Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 2 de 3 PrimerPrimer 123 ÚltimoÚltimo
Resultados 21 al 40 de 54

Tema: Otras inquisiciones menos santas

  1. #21
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,480
    Post Thanks / Like

    Re: Otras inquisiciones menos santas

    Agustiniano: creo que Tautalo también lo sacó de conocereisdeverdad.org, porque ahí está también.

    Mazadelizana: A las brujas esas famosas las quemaron en Salem (Massachussets) no en Holanda (quizás están pensando en Haarlem, ciudad de Holanda; no confundir con Harlem de Nueva York).

  2. #22
    Avatar de mazadelizana
    mazadelizana está desconectado Mos maiorum
    Fecha de ingreso
    02 abr, 08
    Ubicación
    Condado de Ribagorza.
    Edad
    29
    Mensajes
    1,735
    Post Thanks / Like

    Re: Otras inquisiciones menos santas

    Si me referiero a esa ciudad holandesa, voy a buscar de donde saqué eso de esa quema de brujas, pero pongo una mano en el fuego que los holandeses quemaban más gente que nosotros.

    "El vivir que es perdurable
    no se gana con estados
    mundanales,
    ni con vida deleitable
    en que moran los pecados
    infernales;
    mas los buenos religiosos
    gánanlo con oraciones
    y con lloros;
    los caballeros famosos,
    con trabajos y aflicciones
    contra moros".

    http://fidesibera.blogspot.com/

  3. #23
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,480
    Post Thanks / Like

    Re: Otras inquisiciones menos santas

    De eso no quepa duda, Mazadelizana. Nuestra Inquisición ni hacía caso de las brujas, mientras que gringos, alemanes y similares hacían parrilladas constantes con ellas.
    ReynoDeGranada dio el Víctor.

  4. #24
    tautalo está desconectado Uno más... que no se rinde
    Fecha de ingreso
    04 feb, 07
    Ubicación
    España
    Mensajes
    1,023
    Post Thanks / Like

    Re: Otras inquisiciones menos santas

    A tenor de lo que dice Hyeronimus, ahora que me acuerdo -y sin ánimo de distraer el hilo- quisiera compartir con vosotros una información que Julio Caro Baroja dejó plasmada en su libro "El señor inquisidor", pero que considero que el ilustre polígrafo no desarrolló hasta sus últimas consecuencias.

    El tema que traigo a colación podría titularse así: De cómo la Inquisición Española fue infiltrada por la francmasonería. Ello se produjo merced al impulso del miserable Godoy que propuso para el cargo de Gran Inquisidor a un amigote suyo, llamado Ramón José de Arce.

    Un sacerdote indigno, corrompido en sus costumbres y cortesano, compañero de Godoy en lances que desdecían de su condición sacerdotal. Godoy lo nombró Arzobispo de Burgos y también Gran Inquisidor en 1797.

    Menéndez y Pelayo considera a Ramón José de Arce como un agente de las "nuevas ideas". Durante el gobierno de ocupación napoleónico del usurpador José Bonaparte, Arce fue "grand aumonier du roi"; con lo que todo quedaría dicho.

    Pero, para dar fe de su pertenencia a la francmasonería, contamos con el testimonio del marqués de Villa-Urrutia que nos desvela que a Ramón José de Arce "Favorecióle en el nuevo [gobierno] su alto grado en la Masonería española, de la que era Gran Maestre el Rey José".

    Para colmo de nuestros males, no era de extrañar que el mismo Santo Oficio de la Inquisición fuese infiltrado por masones de la calaña de Arce, destruyendo desde dentro la Inquisición Española que tantos servicios había prestado a la preservación de España, librándola de la corrupción espiritual, moral e ideológica que luego se hizo imparable y que todavía sufrimos.

    Al final, en esto, se salieron con la suya.
    Última edición por tautalo; 19/11/2008 a las 19:07


  5. #25
    Avatar de Val
    Val
    Val está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    16 ago, 06
    Mensajes
    948
    Post Thanks / Like

    Re: Otras inquisiciones menos santas

    Cita Iniciado por mazadelizana Ver mensaje
    ¿A Alguno os suenan las quemas de brujas de salem? creo que se llamaban asi, fueron en Holanda.
    Eso ocurrió, los juicios de Salem, en los actuales USA, en Massachusett, a finales del siglo XVII, y no en Holanda. De todas formas lo de las brujas de Salem se ha sobredimensionado, casi no se ejecuto a nadie y al final la mayoría de acusados fueron absueltos y restituida la memoria de los que se llegó a ejecutar. Peor fue en Alemania, que en un año se llegó a quemar a 800 personas acusadas de brujería, creo recordar.
    Última edición por Val; 19/11/2008 a las 20:37

  6. #26
    Avatar de mazadelizana
    mazadelizana está desconectado Mos maiorum
    Fecha de ingreso
    02 abr, 08
    Ubicación
    Condado de Ribagorza.
    Edad
    29
    Mensajes
    1,735
    Post Thanks / Like

    Re: Otras inquisiciones menos santas

    He oído campanas y no sé donde.

    ¿cómo se puede combatir este problema, está leyenda que nos acompaña a todas partes? por que en Canada, La Inquisición española es muy famosa(de hecho me han dicho que somos muy crueles, que si la Inquisición, que si los toros, que si Franco en la guerra civil(más de beria haber fusilado en mi opinión))

    "El vivir que es perdurable
    no se gana con estados
    mundanales,
    ni con vida deleitable
    en que moran los pecados
    infernales;
    mas los buenos religiosos
    gánanlo con oraciones
    y con lloros;
    los caballeros famosos,
    con trabajos y aflicciones
    contra moros".

    http://fidesibera.blogspot.com/

  7. #27
    tautalo está desconectado Uno más... que no se rinde
    Fecha de ingreso
    04 feb, 07
    Ubicación
    España
    Mensajes
    1,023
    Post Thanks / Like

    Re: Otras inquisiciones menos santas



    San Juan Fischer, Cardenal y Mártir
    († 1535)

    En la estela de Santo Tomás Moro, San Juan Fischer fue también otro mártir de la Iglesia, asesinado por la Inquisición Inglesa.

    Este santo mártir nació en Beverley, Inglaterra, en el año 1469. A los 14 años ya era el estudiante más sobresaliente y, a los 20 fue nombrado profesor del colegio San Miguel. Se doctoró en la famosa Universidad de Cambridge, y a los 22 años, obtuvo ser dispensado de la falta de edad, y fue ordenado sacerdote. Poco después recibió el nombramiento de vicecanciller o vicerrector de la gran universidad.

    En 1504, fue elegido nuestro santo como obispo de Rochester, cuando sólo tenía 35 años. Y él, como hacía con todos los cargos que le confiaban, se dedicó a este oficio con todas las fuerzas de su recia personalidad. Con un entusiasmo no muy frecuente en su época, se dedicó a visitar todas y cada una de las parroquias para observar si cada uno estaba cumpliendo con su deber, y animar a los no muy entusiastas. A los sacerdotes les insistía en la grave responsabilidad de cumplir muy exactamente sus deberes sacerdotales. Iba personalmente a visitar a los más pobres. Dedicaba, además, muchas horas al estudio y a escribir libros. Se hicieron famosos sus discursos fúnebres a la muerte del rey Enrique VII y en el funeral de la reina Margarita.

    Aunque era obispo y además canciller de la universidad, llevaba una vida tan austera como la de un monje. No dormía más de seis horas. Hacía fuertes penitencias.

    Cuando Lutero empezó a difundir los errores de los protestantes, el obispo Fisher fue elegido para atacar tan fatales errores, y escribió cuatro libros para combatir los errores de los luteranos. En un Sínodo de Inglaterra, el obispo Fisher protestó fuertemente contra la mundanalidad de algunos eclesiásticos, y la vanidad de aquellos que buscaban altos puestos y no la verdadera santidad. Cuando el rey Enrique VIII dispuso divorciarse de su legítima esposa y casarse con su concubina Ana Bolena, el obispo Juan Fisher fue el primero en oponerse. Y aunque muchos altos personajes, por conservar la amistad del rey, declararon que ese divorcio sí se podía hacer, en cambio Juan, aún con peligro de perder sus cargos y ser condenado a muerte, declaró públicamente que el matrimonio católico es indisoluble.

    El terrible rey Enrique VIII se declaró jefe supremo de la Iglesia en Inglaterra en reemplazo del Sumo Pontífice, y todos los que deseaban conservar sus altos puestos en el gobierno y en la Iglesia, lo apoyaron. Pero Juan Fisher declaró que esto era absolutamente equivocado y en pleno Parlamento exclamó: "Querer reemplazar al Papa de Roma por el rey de Inglaterra, como jefe de nuestra religión es como gritarle un ‘muera’ a la Iglesia Católica".

    Las amenazas de los enemigos empezaron a llegar sobre él. Dos veces lo llevaron a la cárcel. Otra vez trataron de envenenarlo. Le inventaron toda clase de calumnias, y como no lograron intimidarlo, lo mandaron encerrar en la Torre de Londres. Tenía entonces 66 años.

    Estando en prisión, recibió del sumo Pontífice el nombramiento de Cardenal. El impío rey exclamó: "Le mandaron el sombrero de Cardenal, pero no podrá ponérselo, porque yo le mandaré cortar la cabeza". Y así fue.

    El 17 de junio de 1535 le leyeron la sentencia de muerte. El rey Enrique VIII mandaba matarlo por no aceptar el divorcio y por no aceptar que el rey reemplazara al Papa en el gobierno de la Iglesia Católica. Al llegar al sitio donde le van a cortar la cabeza, el venerable anciano se dirige a la multitud y les dice a todos que muere por defender a la Santa Iglesia Católica fundada por Jesucristo. Recita el "Tedeum" en acción de gracias y, muere.

    Otros Santos que se celebran hoy: Silverio, papa; Aldegunda, Florentina, vírgenes; Macario, Inocencio, obispos; Regimberto, Bertoldo, Mernico, confesores; Novato, Pablo, Ciriaco, mártires; José, anacoreta; Dermot O’Hurley, Margarita Bermingham viuda de Ball, Francisco Taylor, Ana Line, Margarita Cltheroe, Margarita Ward y compañeros mártires ingleses, beatos.

    http://www.aciprensa.com/santos/santo.php?id=185
    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas


  8. #28
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,480
    Post Thanks / Like

    Re: Otras inquisiciones menos santas

    Un informe revela que policía y ejército británicos
    conspiraron con paramilitares protestantes para
    matar católicos en el Ulster

    ABC- 2003-04-17

    Belfast. Agencias - Irlanda del norte.
    La Policía norirlandesa y el Ejército británico conspiraron con los paramilitares protestantes para matar a católicos en la década de los ochenta en Irlanda del Norte, según una investigación interna que se dará a conocer hoy.

    El jefe de la Policía Metropolitana de Londres, John Stevens, presentará esta tarde un polémico informe que refleja ese "chocante" grado de colaboración, tras cuatro años de pesquisas para aclarar la muerte, en 1989, del abogado católico Pat Funicane. Funicane, de 38 años, fue asesinado por un pistolero de la Asociación para la Defensa del Ulster, paramilitares leales, en su casa de Belfast delante de su familia.

    La prensa británica adelanta hoy el contenido del documento, que cae como un chorro de agua fría sobre el Gobierno del Reino Unido y los líderes unionistas del Ulster en un momento en que se intenta reactivar el estancado proceso de paz en la provincia. La conmoción es aún mayor si se tiene en cuenta que ambas partes acusan al partido Sinn Fein -brazo político del Ejército Republicano Irlandés (IRA)- de entorpecer el proceso y de falta de compromiso con la paz.

    El informe, que también implica a los servicios de inteligencia del Estado, hará aumentar la presión internacional para que, al fin, se lleve a cabo una investigación judicial sobre el caso Funicane. Según la prensa, el fiscal Alasdair Fraser está ya examinando las acusaciones contra unos veinte oficiales de la Policía y el Ejército británico que, de acuerdo con Stevens, estuvieron involucrados en la trama.

    Sin embargo, la familia de Funicane, que desde el principio pidió una pesquisa judicial, considera que el nuevo informe es parcial. "Representa un conjunto de compromisos no respetados y promesas rotas.

    Lleva el sello del trabajo de Stevens en Irlanda del Norte: secretismo y represión", declaró el hijo del asesinado, Michael Funicane, también abogado. En su opinión, este informe del comisario -el tercero- es "papel mojado" porque, pese a sus denuncias, asume que "nada fue mal", sino que las fuerzas del orden actuaron como se esperaba de ellas en esa época de máxima violencia sectaria. "La Policía en Irlanda del Norte existía -y quizás aún sea así- para enfatizar el potencial asesino de los paramilitares leales, proporcionándoles recursos adicionales, como armas e información, y señalándoles a las víctimas, para que el Gobierno quedara libre de sus enemigos", argumentó.

    Defensores de los derechos humanos han criticado que sólo se vaya a hacer pública una parte del informe, que tiene 3.000 páginas y ha costado seis millones de euros. Amnistía Internacional, entre otras organizaciones, ha pedido a las autoridades que impulsen de una vez la investigación judicial. Los detectives bajo el mando de Stevens han interrogado a 15.000 personas, catalogado 4.000 pruebas, tomado 5.500 declaraciones y confiscado 6.000 documentos en los últimos catorce años.

    http://www.conocereisdeverdad.org/we...ex.php?id=2993

  9. #29
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,480
    Post Thanks / Like

    Re: Otras inquisiciones menos santas

    Disculpas protestantes
    «Sólo los católicos piden disculpas por los errores históricos, hasta cuando no tienen por qué. Los protestantes de cualquier confesión señalan con un dedo acusador a los católicos, pero nunca lo dirigen hacia ellos mismos. »

    © Il Timone/ Trad. Mar Velasco

    Vittorio MESSORI - ilustre escritor y prestigioso historiador- 2006

    Los turcos, ya se sabe, no sólo niegan obstinadamente que lo de Armenia haya sido un genocidio, sino que tienen una ley que lleva a los tribunales a quien se atreva a hablar sobre el asunto. O sea, todo lo contrario de lo que sucede en Europa, donde acaba en prisión todo aquel que toque el exterminio de los judíos. David Irving, historiador inglés, ha sido detenido en Viena por haber intentado demostrar que la cifra de seis millones de víctimas es insostenible. Le han caído tres años de prisión. Así pues, es obligatorio, por parte de unos, hablar de genocidio (incomparable, infinitamente peor que cualquier otro); y por parte de otros, está prohibido hablar del asunto. En cualquier caso, la primera víctima de la historia impuesta con tribunales y jueces es la Verdad. El precio de la hipocresía del siglo.
    En cuanto a la culpabilidad histórica de otros que no sean nazis o turcos, es sabido que sólo los católicos piden disculpas, hasta cuando no tienen por qué. Si nos fijamos en los otros cristianos, los ortodoxos griegos o los protestantes de cualquier confesión señalan con un dedo acusador a los católicos, pero nunca lo dirigen hacia ellos mismos.
    He dicho «nunca». Y sin embargo, hojeando algunos recortes me doy cuenta de que debería haber dicho «casi nunca». En efecto, aquí veo una página que aparté hace diez años. Es de «Reforma», el semanal de las iglesias valdenses-metodistas. Una publicación interesante, bien hecha; pero también es cierto que si un periódico católico utilizase unos argumentos sobre los protestantes como los que aparecen allí contra los «papistas», todos gritarían indignados por la traición al ecumenismo. Yo mismo he sido agredido recientemente por haber recordado
    que la Inquisición creada en la Ginebra calvinista era probablemente mucho peor que la romana.
    Hambre y rencores. Y sin embargo, al menos por una vez -¡hace diez años!- ,he aquí una sorprendente autocrítica y una petición de excusas, aunque a nivel individual. El hecho es raro y vale la pena darle espacio a través de las propias palabras de la periodista, que en realidad es una historiadora inglesa y de confesión anglicana, Christine Calvert. Copio textualmente, y no por pereza, sino porque creo que una paráfrasis mía le quitaría credibilidad y vigor a este testimonio.


    Estatua de Lord Edward Carson, en Belfast, padre fundador
    del Unionismo protestante en Irlanda del Norte

    Escribe la profesora Calvert sobre la tragedia irlandesa: «En 1845, la cosecha de la patata, de la que dependía la población irlandesa para no morir de hambre, se perdió por completo a causa de una enfermedad llamada añublo. Este desastre desembocó en una tragedia de terribles proporciones que en pocos años redujo la población de la isla a la mitad. Se calcula que un millón y medio de personas murieron de hambre o de enfermedades ligadas a la hambruna. Para los más afortunados comenzó el gran éxodo más allá del océano, pero hubo también un éxodo interno de los campesinos hacia las ciudades. Con los conocimientos de entonces el mal de la patata no podía ser afrontado, pero tampoco las desastrosas consecuencias sociales que se vivieron al acrecentarse el rencor de los católicos contra los protestantes, y de los irlandeses contra los ingleses».
    Represión anglicana. Prosigue la historiadora anglicana: «Y aquí es donde nosotros, los protestantes, debemos inclinar la cabeza con vergüenza.
    La Iglesia reformista de Irlanda era entonces una fuerza de represión y de increíble explotación. Los parroquianos católicos tenían que pagar el diezmo a una comunidad de la que no formaban parte, y a un clero protestante a menudo ausente. Muchos de los pastores y obispos se hicieron riquísimos, viviendo con un lujo desenfrenado. Los católicos, castigados por el hambre, imploraban en vano un gesto de caridad. La ayuda estaba disponible, pero a un precio que aquellos miserables no estaban en condiciones de pagar: se daba alguna ayuda a quien abjuraba del “papismo” y abrazaba la fe de los protestantes, entre los cuales sólo los cuáqueros ofrecían algún apoyo».
    Prosigue la última parte: «Los grandes terratenientes anglicanos se aprovecharon de la caída de los precios de las tierras para crear o aumentar sus granjas, y echaron de sus tugurios a quien no podía pagar su miserable alquiler.
    Condenados a morir. Uno de los señoritos declaró que no dejaría un solo católico entre Knockabola Bridge y el río de Newport. Así, condenaron a hombres, mujeres y niños a morir a lo largo de los caminos, con la boca verde por haber intentado quitarse el hambre con hierbas y ortigas. A menudo faltaron las fuerzas y el dinero para enterrar a los muertos de hambre en terreno sagrado y se les enterraba bajo una pequeña capa de tierra en los campos».
    Y concluye la estudiosa: «Ésta es una historia que hemos querido olvidar. Y sin embargo, todos los cristianos, no sólo los católicos, deberían tomarse más en serio el dicho de Jesús de ver la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el propio». 2006-03-15 – L.R.ESP.



    http://www.conocereisdeverdad.org/we...ex.php?id=4796
    ReynoDeGranada dio el Víctor.

  10. #30
    Avatar de CRISTIÁN YÁÑEZ DURÁN
    CRISTIÁN YÁÑEZ DURÁN está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    24 oct, 06
    Ubicación
    Santiago de la Nueva Extremadura
    Edad
    50
    Mensajes
    668
    Post Thanks / Like

    Re: Otras inquisiciones menos santas

    Estimada Christabel:

    "Los presuntos horrores de la Inquisición Española tienen mucha fama. Pero de estas cosas ¿quién quiere acordarse? Nosotros"

    Muy al propósito tu comentario. Resulta increíble la majadería con que los "católicos", y especialmente autores españoles (descontando a los simples descastados), insisten sobre los "horrores" del Tribunal del Santo Oficio.
    Aquella gloria de la Iglesia que fuera la Inquisición española, sin duda alguna que ha sido el soporte que impidió la penetración del anticristianismo protestante en Las Españas. Encarnó un verdadero y necesario soporte temporal de la única Iglesia de Cristo y su civilización, tal como bien lo vislumbrara Vladimir Soloviev quien, como mucho lo lamentara el R.P. Osvaldo Lira, no conoció mayormente la Civilización Hispana.
    Nunca cobró mayor vigor
    la sentencia "Europa llega hasta los Pirineos" que mientras operó el Santo Oficio de la Inquisición. Sólo al sur de ellos subsistió Europa, la Civilización Cristiana Occidental. Hacia el norte, la barbarie.


    EXURGE DOMINE ET JUDICA CAUSAM TUAM



  11. #31
    Stephen está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    14 dic, 05
    Mensajes
    30
    Post Thanks / Like

    Re: Otras inquisiciones menos santas

    Una página de la historia que no es muy popular ni en el cine ni en los grandes medios de comunicación.

  12. #32
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,480
    Post Thanks / Like

    Re: Otras inquisiciones menos santas

    Tormento, Crueldad y Barbarie Fuera del Imperio Hispano


    .
    Título: Tormento, crueldad y barbarie fuera del Imperio Hispano
    Autor: Salvador Abascal Infante
    Extraído del libro “La Inquisición en Hispanoamérica”, correspondiente al Capítulo V, del mismo nombre. Páginas 111 a 130. Editorial Tradición, México, 1988.
    .
    .

    .
    .
    .
    .
    i. En Inglaterra
    La persecución contra los católicos en Inglaterra primero fue sangrienta, y así duró más de un siglo, y luego continuó mediante multas y confiscaciones. Si no era posible suprimir a todos los católicos, había que reducirlos a una minoría insignificante y arruinada, sin la menor influencia social.
    Primeramente se les tendía un lazo a sus conciencias: el de los juramentos. El de la supremacía consistía en el reconocimiento de la supremacía del Rey sobre la Iglesia, excluyéndose totalmente la autoridad del Papa. Fue impuesto por Enrique VIII, luego se mantuvo por los Seymour en el seudo-reinado del guiñapo de Eduardo VI de 1547 a 1553, de los 10 a los 16 años de su edad; y poco después bajo Isabel, de 1558 a 1603. Viene luego el juramento de fidelidad, bajo Jacobo I, de 1603 a 1625, menos absoluto en apariencia, pero con expresiones inaceptables para un católico. En seguida se exige el juramento de desconocimiento del dogma de la transubstanciación, bajo Carlos I, de 1625 a 1649. Luego, bajo Carlos II, en 1672, se exige nuevo juramento contra la transubstanciación y el culto de la Santísima Virgen y los Santos a cuantas personas ejerzan una función oficial: a lo cual se le llamó Test o la Prueba.
    Pero veamos ya cómo se desarrolló la persecución sangrienta. Comienza en 1535 con la ejecución de quienes niegan la supremacía eclesiástica de Enrique VIII, convertido en el Papa de Inglaterra. De sus numerosos mártires los dos más notables son el Cardenal Obispo de Rochester John Fisher y el Canciller Tomás Moro, tras de un año de prisión en la torre de Londres el uno y el otro:
    “los dos más grandes hombre s de Inglaterra en saber y en piedad, y las dos más ilustres víctimas de la supremacía” (Bossuet, Historie des variations des Eglises protestantes, ed. de 1688, t. I, p. 298).
    De Lope de Vega es el siguiente epitafio dedicado a Santo Tomás Moro:
    Aquí yace un moro santo.
    En la vida y en la muerte,
    de la Iglesia muro fuerte,
    mártir por honrarla tanto.
    Fue Tomás, y más seguro,
    fue Bautista que Tomás,
    pues fue, sin volver atrás,
    mártir, muerto, moro y muro.
    Y del mismo Lope de Vega es el mejor epitafio fúnebre que mereciera Enrique VIII:
    Más que esta losa fría
    cubrió, Enrique, tu valor,
    de una mujer el amor
    y de un error la porfía.
    ¿Cómo cupo en tu grandeza,
    querer, engañado inglés,
    de una mujer a los pies
    ser cabeza de la Iglesia?
    Con la excepción de Fisher y Moro y de Margarita Pole, condesa de Salisbury y madre del Cardenal Pole, que sólo son decapitados, aquellos dos en 1535 y ella en 1541, los demás católicos sufren horribles tormentos antes de ser ejecutados, y a veces también su misma ejecución es cruelísima.
    Por ejemplo, en 1535, antes de ser ejecutados como lo habían sido 4 de sus Hermanos, dos cartujos de Londres durante 15 días y 15 noches permanecieron prendidos, de pie, por argollas de fierro, a una columna de la prisión de Marshalsea, sin soltárseles ni un sólo instante. Muchos mueren en la prisión, como en Newgate 9 cartujos, en 1537, de hambre, desnudez y fetidez del calabozo (Analecta Bollandiana, I, c.p. 69). Dice D’Alés que en Galloni -De sanctorum martyrum cruciatibus, p. 104-131- se hallan horribles detalles sobre las prisiones de los católicos ingleses.
    Continúa la persecución bajo los Seymour, que gobiernan a Eduardo VI, hijo y sucesor de Enrique VIII: la ley de 1547 castiga con la confiscación, la prisión y, en caso de reincidencia, con la muerte a quienes se nieguen a reconocer la Supremacía del Rey o que reconozcan la del Papa.
    Muere Eduardo VI en 1553 y le sucede en el trono María Tudor, hija de Enrique VIII y de Catalina de Aragón y que durante sus cinco años de gobierno emplea toda la energía de su carácter en la restauración del catolicismo. Pero muere a mediados de noviembre de 1558, habiendo perecido en la hoguera cerca de 300 personas, por herejes, entre ellas el Obispo Hooper.
    Belloc hace ver que la muerte en la hoguera se consideraba entonces como la cosa más natural del mundo y que se aplicaba no sólo por crímenes contra la Religión sino también por crímenes del orden común. Carlos V le había dado a la Reina el consejo de que a los herejes no los castigara como a tales, por un delito contra la Religión, sino como a delincuentes del orden político. Pero ella prefirió la máxima franqueza, sin dejar de considerar que el crimen contra la Religión Católica era a la vez el máximo crimen político.
    Pero la herejía, o, mejor dicho, el odio a la Religión Católica, más que nada por amor a las riquezas que con perjuicio del pueblo se les habían arrebatado a las abadías, bajo Enrique VIII y Eduardo VI, era el espíritu único en la clase gobernante y en la incipiente burguesía. .
    Por esa pasión, por simple avaricia, no retrocedían ante nada ni en el caso de que sus cabalgaduras les hablaran reprochándoles su conducta, como a Balaam le había hablado su burra, sin hacerlo retroceder por la sed de los regalos que se le prometían si profetizaba contra Israel. La avaricia era en ellos la pasión dominante.
    Muere María Tudor y le sucede su medio-hermana Isabel Tudor, que con varios úkases precisa y agrava la ley de 1547: el de 1558, confirmando y renovando el de 1547; el de 1563, castigando como crimen de traición, o sea con la muerte, el reconocimiento por segunda vez, mediante palabras o acciones, de la autoridad del Papa. o que, teniendo las sagradas Ordenes, u ocupando un empleo público, la persona se niegue por segunda vez a prestar el juramento de Supremacía en uno y otro caso, la primera desobediencia se castigaba con destierro y confiscación de bienes; luego el de 1571, castigando como a traidor a quien solicitara u obtuviera una Bula papal o recibiera absolución en virtud de la tal Bula: o sea, con la muerte; y con la confiscación de los bienes y prisión perpetua a quien se le encontrara un Agnus-Dei – lámina de cera con el Cordero de Dios estampado y bendecida por el Papa-, una cruz, una medalla piadosa o un rosario; el úkase de 1584, castigando como culpable de alta traición, o sea con la muerte, a cualquier sacerdote católico, nacido en Inglaterra, que allí se encontrara todavía dentro de un plazo de 40 días, así como a cualquier persona que lo socorriera y le diera asilo, y aun a cualquier inglés educado en un seminario; el de 1593, estableciendo que cualquier persona de más de 16 años que se negara durante un mes a asistir al culto anglicano fuera puesta en prisión; y que si después de este correctivo persistía todavía durante tres meses en la misma negativa, sería desterrada del reino a perpetuidad, y que si quebrantaba el destierro volviendo a Inglaterra, sufriría la pena capital debida a la felonía,
    En 1558 Isabel estrena la corona mandando aprehender a 11 Obispos católicos, de los cuales unos son encerrados en la Torre de Londres, en un calabozo a merced de las ratas, y otros son relegados a casas de “prelados” anglicanos; y unos y otros mueren en tal cautiverio. (D’Alés, Dictionnaire citado, t. III, col. 410)
    Al siguiente año, en 1559, desata Isabel la persecución sangrienta contra católicos y puritanos, sobre todo contra los primeros. De diciembre de 1559 a 1569 manda ejecutar a casi 800 católicos.
    En 1570, el caballero Felton distribuye copias de la Bula en que San Pío V declara la excomunión de Isabel. Se le aprehende y atormenta y es condenado a morir en la horca. Pero ya en el cadalso, obedeciendo el verdugo una orden de la Reina, arroja al suelo a Felton, vivo, y con un cuchillo le saca el corazón palpitante. ¡Huichilobos en Londres!
    De 1563 a 1580, 126 sacerdotes católicos son ejecutados por ejercer su ministerio: todos los aprehendidos. Los más de ellos son jesuitas ingleses.
    Hillaire Belloc, que a todo trance trata de absolver a Isabel de sus crímenes y atribuírselos sólo a su ministro William Cecil (+1598), sin entrar en detalles, se ve obligado a manifestar su admiración por aquellos mártires.
    “Consideremos qué emoción debió animar a estos hombres, impasibles ante los más espantosos sufrimientos físicos y ante los mayores sufrimientos espirituales, desterrados y separados de su propio pueblo. Los sacerdotes misioneros vinieron de los seminarios del extranjero, dispuestos no sólo a las agonías del martirio, en sus formas más horribles, sino a soportar un fracaso posible y con él la expulsión de la patria”.
    Jamás se expulsó a ninguno de ellos. Cada sacerdote sorprendido era preso, martirizado horriblemente y ejecutado, con la máxima hipocresía, pues por consejo de William Cecil., consejo sugerido por Isabel, ésta y sus verdugos decían que “nadie era perseguido por su religión, sino por su traición” (Hillaire Belloc, Isabel de Inglaterra, Hija de las circunstancias, p. 206)
    Algo semejante han dicho nuestros grandes perseguidores -Juárez, Lerdo de Tejada, Calles, Cárdenas, Garrido Canabal-: que a nadie se le ha perseguido por la religión católica; ¡”que sólo se han aplicado las leyes de la Nación”! Leyes inicuas, no de la Nación sino sólo de ellos mismos y de su madre la Masonería.
    Otras valiosas confesiones hace Belloc a pesar por su devoción por Isabel Tudor:
    “El reinado de Isabel (1558-1603) fue en este país -nos referimos a Inglaterra, dejando a un lado a Escocia- el apogeo de la tortura judicial (…) la permanente presencia de la tortura como instrumento de gobierno” (op. cit., p. 119)
    Así es que el tormento en la Inglaterra isabelina no sólo fue el preferido y constante medio de averiguación “judicial” sino también ¡el principal instrumento de gobierno!, o sea extrajudicial.
    Y lo repite:
    “La constante presencia de la tortura como instrumento de gobierno da su tono a toda la época y constituye su destacada característica” (op. cit., p. 120).
    Y hay que agregar que sus principales y constantes víctimas fueron los católicos.
    Más adelante, a ese “método de gobierno” Belloc le llama “orgía de la tortura isabelina” aunque su mayor culpa la echa, con sobrada razón, sobre “la clase gobernante”, constituida por aristócratas y propietarios que se habían enriquecido enormemente con “el saqueo de las tierras abadengas”, ” de la entera propiedad monástica” (op. cit., p. 126 y otras) y que temían la menor reacción. Se espantaban hasta del ruido que hiciera la caída de una hoja, según expresión de San Agustín.
    Por lo cual, a partir de 1577, por simples sospechas se aprehende, se confisca, se multa y se mata. Y millares de hogares son violados por la misma razón: ¡porque podían se nidos de conspiradores católicos!
    Desde 1562 funciona la Inquisición llamada Alta Corte de Comisión (anglicana): inquiriría minuciosamente cuanto pudiera delatar las corrientes “heréticas”, erróneas o dañosas, sobre la “no asistencia al culto oficial”, así como sobre escritos contra la Reina y sus ministros y sobre el adulterio y la fornicación (que en la Corte tenía su regio asiento).
    A partir de 1581 el rigor se extrema para extirpar la sedición, o sea la obediencia al Papa, considerado sólo como potencia política extranjera.
    Y mientras tanto, el tormento seguía siendo “el deporte favorito: se usó de él con la más insidiosa barbarie” (Lingard)
    Conviene recordar algunos ejemplos, dobles ejemplos: de odio, cobardía y maldad, por una parte; y de heroísmo y santidad, por la otra.
    El 1º de diciembre de 1581 el P. Edmundo Campion, S. J., y los también Jesuitas Sherwin y Bryant, anglicano convertido éste último, después de ser atormentados terriblemente y de defender Campion durante tres horas su causa y la de sus compañeros ante sus jueces, con calma, soltura y variedad de recursos, como si sólo hablara como abogado de los otros, fueron condenados y ahorcados. El oficial que había atormentado en el potro al P. Bryant se jactaba de haberlo hecho crecer de estatura un pie. Y antes, en su primer interrogatorio, la había hundido varias agujas bajos las uñas de las manos.
    Pero también hubo notables conversiones por el testimonio de los mártires. Después de la muerte del P. Campion, el guardián de su prisión, Delahaye, de tal manera fue tocado por la santidad que presenciara, que se hizo católico. Por lo cual fue condenado a ser descuartizado vivo. Y en el momento en que públicamente se le hacía pedazos, su sangre salpicó a uno de los espectadores, a Walpole, que al instante se sintió obligado a abrazar el catolicismo, se hizo jesuita, y a su vez martirizado en Inglaterra.
    El P. John Roberts, de pie en el cadalso, en medio de varios ladrones que con él van a ser ahorcados, exhorta a éstos a creer en la Santa Iglesia Católica y les promete absolverlos a uno por uno si públicamente hacen un acto de fe. Uno de los ladrones estalla en sollozos y declara que quiere morir católico. No se sabe que haya ocurrido con los demás.
    El P. Alban Roe convierte también a un condenado por un delito del orden común que con él iba a morir, logra que abjure de la herejía, y tiene tiempo de confesarlo y absolverlo. En seguida le dice al ministro protestante que ahí estaba: “Lo tendré muy presente”. Y el ministro aquel, conmovido, le contesta: “Os lo ruego”.
    Hay otros muchos casos memorables. Por ejemplo, la joven y bella esposa de un carnicero de York, Margarita Cliterow, es acusada de haber ocultado sacerdotes, y se le condena en 1586 a morir dilapidada.
    John Kemble, octogenario, viendo desde todavía lejos el lugar de su suplicio, le dice a su guardián, que se lo mostraba: “¡Magnífico, magnífico! Sentémonos aquí para verlo muy a mis anchas fumando una buena pipa”. ¡Humorismo muy inglés que de distintas maneras manifestaron otros muchos de aquellos mártires! de los cuales no son pocos los canonizados por Roma.
    Y la persecución continúa. Quien se abstuviera de asistir al culto anglicano cometía el delito de recusancy. Los “disidentes” o refractarios tenían que pagar cada mes una multa de 20 libras esterlinas. Muchos gentileshombres fueron forzados, para pagarla, a vender y a malbaratar posiciones considerables de sus bienes. Y cuando se retrasaban en el pago, la ley autorizaba a la Reina a confiscarles todos sus muebles y los dos tercios de la renta se seis meses de sus dominios. En cuanto al os pobres, incapaces de pagar esta tarifa, se les gravaba arbitrariamente según sus presuntos recursos. (Dictionnaire Apologétique de la Foi Catholique de A. D’Alés, Martyre, t. III, cols. 403-404.)
    Isabel, fea y calva como bola de billar desde joven, pero vanidosa e impura aunque con una tara que la hacía estéril -por lo cual se hacía llamar la Reina Virgen-, e hipócrita y malvada, muere con muerte horrible, en 1603. Y Lope de Vega le dedica el siguiente epitafio:
    Aquí yace Jezabel,
    aquí la nueva Atalía,
    del oro antártico arpía,
    del mar incendio cruel;
    aquí el ingenio más dino
    de loor que ha tenido el suelo,
    si para llegar al cielo
    no hubiera errado el camino.
    Lope de Vega alaba el ingenio de Isabel porque ciertamente su erudición era extraordinaria aun en su erudita época: dominaba el latín, el griego, los idiomas europeos, y conocía bien los clásicos de la antigüedad.
    Pero mayor que su ingenio fue la corrupción de su corazón, nido de vanidad, de soberbia, de odio y envidia. La más ilustre de sus víctimas fue la católica Reina de Escocia María Estuardo, la cual, habiendo tenido que refugiarse en Inglaterra, es aprehendida por órdenes de Isabel y decapitada, tras 19 años de duro cautiverio, el 5 de febrero de 1587. No podía faltar un epitafio de Lope de Vega dedicado a la infortunada Reina mártir:
    Esmalta esta piedra helada
    sangre de un alma preciosa,
    cuanto bien nacida, hermosa;
    cuanto hermosa, desdichada.
    Murió santa e inocente
    a manos de otra mujer
    que en todo, fuera del ser,
    fue de su ser diferente.
    O sea todo lo contrario de lo que fue Isabel Tudor [Errata: el texto dice María Estuardo].
    Muere Isabel en 1603 y le sucede Jacobo I, hijo de María Estuardo, Rey de Escocia desde 1578, pero sin mandar él sino los exaltados partidos protestantes. En Inglaterra se consolida el poder de los Cecil, y la casi totalidad del pueblo acepta definitivamente la ruptura con la tradición católica.
    Según Guiraud en 1614, en 1615 según la historia de la Iglesia Católica de la BAC, t. III, al P. Jesuita Jean Ogilvie no se le deja dormir durante 9 días y 9 noches picándoles con estiletes y agujas. Esto ocurrió en Glascow.
    En cuanto a Irlanda, Jacobo I “ordenó en 1605 que bajo la pena de muerte abandonaran el territorio todos los sacerdotes y en general urgió el cumplimiento de todas las leyes anticatólicas” (Historia de la Iglesia Católica, t. III, p. 928. BAC.)
    Además, mediante colonos ingleses protestantes de desposeyó de sus tierras a los católicos irlandeses de Ulster, en el norte de Irlanda, que así fue en gran parte protestantizado.
    Durante el reinado de Carlos I, hijo de Jacobo I, a partir de 1625, la plutocracia domina abiertamente a la Corona, mal administrada y demasiado endeudada. Y ya vimos que se hizo obligatorio el juramento contar el dogma de la Eucaristía.
    En 1642 el Padre John Lockwood es ejecutado a la edad de 90 años. Subiendo dificultosamente las gradas de la escalera del cadalso, sonriendo le dice al verdugo: “Tenedme paciencia: es una ruda tarea para un viejo como yo el subir esta escalera, pero lo hago con gusto porque al final está el Cielo” (Dictionnaire de D’Alés, t. III, col. 409.)
    En aquel mismo año de 1642, el Padre Hugo Greene, tras de ser martirizado en Dorcester fue destrozado vivo el 19 de agosto. Se ha trasladado a Inglaterra el demonio de Huchilobos, sin quehacer ya en la antigua Tenochtitlán, en cuyo teocali mayor, en su tercer cu, que se llamaba Macuilcalli o Macuilquiauitl, a los contrarios que:
    “venían a espiar la ciudad de México, en conociéndolos luego los prendían y los llevaban a este cu y allí los desmembraban, cortándoles miembro por miembro”, (Fray Bernardino de Sahagún, Historia General de las Cosas de Nueva España, t. I, pp. 232-233. Ed. Porrúa, S. A. 1969.)
    El Padre Greene había convertido en la prisión a dos mujeres condenadas por un crimen del orden común. Cuando se le tuvo al pie de la horca, se quiso alejarlo de ellas; pero las dos desdichadas, elevando la voz, le hicieron su confesión pública y él les dio la absolución. Se renueva -observa Guiraud- en este calvario la escena evangélica del Buen Ladrón. (Diccionario de D’Alés citado, t. III, col. 409.)
    El puritano Oliverio Cromwell se rebela, vence en varias batallas a Carlos I, quien tiene que refugiarse en Escocia a fines de 1646; pero los calvinistas escoceses lo entregan al Parlamento inglés. Y por órdenes de Cromwell es ejecutado el Rey el 30 de enero de 1649.
    Cromwell se propone asesinar a Irlanda entera por ser católica. No lo conseguirá, pero de tal manera la despoja -aparte del ya dominado Ulster- que apenas salvan los irlandeses la décima parte de sus tierras, y es exterminada una tercera parte de la población.
    Cromwell muere el 3 de septiembre de 1658. Le sucede su hijo Eduardo, quien, me imagino que por cordura, renuncia poco después, y se restaura la monarquía en 1660, con Carlos II, hijo de Carlos I y que es obligado por el Parlamento a mantener en todo rigor las leyes anticatólicas.
    Se ha coronado la revolución en lo irreligioso. El Parlamento es el Poder Supremo. No ampara sino los intereses de los “propietarios”, propietarios sobre todo de los antiguos bienes de las Abadías, bienes que en realidad habías sido del pueblo. Los futuros monarcas no serán sino fieles criados del Parlamento. Y no podrán ser sino protestantes. El Poder ya no viene de Dios. E Inglaterra entera se ha convertido en mera “sociedad de negocios” (Juan Antonio Widow, Verbo), reforzada por el retorno de los judíos, con cuyo espíritu se identifica el inglés, sin más ambición que el enriquecimiento y el triunfo material. La Masonería consolida el maridaje (P. Carlos Biestro, Gladius).
    ¡Ah, pero nuestros constitucionalistas no se han cansado de admirar el régimen parlamentario inglés como el acabado modelo de la democracia!
    Del anglicanismo ha brotado la secta de los cuáqueros -de to quake, temblar-, fundada por un pobre desequilibrado, George Fox (1624-1691). Hasta por no prestar juramento sufren años de prisión en Inglaterra, llenos de piojos y en medio de inmundicias. La limpieza la aprenderán los ingleses más tarde, ante el ejemplo de las cárceles de la Inquisición española.
    Al cuáquero James Nayler se le encarcela en 1658, se le azota públicamente en Londres, se le horada la lengua y se le refunde en prisión, de la que no sale sino cuando muchos años después recobra la razón. Su delito había consistido en haber entrado en Bristol montado en un borrico y seguido por una divertida turba que lo aclamaba: ¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!
    De 1661 a 1669 son encarcelados en Inglaterra como doce mil cuáqueros, de los que más de 300 mueren en inmunda prisión.
    De todo tenían la culpa los católicos: por ejemplo, del incendio de Londres del 2 de septiembre de 1666.
    En 1832 se declara la libertad de cultos en Inglaterra como fruto de una viva y prolongada campaña del líder católico irlandés Daniel O’Connell, pero también y quizá principalmente por cierta indiferencia religiosa del pueblo inglés a la sazón.
    Suponiendo que la Inquisición Española, en España y sus provincias de ultramar haya sido cruel, ¿quién gana en crueldad: la Inglaterra anglicana o el Imperio Hispano? Es claro que no hay punto de comparación.
    Conviene hacer una última puntualización sobre el tormento. Este no estaba reglamentado en Inglaterra, lo cual hacía aun más arbitraria su aplicación y sin límite de abuso.
    Don Toribio Esquivel Obregón hace ver que:
    “cuando se dice que la common law no admitía tal procedimiento -el tormento- no debe entenderse sino que los tormentos que según ella se infligían no llevaban este nombre; pero producían igual efecto. Por ejemplo, si un prisionero conservaba silencio, se le ponía extendido boca arriba y se colocaban sobre él planchas de hierro hasta donde se juzgaba conveniente; en esta postura se le daba de comer pan rancio y de beber agua corrompida, hasta que hablaba o se moría. A este procedimiento y a otros semejantes no se les llamaba tormento, porque entonces se habría violado la common law, sino peine forte et dure (Stephen, History of Criminal Law, 1, 297), y ya, puesto el nombre en francés, quedaba satisfecha la gasmoñería sajona” (Apuntes para la Historia del Derecho en México, t. I, p. 549. 1984).
    ¿De qué servía que el common law prohibiera el tormento? Además, ni siquiera todos los tribunales estaban regidos por tan excelente carabina de Ambrosio: ni la corona, ni el Privy Council, ni la Star Chambery, ni otros tribunales; y todos ellos estuvieron aplicando también el tormento, “ya fuera como medio de obtener pruebas, o como castigo” (Esquivel obregón, op. cit., loc. cit.)
    ¡Ah, pero Inglaterra es, aun según nuestros constitucionalistas, el modelo acabado no sólo de democracia sino también de la tolerancia y del Estado de Derecho!


    .
    .
    ii. En los Estados Unidos
    Por no tratar el presente estudio de cuanto no se refiera directamente a la Religión, aquí hago caso omiso del doble crimen nacional de los E. U. consistente primeramente en el genocidio de centenares de miles de indígenas, sin más reserva que los guardados ¿desde cuándo? como animales raros de zoológicos, como si fueran bisontes, pues no había mejor indio que el indio muerto, y en segundo término en la brutal esclavitud de sus millones de negros hasta 1861 y cuando menos su desprecio desde entonces, con muy raras singularidades.
    Veamos cómo ha reinado allí la libertad más pura y humana, sólo para el bien y los buenos.
    Durante el siglo XVII los puritanos son cruelísimos con los cuáqueros: en Boston 4 cuáqueros sufren la pena capital y muchos otros son encarcelados, azotados y privados de alimentos o desterrados. Aun a las mujeres se azota cruelmente. Y se les cortaban las orejas y se les horadaban la lengua con hierro candente.
    En Salem, Massachusetts, en 1629, en seis meses, según unos autores se ahorcó, según otros se quemó, a 19 infelices mujeres por el imaginario crimen de brujería, y por la misma causa se martirizó a un anciano hasta causarle la muerte.
    Veamos lo que sobre el calvinismo o puritanismo de la Nueva Inglaterra escribe Hoffman Nickerson, yanqui, “episcopal por educación, como llaman los Anglicanos en América y por elección miembro de la secta llamada Anglo-Católica se esa comunión”, en su libro “La Inquisición”, p. 401 (Buenos Aires, La Espiga de Oro. 1946.)
    “En Nueva Inglaterra, el calvinismo perdió los estribos. En Europa había sido el Credo de una minoría que vivía rodeada de naciones firmes en las tradiciones cristianas. Por lo tanto, aunque había sido bastante malo en Europa, nunca había llegado a sentirse omnipotente. En Nueva Inglaterra, por el contrario, el calvinismo había aislado comunidades fundadas especialmente para su glorificación y el resultado era espantoso. ‘Sus crónicas parecen las de un manicomio donde los maníacos religiosos se hubiesen libertado y encerrado a sus guardianes. Sabemos de hombres muertos a pedradas por besar a sus esposas en domingo, de amantes puestos en la picota o atados a la rueda y azotados por besarse sin licencia de los diáconos, culminando por fin en una loca orgía de demonismo y quema de hechiceros al por mayor’ (Hist. de E. U. por Cecil Chesterton). El cuadro podría completarse ad infinitum con un estudio de las crónicas locales de los puritanos de Nueva Inglaterra. Para detalles, uno de sus descendientes, Brooks Adams, ha escrito, ‘emancipación de Massachusetts’; en la cual ahorcan, cuelgan y condenan todo el tiempo. (…) Era gente aterradora”.
    En 1647, en Massachusetts por ley se prohíbe que entre cualquier sacerdote católico, y sobre todo si en S. J. Al reincidente, pena capital. (Ricardo Pattee, El Catolicismo en Estados Unidos, p. 210. Jus. 1945)
    Divertidísima es la psicosis anti jesuita en los siglos XVII y XVIII.
    En 1741 un terrible incendio destruye gran parte de Nueva York. ¿Responsables? ¡Los jesuitas! Y como no se da con ellos, muchos católicos son ejecutados.
    Gran escándalo produjo en Filadelfia la celebración de una misa en una casa. Allí había sólo 1365 católicos y como 600 más en el resto de Pensilvania, por 200 mil protestantes.
    “La Constitución del Estado de Carolina del Norte en su Artículo XXXII establecía que nadie que no aceptara la ‘verdad de la religión protestante’ podía tener la más mínima participación en el gobierno del Estado. Esta restricción no fue enmendada hasta 1835. La Constitución de Carolina del Sur declaraba la religión protestante la del Estado. El Estado de Nuevo Hampshire fue el más severo de todos y donde más se opuso a una modificación de la ley constitucional. Nadie podía aspirar a un escaño en la legislatura estatal que no fuese protestante. Duró esta condición nada menos que hasta 1876″. (Richard Pattee, op. cit., p. 213.)
    El Native American Party aparece en 1826, y desde 1841 es netamente anticatólico y por lo tanto anti-irlandés. Furiosos se ponen los nativistas cuando el obispo Hughes le pide a las autoridades de Nueva York una poca de consideración con los católicos en cuanto a los libros de texto obligatorios en las escuelas públicas, francamente denigrantes de la fe católica. Según los nativistas aquellas declaraciones del obispo católico eran “una amenaza para las instituciones nacionales”.
    A los irlandeses, pobrísimos y católicos, se les vejaba a cada paso. En mayo de 1844, en Filadelfia, los nativistas determinaron desfilar precisamente en el barrio de los irlandeses, quienes los recibieron con palos e insultos. Pero al instante se desata la mutua agresión a balazos. El 8 de mayo, una muchedumbre enfurecida incendió varias casas de irlandeses y luego la parroquia de San Miguel, que fue totalmente destruida. Y son también quemadas y destruidas una escuela católica y la casa de un sacerdote. Y en julio siguiente se repiten los actos de destrucción de propiedades de la Iglesia y de agresiones sangrientas.
    En su convención de 1845 los nativistas proclamaron “mártires” a sus caídos en aquella lucha por ellos mismos provocada y mantenida, en defensa, dijeron, de “las más caras conquistas libertarias de los Estados Unidos”.
    En 1834, una muchedumbre rugiente le prendió fuego en Boston al convento de las Ursulinas, que tenían allí mismo un colegio para niñas, a las que felizmente habían puesto a salvo las religiosas. (Richard Pattee, op. cit., p. 217.)
    Libros como The Nun, de antes de 1835, y Six Months in a Convent, sin más que las peores calumnias, alimentaban el odio de la gente a las Órdenes religiosas con las más viles calumnias.
    A mediados del S. XIX se fundó en Estados Unidos una sociedad secreta, con el nombre de “Gran Consejo de los Estados Unidos de Norte América”, popularmente conocidos sus miembros como los Know-Nothings, o sea los que nada sabían de su propia organización, con el propósito fundamental de “resistir la política pérfida e insidiosa de la Iglesia de Roma contra nuestro país”. Grandes escándalos armaron, como cuando el Presidente Pierce nombró Director General de Correos a James Campbell, conocido católico de Pensilvania. Varias veces fue quemada la efigie de Pío IX. Una de las acusaciones de los oradores del Know-Nothings en la Cámara de Representantes, en la que tenían 104 miembros de un total de 234, era que los Jesuitas estaban tramando y preparando el apoderamiento de la Marina Norteamericana.
    En San Luis los Know-Nothings acusaron a las parroquias católicas de ser arsenales de depósitos de armas y municiones en espera del terrible momento en que las huestes de Roma determinaran actuar y posesionarse del país. Todo el mundo creía semejantes patrañas. Según los Know-Nothings un irlandés prendió la chispa dándole una puñalada a un miembro del dicho partido, el 7 de agosto de 1854. Durante dos días una chusma enardecida destruyó las míseras viviendas de los irlandeses, quemó, saqueó y asesinó. El saldo fue de 8 o 10 muertos, de 30 a 40 personas gravemente heridas y una infinidad con heridas leves.
    Felizmente, el Know-Nothings pereció -observa Pattee- en medio del fragor del abolicionismo y de la Guerra de Secesión.
    Esa guerra distrajo por un tiempo a los partidos respecto de la lucha contra el catolicismo. Pero el 1887 se organizó en el Estado de Iowa la American protective Association, conocida como la A. P. A., que se propone revivir y aun llevar a un verdadero frenesí el odio a la Iglesia, valiéndose del menor pretexto.
    Los Caballeros de Colón se fundan en 1882. Inmediatamente la A. P. A. los califica: son “la vanguardia de las fuerzas pontificias”: fuerzas antiamericanas, por supuesto, no pudiendo ser más inofensivos los dichos Caballeros en todos los terrenos.
    Llegó a contar la A. P. A. con más de 60 Revistas semanarias. En julio de 1893 publican una falsa encíclica de León XIII con la consigna de exterminar a los herejes dentro de los Estados Unidos. ¡Y miles y miles de individuos parapetados con su rifle en casa esperan el momento fatal!
    Y como naturalmente nada ocurriera, la A. P. A. proclama que ella, y sólo ella había impedido el desastre. Y miles de imbéciles lo creyeron. Según la A. P. A., en los conventos había miles de mujeres encadenadas. Las calumnias sobre la confesión no podían ser más repugnantes.
    No era suficiente la A. P. A. para la lucha contra la Iglesia. El Ku-Kus-Klan -de cuklos, círculo- nace el Tennessee en 1866. Casi desaparece a poco andar; pero renace en 1915, y entonces no sólo contra los negros, sino también contra los católicos, judíos y extranjeros. Poco después de 1918 son casi un millón de afiliados. En 1922 son una amenaza nacional. La violencia va en aumento: depredaciones, atropellos y linchamientos de negros. En 1922 son un millón doscientos mil socios. Llegan a tener más de 5 millones de hombres, y en 1925 cerca de 8 millones de afiliados. La falta de honradez de los jefes disuelve la organización.
    Durante la invasión yanqui de México, hay un momento en que 9 irlandeses de la Legión de San Patricio que se nos ha unido por ser de católicos, prisioneros de guerra y moribundos, son indultados por Scott. Pero indultados sólo cuanto a la horca. Porque Scott los condena al suplicio de 50 furibundos azotes en las espaldas desnudas y a ser marcados a fuego en la mejilla derecha con la letra D. Y se les mantiene con una argolla de hierro erizada de púas que nos les permite bajar la cabeza.
    Y en los Estados Unidos, en pleno siglo XX -escribe en 1937 don Toribio Esquivel Obregón-:
    “la policía aplica constantemente el tormento, sin que haya reglas ni limitaciones en su aplicación, sólo que en ese país tampoco se llama tormento, porque entonces chocaría horriblemente a las conciencias: se llama third degree. En 1921 se propuso la asociación de la Barra de la ciudad de Nueva York que se promoviera lo conducente a fin de poner término a esa práctica policiaca; pero esa moción fue desechada, y entre otras razones se dijo: ‘La Comisión (Comisión de Barra que dictamina sobre asuntos de carácter general) reconoce que en la investigación de los delitos es frecuentemente, para la debida administración de justicia, que se tomen las medidas legales para obtener de testigos recalcitrantes la información necesaria para la investigación y castigo de los delitos. Para que esto sea efectivo debe dejarse cierta discreción al departamento de policía y al Procurador en cuanto a los métodos que deben emplearse en cada caso’ (Year Book, The Association of the City of New York, 1922, p. 153)”.
    ¿Se habrá ya extinguido en los Estados Unidos y en Inglaterra la práctica del tormento? No es creíble. En cambio, se puede afirmar que desde principios del siglo XVIII la suprimió totalmente la Inquisición Española en todo el Imperio Hispano, no obstante que cuantas veces se aplicó fue sin causarle al acusado verdadero daño físico. Creo que se le suprimió en atención al daño psíquico que podía causar no obstante lo recio de aquellos caracteres.
    Por otra parte, se ha inventado un nuevo crimen de lesa humanidad, y quien tiene su liderazgo es la nación de la barbarie motorizada, Estados Unidos: me refiero a la moderna Matanza de los Inocentes en el claustro materno: de millones y millones de inocentes. El mayor triunfo del Infierno desde que Luzbel lo estrenó.


    .
    .
    iii. En Alemania
    Según los reformistas la libertad de conciencia es una invención diabólica: libertas conscientiarum diabolicum dogma, dice Teodoro de Beza. Por lo cual la guerra contra los católicos fue a muerte, y éstos estuvieron a la defensiva.
    “Con los herejes, dice Lutero, no se debe disputar: es necesario condenarlos sin oírlos, y mientras perecen ellos por el fuego, los fieles deberían perseguir el mal hasta su fuente, bañando sus manos de sangre de los obispos católicos, y del Papa, que es el diablo disfrazado” (Charlas de sobremesa, III, 175).
    Y en sus cartas dice el mismo Lutero:
    “Si la locura de los Romanistas continúa, el único remedio me parece ser que el emperador, los reyes, los príncipes, ataquen con las armas a tales pestes de la tierra, y terminar el asunto no más con palabras sino con el fuego… Acabamos con los ladrones ahorcándoles, castigamos a los bandidos con la espada y a los herejes con el fuego: ¿por qué no emplear todas nuestras armas en cazar a estos maestros de perdición, a cardenales, a papas, a todo ese fango de la Sodoma romana, que corrompe sin término a la Iglesia de Dios, y no lavamos nuestras manos en su sangre?” (De Wette, Luther’s Briefe, t. I, Berlín, 1825, p. 107).
    El dulce Melanchton, por su parte, no canta mal:
    “Muy severamente se manda por la Escritura a los magistrados políticos la destrucción en todas partes, a manos armada, de las estatuas que son el objeto de peregrinaciones y de invocaciones, y castigar con suplicios corporales a los incorregibles (insanabiles) que conservan con obstinación el culto de los ídolos” (Melanchtonis Opera, ed. Bretschneider, t. II, p. 177).
    En 1524 Munzer predica “el necesario exterminio”. Y así piensan todos los reformistas, con Lutero y Calvino a la cabeza.
    Con razón dice Bossuet: “Los que no presumen de su paciencia y de sus mártires son precisamente los agresores, y de la manera más sanguinaria” (Cinquiéme avertissement sur les lettres de M. Jurieu).
    Lord Acton demuestra ampliamente que la “intolerancia” católica fue meramente defensiva. mientras que los protestantes habían adoptado “el principio de la intolerancia agresiva, nueva en aquella época en el mundo cristiano y favorable tanto al despotismo como a la revolución” (The History of Freedom and other Essays, Londres, 1907, pp. 168, 170, 181, 255, etc.).
    Sin embargo, en Alemania fue donde menos sanguinaria fue la reforma por la docilidad con que los pueblos la aceptaron. El odio sectario se desahogó en las profanaciones y en el saqueo de las iglesias, en la destrucción de los monasterios y de las imágenes, en la confiscación de las propiedades eclesiásticas, en el exilio impuesto a los sacerdotes y aun a los seglares fieles al catolicismo. Los católicos asesinados por odio a su fe lo fueron a consecuencia de motines de las chusmas o en atentados individuales, no por sentencias judiciales (Diccionario D’Alés, Martirio, t. III, col. 396), sobre todo donde los luteranos se encontraban con la menor resistencia. Durante el saco de Roma en 1527, los lansquenetes alemanes proclaman Papa a Lutero, se revisten y revisten a un asno con ornamentos eclesiásticos y se empeñan en forzar a un sacerdote a que le dé la eucaristía al animal arrodillado; felizmente, el sacerdote se niega y es apuñaleado. Este es el primero de los mártires de la Eucaristía inmolados por la Reforma.
    Importante es el capítulo de la brujería. Empieza en el siglo XIII en Europa la creencia o superstición de la brujería, y en el siglo XVI son numerosas las ejecuciones de mujeres y aun de hombres tenidos por brujos, en Suiza, Italia, Francia, Inglaterra, y sobre todo en Alemania, por culpa del luteranismo, extremadamente violento. ¿Cuántas fueron las víctimas por esta superstición? Se dice que muchos miles -¡100 mil en Francia y sólo en el reinado de Francisco I!- seguramente con gran exageración.
    En España, en cambio, son contados los casos de “brujería”: en el siglo XIV, el médico Torralba sufrió varios años de cárcel por sospechas de brujería. Fue condenado -sólo a cárcel- el cura de Bargota acusado de volar por los aires. En Navarra en 1527, 50 mujeres sufrieron azotes y cárcel por la acusación popular de ser brujas. En 1610 muchas mujeres y un hombre de Logroño fueron procesados por sospechas de brujería; pero solamente María Zozaya fue relajada al brazo secular y murió en el garrote. Román Ramírez fue acusado de volar; la Camacha de Mantilla, de haber convertido en caballo a don Alonso de Aguilar. Y muy contados procesos hubo poco después, sin que se vuelva a condenar a nadie de brujería. No sólo, sino que pronto llegan a reírse de tal acusación los inquisidores españoles. En cambio, sigue la danza en el resto de la Europa oriental, sobre todo en Inglaterra.


    .
    .
    iv. En Suecia
    Dos obispos fieles a Roma, acusados por esto de alta traición, son horriblemente martirizados y muertos. Y hubo matanzas de católicos en Delecarlie.


    .
    .
    v. En Dinamarca
    Cristián II, Federico I y Cristián III usaron de astucia y de violencias, como Gustavo Wasa en Suecia. bajo Cristián todos los Obispos fueron encarcelados para obligarlos a dimitir, y el único de ellos que no lo hizo murió en prisión.
    Los Obispos de Noruega prefirieron huir a tiempo para no correr la misma suerte.


    http://bibliaytradicion.wordpress.co...perio-hispano/

  13. #33
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,480
    Post Thanks / Like

    Re: Otras inquisiciones menos santas

    Tormento, Crueldad y Barbarie Fuera del Imperio Hispano


    .
    Título: Tormento, crueldad y barbarie fuera del Imperio Hispano
    Autor: Salvador Abascal Infante
    Extraído del libro “La Inquisición en Hispanoamérica”, correspondiente al Capítulo V, del mismo nombre. Páginas 111 a 130. Editorial Tradición, México, 1988.
    .
    .

    .
    .
    .
    .
    i. En Inglaterra
    La persecución contra los católicos en Inglaterra primero fue sangrienta, y así duró más de un siglo, y luego continuó mediante multas y confiscaciones. Si no era posible suprimir a todos los católicos, había que reducirlos a una minoría insignificante y arruinada, sin la menor influencia social.
    Primeramente se les tendía un lazo a sus conciencias: el de los juramentos. El de la supremacía consistía en el reconocimiento de la supremacía del Rey sobre la Iglesia, excluyéndose totalmente la autoridad del Papa. Fue impuesto por Enrique VIII, luego se mantuvo por los Seymour en el seudo-reinado del guiñapo de Eduardo VI de 1547 a 1553, de los 10 a los 16 años de su edad; y poco después bajo Isabel, de 1558 a 1603. Viene luego el juramento de fidelidad, bajo Jacobo I, de 1603 a 1625, menos absoluto en apariencia, pero con expresiones inaceptables para un católico. En seguida se exige el juramento de desconocimiento del dogma de la transubstanciación, bajo Carlos I, de 1625 a 1649. Luego, bajo Carlos II, en 1672, se exige nuevo juramento contra la transubstanciación y el culto de la Santísima Virgen y los Santos a cuantas personas ejerzan una función oficial: a lo cual se le llamó Test o la Prueba.
    Pero veamos ya cómo se desarrolló la persecución sangrienta. Comienza en 1535 con la ejecución de quienes niegan la supremacía eclesiástica de Enrique VIII, convertido en el Papa de Inglaterra. De sus numerosos mártires los dos más notables son el Cardenal Obispo de Rochester John Fisher y el Canciller Tomás Moro, tras de un año de prisión en la torre de Londres el uno y el otro:
    “los dos más grandes hombre s de Inglaterra en saber y en piedad, y las dos más ilustres víctimas de la supremacía” (Bossuet, Historie des variations des Eglises protestantes, ed. de 1688, t. I, p. 298).
    De Lope de Vega es el siguiente epitafio dedicado a Santo Tomás Moro:
    Aquí yace un moro santo.
    En la vida y en la muerte,
    de la Iglesia muro fuerte,
    mártir por honrarla tanto.
    Fue Tomás, y más seguro,
    fue Bautista que Tomás,
    pues fue, sin volver atrás,
    mártir, muerto, moro y muro.
    Y del mismo Lope de Vega es el mejor epitafio fúnebre que mereciera Enrique VIII:
    Más que esta losa fría
    cubrió, Enrique, tu valor,
    de una mujer el amor
    y de un error la porfía.
    ¿Cómo cupo en tu grandeza,
    querer, engañado inglés,
    de una mujer a los pies
    ser cabeza de la Iglesia?
    Con la excepción de Fisher y Moro y de Margarita Pole, condesa de Salisbury y madre del Cardenal Pole, que sólo son decapitados, aquellos dos en 1535 y ella en 1541, los demás católicos sufren horribles tormentos antes de ser ejecutados, y a veces también su misma ejecución es cruelísima.
    Por ejemplo, en 1535, antes de ser ejecutados como lo habían sido 4 de sus Hermanos, dos cartujos de Londres durante 15 días y 15 noches permanecieron prendidos, de pie, por argollas de fierro, a una columna de la prisión de Marshalsea, sin soltárseles ni un sólo instante. Muchos mueren en la prisión, como en Newgate 9 cartujos, en 1537, de hambre, desnudez y fetidez del calabozo (Analecta Bollandiana, I, c.p. 69). Dice D’Alés que en Galloni -De sanctorum martyrum cruciatibus, p. 104-131- se hallan horribles detalles sobre las prisiones de los católicos ingleses.
    Continúa la persecución bajo los Seymour, que gobiernan a Eduardo VI, hijo y sucesor de Enrique VIII: la ley de 1547 castiga con la confiscación, la prisión y, en caso de reincidencia, con la muerte a quienes se nieguen a reconocer la Supremacía del Rey o que reconozcan la del Papa.
    Muere Eduardo VI en 1553 y le sucede en el trono María Tudor, hija de Enrique VIII y de Catalina de Aragón y que durante sus cinco años de gobierno emplea toda la energía de su carácter en la restauración del catolicismo. Pero muere a mediados de noviembre de 1558, habiendo perecido en la hoguera cerca de 300 personas, por herejes, entre ellas el Obispo Hooper.
    Belloc hace ver que la muerte en la hoguera se consideraba entonces como la cosa más natural del mundo y que se aplicaba no sólo por crímenes contra la Religión sino también por crímenes del orden común. Carlos V le había dado a la Reina el consejo de que a los herejes no los castigara como a tales, por un delito contra la Religión, sino como a delincuentes del orden político. Pero ella prefirió la máxima franqueza, sin dejar de considerar que el crimen contra la Religión Católica era a la vez el máximo crimen político.
    Pero la herejía, o, mejor dicho, el odio a la Religión Católica, más que nada por amor a las riquezas que con perjuicio del pueblo se les habían arrebatado a las abadías, bajo Enrique VIII y Eduardo VI, era el espíritu único en la clase gobernante y en la incipiente burguesía. .
    Por esa pasión, por simple avaricia, no retrocedían ante nada ni en el caso de que sus cabalgaduras les hablaran reprochándoles su conducta, como a Balaam le había hablado su burra, sin hacerlo retroceder por la sed de los regalos que se le prometían si profetizaba contra Israel. La avaricia era en ellos la pasión dominante.
    Muere María Tudor y le sucede su medio-hermana Isabel Tudor, que con varios úkases precisa y agrava la ley de 1547: el de 1558, confirmando y renovando el de 1547; el de 1563, castigando como crimen de traición, o sea con la muerte, el reconocimiento por segunda vez, mediante palabras o acciones, de la autoridad del Papa. o que, teniendo las sagradas Ordenes, u ocupando un empleo público, la persona se niegue por segunda vez a prestar el juramento de Supremacía en uno y otro caso, la primera desobediencia se castigaba con destierro y confiscación de bienes; luego el de 1571, castigando como a traidor a quien solicitara u obtuviera una Bula papal o recibiera absolución en virtud de la tal Bula: o sea, con la muerte; y con la confiscación de los bienes y prisión perpetua a quien se le encontrara un Agnus-Dei – lámina de cera con el Cordero de Dios estampado y bendecida por el Papa-, una cruz, una medalla piadosa o un rosario; el úkase de 1584, castigando como culpable de alta traición, o sea con la muerte, a cualquier sacerdote católico, nacido en Inglaterra, que allí se encontrara todavía dentro de un plazo de 40 días, así como a cualquier persona que lo socorriera y le diera asilo, y aun a cualquier inglés educado en un seminario; el de 1593, estableciendo que cualquier persona de más de 16 años que se negara durante un mes a asistir al culto anglicano fuera puesta en prisión; y que si después de este correctivo persistía todavía durante tres meses en la misma negativa, sería desterrada del reino a perpetuidad, y que si quebrantaba el destierro volviendo a Inglaterra, sufriría la pena capital debida a la felonía,
    En 1558 Isabel estrena la corona mandando aprehender a 11 Obispos católicos, de los cuales unos son encerrados en la Torre de Londres, en un calabozo a merced de las ratas, y otros son relegados a casas de “prelados” anglicanos; y unos y otros mueren en tal cautiverio. (D’Alés, Dictionnaire citado, t. III, col. 410)
    Al siguiente año, en 1559, desata Isabel la persecución sangrienta contra católicos y puritanos, sobre todo contra los primeros. De diciembre de 1559 a 1569 manda ejecutar a casi 800 católicos.
    En 1570, el caballero Felton distribuye copias de la Bula en que San Pío V declara la excomunión de Isabel. Se le aprehende y atormenta y es condenado a morir en la horca. Pero ya en el cadalso, obedeciendo el verdugo una orden de la Reina, arroja al suelo a Felton, vivo, y con un cuchillo le saca el corazón palpitante. ¡Huichilobos en Londres!
    De 1563 a 1580, 126 sacerdotes católicos son ejecutados por ejercer su ministerio: todos los aprehendidos. Los más de ellos son jesuitas ingleses.
    Hillaire Belloc, que a todo trance trata de absolver a Isabel de sus crímenes y atribuírselos sólo a su ministro William Cecil (+1598), sin entrar en detalles, se ve obligado a manifestar su admiración por aquellos mártires.
    “Consideremos qué emoción debió animar a estos hombres, impasibles ante los más espantosos sufrimientos físicos y ante los mayores sufrimientos espirituales, desterrados y separados de su propio pueblo. Los sacerdotes misioneros vinieron de los seminarios del extranjero, dispuestos no sólo a las agonías del martirio, en sus formas más horribles, sino a soportar un fracaso posible y con él la expulsión de la patria”.
    Jamás se expulsó a ninguno de ellos. Cada sacerdote sorprendido era preso, martirizado horriblemente y ejecutado, con la máxima hipocresía, pues por consejo de William Cecil., consejo sugerido por Isabel, ésta y sus verdugos decían que “nadie era perseguido por su religión, sino por su traición” (Hillaire Belloc, Isabel de Inglaterra, Hija de las circunstancias, p. 206)
    Algo semejante han dicho nuestros grandes perseguidores -Juárez, Lerdo de Tejada, Calles, Cárdenas, Garrido Canabal-: que a nadie se le ha perseguido por la religión católica; ¡”que sólo se han aplicado las leyes de la Nación”! Leyes inicuas, no de la Nación sino sólo de ellos mismos y de su madre la Masonería.
    Otras valiosas confesiones hace Belloc a pesar por su devoción por Isabel Tudor:
    “El reinado de Isabel (1558-1603) fue en este país -nos referimos a Inglaterra, dejando a un lado a Escocia- el apogeo de la tortura judicial (…) la permanente presencia de la tortura como instrumento de gobierno” (op. cit., p. 119)
    Así es que el tormento en la Inglaterra isabelina no sólo fue el preferido y constante medio de averiguación “judicial” sino también ¡el principal instrumento de gobierno!, o sea extrajudicial.
    Y lo repite:
    “La constante presencia de la tortura como instrumento de gobierno da su tono a toda la época y constituye su destacada característica” (op. cit., p. 120).
    Y hay que agregar que sus principales y constantes víctimas fueron los católicos.
    Más adelante, a ese “método de gobierno” Belloc le llama “orgía de la tortura isabelina” aunque su mayor culpa la echa, con sobrada razón, sobre “la clase gobernante”, constituida por aristócratas y propietarios que se habían enriquecido enormemente con “el saqueo de las tierras abadengas”, ” de la entera propiedad monástica” (op. cit., p. 126 y otras) y que temían la menor reacción. Se espantaban hasta del ruido que hiciera la caída de una hoja, según expresión de San Agustín.
    Por lo cual, a partir de 1577, por simples sospechas se aprehende, se confisca, se multa y se mata. Y millares de hogares son violados por la misma razón: ¡porque podían se nidos de conspiradores católicos!
    Desde 1562 funciona la Inquisición llamada Alta Corte de Comisión (anglicana): inquiriría minuciosamente cuanto pudiera delatar las corrientes “heréticas”, erróneas o dañosas, sobre la “no asistencia al culto oficial”, así como sobre escritos contra la Reina y sus ministros y sobre el adulterio y la fornicación (que en la Corte tenía su regio asiento).
    A partir de 1581 el rigor se extrema para extirpar la sedición, o sea la obediencia al Papa, considerado sólo como potencia política extranjera.
    Y mientras tanto, el tormento seguía siendo “el deporte favorito: se usó de él con la más insidiosa barbarie” (Lingard)
    Conviene recordar algunos ejemplos, dobles ejemplos: de odio, cobardía y maldad, por una parte; y de heroísmo y santidad, por la otra.
    El 1º de diciembre de 1581 el P. Edmundo Campion, S. J., y los también Jesuitas Sherwin y Bryant, anglicano convertido éste último, después de ser atormentados terriblemente y de defender Campion durante tres horas su causa y la de sus compañeros ante sus jueces, con calma, soltura y variedad de recursos, como si sólo hablara como abogado de los otros, fueron condenados y ahorcados. El oficial que había atormentado en el potro al P. Bryant se jactaba de haberlo hecho crecer de estatura un pie. Y antes, en su primer interrogatorio, la había hundido varias agujas bajos las uñas de las manos.
    Pero también hubo notables conversiones por el testimonio de los mártires. Después de la muerte del P. Campion, el guardián de su prisión, Delahaye, de tal manera fue tocado por la santidad que presenciara, que se hizo católico. Por lo cual fue condenado a ser descuartizado vivo. Y en el momento en que públicamente se le hacía pedazos, su sangre salpicó a uno de los espectadores, a Walpole, que al instante se sintió obligado a abrazar el catolicismo, se hizo jesuita, y a su vez martirizado en Inglaterra.
    El P. John Roberts, de pie en el cadalso, en medio de varios ladrones que con él van a ser ahorcados, exhorta a éstos a creer en la Santa Iglesia Católica y les promete absolverlos a uno por uno si públicamente hacen un acto de fe. Uno de los ladrones estalla en sollozos y declara que quiere morir católico. No se sabe que haya ocurrido con los demás.
    El P. Alban Roe convierte también a un condenado por un delito del orden común que con él iba a morir, logra que abjure de la herejía, y tiene tiempo de confesarlo y absolverlo. En seguida le dice al ministro protestante que ahí estaba: “Lo tendré muy presente”. Y el ministro aquel, conmovido, le contesta: “Os lo ruego”.
    Hay otros muchos casos memorables. Por ejemplo, la joven y bella esposa de un carnicero de York, Margarita Cliterow, es acusada de haber ocultado sacerdotes, y se le condena en 1586 a morir dilapidada.
    John Kemble, octogenario, viendo desde todavía lejos el lugar de su suplicio, le dice a su guardián, que se lo mostraba: “¡Magnífico, magnífico! Sentémonos aquí para verlo muy a mis anchas fumando una buena pipa”. ¡Humorismo muy inglés que de distintas maneras manifestaron otros muchos de aquellos mártires! de los cuales no son pocos los canonizados por Roma.
    Y la persecución continúa. Quien se abstuviera de asistir al culto anglicano cometía el delito de recusancy. Los “disidentes” o refractarios tenían que pagar cada mes una multa de 20 libras esterlinas. Muchos gentileshombres fueron forzados, para pagarla, a vender y a malbaratar posiciones considerables de sus bienes. Y cuando se retrasaban en el pago, la ley autorizaba a la Reina a confiscarles todos sus muebles y los dos tercios de la renta se seis meses de sus dominios. En cuanto al os pobres, incapaces de pagar esta tarifa, se les gravaba arbitrariamente según sus presuntos recursos. (Dictionnaire Apologétique de la Foi Catholique de A. D’Alés, Martyre, t. III, cols. 403-404.)
    Isabel, fea y calva como bola de billar desde joven, pero vanidosa e impura aunque con una tara que la hacía estéril -por lo cual se hacía llamar la Reina Virgen-, e hipócrita y malvada, muere con muerte horrible, en 1603. Y Lope de Vega le dedica el siguiente epitafio:
    Aquí yace Jezabel,
    aquí la nueva Atalía,
    del oro antártico arpía,
    del mar incendio cruel;
    aquí el ingenio más dino
    de loor que ha tenido el suelo,
    si para llegar al cielo
    no hubiera errado el camino.
    Lope de Vega alaba el ingenio de Isabel porque ciertamente su erudición era extraordinaria aun en su erudita época: dominaba el latín, el griego, los idiomas europeos, y conocía bien los clásicos de la antigüedad.
    Pero mayor que su ingenio fue la corrupción de su corazón, nido de vanidad, de soberbia, de odio y envidia. La más ilustre de sus víctimas fue la católica Reina de Escocia María Estuardo, la cual, habiendo tenido que refugiarse en Inglaterra, es aprehendida por órdenes de Isabel y decapitada, tras 19 años de duro cautiverio, el 5 de febrero de 1587. No podía faltar un epitafio de Lope de Vega dedicado a la infortunada Reina mártir:
    Esmalta esta piedra helada
    sangre de un alma preciosa,
    cuanto bien nacida, hermosa;
    cuanto hermosa, desdichada.
    Murió santa e inocente
    a manos de otra mujer
    que en todo, fuera del ser,
    fue de su ser diferente.
    O sea todo lo contrario de lo que fue Isabel Tudor [Errata: el texto dice María Estuardo].
    Muere Isabel en 1603 y le sucede Jacobo I, hijo de María Estuardo, Rey de Escocia desde 1578, pero sin mandar él sino los exaltados partidos protestantes. En Inglaterra se consolida el poder de los Cecil, y la casi totalidad del pueblo acepta definitivamente la ruptura con la tradición católica.
    Según Guiraud en 1614, en 1615 según la historia de la Iglesia Católica de la BAC, t. III, al P. Jesuita Jean Ogilvie no se le deja dormir durante 9 días y 9 noches picándoles con estiletes y agujas. Esto ocurrió en Glascow.
    En cuanto a Irlanda, Jacobo I “ordenó en 1605 que bajo la pena de muerte abandonaran el territorio todos los sacerdotes y en general urgió el cumplimiento de todas las leyes anticatólicas” (Historia de la Iglesia Católica, t. III, p. 928. BAC.)
    Además, mediante colonos ingleses protestantes de desposeyó de sus tierras a los católicos irlandeses de Ulster, en el norte de Irlanda, que así fue en gran parte protestantizado.
    Durante el reinado de Carlos I, hijo de Jacobo I, a partir de 1625, la plutocracia domina abiertamente a la Corona, mal administrada y demasiado endeudada. Y ya vimos que se hizo obligatorio el juramento contar el dogma de la Eucaristía.
    En 1642 el Padre John Lockwood es ejecutado a la edad de 90 años. Subiendo dificultosamente las gradas de la escalera del cadalso, sonriendo le dice al verdugo: “Tenedme paciencia: es una ruda tarea para un viejo como yo el subir esta escalera, pero lo hago con gusto porque al final está el Cielo” (Dictionnaire de D’Alés, t. III, col. 409.)
    En aquel mismo año de 1642, el Padre Hugo Greene, tras de ser martirizado en Dorcester fue destrozado vivo el 19 de agosto. Se ha trasladado a Inglaterra el demonio de Huchilobos, sin quehacer ya en la antigua Tenochtitlán, en cuyo teocali mayor, en su tercer cu, que se llamaba Macuilcalli o Macuilquiauitl, a los contrarios que:
    “venían a espiar la ciudad de México, en conociéndolos luego los prendían y los llevaban a este cu y allí los desmembraban, cortándoles miembro por miembro”, (Fray Bernardino de Sahagún, Historia General de las Cosas de Nueva España, t. I, pp. 232-233. Ed. Porrúa, S. A. 1969.)
    El Padre Greene había convertido en la prisión a dos mujeres condenadas por un crimen del orden común. Cuando se le tuvo al pie de la horca, se quiso alejarlo de ellas; pero las dos desdichadas, elevando la voz, le hicieron su confesión pública y él les dio la absolución. Se renueva -observa Guiraud- en este calvario la escena evangélica del Buen Ladrón. (Diccionario de D’Alés citado, t. III, col. 409.)
    El puritano Oliverio Cromwell se rebela, vence en varias batallas a Carlos I, quien tiene que refugiarse en Escocia a fines de 1646; pero los calvinistas escoceses lo entregan al Parlamento inglés. Y por órdenes de Cromwell es ejecutado el Rey el 30 de enero de 1649.
    Cromwell se propone asesinar a Irlanda entera por ser católica. No lo conseguirá, pero de tal manera la despoja -aparte del ya dominado Ulster- que apenas salvan los irlandeses la décima parte de sus tierras, y es exterminada una tercera parte de la población.
    Cromwell muere el 3 de septiembre de 1658. Le sucede su hijo Eduardo, quien, me imagino que por cordura, renuncia poco después, y se restaura la monarquía en 1660, con Carlos II, hijo de Carlos I y que es obligado por el Parlamento a mantener en todo rigor las leyes anticatólicas.
    Se ha coronado la revolución en lo irreligioso. El Parlamento es el Poder Supremo. No ampara sino los intereses de los “propietarios”, propietarios sobre todo de los antiguos bienes de las Abadías, bienes que en realidad habías sido del pueblo. Los futuros monarcas no serán sino fieles criados del Parlamento. Y no podrán ser sino protestantes. El Poder ya no viene de Dios. E Inglaterra entera se ha convertido en mera “sociedad de negocios” (Juan Antonio Widow, Verbo), reforzada por el retorno de los judíos, con cuyo espíritu se identifica el inglés, sin más ambición que el enriquecimiento y el triunfo material. La Masonería consolida el maridaje (P. Carlos Biestro, Gladius).
    ¡Ah, pero nuestros constitucionalistas no se han cansado de admirar el régimen parlamentario inglés como el acabado modelo de la democracia!
    Del anglicanismo ha brotado la secta de los cuáqueros -de to quake, temblar-, fundada por un pobre desequilibrado, George Fox (1624-1691). Hasta por no prestar juramento sufren años de prisión en Inglaterra, llenos de piojos y en medio de inmundicias. La limpieza la aprenderán los ingleses más tarde, ante el ejemplo de las cárceles de la Inquisición española.
    Al cuáquero James Nayler se le encarcela en 1658, se le azota públicamente en Londres, se le horada la lengua y se le refunde en prisión, de la que no sale sino cuando muchos años después recobra la razón. Su delito había consistido en haber entrado en Bristol montado en un borrico y seguido por una divertida turba que lo aclamaba: ¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!
    De 1661 a 1669 son encarcelados en Inglaterra como doce mil cuáqueros, de los que más de 300 mueren en inmunda prisión.
    De todo tenían la culpa los católicos: por ejemplo, del incendio de Londres del 2 de septiembre de 1666.
    En 1832 se declara la libertad de cultos en Inglaterra como fruto de una viva y prolongada campaña del líder católico irlandés Daniel O’Connell, pero también y quizá principalmente por cierta indiferencia religiosa del pueblo inglés a la sazón.
    Suponiendo que la Inquisición Española, en España y sus provincias de ultramar haya sido cruel, ¿quién gana en crueldad: la Inglaterra anglicana o el Imperio Hispano? Es claro que no hay punto de comparación.
    Conviene hacer una última puntualización sobre el tormento. Este no estaba reglamentado en Inglaterra, lo cual hacía aun más arbitraria su aplicación y sin límite de abuso.
    Don Toribio Esquivel Obregón hace ver que:
    “cuando se dice que la common law no admitía tal procedimiento -el tormento- no debe entenderse sino que los tormentos que según ella se infligían no llevaban este nombre; pero producían igual efecto. Por ejemplo, si un prisionero conservaba silencio, se le ponía extendido boca arriba y se colocaban sobre él planchas de hierro hasta donde se juzgaba conveniente; en esta postura se le daba de comer pan rancio y de beber agua corrompida, hasta que hablaba o se moría. A este procedimiento y a otros semejantes no se les llamaba tormento, porque entonces se habría violado la common law, sino peine forte et dure (Stephen, History of Criminal Law, 1, 297), y ya, puesto el nombre en francés, quedaba satisfecha la gasmoñería sajona” (Apuntes para la Historia del Derecho en México, t. I, p. 549. 1984).
    ¿De qué servía que el common law prohibiera el tormento? Además, ni siquiera todos los tribunales estaban regidos por tan excelente carabina de Ambrosio: ni la corona, ni el Privy Council, ni la Star Chambery, ni otros tribunales; y todos ellos estuvieron aplicando también el tormento, “ya fuera como medio de obtener pruebas, o como castigo” (Esquivel obregón, op. cit., loc. cit.)
    ¡Ah, pero Inglaterra es, aun según nuestros constitucionalistas, el modelo acabado no sólo de democracia sino también de la tolerancia y del Estado de Derecho!


    .
    .
    ii. En los Estados Unidos
    Por no tratar el presente estudio de cuanto no se refiera directamente a la Religión, aquí hago caso omiso del doble crimen nacional de los E. U. consistente primeramente en el genocidio de centenares de miles de indígenas, sin más reserva que los guardados ¿desde cuándo? como animales raros de zoológicos, como si fueran bisontes, pues no había mejor indio que el indio muerto, y en segundo término en la brutal esclavitud de sus millones de negros hasta 1861 y cuando menos su desprecio desde entonces, con muy raras singularidades.
    Veamos cómo ha reinado allí la libertad más pura y humana, sólo para el bien y los buenos.
    Durante el siglo XVII los puritanos son cruelísimos con los cuáqueros: en Boston 4 cuáqueros sufren la pena capital y muchos otros son encarcelados, azotados y privados de alimentos o desterrados. Aun a las mujeres se azota cruelmente. Y se les cortaban las orejas y se les horadaban la lengua con hierro candente.
    En Salem, Massachusetts, en 1629, en seis meses, según unos autores se ahorcó, según otros se quemó, a 19 infelices mujeres por el imaginario crimen de brujería, y por la misma causa se martirizó a un anciano hasta causarle la muerte.
    Veamos lo que sobre el calvinismo o puritanismo de la Nueva Inglaterra escribe Hoffman Nickerson, yanqui, “episcopal por educación, como llaman los Anglicanos en América y por elección miembro de la secta llamada Anglo-Católica se esa comunión”, en su libro “La Inquisición”, p. 401 (Buenos Aires, La Espiga de Oro. 1946.)
    “En Nueva Inglaterra, el calvinismo perdió los estribos. En Europa había sido el Credo de una minoría que vivía rodeada de naciones firmes en las tradiciones cristianas. Por lo tanto, aunque había sido bastante malo en Europa, nunca había llegado a sentirse omnipotente. En Nueva Inglaterra, por el contrario, el calvinismo había aislado comunidades fundadas especialmente para su glorificación y el resultado era espantoso. ‘Sus crónicas parecen las de un manicomio donde los maníacos religiosos se hubiesen libertado y encerrado a sus guardianes. Sabemos de hombres muertos a pedradas por besar a sus esposas en domingo, de amantes puestos en la picota o atados a la rueda y azotados por besarse sin licencia de los diáconos, culminando por fin en una loca orgía de demonismo y quema de hechiceros al por mayor’ (Hist. de E. U. por Cecil Chesterton). El cuadro podría completarse ad infinitum con un estudio de las crónicas locales de los puritanos de Nueva Inglaterra. Para detalles, uno de sus descendientes, Brooks Adams, ha escrito, ‘emancipación de Massachusetts’; en la cual ahorcan, cuelgan y condenan todo el tiempo. (…) Era gente aterradora”.
    En 1647, en Massachusetts por ley se prohíbe que entre cualquier sacerdote católico, y sobre todo si en S. J. Al reincidente, pena capital. (Ricardo Pattee, El Catolicismo en Estados Unidos, p. 210. Jus. 1945)
    Divertidísima es la psicosis anti jesuita en los siglos XVII y XVIII.
    En 1741 un terrible incendio destruye gran parte de Nueva York. ¿Responsables? ¡Los jesuitas! Y como no se da con ellos, muchos católicos son ejecutados.
    Gran escándalo produjo en Filadelfia la celebración de una misa en una casa. Allí había sólo 1365 católicos y como 600 más en el resto de Pensilvania, por 200 mil protestantes.
    “La Constitución del Estado de Carolina del Norte en su Artículo XXXII establecía que nadie que no aceptara la ‘verdad de la religión protestante’ podía tener la más mínima participación en el gobierno del Estado. Esta restricción no fue enmendada hasta 1835. La Constitución de Carolina del Sur declaraba la religión protestante la del Estado. El Estado de Nuevo Hampshire fue el más severo de todos y donde más se opuso a una modificación de la ley constitucional. Nadie podía aspirar a un escaño en la legislatura estatal que no fuese protestante. Duró esta condición nada menos que hasta 1876″. (Richard Pattee, op. cit., p. 213.)
    El Native American Party aparece en 1826, y desde 1841 es netamente anticatólico y por lo tanto anti-irlandés. Furiosos se ponen los nativistas cuando el obispo Hughes le pide a las autoridades de Nueva York una poca de consideración con los católicos en cuanto a los libros de texto obligatorios en las escuelas públicas, francamente denigrantes de la fe católica. Según los nativistas aquellas declaraciones del obispo católico eran “una amenaza para las instituciones nacionales”.
    A los irlandeses, pobrísimos y católicos, se les vejaba a cada paso. En mayo de 1844, en Filadelfia, los nativistas determinaron desfilar precisamente en el barrio de los irlandeses, quienes los recibieron con palos e insultos. Pero al instante se desata la mutua agresión a balazos. El 8 de mayo, una muchedumbre enfurecida incendió varias casas de irlandeses y luego la parroquia de San Miguel, que fue totalmente destruida. Y son también quemadas y destruidas una escuela católica y la casa de un sacerdote. Y en julio siguiente se repiten los actos de destrucción de propiedades de la Iglesia y de agresiones sangrientas.
    En su convención de 1845 los nativistas proclamaron “mártires” a sus caídos en aquella lucha por ellos mismos provocada y mantenida, en defensa, dijeron, de “las más caras conquistas libertarias de los Estados Unidos”.
    En 1834, una muchedumbre rugiente le prendió fuego en Boston al convento de las Ursulinas, que tenían allí mismo un colegio para niñas, a las que felizmente habían puesto a salvo las religiosas. (Richard Pattee, op. cit., p. 217.)
    Libros como The Nun, de antes de 1835, y Six Months in a Convent, sin más que las peores calumnias, alimentaban el odio de la gente a las Órdenes religiosas con las más viles calumnias.
    A mediados del S. XIX se fundó en Estados Unidos una sociedad secreta, con el nombre de “Gran Consejo de los Estados Unidos de Norte América”, popularmente conocidos sus miembros como los Know-Nothings, o sea los que nada sabían de su propia organización, con el propósito fundamental de “resistir la política pérfida e insidiosa de la Iglesia de Roma contra nuestro país”. Grandes escándalos armaron, como cuando el Presidente Pierce nombró Director General de Correos a James Campbell, conocido católico de Pensilvania. Varias veces fue quemada la efigie de Pío IX. Una de las acusaciones de los oradores del Know-Nothings en la Cámara de Representantes, en la que tenían 104 miembros de un total de 234, era que los Jesuitas estaban tramando y preparando el apoderamiento de la Marina Norteamericana.
    En San Luis los Know-Nothings acusaron a las parroquias católicas de ser arsenales de depósitos de armas y municiones en espera del terrible momento en que las huestes de Roma determinaran actuar y posesionarse del país. Todo el mundo creía semejantes patrañas. Según los Know-Nothings un irlandés prendió la chispa dándole una puñalada a un miembro del dicho partido, el 7 de agosto de 1854. Durante dos días una chusma enardecida destruyó las míseras viviendas de los irlandeses, quemó, saqueó y asesinó. El saldo fue de 8 o 10 muertos, de 30 a 40 personas gravemente heridas y una infinidad con heridas leves.
    Felizmente, el Know-Nothings pereció -observa Pattee- en medio del fragor del abolicionismo y de la Guerra de Secesión.
    Esa guerra distrajo por un tiempo a los partidos respecto de la lucha contra el catolicismo. Pero el 1887 se organizó en el Estado de Iowa la American protective Association, conocida como la A. P. A., que se propone revivir y aun llevar a un verdadero frenesí el odio a la Iglesia, valiéndose del menor pretexto.
    Los Caballeros de Colón se fundan en 1882. Inmediatamente la A. P. A. los califica: son “la vanguardia de las fuerzas pontificias”: fuerzas antiamericanas, por supuesto, no pudiendo ser más inofensivos los dichos Caballeros en todos los terrenos.
    Llegó a contar la A. P. A. con más de 60 Revistas semanarias. En julio de 1893 publican una falsa encíclica de León XIII con la consigna de exterminar a los herejes dentro de los Estados Unidos. ¡Y miles y miles de individuos parapetados con su rifle en casa esperan el momento fatal!
    Y como naturalmente nada ocurriera, la A. P. A. proclama que ella, y sólo ella había impedido el desastre. Y miles de imbéciles lo creyeron. Según la A. P. A., en los conventos había miles de mujeres encadenadas. Las calumnias sobre la confesión no podían ser más repugnantes.
    No era suficiente la A. P. A. para la lucha contra la Iglesia. El Ku-Kus-Klan -de cuklos, círculo- nace el Tennessee en 1866. Casi desaparece a poco andar; pero renace en 1915, y entonces no sólo contra los negros, sino también contra los católicos, judíos y extranjeros. Poco después de 1918 son casi un millón de afiliados. En 1922 son una amenaza nacional. La violencia va en aumento: depredaciones, atropellos y linchamientos de negros. En 1922 son un millón doscientos mil socios. Llegan a tener más de 5 millones de hombres, y en 1925 cerca de 8 millones de afiliados. La falta de honradez de los jefes disuelve la organización.
    Durante la invasión yanqui de México, hay un momento en que 9 irlandeses de la Legión de San Patricio que se nos ha unido por ser de católicos, prisioneros de guerra y moribundos, son indultados por Scott. Pero indultados sólo cuanto a la horca. Porque Scott los condena al suplicio de 50 furibundos azotes en las espaldas desnudas y a ser marcados a fuego en la mejilla derecha con la letra D. Y se les mantiene con una argolla de hierro erizada de púas que nos les permite bajar la cabeza.
    Y en los Estados Unidos, en pleno siglo XX -escribe en 1937 don Toribio Esquivel Obregón-:
    “la policía aplica constantemente el tormento, sin que haya reglas ni limitaciones en su aplicación, sólo que en ese país tampoco se llama tormento, porque entonces chocaría horriblemente a las conciencias: se llama third degree. En 1921 se propuso la asociación de la Barra de la ciudad de Nueva York que se promoviera lo conducente a fin de poner término a esa práctica policiaca; pero esa moción fue desechada, y entre otras razones se dijo: ‘La Comisión (Comisión de Barra que dictamina sobre asuntos de carácter general) reconoce que en la investigación de los delitos es frecuentemente, para la debida administración de justicia, que se tomen las medidas legales para obtener de testigos recalcitrantes la información necesaria para la investigación y castigo de los delitos. Para que esto sea efectivo debe dejarse cierta discreción al departamento de policía y al Procurador en cuanto a los métodos que deben emplearse en cada caso’ (Year Book, The Association of the City of New York, 1922, p. 153)”.
    ¿Se habrá ya extinguido en los Estados Unidos y en Inglaterra la práctica del tormento? No es creíble. En cambio, se puede afirmar que desde principios del siglo XVIII la suprimió totalmente la Inquisición Española en todo el Imperio Hispano, no obstante que cuantas veces se aplicó fue sin causarle al acusado verdadero daño físico. Creo que se le suprimió en atención al daño psíquico que podía causar no obstante lo recio de aquellos caracteres.
    Por otra parte, se ha inventado un nuevo crimen de lesa humanidad, y quien tiene su liderazgo es la nación de la barbarie motorizada, Estados Unidos: me refiero a la moderna Matanza de los Inocentes en el claustro materno: de millones y millones de inocentes. El mayor triunfo del Infierno desde que Luzbel lo estrenó.


    .
    .
    iii. En Alemania
    Según los reformistas la libertad de conciencia es una invención diabólica: libertas conscientiarum diabolicum dogma, dice Teodoro de Beza. Por lo cual la guerra contra los católicos fue a muerte, y éstos estuvieron a la defensiva.
    “Con los herejes, dice Lutero, no se debe disputar: es necesario condenarlos sin oírlos, y mientras perecen ellos por el fuego, los fieles deberían perseguir el mal hasta su fuente, bañando sus manos de sangre de los obispos católicos, y del Papa, que es el diablo disfrazado” (Charlas de sobremesa, III, 175).
    Y en sus cartas dice el mismo Lutero:
    “Si la locura de los Romanistas continúa, el único remedio me parece ser que el emperador, los reyes, los príncipes, ataquen con las armas a tales pestes de la tierra, y terminar el asunto no más con palabras sino con el fuego… Acabamos con los ladrones ahorcándoles, castigamos a los bandidos con la espada y a los herejes con el fuego: ¿por qué no emplear todas nuestras armas en cazar a estos maestros de perdición, a cardenales, a papas, a todo ese fango de la Sodoma romana, que corrompe sin término a la Iglesia de Dios, y no lavamos nuestras manos en su sangre?” (De Wette, Luther’s Briefe, t. I, Berlín, 1825, p. 107).
    El dulce Melanchton, por su parte, no canta mal:
    “Muy severamente se manda por la Escritura a los magistrados políticos la destrucción en todas partes, a manos armada, de las estatuas que son el objeto de peregrinaciones y de invocaciones, y castigar con suplicios corporales a los incorregibles (insanabiles) que conservan con obstinación el culto de los ídolos” (Melanchtonis Opera, ed. Bretschneider, t. II, p. 177).
    En 1524 Munzer predica “el necesario exterminio”. Y así piensan todos los reformistas, con Lutero y Calvino a la cabeza.
    Con razón dice Bossuet: “Los que no presumen de su paciencia y de sus mártires son precisamente los agresores, y de la manera más sanguinaria” (Cinquiéme avertissement sur les lettres de M. Jurieu).
    Lord Acton demuestra ampliamente que la “intolerancia” católica fue meramente defensiva. mientras que los protestantes habían adoptado “el principio de la intolerancia agresiva, nueva en aquella época en el mundo cristiano y favorable tanto al despotismo como a la revolución” (The History of Freedom and other Essays, Londres, 1907, pp. 168, 170, 181, 255, etc.).
    Sin embargo, en Alemania fue donde menos sanguinaria fue la reforma por la docilidad con que los pueblos la aceptaron. El odio sectario se desahogó en las profanaciones y en el saqueo de las iglesias, en la destrucción de los monasterios y de las imágenes, en la confiscación de las propiedades eclesiásticas, en el exilio impuesto a los sacerdotes y aun a los seglares fieles al catolicismo. Los católicos asesinados por odio a su fe lo fueron a consecuencia de motines de las chusmas o en atentados individuales, no por sentencias judiciales (Diccionario D’Alés, Martirio, t. III, col. 396), sobre todo donde los luteranos se encontraban con la menor resistencia. Durante el saco de Roma en 1527, los lansquenetes alemanes proclaman Papa a Lutero, se revisten y revisten a un asno con ornamentos eclesiásticos y se empeñan en forzar a un sacerdote a que le dé la eucaristía al animal arrodillado; felizmente, el sacerdote se niega y es apuñaleado. Este es el primero de los mártires de la Eucaristía inmolados por la Reforma.
    Importante es el capítulo de la brujería. Empieza en el siglo XIII en Europa la creencia o superstición de la brujería, y en el siglo XVI son numerosas las ejecuciones de mujeres y aun de hombres tenidos por brujos, en Suiza, Italia, Francia, Inglaterra, y sobre todo en Alemania, por culpa del luteranismo, extremadamente violento. ¿Cuántas fueron las víctimas por esta superstición? Se dice que muchos miles -¡100 mil en Francia y sólo en el reinado de Francisco I!- seguramente con gran exageración.
    En España, en cambio, son contados los casos de “brujería”: en el siglo XIV, el médico Torralba sufrió varios años de cárcel por sospechas de brujería. Fue condenado -sólo a cárcel- el cura de Bargota acusado de volar por los aires. En Navarra en 1527, 50 mujeres sufrieron azotes y cárcel por la acusación popular de ser brujas. En 1610 muchas mujeres y un hombre de Logroño fueron procesados por sospechas de brujería; pero solamente María Zozaya fue relajada al brazo secular y murió en el garrote. Román Ramírez fue acusado de volar; la Camacha de Mantilla, de haber convertido en caballo a don Alonso de Aguilar. Y muy contados procesos hubo poco después, sin que se vuelva a condenar a nadie de brujería. No sólo, sino que pronto llegan a reírse de tal acusación los inquisidores españoles. En cambio, sigue la danza en el resto de la Europa oriental, sobre todo en Inglaterra.


    .
    .
    iv. En Suecia
    Dos obispos fieles a Roma, acusados por esto de alta traición, son horriblemente martirizados y muertos. Y hubo matanzas de católicos en Delecarlie.


    .
    .
    v. En Dinamarca
    Cristián II, Federico I y Cristián III usaron de astucia y de violencias, como Gustavo Wasa en Suecia. bajo Cristián todos los Obispos fueron encarcelados para obligarlos a dimitir, y el único de ellos que no lo hizo murió en prisión.
    Los Obispos de Noruega prefirieron huir a tiempo para no correr la misma suerte.


    Tormento, Crueldad y Barbarie Fuera del Imperio Hispano « Biblia y Tradición

  14. #34
    Defensor_fidei está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 jul, 09
    Mensajes
    340
    Post Thanks / Like

    Re: Otras inquisiciones menos santas

    Tampoco se recuerda las matanzas o "Inquisición" en China y en Japón. Fueron asesinados muchos católicos, acuerden que San Francisco Javier predicó allí, oero no pudo arraigar el catolicismo como religión oficial.

  15. #35
    Avatar de Josef
    Josef está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    13 abr, 12
    Mensajes
    311
    Post Thanks / Like

    Re: Otras inquisiciones menos santas

    El tema favorito de los protestantes es el de la inquisición en sus dos facetas: la Medieval y la Española, sin embargo, ellos no ven el error propio, su anticatolicismo les impide ver que el protestantismo tuvo su Inquisición, al igual que los judíos y los musulmanes.

    Leyendo una de las publicaciones de los testigos de jehová, vi que ellos mismos reconocen que la inquisición protestante fue mas sangrienta y cruel que la de los católicos.

    Decía Preserved Smith:
    "Si alguien todavía alberga el típico prejuicio de que los primeros protestantes eran más tolerantes, debe ser desengañado. Salvo por algunos dichos liberales de Lutero, correspondientes a sus primeros años cuando carecía de influencia, es casi imposible encontrar algo en los líderes reformistas a favor de la libertad de conciencia. Tan pronto como tuvieron a su alcance el poder para dominar, lo ejercieron". (Smith, 177)

    De la misma manera el sociólogo Augusto Comte lo dice:
    "La intolerancia del Protestantismo no fue menos tiránica que aquella que se le achaca al Catolicismo". (Philosophie Positive, IV, 51)

    Me pregunto yo, ¿cómo ellos que abogaban por la libertad de interpretar las Escrituras, eran los mismos que perseguían y torturaban a los que precisamente hacían eso que defendían? ¡Nada puede ser más ilógico que primero afirmar que uno puede interpretar la Biblia a su antojo, para después torturar y matar por haber hecho eso mismo!

    Janssen nos relata acerca de la visión de algunos líderes de la reforma, sobre este tema:

    "Lutero estaba complacido con la expulsión de los católicos. Melanchthon estaba a favor de proceder en contra de ellos con castigos corporales. Zwinglio sostenía que, en caso de necesidad, se debía aniquilar a los obispos y sacerdotes como un mandamiento de Dios". (Janssen, V, 290)



    Uno de los casos que más me llama la atención es el del teólogo protestante Miguel Servet torturado y quemado vivo en Ginebra a manos de calvino, un caso sumamente particular, porque Calvino no sólo lo condenaba por su postura antitrinitaria de Dios, sino también por sus descubrimientos médicos, contrario a lo que todo el mundo recuerda el caso de Galileo a manos procesado por la Inquisición romana, la cual ni siquiera lo condenó a la hoguera. Pero desafortunadamente veo que la historia es subjetiva por parte de los que nos la cuentan, por eso es necesario entrar a investigar la Historia verdadera y aveces nos sorprenderemos de los hallazgos que nos ocultan.

    Por eso cuando platico del tema de la Inquisición con mis amigos, parto de 3 premisas, 1.- Que no son justificables las muertes realizadas por todas ellas, 2.- Hablar de al Inquisición es adentrarnos a la mentalidad de la época, ya que tanto reyes y vulgo la permitieron y aun las avalaron por razones que a nosotros nos pueden parecer descabelladas, y 3.- Si hablamos de la Inquisición Católica, hay que hablar de la Inquisición protestante, de la judía y de la musulmana.

  16. #36
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,480
    Post Thanks / Like

    Re: Otras inquisiciones menos santas



    Potro de Richard Topcliffe, miembro del Parlamento durante el reinado de Isabel I de Inglaterra y fanático perseguidor de católicos y de la Iglesia. Cobró fama como perseguidor y torturador de sacerdotes y se lo conocía habitualmente como el "interrogador" de la Reina. Afirmaba que sus instrumentos y métodos de tormento eran mejores que los oficiales, y se le autorizó a a instalar una cámara de tortura en su casa de Londres.

    Nobility and Analogous Traditional Elites

  17. #37
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,480
    Post Thanks / Like

    Re: Otras inquisiciones menos santas

    RELACIÓN DE UN EXORCISMO REALIZADO POR EL CLERO ANGLICANO EN EL AÑO 1773



    "La Leyenda Negra, la crearon los enemigos de España para desacreditar los logros culturales, sociales, militares y comerciales de la España Imperial"

    Luis Gómez



    En el s. XVI, España era mucha España. El resto de estados europeos la temían y la envidiaban a partes iguales. El protestantismo y la traición, se unieron para socavar ese poderío por todos los medios a su alcance. El infausto Antonio Pérez, secretario que fue del muy gran rey Felipe II, puso la traición sobre la mesa, y merced a sus contactos y al dinero de los enemigos de España, se empezó a extender libelos e infundios sobre esa España Imperial, que las generosas bolsas de oro de los anglicanos, capitaneados por su corona,(es decir por la “reina de los piratas”) junto con los protestantes holandeses, franceses, alemanes e incluso el papado, y alguna que otra ciudad italiana, abrían gustosos y despilfarraban para sufragar con celeridad y prodigalidad los infundios y mentiras con los que socavar la credibilidad y poderío de lo español en el mundo. Nacía así la “Leyenda negra española” que tan magistralmente explotarían nuestros enemigos a lo largo de los siglos. (Para saber del traidor Antonio Pérez pincha aquí).









    "Quema de las Brujas de Salem. El protestantismo asesinó a más de doscientas personas en una supuesta caza de brujas"


    Pasados los años, ya con España inmersa en plena decadencia política y militar, esa leyenda seguiría corriendo como la pólvora por todos las partes del mundo. A perro flaco todo serán pulgas. El daño se extendía como un cáncer por doquier, y las mentiras sobre españoles maltratadores de indios y explotadores de negros, corrían a golpe de doblón por todas las naciones de la época Y no sólo merced a la propaganda de los enemigos del catolicismo y de España, sino a la credulidad de los mediocres gobernantes españoles de esos años, que en su inmensa mayoría tenían muy poca valía y eran peor que el peor de los cánceres que nuestro país podía padecer, ya que ellos fueron los primeros que se creyeron esas mentiras y las hicieron suyas, y por hacerlas suyas, las hicieron nuestras. ¡Señor que cruz!


    No en todas partes de nuestra maltrecha España se pensaba igual, y en algunos medios de comunicación de esa época se veían las actuaciones de la “iglesia anglicana” como un esperpento que provocaba la hilaridad en nuestro suelo.


    Esas matanzas de brujas que tanto se ha achacado a la Inquisición española (una niñería si se compara con las que los herejes hacían en sus territorios, donde se mataba a toda fémina viviente sólo por sacar una escoba y barrer la puerta de la casa) no son sino delirios y exageraciones, llevados al papel de forma magistral, como si de una telenovela se tratase, de forma que el público, ávido de sensacionalismo y carnaza, se tragaba con avidez. Mientras tanto, ellos, los verdaderos carniceros y fabricantes de esclavos (de cuerpo y alma), se hacían pasar por los buenos y puritanos en esta película tragicómica que es la Historia.


    Traemos en esta ocasión un exorcismo realizado por los anglicanos a una pobre mujer anciana y flaca. Lean vuestras mercedes y disfruten de cómo se las gastaban, en el año 1773, esos que tanto nos han vilipendiado por ser los creadores de la Santa Inquisición. En ese año del s.XVIII algunos españoles se podían reír a mandíbula batiente al leer este suceso tan propio y frecuente por parte de los ingleses y otros como ellos.


    Dice así la noticia que publicara el “Mercurio Histórico y Político



    "Protestantes a la caza de brujas"


    "Nadie ignora que el Clero Anglicano está desunido en orden a la Lithurgia. Los artículos relativos á hechiceros han parecido á algunos Eclesiásticos juiciosos mui propios y oportunos para extraviar al Pueblo, y perpetuar en él las mas absurdas preocupaciones, pero otros (y estos componen el mayor número) no piensan del mismo modo. Un suceso; estraño en el siglo en que vivimos, y acaecido en una Aldea del Condado de Wiír (Wiltshire), ha apoyado la opinión de los primeros. He aquí el hecho. Sintióse días pasados una mujer acometida de una calentura pútrida; Nada hai mas comun que esta enfermedad; pero algunas amigas de la enferma, mujeres de pocos alcances y llenas de superstición, pudiendo creer que la enfermedad fuese sospecharon que la, enferma estaba hechizada: dixeronlo confidencialmente a sus amigas, y de boca en boca cundió la misma voz por toda la Aldea. Los buenos aldeanos, con curiosidad de vér una hechizada corrieron en tropel á casa de la enferma, que á la sazon estaba delirando: y gritaba que me ahoga, con lo qual, sin pararse siquiera á dudar si hablaba de la calentura ó de la hechicera, fallaron que indubitabiemente estaba hechizada. Quiso la desgracia que hubiese en la vecindad una pobre vieja decrepita, que empezaba, ya a chochear, que frequentemente hablaba sola, y se dlvertia mucho con los niños, a quienes su edad la acercaba, siendo la vida un círculo cuyos dos extremos llegan á tocarse. Sobre esta pobre anciana cayeran las sospechas, y á poco que se examinaron su vida y costumbres, llegó á conviccion lo que á los principios habia sido congetura. Unos digeron que la habian visto coger yervas, otros, que entre las gallinas que tenia habia una negra; algunos observaron que unas veces solo se ponia una liga, y otras ninguna; y muchos hicieron mencion de que una baca que el año anterior se habia muerto en la Aldea, se habia parado muchas veces, antes de su enfermedad, delante de la casa de la vieja; pruebas todas que les parecian incontestables, y según las quales la vieja estaba convicta de sortilegio, sin necesidad de proceso. Sin embargo las personas mas graves de la Aldea tuvieron por conveniente consultar al Cura. Era este hombre de buena, índole, pero ignorante, y que habia firmado los articulos de la Lithurgia, y asi no les dixo que efectivamente la acusada era hechicera, pero sí que él creía firmemente, y debian todos creer, que habia hechiceras en el mundo. No necesitaron mas los aldeanos para concebir y poner en práctica una expedicion digna de ellos. Fueronse á casa de la vieja, y habiendola atado la condugeron á un estanque cercano, en el qual la sumergieron por tres veces, creyendo que esta especie de bautismo la haria renunciar á todo comercio con el diablo. La pobre muger era sumamente seca y flaca, y por consiguiente no se fue al fondo, y este acontecimiento, que era mui natural, se tuvo por nueva prueba de hechiceria: con todo la tropa de Aldeanos creyó deber ceñirse á esta corrección; y habiendo desatado á la vieja, corrieron todos á casa dé la enferma, á quien hicieron dár un baño de ciertas yervas que la credulidad mira como preservativo contra los maleficios. Tuvo la enferma dos dias buenos despues de esta operacion, y yá se la creyó curada y corregida la hechicera; pero al tercer dia volvió el acceso, y la pobre vieja, á quien yá llevaban nuevamente al estanque con una piedra atada al cuello, hubiera pagado con su vida la enfermedad de su vecina si la Justicia, instruida del primer exorcismo, no hubiese llegado á tiempo de impedir el segundo".

    RAIGAMBRE

  18. #38
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,480
    Post Thanks / Like

    Re: Otras inquisiciones menos santas

    Se calculan unas 300-400 muertes por año durante el reinado de Isabel I.



    https://www.facebook.com/77125717629...type=1&theater

  19. #39
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    3,847
    Post Thanks / Like

    Re: Otras inquisiciones menos santas

    LA SANGUINARIA PERSECUCIÓN DE BRUJAS EN LA EUROPA PROTESTANTE

    ¿Qué hay de cierto en todo lo que se atribuye a la Inquisición? ¿Sólo se dio en España la caza de brujas? ¿Cómo actuaron las iglesias protestantes? Según informa la popular revista Muy interesante, un trabajo realizado por 29 especialistas concluyó que la «tenebrosa» Inquisición española «sólo» condenó a la hoguera a 59 mujeres entre l...os siglos XVI y XIX, de los 125.000 procesos abiertos por el Santo Oficio. En Italia quemaron a 36. Sin embargo, en el resto de la Europa (en los países protestantes), tribunales civiles condenaron a 100.000 brujas, de las que 50.000 fueron quemadas. Pero, ¿cuántos vinculan la quema de brujas a Alemania, Holanda o Inglaterra? Más singular aún. El último proceso por brujería llevado a cabo en Europa no se dio en España, sino en la muy impoluta Suiza, donde una humilde mujer llamada Anna Göldi (o Göldin) fue declarada bruja y decapitada el 18 de junio de 1782. Al gran inquisidor Torquemada lo conocen muchos, pero muy pocos a Matthew Hopkins, que, entre 1644 y 1646, durante la guerra civil inglesa, ordenó la ejecución de unas 200 brujas, es decir, una media de dos por semana. Torquemada, a su lado, debió parecer un aprendiz.

    Fuente: 'Ensayo sobre el subdesarrollo - Latinoamérica, 200 años después' del historiador nicaragüense Augusto Zamora.







    ________________________


    https://www.facebook.com/77125717629...type=3&theater

  20. #40
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    3,847
    Post Thanks / Like

    Re: Otras inquisiciones menos santas

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Witchfinder General Tráiler

    England is in civil war as the Royalists battle Oliver Cromwell's Roundheads for control. This conflict distracts people from rational thought and allows unscrupulous men to gain power by exploiting village superstitions. One of these men is Matthew Hopkins (Vincent Price), who tours the land offering his services as a persecutor of witches. Aided by his sadistic accomplice John Stearne (Robert Russell), he travels from town to town and wrenches confessions from "witches" in order to line his pockets.







    https://www.youtube.com/watch?v=98gzk6VSzfU
    Última edición por Mexispano; 31/12/2015 a las 05:21

Página 2 de 3 PrimerPrimer 123 ÚltimoÚltimo

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. El liberalismo es pecado
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 56
    Último mensaje: Hace 22 Horas, 19:15
  2. Los marranos: ¿víctimas o victimarios de España?
    Por Erasmus en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 195
    Último mensaje: Hace 1 semana, 17:27
  3. Hernán Cortés; Conquistador de la Nueva España
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 201
    Último mensaje: 04/04/2019, 21:27
  4. Apuntes Socieconómicos Hispanoamérica XVIII
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 27/05/2011, 21:25
  5. El " Arte Rupestre " en la Península Hispana
    Por Ordóñez en el foro Prehistoria y Protohistoria
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 29/11/2006, 14:14

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •