Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 1 de 5 12345 ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 20 de 96

Tema: ¿Sínodo o tifón?

  1. #1
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,554
    Post Thanks / Like

    ¿Sínodo o tifón?

    ¿SÍNODO O TIFÓN?

    Desde el día de su convocatoria, hace ya unos meses, el próximo Sínodo Extraordinario sobre la Familia viene señalando un horizonte borrascoso. La encuesta preparatoria a las diversas diócesis del mundo sobre asuntos que, en muchos casos, no tienen nada de opinable, parece más una estratagema para modelar la moral evangélica sobre el consenso de época que otra cualquier cosa más santa. Se ventiló, mientras tanto, el contenido de cierta introducción leída por el cardenal Kasper en el consistorio del pasado febrero, texto alabado públicamente por Bergoglio, en el que se pretendía "abrir puertas" a la readmisión de los divorciados (en nueva y no canónica unión) a la comunión eucarística.


    Estando a lo que dice Sandro Magister en su lacónico pero resonante estilo, quien intervino ahora es Giovanni Cereti, autor de un libro titulado Divorcio, nuevas bodas y penitencia en la Iglesia primitiva, en el que se habría inspirado Kasper para su relación escrita. Refiriéndose a la Iglesia de los primeros siglos y al presunto uso que entonces se hiciera de un período más o menos prolongado de penitencia -luego de la ruptura matrimonial y formalización de nueva pareja- como remedio suficiente para ser readmitido al sacramento (tesis fundamental de su trabajo, destrozada recientemente por el alemán cardenal Brandmüller como «carente de pruebas»), Cereti tronó esta terrible advertencia: «me acompaña la esperanza de que ninguno de cuantos se oponen al giro pedido por el papa Francisco pase a una posición novaciana, negando el poder de la Iglesia de perdonar todos los pecados y arriesgando así el salir de la comunión eclesial».
    Casi desde aquel célebre discurso de apertura del Vaticano II, en el que Juan XXIII precisó que «en nuestro tiempo... la Esposa de Cristo prefiere usar la medicina de la misericordia más que la de la severidad», confiado, con inexplicable optimismo, en que los errores doctrinales «se hallan tan en evidente contradicción con la recta norma de la honestidad, y han dado frutos tan perniciosos, que ya los hombres, aun por sí solos, están propensos a condenarlos, singularmente aquellas costumbres de vida que desprecian a Dios y a su ley» (juzguemos, entre paréntesis, la clarividencia de aquel papa por la mole de los hechos sucesivos que lo contradicen), casi desde entonces, decimos, que no se oye una tan solícita apelación al anatema y a la excomunión. Cincuenta años de blandura para con la peste de todas las pamplinas teológicas lograron el prodigio de que la doctrina común pasase a ser llamada "novacianismo", y la vara para castigar repose finalmente en manos heréticas.

    No sabemos qué es lo que canonizarán próximamente en Juan Pablo II, pero ciertamente no aquello que fue su mejor legado: el magisterio de la Familiaris consortio, en el que el tema principal que hoy pretende debatirse había sido ya resuelto y definido; el de la Evangelium vitae, sobre cuestiones de bioética de las que hoy quieren hacer revisión para mejor conformarse a los dictámenes del siglo. Cuanto a aquel sofisma de Cereti, que pretende que el poder de la Iglesia de perdonar todos los pecados se extiende a la contumacia actual, a la bigamia o adulterio no enmendados, el propio papa polaco también fue lo suficientemente terminante en una alocución a la Rota Romana en el año 2000, recordando ser cosa enseñada como definitiva por el Magisterio que «la potestad del Romano Pontífice no se extiende a los matrimonios ratos y consumados».

    Mons. Dagens, el obispo que quería
    ser agente inmobiliario
    En el entrevero pre-sinodal, como si no fuesen suficientes los sustos, asoma ahora también la estampa del galo monseñor Claude Dagens, quien el año pasado se destacó por haber estigmatizado como a "ultras" y "oscurantistas" a sus connacionales católicos que se manifestaron públicamente contra la aprobación del connubio sodomítico. Resulta que por estos días salió a decir, tomando dardos prestados por Francisco contra los defensores de la doctrina católica sobre matrimonio, divorcio y aborto, que «estamos en plena guerrilla ideológica y me rehúso a entrar. Como yo digo no a los discursos sociologizantes que reducen a la nada al cristianismo, rechazo la instrumentación ideológica de un catolicismo que ya no es más verdaderamente cristiano [...] Con aquellos que se encomiendan a un catolicismo duro, implacable, intransigente, nosotros no tenemos el mismo Dios».

    Todo como para adelantar el clima de pulseada, de capitulación doctrinal y de fractura que envuelve al malhadado Sínodo ya desde antes de su celebración. Un Sínodo que, para decirlo con un pleonasmo un tanto urticante pero veraz, vino malparido de entrada.






    In exspectatione

  2. #2
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,554
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Sínodo o tifón?

    SÍNODO: PENSAR LO PEOR

    No puede cuestionarse la validez de aquellas palabras de Jaime Balmes respecto de la extendida máxima "piensa mal y acertarás": ésta, que «se propone nada menos que asegurar el acierto con la malignidad del juicio, es tan contraria a la caridad cristiana como a la sana razón. En efecto: la experiencia nos enseña que el hombre más mentiroso dice mayor número de verdades que de mentiras, y que el más malvado hace muchas más acciones buenas e indiferentes que malas», siendo la razón de esto que «el hombre ama naturalmente la verdad y el bien, y no se aparta de ellos sino cuando las pasiones le arrastran y extravían» (El criterio, VII, 2). Esto es cierto si evaluáramos cuantitativamente las acciones del hombre malvado: sus malas obras son las menos numerosas. No obstante, no puede objetarse que son justamente las más significativas y relevantes de las decisiones del protervo las que se ven informadas por la mala volición: Judas Iscariote lo comprueba con la mayor diafanidad.

    En todo caso, y siéndonos imposible adentrarnos en la conciencia ajena ni anticiparnos a cuál de los actos del prójimo (por muy mala que sea su fama) estará empañado por su mala voluntad, la advertencia de Balmes conserva toda su vigencia y será un eficaz correctivo de los juicios temerarios, tan lesivos de la justicia y del orden. Valga, para ejemplo no menos clamoroso, la prejuiciosa incursión de Natanael: ¿es que de Nazareth puede salir algo bueno? Y discúlpense esta protesta y digresión para entrar finalmente en tema.

    «¿Es que de este cónclave puede salir algo bueno?» nos preguntábamos hace dieciocho meses, fundados en las anómalas circunstancias de la renuncia de Benedicto y en el prontuario de algunos de los conclavistas -apenas aquellos pocos de los que teníamos noticia, de suficiente impudicia como para demudar los frescos de Miguel Ángel. Harta razón teníamos en pensar mal, que la realidad superó el más desaforado de los pesimismos. Pues bien, en este camino de escollos (escándalos) en que ha venido a parar la Iglesia de estas últimas décadas, la cuestión urgió una ulterior refórmula: «es que de este sínodo puede salir algo bueno?». Primero, la oportunidad de una tal convocatoria en tiempos de indisimulados zarpazos a la autoridad y al magisterio perenne de la Iglesia. Segundo, las loas públicas del propio pontífice al cardenal Kasper, el patrocinador de una enmienda a la ley divina. Luego, la difusión del Instrumentum laboris, repleto de trampas que auspician la consabida reversibilidad en boga, aquella que invita a «leer el Evangelio a la luz de la cultura contemporánea» y no al revés. Incluyendo, dentro de la "problemática de la familia", a la de los pederastas coyuntados al amparo de la jurisprudencia de Gomorra. Finalmente, la dudosísima calidad de no pocos de los participantes en la asamblea, cuyos nombres fueron ventilados hace un par de días por la Santa Sede.

    Un repaso para nada exhaustivo destaca al belga cardenal Danneels, encubridor serial de pedófilos en su pais, uno de los cardenales de quienes (por este motivo) fue solicitada la exclusión del cónclave que consagró finalmente a Bergoglio, y que no sólo conservó su lugar como elector, sino que llegó a rezar una oración en la misa de entronización de Francisco como primero de los cardenales presbíteros. Pese a su sonada condición de corrupto y chanchullero, tan estigmatizadas en abstracto por el Obispo de Roma, se lo señala como uno de sus principales allegados. Bruno Forte, secretario especial del Sínodo, es uno de esos mercenarios a los que una fortuna generosa concedió la cátedra y el báculo para proclamar, entre otras lindezas, que «el sepulcro vacío de Cristo es una leyenda» y que se burló públicamente de la carta enviada en su momento por Benedicto XVI a los obispos para instar a la aplicación del motu proprio Summorum pontificum. El cardenal André Vingt-Trois, arzobispo de París, supo solicitar a Roma penas canónicas para quienes celebraran la Misa tradicional. El innombrable rector de la UCA, mons. Tucho Fernández, capaz de enaltecer el léxico de los altos dignatarios de la Iglesia con giros otrora impensables bajo las mitras, como "dejémonos de joder" y otras retóricas afines. El cardenal neoyorkino Timothy Dolan, de quien se supo le concederá un lugar en la venidera procesión del día de san Patricio en las calles de su ciudad a un grupo de activistas homosexuales, aparte de otras innúmeras connivencias que se le atribuyen. El cardenal Angelo Sodano, el mismo que le ocultaba sistemáticamente a Juan Pablo II las denuncias que llegaban a Roma de abusos sexuales de parte de clérigos, entre otras aquellas que inculpaban al tristemente noto Marcial Maciel.

    Parece demasiado, y debe haber mucho más de maloliente. A juzgar por el tenor de algunos de los convidados y por la dilución historicista de la doctrina católica sobre la familia, aviada con descaro por varios de los participantes, aquel slogan de «la Iglesia ante los nuevos desafíos» debe significar una sola cosa, y apostasía explícita. A los incautos obispos de latitudes lejanas que aún acudan a buscar soluciones pastorales para los arduos días que corren, y luego de explicarles sobre las fuerzas políticas que andan entre bambalinas musitándoles a los indecisos algo así como «abríos a los derechos civiles modernos y os perdonamos la vida», habría que enterarlos de lo que significa "meterle a uno el perro" en el terruño de Bergoglio (él, que supo engarzar alguna de sus memorables homilías porteñas con la sutil expresión), para luego mentar el oportuno cartel que merece presidir la sala sinodal, escrito en gruesos caracteres y en nítidos latines: CAVETE CANEM.




    In exspectatione
    Tropo dio el Víctor.

  3. #3
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,554
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Sínodo o tifón?

    La tendencia del sínodo


    De todo lo que llevo leído a propósito del próximo y pre-polemizado Sínodo sobre la Familia, uno de los textos que más me han preocupado es este, del obispo francés, ex-provincial de los dominicos de Francia, Jean Paul Vesco: Pour en finir avec la notion de persistance obstinée dans un état de péché grave (Para hacer desaparecer el concepto de 'persistencia obstinada' en un estado de pecado grave).

    En resumen, el obispo dominico postula la distinción entre indisolubilidad y singularidad; valora como un bien la estabilidad familiar de la segunda unión de un divorciado vuelto a casar; pide la superación del concepto de adulterio persistente en estos casos, cuya consideración debería ser otra, de tal forma que no impidiera la práctica sacramental ordinaria. He aquí algunas citas de su artículo:

    (...)Esta noción de persistencia obstinada en un grave estado de pecado es, por supuesto, irrelevante para la vida de muchas de las parejas que ponen su corazón para reconstruir día a día un matrimonio verdadero y fructífero. Su vida no tiene mucho que ver con el desorden y la duplicidad de una vida que requiere relación adúltera simultánea con dos personas, que no es su caso.

    (...)la posición del magisterio parece injusta, legal en exceso, por lo que hay espacio para la expresión de la misericordia divina. Se sienten excluidos, o peor auto-excluyen de la Iglesia, y muchos de ellos pierden el camino de la fe.

    (...)es necesario volver a las fuentes de la indisolubilidad y distinguir entre la singularidad y la indisolubilidad.

    (...)Para recibir el sacramento de la reconciliación, y por lo tanto a continuación, tener acceso a la comunión eucarística, los "divorciados vueltos a casar-" se colocan cara una decisión imposible: romper una unión feliz, un matrimonio del que pueden nacer hijos. Esta decisión no puede ser tomada no por falta de coraje o de la falta de fe. Es imposible porque deciden participar en una segunda alianza crearon un segundo enlace del mismo modo indisoluble como la primera.

    (...) se asocia con demasiada facilidad la indisolubilidad y la singularidad.

    (...) Las viudas que deciden, después de un tiempo, volver a casarse tienen a menudo la experiencia desagradable e inquietante de poder amar a dos personas con un amor diferente, pero total. Ellas descubren que su segundo amor no disolvió al primero, que conserva su lugar con todo su valor único
    (se pretende equiparar la experiencia de las viudas que vuelven a casarse, cuyo primer matrimonio, aun sin existir, propiamente, por la muerte del cónyuge, no pierde su propiedad de indisolubilidad, aunque después de un nuevo matrimonio ya no sea 'singular')

    El obispo dominico pone a su artículo este subtítulo: 'Aproximación teológico-legal a la cuestión del acceso de "los divorciados vueltos a casar" a los sacramentos de la Reconciliación y la Eucaristía', encuadrando su reflexión en el centro preciso de la polémica sinodal. (Aquí una entrevista al autor, sobre el mismo tema: Une proposition pour sortir de l’impasse sur les divorcés remariés )

    Una polémica novedosa en cuanto ninguno de los Sínodos de los Obispos habido hasta ahora estuvo precedido de alguna discusión que los hubiera puesto al nivel de la opinión de los medios, o de la gente de la calle; ni siquiera a las parroquias llegaba apenas el eco efectivo de los temas y trabajos sinodales, salvo la habitual comunicación de las noticias religiosas o el interés particular de algunos expertos, sacerdotes o teólogos. No recuerdo ningún sínodo que haya sido debatido en la prensa antes de su celebración. Pero en este caso, los documentos de trabajo se difundieron junto con las encuestas consultivas que se enviaron a los obispos y que en muchos casos llegaron a estudiarse y responderse en las parroquias y otros ámbitos eclesiales ajenos ordinariamente al proceso de preparación del trabajo sinodal. Lo más sorprendente es que se entendió que todo ello se había hecho intencionadamente, como una puesta en práctica del 'hacer lio', la sorprendente propuesta/proclama del nuevo estilo francisquista.

    El tema del Sínodo interesa socialmente por referirse a la situación de numerosas familias católicas rotas por el divorcio y recompuestas desordenadamente, al margen de la ley eclesial, moral y canónica. Sin conocer estadísticas, me consta la extensión de la problemática, el desorden existe, sin que la Iglesia sepa, de hecho, cuántos divorciados se acercan a los Sacramentos y practiquen irregularmente, ocasional o habitualmente, sin una conciencia debidamente formada sobre la irregularidad canónica/moral de sus actos. Ítem más: En el ámbito familiar (de familias católicas practicantes) es rarísimo que los padres (o los familiares directos) censuren o adviertan a sus hijos (o hermanos, parientes etc.) divorciados cuando incurren en estos actos, obviando la prohibición eclesiástica por suponerla caduca o que no afecta al caso de su familia o allegado.

    De toda la polémica suscitada en estos últimos meses, sobresale el frente que postula la necesidad de nuevas normas que regulen el acceso a los Sacramentos de los divorciados. El problema pastoral es importante porque afecta a tres Sacramentos: Eucaristía, Penitencia y Matrimonio. Lo que se discuta y elabore en el aula sinodal repercutirá en la pastoral de la administración de estos Sacramentos (¿afectando también a su doctrina?). Lo preocupante es que, según parece, se tiene ya decidido optar por una mitigación de la actual disciplina que no permite el acceso de los fieles divorciados y vueltos a unir irregularmente, fuera de la Iglesia. El Cardenal W. Kasper, desde el curso pasado, se ha constituido en el paladín de esta causa, dejando entender incluso que su propuesta ha sido previamente concertada con PP Franciscus, quien sería el verdadero promotor de la iniciativa reformista.

    Es aventurado concluir anticipadamente cuales serán las consecuencias del Sínodo, pero no es temerario intuir que ya está marcado por una muy determinada tendencia, la misma que Kasper se ha encargado de exponer y alentar durante todos estos meses, con extenso eco en los medios.

    De los 191 asistentes al Sínodo, 162 son ex officio (presidentes de conferencias episcopales, prefectos de dicasterios romanos, prelados miembros del Consejo del Sínodo, y sinodales de Patriarcados Orientales católicos), 3 ex electione (superiores mayores de órdenes y congregaciones religiosas) y 26 ex nominatione pontificia, electos directamente por el Papa. Por su procedencia, 78 son europeos, 42 africanos, 38 americanos, 29 asiáticos y 4 de Oceania.

    ¿Cuáles serán sus puntos de vista, criterios, propuestas? ¿Qué voces serán las más escuchadas, las más prestigiosas, quienes hablarán con más autoridad?

    Obviamente, las sociedades que más han sentido el impacto de la modernidad son las más afectadas por la descomposición del matrimonio católico y la desestructuración del modelo tradicional familiar, Europa y Norteamérica, principalmente. Pero también Iberoamérica, el gran continente católico, siente gravemente la crisis del matrimonio católico y la familia, y lo mismo, con sus peculiaridades socio-culturales, las emergentes y prolíficas iglesias africanas.



    El documento del obispo dominico Jean Paul Vesco con el que he empezado este articulete, reflexiona desde los supuestos socio-pastorales que, previsiblemente, serán los mismos que afloren en el aula sinodal. Lo preocupante no son los hechos, sino su interpretación y las propuestas que se articulen como remedio o solución. En la exposición del obispo francés se llega a plantear, de hecho, una nueva visión del matrimonio como estado y de su ruptura (en caso de divorcio y nueva unión de unos de los cónyuges divorciados con otra persona) como generadora no ya de un adulterio consumado y persistente que impide el acceso a los Sacramentos, sino de otro nuevo estado matrimonial, distinto y merecedor de valoración y atención pastoral. Al fin, se elabora una nueva doctrina sobre el Sacramento, bajo la hipócrita salvedad de no atentar contra la indisolubilidad del matrimonio sacramental, cuya propiedad se mantiene indiscutida en cuanto tal, pero reconociendo el 'bien conyugal' de la nueva unión extra-canónica y reclamando para ella una atención pastoral reconciliadora, sin enjuiciarla como estado (persistente) de pecado (adulterio).

    Concluyendo: El peligro de la propuesta/tesis de Kasper & cía es que, de ser reconocida y aprobada, la admisión pastoral de los divorciados re-casados se traducirá, más pronto o más tarde, en una nueva doctrina sobre el matrimonio sacramental y sus propiedades.

    Esta mañana, hace un par de horas, el Cardenal Baldisseri hacía ante los medios una breve presentación del Sínodo.

    También se ha abierto una web especial, con información, resúmenes, reportajes, etc.

    A pocas horas de su inauguración, in Communio Sanctorum, oremus!


    p.s. Otro tema importante latente en el Sínodo y que podría dar una sorpresa: Un replanteamiento de la práctica anticonceptiva. Lean este articulete, para que se hagan idea del ambiente: The Synod and birth control


    +T.

    EX ORBE

  4. #4
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,554
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Sínodo o tifón?

    Comunión para todos y todas



    El tema que más temíamos, hasta ahora, del Sínodo sobre la Familia que comenzó hoy en Roma, es que en é, a instancias de Francisco y de un grupo de cardenales progresistas, se decidiera admitir a la sagrada comunión a las personas divorciadas y vueltas a casar civilmente, es decir, a los adúlteros.
    Pero eso no será todo. El diario La Nación publica hoy una entrevista realizada por el periodista Joaquín Morales Solá, argentino y sodomita, al Papa Francisco. En ella, el pontífice afirma lo siguiente:


    "Se ha puesto mucho énfasis sobre el tema de los divorciados. Un aspecto que, sin duda, será debatido. Pero, para mí, un problema también muy importante son las nuevas costumbres actuales de la juventud. La juventud no se casa. Es una cultura de la época. Muchísimos jóvenes prefieren convivir sin casarse. ¿Qué debe hacer la Iglesia? ¿Expulsarlos de su seno? ¿O, en cambio, acercarse a ellos, contenerlos y tratar de llevarles la palabra de Dios? Yo estoy con esta última posición".


    Me parece a mí que resulta claro cuál es la nueva movida de Bergoglio: admitir a la sagrada comunión a quienes viven en estado permanente de fornicación.
    Agarrémonos, que todo es peor de lo que parecía.

    The Wanderer

  5. #5
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,554
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Sínodo o tifón?

    El Sínodo de Francisco

    PP Franciscus ha repetido (se repite mucho) que no se debe criticar, que la crítica hace tanto daño a la Iglesia, que la murmuración intra-eclesial es tan nociva, etc. etc. etc. Sin embargo, él mismo no deja de criticar, lanzar puyas (siempre en la misma dirección) y arremeter contra algún bando bien caracterizado...pero que al final no identifica. PP Franciscus pide claridades que él no da.

    Comenzar el Sínodo llamando 'fariseos' a los obispos no es alentador. Cuando en la Misa de apertura del Sínodo PP Franciscus espetó a los cardenales y obispos presentes (concelebrantes y asistentes) que "...(para saciar su avidez de poder y dinero) los malos pastores cargan los hombros de las personas con pesos insoportables que ellos no mueven ni siquiera con un dedo", PP Franciscus estaba perfilando tan peyorativamente a la Jerarquía que cuesta no creer que mantenga un prejuicio muy negativo sobre, por lo menos, una parte notable de los asistentes al Sínodo. Si no, ¿por qué les lanzó esa tremenda crítica?

    Ayer Domingo, en la parroquia, predicando la Parábola de los Viñadores Homicidas, comencé explicando lo que el mismo Evangelio deja muy claro al principio: Que el Señor dirigió aquella parábola a los 'principes sacerdotum et seniores populi' (Mt 21,23) y también al final del texto se recalca que "...Los sumos sacerdotes y los fariseos, al oír estas parábolas, comprendieron que se refería a ellos". (Mt 21,45). ¿Sintieron lo mismo los prelados presentes? Confieso que me parece terrible.

    ¿De verdad cree PP Franciscus que la Jerarquía es un sanedrín de saduceos y fariseos ávidos de poder y dinero que cargan los hombros de los fieles con pesos insoportables? ¿Se refería...a quién, a qué?

    Pensando en la campaña pre-sinodal de Kasper, se podría suponer que PP Franciscus se refería a la onerosa carga espiritual de vetar la Comunión a los divorciados mal-casados. ¿Sería eso?

    La Comunión, el Sacramento de la Eucaristía, se implica en el desorden del divorcio y el adulterio de manera - entiendo yo - muy ligera. El Sacramento de la Comunión ha sufrido desde los años '50 una contínua rebaja pastoral-espiritual tan enorme que (es un detalle elocuente) se ha pasado en cincuenta años de la tradicional práctica del ayuno eucarístico desde la noche-víspera de la Comunión al actual ayuno de una quasi-hora que supone, prácticamente, la anulación del ayuno eucarístico con la consiguiente pérdida de conciencia eucarística y del práctico (quasi universal) incumplimiento de las tres cosas necesarias para comulgar bien: 1. Estar en gracia de Dios 2. Guardar el ayuno eucarístico 3. Saber a Quien se recibe

    Los numerosísimos comulgantes del catolicismo postconciliar 1. han perdido la conciencia de pecado-gracia, 2. ignoran y no practican el ayuno eucarístico, 3. no tienen recta, formada y devota consciencia de la Presencia.

    Como para la eclesiología y teología sacramental del post-concilio la Misa, más que Oblación-Sacrificio-Acción-Comunión, es, sobre todo, sinaxis-reunión-fiesta-asamblea comunitaria, la recepción del Sacramento es, más que nada, un acto comunitario, social. Por eso la insistencia en la admisión-acogida de los excluidos que, por enfatizarse el comunitarismo de la Misa (y los Sacramentos) quedan más señalados como excluidos. Cuando se entiende la Comunión (y la Misa) como un sacramento social, otras consideraciones morales-espirituales quedan minimizadas y relegadas. Exigen desde la perspectiva de la comunidad-comunión la admisión a la eucaristía como expresión comunitarista y superación de disciplinas, penas y exclusiones canónicas.

    Si el Sínodo admitiera a los divorciados malcasados a la Comunión, el golpe lesivo, muy grave, sería doble: Al Matrimonio y a la Eucaristía. A los ojos de los fieles, quedarían devaluados los dos Sacramentos; de hecho, sería así. Las consecuencias también serían degenerantes, afectando a la moral familiar, la pastoral sacramental y la doctrina-teología de ambos Sacramentos.,

    El timón de la Iglesia está en manos de jerarcas que sintieron la frustración de no ver puesto en práctica el V2º en toda su plenitud, desplegado en todas sus posibilidades y alcances (reales o supuestos), según la variopinta gama de reformas y novedades alentadas por el espectral 'espíritu del concilio'. El estímulo francisquista está removiendo todo aquel mundo.

    Hasta dentro de dos semanas no sabremos en queda el Sínodo. Y luego un largo año hasta el otoño del 2015, a la espera del documento final.

    Hasta entonces, sin exageradas aprensiones, oremus pro Ecclesia (et trememus etiam).


    p.s. Del cartel con la pintura de Marc Chagall sólo me gusta que el novio es macho y la novia hembra.


    +T.

    EX ORBE

  6. #6
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,554
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Sínodo o tifón?

    El que hacía falta, Nicolás

    Nicolás, el prepósito de la degenerada y degenerante Societas I. ha dicho una de esas cosas que dicen los perturbadores cumpliendo su oficio, una de esas cosas que escandalizan y que merecen piedra de molino al cuello:

    Eso ha dicho Nicolás (con la sombra de Martini revoloteándole por encima de la coronilla).

    Siendo Nicolás el jesuita cabeza de la jesuitez, lleva en sus genes jesuíticos aquel perverso equívoco que afloró ya en Ricci y remató en de Melo, esa especie de pancristismo indiferentista que ve asimilable a Confucio, compatible a Brahma y cotangente al Shinto. Todo es digerible, traducible, intercambiable (siendo Cristo el sustituible/transferible).

    Por eso pronuncia esa sentencia escandalizante que lleva implícita su lógica premisa: Al decir que en una unión pecaminosa puede haber virtud cristiana, dice también que en el Sacramento del Matrimonio podría no haber gracia. Ergo Nicolás está diciendo que quizá sea mejor un estado de pecado que una vida en gracia. Ergo ¿para qué sirve el Sacramento, si el fornicar de los enamorados es virtud?

    Se permite Nicolás bromear recordando los problemas de San Ignacio con la Inquisición, como si él (o quizá estuviera pensando en otro más conspícuo) se equiparara en la actualidad, verbis operibusque, con el Santo de Loyola.



    Cuando el otro dia PP Franciscus celebraba los 200 años de la restauración de la Compañía de Jesús, yo me preguntaba si no hubiera sido mejor haberla dejado extinta, tal y como quedó con el Papa Clemente XIV, sin la rehabilitación graciosa de Pio VII. Porque me preguntaba qué pesaba más, si el bien obrado por la Compañía a la Iglesia entre Pio VII y Pio XII o el daño infligido a la Iglesia por los jesuitas desde Juan XXIII al presente PP Franciscus.

    Que el Cielo lo juzgue. Pero si al árbol bueno se le reconoce por sus frutos, los frutos del árbol contemporáneo-postconciliar de la S.I. son nocivos sin comparación.

    La Iglesia sería hoy mejor sin la Compañía de Arrupe y de Nicolás (y demás).


    +T.






    EX ORBE

  7. #7
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,554
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Sínodo o tifón?

    El Sínodo pinta mal



    Bloqueo de prensa desde el principio

    El grupo de tareas Kasper avanza


    Agnus Dei, miserere nobis

    El 3 del corriente, los periodistas acreditados ante la Sala de Prensa del Vaticano se sorprendieron al saber que las ponencias de los padres sinodales no iban a ser publicadas íntegramente, como era costumbre. Sólo se conocería un resumen diario, el que no especificaría quién dijo qué cosa.

    La razón de tal medida quizá sea el marcado enfrentamiento que, probablemente, vaya a acontecer entre los "tradis" y "proges". O puede deberse al ansia de filtrar lo que se dará a conocer, de manera que sólo trasciendan las posturas favorables a determinadas posiciones, que luego serán amplificadas por los medios para extraer conclusiones contrarias a la doctrina católica. O..., etc.

    El periodista Andrés Beltramo da una posible razón en un tuit que copiamos:


    Andrés Beltramo A. @sacroprofano · 3 de oct.

    El Vaticano no quiere dar los discursos de los obispos durante el Sínodo, dicen q es porque buscan dar libertad para cambiar intervenciones
    0 respuestas









    Andrés Beltramo A. @sacroprofano · 3 de oct.

    Polémica en la sala de prensa del Vaticano porque no quieren dar a los periodistas los textos de los discursos de los padres sinodales





    Por lo que se va conociendo, parece que los "kasperianos" llevan la batuta. He aquí algunas perlitas:


    En diversas intervenciones se ha abordado la necesidad de adaptar el lenguaje de la Iglesia para que la doctrina acerca de la familia, la vida y la sexualidad se entienda correctamente. O sea que hasta ahora la Iglesia se comunica en un lenguaje que nadie entiende correctamente, ¡y eso luego de 50 años de aggionamiento y mundanización! Menos mal que se dieron cuenta a tiempo.

    El reto, se ha dicho, es pasar de una situación defensiva a una propositiva y activa, relanzando el patrimonio de la fe con un lenguaje nuevo...
    El ser humano aspira a la felicidad y el cristiano sabe que la felicidad es Cristo, pero ya no encuentra el lenguaje adecuado para decírselo al mundo. La Iglesia, sin embargo, debe ser ''magnética'', trabajar por “atracción”, con una actitud de amistad hacia el mundo. Más de lo mismo pero:

    Pero atenti, porque el cambio que piden hacer en el lenguaje, para que se entienda correctamente, no es cualquiera; tienen sus reglas muy precisas y las hemos sabido por algún espía:
    Hablando sobre el resumen de prensa del Sínodo de la Familia, el portavoz de ese organismo para la lengua Inglesa, Padre Thomas Rosica, ha dicho que hubo muchísima discusión acerca del lenguaje en las deliberaciones.
    Al explicar la que para él ha sido una de las intervenciones más destacadas del día, el padre Rosica señaló que, de acuerdo al expositor (que por la política de prensa tomada no sabemos quién fue), "frases como -vivir en pecado-, -intrínsecamente desordenado-, o "mentalidad contraceptiva", no son palabras que inviten necesariamente a la gente a aproximarse a Cristo y a la Iglesia. Hay un gran deseo de que nuestro lenguaje cambie para satisfacer situaciones concretas. Muchos ya ven al Matrimonio como algo que hay que eliminar del duro lenguaje de la Iglesia. ¿Cómo podemos hacer que nuestro lenguaje sea atractivo, cariñoso, y acogedor? No estamos hablando de reglas y leyes; hablamos de una Persona, Jesús, la fuente de nuestra fe, el conductor de la Iglesia; Él nos invita a penetrar en el misterio".
    ¿Qué se puede contestar a éste mensaje que sale de la boca de un Obispo, quizá un cardenal? Sólo se nos ocurre el contundente mensaje del Señor: ¡Sí, sí, no, no!
    Y sigue el resumen de esta Segunda Congregación:
    Hay que entablar un diálogo con el mundo, siguiendo el ejemplo del Concilio Vaticano II, es decir con una apertura crítica pero sincera. Porque si la Iglesia no escucha al mundo, el mundo no escuchará a la Iglesia. Por supuesto, antes del famoso Concilio la Iglesia estaba encerrada en un armario y no "dialogaba" con el mundo; pero el número de conversiones, el número de hijos por familia y el número de seminaristas iba en aumento. Es decir, el mundo que la iglesia no atendía, por estar encerrada, se iba cristianizando. Además: ¡No hace acaso 50 años que estamos hablando con el mundo, con las piernas... perdón, con la mente muy abierta para escuchar y consentir sus obcenidades? ¿Qué más quieren hacernos abrir? Ahh cierto, no usamos el lenguaje adecuado hasta ahora...
    Y el diálogo puede basarse en cuestiones importantes, como la igual dignidad de hombres y mujeres y el rechazo de la violencia. ¡Vaya! ¿No habrá nada menos trillado para hablar? Y ¿no habrá en el Sínodo alguien que no cometa la mariconería de utilizar el lenguaje de género (hombres y mujeres) en su discurso?


    El matrimonio es y sigue siendo un sacramento indisoluble; sin embargo, ya que la verdad es Cristo, una Persona, y no un conjunto de reglas, es importante mantener los principios, no obstante cambien las formas concretas de su actuación. En resumen, como decía Benedicto XVI: novedad en la continuidad: el Sínodo no cuestiona la doctrina, pero reflexiona sobre la pastoral, es decir sobre el discernimiento espiritual para la aplicación de la misma para enfrentar los retos de la familia contemporánea. En este sentido, la misericordia no elimina los mandamientos, sino que es su clave hermenéutica.
    Cristo es una Persona, divina en este caso, y Él mismo ha llevado a la plenitud las leyes del Antiguo Testamento. Es por lo tanto falaz contraponer la Persona del Señor a las "reglas" que ha confirmado con su divina autoridad; entre las cuales no puede haber contradicción alguna, como no sea en la mente calenturienta de los que se aprestan a demoler la moral católica. Como tampoco puede haber contradicción entre la doctrina y la práctica que de ella se deriva. Si, Dios no lo permita, de esa "reflexión sobre la pastoral", saliera la posibilidad de dar la Sagrada Comunión al que vive en pecado, la pastoral habrá quebrado la doctrina sin que nadie pueda negarlo.

    Por otra parte, se ha observado que incluso las situaciones imperfectas deben tratarse con respeto, por ejemplo, las uniones de hecho en que se convive con lealtad y amor, presentan elementos de santificación y de verdad. Lo esencial es, por tanto, considerar ante todo los elementos positivos, para que el Sínodo infunda valor y esperanza también a las formas imperfectas de familia, que pueden ser valoradas según el principio de gradualidad . Hay que amar realmente a las familias necesitadas.
    Bueno, aquí cae la careta: el expositor dice sin miramientos que hay santificación y verdad en una unión basada en el pecado mortal. Es decir en la rebelión del hombre contra Dios, puesto que conscientemente decide rechazar sus leyes. ¡Y aconseja al Sínodo infundir valor a estas formas pecaminosas de vida! ¡Qué más se puede decir!

    Hay algo muy curioso en la parte final de este resumen; curioso y que podría mover a risa:

    También se ha abordado la cuestión del valor esencial de la sexualidad dentro del matrimonio. Efectivamente, se habla tanto, críticamente, de la sexualidad fuera del matrimonio que la sexualidad conyugal parece casi la concesión a una imperfección.
    Pero, desafortunado escritor, ¿te atreves a sugerir que la Iglesia, pues quien otro puede hablar en estos días aconsejando la castidad fuera del matrimonio, con su prédica "represora" acerca del sexo, ha logrado que la unión carnal de los esposos sea vista como una imperfección? Deberías leer las Sagradas Escrituras, por ejemplo el libro del Cantar de los Cantares, así te desasnas un poco.

    En un diario se puede leer las palabras que dijo éste expositor antes de la frase que comentamos, y que no están en el informe:
    En su discurso ante el pleno, uno de los obispos reconoció que los católicos se han enfocado de manera excesiva "en el justo rechazo del matrimonio homosexual", pero han descuidado transmitir el valor de la sexualidad en el matrimonio. ¡De manera excesiva? No en Santiago del Estero, al menos.

    Página Católica: El Sínodo pinta mal

  8. #8
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,554
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Sínodo o tifón?

    El Sínodo aberrante ???

    El otro día, cuando un papá y una mamá contaban entusiasmados y enternecidos la entrañable acogida hogareña de su nene gay y su noviete, la asamblea sinodal se puso en pie y les aplaudió con fervor. Increíble, pero pasó.

    Ahora el síndrome filo-homosex-familiar sube un nivel (o varios) y ha sido un cardenal, el brasileño Assis, obispo de Aparecida, quien destapa su proclividad y reclama que la Iglesia sea la casa paterna también para las parejas gays.

    Es muy tremendo lo que voy a decir, pero el Emmº y Revmº Assis quiere, ni más ni menos, que la Iglesia sea Sodoma: Sodoma, la ciudad vecina de Gomorra, donde habitaban y vivían aquellos legendarios sodomitas y gomorritas. Huelga contar cómo acaba el relato del Génesis (Gn 18,16-19,29) que cuenta aquello, con el prólogo de la bella escena del regateo de Abraham con el Señor, rebajando la cuenta castigadora hasta los 10 justos sodomitas, que no se hallaron ni siquiera esos diez. En Sodoma no había ni diez sodomitas decentes.

    La pregunta (retórica) a propósito del Sínodo y sus desviaciones no es si podrá jamás haber diez sodomitas justos. La pregunta es si caben en la Iglesia con todos los parabienes, como pide el purpurado brasileñí. ¿Cabrían?

    Respondo: Como pecadores, sí; como justos, sólo si dejan su pecado, que no sólo es no practicar sodomías, sino no reconocerse en la tal condición y desprenderse, externa e internamente, de la categoría. Si no, si persistieran en la práctica nefanda y/o mantuvieran el gay pride, su lugar en la Iglesia es la lista de los pecadores, con las condiciones y privaciones anejas a su estado y su pecado.

    Resulta repugnante que un cardenal confunda misericordia con tragaderas. El Hijo Pródigo, cuando volvió a la casa paterna, no se llevó a las putas ni a los cerdos. Se le admitió porque llegó arrepentido (con atrición, por lo menos).

    Confundir a la Iglesia con Sodoma y Gomorra es muy grave. Pero en esas estamos. A eso hemos llegado.

    Por lo demás, todo normal. Si en siglo IX hubo un Concilio Cadavérico, que en el XXI pueda haber un Sínodo Aberrante entra dentro de nuestra normalidad histórica. Nihil novum sub sole.

    Ya vendrán tiempos mejores y correctores.

    Te rogamus, audi nos !!!


    +T.

    EX ORBE

  9. #9
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,554
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Sínodo o tifón?

    a = F / m


    Añoro los tiempos en que publicaba en este blog una o dos entradas semanales y discutíamos algún texto de Newman o de Knox, o alguna opinión teológica siguiendo a Santo Tomás o a sus comentadores. Ahora, en cambio, en conciencia no puedo hacer más que comentar lo que día a día estamos viviendo.
    Esa es la razón del título de este post: la fórmula la aceleración, porque la velocidad con que se están sucediendo los hechos asusta. Y asusta porque todas las tradiciones religiosas afirman que, en los tiempos postreros, todo sucederá aceleradamente, como la masa que, cuanto más cerca está del centro de gravedad, mayor velocidad adquiere.
    Comentaré en este caso los acontecimientos que hemos visto no el último año, ni el último mes, ni siquiera la última semana. Comentaré lo que ha pasado en los últimos tres días.
    1) El primero caso llegó a mis manos el lunes, aunque seguramente era conocido con bastante anterioridad por los párrocos. Se trata de un documento elaborado por la Conferencia Episcopal Argentina sobre “El acompañamiento pastoral de los fieles que han hecho cambio civil de género”. Puede bajarlo aquí. Amparados en la encíclica Chantae Gaudium, en la que el papa Francisco dice que “… hay que acompañar con misericordia y paciencia las etapas posibles de crecimiento de las personas que se van construyendo día a día”, los obispos instruyen a los curas para que, cuando se acerque algún tipo de personas que se encuentran en esta “etapa de crecimiento y construcción personal” a solicitar los sacramentos de la iniciación cristiana “que no serán negados por los ministros sagrados”, se informe primero por escrito al Ordinario del lugar, quien dará la autorización a condición de que se coloque una nota marginal aclaratoria en los libros parroquiales.
    El caso puede ser de dos personas del mismo sexo que se han casado o de un “matrimonio” en el que uno de los “cónyuges” hizo cambio de sexo, y quieren bautizar a su hijo. No se les negará. Sobre esto puede haber discusión, y verán los canonistas y quienes tienen cura de almas, si es o no lícito negar el bautismo a un niño que crecerá en esas condiciones contra-natura.
    Pero lo que resulta indignante es que los obispos, con aprobación de la Congregación para la Doctrina de la Fe, estipulan que si un casado civilmente con otra persona de su mismo sexo o alguien que hizo cambio de sexo, se acerca a recibir el bautismo o la confirmación, se les concedan estos sacramentos, eso sí, con nota marginal.
    A ver: pellizquémonos. Un tipo que nació varón pero se “hace” mujer civilmente, o civilmente se “casa” con otro varón y que, permaneciendo en esa situación, un día se le da por recibir los sacramentos de la iniciación cristiana (bautismo y confirmación) lo puede hacer sin problemas. ¡Es un disparate! A los excelentísimos prelados argentinos les convendría releer las Catequesis bautismales de San Cirilo de Jerusalén, Padre y Doctor de la Iglesia, del siglo IV, tan cercano a la “simplicidad evangélica” a la que gusta referirse el papa Francisco. Cuando los catecúmenos eran considerados aptos para recibir el bautismo, es decir, cuando habían dejado los hábitos pecaminosos, la iglesia los hacía formar parte de los photizómenoi, los que van a ser iluminados, y allí recibían las enseñanzas del obispo que, entre otras cosas, les decía: “El pecado es una cosa terrible y la transgresión de la ley es una enfermedad del alma que al mismo tiempo que destruye su vigor se convierte en cómplice del fuego eterno” (Catequesis II, 1). Señores obispos, cambiarse de “género” o vivir en concubinato con una persona del mismo sexo, ¿no es transgredir la ley? ¿Cómo una persona, por más que se encuentre en una etapa de “crecimiento y construcción personal”, y que vive en esas condiciones de pecado puede ser “iluminado” con el bautismo y la confirmación? ¿Ustedes creen, acaso, que con una nota marginal se soluciona el problema? Pastores de esta calaña no merecen sino la maldición de Dios.
    2) Pasemos ahora al sínodo que se está celebrando en Roma. Llama la atención de que el mismo Papa que ha pedido una Iglesia de puertas abiertas, organice un sínodo de puertas cerradas: nadie puede saber qué se dijo ni quién lo dijo. Lo único que se sabe es lo que la oficina de prensa de la Santa Sede informa diariamente a través de un escueto boletín. Es decir, se sabe lo que Bergoglio quiere que se sepa. No me extrañaría en, en algún tiempo, comience a hablarse del “sínodo de los padres” y del “sínodo de la prensa”.
    Hace un mes, yo me hubiese sumado al lector del blog que se jugó una vaquillona tierna a que el documento final del Sínodo iba a ser un largo ni fú ni fá, en el que se reafirmaría la doctrina de siempre y se haría la vista gorda a prácticas pastorales concretas. Ahora, no me jugaría ni el osobuco de la vaquillona, porque seguro que lo pierdo.
    El domingo publicaba en el blog un comentario sobre las afirmaciones del papa Francisco en su entrevista con Morales Solá: “La juventud no se casa. Es una cultura de la época. Muchísimos jóvenes prefieren convivir sin casarse. ¿Qué debe hacer la Iglesia? ¿Expulsarlos de su seno? ¿O, en cambio, acercarse a ellos, contenerlos y tratar de llevarles la palabra de Dios? Yo estoy con esta última posición”. No lo afirmaba, pero dejaba entrever que se podría admitir al sacramento de la eucaristía a los jóvenes que conviven sin casarse porque la Iglesia no puede expulsarlos de su seno. Muchos me dijeron que mi interpretación era descabellada.

    Pues bien, lean ustedes aquí lo que declaró ayer el Superior General de la Compañía de Jesús, P. Adolfo Nicolás, que ven ustedes en la foto de la izquierda abrazándose efusivamente con Bergoglio. Son muchas las barbaridades que dice el jesuita, pero que quedo con la siguiente: “Puede haber más amor cristiano en una unión irregular que en una pareja casada por la Iglesia”. Léanlo nuevamente y pellízquense. Esto lo acaba de decir un “padre sinodal”. Como bien comenta el blog Ex Orbe, al decir el P. Nicolás que en una unión pecaminosa puede haber virtud cristiana (“amor cristiano”), dice también que en el Sacramento del Matrimonio podría no haber gracia. Ergo, Nicolás está diciendo que quizá sea mejor un estado de pecado que una vida en gracia. Ergo, ¿para qué sirve el Sacramento, si el fornicar de los enamorados es virtud?
    No me extrañaría que los Padres Sinodales terminaran abriendo la manga más de lo que pensábamos: a fin de alcanzar una Iglesia inclusiva, que acompaña al hombre en su camino de construcción personal, y habida cuenta de que la comunión es “remedio” para los enfermos y no “premio” para los perfectos, no se negará el sacramento de la eucaristía a los divorciados y vueltos a casar ni a los convivientes. Y, como quien dice “a” dice “b”, tampoco se negará aún si los convivientes son del mismo sexo.
    c) Pueden leer aquí el boletín que reporta lo actuado en el sínodo el día de ayer. Obsérvese como se machaca con insistencia en el bergoglema: “La eucaristía no es el sacramento de los perfectos, sino de aquellos que están en camino”. Sumemos a este latiguillo la intervención en el sínodo de un matrimonio australiano, Ron y Mavis Pirola, codirectores del Consejo Católico de Australia para el Matrimonio y la Familia: “Unos amigos nuestros estaban planeando su reunión familiar para Navidad, cuando su hijo gay les dijo que quería invitar a su compañero. Ellos creían profundamente en las enseñanzas de la Iglesia y sabían que a sus nietos les habría gustado ver que acogían a su hijo y a su compañero en la familia. Su respuesta podría ser resumida en tres palabras: “Es nuestro hijo”. Este, explicaron Ron y Mavis Pirola, es un «modelo de evangelización para las parroquias, puesto que responden a situaciones semejantes». El papel de la Iglesia es el de «hacer conocer al mundo el amor de Dios»”. Nuevo pellizco por favor. Esto se dice en el aula sinodal.
    d) Y termino con lo que dijo hoy mismo el Papa Francisco en la Audiencia General de los miércoles: “…hoy estoy muy agradecido al Señor, porque hoy ¡hace 70 años que hice la Primera Comunión! Pero, hacer la Primera Comunión todos nosotros debemos saber que significa entrar en comunión con los otros, en comunión con los hermanos de nuestra iglesia, pero también en comunión con todos aquellos que pertenecen a comunidades diferentes, pero creen

    en Jesús. Agradezcamos al Señor, todos, por nuestro bautismo, agradezcamos al Señor todos, por nuestra comunión, y para que esta comunión sea al final una comunión de todos juntos”.
    Por favor, lean el texto nuevamente y díganme si lo que el Pontífice de la Santa Iglesia ha dicho es doctrina católica. ¿Ni una mención siquiera a la presencia real del Señor en la Eucaristía? No vale la pena rebatirlo. Un niño de primer año de catequesis lo puede hacer.
    Conclusión: Se comenta en círculos cercanos al Vaticano que ayer, luego de unas de las intervenciones de Francisco en el sínodo, dijo el cardenal Gerhard Müller, con claridad aunque en voz baja: “Ma come puó dire tante stronzate!”, en criollo: “¡Pero cómo puede decir tantas boludeces!” Eminencia, las seguirá diciendo. Pero no se quejen; ustedes lo eligieron.
    Yo creía que un palurdo como Bergoglio no iba a hacer más que un pontificado berreta, pero ahora me está pereciendo que estaba equivocado. Estoy viendo algo mucho más oscuro y escalofriante detrás.

    ¿Bergoglio terminó de levantar la compuerta? ¿Habrá sido quitado el katejon?

    The Wanderer

  10. #10
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,554
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Sínodo o tifón?

    EN EL FOCO DE LA TORMENTA SINODAL

    Si el antiguo imperio había arrastrado a los cristianos al circo para hacerlos pasto de las fieras, la Iglesia postconciliar, cumpliendo un designio circular, quiso ser ella misma el circo. Y como todo espectáculo que se precie, éste también tiene sus números congruos: payasos, representados por aquella Jerarquía que gustó estropear su dignidad en público ora con estolas multicolores, ora con narices de clown; malabaristas y equilibristas consumados, como aquellos clérigos que pretextan su adhesión a la doctrina cristiana pero consienten todos los excesos que, en el orden de la fe y de la moral, cunden bajo su jurisdicción. Ni hace falta recordar cuánto se haya multiplicado en nuestros días el oficio del tragasables.

    Se sabía que el malfamado Sínodo sería otro tanto coliseo para triturar a la ortodoxia, una finta de disertaciones y disputas para las que se invocó un presunto clima de parresia, pero que en realidad tendría sus conclusiones ya prescritas antes de empezar. La democracia y el parlamentarismo nos han enseñado a desconfiar; llevados ambos a la Iglesia bajo el alias de «sinodalidad permanente», nos han instado a invocar más a menudo a san Miguel Arcángel.

    Porque tras de la acepción hoy instaurada de «sínodo» (como de la de «comunión episcopal» y otras mistificaciones de similar tenor) asoma la cabeza inclemente del tirano, del arribista elevado por la complicidad de sus pares a expensas del criterio de la "selección al revés". La retahíla de detonaciones que se le escucharon a Francisco en los días inmediatamente previos a la apertura del Sínodo confirma -por si no hubiesen bastado los sonoros antecedentes de los Franciscanos de la Inmaculada y de monseñor Livieres- que el papa bonachón recobraría el triregno depuesto por Paulo VI, pero esta vez para fulminar anatemas contra aquellos «que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús» (Ap 14,12). No será una licencia literaria apelar a este pasaje de la Escritura tantas veces leído y hoy al fin tan apremiante.

    Muy contra Alcuino, que recomendaba enfáticamente: «no des crédito a quien suele decir "Vox populi, vox Dei", ya que el alboroto del vulgo se halla siempre a un paso de la locura», Bergoglio restableció esa identidad conculcada por el teólogo carolingio pidiendo al Espíritu Santo «escuchar a Dios y al clamor del pueblo», todo en una. Clamor cuyo contenido debía explicitarse por vía indirecta con las siguientes exhortaciones, en frenética progresión:

    - a la Iglesia, a «no encerrarse en supuestas interpretaciones del dogma», ya que «el mundo ha cambiado»;
    - contra los malos pastores, «que cargan sobre los hombros de la gente pesos insoportables que ellos no mueven ni siquiera con un dedo»;
    - contra los jefes del pueblo, según los cuales «todo se reduce al cumplimiento de los preceptos creados por su fiebre intelectual y teológica».
    Murillo, Sagrada Familia.
    Justo aquella que no está representada en el Sínodo
    Todo adobado por las intervenciones del superior de los jesuitas que, convidado a roznar a la asamblea, distinguió que «puede haber más amor cristiano en una unión irregular que en una pareja casada por la Iglesia», y por la apelación del cardenal Assis a la causa gay: «lejos de encerrarnos en una mirada legalista, queremos bajar a lo profundo de estas situaciones difíciles para acoger a todos aquellos que están implicados». Al paso que con esa ambigüedad ya tan transitada en las últimas décadas, y que tan magra cosecha evangelizadora reportara, la Segunda Congregación del sínodo sentenció que «el matrimonio es y sigue siendo un sacramento indisoluble; sin embargo, ya que la verdad es Cristo, una Persona, y no un conjunto de reglas, es importante mantener los principios, no obstante cambien las formas concretas de su actuación». Al fin lo sabemos: no se cuestiona la indisolubilidad del matrimonio, simplemente se erigen múltiples y divergentes formas de actuarla. Incluida, tras la abolición de la lógica, la disolución de la sociedad conyugal.

    Es demasiado para tan pocos días. Tanto, que Alessandro Gnocchi supo resumir en un reciente artículo: bajo Francisco «se ha difundido por todo el orbe católico un cierto fastidio liberatorio por cuanto de sacramental y de doctrinal informa el yugo suave que Jesús promete a sus seguidores [...] Difícilmente el Sínodo extraordinario de la familia tome otros rumbos que aquel de la pastoral abierta a las ganas locas del mundo». Se cumple al fin aquel sueño del Tucho Fernández, doctor superfluus: la colectivización del individualismo, o bien el "viva la pepa" escanciado a todos los estratos, para que a nadie falte su pasaporte a la Gehenna.

    Estamos convencidos de que esta farsa no irá a concluir -según algunos aventuraban- en un montón de documentos irrelevantes, con formulaciones ambiguas y amplio margen para su aplicación pastoral. Que la astucia sea principalísimo entre los atributos del Maligno es cosa innegable, pero no es menos cierto aquello de que "el demonio hace las ollas pero no las tapas". Pudiera dejarse a la Iglesia zozobrar indefinidamente hasta su extinción, si esto fuera posible, y quizás fuera esta la estrategia más conducente a los intereses del enemigo. Pero hay algo que caracteriza al trágico afán de estos prelados infieles: su hipertelia, su incontinencia, la ardiente necesidad de patear el tablero al tiempo que acarician la victoria.

    Algún doctor sacro enseñó oportunamente que si Satanás hubiese sabido que la crucifixión de Cristo le acarrearía la derrota, no habría inducido a los Sumos Sacerdotes, ni al populacho, ni a Judas ni a Pilatos a intervenir como lo hicieron. Aventuramos, a este respecto, una pronta salida de las ambigüedades de rigor a través de una explícita traición al depositum, rotunda e inequívoca, de parte de los compadres sinodales, y esto para dividir de una buena vez los campos. Quizás este zarpazo con el que la herejía enquistada intentará de paso quedarse con las temporalidades de la Iglesia -expulsando para ello a los refractarios- constituya, en breve, su más aciago fracaso.

    In exspectatione: EN EL FOCO DE LA TORMENTA SINODAL

  11. #11
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,554
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Sínodo o tifón?

    ¡¡ Malditos Dogmas !!


    La verdad es que si no fuera por los dogmas que han quedado fijados por la Iglesia Católica a lo largo de los siglos, algunos estarían obligándonos desde hace tiempo a estar arrodillados ante Mahoma, Buda y todos los Dioses del Olimpo. Los dogmas están ante nosotros, definidos por la Iglesia a partir de la Revelación y por tanto, son parte esencial de la Enseñanza Divina a los hombres. Claro que si se empieza a no creer en la Revelación, se acaba pensando irremediablemente que tampoco es creíble lo que deriva de Ella. Los enemigos de los dogmas, siempre han atacado a los contrarios llamándolos dogmáticos, apelativo que para ellos es el insulto mayor que pueda hacerse, una vez que ha salido todo el mundo del armario y no se puede llamar a nadie mariquita o mariposón, sin peligro de que te metan en la cárcel. Señalar a alguien como dogmático o acusarle de que está encerrado en los dogmas, es para ellos una afrenta o un agravio capaz de mermar las fuerzas del peor enemigo.
    Oigo muchas veces ahora hablar en contra de los dogmas de la Iglesia. Hasta hace poco, venía al convento un panadero que por lo visto se empapaba de programas de televisión mientras horneaba los panes, y se despachaba a gusto con el hermano portero sobre la necesidad de superar estas cosas del pasado, que ya no se estilan. Lo decía con tal prosopopeya y engolamiento, que el pobre hermano tenía que sufrir pacientemente los minutos que duraba la disertación del citado ignorante. Lo mismo ocurre con algunos de mis novicios, que dogmatizan inconscientemente sobre la necesidad de que no haya dogmas y se quedan tan panchos. Vuelven de la universidad o de sus reuniones catequéticas, siempre con el mismo sonsonete. Y no digamos cuando vuelven de algún cursillo sobre teología. Mi capacidad de reir con estas gentes ante tamaños disparates es infinita, y ni siquiera me preocupo de hacerles ver su error, ya que sería inútil, dado que proviene de cerebros tan escasos de materia como abundantes en criterios televisivos, lo cual ya de por sí hace imposible la tarea. Sin embargo, esta mañana me he desayunado el picatoste escuchando a algunos monjes comentar que el Santo Padre ha dicho que la Iglesia no puede encerrarse en supuestas interpretaciones del dogma. No puede ser verdad, me he dicho a mí mismo. Y he de reconocer que esto ya no me ha dado ninguna risa. Porque las barbaridades dichas por el panadero pueden pasar, las dichas por los jovenzuelos novicios mal formados, también. Pero dichas por el Sumo Pontífice, adquieren un tono de preocupación, inquietud e intranquilidad, que raya en lo trágico. ¡Quién me iba a decir a mí que escucharía estas palabras de labios de un Pontífice, antes de morirme! Porque lo que reflejan estas consideraciones hechas (además) a un periodista -otra vez las declaraciones a los periodistas-, llevan una carga malévola y malintencionada de la que no puede salir nada nuevo. Y si me lo permiten, retrata de arriba abajo al que las pronuncia. Porque se supone que el que las perpetra es justamente el encargado de guardar los dogmas como algo intocable. Pero no. Hay que reinterpretarlos, o sea, hay que darles la vuelta, manipularlos, sobarlos, zarandearlos y torcerlos. Dios sabe cuál podrá ser el resultado final, pero desde luego no será nada bueno. La insistencia machacona en que este Sínodo de la Anti-Familia es pastoral (ya estamos como en el Concilio Vaticano II), no puede presagiar buenos resultados. No hay más que ver los reportajes aparentemente ingenuos que ya van surcando internet, con las primeras declaraciones de unos, con las exposiciones iniciales de otros y las chorradas de una experta española declarando que todo va muy bien y que promete. Me llama la atención que todavía no haya sacado la cabeza el cardenal Kasper, pero tal cosa está prevista, para que veamos que también hay muchos otros cardenales que piensan así. Y no sólo él. Bueno, por lo visto así piensa también el Santo Padre, sin lugar a dudas. Así las cosas, queda declarada la guerra a los dogmas, esas malditas verdades que quisieron imponernos en otros tiempos, pero que ahora vamos a reinterpretar, renovando los lenguajes de la fe. Obsérvese el palabro que se utilizará para encandilarnos cuando salgamos del armario de los dichosos dogmas. Y como tampoco creen en el pecado, lo minimizan considerando que la Eucaristía es para los imperfectos, no para los que hacen todo bien. O sea, la Eucaristía es para los que pecan, no para los que están en gracia de Dios. Otra chocarrería de Su Santidad, dicha ya hace tiempo y repetida ahora por todos los bobos y majaderos eclesiales. Eso sí. Todo esto se ha montado para ayudar y acompañar a estas pobres gentes que pecan y que no se quieren bajar del burro. Y tenemos que abrir nuestros ojos a la realidad, por supuesto. Como si la Iglesia nunca hubiera ayudado a los que de buena fe se sienten agobiados por situaciones penosas. Ahora todo es distinto a los tiempos anteriores: ahora es cuando se comprende a los pecadores, ahora es cuando la misericordia ha hecho su aparición, ahora es cuando la verdad va a estar fuera de la hornacina de los dogmas estables y tiesos, para encontrarla a cada paso en el peregrinar del amor fraterno. Menos mal que el Cardenal Maradiaga (otra vez ante los focos), nos ha tranquilizado diciendo que el Espíritu Santo no está de vacaciones ni durmiendo la siesta, lo cual es un mensaje para que veamos que realmente lo que salga de ahí será obra del Espíritu Santo. Pobre del que lo ponga en duda. Pero me gustaría que Su Eminencia no fuera tan gracioso y tan superficial. Mientras rezaba Tercia en el Coro, he pedido a nuestro Señor por su Iglesia. Y cuando he celebrado la Santa Misa y he llegado al lugar en que se pide por la Iglesia Santa y Católica quam pacificare, custodire, adunare et regere digneris toto orbe terrarum, una cum famulo tuo Papa nostro…, no he podido evitar que se me saltaran las lágrimas.

    Fray Gerundio de Tormes

  12. #12
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,503
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Sínodo o tifón?

    Entrevista a Mons. Fellay luego de su encuentro con el Cardenal Müller



    La pastoral debe necesariamente ser el resultado de la doctrina



    Ud. fue recibido por el Cardenal Müller el 23 de septiembre pasado. El comunicado de la sala de prensa del Vaticano retoma los términos del comunicado de 2005, luego de su encuentro con Benedicto XVI, en el que ya se hablaba de “proceder por etapas y en un plazo razonable”, con “el deseo de llegar a la plena comunión”
    ; – el comunicado de 2014 habla de “plena reconciliación”. ¿Significa esto que se regresa al punto de partida?

    Sí y no, según el punto de vista en el que uno se sitúe. No hay nada nuevo en el sentido que hemos verificado —nuestros interlocutores y nosotros— que permanecen las divergencias doctrinales que se habían manifestado claramente con oportunidad de las discusiones teológicas de 2009-2011, y que, por tanto, no podíamos firmar el Preámbulo doctrinal que nos ha sido propuesto por la Congregación para la Doctrina de la Fe desde 2011.

    Pero, ¿qué hay de nuevo?

    Hay un nuevo Papa y un nuevo Prefecto al frente de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Y este encuentro muestra que ni ellos ni nosotros deseamos una ruptura de las relaciones: las dos partes insisten sobre la necesidad de esclarecer las cuestiones doctrinales antes de un reconocimiento canónico. Por eso, de parte de ellos, las autoridades romanas reclaman la firma de un Preámbulo doctrinal que, de nuestra parte, no podemos firmar en razón de sus ambigüedades.

    Entre las novedades se encuentra también el agravamiento de la crisis en la Iglesia. En la víspera de un Sínodo sobre la familia se manifiestan críticas serias y justificadas, de parte de varios cardenales, contra las proposiciones del Cardenal Kasper sobre la comunión de los divorciados “vueltos a casar”. Desde las críticas de los cardenales Ottaviani y Bacci en el Breve examen del Novus Ordo Missae, en 1969, esto no se había visto en Roma. Pero lo que no ha cambiado es que las autoridades romanas siguen sin tomar en cuenta nuestras críticas del Concilio porque les parecen secundarias e incluso ilusorias, frente a los graves problemas a los que se enfrenta la Iglesia hoy. Estas autoridades comprueban claramente la crisis que sacude a la Iglesia al más alto nivel —ahora entre cardenales—, pero no conciben que el Concilio mismo pueda ser la causa principal de esta crisis sin precedentes. Se parece a un diálogo de sordos.

    ¿Podría dar un ejemplo concreto?

    Las proposiciones del Cardenal Kasper en favor de la comunión de los divorciados “vueltos a casar” son una muestra de lo que reprochamos al Concilio. En su discurso a los cardenales, en el Consistorio del 20 de febrero pasado, propone hacer nuevamente lo que ya se hizo en el Concilio, a saber: reafirmar la doctrina católica, ofreciendo al mismo tiempo aperturas pastorales. En sus diversas entrevistas con los periodistas, él realiza esta distinción entre la doctrina y al pastoral: recuerda en teoría que al doctrina no puede cambiar, pero introduce la idea que, en la realidad concreta, hay situaciones tales, que la doctrina no puede ser aplicada. Entonces, según él, solamente la pastoral está en condiciones de encontrar soluciones… en detrimento de la doctrina.

    Por nuestra parte, reprochamos al Concilio esta distinción artificial entre la doctrina y la pastoral, porque la pastoral debe necesariamente derivarse de la doctrina. Gracias a múltiples aperturas pastorales se introdujeron cambios sustanciales en la Iglesia y la doctrina se vio afectada. Es lo que pasó durante y después del Concilio, y denunciamos la misma estrategia utilizada ahora contra la moral del matrimonio.

    ¿Acaso no hay en el Concilio sólo cambios pastorales, que habrían indirectamente afectado la doctrina?

    No, nos vemos obligados a afirmar que se realizaron cambios graves en la doctrina misma: la libertad religiosa, la colegialidad, el ecumenismo… Pero es cierto que estos cambios aparecen de una manera más clara y más evidente en sus aplicaciones pastorales concretas, pues en los documentos conciliares son presentados como simples aperturas, de manera alusiva y con mucho sobrentendidos… Esto hace de ellos, según la expresión de mi predecesor, el R. P. Schmidberger, “bombas de tiempo”.

    En las proposiciones del Cardenal Kasper, ¿dónde ve Ud. una aplicación pastoral que haría más evidente un cambio doctrinal introducido en el Concilio? ¿Dónde ve Ud. una “bomba de tiempo”?

    En la entrevista que concede al vaticanista Andrea Tornielli, este 18 de septiembre, el Cardenal declara: “La doctrina de la Iglesia no es un sistema cerrado: el Concilio Vaticano II enseña que hay un desarrollo en el sentido de una posible profundización. Me pregunto si una profundización semejante a la que se dio con la eclesiología no es posible en este caso (de los divorciados vueltos a casar civilmente, ndlr): incluso si la Iglesia católica es la verdadera Iglesia de Cristo, hay elementos de eclesialidad también fuera de las fronteras institucionales de la Iglesia católica. En ciertos casos, ¿no se podría reconocer igualmente en un matrimonio civil elementos del matrimonio sacramental? Por ejemplo, el compromiso definitivo, el amor y el apoyo mutuo, la vida cristiana, el compromiso público, que no existe en las uniones de hecho (i.e. las uniones libres)”

    El Cardenal Kasper es muy lógico, perfectamente coherente: propone que los nuevos principios sobre la Iglesia, que el Concilio enunció en nombre del ecumenismo —existen elementos de eclesialidad fuera de la Iglesia—, se apliquen pastoralmente al matrimonio. Pasa lógicamente del ecumenismo eclesial al ecumenismo matrimonial. En este sentido, según él habría elementos del matrimonio cristiano fuera del sacramento. Para ver las cosas concretamente, ¡pregúntese, pues, a los esposos, qué pensarían sobre una fidelidad conyugal “ecuménica” o sobre una fidelidad en la diversidad! Paralelamente, ¿qué debemos pensar de una unidad doctrinal “ecuménica”, diversamente una? Esta es la consecuencia que denunciamos, pero que la Congregación para la Doctrina de la Fe no ve o no quiere ver.

    ¿Cómo se debe entender la expresión del comunicado del Vaticano “proceder por etapas”?

    Como el deseo recíproco, en Roma y en la Fraternidad San Pío X, de mantener conversaciones doctrinales en un marco amplio y menos formal que el de los precedentes intercambios.

    Pero si los intercambios doctrinales de 2009-2011 no aportaron nada, ¿para qué retomarlos, incluso de manera más amplia?

    Porque, siguiendo el ejemplo de Mons. Lefebvre, que nunca rechazó aceptar la invitación de las autoridades romanas, nosotros respondemos siempre a quienes nos interrogan sobre las razones de nuestra fidelidad a la Tradición. No podemos rehuir esta obligación, y siempre la cumpliremos en el espíritu y con las obligaciones que han sido definidas por el último Capítulo General.

    Puesto que Ud. mencionaba la audiencia que me concedió Benedicto XVI en 2005, recuerdo que entonces decía que queríamos mostrar que la Iglesia sería más fuerte en el mundo de hoy si mantuviera la Tradición, —incluso agregaría: si recordara con orgullo su Tradición bimilenaria. Repito hoy que queremos aportar nuestro testimonio: si la Iglesia quiere salir de la crisis trágica que atraviesa, la Tradición es la respuesta a esta crisis. De esta manera manifestamos nuestra piedad filial para con la Roma eterna, para con la Iglesia, Madre y Maestra de verdad, a la que estamos profundamente unidos.

    Ud. dice que se trata de un testimonio; ¿no es más bien una profesión de fe?

    Una cosa no excluye la otra. Nuestro fundador gustaba decir que los argumentos teológicos con los cuales profesamos la fe, no siempre son comprendidos por nuestros interlocutores romanos, pero ello no nos dispensa de recordarlos. Y, con el realismo sobrenatural que lo caracterizaba, Mons. Lefebvre añadía que las realizaciones concretas de la Tradición: los seminarios, los colegios, los prioratos, el número de sacerdotes, de religiosos y religiosas, de seminaristas y fieles… también tenían un gran valor demostrativo. Contra estos hechos tangibles, no hay argumento especioso que valga: contra factum non fit argumentum. En el caso presente, se podría traducir este adagio latino con la frase de nuestro Señor: “se juzga al árbol por sus frutos”. En este sentido, al mismo tiempo que profesamos la fe, debemos dar testimonio en favor de la vitalidad de la Tradición.

    (Fuente: FSSPX/MG – DICI 03/10/14)
    Última edición por Martin Ant; 09/10/2014 a las 13:49

  13. #13
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,554
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Sínodo o tifón?

    ESPERANZA FRENTE AL PELIGRO DE CISMA

    En la Misa de Apertura del Sínodo Extraordinario sobre la Familia el Papa Francisco llamó a los Obispos a colaborar con el plan de Dios y formar así un pueblo santo. Ofrezco estas reflexiones con el deseo de servir al Papa de la mejor manera que puedo.
    La Iglesia, fundada sobre la roca de Pedro, espera del Sínodo la promoción de la familia cristiana. Pero lo que la Biblia llama «el mundo» tiene una expectativa muy distinta: los medios de prensa vociferan cada día para que la Iglesia «se ponga al día». Un eufemismo para exigir que bendiga, y no condene, los desvíos morales cada día más frecuentes –entre otras razones, por la promoción sistemática desde la prensa y la industria del entretenimiento. La Iglesia sin embargo no fue establecida para sancionar lo que el mundo pretende, sino para enseñarnos lo que Dios quiere de nosotros y acompañarnos en el camino de la santidad. Porque es en la voluntad de Dios, que todo lo sabe y no puede engañarse ni engañarnos, donde nosotros encontramos la verdadera paz y felicidad. Ni la doctrina de la fe ni la práctica pastoral –consecuencia de esa doctrina– son el resultado de consensos de curas, aunque sean cardenales u obispos. Ya desde los primeros tiempos del cristianismo los Apóstoles y sus sucesores fueron presionados por poderosas élites religiosas y políticas para que tergiversaran la verdad y la misión evangélica que habían recibido de Cristo. Pero en vez de inclinarse ante otros dioses nos dejaron un testimonio de fidelidad incondicional a la verdad derramando su sangre. Porque «hay que obedecer a Dios antes que a los hombres» (Hechos 5:29). Estos días me consuela pensar en el ejemplo de san Atanasio. Fue expulsado de su Diócesis no una sino cinco veces, debido a las maquinaciones de sus hermanos obispos arrianos con los que no estaba «en comunión», precisamente porque quería promover «la fe católica y apostólica», como dice la Plegaria Eucarística I, o Canon Romano. Bendecir y aceptar «lo que todo el mundo quiere» no es ni misericordia ni amor pastoral. Más bien, es pereza y comodidad, porque estaríamos renunciando a evangelizar y educar. Y respetos humanos, porque nos importaría más el qué dirán que increpar proféticamente en la obediencia a Dios. Ya san Benito resumía, en otra época también signada por mucha confusión, el principio de vida eterna de la obediencia: «mi palabra se dirige ahora a ti, quienquiera que seas, para que renuncies a tus propias voluntades y tomes las preclaras y fortísimas armas de la obediencia…», «…así volverás por el trabajo de la obediencia a Aquel de quien te habías alejado por la desidia de la desobediencia» (Regla, Prólogo). Dentro de la Iglesia, y últimamente desde algunas de sus más altas esferas, «soplan vientos nuevos» que no son del Espíritu Santo. El mismísimo cardenal prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, entre otros, ha criticado la pretensión utópica de hacer cambios de fondo en la práctica pastoral sin por ello afectar la doctrina católica sobre la familia. Sin juzgar sus intenciones, que presumo las mejores, y con la tristeza de tener que mencionarlos por nombre, ya que son de público conocimiento, el cardenal Kasper y la revista jesuita Civiltà Cattolica son activos propulsores que lideran esta confusión. Lo que antes estaba prohibido como una grave desobediencia contra la ley de Dios ahora podría quedar bendecido en nombre de su misericordia. Justifican lo injustificable por medio de sutiles interpretaciones de textos y hechos históricos. Pero los que realmente conocen de estas materias han reducido a polvo estos sofismas. No olvidemos lo que nos aseguró el Señor: «El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán» (Mateo 24:35). Aprovechemos la extraordinaria oportunidad que nos ofrece el Sínodo para reafirmar de modo positivo lo que la Iglesia siempre y en todas partes ha creído sobre la familia y ha puesto en práctica en su disciplina. Esto nos exige, al mismo tiempo, defender la verdad frente a los que están dividiendo y confundiendo al Pueblo de Dios. La situación es gravísima y no soy yo el primero en advertir que desgraciadamente estamos frente al peligro de un gran cisma. Exactamente lo que el Señor y su Santísima Madre nos han prevenido en apariciones reconocidas y aprobadas por la autoridad de la Iglesia. Frente a los que están queriendo «dibujar» consensos y manipular estadísticas, como si el Pueblo de Dios estuviera pidiendo lo que en realidad se le quiere gravar por la fuerza de una autoridad abusiva, recordemos que la Iglesia no vive ni se define a partir de las opiniones de los hombres y el cambio de los tiempos sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. La historia de cómo se terminó imponiendo a todo un pueblo católico el cisma de la Iglesia de Inglaterra, junto con el testimonio martirial de san Juan Fischer y santo Tomás Moro, son una lección que hoy vale mucho profundizar. Roguemos por el Papa, por los Cardenales y los Obispos, para que todos estemos dispuestos incluso a derramar la sangre en la defensa y promoción de la familia contra las tormentas del engaño y la idolatría de la libertad sexual del hombre frente a Dios. No nos dejemos engañar ni apartar de la fe y de la práctica moral que Jesucristo nos enseñó. Sabemos que el mundo odió a nuestro Señor. El servidor no puede ser más que su amo. El mundo nos perseguirá, incluso invocando falsamente el nombre de Dios. Y a los eclesiásticos que hablen como el mundo quiere, los aplaudirá y los amará, «porque son de los suyos», no de Dios.


    ESPERANZA FRENTE AL PELIGRO DE CISMA | Mons. Rogelio Livieres

  14. #14
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,554
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Sínodo o tifón?

    Tucho el Gradual


    Mons. Víctor “Tucho” Fernández es el Rector de la Pontificia Universidad Católica Argentina. Fue propuesto para ese cargo por el entonces cardenal Jorge Bergoglio pero la Sagrada Congregación para la Educación Católica lo rechazó en varios oportunidades no sólo por el más que escaso nivel académico del candidato, sino por las dudas en cuanto a la ortodoxia de su doctrina. El en ese momento P. Fernández había hecho declaraciones públicas bastante vidriosos y ambiguas cuando se discutía en el Congreso la ley de matrimonio igualitario.
    Pero el arzobispo porteño no se dio por vencido. Movió cielos y tierras romanos y, a pesar de su desagrado por lo viajes, se allegó a misma Ciudad Eterna para presionar personalmente, y finalmente consiguió que el Tucho reemplazara a Mons. Zecca en el rectorado de la UCA. Habrá sido por este motivo que, el primer acto de su pontificado, fue nombrar al P. Fernández arzobispo in partibus, es decir, sin diócesis asignada, casi como un premio para él y una humillación para quienes se habían opuesto a sus intenciones. Mons. Tucho es ahora, además de amigo y consejero teológico de Bergoglio, “padre sinodal” y vicepresidente de la comisión que redactará el mensaje final del sínodo.
    Ayer brindó una conferencia que pueden leer aquí en la que, entre otras cosas afirma: “El matrimonio cristiano es un «ideal hermoso», pero cuando se habla de «gradualidad» se pretende decir que hay que tomar en consideración «la realidad concreta de las personas que no pueden llegar a aquel ideal», por lo que hay que recordar esa categoría del «bien posible» evocada por Papa Francisco en la “Evangelii gaudium”, a la que hay que aspirar «incluso con el riesgo de ensuciarnos en el lodo del camino».
    Pasemos en limpio: a la perfección cristiana a la que todos estamos llamados se llega gradualmente. Es un camino que los místicos dividen en tres etapas. Las mismas virtudes, que son hábitos, se adquieren gradualmente, y a veces lleva años el adquirirlas. Sobre estoy no dudas.
    Pero pareciera que Tucho el Teólogo confunde el estado de perfección cristiana o el estado de virtudes adquiridas con el estado de gracia. A la gracia –el Dios Uno y Trino habitando en el alma-, no se llega gradualmente: se llega o no se llega; se posee o no se posee; se encuentra o se pierde. El cristiano está en gracia o está en estado de pecado; nunca la teología católica escuchó que se puede estar “gradualmente” en gracia: media gracia o un cuarto de gracia no son medidas vigentes, hasta ahora.
    Lo que pretende hacer el Tucho es explicar por qué un divorciado que contrajo nuevas nupcias civiles y que, por tanto, vive en adulterio, puede comulgar: no ha llegado al grado de “matrimonio perfecto” sino que se está acercando gradualmente a él. Esto quiere decir que su alma en un estado gradual de gracia, inferior al máximo deseable, pero la suficiente para poder recibir la Sagrada Eucaristía sin cometer sacrilegio.
    “Cuando Jesús salía para irse, vino un hombre corriendo, y arrodillándose delante de Él, le preguntó: “Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?” Jesús le respondió: “¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno, sino sólo uno, Dios. Tú sabes los mandamientos: ‘No mates, no cometas adulterio, no hurtes, no des falso testimonio, no defraudes, honra a tu padre y a tu madre.’” (Mc. 10, 17-19)
    ¿Hace falta la exégesis? El Señor no le dijo al joven rico: “Gradualmente deja de matar; gradualmente deja de cometer adulterio; gradualmente…”. Lo de Mons. Tucho es, a mi entender, lisa y llanamente una falsificación del mensaje evangélico y una traición al depósito de la Fe, tal como la recibimos de nuestros padres.
    Pero no terminan aquí las noticias del día. Como nos advierte el blog In Expectatione, en la homilía diaria en Casa Santa Marta, el papa Francisco afirmó que: “Dios no existe: ¡no se escandalicen! ¡Dios así no existe! Existe el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo: son personas, no son una idea en el aire… ¡Este Dios spray non existe! ¡Existen las personas!”.
    A ver: el sucesor de Pedro, encargado por el mismo Verbo de Dios hecho hombre de “confirmar a sus hermanos en la fe”, dice lo que ustedes acaban de leer. Si lo tomamos al pie de la letra, debemos decir que el papa Francisco no cree en la naturaleza ni en la esencia divinas. “Eso”, en lo que él no cree, no sería más que un “spray”. Él solamente cree en las personas divinas: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, pero no en la Trinidad como unidad de personas.

    Le aconsejo a los tomistas que no se les ocurra hablarle del Ipsum Esse Subsistens porque, debido a que no entiende el concepto, seguro que les da una misericordiación de esas que él sabe dar.

    The Wanderer

  15. #15
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,554
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Sínodo o tifón?

    El sofisma cardenalicio... y papal




    El sofisma moral principal es identificar la condena de Jesús a los "mandamientos de hombres" de los fariseos y los preceptos de la Iglesia con los mandamientos de la ley de Dios.
    Hoy, el cardenal Coccopalmiero, refiriéndose al tema de los divorciados, dijo: “Jesús en el Evangelio dijo: «Cuando se cae el hijo en el pozo el día sábado, ¿qué haces? Las respuestas, en esta situación de gravedad y urgencia, pueden ser dos: o no hago nada porque tengo que respetar la ley del sábado, o, en cambio, intervengo, porque hay personas que me necesitan, gravedad y urgencia. La ley del sábado existe, la respeto plenamente, pero tengo casos que disponen de mi intervención»”.

    El voluntarismo nominalista reaparece: todo es ley de contenido voluntario, por eso se puede dispensar. Es tan arbitrario no comer carne los viernes como no acostarse con una persona del mismo sexo o vivir en adulterio. Lo que importa es la Persona y el “Amor”, que independizado de una ley-logos, deja de ser tal. Contra esto Jesús fulmina: “Si me aman, cumplirán mis mandamientos”.


    Ludovicus

    The Wanderer

  16. #16
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,554
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Sínodo o tifón?

    Rebelión en la granja








    SÍNODO – MÜLLER CONTRA LA CENSURA


    Marco Tossatti


    El Prefecto de de la Congregación de la Doctrina de la Fe, el cardenal Gerhard Müller, se expresó contra la censura impuesta a las intervenciones de los participantes en el Sínodo. Según reporta AP, el purpurado alemán dijo a una de las televisoras católicas presentes en algunos momentos del encuentro que “Todos los cristianos tienen el derecho a ser informados sobre las intervenciones de sus obispos”.
    Ahora, en cambio, la información sobre el Sínodo es proporcionada por el Director de la Sala de Prensa, padre Federico Lombardi, ayudado por un sacerdote de lengua inglesa y otro de lengua española. En el briefing se ofrece un panorama general de la jornada, indicando los temas, pero no las intervenciones de manera que puedan ser citadas, ni quiénes son los autores de las intervenciones.
    Es lamentable, porque ciertamente hay muchas intervenciones que merecerían ser conocidas con más detalle. Así, por ejemplo, un obispo ha criticado duramente la propuesta del cardenal Kasper de dar la eucaristía a los divorciados vueltos a casar, afirmando que se trata de un “remedio peor que la enfermedad”.
    Otro obispo observó que la pastoral para los divorciados debe recordar que se trata de personas que ya están casadas, y que han existido Papas anteriores a 2014, de los que no se podría decir que no fueron misericordiosos. Otro afirmó que más allá de hablar permanentemente de misericordia debemos evangelizar más. Muchas veces se habla de formación, pero se la desatiende por miedo a no ser comprendidos. A todo esto, el cardenal Kasper ha repetido que, efectivamente, él tomó la iniciativa, pero que antes lo había consultado con el Papa…


    Se trata de un artículo de Tossatti y publicado ayer en La Stampa. Aquí el texto el texto original.


    Conclusiones:
    1) Hay que irse muy atrás en la historia de la Iglesia para encontrar casos como los que estamos viendo: cardenales de Curia Romana que confrontan abierta y públicamente con el Romano Pontífice.
    Esto es lo que ha logrado el Papa Francisco, que vino a darnos una Iglesia fraterna y de puertas abiertas: que el coro del mundo se una en su alabanza y que buena parte de los hijos fieles –y cada vez son más- comiencen a dividirse y escandalizarse.
    2) Es llamativo que el artículo esté escrito por Tossatti, bergoglista de la primera hora. Debe haber mucha bronca y desencanto.
    3) ¡Qué diferentes las palabras del cardenal Müller a las de Mons. Arancedo, presidente de la CEA! Difícilmente pueda encontrarse un obsecuente de tal calaña que se anima a decirle a la Piqué que hay que tener la “audacia de la misericordia” a fin de que la Iglesia “progrese en algunos aspectos doctrinales y disciplinares”. Es decir, si no cambia la disciplina del matrimonio, la Iglesia no tiene misericordia y retrocede.

    The Wanderer

  17. #17
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,554
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Sínodo o tifón?

    Censuran a los tradis en el Sínodo



    Cardenal Müller en contra de la censura sinodal

    Los Padre deben anticipar sus ponencias
    Se les prohíbe distribuirlas o publicarlas

    Twitter prohibido en la Asamblea



    Página Católica ha sido uno de los primeros medios en hacer notar la inédita y férrea censura que Francisco ha establecido sobre el Sinodo de los Obispos.

    En efecto, en los tiempos de Juan Pablo II y de Benedicto XVI, al término de cada Congregación la sala Stampa emitía un documento donde eran consignadas las posturas completas de cada padre. De ese modo la Iglesia entera se mantenía informada inmediatamente, con transparencia y libertad, de lo acontecido.


    Pero los tiempos han cambiado de la mano del Papa del fin del mundo, al punto que ahora, y en virtud de la política de comunicación que ha impuesto, no sabemos bien lo que está ocurriendo en la magna asamblea romana.

    Cada día, la sala Stampa emite un resumen en el que constan, sólo brevísimamente, algunos de los puntos de vista vertidos no se sabe por quién.
    Luego sigue una conferencia de prensa de poco más de una hora, durante la cual el padre Lombardi, junto a un vecero para la lengua castellana y otro para la inglesa, es acompañado por dos padres diferentes cada día. (Entre ellos estuvo nuestro bienquerido Tucho).


    Durante la misma, Lombardi y los voceros leen las notas que han tomado durante el Sínodo, y luego los padres responden preguntas de los periodistas.
    ¿Quién nos informa, entonces? Tres voceros. ¿Cómo deciden qué cosa van a contar? ¿Por qué elegir un sistema tan sospechoso y parcial de información cuando nos han venido diciendo siempre que hay que dialogar, abrirse, oír, comunicar, etc?
    Al respecto opinamos que el colectivo anticatólico quiere filtrar las noticias que llegan a los fieles y a la prensa, como parece que está sucediendo.


    En la apertura del Sínodo, el cardenal Baldisseri comunicó a los asistentes que debían presentar sus ponencias por anticipado a la Secretaría General del Sínodo, las cuales sólo podrán extenderse por 4 minutos. Ponencias que éstos NO PODRÁN DISTRIBUIR NI PUBLICAR luego.


    También les informa sobre el cambio de reglas informativo. Incluso les dice que no pueden enviar Tuits durante el mismo para resguardar la reserva de las conversaciones (lo cual en principio nos parece bien, pues lo exigen las normas mínimas de buena educación); pero quizá pueda ser tomado como un síntoma de lo que pasa.


    Pueden nuestros lectores verlo a partir de 46' 30" del siguiente video (abajo nuestra traducción):


    En primer lugar y sobre el pedido para tomar la palabra: se ruega a los padres entregar cuando antes, a la Secretaría General, el pedido para realizar su intervención. Aquellas ponencias que ya han sido enviadas, siguiendo el pedido de mandarlas anticipadamente...

    Se recuerda que la intervencíon deberá ser atinente al tema del día y que, como establece el Vademecum -art. 40- durará 4 minutos. Según el artículo 9 del mismo, el texto de la ponencia, luego de que sea leída en el aula, pertenece al Sínodo y no podrá ser ni distribuida ni publicada.

    Con respecto a la información, los padres y los otros asistentes al Sínodo, quedan en libertad de dar entrevistas y de hablar con quien deseen fuera del aula sinodal. Dejando a la prudencia de cada uno el evaluar qué decir...

    Cada día habrá una conferencia de prensa dirigida por el padre Lombardi de la sala Stampa, a la que están invitados los padres que deseen participar...

    Durante las Congregaciones, se ruega no utilizar Twitter, mensajes electrónicos que informen el contenido de los debates, para mantener la debida reserva.

    (Es interesante mirar la cara del Cardenal Burke a partir de 49' 20")


    Además, en 1h 35' 07" confirma el cardenal Baldisseri el pedido de enviar los textos por anticipado:
    La Secretaría General ha rogado a los padre sinodales enviar por anticipado su intervención... no con el objeto de controlar el contenido sino para responder mejor al sentido sinodal y colegial de los padres que son portadores de la exigencia y de la experiencia de la iglesia particular
    Se debe reconocer que el padre Manuel Durantes, un sacerdote mexicano que vive en Chicago desde niño y es el vocero en Castellano, da los informes más estructurados; aunque a veces utiliza el lenguaje de género.
    Sin embargo, cuando vemos a tres personas, Lombardi (Italiano), Durantes (Castellano) y Rosica (Inglés y Francés) informar según su criterio sobre lo que se dice en el Sínodo, no podemos dejar de preguntarnos si acaso el advenimiento de Bergoglio a la Sede Romana nos ha convertidos en niños que deben oír por interpósita persona la realidad de los hechos.

    Al efecto, el Cardenal Müller acaba de decir a una de las dos cadenas católicas de TV presentes en el Sínodo:


    "Los cristianos tienen el derecho de ser informados sobre lo que dicen sus obispos".

    Según el periodista Mauro Tosatti, que sugiere se ha censurado a los padres más conservadores, la actual política de información por cuentagotas es (traducción nuestra):

    "Un pecado, porque ciertamente hubo intervenciones que merecían ser conocidas con más detalles. Por ejemplo, un obispo ha criticado duramente la propuesta del Cardenal Kasper de dar la Eucaristía a los divorciados en segunda unión, afirmando que se trata de un remedio peor que la enfermedad.

    Mientras que otro ha observado que la pastoral para los divorciados debe recordar que se trata de personas ya casadas, que hubo Papas antes de 2014 y que no se puede decir que no han sido misericordiosos.

    Otro obispo ha señalado que, además de hablar continuamente de misericordia, debemos evangelizar mejor; se habla a menudo de la formación, pero se la desatiende por miedo a no ser comprendido.

    A lo que el cardenal Kasper respondió que sí, que había tomado la iniciativa pero luego de consultar con el Papa".


    Evidentemente, el grupo de tareas que responde a Kasper, con aprobación de Bergoglio, quieren acallar toda oposición impidiendo que se conozca lo que dicen algunos cardenales, de modo que para el gran público no exista.


    Ellos son liberales y abiertos al estilo del zorro en el gallinero. Declaman por el diálogo pero silencian a quienes quieren impedir sus maléficos designios. Son campeones de la misericordia pero cercenan, con la mayor crueldad, cualquier cabeza que ose levantarse ante sus proyectos. Recemos para que Dios les dé, cuanto antes, lo que se merecen.


    Abajo les dejamos lo que el Vaticano ha publicado sobre este Sínodo.





    Misa de Apertura









    En la ilustración: "Madame Anastasie", caricatura de André Gill, que adornaba la tapa del diario L'Eclipse, del 19 de Julio de 1874. Ver AQUÍ.

    Página Católica: Censuran a los tradis en el Sínodo

  18. #18
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,554
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Sínodo o tifón?

    EL MAL OLOR DE LA «RELATIO SYNODI»

    Difícilmente haya podido acuñarse una sentencia tan esclarecedora de la insoluble enemistad entre Iglesia y Mundo como aquella que un edicto imperial romano fijó con admirable precisión: christianos esse non licet. La querella que la naturaleza (la naturaleza caída) le mueve sin descanso a la gracia, la siempre tensa vecindad entre dos opuestos linajes espirituales forzados a vivir en el mismo mundo, todo esto constituye el auténtico drama de la historia, irreconocible a una visión superficial. No la lucha de clases sino la de destinos: tal es el motor íntimo de las sucesivas edades históricas, no menos que su principio unitario.

    Bien pronto quedó patente la oposición entre aquellos que, obedientes a Cristo, aspiraban a un ideal moral alcanzable sólo a instancias de la gracia y aquellos otros que, a expensas de su orgulloso naturalismo, apelaban a la falibilidad del hombre para cerrarlo sobre sí mismo -como la crisálida- y recusar aquel ideal como ilusorio. Así fue como pudo ladinamente invocarse el viejo lema de Delfos contra la aspiración cristiana, calumniada como a hybris. La puja entre esta doble vertiente espiritual que informa dos contrarias actitudes vitales explota, después de un prolongado armisticio, con la revolución moderna, anticipada por el nominalismo, aviada por la ruptura protestante y manifiesta ya sin ambages por la Ilustración y sus retoños.

    Sin que pueda negarse la emergencia de un cierto "existencialismo cristiano" (con Pascal como paradigma), valdrá detenerse en aquel otro existencialismo mucho más extendido, a menudo declaradamente ateo, consistente en «la voluntad de exaltar el hecho de vivir, de experimentar, de actuar, de "existir" en oposición al hecho de pensar, y particularmente de pensar acerca de la existencia» (Julien Benda, Tradition de l'existencialisme). Este existencialismo, en polémica con la philosophia perennis y aun con el mismo Logosdivino, es el que viene introduciéndose en la Iglesia sin descanso. Es el que informa las premisas de aquellos prelados capitaneados a la sazón por el cardenal Kasper, que abogan por el crudo dato fáctico, sociológico, contra toda referencia a un ideal forjado al reflejo de leyes inmutables establecidas por el Legislador supremo. La pretensión es la de consagrar los usos contra toda regulación dimanada de lo Alto. Sustituir el salmo 118 por alguna ajada oda a Prometeo.

    Por eso no extraña que los progresistas recurran con frecuencia a la trampa para conseguir sus fines. Sofocada la conciencia moral, la astucia campea y se impone a toda otra moción. El Sínodo sobre el que venimos doliéndonos antes de que empezara a sesionar no supo dar muestras sino de una exquisita actividad lobbista, del finísimo esmero puesto en alentar una opinión pública favorable a las tesis heréticas, del desprecio por la legalidad de los procedimientos, emulando en todo esto a la célebre conjura de los obispos del Rin en el Concilio Vaticano II, referencia demasiado obvia hoy para todo aquel que desee dar al traste con las enojosas prescripciones morales de la Iglesia.

    Ahora bien: para sorpresa de todos, parece que en la asamblea cundió (según testimonian algunos pocos sitios digitales que le arrancaron alguna información al mudo cerco sinodal) una vasta oposición a las propuestas del cardenal Kasper, cosa que alentaba, entre otras comprometidas cuestiones, la confirmación de la doctrina tradicional de la Iglesia acerca del matrimonio. Pero llegan novedades de esas que exhalan mal olor. Las traducimos tal como las presenta Chiesa e postconcilio:

    con una jugada sorpresa, el Papa decidió añadir seis nuevos padres al restringido grupo responsable de la elaboración de la Relatio Synodi, el documento conclusivo de este Sínodo extraordinario sobre la familia. Además del Relator general, el cardenal Peter Erdo, del secretario especial, monseñor Bruno Forte, y del secretario general, el cardenal Lorenzo Baldisseri, serán también parte de la "comisión" los cardenales Gianfranco Ravasi y Donald Wuerl (arzobispo de Washington), los obispos Víctor Manuel Fernández (rector de la Pontificia Universidad Católica Argentina), Carlos Aguiar Retes, Peter Kang U-Il y el Prepósito general de la Compañía de Jesús, el padre Adolfo Nicolás S.I.
    Un breve excursus sobre sus posiciones hasta aquí nos da la idea de la dirección que difícilmente vaya a torcerse. El Relator general Erdo se destacó por su "decir y no decir". De mons. Forte recordamos el «enfoque de la ternura». Del cardenal Baldisseri hemos señalado su manifestación de la voluntad del Papa: «hay una puerta que ha permanecido cerrada hasta el momento y que él quiere que se abra». Al intelectual Ravasi lo recordamos por haber entonado su himno a Kasper desde las columnas de Sole24Ore. El cardenal Wuerl hace algunas afirmaciones doctrinalmente sólidas, pero luego tropieza en la pastoral: «una cosa es afirmar doctrinalmente lo obvio, otra cosa es aplicarlo en el orden en el que la gente lo vive». Fernández se ha distinguido por numerosos paralelismos entre la evolución de la enseñanza de la Iglesia en el Vaticano II y el Sínodo hoy en curso, citando literalmente algunos textos del Papa, sobre todo de la Evangelii Gaudium. Peter Kang U-Il, presidente de la Conferencia Episcopal coreana, no dejó de señalar lo difícil que es equiparar, como se acostumbra hacerlo, el modelo «del amor divino de la Trinidad» con aquel del amor humano entre los esposos, que «está herido por el pecado» y por lo tanto no puede ser considerado fuera de una historia marcada por luchas y limitaciones. Y para terminar, el "papa negro" jesuita, monseñor Nicolás, de quien no podemos no recordar que «la discusión, libre y franca, se está orientando hacia el cambio, la adaptación pastoral a la realidad cambiante de los tiempos modernos. Es un signo de la época, porque en los últimos años ha habido fuerzas que han tratado de retrotraer a la Iglesia a los tiempos anteriores a la gran estación conciliar».
    Cumple, pues, archivar las nociones mismas de derecho divino y natural: la inexorabilidad del devenir histórico así lo exige. Ya lo había comprobado antes del Sínodo el Instrumentum laboris: la expresión «ley natural» resulta problemática e incluso incomprensible, y lo que establece la ley civil se convierte en mentalidad dominante. Más aún: «moralmente aceptable», y no se puede ir a contramano de los tiempos.

    Se trata, claro, de la vigencia de la vieja fórmula, finalmente adoptada en contubernio de mitrados relapsos: christianos esse non licet.

    In exspectatione

  19. #19
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,554
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Sínodo o tifón?

    Seis comisarios de PP Franciscus



    Estimular al Sínodo, darle un empujoncito, un impulso, por si frena su ritmo o titubea en aquello que se pretende que diga, que concluya, que proponga, que enseñe. Como el Sínodo ha sido previamente concertado y luego adelantado gracias a la propaganda (¿maquinaciones?) de Kasper y la prensa francisquista (una eficiente maquinaria de publicidad, como no la tuvieron ni pudieron tener ninguno de sus predecesores), puesto que el mundo sabía (y el mundo católico se temía) lo que el Sínodo iba a gestar y parir, por si acaso la cosa no sale tal y como se previó (¿tramó?), usando su papal prerrogativa, PP Franciscus ha nombrado un comité de seis prelados que se unirán a los elegidos por los sinodales.

    Los elegidos por los sinodales (divididos en grupos por idiomas) fueron:

    S.E.R. Cardenal Angelo Bagnasco
    S.R.E. Cardenal Leo Burke
    S.R.E. Cardenal José Fcº. Robles Ortega
    S.E. André-Joseph Leonard

    Los seis nombrados por PP Franciscus :

    S.E.R. Cardenal Gianfranco Ravasi.
    S.E.R. Cardenal Donald William Wuerl (arz. de Berlín)
    S.E. Mons. Víctor Manuel Fernández (rector de la Universidad Católica Argentina)
    S.E. Mons. Carlos Aguiar Retes (presidente del CELAM)
    S.E. Mons. Peter Kang U-Il (presidente de la CE de Corea Sur)
    Rev P. Adolfo Nicolás Pachón, SJ (prepósito gral. de la Compañía de Jesús)

    El sexteto francisquista es para temerse lo peor.

    ¿Se impondrán a los cuatro electos por los sinodales? ¿Ganaran los modernistas? ¿Cantarán victoria los kasperistas?

    Allá van leyes do quieren reyes, decían nuestros antiguos.

    Si tanto empeño había, tiene o tenía, más rápido y directo hubiera sido un motu proprio, sin necesidad de Sínodo, pues parece como si todo estuviera siendo una mera puesta en escena, una comedia prelaticia, un paripé romano.

    Quién se iba a imaginar que el aire fresco primaveral fuera el disfraz de un ciclón impetuoso-impositivo, experto en el trágala.

    Oremus, nihil obstante, fratres.


    +T.

    EX ORBE

  20. #20
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,554
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Sínodo o tifón?

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Bergoglio el Pluralista




    Parece que el Papa Francisco no esperaba que hubiera resistencia católica en el Sínodo, o no esperaba que fuera tan dura. Había preparado, claro, algunas armas. Por ejemplo, ordenó que fuese un sínodo de puertas cerradas y que las únicas noticias que se tuvieran de él fueran las que emitía la Sala de Prensa una vez al día a través de un escueto boletín. De esa manera, se diluiría la opinión de la gran mayoría católica y se destacarían las progresistas.
    Pero no fue suficiente. Ayer se conoció que los Padres Sinodales eligieron como miembros de la comisión redactora del documento final a un grupo de cardenal y obispos pertenecientes al ala católica, algo que cayó como un balde de agua fría en Santa Marta.
    El primer elegido fue el cardenal Burke, adalid de la posición conservadora. Es notable esta elección porque constituye un claro desafío a Bergoglio. Luego, el cardenal Sarah, de Guinea Ecuatorial y miembro de la Curia Romana; el arzobispo Léonard, primado de Bélgica; el cardenal Bagnasco, presidente de la Conferencia Episcopal Italiana y a quien Bergoglio le nombró el secretario que le boicoteó el cargo, y el cardenal Robles Ortega, arzobispo de Guadalajara. Todos ellos son conocidos por sus posiciones conservadoras y ratzingerianas, claramente opuestos a los disparates francinquistas.
    Bergoglio no se quedó atrás. ¿Qué hizo? Lo mismo que hicieron los Kirchner cuando perdieron el control del Consejo de la Magistratura, órgano indispensable para nombrar jueces adictos: cambiar su composición. Ayer nos enteramos que el Papa Francisco nombró motu proprio como miembros de esa Comisión a personajes fuertemente progresistas: el cardenal Ravasi, el cardenal Wuerl, arzobispo de Washington, Mons. “Trucho” Fernández, Rector de la UCA, Mons. Carlos Aguiar, presidente del CELAM, Mons. Peter Kang u-il, arzobispo de Seul y al P. Adolfo Nicolás, superior general de la Compañía de Jesús.
    ¡Jorge Mario, no tenés vergüenza!

    The Wanderer: Bergoglio el Pluralista

Página 1 de 5 12345 ÚltimoÚltimo

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Respuestas: 4
    Último mensaje: 12/11/2013, 19:31
  2. Diluvio de ocurrencias: Así comienza el Sínodo
    Por Hyeronimus en el foro Crisis de la Iglesia
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 11/10/2012, 13:58
  3. El sapo, el paraguas y el tifón
    Por Hyeronimus en el foro Economía
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 19/06/2012, 12:27
  4. Respuestas: 0
    Último mensaje: 14/10/2005, 22:39

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •