Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 8 de 8

Tema: Jean Madiran, pensador católico francés, que denunció “La herejía del siglo XX”

  1. #1
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    4,966
    Post Thanks / Like

    Jean Madiran, pensador católico francés, que denunció “La herejía del siglo XX”

    (Debe disculparse el texto, la no muy buena traducción (¿automática?) de los textos originales; con todo, hemos intentado mejorarla)

    Introducción a Jean Madiran (1920-2013)

    Como "hija mayor de la Iglesia", Francia siempre ha tenido pensadores y escritores en la vanguardia de la defensa de la Iglesia, y los tiempos modernos no son una excepción. En la confusión y el desorden de los católicos que surgieron inmediatamente después de la clausura del Concilio Vaticano II en 1965, un destacado pionero de lo que vendría a ser el pensamiento tradicional fue el francés Jean Madiran (1920–2013), creador y editor de la revista mensual derechista y nacionalista ” Itinéraires ” (Itinerarios) de 1956 a 1996. Ya un auténtico defensor de la fe antes del Concilio, hizo de su revista un elemento central de esa defensa después del Concilio, cuando se convirtió en una lectura esencial para muchos católicos que trataban de no perder la cabeza ni la fe.

    En los años 60, Madiran contribuyó ciertamente a mantener en Francia este público instruido que serviría de apoyo esencial en los años 70 para que Monseñor Lefebvre pudiera dirigir el movimiento tradicional en Francia para oponerse a la destrucción de la Iglesia desde el interior por el clero conciliar. Madiran y su revista ayudaron eficazmente al Arzobispo a llegar a su trascendental decisión, a finales de los años 60, de fundar en la Suiza francesa la Fraternidad San Pío X, destinada a hacer una decisiva contribución a la salvación de la Tradición Católica durante los siguientes 40 años.

    Desgraciadamente, la colaboración entre ellos llegó a su fin cuando Juan Pablo II se convirtió en Papa (1978), al imaginar Madiran que rescataría a la Iglesia. Pero en lo que respecta al Arzobispo M. Lefebvre, Madiran había tenido en él una buena influencia, y la “Tradición” desde entonces quedó bien establecida.

    Hoy debemos recordar lo impensable que era en los años 50 y 60 que los católicos dudaran de su clero. Aquí está el enorme mérito de Madiran: una verdadera fe no sacudida por una jerarquía católica casi totalmente descarriada, junto con el valor de alzarse y escribir en público contra la multitud de quienes, o seguían “fielmente” a esa jerarquía por “obediencia”, o que, sin fe, se regocijaban en el socavamiento de la Iglesia por la masonería. El hecho de que el propio Madiran se dejara engañar por Juan Pablo II sólo atestigua la fuerza del magnetismo de Roma que, tras un período crucial de tiempo, Madiran logró superar, al servicio de la verdad católica.

    Que hubo en él algo que nunca vaciló, es sugerido por el hecho de que, entre todos los libros que escribió en una larga y productiva vida, aquél en que dijo lo que esencialmente quería, trataremos en estos “Comentarios Eleison” – L’hérésie du vingtième siècle, La Herejía del Siglo XX, aparecido por primera vez en 1968, en el fragor de la controversia en torno al Vaticano II, y que contiene un Prólogo y seis partes, haciendo siete números de estos “Comentarios”. El libro es un clásico, aunque no haya tenido muchas – o ninguna – traducción del francés.

    Es un clásico porque se necesita ser filósofo tomista para reconocer y corregir el modernismo – ¿cómo se analiza una niebla? – y Madiran era filósofo tomista. Pero no cualquier filósofo tomista, porque aunque la mayoría de obispos del Vaticano II habían sido preparados en su seminario o congregación en los principios de la filosofía de Santo Tomás de Aquino, no habían aprendido o entendido cómo esos principios se aplicaban a la realidad. Esto se debe a que es relativamente fácil enseñar esa filosofía como una guía telefónica coherente, es decir, independentemente de la realidad. Los alumnos católicos son dóciles y lo beben todo, sin comprender necesariamente que el tomismo es el único relato posible de la única realidad que nos rodea. ¿Pero quién puede enseñar la realidad a alumnos nacidos con calefacción central, y criados con la televisión? Madiran era de una generación anterior, cosa que ayudaba, pero incluso entonces, para estudiar el modernismo tan claramente como él, se necesitaba una gracia especial de realismo, como tuvieron Marcel de Corte, Calderón Bouchet y algunos otros selectos.

    Kyrie eleison.



    https://nonpossumus-vcr.blogspot.com...clxxxviii.html


    Última edición por ALACRAN; Hace 3 semanas a las 20:29
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

  2. #2
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    4,966
    Post Thanks / Like

    Re: Jean Madiran, pensador católico francés, que denunció “La herejía del siglo XX”

    1. Prólogo

    En el Prólogo de su libro sobre La Herejía del Siglo XX, Jean Madiran comienza con la audaz afirmación de que son los obispos católicos los responsables de la herejía del siglo XX (p.17 en la reedición del libro en 2018 por
    via.romana@yahoo.fr). Sabiendo que será acusado como un simple laico de hablar fuera de lugar, afirma de modo desafiante (28) que como católico bautizado no necesitaba pedir ni recibir ningún mandato para defender la Fe, cuando los pastores o los obispos se han convertido en lobos, o herejes que destruyen la Fe.

    Y hace (26) una distinción crucial que anuncia la tesis de todo su libro. Herejía, en el sentido estricto de la palabra, significa la negación intencional de lo que uno sabe que es una proposición definida de la Fe, pero en el sentido amplio significa la aceptación de una mentalidad radicalmente ajena a la Fe. La herejía que atacará es en este sentido amplio, que va mucho más allá de la contradicción de cualquier proposición particular de la Fe. La “herejía del siglo XX” se encuentra más bien “en la noche, en el vacío, en la nada”.

    ¿Y cómo se "vaciaron" los obispos franceses? Madiran escribe (20) que durante 100 años, desde mediados del siglo XIX, habían estado fuera de contacto con Roma, en esa época de la Roma verdaderamente católica de Pío IX y el Syllabus, porque toda su mentalidad (21) se había alejado de Roma. La suya era la disciplina católica sin convicción, la obediencia católica sin entender para qué servía la obediencia.

    En pocas palabras, Madiran alcanza aquí la esencia de la Iglesia preconciliar: expuesta a la influencia del mundo moderno, sufrió una pérdida progresiva de la fe católica. Como resultado, conservó apariencias de Iglesia, haciendo creer que todavía estaba allí, mientras que detrás de estas apariencias, la sustancia ya había desaparecido. Los Papas antiliberales habían explicado cómo la verdadera Iglesia debía resistir a este nuevo mundo revolucionario, particularmente los Papas Pío IX, León XIII y Pío X en su enseñanza social. Pero de la doctrina social de sus encíclicas, Madiran (23) dice que los obispos de los años cincuenta no sabían prácticamente nada.

    Aún más grave: para Madiran, que aquí deja entrever toda la parte VI de su obra, la herejía de los obispos del siglo XX proviene de su inveterada infidelidad, dispuestos a negar la existencia misma del derecho natural (24). Subyugados por el mundo moderno, infectados por su liberalismo, se alejaron mentalmente, y durante mucho tiempo, de la posición romana, rechazando su doctrina social. Entonces, incluso si, a lo largo de los años 50, todavía retomaban ciertas fórmulas del antiguo Catecismo, su corazón ya no entendía el significado de la ley natural, hasta el punto de que, en los años inmediatamente posteriores al Concilio, estaban dispuestos a hacerse con el dogma y el catecismo que hasta entonces habían dejado exteriormente intactos. Así, su desacuerdo con Roma sobre la doctrina social ante el Concilio contenía implícitamente las semillas de este desarraigo total de la religión cristiana que sufrió toda la Iglesia después del Concilio (25).

    Porque
    si no hay Ley Natural u Orden Racional querido por Dios en toda la Creación que nos rodea, entonces toda razón y toda fe naufragan; y si las fórmulas del Evangelio y las definiciones dogmáticas pueden aún, durante cierto tiempo, ser recitadas y repetidas con precisión, su sustancia se ha disuelto y el significado religioso habrá sido radicalmente subvertido. Los obispos, sin el apoyo del derecho natural, ya no podrán entender el Evangelio ni las definiciones dogmáticas. Ya no podrán retener ni transmitir nada (26). Estarán maduros para moverse hacia la izquierda, hacia esta religión sucedánea de la modernidad que es el comunismo (26).

    Como conclusión de su prólogo, Madiran apela a un compatriota que había previsto esta decadencia del Clero incluso antes de la Primera Guerra Mundial. Charles Péguy (1873-1914) escribió en 1909 que el clero (30) logró destruir el cristianismo queriendo hacerlo progresar con los tiempos. El clero fue perdiendo la fe (32), aceptando su desaparición como si fuera un proceso natural.


    Kyrie eleison.

    https://stmarcelinitiative.org/16246/?lang=es


    Última edición por ALACRAN; Hace 3 semanas a las 19:19
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

  3. #3
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    4,966
    Post Thanks / Like

    Re: Jean Madiran, pensador católico francés, que denunció “La herejía del siglo XX”


    1. Filosofía

    En la gran encíclica antimodernista “Pascendi”, publicada en 1907, San Pío X comienza con una exposición filosófica. En su libro "La herejía del siglo XX" (1966), Jean Madiran hace lo mismo. Porque ambos ven que la dificultad que experimenta una mente moderna para comprender el catolicismo es esencialmente más filosófica que teológica. Por eso el primero de los seis capítulos del libro de Madiran se titula: "Preámbulo filosófico".

    Por eso, es sorprendente que el propio Madiran diga a quienes le leen que pueden, si lo desean, saltarse ese Preámbulo. Sin duda fue para evitar a sus lectores, alérgicos al absurdo, tener que exponerse a las inimaginables tonterías que hoy se enseñan en la "Universidad". De hecho, el pensamiento del libro de Madiran está tan estrechamente relacionado con la verdadera filosofía cuanto es ajena al "filosofismo" o pseudo-filosofía de hoy.

    Pero, ¿cómo y por qué la Fe sobrenatural es tan dependiente de la filosofía, es decir del estudio racional de toda la realidad natural que permite hacer pasar, por así decir, al (verdadero) sentido común desde un nivel “aficionado” a un nivel “profesional”? Respuesta: tomemos el ejemplo de un buen bodeguero. A priori, él no depende en absoluto de sus botellas de vidrio para elaborar un buen vino. Sin embargo, las botellas deben estar limpias y no sucias, de lo contrario no podría hacer su negocio. Si las botellas están sucias por dentro, se estropeará el sabor del vino, por muy bueno que sea, de modo que un bodeguero con botellas sucias o rotas irá a la quiebra. Así, como profesional del vino, debe asegurarse de tener botellas limpias. En relación con el vino, aunque la botella de vidrio vacía es irrelevante, para contener el vino no debe estar sucia ni agrietada.

    Ahora bien, la razón humana es como la botella. Es sólo una facultad natural, pero al fin de la vida se supone que contiene, bajo pena de condenación eterna, el vino sobrenatural de la fe (Mc. XVI, 16). La fe es don supremo de Dios, mediante la cual la razón humana se eleva sobrenaturalmente para creer. Pero cuando la facultad de la razón se encuentra deformada por errores humanos o creencias erróneas, entonces, como la botella sucia, corre el riesgo de estropear el vino divino de la fe, por muy divino que sea. Porque como en una botella, la más mínima suciedad corre el riesgo de estropear el vino que contiene, así, en la mente humana, el subjetivismo representa un error tan radical que estropea, al subvertirla, toda verdad vertida en él y más aún, la Fe. La Fe católica, derramada en un espíritu subjetivista, difícilmente puede no volverse modernista, no perder el espíritu católico. Tal es la enseñanza de San Pío X, de Marcel de Corte, Calderón Bousset, Madiran y de quienes han comprendido la amplitud de la malicia objetiva de una mente subjetivista.

    Entonces, ¿qué evidencias específicas proporciona Madiran para demostrar que los obispos franceses de los años 60 habían perdido el espíritu católico? Él parte de una declaración oficial de diciembre de 1966 (p. 40) donde ellos afirmaban que "para una mente filosófica", las palabras "persona" y "naturaleza", han cambiado de sentido. Ahora bien, estos términos siempre fueron esenciales para la verdadera Cristología desde la época de Boecio (quien elaboró la definición de "persona") y de Sto. Tomás de Aquino (que afirmó el verdadero significado de la palabra "naturaleza"). En otras palabras, para los obispos franceses, la filosofía moderna ha abandonado la filosofía clásica de la Iglesia, anclada en ella como doctrina inmutable. Según ellos, “para una mente filosófica” el tomismo ya no es más que un discurso obsoleto y, por tanto, debe ser descartado.

    Sin embargo, para una Iglesia cuya doctrina siempre ha correspondido a realidades extramentales inmutables, tal perspectiva de los obispos franceses es verdaderamente revolucionaria. Tal cosa sólo puede significar, dice Madiran (43), que aceptan la revolución copernicana de la filosofía de Kant, que colocó la "realidad" ya no fuera del espíritu sino dentro del mismo. Sin embargo (45, 46), no es en modo alguno obligatorio aceptar esta internalización de la realidad excepto, por supuesto, en la filosofía kantiana. Pero cuando partimos de premisas kantianas, inevitablemente sólo podemos llegar a conclusiones irreales. Así, al elegir moralmente a Kant sobre Santo Tomás de Aquino, los obispos franceses demostraron de hecho su apostasía implícita (50) y su religión antinatural. Por su rechazo de lo real, el kantismo (no reconocido) de su declaración episcopal proclama su independencia ante la Verdad divina, salida de las manos de Dios, y su rechazo al orden que Él ha implantado en la naturaleza (60-63).

    Madiran concluye su primera parte diciendo que el tomismo corresponde a la experiencia humana de todos los tiempos y lugares (66), mientras que el kantismo ha dejado mentalmente a la deriva a los obispos franceses, tal como la era moderna a la que tanto pretenden agradar (67).

    Kyrie Eleison.


    https://respicestellam.org/2020/10/19/eleison-comments-dcxcii-692-october-17th-2020/
    Última edición por ALACRAN; Hace 3 semanas a las 14:07
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

  4. #4
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    4,966
    Post Thanks / Like

    Re: Jean Madiran, pensador católico francés, que denunció “La herejía del siglo XX”


    2. Los obispos

    ¿Buenos obispos? – Un regalo que sólo Dios puede dar.
    ¡Oremos por ellos! De lo contrario seremos rechazados.

    En el prólogo de su libro “La herejía del siglo XX”, Jean Madiran afirma sin rodeos que los obispos católicos, en funciones en la época del Concilio Vaticano II (1962-1965) y los que los sucedieron inmediatamente después, son en gran medida responsables del cambio de religión en la Iglesia. Critica especialmente a los obispos que él mejor conoce, es decir, a los obispos franceses. En su primer capítulo muestra, a la luz de la gran encíclica de San Pío X; Pascendi (1907) cómo las mentes de estos obispos eran incapaces de captar la realidad y, en primer lugar, la doctrina católica. Esto surgió del subjetivismo ambiental, difundido por la filosofía kantiana, que ahora reina en las facultades de Filosofía de prácticamente todas las “universidades”. En el capítulo II, Madiran dedica al caso de los propios obispos franceses seis secciones entrelazadas con bastante libertad.

    Dice, en primer lugar, que para seguir a estos obispos, tendríamos que deshacernos de un verdadero tesoro católico, como San Pío X, el canto gregoriano, el tomismo, el derecho canónico, la Virgen María, el patriotismo, nuestra herencia grecolatina, la piedad mariana, incluso, y esto no es lo menos importante, la devoción de las viejecitas en la oración. “Por nuestra parte”, dijo, “nos negamos a despreciar cualquiera de estos rasgos familiares de la familia católica. Detrás de todos estos rasgos está el amor de Cristo, mientras que detrás de todos los discursos que hablan de “reciclaje”, “renovación” y “renovación”, encontramos el odio”. Porque detrás de todos los logros de la “civilización occidental” está Cristo, y no la India, ni África, ni China.

    En segundo lugar, la Nueva Iglesia ha proclamado su apostasía al mundo entero: la política de los nuevos obispos ya no es convertir a nadie. Sin embargo, los fundamentos de la vida y la muerte siguen siendo exactamente los mismos. ¡Que la Iglesia nos enseñe a vivir y a morir! Todos estamos demasiado obsesionados con el mundo. ¡Que los sacerdotes nos enseñen cómo ir al cielo!

    En tercer lugar, estos obispos dicen que “la mutación de la civilización” exige “una concepción más evangélica de la salvación”, lo que resulta en “una nueva formulación”.» Pero esto no consiste sólo en nuevas palabras, como ellos pretenden, sino también en un nuevo contenido de las palabras, es decir, en una nueva religión. Sus Excelencias, nuestra respuesta es “¡NO!” Además, como católico bautizado, tengo derecho a exigir de ustedes la verdadera Fe, porque su "nueva formulación" en busca de un nuevo "concepto de salvación" no es simplemente torpe, sino necesariamente herética, y conduce a una nueva religión en contradicción con la verdadera Fe.

    En cuarto lugar, hasta 1966. estos obispos aún no habían abandonado la Fe católica, mientras que ahora afirman que su doctrina expresa finalmente el cristianismo auténtico. De hecho, su “mentalidad posconciliar” está reñida con la verdadera Fe. La verdad es que estamos en medio de una guerra entre dos religiones diferentes. Y todos los obispos, activa o pasivamente, apoyan la nueva religión. ¡Debería haber obispos católicos que tomaran la palabra, porque las almas perecen! Mons. Lefebvre, ¿puede oírme?

    No necesitamos obispos que nos exhorten a ser modernos. Todos somos ya demasiado modernos. ¿Desde cuándo la tecnología moderna y la filosofía moderna deberían ser la regla de los obispos católicos? Conocemos a los modernos y los despreciamos. Ustedes no los conocen y los aman. Marx, Nietzsche, Freud son vendedores ambulantes. Despiértense!

    Quinto, la Nueva Iglesia está arruinando todo lo que hay de aprendizaje, enseñanza y educación. Al querer dar a los jóvenes sólo lo que es moderno –lo que ya tienen– no se les da nada, al tiempo que se les hace creer que lo saben todo. Abandonados así, se convertirán en los bárbaros del mañana, de modo que traicionáis no sólo la Fe sino también nuestra Civilización. ¡Volved a la Tradición! ¡Señor, danos verdaderos obispos católicos!

    Sexto, la autoridad de los obispos no tiene otro fundamento que la verdad, la legitimidad y el derecho. Si estos obispos reciclados tuvieran razón, la Iglesia de la Tradición ya no existiría. Sin embargo, siendo la Verdad su primer deber, cuando quieren cambiar la Fe, no tienen ninguna autoridad para hacerlo. Y si lo hacen, no tienen ningún derecho para pretender ser obedecidos. Pero no los dejaremos en paz. Esperamos de ellos la certeza, la pureza y la santidad de la inmutable Fe católica.

    (En la sección 4 anterior, mons. Lefebvre no era mencionado por su nombre, pero estaba presente en la mente de Madiran (nos dice Madiran). Dos años más tarde, Monseñor fundó la Fraternidad de San Pío X. El resto es historia).

    Kyrie Eleison.

    https://respicestellam.org/eleison-comments/eleison-comments-in-spanish/ (31-Oct-20)
    Última edición por ALACRAN; Hace 3 semanas a las 14:23
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

  5. #5
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    4,966
    Post Thanks / Like

    Re: Jean Madiran, pensador católico francés, que denunció “La herejía del siglo XX”

    3. Herejía

    Ninguna tormenta del mar podrá hundir un corcho;
    ni la herejía ahogará la expresión tradicional de la Verdad.


    En “La herejía del siglo XX”, Jean Madiran (1920-2013) mostraba, en principio, la gravedad de la herejía de los obispos (Prólogo), su filosofía subyacente (Parte I) y los obispos, responsables de ella (Parte II).

    Luego llega, en las Partes III, IV y V, a la herejía misma; la analiza en base a siete Proposiciones tomadas de textos del obispo de Metz, mons. Schmitt: la tercera parte está dedicada a las Proposiciones I y II, debido a su importancia; la cuarta parte analiza en detalle las seis primeras; la quinta parte examina la séptima Proposición, también por su importancia decisiva para Madiran.

    La Parte III es el tema de los “Comentarios” está subdividida en seis capítulos.

    En el primer capítulo, Madiran afirma que en vísperas del Vaticano II (1962-1965), el ambiente religioso ya era en gran medida pestilente, pero mons. Schmitt, obispo de Metz (ciudad al este de Francia), ponía de relieve toda esa infección formulando las dos primeras de siete Proposiciones por las cuales, con su autoridad episcopal, presentaba lo que, de hecho, constituía una nueva religión.

    La primera Proposición (P1) afirmaba que “el mundo cambiante de hoy impone un cambio en el concepto mismo de la salvación traída por Jesucristo”. Y la segunda (P2) declaraba que “la idea que tenía la Iglesia del plan de Dios no era, hasta ahora, suficientemente evangélica”. En resumen, (P1) la Iglesia debe promover, según el obispo de Metz, una “socialización”, porque (P2) “la Iglesia antigua no era suficientemente colectiva, sino demasiado personal en su práctica del Evangelio”. De hecho, lo que el obispo promovía aquí, según Madiran, es el comunismo.

    En efecto, la “socialización”, afirma Madiran en el capítulo 2, se basa en una visión marxista, materialista y determinista de la historia. Lo que demuestra que el obispo de Metz había perdido la fe católica. ¿Cómo pueden reconciliarse los objetivos espirituales del cristianismo con los objetivos materialistas del comunismo? El comunismo es un sistema social que debe ser rechazado por razones religiosas porque pretende reemplazar el sistema social de la Iglesia con su propio sistema social y, por lo tanto, expulsar al cristianismo.

    En el capítulo 3, Madiran rechaza la afirmación de mons. Schmitt, según la cual “el hombre de hoy comprende mejor que ningún otro la fraternidad evangélica” (ver P2, arriba). Tal devaluación de todas las obras y logros sociales de la Iglesia preconciliar cae en el ridículo y, según Madiran, para los católicos demuestra un narcisismo totalmente fuera de lugar.

    Así, afirma Madiran en el capítulo 4 que, en 1967 quedó claro para todos que mons. Schmitt estaba haciendo nada menos que promover una nueva religión, en otras palabras, una herejía despedazadora de siglos y siglos de tradición católica. Los obispos franceses se estaban traicionando a sí mismos: vándalos sin inteligencia ni carácter. ¡Por eso ahora corresponde a los laicos defender el “catecismo católico romano”, es decir, los fundamentos mismos de la fe!

    En el capítulo 5, contra el deseo de “ponernos al día” (P1), Madiran afirma el Primer Mandamiento: es el Dios inmutable y no el mundo cambiante quien debe ocupar el primer lugar en nuestros corazones y mentes. Además, los tiempos nunca estarán con la Iglesia, porque la Iglesia está con Jesucristo. El mundo sólo admira a los católicos mundanos. Luego, para refutar también la afirmación de que la Iglesia no ha practicado suficientemente el Evangelio (P2), Madiran dice que los santos nunca han inventado nada para ser "suficientemente evangélicos", al contrario: para poner en práctica el Evangelio, siempre se esforzaron por ser lo más fieles posible a la tradición de la Iglesia.

    En conclusión, en el capítulo 6, Madiran niega que exista alguna verdad que pueda rescatarse de P1 y P2. Declara que la nueva religión de mons. Schmitt quiere que la Iglesia gane el mundo entero a costa de perder su alma. Esta nueva religión no tiene verdadera autoridad y no merece ser obedecida. Madiran tiene aquí una visión profética de la tradición católica que continuará después del Vaticano II, que lleva a hombres libres a arrodillarse noblemente ante su Dios, de acuerdo con Su autoridad real, y demostrando verdadera obediencia. Estos católicos nunca seguirán la falsa religión de pobres obispos como el de Metz. Mons. Schmitt sólo tendría que esperar para verlo con sus propios ojos.

    Kyrie Eleison.

    https://respicestellam.org/eleison-comments/eleison-comments-in-spanish/3/
    Última edición por ALACRAN; Hace 2 semanas a las 13:02
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

  6. #6
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    4,966
    Post Thanks / Like

    Re: Jean Madiran, pensador católico francés, que denunció “La herejía del siglo XX”

    4. SEIS PROPOSICIONES

    Más arriba, Madiran describió esta herejía como “noche, vacío y nada”. Sin embargo, esta herejía ha ejercido, desde el Vaticano II y hasta ahora, un poder devastador, destruyendo la fe, la liturgia, la Iglesia y las almas, todavía católicas antes del Concilio. Para ofrecer a sus lectores una visión general de esta “nada”, Madiran presenta, en las partes III, IV y V de su libro, el contenido de la herejía, tal como se puede resumir en siete proposiciones principales, extraídas de los escritos de mons. Schmitt, obispo de Metz, a quien Madiran atribuye el desarrollo de la “nada devastadora” que es la nueva religión conciliar. A continuación, presentamos en negrita las siete propuestas, en orden, seguidas de un breve resumen de los comentarios del propio Madiran sobre ellas.

    P1 La transformación del mundo (mutación de la civilización) impone un cambio en la concepción misma de la salvación traída por Cristo.

    P2 El pensamiento de la Iglesia sobre el plan de Dios no había sido suficientemente evangélico.

    P3 La fe escucha al mundo.

    P4 La “socialización” no es sólo un hecho inevitable de la historia mundial; es una gracia.

    P5 Ninguna época anterior a la nuestra ha podido comprender el ideal evangélico de la vida fraterna.

    P6 En un mundo volcado hacia el futuro, la esperanza de los cristianos adquiere todo su significado.

    P7 El derecho natural es la expresión de la conciencia colectiva de la humanidad. (Esta séptima Proposición es tan devastadora que Madiran reservará para ella toda la parte V de su libro.)

    1. Madiran ya ha analizado previamente las dos primeras propuestas. Respecto de la primera (P1), se contenta con añadir que ella únicamente es el principio necesario y suficiente de la nueva religión. Podríamos resumirla así: “Donde para el catolicismo todo es tradición, para el modernismo todo es cambio”.

    2. P2 comienza a elaborar P1, es decir, a especificar qué cambio es necesario. Al igual que los innumerables sistemas que han aparecido desde el protestantismo para oponerse al catolicismo, P2 apela falsamente al Evangelio contra la Iglesia, pero de un modo aún más sorprendente: porque ahora sería el mundo el que nos enseñaría a ser evangélicos.

    3. P3 deja claro que P1 y P2 han cambiado el objeto de la fe, al designar lo que los creyentes ahora deben creer: pues mientras que anteriormente los católicos tenían que creer en Dios porque Él es Dios, ahora deben creer en el mundo porque es el mundo.

    4 Y creer en el mundo moderno significa creer en su gran movimiento de “socialización”, o colectivismo, es decir, en el comunismo. Porque este movimiento no sólo es inevitable sino que también es una gracia divina (!).

    5 En otras palabras, “la Salvación de Cristo” (P1) y “el plan de Dios” (P2) se han convertido en simples palabras, que se conservan como reliquias del pasado, pero que ya han perdido toda realidad trascendente e incluso toda propia realidad.

    6 Asimismo, toda esperanza sobrenatural y toda lucha por alcanzar el Cielo de Dios quedan vacías de su contenido; pero la modernidad viene a llenarlos –y mejor. Porque, en los últimos 20 siglos, nunca la Iglesia y los cristianos han comprendido la esperanza cristiana tan bien como nosotros, hombres de nuestro tiempo, que nos esforzamos por avanzar juntos hacia el firmamento del Nuevo Orden Mundial (!).

    Para concluir su comentario, Madiran quiere mostrar cómo se articulan estas seis propuestas de Mons. Schmitt.

    Así, P1 es el trampolín de las otras seis. Pero, ¿por qué esta manía de cambio, que es tan clara también en todos los políticos modernos? Porque antes de la era moderna, todo se basaba en, y para volver, a Dios.

    Pero ahora el hombre rechaza a Dios. Por lo tanto, todo debe ser cambiado, (P2) con el hombre en lugar de Dios en el centro, y (P3) con el mundo del hombre como el horizonte completo. Este centro en el hombre (P4) no puede ser invertido, pero (P4) es tan bueno como una religión, y (P5) nunca los hombres han estado mejor preparados que hoy para centrarse en el hombre, o (P6) para mirar hacia el futuro humano de la humanidad.

    La sincronización de este sistema con el comunismo es clara, con su eliminación de Dios y la deificación del hombre. Será aún más clara con (P7) la eliminación de la naturaleza y de la ley natural. En los disturbios del verano en los EE.UU. ¿no se trató de la eliminación final de Dios ? ¡Señor, ten piedad de nosotros!

    Kyrie Eleison.

    https://respicestellam.org/eleison-comments/eleison-comments-in-spanish/5/
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

  7. #7
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    4,966
    Post Thanks / Like

    Re: Jean Madiran, pensador católico francés, que denunció “La herejía del siglo XX”

    5. PROPOSICIÓN VII: El Derecho natural es la expresión de la conciencia colectiva de la humanidad

    La Parte V no es la más fácil de las seis partes del libro de Jean Madiran “La Herejía del siglo XX”, porque trata de la Ley Natural, concepto difícil de comprender para las mentes modernas. Y esto porque Dios Creador es tanto el Autor de la Ley Natural como Quien la implanta en todas sus diversas criaturas, y el gran y buen Dios es un misterio cerrado para la gran mayoría de las mentes modernas. Sin embargo, la Ley Natural es para Madiran tan decisiva como medio para producir la “Herejía del siglo XX”, que la sitúa en el centro de la última de las siete Proposiciones seleccionadas del obispo Schmitt y dar forma a una herejía que de otra manera no la tendría. Hela aquí:

    P7: La ley natural es la “expresión de la conciencia colectiva de la humanidad”.

    De lo cual se desprende que NO habría una ley natural objetiva moral, promulgada por Dios e inscrita en el corazón del hombre.

    La razón del obispo Schmitt para negar la existencia de la Ley divina en los hombres parecía deberse a que haría la vida social del hombre demasiado mecánica, como si las soluciones a todos los problemas sociales pudieran ser leídas como unas “instrucciones de fabricante”. Ahora bien, las “instrucciones” de Dios para el hombre permiten plenamente la libertad humana incluso en la sociedad, mientras que la negación de la ley natural, dice Madiran, funda el bien y el mal no ya en la Ley Divina objetiva sino en la conciencia humana subjetiva y, en última instancia, en ninguna ley.

    Y es que aunque el hombre es libre y responsable, no es libre para hacer sus propias leyes. Y la enseñanza social de la Iglesia parte ciertamente de la Ley Natural de Dios, pero para ser aplicada a la inmensa variedad de nuevas situaciones concretas, como en nuestro tiempo. Hoy se necesitaría un gran trabajo, como el que realizó Pío XII en su época.

    Además, sin Ley ni orden natural en los hombres, ¿cómo podría haber todavía algo sobrenatural en ellos? (¿No presupone lo sobrenatural lo natural y la naturaleza?). Sin Ley natural, no podrían existir los Diez Mandamientos (que sólo explicitan la Ley natural); ni religión natural (constituida por la Ley natural); ni tampoco vida social (que presupone La ley natural); ni vida cristiana (que presupone virtudes naturales), etc. De hecho, si no existiera en absoluto Ley natural, cualquier noción de sociedad cristiana se vuelve imposible: ni como sociedad ni como cristiana.

    Objeción: Toda buena ley es clara y cierta. Pero si la Ley natural requiere una elaboración, como la de Pío XII, entonces no puede ser ni clara ni segura. Entonces no es una buena ley.

    Respuesta: Es necesaria una doble distinción: en su base fundamental -“Haz el bien, huye del mal”-, la Ley natural es clara e inquebrantable. Por otra parte, todo lo que se deriva de ese fundamento puede ser poco claro para nosotros, los hombres, y por lo tanto susceptible de disputa, pero es claro en sí mismo, como, por ejemplo, cuando un buen juez discierne la justicia en una caso compleja. La Ley natural nos es conocida interiormente a través de la razón y desde fuera por la revelación, como la de los Diez Mandamientos a todos los hombres, por Moisés.

    En el tercer y último capítulo de la parte V de su libro, Madiran presenta las consecuencias espirituales de la negación de la Ley natural que ha atribuido anteriormente (en la P7) a la herejía del siglo XX. El resultado en el individuo católico es que se aleja de una verdadera comprensión tanto de la vida cristiana como de lo lejos que está su propia vida de ella. Ya no tiene idea de la absoluta necesidad de la gracia sobrenatural para vivir una vida cristiana. Piensa que por su propia fuerza lleva una vida decente, pero de esa vida los Mandamientos I al IV se han desvanecido, el V y el VII pueden estar todavía vivos, pero el VIII está debilitado y los VI, IX y X también se han desvanecido. Sin embargo, por un amor sentimental al prójimo no regido por ninguna ley objetiva, cree que está cumpliendo el mandato de Cristo de amarse los unos a los otros como Cristo nos amó, por lo que está satisfecho consigo mismo.

    En este estado, dice Madiran, no se puede ser salvado. Por tanto, no es de extrañar que un hombre así pida “un cambio en el concepto mismo de salvación traída por Cristo” ...Y así habríamos cerrado el círculo, volviendo a la primera de las siete Proposiciones en las que Madiran resumió “la herejía del siglo XX”.

    Kyrie eleison.

    https://respicestellam.org/eleison-comments/eleison-comments-in-spanish/7/
    Última edición por ALACRAN; Hace 1 semana a las 13:36
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

  8. #8
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    4,966
    Post Thanks / Like

    Re: Jean Madiran, pensador católico francés, que denunció “La herejía del siglo XX”

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    6. TRAICIÓN.

    En París, en mayo de 1968, se produjeron disturbios estudiantiles tan radicales y duraderos que atrajeron la atención de los medios de comunicación de todo el mundo. Por la subversión teórica y la destrucción práctica de todo lo que hasta entonces había conformado el modo de vida occidental, fueron comparables a los disturbios que asolaron muchas ciudades de los Estados Unidos el verano de 2020. De hecho, los disturbios de París inspiraron la sexta y última parte del libro de Jean Madiran, “La Herejía del siglo XX”, porque eran como una ilustración en forma de libro ilustrado de lo que todo su libro había estado tratando de decir: “La civilización católica se está volviendo comunista, y es una gran traición, y los obispos católicos son los traidores”. De ahí los tres capítulos de la sexta parte del libro: 1) Mayo del 68 es la traición final de los obispos; 2) Repudian a los verdaderos católicos; 3) Traicionan a la verdadera Cristiandad.

    En el capítulo I, Madiran cuenta cómo, en París, primavera de 1968, mientras los estudiantes rebeldes amenazaban con derribar la civilización occidental, el comentario oficial de los obispos franceses fue: “Es un amplio movimiento que pide una nueva sociedad”, estando listos para darle la bienvenida en nombre del Vaticano II. En su declaración oficial, un mes después, declararon: “La Revolución de 1968 divide a la gente a favor y en contra, pero nosotros los obispos estamos a favor.” De hecho, dice Madiran, como para los revolucionarios, el fin justifica los medios, hicieron tal uso de fuerza, mentiras y engaños para salirse con la suya que provocaron una reacción mayor aun. Pero ¿qué les importa a los obispos modernos la subversión radical de toda la Ley natural y de la Civilización cristiana? Ninguno de ellos cree que el comunismo sea traición. ¿Pero acaso no es un movimiento de reforma? Es sólo una mentira y una trampa, dice Madiran.

    En el II capítulo, Madiran cuenta cómo, al congraciarse con los revolucionarios de izquierda, los obispos tenían que llevarles en bandeja las cabezas de los católicos más fieles de la derecha, también llamados “integristas”, o seguidores del catolicismo integral. Aquí está exactamente el motivo por el cual, en la década de 1970, Pablo VI hizo tan grandes esfuerzos para paralizar a mons. Lefebvre, pese a que Dios tenía otras ideas. (Sin embargo, sólo unos pocos años más, y lo que había sido su Fraternidad anhelaría la aprobación de la Roma modernista). En los años 60, los obispos franceses comenzaron a hablar un doble lenguaje; a la izquierda, le decían: “Por favor no nos toméis por conservadores o integristas, somos revolucionarios como vosotros”, mientras que a la derecha la decían: “Por favor no penséis que estemos cambiando nada”. Y desde entonces estos obispos tratan de ir en dos direcciones a la vez — ¡Buena receta para paralizarse. Pero siempre evitan confrontar a los “integristas” con argumentos directos. ¡Como que han abandonado la verdad!

    En el último capítulo de su libro, Madiran finaliza su condena a los cobardes obispos franceses. Hoy (2020) el mundo moderno no es bueno, cargado de mentiras en todos los ámbitos: La Evolución, los "Seis Millones", el 9-septiembre 2011, la crisis del Covid, y esas son sólo algunas de las falsedades destacadas. ¿Pero qué es lo que salió mal? Los estudiantes apenas lo sabían porque se les había dicho que el mundo moderno es maravilloso. Pero si eso era cierto, entonces instintivamente quieren derribarlo. Sin embargo, la Iglesia Católica, aunque tampoco cree en la modernidad, sabe exactamente lo que salió mal, y en 1864 publicó una importante lista de 80 de los errores – el Syllabus de Errores escrito por el Papa Pío IX. Esta es la doctrina que los obispos deberían haber enseñado a los estudiantes, porque si estos la hubieran aprendido bien, podrían haber estado reconstruyendo toda la “civilización occidental” desde los años 60. En lugar de eso, los obispos del mundo prefirieron, con el Vaticano II, unirse a los comunistas en vez de luchar contra ellos, y los estudiantes se convirtieron en bárbaros, y toda la civilización cristiana fue traicionada. Refiriéndose a los obispos, Madiran añade una última palabra a su libro – “¡Miserables!”

    El análisis de “La Herejía del siglo XX” es claro. Las lecciones abundan para las naciones; para los EE.UU. en particular. Quizás sólo un desastre a gran escala permitirá a la humanidad aprenderlas. Sin embargo, como dijo el obispo Butler en el siglo XVIII, “Las cosas son lo que son. Sus consecuencias serán lo que serán. ¿Por qué, pues, deberíamos buscar engañarnos a nosotros mismos?”

    Kyrie eleison.

    https://respicestellam.org/eleison-c...-in-spanish/9/
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Ayer falleció Jean Madiran
    Por Hyeronimus en el foro Noticias y Actualidad
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 06/08/2013, 11:15
  2. Paraguay: La masonería reina, denunció Monseñor Medina
    Por Erasmus en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 02/08/2013, 01:39
  3. «Denuncio una nueva tiranía de los hijos de la luz y de las tinieblas»
    Por Hyeronimus en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 9
    Último mensaje: 20/02/2010, 18:07
  4. Germán Borregales, el pensador de la Contrarrevolución
    Por Legado hispanico en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 23/03/2007, 18:56
  5. Respuestas: 0
    Último mensaje: 06/05/2005, 10:16

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •