Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 2 de 3 PrimerPrimer 123 ÚltimoÚltimo
Resultados 21 al 40 de 46

Tema: La Tercera República

  1. #21
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    3,172
    Post Thanks / Like

    Re: La Tercera República

    «ElNacional.cat» medio secesionista, es otro de los periódicos que al igual que los ya mencionados prosiguen con este tipo de noticias pidiendo un cambio de Régimen:





    En unos de los artículos de dicho medio llegan a pedir la expulsión de S.M Juan Carlos I de la Casa Real así como la abdicación de S.M Felipe VI y la desposesión de títulos de ambos: https://www.elnacional.cat/enblau/es...88876_102.html
    Kontrapoder, Valmadian y DOBLE AGUILA dieron el Víctor.

  2. #22
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,948
    Post Thanks / Like

    Re: La Tercera República

    No deja de ser curioso que de un tiempo a esta parte, sean muchos los medios en los que si no se glosa a Franco, al menos se le empiezan a reconocer menos "maldades" que las inventadas por La Banda. Eso que puede dar que pensar, a mi me parece que no, que es porque les tienen más tirria que al propio Franco y, también, porque estando el General enterrado es ya inofensivo, mientras que La Banda, como diría alguno que conozco, tiene más peligro que una caja de bombas, con sus tics claramente totalitarios, con sus intenciones chinescas de poner mordazas, de cercenar libertades, de encadenar el ansia de conocimiento sin cortapisas, en fin, que ven en el horizonte el régimen de las cadenas. Así que, a este paso, y en palabras de Tolkien, "Y vendrán tiempos de lanzas frías al amanecer, blandidas con mano firme y segura." Pues resulta que hoy, ante esa oscura amenaza, el único en quien pueden confiar es justamente en el recuerdo de Franco que, como El Cid, puede volver a cabalgar después de muerto espantando así a sus enemigos, o eso creen.

    Y es que el aire huele a los prolegómenos de la III República, siendo Franco la última defensa frente a ésta.



    Por qué Pedro Sánchez se envuelve de nuevo en el guerracivilismo

    Por El Criticónico 19 de julio de 2018, 09:42 @ESdiario_com

    El uso de la memoria , con dramas compartidos y sentidos por todos, como excusa para tapar los desperfectos de la gestión. El autor se estrena con un tratado sobre política e historia.

    Zapatero fue presidente por accidente y su heredero, Pedro Sánchez, también ha llegado a la Moncloa de forma torticera, aunque legal. El primero llegó a través de las urnas, examen que Sánchez no solo no ha aprobado sino que suspendió dos veces y la segunda vez con peor nota y por eso ahora, con sus escuálidos 84 diputados, se va a dedicar no a gobernar sino a actuar, con postureo, y dentro de esta actuación ahora le toca al antifranquismo retroactivo (magnífica definición de Joaquín Leguina) que otros resumen en la frase: A moro muerto, gran lanzada (los cobardes manchaban así su lanza en el cadáver de un enemigo muerto).

    Este sintagma (palabra o grupo de palabras que constituyen una unidad sintáctica y que cumplen una función determinada con respecto a otras palabras de la oración) data de los tiempos de Zapatero, cuya política espectáculo, gasto fácil y mantras parece haber rescatado Sánchez y en esa línea acaba de escenificar su buenismo con la traída del Aquarius y sus 629 emigrantes.


    Los restos de Franco como excusa para hacer política de bandos.


    Y ahora toca, igual que antes ZP, reescribir la Ley de Desmemoria Histórica para compensar y corregir a los "cobardes gobiernos socialistas anteriores que permitieron que continuasen intactos los símbolos franquistas y en especial el Valle de los Caídos. Hasta ahora nadie había puesto en duda el buen gobierno de Felipe González y resulta que era un cagón; qué desengaño.

    Que la monserga funciona porque ofrece un relato sugestivo, aunque falso, de aquella etapa a las generaciones que no la habían vivido, es evidente y ha sido incluida en su ideario por Podemos y ahora por Sánchez, porque la izquierda española ha terminado arrepintiéndose de lo que mejor hizo, que fue asimilar el pasado y renunciar al revanchismo.

    Así pues, en esa línea, volvemos a las exageraciones de las cunetas y prueba de ello es que el Ayuntamiento de Coslada acaba de aprobar la retirada de algunos nombres de calles y el título de alcalde honorífico a Franco; porque es vergonzoso que aún 114.000 muertos estén en las cunetas.

    Otras tumbas

    Sacar a Franco de la tumba, cuando en 36 años no consiguieron sacarle de la cama, sería un motivo más que suficiente para pensar que su permanencia en el Valle de los Caídos, no es una torpeza. No olvidemos que Lenin llegó al poder tras un golpe de Estado, asaltando el parlamento ruso, (la Duma) y no contra el zar que llevaba 9 meses encarcelado; Golpe que generó una guerra civil con más de un millón de víctimas y a pesar de ser un ¿dictador cruel?, cuenta con su mausoleo en Moscú. Mausoleo que no comparte.

    La momia de Lenin, en un mausoleo reservado a él en exclusiva.

    La misma semana que Pedro Sánchez rompía sus compromisos de convocar elecciones «cuanto antes» y apostaba por agotar la legislatura hasta 2020; se refugiaba en la «falta de tiempo» para quebrantar otro compromiso, con el que antaño hizo una dura oposición a Mariano Rajoy: su decisión de no abordar esta legislatura la renovación del modelo de financiación autonómica, también la promesa de acabar con la reforma laboral del PP se ha quedado en un retoque estético; ahora le pide al PP que olvide la cuchillada trapera con la que les ha arrebatado el gobierno y que tengan sentido de estado cuando recabe su apoyo, dado que el PSOE solo cuenta con 84 diputados; también se traga el Presupuesto elaborado por el PP y que en la oposición le daba urticaria y ahora defiende "fervorosamente"... así con la imposibilidad de cumplir sus propuestas llenará su legislatura teatral con actos populistas y buenísimo además de darle otra vuelta de tuerca a la Ley de Desmemoria histórica.

    Los restos no deberían reposar allí; salvo que quienes lo decidieron pensaran que cerraban el último capítulo de tan horrenda confrontación
    La horrenda guerra.
    (1)

    En esa línea de revivir viejos espantajos se incluye la penúltima boutade, como si no hubiese problemas más urgentes e importantes que sacar urgentemente los restos de Franco del Valle de los Caídos; donde no deberían reposar pues no murió en la guerra; salvo que quienes decidieron esa morada pensaran que con ello cerraban el último capítulo de tan horrenda confrontación.

    Es el mal uso de las cunetas y las mentiras que aún se cuentan. El argumento de que es inconcebible que el Dictador tenga un mausoleo, exageran pues hay más de treinta mil acompañantes; en clara diferencia con otros mausoleos de golpistas y dictadores con mausoleo para ellos solos y entre los que he seleccionado, entiendo que será del agrado de Podemos, el de Lenin o los de Mao en Pekín y el de Hirohito.

    Otros dictadores.

    Tras la Guerra civil china: en el periodo entre 1928 a 1936 murieron 2 millones de personas, y en el periodo de 1945 a 1949 mueren otro millón largo (no se incluyen las muertes de la guerra chino-japonesa) . Posteriormente la Revolución Cultural china,iniciada por Mao Tse Tung, el 16 de mayo de 1966, para reforzar su idea de la pureza comunista, costó la friolera de varios millones de muertos (varios autores los cifran en torno a 40),entre víctimas directas de la represión y las grandes hambrunas provocadas en las zonas agrícolas por la incautación de la producción. En su mausoleo no reposan miles de compatriotas.

    Desde el 25 de diciembre de 1926 en que tras la muerte de su padre, Yoshihito, accede al poder, el emperador Hirohito puede considerarse responsable de la muerte de millones de japones y aliados durante la II Guerra Mundial; chinos tras la invasión de Manchuria en 1931 y posterior ocupación parcial de China hasta 1945; sin olvidar la ocupación de la península de Corea.


    En resumen pueden pasar de un total de doce millones, de los cuales al menos cuatro eran de súbditos suyos. Tampoco le acompañan en el mausoleo miles de compatriotas suyos caídos en las guerras expansionistas que había iniciado.

    Terminada la II Guerra Mundial, los vencedores no expulsaron a Franco del poder; le sometieron a una retirada de embajadores pero sin romper las relaciones diplomáticas desde 1946 a 1948. Dicho bloqueo fue superado con la autarquía, y con la ayuda del muy sindicalista y obrerista Juan Domingo Perón. Su apoyo económico fue vital y también el político refrendado con la visita de Evita Perón en 1947.


    La celebración sesgada de la II República


    A partir de 1947, con el inicio de la llamada guerra fría, Francia volvía a reabrir la frontera con España, y entre mayo y junio de 1948 se firmaban sendos acuerdos comerciales y financieros con Francia y con Gran Bretaña. Con el inicio en 1950 de la guerra de Corea, Franco se convierte en un aliado deseado y fiable; en 1955 España ya ingresa en la ONU como miembro permanente, con Franco al frente del Estado, dos años antes se firman los tratados de Madrid con EEUU que abren paso a su mayor momento de gloria personal con la visita de Eisenhower en 1959; visita seguida por más de 500 periodistas extranjeros y españoles, decenas de cámaras de cine y televisión y un millón y medio de personas.


    España entró así con fuerza en la década de los 60, que arrancan con el Plan de Estabilización de 1959, cuyo gestor fue Laureano López Rodó. Provocaron un potente crecimiento económico, con una tasa media acumulativa del 7,2 % anual en el aumento del PIB. Continuada con los Planes de Desarrollo del denominado Ministerio de Planificación y Desarrollo, que desde 1967 a 1973 ocupó el propio Laureano López Rodó; persona destacada entre los llamados tecnócratas del Opus Dei, grupo que actuaba control sobre el área económica.

    La etapa de crecimiento de los años 60 y comienzos de los 70 se traduce en un muy intenso impulso que permite casi triplicar el PIB, de modo que en tan solo quince años se consiguen aumentos de renta por habitante superiores a los de los cien años anteriores. La década termina con la visita de Charles De Gaulle a Franco en el Pardo.

    "Viejo, muy viejo"

    El General Charles De Gaulle, tras perder un intrascendente referéndum y dimitir como Presidente de la República Francesa; visitó España para descansar, escribir su biografía y conocer los lugares de las mayores batallas napoleónicas. En ese viaje aprovechó para conocer y almorzar con Franco, el 8 de junio de 1970. Por la tarde, en la conversación con Gregorio Marañón, en su cigarral de Toledo donde residió unos días, le comentó su impresión:

    «No conocía a Franco personalmente. Y tenía muchas ganas de hacerlo. Esta ha sido nuestra primera entrevista. Es inteligente. Tiene bastante imaginación y buena memoria. Pero le he encontrado viejo, muy viejo. ¿Sabe usted», añadió, «que después del rey de Suecia es el político del mundo que más dura en el poder?».

    Como corolario, recojo esta frase de Ignacio Camacho de hace unos días, en ABC:

    "Lo más grave es que el Gobierno y sus socios radicales pretendan imponer una versión única de la Historia con una suerte de ley-mordaza. Una herramienta de censura autoritaria dirigida contra la libertad del estudio y de la simple opinión ciudadana. Un artefacto para condicionar la investigación de las ciencias sociales y prohibir, con la apología del franquismo como paraguas, el cuestionamiento documental, cada vez más frecuente y riguroso, de la legitimidad republicana.

    Ése es un paso mucho más peligroso que el de remover sepulturas y trasladar esqueletos. Significa la creación de un Ministerio de la Verdad, establecida por decreto y la eliminación de todo testimonio contradictorio o molesto. El imperio de la ley del silencio… de los cementerios".


    Nota. 'El Criticónico' es el sobrenombre de Pedro Aparicio, ingeniero de profesión y autor de decenas de artículos y análisis históricos que en adelante se publicarán periódicamente en este diario.



    https://www.esdiario.com/elsemanaldi...civilismo.html


    (1). Se puede observar que ahora surge un nuevo argumento para no exhumar los restos del General.
    DOBLE AGUILA dio el Víctor.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  3. #23
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    3,172
    Post Thanks / Like

    Re: La Tercera República

    «EL ESPAÑOL» hace una entrevista a Jaime Peñafiel de interés.

    __________________________

    Jaime Peñafiel (Granada, 1932) es una de las personas que mejor conocen la monarquía española. El periodista, muy cercano a Juan Carlos I en otro tiempo, valora para EL ESPAÑOL las revelaciones de las cintas de Corinna, a las que atribuye una enorme importancia con consecuencias para el futuro inmediato de la institución.

    ¿Usted se cree las declaraciones de las cintas de Corinna zu Sayn-Wittgenstein?

    —Sí, rotundamente. No tengo la menor duda. Sobre todo conociendo a algunos de los personajes que salen en ellas.

    ¿Usted cree qué es su voz?

    —Sí.

    ¿Por qué cree que han salido en estos momentos?


    —Esto es lo que nadie sabe. ¿Por qué en estos momentos? Y por qué aparecen una serie de personajes sorprendentes, entre ellos Juan Villalonga (expresidente de Telefónica y amigo de José María Aznar), que es el que induce a través de su mujer el encuentro con el impresentable Comisario Villarejo. Se aprecia como es él quien lleva la entrevista, induciendo las respuestas contra el propio Rey. No sé que pintaba aquí en ese aspecto. Luego están el famoso primo Orleans-Borbón, que parece ser que es otro colaborador y los testaferros, que costeaban aviones, movían dinero…. Es de una gravedad tal que daña a la institución monárquica, que sale bastante afectada y a la figura de Felipe VI, que ya tiene varios frentes abiertos. Felipe ya intentó acotar a la Familia Real reduciéndola a cuatro y a las niñas y dejó fuera a parte de su familia, entre ellos a su hermana e Iñaki Urdangarin. Al final quien le ha traicionado es la propia familia real, el núcleo duro. ¿Qué va ha hacer? ¿Quitar a su padre de en medio? Eso es imposible.




    El rey Juan Carlos y Corinna.

    ¿Pero puede darse la posibilidad de que Felipe VI quitara a su padre, al igual que ha hecho con la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, como miembro de la familia real?

    —Poder, podría, pero sería el fin público de la monarquía. ¿Enfrentarse a su padre? Ya ha tenido varios enfrentamientos. Hay que reconocer que también ha sido poco generoso con su padre, hay que decirlo todo, porque Letizia odia a Don Juan Carlos. Como poder, podría, ¿pero cómo se hace eso en una crisis como la que tiene ahora la monarquía?. Esta institución ya tiene su fecha de caducidad, y si no se reforma la Constitución es porque habría que votar la forma de Estado en referéndum y el resultado sería el que sería. La monarquía se metió de forma tramposa en un paquete llamado Constitución, pero por ejemplo a mí no me preguntaron si yo quería esta forma de Estado o la República. Si se reforma la Constitución habría un referéndum sobre la reforma del Estado y, por supuesto, la monarquía desaparecería. Tal y como está ahora el ambiente político, la monarquía está muy amenazada, muy amenazada. Felipe VI tiene varios frentes familiares abiertos además de los institucionales y esto está destrozando su vida.

    El de Felipe VI es un reinado complicado.

    —Nunca habría pensado que iba a ser tan complicado. Nunca pensé que fuera a heredar tantos problemas de su padre. Estamos viendo que Don Juan Carlos está en una frontera casi delictiva, y el Rey no está protegido por la impunidad, está aforado, eso lo hizo Pérez Rubalcaba, pero el aforado puede ir al Supremo. ¿Vamos a ver al Rey emérito en el Supremo? ¿Quién le pone ese cascabel al gato? Según lo que estamos oyendo estos días, motivos hay para ser llamado. Y si va a declarar debe aclarar lo que se dice en las cintas.


    Jaime Peñafiel cree que "la monarquía tiene los años contados".


    Revisemos algunos aspectos de la cinta. ¿Por qué Villalonga es el introductor?

    —Efectivamente, es el que organiza esta grabación, no sé si con conocimiento o sin conocimiento, porque Corinna no es tonta, es una cortesana muy peligrosa. Pero, ¿por qué organiza esta grabación contra el Rey? Porque todo versa sobre los negocios, sobre las comisiones y sobre los amores y amoríos del Rey. Él induce en cosas que sabe, son cosas que él conoce y obliga a que las confirme Corinna. Es una canallada, pero no sé con que fin. Nóos es un apéndice y ahora sale toda la corrupción de la Casa Real. Me da mucha pena Felipe porque debe estar amargado sin saber qué hacer. Se le abre el frente familiar otra vez.

    Ahora que dice el frente familiar, ¿cree que la reina Letizia puede influir en su marido para que tome decisiones contra su padre?

    —Pone usted el dedo en la llaga. Letizia fue mal recibida por todos, cierto es. Se intentó incluso impedir la boda. Quizá sea ahora la hora de la venganza de Doña Letizia. Muy fuerte lo que digo, pero posiblemente sea así. Puede pensar: “Yo, la nieta de un taxista, se me impidió, se me insultó y se me metió en una familia impresentable totalmente". Porque si la razón de ser miembros de la monarquía es que sus miembros sean ejemplares, desde luego en esta familia no lo son. (...) Su hermana, su cuñado y ahora su padre. Y luego está la relación de su mujer con su madre. Es que es terrible, es para pensar en abdicar. La monarquía está tocada y con los años contados.


    Juan Carlos I y Peñafiel.

    ¿Cree que estas conversaciones han salido sin el consentimiento de Corinna?

    —¡No! Lo de Corinna es una venganza por desamor, abandono. Porque Don Juan Carlos no se ha portado muy bien con ella, la ha utilizado, pero ella también le ha utilizado a él. Yo me pregunto: ¿quién es el testaferro de quién? Aquí hay muchos testaferros, el Rey de Corinna, Corinna del Rey, el primo de los dos. Es que no se sabe quién utiliza a quién. Además, Corinna ha involucrado a otras amigas entrañables, como la viuda de una persona asesinada por ETA, poniendo en boca de todos que fue una amiga entrañable de Don Juan Carlos durante 3 años. Corinna sabía todo. Con las amigas entrañables en la cama se confiesan muchas cosas. La moral de Corinna deja mucho que desear. Una persona que va a la cacería de Botsuana junto al Rey con su exmarido, su hijo. Es incomprensible totalmente. Ella entra y sale de la vida de Don Juan Carlos cuando él se lo pide. Ella dice: "Hice todo lo que me pidió". ¿Qué le pidió Don Juan Carlos? Esa es la historia. Y luego el primo, Orleans-Borbón, es un personaje que vive en Montecarlo donde vivía Corinna, la mujer de Villalonga amiga de Corinna. Esta es la historia de un club de corruptos terrible en el que en el medio de todo está Don Juan Carlos. Una lista de amigos peligrosos.


    ¿Usted cree que es entonces la venganza de una mujer despechada?

    —Sí. Don Juan Carlos la utilizó y ella se ha sentido utilizada. Y mira que estuvo a punto de casarse. Por eso hay razones de desamor. Ni con Marta Gayá llegó tan lejos. Y hubo situaciones con Gayá muy fuertes, como cuando Juan Carlos se fue a Suiza y Sabino le obligó a venir. Entonces le utilizaba, le chantajeaba sentimentalmente, como cuando estuvo hospitalizada, no sé si por algún intento de suicidio, pero nunca se llegó tan lejos como con Corinna. Y nos olvidamos de lo principal, de Doña Sofía, que es la persona más digna, que nunca ha exteriorizado sus sentimientos de esposa engañada, jamás.


    ¿Y el tema del dinero?

    —El tema del dinero es muy importante… Yo sé historias desde los tiempos de Sabino. Había dinero en Suiza, por supuesto, de Don Juan, que tenía derecho a tenerlo porque vivía en el extranjero y cuando muere el dinero está en Suiza y lo reparte. Pero eso es pecata minuta. Eso es dinerete, la cantidad que se está manejando en esta historia es de cientos de millones. ¿De dónde procede? Por ejemplo, ha salido información, no sé si la fuente es buena o no, que Letizia tiene una fortuna de 8 millones. ¿De dónde procede cuando la asignación a la Casa Real es de 13 millones y pico? ¿De dónde? Lo que dice Corinna sobre el manejo de dinero y comisiones tiene una importancia terrible, debería ser llamada a declarar. La venganza puede ser demoledora.



    Una fotografía de Jaime Peñafiel con la reina Letizia.

    ¿Don Juan Carlos cobró comisiones en operaciones exteriores?

    —Es que ahora también se ha puesto en duda su conducta privada. Se le ha dicho que es un comisionista. Tenía una gran pasión por el dinero, no se para qué, y esa pasión por las mujeres, él sabrá por qué. ¿Que Juan Carlos era un comisionista? Hombre, a veces se ha sospechado, pero es que en esta denuncia se dice claramente, y Corinna lo sabía todo.

    En las cintas aparece el caso Nóos y la participación de Corinna en él. Se dice que en lugar de una Infanta-Urdangarin se quería una Corinna-Urdangarin...

    —Es que si se tira de la manta lo que se dice en estas cintas es de una gravedad máxima. Estas cintas son demoledoras. Villalonga sabía mucho y obliga a Corinna a reconocerlo, a vomitar lo que sabía para involucrar a Don Juan Carlos. El daño es enorme. A Corinna luego se la intentó sacar del caso Urdangarin, incluso en la propia sentencia del caso Nóos ni aparece. Muchos sospechábamos que en este caso había más gente involucrada en el tema. Cuando Urdangarin decía que “no he hecho nada que no se hiciera en la Casa”, estaba insinuando que la Casa Real también colaboraba en todo esto.


    ¿Por parte del CNI, o de algún poder del Estado, se ha puesto en peligro la vida de Corinna?


    —No. Yo tengo un gran respeto por Don Juan Carlos y creo que ha sido un magnífico Rey.

    ¿Se puede investigar jurídicamente al Rey emérito?

    —Es que si tiramos de la manta no sé dónde llegaremos. Incluso teniendo en cuenta la independencia judicial, de la que dudo por momentos. Fíjese, en el tema de Cristina, el reconocimiento que tuvo el entonces presidente Rajoy afirmando que estaba seguro de que la infanta iba a salir bien parada del proceso judicial por la intervención de la Fiscalía del Estado. En el caso Nóos se condenó al menos culpable, cuando la culpable total era Cristina. Y con la colaboración de Don Juan Carlos. Pero en descargo del Rey, era lo que un padre haría por una hija. Lo mismo Juan Carlos lo hacía sin saber o sabiendo, porque quizá le preguntaba de vez en cuando a su hija: "¿Qué tienes entre manos?". Y entonces le podía recomendar o reconducir el tema.

    Juan Carlos I y Felipe VI en el día de la abdicación.

    ¿Usted que conoce muy bien la monarquía y la figura de Don Juan, que sufrió en el exilio, ¿cree que nuestro Rey emérito tiene dinero y propiedades fuera de España?

    —Sí, claro que tiene. Lo sospechábamos, pero ahora no se puede poner en duda, aunque se cuestione si esta declaración puede ser auténtica y todo sea un montaje, como se ha dicho. Los personajes son tan siniestros que el resultado no puede ser otro. Se ha utilizado a Corinna contra él. ¿Por qué contra el Rey? ¿Qué tiene Villalonga contra el Rey? ¿Villarejo qué tiene contra el Rey? En el fondo Don Juan Carlos es un buen hombre, pero tiene una enorme debilidad por las mujeres. Él lo ha reconocido. Y también siente debilidad por el dinero. Vuelvo a repetir, la razón de ser de una monarquía es que sus miembros, todos, sean ejemplares, y en la Familia Real española no hay ninguno. Ni Felipe, que se casó con quien no debía y ahora lo está pagando muy caro.


    ¿Cómo lo estará pasando el rey Felipe VI en estos momentos?

    —Muy mal, sin saber qué hacer. Ni qué decir. No puede aparecer públicamente. Y a desmentir a quién. Quizá Corinna no haya contado todo, puede guardar cosas más graves aún, aunque haya vomitado ya cosas tan graves contra Don Juan Carlos. ¿Y qué puede hacer Don Juan Carlos? ¿Desaparecer? ¿De dónde?


    ¿Quién puede ayudar ahora a Don Juan Carlos?

    —Nadie. La soledad es terrible, lo mismo que le pasó cuando se recuperaba de la operación tras Botsuana, que no le llamaba nadie. Puede ayudarle algo la infanta Elena, pero la víctima más terrible de todo esto es Felipe. ¿Qué hace ahora con su padre? Podría descalificarlo públicamente como a su hermana... ¡Pero a su padre! ¿Qué le puede quitar? ¿Rey emérito? ¿Sacarle de su círculo tan reducido de la familia real? Pero es que siempre lo será. Con esta historia me he acordado mucho de Simeón de Bulgaria que acabó presidente de la República. La gente ha perdido ya el respeto. La gente no era monárquica, era Juan Carlista, yo lo era, pero se acabó Don Juan Carlos y yo no sé lo que soy. Los que le podían apoyar, como los políticos, ahora están calladitos.


    Peñafiel cree que "si se reforma la Constitución, habría un referéndum y la monarquía desaparecería".

    ¿Puede ser pieza clave lo que diga Letizia?

    —Letizia es la consorte, pero actúa como si fuera la titular, porque Felipe es muy buena persona e intenta que las cosas no trasciendan, no salten por los aires, no hablar.

    El poder que tenía la Casa Real, ¿ha desaparecido? Antes se paraban todas las informaciones…

    —Echo en falta a un general Sabino que sabía reconducir situaciones muy delicadas, como la de Marta Gayá. Felipe está rodeado de cortesanos como Alfonsín, que nadie le ha oído hablar nunca. Sabino era un hombre leal, le decía al Rey lo que tenía que oír, le guste o no le guste. Los enfrentamientos eran por decirle lo que no le gustaba oír. ¿Quién tiene Felipe? ¿A Jaime Alfonsín? No tiene nadie que le diga qué tiene que hacer.
    Última edición por Pious; 20/07/2018 a las 20:06
    Kontrapoder y Valmadian dieron el Víctor.

  4. #24
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    3,172
    Post Thanks / Like

  5. #25
    Avatar de Kontrapoder
    Kontrapoder está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    29 mar, 05
    Mensajes
    3,142
    Post Thanks / Like

    Re: La Tercera República

    «Eso de Alemania no solamente no es fascismo sino que es antifascismo; es la contrafigura del fascismo. El hitlerismo es la última consecuencia de la democracia. Una expresión turbulenta del romanticismo alemán; en cambio, Mussolini es el clasicismo, con sus jerarquías, sus escuelas y, por encima de todo, la razón.»
    José Antonio, Diario La Rambla, 13 de agosto de 1934.

  6. #26
    Avatar de Rodrigo
    Rodrigo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 06
    Mensajes
    2,244
    Post Thanks / Like

    Re: La Tercera República

    El problema de todo esto es el separatismo metido por medio. Ni siquiera me preocuparía una reforma de la Constitución que dejara a la Iglesia más pobre y por tanto más independiente y comprometida con la fe.

    Por supuesto que sería bueno para los verdaderos monárquicos que esta familia de estirpe bastarda dejase ya de una vez por todas de ciscarse sobre la idea de monarquía, que ni remotamente tiene que ver con este esperpento, aunque como representación de un Estado ateo le viene como anillo al dedo.

    Hace muchísimos años que estamos en la III República. La cuestión es si esta República atea por fin va a dejar de estar coronada.
    Militia est vita hominis super terram et sicut dies mercenarii dies ejus. (Job VII,1)

  7. #27
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,948
    Post Thanks / Like

    Re: La Tercera República

    Atendiendo a las reflexiones de Monseñor Braulio Rodríguez, Arzobispo de Toledo, acerca de la actual situación de absoluta degradación moral, ética, intelectual y cognitiva de los españoles, España podría estar lista ya para imponernos una República sin pasar por referéndum de ninguna clase. Por no ser necesario, no haría falta siquiera determinar qué clase de república sería, y de las que hay varios modelos (USA, Francia, Italia, Suiza..., etc.), simplemente una república así a pelo y porque les da la gana a unas minorías anti-españolas. Si podemos sospechar que sea una prolongación de la mierda de 1931 a 1934 (los 2 años siguientes sobran: el Estado golpista ya estaba fallido y la república era un cadáver apestoso).


    Reflexiona sobre las leyes de ingeniería social.

    Mons. Rodríguez: «Ya están las masas humanas lo suficientemente drogadas, para solo pedir pan y circo»

    Mons. Braulio Rodríguez, arzobispo de Toledo y Primado de España, reflexiona en su carta semanal sobre la eutanasia y otros proyectos de ley. Cree que el poder sabe que «ya están las masas humanas lo suficientemente drogadas, para solo pedir pan y circo».

    18/07/18 4:17 PM


    (InfoCatólica) El Primado de España cree que la batalla por la verdad en la arena política está perdida, porque en la misma solo está en juego el poder y el marketing. Aun así, la Iglesia «no puede reunciar a servir a la razón y al amor»

    Carta del Arzobispo de Toledo, Mons. Braulio Rodríguez.


    «Es probablemente muy ingenuo esperar que en un debate político se pueda introducir una razonable medida de razón». Son palabras de un obispo amigo mío. Creo que son palabras muy ciertas. Sin embargo, en radio y televisión crecen este tipo de debates. ¿Y qué pretenden, aparte de llenar tiempo y espacio? Hay una parte de mi persona, tal vez la más crítica y negativa, que me dice: «Nada hay en esos debates salvo juegos, poder y marketing». De manera que, aunque parezca exagerado, concuerdo con mi amigo que, en realidad, el debate político ya no existe.

    Pero, en esa reflexión sobre los «debates», es también verdad que la Iglesia no puede renunciar a servir a la razón y al amor a la realidad en tantas cuestiones que se debaten no a fondo, porque están cargadas de ideología y no se busca lo que verdaderamente interesa al ser humano. ¿Ponemos un ejemplo? La introducción de un proyecto de ley sobre la eutanasia en el Parlamento, de rabiosa actualidad. Según mi amigo obispo, ésta pertenece a ese tiempo de cuestiones «virales», donde, como en las guerras, la primera víctima es la verdad. La verdad, y la razón como vía de acceso a ella.

    Se presenta dicha ley como un derecho más del ser humano. Interesante, ¿verdad? Pero, ¿es así realmente? Yo no me lo creo. El proyecto de ley está lanzado justo antes del verano, utilizando en su retórica falsamente negativa motivos tan poderosos como el ahorro en gastos médicos y de seguridad social. Pero no quisiera que en mis palabras se reflejara solo una valoración moral negativa de este proyecto de ley.

    Como en otras cuestiones, por ejemplo, la ideología de género, el nacionalismo y otras, lo que se hace es desalentar a las personas que quieran recurrir a la inteligencia para entender las razones de dicho proyecto de ley. Me explico: para justificar la eutanasia, también desde hace mucho tiempo, se pone en marcha todos los recursos del poder: desde el cine y la televisión y todos los demás aparatos de la propaganda. No ha sido colocada en el Parlamento este proyecto de ley por casualidad; se ha escogido el momento. Ya están las masas humanas lo suficientemente drogadas, para solo pedir pan y circo. Tal vez ya no seamos capaces de ver y apreciar una vida sana y bella, razonable, capaz de justificar adecuadamente los sacrificios del amor, cuando la persona amada está enferma. Ya sabemos cómo se han introducido en España otros «nuevos derechos», en el pasado reciente.

    Mi amigo obispo dice que, de entrada, da él la batalla política y cultural por perdida, al menos, a corto y a medio plazo, entre otras cosas porque él no está en la batalla política de los partidos. Y le entiendo porque yo también pienso que la vida humana no cotiza en bolsa, por lo menos desde la Primera Guerra Mundial; y que estamos en un mundo que tolera sin rechistar la destrucción de Libia, de Siria e Irak o de grandes partes de África. Pero luego nos sorprendemos de la muerte de refugiados en el Mediterráneo, con mucho emotivismo, pero sin hacer los gobiernos nada por solucionar el problema «in situ», en los lugares donde uno se muere de hambre y hace cualquier cosa para salir de allí. Quienes son capaces de «tan heroicas hazañas», tal vez tienen poder como para ganar todavía muchas batallas, como la de la eutanasia. Yo espero que no ganen la guerra, porque ésta la gana quien ama. Y aprobar una ley de la eutanasia no es amar al ser humano y el misterio de su vida.

    Pero hay que decir que esa visión del ser humano, que está detrás del proyecto de ley, es burguesa por los cuatros costados, que ha hecho del «bienestar», del confort el dios definitivo. Tal vez es duro oír que la política de promoción de la eutanasia es un modo de reducir los costos de la Seguridad Social. Pero es verdad. Además, la política que fomenta la eutanasia es una política capitalista, utilitaria, la sostengan grupos políticos de centro, de izquierda o de derecha. Es capitalismo sin más. Y dejo claro que no soy partidario del encarnizamiento terapéutico, pero sí de los cuidados paliativos.

    + Braulio Rodríguez Plaza

    Arzobispo de Toledo, Primado de España


    Mons. Rodríguez: «Ya están las masas humanas lo suficientemente drogadas, para solo pedir pan y circo»
    Kontrapoder y Pious dieron el Víctor.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  8. #28
    Avatar de Kontrapoder
    Kontrapoder está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    29 mar, 05
    Mensajes
    3,142
    Post Thanks / Like

    Re: La Tercera República

    «Eso de Alemania no solamente no es fascismo sino que es antifascismo; es la contrafigura del fascismo. El hitlerismo es la última consecuencia de la democracia. Una expresión turbulenta del romanticismo alemán; en cambio, Mussolini es el clasicismo, con sus jerarquías, sus escuelas y, por encima de todo, la razón.»
    José Antonio, Diario La Rambla, 13 de agosto de 1934.

  9. #29
    DOBLE AGUILA está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 jun, 14
    Mensajes
    1,494
    Post Thanks / Like

    Re: La Tercera República

    Yo del melón de Peñafiel me creo no la mitad, sino menos que nada, números negativos; por no hablar del medio "El plural" que yo llamaría mejor "El Singular". Él que siempre acusa de "cortesanos" a sus colegas periodistas con respecto a esa familia, fue el más lacayo en su día. Siempre diciendo que "nos salvó el 23-F", mintiendo a sabiendas el sinvergüencilla.
    ReynoDeGranada dio el Víctor.

  10. #30
    Avatar de Kontrapoder
    Kontrapoder está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    29 mar, 05
    Mensajes
    3,142
    Post Thanks / Like

    Re: La Tercera República

    Cita Iniciado por DOBLE AGUILA Ver mensaje
    Yo del melón de Peñafiel me creo no la mitad, sino menos que nada, números negativos; por no hablar del medio "El plural" que yo llamaría mejor "El Singular". Él que siempre acusa de "cortesanos" a sus colegas periodistas con respecto a esa familia, fue el más lacayo en su día. Siempre diciendo que "nos salvó el 23-F", mintiendo a sabiendas el sinvergüencilla.
    Al margen de lo que creamos sobre la afirmación de Peñafiel en relación con las comisiones por el petróleo, lo importante es que Peñafiel lo ha publicado en El Mundo -periódico que no se puede considerar de izquierdas- y que parece haber una operación para aprovechar el furor antifranquista del momento en clave republicana. En otras palabras, hay importantes sinergias entre los que quieren "resignificar" el Valle de los Caídos y los que quieren un cambio de régimen en sentido republicano.
    raolbo dio el Víctor.
    «Eso de Alemania no solamente no es fascismo sino que es antifascismo; es la contrafigura del fascismo. El hitlerismo es la última consecuencia de la democracia. Una expresión turbulenta del romanticismo alemán; en cambio, Mussolini es el clasicismo, con sus jerarquías, sus escuelas y, por encima de todo, la razón.»
    José Antonio, Diario La Rambla, 13 de agosto de 1934.

  11. #31
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    3,172
    Post Thanks / Like

  12. #32
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    3,172
    Post Thanks / Like

    Re: La Tercera República

    Desenterrando a Franco; tratando de enterrar a Felipe VI.




    El rey Juan Carlos y Felipe VI. Efe


    Una mañana del año 1979, el vicepresidente del Gobierno y ministro de Economía, Fernando Abril Martorell, citó en su despacho a Roberto Centeno, a la sazón consejero delegado del monopolio público CAMPSA. La llamada “segunda crisis del petróleo”, provocada por la revolución iraní y la guerra Irán-Irak, había puesto a España al borde del desabastecimiento de crudo, por lo que era urgente localizar los aprovisionamientos necesarios para resolver el problema. A través del entonces embajador español en Kuwait, Fernando Schwartz, Centeno viajó a Oriente Medio regresando con varios cargamentos de petróleo bajo el brazo. Al volver a su despacho, se topó con varias llamadas urgentes de Francisco Fernández Ordóñez, su responsable jerárquico como Ministro de Hacienda. “Fui al caserón de Alcalá convencido de que me llamaba para felicitarme y darme un buen bonus”. Se equivocaba. Al verle entrar, Pacordóñez levantó los brazos muy escandalizado:

    -¿Pero qué has hecho, Roberto, que has hecho…? ¡Me has buscado la ruina! ¿Cómo se te ocurre ir a Kuwait a comprar petróleo?

    -Hombre, Paco, ¿y adónde quieres que vaya, a comprárselo a los Ayatolás? –protestó un Centeno que no entendía qué estaba pasando.

    -Pues no sabes la que has liado. Ha estado aquí Manolo Prado y no veas la que me ha montado; me ha dicho que en Oriente Medio solo opera él.

    -Sí, pero este golfo nos carga una comisión de 5 dólares barril…

    -¿Y eso a ti qué cojones te importa? ¿Acaso la pagas tú?

    -Pues, hombre, sí, como consumidor claro que la pago yo, y creo que tú y yo estamos aquí para defender a los consumidores, no para enriquecer a un especulador. No tenemos por qué pagar comisión alguna.

    -Eso no es así porque los precios al público no varían, tú sabes igual que yo que el coste lo absorbe la Renta de Petróleos.

    -Eso es verdad, Paco, pero al final lo pagan los contribuyentes.

    -Bueno, en todo caso ese es mi problema, no el tuyo, así que ni se te ocurra volver a Kuwait.

    -Pero a ver, Paco, dime una cosa ¿quién narices es el tal Prado y Colón de Carvajal para abroncar al ministro de Hacienda?

    -¿Tú no sabes a quién representa Prado?

    -Pues no, ni idea.

    -La verdad, querido Roberto, es que eres un pardillo, pero te lo reitero: ni se te ocurra volver a Kuwait a comprar petróleo.

    Nada más abandonar Hacienda, Centeno fue directo a contar lo ocurrido al vicepresidente del Gobierno. Abril Martorell se mondaba de risa.

    -¡Qué razón tiene Paco; tú sabrás mucho de petróleo pero en política eres un auténtico pardillo!

    -Pero fuiste tú quien me envió a resolver un problema muy grave para este país, y tú eres el vicepresidente… ¿Qué es lo que tengo que hacer, entonces?

    -Tu jefe es Paco, no yo, Roberto, así que haz lo que te dice tu jefe y no vuelvas por Oriente Medio –le ordenó sin dejar de reírse.

    La compra de crudo era cosa de Manolo Prado y Colón de Carvajal, el “intendente” real, y las comisiones del petróleo eran cosa de Juan Carlos I, su amo y señor, y eran muy importantes, porque en un superpetrolero podían caber hasta 1,5 millones de barriles, y para atender el suministro español eran necesarios muchos cargamentos anuales. Una situación que llevó un día a Felipe González a exclamar, mientras hacía antesala en La Zarzuela en compañía de Sabino Fernández Campo: “Y dile a Manolo Prado que se conforme con el 2%, porque eso de cobrar el 20% es una vergüenza…”. Sometido a la tutela de Franco, el entonces príncipe pasó unos años muy duros lejos de su familia y de su padre, cuyos consejos le hubieran sido de gran ayuda. Años de penuria económica que están en la raíz de la obsesión del personaje con el dinero. Como Scarlett O´hara en “Lo que el viento se llevó”, Juan Carlos I también puso a Dios por testigo de que jamás volvería a pasar hambre. En “El negocio de la libertad”, 1998, Editorial Foca, se relata el crédito de 100 millones de dólares (unos 10.000 millones de pesetas de la época) que, a pagar en 10 años y sin intereses, le concedió Arabia Saudí. “Parecía claro que la familia real saudí estaba haciendo al Rey de España un regalo no inferior al principal de dicho crédito, puesto que, con los tipos de interés vigentes, bastaba colocar ese dinero en un banco para doblar, como poco, esa cifra al cabo de los años pactados”. O los 100 millones de dólares, siempre la misma cifra, que Prado reconoció en sede judicial haber recibido del grupo KIO, vía Javier de la Rosa, para atender “el pago de favores políticos realizados en pro de la liberación del emirato” tras la invasión de Kuwait por las tropas de Sadam Hussein.

    Pinceladas del escándalo de corrupción real

    Son apenas pinceladas del gran escándalo de corrupción en que acabó convertido el reinado de Juan Carlos I. Todo el mundo lo sabía. Desde luego, quienes tenían que saberlo. Todos los presidentes de la democracia. Todos consintieron. Las primeras denuncias deberían haber servido para rectificar conductas (“Menudas dos hostias le daba yo al Jesús Cacho ese si se me pusiera delante”, en “Adiós, Princesa”, David Rocasolano, Ediciones Akal, 2013). En absoluto. “En el fondo hasta les vino bien tu libro, porque siguieron haciendo lo mismo aunque cambiando las formas y los protagonistas”, asegura una fuente de Zarzuela. Lo comprobó el propio Centeno años después, cuando, como asesor de la petrolera Lukoil, el gigante ruso quiso adquirir el 20% de Repsol en manos de Sacyr. Año 2008. “Después de varias reuniones en Moscú, el asunto quedó decidido. Volví a Madrid, pasaron unos cuantos días y, como no obtenía respuesta, decidí llamarles. Me contestaron que la operación seguía adelante, pero que iban a prescindir de mis servicios porque el tema lo llevaba otra persona. ¿Quién era esa persona? Corinna zu Sayn-Wittgenstein. Juan Carlos I había llamado a Putin y le había dicho que ella era la intermediaria perfecta. Tiempo después, mis amigos de Lukoil me dijeron que la señora entraba en el despacho de Putin en el Kremlin sin pedir audiencia”.

    En la madrugada del 14 de abril de 2012, Juan Carlos era operado en el Hospital USP San José de una fractura de su cadera derecha, consecuencia de la caída sufrida en la famosa cacería de elefantes de Botsuana. Juan Español, que se había acostado creyendo que su Jefe del Estado era un tipo honesto y virtuoso, se despertó aquella mañana para enterarse de que en realidad se trataba de un villano putañero que durante años había tenido alojada a la última de sus queridas, una falsa princesa alemana, en el propio recinto de la Zarzuela, a escasos metros de la legítima, la reina Sofía de Grecia. Cuatro días después, un Juan Carlos castigado por la edad y los excesos admitía la mayor de sus derrotas ante las cámaras de tve en los pasillos del hospital: “Lo siento mucho, me he equivocado. No volverá a ocurrir”. Pedía perdón por su escandalosa vida sexual, por esa familia abandonada y esos hijos mal casados dejados al albur de destino. No pidió perdón por las comisiones, el ansia de dinero, los negocios de intermediación que, junto a la más reciente de sus partners, la comisionista Corinna, su verdadera ocupación, le había llevado a cobrar una comisión millonaria por la construcción del AVE Medina-La Meca por parte de una UTE de empresas españolas, entre ella la OHL de Juan Miguel Villar-Mir, otro de los financiadores reales.

    Todo Madrid, el Madrid de los ricos, estaba al tanto de la presencia de Corinna en La Angorrilla (El Pardo), las fiestas, las monterías, el helicóptero real… Todos sabían también, o lo sospechaban, cuál era la verdadera ocupación de la doña, desde luego no el amor. De que lo sepan todos los españoles se ha encargado un ex comisario de policía llamado José Manuel Villarejo Pérez, Pepe Villarejo, rey de las cloacas policiales, gracias al cual hace pocos días dos diarios digitales publicaron el contenido de unas grabaciones por él efectuadas, mayo de 2015, a Corinna en su apartamento de Londres, puro Belgravia, en presencia de Juan Villalonga (el hombre al que fácilmente podría destruir Fernando Abril-Martorell, actual capo de Indra y ex director financiero de Telefónica durante su presidencia). Ha tenido que ser un comisario encarcelado por graves delitos de corrupción quien sacara a relucir la corrupción real. Cuña de la misma madera. El gran edificio de la corrupción institucional al descubierto, en todo el esplendor de su desastrada miseria.

    Hacía al menos dos años que en el Madrid periodístico se venía especulando con la existencia de esas cintas, y la determinación del citado de usarlas cual bala de plata para intentar ser exculpado, pedir lo imposible, del sumario abierto en el Juzgado Central de Instrucción nº 6, juez Diego de Egea, un jurista de acreditada independencia que difícilmente se dejará amilanar por el bronco ex comisario. Villarejo -en prisión preventiva desde noviembre, acusado de delitos de organización criminal, cohecho y blanqueo de capitales- pretende, ni más ni menos, que una especie de inhibición de la justicia en su caso, en realidad viene a reclamar el mismo grado de inviolabilidad que acompañó al Jefe del Estado en su condición de tal. Esa es la monstruosidad del envite. “Es el mejor policía de España”, dijo de él el patético Jorge Fernández Díaz, ex ministro del Interior de Rajoy.

    Una compleja red de intereses.

    Aparentemente desarticulada la red de corrupción policial, la sociedad española no ha reflexionado sobre el riesgo que para la calidad de nuestra democracia supone la existencia de esas redes policiales capaces de operar en la sombra al margen de la ley y de cualquier control parlamentario; reflexionar sobre el cáncer que para las libertades individuales y colectivas suponen esos comisarios que han venido campando a sus anchas antes de colocarse (premio que Interior les suele otorgar cuando se jubilan) al frente de la Seguridad de las grandes empresas del Ibex. La de Villarejo era una compleja red de intereses que contaba con jueces amigos –esa corrupción judicial que existe en todos los países menos, oh casualidad, en el nuestro-, con otros comisarios y policías al servicio del capo, con un número de abogados en nómina dispuestos a poner querellas a diestro y siniestro, y con una serie de conocidos periodistas “de investigación” encargados de publicar el material que servía al grupo para mantener vivo el negocio de la extorsión. El resultado de semejante horror es el espectáculo al que asistimos estos días: un país a merced de las revelaciones de una lobista a un sujeto capaz de hacer tambalear las estructuras del Estado, dispuesto en su arrogancia de disparar por elevación contra el propio Felipe VI.

    Y bien, ya está claro. Ya no se pueden seguir ocultando por más tiempo los desmanes del Emérito con el maldito parné. Juan Carlos ha acumulado una gran fortuna puesta a buen recaudo presumiblemente en Suiza (ojo con la cuenta “Soleado” manejada por Arturo Fasana, cerebro de la red Gürtel y asesor financiero también de Jordi Pujol, razón por la cual la familia del molt honorable sigue tranquilamente en su casa) y hurtada a la acción del fisco. Las acusaciones de la bella corrupia contra el Emérito están publicadas y huelga repetirlas. Y bien, ¿qué hacemos con el ciudadano Juan Carlos Alfonso Víctor María de Borbón y Borbón? ¿Debería, llegado el caso, sentarse en el banquillo para responder de sus ilícitos, si los hubiere, como ocurrió con su yerno Urdangarin? ¿Debería saldar sus cuentas con esa Hacienda que “somos todos”? Es evidente que si estuviéramos hablando de Pepe Pérez no albergaríamos duda de que, en circunstancias similares, el señor Pérez sería sometido a exhaustiva investigación por la Agencia Tributaria y, en su caso, por los tribunales. “La Justicia es igual para todos”, dijo el Monarca en clamorosa navideña ocasión. Sea. Hagámoslo realidad por muchos que sean los riesgos, por mucho que nos avergüence la situación. Es un problema de salud democrática. La prueba del nueve de la calidad de nuestro sistema democrático. Porque una democracia se hace fuerte cuando es capaz de solventar, conforme a Ley, situaciones tan embarazosas como la que nos ocupa.

    El riesgo de lo dicho se llama Felipe VI, el hombre convertido en ancla, dique de contención, pared maestra que hoy sostiene la frágil arquitectura institucional. Porque está claro que el objetivo último del populismo neocomunista y del separatismo no es Juan Carlos I. El rey emérito es ya una figura amortizada. La verdadera caza mayor se llama Felipe VI, se llama institución monárquica. Se trata de acabar con el nuevo Rey en tanto en cuanto último –y quizá ahora mismo único, tras el desastre moral e institucional en que ha desembocado el Gobierno Rajoy- baluarte contra la ruptura de la unidad de España y el mantenimiento de la libertad y la igualdad entre españoles. ¿Será suficiente el corta fuegos que el general Sanz Roldán, director del CNI (durante décadas una simple guardia personal del Monarca encargada de opacar sus malas prácticas: los jenízaros de Juan Carlos I) zangolotino tendió levantar este miércoles con su intervención ante la Comisión de Secretos Oficiales del Congreso?

    ¿Tiene Villarejo soporte documental de lo que dice?

    La entrada en liza de la Audiencia Nacional cambia notablemente la situación. Tras la difusión de las grabaciones efectuadas por el policía en Londres, el juez De Gea ha decidido abrir una pieza separada en la “operación Tándem”, denominada Carol (“¡Oh Carol! / Loco estoy por ti / más si me dejas / Que será de mí”) que, al margen del ex comisario, terminará afectando a peces tan gordos como el propio Emérito. El juez deberá dilucidar primero si las grabaciones son auténticas –todo lo que dice Corinna en ellas parece perfectamente “guionizado”-, para entrar después a valorar si lo que se dice es veraz y, de ser así, si constituye delito y si está o no prescrito (hasta su abdicación en junio de 2014, el monarca gozaba de inviolabilidad). De momento, el magistrado se vio el jueves las caras con un Villarejo que, arrogante como de costumbre, llegó dispuesto a vender la mercancía que expende desde hace tiempo: que su visita a Corinna Larsen en Londres fue una “misión de Estado”, versión radicalmente desmentida por Sanz Roldán en el Congreso.

    Todo, o mucho, dependerá de la munición de que dispongan la doña y el sujeto para seguir disparando. El estado de ánimo de la alemana parece haber cambiado mucho respecto al que lucía cuando recibió al ex comisario y al zangolotino Villalonga en su guarida londinense. Consecuencia de la ruptura, y tras pretender quedarse con la pasta ingresada en sus cuentas (“santa Rita, Rita”), producto de los trabajos de intermediación de la pareja, la señora terminó aceptando un “acuerdo entre partes” que ha cerrado la brecha abierta entre los antiguos amantes, de modo que es poco probable que a día de hoy quiera meterse en libros de caballerías, ello sin olvidar que resultaría muy difícil demostrar que el dinero suizo es de Juan Carlos o del primo de Juan Carlos. Al final del camino, estaríamos ante el dilema de elegir entre la palabra de una pilingui y la de un golfo. En lo que a Villarejo respecta, la duda reside en saber si va de farol o tiene soporte documental de lo que dice vía cuentas bancarias u otros documentos que la doña pudiera haberle facilitado en su día, “en cuyo caso el Estado estaría en la peor de las manos”.

    Y en medio del mayor vacío de poder, en el momento de mayor debilidad institucional registrado en este país desde la muerte de Franco, habrá que valorar la firmeza constitucional de un Pedro Sánchez que hasta ahora se ha mantenido de perfil (mientras se habla mal de la Corona, no se habla de mi Gobierno), un tipo con pocos escrúpulos a la hora de pactar lo que sea menester con tal de consolidarse en el poder, aunque, en honor a la verdad, hay que decir que el jueves se mostró rotundo al afirmar que “no vamos a aceptar ningún chantaje al Estado”. Con los separatistas decididos a arremeter contra el Rey, habrá que ver su determinación en defensa de la institución monárquica ante las arremetidas de unos socios que le han llevado a la Moncloa y que diariamente le sostienen en el Poder. La situación de este país es ahora mismo tan crítica que algunos parecen empeñados en desenterrar a Franco al tiempo que tratan de enterrar a Felipe VI.




    Kontrapoder dio el Víctor.

  13. #33
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    3,172
    Post Thanks / Like

  14. #34
    Avatar de Rodrigo
    Rodrigo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 06
    Mensajes
    2,244
    Post Thanks / Like

    Re: La Tercera República

    Monarquía, república, anarquía

    Juan Manuel de Prada


    Resultan un poco peregrinas esas acaloradas discusiones en las que se enzarzan muchos compatriotas, reclamando el advenimiento de una república. Pues, en puridad, la monarquía vigente es república coronada que acata todos los principios republicanos y repudia el fundamento sobre el que se asienta toda monarquía comme il faut, que es el origen divino del poder. Por lo demás, si olvidamos los principios (como gusta hacer nuestra época amnésica), concluiremos que lo importante no es tanto quién ejerce el gobierno como el propósito con que lo ejerce. Aristóteles distinguía, a la postre, dos tipos de gobiernos: los que atienden al bien común y los que atienden intereses particulares. Parafraseando a Aristóteles, podríamos afirmar que sólo existen dos tipos de gobernantes: los que defienden al pueblo del Dinero y los que defienden al Dinero del pueblo.


    La monarquía se creó, precisamente, para defender al pueblo del Dinero, encumbrando a un hombre tan alto que pudiera mirar a los dueños del Dinero por encima del hombro, como si fuesen alfeñiques. Hoy, ciertamente, las monarquías han dejado de proteger a los pueblos del Dinero, precisamente porque se han convertido en repúblicas coronadas; y los reyes se amanceban con el Dinero, en perjuicio de los pueblos, con el mismo ímpetu y desparpajo con que lo hace cualquier presidente republicano. Causa, en verdad, alipori que la gente se rasgue las vestiduras después de escuchar las grabaciones de una señora casquivana que acusa a un rey dimitido de actuar como comisionista. ¿Y qué han sido, sino comisionistas, todos los presidentes de la República francesa? ¿Acaso se les conoce otro oficio a Mitterrand, a Chirac, a Sarkozy? ¿Es que alguien piensa ingenuamente que el chisgarabís Macron, perro caniche de la plutocracia desde que se destetó, se dedica a otra cosa? Y, si desviamos la mirada a otra república famosa, ¿es que el protervo matrimonio Clinton, o la sórdida saga de los Bush, o el inane y mefítico Obama, se dedican a otra cosa que no sea forrarse? ¿Y a qué se dedica el histriónico Trump? Son, todos ellos, gobernantes al servicio del Dinero, paladines del Dinero y enemigos de los pueblos que gobiernan, de los pueblos que ingenuamente los votaron.


    Es un chiste, pues, pretender que la república vaya a acabar con los males que nos han traído estas monarquías desvaídas –auténticas repúblicas coronadas– que hoy se sostienen a trancas y barrancas, en medio de una creciente desafección. En esta fase democrática de la Historia, la gente cultiva la ilusión (risum teneatis) de que pone y quita gobernantes con su voto; en cambio, nunca se pregunta por qué todos los gobernantes que pone y quita son igualmente lacayos del Dinero. Pues el voto se ha convertido en la baratísima y obnubilante gallofa que el Dinero tiende a las masas para hacerles creer que rigen sus destinos, mientras él se dedica tan pichi a despojar la riqueza de las naciones y concentrarla en unas pocas manos. Sólo gobernantes tan encumbrados que puedan mirar a los señores del Dinero por encima del hombro podrían librarnos de esta plaga.


    Pero en la aversión a la monarquía (incluso a las formas desvaídas de monarquía que hoy subsisten) hay otra razón misteriosa, que tiene una raíz religiosa. Donoso Cortés, en su célebre Discurso sobre la situación general de Europa, lo explica maravillosamente. A medida que su fe religiosa palidece, los pueblos se deslizan por el resbaladizo tobogán que conduce desde la monarquía hasta la anarquía, con estación en la monarquía constitucional y en la república. Primero se pasa desde la fe religiosa al deísmo: se acepta que Dios existe, pero se niega que ese Dios sea providente y se preocupe de las cuestiones humanas; y a este deslizamiento religioso se corresponde un deslizamiento político, que es la monarquía constitucional: el rey reina, pero no gobierna. En un segundo deslizamiento, el deísmo se convierte en panteísmo: Dios carece de existencia personal, Dios es todo lo que vemos, todo lo que vive, todo lo que se mueve… Y ese deslizamiento del deísmo al panteísmo se corresponde con el deslizamiento de la monarquía constitucional a la república: el poder no puede encarnarse en una persona concreta, sino que debe repartirse entre la muchedumbre. Por último, el panteísmo se convierte en ateísmo y proclama: «Dejémonos de chorradas. Dios ni reina, ni gobierna, ni es persona, ni es muchedumbre. ¡Dios no existe!». Y a esta afirmación religiosa se corresponde una afirmación política, que es la exaltación de la anarquía.


    Que es la estación última de este tobogán deslizante, el abismo final que se oculta al fondo. En este sentido, la monarquía (aún una monarquía tan lacaya del Dinero como cualquier república) es el último obstáculo o katejon que impide el advenimiento del caos.

    https://www.xlsemanal.com/firmas/201...-de-prada.html
    Última edición por Rodrigo; 02/08/2018 a las 02:52
    Militia est vita hominis super terram et sicut dies mercenarii dies ejus. (Job VII,1)

  15. #35
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    3,172
    Post Thanks / Like

    Re: La Tercera República

    Cita Iniciado por Rodrigo Ver mensaje
    Monarquía, república, anarquía

    Juan Manuel de Prada


    Resultan un poco peregrinas esas acaloradas discusiones en las que se enzarzan muchos compatriotas, reclamando el advenimiento de una república. Pues, en puridad, la monarquía vigente es república coronada que acata todos los principios republicanos y repudia el fundamento sobre el que se asienta toda monarquía comme il faut, que es el origen divino del poder. Por lo demás, si olvidamos los principios (como gusta hacer nuestra época amnésica), concluiremos que lo importante no es tanto quién ejerce el gobierno como el propósito con que lo ejerce. Aristóteles distinguía, a la postre, dos tipos de gobiernos: los que atienden al bien común y los que atienden intereses particulares. Parafraseando a Aristóteles, podríamos afirmar que sólo existen dos tipos de gobernantes: los que defienden al pueblo del Dinero y los que defienden al Dinero del pueblo.


    La monarquía se creó, precisamente, para defender al pueblo del Dinero, encumbrando a un hombre tan alto que pudiera mirar a los dueños del Dinero por encima del hombro, como si fuesen alfeñiques. Hoy, ciertamente, las monarquías han dejado de proteger a los pueblos del Dinero, precisamente porque se han convertido en repúblicas coronadas; y los reyes se amanceban con el Dinero, en perjuicio de los pueblos, con el mismo ímpetu y desparpajo con que lo hace cualquier presidente republicano. Causa, en verdad, alipori que la gente se rasgue las vestiduras después de escuchar las grabaciones de una señora casquivana que acusa a un rey dimitido de actuar como comisionista. ¿Y qué han sido, sino comisionistas, todos los presidentes de la República francesa? ¿Acaso se les conoce otro oficio a Mitterrand, a Chirac, a Sarkozy? ¿Es que alguien piensa ingenuamente que el chisgarabís Macron, perro caniche de la plutocracia desde que se destetó, se dedica a otra cosa? Y, si desviamos la mirada a otra república famosa, ¿es que el protervo matrimonio Clinton, o la sórdida saga de los Bush, o el inane y mefítico Obama, se dedican a otra cosa que no sea forrarse? ¿Y a qué se dedica el histriónico Trump? Son, todos ellos, gobernantes al servicio del Dinero, paladines del Dinero y enemigos de los pueblos que gobiernan, de los pueblos que ingenuamente los votaron.


    Es un chiste, pues, pretender que la república vaya a acabar con los males que nos han traído estas monarquías desvaídas –auténticas repúblicas coronadas– que hoy se sostienen a trancas y barrancas, en medio de una creciente desafección. En esta fase democrática de la Historia, la gente cultiva la ilusión (risum teneatis) de que pone y quita gobernantes con su voto; en cambio, nunca se pregunta por qué todos los gobernantes que pone y quita son igualmente lacayos del Dinero. Pues el voto se ha convertido en la baratísima y obnubilante gallofa que el Dinero tiende a las masas para hacerles creer que rigen sus destinos, mientras él se dedica tan pichi a despojar la riqueza de las naciones y concentrarla en unas pocas manos. Sólo gobernantes tan encumbrados que puedan mirar a los señores del Dinero por encima del hombro podrían librarnos de esta plaga.


    Pero en la aversión a la monarquía (incluso a las formas desvaídas de monarquía que hoy subsisten) hay otra razón misteriosa, que tiene una raíz religiosa. Donoso Cortés, en su célebre Discurso sobre la situación general de Europa, lo explica maravillosamente. A medida que su fe religiosa palidece, los pueblos se deslizan por el resbaladizo tobogán que conduce desde la monarquía hasta la anarquía, con estación en la monarquía constitucional y en la república. Primero se pasa desde la fe religiosa al deísmo: se acepta que Dios existe, pero se niega que ese Dios sea providente y se preocupe de las cuestiones humanas; y a este deslizamiento religioso se corresponde un deslizamiento político, que es la monarquía constitucional: el rey reina, pero no gobierna. En un segundo deslizamiento, el deísmo se convierte en panteísmo: Dios carece de existencia personal, Dios es todo lo que vemos, todo lo que vive, todo lo que se mueve… Y ese deslizamiento del deísmo al panteísmo se corresponde con el deslizamiento de la monarquía constitucional a la república: el poder no puede encarnarse en una persona concreta, sino que debe repartirse entre la muchedumbre. Por último, el panteísmo se convierte en ateísmo y proclama: «Dejémonos de chorradas. Dios ni reina, ni gobierna, ni es persona, ni es muchedumbre. ¡Dios no existe!». Y a esta afirmación religiosa se corresponde una afirmación política, que es la exaltación de la anarquía.


    Que es la estación última de este tobogán deslizante, el abismo final que se oculta al fondo. En este sentido, la monarquía (aún una monarquía tan lacaya del Dinero como cualquier república) es el último obstáculo o katejon que impide el advenimiento del caos.

    https://www.xlsemanal.com/firmas/201...-de-prada.html
    Dicho artículo de Juan Manuel de Prada ya ha sido enlace en este hilo (qué se puede leer en este otro hilo también, por cierto) pero siempre es recomendable la lectura de tal artículo.

  16. #36
    Avatar de Rodrigo
    Rodrigo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 06
    Mensajes
    2,244
    Post Thanks / Like

    Re: La Tercera República

    El artículo de Prada que he pegado en mi mensaje anterior me parece bueno, pero no estoy de acuerdo con su conclusión final. La república coronada en sí misma no creo que sea ningún obstáculo para nada. En todo caso lo es la legalidad vigente (Constitución y demás), pero lo sería también en caso de república formal.

    Y no olvidemos que ese obstáculo para la extrema izquierda y los separatistas también lo sería para los restauracionistas del orden cristiano, en caso de que hubiese masas de tradicionalistas exigiendo un cambio de régimen. Y de hecho, mirando al pasado, creo que difícilmente hubieran logrado todo lo que consiguieron en el 78 (concilios vaticanos aparte) si no hubiese sido por esta farsa de monarquía, que fue no solo cómplice sino artífice del desastre (recordemos que Juan Carlos no juró sino que sancionó la Constitución). De modo que no le debemos absolutamente nada a Juan Carlos, traidor a Dios y a la Patria, ni a sus sucesores.
    Última edición por Rodrigo; 02/08/2018 a las 03:01
    ReynoDeGranada y Trifón dieron el Víctor.
    Militia est vita hominis super terram et sicut dies mercenarii dies ejus. (Job VII,1)

  17. #37
    Avatar de Rodrigo
    Rodrigo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 06
    Mensajes
    2,244
    Post Thanks / Like

    Re: La Tercera República

    Cita Iniciado por Pious Ver mensaje
    Dicho artículo de Juan Manuel de Prada ya ha sido enlace en este hilo (qué se puede leer en este otro hilo también, por cierto) pero siempre es recomendable la lectura de tal artículo.
    Gracias, no me había dado cuenta. Pero de todas formas Donoso siempre recomienda no crear hilos nuevos para debatir sobre el mismo tema.
    Militia est vita hominis super terram et sicut dies mercenarii dies ejus. (Job VII,1)

  18. #38
    Avatar de Kontrapoder
    Kontrapoder está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    29 mar, 05
    Mensajes
    3,142
    Post Thanks / Like

    Re: La Tercera República

    Cita Iniciado por Rodrigo Ver mensaje
    El artículo de Prada que he pegado en mi mensaje anterior me parece bueno, pero no estoy de acuerdo con su conclusión final. La república coronada en sí misma no creo que sea ningún obstáculo para nada. En todo caso lo es la legalidad vigente (Constitución y demás), pero lo sería también en caso de república formal.

    Y no olvidemos que ese obstáculo para la extrema izquierda y los separatistas también lo sería para los restauracionistas del orden cristiano, en caso de que hubiese masas de tradicionalistas exigiendo un cambio de régimen. Y de hecho, mirando al pasado, creo que difícilmente hubieran logrado todo lo que consiguieron en el 78 (concilios vaticanos aparte) si no hubiese sido por esta farsa de monarquía, que fue no solo cómplice sino artífice del desastre (recordemos que Juan Carlos no juró sino que sancionó la Constitución). De modo que no le debemos absolutamente nada a Juan Carlos, traidor a Dios y a la Patria, ni a sus sucesores.
    No se qué decirte. De la caída de la actual monarquía, aun con todo lo que tiene de simulacro, no creo que se siga ninguna ventaja para la causa monárquica o en particular para el legitimismo carlista. Amén de que probablemente traería una república agresivamente laicista deseosa de complacer a los separatistas -como ocurrió en las dos ocasiones anteriores- donde los elementos contrarrevolucionarios quedarían peor situados que en la actualidad.
    DOBLE AGUILA, raolbo, Carolus V y 1 otros dieron el Víctor.
    «Eso de Alemania no solamente no es fascismo sino que es antifascismo; es la contrafigura del fascismo. El hitlerismo es la última consecuencia de la democracia. Una expresión turbulenta del romanticismo alemán; en cambio, Mussolini es el clasicismo, con sus jerarquías, sus escuelas y, por encima de todo, la razón.»
    José Antonio, Diario La Rambla, 13 de agosto de 1934.

  19. #39
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    3,172
    Post Thanks / Like

  20. #40
    Avatar de Rodrigo
    Rodrigo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 06
    Mensajes
    2,244
    Post Thanks / Like

    Re: La Tercera República

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Cita Iniciado por Kontrapoder Ver mensaje
    No se qué decirte. De la caída de la actual monarquía, aun con todo lo que tiene de simulacro, no creo que se siga ninguna ventaja para la causa monárquica o en particular para el legitimismo carlista. Amén de que probablemente traería una república agresivamente laicista deseosa de complacer a los separatistas -como ocurrió en las dos ocasiones anteriores- donde los elementos contrarrevolucionarios quedarían peor situados que en la actualidad.
    Por eso he dicho que en todo caso el cambio de la legalidad presente podría suponer un peligro, aunque esa legalidad sea en sí misma una desgracia en líneas generales, pero ello no implica que lo que venga después no pueda ser peor. Lo que niego es que la figura de un Jefe del Estado pasivo tenga algo que ver con esto, salvo quizá como mero simbolismo. Difícilmente puede caer la monarquía si no existe monarquía en España.
    ReynoDeGranada dio el Víctor.
    Militia est vita hominis super terram et sicut dies mercenarii dies ejus. (Job VII,1)

Página 2 de 3 PrimerPrimer 123 ÚltimoÚltimo

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. La bandera de la Tercera República
    Por Trimegisto en el foro Tertúlia
    Respuestas: 24
    Último mensaje: 02/07/2014, 08:43
  2. La tercera ola
    Por mazadelizana en el foro Religión
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 04/01/2009, 02:33
  3. ¿TERCERA EDAD? por AIA
    Por Paco en el foro Castilla
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 09/03/2007, 08:57
  4. República espanhola ou República ibérica
    Por Ibérico en el foro Portugal
    Respuestas: 22
    Último mensaje: 27/06/2005, 12:38
  5. República espanhola ou República ibérica
    Por Ibérico en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 26/04/2005, 21:18

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •