Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 3 de 3
Honores1Víctor
  • 1 Mensaje de Hyeronimus

Tema: Unamuno y los dos carlismos

  1. #1
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    20,836
    Post Thanks / Like

    Unamuno y los dos carlismos

    UNAMUNO Y LOS DOS "CARLISMOS": EL POPULAR-INTRAHISTÓRICO Y EL HISTÓRICO-POLÍTICO














    QUIEN NIEGA LA HISTORIA, SE CONDENA A LA INTRAHISTORIA: EL CASO UNAMUNO

    Por Manuel Fernández Espinosa
    El 28 de febrero de 1934, en pleno discurso parlamentario, José Antonio Primo de Rivera fue interrumpido por el Señor José Antonio Aguirre que pocos años después sería lehendakari vasco. José Antonio abogaba por la españolidad de las más eminentes figuras intelectuales vascas del momento y decía: “todas las mejores cabezas del pueblo vasco, todos los vascos de valor universal, son entrañablemente españoles y sienten entrañablemente el destino unido y universal de España. Y si no, perdóneme el señor Aguirre una comparación: de los vascos de dentro de esta Cámara tenemos a don Ramiro de Maeztu; de los vascos de fuera de la Cámara tenemos a don Miguel de Unamuno”.
    Aguirre no pudo contenerse y le dijo a José Antonio Primo de Rivera:
    -¿Me perdona Su Señoría una pequeña interrupción? Es para hacer las advertencias de que los vascos de peores cabezas, que somos nosotros, somos, precisamente, los que tenemos la adhesión del pueblo. Esos señores como Maeztu y Unamuno, a quienes yo, por otra parte, respeto extraordinariamente, van a nuestro pueblo y nuestro pueblo los repele. ¿Por qué? Porque no han sabido interpretar sus sentimientos”.
    A ninguno de los dos, ni a José Antonio Aguirre ni a José Antonio Primo de Rivera, les faltaba razón.
    Dejando a un lado a Maeztu, concentrémonos en Unamuno para concertar el contenido de este artículo con el título que lo encabeza. Unamuno es el primero de los intelectuales, en un sentido moderno, que aparecen en el panorama español. Esto quiere decir que, además de su carrera académica (profesor de Griego y Rector de la Universidad de Salamanca), su carrera literaria (ensayos, novelas, teatro y poesía), desarrolló a lo largo de su vida una actividad periodística con vocación de crear opinión y liderarla. Como pensador, como autor literario, gozó en vida del honor de ser uno de los españoles más reconocidos fuera de nuestras fronteras, traducido al alemán por Otto Buck, al italiano y a muchas otras lenguas. En 1933, un año antes de este discurso de José Antonio Primo de Rivera, interrumpido por Aguirre Lecube, Hermann Hesse lo comparaba a los caballeros andantes y decía de Unumano que en su obra escrita: “descubrimos todo el fuego de la religiosidad y el apasionamiento hispanos”.
    Desde la atalaya intelectual europea (Hermann Hesse), también desde la española (José Antonio Primo de Rivera, que no dejaba de ser un intelectual que estaba al tanto de todo cuanto se hacía en las Letras españolas y europeas) podía verse en Unamuno a una de las mentes más sobresalientes de la literatura y el pensamiento hispánico. Sin embargo, en lo político, Unamuno fue (todo el mundo lo sabe) de una volubilidad que los hombres prácticos no podían perdonar. Simpatizante del federalismo, afiliado al Partido Socialista Obrero Español, para más tarde abandonarlo; a la contra de la Dictadura de Miguel Primo de Rivera; a la contra de la Segunda República; a la contra de Millán Astray, Unamuno compartió el sino de cuantos filósofos han flirteado con la política activa desde Platón a Heidegger, pasando por Ortega y Gasser: el viaje a Siracusa.


    José Antonio Aguirre Lecube

    José Antonio Aguirre llevaba razón: Unamuno encontraba el rechazo en Vizcaya. No pudo acomodarse en Bilbao, por mucho que lo intentara y por si fuese poco, aunque hablaba eusquera y era un especialista filólogo, había denostado la lengua vernácula, a favor del uso del español por razones varias, basadas en las corrientes filológicas que Unamuno seguía. Eso era una razón para que los vascos de todo signo político, no solo los nacionalistas como Aguirre, vieran en Unamuno a una especie de “traidor”. En aquel entonces, el carlismo estaba fuerte en las provincias vascas y los carlistas, al igual que los nacionalistas vascos, tampoco simpatizaban mucho con el Rector de Salamanca: además de su actitud hostil al eusquera, Unamuno no había hecho nunca un gesto de simpatía por el carlismo, ni en lo público ni en lo privado. Al menos por el carlismo organizado e histórico.
    Sin embargo, a Unamuno debemos el monumento literario más imperecedero del carlismo: su novela “Paz en la guerra”. En 1898, en aquella correspondencia abierta y pública que sostuvo con Ángel Ganivet, publicada por “El Defensor de Granada”, Unamuno le confesaba a Ganivet:
    “El carlismo popular, que creo haber estudiado algo, es inefable, quiero decir, inexpresable en discursos y programas; no es materia oratoriable. Y el carlismo popular, con su fondo socialista y federal y hasta anárquico, es una de las íntimas expresiones del pueblo español. Algo más adelantaríamos si nuestros estadistas, o lo que sean, en vez de atender a las idas y venidas de don Carlos, y hacer caso de los periódicos del partido o de las predicaciones de éste o de aquel Mella que toma al carlismo de materia oratoriable y de sport político, se fijasen en las necesidades de los pueblos, en las íntimas, en las que no se expresan.”
    En la misma carta a Ganivet, Unamuno establece una dicotomía entre el “carlismo popular” que celebra por su fondo, interpretado a la manera de Unamuno: socialista, federal y anárquico y el “carlismo oficial” que toma consistencia en la agitación política organizada, encarnado en el pretendiente al trono español y en sus hombres de confianza, como en ese entonces lo era Vázquez de Mella. El carlismo oficial le parece superficial, mientras que el carlismo popular obtiene de Unamuno una aprobación íntima.
    A Unamuno el “tradicionalismo” digamos que convencional: el que había cristalizado en el carlismo, aunque hubiera conocido diversas escisiones como el integrismo nocedaliano, se le aparecía como una impostura histórica. Por eso, en ese mismo epistolario con Ganivet, escribirá:
    “Pero aquí [en España] se ha hecho de la fe religiosa algo muy picudo, agresivo y cortante, y de aquí ha salido ese jacobinismo seudorreligioso que llaman integrismo, quintaesencia del intelectualismo libresco".
    La línea que sostiene ante Ganivet y la opinión pública en 1898 encuentra su antecente en el ensayo “La tradición eterna” (1895) que formará parte del conjunto de ensayos publicados como libro bajo el título “En torno al casticismo”. Es ahí donde Unamuno identifica el “carlismo-tradicionalismo-integrismo” históricos con una suerte de antinatural jacobinismo, diciendo de sus sostenedores que: “execrando del jacobinismo, son jacobinos”. A lo largo de toda su obra, Unamuno aludirá a la existencia de dos tradiciones: la "tradición eterna" y la que él llama la "tradición falsa", la "tradición falsa" corresponde al tradicionalismo representado tanto por el sector académico: el neo Juan Manuel Orti y Lara y Marcelino Menéndez y Pelayo, ambos fueron profesores de Unamuno y su relación no fue todo lo buena que era de esperar; como el sector político de los Nocedal y Vázquez de Mella.
    La opinión que a Unamuno le merecían los líderes del tradicionalismo histórico no puede ser más severa. Su actitud es hostil y no parece que haya conciliación. Sin embargo, los trabajos de investigación de campo que realizó Unamuno para su novela “Paz en la guerra”, la misma novela y la correspondencia pública y privada (con su amigo Mújica por ejemplo), dan pruebas de que Unamuno se sintió atraído, incluso fascinado pudiéramos decir por la vitalidad del carlismo popular.
    Ascensión carlista a Montejurra.
    La razón más profunda de lo que pudiéramos llamar “incomprensión” del carlismo por parte de Unamuno reposa sobre una de las ideas fundamentales de su pensamiento: la animadversión manifiesta que sentía por lo histórico y la adhesión que sentía por lo que él llamaba “intrahistórico”. En el mundo conceptual de Unamuno, lo “histórico” se relaciona con el tiempo, categoría que lógicamente tanto inquietaba a quien no dejaba de pensar en la inmortalidad de su “yo”, se relaciona con el ruido y lo pasajero, con lo transitorio y alterable, con lo expreso y “oratoriable”. Lo “intrahistórico”, en cambio, se relaciona con la eternidad, con el silencio y lo inmutable, con lo permanente y verdadero, con lo “inefable” (el carlismo popular… es inefable) y auténtico. Pero, claro está: una cosa es captar ese "carlismo popular", como hizo Unamuno, y otra muy distinta que ese "carlismo popular" reconociera a Unamuno que, a fin de cuentas, no era otra cosa que un intelectual, ajeno a las inquietudes de esos "intrahistóricos" fieles al "Dios, Patria, Fueros y Rey".
    Llevando el “carlismo popular” al seguro resguardo de lo “intrahistórico”, Unamuno se proponía salvar lo que creía esencial del carlismo: el fondo ibérico, que para Unamuno era de naturaleza anarquistoide ("hasta anárquico" -dice arriba), las libertades de las comunidades locales articuladas entre sí en una unidad superior (el federalismo) y la sociedad tradicional con todos sus vínculos de ayuda mutua (el socialismo; nunca marxista: Karl Marx siempre resultó antipático a Unamuno). Con ello, prescinde de lo religioso en clave católica (rechaza el catolicismo confesional) y le trae sin cuidado lo que se haga del Rey. El cuatrilema carlista queda reducido unamuniamente a: “Patria y Fueros”.
    Su particular interpretación del carlismo no podía conciliarse con el carlismo histórico: el "carlismo intrahistórico" solo estaba en la mente de Unamuno, no en la realidad práctica. Era por ello que Aguirre, el nacionalista, podía decirle a José Antonio que: Unamuno (o Maeztu) “van a nuestro pueblo y nuestro pueblo los repele”. La intelectualización que hizo Unamuno del carlismo le obstaculizaba la simpatía carlista. La reprobación que hizo Unamuno del nacionalismo vasco le obstaculizaba la simpatía nacionalista.
    La preferencia de Unamuno por la “intrahistoria” lo condenó a ser un extraño en la “historia”. El Rector de Salamanca, a fuer de teórico de lo “intrahistórico”, terminó siendo un contradictorio extemporáneo: alguien que en sus vaivenes estuvo con todos y terminó con todos dándose de cabezazos, que para eso era una de las “mejores cabezas”.
    BIBLIOGRAFÍA:
    “Escritos políticos” (1914-1962), Hermann Hesse.
    “Idearium español con El Porvenir de España”, Ángel Ganivet.
    “En torno al casticismo”, Miguel de Unamuno.
    “Epistolario inédito”, Miguel de Unamuno.
    “Textos de doctrina política de José Antonio Primo de Rivera”, Editado por la Sección Femenina de Falange Española Tradicionalista de las JONS.
    “Miguel de Unamuno”, Jon Juaristi.

    RAIGAMBRE
    Constatinus dio el Víctor.

  2. #2
    jasarhez está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    17 mar, 12
    Ubicación
    España
    Mensajes
    3,123
    Post Thanks / Like

    Re: Unamuno y los dos carlismos

    Soy un admirador de la obra de don Miguel de Unamuno, y lo soy casi desde niño. Y tampoco creo que del cuatrilema carlista, según la visión unamuniana quedara reducida solamente a: 'Patria y Fueros'. Puede que Unamuno el rey se la trajera al fresco (que diría un macarrilla callejero), pero la cuestión cristiana, el catolicismo, tampoco se puede decir en puridad que resultaran ajenos de la visión unamuniana. Es difícil de explicar, pero Unamuno a mi siempre me pareció ser una persona muy religiosa.

    Cuentan que el mismo día de su muerte, en 1936, recibió en su casa al profesor y falangista Bartolomé Aragón. Al final de la conversación, en la que tuvo un lugar destacado la guerra civil que unos meses antes había empezado, el visitante le dijo que a veces temía que Dios le hubiera vuelto la espalda a España. Entonces, cuentan que Unamuno se inclinó hacia la mesa camilla en la que estaban , dio un sonoro golpe sobre ella y dijo: "¡No! ¡Eso no puede ser, Aragón! Dios no puede volverle la espalda a España. España se salvará porque tiene que salvarse". Dicho lo cual murió... En sus últimas palabras estuvieron presentes dos de las más grandes preocupaciones de su obra: Dios y España.

    Cierto es que era un hombre atormentado por las dudas. Y que sus creencias no fueran del todo católicas... pero era un hombre profundamente cristiano. Casi se podría decir de él que 'era un hereje muy católico', y perdón por la aparente gilipolluá, pero es la mejor forma que tenemos algunos para describirlo.

    ¿Qué otra cosa decir de un hombre que ordenó escribir sobre la humilde lápida de su nicho en el cementerio salmantino en el que está enterrado su cuerpo, estas bellas palabras repletas de religiosidad:

    "Méteme, Padre eterno, en tu pecho,
    misterioso hogar,
    dormiré allí, pues vengo deshecho
    del duro bregar".




    Vayan desde aquí hasta su recuerdo, con este mensaje mío que cuelgo de este hilo, mi admiración y mi cariño hacia un hombre magnífico. ¡¡Que Dios le tenga por siempre en Su Gloria!!.


    Un abrazo en Cristo
    Última edición por jasarhez; 15/10/2013 a las 17:17

  3. #3
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    20,836
    Post Thanks / Like

    Re: Unamuno y los dos carlismos

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Unamuno fue, como dices, un hombre atormentado por las dudas. Pero es indudable que buscaba a Dios y tenía sed de Dios, aunque a veces lo buscara a tientas. Ya conocía la anécdota de su muerte. Y he leído su poesía religiosa, en la que está incluida la estrofa que figura en su epitafio. Es cierto que a veces llegó a decir cosas que se pueden entender como barbaridades, pero no es menos cierta la sinceridad de su inquietud religiosa y su búsqueda espiritual. Yo también espero que Dios lo tenga en su gloria (lo de por siempre es una redundancia, la gloria es eterna). Requiem aeterna dona eis, Domine, et lux perpetua luceat eis.

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Don Miguel de Unamuno, coronel del Requeté
    Por Hyeronimus en el foro Literatura
    Respuestas: 8
    Último mensaje: 02/09/2017, 03:07
  2. Dos reyes legítimos; dos actitudes ante la Revolución
    Por Martin Ant en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 24/05/2013, 17:28
  3. Los dos poderes
    Por Hyeronimus en el foro Tablón de Anuncios
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 22/02/2013, 13:21
  4. Carlismos: polémica por artículo de Juaristi
    Por Erasmus en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 03/09/2010, 15:06
  5. Unamuno. La frontera lingüística(1919)
    Por cacalavaca en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 18
    Último mensaje: 21/06/2008, 18:24

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •