Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 1 de 6 123456 ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 20 de 113

Tema: De Sudáfrica y etcétera

  1. #1
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    39
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    De Sudáfrica y etcétera

    DE SUDÁFRICA Y ETCÉTERA: POESÍA AFRIKANER





    -Adelanto a los sufridos lectores que estoy preparando un prosaico artículo titulado precisamente "De Sudáfrica y etcétera". Con todo, aquí que me he salido una poesía que puede adelantar en parte mis expresivas reflexiones sobre el África austral.




    Extremo austral africano,
    tierra del antílope, el té y el vino,
    mis antepasados hicieron patria,
    siglos tiene el camino,


    Tierras poco pobladas,
    fueron del mar portugués,
    al norte el Kalahari,
    con la mosca tsé-tsé,


    Somos del rugby y el pingüino,
    somos del caballo y la granja,
    tierra de promisión siempre,
    ha parecido ser Sudáfrica,


    Con Calvino arribamos,
    desde la ruptura de la Cristiandad,
    laborando fuimos,
    por Orange y Transvaal,


    Nunca con evangelio,
    siempre con segregación,
    la invasión británica,
    los campos de concentración,


    Destrozaron las multinacionales,
    una economía sencilla,
    pareció el anglosajón,
    aún más calvinista,


    Soportamos dos guerras,
    que buscaron nuestro exterminio,
    ya hablamos de los británicos,
    aún seguimos vivos,


    Yo soy afrikaner,
    hablo el criollo neerlandés,
    el afrikaans como identidad,
    aunque también he de hablar inglés....


    Tormentas en la historia,
    de un cálido país,
    al que se le escapa la vida,
    no queriendo morir,


    Primero fue el apartheid blanco,
    ahora es el apartheid negro,
    de kill the boer! nada dicen,
    los muy progres palmeros,


    Los que hablan de minorías étnicas,
    de los boers no pían,
    callando un genocidio,
    más sangriento cada día,


    El ilusionismo buenista,
    justicia no ha buscado,
    el caos y la venganza,
    es lo que ha confirmado,



    Quedando sin presente ni futuro,
    nos organizan un mundial,
    aquí que sin propiedad estamos,
    sin ninguna seguridad,


    ¿Qué será de Sudáfrica?
    preguntadle al mundo moderno,
    en el pasado, graves errores,
    ahora, el puro infierno;


    Y ahora va y me dice,
    un guasón español,
    que vaya implorando a Calvino,
    el dinero de la bendición....

  2. #2
    Avatar de Irmão de Cá
    Irmão de Cá está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    08 sep, 08
    Mensajes
    2,209
    Post Thanks / Like

    Respuesta: De Sudáfrica y etcétera

    Un ligero apunte sobre este tema, amigo Ordóñez:

    Los bóeres y los portugueses siempre fueron poco amigos. Demasiado los separaba y separa: los bóeres son calvinistas, los portugueses católicos. Los bóeres son racistas, al punto de uno no se querer sentar donde se sientan negros, los portugueses jamás fueron así. Los bóeres son intrínsecamente republicanos, los portugueses (así lo creo) intrínsecamente monárquicos. Los bóeres querían, codiciaban tierra, la tierra que los portugueses tenían por la haber descubierto.

    Veces sin cuenta armaron y financiaron los bóeres a insurrectos en Moçambique a partir del vecino estado del Transvaal, intentando una grande sublevación zulu semejante a las que se han levantado contra los ingleses. Algunas con coordinación directa del presidente Paul Krüger.

    Por eso, cuando estala la segunda guerra de las repúblicas bóeres con Inglaterra, aunque Portugal y el Reino Unido estuviesen de relaciones cortadas por la cuestión del "Mapa Cor-de-Rosa", Moçambique ha dado libre pasaje para los ejércitos ingleses cercaren los bóeres en Natal y más tarde atacaren el Transvaal por el oriente.

    Hoy mismo, los africanderes miran hacia los inmigrantes portugueses en África del Sur con gran sobrancería y arrogancia. Asimismo, no deja de ser admirable la determinación del pueblo bóer en defender su identidad, su tierra y su cultura, mismo del más poderoso imperio al tiempo. Una muestra de valentía que Rudyard Kipling, el bardo del patriotismo inglés, llamó de "no end of a lesson".
    res eodem modo conservatur quo generantur
    SAGRADA HISPÂNIA
    HISPANIS OMNIS SVMVS

  3. #3
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    39
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: De Sudáfrica y etcétera

    Muchas gracias por el recordatorio Irmão. Ya verás el artículo.....


    Inserto esto acá. Mil gracias a los amigazos de Libro de Horas y Hora de Libros:


    JAÉN CON LOS BOÉRS



    Debido a ciertas circunstancias -fuimos avisados de la actividad de ciertos plagiadores que hurtaban información de esta bitácora, sin citarnos por cortesía- quitamos en su día este artículo. Nuestro amigo Ordóñez (de hispanismo.org) está interesado por este tema, que investiga. A propuesta suya, lo volvemos a editar.



    UN POCO DE HISTORIA



    En Kimberley, en el Estado Libre de Orange, aparecieron yacimientos diamantíferos en 1870. Los diamantes descubiertos se encontraban en tierra de colonos boers. Estos hallazgos desencadenaron las ambiciones de los colonos británicos de El Cabo. Y George Berkeley, gobernador de El Cabo, se anexionó los territorios en que yacían los diamantes. Era el año 1872.



    Gran Bretaña se propuso, a partir de 1875, lograr la federación de toda Sudáfrica. Para ello tenía que someter a los aborígenes africanos y doblegar a los boers. Los británicos pudieron someter a basutos y matabeles, acordando con los reyezuelos negros. Pero someter a los boers era más difícil.



    En abril de 1877, Inglaterra derrotó a Paul Kruger y se anexionó la República Surafricana de Transvaal. La intervención británica fue una violación del acuerdo de Sand River (1852) por el cual había nacido la República de Transvaal. En 1880, Transvaal se declaró independiente de Gran Bretaña y eligió a Paul Kruger como presidente. El año 1881, George Colley fue derrotado por los boers en Laingis Nek y Majuba por dos veces consecutivas y el gobierno británico del liberal Gladstone se vio forzado a reconocer la República de Transvaal.

    En 1885 aparece oro en Witwatersrand, en territorio de la República de Transvaal. Cecil Rhodes, un empresario ambicioso, había creado en 1880 la empresa De Beers Mining Corporation para explotar los diamantes de Kimberley. Ahora intervino en la explotación del oro de Witwatersrand. Se le ocurrió a Rhodes expandir el imperio británico al norte de Limpopo. Oswald Spengler consideraba en su libro “La decadencia de Occidente” que Cecil Rhodes era “el primero hombre de una época nueva. Representa el estilo político de un futuro lejano, occidental, germánico, y particularmente alemán.” Lord Salisbury desautorizó a Rhodes, para quien “la expansión lo es todo”; pero la orden llegó tarde. Cecil Rhodes ya lo había hecho, logrando simultáneamente un doble objetivo que acariciaba el imperialismo británico: impedir que las colonias portuguesas de Angola y Mozambique se unieran en un todo y a la vez aislar a los alemanes en las costas atlánticas al sur de Angola. En 1889 la Compañía Británica de Sudáfrica que dirigía Rhodes lograba una Carta Real que le autorizaba ampliar su territorio a expensas de Transvaal. Así se formó Rhodesia.



    En 1891, L. Starr Jameson era nombrado administrador del territorio de la Compañía Británica de África del Sur. En 1893, la colonia británica de Natal recibía el autogobierno, mientras que El Cabo se anexionaba Pondolandia –obturando el acceso de la República boer de Transvaal al mar. Kruger, tras ser reelegido por tercera vez, seguía siendo presidente de Transvaal. La colonia lusitana de Mozambique permitió que por ferrocarril la República de Transvaal –con capital en Johannesburg- comunicara con el Océano Índico.

    El 29 de diciembre de 1895, Starr Jameson, instigado por Chamberlain y Rhodes, marchó contra Transvaal desde Bechuanalandia. En enero fue frenado por los boers en Doornkop. El Kaiser Guillermo II felicitó a Paul Kruger por telegrama. El Parlamento británico acusó a Jameson y éste tuvo que dimitir. Transvaal se dispuso a defenderse de una nueva acometida: compró armas y municiones, fortificó Pretoria y Johannesburg y firmó una alianza con el Estado Libre de Orange.


    El 24 de marzo de 1899 los “uitlanders” –llamados por los boers “forasteros”: aventureros británicos que trabajaban en territorios boers las minas de diamantes y oro- hicieron una petición a la reina Victoria, quejándose por la discriminación de que eran objeto en la tierra boer. La reina Victoria pidió “la igualdad de derechos para todos los hombres civilizados al sur del Zambeze”: demagogia que trataba de minar la República de Transvaal. Kruger declaró que esa igualdad de derechos sería plena tras siete años de residencia. Chamberlain propuso investigar conjuntamente la situación de los “uitlanders”. Kruger no aceptó esta intromisión británica que ponía en cuestión la soberanía de Transvaal. Kruger presentó un ultimátum a Gran Bretaña a finales de 1899, con el apoyo del Estado Libre de Orange. El 12 de octubre de 1899 estallaba la guerra anglo-boer.



    Las columnas de Redvers Buller fueron batidas por los boers en lo que la prensa británica denominó “semana negra” (del 8 al 15 de diciembre de 1899). Inglaterra se vio forzada a movilizar voluntarios canadienses y australianos. En enero de 1900 tomó las riendas de la situación el general Frederick Roberts, con lord Kitchener –vencedor de Sudán. La ofensiva británica se enderezó y el último día de agosto las fuerzas británicas entraban en Johannesburgo. Kruger buscó la ayuda del Kaiser, pero éste se negó a recibirlo: Inglaterra y Alemania habían firmado un tratado secreto. Portugal, a cambio de serles respetadas sus posesiones africanas, se había convertido en aliado de los británicos, permitiéndole a la Royal Navy carbonear en la capital de Mozambique y cerrándole el paso a las armas que pudieran servir a la causa boer. El 25 de octubre Gran Bretaña se anexionaba oficialmente la República de Transvaal. La guerra prosiguió a lo largo de 1901. En ese entonces, un oscuro periodista inglés, Wiston Churchill, que se encontraba en Sudáfrica había telegrafiado desde Durban al “Morning Post”: “Si se repasa la situación completa, es una necedad no reconocer que estamos luchando con un enemigo formidable y terrible. Las grandes cualidades de los ciudadanos aumentan su eficacia […] el bóer, si actúa en un terreno adecuado, equivale a entre tres y cinco soldados regulares”.



    La guerra prosiguió a lo largo de 1901. Partidas de guerrilleros boers seguían en pie de guerra contra la pérfida Albión. Los británicos, bajo el mando de Kitchener, arrasaron granjas, confinaron en campos de concentración a mujeres y niños boers. Pero sin ayuda efectiva de ninguna otra potencia europea, los boers estaban perdidos. El 31 de mayo de 1902 se firmó la paz en Vereeniging. Gran Bretaña tuvo 5.774 bajas en el campo de batalla y 16.000 británicos murieron por enfermedad. Los boers sólo tuvieron 4.000 bajas.



    LA GUERRA ANGLO-BOER VISTA DESDE ESPAÑA



    El tradicionalista Vázquez de Mella lo había dicho con claridad meridiana: “Unirse a Inglaterra, cooperar con Inglaterra, es trabajar contra los intereses y las exigencias de España. Ser anglófilo resulta ser hispanófobo… No existen en el planeta dos pueblos que tengan intereses geográficos más opuestos que Inglaterra y España”. El político tradicionalista comprendía, mejor que nadie, que “Nuestra grandeza es incompatible con Inglaterra.”

    Pero no sólo fue el sector tradicionalista el que cerró filas con la causa boer en España. El hispanista E. Inman Fox demostró que la novela folletinesca titulada “La guerra del Transvaal y los misterios de la Banca de Londres” (firmada por un inexistente Van Piel Krupp) y publicada por entregas en “El País”, desde primeros de abril de 1900 hasta el 6 de enero de 1901, fue obra apócrifa de Ramiro de Maeztu. En un principio, incluso se contaba con la colaboración de Pío Baroja, Ramón María del Valle-Inclán y Camilo Bargiela. Al final, el peso de toda la novela (94 folletines) recayó sobre el talento de Ramiro de Maeztu.



    La novela contaba con capítulos verdaderamente sugerentes; valga por caso éste que, según la concepción del autor, formaría parte de la Tercera Parte: “Inglaterra en poder de los judíos”, algunos de los cuales, pese a ser anunciados, no conocieron su publicación.



    El conflicto anglo-boer acaparó la atención de toda Europa. Los países enfrentados con Inglaterra apostaron en un principio a favor de los “afrikáners”. Incluso los españoles católicos, haciendo abstracción del calvinismo rigorista que seguían los boérs, mostraron sus simpatías por los boérs en guerra contra Gran Bretaña, a la que no podremos perdonarle jamás la traición con la que nos arrebató Gibraltar, aunque como bien nos recordara el eminente Vázquez de Mella: “No se trata sólo de la plaza de Gibraltar; se planeta muy mal la cuestión: se trata de la soberanía sobre el Estrecho de Gibraltar”. Si hojeamos los periódicos españoles de la época, nos asombrará el interés que la opinión pública española mostraba por la deriva de aquellos acontecimientos históricos que tenían lugar en África austral: artículos de prensa, manifestaciones públicas y hasta una “kermesse” hubo para recaudar fondos con que apoyar a los boérs.


    La guerra anglo-boer también fue para los poetas de provincias un motivo de inspiración. Los giennenses doña Patrocinio de Biedma y Lamoneda o D. Francisco de Paula Ureña Navas son ejemplos de ello.Patrocinio de Biedma


    PATROCINIO DE BIEDMA Y LAMONEDA



    Nacida en Begíjar (provincia de Jaén) el 13 de marzo de 1845, doña Patrocinio de Biedma casó con D. José María de Cuadros y Arellano, hijo del marqués de San Miguel de la Vega. Tuvo tres hijos de su primer matrimonio, los tres murieron a temprana edad. A los diez años de casados, doña Patrocinio quedó viuda y, pasado el luto de precepto, marchó a Cádiz con la princesa Ratazzi. Allí en Cádiz volvió a casarse con D. José Rodríguez y Rodríguez, director de “La Crónica Gaditana”. Alfonso XII fue padrino de estas segundas nupcias. Instalada definitivamente en Cádiz, en compañía de su segundo esposo, moriría el 14 de septiembre de 1927.

    D. Alfredo Cazabán Laguna escribió de ella que fue una mujer y una poetisa que: “En todo momento fue el amor a la humanidad el sentimiento característico de sus creaciones. Una moral sana y justiciera; una piedad tierna, dulce e ingenua; una protesta caritativa; un aliento generoso para los nobles empeños…”. El poeta vizcaíno Antonio de Trueba, más conocido como Antón el de los Cantares, encomió las dotes literarias de doña Patrocinio que escribió, amén de poemarios, novelas y artículos periodísticos.



    Pasa por ser una de las tempranas feministas andaluzas, y en 1898 fue nombrada vicepresidenta en España de la “Ligue de femmes pour le desarmement international”.



    En 1877 fundó la revista “Cádiz” que dirigiría hasta 1880. En dicha revista colaboraron firmas prestigiosas del mundo político y literario del momento: D. Emilio Castelar, Echegaray, García Gutiérrez, Hartzenbusch o Salvador Rueda. Con motivo de la guerra anglo-boer, doña Patrocinio publicó un poema que se editaría en Holanda: “Los Boers”.



    Este es el canto que dedicó a los combatientes böers:

    ¡Salud, Pueblo inmortal!, la heroica lucha
    Con que defiendes en tu noble tierra
    Tu hogar, tu libertad, tu fe, tus leyes,
    El grandioso ideal de tu conciencia…

    Esa explosión viril de tu entusiasmo
    Que hace de cada hazaña la epopeya
    De un pueblo libre, que al trabajo debe
    Prosperidad y honor, gloria y riqueza.

    Esa constancia en el deber cumplido,
    Esa fraternidad en la entereza
    Con que, al salvar los fueros del derecho,
    Afirmáis la santa independencia…

    Esa lealtad del hombre convencido
    De su augusta misión sobre la tierra
    Que, al inspirar respeto y confianza,
    Ofrece ejemplos a la edad moderna.

    Quedará en los anales de la historia
    Formando la magnífica leyenda
    Del valor y el deber que sobrevive
    A los brutales golpes de la fuerza.

    Quedará cual corona de este siglo,
    Que pudo ser de redención emblema
    Dando al hombre la paz en el derecho,
    Ahogando la ambición que lo vulnera.

    Que pudo hacer sagrada e inviolable
    La propiedad del débil, la existencia
    Del pueblo honrado, que al trabajo uncido
    Nuevas corrientes a la vida lleva.

    Y prefirió manchar el aureo manto
    Con que el progreso proclamó su alteza,
    Con señales de lágrimas y sangre,
    Con injusticias de nefandas huellas.

    ¡Salud, Pueblo inmortal! ¡Tú reverdeces
    Laureles de otras razas, de otras épocas!
    Mereces libre ser, y habrás de serlo
    Pésele a los tiranos de la tierra.

    Que el pueblo que defiende sus hogares
    Y lucha por su santa independencia,
    El pueblo que sostiene sus derechos
    Frente a las injusticias de la fuerza,

    No puede esclavo ser, ni ser vencido,
    Que de Dios el espíritu lo alienta,
    Y si los poderosos lo abandonan
    De su poder mostrando la flaqueza,

    Los buenos, los sencillos, los humildes,
    Como a hermanos los aman y respetan.
    Defender a este pueblo en sus derechos
    Es defender la humanidad entera.

    Es romper esos moldes que forjaron
    El egoísmo y la ambición, en guerra
    Con el sublime espíritu divino
    Que sólo a la justicia se doblega.

    Es borrar para siempre de la historia
    La infamante señal de las miserias
    Que manchan los Estados y los Tronos
    Ocultas en brillantes apariencias.

    Defender el Transvaal es redimirse
    De errores que el pasado nos revela…
    ¡Ayudemos al pueblo que defiende
    Patria y honor, virtud e independencia!


    FRANCISCO DE PAULA UREÑA



    Nacido el 22 de junio de 1871 en Torredonjimeno (provincia de Jaén), D. Francisco de Paula Ureña Navas es un poeta de raza que, desde su brutal asesinato a manos de las hordas rojas, pasó al olvido.

    Hijo de una modesta familia carlista de Torredonjimeno, en sus venas corría sangre de cristianos viejos, gentes piadosas y patriotas. Cuidó marranos cuando era niño, pero uno de los muchos presbíteros de su pueblo natal reparó en su precoz talento. Estudió las primeras letras con el cura y pasó a Sevilla para cursar Derecho y Filosofía y Letras.



    En la capital de las Andalucías, en la inmortal Sevilla patriarcal y castiza, fue en donde D. Francisco de Paula Ureña conoció al eminente cervantista D. Francisco Rodríguez Marín. Amplió su círculo de amistades y llegó a merecer el aplauso de D. Marcelino Menéndez y Pelayo por sus traducciones de Horacio. También fue corresponsal epistolar de D. Juan Valera.




    Con el tiempo se convirtió en director-propietario del periódico tradicionalista de Jaén “El Pueblo Católico”, líder de opinión en la provincia. Fue cooptado por la Real Academia Española de la Lengua y adoptado como Hijo Ilustre de la ciudad de Jaén.




    En 1936, tras vender su periódico que continuamente era hostigado por los frentepopulistas, pasa a Madrid creyendo poder ponerse a salvo. El poeta tiene una avanzada edad, y es acompañado por su primogénito Paco. Ambos –el padre y el hijo- fueron apresados por las milicias en el Madrid sovietizado. El anciano poeta tradicionalista D. Francisco de Paula fue asesinado vilmente en Vicálvaro, después de ser obligado a cavar la fosa en la que, primero arrojaron a su hijo, y en la que poco después acabaron asesinándolo a él. Era el 27 de septiembre de 1936. En Jaén, sus otros dos hijos varones –Carlos y Juan- también fueron apresados por los frentepopulistas y asesinados en uno de los infames “paseíllos”.



    Treinta y seis años antes de su fatídico desenlace; podemos decir que de su martirio por Dios y por España: en marzo de 1900, D. Francisco de Paula compuso esta oda con rasgos epopéyicos que obtuvo el accésit al premio de honor en los Juegos Florales de Sevilla del mismo año 1900.



    AL PUEBLO BÖER (I)



    ¡Quiero cantar! El rayo que serpea,
    De tremebunda tempestad la noche
    Bañando en luz; el fragoroso trueno,
    Que estremece montañas; la terrible
    Trompa del Ángel vengador; la tea
    Que alumbre al mundo en el postrero día;
    El terror, el espanto, la ira, el odio…,
    Las cuerdas templen en la lira mía;
    Y, de entusiasmo lleno
    Y de coraje henchido
    Mi joven pecho, en batallar no usado,
    Convierta el blando nido,
    Por casto amor labrado,
    En Etna horrible, que en el fondo estalla,
    Y al libre viento lance
    Mortífera metralla,
    Que al opresor de la justicia alcance.

    ¡Sombras ilustres de Corinto; ruinas
    De la inmortal Sagunto; peregrinas
    Hembras insignes de Tarento; muros
    Del Partenón de Atenas; bendecidos
    Manes errantes de Numancia; escombros
    De la fiel Zaragoza; no vencidos,
    Aunque muertos, soldados de Gerona;
    Héroes de Trafalgar y de Santiago,
    Gloria a la vez y estrago,
    Que ibero honor pregona;
    Márgenes de La Janda; león bravío,
    Que guardas las Termópilas; sombrío
    Peñón de Arcadia, que Tarpeya fuiste
    De las hijas de Grecia,… todo, todo
    Cuanto grandeza perenal reviste,
    O señala una fecha
    De abnegación gigante
    Por inmortales hecha,…
    ¡surgid!; y al plectro mío,
    Para que digno cante
    Y al débil torne en fuerte,
    Prestadle tonos de aflicción y muerte,
    Y enseñad a las razas,
    Que forman las naciones,
    Que insultos y amenazas
    Y exterminio y ruina
    Nada son, si ilumina
    La fe los corazones,
    O timbre son de inmarcesible gloria,
    Que con amor profundo
    Conserva fiel la Historia
    Para llenar de admiración al mundo.

    Mansísimos pastores,
    Entregados al dulce esparcimiento
    De escuchar en las ramas de la selva
    Los trinos de los pardos ruiseñores,
    Al tiempo que en la umbría
    O en el monte callado
    Descansaba o pacía
    El tímido ganado;
    O bien sencillas gentes,
    A los pechos criadas
    De Ceres pura, un pueblo
    De educación bravía
    Y costumbres sagradas,
    En el trabajo y la honradez vivía.

    Nadie a turbarle en su quietud serena
    Llegó jamás; ignotas,
    En tierras tan remotas,
    Sus minas fueron; la ambición ajena,
    ¡causa de tantos males!,
    No trocó los espesos matorrales
    De sus vírgenes campos, en recinto
    De medrosos cipreses funerales.

    Todo era paz, y sencillez, y encanto.
    El nombre de Dios santo,
    Bendecido en el monte y en la aldea
    Con viva fe cristiana,
    Fue siempre hermosa idea,
    Que le mostró esplendente
    De la vida la próspera mañana.

    Mas ¡ay! Que a tierra toca
    De piratas modernos el navío,
    Que artero amarra a la imponente roca;
    El sol convierte su calor en frío
    Y en sombra su fulgor; se cubre el cielo
    De espesos nubarrones,
    Y, bajo el denso velo
    Que eclipse y nubes dan, pisan la tierra
    En banda los ladrones,
    Y ocupan llano y sierra,
    Ocultado sus negras intenciones.

    -¡Somos amigos! –dicen-. Y, mintiendo
    -nuevos penos, salidos de Cartago-,
    Escrutan, a las luces del halago,
    Las riquezas que fueron persiguiendo;
    Y hoy dos, mañana diez, veinte más tarde,
    Van llegando los barcos forajidos,
    Con carga de bandidos,
    De amistad, y aun de amor, haciendo alarde.

    Un día el leopardo… ¡Horror! ¡De Dios maldito,
    Cien veces cien, en su memoria sea
    El que espantó con estentóreo grito
    A los hijos del monte y de la aldea!
    ¿Por qué, leopardo, tus sañudos bríos
    Llevas así contra el cordero inerme,
    Mientras en calma duerme
    Sobre el césped umbroso de sus ríos?
    ¿Por qué la frente humillas,
    Cuando cruzas, de noche, los breñales,
    Para apresar las mansas avecillas
    Que reposan en zarzas y en jarales?

    Mas… ¡ni aves ni corderos
    Son los hombres, que oprimen
    Tus rudas garras en horrendo crimen!
    ¡Pastores son!; guerreros,
    Que, al golpe de tu zarpa fementida,
    Niegan valles y oteros
    Y hogar y esposas y quietud y vida,
    Para correr a la escarpada sierra,
    Al ronco son de “¡Libertad y guerra!”

    ¡Libertad, Libertad!... Nombre bendito,
    Por Dios impreso en la conciencia honrada;
    Emblema de honor; timbre de gloria;
    Brillante sol, que iluminó la Historia
    Desde los brazos de la Cruz sagrada;
    Lumbre perenne que inflamó el acento,
    Ya grito, ya lamento,
    De las arpas hebreas,
    Y enardeció en los circos fabïanos
    El pecho de los mártires cristianos,
    Del martirio en las luchas giganteas;
    Fuero de la verdad; peto y escudo
    De la inocencia amable; hermosa palma
    De la justicia, en el combate rudo
    Que engendran las ideas;
    Luz de la inspiración, alma del alma,…
    Libertad, Libertad… ¡bendita seas!

    ¡Y en la montaña son! De sus pendones
    -que al aire dan, de “¡Independencia!” al grito,
    “¡Dios proveerá!”, es el lema
    Con oro y sangre escrito.
    Y tórnanse cañones
    Los ciclópeos peñones,
    Que les prestan sus rocas de granito;
    Y el mar les da su fuerza, el sol su llama,
    El huracán su furia, Dios su ira,…
    Y la Patria ¡la pira
    De purísimo amor que los inflama!

    ¡Mirad, mirad a Krüger,
    Anciano venerable,
    Más que Príamo valiente,
    Oír inalterable
    La voz de guerra que sonó estridente;
    Mirad sobre Pretoria,
    Honra ya de la Historia,
    Tremolar la bandera sacrosanta,
    Que, en esplendente vuelo,
    Desde la tierra al cielo
    Nobleza y gloria y libertad levanta.
    Y mirad por el viento,
    Revibrando veloz, de Palas fiera
    La flamígera espada, que, al acento
    Terrible y bronco de “¡Venganza!”, espera
    Romper el férreo yugo,
    Que el odioso verdugo
    Sobre pueblos honrados impusiera.

    Mas ¡ay! Que acude en vano
    La Justicia a luchar. Ya el Océano,
    Revueltos con la espuma,
    Hombres vomita, que le dio la bruma
    De la odiosa Albïón; sobre la arena
    De las playas del África, ya veo,
    Del moderno Briareo,
    Arrastrar en los carros los cañones;
    Ya el agudo clarín los aires llena;
    Treme el suelo, al pisar de las legiones,
    Y la muerte sus alas
    Extiende por doquier con furia loca,
    Saliendo envuelta en las silbantes balas,
    Que escupió del cañón la horrible boca.

    ¡Rómpete, lira, ya! Tu canto sea
    Reflejo de la gloria del que bueno
    Por su patria sucumbe en la pelea;
    Mas del verdugo, no! ¡Letal veneno
    Beban mis labios, antes
    Que a los tiranos de la tierra cantes!

    ¡No más, no más cantar! Dame, Dios mío,
    Por estro, rayos de asfixiante lumbre,
    Y no haya mar, ni río,
    Garganta, cima o cumbre,
    Donde el verdugo esté, sin que hasta él lleguen
    Las llamas que le aneguen
    En fuego que le abrase
    Y hasta su nombre, como arista, arrase.

    ¡Pueblos sin alma de la vieja Europa,
    Mi maldición oíd! Yacéis dormidos,
    Tirada al suelo la dorada copa
    Del insano placer. ¡Ay! Los gemidos
    De la justicia que oprimió el tirano
    ¿no os hirieron el pecho? ¿No la mano
    De espada armó el doliente
    Clamor del inocente?
    ¡Despertad, despertad! Llevad los ojos
    Al África infeliz, y ved, llorando,
    Los fúnebres despojos,
    Que va Albïón tras de su pie dejando;
    Los campos ved desiertos,
    Y montones de muertos
    Insepultos yacer sobre la tierra,
    Y ved en las montañas
    Y en las tristes cabañas
    Los estragos del hambre y de la guerra…

    Pero ¡escuchad! ¿Es trueno,
    Borrasca bramadora,
    Presagio de huracán…, o es armonía,
    Dulcísimo y sonora,
    Que va de Dios al seno,
    Rauda cruzando la región vacía?
    ¡Es el himno marcial! Himno sagrado,
    Al Dios de los Ejércitos potente,
    Tras la lucha por héroes elevado,
    Fija en el cielo la serena frente;
    Himno marcial bendito
    De intrépidos guerreros,
    Defensores heroicos de sus lares,
    Que, para honrar a Dios tras lo infinito,
    En montañas y en valles y en oteros,
    Hallan templos y víctimas y altares.

    ¡Gracias, mi Dios! No pueden,
    Los pueblos que así viven,
    Nunca morir. Que rueden
    Sus exangües cabezas por el suelo;
    Sus troncos, mutilados,
    Llenen la tierra; el cielo
    Sus campos desolados
    Cubra doquier de funerario velo;
    Sus jefes aguerridos
    Caigan en el fragor de la pelea,
    O giman entre hierros, confundidos
    Con gentes de bajísima ralea;
    Quemen sus casas; sus tugurios quemen;
    Agua pidan y pan, pidiendo en vano,
    Y habiten en un Yemen
    Sin voz amiga y sin socorro humano.

    ¡No importa!... ¡Vivirán!... Mientras derrame
    Su lumbre el Sol sobre la madre Tierra,
    Y el mar furioso brame,
    Y exista en pie una sierra;
    Mientras haya un torrente
    Y un valle y un collado
    Y una selva y un prado,…
    O sólo un ser viviente,
    Dueño y señor del mundo inhabitado,…
    Vivirán estos pueblos, bendecidos
    Por la gigante boca
    Que formarán, reunidos,
    Torrentes, valles, prados,
    Aves, selvas, collados,
    Océano, Sol y roca!

    ¡Pueblo inmortal, arriba!
    La frente yergue altiva,
    Por nimbo orlada de virtud; ¡avanza,
    Sin un palmo ceder! “¡Guerra y venganza!”
    Tu santo lema sea,
    Del honor en la lucha ciclópea.
    Tu brazo es Dios; la Libertad, tu espada:
    La Patria, tu celada;
    La Justicia, tu escudo;
    Tu enemigo,… la sórdida codicia.
    Y ¿qué el tirano de la Historia pudo
    Contra Dios, Libertad, Patria y Justicia?

    ¡Basta; no más! Dios pío,
    Si a tu encumbrado trono,
    Del pobre plectro mío
    Llegare el flébil tono;
    Si la oración ferviente,
    Que de mis labios sale,
    En la región luciente
    Donde te ostentas, vale…,
    ¡laureles de victoria
    Honoren al atleta,
    Y vivan, coronados por la gloria
    Los amargos acentos del poeta!

    Marzo, 1900.



    Con la muestra de estos dos sendos poemas, compuestos por una poetisa y un poeta jaeneros, queremos dejar constancia de las simpatías que se granjearon los heroicos afrikaanders, bóers, boers o afrikáners entre los poetas y poetisas del Santo Reino de Jaén. En la lucha contra la política ruin y miserable del sedicente imperio británico, los jienenses supieron cerrar filas con aquellos que fueron ejemplo de valor y resistencia contra la pérfida Albión.



    BIBLIOGRAFÍA:



    Alfredo Cazabán Laguna en la revista “Don Lope de Sosa”.



    Manuel María Morales Cuesta, "Viejos poetas giennenses", Editorial Jabalcuz, Jaén, 1997.



    Manuel Fernández Espinosa, “Don Francisco de Paula Ureña Navas: un poeta tosiriano olvidado. Elegía a un poeta que no tuvo su muerte”, Revista Cultural ÓRDAGO de Torredonjimeno, n.º 9, pp. 10-13.

    Publicado por Maestro Gelimer en 00:26 0 comentarios

  4. #4
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    39
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: De Sudáfrica y etcétera

    El ‘racismo inverso’ de Sudáfrica

    Redacción | Publicado el 12 Abril, 2010 | Un Comentario
    Con tres homicidios cometidos la semana pasada, el número de granjeros blancos asesinados en Sudáfrica desde el fin del Apartheid, supera ya los 3.000.
    El estado vecino Zimbabue, inició en 2000 una política de intimidación tras la que más de 4.000 granjeros blancos fueron forzados a abandonar su tierra, y por la que resultaron asesinadas unas 20 personas. La situación en Sudáfrica es mucho más peligrosa. En ése territorio viven 40.000 granjeros blancos que podrían ser víctimas de las agrupaciones radicales vinculadas con la organización juvenil del partido gobernante, el Congreso Nacional Africano. Hace poco su líder, Julius Malema, cantó públicamente la canción ‘Mata al Afrikaner” (Los afrikaner son los descendientes de los holandeses que fundaron la república Sudafricana). El representante de la Alianza Democrática de la oposición, Tom Stokes, reprobó con firmeza esta acción, afirmando que la asociación del CNA con la llamada a matar a los afrikaners no podía ser justificada.
    La política de Apartheid protagonizó la vida política sudafricana desde 1948 hasta 1994, pero actualmente la situación ha cambiado. La minoría de los blancos del país casi no puede influir sobre su política interior, y temen por el menosprecio de sus derechos en muchas esferas de la vida social.
    LOS BLANCOS QUE PUEDEN… SE VAN
    Lo han bautizado como el Great Trek (la Gran Expedición) al revés. El fenómeno inverso a la incursión entre 1830 y 1840 de centenares de granjeros blancos, la mayoría descendientes de holandeses, en las regiones interiores de Suráfrica en busca de nuevas tierras donde asentarse y forjar un futuro para sus familias. Ahora, el Great Trek no se hace con carromatos de bueyes y aperos de labranza, sino en avión hacia Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda, Estados Unidos o Canadá y supone una fuga de capital humano especializado que puede hipotecar el crecimiento económico del país. Se calcula que un millón de blancos ha abandonado Suráfrica en los últimos años, un fenómeno que continuará, y del que se culpa a la alta criminalidad que sufre el país y a las políticas de discriminación positiva del Gobierno en beneficio de la población negra.
    De una población total de 45 millones de habitantes en 1995, los blancos surafricanos alcanzaban los 5,2 millones. Hoy esa cifra podría no llegar a los 3 millones.
    Los que emigran son jóvenes profesionales y parejas con hijos menores de 10 años. Las consecuencias a largo plazo son nefastas para la economía surafricana, tanto por la pérdida de profesionales especializados, de los que el país se encuentra carente, como por la pérdida de contribuyentes a las arcas del Estado. La población blanca envejece y sólo pagará impuestos durante los próximos 20 años, según un estudio publicado por el Instituto Surafricano de Relaciones Raciales, cuyos autores son Frans Cronjé y Marco Macfarlane. Mientras, la población negra se emplea en el sector informal, que no paga impuestos.
    Cronjé y Macfarlane creen que la alta criminalidad es la responsable de este éxodo. Suráfrica es uno de los países más peligrosos del mundo, de acuerdo con las estadísticas.
    DISCRIMINACIÓN POCO POSITIVA
    Las políticas de discriminación positiva emprendidas por el Gobierno del Congreso Nacional Africano (ANC, en sus siglas en inglés) han sido duramente criticadas -y no sólo por los partidos de la oposición- por no ser efectivas en la lucha contra la pobreza y el desempleo, que se sitúa en más del 40% (en algunos guetos como Soweto la cifra puede llegar al 70% entre los jóvenes de entre 20 y 30 años).
    La política llamada de BEE (Black Economic Empowerment, es decir, la potenciación económica negra) ha supuesto la llegada a la élite económica de Suráfrica de un número de empresarios negros, convertidos rápidamente en millonarios, algunos de ellos sospechosamente ligados al ANC, y una tímida generación de clase media, pero aún exigua.
    La fuga de cerebros, de no frenarse o suplirse de alguna manera, sólo puede empeorar la situación: “Tendría que haber un enorme flujo de trabajadores capacitados para suplir las vacantes, y desafortunadamente ése no es el caso”, dice Cronjé.
    Se calcula que por cada trabajador especializado que emigra del país se dejan de generar 10 puestos de trabajo de menor especialización.
    La falta de trabajadores con una especialización, ocasionada por la fuga de cerebros, es especialmente notoria en el sector sanitario, exhausto además por tener que lidiar con la pandemia del sida, con más de cinco millones de surafricanos afectados, una de las cifras más altas del mundo.
    Se calcula que existen 32.000 vacantes sólo de enfermeras en el sector público y, pese a que se ha puesto en marcha un plan para la construcción de hospitales y la mejora de los salarios y las condiciones laborales de los trabajadores, el éxodo sigue imparable. Suráfrica ha tenido que firmar un pacto con Reino Unido para que éste no contrate a sus médicos y enfermeros (el 6% del personal médico en tierras inglesas es surafricano). Suráfrica se ve obligada a contratar médicos de países más pobres, con lo que se empeora la situación sanitaria de otros, como Ghana, que tiene más médicos trabajando fuera del país que dentro.
    Adriano dio el Víctor.

  5. #5
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,587
    Post Thanks / Like

    Respuesta: De Sudáfrica y etcétera

    Ahora los blancos recogen lo que sembraron durante tantos años de racismo en Sudáfrica.

  6. #6
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    39
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: De Sudáfrica y etcétera

    Paisano, compartiendo la repugnancia por el apartheid, ese análisis me parece demasiado simple.

  7. #7
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,587
    Post Thanks / Like

    Respuesta: De Sudáfrica y etcétera

    Por supuesto que sé que no es el único factor, pero en buena parte tiene su origen el la discriminación de que fueron objeto los negros durante tanto tiempo. Aunque en algunas partes de Hispanoamérica se ha envenenado mucho con el indigenismo, no se ha llegado ni de lejos a esos extremos. Por algo será. Aparte que los negros sin civilizar son más bestias que los indios, claro, y tienen religiones diabólicas.

  8. #8
    Avatar de Reke_Ride
    Reke_Ride está desconectado Contrarrevolucionario
    Fecha de ingreso
    08 sep, 06
    Ubicación
    Antiguo Reyno de Valencia
    Mensajes
    2,931
    Post Thanks / Like

    Respuesta: De Sudáfrica y etcétera

    También comparto la opinión de Hyeronimus...recogen lo que han sembrado. Aunque también estoy de acuerdo contigo Ordóñez en que hay que analizar mucha cantidad de factores: los blancos "hugonotes" (generalizando un poco mas allá de los gabachos) o herejes se pasaron tres pueblos, pero también hay que ver que sin ellos, la historia de Suráfrica ¿que habría sido? ¿como la del congo? ¿Ruanda? 4 locainas zulús con taparrabos y lanzas guerreando eternamente contra otros 4 xhosas o sothos...

    No hay mas que ver el presidente que tienen ahora: un polígamo animista anclado en la Edad de Piedra.
    "De ciertas empresas podría decirse que es mejor emprenderlas que rechazarlas, aunque el fin se anuncie sombrío"






  9. #9
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    39
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

  10. #10
    Avatar de Villores
    Villores está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 05
    Mensajes
    940
    Post Thanks / Like

    Respuesta: De Sudáfrica y etcétera

    Cita Iniciado por Hyeronimus Ver mensaje
    Ahora los blancos recogen lo que sembraron durante tantos años de racismo en Sudáfrica.
    No estoy de acuerdo, y eso que recientemente y curiosamente antes del mediático asesinato del líder racista Terre Blanche ya condené tanto el racismo negro como el anterior racismo blanco de Sudáfrica a cuenta de un artículo en Montejurra-Lealtad Tetralema - Bitácora Lealtad: Caminos de rendición

    En Sudáfrica los negros vivían durante el apartheid con mucha mayor calidad de vida que ahora. Las razones del actual racismo antiblanco son culpa del ideologismo tercermundista que patrocinó el repugnante comunista Nelson Mandela (Carlos Etayo fue de las pocas personalidades que en España se atrevió a denunciar documentadamente dicha filiación).




  11. #11
    Avatar de Josean Figueroa
    Josean Figueroa está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 jun, 07
    Mensajes
    984
    Post Thanks / Like

    Respuesta: De Sudáfrica y etcétera

    Cita Iniciado por Hyeronimus Ver mensaje
    Por supuesto que sé que no es el único factor, pero en buena parte tiene su origen el la discriminación de que fueron objeto los negros durante tanto tiempo. Aunque en algunas partes de Hispanoamérica se ha envenenado mucho con el indigenismo, no se ha llegado ni de lejos a esos extremos. Por algo será. Aparte que los negros sin civilizar son más bestias que los indios, claro, y tienen religiones diabólicas.
    Estoy de acuerdo, y con el comentario anterior también: Los blancos de Sud Africa recogen lo que sembraron. Obsérvese que el único lugar donde hay una situación en algo comparable de conflicto étnico en hispanoamérica es Bolivia, y no se llega a ese extremo, e inclusive parece que las cosas se están calmando. Acá ha habido castas raciales desde la conquista, y los no-blancos han sido discriminados, inclusive hasta el presente, pero nunca hubo un apartheid establecido de una manera tan explícita y vulgar.

  12. #12
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    39
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: De Sudáfrica y etcétera

    .
    Última edición por Ordóñez; 14/04/2010 a las 12:20

  13. #13
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    39
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: De Sudáfrica y etcétera

    Vaya, salió la letra fatal. ¿Alguien sabe cómo poder hacer para que la letra sea más grande? ¡Donoso, ayuda!

  14. #14
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,587
    Post Thanks / Like

    Respuesta: De Sudáfrica y etcétera

    Cuando se escribe o postea un mensaje, en la fila de botones que aparece arriba de la ventana donde se escribe hay un cajetín para escoger el tipo de letra (aburdamente llamado "fuente" por el inglés font) y otro más chico a la derecha para el tamaño de la letra. El tamaño va del 1 al 7. El 2 es el habitual, pero dependiendo de la letra puede ser necesario cambiarlo. A veces no es tan fácil hacer los cambios de letra o tamaño cuando se corta y pega, pero la mayoría de las veces sí, y más todavía cuando es uno mismo el que escribe. Todavía estás a tiempo de editar, porque solo se puede corregir durante unas horas y después ya no queda esa opción.

  15. #15
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    39
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: De Sudáfrica y etcétera

    Por cierto, ni en el África portuguesa ni en Guinea Ecuatorial existió el apartheid y sin embargo muchos blancos tuvieron que salir de allí huyendo.
    Adriano dio el Víctor.

  16. #16
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    39
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: De Sudáfrica y etcétera

    Vaya paisano, lo quise arreglar pero salió peor. A ver ahora:

    DE SUDÁFRICA Y ETCÉTERA (2). TRAS EL ASESINATO DE EUGENE TERRE´BLANCHE





    El asesinato de Eugene Terre´blanche no ha dejado de conmocionarme bastante. Para aquellos que me conocen, puedo decir que una sensación muy extraña invadió mi alma al saber la noticia. Es como si el pasado me dijera: “Muy bien, ya me he borrado lo suficiente, y de hecho me confirmo en ello, pero de vez en cuando te envío un tortazo”.



    Ni que decir tiene que la ¿doctrina? de Terre´Blanche, que en mi maldito pasado me causó alguna simpatía aun sin conocerla a fondo (Más por estética quizá), es totalmente contraria a lo que llevo ya años defendiendo. Empero, el asesinato del líder del Movimiento de Resistencia Afrikaner (La sigla en afrikaans es AWB), amén de recordarme algunas cosas, me ha hecho reflexionar sobre la terrible problemática que se cierne sobre el África austral.






    Vayamos por partes:



    - El África del sur pertenecía al mar portugués. Fue la epopeya de la escuela de Sagres la que contorneó los lindes del planeta tal y como son para el conocimiento de propios y extraños. Fueron los marineros católicos, ya portugueses, ya españoles, ya italianos, los que demostraron el mundo tal y como era, mucho antes de surgir las herejías y los ateísmos diversos. Acaso porque católico significa universal así es la historia. Así que si alguien hubiera tenido legitimidad en la posesión de aquellas tierras, ésa hubiera sido la gloriosa nación portuguesa que la descubrió para la historia; portando aún el nombre del cabo que con su buena esperanza bordearon para llegar al Oriente. Así, que los boers miren por encima del hombro a los emigrantes portugueses que descienden de aquellos que llevaron el Evangelio por todas las costas africanas no tiene sentido ninguno y es una injusticia mayúscula. Que recuerden que fue allí donde Vasco de Gama fondeó antes de llegar a la India.







    - Los bátavos llegan en el XVII, una Holanda que le está haciendo la guerra a España y a Portugal y llevando la herejía, con su mentalidad economicista-calvinista y envidiosa de lo que otros habían descubierto, poblado, organizado y evangelizado. El pueblo afrikaner es mayormente descendiente de holandeses, amén de minorías de alemanes y hugonotes franceses (Éstos últimos llevaron el cultivo de la vid); y tengo entendido que luego fueron llegando otras minorías como escandinavos y polacos, aunque de esto no estoy muy seguro. El caso es que el pueblo boer tiene su identidad radicada en el afrikaans, idioma criollo neerlandés, la herejía calvinista y un modo de vida bastante rural, una economía que gravitó en torno a la ganadería, la agricultura, la minería y el comercio. Una economía bastante sencilla y moderada, “pre-capitalista” dicen algunos. Sin olvidarme que los boers no dejaron de usurpar una tierra que ojalá hubiera sido para las quinas de Avís, puedo decir que lo primero y lo segundo me resulta prácticamente odioso, y lo tercero me resulta medio interesante. Los boers (Campesinos en neerlandés, como en alemán es “bauer”) son por tanto “criollos africanos” tras el desplazamiento de los portugueses, cuyas tierras codiciaron sin disimulo.







    - Lógicamente, el calvinismo, con su histérica prededestinación determinista y bendiciones monetarias, nunca estará interesado ni en la evangelización ni en la interacción cultural; ni tan siquiera en la coexistencia diría yo. Los boers nunca tuvieron interés en ello. También es verdad que estamos en una zona cuasi despoblada, con una población negroide más desplazada por barreras como el Kalahari y sus plagas de mosca tsé-tsé. Barreras naturales que aquellos europoides fueron mitigando con el tiempo. Al igual que en las sociedades anglosajonas, hay algo de mezcla pero no se reconoce, y en este caso, ni por blancos ni por negros. Son los llamados coloureds, mezcla de colonos europeos y de distintas tribus negras. Un “producto humano” sudafricano desde primera hora. Así, se fue formando una sociedad aislada con una identidad marcada, mas dentro de esa identidad, como hemos avisado, subyace un espíritu muerto.







    - Las convulsiones europeas, rota ya la Cristiandad, van a marcar el aislamiento de los afrikaners, que nacen de esa ruptura que denunciamos, de ese falso “mare liberum” de Grotius. Así, a finales del XVIII, en la Cuarta Guerra Anglo-Holandesa, los británicos van a ir ocupando el territorio, un territorio donde los boers van a cumplir más de un siglo prácticamente como “identidad étnica”. Ya se habían topado con poblaciones de etnia xhosa. Holanda tampoco había vacilado anteriormente en traer esclavos de Madagascar, la India e Indonesia; muchos entrarán en contacto con estos afrikaners. Vamos dibujando cada vez más el horizonte sudafricano, que debemos de extender también hacia la actual Namibia, África sudoccidental, territorio que también conoció los padrões portugueses a los que poetizara Fernando Pessoa en la persona del insigne Diogo Cão.







    - Por resumir de una manera muy burda, diremos que británicos y boers coexisten sin entenderse demasiado. Los brittons son enseguida calificados como “extranjeros” por la población afrikaner, que sigue hablando su lengua afrikaans. A pesar del acendrado calvinismo boer, son los ingleses los que van a llevar la mentalidad mercantilista al extremo más nauseabundo. La capacidad minera va a despertar la trémula avaricia de un imperio británico muy influenciado por la impronta judía, y no en vano ahí está Disraeli, su práctico creador. No vamos a dejar de mencionar tampoco los encontronazos con los temibles guerreros zulúes. Distintas tribus negras, vencidas las barreras naturales, van a ir afluyendo a un territorio que se ha hecho próspero. Distintas tribus que no se entienden entre sí ni tienen buenas relaciones tampoco, por más “hecho racial” que haya, así como los boers no se van a entender ni con portugueses ni con británicos; y con estos últimos habría más razones para ello. Pues ya ven.





    - Territorio próspero con variedad de clima y expectativas refulgentes que va a ver sus propias llagas con los yacimientos de diamantes. No habían terminado los anglosajones de pelear contra las tribus amaxhosa y de confundir el nuevo país cuando ya bien introducida la segunda mitad del siglo XIX van a planificar un sistema económico de auténtica locura, intensificando la esclavitud y la inmigración descontrolada. Cada vez es más la distancia entre el blanco y el negro, ¿y qué no diremos del mulataje y etcétera? No nos asustemos, aunque no compartamos. Sabemos que nunca se daría en estas culturas un San Martín de Porres. El tema está en que el cientificismo y sus productos siempre vieron a la raza blanca superior porque sí; y esto se acabó con la Segunda Guerra Mundial, y no por convicción, sino por posicionarse contra una doctrina hitleriana que al fin y al cabo no había traído nada nuevo bajo el sol. Buena parte de la Europa industrializada del XIX va a mirar con demasiada soberbia a otras partes del mundo, y en especial al África, continente que se considera para el disfrute y la producción masiva. Si leen algunas novelas del genial Julio Verne, tales como Cinco semanas en globo, verán la percepción que muchos europeos que tiraban al cientificismo puramente evolucionista tenían sobre la raza negra. Y aun sin compartir, reiteramos, lo que nos intentamos es situar en el contexto; contexto que saldrán siniestros personajillos como Chamberlain o Knox. Por ello, no nos interesa en este artículo hablar de la formación del Transvaal y de Orange, no nos interesa asimismo describir con más o menos exactitud los comienzos anglos en el Cabo; lo que nos interesa es intentar dilucidar el contexto afro-austral. Contexto en el cual, ya en el XIX, los boers van a cumplir sus tres siglos como “nación”, y contra ellos los británicos, tan blancos como ellos, aun con distinta mentalidad (¡Aun compartiendo la herejía!) van a hacer guerras de auténtico exterminio, sin mirar a mujeres, ancianos y niños. Se buscó exterminar al afrikaner como en la Bretaña se buscó exterminar al vandeano. Dos contextos muy distintos, pero un fin que los propios jefes de la contienda dejaron claro: Exterminio. No olvidemos la expresión inglesa concentration camp. Sí, antes que los soviéticos y los nazis, lo emplearon los ingleses parlamentarísimos, y yo diría que los revolucionarios franceses también. Los afrikaners son un obstáculo para el desarrollo, para la modernidad, para el gran capital. Los que habían poblado, explorado, recorrido, vencido las barreras naturales y haciendo próspero un territorio desconocido aprovechándose de los conocimientos lusitanos son víctimas de dos guerras feroces que los esquilman como pueblo, viendo los albores del siglo XX en esta situación. Así fue la Commonwealth. Así se da la paradoja que reiteramos: Los anglosajones parecen más fanáticos calvinistas que los boers que desarrollaron una economía más sencilla, un ritmo de vida más tranquilo y una identidad bien marcada frente al cosmopolitismo ultra-capitalista. Así, situándonos en un contexto protestante, y a modo muy subjetivo, puedo decir que la Guerra de los Boers me recuerda en muy buena medida a la Guerra de Secesión Norteamericana, tanto en motivos como en “meta-estética”, si se quiere. Incluso la expansión de aquellos granjeros afrikaners con armamento más o menos ligero encontrándose frente a los negros me recuerda al Oeste norteamericano.








    - En tanto y en cuanto al apartheid, puedo decir que evocando a John R. R. Tolkien y a Roy Campbell, me parece una política repugnante de plano, sin ninguna justificación cultural, espiritual o histórica; como ya avistaron estos brillantes anglosajones católicos que radicaron por Sudáfrica durante más o menos tiempo. Por más que el apartheid se fuera institucionalizando por el Partido Nacional ya en el siglo XX, no inventó nada nuevo y acudió a una política que habían secundado tanto holandeses como británicos en sus formas colonialistas. Y no olvidemos que fue un régimen apoyado por Estados Unidos, Gran Bretaña e Israel.







    - Por tanto, en modo alguno justifico el apartheid, y desde luego me quedo en el África con la “política portuguesa” de evangelización e interacción cultural. Parafraseando a Julián Marías, por ejemplo los españoles en América hicimos un “injerto”, mientras que los anglosajones hicieron un “trasplante directo”. Decía Arturo Uslar Pietri que a los hombres nos cuesta mucho trabajo asumir la realidad y más en nuevos mundos; es posible, pero desde luego, ni boers ni británicos han asimilado ni la nueva realidad que tenían ante sus ojos ni la mezcla; de ahí a que a “Obama el negro” cuando es mulato. Y nosotros adoptando esta modita, de este patrón cultural del american way of life….No podíamos imitar otras cosas, no…



    - O sea, que si Sudáfrica nació ya con graves taras, los ingleses, que no soportaron ni a boers ni a zulúes, remataron la faena de una manera brutal. Y como estamos en contra del apartheid blanco, estamos en contra del apartheid negro, de las falsas discriminaciones positivas y demás retahílas de la para-religión progre. No estamos a favor de que haya playas y autobuses sólo para blancos; por eso mismo, no nos callamos cuando el grito de guerra de Nelson Mandela era “kill the boer!”; el mismo que canta Jacob Zuma, flamante polígamo animista de una Sudáfrica afectada por la criminalidad, la crisis económica, política y social y el SIDA, donde sus mejores talentos están huyendo para sobrevivir. No niego que Mandela sufriera injustamente, pero nunca fue un hombre de paz ni tuvo visión política alguna. El presidencialismo de Mandela, aquel que llegó a ir de antijudío por la vida para luego recular por el apoyo de notables israelitas al Congreso Nacional Africano, ha sido de una esquizofrenia demasiado veloz. La complejidad de los siglos lo han querido arreglar en un rato de embriaguez buenista; y los próceres tercermundistas de la descolonización no han tenido reparos en colocar tiranos a lo largo y ancho del continente negro que en verdad siguen siendo colonizados por las multinacionales. En Sudáfrica no se ha buscado ni la justicia ni la reconciliación, sino el caos de la venganza. La venganza y la mala leche, del apartheid blanco al apartheid negro. Recordando a Zapatero: No es tonto, no. Es un inepto con muy mala uva, que es distinto. Eso ha pasado en Sudáfrica. Y eso han cantado las celebridades de la globalización, tras el coro de U2. Muchos puede que no lo sepan, pero yo no me creo ya ciertas ingenuidades, como no me creo la de los votantes del PP. Así, lo que ellos aplauden es el exterminio de un “grupo étnico” que lleva en Sudáfrica la friolera de cuatro siglos; y así como los supuestos anticolonialistas no pían de la colonización árabe contra los pueblos bereberes a los que siguen motejando como “los bárbaros”, son los que parecen aplaudir el exterminio sistemático de los afrikaners. Los que hay que se escandalizan por la Shoah y hacen muy bien en escandalizarse, porque aquello fue un crimen oprobioso; pero suelen ser los mismos que no se escandalizan de Dresde, Hiroshima, Nagasaki, los campos de concentración de Eisenhower o el inmenso sudario de sangre que fue el colonialismo comunista, ya en la URSS, ya en la China, etcétera. La “sensibilidad selectiva” de los fariseos que se rasgan las vestiduras en su comodidad burguesa. Los hay también que hablan mucho del discurso fácil del “pobrecito inmigrante”, ladrando del inmigrante como si fuera un discapacitado o algo así. Todos los inmigrantes son los buenos salvajes de Rousseau….Y no se dan ni cuenta en su ceguera supersticiosa que esa mentalidad asquerosa a quien más perjudica es al propio inmigrante, porque meten en el mismo saco al trabajador honrado y al mafioso. Con esta cortedad de vistas, ¿cómo extrañarnos de lo que se vive en Sudáfrica? Eso sí, como el comunismo, han logrado igualar en la miseria. Mucha discriminación positiva a favor de los negros pero suben las estadísticas de blancos en la miseria y la de negros en la miseria tampoco dejan de subir. Teniendo como “colchón” a las minorías británicas y hebreas, entre la llegada desordenada de hindúes y chinos, Sudáfrica no para de sangrar y encima hay quien insiste en que hay que seguir en más de lo mismo. ¡¡Querer curar a un drogadicto con heroína pura!! Sudáfrica se ha venido abajo en muy poco tiempo y ni eso les hace reflexionar, sino al contrario.



    - Y con esto de la descolonización, ya les valdría a los pueblos negros esbozar una autocrítica constructiva. Miren ustedes, yo no me planteo echarle las culpas a los romanos de lo que pasa en España (¡¡¡Al contrario!!!); ni tan siquiera a los moros, a los invasores de Gibraltar o a los franceses de Napoleón. Hay hispanoamericanos que, imitando a los hijos de la Vieja España (No hay nada más español que la leyenda negra) y siguiendo a la progresía de muchas pseudo-universidades y etc., con Chávez, Morales, Correa, Castro, y demás incalificables juntos y revueltos, tienen a España como el eje absoluto del mal. Nos acusan de que no dejamos ni un indio….Sí, ya veo en Madrid, Barcelona o Sevilla que no dejamos ni uno. ¡Menos mal, si llegamos a dejar….! Pero hablando en serio: Señores, en todo caso llevan ya dos siglos de independencia, ¿ya es hora de que se olviden de nosotros, si tanto nos odian, no? ¿y no sería hora de que dejaran de emigrar en masa para acá si tan malos somos? Yo no pienso así, no se engañen. Pensaría así en el esquema mental deformado de la para-religión progre, eso sería una respuesta en este esquema si se tirara, sin salirse de él, a la “extrema derecha”. Porque no me olvido que América nunca dejó de ser tierra de promisión para muchísimos españoles que allí depositaron sus raíces y evitaron las hambrunas. Pero yo lo que digo es de si tanto supuestamente se protege al inmigrante, sólo parece ser al “de color” (Otra estúpida expresión pseudo-progre. Estoy de acuerdo con el admirable campeón José Legrá en que él es de color negro), porque al blanco se le puede machacar sin compasión que se podrán organizar mil conciertos alrededor. Y no hablo ya de los blancos de Zimbabue, acaso más “recientes” y también martirizados por el tirano Mugabe; señores, los boers no “llegan” a ser inmigrantes, llevan allí cuatro siglos; más inmigrantes serían los británicos y los judíos en todo caso, al menos en el contexto surafricano. Sudáfrica tenía con Angola el mejor sistema sanitario del continente; un caso muy parecido era el que disfrutaba la Guinea Ecuatorial. Fue la terrible guerra global orquestada contra el pueblo portugués (España se libró en el momento bajándose los pantalones) la excusa perfecta para la defensa del black power y la “diáspora” masiva de casi un millón de portugueses del África; y fue el convertir Angola y Mozambique en un infierno, el mismo de Santo Tomé y Príncipe, Guinea Bissau y Cabo Verde. Aquellos desdichados lusos o emigraron a la península o también hubo quien se estableció en Sudáfrica, como reiteramos. ¿Y le van a echar la culpa a los colonizadores? ¡¡¡Por favor!!! Sí, a echar balones fuera, siempre. Y ahora, cuando los negros mozambiqueños son contratados a través de la frontera, los negros surafricanos los apalean porque les quitan el trabajo. Los mismos que después cantan kill the boer! ¡¡Venga ya, progres, ya seáis de derechas o de izquierdas!! ¿Tanto os ciega vuestra radicalizada superchería? Lo mismo que ingleses y holandeses ni reconocen nuevas realidades ni mezclas, así sois ustedes. Pero peores, menos coherentes y con más mala leche, y encima disfrazados de buenos. ¡Más que fariseos!






    - No estoy defendiendo la mentalidad colonialista decimonónica, ni diciendo que aquello fue un paraíso en la tierra ni por asomo. Aquello no benefició más que a grandes compañías y minorías oligárquicas. Pero en todo caso, no corresponde ni a España ni a Portugal las desgracias de sus ex provincias africanas, sino todo lo contrario. No es un caso comparable a Sudáfrica tampoco, pero estos casos de mentalidades tan contrarias se encuentran en una hecatombe global que afecta desde Gelves a Honolulu. Y echarle la culpa a los blancos de lo que ocurre en Sudáfrica me parece una broma de mal gusto; además que no fueron sólo los boers los colonizadores del África austral, pues reiteramos que muchas tribus negras han llegado después que los boers a tierras que había poblado el pueblo afrikaner, una vez desplazados los lusitanos; ellos serían aún más colonialistas que los afrikaners en ese caso. Como colonialista fue Moctezuma con su sangriento imperio azteca. Y otra vez vuelvo a lo mismo, aunque los boers no son “inmigrantes”: ¿Sólo tiene derecho a emigrar “el de color”? ¿Qué hay de los franceses y españoles en Argelia? ¿Y los italianos de Libia? ¿Otra vez tendré que mentar lo de los árabes con los berberiscos? Así es la memoria histórica, la misma de Zapatero. La misma que se escandaliza por la expulsión de judíos y moriscos pero que aplaude a los islamistas que aplastaron a los cristianos hispanos o a los judíos de ambas orillas del Mediterráneo que a finales del siglo VII pretendieron hacer de Hispania un estado mosaico. El mismo paraíso tricultural subvencionado por nuestros impuestos. La ideologización de la historia en su vertiente más vomitiva.




    - No me engaño: el “AWB” no es sino una imitación del Ku Klux Klan en Sudáfrica; yo diría que ni tan siquiera nacionalsocialista. Ku Klux Klan que fue fundado por masones, recuerdo. Pero yo, a diferencia de los de siempre, no apruebo ningún cobarde asesinato: Son muchos los afrikaners asesinados y no todos eran como Terre´blanche; este ha sido el asesinato de un racista calvinista por dos negros que trabajaban en su granja que en modo alguno justifico, así como no disculpo sus historias. Y yo, a diferencia de otros, denuncio un genocidio sea del color que sea. Yo, a diferencia de otros, intento ser medianamente objetivo; y en el contexto sudafricano, intento buscar causas y efectos lo más ampliamente posible. Sudáfrica está pagando muchos de sus graves errores cometidos en el pasado, pero ahora es un infierno en vida, sin presente ni futuro, con otro exterminio planificado empezando por las mujeres y los niños boers. Distintas tribus negras de muy diversos idiomas y culturas pelean entre sí teniendo sólo en común el odio al afrikaner, que es un grupo más o menos cohesionado dentro de ese quilombo que es la Sudáfrica modernísima. Pues muy bien, progres de mierda, seguid aplaudiendo, pero al menos, debéis de saber por qué aplaudís.




    - Con todo, el África, que muchas veces no da lecciones, tendría que asumir un fracaso que puede calificarse como colectivo. Reconocer el problema es el primer paso para intentar superarlo. Los negros no son inferiores y ya me gustaría a mí tener el coeficiente intelectual de Denzel Washington por poner un ejemplo. Claro que los negros pueden construir, pero nunca podrán construir con una mal asimilada mentalidad de lo peor de la revolución europea, y nunca podrán construir queriendo exterminar a los blancos, considerados estos como el mal absoluto, y más a los blancos que llevan allí siglos, y más a blancos que han ido tomando tierras que ellos no habían poblado. Al igual que me opongo a la mentalidad cientificista y sus visiones sobre los negros u otras razas de la humanidad, me opongo a la mentalidad suicida progre a que la raza blanca, a la cual pertenezco y a mucha honra, sea inferior y mala en todos los sentidos. No es eso, no es eso, ni una cosa ni otra….Pero esto parece que no se comprende. Pobre Sudáfrica. Pobre España, tan lejos de Dios y tan cerca de Marruecos y Francia. Pobre todo el mundo post-moderno y post-industrial y todas sus malditas consecuencias que tan tristemente pagamos.







    * Recuérdense los siguientes enlaces:


    DE SUDÁFRICA Y ETCÉTERA: POESÍA AFRIKANER




    JAÉN CON LOS BOÉRS




    El ‘racismo inverso’ de Sudáfrica




    YouTube - De la Rey Song - behind the scenes Pt 1




    YouTube - De la Rey Song - behind the scenes Pt 2

  17. #17
    Avatar de Josean Figueroa
    Josean Figueroa está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 jun, 07
    Mensajes
    984
    Post Thanks / Like

    Respuesta: De Sudáfrica y etcétera

    Cita Iniciado por Ordóñez Ver mensaje
    El pueblo afrikaner es mayormente descendiente de holandeses, amén de minorías de alemanes y hugonotes franceses ...
    Y aunque se empeñen en negarlo algo de negros tienen también, aunque muy diluído esté...

  18. #18
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    39
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: De Sudáfrica y etcétera

    Y también hubo colonos afrikaners que se mezclaron con malgaches, indios o indonesios.

  19. #19
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    39
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

  20. #20
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    39
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

Página 1 de 6 123456 ÚltimoÚltimo

LinkBacks (?)

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Hernán Cortés; Conquistador de la Nueva España
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 201
    Último mensaje: 04/04/2019, 20:27
  2. En busca de la verdad: el verdadero origen de Cristobal Colón
    Por Lo ferrer en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 26
    Último mensaje: 29/03/2014, 01:17
  3. La Mafia....
    Por Ordóñez en el foro Nápoles y Sicilia
    Respuestas: 13
    Último mensaje: 08/03/2010, 07:25
  4. Los tribunales y el derecho a la vida
    Por ortodoxo en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 30/01/2009, 20:52
  5. Juan Francisco Donoso Cortés
    Por Ordóñez en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 27/12/2005, 17:20

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •