Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 10 de 10
Honores1Víctor
  • 1 Mensaje de Kontrapoder

Tema: “Transición”... para que volviera a las andadas la mafia catalanista de la República

  1. #1
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado KARLALN
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,283
    Post Thanks / Like

    “Transición”... para que volviera a las andadas la mafia catalanista de la República

    El actual tema catalán no ha nacido ayer ni hace cuatro años; su permanente sesgo desobediente, recalcitrante, sectario y cuyo móvil final era la independencia, ya era conocido de sobra no solo hace cincuenta años, sino por personajes republicanos tan significados como Azaña, y ni qué decir de Franco....

    ...Pero hete aquí que para democratizar a España con la llegada de Juan Carlos, se decía imprescindible retrotraer Cataluña al entorno del nefasto Estatut de 1932 , según exigían las igualmente nefastas fuerzas separatistas" del "Consell a los debilísimos y acomplejados gobiernos de la Transición. (Nunca se dice que Europa solo pedía elecciones libres y derechos humanos, pero no autonomías, derechos históricos ni monsergas).
    Los resultados catalanes, 40 años después de la vuelta a las andadas, están a la vista. Y por supuesto, para remediar la catástrofe ni hay nadie ni se le espera..

    Revista FUERZA NUEVA, nº 475, 14-Feb-1976

    LA MAFIA CATALANISTA (Vuelven los fantasmas)

    Es notorio en Cataluña y fuera de ella que el Consell de Forces Politiques de Catalunya se está pasando de rosca. Fuerza situaciones y asume actitudes fuera de las leyes vigentes. Debe contar con buenos arrimaderos en el Gobierno actual, según alardean, pues, de lo contrario, no se explica su desfachatez en ejercicio. Por si fuera poco, hablan con todo desparpajo de “ruptura democrática” …

    En realidad, se trata de un círculo cerrado, tipo mafioso, de suma ambición política, juramentado en los avatares de la clandestinidad, la cárcel y el exilio, que sabe adónde va y lo que quiere. Han empezado por una sistemática campaña de promoción y es raro el día que no aparezcan de figurones en actos públicos y sus declaraciones en la prensa de aquí y de allá. Simulan actitudes diferenciadas, discrepantes entre sí en el espectro político, pero pertenecen todos a una misma clave de férrea disciplina subversiva, que en su forma externa viene cifrada con el marchamo de “obediencia catalanista”. Deberíamos aproximarnos, para tener una somera idea de ello, a sociedades tipo mafia o similares. Tal vez hablar de masonería no sería exagerado. Sería ilustrativo, pues, bucear en el laberinto siciliano “Cosa Nostra”, “Onorata Societá”, etc., tan pródigo en este tipo de contubernios ocultos, para detentar el poder político.

    Los individuos que forman el Consell, demócratas integrales, de los de a machamartillo, pues no faltaría más, se han autoelegido a sí mismos. Lo que ya resulta más difícil para una mente despejada es determinar en qué comicios de la tan cacareada democracia lo han sido y por quién o quiénes. Baste aclarar que algunos de ellos, el motor de arrastre, son figuras fantasmales del pasado, cadáveres políticos del año 1936, exhumados a toda prisa, para, así, crear una ficción, la gran logia de la “gran esperanza”. Léase cambio y vuelco subsiguiente.

    Para muestra, un botón

    Sus nombres evidencian lo expuesto. Se pone por caso, un Pere Ardiaca (PSUC, Partido Comunista Catalán), o un Josep Andreu Abelló (Esquerra Republicana de Catalunya) ...

    De ese José Andreu son recientes unas declaraciones (ver «La Vanguardia Española» del 4-1-76, página 23), donde se pronuncia por el olvido de la guerra civil y sus consecuencias. Según él, Cataluña era el Jardín del Paraíso, una pura delicia en la mente de Alá al estallar la lucha intestina, y España, en cambio, era un horno rugiente de odio.

    Sin embargo, en el libro «El Alzamiento, la Revolución y el Terror en Barcelona» (Librería Arysel, 1943, Barna.) aparece un tal José Andreu Abelló formando parte del llamado Tribunal Popular de Cataluña. Puede leerse textualmente en la página 151: “El día 1 de octubre comenzó a actuar esta checa, inaugurando sus tareas con tres sentencias de muerte. El día 4 se constituyó de nuevo y fulminó cuatro sentencias capitales. El día 7, otras cuatro. Días después dejó de pertenecer al Tribunal Popular el “magistrado” Andreu, que pasó a encargarse de la presidencia de la Audiencia”, cargo que no dejaría durante toda la guerra civil. Fue una promoción de “mérito”, rápida y afortunada. Pero se ignora u omite ese extremo en la citada entrevista.

    Puede uno preguntarse cómo de un paraíso se pasa, por arte de birlibirloque, a la más espantosa de las orgías asesinas. En el «Boletín de Estadística», anexo a la «Gaceta Municipal», de Barcelona, en la página 13 de la sección “Resúmenes demográficos de la ciudad de Barcelona del período 1936 a 1938”, se puede leer:
    La gran mayoría (de asesinados) desaparecían, como fardos inmundos, de los depósitos, siempre atiborrados de cadáveres bárbaramente mutilados y que diariamente habían de desalojarse para recibir la nueva mercancía de estos espantosos almacenes de la muerte
    .”


    Una vez liberada Barcelona, todavía quedaban 2.940 placas (fichero fotográfico) de cadáveres por identificar.

    La mecánica oculta

    ¿Por qué piden con machacona unanimidad todos esos “representantes democráticos” la devolución del Estatuto de Autonomía para Cataluña? Ese Andreu, uno de los tantos, vuelve a la carga en sus declaraciones a la prensa (ver «Diario de Barcelona», «Primera Plana», del 28-12-75, página 3). En primer lugar, ello significaría una plataforma básica y formidable para volver a las andadas. Se posee la experiencia que tan “buenos” resultados diera. Se vienen aplicando los mismos modelos de captación de masas (“el que trabaja en Cataluña es catalán”, de subversión insidiosa (“el Gobierno español vive a expensas de Cataluña”), que se usaron por aquel entonces: catalanismo, igual a separatismo irreversible.
    Sólo se pide “tiempo”. Luego, agitación a todos los niveles: vaso comunicante de la prensa, circuitos del periodismo “converso”, premios literarios a determinada mentalidad, mimos a la juventud inconformista, a los políticos e intelectuales “castellanos” maleables, etcétera. La enumeración sería tan prolija que su deslinde nos ocuparía toda la publicación.


    Por otra parte, hay una crispada ambición de poder, sacrosanto terreno acotado a los genuinos. Existe la experiencia de un poder autónomo, o sea, la Generalidad, que, contrariamente a lo que su nombre significa, sirvió para practicar la “vendetta” política más espeluznante y el más furibundo de los particularismos. No mereció la confianza que el Gobierno republicano, a fuer de liberal y bobalicón, le otorgara…

    No estará de más retrotraer, en el aspecto económico lo que fue la gestión de aquella Generalidad por la que tanto ansían, tan modosillas ellas, esas voces plañideras. Aquello, dicho en castizo, fue un espantoso saqueo a todos los niveles. Se llegó, incluso, al robo innúmero de fondos de particulares, gente de toda condición social, depositados en Bancos. Véase el facsímil de un volante de la Generalidad en ese aspecto. Muy posible, y no es demasía conjeturarlo, que previamente fueron asesinados. Asimismo, pareja solución se dio a las actividades financieras y bursátiles. Las cuentas corrientes quedaron bloqueadas.
    Se creó la Comisaría General de Banca, Bolsa y Ahorro, tomándose una atribución que el Estatuto de Autonomía legalmente sólo reservaba al poder del Estado. De un presupuesto legal de 80 millones de pesetas anuales (pesetas de las de aquellos tiempos), que correspondía a la Generalidad, había ya gastado ésta, en los primeros veinte días de periodo “revolucionario”, 60 millones. Se pidió a Madrid: a) un crédito de 50 millones de pesetas; b) otro, pero situado en París, de 30 millones de francos; c) permiso para adquirir divisas extranjeras hasta la cantidad de 100 millones de pesetas.


    Como sea que la República se hiciera sorda a tales solicitudes, en represalia “manu militari”, por la fuerza, la Generalidad se entregó a una verdadera bacanal económica. Se incautó de todas las sucursales del Banco de España y de los caudales acumulados en las Delegaciones de Hacienda, e igualmente, de las disponibilidades crematísticas y crediticias de Bancos y Cajas de Ahorro, mientras dejaba al albur de los “revolucionarios” e “incontrolados” la suerte de adinerados, empresarios o enemigos políticos. En el extranjero, cómo no, dijeron que el pueblo tomaba justicia sobre “franquistas”, “facciosos” y “fascistas”.

    En este orden de cosas, con fecha 9 de octubre de 1936, la Generalidad obligó a los Bancos y Cajas de Ahorro a que fueran entregados cuantos valores extranjeros o divisas tuviesen. Llevó el despojo a su límite extremo ordenando la apertura de todas las cajas fuertes de alquiler que había en los Bancos para apropiarse del metálico y joyas que hubiese en depósito en las mismas. No fueron ni respetados los Bancos que eran sociedades extranjeras. Todo valor cotizable o pignorable voló. Después del despojo se hicieron valiosísimos envíos al extranjero en joyas y oro amonedado y en barras.

    Baste enumerar que, desde el comienzo de la “revolución”, segunda quincena de noviembre del mismo año, la generalidad llevaba “gastados” 208 millones de pesetas.

    En su obra «La Revolución y guerra de España», Diego Abad de Santillán cuenta:
    La audaz política de Tarradellas consiguió vencer los obstáculos de los primeros meses mediante las incautaciones llevadas a cabo en los establecimientos bancarios de Cataluña; pero estas incautaciones tenían un límite, y llegó el instante en que hubo que recurrir, para hacer frente a las necesidades urgentísimas, a las emisiones propias, de las que no respondía el Gobierno nacional” (léase la República).


    Ese Tarradellas o Terradelles, apellido normalizado ya en catalán químicamente puro, es el que piden con tanta insistencia, en retorno de su exilio, los del Consell, a fin y efecto de que presida, como muy honorable señor presidente, la “nueva” Generalidad.

    ¿Espíritu cívico?

    Aquí hay un desliz formal, pues donde dice “cívico” querrá decir cínico. El ya citado Andreu Abelló, que fue presidente de la Audiencia en aquella feroz época, cargo de tremebunda responsabilidad, en la aludida entrevista de «La Vanguardia» manifiesta su civismo, el que le preocupa la legalidad actual: “Creo que la legalidad debe acomodarse a la realidad, y si esto no se hace se puede caer en la anarquía.” Pide y urge que se concreten cambios en los textos legales que, a su vez, sean simultáneos a la realidad. ¿De qué realidad habla? ¿De la realidad orquestada por los maestros cantores del cambiazo? ¿La realidad que está creando la prensa protestataria y pulsada en tantísimos casos por los circuitos de una componenda más que ducha, y que nunca da la cara?

    Sólo Dios sabe con qué turbios fondos se cubren una serie de actitudes y contumacias, que llevan a esa tenaz labor de zapa contra los logros generales tan penosamente alcanzados. Fueron la enemiga constante de España hasta lograr el veto de toda ayuda extranjera. Con ello decían castigar al gobierno, pero a quien saboteaban y reducían a la penuria fue al pueblo español, al verdadero, el de aquí, el de cada día.

    Porque si uno se retrotrae a la legalidad que imperaba cuando estos “demócratas” de tanta solera detentaban el poder, un auténtico fascismo de izquierdas, el ejemplo fue horripilante. Baste recordar a los ahora poco avisados, para que no se quejen luego, un juicio.
    (El juicio, cuya traducción viene en recuadro, que reseñó la «Publicitat», periódico barcelonés de aquella época y correspondiente al 14 de abril de 1937.) Ni que decir tiene que en el extranjero nadie abrió la boca, ni se “enteraron”.

    También en ese juicio, bajo la égida de esos “demócratas”, sonaron las palabras de amnistía e indulto, tan caras a los vociferadores y orquestadores de ahora, que tanto nos la urgen y piden.

    Se comprende que muchos, aparte de querer recuperar a sus cabecillas, para un inmediato futuro activista, quieran lavar un pasado de tan incómoda y atroz memoria.

    Que tanta sangre no sea una burla

    El Evangelio, a los cristianos, nos obliga al perdón, pero de ninguna manera nos alecciona sobre el olvido. En cambio, la historia sí, y nos instruye sobre ello. Nos dice que hay olvidos suicidas, que a los pueblos olvidadizos la historia se les presenta de repente en el mismo lugar, cualquier madrugada asesina.
    Última edición por ALACRAN; 22/09/2019 a las 14:06
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

  2. #2
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado KARLALN
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,283
    Post Thanks / Like

    Re: “Transición”... para que volviera a las andadas la mafia catalanista de la Repúbl

    Más datos sobre el paralelismo de las revueltas catalanas con la respectiva cobardía del gobierno central: la de la II República y la actual fraguada desde la "transición". Por cierto, ya en la II república se veían banderas separatistas de la "estrella solitaria":

    Revista FUERZA NUEVA, nº 481, 27-Mar-1976

    … Enrique de Angulo, periodista de la CEDA nos informaba

    «El Debate» era el órgano de Acción Popular de la CEDA, de José María Gil Robles. Durante la II República tuvo en Cataluña un corresponsal notorio, Enrique de Angulo. Todavía hoy se puede leer «Diez horas de Estat Catalá», el más completo reportaje sobre los hechos del 6 de octubre de 1934, en el “oasis de la República”, como califican la situación pública de Cataluña, en aquellos años de desorden y crimen, los antiguos marxistas e izquierdistas…

    … Así reseñaba Enrique de Angulo lo vivido en aquellas calendas [1934]:
    “Desde hace 40 años [1894] se ha venido incubando el movimiento secesionista, que culminó en la noche trágica del 6 de octubre de 1934. No es la Esquerra catalana la principal responsable del mismo, sin que al sentar tal afirmación queramos exculparla en modo alguno. No lo son los infieles obcecados por las propagandas nacionalistas, que sinceramente y de buena fe odian a España por considerarla explotadora de la que creen su patria única, Cataluña. Tampoco lo son los jóvenes escamots que, fieles a tales principios querían formar en el ejército libertador.

    Las responsabilidades máximas pesan sobre quienes crearon un problema ficticio para servir medros y ambiciones políticas.

    Hace 40 años [1894] no había separatistas en Cataluña. El arte, la literatura, el intelectualismo catalán, eran típicamente españoles, porque reciamente españoles eran Balmes (m. 1848), Fortuny (m. 1874), Milá y Fontanals (m. 1884), Prim (m. 1870), Monturiol (m. 1885), Pi y Margall (m. 1901), Víctor Balaguer m. 1901), Mañé y Flaquer (m. 1901) y todos los valores desatados en las principales manifestaciones de la vida espiritual y política.


    Al alborerar el Renacimiento literario [Renaixença] en Cataluña con Buenaventura Aribáu (m. 1862), siguió la propaganda política del nacionalismo. Las Bases de Manresa [1892] fueron una de las primeras manifestaciones del patriotismo catalán. La actuación de la Lliga Regionalista desde los primeros momentos fue un continuo fomentar de la rebeldía de Cataluña, envenenando la política general de España. En la prensa y en el mitin se menospreciaban las esencias españolas, el Ejército era objeto de continua befa, se tomaba a chacota cuanto tuviera marchamo español.

    La Lliga y sus hombres pusieron todo su empeño en acentuar las Bibliotecas de la Mancomunidad y el Institut d’Estudis Catalans, cuyos componentes no titubearon en bastardear el idioma catalán, inventando palabras nuevas a fin de relegar al olvido aquellas que más se pareciesen al castellano. Fomentaron las instituciones culturales que tenían el primordial objeto de acentuar la separación entre la cultura catalana y la española. En las escuelas primarias de la Mancomunidad, fundadas por Prat de la Riba (m. 1917), se enseñaba a los niños una lamentable historia de Cataluña que rezumaba fobia antiespañola; la geografía de Cataluña se estudiaba como algo totalmente distinto de la geografía de España…

    Cambó (m. 1947) ha repetido hasta la saciedad, en innumerables discursos, que se debe a la Lliga el despertar del catalanismo en forma no sentida desde hacía más de 300 años. “Quiero más –decía en 7 de enero de 1927- este revivir de la conciencia catalana que cien leyes de autonomía; quiero más una Cataluña sin ninguna libertad, hablando en catalán y sintiendo en catalán, que eso le traerá la libertad, que una Cataluña con los mayores atributos de soberanía política, pero teniendo amortecida su conciencia nacional. Yo me acuerdo cuando salíamos del círculo de la Lliga de Cataluña, en la Rambla de las Flores, durante la Guerra de Cuba, al salir de allí, encendidos de patriotismo catalán, nos sentíamos en la calle como extranjeros, como si no nos hallásemos en nuestra casa, porque nadie compartía nuestras aspiraciones. Y nosotros las hemos infiltrado en todas las clases sociales de Cataluña.

    Y así, merced a esa labor persistente y tenaz, se rompió el sentimiento de solidaridad entre Cataluña y el resto de los españoles. Es de justicia, empero, hacer constar que la Lliga no es separatista. Comprende que Cataluña no puede estar separada de España. pero, cuando se ha sentado la premisa de Cataluña nación, no es de extrañar que las masas que han respirado tales enseñanzas no se detengan en sutiles distingos entre nacionalismo y separatismo y tiendan a hacer que la nación catalana y el Estat Catalá sean una realidad. Por ello, es fuerza reconocer que esa pléyade de exaltados separatistas que odian de verdad a España y llegan a empuñar las armas y lanzarse a la guerra civil, son fruto de 40 años [1894-1934] de labor antiespañola.

    La triste realidad nos ha evidenciado la existencia de esas juventudes de Estat Catalá y de Nosaltres sols, de los minyons de muntanya y de los partidos nacionalistas de izquierdas y derechas, que han superado los propósitos de los propagandistas. A la Lliga la desbordó Acció Catalana; ésta se vio desbordada por la Esquerra; la Esquerra se ha visto arrollada por Estat Catalá, que, a su vez, se veía acuciado por Alianza Obrera. Como remate de lucha se hubiera impuesto la FAI.

    Lo que ya sucedió el 19 de julio de 1936. Y, además, la Esquerra y la FAI quedaron sojuzgadas por el PSUC, la sección catalana del Partido Comunista de España…

    Más antecedentes de la catástrofe catalanista

    Continúa Enrique de Angulo:
    Con la caída de la Dictadura de Primo de Rivera se intensificó la propaganda separatista. Y las elecciones de abril de 1931 tuvieron por consecuencia la proclamación de la República Catalana. Ya el Gobierno Provisional de la República vivió pendiente del pacto de San Sebastián, misterioso pacto concertado entre un reducido grupo de políticos y que obligaba a toda la nación. Pacto que nadie, ni los mismos que lo subscribieron, conocía a conciencia…

    Luego, durante el Gobierno Azaña, estuvo éste vendido constantemente a los 50 votos de la Esquerra, imprescindibles para un quorum parlamentario que le permitía disponer del poder a fuerza de concesiones humillantes. Desde el primer momento, emprendió la Esquerra su campaña antiespañola. Todos los actos del Gobierno de la Generalidad, con todas las claudicaciones de los Gobiernos de la República, eran otros tantos jalones que nos tenían que conducir fatalmente a la sublevación que con caracteres de guerra civil fracasó la noche del 6 de octubre de 1934. Tal actitud llegó al desenfreno cuando se hizo pública la sentencia del Tribunal de Garantías Constitucionales anulando la Ley de Contratos de Cultivos, aprobada por el Parlamento catalán el 12 de abril de 1934. El Gobierno de la Generalidad, según es de todos sabido, se rebeló contra la sentencia y contra el Tribunal, negándose terminantemente a dar cumplimiento a sus fallos

    En aquellos días se meditó el plan de la guerra civil, que orilló por entonces Companys, alegando que no era lícito emprenderla a tiros contra un Gobierno que, como el de Samper, encajaba y asimilaba pacientemente todos los desplantes y actos de rebeldía de los separatistas, aún aquellos más intolerables y bochornosos. El ambiente bélico llegó a envolverlo todo… El Gobierno de la Generalidad estuvo durante la madrugada del domingo 17 de junio [1934] estudiando la actitud a adoptar en el caso, que creían inminente, de que llegase a Barcelona el jefe del Estado Mayor Central, general Masquelet, a hacerse cargo del mando de la División y a incautarse del orden público en Cataluña. Hubo quien propuso secuestrarlo al llegar a territorio catalán, y no faltaron voluntarios para ello…

    Los periódicos de la Esquerra, y muy especialmente los semanarios separatistas, publicaban exaltadas soflamas guerreras, como si se tratase de excitar el patriotismo del pueblo en vísperas de una gran movilización. Todo esto pudo impunemente publicarse sin escándalo del fiscal y con la resignada tolerancia de los Gobiernos de la República. Hasta en el Boletín Oficial de la Generalidad se reflejaban los preparativos bélicos, pues dedicó en un día siete páginas al nombramiento de 1.066 aspirantes a guardias de Seguridad de Cataluña, todos los cuales tenían uniformes, correajes y armas preparadas.

    El episodio más saliente de aquellos días y más eficaz para la causa separatista fue el desarme del Somatén. Se llevó a cabo con una facilidad y sencillez que pone de relieve lo expeditivo de los procedimientos con que obraba la Generalidad y de un modo especial Dencás, Badía y los militares españoles Menéndez, Pérez Salas, Bosch y Guarner, al servicio de los hombres de Estat Catalá. Este desarme general de los somatenistas no adictos a la Esquerra sirvió a los dirigentes de Estat Catalá para incautarse, según relaciones oficiales, de un total de 81.469 armas, de las cuales 17.662 eran pistolas y revólveres y, las demás, armas largas, principalmente fusiles Winchester; había un millar de Mausers. Ni que decir tiene que mientras se daba de baja en bloque a esos millares de somatenistas no adictos, se extendieron a toda prisa los correspondientes nombramientos a favor de los 60.000 rabassaires inscritos como simpatizantes de la Esquerra, proveyéndoles de armas y municiones para su nuevo cargo…

    La anual [1934] manifestación conmemorativa del 11 de septiembre se distinguió, como en años anteriores, por el alarde de banderas separatistas y por el furor con que pública e impunemente, en presencia de la autoridad, se rompieron y quemaron banderas republicanas. Las fuerzas de Seguridad y Asalto, al desfilar ante el monumento a Casanova, en presencia de Companys y del Gobierno de la Generalidad, rindieron homenaje a la bandera de la estrella solitaria, en medio del frenesí separatista y de continuados Viscas a Catalunya lliure y mueras a España. Y los Gobiernos de la República lo consintieron todo y, con inconcebible inconsciencia, facilitaron el que, al amparo del traspaso de servicios del orden público a la Generalidad, pudiera ésta preparar descaradamente la rebelión y organizar y armar el ejército que se había de alzar contra la Patria…”


    ***
    … Francisco Maciá: militar traidor al Ejército español; separatista rabioso, que en Rusia pactó con los dirigentes comunistas…

    Juan Tusquets, en su obra fundamental «Orígenes de la revolución española» (1932), dibujaba así el itinerario político de Maciá:
    El camino político del popular abuelo dista mucho de ser una línea recta. Alfonsino en sus mocedades, simpatizante después con los carlistas, solidario más adelante, decidido separatista durante las campañas de la Lliga, don Francisco Maciá firmó, en vísperas de la Dictadura de Primo de Rivera, el célebre acuerdo vasco-galaico-catalán.

    En previsión de lo que pudiera ocurrir, se desterró voluntariamente a Francia y acabó por fijar su residencia en París. El abuelo empezó a actuar por cuenta propia. Se puso al habla con Blasco Ibáñez y otros desterrados españoles; lanzó, desde su pisito de la calle Richelieu, el Empréstito Pau Claris, que obtuvo regular éxito en América y un fracaso completo en Cataluña; y montó, en París, unas oficinas de propaganda y enganche.

    Corría el año 1925, Gassol cruzaba Cataluña, amparado por sacerdotes e intelectuales; Massó y Lloréns, recomendado por Blasco Ibáñez, encendía los ánimos de las colonias catalanas sudamericanas; se multiplicaban en las comarcas ampurdanesas y tarraconenses los núcleos del Estat Catalá, y millares de jóvenes sorteaban la frontera para ofrecer a Maciá la sangre que no querían derramar en los yermos campos de Marruecos. Fue la época heroica del movimiento.

    Entonces Maciá, quizá aconsejado por Gassol, que prometió en cierta ocasión “volver a Cataluña predicando el comunismo” emprendió un viaje que debía ejercer grave influencia en su actuación posterior: visitó la URSS, donde permaneció nada menos que seis meses, y pidió ayuda a los soviets… Cuando Maciá retornó… afilióse en 1926 a la masonería, al Gran Oriente francés, y con él, Ventura Gassol, Ramins, Fontbernat, Bordes, Carner, etc.
    Maciá debe mucho a los soviets y a los masones en el campo político”.


    ***
    La penetración comunista y el catolicismo separatista

    Es cosa sabida que el comunismo aprovecha los movimientos separatistas para ahondar el odio, fomentar la dialéctica de las contradicciones, que finalizan con la dictadura salvaje del marxismo en el poder. Y entre estos separatistas, no se puede olvidar el papel que hacen los separatistas católicos.

    Monseñor Zacarías Vizcarra escribió lo siguiente respecto del nacionalismo vasco, de un documento copiado de una orden de Moscú, en 1933, dirigido a los comunistas de Madrid y que fue interceptado. Los comunistas españoles preguntaban: “¿Podemos permitir el nacionalismo católico?” La respuesta textual de Moscú fue esta: “No solo podéis permitir el nacionalismo católico, es el que debéis fomentar de todas maneras posibles; porque de esta manera conseguimos dos cosas: la primera, dividirles más profundamente, y por lo tanto, vencerles mejor; la segunda y principal, el que así conseguiremos hacer bajar automáticamente el nivel religioso de esa región. Porque , como los primeros en meterse han de ser los curas y frailes, cuando los fieles vean que sus directores espirituales se equivocan en este punto político, juzgarán: lo mismo pueden equivocarse en el religioso. Este es el medio que hemos empleado en Irlanda, y nos ha dado magníficos resultados”.

    ***

    Manuel Azaña y el separatismo catalán

    Es la máxima necedad tropezar dos veces con la misma piedra. Pero Manuel Azaña, en este aspecto, escarmentó. En sus obras se puede leer la amargura y la desazón que sufrió al comprobar la traición del catalanismo, tan favorecido por él en su obcecación. Entre otras cosas, en sus memorias, hay párrafos como estos:
    “Me confesó Tarradellas que el Gobierno de la Generalidad no dominaba en la calle; que las fuerzas estaban en sus cuarteles, pero no las sacaban, porque, sacándolas, habría tiroteo; yo le dije: “Con tal de que no lo haya, consienten ustedes que Barcelona esté en poder de los anarquistas”. Companys me repitió verbosamente los más sobados tópicos del nacionalismo de Prat de la Riba o del doctor Robert. No faltaba ninguno, ni siquiera el de que la Península es una meseta estéril rodeada de jardines; que el pueblo castellano produjo en otros tiempos un tipo de hombre que ha degenerado; y ahora las cualidades cívicas y humanas residen en los nacidos en la periferia…

    En Barcelona procuran no pronunciar la palabra España. Yo no he sido nunca lo que se llama patriotero. Pero ante estas cosas me indigno. Y si estas gentes van a descuartizar a España, prefiero a Franco. Con Franco ya nos las entenderíamos nosotros, o nuestros hijos, o quien fuere. Pero esos hombres son inaguantables. Acabarán por dar la razón a Franco. Y mientras, venga poderes, dinero y más dinero".

    Jaime TARRAGÓ («AVUI» ¿normalización o paso en falso?)
    Última edición por ALACRAN; 21/11/2019 a las 18:28
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

  3. #3
    Avatar de Kontrapoder
    Kontrapoder está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    29 mar, 05
    Mensajes
    3,126
    Post Thanks / Like

    Re: “Transición”... para que volviera a las andadas la mafia catalanista de la Repúbl

    Cita Iniciado por ALACRAN Ver mensaje
    Monseñor Zacarías Vizcarra escribió lo siguiente respecto del nacionalismo vasco, de un documento copiado de una orden de Moscú, en 1933, dirigido a los comunistas de Madrid y que fue interceptado. Los comunistas españoles preguntaban: “¿Podemos permitir el nacionalismo católico?” La respuesta textual de Moscú fue esta: “No solo podéis permitir el nacionalismo católico, es el que debéis fomentar de todas maneras posibles; porque de esta manera conseguimos dos cosas: la primera, dividirles más profundamente, y por lo tanto, vencerles mejor; la segunda y principal, el que así conseguiremos hacer bajar automáticamente el nivel religioso de esa región. Porque , como los primeros en meterse han de ser los curas y frailes, cuando los fieles vean que sus directores espirituales se equivocan en este punto político, juzgarán: lo mismo pueden equivocarse en el religioso. Este es el medio que hemos empleado en Irlanda, y nos ha dado magníficos resultados”.
    ¿De qué obra de Zacarías de Vizcarra procede esa cita? ¿Se puede ver ese documento interceptado al completo? Me parece creíble esa directriz moscovita, pero me gustaría ahondar en el asunto.

    De todas formas, la derecha siempré buscó pactar con el PNV y con el nacionalismo catalán conservador. Hasta el último momento del 18 de Julio se estuvo contando con el PNV, hasta el punto de poner en peligro el Alzamiento al pasarles los nacionalistas información a la República. La derecha española de alguna manera tiene el pecado original de haber querido pactar siempre con quienes querían desmembrar España, por preferir una España rota antes que roja. Por lo que va a ser difícil logar una enmienda si no se parte del reconocimiento de los propios errores.
    ReynoDeGranada dio el Víctor.
    «Eso de Alemania no solamente no es fascismo sino que es antifascismo; es la contrafigura del fascismo. El hitlerismo es la última consecuencia de la democracia. Una expresión turbulenta del romanticismo alemán; en cambio, Mussolini es el clasicismo, con sus jerarquías, sus escuelas y, por encima de todo, la razón.»
    José Antonio, Diario La Rambla, 13 de agosto de 1934.

  4. #4
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado KARLALN
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,283
    Post Thanks / Like

    Re: “Transición”... para que volviera a las andadas la mafia catalanista de la Repúbl

    He vuelto a comprobar el texto de mons. Z. Vizcarra en la revista y no viene ninguna nota aclaratoria, así que no hay datos.
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

  5. #5
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado KARLALN
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,283
    Post Thanks / Like

    Re: “Transición”... para que volviera a las andadas la mafia catalanista de la Repúbl


  6. #6
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado KARLALN
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,283
    Post Thanks / Like

    Re: “Transición”... para que volviera a las andadas la mafia catalanista de la Repúbl

    Previamente a la reposición de la nefasta Generalidad, el gobierno Arias aprobó un efímero “régimen especial” para Cataluña. El autor del texto presagiaba la actual catástrofe catalana, en base a los precedentes republicanos que, agravadísimos, repetía, atolondradamente la transición... "Ramos Oliveira, historiador socialista, denuncia:
    Revista FUERZA NUEVA, nº 488, 15-May-1976

    Dos invocaciones equivocadas (Régimen especial para Cataluña)

    Manuel Fraga Iribarne (ministro de la Gobernación), constituida la Comisión Mixta del Régimen Especial para Cataluña, intervino el pasado 27 de abril de 1976 con unas palabras programáticas. El acto se celebró en el Salón de San Jorge, de la Diputación Provincial de Barcelona…

    Incidentalmente, debemos manifestar nuestro desagrado porque entre los miembros de la Comisión no figuran las representaciones de los Consejos provinciales del Movimiento de Cataluña, que, por su tacto, sentido y servicios, tanto habrían podido colaborar en un proyecto de tanta importancia. Al revés, organismos ilegales han sido convocados, rechazando la invitación. Así paga el diablo

    Evocación fatídica y desgraciada

    Fraga Iribarne, para afianzar su argumentación en el sentido de la soberanía nacional, tuvo en su intervención aludida una cita -en realidad, dos citas- tremendamente equivocada, desorientadora, infeliz e inoportuna; unas palabras de Enrique Prat de la Riba. Si ha habido un político nefasto para la existencia de España como nación, ha sido Prat de la Riba [1870-1917], el doctrinario del separatismo y el incubador del nacionalismo vasco a través de los hermanos Arana…

    Una nota sobre el Estatuto de 1932

    La subversión mundial, tan bien preocupada por disolver a España, fomenta actualmente el desquite del Estatuto de 1932. Digamos paladinamente que fue la gran desgracia de Cataluña. Y que ni siquiera sirve como “un material de trabajo más”, como ha apuntado el ministro Fraga Iribarne, aunque destacando las catástrofes que ocasionó en 1934 y 1936. El Estatuto de 1932, como el proyecto de Estatuto de Nuria, son incompatibles con Cataluña y sus realidades. El Gobierno provisional de Maciá convocaba sí la farsa del plebiscito por el Estatuto, que fue un pucherazo fundamental, como también informaba así a la Santa Sede el cardenal Vidal y Barraquer.

    Decía aquel Gobierno: “El Estatuto representa la liberación de Cataluña… Con él queda garantizado el libre ejercicio de nuestro Gobierno en la cultura, la justicia, el orden público, la sanidad, la tributación directa, así como la aplicación en Cataluña de todas las leyes generales de la República, exceptuadas aquellas cuya ejecución corresponde en toda Federación al Gobierno central…”

    El Estatuto fue desde siempre el arma del separatismo. Se suprimieron los representantes del gobierno español de la segunda enseñanza, como era preceptivo… Se decretó que las funciones gubernamentales respecto de aduanas y pasaportes, que eran del Estado, pasaran a Cataluña. Companys se erigió jefe de Estado, y así nombró presidente de Gobierno a Tarradellas. Se creó un departamento de “Relaciones Exteriores”. Y así, acerca del comercio, de problemas financieros.

    Ramos Oliveira, historiador socialista, denuncia: “Nacionalistas vascos y catalanes se lucraron de las circunstancias para repudiar, primero sólo de hecho, y luego también en la teoría, los Estatutos autonómicos”.

    Fracasó tanto el Estatuto que, a raíz de los sucesos tan evidentes del 6 de octubre de 1934, el diario «El Matí», órgano de la “Unió Democrática de Catalunya”, separatista, y ésta al servicio de los rojos, escribía:
    Al cabo de dos años de Estatuto –desde el 15 de septiembre de 1932- podemos presentar como balance de nuestra actuación de Gobierno un desastre administrativo insuperable, destrozada la idea de justicia, atropellados los Tribunales, armados unos catalanes contra otros, etc.; y toda esta falta absoluta de sentido de gobierno, culminando en los hechos sangrientos de la noche dolorosa del 6 de Octubre. ¿Qué podemos, pues, ofrecer ante el mundo como muestra de nuestra capacidad civil, y demostrar que hemos llegado a la plenitud como pueblo? Es verdad que podemos decir que esta obra de locura fue la tarea, no de Cataluña, sino la de un partido político. Es muy cierto; pero también lo es que ese partido era votado por la mayoría de los catalanes y tenía los puestos de representación y de gobierno por los sufragios catalanes. ¿Qué podremos objetar contra este argumento?" (10-X-1934).


    No se soluciona así el problema

    El planteamiento del problema catalán invocando a Prat de la Riba… no augura tiempos felices para Cataluña, máxime cuando oficialmente se habla en lenguaje ortodoxo, pero en la prensa, en el extranjero, en la calle, en las manifestaciones, en partidos políticos, se conspira públicamente a las órdenes del [exiliado] Tarradellas, que otra vez podría ser el fantasma que dejara pasar a los marxistas del PSUC, como hizo durante su desgraciado virreinato (1936-37). Azaña y Negrín lo confirman. Y ahora se toleran y alientan todos los zoos de los enemigos de España, que disponen de los más amplios espacios en la prensa. Es una mala política no atajar lo que puede suceder, cuando en Cataluña, ya bajo la Lliga se gritaba: “¡Viva Francia! ¡Viva Cataluña francesa!”, cuando la visita de la flota francesa mandada por el almirante Fournier. Y el doctor Robert prohibía a los Coros de Clavé cantar el “Gloria a Espanya”. Y se silbaba el Himno Nacional, en una visita del buque escuela de guardias marinas de la Argentina. Y los catalanistas enviaban telegramas a la Sociedad de Naciones y a Wilson, deshonrando a España, con procedimientos canallescos.

    No es posible con Prat de la Riba

    El regionalismo solo es posible con la unidad católica y una Monarquía que responda a sus características de tradicional, católica, social y representativa. No con una Monarquía liberal. Fuera de aquí, volvemos al separatismo. Y esto no se soluciona con una afirmación categórica del ministro Manuel Fraga Iribarne, sentando la soberanía y la unidad de España. La subversión es más potente y avasalladora que todas las pretensiones de cualquier cesarismo ilustrado. No conviene, por ningún motivo, repetir lo que ya está probado. Y con los partidos rojos consentidos, y con la prensa desatada y demagógica, los textos legales más perfectos se quebrantan y se hunden. Estamos a tiempo de que no se repita lo que don Manuel Fraga Iribarne escribió certeramente sobre el Alzamiento Nacional: “Fue un intento a la desesperada de salvar a la Patria del comunismo internacional, que en los meses anteriores gritaba ya ¡Viva Rusia! por las calles de Madrid, mientras la policía detenía como provocadores a quienes respondían ¡Viva España!”.

    Pero a esto se llega con propagandas del Estatuto de 1932, con comunicados firmados por marxistas y separatistas, con mensajes de Tarradellas, con la Universidad marxistizada y con congresos autorizados gubernativamente, como el de la UGT. Con tales polvos se hacen tales lodos… No es posible entronizando a Enrique Prat de la Riba, colocándole bustos y haciéndole homenajes.

    Jaime TARRAGÓ

    Última edición por ALACRAN; 22/02/2020 a las 21:00
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

  7. #7
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado KARLALN
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,283
    Post Thanks / Like

    Re: “Transición”... para que volviera a las andadas la mafia catalanista de la Repúbl

    Primer gran mitin rojo en la España juancarlista, bajo la ilegalidad “tolerada” del Gobierno Arias-Fraga:


    Revista FUERZA NUEVA, nº 494, 26-Jun-1976

    Comunismo y separatismo a chorros

    El mitin del pasado día 29 de mayo en Tarrasa necesitaría una aclaración del presidente del Gobierno y del ministro de la Gobernación

    … El ministro Fraga, en sus incontables manifestaciones ha venido repitiendo –a lo menos en la primera fase de las reformas- que quedarían prohibidos los movimientos que preconizan la violencia como ETA, los que “fundan su programa sobre el separatismo”, y también “todo partido comunista, porque es de esencia totalitaria”. Pues bien, tanto el presidente Arias como el ministro Fraga están desmentidos y desautorizados por lo que viene sucediendo en Cataluña. No divagamos. Y los hechos, hechos son.

    El mitin del PSUC en Tarrasa

    El pasado día 29 de mayo, en un Pabellón de Deportes de Tarrasa, se celebró con toda normalidad un mitin comunista. Asistieron alrededor de 6.000 personas. Presidían banderas rojas, republicanas y catalanas. Se gritó: “Sí, sí, sí: Carrillo a Madrid”. Hablaron el abogado Roque Fuentes, el trabajador Rafael Zoyo, Magda Segura, el cura Agustín Daura y el periodista Juan Busquet. Magda Segura pidió la supresión de las sanciones por adulterio, la distribución gratuita de anticonceptivos a cargo de la Seguridad Social, el divorcio, la coeducación y otras porquerías semejantes.

    DE antemano choca lo que han dicho Arias y Fraga respecto del comunismo y lo que vienen autorizando. Porque el PSUC -sección catalana del Partido Comunista de España- tiene una historia sangrienta, cruel, espeluznante, trágica para Cataluña. Los sucesos del 3 de mayo de 1937, bajo la dirección de la Jefatura de Policía, en Barcelona, ocupada por el comunista Burillo, ensangrentaron las calles de la ciudad. Entonces fueron secuestrados los anarquistas italianos Camilo Berneri y Barbieri; y murieron Domingo Ascaso y Francisco Martínez, así como doce militantes cenetistas de San Andrés del Palomar, que fueron desnucados y destrozados en el cementerio de Sardañola. En aquellos días hubo 500 muertos y 1.500 heridos a cargo del PSUC y de la Generalidad contra el POUM y la CNT. La tiranía soviética desplazó fuerzas del frente del Jarama para aplastar a los trotskistas y a los anarquistas.

    Era la hora del PSUC, la hora del comunismo, la hora en que se habían apoderado ya totalmente del aparato gubernamental de la Cataluña sovietizada. Es de todos conocido que Andrés Nin desapareció y, por mandato expreso de Stalin, fue trasladado a Alcalá de Henares, en donde fue asesinado. Y el PSUC era el organizador de las checas y del Servicio de Información Militar (SIM)…

    Todo esto en Cataluña se convirtió en una orgía de sangre, de terrorismo, de checas y de pánico, bajo el PSUC, entonces a las órdenes de Juan Comorera. Éste, huido a la URSS, se escapó de allí, perseguido por la Pasionaria. En Barcelona fue detenido y encarcelado. Puedo decir ahora que en estas circunstancias mantuve una larga conversación con él, y me dijo textualmente que “prefería estar en la cárcel con Franco que vivir en la URSS”. (Nos conocíamos por avatares de la vida, y siempre habíamos conservado una amistad lejana, sabiendo perfectamente los dos cómo pensábamos). Estaba corrompido por el marxismo, pero reconocía el fracaso de la URSS.

    Pues a este PSUC, criminal, canallesco, chequista, entregado al imperialismo de la URSS, se la ha permitido, en Tarrasa, la celebración con todas las campanillas, de un acto de propaganda. Si hubiese sido un homenaje al Caudillo, nos hubieran dicho que fuéramos a rezar al Valle de los Caídos. Pero a un mitin comunista hay que darle todas las facilidades. Animado con tantas sonrisas, el PSUC anuncia para el 23 de julio próximo “un mitin central” y otras charangas. También recaudar fondos y reclutar nuevos militantes.

    Necesitaríamos ahora que el señor Fraga y el señor Arias nos ilustraran sobre la imposible coherencia entre lo dicho en sus discursos y manifestaciones ante esta “anécdota” de Tarrasa. Por si les sirve, les reproducimos un párrafo del artículo titulado: “¿Qué es y que pretende Santiago Carrillo?, publicado en la colección “El viejo topo”, en París, el año pasado, escrito por el rojo Carlos Semprún Maura. Esta es su acusación:

    Es cierto que la historia del Partido Comunista español es una historia particularmente negra y tan llena de cadáveres como una tragedia de Shakespeare en versión folletinesca. Desde la represión de pura cuña stalinista que eclipsó durante la guerra civil con la ayuda de especialistas rusos, en la que arrestaron y asesinaron buen número de militantes anarquistas y del POUM (el caso más conocido entre otros es el de Andrés Nin), hasta nuestros días, sobre todo en el periodo que va desde 1940 a 1950 y tantos, en el que las divergencias políticas en el seno del Partido Comunista se arreglaban a menudo con un tiro en la nuca, la puñalada o la denuncia a la policía francesa”.

    Pues éste es el PSUC, jaleado y efectivamente permitido para que intoxique y drogue Cataluña. Repetimos: ¿cómo compaginar el anticomunismo verbal de los señores Arias y Fraga con las banderas rojas y los hurras a Santiago Carrillo y la Pasionaria, la propaganda comunista y el inmoralismo del mitin autorizado de Tarrasa?...

    Jaime TARRAGÓ


    Última edición por ALACRAN; 10/10/2020 a las 18:52
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

  8. #8
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado KARLALN
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,283
    Post Thanks / Like

    Re: “Transición”... para que volviera a las andadas la mafia catalanista de la Repúbl

    Aparecía en público y con respaldo universitario el feminismo catalán ("Jornades Catalanes de la Dona"), escandalizando a la gente de orden y preludiando el aborto y el divorcio

    Revista FUERZA NUEVA, nº 495, 3-Jul-1976


    … sucedido en Barcelona, del 27 al 30 de mayo, con asistencia de 100 grupos de mujeres de la Ciudad Condal y otros lugares de Cataluña, de Baleares y Valencia. Ha habido una escasa reacción y protesta frente a la enormidad del caso…

    Estas reuniones se titularon Jornades Catalanes de la Dona… Del tono de las mismas nos podemos hacer cargo por esta referencia de Elisa Lamas, en “La Vanguardia” del 2 de junio nos dice: “allí coexistieron durante unas horas muy diferentes niveles culturales y a un voltaje como para electrocutar a cualquiera. Pensar en un intercambio académico de ideas era un puro absurdo. El ambiente no era ni de aula ni de sesión de trabajo”…

    Reproduzcamos las conclusiones íntegras de estas jornadas, que por sí solas justifican el juicio que vamos a dar sobre las mismas. Son como siguen:
    1. - Derecho a un lugar de trabajo sin discriminaciones en la formación profesional, la ocupación, la remuneración y la promoción y desaparición del trabajo domiciliario.
    2. - Abolición de todas las discriminaciones en el trabajo por razón del sexo, el estado civil y la maternidad.
    3. - Reconocimiento de todos los derechos laborales, sindicales y Seguridad Social para las empleadas de hogar.
    4. - Socialización del trabajo doméstico a través de servicios colectivos financiados con fondos públicos y gestionados democráticamente desde la base: a) Servicios domésticos propiamente dichos. b) Ocupaciones consideradas hasta ahora como propias de la mujer: cuidado de los hijos, de los ancianos, de los enfermos. Ordenación urbana y construcción de viviendas que permitan un planteamiento colectivo de todos los extremos antes mencionados.
    5. - Enseñanza obligatoria, pública, laica y gratuita» antiautoritaria y no discriminatoria contra la mujer, es decir: a) Implantación efectiva de la coeducación. b) Revisión de los textos escolares. c) Lucha ideológica dirigida a la desaparición de los roles tradicionales masculino y femenino. d) Derecho a la igualdad en el ocio. e) Supresión de la discriminación en el deporte, arte, cultura, etc.
    6. - Abolición del Servicio Social monopolizado por la Sección Femenina.
    7. - Amnistía general, especialmente para los actos considera dos delictivos por una legislación que discrimina a la mujer.
    8. - Abolición de todas aquellas leyes que discriminan a la mujer.
    9. - Revisión de la célula familiar: a) Ley del divorcio. b) Conseguir que la patria potestad no sea exclusiva del hombre. c) Reconocimiento de todos los derechos a las madres solteras e igualdad de derechos para todos los hijos («legítimos» e «ilegítimos»). d) Abolición de los delitos de adulterio y amancebamiento.
    10. - Derecho a la libre disposición del propio cuerpo y como medio principal para conseguirlo: a) Educación sexual. b) Anticonceptivos para hombres y mujeres a cargo de la Seguridad Social. c) Legalización del aborto y su inclusión en la Seguridad Social. d) Abolición de la Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social que persigue conductas como la homosexualidad, la prostitución, etc.

    DENUNCIAMOS La actual familia patriarcal como célula base del actual Estado por sus funciones represivas, políticas y autoritarias.
    DENUNCIAMOS la doble moral burguesa que establece un canon para los hombres y otro para las mujeres, de tal manera que divide a las mujeres en castas y honestas, cerradas en la célula familiar, y en prostitutas al servicio del hombre.
    DENUNCIAMOS, como consecuencia del poder paternalista, el mito de la virginidad que apoya la legitimidad de los hijos; el mito de la maternidad como esencia de la condición femenina, y todos los demás mitos que han sido elaborados alrededor de la mujer.
    DENUNCIAMOS la cosificación de la mujer a través de los medios de comunicación (sex symbol, objeto publicitario).
    DENUNCIAMOS la alienación que la sociedad de consumo obtiene de la mujer convirtiéndola en una consumidora no productora.
    DENUNCIAMOS la especial marginación que sufre la mujer del campo.
    DENUNCIAMOS la discriminación que sufren las mujeres en las cárceles y exigimos la desaparición de las «Cruzadas».
    Las mujeres participantes en las I Jornades Catalanes de la Dona, tanto las que militan en los partidos políticos y en los organismos unitarios como las que no, DENUNCIAMOS la falta de interés por parte de estas organizaciones hacia los problemas específicos de la mujer. Y esperamos que las últimas tomas de postura pública sobre el tema sean algo más que fruto de un interés táctico y oportunista”.

    Esta abigarrada bomba de procacidad y de abominación fue aplaudida durante cinco minutos por casi 4.000 mujeres que asistían en la sesión de clausura. Hasta aquí datos de primera mano. Y ahora, busquemos el trasfondo.

    Elisa Lamas –la enemiga de la “Humanae Vitae” y esposa de Manuel Jiménez de Parga, antiguo ferviente franquista- describe así el ambiente:
    Una parte importante de la asamblea demostró en todo momento su adhesión a las corrientes marxistas más radicales es decir, se trataba de un feminismo claramente politizado. Otra corriente que también hizo mucho ruido fue el del machismo al revés, el antimasculinismo a ultranza que lucha contra la integración de la mujer en los partidos políticos, pero no porque rechace sólo, como las marxistas radicales, el sistema democrático parlamentario, sino porque pretende crear un partido político exclusivamente femenino. Este tipo de partido perseguiría la transformación radical de la sociedad” …

    ¿No hay responsables?

    Es para preguntarse quién ha permitido que en un edificio estatal y docente como es la Universidad de Barcelona se haya entregado para esta bacanal… Ni el rector ni el gobernador civil de Barcelona han respirado. Es más, el Gobierno español (Arias Navarro) también ha permanecido silente. Y desde el rey Juan Carlos I hasta el gobernador, pasando por todos los ministros han jurado la Ley de Principios del Movimiento Nacional, que en su punto V dice así: “La comunidad nacional se funda en el hombre, como portador de valores eternos, y en la familia como base de la vida social”. Y en su punto XII añade: “El Estado procurará por todos los medios a su alcance perfeccionar la salud física y moral de los españoles“.

    Con estas conclusiones, arbitradas por los partidos comunistas, desde el paraninfo de la Universidad de Barcelona, se fascina con los peores mitos que degradarán y desgraciarán a las mujeres y a la juventud, para convertirlas en carne de cañón y de prostitución del Estado tiránico del comunismo, en desafío criminal contra nuestras Leyes Fundamentales…

    Ya nos dirán cuál puede ser el porvenir del Reino que permite eso. No en balde, las Jornadas Catalanas de la Mujer hacían hincapié en que las mismas se celebran “por primera vez en cuarenta años”. Y Ana Balletbó aprovechó la ocasión para rememorar un decreto firmado por Companys, el 25 de diciembre de 1936, sobre “interrupción artificial del embarazo”. Textualmente reclamó: “Que le sean devueltos unos derechos ya conquistados y perdidos como resultado de la guerra civil”. O sea, que impúdicamente se considera una derrota para Cataluña que sus mujeres no puedan asesinar a sus hijos…

    … Se marxistizan las mujeres catalanas, futuras esclavas de la URSS entre nosotros. Y esto a pesar de que la Ley de Principios del Movimiento Nacional proclama: “La nación española considera como timbre de honor el acatamiento a la Ley de Dios, según la doctrina de la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana, única verdadera y fe inseparable de la conciencia nacional, que inspirará su legislación”. Si ahora nos endilgan los partidos políticos con el pretexto de que están en la calle, cualquier día con la misma medida rousseauniana, se podrá legislar aprobando el aborto, el divorcio y el amor libre, porque también proliferan gracias a estas ayudas. Es la “filosofía” de los demócratas y de los reformistas, que no miran para nada los juramentos de las Leyes Fundamentales. Y no digamos si se atiende al capuchino Jorge Llimona, súbdito del cardenal Jubany, verdadero adelantado de este feminismo de las Jornadas Catalanas de la Mujer…

    En fin, que España sigue por la pendiente de su perdición, con la complicidad de los que gobiernan en el Estado y en la Iglesia. Ni más ni menos. Si Claudio Sánchez Albornoz, con frase anacrónica, recientemente nos decía que la Universidad es “el templo de la ciencia”, vea que tal ciencia se resume en Barcelona a formar multitudes de virtuosas del vicio. En mi tiempo, a esto se le llamaban burdeles. Ahora, simplemente es reforma política y democracia española

    Jaime TARRAGÓ
    Última edición por ALACRAN; 29/10/2020 a las 23:44
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

  9. #9
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado KARLALN
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,283
    Post Thanks / Like

    Re: “Transición”... para que volviera a las andadas la mafia catalanista de la Repúbl

    … ante la vuelta a las andadas, en 1976, en pos del nefasto Estatuto catalán de 1932:


    Revista FUERZA NUEVA, nº 500, 7-Ago-1976


    (extraído del artículo “José María Pi Suñer, abogado del caos” por Jaime Tarragó)

    (…) Se viene formando [1976] el estúpido mito de que el Estatuto de Cataluña de 1932 fue una maravilla de orden, de realizaciones, de cultura, de administración ejemplar. ¿No es hora ya de que se desmonte toda esa inmensa confabulación de mentiras históricas y de grotesca falsedad respecto del Estatuto de Cataluña, falsificación en todos los órdenes de la verdadera catalanidad?

    Comencemos por decir que el plebiscito del Estatuto fue una engañifa monumental. Lo afirmó Miguel Maura, que había sido ministro de la Gobernación, en un acto celebrado en el cinema de la Opera, el 10 de enero de 1932:
    El plebiscito del Estatuto es una de las más grandes farsas nacionales… No es verdad que la Esquerra Catalana represente a Cataluña; no es verdad que en este momento Maciá represente a Cataluña. La Esquerra Catalana es una pandilla de amigos que se ha adueñado del poder en Cataluña”.

    Y, asimismo, “El Socialista”, en 4 de agosto de 1931, decía:
    En recta doctrina de derecho político, en consideración de avanzada pulcritud ética, el plebiscito amañado por la Generalidad carece en absoluto de validez para basar en él su virtualidad autonomista”.

    Es más, el cardenal Vidal y Barraquer, quien consecuente con su táctica de las dos barajas había felicitado a Francisco Maciá “por el éxito del plebiscito del Estatuto de Cataluña”, pocos días después notifica a la Secretaría de Estado del Vaticano, en 12 de agosto de 1931, esta información que deja en tan mal lugar a la pureza democrática:
    El domingo, día 2 de los corrientes, fue votado por plebiscito el proyecto de Estatuto Catalán, del cual le dejé copia. Alcanzó más de las tres cuartas partes de votos, si bien hay que confesar que no había oposición ni control en las mesas electorales”.

    Recordando el Estatuto de 1932

    Pero todo esto perdería volumen, si no se considera el fracaso total del Estatuto, a pesar de la brevedad de su vigencia. Jaime Miravitlles ha recordado que “si sumamos los días normales, desde el 15 de septiembre de 1932, fecha de la aprobación del Estatut, hasta el 18 de julio de 1936, llegaríamos a muy pocos meses”. Pues, con este tiempo corto, el Estatuto fue un desastre para Cataluña, que no tiene comparación con ninguna plaga, ni retroceso, ni desgracia en toda su historia. Subrayando que el Estatuto no terminó el 18 de julio de 1936, sino el 1 de abril de 1939. De julio de 1936 a 1 de abril de 1939, el Estatuto alcanzó sus cotas más altas, sangrientas y elocuentes de lo que era.

    Sin llegar a esta última época, recordamos diferentes facetas del Estatuto de 1932, con juicios sobre el mismo. Enrique de Angulo, en su libro «Diez horas de Estat Catalá», apuntaba:
    “(Resultaría) de una gran ejemplaridad que el pueblo catalán y los del resto de España vayan conociendo las cuentas que reflejan la administración de la Esquerra, aunque el total conocimiento de tales cuentas es absoluta y rotundamente imposible. No hay en Cataluña nadie capaz de desentrañar esas cuentas. Recuérdese que cuando se inauguró el Parlamento catalán los diputados de la Lliga pidieron insistentemente que la Esquerra rindiese cuenta de su gestión durante el primer año de República. No hubo manera de conseguirlo. Maciá se sintió gravísimamente ofendido y alegaba que el pueblo, al darles de nuevo sus votos, les otorgó su confianza y quedaban relevados de la humillación de dar explicaciones acerca de la inversión de fondos. Y así nos quedamos sin saber a cuánto habían ascendido los gastos de aquellas partidas importantes, como la propaganda del Estatuto; el banquete de gala a Azaña, con los viajes, hospedajes y dispendios del numeroso acompañamiento; la lujosa instalación de la residencia oficial del presidente de la Generalidad” …

    Una cita necesaria

    El diario “El Matí”, republicano y órgano de la Unió Democrática de Catalunya, el 21 de octubre de 1934, resumía bastante bien el balance de la República y del Estatuto. El testimonio no es recusable. Decía “El Matí”:

    La revolución que acabamos de padecer tiene aspectos tan absurdos, tan horriblemente ilógicos, que, a medida que el espíritu se va serenando, aquella noche del 6 de octubre se nos presenta como una pesadilla o como un ataque de fiebre o de locura colectiva de muchos sectores de la vida peninsular.
    Primeramente aparece el grupo de unos hombres que se apoderan de la República del 14 de abril de 1931, la plasman en una Constitución, se llaman sus defensores extremos y en seguida se vuelven contra ella y pretenden destrozarla por la única razón de que se constituyó un Gobierno mayoritario en unas Cortes elegidas según la Constitución aprobada por ellos.
    En segundo lugar, otro grupo de hombres, que, teniendo a la mano un sistema autonómico de Cataluña, que han defendido y propugnado, se lanzan a una trágica aventura contra aquel sistema y contra aquella autonomía.
    Sabían muy bien que su esfuerzo había sido mínimo para la obtención del Estatuto, que éste había ido a sus manos más que por esfuerzo propio por razón de circunstancias y, con todo, ponen en peligro la autonomía y juegan a una sola carta los derechos de nuestra tierra. ¿Por qué y en nombre de quién?

    Pero es muy cierto que en el fondo de todo no hay más que una sola razón, y sería infantil buscar otras: la razón destructora de la sociedad existente, de nuestra religión cristiana. ¿Quién puede dudar a estas horas de que la revolución pasada ha sido un movimiento esencialmente soviético? ¿Quién se atreverá, pensando juiciosamente, a mezclar con estos hechos el nombre sagrado de Cataluña? Los vandalismos del Norte [Asturias], que ahora nos horripilan, se habrían producido en nuestra tierra de la misma manera, si el hecho revolucionario hubiese durado más tiempo. Si sólo con un predominio de horas pudieron ser arrasadas las iglesias de Villanueva y Villafranca, incendiada la de Morel, asesinado el párroco de Navás, herido el de Morell, asesinado el propietario señor Bruguera, destruidas joyas arquitectónicas como la catedral del Panadés, encarceladas centenares de personas dignísimas, encontradas listas de futuras víctimas en casi todos los pueblos, ¿qué no habría sucedido si el movimiento hubiese durado unas cuantas horas más? Horroriza el pensarlo. Nuestra tierra se habría anegado en sangre, nuestra riqueza habría sido destruida y un borrón vergonzoso nos habría caído encima, cosa difícil de borrar durante algunas generaciones de catalanes.

    Seguramente que muchos hombres que desataron el movimiento no debieron prever este resultado. Pero, ¿quién contiene a la fiera una vez desatada? Desde hace tres años [1931] en Cataluña no había más que una política demagógica; no se oían más que discursos, no de políticos ni de hombres de gobierno, sino de revolucionarios enloquecidos; nuestras juventudes se educaban entre el olor de la pólvora y deseo de sangre y de llamas; los que tendrían que gobernar no tenían un gesto de autoridad para hacer frente a esta avalancha de perturbación y de miseria moral; y de todo esto, ¿qué podía salir, sino lo que todos hemos podido contemplar con el consiguiente dolor? Se dice públicamente que ciertos dirigentes de los destinos públicos de Cataluña se resistieron hasta última hora a llevar a cabo el acto subversivo del rompimiento de relaciones con el Gobierno de Madrid, y lo creemos. Pero, ¿estos hombres, qué concepto tenían de la política y de la lógica? ¿No hacía un trienio que ellos daban impulso a lo que ahora ha explotado? ¿Cómo querían que, una vez calientes las cabezas y llenos de odio los corazones, y todos con armas en la mano no sucediese la tragedia? (…) Es preciso no olvidar que en muchos ayuntamientos ondeó durante la noche la bandera roja, que con su resplandor siniestro ya había eclipsado la tenue luz de le estrella solitaria, bajo cuyo signo decían hacer la revolución los gobernantes de Cataluña”. (…)

    Por el hilo se saca el ovillo

    (…) La masonería tuvo mucho que ver, tanto en los protagonistas como en la represión del 6 de octubre de 1934. Juan Tusquets, en su obra “Masones y pacifistas”, comenta:

    Dios y el Ejército decidieron la suerte de España. López Ochoa, dispuesto pocas semanas antes a sublevarse, se vio obligado a vencer la revolución en Asturias. Batet, absolutamente controlado por los masones, tuvo que reprimirla en Cataluña. Pero en el Ministerio de la Guerra hubo alguien que amenazaba y urgía: el general Franco… En Cataluña actuó desde el primer instante el mandilesco Pozas. Del interés que puso en su tarea son muestras algunos incidentes que todos recordamos, y otros menos conocidos. Todos recordamos, por ejemplo, el desenfado de Pérez Farrás, “Han de salvarme mis hermanos”, dijo al verse detenido. Y le salvaron, en efecto. Mas para ello fue preciso la desaparición de muchos documentos comprometedores de su expediente judicial y la presencia del hermano Demófilo del Buen en el Tribunal Supremo… Así se desarrolló la represión en Barcelona. Las actas del Parlamento hablan todavía de la increíble debilidad con que el Gobierno perdonó a los verdaderos culpables y se vengó en cuatro infelices.

    La masonería logró todos sus objetivos. Deshonró la represión, conservó a los dirigentes, creó una galería de “héroes” para la próxima sesión revolucionaria y consiguió que la impunidad acreciese los humos del populacho… La secreta cordialidad que unió entonces a todos los masones debe hacernos recelar del poderío de la secta. La interesada debilidad de algunos partidos derechistas y regionalistas tiene que servirnos de aviso para no imitarles”.

    La mayoría de los jerifaltes de la Generalidad detenidos, Companys, Pérez Farrás y otros, eran masones. Manuel Portela Valladares, masón de alta categoría, por encima de toda actuación judicial, asegura ya la impunidad –que se realizó- de los crímenes y delitos de aquellos delincuentes máximos. (…)

    El pasado y el futuro

    El Estatuto de 1932 fue la máxima opresión para Cataluña. Un autor catalanista irrecusable, como José Pla, en su “Historia de la Segunda República Española”, en su tomo segundo, páginas 346-347, escribe:

    La instauración del Estatuto de Cataluña no sólo debilitó enormemente al Estado, y en definitiva a España, sino que contribuyó a acentuar todos los defectos ancestrales de la mentalidad catalana sin contribuir a subrayar ninguna de las grandes virtudes de Cataluña. La Generalidad se convirtió en un puro instrumento de anarquía social y política. De una manera oficial se proyectó sobre el campo catalán –tradicionalmente estable-, y por razones puramente electorales, un fermento anárquico que tomó formas destructoras. Las autoridades –sobre todo el gobernador de Barcelona, señor Moles, personaje nefasto que sembró el desorden desde los elevados cargos que tuvo durante la República- sirvieron, con una frivolidad de puros primarios todos los instintos antisociales de la masa. Fue en esta época cuando los elementos socialmente conservadores de Cataluña se dieron cuenta de que el Estatuto era un simple instrumento de una política de clase que se convertiría, en un plazo de tiempo más o menos largo, en un instrumento contra Cataluña misma. Lo que impidió que esta corriente no cristalizara fue la política de la Lliga, que cloroformizó con profecías de grotesco optimismo a la parte responsable del país” (…)

    Maldito quien

    (…) Mozuelos decrépitos y ancianos inmaduros preconizan hoy el Estatuto de Cataluña, con altas anuencias, sonrisas y convenios. El Estatuto de 1932 fue el definitivo fracaso de la Esquerra y del catalanismo izquierdista, como la Mancomunidad lo era de la Lliga y de los capitalistas. Ante tanto caos, se me ocurre que quizá se puede aplicar la cuarta de las trece maldiciones del capítulo veintisiete del Deuteronomio: “Maldito quien lleve al ciego fuera de su camino”.

    Jaime TARRAGÓ

    Última edición por ALACRAN; 01/03/2021 a las 13:28
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

  10. #10
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado KARLALN
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,283
    Post Thanks / Like

    Re: “Transición”... para que volviera a las andadas la mafia catalanista de la Repúbl

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    No fuimos vencidos


    Revista FUERZANUEVA, nº 500, 7-Ago-1976

    No fuimos vencidos

    Se intenta, en ciertos sectores, dado el desconocimiento de los hechos históricos, hacer creer a las gentes que no vivieron los avatares de nuestra guerra civil, que Cataluña como región y sobre todo que los catalanes como pueblo perdimos una guerra o fuimos vencidos (pues así se escribe) entre enero y febrero de 1939.

    Faltan a la verdad los que esto afirman, pues los llamados “conquistadores” fueron recibidos con abrazos y lágrimas de alegría por los catalanes que nos quedamos en nuestros pueblos y ciudades, aguantando las inclemencias y calamidades de una lucha cerrada y llena de peligros. Fueron muchos los catalanes honrados, honestos, cristianos y amantes de su tierra que en enero del 39 se sintieron también vencedores, pues el vencido, el derrotado, no fue el pueblo catalán, sino los enemigos de la Cataluña cristiana amparados en las siglas del comunismo.

    Si Cataluña perdió su autonomía, antes la habían echado por la borda en las fechas trascendentes del 6 de octubre de 1934, del mayo de 1937 y del abril de 1938, los que ahora reivindican la Generalidad y el Estatuto de 1932 entregándose, según las fechas, a manos de los anarquistas, del Gobierno de Negrín, o de los comunistas del PSUC que hicieron arriar la bandera de las cuatro barras del Palacio de la Generalidad, bastantes meses antes que las tropas de Solchaga liberaran Barcelona del comunismo y del hambre.

    ¿Cuántos militantes o simpatizantes de l’Estat Catalá, Acció Catalana, Unió Democrática, Fejocistas, Lliga Catalana, etc. de toda Cataluña perdieron su guerra y su vida mucho antes de 1939 al caer asesinados en las cunetas de las carreteras en el largo verano de 1936? Y eran catalanistas que habían votado ilusionados el Estatuto, unos años atrás.

    No se puede engañar a las nuevas generaciones como se intenta. Catalanes en ambos bandos hubo en Teruel, en Belchite y en el Ebro, ¿o es que los requetés del Tercio de Nuestra Señora de Montserrat no habían nacido en el Solsonés, el Bagés, la Segarra, la Cerdaña, el Ripollés, la Terra Alta… o en la misma Barcelona?

    Lo que Cataluña perdió, lo perdió en 1936 cuando las hordas arramblaron con todo lo noble, religioso, patriótico y cultural del pueblo catalán.

    Desde 1936 a 1939, el “Virolai” sólo lo pudieron cantar a todo pulmón los catalanes que estaban en las filas nacionales. Los que por la edad u otras circunstancias tuvimos que aguantar cerca de tres años de terror, hambre y persecución, rezábamos nuestro “Virolai” particular en el silencio de la más escondida de las habitaciones de la casa.

    El único “Virolai” cantado a viva voz en la Cataluña de aquellos años fue el de los monjes de Montserrat caminando hacia el martirio…

    José María TREPAT
    “La Mañana”, de Lérida (18-7-76)

    Última edición por ALACRAN; Hace 4 semanas a las 15:08
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Respuestas: 8
    Último mensaje: 10/09/2019, 17:33
  2. «Preámbulo para la República» por Juan Manuel de Prada
    Por Pious en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 17/07/2018, 01:52
  3. Para entender la República árabe de Siria
    Por Hyeronimus en el foro Resto del mundo
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 29/03/2016, 01:04
  4. La mafia se prepara para la guerra
    Por Miquelet Chaira en el foro Europa
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 06/05/2007, 23:41
  5. Vuelven a las andadas...
    Por Lo ferrer en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 24/10/2005, 21:56

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •