Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 3 de 3

Tema: La destrucción del ozono en la Antártida es mayor que en el Ártico

  1. #1
    Avatar de Arnau Jara
    Arnau Jara está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    16 mar, 05
    Mensajes
    1,106
    Post Thanks / Like

    La destrucción del ozono en la Antártida es mayor que en el Ártico

    Las pérdidas más elevadas en los polos se producen al final del invierno

    S. R. / T. A.


    Madrid- La destrucción del escudo de gas que rodea a la Tierra y la protege de los rayos del Sol es mayor en la Antártida que en el Ártico, según refleja un estudio publicado en la revista científica «Proceedings of the National Academy of Sciences» (PNAS).

    Los investigadores de la Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA) estadounidense de Boulder (Colorado) realizaron un análisis comparativo sobre la situación del ozono en el Ártico y en la Antártida para determinar si se estaban o no produciendo patrones similares de pérdida de este gas en ambos polos.

    En la Antártida, la destrucción del ozono local en algunas altitudes excedía frecuentemente del 90 por ciento y a menudo alcanzaba el 99 por ciento durante el invierno típico de este polo, informa Ep. En el Ártico, en cambio, la pérdida de ozono fue menos grave, con pérdidas que sólo alcanzaban el 70 por ciento como nivel más elevado.

    Reacción fotoquímica
    En ambas regiones polares, la destrucción de la capa de gas que rodea la Tierra se mostró más elevada al final del invierno. Las pérdidas más grandes se producían cuando las temperaturas de la primavera eran más frías, según el estudio.

    «Esto siempre ha sido así, ya que en el Ártico no hay nada», explicó ayer Joan Grimalt, investigador del Instituto de Investigaciones Químicas y Ambientales, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

    «La Antártida es el punto más frío de la estratosfera. Durante el invierno antártico se acumulan todas las sustancias contaminantes y cuando este polo se ilumina en otoño se produce una reacción fotoquímica de los freones (cloro e hidrocarburos, conocidos como CFCs) por la cual se destruye la capa de ozono», añadió el científico.

    Los investigadores de NOAA analizaron las medidas de ozono tomadas en las diferentes estaciones de investigación polar. En ellas se incluyen aquellas muestras de gas locales tomadas de globos y registros a largo plazo en el suelo de la columna total de ozono. Los científicos evaluaron para el análisis comparativo diferentes medidas registradas en las últimas décadas que llegan hasta los 50 años de antigüedad en algunos enclaves.

    El agujero de la capa de ozono ha alcanzado durante 2006 un tamaño de 28 millones de kilómetros cuadrados, según hizo público la entidad estadounidense. A finales del mes de septiembre científicos de NOAA revelaron que la profundidad y la superficie media del agujero de este escudo de gas fueron las mayores observadas hasta el momento, con 27,5 millones de kilómetros cuadrados.


    http://www.larazon.es/noticias/noti_soc2058.htm
    Vita hominis brevis:
    ideo honesta mors est immortalitas

    Que no me abandone la Fe,
    cuando toque a bayoneta,
    que en tres días sitiamos Madrid
    y en otros quince la capital, Lisboa.


    Sic Semper Tyrannis

  2. #2
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    39
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Re: La destrucción del ozono en la Antártida es mayor que en el Ártico

    Es curioso que muchos neocon tipo D. Fedeguico se enfrascan en que todo lo del cambio climático viene siendo propaganda progre.....Ya saben los viejos que no. Recuerdo que antes en mi pueblo se estrenaba abrigo para la Función, que era a mediados de Septiembre. Ahora el abrigo no te lo pones hasta muy pasado Noviembre. Cada vez se distinguen menos las estaciones; o frío o calor, sin propios Otoños o Primaveras. Y eso me lo decía mi abuela, como tantos viejos que saben de las cosas de la tierra.

  3. #3
    Chanza está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    03 abr, 06
    Mensajes
    1,183
    Post Thanks / Like

    Cambio climático

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    El cuaderno de bitácora gijonés Voluntad, en su categoría Medio ambiente, viene dedicando bastante atención a este asunto. Por ejemplo:

    La mar nos tragará

    Se contaba –no sabemos si será cierto– que San Juan de Ávila, patrono del clero secular español, predijo desde el púlpito de San Pedro que el día que las madres agustinas recoletas nos dejasen, Gijón sería tragado por la mar. Curiosamente, las agustinas nunca nos han dejado: ni tras la inicua desamortización de Mendizábal, cuando les fue arrebatado su convento de Cimadevilla –la luego fábrica de tabacos, ahora otro edificio sin destino con el que el Ayuntamiento no sabe qué hacer; ¿por qué no se lo devuelven a las recoletas?–; ni durante la persecución roja, cuando varias familias gijonesas arriesgaron sus vidas para esconderlas. Como es sabido hoy siguen en el concejo, en Somió, en el antiguo palacio de verano de los obispos de Oviedo.
    ¿Bastará la permanencia de las agustinas recoletas para salvarnos de que nos trague la mar? En toda Asturias, Gijón incluído, políticos y especuladores están empeñados en tabicar la costa. En tan lucrativa tarea de destrucción medioambiental rivalizan los municipios en manos del PSOE, de IU y del PP. En Gijón, además, se procede a la innecesaria y costosísima ampliación del Musel; se continúa con el relleno de la antigua playa de Pando y su continuación, entre Fomento y el Natahoyo, donde se planea instalar nada menos que una pasarela o puente levadizo para beneficio de la empresa Talasoponiente y perjuicio de las embarcaciones. Se esquilma, además, el Cantábrico, casi agotada su riqueza pesquera para beneficio de unos pocos grandes barcos –grandes armadores– que casi no proporcionan puestos de trabajo, porque en su día el PPSOE promovió la desaparición de los pequeños pesqueros. El aborrecimiento por la mar de estos políticos y de sus aliados económicos queda ahora ejemplificado en el vaciado de la Pescadería Municipal para albergar más oficinas municipales –Estado consistorial en perpetua expansión– y en haber rodeado de nuevos edificios de viviendas el único astillero que ha sobrevivido a sus políticas (la visión aérea es fascinante: los tentáculos del lobby del hormigón sujetan la presa, el astillero, y van arrastrándola hacia su boca, para devorarla). Y hace ya años que esa enemistad con la mar de los nuevos mandamases gijoneses estaba clara: véase si no lo que hicieron con los pesquinos de Cimadevilla, o con el Muelle convertido en el cursi y pretencioso «Puerto Deportivo». Para asegurarse de no dejar rastro de la vocación marinera de Gijón, se ha seguido destruyendo la Campa Torres y el Natahoyo.
    Por eso, por ese odio, y por la vorágine consumista con la que el PPSOE y sus cómplices fomentan y practican la quema masiva de hidrocarburos (que empeorará, ya volveremos sobre ello, con sus proyectos de centrales de ciclo combinado), damos en dudar si bastará la presencia de las venerables madres agustinas recoletas para salvarnos de la venganza de la mar, que es cruel aun cuando es amiga, y la hemos convertido en enemiga. Así recoge hoy La Nueva España lo que dijo ayer el catedrático de Oceanografía Íñigo Losada:
    La subida del nivel del mar supondrá la desaparición de 25 metros de playa
    El biólogo asturiano Íñigo Losada advierte del impacto que se avecina sobre el litoral por el cambio climático
    Málaga
    La subida del nivel del mar por el aumento de las temperaturas a causa del cambio climático supondrá la desaparición de entre 20 y 25 metros de playa en un plazo de 43 años, según explicó ayer el catedrático de Ingeniería Oceanográfica de la Universidad de Cantabria, el asturiano Íñigo Losada.
    Este experto en oceanografía costera fue uno de los ponentes en el primer «Seminario sobre impactos regionalizados del cambio climático: áreas costeras andaluzas», organizado por la Consejería de Medio Ambiente en la capital malagueña.
    En su intervención, Losada dibujó el panorama del litoral español en 2050 de acuerdo a su evolución durante los últimos cincuenta años y que, a su juicio, estará marcado por la erosión y las continuas inundaciones.
    La emisión masiva de gases a la atmósfera ha acelerado en un «cien por cien» el ritmo natural del planeta, de modo que si durante el último siglo la temperatura aumentó en 0,8 grados, los científicos prevén que de aquí a 2050 el incremento llegue a ser incluso superior a los dos grados.
    Las consecuencias, que ya comienzan a percibirse en este «invierno primaveral», se dejarán sentir especialmente en el nivel del mar, que pasará de crecer alrededor de 2,5 milímetros al año a experimentar subidas de 15 centímetros anuales.
    El riesgo de inundaciones y el progresivo retroceso de la línea de playa no sólo traerá consigo la desaparición de parajes y especies animales y vegetales, sino que además puede suponer un peligro para las infraestructuras construidas en el litoral, y así se prevé que en 2050 el nivel de rebase de las obras marítimas crecerá entre un «150 y 250 por ciento».
    Aunque los expertos sitúan el agravamiento de este problema en 2050, el secretario general de Sostenibilidad de la Junta, Andrés Sánchez, advirtió de que «en Andalucía los cambios comenzarán a ser evidentes en 2020». En su opinión, las características endémicas de esta comunidad autónoma y el acelerado desarrollo del sector turístico e inmobiliario desde los años ochenta la convierten en un entorno de «enorme fragilidad» frente al cambio climático. Frente a este problema, y teniendo en cuenta que sus efectos ya son una realidad, no basta con la reducción de emisiones de gases sino que se requiere un plan de adaptación a esta nueva realidad y una campaña de concienciación ciudadana.
    No obstante, el catedrático asturiano aseguró que de poco valdrán estas medidas si no se pone freno a la urbanización masiva del litoral, actividad que hace que la costa «pierda cada vez más capacidad para reaccionar frente al cambio climático».
    Esta entrada fue publicada el Jueves 18 de enero de 2007 en 11:25 pm y esta archivado en Medio ambiente, Política local, Comarca, Gijón. Puede acompañar las respuestas a esta entrada a través de RSS 2.0 feed. Puedes deje una respuesta, o trackback de tu propio sitio.


    2 Responses to “La mar nos tragará”

    1. voluntad Says:
      enero 20th, 2007 at 1:15 am El 17 de enero de 2007 alguien escribía en El Comentario TV (pedimos disculpas por cierto desgarro en la expresión, que nos limitamos a reproducir):
      El cambio climático será un chollo para Asturias
      Leo en el diario El Comercio, edición de Gijón, de hoy, una entrevista que le hace a D. Pablo Alcaide coautor del informe sobre la Fundación de las Cajas de Ahorro (FUCAS), que entre otras lindezas, manifiesta la siguiente:
      “El cambio climático pese a ser un DESASTRE PARA TODO EL MUNDO, va a beneficiar a regiones como Asturias que verá aumentado su número de visitantes. En mi opinión la economía regional tiene que basar su futuro en el incremento del turismo porque va a ser un sector muy pujante.”
      Ante tan dogmática afirmación, me pregunto, ¿para qué la ampliación del puerto de El Musel? ¿Para qué la instalación de la Regasificadora? ¿Para qué las inversiones en Investigación, Desarrollo e innovación? ¿para qué las plantas de biodiesel? ¿Para qué las grandes infraestructuras? Comencemos a construir hoteles, y complejos de ocio y lúdicos, a marchas forzadas.
      Aunque me asalta una gran duda. Si el resto del mundo va a estar jodido, ¿quiénes van a venir a nuestra región?
      Cada día mi capacidad de comprensión y entendimiento, se ve más mermada, debe de ser consecuencia del cambio climático.
      Firmado: UN OBSERVADOR
      17/01/2007 - 11:03h
    2. voluntad Says:
      enero 26th, 2007 at 4:41 pm Buena conferencia ayer en la Cátedra Jovellanos de Extensión Universitaria, a cargo del profesor Ricardo Anadón: «Cambio climático». Como es habitual en estos tristes tiempos, menos asistencia de la que cabía esperar por el interés y la urgencia del asunto. (Sí estaba, ¿increíblemente? la esponjada concejal Dulce Nombre de María Gallego Canteli, presunta responsable de Medio Ambiente de la «izquierda plural» municipal; quien a veces asentía, como para indicar que su Ayuntamiento secundaba las medidas sugeridas por el conferenciante. Al fin y al cabo, el cinismo es requisito indispensable para hacer política democrática. En la posterior inauguración de la exposición «Cambio climático» en el vestíbulo, la concejal malvirrosa casi se carga una de las vitrinas al apoyarse en ella. Y es que la edil es ejemplo de urbanismo insostenible). El Comercio de hoy:
      RICARDO ANADÓN CATEDRÁTICO DE ECOLOGÍA DE LA UNIVERSIDAD DE OVIEDO
      «Partes de Gijón podrían inundarse por causa del cambio climático»
      «Si se deshiela Groenlandia, el nivel del mar podría aumentar seis metros; sería una tragedia que afectaría a 2.000 millones de personas en el mundo»
      I. VILLAR/GIJÓN
      «Partes de Gijón podrían inundarse por causa del cambio climático»
      El año pasado fue, entre otras cosas, el de la constatación del cambio climático. Científicos y políticos admitieron que los estudios sobre el calentamiento del planeta son ya más que meras predicciones y advirtieron de la necesidad de tomar medidas urgentes. Ayer el profesor Ricardo Anadón explicó en la Cátedra Jovellanos las principales consecuencias del fenómeno en Asturias y en el mundo.
      -Resúmalo de modo sencillo. ¿Qué es el cambio climático?
      -Pues sencillamente es un cambio de las condiciones climáticas que se han producido en la Tierra por causas humanas.
      -Parece un asunto de actualidad, pero la ciencia llevan años alertando…
      -El problema es que los científicos no dicen que una cosa es clara hasta que no pueden demostrar que lo es. Se tardó mucho tiempo en tener información suficiente para demostrar de manera fehaciente que se estaba produciendo el cambio de temperaturas. Ahora también sabemos que en el futuro se van a producir ciertos cambios, aunque tengamos dudas de cuál va a ser la velocidad.
      -¿Cuáles son esos cambios?
      -Dependiendo de cómo sea el nivel de emisión de gases que produzcan los humanos, en el Norte de España, por ejemplo, las temperaturas podrían subir de aquí a finales de siglo hasta 3,5 grados en invierno y 6 grados en verano. Por supuesto esto será gradual, aunque todos los modelos coinciden en que el cambio se acelerará. Quizás para 2030 la temperatura haya aumentado ya en 1,5 grados.
      -Hay quien habla de una España desértica. Parece un panorama bastante catastrofista…
      -Puede parecerlo, pero es relativamente realista. Si seguimos con el nivel de gasto actual, con las mismas emisiones, en 2100 la temperatura en el centro de la península subirá entre 5 y 10 grados. Además, las lluvias estivales podrían reducirse entre un 15 y un 40%. No es alarmismo, son ecuaciones basadas en leyes físicas.
      -¿Qué pasará entonces con la España Verde?
      -Será menos verde. Tenga en cuenta que en la zona costera central se prevé un descenso de la pluviosidad de entre el 30 y el 40% en un siglo. Esto supondrá que, en lugar de hablar de 700 milímetros anuales, hablemos de 400. Eso es lo que llueve actualmente en Castilla-La Mancha.
      -Se habla también de un posible aumento del nivel del mar.
      -Ese es también un fenómeno ya evidente. Los continentes están perdiendo agua en beneficio de los océanos, que lógicamente aumenta su volumen. Un caso especialmente sensible es Groenlandia, donde el incremento del deshielo es cada vez más rápido.
      -¿Cómo se verían afectadas las costas asturianas?
      -A finales de siglo el nivel del mar aumentará un metro. En Asturias en principio no habría muchos problemas, porque no tenemos ciudades bajas. Pero a lo mejor Gijón tiene problemas en las zonas más rasas a nivel del mar. El aumento de volumen también podría causar graves problemas en las cercanías de la Ría de Villaviciosa, que ya tiene mareas muy altas. En otras partes del mundo ya hablaríamos de catástrofes humanitarias. En el Delta del Nilo las inundaciones afectarían a 4 millones de personas y en Bangladesh a 7 millones.
      -Parecen cifras que asustan…
      -Las consecuencias podrían ser incluso peores. Hablamos de que en 2150 el nivel podría aumentar dos metros, y entonces vivirían inundadas incluso parte de Gijón, de Avilés, Vigo, La Coruña, Barcelona… Una tragedia para 700 millones de personas en todo el mundo. Si se deshelara además Groenlandia, el aumento sería de seis metros, afectando a 2.000 millones de personas.
      -¿Se puede detener esta catástrofe?
      -El cambio climático no se puede evitar. Lo que se puede hacer es minimizarlo, y para eso hay que reducir las emisiones de gases.
      Turismo en peligro
      -En Estados Unidos no parecen dispuestos a limitar estas emisiones…
      -Pese a lo que diga el presidente, hay muchas sociedades científicas, de ciudadanos e incluso grandes empresas que presionan con la idea de que es fundamental hacerlo si no quiere que los daños sean especialmente catastróficos.
      -¿Se toman mejor las medidas cuando el problema afecta al bolsillo?
      -Siempre que se puedan meter valoraciones económicas a los daños habrá más posibilidades de concienciación que si se trata de un mero voluntarismo de algunas personas. Cuanto mayor sea el cambio, mayores riesgos económicos y sociales se producirán.
      -Dicen en la Unión Europea que España podría perder su principal industria: el turismo.
      -Lógicamente, para nadie sería un plato de gusto venir en verano a soportar 50 grados, metido en una casa con aire acondicionado, cuando a lo mejor en Normandía o Irlanda tienen condiciones como las que tenemos hoy aquí, con playas más vírgenes.
      -¿Podemos hacer algo a nivel individual para detener el cambio?
      -Junto a las respuestas internacionales, hay otras locales que, por supuesto, también son necesarias. Desde el diseño de las ciudades, hasta la forma en que usamos los sistemas de transporte.
      ____________________
      PERFIL
      Ricardo Anadón (1950) participa en el proyecto ‘Evaluación de los Impactos del Cambio Climático en España’, del Ministerio de Medio Ambiente y ha publicado varias obras sobre este fenómeno.
      Ayer inauguró en Gijón la exposición ‘Nuestro mundo, nuestro futuro, nuestra opción’, en el edificio de la Cátedra Jovellanos.
      La exposición permanecerá abierta hasta el 27 de febrero de 2007, en horario de lunes a viernes de 10:00 a 20:30, en el vestíbulo de la Cátedra Jovellanos de Extensión Universitaria (C/. Begoña, 25, Gijón).


LinkBacks (?)

  1. 17/09/2009, 02:39

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. El liberalismo es pecado
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 60
    Último mensaje: Hace 2 días, 18:08
  2. Los marranos: ¿víctimas o victimarios de España?
    Por Erasmus en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 195
    Último mensaje: Hace 2 semanas, 17:27
  3. Hernán Cortés; Conquistador de la Nueva España
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 201
    Último mensaje: 04/04/2019, 21:27
  4. Apuntes Socieconómicos Hispanoamérica XVIII
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 27/05/2011, 21:25
  5. Del Sudoeste Español a la Conquista de los Andes
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 22/11/2009, 01:12

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •