Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 16 de 16

Tema: La UE y EEUU negocian un tratado de libre comercio en secreto

  1. #1
    jasarhez está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    17 mar, 12
    Ubicación
    España
    Mensajes
    3,123
    Post Thanks / Like

    La UE y EEUU negocian un tratado de libre comercio en secreto

    La UE y EEUU negocian un tratado de libre comercio en secreto
    Con la firma de este tratado, la UE permitirá que primen los intereses de las grandes empresas sobre los derechos laborales de los europeos



    El Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión entre Estados Unidos y la Unión Europea, más conocido como TTIP por sus siglas en inglés, supone una integración con el mercado estadounidense que suprimirá las barreras económicas y legislativas a todos los intercambios comerciales entre los países de la UE y los EE.UU.

    Este acuerdo se está negociando en secreto entre gobiernos y multinacionales. Ni los documentos de negociación, ni las agendas de las reuniones entre los estados miembros y las transnacionales son de dominio público. Todo se está tejiendo en el más oscuro de los secretismos.

    En España, la adhesión al tratado se lleva fraguando desde junio de 2013, cuando PP y PSOE presentaron en el Congreso una petición expresa al Gobierno para "apoyar un rápido comienzo de las negociaciones de un acuerdo de libre comercio entre los Estados Unidos de América y la Unión Europea".

    Este tratado responde únicamente a los intereses económicos y de grandes multinacionales, que son quienes están dictando las negociaciones a nuestras fuerzas políticas. Por muchas razones, este tratado de libre comercio (TTIP) puede hacer que en Europa el empleo sea aún más precario y se reduzcan todavía más, si cabe, los derechos laborales, ya que el gran objetivo de este acuerdo es la liberalización de todos los sectores de servicios y la equiparación de las legislaciones laborales europeas a las yanquis..

    En enero de 2013 once países de la UE alcanzaron un acuerdo para poner en funcionamiento el impuesto sobre transaciones financieras (ITF), y ahora con el TTIP estos mismos paises aprueban eliminar las regulaciones existentes de los distintos gobiernos y permitir transacciones entre las bolsas mundiales.

    El TTIP favorece también a las patentes de las empresas farmacéuticas y la propiedad industrial. Esta política supone un mayor coste para los presupuestos públicos en sanidad, por el retraso en la incorporación de genéricos y mayor coste de los medicamentos para los pacientes. Recordemos que un medicamento genérico solamente puede comercializarse una vez que la patente y el Certificado Complementario de Protección (CCP) que protegen al producto original han expirado. En Europa existe todavía una Directiva del año 2005, que autorizaba la comercialización de medicamentos genéricos en un máximo de 5 ó 10 años a lo sumo. De prosperar el TTIP, habría de esperarse hasta los 20 años (que es lo que opera en EE.UU.), con el consiguiente incremento del gasto para la Administración Pública Sanitaria.

    Ahora bien, no será solo la sanidad, también nuestra alimentación empeorará. Puesto que disminuirá el control a productos con organismos genéticamente modificados (conocidos como transgénicos). Actualmente en Europa están supervisados, pero tras la firma de este tratado muchas normativas desaparecerán y estos productos quedarían peligrosamente sin control en las estanterías de nuestros supermercados e hipermercados.

    Así mismo, los europeos también nos veríamos perjudicados debido a que el tratado también pretende eliminar el principio de precaución que regula el uso de las sustancias químicas peligrosas. Como dato , decir que en la actualidad la Unión Europea bloquea más de 1200 sustancias que se utilizarían en cosméticos, mientras que Estados Unidos sólo bloquea poco más de diez.

    También,con la firma del TTIP, el 'fracking' u obtención de gas y petróleo mediante la fractura hidráulica, se vería con buenos ojos, puesto que las normas de la Union Europea tendrían menor valor que las norteamericanas, debido a la firma del tratado.

    Otro asunto puntiagudo es el referente a los sistemas judiciales. Estados Unidos pretende que las empresas puedan denunciar a los Estados si aprueban una ley que perjudique a la actividad empresarial que se hubiera aprobado anteriormente. De este modo, si una corporación obtuviera un margen de beneficios menor del esperado, ésta podría acudir a un tribunal paralelo, creado a tal efecto, en el que poder denunciar a cualquier gobierno de la UE. Los estados, en este modelo neoliberal que propone el tratado, no dispondrían de un trato recíproco en esas materias, dado que las corporaciones siempre estarían "por encima de las leyes nacionales".

    De aprobarse este capítulo, los europeos tendrían aún menor poder sobre lo que hacen las multinacionales en su territorio patrio. Y si se llegara a crear este organismo paralelo, hasta podrían pasar por encima de sus gobiernos. La apertura indiscriminada de la Unión Europea al mercado estadounidense no supondrá un crecimiento económico, ni tampoco frenará el crecimiento de la pobreza, sino que la aumentará.

    Con este tratado cada día estaremos más lejos del desarrollo económico y una más justa redistribución de la riqueza.



    ______
    P.D.: Y por otra parte, para que vean ustedes que este tratado solo beneficiará a las grandes transnacionales, hagan únicamente el ejercicio de pensar si, una vez en vigor este tratado, se podrá comprar gasolina al mismo precio que en los EEUU.... Se admiten apuestas.
    Última edición por jasarhez; 12/08/2014 a las 09:24

  2. #2
    jasarhez está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    17 mar, 12
    Ubicación
    España
    Mensajes
    3,123
    Post Thanks / Like

    Re: La UE y EEUU negocian un tratado de libre comercio en secreto


  3. #3
    jasarhez está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    17 mar, 12
    Ubicación
    España
    Mensajes
    3,123
    Post Thanks / Like

    Re: La UE y EEUU negocian un tratado de libre comercio en secreto

    50 PREGUNTAS
    Y RESPUESTAS SOBRE EL TRATADO DE LIBRE COMERCIO





    1. ¿Qué es un tratado de libre comercio?

    Un tratado de libre comercio es un acuerdo que se firma entre dos o más países y que tiene como objetivo ampliar el mercado de bienes y servicios entre los países firmantes. Para ello se busca la reducción o eliminación de las barreras arancelarias y no arancelarias que existen en un determinado momento entre espacios económicos. Es decir, busca la reducción o eliminación de los impuestos a la importación y de la regulación relativa a la comercialización internacional de bienes y servicios. Cuando el acuerdo se firma entre dos países es conocido como acuerdo bilateral mientras que cuando se firma entre más de dos países se denomina acuerdo multilateral. En el mundo hay más de 3.000 acuerdos internacionales de inversión, la mayoría de ellos bilaterales.


    2. ¿Cuándo se ha empezado a negociar el tratado entre EEUU y la UE?

    El 28 de noviembre de 2011 durante encuentro entre líderes europeos y estadounidenses se creó el Grupo de Trabajo de Alto Nivel sobre Empleo y Crecimiento (HLWG, por sus siglas en inglés). Este grupo tenía como objetivo estudiar las políticas necesarias para incrementar el comercio y la inversión entre EEUU y la UE, haciendo recomendaciones a los diferentes gobiernos. En junio de 2013 la Unión Europea y los Estados Unidos anunciaron el inicio de negociaciones para llegar efectivamente a un Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversión (TTIP, por sus siglas en inglés), también conocido simplemente como Tratado de Libre Comercio (TLC). Las conversaciones comenzaron finalmente durante el mes de julio de 2013, y se prevé que se pueda aprobar finalmente durante 2014.


    3. ¿Por qué no me he enterado antes?

    Aunque la Comisión Europea ha insistido en que la negociación es transparente, lo cierto es que el proceso de negociación es prácticamente secreto. No se conocen detalles concretos de las negociaciones y sólo algunos documentos filtrados desde las propias instancias europeas han permitido ir desgranando los pilares del futuro acuerdo. El negociador principal de la parte europea reconoció en una carta pública que todos los documentos relacionados con las negociaciones estarían cerrados al público durante al menos treinta años. Concretamente aseguró que esta negociación sería una excepción a la Regla 1049/2001 que establece que todos los documentos de las instituciones europeas han de ser públicos. Asimismo, el comisario De Gucht aseguró en el Parlamento Europeo que la negociación del TLC debía tener grado de confidencialidad y negó la función de negociación al Parlamento. Lo que supone un ataque más a la ya escasa democracia en el seno de la Unión Europea.


    4. ¿Entonces qué principio guía la redacción del documento?

    Son los intereses económicos de las multinacionales los que están dictando las negociaciones. De hecho, la Comisión Europea se embarcó en más de 100 encuentros cerrados con lobistas y multinacionales para negociar los contenidos del tratado. La Comisión Europea tuvo que reconocer esos encuentros a posteriori, y más del 90% de los participantes resultaron ser grandes empresas.



    5. ¿Quién apoya este TLC en España?

    Dado que no hay debate público, es muy difícil conocer la opinión de los españoles o de las organizaciones civiles. Sin embargo, la mayoría de los partidos del Congreso de los Diputados sí se han posicionado ya. El acuerdo firmado en junio de 2013 entre el Partido Popular y el Partido Socialista en el Congreso recogía una petición expresa al Gobierno para «apoyar un rápido comienzo de las negociaciones de un acuerdo de libre comercio entre los Estados Unidos de América y la Unión Europea ambicioso y naturalmente beneficioso».


    6. Al menos podremos votar si estamos de acuerdo…

    No, dado que la aprobación final del TLC corresponde al Parlamento Europeo. Sólo en caso de que las autoridades nacionales quisieran consultar a sus ciudadanos podríamos participar de forma directa en la decisión. Sin embargo, el 6 de mayo de 2014 el Congreso de los Diputados rechazó la convocatoria de un referéndum sobre el TLC, con los votos en contra de PP, PSOE, CIU, PNV y UPyD.


    7. ¿Son muy altas las barreras arancelarias entre EEUU y la UE?

    No. La propia Comisión Europea ha reconocido que «las relaciones económicas entre los Estados Unidos y la Unión Europea pueden ser consideradas entre las más abiertas del mundo». Asimismo, la Organización Mundial del Comercio ha estimado que las tarifas promedio rondan el 3,5% en Estados Unidos y el 5,2% en la Unión Europea. Estamos hablando de niveles extraordinariamente reducidos.


    8. ¿Entonces qué se busca con el TLC?

    La Comisión Europea considera que «las medidas regulatorias constituyen el mayor obstáculo para incrementar el comercio y la inversión entre Estados Unidos y la Unión Europea». Así, el propósito no es la reducción de los ya bajos niveles arancelarios sino la modificación de la regulación existente en las relaciones comerciales entre ambos espacios económicos, favoreciendo únicamente a las grandes empresas transnacionales que son las únicas interesadas.


    9. ¿De qué tipo de regulación estamos hablando?

    Se trata de la regulación relacionada con el control sanitario de determinados productos, con los estándares medioambientales, con los convenios laborales y legislación laboral, con la propiedad intelectual e incluso con la privatización de servicios públicos. Se argumenta que estas normas suponen costes adicionales para las empresas, todo lo cual sería una pérdida de potencial económico para las distintas economías. Por estas razones se pretende firmar este acuerdo...



    10. ¿Y cómo afectaría un TLC al crecimiento económico y el empleo?

    Según informes económicos favorables al acuerdo, el TLC crearía en EEUU y UE hasta dos millones de nuevos puestos de trabajo y estimularía el crecimiento económico incluso un 1% anual. Sin embargo, el propio informe de la Comisión Europea apunta a un posible crecimiento económico del 0,1% anual en uno de las mejores escenarios posibles. Por otro lado, la Comisión Europea también señala entre los beneficios de este Tratado la bajada de precios.


    11. Menos es nada. ¿Son creíbles esas predicciones?

    En absoluto, dado que se han extraído de modelos econométricos que dependen de unas hipótesis poco realistas. Siempre es posible torturar los modelos estadísticos y los propios indicadores para que nos digan lo que queremos. Es mucho más riguroso basarse en la experiencia pasada de tratados similares que en esbozar milagros sobre el papel.


    12. ¿Hay experiencias pasadas que sean equiparables?

    , por ejemplo el conocido como Acuerdo de Libre Comercio de Norte América (NAFTA, por sus siglas en inglés). Cuando se firmó por Canadá, Estados Unidos y México en 1993 se anunció que crearía un total de 20 millones de empleos. Pasado el tiempo la propia Cámara de Comercio de EEUU ha reconocido que tal promesa no se materializó. De hecho, las estimaciones independientes más razonables apuntan a que finalmente hubo una pérdida neta de empleos cercana al millón de personas debido a las deslocalizaciones.


    13. ¿Es posible que el TLC destruya puestos de trabajo?

    Por supuesto, y de hecho incluso la Comisión Europea asume que va a ocurrir. Lo que sucede es que la Comisión considera que será un efecto parcial circunscrito a algunos sectores económicos y zonas geográficas y que será compensado por efectos positivos en otros sectores económicos y regiones. También algunos pensadores liberales sostienen que los efectos perjudiciales sobre el empleo serán compensados por el desplazamiento productivo hacia líneas de actividad más eficientes.


    14. Entonces… ¿aumentar la oferta de bienes y servicios va a crear empleo en España?

    No. Nuestro problema no es la oferta sino la demanda. Si nuestros ingresos y rentas disponibles son menores, lógicamente compramos menos. Es decir, cada vez somos más pobres y no se incrementan las ventas. Por lo tanto, lo que se va a producir es un trasvase de ventas desde las empresas locales hacia las grandes empresas que son las pueden mantener estructuras de costes y precios reducidos a lo largo del tiempo hasta que hayan logrado eliminar a la competencia local.


    15. ¿Quiere decir eso que se destruirán empresas y sectores?

    Efectivamente. Cuando se amplían los mercados la competencia se incrementa y las empresas nacionales se ven obligadas a competir con las extranjeras. Y en esa pugna acaban victoriosas las empresas más competitivas. Todas las que no puedan competir y ofrecer precios más bajos tendrán que desaparecer junto con todos sus puestos de trabajo. De hecho, la Comisión Europea ha reconocido que la ventaja competitiva de algunas industrias estadounidenses generarán un notable impacto negativo en sus homólogas en la Unión Europea, pero asume que los gobiernos tendrán fondos suficientes para mitigar los costes que ello genere.




    16. ¿Cómo se verá afectada la agricultura europea?

    El modelo agrario europeo es muy diferente al estadounidense, tanto en su organización como sobre todo en su tamaño. En EEUU hay 2 millones de granjas, mientras que en la Unión Europea hay 13 millones. En promedio una granja estadounidense es 13 veces más grande que una europea, lo que permite a las empresas estadounidenses competir en mejores condiciones. Por eso los agricultores europeos están tan preocupados: la amenaza de una concentración de poder y riqueza en el sector es muy alta.


    17. ¿Mayor concentración?

    Sí, el efecto final de un proceso como el descrito es siempre un aumento de la concentración y centralización de las empresas. Dicho de otra forma: el pez grande se come al pez chico. El TLC implicará un duro golpe a la mayoría social del tejido empresarial europeo, que está constituido en su 99% por pequeñas y medianas empresas. Hasta ahora, los desarrollos normativos en los distintos países de la Unión Europea buscaban equilibrar las condiciones en el juego de la economía de mercado defendiendo a las pequeñas empresas para que tuvieran la oportunidad de competir en igualdad de condiciones con las grandes. Con el TLC este equilibrio se rompe para inclinarse la balanza a favor de las grandes corporaciones.


    18. ¿Y ello conducirá a una UE más homogénea?

    No, lo que es más probable es que se produzca una ampliación de la brecha centro-periferia que ya existe en la Unión Europea. La estructura productiva de los países de la periferia (Portugal, Grecia, España…) está mucho menos desarrollada y es mucho menos competitiva, de modo que una mayor competencia proveniente de las empresas estadounidenses será un golpe mortal a las frágiles industrias de la periferia europea. Además, no sólo se conducirá hacia una UE menos homogénea, sino que la brecha entre economías ricas y pobres, entre el norte y el sur, a escala mundial no haría más que aumentar. Dicho de otro modo, el norte se alía con el norte.


    19. ¿Supone eso el fin de las posibilidades de reindustrialización española?

    , porque se establece una camisa de fuerza que limita enormemente la capacidad de desarrollar una industria propia y competitiva para los gobiernos de las economías menos desarrolladas. Al fin y al cabo, los países que primero se industrializaron lo hicieron a través de medidas totalmente contrarias a las apuntadas por los tratados de libre comercio.


    20. ¿Es eso cierto? ¿Es posible el desarrollo sin libre comercio?

    Por supuesto. Como afirma el trabajo del reputado economista Ha-Joon Chang, «los consejos dados a los países en desarrollo durante las dos últimas décadas no sólo han sido básicamente erróneos sino que también ignoran la experiencia histórica de los propios países industrializados cuando se esforzaban por alcanzar el desarrollo». Concretamente, los países que primero se desarrollaron lo lograron a través de políticas de protección a la industria naciente y subsidios a la exportación, hoy prácticas consideradas muy negativas por los organismos internacionales.


    21. ¿Significa eso estar en contra del comercio?

    En absoluto. El comercio es muy positivo para las relaciones económicas y sociales, pero debe enmarcarse en un conjunto de reglas que impidan la concentración de poder y riqueza o la vulneración de los derechos humanos. El propio Adam Smith, a menudo símbolo del capitalismo industrial, fue partidario de establecer topes al libre comercio al percibir que un mercado desenfrenado y carente de la acción del Estado podía atacar la esencia humana.


    22. ¿Entonces por qué se nos recomienda medidas erróneas?

    El economista alemán Friedrich List lo resumió con una metáfora. Según él, «un ardid muy común e inteligente que practica quien ha alcanzado la cumbre de la grandeza es retirar la escalera por la que ha trepado para impedir a otros trepar tras él». Ello quiere decir que los países más desarrollados, que tienen industrias de alto valor añadido muy competitivas recomiendan al resto la apertura de fronteras comerciales porque saben que la victoria de sus empresas está asegurada. El propio List ya apoyó la idea según la cual «en presencia de países más desarrollados, los países [económicamente] atrasados no pueden desarrollar nuevas industrias sin contar con la intervención estatal, especialmente con protección arancelaria». Dicho de otra forma, en ese terreno de juego será imposible para España encontrar otro modelo productivo sostenible y equilibrado.


    23. ¿Y qué pasará durante la lucha competitiva entre las empresas?.

    Cuando varios países abren sus fronteras para crear un mercado común de bienes y servicios se da un fenómeno de competencia hacia la baja o carrera hacia el fondo en el que se desploman los estándares laborales, medioambientales y sanitarios. Eso es lo que supondrá la aprobación del TLC. Aunque la retórica oficial de la Comisión Europea habla de «armonización de la regulación», se trata en realidad de un proceso en el que la igualación viene dada a la baja. Así, se habla de un proceso de mínimo denominador común en el que el resultado de la armonización será la igualación al nivel de la regulación más laxa (es decir, la de los EE.UU).


    24. Entonces, ¿pueden verse afectados los derechos laborales?

    Sí, naturalmente sin remedio. EEUU se ha negado a ratificar convenios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), incluyendo aquellos que se refieren a la libertad de asociación y a las prácticas sindicales. La legislación laboral yanqui -irónicamente llamada derecho al trabajo- es en realidad una legislación contra la negociación colectiva y el sindicalismo, y ha modelado en EEUU un sistema de competencia a la baja en materia laboral entre los Estados. Todos pugnan por atraer inversiones internacionales y nacionales por la vía de reducir aún más las condiciones laborales. Una igualación de la regulación hacia el sistema estadounidense es compatible con la cruzada que la Comisión Europea ha iniciado contra los salarios y el peso salarial en la renta. El TLC podría servir de catalizador del acercamiento de las normas laborales europeas a los estándares estadounidenses. Una generalización de la carrera hacia el fondo.




    25. ¿Y a qué tipo de trabajo conducen estas normas?

    En un escenario de incremento de la competencia el trabajo se va precarizando cada vez más y más... Jamás podríamos haber tenido en la España de Franco el trabajo fijo que tuvieron nuestros padres, en unas condiciones como éstas que propone este tratado que se está gestando en secreto. Esa amenaza, junto con la del desempleo, presiona a la baja todos los estándares. Incluido el del salario, cuestión que ya teorizaron los economistas clásicos (Marx, Ricardo, Smith) al hablar de una tendencia hacia el salario de subsistencia, esto es, hacia un nivel verdaderamente ínfimo.


    26. ¿Significa eso que habrá nuevas reformas laborales?

    Efectivamente. Una vez aprobado el TLC todos los Gobiernos tendrán que adaptar sus normativas nacionales a los nuevos acuerdos internacionales, lo cual implicará una nueva ola de reformas laborales, financieras, fiscales, etc. que sirva a esa armonización regulatoria propuesta en el tratado. En definitiva se trata de una nueva vuelta de tuerca (esta vez ya hasta el estrangulamiento).


    27. ¿Van a pagar las empresas menos impuestos?

    Las grandes empresas ya tienen mecanismos para eludir el mayor pago de impuestos posibles y los aranceles se repercuten al consumidor final de los bienes o servicios.


    28. ¿El tratado también regulará el sector sanitario?

    . Los negociadores de Estados Unidos ya han señalado particularmente a la regulación sobre sanidad y productos fitosanitarios como principales objetivos a armonizar. Y es que la regulación de la Unión Europea en esta materia está mucho más desarrollada y es más rígida que la de Estados Unidos, razón por la cual una armonización a la baja sería especialmente lesiva para los europeos.


    29. ¿Eso quiere decir que estará en riesgo mi salud?

    Muy probablemente. La Unión Europea utiliza actualmente un principio de precaución que impide que determinados productos puedan comercializarse a pesar de que no haya suficiente investigación científica que revele su peligrosidad. El sistema funciona porque son las empresas las que tienen que demostrar que sus productos no representan un problema para la salud del consumidor. Y ese proceso es largo, lo que los empresarios estadounidenses consideran que es un coste que hay que evitar.


    30. ¿Y si finalmente se produce esa armonización?

    Pues entre otras cosas los supermercados europeos se inundarán de productos que son habituales en Estados Unidos y que sin embargo a día de hoy están prohibidos en la Unión Europea por motivos sanitarios, como es el caso de los transgénicos. El 70% de la comida vendida en Estados Unidos contiene ingredientes modificados genéticamente, algo impensable actualmente en la Unión Europea.


    31. ¿Y por qué a día de hoy están prohibidos tantos productos?

    En las décadas de los ochenta y noventa la Unión Europea introdujo restricciones a la importación de muchos productos estadounidenses por motivos de salud. Por ejemplo, las granjas estadounidenses suelen incrementar su productividad a través de la implantación a los animales de hormonas que les hacen engordar y crecer más rápido. Dichas hormonas, aplicadas sobre las reses o los pollos, están bajo sospecha tras vincularse con la proliferación del cáncer en humanos. Por eso la Unión Europea ha bloqueado sistemáticamente tantas importaciones, a pesar de las duras críticas de la industria estadounidense. Estas restricciones también serán eliminadas para beneficio único de las corporaciones norteamericanas.


    32. ¿También el medio ambiente se verá afectado?

    Sí, y en un alarde de hipocresía y economicismo, la Comisión Europea espera que «las ganancias asociadas con el incremento del comercio sean en principio suficientemente grandes como para pagar los costes necesarios para la disminución de la polución». Pero cabe advertir que la lógica monetarista y de mercado sean ineficaces para dar solución a los problemas ecosistémicos, ya que éstos se rigen bajo otros principios.


    33. Y la armonización de la regulación medioambiental, ¿cómo afectará?

    De la misma forma que ocurría en el aspecto sanitario, con una armonización a la baja y la ruptura del principio regulatorio de precaución que actualmente usa la Unión Europea. Por ejemplo, hoy en día la Unión Europea bloquea más de 1.200 sustancias que se utilizarían en cosméticos, mientras que Estados Unidos sólo bloquea poco más de diez. Además, la armonización de la regulación sobre prácticas que dañan al medio ambiente podría abrir la puerta al fracking en Europa.


    34. ¿Qué es el fracking?

    Esta práctica permite extraer gas o petróleo del subsuelo pero dejándolo prácticamente inutilizable y plagado de sustancias tóxicas, alergénicas y cancerígenas. Además, es un proceso vinculado a la generación de terremotos de diferente magnitud. De ahí que esta práctica esté siendo frenada legislativamente en la Unión Europea, algo criticado duramente por las grandes empresas y por sus partidarios. Y es que las grandes empresas estadounidenses de exportación de gas y petróleo están buscando formas de superar la normativa europea respecto a la fracturación hidráulica (fracking) para poder incrementar sus beneficios. El primer ministro del Reino Unido, sin ir más lejos, denunció que la legislación europea permitía que «nuestros competidores vayan por delante de nosotros en la explotación de estos recursos».


    35. ¿Qué ocurrirá con la propiedad intelectual?

    El Tratado incluirá disposiciones para promover los llamados derechos digitales, es decir, supuestamente para proteger a las empresas de la piratería digital. Pero en realidad esto puede suponer la restricción del acceso al conocimiento y la puesta de obstáculos a la innovación.


    36. Eso me suena… ¿no se debatió ya en el Parlamento Europeo?

    Efectivamente, el TLC busca recuperar el espíritu del Acuerdo Comercial Antifalsificación (ACTA, por sus siglas en inglés). Aquel acuerdo fue debatido y felizmente rechazado en el Parlamento Europeo en el año 2012, pero las grandes empresas y sus lobbies no se han rendido y buscan ahora incluir los aspectos fundamentales dentro del TLC.



    37. ¿Y cómo afectará a los europeos esa inclusión?

    Hay que recordar que en Estados Unidos, como ya nos ha recordado Kontra en innumerables artículos, las grandes empresas pueden acceder sin límites a toda la información privada de sus clientes. Así, empresas como Facebook, Google o Microsoft tienen capacidad de utilizar esa información como deseen. Sin embargo, en la Unión Europea hay límites que protegen ese espacio personal. ACTA y ahora el TLC buscan romper esa regulación europea para armonizarla con la falta de límites de Estados Unidos. Y ello incluye la posibilidad de que los proveedores de internet puedan dar toda la información -incluido el historial de navegación- a los gobiernos y grandes empresas. En definitiva, con la excusa de querer proteger los derechos de propiedad intelectual de las grandes empresas se vulneran claramente los derechos individuales de las personas.


    38. ¿Y eso afecta también a las medicinas?

    Efectivamente, pues el TLC busca reforzar los derechos de propiedad intelectual. Y ello incluye el fortalecimiento de las patentes de las empresas farmacéuticas. Esta política supone un mayor coste para los presupuestos públicos en sanidad, retraso en la incorporación de genéricos y mayor coste de los medicamentos para los hogares. Hay que recordar que cuando un medicamento con patente compite con un medicamento genérico se produce una disminución del precio de los medicamentos en cuestión, todo lo cual beneficia no sólo a los hogares sino también a la administración pública.


    39. ¿Y a los servicios públicos?

    El Tratado alcanza a todos los sectores de la economía, incluido el sector público. Muchos de los sectores públicos en Europa son fundamentalmente privados en Estados Unidos, y existe la amenaza real de que las grandes empresas estadounidenses vean Europa como un gran mercado para su expansión. Al coincidir esto con las políticas de austeridad promovidas por la Comisión Europea, hay un riesgo más que evidente de que el deterioro de la calidad de los servicios públicos sea la excusa de una futura ola de privatizaciones en numerosos sectores públicos. Ello apunta a una reducción del Estado y su capacidad de intervenir en la economía.


    40. Este tratado de libre comercio atenta directamente contra las personas y los Estados

    Sí. Este tratado de libre comercio atenta directamente contra el poder de los Estados firmantes al conceder una mayor protección legal a las grandes empresas que a las personas o a los Estados.


    41. ¿Quiere decir que las grandes empresas se sitúan por encima de los Estados?

    Desgraciadamente así es, dado que el TLC incluirá una cláusula de protección de los inversores extranjeros (conocida como Investor-State dispute settlement, ISDS) que permitirá a las multinacionales demandar a los Estados cuyos gobiernos aprueben leyes que afecten a sus beneficios económicos presentes o futuros. Sencillamente, es de locos...


    42. ¿Entonces el TLC estará por encima de las legislaciones de cada país?

    Sí, será como una gran 'superconstitución'. Y los tribunales internacionales de arbitraje, que no están constituidos por jueces independientes, tendrán un nivel judicial más alto que los tribunales nacionales. Así, un Estado puede ser condenado por un tribunal internacional por haber vulnerado los posibles beneficios de una multinacional. Pero además las grandes empresas pueden obviar los tribunales locales y directamente demandar a los Estados a través de tribunales internacionales, algo que a ningún conciudadano se le permite hacer.


    43. ¡Eso no ocurre ni en la ciencia ficción!

    Ojalá sólo fuera parte de una novela futurista. Pero la realidad es que estas cláusulas y los tribunales internacionales de arbitraje ya existen en el mundo desde hace mucho tiempo, pues han llegado de la mano de muchos otros tratados de libre comercio. Lo que sucede es que esta vez llegan a la Unión Europea. Y aquí no los queremos...


    44. ¿Y ya hay empresas que hayan demandado ya a los Estados?

    Sí, por ejemplo la multinacional estadounidense Phillip-Morris ha demandado a Uruguay por 2.000 millones de dólares. Otra multinacional como Vattenfall ha demandado a Alemania por 3.700 millones de dólares por haber apagado sus centrales nucleares. Otra como Lone Pina ha demandado a Canadá por 250 millones de dólares canadienses por la moratoria de fracking que aprobó el Gobierno de Quebec.


    45. ¿Se han dado sentencias condenatorias contra los Estados?

    Hay muchos ejemplos. Ecuador fue sentenciado a pagar 2.300 millones de dólares a la petrolera Occidental Petroleum por abandonar la construcción de un pozo de petróleo en el Amazonas. E incluso Libia tuvo que pagar 900 millones de dólares de ”beneficios perdidos” por un proyecto turístico en el que sólo se habían invertido 5 millones de dólares.


    46. ¿Cuál es la base de esas denuncias que ganaron las multinacionales?

    Fundamentalmente argumentan que las decisiones de los gobiernos les han quitado la expectativa de beneficios futuros. Es decir, se trata de un concepto que se extiende hasta las supuestas ganancias perdidas a causa de determinadas políticas.


    47. Eso quiere decir que los gobiernos están en indefensión…

    Claro, porque el comportamiento de los Gobiernos cambia en la medida que existe una amenaza permanente de demandas multimillonarias por parte de las multinacionales. Por ejemplo, el ministro de Salud de Nueva Zelanda anunció el retraso de la aprobación de un pack sanitario hasta que se conociese la sentencia de Phillip Morris contra Australia.


    48. Si un gobierno cambia y quiere aplicar otra política, ¿qué ocurre?

    Pues que es carne de cañón para todas las multinacionales que crean que ese cambio afecta a sus beneficios presentes y futuros. El caso paradigmático es Argentina, que tras la crisis de 2001 cambió radicalemente de política económica para intentar proteger a sus ciudadanos y desde entonces ha recibido más de 40 denuncias por parte de multinacionales…


    49. Bueno, los Estados siempre pueden ganar en un juicio.

    Difícilmente en muchos casos. Hay que pensar que las multinacionales cuentan además con gabinetes de abogados especializados en la materia que generalmente están mucho más preparados que los abogados de los propios Estados. Pocos Estados se pueden permitir pagar la alta remuneración que reciben los abogados de las grandes multinacionales, y mucho menos mantener un equipo entero especializado en el tema.


    50. ¿Podríamos decir que es un negocio económico en crecimiento?

    Sí, a finales de 2013 había un mínimo de 268 demandas pendientes contra 98 países (UNCTAD). En los noventa sólo había una docena. Se trata de un nuevo negocio en sí mismo, lo que ha hecho que muchas empresas de abogados se hayan especializado y estén dispuestas a litigar por cualquier evento que crean puede servir para sacarle dinero a los Estados, desviándose como consecuencia grandes cantidades de recursos y fondos públicos hacia las grandes empresas, en lugar de dedicarse a los servicios públicos fundamentales que garanticen la vida digna de las personas.

    Última edición por jasarhez; 12/08/2014 a las 11:28

  4. #4
    jasarhez está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    17 mar, 12
    Ubicación
    España
    Mensajes
    3,123
    Post Thanks / Like

    Re: La UE y EEUU negocian un tratado de libre comercio en secreto



    Merkel: firme respaldo al TLC entre la UE y EE.UU.
    Merkel: firme respaldo al TLC entre la UE y EE.UU. | Economía | DW.DE | 03.05.2014



    Angela Merkel abogó firmemente por la firma de un TLC entre la Unión Europea (UE) y los Estados Unidos, para “ratificar la solidez de las relaciones entre ambas partes” e instó a avanzar rápidamente en las negociaciones.

    "Creemos firmemente que para la UE, para Alemania y para EE.UU., el tratado de libre comercio (TLC) ofrece numerosas oportunidades. Será muy importante que avancemos rápidamente en las negociaciones", dijo Merkel en una conferencia en la Cámara de Comercio de Estados Unidos.

    La jefa del gobierno alemán expresó su esperanza de que el acuerdo, con el nombre oficial de Alianza Transatlántica de Comercio e Inversiones (TTIP, por su sigla en inglés) pueda ser ratificado en 2015.

    Durante su intervención, la canciller alemana reconoció que hay algo de "escepticismo" en algunos sectores en Europa con respecto al TLC, por lo que remarcó que hay que "recordar a los trabajadores y los votantes que el acuerdo no busca reducir los estándares, sino crear crecimiento y competitividad". En este sentido, apuntó que "uno de los objetivos del acuerdo es homogeneizar los sistemas de regulación [léase legislaciones] a ambos lados del Atlántico y no solo reducir las tarifas arancelarias, que ya están a niveles muy bajos". "El objetivo de estas negociaciones es crear la mayor zona de libre comercio del mundo, ya que supondría el 50 % de la actividad económica global".





    .
    Última edición por jasarhez; 12/08/2014 a las 12:10

  5. #5
    jasarhez está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    17 mar, 12
    Ubicación
    España
    Mensajes
    3,123
    Post Thanks / Like

    Re: La UE y EEUU negocian un tratado de libre comercio en secreto

    ¿Tratado de Libre Comercio e Inversiones entre la Unión Europea y Estados Unidos?

    ¿TTIP? ¿Has oído alguna vez estas siglas? ¿Tal vez si dijéramos ATCI? ¿o TAFTA? ¿O TLC UE-EEUU? ¿O resultará más comprensible si decimos Tratado de Libre Comercio e Inversiones entre la Unión Europea y Estados Unidos?

    Se llame como se llame y más allá de las siglas que quieran ponerle, la realidad es que la Unión Europea y Estados Unidos llevan desde junio de 2013 negociando en secreto y en alianza con las grandes corporaciones un Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones. Dado que las barreras arancelarias entre estas dos potencias económicas no son muy significativas, las negociaciones, bajo una enorme presión del gran capital, se están centrando en la privatización y en el desmantelamientol -todavía mayor si cabe- de la protección laboral, ambiental y social.

    El Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP) supondría una nueva vuelta de tuerca en el proceso de liberalizaciones y privatizaciones que ya está padeciendo la población europea con las políticas de ajuste estructural de la troika, y cuyas consecuencias se han traducido en recortes, despidos, pérdida de derechos y de calidad de los servicios, al ponerse la rentabilidad económica por encima de todo. Las consecuencias no pueden ser otras que el aumento del paro y de la precariedad de la población y de la carga para las clases con menos ingresos.

    El TTIP afectará a una gran multitud de ámbitos de nuestra vida: agricultura, servicios públicos, derechos laborales, energía, medicina, sanidad, regulación financiera, medioambiente, cultura, etc. A lo que se añade un capítulo de “protección de las inversiones” (o sea los derechos superiores de los inversores) que dificultará revertir en el futuro las políticas neoliberales que se pretenden apuntalar con este acuerdo. .

    Igual que los movimientos sociales en Hispanoamérica se unieron y conseguieron parar el Área de Libre Comercio de las Ámericas bajo el lema “NO AL ALCA”, también en Europa seremos capaces de frenar estas negociaciones entre la casta política de la UE y las élites económicas de los EEUU.

    Campaña contra el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones
    Última edición por jasarhez; 12/08/2014 a las 14:04

  6. #6
    jasarhez está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    17 mar, 12
    Ubicación
    España
    Mensajes
    3,123
    Post Thanks / Like

    Re: La UE y EEUU negocian un tratado de libre comercio en secreto

    Arranca sexta ronda de tratado comercial entre la UE y EEUU
    La Unión Europea (UE) y Estados Unidos abrieron la sexta ronda de negociaciones para un acuerdo de libre comercio e inversiones.

    Arranca sexta ronda de tratado comercial entre la UE y EEUU

    EFE.- La Unión Europea (UE) y Estados Unidos abrieron la sexta ronda de negociaciones para un acuerdo de libre comercio e inversiones, con la ambición de avanzar en áreas como regulación o tarifas y tras cerrarse una consulta pública sobre el instrumento de solución de controversias inversor-Estado.

    El equipo negociador europeo, dirigido por Ignacio García Bercero, y el estadounidense, encabezado por Dan Mullaney, iniciaron una nueva semana de trabajos en Bruselas centrada en el intercambio de bienes y servicios, reglamentación, mercados públicos, protección ambiental y de los trabajadores y energía y materias primas.

    El acuerdo pretende crear la mayor zona de libre comercio del mundo (supondría el 50 % de la actividad económica global) y sentar un referente mundial con la armonización de la regulación europea y la estadounidense.

    La UE y Estados Unidos iniciaron la negociación del tratado comercial y de inversiones (TTIP, en sus siglas en inglés) en julio de 2013 y, un año después, están inmersos en los trabajos técnicos en áreas como las tarifas, las inversiones o la contratación pública, un tema sobre el que aún no han intercambiado las primeras ofertas, según fuentes europeas.

    Destacaron que esperan que haya nuevas propuestas sobre la mesa en esta ronda de cara a elaborar un texto de consenso para septiembre próximo sobre estándares, conformidades técnicas y normas sanitarias y fitosanitarias.

    Otros asuntos que se abordarán serán los relativos a comercio y desarrollo sostenible, facilitación del comercio en aduanas o energía y las materias primas (para lo que la UE pide que haya un capítulo aparte).

    Fuentes comunitarias indicaron que las partes seguirán hablando de la posibilidad de integrar los servicios financieros en el acuerdo, lo que el bloque europeo defiende.

    Uno de los asuntos más polémicos para diferentes sectores es la posibilidad de que el pacto incluya un instrumento de solución de controversias inversor-Estado (ISDS, en sus siglas en inglés), que busca definir la protección de las inversiones.

    Precisamente, el domingo pasado concluyó el plazo abierto por la Comisión Europea para recabar opiniones de todas las partes interesadas sobre si dicho mecanismo puede lograr un "equilibrio adecuado" entre la protección de los inversores y del derecho y la capacidad de la UE de regular en favor del interés común.

    Hoy, la Oficina Medioambiental Europea (EBB, en sus siglas en inglés), la Alianza Europea de Salud Pública (EPHA) y la organización Transporte y Medioambiente (T&E) instaron en un comunicado a la Comisión -la institución que negocia este acuerdo en nombre de los veintiocho Estados comunitarios- a que excluya ese instrumento del tratado.

    Estas organizaciones, miembros del grupo asesor en el TTIP en representación de la sociedad civil, afirmaron que la consulta pública sobre el mecanismo de resolución de disputas inversor-Estado es una "oportunidad clave para que la Comisión proponga un proceso totalmente transparente y que no admita comentarios anónimos o secretos".

    Insistieron en que un ISDS permite a las empresas pasar por encima de la justicia de los países y poder demandar a gobiernos directamente a través de paneles de arbitraje especiales por medidas que, a su juicio, pueden poner en peligro leyes diseñadas para proteger los intereses públicos.

    "Mina el Estado de derecho, hace a los ciudadanos pagar por los riesgos corporativos y hace que los gobiernos no se atrevan a legislar por miedo a que (las empresas) les lleven a juicio", señalaron en un comunicado.

    Al respecto, la Asociación Europea de Consumidores (BEUC) señaló en otro comunicado que "un arbitraje secreto no forma parte en absoluto" de un acuerdo equilibrado entre los intereses públicos y privados.

    BEUC hizo hincapié en otro asunto que levanta polémica en la negociación, el de la regulación de los químicos en Estados Unidos.

    "Nos preocupa que tratamientos químicos como los que emplean clorina sean la solución fácil para limpiar la carne (...) La UE ha elegido un enfoque que es científicamente sólido", indicó y, por ello, pidió que Europa "no sacrifique sus estándares de salud pública y protección de los consumidores, a cambio de negociar ventajas en el TTIP".

    Según fuentes europeas, "de ninguna manera nuestra posición sugiere debilitar las normas en ese sector".

    Una vez que el tratado entre en vigor, las partes creen que aumentaría el producto interior bruto (PIB) de la UE en 120.000 millones de euros y el de Estados Unidos en 95.000 millones.
    Última edición por jasarhez; 12/08/2014 a las 15:37

  7. #7
    jasarhez está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    17 mar, 12
    Ubicación
    España
    Mensajes
    3,123
    Post Thanks / Like

    Re: La UE y EEUU negocian un tratado de libre comercio en secreto


    La definitiva claudicación de soberanía: El tratado de libre comercio USA-Europa
    La mayor y más trascendente legislación contra los ciudadanos europeos se va a hacer sin conocimento ni consentimiento de los afectados.



    Casi nadie sabe nada, salvo el espionaje realizado por EEUU a los líderes europeos, pinchado de teléfonos personales incluido, para tener información cara a la negociación. La población, en su mayoría, mientras, o no votará en las Europeas o votará a los partidos que les está haciendo la gran jugada a sus espaldas.

    PP, PSOE, CIU y UPyD votan en contra de realizar un referendum sobre el Tratado Libre Comercio EEUU-UE



    Las principales claves del acuerdo son:

    • Limitar la soberanía de los gobiernos elegidos democráticamente facilitando las demandas de las empresas contra la puesta en práctica de políticas que afecten a los intereses de las multinacionales.
    • Otorgar a las grandes empresas amplias facultades para impugnar nuevas leyes por los gobiernos, por lo que tras la puesta en marcha del tratado resulta muy difícil modificar la legislación nacional ordinaria y hará irreversible medidas como las privatizaciones de los servicios públicos..
    • Abrir a los mercados de sectores clave de los países europeos como la energía, las patentes, la sanidad pública, o la soberanía alimentaria.
    • Desregular los servicios financieros, con la eliminación de las restricciones en materia de transacciones financieras y de la comercialización de productos financieros derivados (uno de los desencadenantes de la crisis).
    • Establecer una regulación financiera que obligue a otros países a aceptar y cumplir los estándares marcados por los entramados bancarios que controlan la UE y Estados Unidos en una especie de nuevo colonialismo.
    • Desarrollar el llamando Mecanismo de Solución de Diferencias entre Inversor y Estado (ISDS), con normas para proteger la seguridad jurídica de los inversores que incluye disposiciones contra la expropiación de servicios de interés público o la libre circulación y transferencia de fondos.


    La experiencia de anteriores acuerdos internacionales de libre comercio señala que favorecen la liberalización del flujo de mercancías, pero no la libre circulación de trabajadores, limitan la capacidad de negociación de los sindicatos, reducen los salarios y elevan la desigualdad social.

    Estos tratados están dirigidos fundamentalmente a consolidar normas y legislaciones que amparan a los fondos de inversión y a las grandes empresas multinacionales.



    Las amenazas más importantes para la sanidad pública contiendas en el Tratado son:

    • Los gobiernos no podrán recuperar los servicios externalizados o privatizados, aunque sean un desastre y sus gastos exorbitantes (como los hospitales PFI de Madrid o de Vigo, que multiplican por siete su coste real).
    • Las empresas podrán garantizar y proteger sus inversiones con un arbitraje Inversionista - Estado, que otorga a las corporaciones el derecho de demandar a un gobierno que tome decisiones que dañen sus ganancias, al margen de los tribunales nacionales de justicia. Como consecuencia los gobiernos europeos que adopten medidas legislativas de reduzcan las expectativas de ganancias a una empresa se enfrentarán a reclamaciones por "expropiación" al asimilarlas a una incautación ilegal de la propiedad privada por el gobierno.
    • La concesión de indemnizaciones en primera instancia para el arbitraje de las inversiones de las empresas en los sistemas sanitarios públicos supondrá una seria amenaza para la capacidad de los gobiernos de intervenir en la defensa del interés público con políticas que protejan intereses sociales como:

    1. Fijar precios para los productos farmacéuticos y para la promoción de medicamentos genéricos que garanticen el acceso a los mismos a todos los sectores sociales.
    2. Control y evaluación de tecnologías que se vayan a incorporar al sistema sanitario público atendiendo a criterios de racionalidad y sostenibilidad
    3. Medidas de protección de la salud pública como el control del tabaco o de la seguridad y calidad de los alimentos

    https://www.unience.com/blogs-financ...cio_usa-europa
    Última edición por jasarhez; 12/08/2014 a las 16:27

  8. #8
    jasarhez está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    17 mar, 12
    Ubicación
    España
    Mensajes
    3,123
    Post Thanks / Like

    Re: La UE y EEUU negocian un tratado de libre comercio en secreto


    DOCUMENTO SECRETO FILTRADO:

    El plan secreto para dar entrada a EEUU en el negocio de los servicios públicos de Europa

    Europa y Estados Unidos negocian a espaldas de sus ciudadanos uno de los pactos que más influirán en la vida de los europeos en las próximas décadas. Se trata del Tratado Transatlántico de Libre Comercio e Inversiones, conocido por sus siglas en inglés TTIP, y que busca igualar la legislación en ambas zonas económicas para potenciar el comercio y la inversión.

    Este es uno de los documentos secretos que sirven de base a la negociación, y que supone la oferta de servicios que Europa estaría dispuesta a negociar con Washington. El documento ha llegado a través de Filtrala.org, una eficiente herramienta de filtraciones anónimas:

    El acuerdo está en el punto de mira de todas las organizaciones sociales, ya que sus efectos pueden suponer en la práctica una mayor liberalización para decenas de sectores públicos en la UE; que tiene una normativa en general más exigente que los EEUU, y abre la puerta a un mayor poder de las empresas privadas en la eurozona.

    El portavoz del comisariado de Comercio, Karel de Gucht, último responsable de la negociación del acuerdo, ha declinado hacer comentarios sobre este documento.





    El documento señala, una a una, todas las barreras de acceso al mercado que los estados miembros, o la UE en su conjunto, tienen actualmente en un sinfín de sectores, con el fin de negociar su total apertura. En una última columna (bajo el encabezado 'Limitations o National Agreement') se subraya también qué países favorecen la entrada a sus propios ciudadanos o empresas, una de las restricciones al mercado más importantes y que la UE lucha por limar.

    El documento es un destape en toda regla en el que los eurócratas exhiben todas las flaquezas de los países miembros para que los estadounidenses sepan a qué restricciones se van a enfrentar y negocien su eliminación.


    (pincha en la carpeta para descargarlo - inglés)
    EL DOCUMENTO REFLEJA UNA TRAICIÓN EN TODA REGLA DE NUESTRA CASTA POLÍTICA




    Consulta todos los documentos secretos sobre el TTIP que han sido filtrados


    Última edición por jasarhez; 12/08/2014 a las 17:21

  9. #9
    jasarhez está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    17 mar, 12
    Ubicación
    España
    Mensajes
    3,123
    Post Thanks / Like

    Re: La UE y EEUU negocian un tratado de libre comercio en secreto



    Tratado de libre comercio con EEUU y crisis en Ucrania levantan un nuevo muro en Europa
    Marco Antonio MorenoConsejo Científico de ATTAC España


    La crisis en Ucrania está levantando un nuevo muro en Europa y cada paso que da Alemania y Estados Unidos va en esta dirección. Y aunque resulte insólito,Alemania está haciendo retroceder a Europa varias décadas al aceptar a rajatabla el tratado de libre comercio que favorece principalmente a Estados Unidos. Si alguien ha pensado que el Tratado de Libre Comercio que se firmó este miércoles entre Europa y Estados Unidos es equitativo y permitirá reanimar el empleo europeo, comete un grave error. Más aún cuando la crisis de Ucrania, con el patrocinio de Angela Merkel, le ha otorgado grandes ventajas a las megacorporaciones de Estados Unidos que serán una gran amenaza para las empresas y el empleo de Europa.



    La crisis que se vive en Ucrania y que ha contado con el asesoramiento del ejército israelí, está levantando un muro que puede comenzar a dividir el planeta en esos tres grandes bloques planteados por George Orwell en su célebre novela 1984. El quiebre brutal y abisal que pretende Angela Merkel con Rusia nos establece el fin de un largo capítulo de cooperación entre la Europa de Merkel y la Rusia de Putin. Ángela Merkel, tal vez porque pronto comienza el verano europeo y la temperatura se hace más cálida, piensa que es el mejor momento para terminar con los tratados con Rusia sobre las exportaciones de Gas, como quien termina un noviazgo. Como ahora el novio de moda es Barack Obama, es a él a quien se le hacen todas las concesiones, incluyendo el perdón a ese escándalo que fue el espionaje masivo que Estados Unidos realizó a todo el mundo y especialmente a Alemania como denunció Edward Snowden, hoy asilado en Rusia.

    La crisis de Ucrania ha permitido introducir la cuña precisa (gracias a Angela Merkel), de dar la venganza a Estados Unidos por el caso Snowden, y además dar célebres ventajas a las megacorporaciones de ese país que son las que financian la vida política de los presidentes de EEUU. Todo esto en desmedro de las empresas europeas. Si alguien piensa que el desempleo en España o Grecia descenderá rápidamente gracias al tratado de libre comercio entre la UE y EEUU, está viviendo la mejor de las fantasías.




    Sobreprecio ideológico

    El tratado de libre comercio que se firmó este miércoles impondrá el gas de Estados Unidos por sobre el gas de Rusia. Y aunque esto tome años en llevarlo a la práctica por la vía de tuberías en las profundidades del Atlántico, en un principio será realizado por el transporte marítimo, aunque sea a un coste tres veces mayor al ofrecido por Rusia. El gas ruso ha fluído a bajo precio durante décadas por las tuberías que atraviesan Ucrania. Pero como en Europa sobra el dinero eso no importa… Al fin de cuentas serán los 300 millones de europeos los que pagarán ese sobreprecio por el gas debido a los caprichos de la dictadura de Ángela Merkel.



    Por otra parte, la tecnología extractiva del fracking, ha sido tema recurrente de las críticas de Europa hacia Estados Unidos dado que esta tecnología libera enormes cantidades de gas metano, que es diez veces más potente que el CO2 para el efecto invernadero, por lo que acelera los efectos en el cambio climático. Sin embargo, la ideología, la venganza y la ignorancia son más fuertes y olvidan todo esto. El tema Snowden, el espionaje masivo a los gobiernos y países, o el cambio a los cuidados del cambio climático han sido olvidado por los honores a la hegemonía del capitalismo financiero que impone Estados Unidos, a los cuales Angela Merkel les rinde pleitesía.



    En este artículo se comprueba como la NSA es capaz de guardar todas las conversaciones de un país “para escucharlas más tarde”, algo que en un principio enfureció a Alemania. Esto pone de relieve como las decisiones de la Unión Europea apelan a intereses cortoplacistas e ideológicos que en nada defienden la calidad de vida ni la salud a largo plazo de su gente. Esto es porque Angela Merkel está abocada a que su amiga Yulia Timoshenko (ver imagen) recobre el poder en Ucrania y con ello de vía libre a los planes de libre comercio que el miércoles firmó tan alegremente con el presidente Obama. Sabiendo que el gran ganador es Estados Unidos y las grandes corporaciones de ese país. Si alguien cree que esto generará empleo en Europa… habrá que preguntarle a Amancio Ortega en un par de años. Como suele ocurrir con todos los tratados de libre comercio, el pez grande se suele comer al pez chico. Y aquí el pez grande es Estados Unidos, que actúa como el bloque que es. Europa es aún un conjunto de peces pequeños que ni la Unión Fiscal y Monetaria que pretende Wolfgang Schauble para el 2020 pondrá a la par. Y hay que recordar que Wolfgang Schauble busca la “unión fiscal y monetaria de Europa” para licuar la deuda de la banca alemana.


    Espionaje masivo y austeridad

    Por otra parte resulta insólito el declarado “acuerdo de Ucrania con el FMI”. Este acuerdo nunca ha existido. Y el plan del FMi para Ucrania señalado esta semana es el mismo que el que hace dos años se le ofreció al presidente Yanokovitch, y que fue rechazado por el parlamento. Es insólito que la UE apoye y financie un golpe de Estado contra un presidente democráticamente elegido y crea que con eso baste para cambiar la institucionalidad. El plan que la troika dio a Ucrania no ha cambiado en nada al que fue rechazado por el parlamento ucraniano hace dos años. Es más: este “acuerdo” tiene la misma tónica que los “acuerdos” con España, Grecia, Irlanda y Portugal, que sólo han generado más deuda, desempleo y miseria, dado que apelan a los recortes presupuestarios y los planes de austeridad como recetas principales. Se podrá derrocar por la fuerza al gobernante, pero habría que haber terminado con el Parlamento ucraniano para cambiar la voluntad de los 44 millones de ucranianos. El presidente títere impuesto por Angela Merkel y Barack Obama en Ucrania no puede aún dar cuenta de una “realidad” favorable a los intereses de Estados Unidos y Alemania. Estos intereses distan bastante de ser los del resto de Europa.

    La crisis de Ucrania y el mundo occidental amenaza no sólo con acelerar los problemas del cambio climático, sino además con elevar el precio de los alimentos. El precio del trigo está sufriendo incrementarse del 10 por ciento a nivel global que pueden duplicarse y triplicarse con la crisis de Ucrania que está imponiendo el bloqueo del comercio entre ciertos países, aunque entre otros se hable de “libre comercio”. Esta imagen de Financial Times es elocuente sobre el derrotero que está viviendo el precio del trigo y los efectos de la gran sequía que afecta a algunos países.



    Está claro que la venganza de Estados Unidos por la denuncia del espionaje masivo denunciado por Edward Snowden la terminará pagando todo el mundo. Pero ¿hasta cuando el mundo aceptará la hegemonía dictatorial y monopólica de Estados Unidos… más aún cuando estas políticas afectan al crecimiento y el empleo en otros países?.

    Última edición por jasarhez; 12/08/2014 a las 21:45

  10. #10
    jasarhez está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    17 mar, 12
    Ubicación
    España
    Mensajes
    3,123
    Post Thanks / Like

    Re: La UE y EEUU negocian un tratado de libre comercio en secreto

    Las multinacionales escaparán al control político con el Tratado de Libre Comercio UE-EEUU
    Nuevos documentos muestran el creciente peso de los grupos de presión en las negociaciones, que gobiernos y empresas mantienen discretamente. "Tienen mucha prisa para negociar este tratado; saben que cuanto más se sepa sobre el TTIP, más rechazo va a provocar".



    Mientras los partidos mayoritarios se vuelcan en dar su mejor imagen de cara a las elecciones europeas, otras formaciones y ONGs intentan levantar las alfombras del poder para poner el foco en asuntos que pasan oportunamente desapercibidos para la opinión pública, pero que marcarán el devenir político, económico y social europeo durante los próximos años. Es el caso del Tratado de Libre Comercio que negocian la UE y EEUU, en un proceso en el que las multinacionales se niegan a quedar relegadas a un segundo plano.

    Varias voces alertan sobre los peligros de la Asociación Transat*lántica para el Comercio y la Inversión -TTIP, por sus siglas en inglés- que conservadores y socialistas intentan vender destacando los supuestos beneficios económicos que generará, y eludiendo cualquier mención a los riesgos que conllevará el mismo. Según un documento sobre el TTIP filtrado el pasado lunes, las propuestas actuales dentro del marco del tratado "concederían a gobiernos y empresas extranjeras una mayor oportunidad de influir en la opinión pública, tanto en la UE como en Estados Unidos".

    Esta es la denuncia de grupos como el Observatorio de las Corporaciones Europeas, Ecologistas en Acción y otras fuerzas políticas, que alertan del riesgo medioambiental, sanitario o para la seguridad de los consumidores que supondría rebajar los estándares que regulan la comercialización de bienes y servicios dentro de la UE, condición sine qua non para facilitar las relaciones comerciales.

    El mismo grupo afirma que son más de 30.000 las personas que ejercen como lobbistas en Bruselas, y el británico The Guardian aseguraba en un reciente artículo que influyen en un 75% de las normativas europeas.

    Para Tom Kucharz, de Ecologistas en Acción, el TTIP es "claramente una amenaza importante que podría afectar a muchos aspectos de nuestra vida diaria". "Si el 80% de los supuestos beneficios económicos del tratado dependen de la eliminación o armonización de los reglamentos y normas, nos veríamos afectados por recortes sin precedentes en los derechos sociales, laborales y ambientales, denuncia.

    Kucharz explica a Público que el documento filtrado -cuya procedencia dice no poder revelar- refleja los planes de la Comisión Europea de "cambiar fundamentalmente la forma en que se adoptarán en el futuro los reglamentos y directivas europeas para proteger a consumidores, trabajadores y el medio ambiente".

    De hecho, el ecologista defiende que los grupos de presión empresariales a ambos lados del Atlántico intentan "aprovechar al máximo la desregulación de las normas alimentarias y de seguridad de los productos". "Si lo logran, la futura toma de decisiones se hará aún más antidemocrática, escapando al escrutinio democrático y colaborando abiertamente con el lobby empresarial", vaticina.

    "Efectivamente, ha habido diferentes informaciones acerca de las presiones que las grandes empresas transnacionales, buena parte de ellas estadounidenses, estarían haciendo para que el resultado de las negociaciones les fuera lo más propicio posible", asegura a este medio Ricardo Sixto, diputado de Izquierda Unida. "Al final, esas empresas y sus grupos de presión consiguen que se desarrollen marcos legales que acaban beneficiando a esas compañías privadas, en detrimento y en perjuicio de los derechos de los ciudadanos", denuncia el parlamentario.

    Esto, por no hablar del protocolo ideado para "proteger" las inversiones. EEUU y la UE discuten la incorporación de un mecanismo que, en palabras de Kucharz, permitirá a las grandes compañías reclamar indemnizaciones ante tribunales de arbitraje a los estados, si consideran que sus beneficios económicos o sus expectativas de ganancias futuras se ven afectados por leyes o políticas en un país en el que han invertido. Es decir: "Si no ganan lo que quieren, pueden demandar en tribunales privados al Estado en el que han invertido", lamenta el ecologista, muy crítico con los "superderechos" que reciben estas organizaciones, "por encima de la soberanía de los Gobiernos y parlamentos", como ha ocurrido con países como México o Costa Rica tras la firma de este tipo de tratados con EEUU.

    Sixto también ve el mecanismo de solución de controversias como uno de los puntos más preocupantes en las negociaciones, ya que "permite a los inversores extranjeros eludir a los tribunales nacionales y presentar sus quejas directamente a los tribunales internacionales de arbitraje, a menudo compuestos por abogados de las mismas empresas. Se trata de un privilegio para las empresas más poderosas inconcebible e injustificable entre dos sujetos políticos con tribunales de justicia desarrollados y plenamente operativos", defiende. A su juicio, una mejor solución sería dejar que los tribunales y el derecho de cada Estado resuelvan las disputas con las empresas que operen en esos países. "Lo que no se puede hacer, en ningún caso, es debilitar el poder legislativo de los Estados miembro para favorecer los intereses y beneficios de esas multinacionales".



    "Es muy preocupante ver que los negociadores están concibiendo maneras de proceder que introducirían los intereses de grupos de presión empresariales en el seno de los procedimientos regulatorios en el futuro", denuncia Kenneth Haar, investigador del Observatorio Corporativo Europeo (CEO).

    "Como las negociaciones no van a hacer a las partes subir sus estándares, el resultado inevitable es que la UE baje los suyos. Productos químicos que hoy no se utilizan serán permitidos, como ocurrirá con productos alimentarios", lamenta Haar. "Un ejemplo: de momento la UE ha prohibido el uso de 1.300 sustancias en productos cosméticos, EEUU sólo 11", razona.

    El Observatorio Corporativo Europeo - ONG que estudia la actividad empresarial en el Viejo Continente- lleva años publicando informes críticos con las instituciones europeas, y la Alianza por la Transparencia de los Lobbies y su Regulación Ética (ALTER-EU) ha logrado el apoyo de 1.100 candidatos al Parlamento Europeo -100 de ellos españoles- para denunciar la excesiva presión de bancos y multinacionales en la política comunitaria, pero la Cámara ha hecho caso omiso a sus reivindicaciones.

    Las negociaciones sobre el Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y EEUU comenzaron en julio de 2013, cuando acababa de destaparse el escándalo de las escuchas de la NSA a ciudadanos y líderes europeos. Socialistas y Conservadores se opusieron a paralizar la firma de un acuerdo que supondrá la eliminación de barreras normativas y económicas para las relaciones comerciales entre Estados Unidos y el Viejo Continente, y que teóricamente representará un beneficio anual de hasta 110.000 millones de euros para las exhaustas arcas europeas (cerca de 545 euros por familia para nuestro país), y de 95.000 millones de euros para EEUU.

    Sin embargo, tras cuatro rondas de reuniones oficiales (la última en marzo) los negociantes no aportan argumentos que sustenten estas estimaciones, que en cualquier caso no comenzarán a notarse antes de 2016, fecha en la que se espera la implantación del tratado, que deberá ser aprobado por el Parlamento Europeo y que no será sometido a referéndum.

    La opacidad del proceso

    "El reconocimiento mutuo supondría la anulación efectiva del derecho a regular, fomentaría un 'dumping' desregulador", denuncia Sixto. "La negociación de los documentos, las contribuciones de las partes interesadas, agendas y actas de las reuniones con la industria, ninguno de ellos son públicos", asegura Kucharz, uniendo su voz a la de los políticos, activistas y ciudadanos que ya han denunciado la falta de transparencia en las negociaciones.

    Preguntado por el escaso interés que el poder político tiene en explicar el TTIP y la aparente ausencia de inquietudes al respecto por parte de los ciudadanos, Haar responde que cuando son informados sobre la esencia de las negociaciones "se quedan en estado de shock o se enfadan", insistiendo que les interesa, pero que "lleva tiempo transmitir el mensaje".

    "Tienen mucha prisa para negociar este tratado, porque saben que cuánto más se sepa sobre el TTIP, más rechazo va a provocar, y mayores costes políticos podría causar en algunos partidos y gobiernos", sostiene Kucharz. En esta línea, el investigador destaca la labor de la Izquierda Unitaria Europea y el grupo de Los Verdes en el Parlamento, pero recuerda que según los sondeos la Cámara seguirá en manos de los conservadores tras las elecciones. En palabras de su compañero Kucharz, "son capaces de canalizar el rechazo, pero no tendrían la mayoría política necesaria para impedir su ratificación, tanto en el PE como en el ámbito nacional", lamenta.

    Una petición de información rechazada por la mayoría parlamentaria

    El pasado 7 de mayo la aplastante mayoría del Congreso de los Diputados decidió rechazar una moción planteada por la Izquierda Plural, que pedía al Gobierno de Rajoy que se plantase ante Europa y paralizase las negociaciones del TTIP, algo que rechazaron la mayoría de los grupos de la cámara. De hecho, PP, PSOE, UPyD, y PNV también votaron contra la propuesta de convocar un referéndum para que los europeos decidiesen si quieren o no un tratado que a todas luces afectará a su día a día. En último término, el PP volvió a echar mano del rodillo de su mayoría absoluta para impedir la apertura de una comisión que en medio año pudiera explicar a los españoles cómo les afectará la firma del tratado, lo que parece reforzar la tesis de los grupos contrarios al acuerdo.
    "El PP tiene miedo a preguntar a los ciudadanos, que para él son meros consumidores", denuncia Ricardo Sixto. "Han colocado, sin ningún pudor, los intereses de las grandes empresas transnacionales por encima de los derechos sociales y laborales, sin importarles que para ello haya que laminar las normas democráticas que rigen el Estado de derecho", explica. "Para el PP el tratado resulta muy ventajoso tal y como se está negociando. Así lo dijo el diputado del grupo parlamentario popular que intervino en contra de la moción que presentó Izquierda Unida. Según sus palabras 'es necesario que estadounidenses y europeos nos pongamos de acuerdo en las nuevas reglas para el comercio y la inversión. Sólo así se va a conseguir liberalizar sectores con complejas normas de seguridad como los automóviles y los productos alimentarios'. Creo que estas palabras son bastante esclarecedoras", concluye Sixto.

    http://www.publico.es/politica/52157...mercio-ue-eeuu



    .
    Última edición por jasarhez; 12/08/2014 a las 23:56

  11. #11
    jasarhez está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    17 mar, 12
    Ubicación
    España
    Mensajes
    3,123
    Post Thanks / Like

    Re: La UE y EEUU negocian un tratado de libre comercio en secreto

    Es tantísima la prisa que tienen por aprobar este tratado, debido al miedo que les ofrece la opinión pública, que la Comisión Europea no ha dudado en sembrar mentiras por internet, argumentando con lágrimas de cocodrilo que "las actuales negociaciones comerciales con EEUU (TTIP) no pondrán en peligro los servicios públicos ni supondrán su privatización. Ya que ese debate habrá, sobre si privatizar o no un servicio público, es y seguirá siendo un tema que se decidirá solo a nivel nacional o local". Pero olvidaron decir, que ese debate continuará justamente después de haberse firmado el Acuerdo, y siempre en función de su cumplimiento...

    ¿Os dais cuenta de qué futuro de mierda les están preparando a nuestros hijos?




    ¡¡DESPIERTA DEL SUEÑO!!
    Esta es una de las noticias más peligrosas para el futuro de nuestra Patria y de nuestros hijos que han acaecido en los últimos 50 años

    Última edición por jasarhez; 12/08/2014 a las 23:53

  12. #12
    jasarhez está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    17 mar, 12
    Ubicación
    España
    Mensajes
    3,123
    Post Thanks / Like

    Re: La UE y EEUU negocian un tratado de libre comercio en secreto

    ¿Os interesaría conocer qué les ocurrió a los compatriotas de otras naciones hermanas que, antes de nosotros, también fueron colonizados con una acuerdo de estos, llamados de 'libre comercio'?.

    Comencemos por Méjico:



    Veinte años de TLCAN: el protectorado mexicano


    El Tratado de Libre Comercio para América del norte (TLCAN) fue concebido con el propósito de hacer irreversible la imposición del neoliberalismo en México. Las relaciones económicas con Estados Unidos crearon un marco jurídico de subordinación que efectivamente parece hacer inalterable las instituciones del neoliberalismo.

    En el vigésimo aniversario del TLCAN no hay nada que festejar. El comercio se encuentra concentrado con Estados Unidos (alrededor del 77 por ciento de las exportaciones mexicanas van hacia ese país). La vulnerabilidad de la economía mexicana es la otra cara del incremento del comercio con el país norteño.

    El saldo comercial de México con Estados Unidos se mantiene positivo. Pero si se observa la composición de las exportaciones hacia Estados Unidos se puede comprobar que los dos componentes principales son las maquiladoras y el petróleo. En el 2012 estos dos componentes son responsables del 85 por ciento de las exportaciones hacia Estados Unidos. Es decir, las principales exportaciones de México hacia el vecino norteño son recursos naturales y mano de obra barata.

    Las exportaciones de maquiladoras implican por definición el empleo de mano de obra barata, o como prefieren decir los neoliberales, con salarios competitivos. Eso significa que la aportación en materia de creación de empleos es sobre la base de salarios deprimidos. Pero ese no es el único punto negro de las maquiladoras.

    La industria maquiladora prospera en la medida en que los segmentos del proceso productivo de una mercancía que son intensivos en mano de obra pueden ejecutarse en México. Pero los demás segmentos se llevan a cabo en otro espacio económico y eso significa que los vínculos inter-industriales son muy débiles. Eso es lo que explica el poco valor agregado de las maquiladoras y su escaso efecto de arrastre sobre las demás ramas de la industria en México. Por eso el comercio con Estados Unidos creció en los veinte años de TLCAN mientras que la economía mexicana se mantuvo estancada.

    Quizás el sector más golpeado es el campo mexicano. El economista Tim Wise acaba de publicar la culminación de una serie de estudios sobre el impacto del TLCAN en el sector agropecuario (los resultados pueden encontrarse en World News | Breaking US News and International News Headlines - GlobalPost y en Global Development and Environment Institute). Sus investigaciones dividen en dos etapas la vigencia del TLCAN y sus efectos sobre el campo. En el primer lapso, que corre de 1994 a 2004, Estados Unidos inunda el mercado mexicano con productos agropecuarios fuertemente subsidiados y presiona los precios de los productores a la baja. Para los tres millones de pequeños productores de maíz, el precio cayó un 66 por ciento debido a que las importaciones de maíz provenientes de Estados Unidos aumentaron 400 por ciento. Esas exportaciones se realizaron a precios situados 19 por ciento por debajo del costo de producción de los granjeros estadounidenses, con la in pretensión de arruinar en la miseria a los agricultores mexicanos. Tal y como ocurrió en unos pocos años... Tim Wise bautiza esta etapa como la Era del dumping agrícola.

    En esos años los gobiernos mexicanos no sólo no hicieron nada para frenar el abuso, sino que dieron por terminado el plazo de transición que originalmente se había introducido en el TLCAN para proteger el sector maicero mexicano. Los demás apoyos al campo siguieron su caída vertiginosa.

    Una suerte similar marcó las exportaciones de Estados Unidos hacia México de soya, trigo, algodón y arroz. Y aunque las exportaciones de hortalizas de México a Estados Unidos también aumentaron, la balanza agropecuaria no pudo equilibrarse por el peso de los alimentos básicos. Para 2005 México ya estaba importando alrededor del 42 por ciento de los alimentos que consume. La dependencia en maíz pasó del 8 por ciento antes del TLCAN a 32 por ciento. México importa hoy 60 por ciento del trigo y 70 por ciento del arroz que consume.

    En 2007 la economía mundial experimentó un fuerte incremento de precios en alimentos básicos. Para países como México que se habían enganchado con la ilusión de importaciones de alimentos baratos, el impacto fue desastroso. Aquí comienza la segunda etapa que Wise llama la Era de la dependencia.

    La política agrícola y energética de Estados Unidos tiene mucho que ver con este aumento en los precios internacionales de alimentos. Diversos subsidios y otros incentivos desviaron alrededor del 40 por ciento del maíz estadounidense (15 por ciento de la oferta mundial de maíz) a la producción de etanol. Esto provocó el incremento de precios en toda una constelación de productos agrícolas y pecuarios. Las importaciones mexicanas de productos agropecuarios superaron los veinte mil millones de dólares y el déficit agrícola superó los cuatro mil millones de dólares.




    El neoliberalismo mexicano tiene tres pilares:

    1. El TLCAN
    2. La política monetaria (y financiera)
    3. La política fiscal.


    Eso explica que hoy tengamos 55 millones de mexicanos sumergidos en la pobreza.

    Y no es nada exagerado decir que con el TLCAN México se convirtió en un protectorado de los Estados Unidos. Su política económica, energética y de relaciones exteriores se definen en Washington.
    Artículo publicado en La Jornada




    ¿REALMENTE ES ÉSTO LO QUE QUEREMOS
    TAMBIÉN PARA NUESTRA PATRIA?
    Última edición por jasarhez; 13/08/2014 a las 16:16

  13. #13
    jasarhez está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    17 mar, 12
    Ubicación
    España
    Mensajes
    3,123
    Post Thanks / Like

    Re: La UE y EEUU negocian un tratado de libre comercio en secreto

    Es realmente un absurdo que se esté generando tan poco debate en nuestra España sobre un tema como éste, que, a todas luces, tendrá un impacto muy negativo en el bienestar del grueso de población española.

    Es extraordinaria la poca atención que está teniendo en España la preparación del Tratado de Libre Comercio entre EEUU y la Unión Europea, y ello a pesar de que la aplicación de tal tratado tendrá un impacto muy negativo en el bienestar y calidad de vida de las clases populares de los países de la Unión Europea. En teoría, tal tratado se presenta y defiende como todos los anteriores Tratados de Libre Comercio, bilaterales o multinacionales, que han existido entre EEUU y otros países: todos ellos se venden como una buena medida comercial que incrementa la actividad económica, y con ello se facilita la creación de empleo.

    Así se han presentado todos los Tratados de Libre Comercio (TLC) entre EEUU y Australia, Brunei, Chile, Malasia, Nueva Zelanda, Rusia, Singapur, Vietnam y México. El más conocido fue el firmado entre México, Canadá y EEUU, que tenía que haber sido la solución para el futuro de México.

    La realidad, sin embargo, ha sido muy diferente, y los resultados muy opuestos a los que se profetizaron. En el TLC entre México y EEUU se destruyeron empleos en EEUU y también en México. En EEUU porque se desplazaron puestos de trabajo hacia México. Pero en México también se perdieron puestos de trabajo, ya que los que se ganaron resultado de la movilidad de empresas estadounidenses a México fueron menores que los que se destruyeron como consecuencia de que las economías de escala de las empresas estadounidenses y su fácil acceso al crédito destruyeron muchas empresas pequeñas que no pudieron competir con las grandes estadounidenses.

    El TLC, sin embargo, benefició a empresas grandes y muy influyentes de Washington. Pero dañó a las clases populares y a la clase trabajadora de los dos países a ambos lados del río Grande. Tal experiencia se ha repetido en todos los casos de TLC.

    El hecho de que las únicas beneficiarias del TLC siempre hayan sido las grandes empresas financieras, manufactureras y de servicios, explica que éstas estén ahora trabajando cuarenta y ocho horas al día en Bruselas y en Washington intentando escribir el texto del TLC entre EEUU y la UE. 2.532 lobbies ya están movilizados en Bruselas. Y mientras, hay un silencio ensordecedor en los medios sobre los preparativos de tal tratado.

    De la experiencia de otros TLC con EEUU se puede ya predecir que las medidas tomadas favorecerán intereses muy particulares a costa de los intereses generales. Por ejemplo, el TLC prohibirá el monopolio de los servicios públicos, como la sanidad, exigiendo el desmantelamiento del Servicio Nacional de Salud, eliminando su universalidad. Y todo ello en aras a la necesaria “competitividad y libre comercio”. Y veremos cómo las élites gobernantes en la UE (que ya están tomando medidas en esta dirección) darán la bienvenida a estos cambios. Hasta ahora, la excusa para hacer tales cambios (como la privatización) era que así lo pedían Bruselas, Berlín o Frankfurt. Ahora se añadirá Washington.

    Y continuarán haciendo tales cambios con silencio, nocturnidad y alevosía, sin apenas discusión pública. Y a todo ello tendrán la desfachatez de continuar llamándolo democracia.

    Última edición por jasarhez; 13/08/2014 a las 17:44

  14. #14
    jasarhez está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    17 mar, 12
    Ubicación
    España
    Mensajes
    3,123
    Post Thanks / Like

    Re: La UE y EEUU negocian un tratado de libre comercio en secreto

    TLC: Atentado a las sobranías nacionales



    Dos diferentes líneas divergentes tomaron impulso tras la derrota que sufrió Estados Unidos en 2005 cuando en la IV Cumbre de las Américas efectuada en Mar de Plata, Argentina, no pudo imponer el Área de Libre Comercio (ALCA) con la cual intentaba dominar económica y políticamente a toda la región.

    La primera fue la convicción de la gran mayoría de los países de este hemisferio de integrarse para enfrentar, en forma más efectivas, los constantes embates políticos y económicos de la potencia unipolar.

    Así surgieron la Alianza para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), PetroCaribe, la Unión de Naciones del Sur, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), además de reforzase el Mercado Común del Sur (MERCOSUR.

    En sentido completamente opuesto resultó la segunda vertiente, pues Estados Unidos no se dio por vencido y comenzó a imponer, apoyado por gobiernos afines en la región, los Tratados de Libre Comercio (TLC) bilaterales, bajo las mismas condiciones del Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN) acordado con México en 2004, que ha provocado que más de la mitad de los aztecas esten por debajo del índice de pobreza.

    Los TLC fueron diseñados por Estados Unidos en combinación con compañías transnacionales, con el objetivo de controlar económica, financiera y hasta políticamente a los países menos desarrollados que no pueden competir con empresas foráneas las cuales poseen tecnologías modernas y abundante capital. Es la versión del colonialismo moderno.

    Bajo ese esquema, ya resultaría innecesario lanzar agresiones en forma de golpes de estado militares o invasiones armadas contra otros países para dominarlos, pues por medio del control económico y financiero las compañías transnacionales, apoyadas por sus Estados originarios, poseerían la fuerza y el poder necesarios para imponer presidentes afines, y dominar sus políticas, bajo la amenaza de tomar sanciones y desestabilizar completamente a un gobierno elegido en las urnas.

    Técnicas tan impopulares internacionalmente como ésta ya no serán necesarias...

    De esa forma, logró firmar acuerdos de TLC con cinco países de Centroamérica (Guatemala, Honduras, Costa Rica, El Salvador y Nicaragua, antes de la llegada de Daniel Ortega al poder) al que se incorporó República Dominicana, además de hacerlo por separado con Panamá.

    Consiguió que el gobierno neoliberal de Chile también suscribiera un Tratado, al que le siguieron los gobiernos de Perú y Colombia.

    Con mucha convicción, el premio Nobel de Economía 2001, Joseph Stiglitz, quien entre 1997 y 2000 fue economista jefe del Banco Mundial, ha alertado en varias ocasiones los riesgos que entrañan los TLC, al aumentar las desigualdades sociales y agudizar la pobreza en los núcleos rurales.

    En una reciente conferencia efectuada en Lima, explicó que se debe prestar mucha consideración en aprovechar las nuevas aportaciones, pero también los nuevos riesgos que surgen con los TLC. Puso como ejemplo el TLCAN y señaló que después de suscribirse, los salarios en la nación azteca son más bajos, la pobreza rural aumentó y la desigualdad creció. Según Stiglitz, eso se debe a que tras la firma del acuerdo “se destruyeron empleos más rápido que los que se crearon (...) y los pobres mexicanos, que eran los agricultores no pudieron competir con los estadounidenses», quienes reciben altas subvenciones estatales”.

    En otro foro realizado en Ecuador, Stiglitz declaró que la globalización ha sido diseñada para promover mayores ganancias del sistema financiero y para que haya una mayor transferencia de dinero desde los países en desarrollo a los industrializados.

    Los TLC según el destacado economista, aumentan la desigualdad y es una herramienta utilizada por Estados Unidos para “dividir a los países subdesarrollados, destruir el multilateralismo e imponer sus industrias”.

    Ahora el imperialismo yanqui ha descubierto el valor de los TLCs...

    A raíz del fracaso del ALCA, el ex secretario comercial de la Casa Blanca, Robert Zoellick anunció que no esperaría la concreción de acuerdos comerciales por consenso e informó que en los futuros Tratados se incluirían temas que interesaban especialmente a Washington y que habían sido rechazados en las reuniones sobre el ALCA realizadas primero en Miami y después en Argentina.

    Zoellick se refería a los bancos financieros, los servicios básicos como la electricidad, las telecomunicaciones, la salud y el agua, entre otros, los que ya entraron a formar parte de los nuevos TLC bilaterales firmados.

    Washington ha utilizado los TLC y los acuerdos sobre inversiones bilaterales y regionales para lograr concesiones que no es capaz de conseguir en la Organización Mundial del Comercio (OMC), donde los países en desarrollo pueden unirse y negociar unas reglas más favorables.

    La Organización No Gubernamental británica Orfam publicó un informe sobre el efecto de los Tratados en los países del Sur donde puntualizó que el avance inexorable de estos TLC sobre comercio e inversiones, negociados en gran medida a puertas cerradas, amenazan con socavar la promesa de que el comercio y la globalización servirían como motores para reducir la pobreza.

    Según Orfam, en un mundo cada vez más globalizado, estos acuerdos benefician a los exportadores y a las empresas de los países ricos a expensas de agricultores y trabajadores pobres, con graves consecuencias para el medio ambiente y privan a los países en desarrollo de su capacidad de dirigir la economía nacional y de proteger a sus ciudadanos más pobres.

    Al sobrepasar las disposiciones negociadas a nivel multilateral, los convenios bilaterales como están diseñados, imponen reglas de mayor alcance y difícil marcha atrás que desmantelan de manera sistemática las políticas nacionales de promoción del desarrollo.

    Tras las firmas de los TLC, como promedio el 80 % de las exportaciones estadounidenses de productos industriales y de consumo, quedan con arancel cero inmediatamente y el 85% esta libre de impuestos en cinco años.

    De esa forma, las industrias nacionales van desapareciendo paulatinamente y sus poblaciones se dedican a vender en las tiendas las mercancías recibidas desde el exterior.
    Entre los acápites de los Tratados, se establece que los países firmantes otorgarán acceso a mercados en todos los servicios, como telecomunicaciones, mensajería rápida, servicios de computación, turismo, energía, transporte, construcción e ingeniería, servicios financieros, agua, educación, entretenimientos, seguros y otros.

    Imponen protecciones y trato no discriminatorio para productos digitales como software, música, texto y vídeos, a la par que fortalecen las patentes estadounidenses, las marcas y los secretos comerciales.

    Para que no existan dudas de que el resultado final sería dirigir no solo la economía sino hasta a los gobiernos, los documentos establecen marcos legales seguros para inversores norteamericanos pues tras la entrada de sus capitales en esas naciones los convenios no podrán ser cancelados por leyes posteriores. Si eso llegara a ocurrir, los gobiernos deberán abonar sumas millonarias para resarcir las pérdidas ocasionadas.

    Los TLC son la nueva estrategia de dominación neocolonial en este mundo globalizado. Muchos países ya se han dado cuenta de ese enorme peligro; mientras otros, como los países de la Unión Europea, parecen estar a punto de embarcar en ese Titanic maldito, ante la estúpida mirada indiferente de sus bobalicones súbditos. Sigan ustedes disfrutando de la TV, dentro de treinta minutos hay una corrida de toros... Pero, mientras, vayan pensando qué les dirán dentro de unos años a sus hijos.


    Recomendaciones - TLC: Atentado a las sobranías nacionales | soyperiodista.com



    Última edición por jasarhez; 13/08/2014 a las 19:28

  15. #15
    jasarhez está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    17 mar, 12
    Ubicación
    España
    Mensajes
    3,123
    Post Thanks / Like

    Re: La UE y EEUU negocian un tratado de libre comercio en secreto

    Vayan ustedes pensando qué les dirán a sus hijos dentro de unos años. Cuando sus hijos les pregunten: 'Papá, mamá... ¿Por qué no impedísteis que nos hicieran ésto?'. Y vayan también ensayando la cara de idiotas que habrán de ponerles para que no se les note el gesto de cinismo...

  16. #16
    jasarhez está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    17 mar, 12
    Ubicación
    España
    Mensajes
    3,123
    Post Thanks / Like

    Re: La UE y EEUU negocian un tratado de libre comercio en secreto

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    08 de julio de 2013 • 08:03 pm
    EEUU y UE inician negociaciones TLC pese a escándalo espionaje



    Estados Unidos y la Unión Europea iniciaron el lunes las negociaciones para un histórico acuerdo bilateral de libre comercio, pese a los temores de Europa por un programa de espionaje de Washington que había amenazado con retrasar el inicio de las conversaciones tras casi dos años de preparativos.

    El representante comercial de Estados Unidos, Mike Froman, se refirió a los beneficios económicos que el acuerdo generaría, no sólo para Estados Unidos y Europa, sino para el sistema de comercio global.

    "Tenemos la oportunidad de complementar una de las más grandiosas alianzas de todos los tiempos con una relación económica de igual peso", dijo Froman en declaraciones a las dos delegaciones mientras se desarrollaban las negociaciones en Washington.

    "Y tenemos la oportunidad trabajar juntos para establecer y reforzar normas y estándares internacionales que ayudarán a informar y fortalecer un sistema de comercio multilateral y basado en reglas".

    En febrero, el presidente estadounidense, Barack Obama, y los líderes europeos anunciaron su decisión de promover un pacto comercial, pero en los meses posteriores al anuncio las revelaciones sobre la vigilancia de Washington de registros telefónicos y de internet sembraron dudas respecto al inicio de las negociaciones.

    Acusaciones contra Washington por un presunto espionaje a la Unión Europea (UE) empeoraron el ambiente. Francia sugirió que la ronda de apertura de las conversaciones se postergara dos semanas, pero posteriormente cedió para que las negociaciones pudieran empezar.

    Algunas compañías de internet de Estados Unidos, como Google Inc y Facebook Inc, por su parte, están preocupadas de que las normas de privacidad de la UE puedan elevar sus costos y quitarles competitividad al restringir el flujo de datos entre fronteras.

    La denominada Sociedad Transatlántica de Comercio e Inversión sería el acuerdo de libre comercio más grande del mundo: cubriría casi el 50 por ciento de la producción económica global, el 30 por ciento del comercio internacional y el 20 por ciento de la inversión extranjera directa a nivel mundial.

    El Centro para la Investigación de Política Económica (CEPR por su sigla en inglés), con sede en Londres, estima que el ambicioso pacto, que elimina tarifas y reduce barreras regulatorias, podría impulsar el crecimiento económico de la UE y Estados Unidos en más de 100.000 millones de dólares anuales.

    Estados Unidos y la UE ya son principales socios de comercio e inversión entre sí, con relaciones comerciales bilaterales que totalizaron más de 646.000 millones de dólares el año pasado.




    SENSIBILIDADES

    Grupos de comercio en ambos lados apoyan el acuerdo propuesto, pero defensores de los derechos de los consumidores, de la seguridad alimenticia y ambiental enviaron una carta a Obama y a líderes europeos el lunes para manifestar su temor a que un acuerdo debilite importantes regulaciones de Gobierno (...léase leyes, que esta gente gusta mucho de los eufemismos).

    Los negociadores se reparten en 15 grupos diferentes para atender temas que van desde el acceso del mercado agrícola al comercio electrónico a las políticas de inversión y competencia.

    Uno de los grandes intereses de la UE es obtener exenciones en las exigencias de Estados Unidos para los proyectos de obras públicas, mientras que el país norteamericano pretende que el bloque europeo reduzca las barreras a los cultivos modificados genéticamente.

    Ambas partes han sido cautelosas respecto de las negociaciones. Un grupo de trabajo examinó el asunto por más de un año y emitió su recomendación en febrero.

    Uno de los plazos posibles para las negociaciones es el final del 2014, antes de que expire el mandato del actual gobierno de la Comisión Europea, brazo ejecutivo de la UE.

    Sin embargo, muchos expertos creen que las discusiones se extenderían al 2015.

    Como los aranceles trasatlánticos son relativamente bajos, gran parte de la atención estará en reducir y evitar barreras regulatorias [legislativas] en áreas desde la agricultura y los automóviles a químicos y farmacéuticas.

    (Reporte adicional de Robin Emmott en Bruselas; Traducido al español por Damián Pérez. Editado por Ana Laura Mitidieri y Javier Leira)

    EEUU y UE inician negociaciones TLC pese a escándalo espionaje - Terra USA
    Última edición por jasarhez; 13/08/2014 a las 20:31

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Un secreto cristiano del té
    Por Hyeronimus en el foro Hispanoasia
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 08/08/2014, 18:08
  2. La UE y America Latina en Tratados de Libre comercio.
    Por Princesa Maya en el foro Economía
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 14/11/2008, 22:47
  3. El Secreto de un buen TALO
    Por DON COSME en el foro Señoríos Vascongados
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 17/03/2008, 19:57
  4. Respuestas: 0
    Último mensaje: 19/11/2006, 10:34

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •