Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 1 de 2 12 ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 20 de 28

Tema: Principio de Territorialidad, o de Reunificación Nacional

  1. #1
    Avatar de ReynoDeGranada
    ReynoDeGranada está desconectado Athal-Ward
    Fecha de ingreso
    13 feb, 14
    Ubicación
    Jerez de la Frontera
    Mensajes
    690
    Post Thanks / Like

    Principio de Territorialidad, o de Reunificación Nacional

    Principio de Territorialidad, o de Reunificación Nacional





    Hace unos años, exactamente en Julio del 2003, el grupo llamado M.P.C., proclamó una ponencia que fué expuesta en unas jornadas juveniles celebradas por esta organización en un pueblo del Pirineo de la comarca del Ripollès.


    En ella se mencionaban unos territorios que se reclamaban como própios, se exigía una reunificación nacional y territorial, basada en la história, la etnogénesis, en la recuperacion de territorios robados o en una unión natural que no había podido hacerse.


    Esta proclama llamó la atención por curiosa y sorprendió a todos aquellos que desconocian que han existido varias Españas antiguas. Muchos nunca habian oido hablar de la Hispania Narbonense, de Gotia, de la Aquitania o la Septimania.


    Para el MPC se imponia un criterio basado en la identidad, pues bajo diferentes lenguas y culturas palpitaba el mismo pueblo y se hacía necesaria esa reunificación. En el III Concilio de Toledo, en el año 589, quedó sellada nuestra unidad étnica, religiosa, nacional y casi territorial. La Naciónes Godas, Suevas y los Españoles antiguos se iban a fusionar en una misma Nación bajo el Sagrado estandarte de la Cruz.

    Ahora, por determinados peligros se veía la necesidad de cerrarse en si mismo para resistir los embates del futuro, crear una muralla identitaria y al mismo tiempo dar cabida a la ansiada reunificación que todo patriota albelgaba desde tiempos inmemoriales.


    No se renunciaba la la Hispanidad, ni a los valores hispánicos de hermandad con todas las naciones y tierras del Imperio, pero se determinaba la necesidad de una estrategía basada en la identidad, para resistir a los diferentes ataques que el mundialismo iba a lanzar sobre nuestro pueblo. Se trataba de unir a todos los pueblos de la misma familia bajo las Banderas y la Cruz, se tratataba en definitiva de la Reunificación Hispánica, reunificación que por razones históricas y diferentes motivos no había podido realizarse.


    España había pasado de ser una Nación que era un proceso a medio hacer a convertirse inmediatamente en un Imperio. El proceso de construcción nacional fué incompleto, inexacto y se mezclaba con el proceso imperial.


    Destruido el Imperio, las diferentes Españas vagaron errantes, estando divididas en diferentes Estados, o perteneciendo algunas de sus partes a Estados de otras "naciones".


    Ante la necesidad de unir a los pueblos de la misma familia el M.P.C. planteó la "Reconstruccion Nacional" no solo en diferentes temas, sino también en el territorial.


    Esta Reconstrucción y unidad territorial se basaba entre otras cosas en lo que se denominó Principio de Territorialidad, en donde todos los territorios hispánicos o para hispánicos tenian que estar reunidos en un Estado Foral y Tradicional.


    Para ello el MPC realizó un estudio de hechos históricos. Difundió las proclamas de conocidos Tradiconalistas que de una forma más clara o difusa siempre supieron distinguir entre el Estado, la Nación, el Imperio y la Patria, y que constantemente hacian referencias a que nuestras fronteras no terminaban en los Pirineos, que Portugal era y es un pueblo tan hispánico como Castilla o Aragón, que las poblaciones de las islas de Sardenya o Corcega eran etnicamente iguales que el resto de España. Se explicó que el norte de Africa, la Hispania Tranfetana seguia ocupada por musulmanes y pueblos extraños. Se demostró que un Occitano tenía más de Español que de francés, que ya los romanos los tenian por Hispanos, o que antes de que Ataufo cruzará los pirineos los occitanos ya eran españoles. Se demostró con hechos históricos que los vascones estaban emparentados con los aquitanos, o simplemte se trataba de explicar lo absurdo que era que un catalán pudiera ser francés o español, dependiendo del lado de los pirineos en donde había nacido, que algo raro había en todo eso.


    Un pueblo sin tradición, sin identidad, sin memoría se conforma con un Estado, pero un Patriota desea ver a toda la nacion caminando junta.


    El separatismo acechaba y el llamado Estado español se configuraba como una herramienta antipatriótica y antinacional. Venian tiempos difíciles y la unidad enterrada en la tumba de los oscurros tiempos se hacia necesaria para la supervivencia.


    Solo los Estados con una gran población y grandes territorios podran ser libres y solo podran ser dueños de sus destinos las naciones que permanezcan unidas, sean grandes y fuertes.


    Por eso todo patriota identitario ha de hacer suya la frases que en unas jornadas celebradas en un pueblecito de la Catalunya pirenaica lanzó en lengua catalana el Moviment Patriòtic Català:


    .."luchamos por una España reunificada desde Niza a Tarifa, desde Lasparren a Isla del Hierro y desde Lisboa a l'Alguer...





    ...junto a todas las islas y territorios dependientes de ellos...
    ....ante Dios todopoderoso afirmamos que: "Maldito sea todo aquel que llamándose Patriota no reconozca, ni aspire a la reunificación nacional. Maldito sea aquel que se olvide de la Hispánica tierra de Portugal y de todos nuestros Territorios al Norte de los Pirineos: Catalunya Nord, Iparralde y Occitania.

    Maldito sea toda aquel que renuncie a Gibraltar y a la Transfretania y no desee el exterminio de los que han robado y ocupado nuestros territorios.

    Tremendo crimen contra nuestro pueblo, contra nuestra raza, cometen todos quellos padres que no enseñan a sus hijos las que han de ser fronteras de nuestra Patria..."


    Han pasado ya unos años desde que fuera proclamado este principio de Territorialidad. Vemos como hoy en día la inmigración masiva va a modificar a los naturales de nuestros territorios condenándonos a la desaparición. Hoy más que nunca ya sea por motivos históricos, étnicos y de mera supervivencia necesitamos del Principio de Territorialidad y de Reconstruccion Nacional y estos han de ser irrenunciables para todo Patriota Identitario y ha de ser parte fundamental de la Causa Indentitaria Hispánica.


    Página del Testamento de Isabel la Católica en que pide la continuidad de la Reconquista para liberar norte de Afríca de la invasión agarena

    --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    -. "El nombre de España, que hoy abusivamente aplicamos al reino unido de Castilla, Aragón y Navarra, es un nombre de región, un nombre geografico, y Portugal es y será tierra española, aunque permanezca independiente por edades infinitas; es más, aunque Dios la desgaje del territorio peninsular, y la haga andar errante, como a Délos, en medio de las olas. No es posible romper los lazos de la historia y de la raza, no vuelven atrás los hechos ni se altera el curso de la civilización por divisiones políticas (siquiera eternamente), ni por voluntades humanas.
    Todavía en este siglo ha dicho Almeida-Garret, el poeta portugués por excelencia."Españoles somos y de españoles nos debemos preciar cuantos habitamos la península ibérica" .España y Portugal es tan absurdo como si dijéramos España y Catalunya. A tal extremo nos han traído los que llaman lengua española al castellano e incurren en otras aberraciones por el estilo."
    Marcelino Menéndez Pelayo.

    -. Oh, Muret! En tu campiña/ ha muerto
    el traslumbre romano./ Los caballeros
    más nobles/ Y la flor de los mayorales,/
    Y la antigua independencia/ Y la santa
    Libertad/ Y el corazón de la patria/ Y el
    porvenir nacional./ ¡Oh batalla
    Malaventurada!/ ¡Oh día de duelo
    Provenzal!

    Víctor Balaguer

    - Nuestra Nación continua por encima de los Pirineos.
    Vazquez de Mella

    - "Hablad de castellanos y portugueses, porque españoles somos todos"
    Luis de Camoens


    -. En las actas de los Concilios de Toledo se habla muchas veces de España (Hispania o Spania, o en plural) y se manejan los conceptos de patria, gens (pueblo o nación), populus, etc. Aquí se descubre cuál era el concepto de España en aquella época: España es la “patria de los godos”, también heredera de la tradición romana e integrada en la comunión de la Iglesia Católica, y se identifica políticamente con el Reino Visigodo, al cual pertenece además la provincia de la Galia (la Septimania o Narbonense)

    Santiago Cantera

    -. El Ródano corre por Ibería
    Esquiolo (Damraturgo Griego siglo V adC)









    Última edición por ReynoDeGranada; 05/11/2015 a las 17:20
    HISPANIA AETERNA dio el Víctor.
    "¿Cómo no vamos a ser católicos? Pues ¿no nos decimos titulares del alma nacional española, que ha dado precisamente al catolicismo lo más entrañable de ella: su salvación histórica y su imperio? La historia de la fe católica en Occidente, su esplendor y sus fatigas, se ha realizado con alma misma de España; es la historia de España." - Ramiro Ledesma Ramos

  2. #2
    Avatar de Ennego Ximenis
    Ennego Ximenis está en línea Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    01 oct, 10
    Mensajes
    508
    Post Thanks / Like

    Re: Principio de Territorialidad, o de Reunificación Nacional

    El linaje Español, descendiente del Patriarca Tubal:

    Haplogroup-R1b-DF27.gif

    Como se puede ver Gascuña, Narbona y Tolosa no son solo culturalmente, en la historia politica, y en ciertas épocas identitariamente españolas, por su sangre (genéticamente) también lo son.
    Por cierto que el mapa en Asturias y Cantabria está mal, allí los descendientes del hombre que tuvo la mutación en el cromosoma Y R1B F27 ("Tubal" según los mitos históricos medievales de España) están en torno al 55% lo mismo que en la zona pirenaica-gascona. (Cuando se hizo el mapa este en el 2013 no se sabía)
    Última edición por Ennego Ximenis; 06/11/2015 a las 11:07
    Donoso dio el Víctor.
    Libra zagun, mutillak, España lepratik,
    harturik hontarako fusillak bertatik;
    ekarriko dizkigu pakiak gerratik,
    poztutzen dala oso mundua gugatik.

    Españan española da Don Karlosena,
    ekarri zagun hura ahal degun lehenena;
    konfiantza jar zagun oso harentxena,
    berak emango digu gustorik onena

    POR DIOS Y POR ESPAÑA VICTORIOSA DE TODOS SUS ENEMIGOS, SIN PACTOS NI MEDIACIONES.

    .“Miguel, Miguel, Miguel guria,
    Zaizu, zaizu Euskalerria”.

  3. #3
    Avatar de ReynoDeGranada
    ReynoDeGranada está desconectado Athal-Ward
    Fecha de ingreso
    13 feb, 14
    Ubicación
    Jerez de la Frontera
    Mensajes
    690
    Post Thanks / Like

    Re: Principio de Territorialidad, o de Reunificación Nacional

    Las Españas.




    Restauración de Las Españas.


    Entendemos que este sonoro título de Las Españas puede resultar chocante a las generaciones más jóvenes bastante despegadas de nuestra historia por el sistema educacional que padecemos. Para otros también puede resultarles anacrónica una denominación como esta, pero nos encontramos con un concepto que define, como ningún otro, la realidad diversa, desde el punto de vista geográfico, histórico y cultural, de esta península y de sus habitantes. Ya se utilizó en la llamada Crónica de Zaragoza (Consularia Caesaraugustana) redactada en la segunda mitad del siglo V, donde se cita la "diócesis Hispaniarum" (sedes episcopales de las Españas) y se dice literalmente "Gothi in Hispanias ingressiertunt" (los godos entraron en las Españas. Año 494) y también "Gothi intra Hispanias sedes accepertunt" (los godos establecieron sus sedes dentro de las Españas. Año 497) Algunas traducciones dan por singular lo que en latín está escrito en plural no sabemos si por desconocimiento o porque eso de las Españas no les cuadra.


    Por otra parte, tras la invasión musulmana varios monarcas de los primeros siglos de la Reconquista se titularon "Rex Hispaniarum" (rey de las Españas) pero es a partir del siglo XVI cuando ni uno solo de los documentos oficiales emitidos por la Monarquía, deja de utilizar este título hasta el mismo siglo XIX. Nosotros en este ensayo vamos a emplearlo en algunas ocasiones aunque en otros usemos el singular España u otros nombres como Iberia, Hispania o Península Ibérica. Todos ellos, para nosotros, significan conceptualmente lo mismo. ¿Y por qué hablamos de "restitución"? Porque creemos que llegados al punto en que nos encontramos se hace necesaria una actitud revisionista de nuestra historia que llegue a conclusiones aceptadas por todos para edificar un nuevo estado moderno pero basado en la Tradición cuya eficacia política y administrativa ya ha sido bien demostrada a lo largo de los siglos.


    Los antiguos Reinos de España y las actuales Regiones Históricas.


    España, como todo el mundo sabe o debe saber, no es un concepto metafísico, ni místico ni mesiánico. Es simplemente un territorio más de los que constituyen Europa, claramente delimitado por su carácter peninsular y habitado por varios pueblos que tienen cada uno su propia historia y sus características singulares. En este ensayo lo vamos a contemplar así sin otras connotaciones. Y este territorio, que formó una unidad política bajo la Monarquía Visigoda, aparece en la historia posterior a la irrupción musulmana políticamente distribuido (y evitamos la expresión "dividido") en varios estados con el título de reinos u otras denominaciones nobiliarias que corresponden secularmente a los títulos de la Monarquía Hispánica y que en nuestros días son el equivalente a lo que denominamos "Regiones históricas".


    Pero ¿qué significa exactamente la palabra "región"? Entre las varias acepciones semánticas que derivan etimológicamente de la palabra latina "regio-regionis", escogemos aquella que mejor de adapta a nuestro propósito: Circunscripción territorial delimitada bien por accidentes geográficos, bien por convenciones económico-administrativas o bien por el resultado del devenir histórico de acuerdo con el Derecho Político. Obviamente una región puede reunir dos de estas cualidades o incluso las tres. Pero con que posea una sola, ya constituye una entidad con una personalidad colectiva diferenciada. En el caso de España, todas sus regiones son históricas porque han sido producto de un acontecer histórico, pero también casi todas ellas reúnen características geográficas singulares y alguna la cualidad político-jurídica que ha adquirido por la aplicación de un criterio económico-administrativo.


    Antes de adentrarnos en la cuestión de cuales fueron los reinos que dan origen y justificación a nuestras regiones históricas, es necesario dejar bien claro que nos vamos a referir a ellas solamente desde ese punto de vista, es decir del de la Historia y no desde otra interesante perspectiva que es el de la Etnología. La razón que nos mueve para tratar este tema así es muy evidente. Lo que la Historia ha dejado escrito en el mapa no es objeto de interpretaciones, es un hecho del pasado que queda marcado de forma irreversible, nos guste o no su resultado. Pero la cuestión étnica es algo tan complejo y discutible, no siendo la Etnología una ciencia exacta, que ni siquiera los más afamados especialistas se ponen de acuerdo, produciéndose controversias y discusiones que llevan hasta extremos muy poco científicos con descalificaciones y enfrentamientos personales. Sentado, pues, este principio, reseñamos a continuación cuales son esos reinos históricos de acuerdo a la citada titulación de la Monarquía Española y que, por razones metodológicas, hemos agrupado en ámbitos geográficos según los puntos cardinales.


    Pero antes hay que dejar bien sentado que nuestras regiones tienen todas, de hecho, su origen en la llamada Reconquista aunque algunas de ellas ya tuvieran entidad política desde la época de los reinos germánicos (caso del Galliciense Regnum de la dinastía sueva) o conciencia identitaria desde la Antigüedad (caso de los astures y los vascones). Es, pues, la epopeya secular de esa Reconquista, que no era en un principio otra cosa que el intento de restablecer la antigua unidad da la Monarquía Visigoda, la que ha constituido la realidad histórica de nuestros reinos, base de nuestra regiones, las cuales se han configurado durante siglos y han llegado inalteradas hasta nuestros días, siendo así la base vertebradora de nuestra organización política.


    Tales son indiscutiblemente las reinos históricos de España tal como aparecen en la extensa titulación de la Monarquía y que permanecieron así desde 1492 (toma de Granada) hasta la reforma de 1833 y aun con las irregularidades de esa reforma, continuaron legalmente vigentes hasta la Constitución de 1978.


    Notas.-


    1) El curioso plural de Asturias, que pasa desapercibido para casi todos los españoles, se debe a la subdivisión del territorio en las Asturias de Oviedo al Oeste y las Asturias de Santillana (por nombre más antiguo Cantabria) al Oriente. El título actual de Principado viene del rey Juan II de Castilla que lo creó en 1388 para el heredero de la Corona.


    2) El título de Reino para Guipúzcoa, que extrañará a muchos, le fue otorgado por Enrique IV de Castilla.


    3) Conócese con el nombre de Andalucía el conjunto de los reinos de Córdoba, Jaén y Sevilla conquistados por el rey Fernando III el Santo. Frente a ciertos sectores que de forma anacrónica y sectaria pretender recrear el antiguo Al-Ándalus musulmán, se han alzado, con mejor intención que acierto, otros sectores que sostienen que Andalucía no existe y que es un invento del cripto-musulmán Blas Infante. Ambos sectores están equivocados. La Andalucía actual nada tiene que ver ya con Al-Ándalus medieval y es el fruto de una reconquista y repoblación íntegramente cristiana, pero a su vez el nombre de Andalucía y su propio concepto no es ningún invento, pues ya se denominó así desde la misma época de su integración en la Corona de Castilla, reconociendo su identidad geográfica y política.


    Los "Reynos del Andaluzía" como se denominaban en el siglo XIII los tres nuevos estados citados arriba, gozaron ya de personalidad jurídica y administrativa como un todo. Así en 1255 se cita al "Notario del rey en Andalucía". Muy poco más tarde aparece el título de "Adelantado Mayor de Andalucía" y en 1466, Pedro Girón, Maestre de Calatrava, es "Virrey de Andalucía", con todo lo cual queda probado que Andalucía es una región histórica con solera..


    4 y 4 bis) Los Reinos de Algeciras y Gibraltar recibieron tal título al haber sido reconquistados muchos años después que el resto de Andalucía. Son títulos honoríficos que enriquecen la titulación de los monarcas españoles, pero no constituyen a nuestro entender regiones históricas propiamente dichas.


    5) El Condado de Barcelona, que se encuentra entre los títulos reales, corresponde de hecho a toda la región histórica de Cataluña, pues el conde de Barcelona, mucho antes de su unión dinástica con Aragón, actuaba como un verdadero soberano a quien rendían vasallaje todos los demás condados catalanes. El nombre más apropiado desde el punto de vista institucional, es el de Principado de Cataluña, creado en 1214 por las Cortes Catalanas como división administrativa de la Corona de Aragón.


    6) El Reino de Mallorca es el título que comprende a las Islas Baleares, que tuvieron varios reyes privativos hasta su integración en la Corona de Aragón, haciendo la observación de que las Islas Pitiusas (Ibiza y Formentera) fueron durante muchos años un Señorío vasallo de los reyes de Mallorca y posteriormente al igual que Mallorca y Menorca, de la Corona de Aragón.


    7) El Reino de los Algarbes ha sido considerado de manera tradicional como una entidad histórica "de iure" aunque "de facto" no tuviera nunca instituciones propias distintas del Reino de Portugal.


    8) En el Reino de León, la actual Extremadura era una extensión de la provincia medieval de Salamanca que llegó hasta el siglo XVII, salvo Trujillo y Plasencia que pertenecían al Reino de Castilla. Adquirió el rango de "Provincia" con voto en Cortes, separada ya tanto de León como de Castilla, cuando en 1643, las citadas ciudades de Trujillo y Plasencia, junto con las de Badajoz, Mérida, Cáceres y Alcántara, entre otras, compraron ese derecho a Felipe IV.


    9) El Reino de Toledo es un título creado en 1085 por el monarca Alfonso VI al reconquistar la antigua taifa musulmana al sur de la Extremadura castellana. Esta región histórica está perfectamente señalada en toda la cartografía antigua con ese nombre, hasta que en mapas más modernos aparece con el nombre de Castilla la Nueva, pero no hemos logrado saber por qué razones y en qué momento se empezó a llamarla así. Por otra parte, la gran región natural de La Mancha, tradicionalmente incluida en el reino de Toledo, adquirió la categoría de "Provincia" en 1691 por Real Decreto de Carlos II, quedando separada del citado reino.


    10) Otro título utilizado por la Corona de las Españas es el de Señores de Molina, región histórica de pequeña extensión pero que no es, en rigor, ni castellana ni aragonesa. Como dato anecdótico de que el título sigue vigente, citaremos el hecho de que Juan Carlos I fue a tomar posesión oficial del Señorío el 20 de Abril de 1978.


    11) Con el nombre de Islas y Tierra Firme de la Mar Océana se conocieron todas las posesiones de la Corona de Castilla en el llamado "Nuevo Mundo" o "Indias Occidentales".


    Segunda Parte.


    El nuevo mapa político de 1833.


    Fue en el año 1833 cuando los reinos de las Españas, sin perder su calidad de tales, al menos nominalmente, fueron divididos en una nueva organización política al modelo centralista francés, constituyéndose las "provincias" las cuales, con ligeras modificaciones, hemos heredado hasta hoy. Por decreto impulsado por el ministro Javier de Burgos cada una de las nuevas provincias obtuvo las funciones políticas, administrativa y fiscales que hasta entonces eran atribuciones de cada Reino, quedando estos vacíos de contenido, si bien, como hemos dicho, conservando sus nombres y títulos que llegaron hasta 1978. Pero, insistimos en que desde el punto de vista estrictamente legal, los reinos tradicionales nunca fueron oficialmente derogados, por lo que siguen vigentes al día de hoy con el nombre actualizado de "Regiones Históricas". Sin embargo, el mapa regional establecido por el decreto de 1833, contiene varios errores, ambigüedades o directamente arbitrariedades que vamos a analizar.


    Una arbitrariedad fue la supresión del histórico Reino de Granada, el cual, compuesto de tres provincias, fue integrado en Andalucía, igualmente sin justificación de ningún tipo, cuando este reino o región está vigente desde 1492 hasta el siglo XIX como puede comprobarse en todos los mapas cartográficos.


    Un error de tipo histórico es la de incluir en el Reino de Toledo (ahora con el nombre de Castilla la Nueva) las provincias de Madrid, Guadalajara y Cuenca, cuando estas formaban parte desde los siglos XI al XV de la llamada "Extremadura castellana", junto con las tierras de Ávila y Segovia. Este entuerto se debió al hecho de que las citadas tierras de Madrid, Guadalajara y Cuenca estaban incluidas, desde el punto de vista de la división eclesiástica, en la archidiócesis del Arzobispado de Toledo y de ahí que, en 1833, las metieran "a dedo" y por inercia en la llamada Castilla la Nueva, cuando estas entidades citadas, por sus instituciones seculares y sus características histórico-geográficas, son tan "castellano-viejas" como Soria o Burgos.


    Por último, queda en este mapa de 1833 la ambigua situación de la llamada provincia de Santander, antes llamada Cantabria, pues se obvió su antigua pertenencia al Reino de Asturias que ya venía desde la época de Fruela I (757-768) nieto por parte paterna del duque Pedro de Cantabria y por parte materna del rey Pelayo de Asturias. Así, con la creación de la nueva provincia y no sabiendo muy bien donde incluirla, se decidió otorgarla por entero al reino de Castilla, cosa que histórica y geográficamente se presta a dudas y genera controversia, porque en casi toda la cartografía antigua la Cantabria aparece separada netamente de Castilla cuya territorialidad en este punto llega hasta la Montaña de Burgos.


    Es cierto que desde el siglo XIII, pero no antes, la zona costera oriental de la antigua Cantabria (La Transmiera) se utilizó por decreto real del Fernando III como puertos de mar del Reino de Castilla, pero más que nada por razones económicas (dar salida a la lana de la Mesta hacia Europa) Por esta razón el "contencioso" de Cantabria que mantienen las entidades castellanistas deberá en el futuro solucionarse con equidad y sin afirmaciones apriorísticas, contando con la opinión plebiscitada de las comarcas de esa tierra, una por una, y no como conjunto provincial.


    Tercera Parte.


    El Estado de las Autonomías.


    Pasemos ahora a analizar el nuevo "Estado de las Autonomías" implantado actualmente. Tal reforma política se basó en las provincias de los regímenes anteriores por lo que el resultado de esta nueva arbitrariedad no fue menos injusto y absurdo que el precedente. Se dejó pasar la gran oportunidad de restaurar los antiguos reinos como entidades político-administrativas quedando a la decisión de ayuntamientos y diputaciones, sujetos al partidismo y los intereses personales, el formar los nuevos entes autonómicos, sin consulta popular alguna por medio de los correspondientes plebiscitos. Todo se metió en el mismo saco de la Constitución, que fue efectivamente refrendada, pero donde Comunidades Autónomas e incluso la dinastía borbónica, impuesta a dedo por el llamado Generalísimo, venían ya en el obligado lote.


    O sea, todo muy "democrático". De aquellos acuerdos entre caciques en los despachos del poder surgió el mapa que tenemos hoy y se sembró la semilla de las discordias que padecemos. Al viejo Reino de León lo "arrejuntaron" con una parte de Castilla, la cual se quedaba a su vez sin Madrid. La otra parte de Castilla con el pintoresco nombre de Castilla-La Mancha, formó otra comunidad distinta, apropiándose de una parte del Reino de Murcia. Surgieron además nuevas entidades políticas, tales como Rioja y Cantabria (cuya autonomía debería haberse plebiscitado y no impuesta desde un despacho) y la provincia de Madrid, esta última sin ninguna justificación histórica. Por otra parte, aquellos tres territorios históricos vascos de Vizcaya, Álava y Guipúzcoa formaron una nueva entidad, antes desconocida, con el neologismo de Euskadi.


    El resto de regiones históricas españolas, con el nuevo nombre de "comunidades autónomas" quedó más o menos dentro de los antiguos límites de los reinos, pero dejando puntadas sin rematar que no vamos a citar para no alargarnos demasiado. El hecho es que este absurdo, antihistórico y antitradicional engendro que se perpetró casi solo para dar gusto a los intereses de ciertos sectores de las burguesías vascas y catalanas y en menor grado, también gallegas con el consabido "café para todos", no ha resultado al final del agrado de casi nadie y nos ha conducido a una situación de violencia, desgarro y crispación pocas veces vista en nuestra historia.


    Podemos por lo tanto acusar y acusamos directamente a los generadores de este esperpento, de actuar movidos únicamente por intereses partidistas y sobretodo crematísticos, para repartirse el pastel de España sin consideraciones a la historia y a los verdaderos deseos de los pueblos. Que nuestra vieja Iberia necesita una reforma institucional a fondo, no lo duda nadie y es ya una exigencia para restablecer el orden, la paz y la justicia.


    Cuarta Parte.


    Un proyecto de futuro.


    Hasta aquí hemos realizado una breve reflexión sobre nuestro pasado y nuestro presente. Cúmplenos ahora exponer lo que nos puede deparar el futuro si tenemos los arrestos necesarios para tomar las riendas de nuestra patria común que llamamos Las Españas. Y nuestro futuro pasa necesariamente por la restauración de los antiguos reinos que hoy llamamos regiones históricas. Restaurarlos es algo no solo necesario, sino lícito y legítimo (porque nunca han sido derogados) y restaurarlos con firmeza, atribuyéndoles todas las prerrogativas que en su día tuvieron, tanto políticas, como administrativas y fiscales porque todas nuestras regiones históricas poseen una identidad propia, definida y reconocida que no es necesario justificar. La Historia lo justifica por sí misma y también la voluntad de nuestros pueblos.


    Es cierto que hay regiones con un fuerte sentimiento de arraigo e identidad y además algunas poseen lenguas propias y diferenciadas, pero también es cierto que otras han sido laminadas por un proceso de etnólisis creado y mantenido por el poder, un ejemplo de las cuales son sin duda las regiones del País Leonés y de las dos Castillas, pero cuya identidad soterrada están reavivando hoy las minorías resuelta y casi fanáticamente activas, que despertarán esa conciencia identitaria de sus respectivos pueblos.


    Desde el punto de vista actual, las regiones históricas de España vienen de la legalidad expresa de la Constitución de 1931 que las recogía y reconocía como herencia legítima del pasado común y se insertan sin cambios en la Constitución de 1978, luego prostituida y desvirtuada por los presuntos "padres de la patria" entre 1981 y 1983. Tales y tan concretas regiones siguen, pues, legalmente vigentes. Tomemos, pues, como referencia el mapa de 1833 pero corrigiendo sus arbitrariedades, errores y ambigüedades que tampoco cambian demasiado su aspecto, de manera que nuestras "Regiones Históricas" suman dieciséis y serían las siguientes: Galicia, Asturias, León, Vascongadas, Navarra, Aragón, Cataluña, Valencia, Baleares, Extremadura, Castilla la Vieja, Castilla la Nueva, Andalucía, Granada, Murcia y Canarias, teniendo en cuenta la posible consideración de región histórica para Cantabria, Rioja y Molina, previo plebiscito, e invitando a Portugal para que se una a sus hermanos peninsulares.


    ¿Cuál sería la fórmula de integración política de las Españas? No nos cabe ninguna duda que el porvenir a medio y mejor a corto plazo pasa por suprimir el "Estado de las Autonomías" y construir una República Federal. A título absolutamente personal, el que suscribe no tendría ningún inconveniente en aceptar la restauración de una Monarquía Foral, tal como los legitimistas del Carlismo proponen que, de hecho, sería la forma más tradicional y fiel a la Historia, pero tal propuesta tendría que ser pedida y refrendada por todos los españoles, cosa harto difícil aunque no imposible.


    Tenemos por delante un proyecto político que es verdaderamente apasionante e ilusionante porque si no somos capaces de arrastrar a las masas en este proyecto revolucionario (si se me permite esta expresión) la vieja Hispania romana, la Spania visigoda, las Españas de la Reconquista y del Imperio volverían al estado tribal de la primitiva Iberia, en una balcanización fraticida de cuyos inicios ya estamos siendo testigos en nuestros aciagos días.


    El mapa político de 1833 con las reformas necesarias.


    En resumen, en el nuevo mapa que proponemos figura restaurado el antiguo Reino de Granada y se incluyen en Castilla la Vieja la provincias de Madrid, Guadalajara y Cuenca, así como los enclaves de Ademuz, Utiel y Requena, quedando en Castilla la Nueva la provincia de Toledo y toda la región natural de la Mancha. En principio y hasta que un plebiscito no decida otra cosa, Cantabria, Rioja y Molina permanecen dentro de Castilla. Por otra parte, se da por supuesto que el Rosellón, bajo administración francesa, es una comarca íntegramente catalana y la comarca de Arán (de lengua occitana) así como el Coprincipado de Andorra, permanecen igualmente en Cataluña con un estatuto especial. Por último, se incluye en este mapa el Iparralde vasco (Lapurdi, Zuberoa y Navarra de Transpuertos)


    Quinta Parte.


    Fundamento de la Unidad de Las Españas en su Pluralidad.


    La verdadera unidad entre las tierras y los hombres de España.


    Así como, a nuestro entender, no hay una "lengua española" sino "lenguas españolas", tampoco hay una "nación española" sino "naciones españolas" o si lo preferimos así, "identidades" españolas. Dicho lo cual y siguiendo la coherencia de nuestra argumentación, no hay -ni tiene por que haberla- una concatenación nación igual a estado, por lo cual no vemos ni útil, ni prudente, ni justo y ni tan siquiera posible, que las áreas identitarias españolas se transformen en estados independientes entre sí.


    En primer lugar porque no existe una sola de ellas que, separada de las demás por fronteras estatales, esté en condiciones de afrontar los retos y necesidades de nuestra época, donde lo que marca la pauta son los grandes bloques políticos, en nuestro caso Europa. Esto sería un suicidio se mire por donde se mire. Pero además es que tenemos el imperativo moral de estar unidos por muchas razones:


    1.- Por compartir un territorio geográficamente muy definido como lo es la Península Ibérica.


    2.- Por intereses colectivos de carácter económico, comercial, laboral, fiscal y de defensa militar.


    3.- Por solidaridad natural entre pueblos hermanos y vecinos que hemos compartido las misma vicisitudes históricas.


    4.- Por los movimientos migratorios entre los pueblos hispanos que, aunque no deseados, son una realidad que ha hecho más permeables las diferencias entre unos y otros.


    5.- Por la consanguinidad establecida a través de las innumerables uniones entre hombres y mujeres de nuestros diversos pueblos, lo cual hace que millones de españoles tengan orígenes diversos que los emparentan sentimentalmente con dos o más pueblos de España.


    6.- Por compartir una misma tradición en los ámbitos de las Artes, las Letras y las Ciencias, pudiéndose hablar con toda propiedad de la existencia ante el mundo de una cultura netamente española, por encima de los particularismos identitarios.


    7.- Por la vertebración espiritual que la religión católica ha logrado a lo largo de centurias (mucho más de mil años) lo cual nos dota de unas creencias fundamentales, unos valores morales y unas costumbres y prácticas religiosas comúnmente compartidos, porque séase o no católico, nadie podrá dudar que las Españas, como parte de la Cristiandad, han recibido del catolicismo romano una grandísima herencia en su peculiaridad colectiva y esto nos enlaza igualmente con los demás pueblos europeos, con los matices que pudieran puntualizarse.


    En resumen: España es plural. De esto estamos íntima y absolutamente convencidos y la imposición por la fuerza del estado-nación, de origen liberal y decimonónico, con raíces en la nefasta Revolución Francesa, es un error histórico y conceptual que no trae más que consecuencias desastrosas. Pero España como ente colectivo no es un invento de hace dos días como pretenden algunos.


    El sentimiento de "Comunidad Hispánica" (no confundir con el concepto de Comunidad "Nacional" Hispánica) está presente desde hace siglos. Se aprecia ya en la Edad Media un sentimiento fundamentado en la Hispania Romana y sobretodo en la Monarquía Visigoda que se consolida en la Reconquista por la unidad cristiana de todos los nuevos reinos nacidos de esta epopeya.


    Por otra parte, hay una constante de respeto a los derechos y libertades particulares de las varias identidades españolas, claramente plasmado en los "Fueros", en perfecta simbiosis con una fe religiosa unitaria, una territorialidad no discutida -al ser España una península- y una ética social común. Es decir, que aunque el concepto estado-nación es totalmente ajeno a la mentalidad medieval, hay que admitir, sin ningún género de dudas, que desde los inicios de la Reconquista, sí se entendía, al menos entre las clases dirigentes, que la Cristiandad era el gran nexo común de todos los pueblos ibéricos. Fuera de esto es imposible encontrar en la Edad Media un sentimiento de Comunidad "Nacional".


    Por todas estas razones, proclamamos como fin irrenunciable llegar a un acuerdo colectivo, a un pacto "inter-hispánico", a un "foedus" en el sentido latino de esta palabra, para establecer un estado común a todos que puede ser una república federal o ¿por qué no? una monarquía foral, si así fuera aceptada por nuestros pueblos.


    Conclusiones pertinentes.


    Llegamos, pues, al momento de establecer conclusiones:


    1.- España no es una idea metafísica, especie de diosa etérea a la que hay que servir y adorar derramando sangre y cantando himnos.


    2.- España está compuesta de gentes, hombres y mujeres, carne y sangre, tradiciones y costumbres, pueblos y lenguas, todos ellos variados, diversos y polícromos. España es, pues, algo material, que puede verse, tocarse y medirse.


    3.- España constituye, pues, una realidad geográfica, antropológica e histórica y situando estas realidades en el mismo orden, nos da como resultado el hecho político, es decir, el estado, que será una consecuencia de estas tres premisas y nunca el revés.


    4.- El Estado Español, tal como lo conocemos hoy, ni es inmutable, ni es sagrado, ni es indisoluble y sólo cumple una función al servicio de los pueblos que lo integran y no los pueblos al servicio del Estado.


    En resumen: España es para nosotros, como entidad política, un pacto y un proyecto, que se mantienen, renuevan o cambian según las necesidades colectivas. Un pacto de fidelidad y apoyo mutuo en defensa de la seguridad, la libertad y el pan de todos y cada uno de los pueblos del territorio común que compartimos. Un pacto tácito de afecto y afinidad por el camino secular que hemos recorrido juntos. Y un pacto de consanguinidad por las innumerables uniones entre miembros de nuestras distintas comunidades. Sin esos pactos libremente jurados, nada justificará la existencia de un Estado. España es también un proyecto: Primero fue la Reconquista, después el Imperio de ultramar y hoy la integración en una Europa unida, soberana en lo político, diversa en lo étnico y solidaria en lo social.


    Las Españas, haz de pueblos y familia de naciones. Creemos que deberíamos asumir sin reservas este concepto no solo porque responde a la realidad histórica y étnica sino sobretodo porque es la voz y voluntad expresa de los ciudadanos. Buscamos para las Españas la unidad en la variedad, que es la unidad de la Naturaleza.





    Por Don Antonio Hernández Pérez.

    Nueva Arcadia: Las Españas.
    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas
    "¿Cómo no vamos a ser católicos? Pues ¿no nos decimos titulares del alma nacional española, que ha dado precisamente al catolicismo lo más entrañable de ella: su salvación histórica y su imperio? La historia de la fe católica en Occidente, su esplendor y sus fatigas, se ha realizado con alma misma de España; es la historia de España." - Ramiro Ledesma Ramos

  4. #4
    Avatar de Xabel
    Xabel está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    13 ago, 10
    Mensajes
    16
    Post Thanks / Like

    Re: Principio de Territorialidad, o de Reunificación Nacional

    Hola a todos. ¿Habría algún mapa completo de la España reunificada?

  5. #5
    Avatar de Xabel
    Xabel está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    13 ago, 10
    Mensajes
    16
    Post Thanks / Like

    Re: Principio de Territorialidad, o de Reunificación Nacional

    Es una pena no debatir seriamente sobre el irredentismo español. Hay muchos territorios que podrían reclamarse como historicamente españoles. Por supuesto el primero es la unión de España (incluida Portugal), unión buscada por los propios portugueses durante siglos y aunque ahora busquen dividirnos no se puede negar la realidad.

  6. #6
    Avatar de ReynoDeGranada
    ReynoDeGranada está desconectado Athal-Ward
    Fecha de ingreso
    13 feb, 14
    Ubicación
    Jerez de la Frontera
    Mensajes
    690
    Post Thanks / Like

    Re: Principio de Territorialidad, o de Reunificación Nacional

    Cita Iniciado por Xabel Ver mensaje
    Hola a todos. ¿Habría algún mapa completo de la España reunificada?
    Buenas Xabel, creo que este mapa incluye todos los territorios hispanos, tanto étnica, como histórica, como culturalmente:

    Saludos en Xto.
    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas
    Última edición por ReynoDeGranada; 11/07/2016 a las 17:38
    "¿Cómo no vamos a ser católicos? Pues ¿no nos decimos titulares del alma nacional española, que ha dado precisamente al catolicismo lo más entrañable de ella: su salvación histórica y su imperio? La historia de la fe católica en Occidente, su esplendor y sus fatigas, se ha realizado con alma misma de España; es la historia de España." - Ramiro Ledesma Ramos

  7. #7
    Avatar de ReynoDeGranada
    ReynoDeGranada está desconectado Athal-Ward
    Fecha de ingreso
    13 feb, 14
    Ubicación
    Jerez de la Frontera
    Mensajes
    690
    Post Thanks / Like

    Re: Principio de Territorialidad, o de Reunificación Nacional

    Voy a dejar por aquí también un artículo que, si bien es de la Metapedia, me ha parecido bastante interesante y completo:
    Irredentismo español


    El irredentismo español es una corriente dentro del nacionalismo español que busca la reintegración de diversos territorios anteriormente pertenecientes a España. El irredentismo español tiene dos variantes: la moderada, defendida por partidos, grupos y personas de derecha que buscan, normalmente, la devolución del peñón de Gibraltar a España de manera transitoria y democrática; y la nostálgica, que busca la reintegración por cualquier medio del peñón de Gibraltar, la Marca Hispánica, Andorra e incluso Portugal. El irredentismo español reclama en su manera más extendida:


    (*) reclama baja. (**) reclama moderada-activa. (***) reclama constante y popular.
    Existen también corrientes más bien expansionistas que no sólo reclaman territorios limítrofes ibéricos, sino también ultramarinos, antiguamente pertenecientes a la Corona española e incluso a la Corona de Aragón. Algunos irredentismos también reclaman:


    (*) reclama casi inexistente. (**) reclama notable. (***) reclama importante. (****) exigencias populares a reclamaciones legales.
    Una parte de la población reclama ciertos territorios por la preocupación a ciertas fragmentaciones o problemas sociales, como es el caso de Gibraltar, el cual se ha extendido por toda la derecha española. El fascismo, en su lugar, defiende la reunificación de toda la península ibérica en un solo estado unido, originalmente con el nombre de España, aunque con la posiblidad de llamarse Iberia. Otra corrente de esa población e irredentismo es el imperialismo español que busca la vuelta del Imperio Español, buscando la colaboración y la unión de diversos territorios y países, originalmente Iberia, Cuba, Filipinas, Guam, Sáhara occidental y Guinea. Esta tendencia es defendida por sectores de la derecha tradicionalista española y la derecha imperialista, aunque también reside en algunos fascismo de corte mas hispanista.
    La izquierda, en su defecto, rechaza e ignora cualquier reclama popular de algún territorio específico, como es el caso de Gibraltar. Algunos sectores de la extrema izquierda española, normalmente ligados al maoísmo y al estalinismo, luchan por la unificación de toda Iberia en una república federal socialista, proyecto que surgió en tiempos de la Segunda República a manos del Frente Popular y Manuel Azaña.
    Historia

    El irredentismo español, como cualquier otro en el mundo, surgió a raíz de las pérdidas de territorios mediante guerras, tratados e invasiones. Los primeros irredentismos surgieron a raíz de la pérdida del Imperio en América y de las islas del Caribe. Posteriormente, el irredentismo español moderno viene después de la ocupación francesa, con la idea de recuperar Cuba, Filipinas y Guam, perdidas ante los americanos, como tambien de la Marca Hispánica, ocupada por los franceses.
    La mayoría de irredentismos europeos luchan por la recuperación de territorios perdidos por razón de historia, cultura, raza, religión... Sin embargo, el irredentismo español ha destacado por su constante obsesión por recuperar tierras lejanas, en ocasiones muy distantes de la cultura, raza y religión españolas.
    En la actualidad, la palabra "irredentismo" en el pueblo español es sinónimo de Gibraltar, y es normalmente defendido por la derecha moderada española. Otros sectores, como el fascismo y el comunismo, defienden la reunificación de toda Iberia. En el caso de algunos carlistas e hispanistas, buscan la vuelta de un Segundo Imperio Español con toda la Hispandad unida.
    Territorios reclamados

    Gibraltar

    Gibraltar es el territorio más reclamado por el pueblo español. Los motivos defendidos por la derecha española es el anticolonianismo y el antiimperialismo, como también los crímenes que se suceden en el peñón, como es el tráfico de tabaco y animales.
    Gibraltar es un minúsculo peñón propiedad del Reino Unido desde 1715 mediante el Tratado de Utrecht, firmado en los Países Bajos. Fue cedido el peñón por motivo de la ayuda de los británicos prestaron a los españoles ante los franceses. El peñón, en antaño, era un lugar estratégico para la piratería, cobra de impuestos, tráfico de mercancias y su supervisión de la entrada y salida de toda nave del Mediterráneo. En la actualidad, en uno de los lugares más visitados, y destaca por su turismo, paraíso fiscal y nivel de vida.
    Andorra

    (Véase también: Irredentismo catalán)
    Andorra es un pequeño principado dividido políticamente entre los gobiernos democráticos de España y Francia, cuyos presidentes ejercen de "co-príncipes" en el estado. Su reclama es moderada, pero constante. La mayoría del pueblo español quiere que Andorra pase a ser española o que sea dividida por la mitad y repartida entre España y Francia.
    Andorra es un paraíso fiscal y un objetivo turístico europeo. Sus pobladores, los andorrinos, hablan catalán en su mayoría y tienen conocimiento del español y francés. Además, la gran mayoría descienden de españoles. Andorra no solo es reclamada por España, sino también por el nacionalismo catalán, el cual utiliza de argumento "la lengua que se habla".
    Marca Hispánica (Rosellón y Pirineos)

    (Véase también: Irredentismo catalán)
    Andorra, Rosellón y parte de los Pirineos orientales conforman la llamada Marca Hispánica, una región histórica perteneciente la gran parte del tiempo a la Corona Española y a anteriores reinos a esta. Esta región destaca por su turismo y valor estratégico al dividir a España y Francia. Se habla, principalmente, el francés, el catalán, el castellano, el occitano y el aranés, siendo muy difícil a día de hoy recuperar dicha marca mediante sufragio.
    No solo España reclama dicha marcha, sino que también el nacionalismo catalán, por motivo de que se habla el catalán. También, hay ciertas corrientes nacionalistas francesas y occitanas que reclaman todos los Pirineos y Andorra.
    Iparralde

    (Véase también: irredentismo vasco)
    El Iparralde (territorio del Norte o marca del Norte en vasco) o también llamado País Vasco francés, es un territorio al noroeste de España, el cual la mayoría de su gente habla vasco y descienden de españoles. El Iparralde es reclamado, mayoritariamente, por el nacionalismo vasco, pues constituye una de las partes de Euskal Herria (o Euskalherría para los carlistas). En la actualidad, el nacionalismo españolapenas lo reclama y su lucha está de parte de la izquierda patriótica vasca, también llamada izquierda abertzale para ellos.
    Portugal

    (Véase también: iberismo, federalismo ibérico, confederalismo ibérico)
    Portugal es un estado soberano que forma parte de la Unión Europea, formado como estado de derecho y democrático desde la caída del régimen de Salazar, similar al franquista pero en Portugal.
    La reclama de Portugal lleva sucediéndose desde hace siglos, bajo la idea de que Portugal es parte de España, de su cultura y gente. Sin embargo, en la actualidad, los movimientos iberistas proponen la federalización de ambos países, idea propuesta por la izquierda iberista. También existe la idea de confederalizar toda Iberia en un estado muy dividido y descentralizado, conformado por Castilla, Aragón, Navarra, Galicia y Portugal. La idea confederal comunista sugiere dividir mas esta confederación.
    Hace unos pocos años se realizó un sondeo tanto en España como en Portugal sobre una posible unión entre ambos. El 80% de la población española apoyaba la unión bajo la capitalidad de Madrid, mientras que sólo el 40% de Portugal apoyaría la desición de unirse a Madrid. El 75% de Portugal aceptó unirse manteniendo como capital Lisboa, y el 20% de los españoles apoyaría tal decisión. Una tercera alternativa, la cual era federar ambos países, conservando sus autonomías, cultura y símbolos, como sus capitales (imponiendo la bicapitalidad de Madrid y Lisboa) significó el apoyo del 60% de portugueses y españoles. La idea de unión bajo capital Toledo con la idea de evitar disputas fue rechazada tanto por portugueses como por españoles. El referendum para unificar ambos países fue criminalizado y rechazado por la Unión Europea, amenazando de que tal unión significaría la salida del país resultante de la Unión y del €uro y que tendría que ser de nuevo aprobado.
    La unión entre ambos países es socialmente aceptada en todos los estatutos e ideologías, y significaría un importante aumento económico de ambas partes, como también respecto a otras características como produción y población. La unión significaría ser el 5º país más poblado, el 2º más extenso de la UE y significaría entrar en el puesto 12 como potencia mundial, detrás de países como México o Italia.
    Hay diversos movimientos y partidos fascistas que promueven esta unión, pero ninguno con éxito. El Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) promueve la confederación de ambos países y la creación de un estado socialista. En términos iberistas, el comunismo es el único que consigue salir adelante con tal argumento.
    Sáhara Occidental

    (Véase también: nacionalismo saharaui, ocupación marroquí del Sáhara Occidental)
    El Sáhara Occidental fue una antigua colonia pertenenciente al Reino de España durante el franquismo, bajo el estatuto de provincia, por lo tanto, mantenía los mismos derechos constitucionales y legales que el resto de españoles. No existe un país llamado Sáhara Occidental como tal, sino que las fronteras del antiguo Sáhara español son reclamadas por los nacionalistas saharauis y ocupadas por las autoridades marroquíes. Legalmente, el Sáhara occidental pertenece a España desde 1958, pues no se firmó ningún tratado que cediera el territorio a otro país o un estatuto de independencia. La ocupación fue realizada por el Reino de Marruecos apenas pasados unos años de la muerte del general Franco, en 1976. La independencia del territorio corre a cargo del Frente Polisario, organización terrorista de ideal islamista, socialista árabe y antiimperialista, que anteriormente luchó contra las autoridades españolas en el territorio y que ha cedido a varias exigencias marroquíes. En la actualidad sólo el 30% del territorio es controlado por autoridades saharauis.
    Aunque la imagen internacional que se da del conflicto es de un pueblo oprimido que lucha por su libertad, muchos veteranos militares, hijos de colonos españoles, saharauis ancianos que vivieron el franquismo, saharauis católicos o islámicos alauís defienden la reintegración del Sáhara occidental a España para gozar de libertades, derechos y democracia "que no nos da" el Frente Polisario y las autoridades marroquíes, ambos perseguidores de religiones y derechos fundamentales. Muchas mujeres saharauis mulsulmanas han apoyado en marchas y protestas la integración como provincia a España. Otros políticos saharauis han defendido un proceso democrático de sufragio universal que decida si integrarse o no. De hacerlo, renovar los tratados para convertirse de provincia a Comunidad Autónoma. Otros defienden ser Provincia con Estatuto Especial.
    La imagen del pueblo saharaui viejo apoyando el régimen franquista es ocultada normalmente por los medios de información, pues lo políticamente correcto es la imagen de pueblo oprimido y explotado como colonia imperialista.
    Hispanoamérica

    (Véase también: hispanidad, panhispanismo)
    Desde la pérdida de las colonias indianas, muchos españoles, políticos e ideólogos de todas las ideologías han defendido y luchado por el acercamiento y colaboración mutua (hispanismo) de todos los países hispanohablantes, cosa que se ejerce a día de hoy. Sin embargo, ideologías como el nacionalsindicalismo, el carlismo y el panhispanismo han promovido desde meras colaboraciones a uniones políticas en imperios o federaciones. A nivel nacional y social, mucha gente rechaza una posible unión política con Sudamérica por mero racismo o xenofobia. El nacionalsindicalismo y José Antonio hablaron de la hispanidad como "un cojunto" y los carlistas como "herencia y obra" sobre la Hispandad.
    El acercamiento entre España y los hispanohablantes es meramente funcional.
    Córcega, Cerdeña y Sicilia

    Las tres islas pertenecieron, en momentos distintos, a la Corona de Aragón y, momentaneamente, a la española. Al lindar con España, hay algunos irredentistas españoles que sugieren anexionar las islas por motivos de historia, cultura y lengua. No hay una acción firme que promueva esto excepto los movimientos más hispanistas o imperialistas.
    Filipinas y Guam

    (Véase también: Guerra hispano-estadounidense)
    Filipinas y Guam fueron un conjunto de islas pertenecientes al Imperio español, posesiones perdidas frente a los estadounidenses, los cuales "liberaron" los países. Desde ese momento existía un sentimiento "irredento" sobre las islas. En la actualidad, en España no existe nada que reclame las islas, aunque sí sanciones contra EE. UU. por crímenes y mal trato al ceder las islas. En Filipinas existen diminutos movimientos que intentan federalizar las Filipinas a España.
    Polinesia española

    Guedes, Coroa, Pescadores y Ocea, cuatro islas que pasaron desapercibidas y que no fueron vendidas a Alemania. Son pequeños islotes sin valor alguno que, legalmente, pertenecen a España. Al igual que pasa con el Sáhara, el gobierno español no ha presentado ninguna reclama de las islas, actualmente bajo "ocupación" taiwanesa.
    En 2012 se hizo público un artículo, originalmente publicado por Yahoo!, sobre las islas. Este artículo dio la vuelta a todo internet hispano, y provocó una reacción en cadena y exigencias contra el estado español para que reclamaran las islas y fueran adheridas a España como colectividad de ultramar o comunidad autónoma. Esta reclama pasó desapercibida por la izquierda, la cual veía absurdo reclamar un conjunto de islotes en el extremo oriente. Las derechas y algunos partidos fascistas dieron muestras de interés hacia la colectividad. A día de hoy no hay un sentmiento irredento hacia las islas y no son noticia en ningún sitio.
    La única vez desde que se "perdieron" las islas allá por el 1899 - 1900 que se pudieron reclamar fue durante el régimen de Franco, el cual no mostró interés alguno por ellas, y las declaró como "inservibles" pues se barajeó la posibilidad de crear en ellas una pequeña base naval como hace Estados Unidos con las Islas Vírgenes, pero era imposible. Pese a que Franco no tenía interés hacia ellas, las propuestas de Taiwán, China y Estados Unidos de comprarlas o anexionarlas no fueron firmadas, siendo ignoradas por el consejo de Franco. Desde 1949 no se ha vuelto a sacar de manera oficial el tema.
    Territorios recuperados

    • Isla de Menorca: fue ocupada por los británicos en 1708 y cedida por el tratado de Utrecht en 1713. Tras turnarse la ocupación entre franceses y británicos, en 1802 vuelve a tener soberanía plena España sobre la isla, casi un siglo después.



    http://es.**************/wiki/Irredentismo_español

    Saludos en Xto.
    "¿Cómo no vamos a ser católicos? Pues ¿no nos decimos titulares del alma nacional española, que ha dado precisamente al catolicismo lo más entrañable de ella: su salvación histórica y su imperio? La historia de la fe católica en Occidente, su esplendor y sus fatigas, se ha realizado con alma misma de España; es la historia de España." - Ramiro Ledesma Ramos

  8. #8
    Avatar de Xabel
    Xabel está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    13 ago, 10
    Mensajes
    16
    Post Thanks / Like

    Re: Principio de Territorialidad, o de Reunificación Nacional

    Bueno, no sé hasta qué punto territorios como Occitania son tierra irredenta española. Formaron parte del Reino Visigodo de Tolosa y poco más. Vería más lógico reclamar la Septimania o la Baja Navarra, que esos territorios nos fueron arrebatados por la fuerza.

    Estoy de acuerdo en las reclamaciones en el mediterráneo que fueron de la Corona de Aragón, a las que yo incluiría los Presidios de Toscana. Son tierras con las que hay una gran afinidad cultural y que siempre permanecieron fieles a Las Españas. Y al igual que los anteriores nos fueron arrebatados de forma arbitraria. El Milanesado ya la veo de forma diferente, quizás porque los italianos del norte tienen otro carácter “más centroeuropeo” y además sería un territorio aislado.

    Y en Oceanía las islas antiguamente españolas, en realidad abarcarían el territorio al completo, por algo lo llamaban el lago español. Pero hoy en día las raíces comunes con esos archipiélagos son escasas. Sería muy bonito que los otrora archipiélagos españoles estuvieran bajo nuestra soberanía. Hoy con topónimos perdidos, casos de: Islas de los Pintados; Santa Catalina; Nombre de Jesús; Arzobispo; Los Volcanes; San Carlos; San Francisco, etc. Y que fueron poco a poco rapiñadas por ingleses, franceses, alemanes, estadounidenses o japoneses, debido a la debilidad española en el siglo XIX. En estos territorios (muchos de ellos prácticamente deshabitados) podría llegarse a algún acuerdo cultural y comercial más amplio para ir ampliando relaciones y volver a llevar la cultura española a aquellas tierras. Con la Filipinas americanizada o con Sabah ya ni con esas veo ninguna posibilidad.

    En Hispanoamérica mientras se siga inculcando ese odio visceral hacia lo español, desde la enseñanza, la literatura, los políticos o los medios de comunicación parece una misión imposible la reunificación de Las Españas. Los masones hicieron bien su trabajo…

    En América por poder se pueden reclamar todo. Los ingleses, holandeses o los franceses son unos “okupas”, ya que el continente era nominalmente hispánico en su totalidad. Además de que España llegó hasta las Aleutianas, que no salen en el mapa, y ordenó a los rusos que se fueran. Muestra ello la idea española de propiedad.

    En Portugal se podría decir que sucede tres cuartos de lo mismo. El odio hacia lo español está bastante extendido y es socialmente hasta normal. Varias veces ha salido a relucir en campañas electorales portuguesas o en medios de comunicación, el atacar a determinados políticos por realizar convenios con España o que empresas españolas se instalen allí. Aquí esa xenofobia manifiesta sería rápidamente censurada por la mayoría, cosa que no sucede igual en Portugal o en Hispanoamérica.

    África merece mención aparte. Debería seguirse el testamento de Isabel la Católica, que nos exhortaba a continuar la reconquista en el norte del continente. No hay que olvidar que los árabes invadieron ese territorio en su avalancha desde Arabia, su lugar natal. E inmeditamente después cruzarían el estrecho. Ni hay que olvidar la España Transfretana. O sea, que nosotros estábamos antes.

    Al igual que no es muy lógico que Italia debiera de ceder en 1945 un territorio de 1.759.541 Km2. a unos 700.000 árabes. O en el Sáhara español con 70.000 árabes, muchos de ellos ni siquiera vivían en el territorio, ya que siempre fueron nómadas. Y con unos 30.000 españoles europeos y creciendo, debiera entregar un territorio que había delimitado España, construido las infraestructuras, las ciudades y las industrias, etc. Si a España le correspondió en el Tratado de Berlín fue precisamente por ser un trozo de desierto sin valor y despoblado frente a sus costas de Canarias. Quien se ganó el derecho de pertenecía con todas las de la ley fue España y no un autoinventado pueblo “saharaui”, desconocido hasta entonces.
    Además España tenía derechos territoriales hasta el paralelo 20, que incluía la mitad de la actual Mauritania, pero los franceses se inmiscuyeron ya que encontraron una zona rica en minerales. De ahí que la parte sureste del Sahara español no siga una línea recta al igual que el resto de la provincia española.

    Caso similar ocurrió en la zona del Golfo de Guinea, donde España tenía derechos desde 1778 entre el Cabo López y la desembocadura del Río Níger y su correspondiente “hinterland”. Pero nuevamente los “matones del barrio” nos lo impidieron en la Conferencia de Berlín. Y España tuvo que conformarse con un minúsculo territorio. Pero el caso del África negra, según mi opinión, es diferente al África árabe. Ya que los pueblos que allí habitan tienen derecho sobre esos territorios. En todo caso alguna isla, caso de Annobón que prefería seguir siendo española.



    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas

  9. #9
    Avatar de ReynoDeGranada
    ReynoDeGranada está desconectado Athal-Ward
    Fecha de ingreso
    13 feb, 14
    Ubicación
    Jerez de la Frontera
    Mensajes
    690
    Post Thanks / Like

    Re: Principio de Territorialidad, o de Reunificación Nacional

    FRONTERAS NATURALES Y SOBERANÍA

    Por Juan Vázquez de Mella





    Nosotros tenemos los límites naturales más definidos. Ya sé yo que ciertos geógrafos modernos han puesto hasta en litigio las fronteras naturales, exagerando la dificultad de señalar bien los dos caracteres, el de protección y el de obstáculo. Claro está que si no hay por parte de los naturales una preparación orgánica y técnica, no existe ni aun en el Himalaya obstáculo ni protección sobre el globo; pero si hay algunas bien definidas, ellos lo afirman, son las de la Península Ibérica; porque aunque tengamos parte de nuestra raza extendida al otro lado del Pirineo, es un hecho evidente que la muralla de los Pirineos y el mar nos demarcan con límites tales, que no existe ningún otro Estado en la Europa actual que pueda presentar unas fronteras como las que tenemos nosotros.


    Y España, ¿ejerce la soberanía sobre todo su territorio? ¿Hay algún Estado que ejerza soberanía sobre sus dominios españoles? Al hacer la pregunta ya habéis contestado vosotros, y un nombre pasa por vuestra memoria y por todos los labios. Nosotros, como decía Floridablanca, tenemos clavada la espina de Gibraltar: pero ¿no es nada más que la de Gibraltar? Yo sé que un embajador inglés, presentando un plano de Gibraltar, exigió de España (y está concedida esta exigencia) que, trazando una circunferencia, cuyo centro sería el Castillo del Moro, de Gibraltar, abarcase unos quince kilómetros dentro de los cuales España no podría fortificar ni emplazar una batería o el más insignificante fuerte que pudiera amenazar la plaza, sin que Inglaterra lo considerase una 60 casus belli; de modo que no es la plaza y el Peñón de Gibraltar, son trece kilómetros de territorio español los que están sojuzgados por otra potencia. Nuestra soberanía está limitada y enfeudada; nosotros no podemos fortificar Sierra Carbonera, no podemos fortificar Sierra Arca, que está dentro y la domina; no podemos fortificar Punta Carnero, no podemos poner cañones en San García, ni en los Adalides, ni en San Roque, ni sobre otros muchos puntos; nosotros tenemos sometida a otra potencia parte del territorio nacional.


    No se trata, no, de la Plaza de Gibraltar; y cuando se habla de ella -y han hablado recientemente oradores y periódicos-, se plantea muy mal la cuestión. Porque se dice: "¿Cómo queréis que reivindiquemos a Gibraltar? ¿Lo vamos a reivindicar diplomáticamente, lo vamos a reivindicar por la fuerza? No tenemos poder bastante para reivindicarle diplomáticamente, las negociaciones han fracasado."


    Acerca de Gibraltar ha habido, si no estoy en este instante trascordado, hasta siete negociaciones distintas. Antes de la paz de Utrech, en los preliminares, ya negoció Felipe V, para que, en el tratado secreto que intentaba hacer en Versalles, Inglaterra no llevase la compensación de Gibraltar. Después, Felipe V negoció dos veces con motivo de la Cuádruple Alianza; y en la segunda, Jorge I, que le ofreció acceder, no pudo llevarlo a cabo, porque lo rechazó el Parlamento británico. La cuarta vez se puso de acuerdo con el emperador para conseguirlo, pero Inglaterra y Francia lo estorbaron. La quinta negociación se verificó en tiempo de Fernando VI, que trató de la devolución de la plaza, y Pitt se la ofreció, pero a cambio de que le ayudásemos nosotros a reconquistar para Inglaterra la isla de Menorca, que había perdido. La sexta y séptima gestión se realizaron, en tiempo de Carlos III, por Floridablanca y Aranda, y las dos fracasaron por excesivas exigencias de Inglaterra y por la oposición parlamentaria.


    Después no se volvió a tratar, porque lo que intentó Godoy no pasó de preliminares; y hoy, cuando se habla de estas cosas, siempre se cita y se señala a Gibraltar, y este es un grave error. No se trata sólo de la plaza de Gibraltar; se plantea muy mal la cuestión: se trata de la soberanía sobre el Estrecho de Gibraltar.


    Y ved, que el estrecho de Gibraltar es el punto central del planeta, que allí está escrito todo nuestro Derecho internacional; parece que Dios, previendo la ceguedad de nuestros estadistas y políticos parlamentarios, se lo ha querido poner delante de los ojos para que supiesen bien cual era nuestra política internacional. Es el punto central del planeta: une cuatro continentes; une y relaciona el Continente africano con el Continente europeo; es el centro por donde pasa la gran corriente asiática y donde viene a comunicarse con las naciones mediterráneas toda la gran corriente americana; es más grande y más importante que el Skagerrakh y el Cattegat, que el gran Belt y el pequeño Belt, que al fin no dan paso más que a un mar interior, helado la mitad del tiempo, es más importante que el Canal de la Mancha, que no impide la navegación por el Atlántico y el Mar del Norte; es muy superior a Suez, que no es más que una filtración del Mediterráneo, que un barco atravesado con su cargamento puede cerrar, y que los Dardanelos, que, si se abrieran a la comunicación, no llevarían más que a un mar interior; y no tiene comparación con el Canal de Panamá, que corta un Continente. Dios nos ha dado la llave del Mar latino. La Geología, la Geografía, la Topografía, las olas mismas del Estrecho chocando en el acantilado de la costa, nos están diciendo todos los días: aquí tenéis la puerta del Mediterráneo, y la llave; aquí está vuestra grandeza.


    Extracto del discurso del Teatro de la Zarzuela, el 31 de mayo de 1915

    PUEBLO INDÓMITO: FRONTERAS NATURALES Y SOBERANÍA
    "¿Cómo no vamos a ser católicos? Pues ¿no nos decimos titulares del alma nacional española, que ha dado precisamente al catolicismo lo más entrañable de ella: su salvación histórica y su imperio? La historia de la fe católica en Occidente, su esplendor y sus fatigas, se ha realizado con alma misma de España; es la historia de España." - Ramiro Ledesma Ramos

  10. #10
    Avatar de ReynoDeGranada
    ReynoDeGranada está desconectado Athal-Ward
    Fecha de ingreso
    13 feb, 14
    Ubicación
    Jerez de la Frontera
    Mensajes
    690
    Post Thanks / Like

    Re: Principio de Territorialidad, o de Reunificación Nacional

    Cita Iniciado por Xabel Ver mensaje
    Bueno, no sé hasta qué punto territorios como Occitania son tierra irredenta española. Formaron parte del Reino Visigodo de Tolosa y poco más. Vería más lógico reclamar la Septimania o la Baja Navarra, que esos territorios nos fueron arrebatados por la fuerza.

    Estoy de acuerdo en las reclamaciones en el mediterráneo que fueron de la Corona de Aragón, a las que yo incluiría los Presidios de Toscana. Son tierras con las que hay una gran afinidad cultural y que siempre permanecieron fieles a Las Españas. Y al igual que los anteriores nos fueron arrebatados de forma arbitraria. El Milanesado ya la veo de forma diferente, quizás porque los italianos del norte tienen otro carácter “más centroeuropeo” y además sería un territorio aislado.

    Y en Oceanía las islas antiguamente españolas, en realidad abarcarían el territorio al completo, por algo lo llamaban el lago español. Pero hoy en día las raíces comunes con esos archipiélagos son escasas. Sería muy bonito que los otrora archipiélagos españoles estuvieran bajo nuestra soberanía. Hoy con topónimos perdidos, casos de: Islas de los Pintados; Santa Catalina; Nombre de Jesús; Arzobispo; Los Volcanes; San Carlos; San Francisco, etc. Y que fueron poco a poco rapiñadas por ingleses, franceses, alemanes, estadounidenses o japoneses, debido a la debilidad española en el siglo XIX. En estos territorios (muchos de ellos prácticamente deshabitados) podría llegarse a algún acuerdo cultural y comercial más amplio para ir ampliando relaciones y volver a llevar la cultura española a aquellas tierras. Con la Filipinas americanizada o con Sabah ya ni con esas veo ninguna posibilidad.

    En Hispanoamérica mientras se siga inculcando ese odio visceral hacia lo español, desde la enseñanza, la literatura, los políticos o los medios de comunicación parece una misión imposible la reunificación de Las Españas. Los masones hicieron bien su trabajo…

    En América por poder se pueden reclamar todo. Los ingleses, holandeses o los franceses son unos “okupas”, ya que el continente era nominalmente hispánico en su totalidad. Además de que España llegó hasta las Aleutianas, que no salen en el mapa, y ordenó a los rusos que se fueran. Muestra ello la idea española de propiedad.

    En Portugal se podría decir que sucede tres cuartos de lo mismo. El odio hacia lo español está bastante extendido y es socialmente hasta normal. Varias veces ha salido a relucir en campañas electorales portuguesas o en medios de comunicación, el atacar a determinados políticos por realizar convenios con España o que empresas españolas se instalen allí. Aquí esa xenofobia manifiesta sería rápidamente censurada por la mayoría, cosa que no sucede igual en Portugal o en Hispanoamérica.

    África merece mención aparte. Debería seguirse el testamento de Isabel la Católica, que nos exhortaba a continuar la reconquista en el norte del continente. No hay que olvidar que los árabes invadieron ese territorio en su avalancha desde Arabia, su lugar natal. E inmeditamente después cruzarían el estrecho. Ni hay que olvidar la España Transfretana. O sea, que nosotros estábamos antes.

    Al igual que no es muy lógico que Italia debiera de ceder en 1945 un territorio de 1.759.541 Km2. a unos 700.000 árabes. O en el Sáhara español con 70.000 árabes, muchos de ellos ni siquiera vivían en el territorio, ya que siempre fueron nómadas. Y con unos 30.000 españoles europeos y creciendo, debiera entregar un territorio que había delimitado España, construido las infraestructuras, las ciudades y las industrias, etc. Si a España le correspondió en el Tratado de Berlín fue precisamente por ser un trozo de desierto sin valor y despoblado frente a sus costas de Canarias. Quien se ganó el derecho de pertenecía con todas las de la ley fue España y no un autoinventado pueblo “saharaui”, desconocido hasta entonces.
    Además España tenía derechos territoriales hasta el paralelo 20, que incluía la mitad de la actual Mauritania, pero los franceses se inmiscuyeron ya que encontraron una zona rica en minerales. De ahí que la parte sureste del Sahara español no siga una línea recta al igual que el resto de la provincia española.

    Caso similar ocurrió en la zona del Golfo de Guinea, donde España tenía derechos desde 1778 entre el Cabo López y la desembocadura del Río Níger y su correspondiente “hinterland”. Pero nuevamente los “matones del barrio” nos lo impidieron en la Conferencia de Berlín. Y España tuvo que conformarse con un minúsculo territorio. Pero el caso del África negra, según mi opinión, es diferente al África árabe. Ya que los pueblos que allí habitan tienen derecho sobre esos territorios. En todo caso alguna isla, caso de Annobón que prefería seguir siendo española.



    Buenas Xabel,

    Occitania, étnicamente hablando, es territorio español.El problema es que es el territorio español que, por su incomunicación con el resto de las Españas a causa de los Pirineos, ha sido más veces carne de rapiña de extranjeros (sobre todo franceses, pero también ingleses en la Edad Media) de manera que ha sido arrebatada en innumerables ocasiones y otras tantas reincorporada.De hecho, ni la misma Occitania ha estado nunca unificada políticamente desde el reino visigodo, aunque ha pervivido como región etnocultural. (En este mensaje Lo Ferrer explica con gran detalle la historia de Occitania: ¿Cuántos de estos territorios considerais parte de España? ).En mi mapa de todas maneras vienen incluidas tanto el Iparralde, como la Catalunya Nord, como Occitania.

    Los presidios de Toscana en un principio pensé en incluirlos, pero luego lo dilucidé mejor y pensándolo bien, se crean como posesión española en 1557 y en 1801 dejan de existir, sin reincorporarse tras el Congreso de Viena a las Dos Sicilias.Es decir, se agregan como parte del reino de Nápoles (1442-1861) después de su creación, y desaparecen antes de su final. Más allá de alguna fortaleza o placa conmemorativa en alguna plaza, la influencia española no se nota hoy día apenas, y la cultura es eminentemente toscana.Quiero decir, que se trata más de una plaza estratégica que una región con verdadera identidad, por ejemplo, ninguno de los reclamos independentistas napolitanos/neoborbónicos prestan atención a los Presidios.Si concuerdo en cambio en que el Milanesado (y aquí incluiría el resto de territorios centroeuropeos como los Países Bajos o el Franco Condado, que al fin y al cabo no eran parte de ningún reino hispánico, sino herencia alemana y borgoñona del César Carlos V) no sería parte integrante de España, aunque si una especie de recordatorio de que el destino de España está unido irremediablemente al de Europa.(Respecto a esto, me gustaría recordar la teoría de los 3 Círculos de Nasser, que establecían 3 zonas donde el papel histórico de Egipto debía proyectarse: la árabe, la islámica y la africana.De la misma manera, podríamos decir que los 3 Círculos de España son el hispano, el cristiano, y el europeo).

    Para elaborar este mapa, he intentado tener presentes dos factores:
    1-La máxima extensión de las coronas hispánicas (Portugal,Castilla y Aragón)
    2-Las reclamaciones efectivas, con límites bien delineados, y que tuviesen lugar lo más cercano posible en el tiempo.
    Por tanto, en el caso de Oceanía, podríamos hablar del "lago español" y todo aquello si tenemos en cuenta las exploraciones y descubrimientos, pero realmente solo fueron españolas las Marianas, las Carolinas, las Palaos y la Isla de Pascua.En todas ellas (quitando la Isla de Pascua, que es la más hispanizada evidentemente porque sigue perteneciendo a Chile) pervive a pesar de todo la herencia hispana (por ejemplo el chamorro de Guaján y el resto de las Marianas, aunque también se habla en las Carolinas).Filipinas, a pesar de la lamentable colonización cultural yanki, no deja de ser hispana.Mas de 300 años de pertenencia a la Hispanidad, desde el Sandugo entre Legazpi y Catunao, no pueden ser borrados tan felizmente ni aún por los piratas más poderosos del mundo.Seria sólo cuestión de tiempo que Filipinas se "rehispanizase".En cuanto a Sabá, veo lógico que si reclamamos las Malvinas o el Esequibo para la Hispanidad por ser parte integrante de Argentina o Venezuela, que menos que hagamos lo propio con las Filipinas.De hecho, en ciudades como Semporna se habla chabacano, y Sabá estuvo a bien poco de volver a Filipinas cuando la Operación Merdeka en tiempos de Ferdinand Marcos.

    Estoy de acuerdo contigo en que, mientras en Hispanoamérica, Portugal y demás se siga fomentando la Leyenda Negra, la unificación será sumamente difícil, aunque creo que esto es asunto que está de sobra tratado, y bien sabemos qué intereses son los que mueven los hilos tras dichas manipulaciones.

    En América volvemos a lo mismo, podríamos volver a reclamarlo todo en base a exploraciones y descubrimientos, pero atendiendo a la máxima extensión española en América, las Aleutianas por ejemplo se quedarían fuera de nuestros territorios (para el Pacífico Noroeste tuve en cuenta tanto el territorio de Nutca https://es.m.wikipedia.org/wiki/Archivo:Nutca.png como la región natural de Cascadia, que ocupaba la mayor parte de nuestra reclamación https://en.m.wikipedia.org/wiki/File...ion_vector.svg)

    África era nuestra zona de expansión natural, del mismo modo que las estepas eurasiáticas fueron la de Rusia.Probablemente, de no haberse descubierto América, nuestra expansión hubiera proseguido por allí tal y como deseó Isabel la Católica.El punto de la España Transfretana es importante no olvidarlo.El Rif y el Oranesado son territorios hispánicos y no árabes.Sólo los bereberes rifeños (emparentados con iberos y vascones) tendrían derecho a quedarse si España llevase a cabo una reconquista "africanista" la zona.Es más, creo que geopolíticamente habría que aprovechar el nacionalismo rifeño.No olvidemos como en la Revuelta del Rif aparecían banderas rojigualdas y retratos de Franco junto a los de Nasser.Las cábilas rifeñas nunca fueron dominio del sultán, al igual que el Sáhara.Respecto a este último, recuerdo un programa de Miquel Silvestre en el que viajaba por Villa Cisneros, y un saharaui le contaba como deseaban preservar la iglesia frente a las agresiones del Majzén porque al fin y al cabo era el único patrimonio del que disponían, ya que España les creó como pueblo y toda la herencia que poseen proviene de ésta, ya que antes, como bien dices, eran nómadas del desierto.Creo que recordar que la curva que mencionas fue una artimaña de los gabachos para quedarse con las minas de Iyil (hay que ver, todo lo que nunca ganaban en el campo de batalla lo conseguían con la diplomacia, al igual que los ingleses con el caso del mapa color de rosa).Por poner un caso cercano, un amigo cuyo padre es saharaui me ha contado en infinidad de ocasiones que allí en el Sáhara se guarda muy buena imagen de Franco y se le aprecia mucho, tanto que ha llegado a describirme a todos los saharauis como "franquistas".
    Los reclamos españoles en África venían muy bien explicados en este otro hilo: Ambiciones de España en los años 40s

    Ahora bien Xabel, no entiendo qué criterio has seguido para confeccionar tu mapa, sobre todo en África (pues los de Europa si los has explicado).¿Por qué razón el este de Argelia no está incluido dentro de las hipotéticas reclamaciones españolas? ¿Por qué la Guinea portuguesa, Santo Tomé y Príncipe, Fernando Poo, Río Muni, Cabinda o Angola no aparecen coloreadas pero prácticamente todo el Magreb (que no tiene más relación con España que la división en esferas de influencia del norte de África en los tratados de Monteagudo o Tordesillas y poco más) sí es señalado como hispano?

    Por cierto, en mi mapa no incluí la Antártida Española, que serían el resultado de la superposición de las reclamaciones chilena y argentina, e incluso (esto ya más utópicamente) podríamos reclamar la "tierra de Marie Byrd", que no es reivindicada por ninguna nación de la Tierra, y a fin de cuentas, nosotros descubrimos la Antártida en 1603.

    Saludos en Xto.
    Última edición por ReynoDeGranada; 19/07/2016 a las 02:14
    "¿Cómo no vamos a ser católicos? Pues ¿no nos decimos titulares del alma nacional española, que ha dado precisamente al catolicismo lo más entrañable de ella: su salvación histórica y su imperio? La historia de la fe católica en Occidente, su esplendor y sus fatigas, se ha realizado con alma misma de España; es la historia de España." - Ramiro Ledesma Ramos

  11. #11
    Avatar de Xabel
    Xabel está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    13 ago, 10
    Mensajes
    16
    Post Thanks / Like

    Re: Principio de Territorialidad, o de Reunificación Nacional

    Buenas ReynoDeGranada.

    Intentaré contestar a tus preguntas sobre el mapa en la zona africana que he realizado “a vuelapluma”.

    Efectivamente, como bien afirmas, África era nuestra zona de expansión natural. Y hubiera continuado la reconquista, lo más probable, de no haberse descubierto América en 1492. España tuvo presencia a lo largo de los siglos en aquellas costas y lo lógico es que a partir de esos asentamientos (Ceuta, Melilla, Mazalquivir, Orán, Argel, Trípoli, etc) se hubieran adentrado hacia la zona interior. Como era norma habitual de la época: primero una factoría/colonia/población/plaza fuerte y a partir de esta llevar a cabo la ocupación del territorio interior.
    En mi opinión esta es la auténtica España irredenta, ya que como ya he comentado, los árabes eran tan invasores de la península ibérica como lo son del norte de África. Y nuestra “obligación” era continuar la reconquista.
    La población bereber, desde mi punto de vista ya ha sido asimilada en su mayor parte, a pesar de un tímido resurgimiento en los últimos años, incluso en Canarias (sic). Pero solamente la desmesurada natalidad de las últimas décadas en la zona ha llevado a una presencia considerable de este pueblo. Pueblo que tampoco es que haya tenido conciencia de nación, ni de sus límites territoriales en ningún momento y además se encuentra muy disperso en la zona. Entre estos pueblos se clasifican a varias tribus nómadas. Por lo tanto su apego y derecho al territorio es cuando menos cuestionable.

    Sobre la pregunta que me haces sobre Argelia. Los límites siguiendo la explicación ya dada más arriba respecto a que a partir de los establecimientos en la costa se adentrarían en el interior. La “frontera” estaría en Bugía por un lado y en el otro sería Bona (aunque viéndolo ahora parece que no quedó muy bien, jeje).

    Luego también por hacer coincidir la zona de expansión europea en África con los meridianos al norte de la zona europea, tanto de España como de Francia. Ya que como he comentado no veo a Occitania territorio irredento español (desde luego que puedo estar equivocado). Por lo tanto Francia también tendría su zona de expansión en la zona. Rematando un poco el tema del mapa, la frontera sur coincidiría “grosso modo” con la zona asignada a España en principio, cuyo límite sur era el paralelo 20 y además es aproximadamente el principio del África negra, que como ya he comentado no lo considero parte de las Españas por los motivos ya indicados.

    Evidentemente, no tengo la verdad absoluta y puedo estar equivocado. Pero los países hispánicos de América y África y otros donde haya habido presencia en Asia y Oceanía, a lo más que yo creo que se podría aspirar sería a una especie de mancomunidad de naciones y luego con el tiempo Dios dirá. Pero no son desde mi punto de vista España. En todo caso con alguno de los archipiélagos menores de Oceanía, se podría llegar a establecer mayores vínculos por su propio interés y por España tener algún territorio de una zona que nunca debió abandonar, como es el Pacífico.

    Pero todo esto, está claro, son deseos más que realidades.

    Saludos.
    Última edición por Xabel; 30/09/2016 a las 19:48

  12. #12
    Avatar de ReynoDeGranada
    ReynoDeGranada está desconectado Athal-Ward
    Fecha de ingreso
    13 feb, 14
    Ubicación
    Jerez de la Frontera
    Mensajes
    690
    Post Thanks / Like

    Re: Principio de Territorialidad, o de Reunificación Nacional

    Cita Iniciado por Xabel Ver mensaje
    Buenas ReynoDeGranada.

    Intentaré contestar a tus preguntas sobre el mapa en la zona africana que he realizado “a vuelapluma”.

    Efectivamente, como bien afirmas, África era nuestra zona de expansión natural. Y hubiera continuado la reconquista, lo más probable, de no haberse descubierto América en 1492. España tuvo presencia a lo largo de los siglos en aquellas costas y lo lógico es que a partir de esos asentamientos (Ceuta, Melilla, Mazalquivir, Orán, Argel, Trípoli, etc) se hubieran adentrado hacia la zona interior. Como era norma habitual de la época: primero una factoría/colonia/población/plaza fuerte y a partir de esta llevar a cabo la ocupación del territorio interior.
    En mi opinión esta es la auténtica España irredenta, ya que como ya he comentado, los árabes eran tan invasores de la península ibérica como lo son del norte de África. Y nuestra “obligación” era continuar la reconquista.
    La población bereber, desde mi punto de vista ya ha sido asimilada en su mayor parte, a pesar de un tímido resurgimiento en los últimos años, incluso en Canarias (sic). Pero solamente la desmesurada natalidad de las últimas décadas en la zona ha llevado a una presencia considerable de este pueblo. Pueblo que tampoco es que haya tenido conciencia de nación, ni de sus límites territoriales en ningún momento y además se encuentra muy disperso en la zona. Entre estos pueblos se clasifican a varias tribus nómadas. Por lo tanto su apego y derecho al territorio es cuando menos cuestionable.

    Sobre la pregunta que me haces sobre Argelia. Los límites siguiendo la explicación ya dada más arriba respecto a que a partir de los establecimientos en la costa se adentrarían en el interior. La “frontera” estaría en Bugía por un lado y en el otro sería Bona (aunque viéndolo ahora parece que no quedó muy bien, jeje).

    Luego también por hacer coincidir la zona de expansión europea en África con los meridianos al norte de la zona europea, tanto de España como de Francia. Ya que como he comentado no veo a Occitania territorio irredento español (desde luego que puedo estar equivocado). Por lo tanto Francia también tendría su zona de expansión en la zona. Rematando un poco el tema del mapa, la frontera sur coincidiría “grosso modo” con la zona asignada a España en principio, cuyo límite sur era el paralelo 20 y además es aproximadamente el principio del África negra, que como ya he comentado no lo considero parte de las Españas por los motivos ya indicados.

    Evidentemente, no tengo la verdad absoluta y puedo estar equivocado. Pero los países hispánicos de América y África y otros donde haya habido presencia en Asia y Oceanía, a lo más que yo creo que se podría aspirar sería a una especie de mancomunidad de naciones y luego con el tiempo Dios dirá. Pero no son desde mi punto de vista España. En todo caso con alguno de los archipiélagos menores de Oceanía, se podría llegar a establecer mayores vínculos por su propio interés y por España tener algún territorio de una zona que nunca debió abandonar, como es el Pacífico.

    Pero todo esto, está claro, son deseos más que realidades.

    Saludos.
    Gracias por la respuesta, Xabel. Ahora entiendo los fundamentos de los límites (a mi parecer un tanto caprichosos, en lo que refiere sobre todo a esa porción que dejas para Francia) de tu mapa, aunque me vas a permitir que discrepe. Y es que, en mi opinión, a pesar de que podamos hablar del norte de África como nuestro Lebensraum, juzgo un poco ilógico el hecho de reivindicar prácticamente todo el Magreb cuando nunca ha habido presencia española allí exceptuando el Rif, el Oranesado, Ifni y el Sáhara, ni cultura española, ni sangre española, como España irredenta, y sin embargo zonas en las que las hubo y hubiera seguido habiendo de no ser por la acción subversiva balcanizadora masónica en territorios como América, Oceanía o África no sean consideradas España.
    Podría decirse que yo pienso de la misma manera que Felipe II en su día, que prohibió en 1573 las conquistas mediante las Ordenanzas, dando lugar a la pacificación. Yo considero que la Patria española ya está formada, con territorios perfectamente delineados, al igual que el resto de naciones. Dios quiso que las cosas sucediesen de tal manera que el anhelo de la expansión por Berbería se truncase. Nuestro Lebensraum mudó al Nuevo Mundo.
    Y la nación árabe, a la que nos une una proverbial amistad como se vio en tiempos de Franco, debe ser aliada nuestra y de Europa. Debemos apoyar siempre a los movimientos baazistas, panarabistas, nasseristas o gadafistas, a minorías como los chiítas y, por supuesto, a los cristianos árabes (maronitas, coptos, siríacos, etc...). Una nación arabe unida del océano al golfo sería un compañero de inestimable valor en África y Asia. Pero siempre dejando claro que el Rif, el Oranesado, Ifni y el Sáhara son españoles, pues nunca han sido colonias, nunca España ha colonizado al pueblo árabe, ni a ningún otro, sino que allí nuestra presencia data de tiempos inmemoriales.
    Yo considero a los bereberes rifeños como españoles irredentos, que con la pérdida de Tingitania fueron islamizados y arabizados. Profesan el mahometanismo mayoritariamente, pero son hermanos nuestros de sangre. Descienden de los cromañones que migraron desde África (los helenos del Paleolítico), de los que también descendemos los íberos, así como de los vándalos. No por nada la coincidencia fonética entre, por ejemplo, Iberia y Berbería. Decía Azorín que España llegaba hasta el Atlas. No sería para nada extraño confundir a un rifeño pelirrojo y de ojos claros con un español cristiano viejo. Los mismos guanches, ya que lo dices, eran bereberes. Sería cuestión de aprovechar su sentimiento nacionalista antimarroquí, recuperar el Rif, y devolverles la que es su religión natural, el cristianismo. Estaríamos hablando, junto con el Oranesado, de la España propiamente dicha, anterior a la expansión ultramarina. A esta última pertenecerían Ifni y el Sáhara, que sí son étnicamente árabes o arabo-bereberes, aunque como digo el territorio ha sido español desde esta etapa donde surcamos los océanos.

    En fin, yo tampoco tengo la verdad absoluta, pero estas son mis percepciones acerca del tema, y creo firmemente que estas fronteras son las que más se ajustan a la realidad histórica española.

    Saludos en Xto.
    "¿Cómo no vamos a ser católicos? Pues ¿no nos decimos titulares del alma nacional española, que ha dado precisamente al catolicismo lo más entrañable de ella: su salvación histórica y su imperio? La historia de la fe católica en Occidente, su esplendor y sus fatigas, se ha realizado con alma misma de España; es la historia de España." - Ramiro Ledesma Ramos

  13. #13
    Avatar de Ennego Ximenis
    Ennego Ximenis está en línea Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    01 oct, 10
    Mensajes
    508
    Post Thanks / Like

    Re: Principio de Territorialidad, o de Reunificación Nacional

    No me mates del susto con afirmaciones de este tipo, caro ReynoDeGranada:

    Yo considero a los bereberes rifeños como españoles irredentos, que con la pérdida de Tingitania fueron islamizados y arabizados.
    Como bien dices lo único que podriamos compartir con los bereberes, para considerarlos españoles, sería el linaje y la lengua (que antes de la aparición de los estados estaban fuertemente correlacionados ya que la lengua se pasaba casi solo de padres a hijos) pero es que este no es en absoluto el caso. Hay tres maneras de estudiar el linaje: el patrilinaje a través del cromosoma Y, el matrilinaje a través del adn mitocondrial y el complicado árbol genealógico que surge de las mezclas y remezclas de los tiempos a través del adn autosómico. En ninguno de estos casos tenemos coincidencias con los bereberes. Solo la fachada occidental, la atlántica, peninsular tiene presencia destacada (que ni muchos menos mayoritaria) de linajes masculinos y de ADN autosómico relacionado con los berberiscos y cuyo origen es de tiempos neolíticos. Aquí la maxima cantidad de % de personas cuyo cromosoma Y podría venir del norte de africa, porque ojo, en este mapa también salen linajes cuyo origen es anatolio y llegaron con la agricultura a Europa, no siendo por tanto norteafricanos.



    Aquí el % de personas con unos marcadores genéticos de su ADN autosomal cuyas máximas frecuancias hoy día se dan en Africa y por tanto son lo más probable de origen africano. El ADN autosómico es mejor que el ptrilineal o el matrilineal para saber la cantidad de "sangre" que compartimos:


    Como ves la cantidad de sangre bereber va del 1% en la zona oriental de la península al 5-10% en la atlántica.
    Aquí ADN autosómico cuyas máximas frecuencias se dan en el mar rojo y tienen que ver probablemente por tanto con la expansión lingüística afroasiática ( https://es.wikipedia.org/wiki/Lengua...asi%C3%A1ticas ) que dió origen a bereberes, fenicios, egipcios, grupos somalidos, árabes y hebreos (en función de con quien se mezclaron a cada lugar que llegaba esta expansión se generaban nuevos pueblos)



    Por otro lado en tiempos mesolíticos llegaron algunos linajes femeninos europeos a Berbería como H1, H3 y V5.
    En las zonas donde más adelante se hablo íbero, la sangre bereber es mínima, y por lo que se sabe de ella es una lengua de tipo vascónico, como mucho la única lengua bereber que conozcamos que se dió en España sería la tartésica, y eso es solo viendo que la mayor cantidad de sangre bereber del neolítico se da en el algarve, no hay pruebas lingüísticas al respecto.

    Si quieres conocer más acerca de la historia genética de España te recomiendo leer este artículo (y navegar por esa web):
    Genetic origins of the Iberian people - Eupedia

    Por cierto que ,una cosa ya bastente validada por la genética es que el 95% de nuestra herencia es anterior a la llegada de fenicios, griegos y romanos. Solo el 5% restante viene de tiempos posteriores.
    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas
    Última edición por Ennego Ximenis; 01/10/2016 a las 19:36
    Libra zagun, mutillak, España lepratik,
    harturik hontarako fusillak bertatik;
    ekarriko dizkigu pakiak gerratik,
    poztutzen dala oso mundua gugatik.

    Españan española da Don Karlosena,
    ekarri zagun hura ahal degun lehenena;
    konfiantza jar zagun oso harentxena,
    berak emango digu gustorik onena

    POR DIOS Y POR ESPAÑA VICTORIOSA DE TODOS SUS ENEMIGOS, SIN PACTOS NI MEDIACIONES.

    .“Miguel, Miguel, Miguel guria,
    Zaizu, zaizu Euskalerria”.

  14. #14
    Avatar de Ennego Ximenis
    Ennego Ximenis está en línea Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    01 oct, 10
    Mensajes
    508
    Post Thanks / Like

    Re: Principio de Territorialidad, o de Reunificación Nacional

    Ahora bien para que solo por el linaje consideremos españolas a unas gentes que nunca han sido culturalmente españolas y que no formaron parte del grupo común español creado por los romanos y continuado hasta hoy, estas gentes deberían tener una directa y recta ascendencia común con nosotros, no que nuestros antepasados hallan tenido episodios esporádicos de inercambio de gentes y casamiento con ellas.
    Luego hay otro elemente de confusión en vuestros comentarios producto de la confusión que en torno a la idea de nación trajo la modernidad. Una cosa es que parte del norte de Africa sea tierra cuyo legítimo dueño es el pueblo español, osease, es legítima parte de nuestra patria, y otra que sus actuales habitantes sean españoles. La frase "el norte de Africa es España" confunde ambos términos. Así que, en el norte de Africa no hay españoles, pero es a estos a quienes debería corresponder el dominio principal sobre esta tierra. Puede haber varios motivos para considerar una tierra "irredentamente española" bien porque allí vivieron y dominaron españoles o bien porque sus naturales estaban bajo el gobierno de España o de su rey, como sucedió en Italia y otras zonas europeas. En las indias se dio una mezcla de ambos. Aun así que las indias o las italias fueran de España no significa que históricamente esas tierras fueran llamadas "España". Las indias y las españas eran dos tierras distintas.

    En cambio en la Occitania genéticamente, lingüísticamente e histórico-políticamente española (que yo no considero que sea toda Occitania) las gentes actuales son "españoles desnaturalizados". Es decir, parte de Occitania no debería volver a España solo por que fueron parte del reino godo, el Imperio Hispánico de Alfonso VII de León, las diócesis españolas, los condes de Barcelona, el reino de Aragón y el Reino de Navarra, sino que sus mismos habitantes actuales son de ascendencia común en cultura, lengua y sangre a nosotros.
    Última edición por Ennego Ximenis; 01/10/2016 a las 18:22
    Libra zagun, mutillak, España lepratik,
    harturik hontarako fusillak bertatik;
    ekarriko dizkigu pakiak gerratik,
    poztutzen dala oso mundua gugatik.

    Españan española da Don Karlosena,
    ekarri zagun hura ahal degun lehenena;
    konfiantza jar zagun oso harentxena,
    berak emango digu gustorik onena

    POR DIOS Y POR ESPAÑA VICTORIOSA DE TODOS SUS ENEMIGOS, SIN PACTOS NI MEDIACIONES.

    .“Miguel, Miguel, Miguel guria,
    Zaizu, zaizu Euskalerria”.

  15. #15
    Avatar de ReynoDeGranada
    ReynoDeGranada está desconectado Athal-Ward
    Fecha de ingreso
    13 feb, 14
    Ubicación
    Jerez de la Frontera
    Mensajes
    690
    Post Thanks / Like

    Re: Principio de Territorialidad, o de Reunificación Nacional

    Vaya Ennego, pues has desmontado mi estrambótica teoría (tampoco es que estuviese muy fundamentada, de todas maneras). El caso es que yo recordaba haber leído (no sé si aquí o en otra página) que entre el vasco y el tamazight habían no pocas coincidencias léxicas y semánticas, pero ahora mismo no sabría especificar dónde fue.
    Además me ha resultado un poco extraño que sea en las zonas íberas (como la costa mediterránea) donde menos parentesco hay con los berberiscos, y sea por ejemplo en la costa atlántica donde abunda más (zona que fue de predominancia céltica), ya que según tengo entendido tanto íberos como bereberes eran preindoeuropeos, mientras que los celtas eran indoeuropeos. Pero bueno, ahí están las pruebas que has adjuntado, así que sería un poco absurdo insistir en esto.
    De todas maneras, ¿no recogían también los bereberes influencia romana de los tiempos de las Mauritanias? A pesar de que esta luego fuera barrida o absorbida por la invasión mahometana. Aunque como dices, deberíamos tener una ascendencia común directa con ellos, cosa que creía hasta que me has mostrado los linajes genéticos.
    En cuanto a lo que dices en el segundo comentario, creo que yo en realidad lo estaba planteando en los mismos términos que tú, es decir, premodernos. El hecho de que razas extrañas hayan poblado territorios que deberían ser españoles no los convierte en tales, claro. Estaríamos hablando del ius soli. Pero como consideraba a los bereberes emparentados con los íberos, era por esta razón que los estimaba españoles.
    Por cierto, respecto a aquello que has dicho de que sólo el 5% de nuestra genética corresponde a la etapa posterior a fenicios, gringos y romanos, en este artículo Hispanoesfera: GENÉTICA HISPANOEUROPEA (I): EL ORIGEN PENINSULAR se afirma que cerca del 40-50% de nuestros genes son de origen mediterráneo, y el 30-40% nórdico, dejando solo un 5% de origen norafricano.
    En fin, tendré que documentarme más en eupedia. Luego leeré el artículo que has dejado

    Saludos en Xto.
    "¿Cómo no vamos a ser católicos? Pues ¿no nos decimos titulares del alma nacional española, que ha dado precisamente al catolicismo lo más entrañable de ella: su salvación histórica y su imperio? La historia de la fe católica en Occidente, su esplendor y sus fatigas, se ha realizado con alma misma de España; es la historia de España." - Ramiro Ledesma Ramos

  16. #16
    Avatar de Leolfredo
    Leolfredo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 ago, 14
    Mensajes
    605
    Post Thanks / Like

    Re: Principio de Territorialidad, o de Reunificación Nacional

    Sin dejar de estar de acuerdo con Ennego Ximenis, hay que matizar que en los bereberes hay un componente matrilineal que les emparenta directamente con los pueblos ibéricos y, más concretamente, los cantábricos.

    Desde luego no cabe por eso considerarlos un pueblo ibérico pero, bueno, ahí queda el matiz.

  17. #17
    DOBLE AGUILA está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 jun, 14
    Mensajes
    960
    Post Thanks / Like

    Re: Principio de Territorialidad, o de Reunificación Nacional

    Como muy bien ha explicado Ennego, en general, la genética española es muy homogénea en torno al haplogrupo R1b2 (predominante en un 70% de media en los españoles y hasta un 90% en vascos) que nos emparenta con los europeos de la costa atlántica noroccidental; aunque ellos están un poco más matizados por los nórdicos (vikingos). Pero en el aspecto genético son los más perecidos a nosotros, más aún que los italianos o griegos, lo que no deja de ser curioso.

    El resto de haplogrupos (de media) son:
    I1: Aprox 10% (depende de las zonas) Nórdico (germánico)
    E1b: Aprox 10% (localizado sobre todo en la zona occidental de la Península) Norteafricano
    J1 y J2: Aprox 10% Griegos, Romanos, Fenicios, Judíos, otros.

    El más claro estudio posiblemente en internet:
    ¿Cómo es el mapa genético de Europa y de España? | Sólo sé que no sé nada
    Última edición por DOBLE AGUILA; 02/10/2016 a las 01:47

  18. #18
    Avatar de Ennego Ximenis
    Ennego Ximenis está en línea Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    01 oct, 10
    Mensajes
    508
    Post Thanks / Like

    Re: Principio de Territorialidad, o de Reunificación Nacional

    hay que matizar que en los bereberes hay un componente matrilineal que les emparenta directamente con los pueblos ibéricos y, más concretamente, los cantábricos.
    La existencia de matrilinealidad fue muy común en la humanidad; y en Europa antes de las invasiones indoeuropeas era probablemente algo más que anecdótico, por lo que los restos de matrilinealidad de los cántabros prerromanos no tienen porque deberse a la expansión de linajes proto (o pre) berberiscos en el neolítico. Piensa que habrá unos 5.000 años de diferencia entre ambos sucesos.
    Lo que si que es cierto es que los Pasiegos tienen una gran cantidad de linajes masculinos de origen bereber y, ojo, de origen godo. El 18% de los hombres pasiegos desciende de linajes godos. Esto probablemente no se deba a que el pueblo pasiego se pierda en la noche de los tiempos, sino que esos valles estarían realmente despoblados y los pocos pobladores dejaron un fuerte efecto fundacional en las gentes posteriores.E
    Entre un 20-30% de los hombres pasiegos descienden del linaje E-M81, el porcentaje más alto de toda la península, y del linaje más genuinamente bereber:


    Si queréis saber la historia, orígenes y clados del linaje E:
    https://es.wikipedia.org/wiki/Haplogrupo_E_ADN-Y

    Y dentro de E el sublcado E1b1b el pre proto linaje de las lenguas afrosemíticas originado hace 25.000 años:
    Haplogroup E1b1b (Y-DNA) - Eupedia

    me ha resultado un poco extraño que sea en las zonas íberas (como la costa mediterránea) donde menos parentesco hay con los berberiscos, y sea por ejemplo en la costa atlántica donde abunda más (zona que fue de predominancia céltica), ya que según tengo entendido tanto íberos como bereberes eran preindoeuropeos, mientras que los celtas eran indoeuropeos.
    Es que tenemos que darnos cuenta que los pueblos íberos y celtas son pueblos que aparecen hace 3.200 años como mucho, mientras que poblaciones humanas pisando España llevan existiendo desde el Auriñaciense hace 35.000 años. Y las invasiones celtas aportan probablemente a la península solo un 5-10% de linajes masculinos! El linaje R1b s28/u152:



    Por cierto que en eupedia ya han actualizado el mapa del que apodé linaje tubalense, origen probablemente del pueblo de languas aquitano-ibéricas (de la que el vascuence actual es el único hijo):
    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas
    Libra zagun, mutillak, España lepratik,
    harturik hontarako fusillak bertatik;
    ekarriko dizkigu pakiak gerratik,
    poztutzen dala oso mundua gugatik.

    Españan española da Don Karlosena,
    ekarri zagun hura ahal degun lehenena;
    konfiantza jar zagun oso harentxena,
    berak emango digu gustorik onena

    POR DIOS Y POR ESPAÑA VICTORIOSA DE TODOS SUS ENEMIGOS, SIN PACTOS NI MEDIACIONES.

    .“Miguel, Miguel, Miguel guria,
    Zaizu, zaizu Euskalerria”.

  19. #19
    DOBLE AGUILA está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 jun, 14
    Mensajes
    960
    Post Thanks / Like

    Re: Principio de Territorialidad, o de Reunificación Nacional

    Según parece, la mayor presencia del Haplogrupo norteafricano en Portugal y en la zona occidental (y suroccidental) de la península, coincide con la expulsión de judíos (en su caso muchos a territorio portugués) y con la diáspora morisca tras la rebelión de las Alpujarras (pues se sabe que los que se quedaron fueron reubicados a esas zonas)

    En cuanto a los pasiegos, en mi opinión es posible que en un 25% procedan de antiguos moriscos también.
    Última edición por DOBLE AGUILA; 02/10/2016 a las 01:58

  20. #20
    Avatar de Leolfredo
    Leolfredo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 ago, 14
    Mensajes
    605
    Post Thanks / Like

    Re: Principio de Territorialidad, o de Reunificación Nacional

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Aclaro algunas confusiones.

    - Yo he hablado del lineaje matrilineal V, no del patrilineal que vuelve a relacionar poblaciones ibéricas con los bereberes.

    - Dichos lineajes patrilineales no son cuestión meramente pasiega, sino que incluye al común de las poblaciones cántabras, no solo las pasiegas.

    - Que el origen de esa relación puede ser Neolítico es explicación de los propios estudios que detectaron dicho porcentaje relativamente elevado entre los cántabros.

    En cualquier caso, yo me estaba refiriendo al haplogrupo V que es, según parece, de origen cantábrico y tiene una presencia relativamente elevada entre los bereberes.

Página 1 de 2 12 ÚltimoÚltimo

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. La autonomía como principio
    Por García Morato en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 5
    Último mensaje: 21/02/2011, 10:33
  2. ¿Que principio es eterno, la luz o la oscuridad?.
    Por Aliocha en el foro Religión
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 10/03/2010, 10:31
  3. Principio de los soberanos de Portugal
    Por Reke_Ride en el foro Portugal
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 14/11/2009, 01:01
  4. El (falso) principio zooantrópico
    Por irichc en el foro Tertúlia
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 28/09/2008, 06:52
  5. Sobre el Principio de Subsidiariedad
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 27/01/2006, 13:13

Etiquetas para este tema

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •