Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 8 de 8
Honores1Víctor
  • 1 Mensaje de Martin Ant

Tema: Blas Piñar presenta a Franco su dimisión del Partido Único (1970)

  1. #1
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,413
    Post Thanks / Like

    Blas Piñar presenta a Franco su dimisión del Partido Único (1970)

    En un programa de La Clave de 1992 sobre el 20 de Noviembre, José Luis Balbín le preguntaba a Blas Piñar en qué medida era él franquista, habida cuenta de los problemas que tuvo que sufrir en pleno régimen de Franco. La respuesta de Blas Piñar, a mi entender, entra dentro de esa categoría de la incoherencia política a la que me he referido constantemente en este Foro: "Yo fui un contestatario dentro del sistema... precisamente por lealtad al sistema".




    Fuente: YOUTUBE. PRODUCCIONESARMADA.ES


    Pero esa contestación de Blas Piñar yo creo que es una aporía. Porque no tiene ningún sentido que el sistema teórico (alabado por Blas Piñar) pueda quedar desvinculado de su aplicación práctica (objeto de las críticas o "contestación" de Blas Piñar), en tanto en cuanto aquella persona (es decir, el fundador) que realizó la aplicación práctica es la misma que elaboró el sistema teórico, y siempre en estos casos la explicación correcta es la de considerar precisamente esa aplicación práctica como la genuina interpretación de ese sistema teórico.

    Blas Piñar podía defender (y es algo perfectamente defendible, por supuesto) que el sistema teórico fundado por Franco sólo podía interpretarse en un sentido tradicional español. Pero el problema está en que ese mismo fundador (Franco) realizaba una aplicación práctica-política de ese sistema teórico-legislativo que daba como resultado algo completamente opuesto a una concepción genuinamente tradicional hispánica.

    Esta aporía se asemeja mucho (para que se me entienda lo que quiero decir) con la de aquellos católicos conservadores que dicen que la doctrina teórica de los documentos del Vaticano II es buena y no tiene nada de malo, y que las malas aplicaciones prácticas de dicha doctrina no tienen nada que ver con los documentos del Vaticano II, ya que éstos sólo se pueden interpretar o leer en un sentido tradicional, y no cabe en ellos la posibilidad de una interpretación revolucionaria. ¿Pero, es que acaso (me hago de nuevo la misma pregunta que me hacía antes con respecto al sistema franquista) no se puede considerar esa aplicación práctica de esos documentos (o sistema teórico) como la genuina interpretación de los mismos?

    He ahí la aporía con respecto a la dictadura franquista; aporía de la que nunca pudo salir Blas Piñar, debido, creo yo, a un mal entendimiento del verdadero sentido de la lealtad.

    Hubo otros publicistas, de ideario político-religioso más o menos similar al de Blas Piñar, que recibieron la misma (o, incluso, menos) oposición y persecución del aparato oficial del franquismo, pero llegaron a la conclusión lógica de no alabar a aquella persona (y a su sistema) que permitían y propugnaban esas persecuciones y sufrimientos, sino más de bien de vituperarlos o criticarlos (diferencia fundamental de actitud con respecto a la, para mí incomprensible, de Blas Piñar).


    -----------------------------------------------



    Aviso previo: Los documentos que Blas Piñar presenta a Franco junto con su escrito de dimisión los reproduzco como Apéndices en los mensajes subsiguientes a aquél en que transcribo el texto de la susodicha carta de dimisión.
    Última edición por Martin Ant; 03/11/2018 a las 21:52

  2. #2
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,413
    Post Thanks / Like

    Re: Blas Piñar presenta a Franco su dimisión del Partido Único (1970)

    Fuente: Fundación Nacional Francisco Franco



    BLAS PIÑAR LÓPEZ

    DOCTOR EN DERECHO

    NOTARIO



    MADRID, 25 Noviembre 1970


    Excmo. Sr. D. Francisco Franco Bahamonde
    Jefe Nacional del Movimiento


    Mi respetado general:

    Tengo el honor de haber sido designado por S. E. Consejero Nacional del Movimiento, y bien le consta que sin la menor iniciativa o sugerencia de mi parte. Por esta libre designación, prueba de su confianza, le estoy altamente reconocido.

    En toda ocasión, y aun discrepando de los puntos de vista del Gobierno, he procurado, según mi leal saber y entender, servir, como tal Consejero y como español, a mi Patria, al Movimiento y a S. E.

    A pesar de ello, las ofensas, duras y reiteradas, que estoy recibiendo, no ya de la prensa llamada libre, sino de los diarios “Pueblo” y “Arriba”, me han hecho reflexionar muy seriamente, llegando a la conclusión de que si de tal forma se manifiestan los órganos de opinión vinculados al Movimiento, del que es Jefe Nacional S. E., he dejado de merecer la confianza que justifica mi continuidad.

    Quiero evitar a S. E., cualquier vacilación motivada por el afecto que, estoy seguro, me profesa.

    Con estas líneas me tomo la libertad de presentarle mi dimisión de Consejero Nacional del Movimiento, que agradeceré acepte.

    Con la promesa de continuar defendiendo y propagando los ideales que S. E. simboliza, le saluda con respeto y afecto, y queda a sus órdenes


    Blas Piñar [firmado]



    P. D./ Le adjunto unos recortes –los de fecha más reciente–, de los diarios que menciono.

  3. #3
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,413
    Post Thanks / Like

    Re: Blas Piñar presenta a Franco su dimisión del Partido Único (1970)

    ANEXO 1

    Fuente: Pueblo, 23 de Noviembre de 1970, página 3.


    Mal sistema, oiga


    El número de «Fuerza Nueva» correspondiente al día 14 de este mes inserta un artículo titulado «Los sabihondos», que tiene por objeto algunas personas de este periódico. Su autor, J. M. R. I., escribe: «Suponemos –es un suponer– que las altas esferas que dirigen la publicación (se refiere a PUEBLO) han primado a todo aquel periodista o colaborador que diga algo, sea lo que sea, siempre que, de rechazo, se le pueda dar un alfilerazo a Blas Piñar». En la tesis de J. M. R. I. estamos incluidos expresamente Pilar Narvión y yo.

    Un disparate de ese jaez encaja perfectamente en aquel sistema de acusaciones y de hechos prefabricados que hizo famoso a Joe McCarthy, el cual, en 1956, pidió disculpas públicamente al pueblo americano por haber creído una vez que el presidente era anticomunista.

    Si J. M. R. I. fuese Hitler, reduciría el país a cenizas. Como no lo es, parece querer adherirse al arte negro de la suposición intencionada, convirtiéndose así en una especie de «pulga en funciones» del macartismo militante. Al decir «pulga en funciones» no quiero sobrestimar el papel de J. M. R. I. en «Fuerza Nueva», sino poner de relieve, como hizo una vez Evelyn Waugh, ese no sé qué indefinible e inquietante que tienen por igual los demagogos y las pulgas.

    Yo he intentado (ciertamente, con escaso ingenio) caricaturizar a Blas Piñar, y lo mismo he hecho con intelectuales, ministros, financieros y con el director de este periódico. Aislar un solo elemento de ese sentido genérico de crítica risueña y cimentar sobre él una suposición –es un suponer– de venalidad, es literalmente grotesco.

    Uno de los rasgos más tétricos del macartismo es que McCarthy improvisaba, y así dijo una vez que en el Departamento de Estado había 205 comunistas, «o cuando menos 57». Lo cierto es que no conocía ni a uno solo. El macartismo, por definición, es un sistema cuyo objetivo consiste en adelantar lo más posible el Juicio Final. Blas Piñar debiera añadir una «p» a las iniciales de J. M. R. I., de modo que resultase J. M. R. I. P., pues yo supongo –es un suponer– que necesita algún descanso.


    CANDIDO

  4. #4
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,413
    Post Thanks / Like

    Re: Blas Piñar presenta a Franco su dimisión del Partido Único (1970)

    ANEXO 2

    Fuente: Pueblo, 25 de Noviembre de 1970, página 2.

    Tomado de: Hemeroteca Municipal de Madrid.



    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas
    Kontrapoder dio el Víctor.

  5. #5
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,413
    Post Thanks / Like

    Re: Blas Piñar presenta a Franco su dimisión del Partido Único (1970)

    ANEXO 3

    Fuente: Pueblo, 4 de Noviembre de 1970, página 6.



    CARRILLO, SECRETARIO DEL P. C. ESPAÑOL

    DISPUESTO A ALIARSE (AUNQUE SEA CON EL DIABLO)


    PARIS, 4. (Por telex, de nuestra corresponsal, Pilar NARVIÓN).

    Desde hace dos meses se venía hablando de la escisión del partido comunista español; pero como nosotros somos tan originales, nuestra escisión, en lugar de ser «hacia la derecha», como ocurre en todos los partidos comunistas occidentales –si se me permite esta expresión de «hacia la derecha», refiriéndome, por ejemplo, a la expulsión de Garaudy en Francia–, ha sido una escisión «hacia la izquierda».

    En el partido comunista español, en lugar de un teorizante de la «vía hacia el socialismo», el hereje es un terrible militante al que una imagina mal escribiendo libros sobre la evolución del pensamiento comunista. El hereje a la española es nada menos que Líster.

    Líster se ha erigido en líder del partido comunista español, de estricta ortodoxia moscovita; ha creado su propia publicación, «Mundo Obrero», y ha aprovechado para acusar en ella a Santiago Carrillo de culto a la personalidad, antisoviético feroz, antimarxista declarado, nacionalista y modelo de burgués aliado con el neocapitalismo. La verdad es que lo único que le falta a Líster, o a quien le escriba los editoriales, es sentido del humor: al retrato de Carrillo sólo le falta la acusación de franquista.

    Que no se haga ilusiones Blas Piñar: Santiago Carrillo es comunista de los pies a la cabeza, diga lo que diga el pintoresco Líster, y bastante más peligroso para la tranquilidad del neocapitalismo que el conocido general del quinto regimiento.


    El modelo español del socialismo

    El cisma del partido comunista tiene dos puntos de partida, que conducen al mismo lugar. Históricamente, la denuncia del partido comunista de Carrillo contra la acción rusa en Checoslovaquia, denuncia que nunca rectificaron ni suavizaron. Teóricamente, el partido comunista español pasa por sus crisis de revisionismo, como todos los partidos comunistas occidentales, y como en el caso de Garaudy en Francia, en el español apuntan las teorías del famoso «modelo español hacia el socialismo».

    El cisma español tiene suficiente entidad para que la Prensa francesa le haya dedicado gran atención. El último número de «Le Monde» le dedica una página entera, en la que, además de todo el relato sobre la crisis y un retrato a vuela pluma de Líster, se publica una larga entrevista con Carrillo, de la que entresacamos algunos puntos.

    Carrillo reconoce la separación de Líster; asegura que sólo siguen al antiguo general unos sesenta exiliados de Rusia y algunos de Francia, y una mínima cantidad del interior. Acepta la teoría de que la unanimidad comunista es imposible que exista hoy «como en los tiempos del Komintern», por toda una serie de razones de distintas realidades nacionales que analiza a fondo. Asegura que los locales del partido comunista en Moscú siguen perteneciendo a su fracción y que la secesión de Líster es «una caricatura del partido comunista».

    Carrillo reafirma su posición crítica de la acción rusa en Checoslovaquia, y dice: «Nosotros no subestimamos la importancia de la Unión Soviética como potencia antiimperialista, pero estamos contra la división del mundo en dos bloques militares, contra las zonas de influencia, que no sirven finalmente nada más que al imperialismo». Hay que reconocer que parte de esta frase la podía haber pronunciado De Gaulle o Pompidou.

    Carrillo no tiene el menor interés en ocultar que para conseguir sus fines «está dispuesto a aliarse aunque sea con el diablo», añadiendo que «la oposición burguesa les resulta necesaria, y es suficiente leer la Prensa –la española, se entiende– para observar que existe».

    Nada hostil a la posibilidad de un aliado católico, Carrillo dedica un párrafo a la Iglesia española, «que ha sido la más integrista y reaccionaria, pero en la cual aparecen ahora corrientes poderosas que pueden hacer de la Iglesia española la más progresista del mundo».

    El final de las declaraciones de Carrillo es éste: «Usted lo sabe, nosotros hemos dicho muchas veces que el socialismo español marchará con la hoz y el martillo en una mano y la cruz en la otra».

    Lo que no nos dice Carrillo es si la cruz la llevará el socialismo en la izquierda.

  6. #6
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,413
    Post Thanks / Like

    Re: Blas Piñar presenta a Franco su dimisión del Partido Único (1970)

    ANEXO 4

    Fuente: Arriba, 17 de Noviembre de 1970, página 3.


    OPINIONES


    Ha sido el profesor Velarde Fuertes quien, al hablar de la Falange (ARRIBA, 15 de noviembre) acaba de decir: «Y, entonces, en lugar de la reforma agraria, la fiscal y la bancaria, se nos habló de luceros, de imperios y de retórica, que era el floripondio de una doctrina. Todo se quedó en discursos, sólo con el floripondio, y, al final, nos quedamos sin banderas». Luego añade inmediatamente: «Quien había ganado la guerra era la derecha y la extrema derecha, los conservadores. Y hubo un pacto, esperando hacerse con el poder, seguramente porque el alud reaccionario fue inevitable».


    * * *


    Sólo un día antes de que Pedro Rodríguez haya transcrito fielmente ese juicio abrumador y acusatorio del ilustre economista, en «Fuerza Nueva» (14 de noviembre) he leído un breve artículo en el que se afirma, categóricamente, que se prepara el sepelio de la Falange. A ese artículo corresponden estos párrafos:

    «Ahora, al parecer, y de mano de determinadas jerarquías, se piensa hacer –al menos los síntomas que se observan así permiten deducirlo– el entierro oficial, con coronas alusivas y todo, de la Falange. Para ello se van orquestando, pausadamente, para no alarmar demasiado, pero con una constancia que se echa de menos en otros menesteres, los pasos previos para el sepelio definitivo. Los españoles tienen el defecto de pensar por su cuenta y les hace reflexionar cosas tales como la conmemoración «de gala» del 29 de octubre en el Consejo Nacional; el artículo, ya a cara descubierta, de Campmany en ARRIBA; el exilio forzado de la camisa azul; la falta de fondos «este año» para la conmemoración del primer caído de FET y de las JONS, Ruiz de la Hermosa; lo que ha pasado –y ya comentaremos– con el concursante de TVE sobre el tema «José Antonio»».

    Y continúa: «Todo ello mientras en las salidas del «Metro», a horas casi fijas, se distribuyen con descaro escritos y consignas del partido comunista español, se llenan los buzones domiciliarios de publicaciones marxistas, se pintan paredes públicas con «slogans» sobre amnistía política, aumentan las manifestaciones y algaradas callejeras…».



    BOMBEROS, NO

    ¿A qué Falange se refiere el periódico que inspira don Blas Piñar? Porque, seguramente, «Fuerza Nueva» no alude a la Falange que sugiere el profesor Velarde Fuertes, entre otras razones porque ésa es difícil de enterrar. Blas Piñar o «Fuerza Nueva», que tanto monta, aluden, sí, a aquella otra cuya ardorosa ingenuidad fue utilizada en otro servicio que el servicio de la gran España que ambicionaba la Falange. Si es a ésa, bendito sea su enterramiento. Si la Falange que, según «Fuerza Nueva», va a ser enterrada es aquélla que se destinó, en profecía de José Antonio, a desfilar ante los mascarones de turno encaramados en el Poder, bendito sea, también, su enterramiento. Si la Falange que echa de menos «Fuerza Nueva» es la que tan generosamente sirvió como guardia de la porra a la oligarquía capitalista triunfante, que la entierren cuando quieran.

    Pero vamos a ver si nos entendemos: «Fuerza Nueva», que tan tercamente combatió toda posibilidad de apertura en la misma medida que esas posibilidades eran defendidas en el Consejo Nacional o en las Cortes Españolas o en la Prensa por falangistas bien calificados (léase: libertad religiosa, asociacionismo, apertura comercial y diplomática al Este, etc.), no debe equivocarse o tratar de equivocar a los demás. La Falange Española, la Falange 70, es un cuerpo de doctrina sugestivo y esperanzador, en buena parte incorporado al ideal retablo político del Régimen; en buena parte, inédito; la Falange Española es, además, historia: una historia heroica, decorosa y emocionante; la Falange Española son, por último, muchos cientos de miles de hombres que, individualmente, creen en esa doctrina y están dispuestos, en la medida que cada tiempo ofrezca, a hacer de su aplicación un destino humano y un servicio permanente. Pero sépalo también «Fuerza Nueva»: ni ese cuerpo de doctrina, ni esos centenares de miles de hombres pueden ser destinados ya a convertirse en los bomberos que pongan a cubierto de otros vendavales los intereses privados que, en nombre de tantas cosas respetables, defiende la revista de don Blas Piñar.

    Si se distribuyen escritos y consignas del partido comunista español o se llenan los buzones domiciliarios de publicaciones marxistas o se pintan paredes públicas o aumentan las manifestaciones y algaradas callejeras, allá el Ministerio de la Gobernación y la Fuerza Pública. ¿Qué pito, flauta o chirimía hemos de tocar los falangistas en esta historia? Si todo eso ocurre, «Fuerza Nueva» sabe perfectamente por qué ocurre. Y si no lo sabe, a título personal y sin otro deseo que el de reportarle información, le aconsejo una urgente lectura de las declaraciones de Juan Velarde Fuertes a Pedro Rodríguez publicadas en este periódico el pasado domingo.

    Todas esas cosas que tanto alarman a «Fuerza Nueva» serían cada vez menos posible con una mayor aplicación práctica de la doctrina de José Antonio. Pero, tal vez, esa aplicación estricta tampoco complacería a don Blas Piñar.


    Gabriel ARACELI

  7. #7
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,413
    Post Thanks / Like

    Re: Blas Piñar presenta a Franco su dimisión del Partido Único (1970)

    ANEXO 5

    Fuente: Arriba, 24 de Noviembre de 1970, página 3.



    CONGRESO NEOFASCISTA


    El pasado día 21 el diario «Madrid» publicaba en una crónica de su corresponsal en Roma, María Antonia Estévez, la siguiente noticia: «El partido Movimiento Social, los neofascistas italianos, están reunidos en Congreso. Representan solamente el 5 por 100 del electorado del país, y éstos son sus «slogans», que aparecen escritos en grandes pancartas en el Palacio de los Congresos del Eur: «Nosotros somos la derecha nacional», «Nosotros somos la idea corporativa», «Nosotros somos la alternativa del sistema».

    Hay tres representaciones extranjeras en este Congreso neofascista: la de Portugal, la de Rhodesia y la de España. Según informa la Secretaría del Movimiento Social Italiano, la Delegación española está formada por los señores Gutiérrez del Castillo, don Juan Moso, don Blas Piñar y don Manuel Ballesteros, de «Fuerza Nueva», y don Ángel Ricote, de «Nuevo Orden Europeo»».


    * * *



    N. de la R.–
    A este respecto, nos permitimos transcribir la nota publicada en la Prensa española el 19 de diciembre de 1934, redactada por José Antonio: «La noticia de que José Antonio Primo de Rivera, Jefe de la Falange Española de las JONS, se disponía a acudir a cierto Congreso internacional fascista que está celebrándose en Montreux es totalmente falsa. El Jefe de la Falange fue requerido para asistir; pero rehusó terminantemente la invitación, por entender que el genuino carácter nacional del Movimiento que acaudilla repugna incluso la apariencia de una dirección internacional.

    Por otra parte, la Falange Española de las JONS no es un movimiento fascista; tiene con el fascismo algunas coincidencias en puntos esenciales de valor universal; pero va perfilándose cada día con caracteres peculiares, y está segura de encontrar precisamente por ese camino sus posibilidades más fecundas».

  8. #8
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,413
    Post Thanks / Like

    Re: Blas Piñar presenta a Franco su dimisión del Partido Único (1970)

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    ANEXO 6

    Fuente: Arriba, 25 de Noviembre de 1970, página 2.



    Congreso Neofascista

    Don Blas Piñar no ha asistido


    Don Blas Piñar nos ha manifestado que no ha asistido personalmente al Congreso Internacional Neofascista que se celebra en Roma. La noticia de que el señor Piñar figura en la Delegación española fue publicada en el diario “Madrid” el pasado día 21. Al citado periódico le fue facilitada por su corresponsal en Roma, María Antonia Estévez, que a su vez obtuvo la información en la Secretaría del Movimiento Social Italiano. Aunque don Blas Piñar no ha rectificado –que sepamos– al diario “Madrid”, nos basta su afirmación para ofrecer, con mucho gusto, esta aclaración a nuestros lectores.

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Muere Blas Piñar
    Por Alejandro Farnesio en el foro Noticias y Actualidad
    Respuestas: 35
    Último mensaje: 27/10/2018, 22:54
  2. Respuestas: 14
    Último mensaje: 28/07/2018, 01:55
  3. La incoherencia de Blas Piñar
    Por Martin Ant en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 15
    Último mensaje: 09/05/2018, 18:10
  4. Entrevista a Blas Piñar
    Por Trifón en el foro Tertúlia
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 09/12/2016, 20:37
  5. En torno a Blas Piñar
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 6
    Último mensaje: 04/09/2006, 20:02

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •