Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 1 de 2 12 ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 20 de 25

Tema: Frase inquietante en el Motu Propio

  1. #1
    Gothico está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    17 abr, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    952
    Post Thanks / Like

    Frase inquietante en el Motu Propio

    En la Carta a los obispos de Benedicto XVI con que se acompaña el Motu Proprio liberalizando la misa tridentina puede leerse lo siguiente:

    en el Misal antiguo se podrán y deberán inserir nuevos santos y algunos de los nuevos prefacios.

    Al releer el texto, esta frase me ha desasosegado e inquietado, dados los sospechosos y terribles precedentes de los años 50 y 60 donde se sabe que, más o menos cada dos años salía una nueva edición del Misal con “retoques por aquí y por allá” y que al final, como es sabido, preludiaron la catástrofe de la Nueva Misa en 1969.

    Me planteo las siguientes dudas:

    “Nuevos santos” y “nuevos prefacios”…
    ¡¡Luego ya no sería propiamente el Misal de Juan XXIII de 1962, puesto que habría que sacar una nueva edición con esos “santos” y esos “prefacios” lo cual crearía …el “Misal de Benedicto XVI” de 2007!!

    Mala cosa. Así se podría crear ya un precedente para futuros retoques ¿modernistas, quizá?; y siempre ya con la mosca en la oreja…

    “Nuevos santos”…
    Así, de golpe, me viene un tal san Josemaría Escrivá de Balaguer, supuesto “santo” modernista, “canonizado” por Juan Pablo II…
    ¿Se conmemoraría ese “santo” en la Hermandad de San Pío X si figurara en el Misal retocado?
    No lo creo. Mala cosa.

    Y los “nuevos prefacios”… ¿serán los de las actuales "eucaristías" del Novus Ordo?
    Fatal. Muchos los ignorarían con razón.

    Total: que podría haber quienes no aceptaran esos retoques por ser modernistas, y ya estaría montado el lío; y vuelta a empezar.

    ¿Se podría acabar gestando y plasmando en unos años un refrito intragable entre la Misa tridentina y el Novus Ordo?

    Que Dios nos proteja.

    (no incluyo el mensaje en el "hilo del Motu propio" por ser de contexto muy distinto)
    Última edición por Gothico; 19/07/2007 a las 23:30

  2. #2
    Gothico está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    17 abr, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    952
    Post Thanks / Like

    Re: Frase inquietante en el Motu Propio

    “Piensa mal y acertarás”.
    Ya iba estando yo pesimista con la evolución que me parece que acabaría tomando el Motu Propio cuando hoy acabo de ver en una página de internert cómo la canalla modernista está dispuesta a ignorar y boicotear el Motu Propio del Santo Padre con todas sus fuerzas.

    Respecto al requisito básico del Motu Propio:
    Art.5. §1.- En las parroquias, donde haya un grupo estable de fieles adherentes a la precedente tradición litúrgica, el párroco acogerá de buen grado su petición de celebrar la Santa Misa según el rito del Misal Romano editado en 1962

    ¿Cómo boicotearlo?, pues ya nos podemos imaginar:

    - Habría que figurar como parroquiano en dicha parroquia, con todos los requisitos para el caso; es decir no valdrá ser de otra parroquia o ser de cerca, etc. Es decir que, en una ciudad pequeña, si 40 fieles quieren que se les diga la misa tridentina tendrá que ir cada uno a su parroquia respectiva y como previsiblemente habrá cinco o menos por cada una, evidentemente no llegarán a ser un grupo significativo, con lo cual, NADA DE NADA.

    - Pero en el caso de que eso se consiguiera podrían impedir el acceso a la Misa tridentina a todos los no-parroquianos poniendo al efecto algún guarda jurado en la puerta para impedirles el paso.


    - Otra medida de boicot podría ser en base al número mínimo de miembros que deba tener un "grupo". ¿Qué se entiende por "grupo"? ¿Cuál es el mínimo de miembros para que unos individuos se consideren "grupo". Estos tipos igual exigen como mínimo 1.000 miembros por parroquia...

    - Y como deberán acreditar ser “adherentes a la precedente tradición litúrgica” ya se buscarán los modernistas el modo para que en la práctica eso sea imposible y que afecte a casi todos los peticionarios. Un dato para ello podría ser tener uso de razón, como mínimo, con anterioridad a la entrada del Novus Ordo, es decir haber nacido con anterioridad a 1962 por lo menos. Es decir, tener en la actualidad más de 45 años. [/COLOR]

    - Si todo lo anterior fallara, otro requisito podría ser el tener que saber latín obligatoriamente por los que asisten a la Misa Tridentina.
    Pues dice la Carta a los Obispos del Motu Propio:
    El uso del Misal antiguo presupone un cierto nivel de formación litúrgica y un acceso a la lengua latina; tanto uno como otro no se encuentran tan a menudo.

    ¡¡Para qué queremos más!!: Examen previo de latín a todos los que la pidan. Sólo si sacan una media de notable traduciendo “La guerra de las Galias” de Julio César, serán admitidos... De risa, sí, pero ya se verá como va en serio

    Parece mentira y esto no ha hecho nada más que empezar.

    Doy el enlace a los comentarios. Uno es la noticia de que un obispo modernista norteamericano prohíbe la entrada a una Misa tridentina a los no parroquianos de una ciudad de su diócesis; y el otro es una entrevista a un arzobispo modernista argentino que insinúa al periodista que será obligatorio indagar en los conocimientos de latín de los peticionarios. ¿Si no saben latín ¿para qué quieren esa misa? Acaso no sabe que los misales vienen con traducción y que se hicieron para quienes no sabían latín.
    Sería una simple sandez de imbécil si no fuera la excusa malévola de un sinvergüenza.
    Por cierto, sospechosísimo el rótulo del encabezamiento: "las misas en latín van a ser algo extraordinario"; no sólo como dice el Motu Propio en el sentido de que afectaría a poca gente sino en el sentido de "extraordinaria" porque quizá ni se concederá a los que la pidan (o sea que ese tipo ya sabría que no se dirá esa Misa en la práctica pero por incumplimiento de requisitos no por falta de peticiones..., y que por tanto hará lo posible y lo imposible para que no se celebre; contra la filosofía de Benedicto XVI)

    http://secretummeummihi.blogspot.com/ (la fecha es del 25 de julio)
    Última edición por Gothico; 29/07/2007 a las 01:13

  3. #3
    Avatar de Tradición.
    Tradición. está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    19 mar, 05
    Mensajes
    794
    Post Thanks / Like

    Re: Frase inquietante en el Motu Propio

    Nadie ha dicho que vaya a ser fácil, la importancia de este momento es que hay otro tablero de juego y evidentemente mucho mas favorable, eso es del todo innegable.
    En Barcelona, ya hay dos parroquias que han programado misas en el rito tradicional a partir de 14 de Septiembre, y son dos bastante significativas, en una de ellas la iniciativa a partido de los propios sacerdotes, será una misa a las 8:30 de la mañana los domingos, y a cargo de un sacerdote que lleva muchos años celebrando según este rito y que ha sido requerido para ello. El otro caso según me cuentan ha sido a petición de un grupo de fieles con el apoyo de uno de los sacerdotes....no es mucho, pero en BARCELONA, y con el poco tiempo trascurrido es una grata sorpresa, la cosa puede ir en aumento. En Madrid tambíen se habla de varias parroquias muy significativas.
    La parte negativa viene otra vez por los obispos modernistas, el auxiliar de Barcelona Pere Tena, ha publicando unos comentarios en Cataluña Cristiana y en la Vanguardia, dando una muy particular visión del "Motu",que yo calificaría de manipuladora y falaz, es claro que van a intentar que la cosa no se extienda, pero por primera vez, creo que tenemos ventaja, porque el Motu es claro, y si hay resistencias, pues a recurrir a Roma, HAY QUE DAR LA BATALLA.
    Última edición por Tradición.; 27/07/2007 a las 00:36

  4. #4
    Avatar de el cura y el barbero
    el cura y el barbero está desconectado blanco-hombre-hetero-español-
    Fecha de ingreso
    16 nov, 07
    Mensajes
    98
    Post Thanks / Like

    Inconvenientes del Motu Propio.

    Aun reconociendo el gran paso que supone para el catolicismo tradicional el reciente Motu Propio quisiera resaltar algunos inconvenientes graves a efectos doctrinales:

    * El Motu Propio permite la Misa de San Pío V, sí, pero es a cambio de aceptar también la Misa nueva de Pablo VI de 1969, de darla injustamente pie de igualdad con la única auténtica. Además, aceptando la autoridad del Concilio Vaticano II con todos sus contenidos modernistas.
    Ahora bien, la cuestión de fondo para el catolicismo tradicional no era ni es en absoluto la legalidad de la Misa Tradicional tridentina ni el derecho a celebrarla y asistir a ella (faltaría más). La cuestión es la ilegalidad de la Misa nueva que todos soportamos y padecemos desde 1969, la de Pablo VI, la de Monseñor Bugnini, la que los protestantes consideraban teológicamente posible de ser concelebrada por ellos mismos; la que escandaliza diariamente a tantos fieles en todo el mundo.
    Frente a eso, el Motu Propio sigue considerando absolutamente legítima la misa protestantizada de Pablo VI (la "forma ordinaria" del rito, contrariando a los verdaderos católicos tradicionalistas.


    ** Otro punto, más bien inexplicable. Se dice en el Motu propio que:
    “Misal Romano... que no se ha abrogado nunca” (art 1).

    Pues van 40 años de persecución (caso Lefevbre) por decir una Misa que “nunca fue abrogada”. Si no fue abrogada es que siempre estuvo vigente. Pero si lo estuvo y lo está, entonces ¿por qué dice el Motu Proprio, contradiciéndose y contradiciendo al mismo Juan Pablo II: “Juan Pablo II movido por la preocupación pastoral... en el año 1984, con el indulto especial, concedió la facultad de usar el Misal Romano (Tradicional)”? ¿Por qué un Motu Proprio para conceder lo ya concedido, para aprobar lo ya aprobado, para dar un derecho que se tenía, que se tiene y que nunca se perdió? ¿Por qué "indultó" Juan Pablo II algo a lo que se tenía derecho ?
    ¿Cómo se come eso?

    *** Más grave aún, en la carta que acompañaba al Motu propio dirigida a todos los Obispos, Benedicto XVI expresa su defensa del Vaticano II y de la Misa protestantizada de Pablo VI:
    “Existe el temor de que menoscabe la autoridad del Concilio Vaticano II y de que una de sus decisiones esenciales- la reforma litúrgica- se ponga en duda. El temor es infundado... El Misal publicado por Pablo VI... obviamente es y permanece la forma normal de la Liturgia Eucarística” (3er. párrafo)

    “Muchas personas que aceptaban claramente el carácter vinculante del Concilio Vaticano II... deseaban reencontrar la forma querida para ellos de la Sagrada Liturgia” (4to. párrafo).
    “En el Misal Antiguo se podrán y se deberán insertar nuevos Santos y algunos de los nuevos Prefacios]” (6to. párrafo).
    “Obviamente para vivir la plena comunión tampoco los Sacerdotes de las Comunidades que siguen el uso Antiguo pueden, en principio excluir la celebración según los libros nuevos. En efecto, no sería coherente con el reconocimiento del valor y de la santidad del Nuevo Rito la exclusión total del mismo”.

    ¿Se trata, en definitiva, de que aceptemos la Misa protestantizada de Pablo VI a cambio de un poquito de la Misa de Siempre?
    Debe advertirse que todo el combate Tradicional comenzó y se apoyó en la defensa de la Misa de San Pío V, porque esa Misa, no debía ser cambiada. Ahora bien, aceptar ambas misas (la auténtica y la protestantizada) es aceptar que la Misa nueva de Pablo VI podría ser buena, podrá ser buena ¿y acabaremos por hacerla buena? …pero entonces el combate tradicionalista acabará perdiendo sentido y desaparecería.

    Creo que es conveniente avisar de los peligros ocultos y poner en guardía frente a los optimismos exagerados que se leen y oyen por ahí.
    Última edición por el cura y el barbero; 27/11/2007 a las 19:06

  5. #5
    Avatar de Gens Domitorum
    Gens Domitorum está desconectado Portae Inferi NON Praevalebunt
    Fecha de ingreso
    08 may, 07
    Ubicación
    Las Españas
    Mensajes
    162
    Post Thanks / Like

    Re: Frase inquietante en el Motu Propio

    No podría estar más de acuerdo con el último mensaje.
    A esta acertada reflexión le añadiría el siguiente detalle, que siempre me ha inquietado respecto de noticias del estilo, que suelen ser recibidas con un acriticismo injustificado: ¿Por qué iban, quienes están en evidente superioridad de condiciones (léase los enemigos de la única Iglesia, la única Misa, la única Fe...), ponerse a hacer concesiones si no fuese porque éstas persiguen, en realidad, minar la batalla argumental del oponente hasta debilitarlo y hacerle olvidar los verdaderos fundamentos de su combate?
    "Praedica verbum, insta opportune, importune, argue, increpa, obsecra in omni longanimitate et doctrina. Erit enim tempus, cum sanam doctrinam non sustinebunt, sed ad sua desideria coacervabunt sibi magistros prurientes auribus, et a veritate quidem auditum avertent, ad fabulas autem convertentur. Tu vero vigila in omnibus, labora, opus fac evangelistae, ministerium tuum imple". (Tim. 4, 1-5)


    "La civilización atea se apoya en la autonomía de la razón y conduce a la servidumbre.
    La civilización cristiana se apoya en la obediencia y termina en la libertad". (Vázquez de Mella)



  6. #6
    Avatar de Cirujeda
    Cirujeda está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 06
    Ubicación
    A la vista del castillo de Gibralfaro.
    Mensajes
    613
    Post Thanks / Like

    Re: Frase inquietante en el Motu Propio

    Sinceramente, creo que se están sacando las cosas de quicio. Soy defensor de la liberalización de la Misa Tradicional y estoy conforme con el Motu Proprio, pero afirmar que sólo existe una forma posible de celebrar este Sacramento es ignorar su misma esencia y desconocer la Tradición de la Iglesia.
    "La Verdad os hará libres"

  7. #7
    Avatar de Gens Domitorum
    Gens Domitorum está desconectado Portae Inferi NON Praevalebunt
    Fecha de ingreso
    08 may, 07
    Ubicación
    Las Españas
    Mensajes
    162
    Post Thanks / Like

    Re: Frase inquietante en el Motu Propio

    Cita Iniciado por Cirujeda Ver mensaje
    Sinceramente, creo que se están sacando las cosas de quicio. Soy defensor de la liberalización de la Misa Tradicional y estoy conforme con el Motu Proprio, pero afirmar que sólo existe una forma posible de celebrar este Sacramento es ignorar su misma esencia y desconocer la Tradición de la Iglesia.
    No se trata de sacar las cosas de quicio ni exagerarlas, sino de mostrar a las claras la situación que vivimos.
    La Santa Misa según el rito latino codificado por San Pío V nunca ha necesitado de liberalización alguna.

    No se trata, ni mucho menos, de negar los demás ritos por los que se ha celebrado, con total corrección, este Sacramento a lo largo de la Historia de la Iglesia, sino de denunciar la evidente protestantización perpetrada por el "Missale Romanum" de 1969, sin más.

    Un saludo en Cristo.
    "Praedica verbum, insta opportune, importune, argue, increpa, obsecra in omni longanimitate et doctrina. Erit enim tempus, cum sanam doctrinam non sustinebunt, sed ad sua desideria coacervabunt sibi magistros prurientes auribus, et a veritate quidem auditum avertent, ad fabulas autem convertentur. Tu vero vigila in omnibus, labora, opus fac evangelistae, ministerium tuum imple". (Tim. 4, 1-5)


    "La civilización atea se apoya en la autonomía de la razón y conduce a la servidumbre.
    La civilización cristiana se apoya en la obediencia y termina en la libertad". (Vázquez de Mella)



  8. #8
    Avatar de el cura y el barbero
    el cura y el barbero está desconectado blanco-hombre-hetero-español-
    Fecha de ingreso
    16 nov, 07
    Mensajes
    98
    Post Thanks / Like

    Re: Frase inquietante en el Motu Propio

    Cita Iniciado por Cirujeda Ver mensaje
    pero afirmar que sólo existe una forma posible de celebrar este Sacramento es ignorar su misma esencia y desconocer la Tradición de la Iglesia.
    No es propiamente el mismo caso.
    Lo peculiar de la escandalosa misa de Pablo VI fue la perversión gradual de la Misa de San Pío V hasta igualarla lo máximo posible con la “misa” protestante (o sea, la misa de los herejes), hasta el punto de que pudiera ser aceptada por éstos, recortando, hasta su máxima expresión, las verdades católicas no toleradas por los herejes.
    Lógicamente, para ello hubo que “descatolizar” la Misa.
    Ahora bien ¿con qué derecho puede un Papa “descatolizar” lo católico?
    El Papa, nada menos que el máximo defensor del catolicismo… ¿y descatolizándolo?

    Nunca en la “Tradición de la Iglesia” se dio nada parecido.
    Nunca jamás se creó un nuevo rito en la Iglesia para complacer a los herejes, sino al contrario: que del hecho de haber herejías, se definían nuevos dogmas, y se reafirmaba esa Verdad incluso en la misma liturgia; se sabe que las doxologías que afirmaban la mención como divinas de las Tres Personas de la Trinidad aparecieron tras el combate contra la herejía arriana.
    ¿Por qué, en el siglo IV, no se inventó un rito de la Misa para hacerla tolerable a los arrianos, los “hermanos separados” de aquel entonces? ¿O es que no había caridad evangélica entonces por parte de los papas?
    La conclusión fue que el arrianismo desapareció, gracias a que la Iglesia no sólo no lo aceptó, sino que lo combatió.
    Y así, respecto de los gnósticos, donatistas, montanistas, etc.

    Igualmente, la Misa de San Pío V fue reafirmada como expresión genuina de la fe católica a raíz de la herejía protestante.

    Ahora bien, que los herejes pudieran acabar siendo nada menos que fuente de la Liturgia católica, como en esta época, nunca fue posible imaginarlo.

    Pero, desde luego si, monstruosamente, podemos aceptar tranquilamente que la tarea de un Papa consiste en agradar a los enemigos jurados de la Iglesia Católica (enemigos jurados que, por lo demás, no sólo no tienen intención en absoluto de incorporarse a la Iglesia católica sino, más bien, en hacerla desaparecer del mapa) no queda sino que, o bien, los católicos se han vuelto locos o, mejor, que el enemigo, silenciosamente y con traición, ha dado la puntilla al Catolicismo, y sin éste saberlo.

  9. #9
    Avatar de Cirujeda
    Cirujeda está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 06
    Ubicación
    A la vista del castillo de Gibralfaro.
    Mensajes
    613
    Post Thanks / Like

    Re: Frase inquietante en el Motu Propio

    Cura Barbero: Sinceramente, me ha parecido una buena respuesta.

    De todas formas, entrando de lleno en faena, me atrevo a preguntar: En la misa de Pablo VI, ¿qué es lo anticatólico? O, dicho más suavemente, ¿en qué se cede frente a los protestantes?

    Es que, verdaderamente, no consigo comprenderlo. ¿En la misa de Pablo VI se está cediendo? En los misales actuales, no veo por ninguna parte que se admitan ni el Sola Scriptura, ni el Sola Gratia ni el Sola Fides. Tampoco veo reflejo de la pesimista antropología protestante ni de su concepto negativo del sexo o resto de acciones humanas. No se ve ninguna discusión de la autoridad del Papa.

    Pienso que el Concilio Vaticano II, en vez de cambiar el sentido de las cosas, ha eliminado añadidos no fundamentales que se fueron incorporando a la Misa. Al haber menos elementos en la liturgia, hay también menos elementos de discusión, con protestantes o con quien sea.

    Si vamos a la Didajé, a San Justino o a San Ignacio de Antioquía, veremos que la misa actual se parece más a la de los Padres que la anterior al Concilio Vaticano II. ¿San Justino o San Ignacio de Antioquía eran herejes o católicos protestantizados?

    Estoy, repito, a favor de la liberalización de la Misa Tradicional, pero sin perder de vista lo que he apuntado aquí. Ya sé que hay foreros que no piensan para nada así y dicen que mi postura es "liberal" o "modernista". Sin embargo, lo que yo pretendo es colaborar para rescatar la más genuina Tradición de la Iglesia. La Iglesia no nació en el siglo XVI.
    Última edición por Cirujeda; 07/12/2007 a las 15:55
    "La Verdad os hará libres"

  10. #10
    Avatar de Gens Domitorum
    Gens Domitorum está desconectado Portae Inferi NON Praevalebunt
    Fecha de ingreso
    08 may, 07
    Ubicación
    Las Españas
    Mensajes
    162
    Post Thanks / Like

    Re: Frase inquietante en el Motu Propio

    Cita Iniciado por Cirujeda Ver mensaje
    De todas formas, entrando de lleno en faena, me atrevo a preguntar: En la misa de Pablo VI, ¿qué es lo anticatólico? O, dicho más suavemente, ¿en qué se cede frente a los protestantes?

    Es que, verdaderamente, no consigo comprenderlo. ¿En la misa de Pablo VI se está cediendo? Sin embargo, lo que yo pretendo es colaborar para rescatar la más genuina Tradición de la Iglesia. La Iglesia no nació en el siglo XVI.
    ¿Que qué es lo anticatólico? La ambigüedad lo es y profundamente, porque conduce al error.

    ¿En qué se ha cedido? En el destierro del carácter sacrificial de la Santa Misa, en el pretendido tinte asambleario que se le intenta dar, en el olvido del significado del Sacerdocio ministerial, en la exclusión de toda alusión a la necesidad de las buenas obras unidas a la Fe y de una vida según el Evangelio, en las referencias manifiestamente ecuménicas, en la degradación de la Confesión a la que se hace parecer inútil, etc. etc. Esto unido a irreverencias y excesos de todo tipo: Comunión de pie y en la mano, participación de los fieles hasta límites insospechados, cantos/decoraciones sacrílegos y una larga lista... Esto no pretende ser una enumeración exhaustiva, ni mucho menos. Ya existen análisis muy certeros y detallados al respecto. No pretendo añadir nada nuevo. Sólo poner de relieve lo que salta a la vista.

    La Tradición es "entrega", no "borrón y cuenta nueva" ni siquiera saltos en el vacío. Requiere un respeto humilde, no una prepotencia injustificada, por parte de quienes recogen este testigo. Ahora, de pronto, nos creemos con la habilidad de conocer, con todo lujo de detalle, lo que hacían los primeros cristianos y con el poder de calificarlo como "más puro", ajeno a "superficialidades". ¡Al traste con siglos y siglos de TRADICIÓN eclesiástica!

    Repito, la Misa Tridentina nunca ha necesitado de liberalización alguna. Está en un plano infinitamente superior a que alguien pueda estar a favor o en contra. Esto no es una democracia, aquí nadie vota. Es simplemente irrelevante lo que piense el común de los que se consideran "Católicos" de nuestros días.

    La Iglesia no nació en el siglo XVI pero, por lo visto, para algunos, hoy sólo "subsiste", hasta cierto punto.
    "Praedica verbum, insta opportune, importune, argue, increpa, obsecra in omni longanimitate et doctrina. Erit enim tempus, cum sanam doctrinam non sustinebunt, sed ad sua desideria coacervabunt sibi magistros prurientes auribus, et a veritate quidem auditum avertent, ad fabulas autem convertentur. Tu vero vigila in omnibus, labora, opus fac evangelistae, ministerium tuum imple". (Tim. 4, 1-5)


    "La civilización atea se apoya en la autonomía de la razón y conduce a la servidumbre.
    La civilización cristiana se apoya en la obediencia y termina en la libertad". (Vázquez de Mella)



  11. #11
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,175
    Post Thanks / Like

    Re: Frase inquietante en el Motu Propio

    ATRACTIVO DE LA MISA TRIDENTINA
    por el Cardenal Alfons M. Stickler



    LA MISA TRIDENTINA O LITURGIA DE SAN PÍO V
    La Misa Tridentina es el rito de la Misa fijado por el Papa Pío V a solicitud del Concilio de Trento y promulgado el 5 de diciembre de 1570. Este Misal contiene el antiguo rito Romano, del que fueron eliminados varios agregados y alteraciones. Cuando se la promulgó, se preservaron otros ritos que habían existido por lo menos durante 200 años. Por lo tanto, es más correcto llamar a este Misal la liturgia del Papa San Pío V.
    FE Y LITURGIA
    EL SACRIFICIO DE LA MISA, CENTRO DE LA LITURGIA CATÓLICA
    Desde el comienzo mismo de la Iglesia, la fe y la liturgia han estado íntimamente conectadas. Una clara prueba de esto puede hallarse en el propio Concilio de Trento. Este Concilio declaró solemnemente que el sacrificio de la Misa es el centro de la liturgia Católica, en oposición a la herejía de Martín Lutero, quien negaba que la Misa fuese un sacrificio. Sabemos, a partir de la historia del desarrollo de la Fe, que esta doctrina ha sido fijada con autoridad por el Magisterio en la enseñanza de papas y concilios. También sabemos que en la totalidad de la Iglesia, y especialmente en las iglesias orientales, la Fe fue el factor más importante para el desarrollo y la formación de la liturgia, particularmente en el caso de la Misa. Existen argumentos convincentes en este sentido desde los primeros siglos de la Iglesia. El Papa Celestino I escribió a los obispos de la Galia en el año 422: Legem credendi, lex statuit supplicandi; lo que en adelante se expresó comúnmente por la frase lex orandi, lex credendi (la ley de la oración es la ley de la fe). Las iglesias ortodoxas conservaron la Fe a través de la liturgia. Esto es muy importante porque en la última carta que escribió el Papa hace siete días dijo que la Iglesia Latina debe aprender de las iglesias de Oriente, especialmente sobre la liturgia...
    DECLARACIONES CONCILIARES:
    DOCTRINALES Y DISCIPLINARIAS
    Un tema a menudo descuidado lo constituye los dos tipos de declaraciones y decisiones conciliares: las doctrinales (teológicas) y las disciplinarias . En la mayoría de los concilios hemos tenido ambas, doctrinales y disciplinarias.
    En algunos concilios no ha habido declaraciones o decisiones disciplinarias; y a la inversa, ha habido algunos concilios sin declaraciones doctrinales, con declaraciones solamente disciplinarias. Muchos de los concilios de Oriente después del de Nicea trataron sólo cuestiones de fe.
    El Segundo Concilio de Tolón, del año 691, fue un concilio estrictamente oriental, para declaraciones y decisiones exclusivamente disciplinarias, porque las iglesias de Oriente habían sido dejadas de lado en los concilios precedentes. Esto actualizó la disciplina para las iglesias orientales, especialmente para la de Constantinopla.
    Esto es importante porque en el Concilio de Trento tenemos claramente ambas : capítulos y cánones que pertenecen exclusivamente a la fe y, en casi todas las sesiones, después de los capítulos teológicos y cánones, cuestiones disciplinarias. La diferencia es importante. En todos los cánones teológicos tenemos la declaración de que cualquiera que se oponga a las decisiones del Concilio queda excluido de la comunidad: anatema sit .
    Pero el Concilio nunca declara anatema por razones puramente disciplinarias; las sanciones del Concilio son sólo para las declaraciones doctrinales .
    EL CONCILIO DE TRENTO Y LA MISA
    Todo esto es importante para nuestras reflexiones actuales. Ya hemos señalado la conexión entre fe y oración (liturgia) y especialmente entre fe y la forma más elevada de la liturgia, el culto común. Esta conexión tiene su expresión clásica en el Concilio de Trento, que trató el tópico en tres sesiones: la decimotercera de octubre de 1551, la vigésima de julio de 1562 y, especialmente, la vigésimo segunda en septiembre de 1562, que produjo los capítulos y cánones dogmáticos del Santo Sacrificio de la Misa.
    Existe, además, un decreto especial concerniente a aquellas cuestiones que deben ser observadas y evitadas en la celebración de la Misa. Esta es una declaración clásica y fundamental, autorizada y oficial, del pensamiento de la Iglesia sobre el tema.
    El decreto considera primero la naturaleza de la Misa. Martín Lutero había negado de forma clara y pública su misma naturaleza declarando que la Misa no era un sacrificio. Es verdad que, para no perturbar al fiel común, los reformadores no eliminaron inmediatamente aquellas partes de la Misa que reflejaban la verdadera Fe y que se oponían a sus nuevas doctrinas. Por ejemplo, mantuvieron la elevación de la Hostia entre el Sanctus y el Benedictus.
    Para Lutero y sus seguidores, el culto consistía principalmente en la prédica como medio de instrucción y edificación, mezclado con oraciones e himnos. Recibir la Santa Comunión era sólo un episodio secundario. Lutero todavía mantenía la presencia de Cristo en el pan en el momento de su recepción, pero negaba firmemente el Sacrificio de la Misa. Para él el altar nunca podía ser un lugar de sacrificio. A partir de esta negación, podemos entender los errores consiguientes en la liturgia protestante, que es completamente diferente de la de la Iglesia Católica. También podemos entender por qué el Concilio de Trento definió aquella parte de la Fe Católica que concierne a la naturaleza del Sacrificio Eucarístico: es una fuerza salvadora real . En el sacrificio de Jesucristo el sacerdote substituye a Cristo mismo . Como resultado de su ordenación él es un verdadero alter Christus . Mediante la Consagración, el pan se transforma en el Cuerpo de Cristo y el vino en Su Sangre. Esta realización de Su sacrificio es la adoración de Dios.
    El Concilio especifica que éste no es un nuevo sacrificio independiente del sacrificio único de Cristo sino el mismo sacrificio, en el que Cristo se hace presente en forma incruenta, de manera tal que Su Cuerpo y Su Sangre están presentes en substancia permaneciendo bajo la apariencia de pan y vino. Por lo tanto, no existe un nuevo mérito sacrificial; más bien, el fruto infinito del sacrificio cruento de la Cruz es efectuado o realizado por Jesucristo constantemente en la Misa.
    De esto se deriva que la acción del sacrificio consiste en la Consagración. El Ofertorio (por el cual el pan y el vino se preparan para la Consagración) y la Comunión son partes constitutivas de la Misa, pero no son esenciales. La parte esencial es la Consagración, por la cual el sacerdote, in persona Christi y de la misma manera, pronuncia las palabras consagratorias de Cristo.
    De esta manera, la Misa no es y no puede ser la simple celebración de la Comunión, ni una simple persona la que represente a Cristo y, del mismo modo, pronuncie las palabras de consagración de Cristo.
    En consecuencia, la Misa no es y no puede consistir simplemente en una celebración de Comunión, o en un simple recuerdo o memorial del sacrificio de la Cruz, sino en hacer verdadero y presente este mismo sacrificio de la Cruz .
    Razón por la cual podemos entender que la Misa es una renovación efectiva del sacrificio de la Cruz. Es esencialmente una adoración a Dios, ofrecida sólo a Él. Esta adoración incluye otros elementos: alabanza, acción de gracias por todas las gracias recibidas, dolor por los pecados cometidos, petición de las gracias necesarias. Naturalmente, la Misa puede ser ofrecida por una o por todas estas distintas intenciones. Todas estas doctrinas fueron establecidas y promulgadas en los capítulos y cánones de la Sesión 22ª del Concilio de Trento.
    ANATEMAS DEL CONCILIO DE TRENTO
    De esta naturaleza teológica fundamental de la Misa derivan varias consecuencias. En primer lugar, el Canon Missae.
    En la liturgia Romana, siempre ha habido un único Canon, introducido por la Iglesia hace varios siglos. El Concilio de Trento estableció expresamente en el capítulo 4, que este canon está libre de error, que no contiene nada que no sea pleno de santidad y de piedad y nada que no eleve a los fieles a Dios. Está compuesto sobre la base de las palabras de Nuestro Señor mismo, la tradición de los apóstoles y las normas de los papas santos. El canon 6 del capítulo 4 amenaza con la excomunión a aquellos que sostengan que el Canon Missae contiene errores y por lo tanto, deba ser abolido.
    En el Capítulo 5 el Concilio estableció que la naturaleza humana requiere de signos exteriores para elevar el espíritu a las cosas divinas. Por tal razón, la Iglesia ha introducido ciertos ritos y signos: la oración silenciosa o hablada, las bendiciones, las velas, el incienso, las vestiduras, etc. Muchos de estos signos tienen su origen en prescripciones apostólicas o en la tradición.
    A través de estos signos visibles de fe y piedad se acentúa la naturaleza del sacrificio. Los signos fortalecen y estimulan a los fieles a meditar sobre los elementos divinos contenidos en el sacrificio de la Misa. Para proteger esta doctrina, el Canon 7 amenaza con la excomunión a aquel que considere que estos signos exteriores inducen a la impiedad y no a la piedad. Esto es un ejemplo de lo que traté más arriba: esta clase de declaración, con el canon de sanciones, tiene mayormente un significado teológico y no solamente un sentido disciplinario.
    En el Capítulo 6 el Concilio destaca el deseo de la Iglesia de que todos los fieles presentes en la Misa reciban la Santa Comunión, pero establece que si sólo el sacerdote que celebra la Misa recibe la Santa Comunión esta Misa no debe ser denominada privada y, por ello, criticada o prohibida. En este caso, los fieles reciben la Comunión espiritualmente y, además, todos los sacrificios ofrecidos por el sacerdote como ministro público de la iglesia se ofrecen por todos los miembros del Cuerpo Místico de Cristo. En consecuencia, el Canon 8 amenaza con excomunión a todos aquellos que digan que tales Misas son ilícitas y por lo tanto deben ser prohibidas (otra aseveración teológica).
    TRENTO Y EL LATÍN. EL SILENCIO
    El Capítulo 8 está dedicado al lenguaje particular del culto en la Misa. Se sabe que en el culto de todas las religiones se emplea un lenguaje sagrado. Durante los primeros tres siglos de la Iglesia Católica Romana, el idioma era el griego, que era la lengua más comúnmente empleada en el mundo latino. A partir del siglo IV el latín se transformó en el idioma común del Imperio Romano. El latín permaneció durante siglos en la Iglesia Católica Romana como la lengua para el culto. Muy naturalmente, el latín era también el idioma del rito Romano en su acto fundamental del culto: la Misa. Así permaneció incluso después de que el latín fuera reemplazado por el lenguaje vivo de las distintas lenguas romances.
    Y llegamos a la cuestión: ¿por qué el latín y no otra alternativa? Respondemos: la Divina Providencia establece aun las cuestiones secundarias. Por ejemplo, Palestina (Jerusalén) es el lugar de la Redención de Jesucristo. Roma es el centro de la Iglesia. Pedro no nació en Roma, él fue a Roma. ¿Por qué? Porque era el centro del entonces Imperio Romano, es decir, del mundo. Este es el fundamento práctico de la propagación de la Fe por el Imperio Romano, sólo una cuestión humana, una cuestión histórica, pero en la que ciertamente participa la Divina Providencia .
    Un proceso semejante puede verse incluso en otras religiones. Para los musulmanes , la vieja lengua árabe está muerta y, no obstante, sigue siendo el lenguaje de su liturgia, de su culto. Para los hindúes , lo es el sánscrito .
    Debido a su obligada conexión con lo sobrenatural, el culto naturalmente requiere su propio lenguaje religioso, que no debe ser uno "vulgar".
    Los padres del Concilio sabían muy bien que la mayoría de los fieles que asistían a la Misa ni entendían el latín ni podían leer traducciones. Generalmente eran analfabetos. Los padres también sabían que la Misa contiene una parte de enseñanza para los fieles.
    No obstante, ellos no coincidieron con la opinión de los protestantes de que era necesario celebrar la Misa sólo en la lengua vernácula. Para instruir a los fieles, el Concilio ordenó que la vieja costumbre del cuidado de las almas mediante la explicación del misterio central de la Misa, aprobada por la Santa Iglesia Romana, madre y maestra de todas las iglesias, se mantuviera en todo el mundo.
    El Canon 9 amenaza con la excomunión a aquellos que afirmen que el lenguaje de la Misa debe ser sólo en la lengua vernácula . Es notable que tanto en el capítulo como en el canon del Concilio de Trento se rechaza sólo la exclusividad del lenguaje "vulgar" en los ritos sagrados. Por otro lado, debe tenerse en cuenta una vez más que estas distintas normativas conciliares no tienen sólo carácter disciplinario. Se basan en fundamentos doctrinales y teológicos que involucran la Fe misma.
    Las razones de esta preocupación pueden verse, primeramente, en la reverencia debida al misterio de la Misa. El decreto siguiente sobre lo que debe observarse y evitarse en la celebración de la Misa establece: "La irreverencia no puede separarse de la impiedad". La irreverencia siempre implica impiedad . Además, el Concilio deseó salvaguardar las ideas expresadas en la Misa, y la precisión de la lengua latina protege el contenido contra malentendidos y posibles errores basados en la imprecisión lingüística.
    Por estas razones la Iglesia siempre ha defendido la lengua sagrada e incluso, en época más reciente, Pío XI declaró expresamente que esta lengua debía ser non vulgaris .
    Por estas mismas razones, el Canon 9 establece la excomunión de quienes afirmen que debe ser condenado el rito de la Iglesia Romana en el cual una parte del Canon y las palabras de consagración sean pronunciadas silenciosamente. Incluso el silencio tiene un trasfondo teológico .
    LA VIDA Y EL EJEMPLO DE LOS MINISTROS DEL CULTO
    Finalmente, en el primer canon del decreto de la reforma, en la sesión vigésimo segunda del Concilio de Trento, hallamos otras normativas que tienen un carácter parcialmente disciplinario pero que también completan la parte doctrinaria, puesto que nada es más adecuado para orientar a los participantes del culto a una comprensión más profunda del misterio, que la vida y el ejemplo de los ministros del culto. Estos ministros deben modelar sus vidas y conducta en torno a este fin, que debe reflejarse en su vestimenta, su compostura, su lenguaje . En todos estos aspectos deben verse dignificados, humildes y religiosos. También deben evitar incluso las faltas leves, puesto que en su caso éstas deberían considerarse graves. Los superiores deben exigir a los ministros sagrados vivir fundamentalmente de acuerdo a toda la tradición de comportamiento clerical apropiado.
    LA MISA DE SAN PÍO V Y LA DE PABLO VI

    El Cardenal Stickler celebrando la misa de siempre, el rito tridentino.
    Ahora podemos apreciar y entender mejor el trasfondo y el fundamento teológicos de las discusiones y normativas del Concilio de Trento respecto de la Misa como culminación de la sagrada liturgia. Es decir, el atractivo teológico de la Misa Tridentina se puede comprender por contraposición y como respuesta al grave desafío del Protestantismo, y no solamente en relación a este período especial de la historia sino como una pauta de referencia para la Iglesia y frente a la reforma litúrgica del Vaticano II.
    En primer lugar, tenemos que determinar aquí el significado correcto de esta última reforma, como lo hicimos en el caso de la Misa Tridentina, destacando la importancia de saber precisamente qué se entendía por la Misa del Papa San Pío V, que cumplía con los deseos de los padres del Concilio en Trento.
    Empero, debemos destacar que el nombre correcto que debe darse a la Misa del Concilio Vaticano II es el de Misa de la comisión litúrgica posconciliar. Una simple ojeada a la constitución litúrgica del Segundo Concilio Vaticano ilustra de inmediato que la voluntad del Concilio y la de la comisión litúrgica están a menudo en desacuerdo e incluso son evidentemente opuestas.
    Examinaremos brevemente las diferencias principales entre las dos reformas litúrgicas así como la forma en que podríamos definir su atractivo teológico.
    Primeramente, frente a la herejía protestante, la Misa de San Pío V enfatizaba la verdad central de la Misa como un sacrificio , basada en las discusiones teológicas y las normas específicas del Concilio. La Misa de Paulo VI (también llamada así porque la comisión litúrgica para la reforma después del Vaticano II trabajó bajo la responsabilidad última de ese Papa) enfatiza, más bien, la Comunión, con el resultado de que el sacrificio queda transformado en lo que podría denominarse una comida. La gran importancia dada a las lecturas y a la prédica en la nueva Misa, e incluso la facultad dada al sacerdote para agregar palabras personales y explicaciones , es otro reflejo de lo que podría denominarse una adaptación a la idea protestante del culto.
    El filósofo francés Jean Guitton dice que el Papa Paulo VI le reveló que había sido su intención (la del Papa) la de asimilar tanto como fuera posible la nueva liturgia católica al culto protestante.
    Dentro de esta misma línea podemos tratar de comprender la nueva posición del altar y del sacerdote. De acuerdo con los bien fundados estudios de Monseñor Klaus Gamber respecto de la posición del altar en las antiguas basílicas de Roma y otros lugares, el criterio para la anterior posición no era que debían mirar a la asamblea que rinde culto sino, más bien, mirar hacia el Este, que era el símbolo de Cristo como sol naciente a quien se debía rendir culto. La posición completamente nueva del altar y del sacerdote mirando a la asamblea, algo previamente prohibido, hoy expresa a la Misa como un encuentro comunitario.
    En segundo lugar, en la vieja liturgia el Canon es el centro de la Misa como sacrificio. De acuerdo con el testimonio del Concilio de Trento, el Canon reconstruye la tradición de los apóstoles y estaba substancialmente completo en la época de Gregorio el Grande, en el año 600.
    La Iglesia Romana nunca tuvo otros cánones . Incluso respecto del Mysterium fidei en la fórmula de la Consagración, tenemos evidencias desde Inocencio III, explícitamente, en la ceremonia de investidura del Arzobispo de Lyon. No sé si la mayoría de los reformadores de la liturgia conocen este hecho. Santo Tomás de Aquino, en un artículo especial, justifica este Mysterium fidei . Y el Concilio de Florencia confirmó explícitamente el Mysterium fidei en la fórmula de la Consagración.
    Ahora bien, este mysterium fidei fue eliminado de las palabras de la consagración originadas en la nueva liturgia. ¿Por qué? También se autorizan nuevos cánones. El segundo de ellos, que no menciona el carácter sacrificial de la Misa, por su mérito de ser el más breve prácticamente ha suplantado al antiguo Canon Romano en todas partes.
    De aquí que se haya perdido el profundo discernimiento teológico otorgado por el Concilio de Trento .
    El misterio del Sacrificio Divino es actualizado en cada rito, si bien de manera diferente. En el caso de la Misa Latina este misterio fue enfatizado por el Concilio Tridentino con la lectura silenciosa del Canon en Latín. Esto ha sido descartado en la nueva Misa por la proclamación del Canon en voz alta.
    Tercero, la reforma del Vaticano II destruyó o cambió el significado de gran parte del rico simbolismo de la liturgia (si bien se mantiene en los ritos orientales). La importancia de este simbolismo fue destacada por el Concilio de Trento ...
    Este hecho fue deplorado incluso por un psicoanalista ateo muy conocido, quien llamó al Segundo Concilio Vaticano el "Concilio de los tenedores de libros".
    VULGARIZACIÓN DE LA MISA
    EL LATÍN DEBE CONSERVARSE
    Hay un principio teológico completamente destruido por la reforma litúrgica pero confirmado tanto por el Concilio de Trento como por el Concilio Vaticano II, después de una larga y sobria discusión (yo asistí y puedo confirmar que las claras resoluciones del texto final de la Constitución del Concilio lo reafirmaban sustancialmente). El principio: el latín debe preservarse en el Rito Latino.
    Como en el concilio de Trento, también en el Vaticano II los padres del Concilio admitieron la lengua vernácula pero sólo como una excepción.
    Pero para la reforma de Paulo VI la excepción se tornó en la regla exclusiva . Las razones teológicas establecidas en ambos Concilios para mantener el latín en la Misa pueden verse ahora justificadas a la luz del uso exclusivo de la lengua vernácula introducida por la reforma litúrgica. La lengua vernácula a menudo ha vulgarizado la Misa misma, y la traducción del latín original ha resultado en errores y malentendidos doctrinales graves .
    Además, antes la lengua vernácula no estaba siquiera permitida para las personas iletradas o completamente diferentes entre sí. Ahora que los pueblos católicos de distintas tribus y naciones pueden emplear diferentes lenguas y dialectos en el culto, viviendo próximos en un mundo que se torna cada día más pequeño, esta Babel del culto común resulta en una pérdida de la unidad externa de la Iglesia Católica en todo el mundo, otrora unificada en una voz común.
    Además, en numerosas ocasiones, se ha vuelto causa de desunión interna incluso en la propia Misa, que debería ser el espíritu y el centro de la concordia interna y externa entre los católicos de todo el mundo. Tenemos muchos, pero muchos ejemplos, de este hecho de desunión causada por la lengua vulgar.
    Y otra consideración ... Antes, cada sacerdote podía decir en el mundo entero la Misa en Latín para todas las comunidades, y todos los sacerdotes podían entender el latín. Hoy, desafortunadamente, ningún sacerdote puede decir Misa para todos los pueblos del mundo. Debemos admitir que, sólo unas décadas después de la reforma de la lengua litúrgica, hemos perdido aquella posibilidad de orar y cantar juntos, aun en los grandes encuentros internacionales, como los Congresos Eucarísticos o, incluso, durante los encuentros con el Papa, el centro de la unidad de la Iglesia. Ya no podemos, actualmente, cantar ni rezar juntos.
    http://www.statveritas.com.ar/Liturg...er_Misa-01.htm
    Pious dio el Víctor.

  12. #12
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,175
    Post Thanks / Like

    Re: Frase inquietante en el Motu Propio

    Summorum Pontificum es un engaño ...



    Pero no, no nos estamos refiriendo a la Carta Apostólica de Su Santidad Benedicto XVI levantando las fantasmales, pero largamente efectivas, restricciones sobre la Misa Tradicional. Aludimos a la traducción del importantísimo párrafo 5º, § 1º del motu proprio, en el cual se ordena a los párrocos acceder a las peticiones para la celebración regular del Rito Extraordinario en ciertas condiciones.
    ¿En qué condiciones, realmente? Según algunos, diz que dice el motu proprio, cuando exista un “grupo estable” de fieles. Razón por la cual, un hombre nada sospechoso de ser adherente a, ni simpatizante con las “formas litúrgicas anteriores”, monseñor Camile Perl, a quien siempre hemos considerado un poco fiel secretario de la Comisión Ecclesia Dei, al condenar con vehemencia y con toda razón a los obispos y episcopados desobedientes que se niegan a cumplir esta disposición pontificia o se toman el atrevimiento de limitarla, sostuviera pocas horas atrás que «abbiamo ricevuto la facoltà di preparare questa nota per la definizione di alcuni aspetti del Motu Proprio papale quale, ad esempio, quello del gruppo stabile. Dovremo cioè chiarire per gruppo stabile cosa si intende, quante persone precisqamente dovranno chiedere al proprio parroco di celebrare con il rito pre-conciliare» (hemos recibido la facultad de preparar esta nota para la definición de algunos aspectos del Motu Proprio papal, por ejemplo, lo referido al grupo estable. Deberemos aclarar que se entiende por grupo estable, y cuántas personas deberán solicitar al párroco la celebración con el rito pre-conciliar)
    Cuando hace unos meses llegaban a nuestra mesa de trabajo (¡si las mesas hablaran!) borrador tras borrador del futuro motu proprio, veíamos con sumo agrado que S. S. el Papa se negaba a poner un número mínimo de fieles como requisito para crear la obligación del párroco. ¿Será que ahora, por vía de interpretación de un órgano inferior al autor que creó la Carta Apostólica, se creará una exigencia que fue desechada y que, por consiguiente, no existe en el texto? Veamos qué hay detrás de todo esto. Porque ...
    ¡Nada es lo que parece!


    (A partir de aquí, se han tomado algunos textos de la página del P. John Zuhlsdorf)
    El problema proviene de las versiones que existen en línea en Internet. Principalmente, en las copias del Motu propio que se pueden encontrar en la website de la USCCB, la Conferencia de Obispos católicos de EE. UU. Pero las dudas se agravan al nivel de sospecha, cuando se observa que en dicha página, donde inexplicablemente coexisten dos versiones latinas distintas entre sí, sólo una de ellas ha sido tomada como base para todas las traducciones al castellano, y que se trata justamente de aquella que no es oficial de la Santa Sede.
    Veamos qué dice el texto oficial de la Santa Sede y cuál sería su traducción posible:
    Art. 5, § 1. In paroeciis, ubi coetus fidelium traditioni liturgicae antecedenti adhaerentium continenter exsistit, parochus eorum petitiones ad celebrandam sanctam Missam iuxta ritum Missalis Romani anno 1962 editi, libenter suscipiat.
    Nuestra Traducción: En las parroquias donde hubiere continuamente un grupo de fieles adheridos a la tradición litúrgica previa, reciba el párroco con largueza las peticiones para celebrar la Santa Misa según el Rito del Misal Romano editado en 1962.
    Existen algunos términos en latín que son engañosos o difíciles de traducir a las lenguas modernas, no obstante su semejanza fonética o morfológica con vocablos parecidos. Por ejemplo: no está claro que extensión tenga el término coetus. Ni tampoco, pensamos, que exsistit pueda interpretarse alternativamente como emergente o existente, pues podría ser ambas cosas.
    El término latino continenter es un adverbio y, por lo tanto, se aplica y corresponde como modo propio únicamente al verbo de la oración; y el verbo es exsistit. Por lo tanto, el adverbio no puede ser aplicado a coetus, o grupo, por que gramaticalmente no corresponde hacerlo en ningún caso: coetus es un substantivo y el adverbio, por definición, modula la acción verbal. Luego, “grupo estable” no se corresponde de ninguna manera con coetus continenter exsistit, lo cual sucede por que no se está traduciendo correctamente el texto del artículo 5º, § 1 del motu proprio, y de consiguiente se altera en su misma substancia la aplicación de esta parte tan determinante de la Carta Apostólica.
    Por eso nos llama tanto la atención que un funcionario de cierto nivel de la Comisión Ecclesia Dei pueda decir que, por orden pontitificia, se estaría preparando un documento explicativo sobre una regla jurídica que, en realidad, es inexistente.
    El caso es que la traducción tendenciosa se ha repetido hasta el infinito arrojando dudas sobre la aplicación de la regla del art. 5º, por la imposibilidad de fijar el concepto de “grupo estable” que, en la realidad, no existe en el texto original. Si se piensa que “grupo estable” podría significar que el grupo de fieles que soliciten la Misa Tradicional deberían ser parroquianos, o bien, que acaso implique que el grupo no deba cambiar en alguna característica; o, tal vez, que el grupo debería estar formado en tiempo previo a formularse la petición, se comprenderá mejor el propósito de esta fea maniobra. La alteración del adverbio continenter por el adjetivo “estable” aplicado al sustantivo coetus, en reemplazo del correspondiente a la acción verbal exsistit, ha introducido una importante alteración en el sentido de toda la frase.
    Pero veamos la causa probable, y después, resuelva Ud. mismo la incógnita, si puede y lo dejan.
    Art. 5, § 1. In paroeciis, ubi coetus fidelium traditioni liturgicae antecedenti adhaerentium stabiliter existit, parochus eorum petitiones ad celebrandam sanctam Missam iuxta ritum Missalis Romani anno 1962 editi, libenter suscipiat.
    Está claramente anotada la diferencia con el texto anterior, proporcionado por la Santa Sede y, leído a la ligera por quienes tienen conocimientos superficiales de latín, pareciera que encajaría mejor con aquello de “grupo estable” (que es la forma mentis instroducida machaconamente ...), pese a que stabiliter, por ser también un adverbio, debería aplicarse igualmente al verbo de la oración y no a un sustantivo.
    ¿Sorprendidos? Este texto modificado se puede encontrar en el sitio de la conferencia de Obispos católicos de los Estados Unidos ... junto al texto oficial de a Santa Sede ¿Quién les habrá dado permiso para modificarlo y, sobre todo, para publicar uno junto al otro en aparente paridad jurídica...?
    Santa Sede página oficialUSCCB (Conferencia EE.UU.) pdf en líneaArt. 5, § 1. In paroeciis, ubi coetus fidelium traditioni liturgicae antecedenti adhaerentium continenter exsistit, parochus eorum petitiones ad celebrandam sanctam Missam iuxta ritum Missalis Romani anno 1962 editi, libenter suscipiat.Art. 5, § 1. In paroeciis, ubi coetus fidelium traditioni liturgicae antecedenti adhaerentium stabiliter exsistit, parochus eorum petitiones ad celebrandam sanctam Missam iuxta ritum Missalis Romani anno 1962 editi, libenter suscipiat.
    Ahora conocemos el probable origen de todas las traducciones castellanas erróneas que circulan por ahí.
    ¿Cuál es el resultado práctico de todo esto? Dos cosillas a nuestro entender, quedarían aquí comprometidas, a saber: La primera, que si la Carta Summorum Pontificum no ha puesto ninguna restricción de tipo cuantitativo ni temporal a la posibilidadad de pedir y obtener la celebración parroquial de la Misa Tradicional, no deberían ponérselas aquellos que solamente estan concernidos a obedecerla sin interpretarla ni condicionarla; Monseñor Ranjith ha dicho de ellos que son ni más ni menos como instrumentos del demonio. Segundo: Otra vez, se pone de manifiesto el peligro diabólico que acecha siempre a toda iniciativa pontificia, o de cualquier otra autoridad eclesiástica, ordenada a la restauración plena de la Iglesia, en peligro de desaparición por los conatos de autodemolición, o sea, destrucción interna o desde dentro iniciados con febril locura desde el Concilio Vaticano II, como recordada S. S. Paulo VI. Y pensamos que algunos obispos desobedientes, están sirviendo al demonio todavía mejor de lo que cree Monseñor Ranjith.

    http://elultimoalcazar.blogspot.com/

  13. #13
    Avatar de el cura y el barbero
    el cura y el barbero está desconectado blanco-hombre-hetero-español-
    Fecha de ingreso
    16 nov, 07
    Mensajes
    98
    Post Thanks / Like

    Re: Frase inquietante en el Motu Propio

    Cita Iniciado por Cirujeda Ver mensaje
    Cura Barbero: Sinceramente, me ha parecido una buena respuesta.

    De todas formas, entrando de lleno en faena, me atrevo a preguntar: En la misa de Pablo VI, ¿qué es lo anticatólico? O, dicho más suavemente, ¿en qué se cede frente a los protestantes?

    Es que, verdaderamente, no consigo comprenderlo. ¿En la misa de Pablo VI se está cediendo? En los misales actuales, no veo por ninguna parte que se admitan ni el Sola Scriptura, ni el Sola Gratia ni el Sola Fides. Tampoco veo reflejo de la pesimista antropología protestante ni de su concepto negativo del sexo o resto de acciones humanas. No se ve ninguna discusión de la autoridad del Papa.
    Todo eso son postulados filosóficos y antropológicos del protestantismo, a los que en los ritos de las “eucaristías” protestantes no se hace referencia en absoluto, tal como en la Misa católica tampoco hay exposiciones filosóficas o antropológicas de teorías específicamente católicas.
    Pero no hace falta asentir a todos esos postulados, ni tampoco conocerlos, para que, en la práctica, se llame protestante a todo el que asiste a oficios y misas protestantes o simpatice con esos ritos.

    Pienso que el Concilio Vaticano II, en vez de cambiar el sentido de las cosas, ha eliminado añadidos no fundamentales que se fueron incorporando a la Misa. Al haber menos elementos en la liturgia, hay también menos elementos de discusión, con protestantes o con quien sea.
    Lutero y los protestantes se limitaron, también, a “eliminar añadidos no fundamentales” (…los que a ellos no les gustaban, claro) que (según ellos) se fueron incorporando a la Misa”.
    Tal “eliminación” desconoce la Tradición Católica; es querer hacer borrón y cuenta nueva, y es desconocer y despreciar la permanente asistencia del Espíritu Santo sobre la Iglesia.
    No olvidemos que la defensa contra las herejías (¿“los añadidos no fundamentales”?) forma parte del Depósito de la Fe, en tanto ha contribuído a la fijación y definición de Dogmas por el Magisterio de la Iglesia.

    Si vamos a la Didajé, a San Justino o a San Ignacio de Antioquía, veremos que la misa actual se parece más a la de los Padres que la anterior al Concilio Vaticano II. ¿San Justino o San Ignacio de Antioquía eran herejes o católicos protestantizados?

    Repito que eso es desconocer la Tradición, y que esa es la misma disculpa a que apelaban Lutero y el protestantismo.
    En tiempos de “la Didajé, de San Justino o de San Ignacio de Antioquia” no había protestantes que negaran abiertamente los Dogmas sobre la Misa como Sacrificio, que quedaron definidos en Trento varios siglos más tarde de la época de San Justino.
    Pero, de haber habido protestantes en aquel entonces, Trento se hubiera adelantado muchísimos siglos.
    Ahora bien, ya en estas épocas modernas, habiendo constancia de la negación de ese y otros muchos Dogmas por los protestantes, ya no hay marcha atrás, en el sentido de que querer retrotraerse anacrónicamente al inicio del cristianismo no pasa de ser una forma de ocultación, disimulación, o de hacer tabla rasa de muchos Dogmas que Concilios posteriores definieron.
    Y esa es la falacia que denunciamos los católicos.

    Sin embargo, lo que yo pretendo es colaborar para rescatar la más genuina Tradición de la Iglesia.

    Precisamente el concepto de Tradición implica que NO haya una Tradición que sea “más genuina” que otra Tradición.
    La Tradición, que es una y única, puede compararse a un organismo vivo: el cual atraviesa por fases distintas permaneciendo idéntico y el mismo en todas ellas.
    La Iglesia NO era más auténtica en aquella época que en ésta.
    Nadie es más auténtico con 5 años que con 40: nadie necesita recortarse un metro de estatura y vestirse de niño para ser más auténtico.
    Tu yo actual no pasa a ser más “auténtico” aunque te disfraces de niño.

    La Iglesia no nació en el siglo XVI.

    Eso mismo suelen decir los que sobreentienden que nació en 1962.






  14. #14
    Avatar de Cirujeda
    Cirujeda está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 06
    Ubicación
    A la vista del castillo de Gibralfaro.
    Mensajes
    613
    Post Thanks / Like

    Re: Frase inquietante en el Motu Propio

    El cura y el barbero: No pretendo hacerte la pelota, pero la verdad es que me agrada que haya foreros que sepan argumentar sus posiciones, y tú eres uno de ellos. La verdad es que empezaba a estar cansado de argumentos de autoridad y juridicismos, que es lo más que algunos llegan a hacer.

    Confieso que no soy experto en estos temas, lo que no me impide atreverme a opinar según mi más leal saber y entender.

    Sigo pensando que no hay cesión ante los protestantes. Que se hayan eliminado añadidos no quiere decir que se haya cedido ni que la intención sea la misma que la de los evangélicos.

    Lutero, ciertamente, eliminó añadidos, pero con desconocimiento de las fuentes. Lutero leía los evangelios y a San Pablo e imitaba lo que ponía en dichos escritos, pero se quedaba corto por no saber de dónde proviene la misa. Así, por ejemplo, desconocía el seder pascual de los judíos, que era lo que Jesucristo estaba celebrando la noche de la Última Cena.

    Ha sido necesario el trabajo de muchos profesionales durante muchos años para comprender las fuentes de este sacramento. Lutero, en el siglo XVI, no tenía acceso a esos estudios. Eliminó elementos a ciegas.

    Ahora, sabemos mucho más que en aquellos tiempos. De ese saber nace la inquietud por mostrar cuál es el sentido primigenio y más auténtico de la misa. Estoy hablando del Misterio de Pascua de Jesús. Sí, eso que tan mal suena a varios foreros.

    Lutero desconocía la potencia de la Pascua. De hecho, su "teologia crucis" se queda corta, casi no pasa de la Cruz. Deja la Resurrección muy en la sombra. La mejor respuesta a Lutero es, precisamente, recuperar el Misterio Pascual en la Eucaristía. Los añadidos no eran malos, pero ocultaban la mayor grandeza del sacramento. Se trata de realzar lo principal eliminando lo secundario. Porque esos elementos secundarios, siendo importantes, tapaban a lo principal.

    Durante cuatro siglos fue necesario. Se habían perdido de vista las fuentes y era necesario, además, "blindarse" contra las herejías. Se trataba, al fin y al cabo, de un período muy crítico de la Cristiandad.

    Pero la Cristiandad desapareció. Estamos en un contexto pagano. Y de un paganismo creciente. La misa de San Pío V ha sido un tesoro para la Iglesia, igual que el latín, pero no olvidemos, insisto, que la Cristiandad ya no existe. Si la Iglesia quiere ser misionera, tendrá que cambiar los medios para transmitir el mismo mensaje de siempre que, como entiendo que dices, va a más pero no a menos.

    En este contexto, ¿qué será el ecumenismo? Pues, sinceramente, creo que es el intento de recuperar algo propio de la Cristiandad: la unanimidad de fe, pensamientos, tradiciones, sentires... No es un cambiar para contentar a otros, sino la recuperación de la unanimidad. Lo que pasa es que, para convencer a otros de la Verdad, hay que saber cómo dirigirse a ellos. En la situación social actual, en que la Iglesia no pincha ni corta ni en las legislaciones ni en las costumbres de la mayoría, se hace necesario que sepamos adaptarnos a la situación si de verdad queremos ser fieles a la misión que se nos ha encomendado por Jesucristo. No podemos contentarnos con nuestra salvacioncita personal.

    En fin, he sido un poco desordenado en la exposición y no dispongo de más tiempo en este momento. Un saludo en Cristo.
    Última edición por Cirujeda; 10/12/2007 a las 17:51
    "La Verdad os hará libres"

  15. #15
    Avatar de el cura y el barbero
    el cura y el barbero está desconectado blanco-hombre-hetero-español-
    Fecha de ingreso
    16 nov, 07
    Mensajes
    98
    Post Thanks / Like

    Re: Frase inquietante en el Motu Propio

    Cita Iniciado por Cirujeda Ver mensaje
    Sigo pensando que no hay cesión ante los protestantes. Que se hayan eliminado añadidos no quiere decir que se haya cedido ni que la intención sea la misma que la de los evangélicos.
    - ¿Podrías citarme algún “añadido” que haya sido “eliminado” lícitamente?
    Me temo que muchos de esos “añadidos eliminados” pertenecen a la Tradición, y en ese sentido su eliminación nunca puede haber sido lícita.
    - Por otra parte, sí se ha cedido ante los protestantes, en cuanto sabemos que la intención de Pablo VI fue “podar” la Misa Católica para hacerla tragable y asumible por los protestantes.
    La pena (o la risa) es que estos llevan 40 años sin tragar (y nunca tragarán); se destroza el catolicismo para convertir protestantes y no se ha converido (ni se convertirá) ninguno. Pero ¿para qué se habrían de convertir? ¡¡si es Roma la que parece haberse hecho protestante!!

    el sentido primigenio y más auténtico de la misa. Estoy hablando del Misterio de Pascua de Jesús. Sí, eso que tan mal suena a varios foreros.
    -¿Hay algún documento del Magisterio que defina la Misa como “Misterio de la Pascua de Jesús” o que desarrolle esa teoría? ¿Quién es el autor?
    Me temo que eso suena más bien a tema de “eucaristía moderna”, o de alguna encíclica de las de Juan Pablo II.
    Pero da igual, sea lo que sea, esa teoría no es dogmática y en caso de conflicto de documentos del Magisterio, siempre prevalecería el dogma. Y el dogma da una única definición: la que dio el Concilio de Trento, que además ordenó codificar el rito romano, (el mismo rito que ya usaba, p.ej, el papa San Gregorio Magno en el siglo VI) por cuanto era el que con más nitidez y precisión fijaba el carácter sacrificial de la Misa.
    Desde aquel entonces todo católico está vinculado, lo sepa o no, a ese rito y a esa definición, en virtud de la condena que recae desde entonces a quien niegue el carácter sacrificial de la Misa.





  16. #16
    Avatar de Cirujeda
    Cirujeda está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 06
    Ubicación
    A la vista del castillo de Gibralfaro.
    Mensajes
    613
    Post Thanks / Like

    Re: Frase inquietante en el Motu Propio

    Es una pena que un debate que podría ser teológico se convierta en debate jurídico.
    "La Verdad os hará libres"

  17. #17
    Avatar de Gens Domitorum
    Gens Domitorum está desconectado Portae Inferi NON Praevalebunt
    Fecha de ingreso
    08 may, 07
    Ubicación
    Las Españas
    Mensajes
    162
    Post Thanks / Like

    Re: Frase inquietante en el Motu Propio

    Cita Iniciado por Cirujeda Ver mensaje
    Es una pena que un debate que podría ser teológico se convierta en debate jurídico.
    No llego a entender todas las implicaciones de esa afirmación... A mi modo de ver una dimensión no excluye a la otra.
    Lo que no se puede hacer, de ningún modo, es pretender inventar Teología. Eso desde luego que no.
    Tengo curiosidad por saber de dónde proviene esa "definición" del SACRIFICIO de la Santa Misa como "Misterio de la Pascua de Jesús".
    "Praedica verbum, insta opportune, importune, argue, increpa, obsecra in omni longanimitate et doctrina. Erit enim tempus, cum sanam doctrinam non sustinebunt, sed ad sua desideria coacervabunt sibi magistros prurientes auribus, et a veritate quidem auditum avertent, ad fabulas autem convertentur. Tu vero vigila in omnibus, labora, opus fac evangelistae, ministerium tuum imple". (Tim. 4, 1-5)


    "La civilización atea se apoya en la autonomía de la razón y conduce a la servidumbre.
    La civilización cristiana se apoya en la obediencia y termina en la libertad". (Vázquez de Mella)



  18. #18
    Avatar de Cirujeda
    Cirujeda está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 06
    Ubicación
    A la vista del castillo de Gibralfaro.
    Mensajes
    613
    Post Thanks / Like

    Re: Frase inquietante en el Motu Propio

    Las dimensiones jurídica y teológica no tienen que ser necesariamente excluyentes entre sí. Lo malo es que algunos estimados foreros tienden muchísimo a utilizar argumentos de autoridad, invocando continuamente textos definitorios, pero sin pretender profundizar en la comprensión de la naturaleza del sacramento. Más o menos diciendo: “Esto es así en virtud de la autoridad de quien lo ha dicho”.

    No podemos olvidar que, cuando un Papa o un Concilio han dicho algo, lo han dicho por algo. Nunca es una arbitrariedad, sino una decisión cargada de lógica y fundada en una tradición precedente. Un argumento es válido o no en función de su contenido más que en función de la persona que lo enuncia. Naturalmente, no estoy discutiendo ni restando valor a las declaraciones dogmáticas. Aún los dogmas tienen tal valor porque han formado parte de la fe de la Iglesia antes de su proclamación. La Inmaculada Concepción, por ejemplo, siempre ha sido algo cierto, independientemente de que se haya explicitado en un dogma concreto en fecha determinada. Y, cuando se enunció por Pío Nono, ya se creía en lo que dicho dogma significa.

    Por eso, no podemos limitarnos a los dogmas enunciados y punto. La Iglesia tiene que investigar y hacer un esfuerzo continuo de comprensión de la propia fe.

    La Misa tiene un sentido sacrificial, ciertamente. Es un elemento fundamental del sacramento. Pero el Misterio Pascual también es sacrificio. Es el paso de la muerte a la vida a través de la cruz. Cristo ha muerto y, precisamente por eso, ha podido resucitar. No sólo se ha sacrificado por nosotros, sino que ha vencido a la muerte. Éste es el contenido de la primera predicación de los apóstoles. La Resurrección da pleno sentido al sacrificio de Cristo en la cruz.

    Los protestantes, como ya he citado, ponen el acento más en la cruz que en la Resurrección, que queda en la sombra. La Resurrección parece, para ellos, una especia de añadido que demuestra que Dios es Todopoderoso, pero sin reconocerle valor redentor. Recuperar el sentido del Misterio Pascual en la Misa es, precisamente, reforzar su catolicidad y oponerse a la equivocada teología luterana.

    Evidentemente, cuando después de un mal trago, las cosas terminan bien, el espíritu se alegra. Por eso, aunque en la Misa hay sacrificio, está también presente el sentido festivo. Jesús murió, fue sepultado y, al tercer día, RESUCITÓ. La Redención no termina en la cruz. Si leemos el Génesis, veremos que la paga del pecado es la muerte (“El día que comieres de él, morirás sin remedio”). Sin embargo, en el momento en que la muerte es derrotada por Jesús, tenemos acceso al perdón de los pecados. Ahí tenemos uno de los significados profundos de la Resurrección de Jesús: Los pecados están perdonados. Ahora, sólo queda que tú te abras a la gracia y el Espíritu Santo produzca fruto en ti. Ahora, puedes realizar las buenas obras que Dios, de antemano, dispuso que practicáramos. Viendo tus obras, sabremos si tienes fe. Si no tienes buenas obras, no tienes fe.

    Por tus obras, sabremos si estás redimido. Sabremos si has vencido a la muerte. Sabremos si te hundes o no en las aguas, como san Pedro. Veremos cómo reaccionas ante el sufrimiento.

    Todo esto está presente en la Misa. Siempre lo ha estado, pero han llegado a ser tanto los añadidos (añadidos previstos por la Divina Providencia, eso no lo he discutido nunca), que era difícil verlo.

    Saludos en Cristo.
    "La Verdad os hará libres"

  19. #19
    Gothico está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    17 abr, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    952
    Post Thanks / Like

    Re: Frase inquietante en el Motu Propio

    Cita Iniciado por Cirujeda Ver mensaje
    Las dimensiones jurídica y teológica no tienen que ser necesariamente excluyentes entre sí. Lo malo es que algunos estimados foreros tienden muchísimo a utilizar argumentos de autoridad, invocando continuamente textos definitorios, pero sin pretender profundizar en la comprensión de la naturaleza del sacramento.
    ¿Desde cuándo un Dogma es algo “jurídico” y no “teológico”?
    ¿Desde cuándo llamar “jurídico” a lo que es una mera forma de Magisterio?
    ¿Es que un católico no ha de creer los dogmas y rechazar lo que se les opone?
    ¿La autoridad de los Papas acaso no es argumento en el catolicismo?
    ¿Los Papas y los Concilios para qué definen, entonces; para que otros sigan indagando por su cuenta ignorando a los papas; para luego darnos explicaciones de por qué no es lo que los Papas dicen, y les tengamos que creer a ellos al margen de los Papas?
    ¿O sea que hemos de aceptar las teorías que tú nos das porque no son “argumentos”; no tienen “autoridad” y tampoco “definen” nada?
    ¿Y crees que eso las hará más creíbles, en general?
    Un argumento es válido o no en función de su contenido más que en función de la persona que lo enuncia. Naturalmente, sin perder de vista las declaraciones dogmáticas. De todas formas, aún los dogmas tienen tal valor porque han formado parte de la fe de la Iglesia antes de su proclamación. La Inmaculada Concepción, por ejemplo, siempre ha sido algo cierto, independientemente de que se haya explicitado en un dogma concreto en fecha determinada.
    Luego ya lo estás diciendo tú mismo:
    La Misa en cuanto Sacrificio “tiene tal valor porque ha formado parte de la fe de la Iglesia antes de su proclamación. “La Misa en cuanto Sacrificio”, por ejemplo, siempre ha sido algo cierto, independientemente de que se haya explicitado en un dogma concreto en fecha determinada”….
    Completamente de acuerdo. Sí, en el Concilio de Trento en el siglo XVI.
    Entonces ¿por qué ese interés especial de considerar la Misa como “Misterio pascual”?
    ¿Por qué a ti (y a otros muchísimos) te gusta o te convence?
    A nosotros nos convencen sólo los Papas y los concilios que poseen en exclusiva el Magisterio de la Iglesia; no teorías elaboradas por no se sabe ni quién ni cuándo.

    En fin, como es suficientemente obvio que a él no se le va a convencer, por lo menos aprovecho para que se saque de estos debates algo positivo en el contexto del foro, y para que los demás saquen argumentos prácticos.
    (Porque mucho se habla del modernismo y de San Pío X en el Foro, pero si, a la hora de la verdad, no detectamos modernismo en lo que se escribe en el foro ¿de qué nos vale San Pío X?)
    Podrían servir tanto la encíclica “Pascendi como la “Lamentabili sine exitu”; pero al ser ésta de más sencillo calado y concreción me ceñiré solo a la “Lamentabili”.
    Pueden leerse las proposiciones condenadas por San Pío X y compararlas posteriormente con el sentido y trasfondo de las afirmaciones. Lógicamente, no pueden coincidir estrictamente las frases, pero es innegable su sentido y su trasfondo con las proposiciones condenadas por San Pío X, en el sentido de infravaloración de los dogmas, y de que los dogmas vienen, en definitiva a quedar subordinados a posteriores estudios o comprensiones que los exegetas e investigadores y estudiosos van aportando con el paso del tiempo.
    Seguiré detectando más gazapos en futuros mensajes…, porque esto continuará, seguro. Por lo menos que nos sea útil a todos.

    invocando continuamente textos definitorios, pero sin pretender profundizar en la comprensión de la naturaleza del sacramento.

    Un argumento es válido o no en función de su contenido más que en función de la persona que lo enuncia.

    Por eso, no podemos limitarnos a los dogmas enunciados y punto. La Iglesia tiene que investigar y hacer un esfuerzo continuo de comprensión de la propia fe.

    Éste es el contenido de la primera predicación de los apóstoles.

    Recuperar el sentido del Misterio Pascual en la Misa


    Comparar estos textos con las proposiciones condenadas en el Decreto del santo Oficio Lamentabili:


    LAMENTABILI SINE EXITU
    DECRETO DEL PAPA SAN PÍO X SOBRE
    LOS ERRORES DEL "MODERNISMO"

    …2. La interpretación de los Libros Sagrados hecha por la Iglesia no es ciertamente despreciable, pero está sometida al más exacto juicio y corrección de los exegetas.
    3. De los juicios y censuras eclesiásticas contra la exégesis libre y más elevada, puede colegirse que la fe propuesta por la Iglesia contradice a la historia, y que los dogmas católicos no pueden realmente conciliarse con los más verídicos orígenes de la religión cristiana.
    4. El Magisterio de la Iglesia no puede determinar el sentido genuino de las Sagradas Escrituras, ni siquiera por medio de definiciones dogmáticas.
    …6. En la definición de las verdades, la Iglesia discente y la docente colaboran de tal modo que a la Iglesia docente no le corresponde sino sancionar las opiniones comunes de la discente.
    …22. Los dogmas que la Iglesia presenta como revelados no son verdades descendidas del Cielo, sino una cierta interpretación de hechos religiosos que la inteligencia humana ha logrado mediante un laborioso esfuerzo.
    …24. No se ha de condenar al exegeta que sienta premisas, de las cuales se sigue que los dogmas son históricamente falsos o dudosos, con tal que directamente no niegue los dogmas mismos.
    …39. Las opiniones sobre el origen de los sacramentos, en que estaban imbuidos los Padres de Trento y que influyeron sin duda en sus cánones dogmáticos, están muy alejadas de las que con razón dominan ahora entre los historiadores del cristianismo.
    54. Los dogmas, los sacramentos y la jerarquía, tanto en su noción como en su realidad, no son sino interpretaciones y evoluciones de la inteligencia cristiana,…
    65. El catolicismo actual no puede conciliarse con la verdadera ciencia, si no se transforma en un cristianismo no dogmático, es decir, en protestantismo amplio y liberal.

    http://www.mercaba.org/PIO%20X/pio-x-01.htm
    Última edición por Gothico; 13/12/2007 a las 01:49

  20. #20
    Avatar de Cirujeda
    Cirujeda está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 06
    Ubicación
    A la vista del castillo de Gibralfaro.
    Mensajes
    613
    Post Thanks / Like

    Re: Frase inquietante en el Motu Propio

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Cita Iniciado por Gothico Ver mensaje
    ¿Desde cuándo un Dogma es algo “jurídico” y no “teológico”?
    ¿Desde cuándo llamar “jurídico” a lo que es una mera forma de Magisterio?
    ¿Es que un católico no ha de creer los dogmas y rechazar lo que se les opone?
    ¿La autoridad de los Papas acaso no es argumento en el catolicismo?
    ¿Los Papas y los Concilios para qué definen, entonces; para que otros sigan indagando por su cuenta ignorando a los papas; para luego darnos explicaciones de por qué no es lo que los Papas dicen, y les tengamos que creer a ellos al margen de los Papas?
    ¿O sea que hemos de aceptar las teorías que tú nos das porque no son “argumentos”; no tienen “autoridad” y tampoco “definen” nada?
    ¿Y crees que eso las hará más creíbles, en general?

    Luego ya lo estás diciendo tú mismo:
    La Misa en cuanto Sacrificio “tiene tal valor porque ha formado parte de la fe de la Iglesia antes de su proclamación. “La Misa en cuanto Sacrificio”, por ejemplo, siempre ha sido algo cierto, independientemente de que se haya explicitado en un dogma concreto en fecha determinada”….
    Completamente de acuerdo. Sí, en el Concilio de Trento en el siglo XVI.
    Entonces ¿por qué ese interés especial de considerar la Misa como “Misterio pascual”?
    ¿Por qué a ti (y a otros muchísimos) te gusta o te convence?
    A nosotros nos convencen sólo los Papas y los concilios que poseen en exclusiva el Magisterio de la Iglesia; no teorías elaboradas por no se sabe ni quién ni cuándo.

    En fin, como es suficientemente obvio que a él no se le va a convencer, por lo menos aprovecho para que se saque de estos debates algo positivo en el contexto del foro, y para que los demás saquen argumentos prácticos.
    (Porque mucho se habla del modernismo y de San Pío X en el Foro, pero si, a la hora de la verdad, no detectamos modernismo en lo que se escribe en el foro ¿de qué nos vale San Pío X?)
    Podrían servir tanto la encíclica “Pascendi como la “Lamentabili sine exitu”; pero al ser ésta de más sencillo calado y concreción me ceñiré solo a la “Lamentabili”.
    Pueden leerse las proposiciones condenadas por San Pío X y compararlas posteriormente con el sentido y trasfondo de las afirmaciones. Lógicamente, no pueden coincidir estrictamente las frases, pero es innegable su sentido y su trasfondo con las proposiciones condenadas por San Pío X, en el sentido de infravaloración de los dogmas, y de que los dogmas vienen, en definitiva a quedar subordinados a posteriores estudios o comprensiones que los exegetas e investigadores y estudiosos van aportando con el paso del tiempo.
    Seguiré detectando más gazapos en futuros mensajes…, porque esto continuará, seguro. Por lo menos que nos sea útil a todos.







    Comparar estos textos con las proposiciones condenadas en el Decreto del santo Oficio Lamentabili:


    http://www.mercaba.org/PIO%20X/pio-x-01.htm
    ¡Ufff...! Ciertamente habilidoso.

    En fin, rápidamente:

    - El dogma es teológico, pero es posible intentar hacer de él una interpretación juridicista e, incluso, fundamentalista. No podemos "martillearlo" para adaptarlo a nuestras posiciones de partida.
    - El católico acepta los dogmas y trata de comprenderlos, además. Sabe que son un dato cierto pero, por amor a la Verdad, quiere profundizar en ellos.
    - La autoridad de los Papas es argumento, pero argumento de autoridad. A mí me valen, pero no a un no creyente. Y yo, como todos los misioneros católicos, intento llegar a los no creyentes. No le puedo decir a un hindú que no ha oído ni hablar de Jesucristo "esto es así porque lo estableció de forma definitiva tal Papa".
    - No estoy diciendo que se rechacen las definiciones dogmáticas, sino que no pueden ser un único argumento, pues estaríamos "reduciendo" la teología.
    - No he discutido ni discuto la “Lamentabili sine exitu". No puede aplicárseme ninguna de las proposiciones condenadas que citas.
    - La Iglesia, siempre, ha hecho un esfuerzo teológico y exegético. Siempre. Ese esfuerzo, con la inspiración del Espíritu Santo, ha cristalizado en una cada vez mayor concreción del Dogma. La inspiración del Espíritu Santo "baja del Cielo", sin duda. Pero a través de unos medios determinados. El cristianismo no es ningún espiritismo. No hace falta entrar en trance para que un Papa o un Concilio definan un dogma. Esto no contradice a la “Lamentabili sine exitu".

    Entonces, si lo que pretendo es, precisamente, comprender el dogma, defenderlo, explicitarlo, ¿a qué viene que se me califique poco menos que como protestante?

    ¿Es que acaso los católicos no podemos vencer a los protestantes en el terreno bíblico y teológico? Sí, podemos. Lo que no podemos hacer es darles la razón cuando dicen que consideramos a la Escritura explicación del Magisterio y no al revés. Eso es falso, pero parece que algún forero no lo entiende.
    "La Verdad os hará libres"

Página 1 de 2 12 ÚltimoÚltimo

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. El alma de las Américas y el Hispanismo
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 11/05/2016, 06:11
  2. En busca de la verdad: el verdadero origen de Cristobal Colón
    Por Lo ferrer en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 26
    Último mensaje: 29/03/2014, 01:17
  3. Balmes
    Por Cavaleiro en el foro Biografías
    Respuestas: 9
    Último mensaje: 01/04/2008, 04:20
  4. España Mozárabe
    Por Ordóñez en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 13/10/2005, 19:12
  5. Los Fueros de Sepúlveda
    Por Ordóñez en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 04/08/2005, 16:22

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •