Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 3 de 5 PrimerPrimer 12345 ÚltimoÚltimo
Resultados 41 al 60 de 94

Tema: Descubriendo a Tolkien

  1. #41
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    39
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Descubriendo a Tolkien

    El Matiner








    J.R.R. TOLKIEN, CATÓLICO....Y TRADICIONALISTA FRENTE A LA MODERNIDAD.


    "En el ámbito de la historia católica moderna, encontramos ciertos arquetipos que, indiscutiblemente, se reflejan en El Señor de los Anillos en el modo por él descrito. Aquellos que examinaremos son A- la era de la fe, o el estado orgánico; B- Iglesia versus Estado; C- el gran rey; D- el advenimiento de la modernidad y el rey mártir; E- la restauración (con éxito o con distinta suerte).

    El concepto de sociedad como un todo orgánico, sin conflictos de clase, con una estructura comunal, ha caracterizado el pensamiento social católico desde la época del Imperio romano. En muchos aspectos , la Comarca representa perfectamente los ideales políticos y económicos de la Iglesia , expresados por León XIII en Rerum Novarum y por Pío XI enn Quadragesino anno. Autoridad tradicional (el Thain), limitada excepto en momentos de crisis, representación popular (el Alcalde de Cavada Grande), igualmente limitada; subsidiariedad; y sobre todo, mínima organización y conflicto. Es la clase de sociedad imaginada por los distributistas Belloc y Chesterton...

    En la era de la fe, aunque tanto Iglesia como Estado estaban consagrados más o menos a los mismos fines, a menudo diferían en los medios para alcanzarlos. También entonces la naturaleza humana y la avaricia sembraban la discordia. En ocasiones la lucha a vida o muerte con el Islam se vio entorpecida por esas disputas. En El Señor de los Anillos vemos un reflejo de esas luchas en la tensión entre Gandalf y Denethor II. De hecho Gandalf participa en gran medida de la naturaleza del Papado. Él no pertenece a ninguna nación, y en un sentido muy literal es el caudillo de todos los pueblos libres y fieles. Esto es así porque su poder es mágico antes que temporal, igual que el del Papa es sacramental. El interés de Denethor es enteramente nacional. A su afirmación de que "no hay en el mundo donde hoy vivimos una meta más alta que el bien de Gondor", Gandalf replica " Yo no gobierno en ningún reino, ni en el de Gondor ni en ningún otro, grande o pequeño. Pero me preocupan todas las cosas de valor que hoy peligran en el mundo...Pues también yo soy un senecal". Así podría haber hablado Bonifacio VIII a Felipe el Hermoso, o Gregorio VII a Enrique IV o Inocencio III al rey Juan. Gandalf tamabién recuerda al Rey Pescador de las leyendas del Grial, símbolo de Pedro en la barca.

    Por otra parte la imaginación católica siempre estuvo perseguida por la imagen de los grandes reyes, como Arturo, San Fernando III y San Luis IX. A éstos se les tenía por prototipos de lo que debía ser un buen gobernante... Los levantamientos antes mencionados destruyeron la unidad católica, dividieron la sociedad y destruyeron muchas cosas hermosas. El cierre de fronteras y otras medidas económicas pusieron fin a la naturaleza comunal de la sociedad occidental. Las grandes manifestaciones actuales de esas fuerzas de la modernidad son el capitalismo y el comunismo, con todo lo que representan...

    Las ideas sociales a las que nos hemos referido antes fueron desmentidas por los acontecimientos históricos. Su final como hechos las transformó en esperanza. Esta esperanza acabó concentrándose en la causa del depuesto soberano, que, con su regreso al poder, volvería a poner las cosas en su lugar... Así, los jacobitas lucharon por los Estuardo en 1689-1690, 1715,1719 y 1745-1746; en España los carlistas se rebelaron en 1833-1839, durante las decadas de 1840 y 1850 y en 1872-1876. También desempeñaron un papel fundamental en la guerra civil española en el bando nacional. Chuans y Vendées mantuvieron una guerra de guerrillas contra la república francesa a lo largo de toda la Revolución; incluso en la actualidad florece el realismo francés. Los miguelistas de Portugal continuaron con su campaña de agitación primero contra la monarquía liberal y después y hasta el presente contra la república. Despues de la caída del Imperio austro-húngaro, los partidarios de los Habsburgo han alimentado sueños de restauración...

    Sea como fuere, esas gentes anhelaban la restauración para restaurar la prominencia de la Iglesia, contener la industria, y revivir a los pequeños propietarios de tierras y el antiguo orden social...

    Aragorn tiene éxito allí donde Carlos y los otros fracasaron. En lugar de la derrota y el llanto en el campo de Culloden, tenemos la victoria y el regocijo en el campo de Cormallen. En la tierra Media, la "buena vieja causa" triunfa. Los Dúnedain, tan semejantes por su historia a los jacobitas, carlistas y legitimistas, obtienen al final la victoria. De joven Pretendiente, Aragorn pasa a ser Carlomagno, restaurador del Imperio. De hecho, su reino restaurado tiene mucho en común con el renacimiento carolingio. No sería exagerado decir que eso es lo que todo católico tiene en la mente cuando considera los asuntos políticos. En la Tierra Media todas las cosas acaban bien porque el rey se solaza por sus fueros.

    Hay otros símbolos: las fuerzas del Señor Oscuro pueden representar no solamente la modernidad, sino también el Islam, anterior gran enemigo de la Cristiandad; la torre de Guardia, Minas Tirith, puede ser vista como un símbolo de la Iglesia militante, de la Res Publica Christiana...

    Por todas esas marcas distintivas El Señor de los Anillos es una obra sin duda católica como su autor pensaba, pero no sólo eso. Es la gran obra épica católica de esta era, digna de estar junto a las leyendas del Grial, La muerte de Arturo y Cuentos de Canterbury. Tolkien concibió su obra a la vez como un gran consuelo para el católico como individuo y un tributo a la grandeza y el poder duraderos de la tradición católica. En una época que ha visto el casi absoluto rechazo de la fe por la civilización que ella mismo creó, la perdidad de la fe de muchos católicos laicos y la aparente incertidumbre entre su jerarquía, El Señor de los Anillos nos asegura, tanto con su existencia como por su mensaje, que la oscuridad no triunfará para siempre."

    (Charles A. Coulombe. El Señor de los Anillos: Una perspectiva católica, en J.R.R Tolkien Señor de la Tierra Media. Edición de Joseph Pearce.Ed Minotauro)

  2. #42
    Avatar de Tradición.
    Tradición. está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    19 mar, 05
    Mensajes
    794
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Descubriendo a Tolkien

    Núcleo de la Lealtad

    Tolkienmanía


    Consejo Pontificio de la Cultura, Culture e Fede - Cultures et Foi - Cultures and Faith - Culturas y Fe Revista trimestral (con artículos en español, francés, inglés e italiano); INDEX GENERALIS 2002; NOTITIAE N.1

    http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/cultr/documents/rc_pc_cultr_20020310_doc_i-2002-not_en.html


    TOLKIENMANIA

    En plena ola de Tolkienmanía, la revista estadounidense Catholic Reporter, en su número de diciembre de 2001, ofrece un interesante dossier acerca de la más conocida de las obras de J.R.R. Tolkien, El Señor de los Anillos, cuya versión cinematográfica ha aparecido en las pantallas de todo el mundo durante el período navideño. Tolkien no es un perfecto desconocido para los lectores de lengua española; sin embargo, difícilmente lograría el primer puesto en la lista de libros más vendidos, como en cambio sucede en el mundo de lengua inglesa, donde El Señor de los anillos fue la obra más votada en una encuesta realizada entre 25000 bibliófilos británicos. En otra encuesta parecida, convocada por el Daily Telegraph, Tolkien resultó el mayor escritor del siglo XX, por encima de George Orwell y de Evelyn Waugh. Esta parece ser la tónica dominante de las encuestas populares, confirmadas por las cifras de ventas. No todos saben, sin embargo, que John Roland Tolkien, catedrático de filología inglesa en la universidad de Oxford, era católico practicante, hombre de fe profunda y piedad sincera. El testimonio de su fe honda y límpida, llena de alegría, fue un factor decisivo en la conversión del gran apologeta cristiano de los tiempos modernos, C.S. Lewis, autor de las conocidas Cartas del Diablo a su sobrino (The Screwtape Letters) y Crónicas de Narnia.

    En el dossier publicado por el Catholic Reporter, Joseph Pearce, autor de una importante biografía de Tolkien, destaca la visión armónica del mundo creado por Tolkien –la Tierra Media– en la que se refleja su visión católica del hombre y del cosmos. Si bien es cierto que en la conocida trilogía las referencias religiosas explícitas son casi inexistentes, no lo es menos que el universo descrito por Tolkien es un mundo católico, en el que están presentes la gracia, el pecado, la debilidad del hombre, la importancia de la amistad. Son aspectos que la mayor parte de los lectores –o espectadores– de Tolkien, difícilmente podrán comprender en una primera lectura. C.S. Lewis, amigo personal de Tolkien, a quien debe mucho su conversión, decía que el ateo o, en nuestro caso, el neopagano o agnóstico, no puede ser demasiado cuidadoso con lo que lee. Sin embargo, como afirma Pearce en su artículo, quien profundice en la lectura de estas obras se encontrará con un mundo de verdades que hasta ahora habían quedado fuera de su alcance. Y “si acompaña a la comunidad del anillo hasta las profundidades de Mordor y más allá, podrá incluso llegar a darse cuenta de que estas estupendas verdades apuntan a la estupenda Verdad de todo. Y si llega hasta el final, podrá darse cuenta entonces de que la búsqueda es, en realidad, una peregrinación”.

    La comparación con Harry Potter, otra obra de fantasía que ha alcanzado notable éxito en los últimos años, es inevitable. Michael O’Brien, artista profesional y escritor, en una entrevista que forma parte del mismo dossier, hace un interesante análisis de ambas obras. Para O’Brien, en cada una de las obras mencionadas subyacen modelos antropológicos diversos. El mundo de Tolkien presenta la visión de un universo jerarquizado y ordenado, guiado por la ley natural, circundado de maravilla y de misterio. Los poderes sobrenaturales de que gozan algunos personajes superiores son un don recibido y nunca algo natural. En manos de los hombres, tales poderes constituyen una amenaza para sí mismos: tales poderes corrompen al hombre. Este es el mensaje fundamental de Tolkien. El mundo de Harry Potter, por el contrario, es un mundo plano, no jerárquico, donde los poderes especiales o mágicos son algo neutro o bueno, no recibido de nadie, sino autónomos.

    Preguntado por la razón de la extraordinaria difusión de este tipo de literatura, O’Brien afirma que es sintomático de una generación, en la que, a medida que el hombre pierde el sentido de lo sagrado y de lo trascendente, siente que se abre ante él un vacío. Por ello busca más allá de su propio mundo limitado, el mundo material, huellas o pistas que le conduzcan a un sentido superior. La lectura de estas obras, especialmente la obra tolkieniana, puede constituir una eficaz pre-evangelización: El Señor de los anillos está irradiado por la presencia implícita e invisible de Cristo. Habla de una era mitológica precristiana, en la que el sentimiento de una encarnación futura es palpable, si bien no a primera vista. En él está todo, muchos símbolos cristianos y alegorías que están explícitamente presentes, la sabiduría cristiana... toda la obra gira en torno a la santidad y la maravilla de la creación necesitada de redención. El mundo de Harry Potter, se sitúa en las antípodas del universo tolkieniano, como un gnosticismo en el que en definitiva el hombre se salva a sí mismo adquiriendo conocimiento y poderes ocultos. Representa una visión contraria a la Encarnación, mientras que Tolkien es verdaderamente católico, es decir sostiene una visión que implica la encarnación.

  3. #43
    Avatar de muñoz
    muñoz está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    12 oct, 08
    Mensajes
    741
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Descubriendo a Tolkien

    ¿Por que Tolkien queria crear una mitologia para Inglaterra?
    Acaso no la habia ya, como Beowulf, Wálder, La Batalla de Finnsburh o Widsith.

  4. #44
    Antonio Hernández Pé está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    10 mar, 07
    Mensajes
    562
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Descubriendo a Tolkien

    Cita Iniciado por muñoz Ver mensaje
    ¿Por que Tolkien queria crear una mitologia para Inglaterra?
    Acaso no la habia ya, como Beowulf, Wálder, La Batalla de Finnsburh o Widsith.
    Poque la poesía y el arte no tienen límites ni espaciales ni temporales. Lo que Tolkien hace es una racapitulación de los mejores valores de la mitología, no solo inglesa o celta sino europea en general. Y a mi entender, bajo el manto de la fantasía heróica "aparentemente" pagana hay un trasfondo tácitamente católico. Es significativo que los enemigos de toda fe y religión lo han detectado y lo han "denunciado". Tolkien es persona "non grata" en los ambientes intelectuales y artísticos progresistas y ateos.

  5. #45
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,757
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Descubriendo a Tolkien

    Cita Iniciado por muñoz Ver mensaje
    ¿Por que Tolkien queria crear una mitologia para Inglaterra?
    Acaso no la habia ya, como Beowulf, Wálder, La Batalla de Finnsburh o Widsith.
    En realidad el Beowulf no es un poema inglés, pertenece a las sagas nórdicas, concretamente a Dinamarca. En Tolkien hay varios momentos, o si se prefiere, varias intenciones. De una parte están los cuentos que relata a sus hijos, algunos de los cuales acaba por escribir, tal es el caso de El Hobbit, Roverandom o Egidio, el granjero de Ham. Por otro lado se encuentra en primer lugar de su interés la parte mitológica, pero que no estaba muy seguro de cómo darle una forma elaborada y coherente. Su hijo Cristopher habla en múltiples partes de las enormes dificultades que ha encontrado para dar coherencia a los escritos de su padre, y es que escribió muchísimas anotaciones inconclusas que jamás rompía. El Señor de los Anillos, según su hijo, fue una especie de "tortura" que le llevó años escribir, en parte presionado por los editorialistas y, en parte, porque no acababa de saber darle forma literaria al sentido real que buscaba. El Hobbit nunca contó con su aprobación verdadera y no sabía como incardinarlo en el sentido general de la historia de la Tierra Media, acabando por considerar que el anillo era el enlace.

    Es él mismo quien considera, así lo afirma con claridad, que buscaba dar una mitología para Inglaterra, no Gran Bretaña. Uno de los motivos parece ser que reside en que consideraba que la parte mitológica de las islas estaba demasiado impregnada de "celtismo", lo que no le agradaba en modo alguno. Y, en mi opinión, lo que acabó por suceder es que toda la obra derivó hacia planteamientos muy distintos. Así, por ejemplo, en la "Carta nº 211", de las publicadas por su biógrafo Carpenter, afirma lo siguiente:

    "Desde el punto de vista teológico, si el término no resulta demasiado grandilocuente, imagino que el cuadro no se aleja demasiado de lo que algunos (incluido yo) consideran la verdad. Pero, como he escrito deliberadamente un cuento, que está escrito sobre, o a partir de, ciertas ideas religiosas, aunque NO es una alegoría de ellas (ni de ninguna otra cosa), no las menciona abiertamente y aún menos las predica.

    (...) Pero podría decir que si el cuento es sobre algo (aparte de mí mismo), NO ES, como según parece se supone en general, SOBRE EL PODER. La búsqueda del poder es sólo el motivo que pone los acontecimientos en marcha y creo que relativamente carece de importancia.



    En general, es fácil detectar toda una diversidad de "empeños" basados en diferentes ideologías y posicionamientos según "el color del cristal con que se mira" e ignorando las verdaderas intenciones de Tolkien. También en mi opinión erró en pretender elaborar toda esa mitología, porque lo que caracteriza a los mitos no se da en el proceso: el desconocimiento real de las fuentes; un lenguaje mistérico y metafórico muchas veces indescifrable; creencia con fe en lo relatado; transmisión oral del mismo de generación en generación.

    En cambio, logra, según me parece legítimo entender, plantear toda una visión filosófica personal de la vida y el porqué de sus misterios. Por eso dice en esta carta citada, "lo que algunos (incluido yo) consideran la verdad". Y esto todavía se confirma más en esta explicación que escapa a todo "folklorismo novelístico", así como del mercadeo que rodea a las películas de P. Jackson, y que, obviamente, son del gusto de la masa de pseudoseguidores, los cuales no gustarían a Tolkien en modo alguno, y a ellos aún menos las respuestas que recibirían si aún viviese. Aunque muchas de ellas se pueden colegir de sus propios escritos, naturalmente los menos difundidos y populares.

    Esta es la definición del propio autor sobre TODA esta parte de su obra (no olvidemos que también hay estudios suyos que nada tienen que ver con el corpus principal).



    "Trata sobre todo de la MUERTE y la INMORTALIDAD; y de las HUIDAS: La LONGEVIDAD y el ATESORAMIENTO DE LA MEMORIA."
    Carta nº 211 Carpenter.

    Para conocer y entender a Tolkien primero se ha de leer su biografía, conocer su momento histórico y el contexto social y la época. En segundo lugar es imprescindible leer las Cartas, en ellas están explicadas buena parte de las intenciones de su obra. En tercer lugar, atender a las explicaciones que desgrana su hijo sobre muchos aspectos que no están recogidos en los dos primeros puntos, prolijas explicaciones que se alargan sobre extensísimos pasajes en Los Cuentos Perdidos (2 vol.), Historia de la Tierra Media e Historia de El Señor de los Anillos, así como Cuentos Inconclusos, materia que hace "huir" al promedio de lectores que pretenden entender algo. Porque, seamos claros, querer saber qué es y qué significados tiene EL Señor de los Anillos leyéndolo exclusivamente, es lo mismo que pretender conocer cualquier otra obra por sus conclusiones exclusivamente. Aún hay otros trabajos publicados y traducidos que sería conveniente incluir, como por ejemplo, Los monstruos y los críticos y otros ensayos. Pero, por el momento, dejemos la exigencia aquí, que no es poco precisamente.
    Última edición por Valmadian; 20/12/2009 a las 20:54
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  6. #46
    Avatar de muñoz
    muñoz está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    12 oct, 08
    Mensajes
    741
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Descubriendo a Tolkien

    Gracias a los dos

  7. #47
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,757
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Descubriendo a Tolkien

    Cita Iniciado por muñoz Ver mensaje
    Gracias a los dos
    NO hay de qué, y cualquier otra cuestión que quieras plantear no tienes más que decirlo. Por otro lado, no sé si en lo que a mi concierne he sido capaz de darte una explicación convincente. Si esta fuera la cuestión, hay bastantes más explicaciones y el propio Tolkien ofrece algunas directamente.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  8. #48
    Avatar de muñoz
    muñoz está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    12 oct, 08
    Mensajes
    741
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Descubriendo a Tolkien

    Es sobre el mismo tema: Tolkien envidiaba a Alemania por el renacer cultural que tuvo con el renacimiento de espiracion nordica igual que las sagas filandesas de Finlandia. Pero he leido en las biografias de Pearce que se quejaba de la pobreza literaria que tenian de sus antepasados, los anglosajones, ya que fueron sepultados por los normandos. ¿Porque se quejaba de esto? Como he dicho si que habia unas cuantas obras anglosajonas aunque como has indicado Beowulf(esto me pasa por mirar en wikipedia) era danesa.

  9. #49
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,757
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Descubriendo a Tolkien

    Cita Iniciado por muñoz Ver mensaje
    Es sobre el mismo tema: Tolkien envidiaba a Alemania por el renacer cultural que tuvo con el renacimiento de espiracion nordica igual que las sagas filandesas de Finlandia. Pero he leido en las biografias de Pearce que se quejaba de la pobreza literaria que tenian de sus antepasados, los anglosajones, ya que fueron sepultados por los normandos. ¿Porque se quejaba de esto? Como he dicho si que habia unas cuantas obras anglosajonas aunque como has indicado Beowulf(esto me pasa por mirar en wikipedia) era danesa.

    Realmente, la obra de Tolkien es inmensa y no me refiero ya a la Tierra Media, sino al autor y a su trabajo de construcción literaria. No estoy muy seguro de que "envidiase" específicamente a los germanos. Sí se lamentaba de que Inglaterra no tuviese una mitología, como pasa en otras culturas y naciones. En esa idea podría estar perfectamente contenida esa "envidia sana" hacia las sagas nórdicas, incluidas las germánicas. De hecho, existe una interpretación de La leyenda de Sigurd y Gudrun escrita por él. Pero, al tiempo, siempre huyó de sus raíces germánicas, tal y como se observa en que no le hacía ninguna gracia que se mencionase el origen de su apellido. Él se manifestó siempre como "inglés", no como "británico", pues detestaba el Imperio y las políticas que nosotros detestamos tanto también.

    Y, resulta curiosa su propia concepción de las sagas nórdicas, en mi opinión contradictoria según qué momentos, así, en la "Introducción" de Historia del Señor de Los Anillos: El retorno de La Sombra, su hijo Christopher reproduce los siguientes términos respecto de las impresiones de su padre acerca de El Hobbit:

    "La opinión que tenía mi padre de El Hobbit cuando fue publicado --especialmente en relación con El Silmarillion--, se refleja con claridad en la carta que le escribió a G.E. SELBY el 14 de diciembre de 1937:

    "No le doy toda mi aprobación a El Hobbit, puesto que prefiero mi propia mitología (a la que apenas se alude) con su nomenclatura coherente, --Elrond, Gondolin, y Esgaroth han quedado fuera--, y su historia organizada a esta plebe de enanos con nombres provenientes de los Edda tomados del Völuspá, hobbits y gollums recién inventados (en un rato de ocio) y runas anglosajonas".


    Es decir, fueron fuentes en las que se inspiró, tomó nota de nombres, personajes, elementos narrativos y escenarios, incluso llegó a plantearse la posibilidad de escribir El Hobbit como un cuento cómico sobre enanos. Pero nada de todo ello podía estar en "su mitología para Inglaterra".
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  10. #50
    Avatar de muñoz
    muñoz está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    12 oct, 08
    Mensajes
    741
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Descubriendo a Tolkien

    Gracias

  11. #51
    Avatar de Josean Figueroa
    Josean Figueroa está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 jun, 07
    Mensajes
    984
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Descubriendo a Tolkien

    Cita Iniciado por muñoz Ver mensaje
    ¿Por que Tolkien queria crear una mitologia para Inglaterra?
    Acaso no la habia ya, como Beowulf, Wálder, La Batalla de Finnsburh o Widsith.
    La mitología de Inglaterra es la saga del rey Arturo y los caballeros de la mesa redonda. La idea de Tolkien de crear una mitología para Inglaterra es por lo tanto absurda. El Señor de los anillos no es una mitología de Inglaterra bajo ningún concepto, ya que no trata asuntos de ese país. Es literatura de fantasía escrita en Inglaterra, con un fuerta sabor inglés-nórdico, nada mas.

  12. #52
    Avatar de muñoz
    muñoz está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    12 oct, 08
    Mensajes
    741
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Descubriendo a Tolkien

    Cita Iniciado por Josean Figueroa Ver mensaje
    La mitología de Inglaterra es la saga del rey Arturo y los caballeros de la mesa redonda. La idea de Tolkien de crear una mitología para Inglaterra es por lo tanto absurda. El Señor de los anillos no es una mitología de Inglaterra bajo ningún concepto, ya que no trata asuntos de ese país. Es literatura de fantasía escrita en Inglaterra, con un fuerta sabor inglés-nórdico, nada mas.
    Estoy hablando de la mitologia anglosajona en lengua propiamente anglosajona. Tras la conquista de los normandos, la lengua escrita era una variante del frances. Por ello Tolkien la quitaba merito

  13. #53
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,757
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Descubriendo a Tolkien

    Cita Iniciado por Josean Figueroa Ver mensaje
    La mitología de Inglaterra es la saga del rey Arturo y los caballeros de la mesa redonda. La idea de Tolkien de crear una mitología para Inglaterra es por lo tanto absurda. El Señor de los anillos no es una mitología de Inglaterra bajo ningún concepto, ya que no trata asuntos de ese país. Es literatura de fantasía escrita en Inglaterra, con un fuerta sabor inglés-nórdico, nada mas.
    Disculpe, pero lo que afirma es un argumento muy simple. Primero, la mitología de TOLKIEN NO es "El Señor de Los Anillos". La mitología está centrada en lo que se conoce en su obra como "Primera Edad del Mundo", siendo el tiempo del ESDLA la Tercera, concluyendo en la Cuarta, tal y como queda reflejado en el título del último volumen de La Historia de ·El Señor de los Anillos: El Fin de la Tercera Edad, historia que no forma parte de la novela.

    El elemento mitológico se encuentra en el Quenta Silmarillion, o Silmarillion en estricto sentido, compendio a su vez de la Historia de la Tierra Media, desarrollada en 10 volúmenes que comienzan con El Libro de los Cuentos Perdidos y cuyo conjunto tiene un fuerte sentido teológico. Tales textos ya tenían sus primeras versiones (no editadas) allá por 1917, siendo publicado por primera vez 4 años después de la muerte de Tolkien. El propio autor concibe esta obra como una "compilación, una narración compuesta a partir de fuentes muy diversas (poemas, crónicas y cuentos orales) que habrían sobrevivido en una antiquísima tradición; y esta concepción, por cierto, tiene un paralelo en la historia de la composición del libro, pues en buena parte se apoya en prosas y poemas tempranos, y es de algún modo un verdadero compendio, y no sólo en teoría"

    Prólogo al Silmarillion, Christopher TOLKIEN.



    Segundo, las sagas artúricas no son ningún mito en sí mismas, salvo para la mentalidad "racionalista" actual, pues se mitifican a partir del Ivanhoe de Walter Scott, y es que antes son leyendas medievales, que fueron llevadas a categoría de mito por Geoffrey de Monmouth en el siglo XII o quizás ya entrado el XIII. Escribe una Historia Regum Britannie en un periodo que abarca desde Bruto, bisnieto de Eneas, el príncipe troyano de La Eneida, hasta el último rey britano, Cadvaladro en el S. VII d. C. Todo un prodigio de historiografía que abarca nada menos que 19 siglos Entre medias, un personaje casi anónimo, Artús, pasa de la más completa oscuridad a ser poco menos que el salvador de la civilización cristiana enfrentándose contra los aliados de Roma: Grecia, Egipto, Partia y Babilonia , naturalmente en la imaginación del buen frailuno que fue Geoffrey. Y no contento con ello, también lo hizo combatir al frente de un gigantesco ejército, contra el emperador de Bizancio y nada menos que contra ¡¡¡ las hordas del Islám !!! aun antes de que naciese Mahoma

    En fin, que todo esto se encuentra publicado en versión actual y para ello le recomiendo la adquisición de la Biblioteca Artúrica de la colección El Libro de Bolsillo de ALIANZA EDITORIAL, compuesta por unos 8 o tal vez 9 títulos de los que yo poseo cuatro por ahora, y que gracias a Internet usted puede comprar directamente en España.

    Cuestión bien diferente, es que yo haya afirmado que posiblemente, y desde mi punto de vista personal, Tolkien errase en su pretensión última, sencillamente porque le faltaba el núcleo esencial de todo mito: el elemento popular. Los mitos los elaboran los pueblos, no los autores literarios, por muy meritorios que sean sus esfuerzos y muy enjundiosos sus conocimientos, incluyendo no sólo la historia sino también la psicología social de su grupo humano y, desde luego, como profesor universitario de inglés antiguo y mediaval, estaba más que al corriente de las andanzas y aventuras de Arturo y Los Caballeros de la Tabla Redonda". Ahora bien, es posible que con el paso del tiempo, posiblemente siglos, para un nutrido grupo de humanos si exista una "mitología tolkiniana", pero no habrá sido Tolkien su creador, por paradójico que pueda resultar, sino la mentalidad de esas gentes.

    "No es preciso que diga que todo esto es mítico y de ningún modo una nueva especie de religión o visión. En la medida de mi conocimiento, es meramente una invención imaginativa para expresar en el único modo que me es posible algunas de mis oscuras percepciones del mundo".
    J.R.R. TOLKIEN, Carta nº 211.

    En cuanto a la relación de su obra con Inglaterra, pues podemos encontrar varias referencias, como por ejemplo, desde la afirmación de que él mismo era un hobbit, como los demás ingleses, a la invocación del rey Theoden para lanzar la carga de caballería de los Rohirrim en la batalla de los Campos de Pelennor al grito de ¡ eorlingas!, así llamados por su primer rey, Eorl el Joven. Y que curiosamente se traduciría por "ingleses" en el lenguaje de formación del inglés antiguo a inicios de la Edad Media. O a las mismas aventuras de "Eriol", o Aelfwine de Inglaterra ("amigo de los elfos"), personaje que aparece en la primera parte de El libro de los Cuentos Perdidos, ya mencionado, hasta la aclaración que él mismo hace en la misma Carta citada antes:

    "He construido, supongo, un tiempo imaginario pero en cuanto al espacio, he mantenido los pies en mi propia madre patria".
    Última edición por Valmadian; 21/12/2009 a las 03:58
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  14. #54
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,757
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Descubriendo a Tolkien

    En carta a su hijo Michael de 6 a 8 de marzo de 1941 sobre "el matrimonio y las relaciones entre los sexos", lo que había encontrado que realmente merecía la pena en esta vida y así se lo encomendaba:


    "Desde la oscuridad de mi vida, tan frustrada, pongo delante de ti lo que hay en la Tierra digno de ser amado: el Bendito Sacramento... en él hallarás el romance, la gloria, el honor, la fidelidad y el verdadero camino a todo lo que ames en la tierra, y más todavía: la Muerte; mediante la divina paradoja, esa que pone fin a la vida y exige el abandono de todo y, sin embargo, mediante el gusto (o el pregusto) de aquello por lo que sólo puede mantenerse lo que se busca en las relaciones terrenas (amor, fidelidad, alegría) o captar la naturaleza de la realidad, de la eterna resistencia que desea el corazón de todos los hombres."

    Carta nº 43 de las publicadas por Carpenter.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  15. #55
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    39
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Descubriendo a Tolkien

    Un buen blog:

    Rincón de Tolkien

  16. #56
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,757
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Descubriendo a Tolkien

    Cita Iniciado por Ordóñez Ver mensaje
    Un buen blog:

    Rincón de Tolkien

    Buen blog, si señor, nada que ver con otras "cosas" que he tenido ocasión de ir viendo. Intento imaginar qué diría este buen señor si levantase la cabeza, acerca de la cantidad de barbaridades, burradas, insensateces, necedades...etc., que se han podido decir de él, sus intenciones y su obra.

    Pero supongo que es parte del precio a pagar por una labor como la suya ante la "Asnología Extendida", tanto en su vertiente teórica como en su praxis, que comenzando en el "cole" y el "insti", continúa hasta la mismísima "uni". "Cencia" nueva que afecta a cierto profesorado y el correspondiente alumnado, iluminados ambos sectores del mismo círculo de "asnalfabetismo" liberal-marxistoide-masónicoideo de la lobotomía frontal implantada en Occidente a través de la más magistral demagogia.

    Y esto afecta tanto a cierta izmierda, como a cierta ultraderecha, ya se consideren "progres" de la estulticia, ya del racialismo más nordicista. Y es que hay demasiado alucinado que sueña con ratones colorados o con cebras a lunares, la cosa es no parar. ¡De pena!

    Por eso, digo, que es un buen blog, tal y como lo ha visto Ordóñez.
    Última edición por Valmadian; 01/01/2010 a las 22:21
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  17. #57
    Avatar de Tradición.
    Tradición. está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    19 mar, 05
    Mensajes
    794
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Descubriendo a Tolkien

    Tolkien y el mito cristiano, por Joseph Pearce


    “El Señor de los Anillos es, por supuesto, una obra fundamentalmente religiosa y católica; inconscientemente a primera vista, pero conscientemente en una segunda lectura. Por esta razón no he incluido o he quitado practicamente toda referencia a la religión, culto o prácticas religiosas en el mundo imaginario. El elemento religioso está absorbido por la misma historia y su simbolismo”
    (J. R. R. Tolkien, Cartas, nº 172)





    Por qué dice Tolkien que El señor de los anillos es una obra católica
    Joseph Pearce



    A los católicos que lean entrevistas con los responsables de las películas o escuchen los comentarios de los DVD, les podría sorprender escucharles calificar la historia como un ejemplo de virtudes paganas. ¿Cómo pueden decir tal cosa?
    El autor de la obra, J.R.R. Tolkien, fue durante toda su vida un devoto católico que se entregó en cuerpo y alma a la escritura del mito que ahora cautiva a una nueva generación medio siglo después de su primera publicación. Tolkien insistió en que el hecho de que él fuese “un cristiano (lo cual se puede deducir de mis historias), y de hecho, un católico”, era el elemento más importante y “verdaderamente significativo” de su obra.

    ¿Donde está Cristo?

    Si es cierto que “El señor de los anillos” es una obra “fundamentalmente religiosa y católica”, ¿por qué Cristo nunca es mencionado en sus páginas? Si la fe católica es en efecto tan “significativa” como su autor afirmaba, ¿dónde están exactamente los indicios católicos que le otorgan ésta importancia?
    Como respuesta a la primera de estas preguntas, Cristo nunca es mencionado por su nombre simplemente porque la mitología de Tolkien tiene lugar miles de años antes de la Encarnación. Él no es mencionado en “El señor de los anillos” por la misma razón por la que tampoco se le menciona en el Antiguo Testamento. Aún no había aparecido en persona y, por consiguiente, está presente implícitamente a través de la Gracia, no explícitamente en persona.
    Cristo es, sin embargo, el rey de la mitología de Tolkien, que por extensión, apunta a Él de la misma forma que el Antiguo Testamento. Para exponer el tema de un modo conciso, “El señor de los anillos” se entiende mejor si se lee a través del prisma del Evangelio, del mismo modo que el Antiguo Testamento se comprende mejor si se lee teniendo en cuenta el Evangelio.
    Desde luego, uno puede leerlo sin ese conocimiento pero hacerlo así conlleva perderse el propósito fundamental de la obra.
    Uno puede leer el Antiguo Testamento siendo judío, musulmán o, incluso, agnóstico o ateo, pero no entenderá el carácter profético del antiguo como una prefiguración o profecía del nuevo. Uno puede leer “El señor de los anillos” siendo ateo o agnóstico, o es más, siendo un neo-pagano del New Age, pero no entenderá su importancia “fundamentalmente religiosa y católica”. Uno chapoteará en la superficie de las sombras, en lugar de sumergirse de cabeza en las gloriosas profundidades de la luz.
    “Por encima de todas las sombras sale el sol”, afirma Samwise Gamgee entre las Escaleras de Cirith Ungol en “Las dos torres“, declarando su fe y esperanza en un poder inalcanzable para la Sombra. El ilusionado hobbit, como el cristiano lleno de esperanza, no cae en la desesperación, incluso en medio de la maldad más grande. La oscuridad nunca puede prevalecer a la larga en presencia del Sol que nunca se pone.


    Los símbolos

    Si, no obstante, nunca se menciona a Cristo por su nombre en “El señor de los anillos“, ¿cómo podemos distinguir su invisible presencia?
    El paralelismo más obvio entre el mito de Tolkien y la Verdad cristiana, que se refleja con tanta exactitud, está en la naturaleza de la búsqueda, que constituye el animus principal de la historia de Tolkien. El viaje de Frodo y Sam al mismísimo centro de Mordor para destruir o deshacer el anillo en el fuego del Monte del Destino constituye un emblema de la imitación cristiana de Cristo llevando la cruz del pecado.
    A su más profundo nivel, “El señor de los anillos” es una obra de Pasión eminentemente mística. Llevar el anillo — emblema del pecado — es llevar la cruz. Ésta es la aplicabilidad primordial del “Señor de los anillos” — que debemos perder nuestra vida para ganarla; que hasta que muramos no podemos vivir; que todos debemos aceptar nuestra cruz y seguirle.
    Todo esto se podría deducir de la historia en sí pero Tolkien hace el paralelismo aún más explícito. “Yo debería decir”, escribió, explicando los momentos finales en el Monte del Destino, “que dentro del modo de la historia, esto ejemplifica (un aspecto de) las conocidas palabras: 'Perdona nuestras deudas así como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. No nos dejes caer en la tentación más líbranos del mal”.
    Por si esto no fuera suficiente para silenciar a aquellos escépticos que rechazan con obstinación reconocer la primordial dimensión cristiana del “Señor de los anillos“, Tolkien la hace aún más inequívoca, e inevitable, en el hecho de que el culminante intento por destruir el anillo, y como consecuencia al Señor Oscuro que lo había forjado, ocurre el “25 de Marzo”
    La importancia de esta fecha no escapará a la atención de los estudiosos católicos, aunque es ciertamente pasada por alto con demasiada frecuencia por los admiradores no cristianos de Tolkien. Tom Shippey, un estudioso anglosajón y experto en Tolkien, afirma en su libro, “El camino a la Tierra Media“, que en “la creencia anglosajona, y en la tradición popular europea tanto antes como después, el 25 de Marzo es la fecha de la crucifixión".
    Es también, por supuesto, la fiesta de la Anunciación, la celebración del centro absoluto de toda historia, el momento en el que Dios se encarna en hombre.
    Católico y catedrático de Oxford, Tolkien sabía muy bien la importancia del "25 de Marzo". Ésta significaba la forma en la que Dios había "deshecho" la Caída, que, como el anillo, había situado a la humanidad bajo el dominio de “la Sombra”. Si el anillo que el héroe quiere “deshacer” en la culminación de la búsqueda de Tolkien es “un anillo para gobernarlos a todos y atarlos en las tinieblas”, la Caída fue “un pecado para gobernarlos a todos y atarlos en las tinieblas”. El 25 de Marzo, el pecado, como el anillo, había sido “deshecho”, destruyendo el poder del Señor Oscuro.
    Aparte de este paralelismo crucial, hay, por supuesto, muchos otros ejemplos de la verdad católica resplandeciendo desde las páginas de la obra maestra de Tolkien — demasiadas para mencionarlas en un solo artículo. Es, sin embargo, muy reconfortante en medio de estos oscuros días, que el libro más popular del siglo XX y la película más popular del nuevo siglo, saque su poder y su gloria de la luz del Evangelio.

    Tomado de Catholic Education



    Entrevista a Joseph Pearce sobre el «Señor de los Anillos» NUEVA YORK, 19 noviembre 2001 (ZENIT.org).

    «El Señor de los Anillos» es posiblemente el libro más vendido del siglo XX. Pearce reflexiona sobre Tolkien (1892-1973) y su obra en esta entrevista.

    --Algunos critican las historias fantásticas del autor de Oxford, considerando que detrás tienen una orientación pagana. ¿Es este el género de Tolkien?

    --Tolkien habla de mitos y de cuentos de hadas más que de «fantasía». Fue un practicante toda su vida y un auténtico católico practicante que creía que la mitología tenía la función de transmitir ciertas verdades transcendentes que de otro modo son casi imposibles de decir dentro de los límites fácticos de la novela «realista».

    Para comprender la «filosofía del mito» de Tolkien, es útil empezar con una máxima de G.K. Chesterton: «los hechos no vienen antes; la verdad es la primera» («not facts first, truth first»).

    Tolkien y Chesterton diferenciaron claramente entre hechos, que son algo puramente físico, y la verdad, que es metafísica.

    De este modo, un mito o un cuento de hadas pueden expresar amor y odio, egoísmo y autosacrificio, lealtad y traición, bien y mal... Se trata de realidades metafísicas verdaderas, aunque expresadas en un marco mitológico.

    No es necesario que los cristianos se preocupen del papel de una «historia» como transmisora de verdad. Después de todo, Cristo fue el más grande narrador de historias de todos. Sus parábolas podrían no estar basadas en hechos pero no necesariamente estos hechos fueron reales.

    Tome, por ejemplo, la parábola del hijo pródigo. Probablemente, Cristo no se estaba refiriendo a un hijo concreto, ni a un padre en concreto, ni a un hermano envidioso en particular. El poder de la historia no reside en el hecho de que esté basada en los hechos sino en que está llena de verdad.

    No pasa nada si el hijo pródigo nunca existió como persona concreta; existe en cada uno de nosotros. Nosotros somos todos, en un momento u otro, un hijo pródigo, un padre que perdona o un hermano envidioso. Es «aplicable» a todos nosotros. Es la verdad de la historia, lo que importa, no sus hechos.

    Este era el punto de vista de Tolkien. Por otra parte, hay más verdad en «El Señor de los Anillos» que en muchos ejemplos de realismo ficticio.

    --En años recientes, lo mágico como juegos, espectáculos de televisión, etc. han cobrado mucha popularidad entre los adolescentes. Dado el modo en que los poderes mágicos son presentados en «El Señor de los Anillos», ¿piensa que podría ser peligroso para nuestros chavales?

    --Hay muy poco que pueda ser denominado mágico en «El Señor de los Anillos». Hay mucho más de sobrenatural, pero sólo en el sentido de que Dios es sobrenatural, o que Satán es sobrenatural, o que el bien y el mal son sobrenaturales.

    Sería más apropiado describir lo llamado mágico en «El Señor de los Anillos» como «milagroso», cuando sirve al bien y «demoníaco», cuando sirve al mal.

    La Tierra Media de Tolkien, el mundo en el que encuadra «El Señor de los Anillos», está bajo el poder final del Unico Dios. Está también bajo la influencia corruptiva de Melkor, el ángel caído que es el Satán de Tolkien.

    El mayor servidor de Satán, Sauron, es el Señor de las Tinieblas que es el enemigo en «El Señor de los Anillos». En otras palabras, la Comunidad del Anillo está en lucha para acabar con los siervos de Satán.

    ¿Cómo pueden los cristianos poner objeciones a una búsqueda cuyo propósito es frustrar los malos designios de un enemigo demoníaco? Lejos de ser una «fantasía», «El Señor de los Anillos» es un «thriller» teológico.

    --¿Usted piensa que esta era la intención de Tolkien?

    --No hay duda de que «El Señor de los Anillos» es un mito profundamente cristiano pero esto no significa que sea una alegoría.

    A Tolkien no le gustaba la alegoría pues la consideraba como una forma literaria más bien tosca. En una alegoría, el escritor empieza con aquello que se propone demostrar y construye una historia para llegar a este propósito. La historia es realmente poco menos que un medio para ilustrar la moraleja.

    Tolkien creía que un mito no debería ser alegórico sino que debería ser «aplicable». En otras palabras, la verdad que emerge en la historia puede ser aplicada a la verdad que emerge de la vida.

    Hay, de todos modos, bastante de verdad en «El Señor de los Anillos» aunque su autor nunca se propuso intencionalmente presentar alegóricamente su obra. Es, quizás, una sutil distinción pero era algo que Tolkien creía que era importante.

    --¿Qué valores piensa que nos puede enseñar «El Señor de los Anillos»?

    --Los valores que surgen en «El Señor de los Anillos» son valores que manan del Evangelio.

    En la caracterización del hobbit, el más improbable de los héroes, vemos la exaltación de la humildad. En la figura de Gandalf, vemos el arquetipo de un patriarca del Antiguo Testamento, su bastón aparentemente tenía el mismo poder que el de Moisés.

    En su aparente «muerte» y «resurrección», lo vemos emerger como una figura semejante a Cristo. Su «resurrección» se convierte en su transfiguración.

    Antes de entregar su vida por su amigos era Gandalf el Gris; después, se convierte en Gandalf el Blanco. Es blanqueado en la pureza de su autosacrificio y emerge más poderoso en virtud que nunca.

    El personaje de Gollum es degradado por su apego al Anillo, el símbolo del pecado de orgullo. El poseedor del Anillo es poseído por su posesión y, en consecuencia, es desposeído de su alma. El portador del Anillo siempre se hace invisible a aquellos que son buenos, pero al mismo tiempo se hace más visible a los ojos del mal.

    Entonces vemos que el pecador se excomulga a sí mismo de la sociedad de los buenos y entra en el mundo de Satán.

    Por último, el hecho de llevar el anillo por parte de Frodo, y su heroica lucha por resistir a la tentación de sucumbir a sus poderes maléficos, es semejante al llevar la Cruz, el supremo acto de olvido de sí.

    De este modo, en «El Señor de los Anillos», las fuerzas del mal son vistas como poderosas pero no omnipotentes. Se da la percepción de que la divina providencia está del lado de la Comunidad y que, al final, ésta prevalecerá contra todos los pronósticos. Como Tolkien dice sucintamente, «Sobre todas las sombras cabalga el Sol».

    --Muchos se quejan de la depravación de los medios de comunicación. ¿Qué podemos aprender de Tolkien para mejorar la calidad del entretenimiento?

    --La mayor lección de Tolkien es la naturaleza objetiva de la verdad. El mal es real; al igual que el bien.

    Bondad es la real presencia de Dios; mal es su real ausencia. Tolkien no tiene tiempo para el relativismo amoral que prevalece en buena parte del entretenimiento actual.

    El hecho de que el mito de Tolkien contenga más verdad que muchas obras realistas constituye una condena de la falsa imagen que presentan los medios de comunicación.

  18. #58
    Avatar de Agustiniano I
    Agustiniano I está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    26 may, 07
    Ubicación
    Capital Federal, Argentina.
    Mensajes
    433
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Descubriendo a Tolkien

    Volviendo a escribir en el querido foro de Hispanismo.org os molesto con nuestro querido y admirado Tolkien.

    Dos cosas:

    1) En una carta que Tolkien escribe desde Italia demuestra ser un católico tradicionalista y no un progre:

    """Me siento todavía deslumbrado por los frescos de Asís. Tenéis que visitarlos.
    Llegamos para la gran fiesta de Santa Chiara la víspera 11-12 de agosto. [[¡Misa solemne
    cantada por el cardenal Micara con acompañamiento de trompetas de plata
    durante la elevación!]]"""

    Carta 167 de Carpenter. Mi cuestión es también preguntaros si hay más citas, en las cartas sobre todo, de él demostrando que era un católico en serio y no de "puro palabrerío".



    2) Esta es una pregunta que está al final del punto. En otra carta publicada antes habla sobre los títulos de los verdaderos libros y verdaderas divisiones de "ESDLA". Diciendo que en realidad la división en tres es producto de los editores por otras cuestiones que se nombra en otras cartas que ahora no las recuerdo:


    """P.D. El libro, por supuesto, no es una «trilogía». Eso y los títulos de los volúmenes
    son un disparate considerado necesario para la publicación por causa de su
    longitud y su coste. No existe verdadera división en 3, ni ninguna de sus partes es
    inteligible por sí sola. La historia se concibió y se escribió como una totalidad y las
    únicas divisiones naturales son los «libros» I-VI [[[(que originalmente tenían título)]]]."""

    Carta 165 de Carpenter.
    Mi pregunta es la siguiente: Valmadian, o alguien, ¿sabe cuáles eran esos títulos?, sabemos bien que cada "libro arbitrario" (osea "La comunidad", "Las Dos Torres", y "El Retorno") tienen dos libros cada uno. Quiciera saber si se sabe cuáles eran esos nombres originales.


    Ante todo salud a todos y que estén, siempre, con Cristo.
    -- " ¡Dios, Patria y Familia... o muerte! " --

  19. #59
    Avatar de Irmão de Cá
    Irmão de Cá está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    08 sep, 08
    Mensajes
    2,209
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Descubriendo a Tolkien

    Agustiniano!!!! Cuanto me alegro de volver a verte por aquí, amigo!!! Pesaba que te habías aburrido de nosotros...
    res eodem modo conservatur quo generantur
    SAGRADA HISPÂNIA
    HISPANIS OMNIS SVMVS

  20. #60
    Lucense está desconectado Miembro novel
    Fecha de ingreso
    13 ene, 10
    Mensajes
    1
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Descubriendo a Tolkien

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    No se si ya se ha comentado con antelación, pero en Tolkien una de sus "menos sutiles" ideas es la defensa de la monarquía. Por supuesto me estoy refiriendo a la restauración como rey de Aragorn, el verdadero linaje destinado a gobernar Gondor, y descendiente de aquellos que vinieron desde Númenor, en detrimento del Senescal, un hombre de débil voluntad además de corrupto.

    Fíjense en el rebrotar del árbol blanco tras el ascenso al trono de Aragorn. Su reinado inaugura la cuarta edad de la Tierra Media. Simultáneamente, Bilbo y Frodo parten "al más allá", a la tierra de esos dioses que no son tal porque están sometidos a la voluntad de un artífice supremo (Ilúvatar o Eru para los elfos).

    Los dioses y la mitología son, por tanto, conciliados con la idea de un único Dios Todopoderoso y Supremo, creador del cielo y de la Tierra Media. Así pues, los Maia y los Vanir sólo representan tentáculos de su divina voluntad. Lo que los griegos habrían identificado con dioses de la naturaleza, etc.

    Exhuberante es el episodio de Tom Bombadil, una nota completamente discordante en la obra Tolkiniana, misterio todavía hoy sobre el que mucho se ha especulado, pero nunca sabremos a ciencia cierta su rol en la obra. Yo me inclino a pensar que es una intervención del propio autor en su obra sobre todo cuando afirma: "yo ya estaba aquí antes que el primer árbol" y dada su condición de amante de lo rural (vive en una casa en el bosque con su esposa Baya de Oro, cantando y bailando va a buscar lirios de agua para ella).

    ¿Alguien dispuesto a comentar este episodio de la obra?

Página 3 de 5 PrimerPrimer 12345 ÚltimoÚltimo

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Respuestas: 41
    Último mensaje: 17/01/2017, 19:56
  2. Lecturas preferidas de los foristas de Hispanismo
    Por Ordóñez en el foro Literatura
    Respuestas: 400
    Último mensaje: 28/07/2015, 22:06
  3. Mis poesías
    Por Ordóñez en el foro Literatura
    Respuestas: 377
    Último mensaje: 28/05/2011, 00:18
  4. Uniformes españoles en Guernica.
    Por JLP en el foro Noticias y Actualidad
    Respuestas: 22
    Último mensaje: 10/05/2009, 21:45
  5. ¿Qué 3 cosas te llevarias a una isla desierta? (Juego)
    Por Naufrago en el foro Cultura general
    Respuestas: 43
    Último mensaje: 16/01/2009, 11:10

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •