Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 2 de 4 PrimerPrimer 1234 ÚltimoÚltimo
Resultados 21 al 40 de 62

Tema: Contra las tres culturas

  1. #21
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    35
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Contra las tres culturas

    Tautalo y Aquilífero: Antonio Herrera García cita en su obra El Aljarafe sevillano durante el Antiguo Régimen ( Ediciones de la Universidad de Sevilla ) que en el año 713 hubo una revuelta de cristianos que se fueron coordinando por todo el sur de la Península contra la invasión musulmana, incluido el Algarve. Hay madera ahí para el estudio.


    Asimismo, en esta obra se cita que la Reconquista no inventó ni supuso el latifundio per se, y que uno de los clanes que mangonearon esta comarca como señoritos fueron los ibn Hayyay, descendientes de Witiza, en rivalidad con un clan de origen yemení, los ibn Jaldún....
    Última edición por Ordóñez; 08/11/2009 a las 00:41

  2. #22
    tautalo está desconectado Uno más... que no se rinde
    Fecha de ingreso
    04 feb, 07
    Ubicación
    España
    Mensajes
    1,023
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Contra las tres culturas

    Cita Iniciado por Ordóñez Ver mensaje
    Tautalo y Aquilífero: Antonio Herrera García cita en su obra El Aljarafe sevillano durante el Antiguo Régimen ( Ediciones de la Universidad de Sevilla ) que en el año 713 hubo una revuelta de cristianos que se fueron coordinando por todo el sur de la Península contra la invasión musulmana, incluido el Algarve. Hay madera ahí para el estudio.


    Asimismo, en esta obra se cita que la Reconquista no inventó ni supuso el latifundio per se, y que uno de los clanes que mangonearon esta comarca como señoritos fueron los ibn Hayyay, descendientes de Witiza, en rivalidad con un clan de origen yemení, los ibn Jaldún....
    Esto que comentas es un dato muy sabroso: ¡Qué poco sabemos de esos oscuros años! Bien pronto se revolvieron los cristianos de Sevilla.

    Los hijos de Witiza se repartieron, tras la invasión, 3000 heredades: se cree que el witiziano que dominó Sevilla, poniendo su residencia en la ciudad hispalense, fue Olmundo.

    Estos de Witiza me recuerdan a los de la Junta de Andalucía: los ibn Hayyay serían como los del PP y los ibn Jaldún como los del PSOE: unos señoritos que se dan la buena vida, mientras el pueblo está sometido a impuestos y siendo invadido con los riesgos que ello comporta.

    Un cordial saludo, Ordóñez.
    Última edición por tautalo; 08/11/2009 a las 13:02


  3. #23
    Avatar de Aquilífero
    Aquilífero está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    15 mar, 09
    Mensajes
    582
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Contra las tres culturas

    Ibn Hafsun es un célebre personaje sobre el que se ha escrito mucho y del que todavía se debería escribir (y estudiar) mucho más.
    Hijo de una familia indíjena acomdada, que se había convertido al Islam dos generaciones antes, después de un asesinato, tomó este personaje el camino de la guerilla en las montañas de su país natal, la región de Málaga Ronda, centrando la base de sus correrías en el castillo fortaleza de Bobastro.
    Aunque su vida es azarosa y "novelesca" apuntaré, como dato interesante que: "Hacia el año 890, en la cima de su poder, controlaba directamente toda la zona montañosa situada entre el mar y el valle del Guadalquivir, e incluso algunas localidades importantes del llano, como Écija, que sólo distaba cincuenta kilómetros de Córdoba. Asi mismo muchos otros jefes musulmanes de las regiones vecinas especialmente en la provincia de Jaén pero tambiéin de la lejana Tudmir -Murcia-, reconocían de un modo u otro su supremacía" según el historiador Pierre Bonassie, en su obra "Las Españas medievales". Una vez que el líder se convierta al cristianismo, algunas localidades y jefes tribales le retirarán su apoyo, pero lo que no está todavía muy estudiado es cuantas otras, no sometidas totalmente, le pretaban apoyo
    Última edición por Aquilífero; 08/11/2009 a las 13:30
    Conócete, acéptate, supérate.
    (San Agustín)

  4. #24
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    35
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Contra las tres culturas

    Así es Tautalo. La putadilla es que poco concluyente se ha podido sacar por ejemplo en el estudio de la mozarabía aljarafeña. Claro que es algo " demasiado localista " al fin y al cabo. Una hipótesis existe de que esta comarca se llamó " Huerta de Hércules " hasta la invasión.

    Esta obra se centra más ya en el periodo reconquistado, pero lo que apunta desde Roma a la invasión muslímica es muy interesante. Supongo que la derrota de los cristianos de todo el sur peninsular debió ser terrible, traumática; así como me supongo que entre ellos habría algún berberisco cristiano que a finales del siglo VII salió huyendo de las hordas mahométicas, como otros cogieron el camino hacia la península italiana.


    No obstante, como apunta Aquilífero, Samuel Ben Hafsún constituye un punto de partida crucial, para entender que el " caldo de cultivo cristiano " nunca murió en el sur frente a la invasión, así como los heroicos cristianos cordobeses. Ben Hafsún, el caudillo de Bobastro, fue acaso el primer Cid hispánico, como Don Pelayo fue en el Norte, sería Ben Hafsún en el Sur o el Cid Campeador Rodrigo Díaz de Vivar en la Meseta. Y así como nuestra tierra no se entiende sin los repobladores, la formación de los " Reinos del Norte " no hubiera sido posible sin los mozárabes. La unión de todo un pueblo cristiano que en más de una ocasión rivalizó demasiado, acaso nuestro carácter a veces tan puñetero.....Empero, frente a la milonga américo-castrista, la Historia y la Tradición.


    Tema apasionante sin duda. El caso es ponerse. Como lo estáis haciendo ustedes de bien, por ejemplo.
    Última edición por Ordóñez; 08/11/2009 a las 14:55

  5. #25
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    35
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Contra las tres culturas

    GRANADA



    Lloraba el muecín,
    Desde su triste atalaya,
    Cristianos de braveza,
    Han tomado Granada,


    Acabóse la tiranía,
    Del yugo mahometano,
    Los Reyes Católicos,
    Entran triunfando,


    Las Navas de Tolosa,
    Abrieron la libertad,
    Granada será la perla,
    De la Hispanidad,


    Por eso lloran los moros,
    Por eso llora el muecín,
    España siempre cristiana,
    Llora el chico Boabdil,


    Cuarteles de Castilla y León,
    Aragón, Nápoles y Navarra,
    La ciudad más bonita del mundo,
    La vieja Elvira romana,


    La justicia divina habló,
    Por los mozárabes de las Alpujarras,
    La Gloria del Espíritu Santo,
    Para todas las Españas,


    No más iglesias destruidas,
    Invasión nunca más,
    Aplícate el cuento, muecín,
    A tu tierra a llorar.


  6. #26
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    35
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Contra las tres culturas

    EL VIENTO SAGRADO DE LOS MÁRTIRES CORDOBESES


    DOS MÁRTIRES DE CRISTO

    Córdoba, año 851 d. C.

    En la iglesia de San Acisclo, Córdoba, María -hermana del diácono martirizado Walabonso y monja ella en el monasterio de Cuteclara- encontró a Flora. Flora, que había vivido en lugares cristícolas, lejos del largo brazo de las autoridades musulmanas de Córdoba, había abandonado su refugio, tras escuchar la voz de Cristo que le dijo:

    "Otra vez vengo a ser crucificado".

    De conformidad, ambas se presentaron a los cadíes y Flora dijo:

    "Yo soy aquella que, aunque nacida de padre pagano, me uní indisolublemente a Cristo, y a la que vosotros, para que renegase de Él, hace ya algún tiempo, hicísteis azotar, tan cruel como inútilmente. Desde entonces, a causa de la flaqueza de mi carne, he vivido fugitiva, andando de aquí para allá; pero hoy, puesta mi confianza en Dios, no tengo miedo de presentarme ante vosotros, para declarar, con la idéntica firmeza de entonces, que Cristo es Dios, y vuestro profeta Mahoma, un malvado, un adúltero, un mago y un falsario."

    María tomó la palabra y dijo:

    "Y yo, ¡oh juez!, entre aquellos confesores ilustres que murieron por haberse burlado de vuestro falso profeta Mahoma, tuve un hermano: yo, igualmente, confieso y afirmo que Cristo es Dios verdadero y que vuestros cultos y leyes coránicas son ficciones diabólicas."

    Fueron interrogadas, una y otra vez; ora una a una, ora las dos juntas. Buscando que se retractaran, haciendo pesquisa de quiénes las habían invitado a confesar la Santa Fe -que los usurpadores entendían como provocación.

    El 24 de noviembre del año 851 se las sacó de la mazmorra y fueron conducidas al lugar de la decapitación. Se santiguaron y dieron sus cuellos al verdugo. Los cuerpos quedaron a la intemperie, como manjares de alimañas terrestres y volátiles.

    Al día siguiente, arrojaron sus cuerpos destrozados al Río Betis (que los asesinos llamaban "Guadalquivir".) Apareció el cuerpo de María, y fue sepultado en Cuteclara. El cuerpo de Flora no apareció nunca.

    Sus santas cabezas se conservan en la basílica del mártir San Acisclo, así nos lo cuenta San Eulogio de Córdoba.
    Publicado por Maestro Gelimer en 2:26 2 comentarios








    DE LA NOSTALGIA QUE NUNCA FUE

    EN ÁFRICA NADIE AÑORABA NI GRANADA NI CÓRDOBA


    Los moros ignoran que, todavía en el siglo XIX, no existía por parte de sus antepasados ninguna añoranza por Granada ni por Córdoba, ni cosa que se le pareciere. El romanticismo (inglés y francés, el norteamericano, también el alemán y no sin la ayuda del romanticismo mimético español, de signo liberal) es el auténtico culpable del mito de Al Andalus, incitando así al Islam a la morbosa y amenazante concupiscencia por Granada y Córdoba.


    Para confirmar lo que decimos, valga este fehaciente pasaje, escrito por un propagandista protestante inglés, el famoso George Borrow. Borrow viajó como agente de la Sociedad Bíblica británica por España entre los años 1836 y 1840, coincidiendo -y no creemos que sea una mera coincidencia- con la Primera Guerra Carlista. Cabe pensar que George Borrow, además de su "celo sectario", fuese espía y agente al servicio de los siniestros planes de la masonería británica -auténtica directriz de la política interior y exterior de Gran Bretaña. Los ingleses, astutos y pérfidos, eran conscientes de que el catolicismo era nuestra esencia nacional. Habían tenido ocasión de ver a una nación en armas, capaz de vencer a Napoleón, gracias a su salud íntima y a su fe católica acrisolada. Inglaterra todavía temía que España fuese capaz de recuperarse, por eso varios primeros ministros idearon el fatal plan de introducir el protestantismo en España.

    En otro orden de cosas, Borrow -hombre de su época romántica, romántico él mismo- tenía los pájaros en la cabeza propios de aquellos irremediables soñadores. Así es como podemos leer en ese libro de viajes por España (traducido, tampoco será casualidad, por Manuel Azaña) lo siguiente:


    "Una vez hablaba yo en Madrid con un moro bastante amigo mío acerca de su visita a la Alhambra de Granada. "¿No lloró usted -le pregunté- al pasar por aquellos patios, al acordarse de los Abencerrajes?" "No -respondió-. ¿Por qué había de llorar?". "¿Y por qué fue a ver la Alhambra?", pregunté. "Fui a verla porque, estando en Granada para asuntos míos un compatriota de usted me rogó que le acompañase a la Alhambra y le tradujese unas inscripciones. Es seguro que espontáneamente no se me hubiese ocurrido ir, porque la subida es penosa." El hombre que me hablaba así compone versos y no es en modo alguno un poeta despreciable. Otra vez, estando yo en la Catedral de Córdoba, entraron tres moros y la atravesaron pausadamente, dirigiéndose a la puerta situada en el lado frontero. Todo su interés por aquel lugar se tradujo en dos o tres ojeadas ligeras a las columnas, diciendo uno de ellos: "Huáje del Mselmeen, huáje del Mselmeen" (Cosas de los moros, cosas de los moros); y la única muestra de respeto que dieron por el templo donde en su tiempo se prosternaba Abderrahman el Grande fue que, al llegar a la puerta, se volvieron de cara y salieron andando hacia atrás; sin embargo, aquellos hombres eran hajis y talibs, hombres asimismo de grandes riquezas, que habían leído y viajado, que habían estado en la Meca y en la gran ciudad de la Nigricia".
    (La Biblia en España, George Borrow, capítulo 17.)

    Borrow parece desencantarse por el poco interés que prestan los moros que conoció por lo que hoy llaman "legado andalusí".

    Se demuestra así que la nostalgia moruna por Granada y por Córdoba es un cuento romántico.

    Y el español que todavía le conceda el menor crédito a este mito delata con ello su ignorancia, cuando no su enfermiza compasión por motivos fantasmagóricos. Me atrevería a decir que el español que otorga a estos chismes románticos un mínimo de credibilidad es, simplemente, un imbécil y un traidor.
    Publicado por Maestro Gelimer en 12:18 5 comentarios

  7. #27
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    35
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Contra las tres culturas

    LOS INSTRUMENTOS DE DOMINACIÓN

    Iglesia mozárabe de San Cebrián de Mazote

    ¿CÓMO DOMINARON LOS MUSULMANES A LOS MOZÁRABES EN LOS PRIMEROS SIGLOS?

    EJERCICIO PRÁCTICO DE ESPECULACIÓN HISTÓRICA Y AVISO PARA NAVEGANTES

    st1\:*{behavior:url(#ieooui) }
    Volvamos sobre un pasaje del fragmento que reproducíamos ayer, perteneciente al libro titulado "La catedral", escrito en 1903, de Vicente Blasco Ibáñez. El novelero masón no quedará sin respuesta, pues consideramos que es tal el veneno letal de sus declaraciones que es menester un antídoto de Historia, pura y dura Historia, para dejarse de míticos paraísos de "libertad de conciencia" en lo que llamaron otrora Al Andalus. Decía así la serpiente literaria:

    "En dos años [los musulmanes invasores del año 711] tomaron lo que fueron necesarios siete siglos para arrancarles. No fue una invasión que se impusiera por la fuerza de las armas, fue una sociedad nueva que introducía por todos los lugares sus poderosas raíces...".

    La situación hay que imaginarla más o menos así: en vastos territorios, prácticamente despoblados y boscosos, era imposible para cualquier minoría imponer un poder, por mucho que éste fuere, estrecho y directo. Muchas zonas escaparían al control directo de los musulmanes, lo cual explicaría que hasta mucho tiempo después, nuestros antepasados españoles no sabrían quiénes eran sus nuevos señores.


    Por eso mismo, hasta el 15 de noviembre del año 851 no encontramos ningún documento en que se hable de Mahoma, ni de los mahometanos. Y cuando se habla lo hace San Eulogio de Córdoba, tras su viaje al norte, y en una carta que dice así:


    "Encontrándome en los monasterios de Leyre [actual Navarra] hice conocimiento, por el deseo de instruirme, de todos los libros que el monasterio poseía, y leí aquellos que me eran desconocidos. A mis manos fue a parar una pequeña obra, cuyo autor ignoraba, y en la cual se contaba la historia de un profeta réprobo y nefasto"
    ("Apologética de los Mártires".)



    El "profeta réprobo y nefasto" era Mahoma. Fue San Eulogio el primero en descubrir lo que estaba pasando, ciento cincuenta años después. Hasta cierto punto, y por las similitudes teólogicas, los musulmanes pudieron pasar inadvertidos encubriéndose -y hasta confundiéndose con la herejía arriana, contra la que combatió Speraindeo, maestro de San Eulogio y Álvaro de Córdoba.



    ¿Y cómo controlaron los invasores los territorios recién conquistados, en un primer momento? Aunque aquella minoría musulmana -árabe y beréber- no podía ejercer un dominio directo y presencial sobre toda España, esta contrariedad para ellos no significa que las zonas estuvieran a salvo de la codicia del invasor que, a través de sus instrumentos burocráticos, cobraba tributos e impuestos. A veces, incluso sirviéndose de cristianos (tanto clérigos como laicos); estos cristianos ejercían sobre las poblaciones cristianas un control muchas veces tiránico que, en nombre de las autoridades de ocupación musulmana, revertía también en provecho de los colaboracionistas.


    Si atendemos a lo que nos cuenta el Abad Samsón (desterrado en Tucci (actual Martos, en la provincia de Jaén) será más fácil de entender quiénes prestaron estos servicios a la advenediza minoría islámica. En su "Apologético" contra Hostegesis (un herético Obispo de Málaga), el Abad Samsón de Córdoba nos habla sobre la catadura moral de sus enemigos que, si bien aparecían ante todos como cristianos, no lo eran por sus obras. Estos personajes que aparecen mencionados por Samsón Abad, so capa de ser cristianos (incluso obispos y condes mozárabes), extorsionaban a los fieles cristianos en territorios como Málaga (Malaca) o Granada (Elvira). Leamos lo que nos revela el Abad Samsón sobre el obispo malacitano Hostegesis, su enemigo, así como de algunos familiares del mismo heresiarca Hostegesis:


    El tío paterno de su madre [la madre de Hostegesis]fue el malvado Samuel, quien, bajo el pretexto de su episcopado, oprimió vergonzosamente durante largo tiempo a la iglesia iliberitana.”
    (Recordemos "Iliberris" estaba en la actual provincia de Granada, muy cerca de la capital del Darro.)




    Del mismo Hostegesis nos dice el Abad Samsón que había llegado a la mitra de Málaga por simonía, y contra las mismas leyes canónicas de la Iglesia (fue elevado al episcopado a los 20 años de edad, contraviniendo a las disposiciones eclesiásticas); entre las muchas maldades tan poco edificantes de Hostegesis, Samsón nos dice que:

    Finalmente, recorriendo todas las iglesias so pretexto de una visita, como suelen hacer los obispos, comenzó a preguntar los nombres de cada uno de los cristianos y a escrutar con particular atención los de los niños y jóvenes, como si fuera a orar por ellos. Después, teniendo anotados todos los nombres de cada uno, según atestigua toda la provincia, se dirigió a Córdoba, ciudad principal de España, y, como enemigos de sus conciudadanos, exigió que las gentes de su provincia fuesen castigadas con contribuciones excesivas.”

    Por lo cual vemos que, tanto el indigno Obispo de Iliberris, Samuel, como su sobrino nieto Hostegesis, indigno Obispo de Málaga, eran celosos empleados del fisco de los musulmanes cordobeses; y no escatimemos que esto lo hacían para lucrarse ellos mismos ejerciendo tales y tan serviles menesteres. No sólo eran algunos Obispos, también algunos Condes mozárabes sirvieron como lacayos a los intereses del invasor como es el caso del cómplice del mismo Hostegesis, el Conde Servando, que destacó por su crueldad y del que el mismo Abad Samsón nos cuenta que:
    Hasta tal punto extendió las insidias de su precoz crueldad que, sometiendo a tributos públicos a los más pobres, expuso a un número infinito de cristianos al peligro de la prevaricación. Y a aquellos a quienes la misericordia divina hizo intrépidos y fuertes para soportar los males presentes por la esperanza de una vida eterna, los obligó a pagar impuestos a los reyes ismaelitas.”
    Así es como se nos hace más fácil de entender la situación en que quedó la mayoría cristiana tras el año 711: ciertos Obispos, bajo máscara de cristianos, se aplicaban a elaborar censos de la población cristiana que estaba confiada bajo su custodia, para luego exigirles impuestos que se repartían entre los invasores mahometanos y los miserables traidores que se prestaban a esta corrupción. Y los condes, como Servando, podían llegar a tanto en su malignidad que, no contentos con oprimir a los cristianos, los ponían en la coyuntura de renegar de la fe, empujándoles a los brazos del Islam para de esta guisa librarse del impuesto religioso. La libertad de conciencia que invocaba Blasco Ibáñez es bastante sospechosa. Además de ser un concepto anacrónico para la época resulta una patraña a la luz de los mecanismos rotundos de persuasión de que disponían los dominadores para convertir cristianos al Islam.
    Digamos también que estos colaboracionistas, en muchos casos -según nos confirma el relato de Samsón- terminaban apostatando de la fe católica, para convertirse en musulmanes. Es el caso del mencionado Samuel, Obispo de Iliberris, que "habiendo sido apartado poco antes del ministerio pontifical por su mala conducta, como un nuevo Judas Iscariote, se dirigió a Córdoba. Con la cabeza afeitada, negando a Cristo, se adhirió fácilmente a los muzlemitas, puesto que ya estaba circuncidado, y, después de haber sido sacerdote, se dedicó a los ritos profanos".
    El padre de Hostegesis, nos dice Samsón, fue Auvarno "por cuya maldad fueron maltratados y arruinados en otro tiempo los pobres del rebaño de Cristo". Auvarno, no nos dice qué oficio desempeñaba, terminó "amenazando con la apostasía, dijo que se haría muzlemita y después, como es costumbre de esta secta, comenzó a cumplir punto por punto todos sus preceptos." Samsón nos termina diciendo de Auvarno, como señal indubitable de su renegación de la fe cristiana, que fue circuncidado cuando ya era viejo.
    El poco edificante ejemplo de Hostegesis no se limita a la codicia. Según Samsón, este Obispo indigno que cobraba impuestos a los cristianos para el gobierno de ocupación musulmán de Córdoba, era asimismo un epulón que confraternizaba con los ocupantes en sus banquetes, dando muy mal ejemplo por su falta de templanza, y terminando por cometer el pecado nefando: "...se cuenta -dice Samsón- que un individuo impurísimo, al que llamaban Ibin Calamauc, se jactaba de haberse prostituido con él en numerosas ocasiones". Por el nombre de este personaje con el que más que probablemente mantuviera relaciones homosexuales el Obispo de Málaga Hostegesis podemos presumir que se trata de un agareno, por la partícula "Ibin"; que, como es sabido, en lenguas semíticas viene a ser como un patronímico. Hostegesis era el hijo de un renegado público, un obispo simoníaco, un heresiarca y un vil colaboracionista, extorsionador de su propia grey; y, para rematar, era un sodomita redomado.
    Esa era la situación en los años en que vive el Abad Samsón. Y en ese entonces, para cuando escribe Samsón, ya se conocía el nombre de Mahoma y de sus sectarios que habían invadido la Península Ibérica. Pero, por el testimonio que nos deja Samsón, pensemos un poco: la situación se había venido produciendo, más o menos de igual modo, desde el principio de la invasión. Pues perfectamente nos podríamos remontar a dos generaciones atrás, si pensamos en el tío abuelo de Hostegesis. Si Hostegesis era contemporáneo de Sansón, dos generaciones más atrás, el tío abuelo de Hostegesis, Samuel, cumplía similares funciones a las de su sobrino nieto. Y eso lo hacía Samuel con anterioridad a que San Eulogio descubriera el nombre de la secta que gobernaba España, tras la conquista. El Abad Sansón, nacido en Córdoba, vivió entre los años 810 y 890. Teniendo en cuenta que la invasión se efectuó en el año 711, Sansón nació 99 años después de la misma y, gracias a su larga vida, le fue dado llegar a los umbrales del siglo IX.
    En el siglo XI, como tuvimos ocasión de recordar en otra entrada de esta bitácora, todavía podemos ver al Conde mozárabe Sisnando Davídiz recordándole al reyezuelo moro de Granada -Abd Allah- las justas reivindicaciones de los cristianos, avalados por el legítimo derecho de haber sido éste su suelo, antes de ser invadido nuestro territorio, para ser ocupado por la morisma invasora que, como podemos apreciar, contó con destacados colaboracionistas que redoblaron la opresión sobre los cristianos llamados "mozárabes". Recordemos aquellas palabras de Sisnando:

    "Al-Andalus era en principio de los cristianos, hasta que los árabes los vencieron y los arrinconaron en Galicia, que es la región menos favorecida por la naturaleza. Por eso, ahora que pueden, desean recobrar lo que les fue arrebatado, cosa que no lograrán sino debilitándoos y con el transcurso del tiempo, pues, cuando no tengáis dinero ni soldados, nos apoderaremos del país sin ningún esfuerzo."

    En la cita que encabeza esta entrada, Vicente Blasco Ibáñez está mintiendo:

    "No fue una invasión que se impusiera por la fuerza de las armas, fue una sociedad nueva que introducía por todos los lugares sus poderosas raíces."

    Desde luego, introdujo por todos los lugares sus poderosas y podridas raíces. Pero fue una invasión primeramente armada, y más tarde, una auténtica ocupación extranjera auspiciada por traidores -que nunca faltan- que colaboraban, a manera de caciques cipayos, con los invasores instalados que sometían a la población indígena. Y estos mamarrachos traicioneros colaboraban gustosos a cambio de satisfacer sus vicios más degenerados, desde la codicia hasta la sodomía.

    Cualquier semejanza con la actualidad puede o no ser mera coincidencia.

    De lo poco que hay sobre este asunto en la red, recomendamos que se vea lo que nuestro amigo Reke_Ride publicó en su día en: EL BANDIDO REALISTA


    “Apologético”, Abad Sansón, Edición de José Palacios Royán, Akal, Clásicos Latinos Medievales, Madrid, 1998, pág. 72.

    Publicado por Maestro Gelimer en 02:13 1 comentarios

  8. #28
    Avatar de mazadelizana
    mazadelizana está desconectado Mos maiorum
    Fecha de ingreso
    02 abr, 08
    Ubicación
    Condado de Ribagorza.
    Edad
    25
    Mensajes
    1,735
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Contra las tres culturas

    Esto viene de la biblia atea, wikipedia:

    Abderramán III fue también un gobernante cruel y despótico que cometió horribles crímenes, se entregó desvergonzadamente a los placeres y al que importó muy poco el derramamiento de sangre. La Crónica anónima de al-Nasir resume así su reinado: "Conquistó España ciudad por ciudad, exterminó a sus defensores y los humilló, destruyó sus castillos, impuso pesados tributos a los que dejó con vida y los abatió terriblemente por medio de crueles gobernadores hasta que todas las comarcas entraron en su obediencia y se le sometieron todos los rebeldes."

    La verdad es que aquél reinado, destacó por la alianza entre civilizaciones.

    "El vivir que es perdurable
    no se gana con estados
    mundanales,
    ni con vida deleitable
    en que moran los pecados
    infernales;
    mas los buenos religiosos
    gánanlo con oraciones
    y con lloros;
    los caballeros famosos,
    con trabajos y aflicciones
    contra moros".

    http://fidesibera.blogspot.com/

  9. #29
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    35
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Contra las tres culturas

    Un santo ejemplo de la resistencia a la mentira tricultural:

    San Pelayo - Santoral





    SAN PELAYO
    Mártir
    († 925)

    Memoria libre


    26 de junio
    Cautivo a los diez años, empezó a mirar la vida en su realidad fuerte y grave. No reía fácilmente, dice de él su biógrafo. En otro tiempo había jugado a orillas del Miño, aturdiendo con sus gritos infantiles el pórtico de la basílica episcopal de Túy. Sobrino del obispo Hermogio, crecía junto al santuario, destinado también él a las altas dignidades eclesiásticas. Estudiaba la gramática y el salterio, cantaba en el coro las bellas melodías mozárabes, y en las grandes solemnidades presentaba el incienso delante del altar en cajas de marfil con incrustaciones de plata. Ahora todo estaba ya muy lejos: los grillos oprimían sus pies, la estrechez de la prisión acongojaba su espíritu; su destino era la esclavitud. Vivía con otros cautivos cerca de los palacios del califa. Un guardia entraba diariamente en la cárcel armado de un látigo, y, guiados por él, los presos se dirigían a su tarea: hoy trabajaban en los jardines reales, mañana en la mezquita, o en los baños, o en alguna de aquellas grandes construcciones con que el poderoso emir embellecía su capital. ¿Cómo iba a reír el pobre niño? No había esperanza para él en la tierra: los suyos habían sido con él como hombres sin entrañas. Llegó a Córdoba engañado. «Vamos a ver al tío», le dijeron seguramente; y él se dejó llevar, contento con la idea de ver mundo y de conocer aquella gran ciudad, famosa por sus opulencias y su poder. Allí estaba Hermogio, sepultado en un calabozo. Un año antes apresado en la batalla de Val de Junquera (920), había sido llevado a Córdoba y colocado bajo la vigilancia de la guardia real. En el silencio de su reclusión, pensaba en las fiestas brillantes de la corte leonesa, en las magnificencias catedralicias de Túy, en las tierras y en los siervos, y en el rescate inmediato. Y el rescate había llegado: era su sobrino.
    Mientras el obispo pasaba el duero, el niño iba a ocupar su puesto en la prisión. Al principio creyó que aquello acabaría pronto. Al despedirse de él, Hermogio le había dado los más sanos consejos y las más bellas esperanzas. «Adiós, hijo mío—debió de decirle—; pronto nos veremos otra vez; voy allá para reunir el oro que exigen estos moros malditos.» Pero los días pasaban, y el niño no volvió a saber nada de su tierra. Sabía que allá en la frontera cristianos y musulmanes seguían combatiendo, y de cuando en cuando llegaban a la capital nuevos rebaños de prisioneros. Al principio lloró lágrimas abrasadoras, pero acabó por resignarse con su suerte. La fe le sostenía; rezaba los salmos que había aprendido en la escuela de Túy; descansaba de las fatigas del día buscando en su encierro el rayo de luz que se deslizaba por la estrecha ventana para descifrar la escritura de los códices visigóticos. Era un lector asiduo, y cuando no entendía la lectura, consultaba a los clérigos que estaban presos con él. Su fervor religioso le inspiraba santos atrevimientos: discutía con los musulmanes, y, dotado de una palabra fácil y de mucha gracia en el decir, llegó a confundirlos más de una vez.
    Sin embargo, sus carceleros le miraban con simpatía y le trataban sin rigor. Jamás alborotó en la cárcel, ni les miró con odio, ni tuvo con ellos palabras o actitudes de rebelión. Además, veían en él una gracia que presagiaba el más halagüeño porvenir. En los tres o cuatro años que llevaba de cautiverio, Pelayo había crecido sin que el encierro le robase el color encendido de sus mejillas, ni la enfermedad afease su cuerpo. Si su conversación cautivaba, su presencia le ganaba el afecto de cuantos le trataban. La misma melancolía que su desgracia había dejado impresa en sus ojos, añadía un nuevo encanto a la belleza de su amable adolescencia. Muchas veces, en la confusión inmoral del ergástulo, tuvo necesidad de una energía heroica para guardar la pureza de su alma. «Y Dios quiera—pensaba él en sus meditaciones—que no me vea en apuros más terribles.» Aunque niño, se había dado cuenta de la corrupción que reinaba en aquella ciudad de los soberbios palacios, de los maravillosos jardines, de las tres mil mezquitas y de los novecientos baños; ciudad donde se rendía culto al amor en todas las formas, donde los poetas cantaban las gracias de los mancebos con versos apasionados, donde los eunucos y los libertos llegaban a comprar los más altos puestos del Estado con la prostitución de su conciencia. El antiguo estudiante de Túy podía ver en la cumbre de los honores a muchachos que en otro tiempo habían dormido, como él, en el suelo: eran generales, administraban las rentas del califa, tenían esclavos, tierras, casas, jardines; formaban bibliotecas, se rodeaban de literatos y clientes y miraban con desdén a la antigua aristocracia. Era la política de Abderramán III: todos los empleos los puso en manos de esclavos, cogidos en guerra, vendidos por los piratas en los puertos del Mediterráneo, o traídos por tratantes judíos de Francia y Alemania. Instrumentos dóciles y flexibles en sus manos, empezaban por abandonar su religión, y a cambio de la confianza con que se les honraba, prestábanse a los más infames servicios.
    Y sucedió que un día el carcelero se acercó a Pelayo y le dijo: «Muchacho, te felicito; el rey se ha acordado de ti y quiere honrarte.» Los que le rodeaban miráronle con envidia, pero él empezó a temblar. Luego vinieron unos servidores de palacio y se lo llevaron. Antes de entrar en el alcázar, rompieron sus cadenas, le despojaron del saco de los cautivos, bañaron su cuerpo con agua perfumada, rizaron y peinaron artísticamente sus cabellos, le vistieron una túnica de seda y le ciñeron un brillante cinturón. Era la hora del mediodía cuando Pelayo atravesaba los patios que había en torno de la mansión. No vio ni las fuentes de mármol, ni los espléndidos jardines, ni los áureos arte-sonados, ni los tapices orientales que colgaban de las paredes; ni oyó las recomendaciones que le hacía su introductor acerca del ceremonial de la visita. Una sola cosa absorbía todo su ser: la nueva orientación de su vida. Habíanle dicho que el rey le llamaba tal vez para hacerle su copero; pero aquel ambiente cortesano se le presentaba lleno de lazos para su fe y su virtud, y su pequeño corazón de catorce años temblaba. Su mismo azoramiento le hacía más amable todavía. A su paso, los guardias sudaneses inclinaban sus cabezas con respeto, como si pasase un príncipe. Un cortesano salió a su encuentro, le cogió de la mano y le introdujo en un amplio salón. Los aromas llenaban la estancia; rutilaban las líquidas espumas en los vasos de. cristal; temblaban los rayos del sol al caer sobre las joyas y las bandejas. En el fondo, arrellanado entre cojines, un hombre sonreía: cabello rubio, ojos azules, color blanco y sonrosado, rostro afable y hermoso y agradable mirar. Era el príncipe, el más poderoso de los sultanes cordobeses, el emir de los creyentes, Abderramán III el Victorioso. Los historiadores han alabado la bondad de su corazón, su ánimo virtuoso y la grandeza de su alma. Pero la sensualidad le dominaba; digno gobernante de un pueblo de afeminados, no tenía bastante con su harén; necesitaba un séquito numeroso de efebos, escogidos entre sus miles de esclavos.
    El niño se acercó haciendo las tres postraciones de rúbrica, y besó la mano del emir. Abderramán le miró rápidamente, admirando su talle esbelto, sus carnes de color de rosa y de jazmín, su mirada temblorosa, su abundante cabellera, rubia tal vez, con ese rubio pálido que era el preferido de todos los omeyas cordobeses. Después dijo sonriente: «Niño, grandes honores te aguardan; ya ves mi riqueza y mi poder: pues una gran parte de todo ello será para ti. Tendrás oro, plata, vestidos, alhajas, caballos; tendrás un magnífico palacio junto al real alcázar, y en él tendrás esclavos, esclavas y cuanto puedas apetecer. Pero es preciso que te hagas musulmán como yo, porque he oído que eres cristiano y que empiezas ya a discutir en defensa de tu religión.» El califa se detuvo, observando la impresión que sus palabras hacían en el muchacho. Este, con serenidad, y al mismo tiempo con energía, contestó: «Sí, ¡oh rey!, soy cristiano; lo he sido y lo seré. Todas tus riquezas no valen nada. No pienses que por cosas tan pasajeras voy a renegar de Cristo, que es mi Señor y tuyo, aunque no lo quieras.» Es posible que Abderramán no comprendiese toda la decisión que había en esta respuesta; la gracia del muchacho y el encanto de su voz le cegaban. Llevado de su instinto brutal, se adelantó hacia él y le tocó su túnica con las manos. Lleno de ira, el santo adolescente retrocedió, diciendo: «¡Atrás, perro! ¿Crees acaso que soy como esos jóvenes infames que te acompañan?» Y al mismo tiempo hizo añicos su túnica de seda. «Llevadle de aquí —dijo entonces el príncipe a sus cortesanos—; educadle mejor si podéis; de lo contrario, sabéis el castigo que merece.» Vinieron después los ruegos y las amenazas, pero nada pudo vencer el ánimo heroico del mártir. Pelayo repetía sin cesar: «Señor, libradme de las garras de mis enemigos.» Y ya no volvió a atravesar los umbrales de la cárcel; colocado en una máquina de guerra, fue lanzado desde un patio del alcázar hasta el lado opuesto del río, y como todavía diese muestras de vida, llegó un negro de la guardia y segó su cabeza. Caía la tarde cuando se presentaba en la mesa del reino celeste con la copa de su fe y de su amor.

  10. #30
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    35
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Contra las tres culturas

    " DEVOTIO IBERO-CATHOLICA "






    Se levantó Eulogio,
    Se levantó Speraindeo,
    La Corduba mozárabe,
    Gritó Laus Deo !


    El niño Pelayo,
    No quiso sucumbir,
    Ante el ansia sodomita,
    De un despótico emir,


    Don Pelayo y los astures,
    Con góticos abrigos,
    Por la Santa Covadonga,
    Derrotando al enemigo,


    Revueltas de la Bética,
    Hasta la Lusitania,
    Ni Tarik ni Muza,
    Cristiana Hispania,


    Por el Altar y el Trono,
    Por San Isidoro y Recaredo,
    Por la sacra Toletum,
    Sangrando y sufriendo,


    Y la Marca Hispánica,
    Y los vascones bríos,
    La sufrida mozarabía,
    Nunca en el olvido,


    No sabe con quien se mete,
    El mahometano invasor,
    Esta indómita tierra,
    No conoce el temor,


    Lo mismo sirve,
    Para sus judíos aliados,
    La Devotio Iberica,
    Nunca se ha callado,


    Santiago será la espada,
    Que alumbre la Reconquista,
    Por Ben Hafsún y el Cid,
    Hasta triunfar en Elvira,


    " Devotio Ibero-Catholica ",
    Alma conquistadora,
    Embriaga esta tierra,
    Con potencia libertadora.

  11. #31
    Antonio Hernández Pé está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    10 mar, 07
    Mensajes
    562
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Contra las tres culturas

    ¡ Bendito San Pelayo, que en gloria estás
    inercede por nosotros en la Corte Celestial !

    Bellísimo poema, Ordóñez. Digno de que alguien le ponga música pues sería un gran himno patriótico.

  12. #32
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    35
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Contra las tres culturas

    SÍMBOLO DE LA RESISTENCIA DE AYER, HOY Y MAÑANA


    SÍMBOLO MÍSTICO DE LA RESISTENCIA CATÓLICA Y PATRIÓTICA ANDALUZA: EL CRISMÓN

    Emblema signográfico de Cristo, el Crismón se basa en la unión de las dos primeras letras del nombre "Xrestos": las letras griegas "X" (ji) y "P" (ro). Figuró en el lábaro romano desde Constantino.

    Un símbolo místico no puede ser confundido con una cuestión arbitraria. En el símbolo se invocan poderes preternaturales o sobrenaturales. Lo simbólico no excluye lo histórico. El símbolo es un vehículo universal y particular. Universal, en cuanto trasciende la historia; particular, por corresponder a una época precisa. El mundo visible y el invisible confluyen en el símbolo sagrado, concitando el auxilio de las fuerzas celestiales o infernales. El símbolo es un reclamo que moviliza lo más profundo del grupo social que adopta el símbolo, identificándose con la realidad referida en el mismo. En el símbolo, cuando es símbolo sagrado y no mero signo profano, se contiene todo un programa para el futuro.

    El Crismón de Baena difiere del Crismón normal, al no contener la "X" (ji), siendo una Cruz que forma la "P" (ro) arriba, y de cuyo brazo transversal penden la "A" (alfa: principio) y la "O" griega (omega: final). Su forma es la de un Áncora: grafismo del primitivo cristianismo que es símbolo de salvación y esperanza. En el Crismón de Baena aparece, como es normal y frecuente en la tradición simbólica paleo-cristiana, ese Áncora en posición invertida. Al Áncora -el ancla- se referió, en su aspecto de "esperanza", San Pablo cuando escribió: "En la esperanza tenemos como un áncora del alma".

    El Crismón de Baena fue hallado en la Villa de Íscar (entre Castro del Río y Baena): “Dentro de un antiguo sepulcro hallaron aquellos una cruz de metal fundido, que mide 34 centímetros de alta por 25 centímetros de anchura en los brazos: tiene pendientes de estos el alfa y la omega, primera y última letras del alfabeto griego, anagrama del nombre de Jesucristo, principio y fin de todas las cosas. La parte inferior forma la cabeza de un áncora con su asa y su travesaño, teniendo al final de los brazos unos remates que asemejan las uñas de aquella. El áncora era emblema muy usado en los sepulcros de los primitivos cristianos, como puede verse en la obra "La Roma Sotterranea Cristiana", de G. B. de Rossi. La elegancia y tamaño de este Crismón hacen de él una joya notable y singularísima, que tiene además el mérito de ser española, sin que hayamos visto ninguna en su género que se le asemeje. Su antigüedad está comprendida en la colección de inscripciones cristianas de Hübner, entre los años 517 y 662 de nuestra era, y es de creer, que el sepulcro donde estaba, guardara las cenizas de algún presbítero o dignidad de la Iglesia, dada la importancia del signo que fue enterrado con él.”

    El Crismón de Baena podría ser tanto visigodo, como mozárabe. Pero sería difícil de probar, dado que el original hallado en Baena fue robado.

    El Crismón de Baena fue, tras su descubrimiento, donado por D. Francisco Valverde y Perales al Museo Arqueológico Nacional de Madrid, desapareciendo en julio de 1993, según confirmaba el Ministerio de Cultura a la Agencia Efe. El cronista de Baena, D. Juan Antonio Bailén, expresó sobre el mismo que: "Es una pieza de indudable valor histórico por su representatividad litúrgica y mística". El poder místico de este símbolo es la victoria. Como destaca Eusebio en su "Vida de Constantino", cuando en la batalla del Puente Milvio, apareció en el cielo el Sagrado Crismón, con las palabras "In Hoc Signo vinces".

    La desaparición del Crismón pasó desapercibida. Pese a desaparecer el Crismón original, conservamos el modelo que podemos ver en la ilustración que encabeza esta entrada.

    Sin que se anime a la renuncia de los símbolos que ostentan las formaciones patrióticas, sí que ofrecemos la posibilidad de que el Crismón, en su diseño baenense, sea el distintivo de la resistencia cristiana de Andalucía frente a la implantación de todo lo extraño y hostil que, desde las mismas instituciones ocupadas por cipayos, se promueve.

    Proponemos, por tanto, que este símbolo sea adoptado por los patriotas católicos de los Reynos del Andaluzía: como símbolo místico del movimiento político que aguardamos para rescate de España.

    Que en las banderas del movimiento patriótico y católico de Andalucía se ostente el Crismón. Que el Crismón sea nuestra señal. La señal de Cristo: Principio y Fin de todo. Próximamente descifraremos parte de lo que contiene este símbolo sagrado con el que nos identificamos, por encima de lo fragmentado.

    Guerreros de Cristo: ¡Desperta Ferro!
    Publicado por Maestro Gelimer en 18:22 2 comentarios

  13. #33
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    35
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Contra las tres culturas

    9 de enero, SAN EULOGIO de CÓRDOBA, Presbítero y mártir

    Por AMDG el Sábado, 9 Enero, 2010
    Víctima de la “tolerancia” mahometana, de la que tratamos aquí: Así se “convivía” en Alándalus.
    Y aquí tenéis una reseña biográfica:
    San Eulogio nació en Córdoba y se le considera el gran Doctor de la Iglesia mozárabe. Muy difícil era la situación de la comunidad cristiana española, sometida al Islam, pero siempre encontró consuelo y aliento en los escritos y en el ejemplo de San Eulogio. Su figura la conocemos bien por sus escritos y por la biografía que escribió su amigo Alvaro Paulo.
    Recibió educación cristiana en su familia, y luego fue confiado al piadoso y sabio abad Esperaindeo, que gobernaba el monasterio dé Santa Clara, cerca de Córdoba. «Si quieres que tu oración vuele hacia Dios, le dice su abad, ponle dos alas: el ayuno y la limosna». A los 25 años, Eulogio es ya un destacado sacerdote de la iglesia de San Zoilo.
    En el monasterio de Santa Clara tuvo un condiscípulo, Alvaro Paulo. Con él estrechó una amistad que duraría hasta la muerte. «Todas sus obras, escribe Alvaro, estaban llenas de luz. De su bondad, de su humildad y de su caridad podía dar testimonio el amor que todos le tenían. Su afán de cada día era acercarse más y más al cielo, y gemía sin cesar por el peso de la carga de su cuerpo».
    Intentó Eulogio peregrinar a Roma. Era un empeño muy difícil y lograron disuadirlo. Poco después emprende otro viaje. Quiere conocer el paradero de dos de sus hermanos dedicados al comercio por tierras del Rin. No puede conseguirlo, pues las guerras que había a ambos lados del Pirineo le cortan el paso. Estando en Zaragoza recibe noticias tranquilizadoras de sus hermanos. Entonces se dedica a otra tarea muy importante y providencial: recoger en Leyre, Siresa y otros monasterios de Navarra y Aragón preciosos manuscritos de la antigüedad, que se llevó como botín a Córdoba, y sirven para conservar y restaurar la cultura cristiana. Entre los documentos recogidos los había de Horacio, Virgilio y San Agustín.
    Una vez en Córdoba y convertido ya en jefe del grupo de sacerdotes de San Zoilo, por su santidad y su sabiduría, se dedica a rezar y a escribir, a instruir y alentar a los cristianos, acosados y perseguidos por el Islam, si no abandonaban el cristianismo. Su actividad era tan intensa como su entusiasmo e intrepidez. Es ahora cuando escribe sus obras principales: el Memorial de los Mártires, para ejemplo dé los más débiles, el Documento Martirial, para sostener el ánimo de dos vírgenes cristianas, Flora y María, encerradas en un calabozo, y el Apologético, para defender la fe cristiana. Tal había llegado a ser la fama de Eulogio, que en el año 858, al morir el arzobispo de Toledo, el clero y los fieles de la sede primada lo eligieron para sucederle, aunque no pudo llegar a su sede.
    Eulogio molestaba a los visires y al cadí por su incansable actividad y su proselitismo, y es también metido en la cárcel. Tenían además contra él que había acogido e instruido a la joven Lucrecia, cristiana acusada de apostasía, por ser hija de musulmán. Un juez amigo pide a Eulogio que disimule en el juicio para librarle de la muerte. Eulogio le contesta con palabras ardientes propias de un soldado de Cristo, e insta a sus jueces a que adoren a Jesucristo, único Dios verdadero.
    Estas palabras exacerban más al tribunal. El 11 de marzo del año 859, cuenta su biógrafo, fue decapitado. Lucrecia le seguía pocos días después. Los sagrados restos fueron sepultados en la iglesia de San Zoilo. En el año 883 fueron trasladados de Córdoba a Oviedo. Su urna se conserva todavía en la Cámara Santa de esta ciudad.
    Hoy en día es de buen tono multicultural decir que era un fanático y un exaltado y que los pacíficos musulmanes no tuvieron más remedio que ejecutarlo para no poner en peligro el paraíso andalusí en el que se puso en práctica la con¡vencia de las tres culturas, y bla, bla, bla.
    Más: SERIE IMPRESCINDIBLE: SOBRE EL GENOCIDIO MOZÁRABE










    Publicado en: España, Historia, Multiculturalismo | Etiquetas: Alandalus, efemérides, san eulogio, tres culturas

  14. #34
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    35
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Contra las tres culturas

    POR LA SANGRE DE LOS GODOS



    Por el apóstol Santiago,
    Por la sangre de los godos,
    Las batallas se ganaron,
    Contra terribles moros,


    Alárabes ismaelitas,
    Feroces y altaneros,
    Crueles invasores,
    Déspotas soberbios,


    Por la sangre de los godos,
    Afirmóse la patria,
    De tan romanas raíces,
    En nombre de Hispania,


    Por la sangre de los godos,
    Se levantó Don Pelayo,
    Y triunfó Don Jaime,
    Y triunfó San Fernando,


    Por la sangre de los godos,
    Nuestra tierra se libró,
    De las pestilentes jaimas,
    Y su agarena opresión,


    Quieren borrarnos la historia,
    Nuestra parte esencial,
    Nuestro patrio comienzo,
    Por el trono y el altar,


    Nuestra historia es clara,
    Lo saben los enemigos,
    Por eso babean,
    Con andalusíes delirios,


    ¡ Pues la sangre de los godos,
    Jamás será borrada,
    Y con el nervio celtíbero,
    Resurgirá por España !

  15. #35
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    35
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Contra las tres culturas

    EL CRISMÓN DE LOS MOZÁRABES



    En lo alto del monte,
    El crismón victorioso,
    Traído por mozárabes,
    Brilla orgulloso,


    Vencedor de los infieles,
    Anagrama de Cristo,
    Unión de los hispanos,
    En sagrado destino,


    Crismón de los mozárabes,
    Crismón de los oprimidos,
    Libertad y victoria,
    Trae en sus signos,


    Seña romana,
    Griegas reminiscencias,
    Del norte al sur,
    Se extienden sus promesas,


    Crismón de los mozárabes,
    Heraldo de esperanza,
    Por Dios nunca te alejes,
    De las tierras de España.

  16. #36
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    35
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Contra las tres culturas

    LA CUEVA DEL GODO



    Guarecido en una cueva,
    Un godo se lamentó,
    Por la Hispania perdida,
    Sobre la que se enseñoreó,


    "Hasta gente de mi raza,
    Al sarraceno se ha entregado",
    Dijo compungido el godo,
    Con sentimiento cristiano,


    Refugiado en las tierras,
    De indómitos astures,
    Un visigodo hispano,
    Por su patria sufre,


    "¡Maldita la invasión,
    De pérfidos musulmanes,
    Pobre de mi Hispania,
    Pobres de los mozárabes,


    Mas por la santa cruz,
    Mi espada es cimentada,
    Por mi sangre ante Dios juro,
    Que con valor será empuñada!"


    Así habló el godo,
    En la cueva, por la montaña,
    Gritando a pleno pulmón,
    Por la futura España.

  17. #37
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    35
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Contra las tres culturas

    LAS NAVAS DE TOLOSA




    Castellanos, navarros y aragoneses,
    y catalanes y portugueses,
    por la libertad de España,
    francos y anglos en Cruzada,


    Para el mozárabe júbilo y justicia,
    guerra necesaria y decisiva,
    católica fe a machamartillo,
    hazaña de empuje altivo,


    Laus Deo! Ocasión gloriosa,
    batalla de las Navas de Tolosa,
    banderas triunfantes para abrir,
    el valle del Guadalquivir,


    Abatido Miramamolín,
    la media luna ve su fin,
    abajo los terribles almohades,
    y sus muslímicas barbaridades,


    Preludio de San Fernando,
    la Reconquista consolidando,
    con nobleza y valentía,
    el nacimiento de Andalucía,


    ¡España siempre cristiana,
    nunca más será musulmana,
    gloria a las Navas de Tolosa,
    épica para nuestra historia!

  18. #38
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    35
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Contra las tres culturas

    ALMANZOR




    Por el ciego sol de España,
    aún abrasado por la morisma,
    cabalga el terrible Almanzor,
    con la tropa berberisca,


    Valido de un califa infame,
    es el palaciego jinete,
    cortando cabezas cristianas,
    va la sanguinaria hueste,


    Redobles de africanos tambores,
    resuenan pavoneándose,
    arrasando la península,
    de fuego saciándose,


    Aristocracia de sangre,
    de sangre derramada,
    asfixiante turbulencia,
    harto feroz campaña,


    Las campanas de Santiago,
    lloran de aflición,
    de Barcino a Gades,
    media luna de horror,


    Gritos de "Allahu akbar!"
    gritos de vértigo y miedo,
    pobres los buenos mozárabes,
    ellos siempre sufriendo,


    Cuánto botín y rapiña,
    cuánto alarde de fuerza,
    oh Al Mansur, desde Qurtuba,
    campeas tu obra horrenda,


    Pareciera un antecedente,
    del sheikh Abd-El-Krim,
    inconfundible la dura impronta,
    del guerrero amazigh,



    Canto de cisne del apogeo,
    de la Corduba invadida,
    Madinat al-Zahra contempla,
    la Hispania aún perdida.
    Última edición por Ordóñez; 20/03/2010 a las 01:28

  19. #39
    Avatar de mazadelizana
    mazadelizana está desconectado Mos maiorum
    Fecha de ingreso
    02 abr, 08
    Ubicación
    Condado de Ribagorza.
    Edad
    25
    Mensajes
    1,735
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Contra las tres culturas

    Tautalo, seguro que este vídeo te gusta:

    [YOUTUBE]http://www.youtube.com/watch?v=A9mc4qyt3AE[/YOUTUBE]

    "El vivir que es perdurable
    no se gana con estados
    mundanales,
    ni con vida deleitable
    en que moran los pecados
    infernales;
    mas los buenos religiosos
    gánanlo con oraciones
    y con lloros;
    los caballeros famosos,
    con trabajos y aflicciones
    contra moros".

    http://fidesibera.blogspot.com/

  20. #40
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    35
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Contra las tres culturas

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    ¿Queríamos arroz?


    La catedral sevillana une las tres culturas

    Por AMDG el Jueves, 29 Abril, 2010
    Ya empezamos:
    SANTIAGO BELAUSTEGUIGOITIA – Sevilla – 28/04/2010 La música del checo Antonín Dvorák, obras de tradición oral árabe y una composición hebrea se adueñaron ayer de la catedral de Sevilla. Las culturas de los mundos cristiano, musulmán y judío se abrazaron en un entorno con un fuerte componente simbólico. Y todo ocurrió gracias a un concierto. La Fundación Tres Culturas del Mediterráneo organizó el primer concierto en España del Coro Tres Culturas.
    El concierto reunió a un centenar y medio largo de intérpretes procedentes de Marruecos, España y Francia. Los 70 integrantes del coro se unieron a los 85 músicos de la Orquesta Joven de Andalucía en un marco lleno de belleza (“Fagamos una obra tal e tan grande que los que la vieren acabada nos tomen por locos”, proclamaron en la Edad Media las personas que decidieron construir la catedral).
    El programa del concierto incluyó Stabat Mater de Dvorák, opus 58 para solo, coro y orquesta; obras de tradición oral árabe (Ard Elejded, Marmar Zamani, Ye Werd Ele Fol’lew Yasmine), y una composición hebrea (Seli’hot songs).
    La dirección del coro y la orquesta de Stabat Mater estuvo a cargo del francés Michel Piquemal. El egipcio Nayer Nagui adaptó las obras de tradición árabe y dirigió el coro y la orquesta. Nagui es también compositor (una de sus obras fue elegida para la inauguración de la Biblioteca de Alejandría en 2003). El francés Laurent Couson es autor de la obra hebrea. Y también asumió la dirección.
    Las sesiones de trabajo del Coro Tres Culturas comenzaron el pasado 19 de abril en la localidad sevillana de Pilas. El primer fruto de estas sesiones pudo contemplarse ayer en la catedral. El segundo concierto se celebrará en Mogador (Marruecos) el próximo 1 de mayo.
    Y tenía que ser en una catedral. ¿Tendrán contenido religioso las canciones de los mahometanos y los circuncisos? ¿Cuando estén en Marruecos, cantarán en una mezquita un Kirie, o un Agnus Dei, o, mejor aún, un Credo?

Página 2 de 4 PrimerPrimer 1234 ÚltimoÚltimo

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Los marranos: ¿víctimas o victimarios de España?
    Por Erasmus en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 160
    Último mensaje: Hace 4 semanas, 05:00
  2. El alma de las Américas y el Hispanismo
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 11/05/2016, 06:11
  3. Ignacio de las casas, jesuita y morisco
    Por Rayan en el foro Biografías
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 13/07/2009, 21:11
  4. Los tribunales y el derecho a la vida
    Por ortodoxo en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 30/01/2009, 21:52
  5. La Hélade en la Piel de Toro
    Por Ordóñez en el foro Prehistoria y Protohistoria
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 16/09/2005, 17:16

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •