Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 6 de 6

Tema: Impunidad, complicidad y “vista gorda” hacia Carrillo en su regreso a España

  1. #1
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,886
    Post Thanks / Like

    Impunidad, complicidad y “vista gorda” hacia Carrillo en su regreso a España

    Impunidad, complicidad y “vista gorda” que se tuvo con Santiago Carrillo para su lavado de imagen (diciembre 1976)

    Carrillo llevaba ya varios meses en España, procedente de Francia con conocimiento del Gobierno, que disimulaba mientras buscaba cómo "blanquear" el caso. Finalmente no hubo más remedio que "presentarle en sociedad"... y hacer el paripé de "detenerle" (llevaba peluca...) para liberarle ipso facto, ya limpio de polvo y paja... acusado sólo de una minucia: "asociación ilícita"; o sea, a la calle a los dos días, tan libre y decente como un ciudadano cualquiera.

    Ningún periodista ni obispo ni político dijo ni pío... Corriéndose un velo de silencio no sólo sobre los ya entonces prescritos crímenes de Paracuellos (1936), sino sobre sus no prescritas responsabilidades delictivas de los años 40 a los 70.
    Asimismo el Gobierno pasó por alto su delito de entrada y permanencia ilegal en España, dado que carecía de pasaporte (se supone) o, en su caso, lo obtuvo ilegalmente

    Y es que el perjuro Suárez (despreciando y riéndose de sus valedores en las Cortes ex-franquistas que le aprobaron su reforma política) no podía dejar al "prestigioso" Carrillo fuera de los acuerdos con la "oposición democrática" a que se lanzaba a tumba abierta: http://hispanismo.org/historia-y-antropologia/27587-la-junta-democratica-de-carrillo-y-del-pce-marco-la-ruta-para-la-transicion.html


    Revista FUERZA NUEVA, nº 521, 1-Ene-1977

    Carrillo

    La “detención” de Santiago Carrillo (Navidad, 1976) ha planteado, de cara a la opinión pública, una serie de realidades de toda índole que se pueden señalar muy concretamente.

    Por ejemplo, la organización casi perfecta del Partido Comunista al demostrar que puede movilizar, en muy breve espacio de tiempo -prácticamente cuatro horas-, a unos miles de seguidores capaces de “montar” una manifestación de protesta en pleno centro de Madrid, “regar” de octavillas toda la capital y hacer “pintadas” masivas en todas partes.

    La capacidad de tergiversación de la noticia y su influencia en los medios de comunicación social, por parte del PCE, en torno a la detención de su secretario general, resulta asombrosa y grave, así como las concomitancias del partido con otros no solo marxistas, sino demócratas -cristianos o no-, que se han apresurado a rasgarse las vestiduras por tal detención y han corrido, como si de cosa propia se tratase, a mover y presionar en todos los campos para lograr la libertad de Carrillo y denunciar su prisión, como si fuese un atentado a los derechos de la persona humana por parte del Gobierno.

    Por otro lado, en este caso se ha puesto de manifiesto, igualmente, como periódicos que se autodenominan “independientes” actúan al servicio del comunismo en sus informaciones y, sobre todo, en sus editoriales. Un ejemplo claro lo tenemos en “El País” y “Diario 16”, que se están forzando al máximo por presionar al Gobierno en pro de la libertad de Carrillo y falsear su detención con argumentos falaces, demagógicos y opuestos a la misma línea que siguen cuando se trata de supuestos culpables de ideología contraria a la que en sus páginas defienden (1)

    Así, mientras que a estos periódicos les parece bien (no discrepan al menos) la acción vindicativa y jurídica de ciertos países que aún juzgan a supuestos “criminales de guerra”, pese a que haya transcurrido el tiempo de prescripción de tales delitos, consideran lógico que en el caso de los crímenes de Carrillo -auténticos genocidios como el de Paracuellos- sean hechos pasados ya no perseguibles, dado el tiempo transcurrido, y a la par busquen, en hipotéticas conculcaciones legales, fórmulas que permitan la libertad del secretario general del Partido Comunista español.

    Es chocante, aunque lógico, observada la influencia en estos diarios del PCE, contemplar cómo se permiten discutir y enjuiciar la acción de la Ley en este caso, al mismo tiempo que se formulan comentarios y se insinúan modos de presión hacia los jueces, todo ello en busca de maneras para que Carrillo salga libre de sus acusaciones.

    Sin embargo, estos diarios se olvidan, al parecer de que no sólo son delitos prescritos o amnistiables los que pueden ser objeto de detención de este dirigente del PCE. Aparte del ahora motivo de su detención y procesamiento -asociación ilegal-, existe otro no amnistiable, cual es el de incitación al terrorismo y dirección, aun cuando sea desde el exterior, de las distintas partidas “guerrilleras” que actuaron en España, especialmente de los años 1946 a 1956, tiempo éste en el que se realizaron, por parte de tales “guerrillas”, mandadas, apoyadas y sostenidas por el PCE, bajo la dirección de Carrillo, auténticos crímenes que, de acuerdo con nuestro vigente Código Penal (1977), y no por ninguna ley especial, aún no están prescritos ni comprendidos -por su condición de terrorismo- en la reciente amnistía otorgada por el Rey (2). Delitos que, si no nos equivocamos, se encuentran, además, dentro de sumario abierto por la jurisdicción castrense de la IV Región Militar. (…)

    Parece, sin duda, que Carrillo, que no es particularmente ningún héroe, se ha visto forzado tanto a su pública aparición en la célebre rueda de prensa como su posterior actuación (y quién sabe si a propiciar su detención), en contra de su íntima voluntad y, desde luego, a costa de un miedo cerval a ser liquidado por elementos contrarios o de su propio partido, como estratagema para culpar a los “ultras” de esta acción en provecho del mismo PCE.

    De este modo no resulta extraño que un individuo ateo como es él, abiertamente contrario a la idea de la divinidad, dijese la frase “Gracias a Dios que son ustedes policías” -según corre el rumor- cuando fue detenido por funcionarios del Cuerpo General al salir de la casa donde había estado reunido con los miembros del Comité Central del partido, que serían también, posteriormente, detenidos y encarcelados.

    Y es que, paradójicamente, Santiago Carrillo se encuentra ahora más seguro en la dulce prisión de la enfermería de Carabanchel, con trato de favor, que recorriendo las calles madrileñas, jugando a “Pimpinela Escarlata” o a conspirador decimonónico, pues él bien sabe que hay todavía gentes que se han juramentado ejecutarle tan pronto como se topen con él en la calle.

    Ramón de Tolosa

    (1) NOTA MÍA: Caso del alemán Rudolf Hess
    (2) NOTA MÍA: Amnistía parcial (1976), anterior a la famosa Ley de Amnistía (Octubre de 1977), aún vigente.





    .
    Última edición por ALACRAN; 13/12/2021 a las 18:22
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  2. #2
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,886
    Post Thanks / Like

    Re: Impunidad, complicidad y “vista gorda” hacia Carrillo en su regreso a España

    "Ni agallas, ni justicia"


    Revista FUERZA NUEVA, nº 522, 8-Ene-1977

    NI AGALLAS, NI JUSTICIA

    El desenlace del asunto Carrillo va a poner a pensar a muchos españoles. La siniestra figura del secretario del P. C. es un indudable elemento que viene a atizar el fuego de la discordia nacional, prendido por la desdichada reforma política.

    No es lo más lamentable de todo este asunto el desprestigio del Gobierno (desprestigio ganado, ciertamente, de modo muy merecido, paso a paso). No lo es tampoco su debilidad, demostrando que carece de agallas para reaccionar frente a una provocación intolerable. Ni siquiera su falta de visión política, para haber evitado a tiempo este asunto con el que no se ha pretendido otra cosa que la legalización de la estancia de Carrillo en nuestra patria y la del Partido Comunista.

    Lo más lamentable, lo que carece en absoluto de justificación es el triste papel que se ha hecho jugar al Poder Judicial, sobre el que se ha hecho gravitar la solución de un problema de evidente encaje penal, pero de auténtico y primordial perfil político.

    Las palabras del presidente Suárez al dueto de carteros de la “Comisión Negociadora” son de lo más lamentable y deprimente: “El tema queda ya fuera de la órbita del Gobierno. Carrillo está a disposición del juez y me alegraré que todo se resuelva lo mejor posible y cuanto antes”.

    Estas palabras nos hacen pensar en aquellas otras de Poncio Pilato: “Ningún delito hallo en este hombre. Llevarlo ante Herodes”. Lavarse las manos para eludir el problema es una tremenda equivocación de consecuencias imprevisibles.

    Carrillo -¿a qué recordarlo?- tiene gravísimas responsabilidades que aún gravitan sobre él. Aun cuando el genocidio de Paracuellos (diez mil asesinatos) hubiera legalmente prescrito, su responsabilidad como organizador de las partidas de bandoleros que asolaron con sus violaciones y expolios muchas de nuestras comarcas, hasta bien entrada la década de los 50, está aún latente para la aplicación del Código Penal. Ello sería suficiente para llevarle al pelotón de ejecución.

    Pretender, ahora, inculparle por una entrada ilegal en el territorio nacional o por una mera actividad de asociacionismo ilegal es un puro sarcasmo y una cobardía.

    Lentamente, pero de modo seguro, vamos hacia la discordia nacional. Estamos dando los mismos pasos y teniendo los mismos tropiezos que en 1931. Y, lógicamente, llegaremos a la misma meta: a julio de 1936. Cuando ese momento llegue, sería inútil lamentarse de que no hubiera habido a tiempo ni agallas ni justicia.

    Jaime CORTÉS



    Última edición por ALACRAN; Hace 3 semanas a las 14:36
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  3. #3
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,886
    Post Thanks / Like

    Re: Impunidad, complicidad y “vista gorda” hacia Carrillo en su regreso a España

    Reflexión sobre un paraguazo a Fernández Miranda tras el funeral del tercer aniversario del asesinato de D. Luis Carrero:


    R
    evista FUERZA NUEVA, nº 522, 8-Ene-1977

    Lo que va de un paraguas a Paracuellos del Jarama

    (…) En este contexto democrático y como uno de los más conspicuos valedores del mismo, tenemos al presidente de las Cortes y del Consejo del Reino, don Torcuato Fernández Miranda y Hevia de cuyos restantes títulos y condecoraciones excusamos el lector. Don Torcuato, nombre de varón apostólico y gesto, según algunos, antipático, ha sido objeto recientemente de un desagradable incidente que podríamos llamar la manifestación de los paraguas. Y que ha servido para que algún periódico “El País”, con no demasiado respeto, caricaturizase al presidente de las Cortes y a un no sé si imaginario o real chichón. Vaya también por delante mi desaprobación del chichón, del paraguazo, del insulto o de lo que hubiera.

    ***
    ¿Por qué quien había sido vicepresidente del Gobierno del Almirante Carrero (Fdez. Miranda) fue objeto de tan poco cordial acogida de quienes habían acudido a un funeral por el alma del asesinado presidente? La explicación es sencilla. Los allí presentes estimaron, con razón o sin ella, que el señor Fernández Miranda representaba en esos momentos todo lo contrario a los ideales de la España del 18 de Julio desmontados desde las Cortes, aunque no sólo desde ellas, que preside don Torcuato. Y reaccionaron violentamente con la voz y con el paraguas. (…)

    El 20 de diciembre (1976) hubo tres equivocaciones, aunque parece ser que solo se está juzgando la tercera, que es la más comprensible. Lo que no quiere decir que sea encomiable. La primera equivocación fue la del señor Fernández Miranda al presentarse en un sitio donde evidentemente no era bien querido. Y no lo digo sólo por los que le insultaron, sino porque parece ser que entre la multitud allí congregada nadie salió en defensa del presidente de las Cortes.

    La segunda equivocación fue, dado el empeño del señor Fernández Miranda de estar presente en aquel lugar, que no se hubiera previsto por los que tienen a su cuidado el orden público una protección adecuada. Que parece ser brilló por su ausencia.

    La tercera fue la agresión verbal y hasta física, si la caricatura de “El País” tiene fundamento. Que no se puede disculpar, aunque si comprender. Hasta aquí lo explicable. A partir de ahora comienza lo ininteligible. Debe ser la famosa “trampa saducea” que nunca nadie logro saber lo que era.

    La autoridad gubernativa (Adolfo Suárez) sanciona con dos elevadísimas multas a dos de los asistentes al acto, sin duda por entender que fueron ellos los agresores del presidente de las Cortes (…) ¿Qué pruebas pueden van a alegarse en el caso que se instruya causa a los multados? Cosa que creo y pienso que será por ello no ha sucedido hasta el momento.

    Si es así, ¿por qué una multa de tan elevadísima cuantía? ¿No pasará lo mismo que con el gravísimo expediente a los generales de Santiago e Iniesta, concluido, con el descrédito consiguiente, en el reconocimiento de la absoluta improcedencia del pretendido pase a la reserva? Todo esto viene a unirse a las fianzas, también muy cuantiosas, exigidas a los periodistas ("ultras") Manuel Ballesteros, García Serrano, Herminia C. de Villena… ¿Dónde están los privilegios de la extrema derecha tan cacareados por determinada prensa?

    Y todo resulta ya absolutamente incomprensible cuando Santiago Carrillo sale de prisión con 300.000 pesetas de fianza. ¿Es que, en el supuesto, que los propios interesados rechazan con toda energía, de que hubieran sido los autores del paraguazo se puede comparar la agresión, rechazable desde luego, al presidente de las Cortes con el historial de sangre más siniestro de toda la historia de España? ¿Tanto vale el señor Fernández Miranda y tan poco los 10.000 asesinados de Paracuellos?

    ***
    ¡10.000 asesinados por 300.000 pesetas! ¡Qué barato ha resultado! 30 pesetas cada uno. 30 monedas. Igual que Judas. Y los 10.000 fueron a la muerte por Dios y por España por el mismo precio que Jesús. (…)

    A Judas más le valiera no haber nacido. Y murió desesperado, colgado, de una encina. Cristo resucitó al tercer día. Con él, en su gloria, hay 10.000 mártires, que también costaron 30 monedas, pidiéndole desde sus cuerpos desgarrados, como el de Cristo, por la metralla de los sicarios de Carrillo la resurrección de España.

    Francisco José FERNÁNDEZ DE LA CIGOÑA

    Última edición por ALACRAN; Hace 3 semanas a las 15:23
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  4. #4
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,886
    Post Thanks / Like

    Re: Impunidad, complicidad y “vista gorda” hacia Carrillo en su regreso a España

    "Victoria comunista"


    Revista FUERZA NUEVA, nº 522, 8-Ene-1977

    Victoria comunista

    Victoria comunista indudable es la puesta en libertad de Santiago Carrillo. Esto no lo decimos sólo nosotros, sino su propia esposa en rueda de prensa, y sus conmilitantes, entre ellos López Raimundo, secretario general del PSUC, para quienes la excarcelación del máximo dirigente comunista español no representa una libre decisión de la Justicia, una benevolencia del poder o una interpretación concreta del Código Penal, sino el triunfo del partido y de la derrota de la autoridad gubernamental.

    Pero lo de Carrillo, la puesta en libertad del asesino de Paracuellos, no es la única victoria comunista que estamos presenciando. Es un capítulo más dentro de una sucesión de acontecimientos en la vida nacional, que representa la entrega y claudicación del Gobierno Suárez ante las presiones de las Internacionales marxista y capitalista, unidas, en su cúspide de mando, por la Masonería.

    Fuerzas todas estas foráneas que, al parecer, y tal como se están presentando las cosas en nuestra Patria, están haciendo cumplir a rajatabla sus dictados mediante pactos más o menos tenebrosos, traiciones de todos conocidas y perjurios que es ya inútil denunciar, pero que son públicos para la inmensa mayoría de los españoles.

    Poderes ocultos y activos a la luz del día, que han sido capaces de trastocar un Régimen que parecía asentarse en bases poderosas firmes, para dar paso a una Monarquía partitocrática y liberal como forma del Estado, dentro de la cual, si no se remedia, la nave de España irá irremisiblemente al garete en fecha no muy lejana, a no ser que el Monarca, con ayuda de los auténticamente españoles, corrija el rumbo.

    Por eso, insistimos, la victoria, ahora representada por la libertad de Carrillo, para las fuerzas negativas y anti españolas, sólo es un paso en el caminar destructor de la Patria emprendido por ellas. Es, únicamente el cumplimiento de un mandato, que se une a la victoria conseguida ya por la aprobación en las Cortes de la Ley de Asociaciones Políticas, por la derogación del TOP, por el decreto ley sobre objeción de conciencia, por la amnistía pasada, etcétera, a las que seguirán las victorias ya anunciadas de la ampliación o nueva amnistía, con la que saldrán a la calle los criminales de ETA y FRAP, con la desaparición o radical modificación de los que ellos llaman “cuerpos represivos”, con la neutralización primero y subversión más tarde de las Fuerzas Armadas, con el Frente Popular más adelante como gestor “democrático” y constituyente de un Estado o República Federal que dé paso, en el futuro, a la soñada por Lenin “Unión de Repúblicas Socialistas Ibéricas”.

    Y que no se nos tache de alarmistas o demagogos interesados en pronosticar el caos, pues lo que ya ha pasado lo veníamos pronosticando nosotros y quienes con responsabilidad y patriotismo han denunciado día a día el acontecer político de nuestra Nación.

    Todo se está, desgraciadamente, cumpliendo en el derrumbe, por parte de las fuerzas antinacionales, de la España nuestra. No hay, por lógica, motivo para pensar triunfalmente en lo contrario. De ahí nuestra tremenda responsabilidad, la de quienes de verdad sentimos la angustia de la Patria en nuestros corazones y tenemos nuestra conciencia y nuestro pensamiento abiertos al mejor hacer nacional, dispuesto nuestro ánimo al supremo sacrificio, si fuese necesario, para evitar ese caos que se avecina, ese no ser de España que se tiene proyectado (…)

    Ramón de Tolosa



    Última edición por ALACRAN; Hace 3 semanas a las 15:16
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  5. #5
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,886
    Post Thanks / Like

    Re: Impunidad, complicidad y “vista gorda” hacia Carrillo en su regreso a España

    Artículo del director de ABC, periódico entonces opuesto a legalizar el comunismo y a la estancia de Carrillo en España. Obsérvese, en todo caso, cómo conceder la libertad provisional a Carrillo, dados sus antecedentes (sus declaraciones terribles a la prensa) no hubiera sido posible, según el texto legal a que se refiere Luca de Tena, y a cualquier otro se le hubiera denegado:

    Revista FUERZA NUEVA, nº 522, 8-Ene-1977

    UN REGALO PARA CARRILLO

    Un procesado por la justicia ha sido puesto en libertad provisional. Este beneficio, según nuestras leyes, puede ser concedido “cuando el procesado tenga buenos antecedentes o se pueda creer fundadamente que no tratará de sustraerse a la acción de la justicia, y cuando, además, el delito no había producido alarma”.

    El hombre para el que se acaba de decretar la libertad provisional, circunstancia que exige “tener buenos antecedentes” y cuyo delito “no haya producido alarma”, es el autor de la siguiente, estremecedora, declaración:

    Yo NO condeno la violencia. NO estoy contra la VIOLENCIA. LA ACEPTO cuando es necesaria. Y si la revolución va a tener necesidad en España de la VIOLENCIA, como ha tenido necesidad en otros países, ESTARÉ PRONTO PARA EJERCITARLA”.

    Estas tremendas palabras no fueron pronunciadas por Santiago Carrillo durante la etapa del Frente Popular español. No fueron pronunciadas por Santiago Carrillo en agosto de 1936 cuando fue designado miembro de aquel comité de investigación que era encargado de seleccionar los presos que habrían de trocar la celda de la cárcel por el paredón. No fueron pronunciadas en noviembre de 1936, cuando fue designado en el Madrid del Terror consejero de Gobernación con facultades equivalentes a las de un ministro de Policía y Seguridad. No fueron pronunciadas por Santiago Carrillo, insisto, en la época enfebrecida y enloquecida del asalto a las cárceles, de los asesinatos en masa de los presos de la cárcel Modelo ametrallados en los patios (cuando Indalecio Prieto exclamó horrorizado su famosa profecía: “¡Hoy hemos perdido la guerra!”, cuando las Brigadas del Amanecer, cuando las checas que él presidió, cuando los Tribunales populares, cuando la gran matanza de Paracuellos, pueblo convertido, según clarividente declaración de Joaquín Calvo-Sotelo, en una siniestra y anticipada fosa de Katyn.

    Las palabras citadas fueron dichas por Santiago Carrillo el 10 de octubre de 1975. Hace poco más de un año y dos meses. Cuando a Franco le quedaban unas semanas de vida. De modo que esa revolución a la que se refiere, en la que estaría pronto a ejercitar la violencia, no es la de 1936, sino la que sueña para nuestros días. No es la del antiguo Paracuellos del Jarama, sino de la de los Paracuellos futuros.

    Fueron palabras expresadas ante la famosa periodista italiana Oriana Fallaci, publicadas en el semanario “L’Europeo” en la fecha antedicha y nunca fueron desmentidas.

    Otras frases de estas declaraciones son las que siguen: “La condena a muerte de Franco, la firmaría, sí”. “Estoy entre los españoles que piensan que ver morir a Franco en su cama es una injusticia histórica”. “Yo nunca he esperado que Franco muriese y he hecho lo posible para cazarle antes de que se muera”. “¡Pienso todavía cogerle antes de que se muera!”.

    El párrafo que cito a continuación del hombre al que se le ha reconocido “falto de peligrosidad”, publicado en el mismo documento hace catorce meses, merece analizarse despacio: “Yo he hecho la guerra civil de verdad. DISPARANDO, MATANDO. He hecho también la guerrilla cuando creía en ella. Durante nueve años. No sé si soy un buen tirador, pero SÉ QUE APUNTABA CON CUIDADO PARA MATAR. ¡Y HE MATADO!”. “NO ME ARREPIENTO de haberlo hecho.

    Con independencia de que sus nueve años de guerrilla son lo que en términos vulgares se denomina un farol, un modo como otro cualquiera de presumir, respecto a las matanzas de la guerra cabe considerar que Carrillo no fue al frente, no luchó en las trincheras, no participó en ninguna acción militar conocida. Y como la misión política que se le confió era en la retaguardia, parece deducirse que los disparos de que habla no fueron efectuados precisamente en lo que se llama “el campo del honor”, sino en las cunetas o frente a los fosos y paredones de los cementerios.

    Sus delitos de entonces están prescritos. Pero no olvidados. Frente a los de ahora (salvo que esta pequeña antología reciente no se considere delictiva) cabría preguntarse si no serían canjeables sus penas por un regalo singular: un billete de ida y sin regreso para Moscú. Serían muchos los que contribuirían gustosos a sufragarle unas largas vacaciones.

    Torcuato
    LUCA DE TENA
    “ABC” (31-12-76)


    Última edición por ALACRAN; Hace 2 semanas a las 14:54
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  6. #6
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,886
    Post Thanks / Like

    Re: Impunidad, complicidad y “vista gorda” hacia Carrillo en su regreso a España

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Denuncia Blas Piñar el escandaloso y gravísimo asunto, silenciado o atenuado por toda la prensa de entonces




    Revista FUERZA NUEVA, nº 524, 22-Ene-1977

    Blas Piñar, en FUERZA NUEVA

    “REFLEXIONES SOBRE EL REFERENDUM Y PARA DESPUÉS DEL REFERENDUM”

    (…) De otra parte, y ya después del referéndum, se produce la detención de Santiago Carrillo, secretario general del Partido Comunista. Varias son las consideraciones que conviene hacer al respecto:

    1.ª El señor Carrillo entró en España en febrero de 1976. Antes o por entonces había llegado su familia, que se domicilió en Madrid. Sus hijos consiguieron inmediatamente puestos de trabajo: uno de ellos fue contratado como profesor en la Universidad Autónoma de Madrid.

    Sin embargo, el Gobierno negó reiteradamente la presencia en España del secretario general del Partido Comunista. Y esto es muy grave, pues una de dos: o el Gobierno sabía que Carrillo estaba entre nosotros y deliberadamente y por razones desconocidas faltó a la verdad, o no sabía que Carrillo estuviese en España, y en ese caso todos los servicios de información del Gobierno revelaron su total ineficacia.

    2.ª Al señor Carrillo se le procesa por un delito supuesto de asociación ilegal, lo que se contradice con el hecho de mantener el Gobierno conversaciones negociadoras con la asociación ilegal de la que el señor Carrillo es secretario, aunque su representación haya sido delegada por la misma en los señores Jordi Pujol y Tierno Galván.

    3.ª No queda aclarado:
    a) si el señor Carrillo entró o no con pasaporte en España;
    b) qué autoridad expidió dicho pasaporte, si es que lo tenía;
    c) si dicho pasaporte, en su caso, era español o extranjero.

    4.ª Queda sin aclarar si ha sido legalizada o no a posteriori la reunión clandestina y las declaraciones a los medios informativos, que estos últimos recogieron con la máxima amplitud.

    5.ª La libertad provisional, bajo fianza de 300.000 pesetas, es modesta en comparación con el millón de pesetas constituido por FUERZA NUEVA en un caso todavía “sub iudice”; de las 500.000 pesetas exigidas a Herminia Villena por un Juzgado de Murcia, y de las multas de 500.000 pesetas, recientemente impuestas por el gobierno civil de Madrid a Jesús María Palacios y a José María Pérez de Herrasti.

    6.ª La libertad bajo fianza de Santiago Carrillo, acusado por el sólo delito de asociación ilegal, supone, implícitamente, que queda facultado para moverse, actuar, hablar y negociar, por sí y en nombre de su Partido, todavía en situación ilegal.

    7.ª El Gobierno tolera una campaña de agitación, típicamente comunista, que embadurna y ensucia a España entera, exigiendo la libertad de Santiago Carrillo, dando la impresión, aun cuando así no sea, de que esta libertad no ha sido concedida, sino arrancada a gritos, con el puño en alto, las banderas rojas en la calle y la “Internacional”.

    No entro en otras consideraciones porque son harto conocidas:
    responsabilidades por el genocidio de Paracuellos del Jarama;
    preparación y mantenimiento de la guerrilla;
    aliento constante a la subversión;
    declaraciones intencionalmente homicidas con relación a Franco, etc.


    (…)


    Última edición por ALACRAN; Hace 2 días a las 15:08
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Respuestas: 0
    Último mensaje: 19/11/2017, 13:34
  2. Hay que poner coto a la impunidad de Gibraltar
    Por Hyeronimus en el foro Gibraltar
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 07/08/2013, 08:32
  3. España vista por un chino
    Por Hyeronimus en el foro Economía
    Respuestas: 11
    Último mensaje: 09/08/2012, 18:19
  4. La España vista por Karl Marx
    Por FACON en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 17/04/2010, 05:05
  5. PP-PSOE: Complicidad para el desguace de España
    Por rey_brigo en el foro Tertúlia
    Respuestas: 26
    Último mensaje: 13/10/2005, 18:44

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •