, reportó, “En la reunión [Francisco] Ayala estuvo de acuerdo conmigo cuando dije que este neo-darwinismo doctrinario estaba muerto. Él era un practicante del neo-darwinismo, pero los adelantos en la genética molecular, la evolución, ecología, bioquímica, y otras noticias le habían llevado a estar de acuerdo de que el neo-darwinismo ahora está muerto” (Suzan Mazur, The Altenberg 16 [Berkeley: North Atlantic, 2010], p. 285).


    Ahora, tiene que ser claramente entendido que Ayala no está a punto de adoptar algún tipo de creacionismo, sino más bien que buscará (otros) mecanismos naturales adicionales para suplementar la mutación genética y la selección natural. Estos mecanismos ya se están sugiriendo en la literatura científica. Tengo toda la expectativa de que durante el transcurso de este siglo los mecanismos neo-darwinianos, los cuales han sido desafiados por mucho tiempo por los creacionistas de varios tipos, vendrán a ser reconocidos como inadecuados, y nuevos mecanismos vendrán a ser reconocidos. Entonces, la ironía será de que, en lugar de admitir que las críticas de parte de los creacionistas estaban justificadas, la comunidad de biólogos evolutivos va a decir: “¡Oh, bueno, desde un principio sabíamos que los mecanismos neo-darwinianos eran inadecuados!"--¡todo esto, a pesar de la postura pública que sucede ahora en el nombre de neo-darwinismo!


    Por lo tanto mientras que la evolución en un sentido inocuo está bien establecida, la creencia en la evolución en los sentidos (2) y (3) no es universal entre los científicos, y el dominio del neo-darwinismo hasta ahora se debe a las limitaciones del naturalismo metodológico y al deseo de una mejor alternativa naturalista.


    Fuente: ¿Por qué es la Evolución tan Ampliamente Aceptada? | Reasonable Faith



    Valmadian, ReynoDeGranada y Pious dieron el Víctor.

  5. #5
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,757
    Post Thanks / Like

    Re: Las Pruebas del Evolucionismo

    Si afirmamos que todo cristiano es creacionista, no hay error en ello. Si decimos que todo católico es creacionista, tampoco hay error alguno en tal afirmación. La razón que parece tan obvia no resulta serlo para muchos, ya sean creyentes ya materialistas. En mi opinión se ha difundido la idea creacionismo=antievolucionismo que teniendo una parte de verdad, no lo es del todo y no perdamos de vista que esa interpretación es protestante e ideológica ya desde las pugnas del obispo anglicano Hussler.

    Nada hay de malo en afirmar que el concepto de evolución se refiere al vínculo físico entre las diferentes especies y se prescinde del modo en el que esta continuación genética ha tenido lugar. Más aún, si nos atenemos al propio Génesis el orden del Hexamerón se corresponde perfectamente con los periodos geológicos y biológicos de la Tierra. Y si de la creación del hombre hablamos, primero creó la materia de éste y después lo dotó de espíritu. Es decir, hay un proceso en ello, una "evolución".

    En el relato se nos indica que "Al tiempo de hacer Yavé Dios la tierra y los cielos, no había aún arbusto alguno en el campo, ni germinaba la tierra hierbas, por no haber todavía llovido Yavé Dios sobre la tierra, ni haber todavía hombre que la labrase, ni vapor acuoso que subiera de la tierra para regar toda la superficie cultivable. Modeló Yavé Dios al hombre de la arcilla y le inspiró en el rostro aliento de vida, y fue así el hombre ser animado. Plantó luego Yavé Dios un jardín en Edén, al oriente, y allí puso al hombre a quien formara. Hizo yavé Dios brotar en él de la tierra toda clase de árboles hermosos a la vista y sabrosos al paladar, y en el medio del jardín el árbol de la vida y el árbol de la ciencia del bien y del mal." (Gen-2, 5-9)

    Y repasando el Génesis 1 el relato es pormenorizado no sólo en la descripción, sino en las razones necesarias para comprender el plan divino que lleva de la materia inerte a la materia viva y de ésta a través de un largo periodo al organismo humano con una intervención especial al dotarlo de espíritu. Un espíritu que no existía antes en el mundo y que sólo el ser humano posee. El problema, pues, no es la evolución, ni la aceptación de que ésta es lógica si con ello se rechaza el azar y se rechaza la versión monística y atea de la misma. El mismo proceso de la vida en el ser humano es el ejemplo perfecto de ese tipo de evolución: desde la concepción hasta la vejez.

    Hay un problema de ideas, conceptos e interpretaciones. La solución no es la interpretación literalista del Génesis, pues de él se pueden obtener otras interpretaciones, tampoco es cierta la idea de una Tierra Joven, pues el conocimiento geológico está muy confirmado, independientemente de que los métodos de datación no sean totalmente infalibles (donde acaba uno, empieza otro y la ciencia es acumulativa), y es algo que se puede deducir del propio Génesis.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  6. #6
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,757
    Post Thanks / Like

    Re: Las Pruebas del Evolucionismo

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    A continuación, y siguiendo un riguroso sentido literal del Génesis voy a exponer los riesgos de la indebidas interpretaciones literalistas que algunos suelen hacer. Hay que empezar por recordar que el obispo Ussher era anglicano y no católico. Por tanto, si existe un rechazo generalizado hacia los llamados "protestantes" en general, no veo el motivo por el cual para aquello que si interesa a fines personales o fines de dudosa legitimidad, se emplean sin ningún empacho "argumentos anglicanos o argumentos evangélicos para pretender dar fuerza argumental a discursos de pretendido sentido católico.

    www.Calendario de Ussher-Lightfoot - Wikipedia, la enciclopedia libre

    Podemos ver en qué consistió dicha cronología y como fue establecida, pese a que según algunos la wikipedia sea lo peor de lo peor ¿no será porque les lleva la contraria?

    Pues bien, las fechas de Ussher son las siguientes:

    1.- Creación: finalizada el sábado 22 de octubre al anochecer del 4004 a.C. Según otras interpretaciones, el domingo 26 de octubre del mismo año.

    2.- Expulsión de Adán y Eva del Paraíso: 10 de noviembre de 4004 a.C.

    3.- Diluvio: desde el 26 de marzo hasta el 5 de mayo del 2348 a.C.

    4.- Llamamiento de Dios a Abraham: 1921 a.C.

    5.- Éxodo de Egipto: 1491 a.C.

    6.- Fundación Templo de Jerusalén: 1012 a.C.

    7.- Destrucción del Templo por parte de los babilonios e inicio del cautiverio: 586 a.C.

    8.- Año del nacimiento de Jesús: 4 a.C.


    De hecho en esta cronología ya hay aspectos que sorprenden:

    1.- Se trata de un calendario claramente moderno, con los meses nombrados según la etimología latina. Podría pensarse que así se hizo para una mejor comprensión de las gentes. Pero esta posibilidad no se sostiene por dos razones: ¿cuál es el auténtico calendario sobre el que se realizarían las equivalencias de fechas? ¿no será que al parecer cuando a Ussher no le cuadraban las fechas recurría al Testamento Hebreo modificándolo todo?; y, si se hizo con la otra intención ¿porque no aceptar que la literalidad del texto tiene la misma función pedagógica para los hombres de aquellas épocas? Dicho esto sin que suponga menoscabo alguno a la aceptación del Dogma de la Creación Divina, la existencia del Paraíso, el estado de inmortalidad beatífica del Hombre, la creación de la mujer y la realidad del pecado original. Pero en lo referente al resto del texto del Génesis, salvo algún punto aparte, se puede tomar como un relato mitad histórico, mitad metafórico.

    2.- Resulta inaudito que se pongan fechas concretas a la permanencia de los Primeros Padres en el Paraíso. Si gozaban de la inmortalidad material es porque en el Paraíso no existía el tiempo. Se supone que el Paraíso fue creado simultáneamente con el resto de la Creación no aparte, y Ussher afirmaba que la expulsión se produjo el 10 de noviembre del 4004 a.C. o sea, 16 días después de finalizar la Creación.

    3.- Sitúa el inicio del Éxodo en el 1491 a.C., algo que no se explica dado que la salida de Egipto se hizo bajo el reinado de Ramsés II, y a éste aún le faltaban 190 años para ascender al Trono de las Dos Coronas, según unas fechas (1301 a.C.) y 190 según otras (1292 a.C.), durando su reinado hasta el 1235 a.C. ( 256 años más tarde de la salida de Egipto) o 255 años después, respectivamente. Ya se dirá cómo se conjuga esto. A todo esto, los días de la Creación o Hexamerón fueron establecidos por Moisés durante los 40 años de exilio, y según el esquema de la semana judía.

    4.- Por supuesto, la fecha exacta del nacimiento de Nuestro Señor sigue siendo objeto de debate a causa de la ausencia de datos concretos y de la imprecisión de los calendarios. En cualquier caso, nunca pudo haber nacido en fecha alguna anterior a si mismo.


    Los seguidores de Ussher siguen sosteniendo la antigüedad de la Tierra en 6.000 años, pese a que en el año 1997 tal cronología fue definitivamente abandonada por no corresponder a datos objetivos de ninguna clase. Si tomamos a continuación las fechas de los descendientes de Adán se ve ya perfectamente la incoherencia de fechas:

    Al nombre sigue la edad a la que tienen a su hijo primogénito, después los años en los que conviven con ellos y, finalmente, la edad total que figura en el texto bíblico.

    ADÁN..............................130................................800..............................930

    SET..(sin Caín, ni Abel).......105................................807..............................912

    ENÓS................................90................................815..............................905

    CAINÁN.............................70................................840..............................910

    MALALEEL..........................65................................830..............................895

    JARED.............................162.................................800..............................962

    ENÓC................................65................................300..............................365

    MATUSALEM.....................187................................782...............................969

    LAMEC............................182.................................595...............................777

    NOÉ............500 (SEM, CAM y JAFET)............sin datos............(Diluvio = a los 600 años de Noé)
    ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    TOTALES:.................... 1.556 años .................... 6.569 años ....................8.225 años

    ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    Hay que tener presentes los siguientes aspectos:

    1.- Una cuestión es la edad total sumada de todos ellos y otra las edades en las que se solapan parte de la de los padres con las de los hijos.

    2.- Estos sencillos cálculos se hacen en base a la lectura de un ejemplar de la Biblia de la B.A.C, por lo que pudieran darse pequeñas variaciones según de la versión que se trate.

    3.- No se incluyen las fechas de los restantes periodos de la historia de los judíos, así como tampoco se hace un sumatorio de las edades de sus protagonistas.


    Por tanto, si a esos 6569 años se le suman los 2016 del calendario desde el nacimiento de Nuestro Señor hasta hoy, nos encontramos con una cifra de 8.585 años.

    Si a su vez a esta cifra sumamos la ofrecida por Ussher para el Éxodo y de ella hasta el nacimiento de Nuestro Señor, sumaremos otros 1.491 años, o sea, que nos vamos ya a los 10073. Más los 427 desde el final del Diluvio hasta la llamada de Dios a Abraham, que en total suman 10.500, y los 430 transcurridos desde el 1921 antes de Cristo de dicha llamada hasta la salida de Egipto, y así serán 10.930; tales dataciones literalistas no coinciden resultando inverosímiles, pero evidentemente en modo alguno se aproximan a los pretendidos 6.000 años de Ussher.

    Ahora bien, los años transcurridos entre los que se atribuyen a Adán y los que tenía Noé al finalizar el Diluvio, suman como vemos 8.225, de manera que si se hace la suma a éstos de los 427 + 430 + 1491 + 2.016, tendremos un total de 12.202 años.

    Esta es la credibilidad de los cálculos de Hussher.
    ReynoDeGranada dio el Víctor.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Los 10 Errores del Evolucionismo
    Por donjaime en el foro Ciencia
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 07/11/2015, 10:47
  2. Pruebas de que la Tierra es joven
    Por Nicus en el foro Ciencia
    Respuestas: 111
    Último mensaje: 03/02/2013, 04:09
  3. El Evolucionismo, por el P. Baliña
    Por Valmadian en el foro Ciencia
    Respuestas: 15
    Último mensaje: 07/10/2012, 17:33
  4. El Evolucionismo, por P. Baliña.
    Por Agustiniano I en el foro Ciencia
    Respuestas: 18
    Último mensaje: 06/03/2009, 03:20

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •