Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 2 de 5 PrimerPrimer 12345 ÚltimoÚltimo
Resultados 21 al 40 de 83

Tema: Una muchacha rusa defiende Rusia en Youtube

  1. #21
    Avatar de donjaime
    donjaime está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 15
    Mensajes
    500
    Post Thanks / Like

    Re: Una muchacha rusa defiende Rusia en Youtube

    Cita Iniciado por Valmadian Ver mensaje
    QUÉ OPINAN LOS PROPIOS JUDÍOS SOBRE SÍ MISMOS.

    Prueba a preguntar qué opinan los españoles sobre si mismos, toda una muestra de lindezas. En fin, que ahora me tengo que ir, puede seguir colgando sus tochazos, pero siento decirle que si que hay odio en sus términos.


    Por supuesto mientras me dejen los moderadores seguiré colgando los tochazos, o no, que crea pertinentes y dando mi opinión, sea o no coincidente con la suya.


    Me gustaría saber dónde hay ODIO en mis términos, exactamente en que línea, párrafo, hilo o post. O al menos dónde cree Ud. que lo hay. Así podríamos avanzar un poco en la discusión.

  2. #22
    Avatar de donjaime
    donjaime está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 15
    Mensajes
    500
    Post Thanks / Like

    Re: Una muchacha rusa defiende Rusia en Youtube

    Algun forero me acusa de ODIO hacia los judíos e irracionalidad.


    Investiguemos un poco la Historia de las relaciones Iglesia Católica y los judíos, a ver si mi comportamiento se acerca o aleja del tradicional de la Iglesia Católica.


    Al volver la vista hacia la Historia de la Iglesia Católica, llama la atención que hay nada menos que 29 Soberanos Pontífices que dictaron 56 Bulas y Edictos relativos a los judíos.

    Cada una de esas 56 Bulas y Edictos hoy sería considerado con el equívoco término de "antisemitismo" o "nazi", "facha", etc.

    En ellos se ponen cortapisas a las actividades judías:

    - se les prohíbe emplear sirvientas cristianas (Gregorio IX: Sufficere debuerat perfidiae Judaerorum).

    - sirvientes, cocineras e institutrices cristianas (Inocencio IV, Impia Judeaorum perfidia).

    - ocupar cargos públicos (Honorio III, Ad nostram noveritis audentiam).

    - se manda quemar el Talmud. (Inocencio IV, Impia Judaeorum perfidia).

    - se les obliga a llevar distintitvo especial visible (Además del mencionado Honorio III, Martin V, Saedes Apostólica).

    - se recomienda tener mucho cuidado con los conversos (Juan XXII, Ex parte vestra).

    - se prohíbe a los cristianos vivir junto a ellos (Eugenio IV, Dudum ad nostram audientiam, Calixto III, Si ad repreminfos).

    - se renueva varias veces esta prohibición y se prohíbe a los judíos practicar la industria (Paulo IV, Cum nimis absurdum).

    - se les obliga a rezar en expiación (Gregorio XIII, Antiqua judeaorfum improbitas; y Sancta Mater Ecclesiae)

    - se les prohíbe la venta de objetos nuevos (Clemente VIII, Cum saepe accidere).


    En tan variado repertorio no faltan DEPORTACIONES y CASTIGOS COLECTIVOS.

    - Pío V les expulsa de los Estados Pontificios (excepto de dos ciudades: Roma y Ancona pero reforzando su vigilancia).(Pío V, Hebraeorum gens).

    - Clemente VIII los prohíbe, primero la venta de objetos nuevos, luego la de objetos viejos, y finalmente los EXPULSA de Avignon (Clemente VIII; Caeca et obdurata), luego de Roma y Ancona.



    Etc. etc. etc.


    Los Sumos Pontífices que hoy serían tildados de "antisemitas" fueron: Honorio III; Gregorio IX; Inocencio VI; Clemente IV; Gregorio X; Nicolás III; Paulo III; Julio III; Paulo IV; Pío IV; Gregorio III; SIxto V; Clemente VIII; Paulo V; Urbano VIII; Alejandro VII; Inocencio XIII; Benedicto XIII; y Benedicto XIV que batió el récord con 6 Bulas y Edictos relativos a los judíos.


    El respetable número de 29 Papas y 56 Bulas y "antisemitas" podría ser mucho mayor de no ser porque, a partir de la Bula "Beatus Andreas" de Benedicto XIV (22 febrero 1755) sobre el MARTIRIO DEL NIÑO CRISTIANO por los judíos y cuya severidad y tono se diría es del Dr. Goebbels, la mayor parte de las Bulas y Edictos se refieren, ya a temas generales, ya a cuestiones de doctrina.


    La situación de los judíos en los Estados Pontificios, e incluso en otros soberanos católicos, fue regulada por DECRETOS y ORDENANZAS papales.

    Hacia el triunfo de la revolución "italiana" (1759) y la posterior desaparición de los Estados Pontificios, las regulaciones concernientes a los judíos de Roma fueron muy estrictas, con ocasionales relajaciones de severidad.

    El carácter común de todas las medidas tomadas fue PROTEGER A LAS COMUNIDADES CRISTIANAS CONTRA LA PENETRACIÓN DE LA RAZA JUDÍA y sus ideas talmúdicas. Y dichas medidas pueden agruparse en cuatro categorías:
    1ª.- protección directa de la FE católica.
    a) destrucción del Talmud.
    a) prohibición, severa, de la enseñanza del Talmud e incluso de la Biblia sin control previo.

    2ª.- asegurar la SEPARACIÓN SOCIAL de judíos y cristianos:
    a) confinamiento en ghettos.
    b) prohibición general, a judíos y cristianos, de cohabitación en el sentido más amplio de la expresión.
    c) uso de vestidos y distintivos especiales bien visibles.
    d) EXPULSIÓN absoluta de ciertas áreas.

    3ª.- asegurar la PROTECCIÓN de ciertas profesiones preservándolas de la influencia judía:
    a) prohibición a los judíos puedan ocupar cargos públicos.
    b) prohibición a los judíos de ejercer profesiones liberales, especialmente medicina, farmacia, etc.
    c) prohibición a los judíos de ejercer la enseñanza.
    d) prohibición a los judíos de ejercer la banca.
    e) prohibición a los judíos de ejercer ciertas actividades comerciales.
    f) prohibición a los judíos de ser propietarios de terrenos.

    4ª.- Sobre la RAZA:
    a) prohibición a los judíos de emplear sirvientes, niñeras, cocineras y en general cualquier servidumbre femenina cristiana.
    b) prohibición de matrimonios mixtos (considerado un principio general de la Cristiandad).


    La carta Encíclica de S.S. Benedicto VIX enviada al "Primado, Arzobispos y Obispos de Polonia relativa a la prohibición a los judíos residentes en las mismas ciudades y distritos que los cristianos polacos" es un documento que actualmente le habría costado a su autor, por muy vicario de Cristo que fuese, el honor del patíbulo en cualquier eclesiástico Nuremberg.
    Empieza Su Santidad recordando la tradición católica de la nación polaca y haciendo hincapié en las resoluciones del Consejo de Petrikac (Petrikov),presididas por el nuncio Lipomanus, Obispo de Verona ... En dicho Consejo y para la mayor Gloria d eDIos "el principio de libertad de conciencia fue proscrito y definitivamente excluido de entre los principios, gobernando la vida pública del reino".

    Recuerda, luego, el Vicario de Cristo, las resoluciones del Sínodo de la provincia de Gnesen, en las cuales los obispos polacos tomaron sabias medidas para la preservación de su rey contra la "perfidia judía".

    Su Santidad se lamenta, luego, de "catastróficas noticias" que han llegado a su conocimiento. He aquí las "catastróficas noticias": el número de judíos ha aumentado considerablemente; los judíos se han constituido en monopolios, concretamente en el mercado de licores, se han hecho propietarios de inmensas heredades; y "han llevado su osadía hasta el punto de convertirse en recaudadores de impuestos".

    Llama luego la atención sobre el hecho de que algunas cristianas han entrado al servicio doméstico de judíos, lo que califica de "monstruosa anomalía".

    Después de pedir que, como reacción no se cometan abusos y exacciones contra los judíos, S.S. reclama la vuelta al "orden sano de las cosas" y a la completa separación (apatheid como se conocería hoy) de ambas comunidades, cristiana y judía, con predominio de aquella en la vida civil.

    Incluso prescindiendo (de su aspecto divino) una sociedad como la Iglesia Católica, dos veces milenaria, no toma sus decisiones alegremente y sin medir detenidamente los pros, contras y consecuencias. Sería insultar gravemente el intelecto y sensibilidad de 29 Pontífices y de centenares de arzobispos, cardenales y obispos, muchos en los altares, que dictaron medidas "antisemitas".

    Parece lógico suponer que si tomaron tales medidas, tendrían PODEROSOS MOTIVOS PARA ELLO.

    En los últimos siglos el Judaísmo ha creado monstruos como el Capitalismo, el Marxismo (socialismo, anarquismo, comunismo, ...) ha perpetrado la revolución "rusa" y la expoliación de Palestina, ha contribuido poderosamente al desencandenamiento de dos guerras mundiales, entre otras de sus muchas obras.

    Estoy convencido de la existencia de muchos judíos decentes, INOCENTES de los crímenes que el Judaísmo ha cometido y comete, pero es difícil, muy difícil encontrar un solo judío que se desolarice de sus congéneres del Krenlim, de Wall Street o Palestina.

    No veo motivo especial para creer que las medidas "antisemitas" de la IGLESIA, que fueron buenas durante 18 siglos, se vuelvan malas o inservibles tras la aparición del Comunismo, el Capitalismo y el Estado de Tel Aviv.


    Conociendo estos precedentes cada uno juzgue si mis comentarios destilan "odio" por algún sitio o si son tan "irracionales" como la tradición católica.
    Última edición por donjaime; 01/09/2016 a las 13:38
    ALACRAN, ReynoDeGranada, raolbo y 2 otros dieron el Víctor.

  3. #23
    Avatar de Carolus V
    Carolus V está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    06 ago, 15
    Ubicación
    España Europea
    Mensajes
    754
    Post Thanks / Like

    Re: Una muchacha rusa defiende Rusia en Youtube

    Cita Iniciado por donjaime Ver mensaje
    Algun forero me acusa de ODIO hacia los judíos.
    Lo suyo no es odio, lo suyo es OBSESION. Es natural que recele de los judíos, pero de recelar a considerar que los judíos son los responsables del Nuevo Orden Mundial, de las Dos Guerras Mundiales y de que han sido responsables del curso que ha tomado la historia contemporánea hay un mundo de distancia.

    En cuanto a las bulas de la Iglesia Católica que ha mostrado, su objetivo es debilitar al judaísmo, no por que aspirase a la dominación mundial, sino para debilitar a una antigua religión y lograr la universalidad del cristianismo, de la misma forma en que trató de debilitar al paganismo o de que el Islam trataría de debilitar al cristianismo en los territorios cristianos conquistados. Este método puede o no ser eficaz , pero es comprensible.
    Última edición por Carolus V; 01/09/2016 a las 13:46
    Valmadian dio el Víctor.

    Todo el mundo moderno se divide en progresistas y en conservadores. La labor de los progresistas es ir cometiendo errores. La labor de los conservadores es evitar que esos errores sean arreglados. (G.K.Cherleston)

  4. #24
    Avatar de donjaime
    donjaime está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 15
    Mensajes
    500
    Post Thanks / Like

    Re: Una muchacha rusa defiende Rusia en Youtube

    Cita Iniciado por Carolus V Ver mensaje
    Lo suyo no es odio, lo suyo es obsesión. Es natural que recele de los judíos, pero de recelar a considerar que los judíos son los responsables del Nuevo Orden Mundial, de las Dos Guerras Mundiales y de que han sido responsables del curso que ha tomado la historia contemporánea hay un mundo de distancia.



    Bien, estoy obsesionado según Ud.

    Empecemos a argumentar, y como bien dice Valdamián, por partes.


    LA BANCA JUDÍA APÁTRIDA FINANCIA LA REVOLUCIÓN COMUNISTA EN RUSIA.


    El dinero que permitió el establecimiento del comunismo en la Rusia Soviética fue suministrado por los grandes banqueros judíos, especialmente de Nueva York.

    La prueba fue dada al mundo por el Servicio Secreto de los Estados Unidos (Second Army Buerau) en una comunicación dirigida a todas las Embajadas de los países aliados.

    El documento, publicado en 1920 en muchas publicaciones patrióticas de numerosos países también ha sido impreso en The Mystical Body of Christ in the modern World" pro el reverendo Denis Fahey, Profesor de Teología en la Balckrock College, Dublin, Irlanda.
    Los comentarios del Reverendo Fahey y los textos del documento: "el principal documento sobre la financiación de la revolución rusa es el descubierto por el Servicio Secreto EEUU y transmitido por el alto comisionado francés a su gobierno.
    Fue publicado por Documentación Católica de París el 6 de marzo de 1920 y precedido de las siguientes observaciones: "la autenticidad de este documento está garantizada por nosotros. Con respecto a la exactitud de la información que contiene, el Servicio Secreto EEUU toma su responsabilidad".
    Este documento fue citado en 1920 en un suplemento del periódico "La Vieille France" que añade: "todos los gobiernos de la Entente estában al tanto de este memorandum sacado de los Servicios Secretos EEUU y mandado al Alto Comisionado Francés y sus colegas".

    El memorandum también puede encontrarse en el trabajo de Mr. Jouin "Le Peril Judeo-Maçonique" parte III, págs. 240-351, con la observación de que había tenido grandes problemas para su publicación y que la mayoría no tenían noticias de su existencia".

    El documento se divide en 8 secciones, como sigue.


    EL DOCUMENTO (Informe del Servicio Secreto EEUU).

    Sección I :
    En febrero de 1916 se descubrió lo que se estaba fomentando en Rusia, se encontró que ese trabajo de destrucción implicaba a las siguientes personas, así como los siguientes bancos:
    Jacob Schiff, judío.
    Guggneheim, judío.
    Max Breitung, judío.
    Kuhn, Loeb&Co, casa financiera de la que son directores: Jacob Schiff, Felix Warburg, Otto Kahn, Mortimer Schiff, S.H. Hanahuer, todos judíos.

    "No hay duda de que la revolución "rusa" que estalló un año después de que la información fuera recibida fuera cometida y fomentada por influencias judías. En abril de 1917 Jacob Schiff hizo una declaración pública que fue gracias a su ayuda financiera que la revolución "rusa" había tenido éxito.


    Sección II:
    En la primavera de 1917 Jacob Schiff empezó a suministrar fondos a Trotsky (judío) para traer la revolución social a Rusia. El periódico de NY "Forward" (órgano judeo-bolchevique)dio una suscripción para el mismo propósito.
    "A través de Estocolmo el judío Max Warburg, asimismo, proporcionó fondos a Trotsky. Ellos también recibieron fondos del sindicato WestphalianRhinelad, importantísima empresa judía, así como de otro judío, Olaf Aschberg del "Nya Banken" de Estocolmo y de Govotovske, judío, cuya hija estaba casada con Trotsky.

    LOS CAPITALISTAS JUDÍOS SE ASOCIAN CON LOS COMUNISTAS.
    Así se establecieron las comunicaciones entre los multimillonarios judíos y los judíos proletarios.


    Sección III :
    En octubre de 1917 tuvo lugar en Rusia la revolución social, gracias a la cual ciertas organizaciones soviéticas conquistaron la dirección del pueblo ruso. En estos soviets, los siguientes individuos (todos judíos) se hicieron notables: Lenin (Ulianoff), Trotsky (Bronstein), Steckloff (Nakames), Martoff (Zedebaum), Zinovieff (Apfelbaum), Kameneff (Rosenfeld), Dan (Gourevitch), Ganetzky (Furstenberg), Parvus (Helphand), Uristsky (Padomilsky), Larin (Lurge), Bohrin (Nathanson), Martinoff (Zibar), Bogdanoff (Zilbestein), Garin (Garfeld), Suchanoff (Gimel), Kammelff (Goldman), Sagerski (Krochamann), Riazanoff (Goldenbach), Solutzeff (Bleichman), Piatnizky (Ziwin), Axelrod (Ortodox), Glasunoff (Schiltze), Zuriesain (Weinstein), Lapinsky (Loewenson) y Lenin (la traducción de su apellido georgiano significa literal hijo de judío).


    Sección IV :
    Paul Warburg, miembro de la Federal Reserve Board fue destacado por ser un activo contacto de ciertos notables bolcheviques en USA, esta circunstancia sumada a otros punto que se habían obtenido fueron la causa de que no fuera reelegido por el Comité de la Federal Reserve. (La Federal Reserve Board, pese al empaque oficial de su nombre es una empresa PRIVADA judía, que tiene, por ley, asignada la fabricación de la moneda legal de EEUU).


    Sección VI :
    Judas Magnes, subsidiado por Jacob Schiff, estuvo en estrecho contacto con la organización sionista mundial, Poale Zion, de la cual es virtual director. El fin de esta organización es establecer la supremacía internacional del Jewish Labour Movement.
    Nueva conexión entre los archimillonarios judíos y los judíos proletarios.


    Sección VII :
    Tras el estallido de la revolución social "alemana" la judía Rosa Luxemburg automáticamente asumió la dirección política. Uno de los jefes del movimiento internacional bolchevique fue el judío Haase. en este tiempo la revolución social "alemana" desarrolló las mismas directrices que la revolución social "rusa".


    Sección VIII :
    Considerando el hecho de que el Jewis Banking-House de kuhn, Loeb&Co en contacto con el sindicato Wesphalian-Rhieland, German Jewis House, con los Hermanos Lazare, Jewis House en París, Jewis House de Gumsbourg de Petrogrado, Tokyo y París, si añadimos las arriba mencionadas Jewish houses estaban en estrecha relación la Jewish House de Speyer&Co de Londres, Nueva York y Frankfurt del Main, así como el Nya Bancken institución judeo bolchevique de Estocolmo es manifiesto que el movimiento bolchevique era la expresión general de un movimiento judío y que ciertas bancas estaban interesadas en la organización de este movimiento".


    JUDÍOS CAPITALISTAS.

    Algunos comentarios sobre personajes citados.

    Según el Echo de París (28 de abril de 1920) Max Warburg es la cabeza del Bank Max Warburg&Co de Hamburgo. Accionista jefe de la Hamburg American Line y la Deutscher Lloyd.

    Sus dos hermanos: Félix y Paul, uno casado con la hermana política del otro y el otro con la hija de Jacob Schiff están con éste a la cabeza del Banco Kuhn, Loeb&Co

    El German-Bolshevik Conspiracy, pág. 27,editado por el Comité de Información Pública, Washington D.C. octubre 1918, publica que Max Warburg suministró dinero a los bolcheviques. El telegrama siguiente aparece así: "Estocolmo, 21 septiembre 1917: Mr. Raphael Scholan, Haparad. Apreciado camarada, en conformidad con un telegrama del Westphalian Syndicate, Max Warburg and Co. Bank informa que se abre una cuenta para la empresa del camarada Trotsky. Firmado J. Furstemberg.
    Por información suministrada por las fuentes francesas, Jacob Schiff ha dado 12.000.000 de $ USA para la revolución de 1917.

    Parece ser que el verdadero nombre de la persona mencionada arriba en la Sección III bajo la denominación de Parvus es Israel Lazarevitch Helphand judío de Minsk. Revolucionario en Odesa. Luego fue a Copenague donde amasó una gran fortuna como agente jefe de suministro de carbón alemán a Dinamarca, trabajando a través del partido danés socialdemócrata.
    El Dr. Ziv, en su vida de Trotsky relata que cuando estuvo en América, 1916, dijo a Trotsky "¿Cómo está Parvus?" a lo que Trotsky replicó, lacónicamente, completando su decimosegundo millón.
    Este judío multimillonario fue tras Karl Marx el gran inspirador de Lenin y bajo la intervención de Parvus, Lenin fue mandado a Rusia.

    En resumen Rusia no es triunfo de los trabajadores, sin una gigantesca empresa de archicapitalistas judíos que la hicieron por y para sus propios fines.


    LA CONEXIÓN DE LA BANCA JUDÍA Y EL COMUNISMO.
    En los últimos meses de 1936 el Conde de Saint-Aulaire que había sido Embajador francés en Londres tras la IGM publicó un libro titulado: "Ginebra contra la paz" (Edit. Plon de París) donde describe las declaraciones hechas ante él por un gran banquero judío de NY en un café de Budapest, justamente tras que Bela Kuhn hubiese encharcado Hungría de sangre cristiana.
    El banco judío es el Kuhn, Loeb&Co, de NY, los directores del cual eran Jacob Schiff, Otto H. Kahn, Paul y Felix Warburg.
    En la pág. 85 relata: "la situación explica como los aliados secretos de Bela Kuhn permanecían en Budapest tras su derrota y como fue que se les encontró en las mesas de misiones internacionales ..."

    "al banquero que había facilitado el camino a los bolcheviques se le preguntó como es que la Alta Finanza podía coger bajo sus alas al bolchevismo, cuando eran tan opuestos. El banquero, uno de los que estaba al cargo de la población siniestrada después de vaciar su vaso de vino Tokay y chupar su caro cigarro explicó: "aquellos que se sorprenden de nuestra alianza con los soviéticos, olvidan que el pueblo de Israel es la más nacionalista de las naciones, la más vieja, la más unida, y la más exclusiva nación. Olvidan que su nacionalismo es de los más heroicos porque ha vivido toda clase de persecuciones y que es un nacionalismo puro y espiritual que se ha mantenido a lo largo de los siglos sin territorio propio, afrontando todos los obstáculos ... Tenemos comunión con el marxismo en la Internacional, nuestra Religión, poruqe es el instrumento de nuestro nacionalismo, ahora un arma de ataque, ahora una de defensa. Ambos el Escudo y la Espada.
    Más como decís es el más amargo oponente del capitalismo que es sagrado para nosotros, por la simple razón de que son polos opuestos, ellos nos entregan los dos polos de la tierra y nos permiten ser el Eje. Estos dos polos opuestos, bolchevismo y nosotros nos encuentran identificados con la Internacional. Y estos dos polos opuestos, las doctrinas de los dos polos de la sociedad, encuentran una unidad de propósito: la renovación del mundo, por arriba por el control de la riqueza, y por abajo por los medios revolucionarios ... Nuestra misión consiste en diseminar la nueva ley y la creación de un Dios, o sea, clarificar la concepción de Dios, y hacerlo una realidad cuando llegue el momento. Para hacer esto hacemos sinónimos a Dios e Israel, Israel se ha convertido en su propio Mesías, nuestro triunfo final nos facilitará de este modo su llegada. Este es nuestro Nuevo Testamento ...

    Un oyente preguntó ¿no estáis corriendo un riesgo ... cómo el triunfo de la revolución mundial, opuesta al capitalismo, podría preparar el camino al triunfo de Israel?
    Por dos razones:
    1ª.- porque la revolución solo es un desplazamiento, una transferencia, a otras manos de riquezas y privilegios (de no judíos a judíos), y
    2ª.- la revolución debilita las naciones y reduce sus poderes de resistencia para empresas exteriores.
    Nos conviene que ciertas naciones estén enfermas, especialmente aquellas que no sean capaces ellas mismas de desarrollarse.






    ALACRAN, Trifón y Pious dieron el Víctor.

  5. #25
    Avatar de donjaime
    donjaime está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 15
    Mensajes
    500
    Post Thanks / Like

    Re: Una muchacha rusa defiende Rusia en Youtube

    EL MOTOR SECRETO DEL COMUNISMO.

    Datos estadísticos sobre los organismos del gobierno comunista de la Unión Soviética, del Partido, del Ejército, de la Policía y los Sindicatos.




    En primer lugar veamos quienes fueron, “oficialmente” los CREADORES DEL SISTEMA:

    No hay duda de que los inventores del comunismo son judíos, ellos forjaron la doctrina sobre la que se fundamenta el monstruoso sistema.
    Pero también son judíos los PROMOTORES, INVENTORES y DIRECTORES de la praxis comunista, de las eficientes tácticas de lucha, de la insensible y precisa política inhumana de gobierno, etc.


    Todos los teóricos comunistas fueron judíos, veamos:



    1.- Karl Heinrich Marx, (Kissel Mordekay, de Treves, Prusia Renana, hijo abogado judío. Su socialismo al que denominó infundadamente “científico” no tiene nada de tal. Sus postulados básicos no tienen ninguna base científica.
    Antes de publicar su obra más conocida: El Capital, publicó, con el judío Engels: El Manifiesto Comunista. Pero antes aún, entre 1843-47 formuló la primera concepción moderna del nacionalismo hebreo de tendencia ultranacionalista.


    2.- Frederick Engels, creador con Marx de la I Internacional. Hijo comerciante judío de Bormen (Alemania).


    3.- Karl Kautski (Kaus) en su obra Los Orígenes del Cristianismo, combate a éste denodadamente. Judío de Praga, posteriormente fue enemigo de Lenin.


    4.- Ferdinand Lassalle, judío de Breslau, en su obra Contestaciones Abiertas, traza el plan revolucionario para Alemania. Se dedicó a revolucionar y sublevar obreros alemanes, tiene aspectos divergentes de Marx, pero en lo esencial buscan el mismo fin, destruir la propiedad privada para pasarla a manos del Estado (judío, naturalmente).


    5.- Eduard Bernstein, judío de Berlín. En sus obras estructura la docrina comunista fundamentadas en concepciones de Marx. Fue ministro de Hacienda del Estado Alemán Socialista (durante los pocos meses que duró).


    6.- Jacob Lasterow; Max Hisrsch; Edgar Löening; Babel; Shatz; David Ricardo y otros muchos teóricos comunistas fueron todos judíos.


    Pese al carácter teórico de los anteriores no se contentaron con sentar las bases doctrinarias del socialismo marxista o comunismo sino que cada uno de ellos ha sido un REVOLUCIONARIO práctico que ha preparado, dirigido, ayudado a la subversión de hecho, afiliados a ASOCICIONES REVOLUCIONARIAS que siempre apoyaron el desarrollo marxista.



    A parte de los teóricos (prácticos) encontramos que casi todos los dirigentes matriales que desarrollaron las tácticas comunistas son también judíos.


    En los países en que la revolución marxista fue abortada, antes de que estallara, o donde consiguió apoderarse del gobierno temporalmente, los datos demuestran que son responsabilidad plena y total judía.



    Veamos:




    ALEMANIA (1918)
    Revolución comunista dirigida por judíos. La República de los Consejos de Munich tenía jefes judíos: Liebknecht, Rosa Luxemburgo, Kurt Eisner; y otros más.
    A la caída del imperio los judíos se adueñan del país y el gobierno alemán: Haase (Ministro de Estado); Landeberg, Kautski; Kohn; Herzfeld.
    El Ministro de Hacienda y su ayudante también judío: Bernstein.
    El Ministro de Interior, Prenso colabora con Freund también judío.


    Es el judío, Kurt Eisner, Presidente de la República Bávara de los Consejos el jefe de la revolución bolchevique de Munich.
    “Once hombrecillos hicieron la revolución decía Kurt Eisner en la embriaguez del triunfo a su colega el Ministro Auer. Es muy justo conservar el recuerdo imperecedero de estos hombrecillos, que son los judíos: Max Lowenberg; Dr. Kurt Rosenfeld; Gaspar Wollheim; Max Rotschild; Carlos Arnold; Kranold; Rosemheck; Birnbaum; Reis y Kaisser
    Los once son masones, Logia secreta nº 11 (Munich, Briennerstrasse nº 51)


    El primer gabinete de Alemania (1918) estaba compuesto por: 7 judíos.
    El segundo gobierno “socialista” “alemán” por 11 judíos.


    A parte había otros muchos judíos en puetos clave del Estado Alemán derrotado en 1918.




    HUNGRÍA (1919).
    El 20 marzo el judío Bela Kun (Cohn) se apdoera de Hungría y proclama la República Soviética Húngara a la que sumerge en un mar de sangre.
    Con él había 26 comisarios que componían el nuevo Gobierno, al menos 18 eran judíos (la población estimada de judíos en Hungría, con 22 millones en total, era de 1,5 millones) y los 18 comisarios judíos tenían, de facto, la dirección efectiva del poder.
    Más del 90% de los miembros del Gobierno y puestos de confianza de Bela Kun fueron judíos.
    Este Gobierno merece un inciso aparte por sus innumerables crímenes y depredaciones. Hasta el propio Bela Kun recorría el país en un lujoso coche, con su secretaria judía y una gran horca en el vehículo a manera de distintivo.
    El Jefe de la Checa Húngara, el judío Szamuelly, viajaba en tren particular sembrando el terror y la muerte.


    Durante la reacción antibolchevique se encontraron cadáveres sin fin de frailes amontonados en los subterráneos de sus conventos, los diplomáticos extranjeros llamados como testigos lo constataron y dieron fe que muchos cadáveres de religiosos y religiosas tenían clavado en el corazón el crucifijo que solían llevar sobre el pecho.


    Etc. etc.




    CHECOSLOVAQUIA.
    Clement Gottwald, fundador del PC del país y Presidente (1948-1953) era judío.
    Muchos de sus altos cargos y ministros también.




    POLONIA.
    Idem.




    RUMANÍA.
    Idem.




    YUGOESLAVIA.
    Mariscal Tito (Iosif Walter Weiss) era judío de Polonia. Al igual que muchos de sus altos cargos. Si bien en este país no había tantos judíos por lo que hay bastantes (comparado con el resto) de dirigentes no judíos en cargos administrativos, pero éstos siempre en puestos secundarios. Los principales son ocupados por judíos.



    RUSIA.


    I. MIEMBROS DEL PRIMER GOBIERNO COMUNISTA DE MOSCÚ (1918)
    1.- Lenin (Illich Ulin) Presidente del soviet supremo, judío, su madre (Blank) era judía alemana.
    2.- Trotzky (Lew Davidnovich Bronstein), Comisario del Ejército Rojo y la Marina. Judío.
    3.- Stalin (Iosiph David Vissariagnovich Djugashvili-Kochba). Comisario de las Nacionalidades, judío georgiano.
    4.- Chicherin, Comisario Asuntos Exteriores. Ruso.
    5.- Zinoviev (Apfelbaum) Comisario Asuntos Interiores, judío.
    6.- Kohen (Volodarsky). Comisario para la Prensa y Propaganda, judío.
    7.- Samuel Kaufman. Comisarios para los Terrenos del Estado, judío.
    8.- Steimberg. Comisario de Justicia, judío.
    9.- Schmidt. Comisario Obras Públicas. Judío.
    10.- Ethel Knigkisen (Liliana). Comisario de Abastecimiento, judía.
    11.- Pfenistein. Comisario Acomodo Refugiados. Judío.
    12.- … etc. etc.




    II. COMISARIADO DEL INTERIOR (1918).
    (Altos funcionarios dependientes de este comisariado)


    1.- Ederer, presidente del Soviet hasta el día 7 de junio de 1927 de Petrogrado; judío.
    2.- Rosenthal, comisario de la joven ruso; judío.
    3.- Goldenrudin, director de la Glasgow, Inglaterra en 1919; propaganda del Comisariado de judío.
    4.- Krasikov, comisario de la Prensa de Moscú; judío.
    5.- Rudnik, vicepresidente del Comisariado de Higiene; judío.
    6.- Abraham Krochmal, primer secretario del Comisariado para el Acomodo de los Refugiados; judío, alias Saguersky.
    7.- Marthenson, director de la Oficina de Prensa del Comisariado de Asuntos Interiores: judío.
    8.- Pdeierman, comisario jefe de la Policía comunista de Petrogrado; judío.
    9.- Schneider, comisario político de Petrogrado; judío.
    10.- Minnor, comisario político de Moscú; judío americano.




    III. COMISARIADO DE ASUNTOS EXTERIORES.
    (Funcionarios superiores)


    1.- Margolin, director del Servicio de pasaportes; judío.
    2.- Fritz, director del Comisariado de Asuntos Exteriores; judío.
    3.- Iafet (Joffe), embajador soviético en Berlín; judío.
    4.- Lewin, primer secretario de la embajada soviética de Berlín; judío.
    5.- Askerloth, director de la oficina de Prensa e Informaciones de la embajada soviética en Berlín; judío.
    6.- Beck, enviado especial del gobierno soviético a Londres y París; judío.
    7.- Benitler (Beintler), embajador 7.- Benitler (Beintler), embajador soviético en Oslo; judío.
    8.- Martius, embajador soviético en Washington; alemán (¿).
    9.- Lew Rosenfeld (Kamenev), embajador soviético en Viena; judío.
    10.- Vaslaw Vorovsky, ex- ministro soviético en Roma hasta el año 1922; asesinado por el ex-oficial zarista M. A. Kontrady, el 10 de mayo de 1923, en Lausana; judío.
    11.- Peter Lazarovich Voicoff, ministro soviético en Varsovia , de Petrogrado; judío.
    12.- Malkin, cónsul soviético en Glasgow, Inglaterra en 1919; Asuntos Exteriores; judío.
    13.- Kain Rako (Rakovsky), presidente del Comité para la Prensa de Moscú; judío.
    14.- Manuilsky, primer ayudante de Rako y actualmente gran potentado comunista de Ukrania; judío.
    15.- Astzumb-Ilssen, primer consejero jurídico del Comisariado de Asuntos Exteriores Soviético (1918); judío.
    16.- Abel Beck, cónsul general en Odessa; judío.
    17.- Grundbaum (Cevinsky), cónsul general en Kiev; judío.




    IV. FUNCIONARIOS SUPERIORES EN EL COMISARIADO SOVIÉTICO DE LA ECONOMÍA (1918).
    1.- Merzvin (Merzwinsky), primer comisario económico; judío.
    2.- Solvein, secretario de Merzvin; judío.
    3.- Haskyn, secretario general del Comisariado de Economía Soviética; judío.
    4.- Bertha Hinewitz, ayudante de Haskyn; judía.


    5.- Isidor Gurko (Gurkowsky), segundo comisario de la Economía; judío.
    6.- Jaks (Gladneff), secretario de Gurko; judío.
    7.- Latz (Latsis), presidente del Consejo Económico; judío, de Lituania.
    8.- Weisman, secretario del Consejo Económico; judío.
    9.- Satnikov, consejero del Banco Popular de Moscú; ruso.
    10.- Jaks (hermanod el otro), consejero del Banco Popular; judío.
    11.- Axelrod (Orthodox), consejero del Banco Popular; judío.
    12.- Michelson, consejero del Banco Popular; judío norteamericano.
    13.- Furstemberg (Ganetsky), comisario para la Reglamentación de los Asuntos Económicos “Soviético-
    Alemanes”, en realidad el agente de enlace entre los revolucionarios judíos de Rusia y los grupos bancarios judíos Kuhn-Loeb and Co. de Nueva York; Warburg de Estocolmo; Speyer and Co. de Londres; Lazar Frères de París, etcétera, que subvencionaban la revolución comunista de Rusia, a través del sindicato bancario
    Renano-westfaliano de Alemania; judío.
    14.- Kogan (uno de los hermanos Kaganovich), primer secretario de Furstemberg; judío.




    V. FUNCIONARIOS SUPERIORES DEL COMISARIADO DE JUSTICIA (1918-1919)


    1.- Ioseph Steimberg, hermano del Steimberg titular del Comisariado; judío. Ocupa la función de primer comisario
    “popular”.
    2.- Iacob Berman, presidente del Tribunal revolucionario de Moscú; judío. Es probablemente el mismo Iacob Berman, jefe actual del Partido Comunista de Polonia.
    3.- Lutzk (Lutzky), comisario judicial de la Fuerzas Militares “populares”; judío.
    4.- Berg, comisario judicial de Petrogrado; judío.
    5.- Goinbark, director de la oficina de Codificaciones; judío.
    6.- Scherwin, primer secretario de la “Comuna Popular” de Moscú; judío.
    7.- Glausman, presidente de la Comisión de Control, adjunta del Comisariado de Justicia; judío.
    8.- Schraeder (Schräder), comisario jefe de la Corte Suprema de Moscú (El Tribunal Supremo); judío.
    9.- Legendorf, controlador-jefe del Tribunal revolucionario de Moscú; judío.
    10.- Schultz (Glazunov), controlador segundo del Tribunal revolucionario de Moscú; judío.




    VI. FUNCIONARIOS SUPERIORES DEL COMISARIADO DE LA ENSEÑANZA PÚBLICA
    Idem.




    VII. POTENTADOS EN EL COMISARIADO DEL EJÉRCITO
    Idem.




    VIII. FUNCIONARIOS SUPERIORES EN EL COMISARIADO DE HIGIENE
    Idem.




    IX. MIEMBROS DEL SOVIET SUPERIOR DE LA ECONOMÍA
    Idem.




    X. MIEMBROS DEL PRIMER SOVIET DE LOS SOLDADOS Y OBREROS DE MOSCÚ






    XI. MIEMBROS DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA SOVIÉTICO (1918-1923)
    1.- Gimel (Sujanov); judío.
    2.- Kauner; judío.
    3.- Pappopport; judío.
    4.- Wilken; judío.
    5.- Siatroff; ruso.
    6.- Gräbner; judío.
    7.- Diamandt; judío.






    XII. MIEMBROS DEL COMITÉ CENTRAL DEL CUARTO CONGRESO DE LOS SINDICATOS DE LOS OBREROS Y LOS LABRIEGOS SOVIÉTICOS
    Idem …
    ...
    29.- Lishatz, miembro del comité; judío.
    30.- Lenin, miembro del comité; judío en línea materna.
    (Aquellos apellidos que aparecen dos o más veces en estas listas representan a individuos distintos, que tenían los mismos apellidos o a veces los mismos individuos que entre 1918 y 1923 han tenido diversos cargos).




    XIII. MIEMBROS DEL COMITÉ CENTRAL DEL QUINTO CONGRESO DE LOS SINDICATOS SOVIÉTICOS

    58.- Natansohn (Babrof), miembro; judío.
    59.- Daniel (Danielevsky), miembro; judío.




    XIV. LOS JEFES DE LA POLICÍA C.E.K.A. (1919)

    34.- Iacob Model, jefe de la guardia comunista “Pedro y Pablo”, para represiones en masa; judío.




    XV. COMISARIOS EJECUTIVOS DE LA C.E.K.A. (Petrogrado)

    11.- Mehrbey, judío (americano).


    Etc. etc. para miembros del comisario superior del trabajo en Moscú,
    Comisarios y potenciados comunistas en provincias,
    Redactores de periódicos comunistas (Pravda, Ekonimichenskaya zizin, e Izvestia.
    Redactores del periódico comunista torgvopromisleyvnoy Gazzety.
    Redactores del periódico comunista La Bandera del Trabajo.
    etc. etc.


    Miembros de la Comisión para detención de los simpatizantes del Régimen Zarista.
    Miembros de la Oficina Central del Soviet Económico Superior,
    Miembros de la Oficina Central de las Cooperativas del Estado.
    Miembros del Comité Central del Sindicato de los Artesanos.
    Representantes del Ejército Rojo en el Exterior.
    Miembros del Cuerpo Judicial Superior.







    En resumen, de un total de 502 altos cargos de primer rango en la organización y dirección de la revolución comunista en Rusia, y en la dirección del Estado Soviético durante sus primeros años, al menos 459 puestos fueron ocupados por judíos. Asombroso cuando en relación a la población total no judía eran un pequeño porcentaje.



    Otra estadística (Le Russe Nationaliste, tras el triunfo judíocomunista en Rusia) indica que de 554 altos cargos:

    Judíos 447

    Lituanos 43
    Rusos 30
    Armenios 13
    Alemanes 12
    Finlandeses 3
    Polacos 2
    Georgianos 2
    Checos 1
    Húngaros 1


    Durante la IIGM y posteriormente no ha variado el panorama ni el predominio judío, pese a purgas y luchas intestinas entre distintas facciones judías, la proporción no ha variado.


    Hoy está demostrado que Stalin era judío, y su camarilla también: Zdanov, Beria, Kaganovich; Malenkov; Khruschev, Bulganin, Mikoyan, Krugolv, Kosygin, etc. etc.




    El que tenga interés en los nombres y cargos que aparencen sustituidos por … o etc. etc. etc. puede enviarme un privado y gustosamente le completo la lista.


    También están disponibles las fuentes de los datos para el que quiera profundizar en el tema.
    ALACRAN, raolbo, Trifón y 1 otros dieron el Víctor.

  6. #26
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    9,854
    Post Thanks / Like

    Re: Una muchacha rusa defiende Rusia en Youtube

    Cita Iniciado por donjaime Ver mensaje
    Por supuesto mientras me dejen los moderadores seguiré colgando los tochazos, o no, que crea pertinentes y dando mi opinión, sea o no coincidente con la suya.
    ¿Y quién le ha prohibido y dónde que cuelgue semejantes ladrillos? Lo que si le tengo que rogar es que deje de enviarme mensajes privados, ya le dije que no tengo mucho tiempo y menos para estar releyendo lo que ya ha dicho en público. Y mi correo si es mío.


    Me gustaría saber dónde hay ODIO en mis términos, exactamente en que línea, párrafo, hilo o post. O al menos dónde cree Ud. que lo hay. Así podríamos avanzar un poco en la discusión.
    Pues si no es capaz de reconocer su propia conciencia debería usted hablar con un director espiritual.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  7. #27
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    9,854
    Post Thanks / Like

    Re: Una muchacha rusa defiende Rusia en Youtube

    Veo, que en su insistencia sigue empecinado en lo mismo. Por ejemplo, ¿qué cree usted descubrir en su último mensaje sobre la URSS que no sepamos ya? Mire es algo tan viejo, conocido y estudiado, como los años de existencia de la RUSIA SOVIÉTICA, que es inicialmente, el Estado precursor de la posterior UNIÓN SOVIÉTICA. ¿Es que la fundaron los judíos?, si, una parte, pero la parte del "pueblo judío" establecido en Rusia es la que sufrió los Progroms, ¿ha oído hablar de ellos? ¿Y eso por qué? porque nunca la parte es el todo. Una cosa es que de la población judía surjan elementos tan nefastos y otra que toda la población sea partícipe de lo mismo. Suspenso en Sociología Elemental Y es que su argumento sería válido para los catalanes, los vascos, o para los apaches.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  8. #28
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    9,854
    Post Thanks / Like

    Re: Una muchacha rusa defiende Rusia en Youtube

    Para ahorrarnos tiempo y discusiones estériles, recomiendo que todo interesado se procure, ya que lo hay disponible hoy en día, de la obra ya mencionada intitulada:

    La Cara Oculta de la Historia Moderna LOMBARD; Jean. 4 Volúmenes. Editorial FUERZA NUEVA. Madrid. Tomo I, 1979; Tomo II, 1980; Tomo III, 1976 y Tomo IV, 1977.

    No hay contradicción en las fechas de edición de los diferentes volúmenes, simplemente es que fueron editados inicialmente por separado.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  9. #29
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    9,854
    Post Thanks / Like

    Re: Una muchacha rusa defiende Rusia en Youtube

    Cita Iniciado por donjaime Ver mensaje
    Algun forero me acusa de ODIO hacia los judíos e irracionalidad.


    ¿Investiguemos? un poco la Historia de las relaciones Iglesia Católica y los judíos, a ver si mi comportamiento se acerca o aleja del tradicional de la Iglesia Católica.


    Al volver la vista hacia la Historia de la Iglesia Católica, llama la atención que hay nada menos que 29 Soberanos Pontífices que dictaron 56 Bulas y Edictos relativos a los judíos.

    Cada una de esas 56 Bulas y Edictos hoy sería considerado con el equívoco término de "antisemitismo" o "nazi", "facha", etc.

    En ellos se ponen cortapisas a las actividades judías:

    - se les prohíbe emplear sirvientas cristianas (Gregorio IX: Sufficere debuerat perfidiae Judaerorum).

    - sirvientes, cocineras e institutrices cristianas (Inocencio IV, Impia Judeaorum perfidia).

    - ocupar cargos públicos (Honorio III, Ad nostram noveritis audentiam).

    - se manda quemar el Talmud. (Inocencio IV, Impia Judaeorum perfidia).

    - se les obliga a llevar distintitvo especial visible (Además del mencionado Honorio III, Martin V, Saedes Apostólica).

    - se recomienda tener mucho cuidado con los conversos (Juan XXII, Ex parte vestra).

    - se prohíbe a los cristianos vivir junto a ellos (Eugenio IV, Dudum ad nostram audientiam, Calixto III, Si ad repreminfos).

    - se renueva varias veces esta prohibición y se prohíbe a los judíos practicar la industria (Paulo IV, Cum nimis absurdum).

    - se les obliga a rezar en expiación (Gregorio XIII, Antiqua judeaorfum improbitas; y Sancta Mater Ecclesiae)

    - se les prohíbe la venta de objetos nuevos (Clemente VIII, Cum saepe accidere).


    En tan variado repertorio no faltan DEPORTACIONES y CASTIGOS COLECTIVOS.

    - Pío V les expulsa de los Estados Pontificios (excepto de dos ciudades: Roma y Ancona pero reforzando su vigilancia).(Pío V, Hebraeorum gens).

    - Clemente VIII los prohíbe, primero la venta de objetos nuevos, luego la de objetos viejos, y finalmente los EXPULSA de Avignon (Clemente VIII; Caeca et obdurata), luego de Roma y Ancona.



    Etc. etc. etc.


    Los Sumos Pontífices que hoy serían tildados de "antisemitas" fueron: Honorio III; Gregorio IX; Inocencio VI; Clemente IV; Gregorio X; Nicolás III; Paulo III; Julio III; Paulo IV; Pío IV; Gregorio III; SIxto V; Clemente VIII; Paulo V; Urbano VIII; Alejandro VII; Inocencio XIII; Benedicto XIII; y Benedicto XIV que batió el récord con 6 Bulas y Edictos relativos a los judíos.


    El respetable número de 29 Papas y 56 Bulas y "antisemitas" podría ser mucho mayor de no ser porque, a partir de la Bula "Beatus Andreas" de Benedicto XIV (22 febrero 1755) sobre el MARTIRIO DEL NIÑO CRISTIANO por los judíos y cuya severidad y tono se diría es del Dr. Goebbels, la mayor parte de las Bulas y Edictos se refieren, ya a temas generales, ya a cuestiones de doctrina.


    La situación de los judíos en los Estados Pontificios, e incluso en otros soberanos católicos, fue regulada por DECRETOS y ORDENANZAS papales.

    Hacia el triunfo de la revolución "italiana" (1759) y la posterior desaparición de los Estados Pontificios, las regulaciones concernientes a los judíos de Roma fueron muy estrictas, con ocasionales relajaciones de severidad.

    El carácter común de todas las medidas tomadas fue PROTEGER A LAS COMUNIDADES CRISTIANAS CONTRA LA PENETRACIÓN DE LA RAZA JUDÍA y sus ideas talmúdicas. Y dichas medidas pueden agruparse en cuatro categorías:

    1ª.- protección directa de la FE católica.

    a) destrucción del Talmud.

    a) prohibición, severa, de la enseñanza del Talmud e incluso de la Biblia sin control previo.

    2ª.- asegurar la SEPARACIÓN SOCIAL de judíos y cristianos:
    a) confinamiento en ghettos.
    b) prohibición general, a judíos y cristianos, de cohabitación en el sentido más amplio de la expresión.
    c) uso de vestidos y distintivos especiales bien visibles.
    d) EXPULSIÓN absoluta de ciertas áreas.

    3ª.- asegurar la PROTECCIÓN de ciertas profesiones preservándolas de la influencia judía:
    a) prohibición a los judíos puedan ocupar cargos públicos.
    b) prohibición a los judíos de ejercer profesiones liberales, especialmente medicina, farmacia, etc.
    c) prohibición a los judíos de ejercer la enseñanza.
    d) prohibición a los judíos de ejercer la banca.
    e) prohibición a los judíos de ejercer ciertas actividades comerciales.
    f) prohibición a los judíos de ser propietarios de terrenos.

    4ª.- Sobre la RAZA:

    a) prohibición a los judíos de emplear sirvientes, niñeras, cocineras y en general cualquier servidumbre femenina cristiana.
    b) prohibición de matrimonios mixtos (considerado un principio general de la Cristiandad).


    La carta Encíclica de S.S. Benedicto VIX enviada al "Primado, Arzobispos y Obispos de Polonia relativa a la prohibición a los judíos residentes en las mismas ciudades y distritos que los cristianos polacos" es un documento que actualmente le habría costado a su autor, por muy vicario de Cristo que fuese, el honor del patíbulo en cualquier eclesiástico Nuremberg.

    Empieza Su Santidad recordando la tradición católica de la nación polaca y haciendo hincapié en las resoluciones del Consejo de Petrikac (Petrikov),presididas por el nuncio Lipomanus, Obispo de Verona ... En dicho Consejo y para la mayor Gloria d eDIos "el principio de libertad de conciencia fue proscrito y definitivamente excluido de entre los principios, gobernando la vida pública del reino".

    Recuerda, luego, el Vicario de Cristo, las resoluciones del Sínodo de la provincia de Gnesen, en las cuales los obispos polacos tomaron sabias medidas para la preservación de su rey contra la "perfidia judía".

    Su Santidad se lamenta, luego, de "catastróficas noticias" que han llegado a su conocimiento. He aquí las "catastróficas noticias": el número de judíos ha aumentado considerablemente; los judíos se han constituido en monopolios, concretamente en el mercado de licores, se han hecho propietarios de inmensas heredades; y "han llevado su osadía hasta el punto de convertirse en recaudadores de impuestos".

    Llama luego la atención sobre el hecho de que algunas cristianas han entrado al servicio doméstico de judíos, lo que califica de "monstruosa anomalía".

    Después de pedir que, como reacción no se cometan abusos y exacciones contra los judíos, S.S. reclama la vuelta al "orden sano de las cosas" y a la completa separación (apatheid como se conocería hoy) de ambas comunidades, cristiana y judía, con predominio de aquella en la vida civil.

    Incluso prescindiendo (de su aspecto divino) una sociedad como la Iglesia Católica, dos veces milenaria, no toma sus decisiones alegremente y sin medir detenidamente los pros, contras y consecuencias. Sería insultar gravemente el intelecto y sensibilidad de 29 Pontífices y de centenares de arzobispos, cardenales y obispos, muchos en los altares, que dictaron medidas "antisemitas".

    Parece lógico suponer que si tomaron tales medidas, tendrían PODEROSOS MOTIVOS PARA ELLO.

    En los últimos siglos el Judaísmo ha creado monstruos como el Capitalismo, el Marxismo (socialismo, anarquismo, comunismo, ...) ha perpetrado la revolución "rusa" y la expoliación de Palestina, ha contribuido poderosamente al desencandenamiento de dos guerras mundiales, entre otras de sus muchas obras.

    Estoy convencido de la existencia de muchos judíos decentes, INOCENTES de los crímenes que el Judaísmo ha cometido y comete, pero es difícil, muy difícil encontrar un solo judío que se desolarice de sus congéneres del Krenlim, de Wall Street o Palestina.

    No veo motivo especial para creer que las medidas "antisemitas" de la IGLESIA, que fueron buenas durante 18 siglos, se vuelvan malas o inservibles tras la aparición del Comunismo, el Capitalismo y el Estado de Tel Aviv.


    Conociendo estos precedentes cada uno juzgue si mis comentarios destilan "odio" por algún sitio o si son tan "irracionales" como la tradición católica.

    Y ahora, después de tan ejemplarizantes barbaridades de 29 papas diga en su opinión: ¿Cuántas de las mismas serían dictadas, aprobadas y firmadas por Nuestro Señor Jesucristo a la luz de Los Evangelios? ¡Cuántas!

    Le aclaro además algo fundamental que usted y la gente como usted ni ha entendido ni termina de entender: No sólo el Juicio es de Dios, sino también su venganza, sólo de Él ¿o es que usted aparte de Bulas no lee Los Evangelios o la Sagrada Biblia?

    DIVINA TRADICIÓN:

    "Todo aquello que no fue escrito por los autores inspirados, sino que nos fue transmitido de viva voz por los Apóstoles como cosa de fe. De la Tradición
    (en mayúsculas en el texto original), se sacan también las verdades que hay que creer, siendo éste un punto incontrovertible que nos separa de los Protestantes."

    FUENTE: Religión y Moral, Julio BONATTO, EDITORIAL LITÚRGICA ESPAÑOLA. Cortes, 581, Barcelona. 1934. Rexro aprobado por SAGRADA CONGREGACIÓN DEL CONCILIO (Vaticano I) 582 páginas.

    Partes relativas a todas las diatribas mencionadas contra los judíos: NINGUNA. El texto se puede comprar en IBERLIBRO.

    El juicio sobre los otros

    (Lc 6,37-42)

    No juzguéis y no seréis juzgados, porque con el juicio con que juzgareis seréis juzgados y con la medida con que midiereis se os medirá. ¿Cómo ves la paja en el ojo de tu hermano y no ves la viga en el tuyo..."

    Mt, 6, 7.1-3
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  10. #30
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    9,854
    Post Thanks / Like

    Re: Una muchacha rusa defiende Rusia en Youtube

    Cita Iniciado por raolbo Ver mensaje
    Los primeros y más acérrimos defensores de que los judíos son una raza no fueron los nacionalsocialistas, sino los propios judíos. Un judío coherente jamás aceptará que es de la misma raza que un no-judío. Esto se plasma perfectamente en la legislación del Estado de Israel, el único Estado que tiene leyes racistas, dónde se margina incluso a los judíos falashas (negros). Hay que contarlo todo, los más racistas y supremacistas son los judíos. De todos modos, sí estaría de acuerdo en el hecho de que los judíos no son una raza, al menos en el sentido estrictamente biológico, sino una colectividad endogámica construída en torno a una cierta ideología y objetivos.
    En efecto, hay una raza judía, la antigua, la de La Biblia y la de sus descendientes directos actuales. Y hay población judía que no pertenece a dicha raza, por ejemplo, los hay rubios o los hay negros y hasta de rasgos asiáticos, que son judíos por religión procedentes de la conversión. Detrás de la religión han construido una ideología por la cual se ayudan unos a otros para diferenciarse de los gentiles. El concepto y la idea son similares a lo que significa payo entre los gitanos. O se es judío, o se es gentil, como o se es romá (gitano), o se es payo. Tanto gentiles como payos son términos globales que no dependen de la raza, la identidad étnica, la nacionalidad, el idioma, ni cualquier condición social o política. Se limitan a señalar "al que no es" frente "al que es". Está claro que es endogamia de gran intensidad y control social.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  11. #31
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    9,854
    Post Thanks / Like

    Re: Una muchacha rusa defiende Rusia en Youtube

    Cita Iniciado por raolbo Ver mensaje
    No entiendo el motivo por el cual acusas de generalizar sobre los judíos para, acto seguido, llamar (generalizando) "secta satánica" a las SS y al nacionalsocialismo, extremo al que ninguno ha llegado para denominar a los judíos. El caso de Degrelle no es ninguna excepción, me temo, pues combatiendo en las fuerzas de Alemania hubo católicos, especialmente de las naciones del este, que combatieron contra la barbarie bolchevique.
    Porque no es igual, no es lo mismo criminalizar a todo un pueblo a lo largo de 2000 años, que calificar a una organización cuya trayectoria es para colgarla si, en los anales de la barbarie, como ya lo está. En cuanto a que hubiese católicos (nominativos al menos) encuadrados, pues antes que tomar una decisión hay que informarse de lo que uno firma.


    De todos modos, entiendo lo que dices al declararte anti-nazi, aunque no lo comparto. Rechazas esa ideología y punto. Pues es como algunos nos declaramos respecto al judaísmo, pero, naturalmente, sin particularizarlo en todos los judíos ni odiarles por ser tal.
    No la rechazo y punto, lo hago porque es anticristo ciento por ciento: "Quién no está conmigo está contra mi...", ¿acaso fueron a predicarf El Evangelio en aquellos países que ocuparon? ¿Es que Mein Kampf es una obra propagandista católica...?

    Y no creo que ninguna de las dos posturas sea contraria a los Evangelios, yo dejaría de lado suspicacias de este estilo.
    Pues deberías repasar algunos pasajes del Evangelio. Y podrías empezar por:

    "La verdadera sabiduría"

    "No todo el que dice: ¡Señor, Señor! entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre, que está en los cielos..."
    (Mt. 7, 21) y (Lc 13, 25-27; 6, 47-49)

    ¿Cuál es el juicio de Dios sobre los judíos? La voluntad del Padre fue elegir dicho pueblo para que de una de sus progenies se encarnase el Hijo. ¿Es que Dios no fue capaz de prever cómo es esa "raza de víboras"? ¿porqué no eligió un pueblo "noble", ARIO por ejemplo, para tal extraordinaria misión de salvar a la Humanidad de si misma? Los judíos cayeron muchas veces, y siempre fueron perdonados, ¿en qué parte de Los Evangelios se les condena para toda la eternidad? Rom, 11, 1-10 y 11, 11-36 ¿Y qué se dice sobre los gentiles, acaso es mejor? Rom. 9, 14-29

    Espero te sirva de orientación.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  12. #32
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    9,854
    Post Thanks / Like

    Re: Una muchacha rusa defiende Rusia en Youtube

    La condena de la Iglesia al Nazismo fue diáfana
    La Santa Sede tuvo que hacer malabarismos para salvar vidas y condenar a Hitler.



    Algunos han acusado a la Iglesia local alemana de cierta convivencia con el régimen nazi. No saben, quizá, que la más famosa condena de esta ideología -la Encíclica Mit brennender sorge partió de una iniciativa del Episcopado alemán y que el domingo 21 de marzo de 1937 este documento se leyó en todos los templos católicos alemanes -más de 11.000-, lo cual revela una absoluta unanimidad. Además, los equilibrios que tuvo que hacer la Santa Sede para, por un lado, denunciar los abusos de Hitler sin poner en peligro la vida de los católicos en los países ocupados, por otro, tuvieron un enorme mérito. Pío XII, que estuvo al tanto de los atropellos nazis durante la guerra, no dejó de combatir aquella situación, pero tenía las manos atadas, porque cuando denunciaba algún crimen nazi, la represalia era peor.

    l 28 de enero de 1933, Adolf Hitler fue nombrado Canciller alemán. Su partido, el nacionalsocialista, estaba en minoría, y Hitler sólo tardó tres dios en convocar nuevas elecciones. El 5 de marzo las urnas le dieron 288 escaños, que no suponían mayoría absoluta en un parlamento de 647 diputados, pero aprovechó el incendio del Reichtag, atribuido a los comunistas pero en realidad organizado por los nazis, para declarar ilegal al partido comunista. Descartados así los 81 diputados comunistas, los nazis obtenían una mayoría absoluta por escaso margen -10 escaños-, con la que aprobaban una ley de plenos poderes.

    Un año después, el 2 de agosto de 1934, fallecía el presidente alemán, mariscal Hindenburg. Tan solo una hora después se anunció que se unificaban los puestos de presidente y canciller en la persona de Hitler. Se convocó un plebiscito para ratificar esta medida, y, con la maquinaria de propaganda firmemente en manos del nazi Goebbels, el 19 de ese mismo mes el pueblo alemán voto afirmativamente por abrumadora mayoría. Con ello, Adolf Hitler se convertía en amo absoluto de Alemania hasta el aplastamiento de ésta en 1945.

    Desde su aparición en la escena publica, a la jerarquía católica alemana no le pasó inadvertida la verdadera naturaleza e ideas de los nazis, máxime cuando el Papa Pío XI, a la vista de las convulsiones sociales con que empezaba la década de los 30, ya habla advertido públicamente de las consecuencias que traerla la prevalencia de "un duro nacionalismo, es decir el odio y la envidia en lugar del mutuo deseo del bien" (discurso de Navidad de 1930). Los obispos, como sucede hoy en día, redactaban cartas pastorales cuando tenían lugar elecciones, recordando los criterios morales sobre el voto y las ideas que resultaban inaceptables para un católico, aunque sin señalar nombres propios. De particular relieve eran las pastorales del cardenal Faulhaber, por ser el arzobispo de Munich, cuna del nazismo.

    A diferencia de otras épocas, no puede decirse que los fieles católicos no entendieran el mensaje o lo recibieran con indiferencia. El fulgurante ascenso de la representación parlamentaria del partido nacionalsocialista se debió al voto masivo de las zonas protestantes, sobre todo Prusia, mientras que los católicos se decidieron sobre todo por el viejo "Zentram" -nacido en la época de Bismarck, e instrumento decisivo para poner fin a su "kulturkampf"-, y, en Baviera-zona católica y a la vez de bastante inclinación nacionalista y donde se gestó el partido nazi-, a este se le sumaba el partido populista bávaro, que obtuvo 19 escaños en 1933.

    Poco después del triunfo nazi de 1933 se reunían los obispos alemanes en el lugar tradicional, Falda. Se examinó la situación, y las preocupaciones se plasmaron en una carta colectiva del episcopado. No era una condena explícita, pero no carecía en absoluto de claridad. Examinando las doctrinas que se imponían, hay frases que no dejaban lugar a dudas, como la siguiente: "la afirmación exclusiva de los principios de la sangre y de la raza conduce a injusticias que hieren gravemente la conciencia cristiana".

    Se podía apreciar que los principales temores de los obispos eran dos. Por una parte, que el nuevo estado totalitario acabase con las organizaciones católicas, especialmente las educativas. Y, por otra, que el nuevo régimen tratara de crear una especie de iglesia nacional y quisiera englobar en ella a todos, también a los católicos. Saliendo al paso con firmeza y rapidez de lo que parecían ser los prolegómenos de una nueva "kulturkampf", los obispos alemanes también enviaron un mensaje no escrito, del que los nazis tomaron buena nota: la confirmación de su unidad, prácticamente sin fisuras. No resultaba prometedor intentar sembrar la discordia entre el episcopado. Para los hitlerianos, parecía una mejor vía de atacar a la Iglesia el intentar abrir una brecha entre los obispos alemanes y la Santa Sede. Esta fue una de las razones por las que Hitler vio con buenos ojos la posibilidad de firmar con la Santa Sede un concordato.

    EL CONCORDATO


    En realidad, la iniciativa de un concordato entre el tercer Reich y la Santa Sede no surgió ni de los nazis ni de la Iglesia, sino de un politico católico del Centro, Franz von Papen, a quien Hitler, que quería, mientras viviera Hindenburg, mantener una apariencia respetable, tenía en su gobierno como vicecanciller. Como católico y miembro del gobierno, creía que un acuerdo servirla para resolver las posibles fricciones que ya empezaban a manifestarse. Con este fin, von Papen apareció en Roma en abril de 1933.

    En Roma, las principales figuras con las que tenla que entrevistarse eran dos: el Papa Pío XI, y su Secretario de Estado Pacelli. Los dos eran favorables a firmar un concordato, y pensaban que, por pocas que resultaran ser las ventajas, siempre resultaba conveniente intentar entenderse con los diferentes regímenes, aunque fueran hostiles a la Iglesia, como se habla demostrado, por ejemplo, con la república española.

    El concordato no requirió largas negociaciones. Básicamente reproducía el contenido de los recientes concordatos con varios "länder" alemanes, Baviera, Prusia y Baden, que hablan sido negociados por el entonces nuncio Pacelli. Sólo hubo un punto controvertido. Pío XI, que tantas esperanzas tenla puestas en las organizaciones confesionales quería dejar bien atado que conservarían su independencia, especialmente las juveniles. La experiencia italiana le mostraba que ese era un punto de fricción. Al final se llegó a las dos partes, y la firma fue pregonada como un éxito por ambas.

    No hubo ingenuidad en el asunto del concordato, salvo, quizás, por parte de von Papen. Hitler, desde el primer momento, no actuaba de buena fe. La Iglesia no se hacia ilusiones al respecto, pero consideraba que el concordato servirla de referencia para denunciar los previsibles abusos que cometerían las autoridades, y quizás por ello para mitigarlas. Es difícil calibrar hasta que punto sirvió para conseguir este ultimo objetivo, pero puede aventurarse que tuvo cierta utilidad. En cuanto al instrumento en si, no parece en absoluto desacertado su contenido si se tiene en cuenta que aquél concordato de 1933 sigue todavía vigente.


    LA ENCÍCLICA MIT BRENNENDER SORGE

    El gobierno nazi empezó a incumplir el concordato desde el primer momento. Y desde el primer momento empezaron a llover las denuncias por parte de los obispos alemanes. Se hostigaba a la Iglesia de diversos modos, sin excluir encarcelamientos de eclesiásticos. Desde Roma se apoyaba a la jerarquía local, y Pacelli envió varios memoranda de protesta a las autoridades alemanas, y el mismo Pío XI aprovechó varias peregrinaciones de alemanes para formular públicamente sus quejas. A partir de 1935, la propaganda nazi lanzó una campaña de desprestigio de la Iglesia Católica, con el montaje de varios procesos amañados a eclesiásticos acusados de fraude.

    En enero de 1937 llegaban a Roma, con la mayor discreción posible, los principales representantes del episcopado alemán: los cardenales Bertram (el Primado de Breslau, ciudad actualmente polaca con el nombre de Wroclaw), Faulhaber (Munich) y Schulte (Colonia), y los obispos Preysing (Berlin) y von Galen (Münster). A la vista del acoso que sufría la Iglesia católica alemana, iban con el propósito de solicitar una intervención pontificia que condenara el nazismo. De aquí nacerla la encíclica Mit brennender sorge, que, contrariamente a lo que se piensa, partió de una iniciativa del episcopado alemán, no de la Santa Sede.

    En Roma se entrevistaron con Pío XI y con el cardenal Pacelli. El primero, sin dejar de darles su pleno apoyo, fue algo reservado. Pero Pacelli suscribió la iniciativa sin reservas, y pidió al cardenalFaulhaber un borrador. A los cuatro dios lo pasó al Secretario de Estado y Pacelli, que dominaba el alemán le dio su forma definitiva. La denuncia de la ideología y la conducta nazis era clarísima: racismo, divinización del sistema, calificación de la construcción de una iglesia nacional como apostasta, etc.

    No faltaban referencias a lo que hoy se denomina "culto a la personalidad": "Quien quiera que, con sacrílego desconocimiento de las diferencias esenciales entre Dios y la criatura, entre el Hombre-Dios y el simple hombre, osara levantar a un mortal, aunque fuera el más grande de todos los tiempos, al nivel de Cristo, más aún, por encima de El o contra Él, ése merece que se le diga que es un profeta de fantasías, al que se le aplica espantosamente la palabra terrible de la Escritura ``El que vive en los cielos se ríe de ellos". Por mucho menos se habla dado por aludido personalmente Adolf Hitier. Pero Pío XI no dudó en firmar la encíclica.

    Fue una sorpresa general, para fieles, autoridades y policía, la lectura de la encíclica, el domingo día 21 de marzo de 1937, en todos los templos católicos alemanes, que eran más de 11.000. La unanimidad fue absoluta. Y, en toda la breve historia del Tercer Reich, nunca recibió éste en Alemania una contestación que llegara a acercarse a la que se produjo con la Mit brennender surge.

    Como era de esperar, al día siguiente el órgano oficial nazi, Volskischer Beobachter, publicó una primera réplica a la encíclica. Pero, sorprendentemente fue también la última. El ministro alemán de propaganda, Joseph Goebbels, fue lo suficientemente inteligente y perspicaz como para advertir la fuerza que habla tenido esa declaración. Y, con el control total de prensa y radio que ya tenla por esas fechas, decidió que lo más conveniente para el régimen era ignorar completamente la encíclica.

    EL "ANSCHLUSS": LA UNIÓN DE AUSTRIA AL REICH

    Un año después, en marzo de 1938, el ejército alemán entraba en Austria, llamado por un canciller nazi que habla impuesto Hitler con amenazas. En general, se recibió bien la anexión -el "anschluss"-,por la inestabilidad que sufría Austria y por la imagen que del régimen alemán habla dado la activa propaganda nazi. Se convocó un plebiscito, por el que Austria pasaba a ser la "Ostmark", la "marca del Este" del Reich alemán.

    Se vivía un clima de euforia. Si para la humillada Austria era la recuperación del orgullo perdido, para más de un eclesiástico era el alejamiento del peligro comunista. Todavía no sabían con quién se hablan juntado. Con ese ambiente, cuando Hitler -austriaco de nacimiento- llegó a Viena, se entrevistó con el cardenal Innitzer Creyendo que era bien acogido, emitió unas directrices en las que pedía que se acogiera la anexión con buena voluntad, e incluía, como se lo habla pedido el Führer, el que las organizaciones juveniles se prepararan para incorporarse a las del Reich alemán. Pocos dios después encabezaba una declaración del episcopado austriaco en la que se daba la bienvenida y se ensalzaba al nacionalsocialismo alemán. Enseguida vio Innitzer que se habían rebasado los limites de la prudencia, y añadió una nota aclaratoria en la que se dacia que todo lo anterior estaba condicionado a que se garantizaran los derechos de Dios y de la Iglesia. Como era de suponer, la propaganda nazi aireó la declaración, pero omitiendo toda referencia a esta última nota.

    Este comportamiento fue muy mal recibido en Roma, máxime cuando incluía esa imprudente declaración sobre las organizaciones juveniles católicas. Innitzer fue inmediatamente llamado a Roma. Allí le esperaba Pacelli, con quien mantuvo una tensa conversación. Como resultado, L'Osservatore Romano publicaba el 7 de abril una declaración de Innitzer, que venía a ser una rectificación de lo anterior, en la que reivindicaba los derechos establecidos en el concordato austriaco, la independencia de las organizaciones juveniles católicas y los derechos de los fieles cristianos. Sólo entonces recibía Pío XI al cardenal austriaco; hasta entonces no habla querido hacerlo.

    La prensa nazi ignoró la rectificación. Y el nuevo gobierno suprimió de un golpe las organizaciones juveniles católicas, la enseñanza de la religión y, poco más tarde, hasta la facultad de teología de Innsbruck. El palacio arzobispal de Innitzer fue asaltado y arrasado por las "hitler-Jugend", las juventudes hitlerianas.

    SEPTIEMBRE DE 1939: LA GUERRA MUNDIAL.

    Con el estallido de la guerra mundial, cambiarán bastantes cosas. Las relaciones de la Iglesia con el Tercer Reich ya no se referirán tan sólo a lo que suceda dentro de las fronteras alemanas, sino a una geografía más amplia y siempre cambiante. A los efectos que nos interesan, lo que importa es únicamente cuándo un territorio está bajo la directa dominación alemana, y no si está alineado con el Eje. Italia, por ejemplo, sólo cae bajo dominio alemán cuando es derribado Mussolini en setiembre de 1943, y sólo la parte no ocupada por los aliados; habrá paracaidistas alemanes-y más discretamente, la Gestapo -vigilando los bordes de la Ciudad del Vaticano, pero sólo medio año, pues los norteamericanos entrarán en Roma a principios de junio de 1944. El hecho de que cada vez más paises entren en guerra, y lo critica que se volverá su situación a partir de 1943, hará que el régimen nazi se radicalice.

    Las grandes matanzas de judíos -la "solución final"-, comenzaron en la segunda mitad de 1942. En esa situación, los esfuerzos de la Santa Sede se dirigirán más bien a los aliados de Alemania, desde luego menos inhumanos que ésta, con la intención de que resistan la presión de los nazis para realizar deportaciones. Cada país es una historia, y no hay espacio aquí para detallar qué sucedió en cada uno.

    Por parte de la Santa Sede, la principal novedad es el fallecimiento de Pío XI poco antes de comenzar la guerra, en febrero de 1939. Pero su sucesor fue el hasta entonces Secretario de Estado,Pacelli, que tomó el nombre de Pío Xll. Nombró Secretario de Estado al cardenal Luigi Maglione. En cuanto a Alemania, no hay cambios importantes en la Jerarquía. Por su firmeza en denunciar los abusos, que no faltaban, consiguieron que la represión anticatólica no fuera tan fuerte como en otros lugares, aunque hubo detenciones e internamientos en campos de concentración.

    Por lo demás, al estallar la guerra muchos de los judíos alemanes ya habían emigrado, y los mayores atropellos nazis tuvieron lugar fuera de sus fronteras, donde poco podían hacer los obispos alemanes.

    DILEMA DE LA SANTA SEDE

    En una guerra se pueden esconder acciones aisladas y ocultar en el anonimato nombres propios, pero no se pueden esconder por mucho tiempo atrocidades como las cometidas por los nazis en Europa.
    Ahora están apareciendo pruebas documentales de que los gobiernos aliados estaban perfectamente al tanto del exterminio programado de judíos. Si no lo denunciaron públicamente es porque nadie quería recibir una oleada de refugiados judíos. Probablemente sabían también que los nazis, antes de decidir la "solución final", habían considerado otras posibles alternativas que incluían el destierro forzoso.

    La Santa Sede tenía cauces de información distintos, pero los tenía y, lo cierto es que estaba muy al tanto de los atropellos nazis. ¿Debió formular condenas públicas y explícitas?

    En primer lugar, no puede perderse de vista lo delicado de la situación. A diferencia de otros gobiernos, la Santa Sede no hablaba "desde fuera": estaba en juego la supervivencia misma de la Iglesia en muchos paises. Y, en los primeros años de la guerra, parecía claro que había medidas que podían resultar contraproducentes, pues podían conducir a que los entonces victoriosos nazis radicalizaran más aun sus posturas. El nuncio en Berlín, Orsenigo, ya habla oído de algunos funcionarios que interceder por una persona sólo servia para que empeorara su situación.

    Y pudo comprobarse que era verdad: cuando la jerarquía católica de Amsterdam se quejó publicamente en 1942 del trato que se daba a los judíos, la respuesta alemana fue limpiar Amsterdam de judíos, enviados a los campos de concentración y más tarde al exterminio.

    Además, la praxis diplomática de la Santa Sede tenla como norma evitar, en tiempo de guerra, hacer manifiestos que pudieran aprovecharse por la propaganda de alguno de los beligerantes y situar a la Iglesia como parcial. Por ello, de entrada se prefirió la protesta, que fue todo lo intensa que se pudo. El mismo Pío XII, al recibir al ministro alemán de Asuntos Exteriores von Ribbentrop en 1941, le formuló una lista detallada de quejas durante dos días (Ribbentrop,que hizo la visita con fines propagandísticos, declaro que su resultado era "satisfactorio", pero no fue así.

    Cuando se produjo la invasión de la URSS, Alemania quiso que el Vaticano la denominase "cruzada contra el bolchevismo", y la contestación vaticana, con su negativa, era otra lista de agravios, que se añadió a la que acababa de formular el episcopado alemán tras su reunión de Falda.

    A la vez, la Santa Sede consideraba la posibilidad de formular una condena publica. Al principio, decidió amagar. Por un tiempo, por desgracia breve, pareció surtir efecto. Más adelante, ya no le importó a Alemania, y en el Vaticano se llego a la conclusión de que no serviría para nada.

    En el último periodo de la guerra los esfuerzos de la Iglesia fueron encaminados a intentar salvar personas, e influir ante los satélites de Hitler para que impidieran a las SS alemanas tener mano libre en su territorio. Se consideraba lo mas práctico, y una visión retrospectiva parece confirmarlo; se salvaron así muchos miles de hebreos -no se puede dar una cifra exacta, pero esta debería tener seis dígitos.

    PERSECUCIÓN
    A LA IGLESIA EN POLONIA


    Durante la mayor parte de la Guerra la principal preocupación de la Santa Sede era Polonia. Conquistada el primer mes de la guerra, seguirla en manos alemanas hasta otoño de 1944, casi el final. Tenía todos los ingredientes para convertirse en un infierno: ocupada durante cinco años, país católico, de la raza eslava despreciada por los nazis, y con más de tres millones de judíos, casi diez veces más que Alemania antes del nazismo, y la mayor proporción de Europa-ligeramente superior al 10%-. Y en eso se convirtió: en un infierno.

    Se produjo una triple división con la ocupación. La franja oriental la tomaron los soviéticos, que persiguieron duramente a la Iglesia Católica. La parte central paso a denominarse "Gobierno General de Polonia,, bajo control alemán. La franja occidental se anexiono al Reich, que recuperaba así su frontera oriental anterior a la primera guerra mundial, y paso a ser un distrito conocido como el "Warthegau".

    Los alemanes no aceptaron un representante de la Santa Sede para un país que para ellos habla dejado de existir, pero a la vez rechazaban sistemáticamente cualquier referencia del nuncio en Berlin, Mons. Orsenigo, a asuntos de Polonia, alegando que sólo se le reconocía competencia para lo que sucediera en el Reich. También, en esta hora amarga, la Iglesia polaca se quedó sin la cabeza que podio darle la cohesión que necesitaba. La invasión pilló al cardenal Hlond, arzobispo de Varsovia y primado polaco, de peregrinación en Lourdes, y no pudo moverse de allí hasta acabada la guerra.

    Los nazis no solo querían someter Polonia, sino suprimirla como nación, despojarla de su identidad. Por ello enseguida comenzaron las detenciones de lo que con razón consideraban como una de las principales señas de identidad polacas: la Iglesia Católica.

    MEDIDAS PERSECUTORIAS.

    Se cerraron seminarios se detuvieron sacerdotes y seminaristas, incluso varios obispos. Los alemanes intentaron aislar Polonia y que no llegaran noticias de lo que pasaba al exterior. Pero llegaban. Comenzaron a llover protestas de la Santa Sede. Se consiguió poco; principalmente, que los eclesiásticos detenidos fuesen a parar a un mismo lugar. Pero posiblemente esta medida también convenía a los nazis, y el lugar era el nada envidiable campo de concentración de Dachau, donde murieron muchos, a causa de las duras condiciones de vida y también por los "experimentos médicos" -a muchos se les inyectó tifus- que les tuvieron como victimas.

    En el "Warthegau, Hitler aprovechó la situación para hacer una especie de "prueba-piloto" e implantar de golpe lo que pretendía que acabara siendo el régimen de su "Gran Alemania". Para ello nombró un "Gauleiter", con poderes especiales.

    Pronto se vio que incluían la detención masiva de eclesiásticos, tanto de habla polaca como alemana. Buena parte de los clérigos alemanes que fueron a parar a Dachau provenían de esta provincia. Con la experiencia del Warthegau se comprenden perfectamente las verdaderas intenciones de Hitler, y lo que hubiera sucedido en el resto de Alemania si la jerarquía eclesiástica no hubiera dado un ejemplo de cohesión y firmeza. J. V.



    Se pudieron conseguir resultados en Italia, donde muchos judíos se salvaron por la protección de eclesiásticos -en Roma, Pío XII participaba personalmente en esta labor- y otros fieles católicos, y en menor medida en Francia. También en Rumania, gracias a que entre la caída de Antonescu -que puso el país en manos alemanas- y la entrada de los rusos medió poco tiempo; pero en ese poco tiempo pudieron hacer más estragos si no fuera por las gestiones, entre otros, de Mons. Roncalli. futuro Juan XXIII y entonces delegado apostólico en Turquía.

    FIN DE LA GUERRA

    En mayo de 1945, acababa la pesadilla de la guerra en Europa. Poco duraría el alivio de la Santa Sede, que no tardarla en ver nacer la pesadilla comunista en el Este europeo.

    La Iglesia intentó desde el primer momento frenar la avalancha neopagana y racista nazi. No pudo conseguir demasiado, salvo en algunos sitios como Francia e Italia, pero igualmente cierto es que lo intentó con todos los medios a su alcance y que, cuando termino la contienda, entre los pocos a quienes podían manifestar su agradecimiento las organizaciones judías figuraban la Santa Sede y unas cuantas personalidades e instituciones de la Iglesia Católica, empezando por Pío Xll.



    La condena de la Iglesia al Nazismo fue diáfana, por Julio de la Vega-Hazas - ApologeticaCatolica.org
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  13. #33
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    9,854
    Post Thanks / Like

    Re: Una muchacha rusa defiende Rusia en Youtube

    Estas palabras son suyas, DonJaime:

    Al volver la vista hacia la Historia de la Iglesia Católica, llama la atención que hay nada menos que 29 Soberanos Pontífices que dictaron 56 Bulas y Edictos relativos a los judíos
    .

    Y en la Historia de la Iglesia ha habido nada menos que 264 Soberanos Pontífices, es decir, que 235 de ellos no han parecido tener muchos problemas con los judíos, o lo que es igual, el 89% de los Papas a los largo de la Historia de la Iglesia no han encontrado motivos suficientes para perseguir y condenar a los judíos. Cuidado con manipular dicha Institución de todos los católicos.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  14. #34
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    9,854
    Post Thanks / Like

    Re: Una muchacha rusa defiende Rusia en Youtube

    Pío XII, gran defensor de los judíos
    en la II Guerra Mundial



    El Rabino de Nueva York contradice a J. Cornwell con datos y testigos:

    “Pío XII, el gran defensor de los judíos en la guerra mundial”

    David Dalin, rabino de Nueva York, propone a Pío XII como «Justo entre las Naciones» y rebate las falsedades difundidas por John Cornwell que los medios anticatólicos han utilizado como propaganda contra el Pontífice y la Iglesia.

    El rabino de Nueva York, David Dalin, acaba de proponer que el Papa Pío XII sea proclamado «Justo entre las Naciones», el máximo reconocimiento que ofrece el Estado de Israel a las personas que se han destacado por ayudar a judíos perseguidos.

    Hace unos días informábamos nuestros lectores que la comunidad judía certificaba que la Iglesia salvó a 4.447 hebreos de los nazis en Roma. Las declaraciones del rabino neoyorquino no vienen sino corroborar lo que es sobradamente conocido en los ambientes que, sin sectarismos ideológicos, era perfectamente conocido.

    En un artículo publicado en el último número de la revista estadounidense «The Weekly Standard», el rabino afirma: «En el Talmud está escrito: "quien salva una vida, salva el mundo entero". Pues bien, más que ningún otro en el siglo XX, Pío XII ha respetado esta indicación. Ningún otro Papa ha sido tan magnánimo con los judíos. La entera generación de los que han sobrevivido al Holocausto testimonia que Pío XII fue auténticamente y profundamente un "justo"», según informa Zénit.

    David Dalin es una personalidad destacada en el mundo judío estadounidense. Uno de sus libros «Religión y Estado en la Experiencia Judía Estadounidense» fue señalado como uno de los mejores trabajos académicos de 1997. Rabino en Nueva York, Dalin ha pronunciado diversas conferencias sobre las relaciones entre judíos y cristianos en las universidades de Hartford Trinity College, George Washington y Queens College de Nueva York.

    La revista «The Weekly Standard» es expresión de la élite neoconservadora estadounidense. Dalin sostiene que muchos de los libros publicados recientemente no han comprendido la manera en que Pío XII se opuso al nazismo y todo lo que hizo por salvar a los judíos del Holocausto.

    En este sentido, el rabino de Nueva York cita un gran número de hechos, documentos, declaraciones y libros. «Pío XII fue uno de los personajes más críticos del nazismo --escribe Dalin--. De los 44 discursos que Pacelli pronunció en Alemania, entre 1917 y 1929, cuarenta denuncian los peligros de la ideología nazi emergente. En marzo de 1935, escribió una carta abierta al obispo de Colonia denominando a los nazis "falsos profetas con la soberbia de Lucifer"». El mismo año, denunció, en un discurso, en Lourdes, las ideologías «poseídas por la superstición de la raza y de la sangre».

    Su primera encíclica «Summi Pontificatus», de 1939, fue tan claramente antirracista que los aviones aliados lanzaron millares ejemplares sobre Alemania con el fin de instigar un sentimiento antinazi».

    En respuesta a quienes se quejan porque Pío XII no habló más alto contra el nazismo, Dalin trae las palabras de Marcus Melchior, el rabino jefe de Dinamarca, que sobrevivió al Holocausto, quien dijo: «Si el Papa hubiera hablado, Hitler habría masacrado a muchos más de los seis millones de judíos y quizá a 10 millones de católicos».

    Y Robert M. W. Kempner, fiscal por Estados Unidos en el Juicio de Nuremberg, añadió: «Cualquier acción de propaganda, inspirada en la Iglesia católica, contra Hitler, habría sido un suicidio y habría llevado a la ejecución de muchos más judíos y cristianos».

    Sobre la obra de asistencia a los judíos, el rabino Dalin recuerda que «en los meses en los que Roma fue ocupada por los nazis, Pío XII instruyó al clero para que salvara a los judíos con todos los medios». El cardenal Pietro Boetto de Génova, por sí solo, salvó al menos a ochocientos. El obispo de Asís a trescientos. Cuando al cardenal Pietro Palazzini, le fue entregada la medalla de los Justos entre las Naciones por haber salvado a los judíos en el Seminario Romano, este afirmó: «el mérito es enteramente de Pío XII que ordenó hacer todo lo que estuviera a nuestro alcance para salvar a los judíos de la persecución».

    La obra de asistencia del Papa Eugenio Pacelli fue tan notable que, en 1955, cuando Italia celebró el décimo aniversario de la Liberación, la Unión de las Comunidades Israelitas de ese país proclamó el 17 de abril «Día de la gratitud» por la asistencia proporcionada por el Papa durante el periodo de la guerra.

    Dalin concluye su artículo afirmando que «contrariamente a todo lo que ha escrito John Cornwell, según el cual Pío XII fue el Papa de Hitler, yo creo que el Papa Pacelli fue la persona que más apoyó a los judíos»


    Selección de Almudena Ortiz, PUP, 27.II.2001

    Pío XII, gran defensor de los judíos en la II Guerra Mundial
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  15. #35
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    9,854
    Post Thanks / Like

    Re: Una muchacha rusa defiende Rusia en Youtube

    Dada su afición por los "tochos" le dejo uno más, espero que lo disfrute:


    EL GOBIERNO DE FRANCO SALVÓ A MÁS DE 40.000 JUDÍOS

    Por EDUARDO PALOMAR BARÓ



    Introducción

    Dentro de la campaña orquestada contra todo lo que haga referencia a Francisco Franco y a su Régimen, se manifestó con una enorme virulencia a partir de la trágica fecha del 11-M, cuando por unas muy ‘extrañas’ circunstancias -aún no esclarecidas- se produjo un sorprendente vuelco de las urnas, con las consignas y mensajes de “¡Pásalo!” a través de los móviles, salió nombrado presidente del Gobierno el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, y con ello ese denominado ‘cambio de régimen’ del que estamos disfrutando actualmente.

    Personaje que acumula un profundo odio por la derrota que infringieron los Nacionales al frentepopulismo de su fenecido abuelo, llegando al paroxismo de auto titularse ‘rojo’. Su revanchismo no conoce límites. Provocador empedernido, está entrando en una peligrosísima espiral, tanto en la política interior como en la exterior. De todos conocida la retirada de la estatua ecuestre del Generalísimo con premeditación, alevosía y nocturnidad, para servírsela a los postres de una aberrante cena, a otro demócrata de toda la vida, al asesino de Paracuellos, Santiago Carrillo.

    Así las cosas, no hay que extrañar -si aún hay algo que pueda asombrar en ese tiempo de enanos- que los medios de comunicación escritos y audiovisuales, la mayoría de ellos en manos de socialistas, nacionalistas y demás tropa izquierdosa, se dediquen a tergiversar nuestra historia reciente, con una sarta de mentiras, desinformaciones y falsedades, siendo una de las ‘clásicas’ y reincidentes el comportamiento del Gobierno de Franco con el pueblo judío durante la II Guerra Mundial.

    Así en una revista que se titula como de ‘Historia’, de cuyo nombre no quiero acordarme, se podían leer estas perlas:

    «Según una falacia, machaconamente difundida por el franquismo tras la derrota del Eje en la II Guerra Mundial, España, es decir, el Régimen, había trabajado incansablemente para atenuar los efectos del antisemitismo nazi, salvando a muchos millares de judíos de los campos de exterminio, pese a la desastrosa situación económica interna. Ese interés de presentar al franquismo como salvador de judíos se intensificó cuando nació Israel y, sobre todo, después de su ingreso en la ONU. La diplomacia de la Dictadura intentó, infructuosamente, entablar relaciones y obtener apoyo israelí en la ONU, utilizando, entre otros argumentos, la historia de la salvación de judíos por el franquismo. [...] Según autorizados investigadores, gran parte de los judíos que hallaron su salvación atravesando España y alcanzando territorio portugués, lo hicieron con visado de Portugal. [...] Las autoridades franquistas no eran partidarias de acoger judíos y que les pusieron todo tipo de trabas, incluso a los sefarditas que tenían la nacionalidad española.»

    A raíz del homenaje que el Gobierno húngaro tributó a la viuda del diplomático español Ángel Sanz Briz, por haber salvado a más de 5.000 judíos durante la ocupación por las tropas alemanas de la capital magiar en 1944, los medios de comunicación “democráticos” silenciaron la directísima intervención de Franco hacia los judíos perseguidos por Hitler y que residían en Francia, Hungría, Rumania, Polonia y Bulgaria.

    Tratan de hacer ver que el valiente y heroico diplomático Sanz Briz actuaba como “independiente”, sin ninguna colaboración ni mediación del Gobierno de Franco, de su ministro de Asuntos Exteriores, Francisco Gómez-Jordana y Sousa, conde de Jordana y de su sucesor José Félix de Lequerica y Erquiza, y del embajador Juan Francisco Cárdenas, el duque de Alba, etc.

    Ángel Sanz Briz

    A mediados del siglo XIX vivían en Zamora los hermanos Sanz Espuis. El benjamín Felipe se fue a Zaragoza dedicándose a la compra-venta de pieles. Se casó con Pilar Benedé, de cuyo matrimonio nació Felipe Sanz Benedé que contrajo nupcias con Pilar Briz. Fruto de este matrimonio fueron los hermanos Sanz Briz: Felipe, Mariano, Alfonso, Pilar y Ángel.

    Ángel nación en Zaragoza el 28 de septiembre de 1910. Estudió en los Escolapios y después cursó la carrera de Derecho en Madrid y en 1933, a los 23 años, ingresó en la Escuela Diplomática. El 18 de julio de 1936 con el estallido de la Guerra Civil española, se enroló de voluntario en las tropas nacionales como conductor de camiones del Cuerpo de Ejército Marroquí. Una vez finalizada la contienda, fue destinado, en el año 1939, como encargado de negocios en la embajada de El Cairo (Egipto), hasta que en 1943 fue trasladado a la Legación española en Budapest. Se casó con Adela Quijano, natural de los Corrales de Buelna (Cantabria) con la que tuvo cinco hijos. Además de esposa, fue una entregada colaboradora de su marido en la difícil y arriesgada misión de salvar judíos en la II Guerra Mundial.

    Situación en Hungría


    El almirante Miklós Horthy, regente de Hungría, fue obligado por Hitler a nombrar un gobierno pro nazi encabezado por Döme Sztojay. A continuación comenzaron a aplicarse en todo el país y particularmente en Budapest las medidas anti judías, empezando por la obligación de llevar la estrella de David y terminando por la deportación. En mayo de 1944 el Encargado de Negocios de España en Budapest Miguel Ángel Muguiro informó al gobierno de la situación. En aquel momento España no había reconocido aún al gobierno de Sztojay y en junio Muguiro tuvo que abandonar el país acusado de haberlo impedido con sus informes, no sin antes haber tramitado los visados que salvaron a 500 niños. De esta manera Sanz Briz quedó convertido en el representante oficial de España en Hungría. En julio de 1944 Ángel Sanz Briz calculaba en medio millón el número de judíos deportados y había empezado a conceder visados con los que 1.684 judíos pudieron huir a Suiza.

    El 15 de octubre de 1944 el almirante Horthy fue detenido, llegando al poder Ferenc Szálasi, el líder de los nazis húngaros. Inmediatamente la persecución contra los judíos se endureció.

    Actuaciones de Ángel Sanz Briz

    Desde su puesto puso en práctica todo tipo de estratagemas que consiguieron que miles de judíos escaparan de una muerte segura a manos de los nazis. Como primera medida logró convencer a las autoridades húngaras para que aceptaran su protección sobre doscientos judíos de origen sefardí (*), a los que el Gobierno de Franco reconoció su derecho a la nacionalidad española. Una vez concedido el permiso por las autoridades, como sea que sólo encontró a 45 sefarditas, empezó por repartir el resto entre judíos asquenazíes (**) que eran mayoría en Budapest.



    (*) [N. del A.] Los sefarditas son los descendientes de los judíos que vivieron en España. Convivieron pacíficamente con los musulmanes y cristianos durante siglos y su cultura prosperó como en ninguna otra parte. Durante la Edad Media, los hispanojudíos fueron reconocidos como los líderes de la fe y cultura en aquellos siglos, un liderazgo religioso, y sobre todo cultural, que se prolongó durante varios siglos tras la expulsión, que tuvo lugar en 1492, por los Reyes Católicos. Los judíos españoles se establecieron en el antiguo Imperio Otomano, Francia meridional, Italia, la Nueva España actual México, en Perú y Chile, Holanda, Inglaterra, Alemania, Dinamarca, Austria, Suiza y Hungría, donde se establecieron en comunidades y conservaron su patrimonio cultural. Durante siglos conservaron una variedad del castellano llamado ladino o judeoespañol. Sefarad es el nombre que los judíos daban a España.

    (**) [N. del A.] Asquenazí es el nombre de uno de los dos grandes grupos judíos, atendiendo a los criterios de origen geográfico y tradición cultural. Son los judíos que vivieron o viven en Europa Central y del Este, como Polonia, Alemania, Rusia, Lituania, etc. La palabra asquenazí se deriva fundamentalmente de la palabra hebrea para Alemania, así como hemos visto que sefardí se derivaba de la palabra hebrea para España.



    Luego se le ocurrió a Sanz Briz el subterfugio de conceder pasaportes a 200 familias en vez de a 200 individuos, y finalmente acabaría por dar pasaportes a miles de judíos mediante diversos trucos.

    El propio Sanz Briz relataba a Federico Ysart en su libro España y los judíos: “Después la labor fue relativamente fácil. Las 200 unidades que me habían sido concedidas las convertí en 200 familias; y las doscientas familias se multiplicaron indefinidamente con el simple procedimiento de no expedir documento o pasaporte alguno a favor de los judíos que llevase un número superior al 200.”

    En noviembre de 1944 se obligó a los judíos protegidos por países neutrales a concentrarse en un gueto, en medio de constantes rumores sobre su posible deportación a campos de exterminio.

    Ángel Sanz Briz, siguiendo el ejemplo del diplomático sueco Raul Wallemberg, -el cual alquilaba casas para acoger a los judíos- y con el consentimiento y la ayuda del Gobierno del Generalísimo Franco, que ya había dado anteriormente órdenes a Sanz Briz en el sentido de hacer “algo” por los judíos, compró y alquiló hasta once edificios destinados a albergar a los judíos perseguidos, a los que proporcionó además de techo, comida y atención médica hasta que pudieran salir del país. En dichos edificios colocó el cartel de “Anexo de la Embajada de España” y ondeando la bandera española.

    Sanz Briz y los documentos falsos

    El modelo de los documentos falsos que emitió el diplomático español a favor de Mor Mannheim -el cual salvó la vida, así como a más de 5.000 judíos húngaros- estaba fechado en Budapest el 14 de noviembre de 1944, y decía:

    “Certifico que Mor Mannheim, nacido en 1907, residente en Budapest, calle de Katona Jozsef, 41, ha solicitado, a través de sus parientes de España, la adquisición de la nacionalidad española. La Legación de España ha sido autorizada a extenderle un visado de entrada en España antes de que se concluyan los trámites que dicha solicitud debe seguir”.

    El firmante del documento era Ángel Sanz Briz, el joven diplomático español, jefe de la Legación española, que bajo las órdenes del Gobierno de España y con la ayuda de su amigo, el italiano Giorgio Perlasca, emitió esos salvoconductos a todos los judíos alegando que era sefarditas.

    La mujer de Sanz Briz, Adela Quijano abandonó Budapest a principios del año 1944, poco después de dar a luz a Adela, la mayor de sus cinco hijos. El diplomático permaneció allí solo, pues como manifestó “era su obligación”.

    El día 1 de diciembre de 1944 Sanz Briz, que se negaba a reconocer el gobierno filo nazi de Szálasi, se vio obligado a dejar Budapest y se refugió en Suiza.

    En una Budapest bombardeada constantemente, dividida por la ocupación nazi y la del Ejército Rojo, Sanz Briz utilizó todos los recursos posibles para evitar que miles de personas fueran conducidas a los campos de concentración de Auschwitz y Brikenau.

    En total se calcula que gracias a Ángel Sanz Briz, Miguel Ángel Muguiro y Giorgio Perlasca se salvaron alrededor de 5.200 vidas.

    Los nuevos destinos diplomáticos de Sanz Briz

    Entre 1946 y 1960 ocupó puestos en las embajadas, legaciones y consulados en Washington, Lima, Berna Vaticano y Bayona. En 1960 fue nombrado embajador en Guatemala, donde recibió la Gran Cruz de la Orden del Quetzal. Dos años más tarde desempeñó el cargo de cónsul general en Nueva York. En 1964, fue como embajador a Perú, donde le impusieron la Gran Cruz de la Orden del Sol. Luego a la Embajada en Holanda, otorgándole la Gran Cruz de la Orden de Orange-Nassau. Más tarde a la de Bélgica, y en 1973 a la de la República Popular China, siendo el primer embajador español en Pekín, ante el régimen de Mao Tse-tung. A continuación fue destinado a la Santa Sede, desde 1977 a 1980, donde le concedieron la Gran Cruz de la Orden de San Gregorio Magno.

    A lo largo de su vida diplomática obtuvo las siguientes medallas y distinciones: Gran Cruz de Bélgica, La Gran Cruz de la Orden Pro Mérito Melitensi (Malta), Comendador de la Corona de Italia, Oficial de la Orden de la Legión de Honor (Francia), Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil (España), Comendador y Caballero de la Orden de Isabel la Católica (España), Gran Cruz de Carlos III (España) y la Medalla de la Orden del Mérito (Hungría) (a título póstumo). Justo de la Humanidad (Israel, en 1991). En el Yad Vashem, museo del Holocausto, colocaron una placa con su nombre.

    Ángel Sanz Briz falleció en Roma en 1980, cuando ya estaba a punto de concluir su brillante carrera diplomática.

    Homenaje del Gobierno húngaro

    Con motivo del 50 aniversario del Holocausto, el Gobierno húngaro rindió homenaje a la labor del diplomático español, descubriendo el alcalde de Budapest una placa colocada en la fachada del número 35 de Szent István, frente a la plaza de San Esteban, con la siguiente inscripción:

    “Que esta plaza conserve el recuerdo del Encargado de Negocios de España, don Ángel Sanz Briz, quien en 1944, durante la siniestra época, salvó la vida de varios miles de judíos. ¿Qué su memoria sea bendecida! El Gobierno del Reino de España, la Comunidad de Creyentes Judíos de Budapest, la Comisión Conmemorativa del Holocausto de Hungría. La Alcaldía de la Capital. La Alcaldía del Distrito XIII. Budapest, 16 de octubre de 1994.”

    El presidente de Hungría Arpád Göncz impuso a su viuda, Adela Quijano, la medalla de oro de la Magyar Köztársaság Tiszti Keresztje, equivalente a la española Orden del Mérito Civil. Al acto asistió el entonces ministro de Asuntos Exteriores español, Javier Solana. En España el rostro de Sanz Briz ilustró una emisión de sellos de Correos, conmemorativos de una serie dedicada a los derechos humanos.

    Giorgio Perlasca, “cónsul” español en Budapest

    El que continuó la labor, una vez que Sanz Briz tuvo que huir a Suiza, fue su amigo y compañero en la Legación, Giorgio Perlasca.

    Nació en Como (Italia) el 31 de enero de 1910, pero a los pocos meses de su nacimiento, sus padres se trasladaron con toda la familia a Maserà di Padova. De religión católica y seguidor, cuando era un adolescente, de las ideas nacionalistas de Gabriele D’Annunzio. A los 26 años se alistó como voluntario para luchar en el bando de Franco, al enterarse de la quema de iglesias durante el mandato del Frente Popular. Combatió en el transcurso de la Guerra Civil española en un regimiento de Artillería. Perlasca aprendió el español, idioma que le sería decisivo para su posterior acción de salvamento de los judíos sefarditas.

    Finalizada la contienda regresó a Italia en donde le sorprendió el comienzo de la II Guerra Mundial y la alianza entre Mussolini y Hitler. Fue en ese momento cuando Perlasca abandonó el fascismo. El viejo rencor hacia Alemania, país contra el cual Italia había peleado en la I Guerra Mundial, y las leyes raciales alemanas entradas en vigor en 1938 y que representaban una explícita persecución de los judíos italianos, le hicieron abandonar el Fascismo y decidió permanecer leal sólo al Rey Víctor Manuel III.

    Después de la entrada en guerra de Italia como aliada de Alemania, en 1940 fue enviado como Encargado de Negocios con categoría de diplomático a los países del Este, para comprar carne para el ejército italiano.

    El 8 de septiembre de 1943, cuando entre Italia y los Aliados se firmó el armisticio, que significaría una profunda grieta entre el Fascismo y la Monarquía, Perlasca se encontraba en Budapest. Sintiéndose vinculado por el juramento de fidelidad prestado al Rey de Italia, rehusó adherirse a la República Social italiana y por ello estuvo recluido algunos meses en un castillo húngaro destinado a los diplomáticos.

    Aprovechando un pase médico que le permitía viajar dentro de Budapest, se escapó y pidió asilo en la Embajada de España. Como combatiente de la Guerra Civil española tenía un documento firmado por el Generalísimo Franco que decía:

    “Querido camarada: en cualquier parte del mundo que te encuentres, dirígete a las Embajadas españolas.”

    Así pues, se convirtió en ciudadano español, consiguiendo un pasaporte en toda regla a nombre de “Jorge” Perlasca, empezando a ayudar al embajador español Ángel Sanz Briz en la obra humanitaria de protección que España estaba llevando a cabo junto con las demás potencias neutrales presentes en la capital magiar, como Suecia, Portugal, Suiza y Ciudad del Vaticano.

    Enterado el Ministerio del Interior del Gobierno húngaro de la precipitada marcha de Sanz Briz, mandó desalojar las casas protegidas. Fue entonces cuando Perlasca decidió arriesgar su vida para salvar los judíos refugiados en las casas protegidas por la Embajada española. Ante los milicianos húngaros que habían venido para registrar los edificios, Perlasca les dijo:

    “¡Suspenderlo todo! ¡Os estáis equivocando! Sanz Briz ha ido a Berna para comunicar más fácilmente con Madrid. La suya es una misión diplomática importantísima. Informaos en el Ministerio de Asuntos Exteriores. Existe una expresa nota de Sanz Briz en que me nombra su sustituto en su ausencia.”

    Le creyeron y suspendieron las operaciones de registro.

    Al día siguiente, en papel con membrete oficial y con sellos auténticos, rellenó de su puño y letra su propio nombramiento a Cónsul español que presentó en el Ministerio de Asuntos Exteriores, donde sus credenciales fueron aceptadas sin ninguna reserva.

    Perlasca, arriesgando la vida, actuó durante 45 terribles días como cónsul y único regente de la Embajada española, logrando salvar a húngaros de religión judía hacinados en las “casas protegidas” a lo largo del Danubio, sustrayéndolos a la deportación y a los campos de concentración, protegiéndolos y alimentándoles día tras día. Organizó su resistencia; consiguió dinero y comida; negoció como un verdadero diplomático con los nazis; falsificó certificados y firmó papeles oficiales, etc.

    Concluyó su humanitaria tarea a la llegada de la armada Roja a Budapest. Los soviéticos le condenaron a trabajos forzados por ser español y ‘fascista’. A los ocho meses y después de un largo y rocambolesco viaje por los Balcanes y Turquía, pudo Perlasca volver a Italia.

    Encerrado en su discreción no contó ni a su familia, su historia de valor, altruismo y solidaridad. Pero a principios de 1990, algunas mujeres húngaras, que eran unas chiquillas en la época de las persecuciones, a través del periódico de la comunidad judía de Budapest, buscaron noticias de aquel diplomático español que las había salvado. También gracias a los periodistas italianos Gianni Minoli y Enrico Deaglio, éste último con su libro La banalidad del bien, Giorgio Perlasca salió del silencio.

    En el año 1991, un año antes de su muerte, escribió Perlasca a Su Majestad el Rey de España Juan Carlos I:

    “Ha sido para mí un gran placer trabajar por cuenta de España, país al que siempre me han ligado tantos vínculos, por la salvación de tantas vidas humanas y lamento no haber podido, o sabido, hacer más.”

    Los testimonios de los numerosos salvados empezaron a llegar a los periódicos, televisiones y libros. Giorgio Perlasca falleció a los 82 años el 15 de agosto de 1992 y está enterrado en la tierra desnuda del cementerio de Maserà, a poco kilómetros de Padua. En su lápida quiso que se escribiese sólo una frase en hebreo: “Justo entre las Naciones.”

    Testimonios del comportamiento de Franco para con los judíos

    En una entrevista que mantuvo Sanz Briz -siendo Cónsul General de España en Nueva York- con el historiador judío Isaac Molho, le manifestó que todo el mérito de sus acciones se debían al Generalísimo Franco.

    Para ser fieles a la Historia citaremos el testimonio del rabino Chaim Lipschitz, del seminario hebreo Torah Vodaath and Mesivta, de Brooklyn, publicado en la revista Newsweek en febrero de 1970:

    “Tengo pruebas de que el jefe del Estado español, Francisco Franco, salvó a más de sesenta mil judíos durante la II Guerra Mundial. Ya va a ser hora de que alguien dé las gracias a Franco por ello”.

    En el libro La banalidad del bien de Enrico Deaglio. (Editorial Feltrinelli. Milán. y publicada en España por Herder), en uno de sus párrafos, dice:

    “Si bien el papel de la España franquista en las operaciones de salvamento de los judíos europeos ha sido silenciado casi del todo, fue decididamente superior al de las democracias antihitlerianas. Las cifras varían entre 30.000 y 60.000 judíos liberados del holocausto.”

    El filósofo e historiador alemán Patrik von zur Mühlen en su libro Huída a través de España y Portugal. (J.H.W. Dieta Nachf. Bonn), afirma que:

    “España hizo posible que más de 50.000 disidentes y judíos escaparan de los nazis.”

    En The American Sephardi, con motivo del aniversario del fallecimiento de Franco, publicó el siguiente artículo:

    “El Generalísimo Francisco Franco, Jefe del Estado español, falleció el 20 de noviembre de 1975. Al margen de cómo le juzgará la Historia, lo que sí es seguro que en la historia judía ocupará un puesto especial. En contraste con Inglaterra, que cerró las fronteras de Palestina a los judíos que huían del nazismo y la destrucción, y en contraste con la democrática Suiza que devolvió al terror nazi a los judíos que llegaron llamando a sus puertas buscando ayuda, España abrió su frontera con la Francia ocupada, admitiendo a todos los refugiados, sin distinción de religión o raza. El profesor Haim Avni, de la Universidad Hebrea, que ha dedicado años a estudiar el tema, ha llegado a la conclusión de que se lograron salvar un total de por lo menos 40.000 judíos, vidas que se salvaron de ir a las cámaras de gas alemanas, bien directamente a través de intervenciones españolas de sus representantes diplomáticos, o gracias a haber abierto España sus fronteras”.

    Desde el rey Nimrod hasta nuestros días, a través de cinco milenios, según las leyendas hebreas, quedan escritos los nombres de los tiranos y de los enemigos de Israel en el Libro de la Muerte. Y el de sus protectores y amigos en el de la Vida. Pues bien, Francisco Franco tiene su nombre en el Libro de la Vida. Y con letras de oro. En las sinagogas de EE.UU. todos los 20 de noviembre se pronuncia un responso o “kadish” en memoria del hombre que libró a tantos hebreos del holocausto.

    Los judíos honran y bendicen el recuerdo de este gran benefactor del pueblo hebreo... que ni buscó ni obtuvo ningún beneficio de lo que hizo




    Este documento ha sido descargado de: Generalísimo Francisco Franco
    DOBLE AGUILA dio el Víctor.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  16. #36
    Avatar de ReynoDeGranada
    ReynoDeGranada está desconectado 𝔄𝔱𝔥𝔞𝔩 𝔚𝔞𝔯𝔡
    Fecha de ingreso
    13 feb, 14
    Ubicación
    Jerez de la Frontera
    Mensajes
    1,093
    Post Thanks / Like

    Re: Una muchacha rusa defiende Rusia en Youtube

    Valmadian, su actitud es la típica de un fariseo (y no lo digo con animosidad alguna, sino como constatación de lo que a mis ojos es un hecho).
    Se queja de los tochos de don Jaime, y usted cuelga otros iguales.
    Afirma que Menéndez Pelayo no es una autoridad, pero luego nos trae un texto de un sacerdote opusino (Julio de la Vega Hazas).
    Dice de no manipular la Religión en favor de una u otra opinión, negando la autoridad de la Iglesia y los papas en cuanto a la condena del judaísmo deicida (y esto lo ha enseñado siempre la Tradición de la Iglesia) en las bulas que Don Jaime citaba, pero luego habla del papa Pío XI condenando el nacionalsocialismo como argumento de autoridad (que por cierto, lo que condenó explícitamente fue el paganismo NS de Rosenberg y cía, al igual que sucedió con el fascismo.La diferencia es que Italia nunca estuvo dividida en dos mitades, católica y protestante, y por eso quizás el fascismo adquirió una mayor confesionalidad católica. Con todo, y a diferencia de la Kulturkampf de Bismarck, lo primero que hizo Hitler al llegar al poder fue firmar un concordato con la Santa Sede) y queriendo dar a entender que la Iglesia era poco menos que una sucursal de la Panjudea. ¿Nunca oyó a Franco hablar de la conspiración judeo-masónica?
    Pregunta también que cuantas de esas bulas firmó Cristo. ¿Sabe? Me recuerda a Lutero cuando declaró que la Iglesia no tenía autoridad religiosa ni el Papa era legítimo sucesor de Jesucristo, para acto seguido erigirse en su único intérprete. ¿Cómo sabe usted acaso si Jesucristo las hubiera firmado o no? ¿Conoce la voluntad de Dios mejor que la Iglesia? Usted sí que da la impresión de que utiliza el cristianismo conforme a sus intereses, seleccionando lo que se ajusta a su discurso y desechando lo demás. Actúa como si fuera único poseedor de la verdad, y ésta, como decía Maeztu en su Defensa de la Hispanidad, no es posesión de nadie, porque es universal.
    ¿Nota mucha "simpatía" por el nacionalsocialismo? Yo solamente veo un natural sentimiento de querer acercarse lo máximo posible a la versión real de los hechos.Yo sin embargo sí noto una extraña filia por todo lo que huela a judío en usted.Le veo muy condescendiente con el pretendido sufrimiento de los pobrecitos judíos en los pogromos y demás.
    Pregúntese si acaso los campesinos hispanogodos y rusos, los obreros alemanes, etcétera se estaban defendiendo y no atacando, pregúntese que hicieron los judíos para causar aquellas revueltas, pregúntese porque a cada país que iban surgían "prejuicios" en torno a ellos...
    También afirma que Degrelle fue un caso único de católico y nacional socialista.¿Cómo es que conoció a todos los nacionalsocialistas para poder decir eso? Sin embargo, yo admito que hay muchísimos judíos que han renegado de la secta del judaísmo y la denuncian, como Israel Shamir, Nathanael Kapner, David Cole, Norman Filkenstein... Repudiados por cierto por el resto de la comunidad judía.
    Dice que cuando citamos el Talmud es sólo porque estamos contaminados de su odio y para buscar culpas ajenas, mientras presume de leer y meditar los Evangelios (como si el resto no lo hiciéramos), y luego se declara anti-nazi, llama a los nacional socialistas hijos de puta y mil cosas más. ¿Eso no es odio? Yo por mi parte hago mía aquella frase de José Antonio que dice: "Los antialgo, sea lo que sea este algo, se me presentan imbuidos de reminiscencia del señoritismo español, que se opone irreflexiva, pero activamente, a lo que él no comparte. No soy ni antimarxista siquiera, ni anticomunista, ni... antinada. Los anti están desterrados de mi léxico como si fueran tapones para las ideas".
    Habla también de conspiraciones "annunakis", sin venir a cuento, soltando falacias argumentales una tras otra, cambiando de tema y dándole la vuelta a la tortilla de todas las maneras imaginables.
    Si digo todo esto, es por la sencilla razón de que rebaja de una manera increíble el nivel de este debate viciándolo, no por nada personal, y como participante del debate, aún no siendo moderador, me siento obligado a hacerlo.
    Lo aclaro por si quedasen dudas.
    Dicho esto, yo personalmente recomendaría la lectura de varios artículos y libros (y citaré solo unos pocos de los muchos que podría mencionar) :


    -El judío en el misterio de la historia del R.P. Julio Meinvielle:
    https://www.radioislam.org/islam/spa...meinvielle.pdf


    -La carta al Papa de Degrelle, colgada en este foro:
    CARTA AL PAPA - de León Degrelle


    -El bolchevismo de Moisés a Lenin de Dietrich Eckart (aunque evidentemente no comulguemos con bastantes aspectos mencionados en el diálogo entre Hitler y Eckart, sirve para conocer con más exactitud sus opiniones religiosas, y algunas de hecho nos sorprenderán, como las referentes a Lutero en las páginas 31 y 32, digo esto porque siempre se ha dicho, falsamente, que Hitler fue mayoritariamente apoyado por protestantes):
    http://der-stuermer.org/spanish/Alfr...l_Siglo_XX.pdf


    - https://quenosocultan.wordpress.com/...era-cristiano/



    Y terminaré con otra frase también de Degrelle:
    "Gritar sin cesar '¡nazi!', a nuestro paso, sin admitir el menor examen objetivo de los hechos, no es historia, es histeria".

    Saludos en Xto.
    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas
    Última edición por ReynoDeGranada; 02/09/2016 a las 01:18
    ALACRAN, raolbo, Trifón y 2 otros dieron el Víctor.
    «¿Cómo no vamos a ser católicos? Pues ¿no nos decimos titulares del alma nacional española, que ha dado precisamente al catolicismo lo más entrañable de ella: su salvación histórica y su imperio? La historia de la fe católica en Occidente, su esplendor y sus fatigas, se ha realizado con alma misma de España; es la historia de España.»
    𝕽𝖆𝖒𝖎𝖗𝖔 𝕷𝖊𝖉𝖊𝖘𝖒𝖆 𝕽𝖆𝖒𝖔𝖘

  17. #37
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    9,854
    Post Thanks / Like

    Re: Una muchacha rusa defiende Rusia en Youtube

    CARTA ENCÍCLICA MIT BRENNENDER SORGE

    DEL SUMO PONTÍFICE PÍO XI SOBRE LA SITUACIÓN DE LA IGLESIA CATÓLICA EN EL REICH ALEMÁN


    A los venerables hermanos, arzobispos, obispos y otros ordinarios de Alemania en paz y comunión con la Sede Apostólica



    1. Con viva preocupación y con asombro creciente venimos observando, hace ya largo tiempo, la vía dolorosa de la Iglesia y la opresión progresivamente agudizada contra los fieles, de uno u otro sexo, que le han permanecido devotos en el espíritu y en las obras; y todo esto en aquella nación y en medio de aquel pueblo al que San Bonifacio llevó un día el luminoso mensaje, la buena nueva de Cristo y del reino de Dios.

    2. Esta nuestra inquietud no se ha visto disminuida por los informes que los reverendísimos representantes del episcopado, según su deber, nos dieron, ajustados a la verdad, al visitarnos durante nuestra enfermedad. Junto a muchas noticias muy consoladoras y edificantes sobre la lucha sostenida por sus fieles por causa de la religión, no pudieron pasar en silencio, a pesar de su amor al propio pueblo y a su patria y el cuidado de expresar un juicio bien ponderado, otros innumerables sucesos muy tristes y reprobables. Luego que Nos hubimos escuchado sus relatos, con profunda gratitud a Dios pudimos exclamar con el apóstol del amor: No hay para mi mayor alegría que oír de mis hijos que andan en la verdad (3Jn 4). Pero la sinceridad que corresponde a la grave responsabilidad de nuestro ministerio apostólico y la decisión de presentar ante vosotros y ante todo el mundo cristiano la realidad en toda su crudeza, exigen también que añadamos: No tenemos preocupación mayor ni más cruel aflicción pastoral que cuando oímos: Muchos abandonan el camino de la verdad (cf. 2Pe 2,2).

    1. CONCORDATO

    3. Cuando Nos, venerables hermanos, en el verano de 1933, a instancia del Gobierno del Reich, aceptamos el reanudar las gestiones para un concordato, tomando por base un proyecto elaborado ya varios años antes, y llegamos así a un acuerdo solemne que satisfizo a todos vosotros, tuvimos por móvil la obligada solicitud de tutelar la libertad de la misión salvadora de la Iglesia en Alemania y de asegurar la salvación de las almas a ella confiadas, y, al mismo tiempo, el sincero deseo de prestar un servicio capital al pacífico desenvolvimiento y al bienestar del pueblo alemán.

    4. A pesar de muchas y graves consideraciones, Nos determinamos entonces, no sin una propia violencia, a no negar nuestro consentimiento. Queríamos ahorrar a nuestros fieles, a nuestros hijos y a nuestras hijas de Alemania, en la medida humanamente posible, las situaciones violentas y las tribulaciones que, en caso contrario, se podían prever con toda seguridad según las circunstancias de los tiempos. Y con hechos queríamos demostrar a todos que Nos, buscando únicamente a Cristo y cuanto a Cristo pertenece, no rehusábamos tender a nadie, si él mismo no la rechazaba, la mano pacífica de la madre Iglesia.

    5. Si el árbol de la paz, por Nos plantado en tierra alemana con pura intención, no ha producido los frutos por Nos anhelados en interés de vuestro pueblo, no habrá nadie en el mundo entero, con ojos para ver y oídos para oír, que pueda decir, todavía hoy, que la culpa es de la Iglesia y de su Cabeza suprema. La experiencia de los años transcurridos hace patentes las responsabilidades y descubre las maquinaciones que, ya desde el principio, no se propusieron otro fin que una lucha hasta el aniquilamiento. En los surcos donde nos habíamos esforzado por echar la simiente de la verdadera paz, otros esparcieron —como el inimicus homo de la Sagrada Escritura (Mt 13, 25)— la cizaña de la desconfianza, del descontento, de la discordia, del odio, de la difamación, de la hostilidad profunda, oculta o manifiesta, contra Cristo y su Iglesia, desencadenando una lucha que se alimentó en mil fuentes diversas y se sirvió de todos los medios. Sobre ellos, y solamente sobre ellos y sobre sus protectores, ocultos o manifiestos, recae la responsabilidad de que en el horizonte de Alemania no aparezca el arco iris de la paz, sino el nubarrón que presagia luchas religiosas desgarradoras.

    6. Venerables hermanos, Nos no nos hemos cansado de hacer ver a los dirigentes, responsables de la suerte de vuestra nación, las consecuencias que se derivan necesariamente de la tolerancia, o peor aún, del favor prestado a aquellas corrientes. A todo hemos recurrido para defender la santidad de la palabra solemnemente dada y la inviolabilidad de los compromisos voluntarios contraídos frente a las teorías y prácticas que, si hubieran llegado a admitirse oficialmente, habrían disipado toda confianza y desvalorizado intrínsecamente toda palabra para lo futuro. Cuando llegue el momento de exponer a los ojos del mundo estos nuestros esfuerzos, todos los hombres de recta intención sabrán dónde han de buscarse los defensores de la paz y dónde sus perturbadores. Todo el que haya conservado en su ánimo un residuo de amor a la verdad, y en su corazón una sombra del sentido de justicia, habrá de admitir que, en los años tan difíciles y llenos de tan graves acontecimientos que siguieron al Concordato, cada una de nuestras palabras y de nuestras acciones tuvo por norma la fidelidad a los acuerdos estipulados. Pero deberá también reconocer con extrañeza y con profunda reprobación cómo por la otra parte se ha erigido en norma ordinaria el desfigurar arbitrariamente los pactos, eludirlos, desvirtuarlos y, finalmente, violarlos más o menos abiertamente.

    7. La moderación que, a pesar de todo esto, hemos demostrado hasta ahora no nos ha sido sugerida por cálculos de intereses terrenos, ni mucho menos por debilidad, sino simplemente por la voluntad de no arrancar, junto con la cizaña, alguna planta buena; por la decisión de no pronunciar públicamente un juicio mientras los ánimos no estuviesen bien dispuestos para comprender su ineludible necesidad; por la resolución de no negar definitivamente la fidelidad de otros a la palabra empeñada, antes de que el irrefutable lenguaje de la realidad le hubiese arrancado los velos con que se ha sabido y se pretende aún ahora disfrazar, conforme a un plan predeterminado, el ataque contra la Iglesia. Todavía hoy, cuando la lucha abierta contra las escuelas confesionales, tuteladas por el Concordato, y la supresión de la libertad del voto para aquellos que tienen derecho a la educación católica, manifiestan, en un campo particularmente vital para la Iglesia, la trágica gravedad de la situación y la angustia, sin ejemplo, de las conciencias cristianas, la solicitud paternal por el bien de las almas nos aconseja no dejar de considerar las posibilidades, por escasas que sean, que aún puedan subsistir, de una vuelta a la fidelidad de los pactos y una inteligencia que nuestra conciencia pueda admitir. Secundando los ruegos de los reverendísimos miembros del episcopado, en adelante no nos cansaremos de ser el defensor —ante los dirigentes de vuestro pueblo— del derecho conculcado, y ello, sin preocuparnos del éxito o del fracaso inmediato, obedeciendo sólo a nuestra conciencia y a nuestro ministerio pastoral, y no cesaremos de oponernos a una mentalidad que intenta, con abierta u oculta violencia, sofocar el derecho garantizado por solemnes documentos.

    8. Sin embargo, el fin de la presente carta, venerables hermanos, es otro. Como vosotros nos visitasteis amablemente durante nuestra enfermedad, así ahora nos dirigimos a vosotros, y por vuestro conducto, a los fieles católicos de Alemania, los cuales, como todos los hijos que sufren y son perseguidos, están muy cerca del corazón del Padre común. En esta hora en que su fe está siendo probada, como oro de ley, en el fuego de la tribulación y de la persecución, insidiosa o manifiesta, y en que están rodeados por mil formas de una opresión organizada de la libertad religiosa, viviendo angustiados por la imposibilidad de tener noticias fidedignas y de poder defenderse con medios normales, tienen un doble derecho a una palabra de verdad y de estímulo moral por parte de Aquel a cuyo primer predecesor dirigió el Salvador aquella palabra llena de significado: Yo he rogado por ti para que no desfallezca tu fe, y tú, una vez convertido, confirma a tus hermanos (Lc 22,32).

    2. GENUINA FE EN DIOS

    9. Y ante todo, venerables hermanos, cuidad que la fe en Dios, primer e insustituible fundamento de toda religión, permanezca pura e íntegra en las regiones alemanas. No puede tenerse por creyente en Dios el que emplea el nombre de Dios retóricamente, sino sólo el que une a esta venerada palabra una verdadera y digna noción de Dios.

    10. Quien, con una confusión panteísta, identifica a Dios con el universo, materializando a Dios en el mundo o deificando al mundo en Dios, no pertenece a los verdaderos creyentes.

    11. Ni tampoco lo es quien, siguiendo una pretendida concepción precristiana del antiguo germanismo, pone en lugar del Dios personal el hado sombrío e impersonal, negando la sabiduría divina y su providencia, la cual se extiende poderosa del uno al otro extremo (Sab 8,1) y lo dirige a buen fin. Ese hombre no puede pretender que sea contado entre los verdaderos creyentes.

    12. Si la raza o el pueblo, si el Estado o una forma determinada del mismo, si los representantes del poder estatal u otros elementos fundamentales de la sociedad humana tienen en el orden natural un puesto esencial y digno de respeto, con todo, quien los arranca de esta escala de valores terrenales elevándolos a suprema norma de todo, aun de los valores religiosos, y, divinizándolos con culto idolátrico, pervierte y falsifica el orden creado e impuesto por Dios, está lejos de la verdadera fe y de una concepción de la vida conforme a esta.

    13. Vigilad, venerables hermanos, con cuidado contra el abuso creciente, que se manifiesta en palabras y por escrito, de emplear el nombre tres veces santo de Dios como una etiqueta vacía de sentido para un producto más o menos arbitrario de una especulación o aspiración humana; y procurad que tal aberración halle entre vuestros fieles la vigilante repulsa que merece. Nuestro Dios es el Dios personal, trascendente, omnipotente, infinitamente perfecto, único en la trinidad de las personas y trino en la unidad de la esencia divina, creador del universo, señor, rey y último fin de la historia del mundo, el cual no admite, ni puede admitir, otras divinidades junto a sí.

    14. Este Dios ha dado sus mandamientos de manera soberana, mandamientos independientes del tiempo y espacio, de región y raza. Como el sol de Dios brilla indistintamente sobre el género humano, así su ley no reconoce privilegios ni excepciones. Gobernantes y gobernados, coronados y no coronados, grandes y pequeños, ricos y pobres, dependen igualmente de su palabra. De la totalidad de sus derechos de Creador dimana esencialmente su exigencia de una obediencia absoluta por parte de los individuos y de toda la sociedad. Y esta exigencia de una obediencia absoluta se extiende a todas las esferas de la vida, en las que cuestiones de orden moral reclaman la conformidad con la ley divina y, por esto mismo, la armonía de los mudables ordenamientos humanos con el conjunto de los inmutables ordenamientos divinos.

    15. Solamente espíritus superficiales pueden caer en el error de hablar de un Dios nacional, de una religión nacional, y emprender la loca tarea de aprisionar en los límites de un pueblo solo, en la estrechez étnica de una sola raza, a Dios, creador del mundo, rey y legislador de los pueblos, ante cuya grandeza las naciones son como gotas de agua en el caldero (Is 40, 5).

    16. Los obispos de la Iglesia de Cristo encargados de las cosas que miran a Dios (Heb 5,1), deben vigilar para que no arraiguen entre los fieles esos perniciosos errores, a los que suelen seguir prácticas aun más perniciosas. Es propio de su sagrado ministerio hacer todo lo posible para que los mandamientos de Dios sean considerados y practicados como obligaciones inconcusas de una vida moral y ordenada, tanto privada como pública; para que los derechos de la majestad divina, el nombre y la palabra de Dios no sean profanados (cf. Tit 2,5); para que las blasfemias contra Dios en palabras, escritos e imágenes, numerosas a veces como la arena del mar, sean reducidas a silencio, y para que frente al espíritu tenaz e insidioso de los que niegan, ultrajan y odian a Dios, no languidezca nunca la plegaria reparadora de los fieles, que, como el incienso, suba continuamente al Altísimo, deteniendo su mano vengadora.

    17. Nos os damos gracias, venerables hermanos, a vosotros, a vuestros sacerdotes y a todos los fieles que, defendiendo los derechos de la Divina Majestad contra un provocador neopaganismo, apoyado, desgraciadamente con frecuencia, por personalidades influyentes, habéis cumplido y cumplís vuestro deber de cristianos. Esta gratitud es particularmente íntima y llena de reconocida admiración para todos los que en el cumplimiento de este su deber se han hecho dignos de sufrir por la causa de Dios sacrificios y dolores.

    3. GENUINA FE EN JESUCRISTO

    18. La fe en Dios no se mantendrá por mucho tiempo pura e incontaminada si no se apoya en la fe de Jesucristo. Nadie conoce al Hijo sino el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo quisiere revelárselo (Lc 10,22). Esta es la vida eterna, que te reconozcan a ti, único Dios verdadero, y a tu enviado, Jesucristo (Jn 17,3). A nadie, por lo tanto, es lícito decir: Yo creo en Dios, y esto es suficiente para mi religión. La palabra del Salvador no deja lugar a tales escapatorias: El que niega al Hijo tampoco tiene al Padre; el que confiesa al Hijo tiene también al Padre (1Jn 2,23).

    19. En Jesucristo, Hijo encarnado de Dios, apareció la plenitud de la revelación divina: Muchas veces y en muchas maneras habló Dios en otro tiempo a nuestros padres por ministerio de los profetas; últimamente, en estos días, nos habló por su Hijo (Heb 1,1-2). Los libros santos del Antiguo Testamento son todos palabra de Dios, parte sustancial de su revelación. Conforme al desarrollo gradual de la revelación, en ellos aparece el crepúsculo del tiempo que debía preparar el pleno mediodía de la Redención. En algunas partes se habla de la imperfección humana, de su debilidad y del pecado, como no puede suceder de otro modo cuando se trata de libros de historia y legislación. Aparte de otros innumerables rasgos de grandeza y de nobleza, hablan de la tendencia superficial y materialista que se manifestaba reiteradamente a intervalos en el pueblo de la Antigua Alianza, depositario de la revelación y de las promesas de Dios. Pero cualquiera que no esté cegado por el prejuicio o por la pasión no puede menos de notar que lo que más luminosamente resplandece, a pesar de la debilidad humana de que habla la historia bíblica, es la luz divina del camino de la salvación, que triunfa al fin sobre todas las debilidades y pecados. Y precisamente sobre este fondo, con frecuencia sombrío, la pedagogía de la salvación eterna se ensancha en perspectivas, las cuales a un tiempo dirigen, amonestan, sacuden, consuelan y hacen felices. Sólo la ceguera y el orgullo pueden hacer cerrar los ojos ante los tesoros de saludables enseñanzas encerrados en el Antiguo Testamento. Por eso, el que pretende desterrar de la Iglesia y de la escuela la historia bíblica y las sabias enseñanzas del Antiguo Testamento, blasfema la palabra de Dios, blasfema el plan de la salvación dispuesto por el Omnipotente y erige en juez de los planes divinos un angosto y mezquino pensar humano. Ese tal niega la fe en Jesucristo, nacido en la realidad de su carne, el cual tomó la naturaleza humana de un pueblo que más tarde había de crucificarle. No comprende nada del drama mundial del Hijo de Dios, el cual al crimen de quienes le crucificaban opuso, en calidad de Sumo Sacerdote, la acción divina de la muerte redentora, dando de esta forma al Antiguo Testamento su cumplimiento, su fin y su sublimación en el Nuevo Testamento.

    20. La revelación, que culminó en el Evangelio de Jesucristo, es definitiva y obligatoria para siempre, no admite complementos de origen humano, y mucho menos sucesiones o sustituciones por revelaciones arbitrarias, que algunos corifeos modernos querrían hacer derivar del llamado mito de la sangre y de la raza. Desde que Cristo, el Ungido del Señor, consumó la obra de la redención, quebrantando el dominio del pecado y mereciéndonos la gracia de llegar a ser hijos de Dios, desde aquel momento no se ha dado a los hombres ningún otro nombre bajo el cielo, para conseguir la bienaventuranza, sino el nombre de Jesucristo (Hech 4,12). Por más que un hombre encarnara en sí toda la sabiduría, todo el poder y toda la pujanza material de la tierra, no podría asentar fundamento diverso del que Cristo ha puesto (1Cor 3,11). En consecuencia, aquel que con sacrílego desconocimiento de la diferencia esencial entre Dios y la criatura, entre el Hombre-Dios y el simple hombre, osase poner al nivel de Cristo, o peor aún, sobre El o contra El, a un simple mortal, aunque fuese el más grande de todos los tiempos, sepa que es un profeta de fantasías a quien se aplica espantosamente la palabra de la Escritura: El que mora en los cielos se burla de ellos (Sal 2,4).

    4. GENUINA FE EN LA IGLESIA

    21. La fe en Jesucristo no permanecerá pura e incontaminada si no está sostenida y defendida por la fe en la Iglesia, columna y fundamento de la verdad (1Tim 3,15). Cristo mismo, Dios eternamente bendito, ha erigido esta columna de la fe; su mandato de escuchar a la Iglesia (cf. Mt 18,17) y recibir por las palabras y los mandatos de la Iglesia sus mismas palabras y sus mismos mandatos (cf. Lc 10,16), tiene valor para todos los hombres de todos los tiempos y de todas las regiones. La Iglesia, fundada por el Salvador, es única para todos los pueblos y para todas las naciones: y bajo su bóveda, que cobija, como el firmamento, al universo entero, hallan puesto y asilo todos los pueblos y todas las lenguas, y pueden desarrollarse todas las propiedades, cualidades, misiones y cometidos, que han sido señalados por Dios creador y salvador a los individuos y a las sociedades humanas. El corazón materno de la Iglesia es tan generoso, que ve en el desarrollo de tales peculiaridades y cometidos particulares, conforme al querer de Dios, la riqueza de la variedad, más bien que el peligro de escisiones: se goza con el elevado nivel espiritual de los individuos y de los pueblos, descubre con alegría y santo orgullo materno en sus genuinas actuaciones los frutos de educación y de progreso, que bendice y promueve siempre que lo puede hacer en conciencia. Pero sabe también que a esta libertad le han sido señalados límites por disposición de la Divina Majestad, que ha querido y ha fundado esta Iglesia como unidad inseparable en sus partes esenciales. El que atenta contra esta intangible unidad, quita a la esposa de Cristo una de las diademas con que Dios mismo la ha coronado; somete el edificio divino, que descansa en cimientos eternos, a la revisión y a la transformación por parte de arquitectos a quienes el Padre celestial no ha concedido poder alguno.

    22. La divina misión que la Iglesia cumple entre los hombres y debe cumplir por medio de hombres, puede ser dolorosamente oscurecida por el elemento humano, quizás demasiado humano que en determinados tiempos vuelve a retoñar, como la cizaña en medio del trigo del reino de Dios. El que conozca la frase del Salvador acerca de los escándalos y de quienes los dan, sabe cómo la Iglesia y cada individuo deben juzgar sobre lo que fue y es pecado. Pero quien, fundándose en estos lamentables desacuerdos entre la fe y la vida, entre las palabras y los actos, entre la conducta exterior y los pensamientos interiores de algunos —aunque éstos fuesen muchos—, echa en olvido o conscientemente pasa en silencio la enorme suma de genuina actividad para llegar a la virtud, el espíritu de sacrificio, el amor fraternal, el heroísmo de santidad, en tantos miembros de la Iglesia, manifiesta una ceguera injusta y reprobable. Y cuando luego se ve que la rígida medida con que juzga a la odiada Iglesia se deja al margen cuando se trata de otras sociedades que le son cercanas por sentimiento o interés, entonces se evidencia que, al mostrarse lastimado en su pretencioso sentido de pureza, se revela semejante a aquellos que, según la tajante frase del Salvador, ven la paja en el ojo ajeno y no se dan cuenta la viga en el propio. También es menos pura la intención de aquellos que ponen por fin de su vocación lo que hay de humano en la Iglesia, hasta hacer quizás de ello un negocio bastardo, y si bien la potestad de quien está investido de la dignidad eclesiástica, fundada en Dios, no depende de su nivel humano y moral, sin embargo, no hay época alguna, ni individuo, ni sociedad que no deba examinar sinceramente su conciencia, purificarse inexorablemente, renovarse profundamente en el sentir y en el obrar. En nuestra encíclica sobre el sacerdocio y en la de la Acción Católica hemos llamado insistentemente la atención de todos los pertenecientes a la Iglesia, y particularmente la de los eclesiásticos, religiosos y seglares, que colaboran en el apostolado, sobre el sagrado deber de poner su fe y su conducta en aquella armonía exigida por la ley de Dios y reclamada con incansable insistencia por la Iglesia. También hoy Nos repetimos con gravedad profunda: No basta ser contados en la Iglesia de Cristo, es preciso ser en espíritu y en verdad miembros vivos de esta Iglesia. Y lo son solamente los que están en gracia de Dios y caminan continuamente en su presencia, o por la inocencia o por la penitencia sincera y eficaz. Si el Apóstol de las Gentes, el vaso de elección, sujetaba su cuerpo al látigo de la mortificación, no fuera que, después de haber predicado a los otros (cf 1Cor 9,27), fuese él reprobado, ¿habrá, por ventura, para aquellos en cuyas manos está la custodia y el incremento del reino de Dios, otro camino que el de la íntima unión del apostolado con la santificación propia? Sólo así se demostrará a los hombres de hoy, y en primer lugar a los detractores de la Iglesia, que la sal de la tierra y la levadura del cristianismo no se ha vuelto ineficaz, sino que es poderosa y capaz de renovar espiritualmente y rejuvenecer a los que están en la duda y en el error, en la indiferencia y en el descarrío espiritual, en la relajación de la fe y en el alejamiento de Dios, de quien ellos —lo admitan o lo nieguen— están más necesitados que nunca. Una cristiandad en la que todos los miembros vigilen sobre sí mismos, que deseche toda tendencia a lo puramente exterior y mundano, que se atenga seriamente a los preceptos de Dios y de la Iglesia y se mantenga, por consiguiente, en el amor de Dios y en la solícita caridad para el prójimo, podrá y deberá ser ejemplo y guía para el mundo profundamente enfermo, que busca sostén y dirección, si es que no se quiere que sobrevenga una enorme catástrofe o una decadencia indescriptible.

    23. Toda reforma genuina y duradera ha tenido propiamente su origen en el santuario, en hombres inflamados e impulsados por amor de Dios y del prójimo, los cuales, gracias a su gran generosidad en corresponder a cualquier inspiración de Dios y a ponerla en práctica ante todo en sí mismos, profundizando en humildad y con la seguridad de quien es llamado por Dios, llegaron a iluminar y renovar su época. Donde el celo de reformas no derivó de la pura fuente de la integridad personal, sino que fue efecto de la explosión de impulsos pasionales, en vez de iluminar oscureció, en vez de construir destruyó, y fue frecuentemente punto de partida para errores todavía más funestos que los daños que se quería o se pretendía remediar. Es cierto que el espíritu de Dios sopla donde quiere (Jn 3,8), de las piedras puede suscitar los cumplidores de sus designios (cf. Mt 3,9; Lc 3,8), y escoge los instrumentos de su voluntad según sus planes, no según los de los hombres. Pero El, que ha fundado la Iglesia y la llamó a la vida en Pentecostés, no quiebra la estructura fundamental de la salvadora institución por El mismo querida. Quien está movido por el espíritu de Dios observa, por esto mismo, una actitud exterior e interior de respeto hacia la Iglesia, noble fruto del árbol de la Cruz, don del Espíritu Santo en Pentecostés al mundo necesitado de guía.

    24.. En vuestras regiones, venerables hermanos, se alzan voces, en coro cada vez más fuerte, que incitan a salir de la Iglesia; y entre los voceadores hay algunos que, por su posición oficial, intentan producir la impresión de que tal alejamiento de la Iglesia, y consiguientemente la infidelidad a Cristo Rey, es testimonio particularmente convincente y meritorio de su fidelidad al actual régimen. Con presiones ocultas y manifiestas, con intimidaciones, con perspectivas de ventajas económicas, profesionales, cívicas o de otro género, la adhesión de los católicos a su fe —y singularmente la de algunas clases de funcionarios católicos— se halla sometida a una violencia tan ilegal como inhumana. Nos, con paterna emoción, sentimos y sufrimos profundamente con los que han pagado a tan caro precio su adhesión a Cristo y a la Iglesia; pero se ha llegado ya a tal punto, que está en juego el último fin y el más alto, la salvación, o la condenación; y en este caso, como único camino de salvación para el creyente, queda la senda de un generoso heroísmo. Cuando el tentador o el opresor se le acerque con las traidoras insinuaciones de que salga de la Iglesia, entonces no habrá más remedio que oponerle, aun a precio de los más graves sacrificios terrenos, la palabra del Salvador: Apártate de mí, Satanás, porque está escrito: al Señor tu Dios adorarás y a El sólo darás culto (Mt 4,10; Lc 4,8). A la Iglesia, por el contrario, deberá dirigirle estas palabras: ¡Oh tú, que eres mi madre desde los días de mi infancia primera, mi fortaleza en la vida, mi abogada en la muerte, que la lengua se me pegue al paladar si yo, cediendo a terrenas lisonjas o amenazas, llegase a traicionar las promesas de mi bautismo! Finalmente, aquellos que se hicieron la ilusión de poder conciliar con el abandono exterior de la Iglesia la fidelidad interior a ella, adviertan la severa palabra del Señor: El que me negare delante de los hombres, será negado ante los ángeles de Dios (Lc 12,9).

    5. GENUINA FE EN EL PRIMADO

    25. La fe en la Iglesia no se mantendrá pura e incontaminada si no está apoyada por la fe en el primado del obispo de Roma. En el mismo momento en que Pedro, adelantándose a los demás apóstoles y discípulos, profesó su fe en Cristo, Hijo de Dios vivo, la respuesta de Cristo, que le premiaba por su fe y por haberla profesado, fue el anuncio de la fundación de su Iglesia, de la única Iglesia, sobre la roca de Pedro (Mt 1,18). Por esto la fe en Cristo, en la Iglesia y en el Primado, están en sagrada trabazón de mutua dependencia. Una autoridad genuina y legal es en todas partes un vínculo de unidad y un manantial de fuerza, una defensa contra la división y la ruina, una garantía para el porvenir. Y esto se verifica en un sentido más alto y noble donde, como en el caso de la Iglesia, y sólo en la Iglesia, a tal autoridad se le ha prometido la asistencia sobrenatural del Espíritu Santo y su apoyo invencible. Si personas, que ni siquiera están unidas por la fe de Cristo, os atraen y lisonjean con la seductora imagen de una iglesia nacional alemana, sabed que esto no es otra cosa que renegar de la única Iglesia de Cristo, una apostasía manifiesta del mandato de Cristo de evangelizar a todo el mundo, lo que sólo puede llevar a la práctica una Iglesia universal. El desarrollo histórico de otras iglesias nacionales, su entumecimiento espiritual, su opresión y servidumbre por parte de los poderes laicos, muestran la desoladora esterilidad, que denuncia con irremediable certeza ser un sarmiento desgajado de la cepa vital de la Iglesia. Quien, ya desde el principio, opone a estos erróneos desarrollos un no vigilante e inconmovible, presta un servicio no solamente a la pureza de la fe, sino también a la salud y fuerza vital de su pueblo.

    6. NINGUNA ADULTERACIÓN DE NOCIONES Y TÉRMINOS SAGRADOS

    26. Venerables hermanos, ejerced particular vigilancia cuando conceptos religiosos fundamentales son vaciados de su contenido genuino y son aplicados a significados profanos.

    27. Revelación, en sentido cristiano, significa la palabra de Dios a los hombres. Usar este término para indicar las sugestiones que provienen de la sangre y de la raza o la irradiaciones de la historia de un pueblo es, en todo caso, causar desorientaciones. Estas monedas falsas no merecen pasar al tesoro lingüístico de un fiel cristiano.

    28. La fe consiste en tener por verdadero lo que Dios ha revelado y que por medio de la Iglesia manda creer: es demostración de las cosas que vemos (Heb 11,1). La confianza, risueña y altiva, sobre el porvenir del propio pueblo, cosa grata a todos, significa algo bien distinto de la fe en sentido religioso. El usar una por otra, el querer sustituir la una por la otra y pretender con esto ser considerado como «creyente» por un cristiano convencido, es un mero juego de palabras, una confusión de términos a sabiendas, o incluso algo peor.

    29. La inmortalidad, en sentido cristiano, es la sobrevivencia del hombre después de la muerte terrena, como individuo personal, para la eterna recompensa o para el eterno castigo. Quien con la palabra inmortalidad no quiere expresar más que una supervivencia colectiva en la continuidad del propio pueblo, para un porvenir de indeterminada duración en este mundo, pervierte y falsifica una de las verdades fundamentales de la fe cristiana y conmueve los cimientos de cualquier concepción religiosa, la cual requiere un ordenamiento moral universal. Quien no quiere ser cristiano debería al menos renunciar a enriquecer el léxico de su incredulidad con el patrimonio lingüístico cristiano.

    30. El pecado original es la culpa hereditaria, propia, aunque no personal, de cada uno de los hijos de Adán, que en él pecaron (cf. Rom 5,12); es pérdida de la gracia —y, consiguientemente, de la vida eterna— con la propensión al mal, que cada cual ha de sofocar por medio de la gracia, de la penitencia, de la lucha y del esfuerzo moral. La pasión y muerte del Hijo de Dios redimió al mundo de la maldita herencia del pecado y de la muerte. La fe en estas verdades, hechas hoy objeto de vil escarnio por parte de los enemigos de Cristo en vuestra patria, pertenece al inalienable depósito de la religión cristiana.

    31. La cruz de Cristo, aunque que su solo nombre haya llegado a ser para muchos locura y escándalo (cf 1Cor 1,23), sigue siendo para el cristiano la señal sacrosanta de la redención, la bandera de la grandeza y de la fuerza moral. A su sombra vivimos, besándola morimos; sobre nuestro sepulcro estará como pregonera de nuestra fe, testigo de nuestra esperanza, aspiración hacia la vida eterna.

    32. La humildad en el espíritu del Evangelio y la impetración del auxilio divino se compaginan bien con la propia dignidad, con la seguridad de sí mismo y con el heroísmo. La Iglesia de Cristo, que en todos los tiempos, hasta en los más cercanos a nosotros, cuenta más confesores y heroicos mártires que cualquier otra sociedad moral, no necesita, ciertamente, recibir de algunos campos enseñanzas sobre el heroísmo de los sentimientos y de los actos. En su necio afán de ridiculizar la humildad cristiana como una degradación de sí mismo y como una actitud cobarde, la repugnante soberbia de estos innovadores no consigue más que hacerse ella misma ridícula.

    33. Gracia, en sentido lato, puede llamarse todo lo que el Creador otorga a la criatura. Pero la gracia, en el propio sentido cristiano de la palabra, comprende solamente los dones gratuitos sobrenaturales del amor divino, la dignación y la obra por la que Dios eleva al hombre a aquella íntima comunicación de su vida, que en el Nuevo Testamento se llama filiación de Dios. Ved qué amor nos ha mostrado el Padre: que seamos llamados hijos de Dios, y lo seamos en realidad (1Jn 3,1). Rechazar esta elevación sobrenatural a la gracia por una pretendida peculiaridad del carácter alemán, es un error, una abierta declaración de guerra a una verdad fundamental del cristianismo. Equiparar la gracia sobrenatural a los dones de la naturaleza equivale a violentar el lenguaje creado y santificado por la religión. Los pastores y guardianes del pueblo de Dios harán bien en oponerse a este hurto sacrílego y a este empeño por confundir los espíritus.

    7. DOCTRINA Y ORDEN MORAL


    34. Sobre la fe en Dios, genuina y pura, se funda la moralidad del género humano. Todos los intentos de separar la doctrina del orden moral de la base granítica de la fe, para reconstruirla sobre la arena movediza de normas humanas, conducen, pronto o tarde, a los individuos y a las naciones a la decadencia moral. El necio que dice en su corazón: No hay Dios, se encamina a la corrupción moral (Sal 13[14],1). Y estos necios, que presumen separar la moral de la religión, constituyen hoy legión. No se percatan, o no quieren percatarse, de que, el desterrar de las escuelas y de la educación la enseñanza confesional, o sea, la noción clara y precisa del cristianismo, impidiéndola contribuir a la formación de la sociedad y de la vida pública, es caminar al empobrecimiento y decadencia moral. Ningún poder coercitivo del Estado, ningún ideal puramente terreno, por grande y noble que en sí sea, podrá sustituir por mucho tiempo a los estímulos tan profundos y decisivos que provienen de la fe en Dios y en Jesucristo. Si al que es llamado a las empresas más arduas, al sacrificio de su pequeño yo en bien de la comunidad, se le quita el apoyo moral que le viene de lo eterno y de lo divino, de la fe ennoblecedora y consoladora en Aquel que premia todo bien y castiga todo mal, el resultado final para innumerables hombres no será ya la adhesión al deber, sino más bien la deserción. La observancia concienzuda de los diez mandamientos de la ley de Dios y de los preceptos de la Iglesia —estos últimos, en definitiva, no son sino disposiciones derivadas de las normas del Evangelio—, es para todo individuo una incomparable escuela de disciplina orgánica, de vigorización moral y de formación del carácter. Es una escuela que exige mucho, pero no más de lo que podemos. Dios misericordioso, cuando ordena como legislador: «Tú debes», da con su gracia la posibilidad de ejecutar su mandato. El dejar, por consiguiente, inutilizadas las energías morales de tan poderosa eficacia o el obstruirles a sabiendas el camino en el campo de la instrucción popular, es obra de irresponsables, que tiende a producir una depauperación religiosa en el pueblo. El solidarizar la doctrina moral con opiniones humanas, subjetivas y mudables en el tiempo, en lugar de cimentarla en la santa voluntad de Dios eterno y en sus mandamientos, equivale a abrir de par en par las puertas a las fuerzas disolventes. Por lo tanto, fomentar el abandono de las normas eternas de una doctrina moral objetiva, para la formación de las conciencias y para el ennoblecimiento de la vida en todos sus planos y ordenamientos, es un atentado criminal contra el porvenir del pueblo, cuyos tristes frutos serán muy amargos para las generaciones futuras.

    8. RECONOCIMIENTO DEL DERECHO NATURAL

    35. Es una nefasta característica del tiempo presente querer desgajar no solamente la doctrina moral, sino los mismos fundamentos del derecho y de su aplicación, de la verdadera fe en Dios y de las normas de la relación divina. Fíjase aquí nuestro pensamiento en lo que se suele llamar derecho natural, impreso por el dedo mismo del Creador en las tablas del corazón humano (cf. Rom 2,14-15), y que la sana razón humana no obscurecida por pecados y pasiones es capaz de descubrir. A la luz de las normas de este derecho natural puede ser valorado todo derecho positivo, cualquiera que sea el legislador, en su contenido ético y, consiguientemente, en la legitimidad del mandato y en la obligación que implica de cumplirlo. Las leyes humanas, que están en oposición insoluble con el derecho natura, adolecen de un vicio original, que no puede subsanarse ni con las opresiones ni con el aparato de la fuerza externa. Según este criterio, se ha de juzgar el principio: «Derecho es lo que es útil a la nación». Cierto que a este principio se le puede dar un sentido justo si se entiende que lo moralmente ilícito no puede ser jamás verdaderamente ventajoso al pueblo. Hasta el antiguo paganismo reconoció que, para ser justa, esta frase debía ser cambiada y decir: «Nada hay que sea ventajoso si no es al mismo tiempo moralmente bueno; y no por ser ventajoso es moralmente bueno, sino que por ser moralmente bueno es también ventajoso [Cicerón, De officiis III, 30). Este principio, desvinculado de la ley ética, equivaldría, por lo que respecta a la vida internacional, a un eterno estado de guerra entre las naciones; además, en la vida nacional, pasa por alto, al confundir el interés y el derecho, el hecho fundamental de que el hombre como persona tiene derechos recibidos de Dios, que han de ser defendidos contra cualquier atentado de la comunidad que pretendiese negarlos, abolirlos o impedir su ejercicio. Despreciando esta verdad se pierde de vista que, en último término, el verdadero bien común se determina y se conoce mediante la naturaleza del hombre con su armónico equilibrio entre derecho personal y vínculo social, como también por el fin de la sociedad, determinado por la misma naturaleza humana. El Creador quiere la sociedad como medio para el pleno desenvolvimiento de las facultades individuales y sociales, del cual medio tiene que valerse el hombre, ora dando, ora recibiendo, para el bien propio y el de los demás. Hasta aquellos valores más universales y más altos que solamente pueden ser realizados por la sociedad, no por el individuo, tienen, por voluntad del Creador, como fin último el hombre, así como su desarrollo y perfección natural y sobrenatural. El que se aparte de este orden conmueve los pilares en que se asienta la sociedad y pone en peligro la tranquilidad, la seguridad y la existencia de la misma.

    36. El creyente tiene un derecho inalienable a profesar su fe y a practicarla en la forma más conveniente a aquélla. Las leyes que suprimen o dificultan la profesión y la práctica de esta fe están en oposición con el derecho natural.

    37. Los padres, conscientes y conocedores de su misión educadora, tienen, antes que nadie, derecho esencial a la educación de los hijos, que Dios les ha dado, según el espíritu de la verdadera fe y en consecuencia con sus principios y sus prescripciones. Las leyes y demás disposiciones semejantes que no tengan en cuenta la voluntad de los padres en la cuestión escolar, o la hagan ineficaz con amenazas o con la violencia, están en contradicción con el derecho natural y son íntima y esencialmente inmorales.

    38. La Iglesia, que tiene como misión guardar e interpretar el derecho natural, divino en su origen, tiene el deber de declarar que son efecto de la violencia, y, por lo tanto, sin valor jurídico alguno, las inscripciones escolares hechas en un pasado reciente en una atmósfera de notoria carencia de libertad.

    9. A LA JUVENTUD

    39. Representantes de Aquel que en el Evangelio dijo a un joven: Si quieres entrar en la vida eterna, guarda los mandamientos (Mt 19,17), Nos dirigimos una palabra particularmente paternal a la juventud.

    40. Por mil voces se os repite al oído un Evangelio que no ha sido revelado por el Padre celestial; miles de plumas escriben al servicio de una sombra de cristianismo, que no es el cristianismo de Cristo. La prensa y la radio os inundan a diario con producciones de contenido opuesto a la fe y a la Iglesia y, sin consideración y respeto alguno, atacan lo que para vosotros debe ser sagrado y santo.

    41. Sabemos que muchísimos de vosotros, por ser fieles a la fe y a la Iglesia y por pertenecer a asociaciones religiosas, tuteladas por el Concordato, habéis tenido y tenéis que soportar trances duros de desprecio, de sospechas, de vituperios, acusados de antipatriotismo, perjudicados en vuestra vida profesional y social. Y bien sabemos que se cuentan en vuestras filas muchos desconocidos soldados de Cristo que, con el corazón dolorido, pero con la frente erguida, sobrellevan su suerte y buscan alivio solamente en la consideración de que sufren afrentas por el nombre de Jesús (cf Hech 5,41).

    42. Y hoy, cuando amenazan nuevos peligros y nuevas tensiones, Nos decimos a esta juventud: «Si alguno os quisiere anunciar un Evangelio distinto del que recibisteis» sobre el regazo de una madre piadosa, de los labios de un padre creyente, por las instrucciones de un educador fiel a Dios y a su Iglesia, ese tal sea anatema (Gál 1,9). Si el Estado organiza a la juventud en asociación nacional obligatoria para todos, en ese caso, dejando a salvo siempre los derechos de las asociaciones religiosas, los jóvenes tienen el derecho obvio e inalienable, y con ellos sus padres, responsables de ellos ante Dios, de exigir que esta asociación esté libre de toda tendencia hostil a la fe cristiana y a la Iglesia; tendencia que hasta un pasado muy reciente y aun hasta el presente angustia a los padres creyentes con un insoluble conflicto de conciencia, por cuanto no pueden dar al Estado lo que se les pide en nombre del Estado, sin quitar a Dios lo que a Dios pertenece.

    43. Nadie piensa en poner tropiezos a la juventud alemana en el camino que debiera conducirla a la realización de una verdadera unidad nacional y a fomentar un noble amor por la libertad y una inquebrantable devoción a la patria. A lo que Nos nos oponemos y nos debemos oponer es al antagonismo voluntaria y sistemáticamente suscitado entre las preocupaciones de la educación nacional y de las propias del deber religioso. Por esto, Nos decimos a esta juventud: Cantad vuestros himnos de libertad, mas no olvidéis que la verdadera libertad es la libertad de los hijos de Dios. No permitáis que la nobleza de esta insustituible libertad desaparezca en los grilletes serviles del pecado y de la concupiscencia. No es lícito a quien canta el himno de la fidelidad a la patria terrena convertirse en tránsfuga y traidor con la infidelidad a su Dios, a su Iglesia y a su patria eterna. Os hablan mucho de grandeza heroica, contraponiéndola osada y falsamente a la humildad y a la paciencia evangélica, pero ¿por qué os ocultan que se da también un heroísmo en la lucha moral, y que la conservación de la pureza bautismal representa una acción heroica, que debería ser apreciada como merece, tanto en el campo religioso como en el natural? Os hablan de las fragilidades humanas en la historia de la Iglesia, pero ¿por qué os ocultan las grandes gestas que la acompañan a lo largo de los siglos, los santos que ha producido, los beneficios que la civilización occidental recibió de la unión vital entre la Iglesia y vuestro pueblo? Os hablan mucho de ejercicios deportivos, los cuales, si se usan en una bien entendida medida, dan gallardía física, que es un beneficio para la juventud. Pero hoy se les señala, con frecuencia, una extensión que no tiene en cuenta ni la formación integral y armónica del cuerpo y del espíritu, ni el conveniente cuidado de la vida de familia, ni el mandamiento de santificar el día del Señor. Con una indiferencia rayana en el desprecio, se despoja al día del Señor de su carácter sagrado y de su recogimiento que corresponde a la mejor tradición alemana. Esperamos confiados que los jóvenes alemanes católicos reivindicarán explícitamente, en el difícil ambiente de las organizaciones obligatorias del Estado, su derecho a santificar cristianamente el día del Señor; que el cuidado de robustecer el cuerpo no les hará olvidar su alma inmortal; que no se dejarán vencer por el mal, sino que más bien procurarán ahogar el mal con el bien (Rom 12,21); que seguirán considerando como meta altísima suya la corona de la victoria en el estadio de la vida eterna (1Cor 9,24-25).

    10. SACERDOTES Y RELIGIOSOS

    44. Dirigimos una palabra de particular gratitud y de exhortación a los sacerdotes de Alemania, a los cuales, con sumisión a sus Obispos, corresponde mostrar a la grey de Cristo los rectos senderos, en tiempos difíciles y en circunstancias duras, con la solicitud diaria, con la paciencia apostólica. No os canséis, amados hijos y partícipes de los divinos misterios, de seguir al eterno Sumo Sacerdote Jesucristo en su amor y oficio de buen samaritano. Caminad de continuo en una conducta inmaculada ante Dios, en una incesante autodisciplina y perfeccionamiento, en un amor misericordioso para todos los que os han sido confiados, especialmente para con los que peligran, los débiles y los vacilantes. Sed guías para los fieles, apoyo para los que titubean, maestros para los que dudan, consoladores para los afligidos, bienhechores desinteresados y consejeros para todos. Las pruebas y los sufrimientos por que ha pasado vuestro pueblo en el periodo de la posguerra, no pasaron sin dejar huellas en su alma. Os han dejado angustias y amarguras, que sólo paulatinamente podrán curarse y ser superadas por un espíritu de amor desinteresado y operante. Este amor, que es la armadura indispensable al apóstol, especialmente en el mundo presente, agitado y trastornado, Nos lo deseamos y lo imploramos de Dios para vosotros en medida copiosa. El amor apostólico, si no logra haceros olvidar, por lo menos os hará perdonar muchas amarguras inmerecidas que, en vuestro camino de sacerdotes y de pastores de almas, son hoy más numerosas que nunca. Por lo demás, este amor inteligente y misericordioso para con los descarriados y para con los mismos que os ultrajan no significa, ni en manera alguna puede significar, renuncia a proclamar, a hacer valer y a defender con valentía la verdad, y a aplicarla a la realidad que os rodea. El primero y más obvio don amoroso del sacerdote al mundo es servirle la verdad, la verdad toda entera; desenmascarar y refutar el error, cualquiera que sea su forma o su disfraz. La renuncia a esto sería no solamente una traición a Dios y a vuestra santa vocación, sino un delito en lo tocante al verdadero bienestar de vuestro pueblo y de vuestra patria. A todos aquellos, que han conservado para con sus obispos la fidelidad prometida en la ordenación, a aquellos que en el cumplimiento de su oficio pastoral han tenido y tienen que soportar dolores y persecuciones —algunos hasta ser encarcelados o mandados a campos de concentración—, a todos ellos llegue la expresión de la gratitud y el encomio del Padre de la Cristiandad.

    45. Y Nuestra gratitud paterna se extiende igualmente a los religiosos de ambos sexos; una gratitud unida a una participación íntima por el hecho de que, a consecuencia de medidas contra las Ordenes y Congregaciones religiosas, muchos han sido arrancados del campo de una actividad bendita y para ellos gratísima. Si algunos han sucumbido y se han mostrado indignos de su vocación, sus yerros, condenados también por la Iglesia, no disminuyen el mérito de la grandísima mayoría que con desinterés y pobreza voluntaria se han esforzado por servir con plena entrega a su Dios y a su pueblo. El celo, la fidelidad, el esfuerzo en perfeccionarse, la solícita caridad para con el prójimo y la prontitud bienhechora de aquellos religiosos cuya actividad se desenvuelve en los cuidados pastorales, en los hospitales y en la escuela, son y siguen siendo gloriosa aportación al bienestar privado y público; un futuro tiempo más tranquilo les hará justicia más que el turbulento que atravesamos. Nos tenemos confianza de que los superiores de las comunidades religiosas tomarán pie de las dificultades y pruebas presentes para implorar del Omnipotente nueva lozanía y nueva fertilidad sobre el duro campo de su trabajo por medio de un redoblado celo, de una vida espiritual profunda, de una santa gravedad conforme a su vocación y de una genuina disciplina regular.

    11. A LOS FIELES SEGLARES

    46. Se ofrecen a nuestra vista, en inmenso desfile, nuestros amados hijos e hijas, a quienes los sufrimientos de la Iglesia en Alemania y los suyos nada han quitado de su entrega a la causa de Dios, nada de su tierno afecto hacia el Padre de la Cristiandad, nada de su obediencia a los obispos y sacerdotes, nada de su alegre prontitud en permanecer en lo sucesivo, pase lo que pase, fieles a lo que han creído y a lo que han recibido como preciosa herencia de sus antepasados. Con corazón conmovido les enviamos nuestro paternal saludo.

    47. Y en primer lugar, a los miembros de las asociaciones católicas, que con valentía y a costa de sacrificios, a menudo dolorosos, se han mantenido fieles a Cristo y no han estado jamás dispuestos a ceder en aquellos derechos que un solemne pacto había auténticamente garantizado a la Iglesia y a ellos.

    48. Un saludo particularmente cordial va también a los padres católicos. Sus derechos y sus deberes en la educación de los hijos que Dios les ha dado están en el punto agudo de una lucha tal que no se puede imaginar otra mayor. La Iglesia de Cristo no puede comenzar a gemir y a lamentarse solamente cuando se destruyen los altares y manos sacrílegas incendian los santuarios. Cuando se intenta profanar, con una educación anticristiana, el tabernáculo del alma del niño, santificada por el bautismo; cuando se arranca de este templo vivo de Dios la antorcha de la fe y en su lugar se coloca la falsa luz de un sustitutivo de la fe, que no tiene nada que ver con la fe de la cruz, entonces ya está inminente la profanación espiritual del templo, y es deber de todo creyente separar claramente su responsabilidad de la parte contraria, y su conciencia de toda pecaminosa colaboración en tan nefasta destrucción
    . Y cuanto más se esfuercen los enemigos en negar o disimular sus turbios designios, tanto más necesaria es una avisada desconfianza y una vigilancia precavida, estimulada por una amarga experiencia. La conservación meramente formularia de una instrucción religiosa —por otra parte controlada y sojuzgada por gente incompetente— en el ambiente de una escuela que en otros ramos de la instrucción trabaja sistemática y rencorosamente contra la misma religión, no puede nunca ser título justificativo para que un cristiano consienta libremente en tal clase de escuela, destructora para la religión. Sabemos, queridos padres católicos, que no es el caso de hablar, con respecto a vosotros, de un semejante consentimiento, y sabemos que una votación libre y secreta entre vosotros equivaldría a un aplastante plebiscito en favor de la escuela confesional. Y por esto no nos cansaremos tampoco en lo futuro de echar en cara francamente a las autoridades responsables la ilegalidad de las medidas violentas que hasta ahora se han tomado, y el deber que tienen de permitir la libre manifestación de la voluntad. Entretanto, no os olvidéis de esto: ningún poder terreno puede eximiros del vínculo de responsabilidad, impuesto por Dios, que os une con vuestros hijos. Ninguno de los que hoy oprimen vuestro derecho a la educación y pretenden sustituiros en vuestros deberes de educadores podrá responder por vosotros al Juez eterno, cuando le dirija la pregunta: ¿Dónde están los que yo te di? Que cada uno de vosotros pueda responder: No he perdido a ninguno de los que me diste (Jn 18,9).

    49. Venerables hermanos, estamos ciertos de que las palabras que Nos os dirigimos, y por vuestro conducto a los católicos del Reich alemán, encontrarán, en esta hora decisiva, en el corazón y en las acciones de nuestros fieles hijos un eco correspondiente a la solicitud amorosa del Padre común. Si hay algo que Nos imploramos del Señor con particular fervor, es que nuestras palabras lleguen también a los oídos y al corazón de aquellos que han empezado a dejarse prender por las lisonjas y por las amenazas de los enemigos de Cristo y de su santo Evangelio y que les hagan reflexionar.

    50. Hemos pesado cada palabra de esta encíclica en la balanza de la verdad y, al mismo tiempo, del amor. No queríamos, con un silencio inoportuno, ser culpables de no haber aclarado la situación, ni de haber endurecido con un rigor excesivo el corazón de aquellos que, estando confiados a nuestra responsabilidad pastoral, no nos son menos amados porque caminen ahora por las vías del error y porque se hayan alejado de la Iglesia. Aunque muchos de éstos, acostumbrados a los modos del nuevo ambiente, no tienen sino palabras de ingratitud y hasta de injuria para la casa paterna y para el Padre mismo; aunque olvidan cuán precioso es lo que ellos han despreciado, vendrá el día en que el espanto que sentirán por su alejamiento de Dios y por su indigencia espiritual pesará sobre estos hijos hoy perdidos, y la añoranza nostálgica los conducirá de nuevo al Dios que alegró su juventud (Sal 42[43],4), y a la Iglesia, cuya mano materna les enseñó el camino hacia el Padre celestial. Acelerar esta hora es el objeto de nuestras incesantes plegarias.

    51. Como otras épocas de la Iglesia, también ésta será precursora de nuevos progresos y de purificación interior, cuando la fortaleza en la profesión de la fe y la prontitud en afrontar los sacrificios por parte de los fieles de Cristo sean lo bastante grandes para contraponer a la fuerza material de los opresores de la Iglesia la adhesión incondicional a la fe, la inquebrantable esperanza, anclada en lo eterno, la fuerza arrolladora de una caridad activa. El sagrado tiempo a la Cuaresma y de Pascua, que invita al recogimiento y a la penitencia y hace al cristiano volver los ojos más que nunca a la cruz, así como también al esplendor del Resucitado, sea para todos y para cada uno de vosotros una ocasión, que acogeréis con gozo y aprovecharéis con ardor, para llenar toda el alma con el espíritu heroico, paciente y victorioso que irradia de la cruz de Cristo. Entonces los enemigos de Cristo —estamos seguros de ello—, que en vano sueñan con la desaparición de la Iglesia, reconocerán que se han alegrado demasiado pronto y que han querido sepultarla demasiado deprisa. Entonces vendrá el día en que, en vez de prematuros himnos de triunfo de los enemigos de Cristo, se elevará al cielo, de los corazones y de los labios de los fieles el Te Deum de la liberación, un Te Deum de acción de gracias al Altísimo, un Te Deum de júbilo, porque el pueblo alemán, hasta en sus mismos miembros descarriados, habrá encontrado el camino de la vuelta a la religión; con una fe purificada por el dolor, doblará nuevamente su rodilla en presencia del Rey del tiempo y de la eternidad, Jesucristo, y se dispondrá a luchar —contra los que niegan a Dios y destruyen el Occidente cristiano— en armonía con todos los hombres bienintencionados de las otras naciones y a cumplir la misión que le han asignado los planes del Eterno.

    52. Aquel, que sondea los corazones y los deseos (Sal 7,10) nos es testigo de que Nos no tenemos aspiración más íntima que la del restablecimiento de una paz verdadera entre la Iglesia y el Estado en Alemania. Pero si la paz, sin culpa nuestra, no viene, la Iglesia de Dios defenderá sus derechos y sus libertades, en nombre del Omnipotente, cuyo brazo aun hoy no se ha abreviado. Llenos de confianza en El, no cesamos de rogar y de invocar (Col 1,9) por vosotros, hijos de la Iglesia, para que se acorten los días de la tribulación, y para que seáis hallados fieles en el día de la prueba, y para que aun a los mismos perseguidores y opresores les conceda el Padre de toda luz y de toda misericordia la hora del arrepentimiento para sí y para muchos que con ellos han errado y yerran.

    Con esta plegaria en el corazón y en los labios, Nos impartimos, como prenda de la ayuda divina, como apoyo en vuestras decisiones difíciles y llenas de responsabilidad, como lenitivo en el dolor, a vosotros, obispos, pastores de vuestro pueblo fiel, a los sacerdotes, a los religiosos, a los apóstoles seglares de la Acción Católica y a todos vuestros diocesanos, y en señalado lugar a los enfermos y prisioneros, con amor paternal la Bendición Apostólica.

    Dado en el Vaticano, en la dominica de Pasión, 14 de marzo de 1937.



    PIUS PP.XI


    http://www.w2.vatican.va/content/piu...der-sorge.html




    © Copyright - Libreria Editrice Vaticana
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  18. #38
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    9,854
    Post Thanks / Like

    Re: Una muchacha rusa defiende Rusia en Youtube

    Cita Iniciado por ReynoDeGranada Ver mensaje
    Valmadian, su actitud es la típica de un fariseo (y no lo digo con animosidad alguna, sino como constatación de lo que a mis ojos es un hecho).
    Claro, claro, o sea que empieza por insultarme porque lo que digo, expongo y documento, no le gusta, pero no hay animosidad alguna. ¡ya! ¿ y qué más? ¿Quiere que lo califique yo a usted? mejor no, porque yo si lo haría con toda la animosidad y belicosidad que usted se merece.

    Se queja de los tochos de don Jaime, y usted cuelga otros iguales.
    Usted no entiende nada, aunque comprendo que hay mucha materia ya en este hilo. El término "TOCHO" se lo aplicó el propio DonJaime a sus textos, "tochos" a los que es muy dado o aficionado, según reconoce. Pero lo que yo le he reprochado es que son un TOTUS REVOLUTUM, ¿a ver si lee correctamente? porque no hay diálogo o discusión posible cuando se salta continuamente de una cosa a otra en lugar de seguir un orden ¿ya?

    Afirma que Menéndez Pelayo no es una autoridad, pero luego nos trae un texto de un sacerdote opusino (Julio de la Vega Hazas).
    Primero, no es obligatorio, ni es un DOGMA aceptar las hipótesis de Menéndez Pelayo, pues si así fuera sería el CRONISTA de España y aquí todos a callar. Pero da la casualidad de que la Historia NO ES UNA CIENCIA EXACTA, NI SUS HIPÓTESIS E INTERPRETACIONES AXIOMÁTICAS. Por otro lado, YO NO HE NEGADO LA AUTORIDAD a Menéndez Pelayo, pero si que NO ES EL ÚNICO, NI EXCLUSIVO INVESTIGADOR E INTÉRPRETE DE LOS ACONTECERES HISTÓRICOS. Por tanto, sur planteamientos y conclusiones me pueden valer o no, es parte de mi libertad de pensamiento, líneas de interpretación y opinión y de MI LIBERTAD DE CÁTEDRA (si, también). ¿Le plantea eso a usted algún problema?

    En cuanto a si el sacerdote es del OPUS o no lo es, ¿ y a usted qué le importa? ¿por qué lanza usted una ACUSACIÓN basada en su PREJUICIO PERSONAL y a base de una FALACIA "AD HOMINEN"? ¿Qué pasa es que ha mentido, o el que miente es usted?


    Dice de no manipular la Religión en favor de una u otra opinión, negando la autoridad de la Iglesia y los papas en cuanto a la condena del judaísmo deicida (y esto lo ha enseñado siempre la Tradición de la Iglesia) en las bulas que Don Jaime citaba,
    ¿Que yo manipulo? usted no tiene ni vergüenza, ni conocimiento de lo que afirma:

    "La reprobación de los judíos no es total" Romanos 11-10

    Lea usted a San Pablo antes de seguir juzgando y condenando.

    Luego, usted circunscribe la AUTORIDAD DE LA IGLESIA a esos 29 papas porque son los que han dado unas Bulas, algunas de las cuales son absolutamente inadmisibles, ¡qué vergüenza! y pretende que yo no acepto la autoridad de tales papas. Pues mire, NO, no la acepto porque son contrarias al Evangelio. Como seguramente usted no aceptará la auroridad de la Iglesia representada por los papas post-conciliares. Pero le recuerdo que esos papas son el 11% de la totalidad del Papado y el otro 89 % no ha dicho nada contra los judíos, ¿es que estaban todos equivocados?



    pero luego habla del papa Pío XI condenando el nacionalsocialismo como argumento de autoridad (que por cierto, lo que condenó explícitamente fue el paganismo NS de Rosenberg y cía,
    Visto que no tiene ni idea de lo que dice, arriba le he dejado uno de MIS TOCHOS, concretamente el texto íntegro de la Encíclica Mit Brennender Sorge de S.S. PÍO XI para que la lea y se entere y deje de falsear la verdad... "Rosenberg y cía" ¿qué leera usted?


    al igual que sucedió con el fascismo.La diferencia es que Italia nunca estuvo dividida en dos mitades, católica y protestante, y por eso quizás el fascismo adquirió una mayor confesionalidad católica.
    ¿El Fascismo adquirió "confesionalidad católica"?


    Con todo, y a diferencia de la Kulturkampf de Bismarck, lo primero que hizo Hitler al llegar al poder fue firmar un concordato con la Santa Sede) y queriendo dar a entender que la Iglesia era poco menos que una sucursal de la Panjudea.
    Se lo repito, lea usted la Encíclica y después opine.

    ¿Nunca oyó a Franco hablar de la conspiración judeo-masónica?
    ¿Y ha leído usted el TOCHAZO que he puesto más arriba sobre la acción de Franco que salvó a 40.000 judíos del HOLOGENOCIDIO? Pues, lea, lea usted y entérese también y, por cierto, el documento está descargado de Generalísimo Francisco Franco también puede comprobarlo, y esos no son del OPUS.


    Pregunta también que cuantas de esas bulas firmó Cristo. ¿Sabe? Me recuerda a Lutero cuando declaró que la Iglesia no tenía autoridad religiosa ni el Papa era legítimo sucesor de Jesucristo,
    Esto ya es el colmo, es usted un bobo sin remedio. Miente y tergiversa, dice que "cuantas firmó Cristo" y esto es lo que yo dije:

    después de tan ejemplarizantes barbaridades de 29 papas diga en su opinión: ¿Cuántas de las mismas serían dictadas, aprobadas y firmadas por Nuestro Señor Jesucristo a la luz de Los Evangelios?
    en forma de pregunta al Sr. DonJaime, no a usted.

    Léanse las barbaridades que contienen semejantes Bulas.



    para acto seguido erigirse en su único intérprete. ¿Cómo sabe usted acaso si Jesucristo las hubiera firmado o no? ¿Conoce la voluntad de Dios mejor que la Iglesia? Usted sí que da la impresión de que utiliza el cristianismo conforme a sus intereses, seleccionando lo que se ajusta a su discurso y desechando lo demás. Actúa como si fuera único poseedor de la verdad, y ésta, como decía Maeztu en su Defensa de la Hispanidad, no es posesión de nadie, porque es universal.
    Mire, para intérpretes de la Voluntad de Cristo ya están los Apóstoles y su nuevo Mandamiento: "Amaos los unos a los otros como yo os he amado", o el otro que afirma "ama a tus enemigos", o "ama a tu prójimo como a ti mismo" así que sólo repito lo que ellos meridianamente dicen. Otra cuestión es que hay un cierto tufillo a complejete y lo que si noto claramente es un escozor evidente cuando lo que se lee no responde a los esquemas de odio que caracterizan a gentes como usted. Y, dado el caso, deje en paz a Maeztu porque seguro que sobre él sé más que usted, y demuestra que no sabe ni citar.

    ¿Nota mucha "simpatía" por el nacionalsocialismo? Yo solamente veo un natural sentimiento de querer acercarse lo máximo posible a la versión real de los hechos.
    Ya, ¿sabe? atufa usted a nazi. Camuflado, pero a nazi perdidito. Pues elija, porque ser nazi y ser carlista es incompatible. Tengo el deber moral de indicarle que FAL CONDE prohibió expresamente el alistamiento de carlistas en la División Azul, lo que le costó el confinamiento en Ferrerías, Menorca. Pero por mucho avatar con la imagen de S.M. Don Carlos V no se hace el monje.

    Yo sin embargo sí noto una extraña filia por todo lo que huela a judío en usted.Le veo muy condescendiente con el pretendido sufrimiento de los pobrecitos judíos en los pogromos y demás.
    Y yo a usted un pelín de mala baba. Es usted un católico de pacotilla, ¡fariseo!


    Pregúntese si acaso los campesinos hispanogodos y rusos, los obreros alemanes, etcétera se estaban defendiendo y no atacando, pregúntese que hicieron los judíos para causar aquellas revueltas, pregúntese porque a cada país que iban surgían "prejuicios" en torno a ellos...
    ¡Ah! ¿pero es que usted pretende enseñarme algo especial o concreto? pues ¿a qué viene mezclar las churras con las merinas y los gorriones con los grillos?


    También afirma que Degrelle fue un caso único de católico y nacional socialista.¿Cómo es que conoció a todos los nacionalsocialistas para poder decir eso?
    ¡Ah si! no me diga ¿dónde he dicho yo eso así, "caso único de católico y nacionalsocialista? ¿No será más bien "caso ÚNICO" de jerarca católico de las SS? Es que no es lo mismo. Aunque es posible que sea complicado interpretar mis propias palabras:
    El católico belga León Degrelle, caso ÚNICO, no demuestra más que la excepción que confirma la regla: secta satánica de las SS y la Gestapo.
    No si cuando digo que no sabe leer es por algo. Lo que si he dicho es que antes de encuadrarse hay que leer lo que se firma, que es algo muy distinto, pero que muy diferente, de la estupidez que ha dicho usted. Vuelvo a insistirle: LEA TODA LA ENCÍCLICA

    De todos modos, le confesaré algo: a mi los nazis me caen muy gordos, y León Degrelle también, ¿algún problema de entendimiento o comprensión o es que hay que aceptar ovinamente su totalistarista opinión?

    Sin embargo, yo admito que hay muchísimos judíos que han renegado de la secta del judaísmo y la denuncian, como Israel Shamir, Nathanael Kapner, David Cole, Norman Filkenstein... Repudiados por cierto por el resto de la comunidad judía.
    Es que es lo mismo. ¿Y a mi qué rábano me importa de lo que reniegan y de lo que reniega usted?


    Dice que cuando citamos el Talmud es sólo porque estamos contaminados de su odio y para buscar culpas ajenas, mientras presume de leer y meditar los Evangelios (como si el resto no lo hiciéramos), y luego se declara anti-nazi, llama a los nacional socialistas hijos de puta y mil cosas más.
    Veo que ha repasado por encima, sólo por encima, y ha cogido los rábanos por las hojuelas, para no variar, de todo lo que se supone que he dicho. ¿Y a usted porqué le duele tanto que haya llamado hijos de puta a los nazirulos? Sobre el Talmud, lo que dije es que "quien lee el odio de otros, aprende el propio", fíjese que distinto sentido de lo que usted afirma, vamos, que lo que recomiendo es no leer el Talmud. Acerca de su lectura de Los Evangelios, me parece que muy escasita, si fuera de otro modo usted respiraría muy distinto. ¡Ah! y no generalice: "como si el resto no lo hiciéramos", hable de usted y por usted, ¿vale personaje?

    ¿Eso no es odio?
    Si, es un sentimiento tan insano y perverso, que en mi casa hablamos de él con frecuencia, meditamos cuando hay que diferenciarlo de la ira, el enfado, el resentimiento, o la sinrazón. Y yo procuro comentárselo siempre al confesor... ¿y usted? Se lo pregunto porque además desgraciadamente es un sentimiento muchíiiiiisimo más frecuente de lo que uno cree.

    Yo por mi parte hago mía aquella frase de José Antonio que dice: "Los antialgo, sea lo que sea este algo, se me presentan imbuidos de reminiscencia del señoritismo español, que se opone irreflexiva, pero activamente, a lo que él no comparte. No soy ni antimarxista siquiera, ni anticomunista, ni... antinada. Los anti están desterrados de mi léxico como si fueran tapones para las ideas".
    ¿Y se aplica ese pensamiento a si mismo? Lo digo porque es usted antialgo, en su caso anti-judío. En cualquier caso, es una opinión muy personal suya: "se me presentan imbuidos", en fin, Cristo ya dijo "Quién no está conmigo está contra mi, y quien no recoge conmigo, desparrama..." Dígame, ¿cree usted que Cristo no era un poco anti-algo? Yo le voy a confirmar que si: "anti-pecado, anti-odio, anti-egoísmo, anti-soberbia, anti-fariseismo... ¿sigo? Me parece muy bien que tenga sus citas, yo también tengo las mías.


    Habla también de conspiraciones "annunakis", sin venir a cuento, soltando falacias argumentales una tras otra, cambiando de tema y dándole la vuelta a la tortilla de todas las maneras imaginables.
    ¿Sabe usted qué significa retórica? pues busque en un diccionario y entérese, listillo.


    Si digo todo esto, es por la sencilla razón de que rebaja de una manera increíble el nivel de este debate viciándolo, no por nada personal, y como participante del debate, aún no siendo moderador, me siento obligado a hacerlo.
    ¿Que yo he rebajado algo? es decir, según usted que NO HA APORTADO NADA SALVO ESTA RISTRA DE INSENSATECES ¿tiene el tupé, la cara dura, de afirmar que no he aportado nada? Si este hilo tiene vida es precisamente porque he dado "la kaña" necesaria para que no se convierta en un manifiesto nazi.

    Lo aclaro por si quedasen dudas.
    Dicho esto, yo personalmente recomendaría la lectura de varios artículos y libros (y citaré solo unos pocos de los muchos que podría mencionar)
    Pues guárdese su demagogia barata de nazirulo para usted, este sitio es tradicionalista. Y eso que al principio afirmaba que "no tenía animosidad alguna", pues menos mal.


    -Y terminaré con otra frase también de Degrelle:
    "Gritar sin cesar '¡nazi!', a nuestro paso, sin admitir el menor examen objetivo de los hechos, no es historia, es histeria".
    ¡Oh! ¡ah! es Lazslo Lozsla pero usted no sabe de qué hablo ni entiende lo que quiero decir ¿Histeria? la de su admirado Adolfito con su histriónico lenguaje corporal y su chirriante y raspante voz. Eso es histeria, y el análisis de semejante periodo "Historias para no dormir"

    Saludos en Xto.
    ¡Amén farsante!
    Última edición por Valmadian; 02/09/2016 a las 05:26
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  19. #39
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    9,854
    Post Thanks / Like

    Re: Una muchacha rusa defiende Rusia en Youtube

    En vista de las reacciones de algunos, veamos qué clase de "principios católicos basados en Los Evangelios" contienen estas Bulas.


    Cada una de esas 56 Bulas y Edictos hoy sería considerado con el equívoco término de "antisemitismo" o "nazi", "facha", etc.

    Evidentemente cada etapa histórica o cada época, respira de formas muy diversas.

    En ellos se ponen cortapisas a las actividades judías:
    "Cortapisas" que son "mandatos" y "prohibiciones", y no sólo a las comunidades judías, sino también a los cristianos.

    - se les prohíbe emplear sirvientas cristianas (Gregorio IX: Sufficere debuerat perfidiae Judaerorum).
    La primera en la frente: "se les prohibe", ¿y si esas cristianas necesitaban comer, o sus hijos, o cuidar a sus mayores? ¡menuda caridad cristiana!

    - sirvientes, cocineras e institutrices cristianas (Inocencio IV, Impia Judeaorum perfidia).
    El título de la Bula no necesita traducción, hay que suponer que para que los sirvientes, cocineras e institutrices no "cayeran" había que prohibirles trabajar. La segunda en la mandíbula y a cristianos. Pregunta: ¿por qué en lugar de condenarlos no intentaban predicarles el Evangelio como MANDÓ Nuestro Señor?

    - ocupar cargos públicos (Honorio III, Ad nostram noveritis audentiam).
    Imposición a los príncipes cristianos. Otro de los problemas derivados de la mundanización de la Iglesia.

    - se manda quemar el Talmud. (Inocencio IV, Impia Judaeorum perfidia).
    Hoy echamos pestes por las persecuciones de la Iglesia, por el laicismo y el ateísmo crecientes, por los ataques a Los Evangelios.

    - se les obliga a llevar distintitvo especial visible (Además del mencionado Honorio III, Martin V, Saedes Apostólica).
    Magnífico ejemplo para los nazis. Muy justo, muy equitativo y muy propio de "pastores" de Cristo.

    - se recomienda tener mucho cuidado con los conversos (Juan XXII, Ex parte vestra).
    Sólo recordar que Torquemada fue un converso.

    - se prohíbe a los cristianos vivir junto a ellos (Eugenio IV, Dudum ad nostram audientiam, Calixto III, Si ad repreminfos).
    Nueva prohibición para los cristianos. ¿Y en Judea también? Hasta que los Apóstoles se dispersaron para evangelizar ¿a los primeros cristianos también habría que haberles prohibido lo mismo?

    - se renueva varias veces esta prohibición y se prohíbe a los judíos practicar la industria (Paulo IV, Cum nimis absurdum).
    Nada sorprendente en un Papa que dijo de sí mismo: "Nunca he conferido un favor a un ser humano". Prefiero ni comentarlo.

    - se les obliga a rezar en expiación (Gregorio XIII, Antiqua judeaorfum improbitas; y Sancta Mater Ecclesiae)
    Cristo "pedía" que se rezase mucho al Padre, éste otro "imponía".

    - se les prohíbe la venta de objetos nuevos (Clemente VIII, Cum saepe accidere).
    Qué cosa más absurda.


    En tan variado repertorio no faltan DEPORTACIONES y CASTIGOS COLECTIVOS.
    Verdaderas persecuciones y matanzas en diversos lugares de Europa. Hay que decir que los nazis no fueron los primeros, como tampoco en España sucedió lo peor. No me sorprende nada la inquina que tienen al Cristianismo, pero este tema de las persecuciones y progroms ya lo abriré en su momento.


    - Pío V les expulsa de los Estados Pontificios (excepto de dos ciudades: Roma y Ancona pero reforzando su vigilancia).(Pío V, Hebraeorum gens).
    Esto no pasó de una práctica común en muchos lugares y momentos.

    - Clemente VIII los prohíbe, primero la venta de objetos nuevos, luego la de objetos viejos, y finalmente los EXPULSA de Avignon (Clemente VIII; Caeca et obdurata), luego de Roma y Ancona.
    En fin, no se entiende de qué se quejaban ya que no les habían prohibido comer y respirar.


    Volveré a preguntar si todas estas medidas las hubiese promulgado y firmado Nuestro Señor Jesucristo. Pero dejo la respuesta para cada uno, no vaya a ser que tenga que volver a aguantar las necedades que he tenido que soportar en la anterior intervención por parte de cierto personaje.
    Última edición por Valmadian; 02/09/2016 a las 04:33
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  20. #40
    De Elea está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    19 jul, 16
    Mensajes
    50
    Post Thanks / Like

    Re: Una muchacha rusa defiende Rusia en Youtube

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    lo que la elite judia y quienes conscientemente los apoyaron entre los judios hicieron en Rusia operando desde la City y N. York no tiene parangón en la historia de la humanidad, sin entender lo que hicieron allí no puede entenderse nada especialmente la II segunda guerra mundial

Página 2 de 5 PrimerPrimer 12345 ÚltimoÚltimo

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Lo que ven los niños en Youtube
    Por Kontrapoder en el foro Noticias y Actualidad
    Respuestas: 7
    Último mensaje: 27/04/2016, 18:21
  2. ¿Youtube hispánico?
    Por Donoso en el foro Ayuda y Sugerencias
    Respuestas: 23
    Último mensaje: 21/03/2010, 05:44
  3. Un rabino defiende la canonizacion de Pio XII
    Por hidalgo en el foro Religión
    Respuestas: 10
    Último mensaje: 09/07/2009, 19:28
  4. GAV defiende lo nostre
    Por Lo Regne en el foro Regne de Valéncia
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 29/01/2008, 10:18
  5. Si PSOE defiende la Fiesta en Andalucía,¿por qué no en la UE?
    Por rey_brigo en el foro Geografía y Etnografía
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 05/12/2005, 22:35

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •