Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 6 de 6
Honores1Víctor

Tema: José Santos Chocano; prohispanismo en el Perú

  1. #1
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    José Santos Chocano; prohispanismo en el Perú

    "LOS CABALLOS DE LOS CONQUISTADORES"
    ¡Los caballos eran fuertes!
    ¡Los caballos eran ágiles!

    Sus pescuezos eran finos y sus ancas
    relucientes y sus cascos musicales...

    ¡Los caballos eran fuertes!
    ¡Los caballos eran ágiles!

    ¡No! No han sido los guerreros solamente
    de corazas y penachos y tizonas y estandartes,
    los que hicieron la conquista
    de las selvas y los Andes:
    los caballos andaluces, cuyos nervios
    tienen chispas de la raza voladora de los árabes,
    estamparon sus gloriosas herraduras
    en los secos pedregales,
    en los húmedos pantanos,
    en los ríos resonantes,
    en la nieves silenciosas,
    en las pampas, en las sierras, en los bosques y en los valles...

    ¡Los caballos eran fuertes!
    ¡Los caballos eran ágiles!

    Un caballo fue el primero
    en los tórridos manglares
    cuando el grupo de Balboa caminaba
    despertando las dormidas soledades,
    que, de pronto, dio el aviso
    del Pacífico Océano, porque ráfagas de aire
    al olfato le trajeron
    las salinas humedades;
    y el caballo de Quesada, que en la cumbre
    se detuvo, viendo, al fondo de los valles
    el fuetazo de un torrente
    como el gesto de una cólera salvaje,
    saludó con un relincho
    la sabana interminable...
    y bajó, con fácil trote,
    los peldaños de los Andes,
    cual por unas milenarias escaleras,
    que crujían bajo el golpe de los cascos musicales...

    ¡Los caballos eran fuertes!
    ¡Los caballos eran ágiles!

    ¿Y aquel otro de ancho tórax,
    que la testa pone en alto, cual queriendo ser más grande,
    en que Hernán Cortés un día,
    caballero sobre estribos rutilantes,
    desde México hasta Honduras,
    mide leguas y semanas, entre rocas y boscajes?

    ¡Es más digno de los laureles,
    que los potros que galopan en cánticos triunfales
    con que Píldora celebra las olímpicas disputas
    entre el vuelo de los carros y la fuga de los aires!

    Y es más digno todavía
    de las Odas inmortales,
    el caballo con que Soto diestramente
    y tejiendo sus cabriolas como él sabe,
    causa asombro, pone espanto, roba fuerzas
    y, entre el coro de los indios, sin que nadie
    haga un gesto de reproche, llega al trono de Atahualpa
    y salpica con espuma las insignias imperiales...

    ¡Los caballos eran fuertes!
    ¡Los caballos eran ágiles!

    El caballo del beduino
    que se traga soledades;
    el caballo milagroso de San Jorge,
    que tritura con sus cascos los dragones infernales;
    el de César en las Galias;
    el de Aníbal en los Alpes;
    el centauro de las clásicas leyendas,
    mitad potro, mitad hombre, que galopa sin cansarse
    y que sueña sin dormirse
    y que flecha los luceros y que corre más que el aire;
    todos tienen menos alma,
    menos fuerza, menos sangre,
    que los épicos caballos andaluces
    en las tierras de la Atlántida salvaje,
    soportando las fatigas,
    las espuelas y las hambres,
    bajo el peso de las férreas armaduras
    y entre el fleco de los anchos estandartes,
    cual desfile de heroísmos coronados
    con la gloria de Babieca y el dolor de Rocinante...
    en mitad de los fragores
    decisivos del combate,
    los caballos con sus pechos
    arrollaban a los indios y seguían adelante;
    y, así, a veces, a los gritos de ¡Santiago!
    entre el humo y el fulgor de los metales,
    se veía que pasaba, como un sueño,
    el caballo del Apóstol a galope por los aires...

    ¡Los caballos eran fuertes!
    ¡Los caballos eran ágiles!

    Se diría una epopeya
    de caballos singulares
    que a manera de hipogrifos desalados
    o cual río que se cuelga de los Andes,
    llegan todos sudorosos,
    empolvados, jadeantes,
    de unas tierras nunca vistas
    a otras tierras conquistables;
    y, de súbito, espantados por un cuerno
    que se hinca con soplido de huracanes,
    dan nerviosos un relincho tan profundo
    que parece que quisiera perpetuarse...
    y, en las pampas sin confines,
    ven las tristes lejanías, remontan las edades,
    y se sienten atraídos por los nuevos horizontes,
    se aglomeran, piafan, soplan... y se pierden al escape:
    detrás de ellos una nube,
    que es la nube de la gloria, se levanta por los aires...

    ¡Los caballos eran fuertes!
    ¡Los caballos eran ágiles!
    El Tercio de Lima dio el Víctor.

  2. #2
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Re: José Santos Chocano; prohispanismo en el Perú

    <FONT color=#00ffff size=5><B><SPAN style="BACKGROUND-COLOR: #333300">ALÉGRATE, juventud!

  3. #3
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Re: José Santos Chocano; prohispanismo en el Perú

    EL CANTOR DE AMÉRICA


    Soy el cantor de América autóctono y salvaje
    Mi lira tiene un alma, mi canto un ideal.
    Mi verso no se mece colgado de un ramaje
    Con un vaivén pausado de hamaca tropical….

    Cuando me siento Inca, le rindo vasallaje
    Al Sol, que me da el cetro de su poder Real;
    Cuando me siento Hispano y evoco el coloniaje,
    Parecen mis estrofas completas de cristal.

    Mi fantasía viene de un abolengo moro :
    Los Andes son de plata, pero el león de oro;
    Y las dos castas fundo con épico fragor.

    La sangre es española e incaico es el latido;
    ¡ Y de no ser poeta, quizás yo hubiese sido
    un blanco aventurero o un indio emperador !



  4. #4
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Re: José Santos Chocano; prohispanismo en el Perú

    JOSE SANTOS CHOCANO
    Perú (1875-1934)
    Nacido en Lima, llevó una vida turbulenta y azarosa, movido por el ardor con que defendió sus más caros ideales, lo que le costó en alguna ocasión la carcel.
    Se inició en el camino literario cuando predominaba en la poesía castellana un romanticismo gastado y decadente. Su primera producción no escapa a estos designios, pues va cargada de un énfasis declamatorio de pautas arrebatadas. Sin embargo, al promediar su vida, su obra toma un giro modernista con un tono de justicia social y un vigor incontenible, anunciando así su inevitable destino de "Cantor de América", nombre con el que fue bautizado por las generaciones posteriores.
    Aunque viviera lejos de su patria y tantas veces la olvidara o renegara de ella, es considerado el poeta por excelencia del Perú, merced a sus exquisitas evocaciones de la tierra peruana.
    Entre la nómina de sus libros publicados se destacan: "En la aldea" (1895), "El canto del siglo" (1901), "Alma América" (1906) y "Poemas del amor doliente" (póstumo, 1937).
    Murió asesinado en Santiago de Chile, en 1934.

  5. #5
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Re: José Santos Chocano; prohispanismo en el Perú



    TROQUEL
    No beberé en las linfas de la castalia fuente
    ni cruzaré los bosques floridos del Parnaso,
    ni tras las nueve hermanas dirigiré mi paso:
    pero, al cantar mis himnos, levantaré la frente.

    Mi culto no es el culto de la pasada gente,
    ni mes es bastante el vuelo solemne del Pegaso:
    los trópicos avivan la flama en que me abrazo,
    y en mis oídos suena la voz de un continente.

    Yo beberé en las aguas de caudalosos ríos,
    yo cruzaré otros bosques lozanos y bravíos,
    yo buscaré a otra Musa que asombre al Universo.

    Yo de una rima frágil haré mi carabela;
    me sentaré en la popa; desataré la vela;
    y zarparé a las Indias, como un Colón del verso...


    José Santos Chocano




    LA GLORIA DEL PROCESO
    Don Miguel de Cervantes me prestará su pluma,
    para escribir mi nombre debajo del proceso.
    Quien me enseñó su idioma, me enseñará a estar preso:
    también quiso abrumarlo la pena que hoy me abruma.

    Insinuará él razones de sutileza suma
    y aguzará ironías contra el destino avieso;
    así, sobre las olas de mi iracundo acceso,
    se mecerá su risa como una flor de espuma.

    Maestro de los siglos, me ayudará a ser fuerte:
    el día en que los hombres quieran pesar mi suerte,
    vendrá a mí esa figura caballerosa y alta;

    y cuando el fiel severo del tribunal se exceda,
    me tenderá Cervantes la mano que le queda
    o arrojará a un platillo la mano que le falta.


    José Santos Chocano




    CANTO AL RIO MAGDALENA
    Nadie supe que vieja caravana
    resbaló por tus márgenes frondosas,
    bebió en tus aguas y peinó con rosas
    tu retorcida cabellera cana.

    Hay en el culto de tu pompa indiana
    sombras de héroes, espíritus de diosas
    y ecos de unas batallas fragorosas
    que parecen venir del Ramayana...

    En tu caudal de trágicas arrugas,
    hacen temblar sus mallas los caimanes
    y brillar su coraza las tortugas;

    y en tu escudo ovalado y reluciente,
    alrededor de un choque de titanes,
    pone su monograma una serpiente.


    José Santos Chocano


  6. #6
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Re: José Santos Chocano; prohispanismo en el Perú

    Libros antiguos y de colección en IberLibro



    José Santos Chocano-El Perú


    Poeta peruano, cuya voz es la más reconocible de la lírica modernista peruana por su aparatoso despliegue sonoro y visual. Esa vistosidad, las desbordantes pretensiones de su personalidad y los aspectos aventureros de su vida, le valieron ser considerado -el poeta de América-; quería rivalizar con Rubén Darío, aunque carecía de la profundidad y sinceridad poéticas de éste. Fue periodista y realizó labores diplomáticas en diversos países de América y en España. En México (1912) estuvo envuelto en el movimiento revolucionario, primero al servicio del presidente Madero y luego de Venustiano Carranza y Francisco Villa, de quien fue secretario. En Guatemala (1919) colaboró con el dictador Manuel Estrada Cabrera y estuvo a punto de ser fusilado cuando éste cayó del poder. En Lima fue solemnemente coronado (1922) por su obra poética. Aunque se identificó con los ideales modernistas, Chocano era en verdad un ecléctico que creía que -en el arte caben todas las escuelas como en un rayo de sol todos los colores-. Su poesía se distingue por la exaltación de la naturaleza y la fogosa evocación de lo histórico. Cantaba lo exótico, lo indígena y lo heroico, todo lo que era grandioso y pintoresco, apoyado en un verso rotundo y a veces estruendoso. Lo más representativo de su copiosa obra está en Alma América (1906) y Primicias de Oro de Indias (1934). En 1925 mató a tiros a un escritor que lo había criticado; fue absuelto de su crimen, abandonó el país en 1928 y se estableció en Chile, donde un desquiciado mental lo mató.


    TROQUEL

    No beberé en las linfas de la castalia fuente

    ni cruzaré los bosques floridos del Parnaso,
    ni tras las nueve hermanas dirigiré mi paso:
    pero, al cantar mis himnos, levantaré la frente.

    Mi culto no es el culto de la pasada gente,
    ni mes es bastante el vuelo solemne del Pegaso:
    los trópicos avivan la flama en que me abrazo,
    y en mis oídos suena la voz de un continente.




    No beberé en las linfas de la castalia fuente

    ni cruzaré los bosques floridos del Parnaso,
    ni tras las nueve hermanas dirigiré mi paso:
    pero, al cantar mis himnos, levantaré la frente.

    Mi culto no es el culto de la pasada gente,
    ni mes es bastante el vuelo solemne del Pegaso:
    los trópicos avivan la flama en que me abrazo,
    y en mis oídos suena la voz de un continente.




    LA GLORIA DEL PROCESO


    Don Miguel de Cervantes me prestará su pluma,
    para escribir mi nombre debajo del proceso.
    Quien me enseñó su idioma, me enseñará a estar preso:
    también quiso abrumarlo la pena que hoy me abruma.
    Insinuará él razones de sutileza suma
    y aguzará ironías contra el destino avieso;
    así, sobre las olas de mi iracundo acceso,
    se mecerá su risa como una flor de espuma.


    Maestro de los siglos,
    me ayudará a ser fuerte:
    el día en que los hombres quieran pesar mi suerte,
    vendrá a mí esa figura caballerosa y alta;

    y cuando el fiel severo del tribunal se exceda,
    me tenderá Cervantes la mano que le queda
    o arrojará a un platillo la mano que le falta.




    CANTO AL RÍO MAGDALENA :
    Nadie supe que vieja caravana
    resbaló por tus márgenes frondosas,
    bebió en tus aguas y peinó con rosas
    tu retorcida cabellera cana.

    Hay en el culto de tu pompa indiana
    sombras de héroes, espíritus de diosas
    y ecos de unas batallas fragorosas
    que parecen venir del Ramayana...

    En tu caudal de trágicas arrugas,
    hacen temblar sus mallas los caimanes
    y brillar su coraza las tortugas;

    y en tu escudo ovalado y reluciente,
    alrededor de un choque de titanes,
    pone su monograma una serpiente.







    ¡ ALÉGRATE JUVENTUD ! :



    ¡ Alégrate juventud !
    La primavera de las almas
    Ha engarzado en tus sombras una chispa de luz,
    Que es como aquel lucero
    Que señaló el sendero del establo a la cruz,
    Júntense todas tus miradas
    En el divino centro de esa ígnea virtud;
    Y váyanse tus pasos por el nuevo camino que esa
    luz te señala
    ¡ Alégrate, juventud !
    Es la gran hora de la vida.
    La mañana ha limpiado los pinceles del Sol
    En sus doradas nubes.
    Y las cumbres se amotinan hambrientas de arrebol.
    Y las campiñas enfloradas;
    Se abren las venas llenas de aguas de salud.
    Naturaleza madre te dice que es la hora de las resurrecciones.
    ¡ Alégrate, juventud !
    ¿ No has escogido los laureles
    que tus antepasados tuvieron en la lid ?
    ¿ Y no está orgullosa
    de tu padre el Quijote, ni de tu abuelo el Cid ?
    ¿ Será preciso que de lo alto
    de los siglos, la estirpe venga como un alud
    y arrastre, al fin, el peso de tus preocupaciones y tus melancolías ?
    ¡ Alégrate, juventud !
    ¡ Oh juventud ! Una paloma
    para su vuelo sobre la testa del león.
    ¿ No oyes ? Del otro lado
    del mar y el tiempo, un mundo te envía una canción.
    ¡ Oh primavera de las almas !
    Hay gritos de trompeta y arrullos de laúd;
    Y cálices de flores y bocas de mujeres, unánimes, te dicen :
    ¡ Alégrate, juventud !
    EL CHARRO
    Viste de seda: alhajas de gran tono;
    pechera en que el encaje hace una ola,
    y bajo el cinto, un mango de pistola,
    que él aprieta entre el puño de su encono.

    Piramidal sombrero, esbelto cono,
    es distintivo en su figura sola,
    que en el bridón de enjaezada cola
    no cambiará su silla por un trono.

    Siéntase a firme, el látigo chasquea;
    restriega el bruto su chispeante callo,
    y vigorosamente se pasea...

    Dúdase al ver la olímpica figura
    si es el triunfo de un hombre y su caballo
    o si es la animación de una escultura.

    En su tostada faz hay algo sombrío:
    talvéz la sensación de lo lejano,
    ya que ve dilatarse el océano
    de la verdura al pie de su bohío.

    Él encuadra al redor su sembradío
    y acaricia la tierra con su mano.
    Enfrena un potro en la mitad de un llano
    o a nado se echa en la mitad de un río.

    Él, con un golpe, desjarreta un toro;
    entra con su machete en un boscaje
    y en el amor con su cantar sonoro,

    porque el amor de la mujer ingrata
    brilla sobre su espíritu salvaje
    como un iris sobre una catarata...
    EL GAUCHO
    TRÍPCOEs la Pampa hecha hombre; en un pedazo
    de brava tierra sobre el sol tendida.
    Ya a indómito corcel pone la brida,
    ya lacea una res: él es el brazo.

    Y al son de la guitarra, en el regazo
    de su
    "prenda", quejoso de la vida,
    desenvuelve con voz adolorida
    una canción como si fuera un lazo...

    Cuadro es la Pampa en que el afán se encierra
    del gaucho, erguido en actitud briosa,
    sobre ese cansancio de la tierra;

    porque el bostezo de la Pampa verde
    es como una fatiga que reposa
    o es como una esperanza que se pierde...




    EL INCA



    Indio que asomas a la puerta
    de esa tu rústica mansión:
    ¿para mi sed no tienes agua?
    ¿para mi frío cobertor?
    ¿parco maíz para mi hambre?
    ¿para mi sueño mal rincón?
    ¿breve quietud para mi andanza?
    -¡Quién sabe, señor!

    Indio que labras con fatiga
    tierras que de otros dueños son:
    ¿ignoras tú que deben tuyas
    ser, por tu sangre y tu sudor?
    ¿ignoras tú que audaz codicia,
    siglos atrás te las quitó?
    ¿ignoras tú que eres el Amo?
    -¡Quién sabe, señor!

    Indio de frente taciturna
    y de pupilas sin fulgor:
    ¿qué pensamiento es el que escondes
    en tu enigmática expresión?


    BE!


    ¿qué es lo que buscas en tu vida?
    ¿qué es lo que imploras a tu Dios?
    qué es lo que sueña tu silencio?
    -¡Quien sabe, señor!

    ¡Oh raza antigua y misteriosa
    de impenetrable corazón,
    y que sin gozar ves la alegría
    y sin sufrir ves el dolor:
    eres augusta como el Ande,
    el Grande Océano y el Sol!
    Ese tu gesto, que parece
    como de vil resignación,
    es de una sabia indiferencia
    y de un orgullo sin rencor...

    Corre en mis venas sangre tuya,
    y, por tal sangre, si mi Dios
    me interrogase que prefiero,
    -cruz o laurel, espina o flor,
    beso que apague mis supiros
    o hiel que colme mi canción-


    Cada volcán levanta su figura,
    cual si de pronto, ante la faz del cielo,
    suspendiesen el ángulo de un vuelo
    dos dedos invisibles de la altura.

    La cresta es blanca y como blanca pura:
    la entraña hierve en inflamado anhelo;
    y sobre el horno aquél contrasta el hielo,
    cual sobre una pasión un alma dura.

    Los volcanes son túmulos de piedra,
    pero a sus pies los valles que florecen
    fingen alfombra de irisada yedra;

    y por eso, entre campos de colores,
    al destacarse en el azúl, aparecen
    cestas volcadas derramando flores.

    ¡ HE VIVIDO POCO ! ¡ ME HE CANSADO MUCHO !
    Hace ya diez años
    que recorro el mundo.
    ¡He vivido poco!
    ¡Me he cansado mucho!
    Quién vive de prisa no vive de veras,
    quién no echa raíces no puede dar frutos.
    Ser río que recorre, ser nube que pasa,
    sin dejar recuerdo, ni rastro ninguno,
    es triste, y más triste para quién se siente
    nube en lo elevado, río en lo profundo.
    Quisiera ser árbol mejor que ser ave,
    quisiera ser leño mejor que ser humo;
    y al viaje que cansa
    prefiero terruño;
    la ciudad nativa con sus campanarios
    arcaicos balcones, portales vetustos
    y calles estrechas, como si las casas
    tampoco quisieran separarse mucho...
    Estoy en la orilla
    de un sendero abrupto.
    Miro la serpiente de la carretera
    que en cada montaña da vueltas a un nudo;
    y entonces comprendo que el camino es largo,
    que el terreno es brusco,
    que la cuesta es ardua,
    que el paisaje es mustio...
    ¡Señor! ¡ya me canso de viajar! ¡Ya siento
    nostalgia, ya ansío descansar muy junto
    de los míos!... Todos rodearán mi asiento
    para que les diga mis penas y mis triunfos;
    y yo, a la manera del que recorriera
    un álbum de cromos, contaré con gusto
    las mil y una noches de mis aventuras
    y acabaré en ésta frase de infortunio:
    -¡He vivido poco!
    -¡Me he cansado mucho

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. El liberalismo es pecado
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 73
    Último mensaje: 03/12/2021, 17:39
  2. Hernán Cortés; Conquistador de la Nueva España
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 201
    Último mensaje: 04/04/2019, 21:27
  3. Respuestas: 41
    Último mensaje: 17/01/2017, 19:56
  4. Del Sudoeste Español a la Conquista de los Andes
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 22/11/2009, 01:12

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •