Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 5 de 5

Tema: Artículos en "El Pensamiento Navarro" al fallecimiento del Rey Javier I

  1. #1
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,024
    Post Thanks / Like

    Artículos en "El Pensamiento Navarro" al fallecimiento del Rey Javier I

    Fuente: El Pensamiento Navarro, 8 de Mayo de 1977, página 1.



    Ha muerto Don Javier de Borbón-Parma. Regente y Abanderado de la Causa Tradicionalista-Carlista



    Hoy, en el tradicional día de Montejurra, con gran dolor damos la triste nueva de la muerte de Don Javier. El Abanderado de la Tradición, que en aquellos días conflictivos y difíciles de 1936, no dudó en estar con nosotros y cargar con la gran responsabilidad de dar la orden del Alzamiento a los carlistas, contra los enemigos de Dios y de la Patria.

    Hoy, precisamente, día de oración y de recuerdo por todos los requetés muertos en aquella gran Cruzada, Don Javier ha querido celebrarlo, y estar con sus requetés en el Cielo.

    Que de todos nuestros corazones suba una gran oración a lo Alto, oración silenciosa a Dios, por todos ellos y su Abanderado. Al mismo tiempo, pidamos a esa gran legión que ya tenemos en la Gloria, no nos abandone y nos guíe en estos tiempos difíciles, para que todos los carlistas juntos, fieles a nuestros muertos con su Abanderado, podamos volver a cantar como una oración:

    «Por Dios, por la Patria y el Rey, lucharon nuestros padres,
    por Dios, por la Patria y el Rey, lucharemos nosotros también.
    Lucharemos todos juntos, todos juntos en unión,
    defendiendo la Bandera de la santa Tradición.»



    MADRID. 7.– Don Francisco Javier de Borbón Parma y Braganza, falleció hoy víctima de un paro cardíaco, en el hospital cantonal de Chur (Suiza).– (Cifra).


    NUEVOS DETALLES SOBRE LA MUERTE DE DON JAVIER DE BORBÓN

    MADRID. 7.– A las nueve de esta mañana ha fallecido en el hospital cantonal de Chur (Suiza), Don Javier de Borbón, padre de Don Hugo Carlos y de Don Sixto. La muerte le sobrevino a causa de un paro cardíaco. Don Javier de Borbón se hallaba internado en el citado hospital desde hacía algún tiempo. En el momento de su muerte le acompañaba la menor de sus hijas, Doña María de las Nieves.

    Hasta el momento no se sabe el lugar ni la fecha en que tendrá lugar el sepelio, aunque se sabe que el propio Don Javier ha dejado dispuesto que el entierro sea sencillo y con carácter estrictamente familiar.– (Europa Press).

    * * *

    BIOGRAFÍA DE DON JAVIER DE BORBÓN

    Don Francisco Javier de Borbón Parma y Braganza, nació el 25 de mayo de 1889 en Pianore, Toscana (Italia). Sus padres se llamaban Don Roberto de Borbón y Borbón, último Duque de Parma, quien luchó en el Ejército Carlista de Carlos VII. Los primeros años de Don Javier transcurrieron en la ciudad de Schwarzau (Austria). Su primer profesor fue el reverendo Sergio Alonso, de la Orden de San Gabriel.

    Don Francisco Javier cursó estudios de ingeniero agrónomo en París, donde también se licenció en Ciencias Políticas. Por encargo del Papa Benedicto XV, y por ser hermano de la emperatriz Zita de Austria, hizo de intermediario en el armisticio del imperio austro-húngaro.

    En 1927 contrajo matrimonio con Doña Magdalena de Borbón Bousset. Sus hijos son María Francisca, Hugo Carlos, María Teresa, María Cecilia, María de las Nieves y Sixto Enrique.

    Nombrado regente del carlismo por su tío Don Alfonso Carlos en enero de 1936, asumió la jefatura de la Junta Carlista de Guerra, y en julio de ese mismo año firmó en San Juan de Luz, junto a don Manuel Fal Conde, la orden de alzamiento de los requetés.

    En diciembre de 1937, fallecido Don Alfonso Carlos, su tío, Don Francisco Javier de Borbón fue expulsado de España al término de su primera entrevista con el general Franco, al manifestar su oposición a los propósitos políticos del bando nacional.

    Durante la Segunda Guerra Mundial colaboró con la resistencia francesa contra la ocupación nazi en una de sus fincas del país galo; allí fue detenido e internado en el campo de Dachau, donde fue condenado a muerte por la Gestapo. Supo evadirse en varias ocasiones hasta que en 1945 fue liberado por las tropas americanas.

    Reincorporado a la dirección del carlismo, volvió a España tras su exilio en el año 1952, donde fue proclamado Rey carlista por el Congreso Carlista de Barcelona. Este nombramiento fue ratificado en 1956, y la ratificación provocó la segunda expulsión de Don Javier del territorio español por orden del general Franco.

    En 1957 dio paso a su hijo Hugo Carlos a la política española.

    En febrero de 1972, tras sufrir un accidente de tráfico en París, delegó plenos poderes para la dirección del Partido Carlista en su hijo Hugo Carlos.

  2. #2
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,024
    Post Thanks / Like

    Re: Artículos en "El Pensamiento Navarro" al fallecimiento del Rey Javier I

    Fuente: El Pensamiento Navarro, 8 de Mayo de 1977, última página.



    EN LA MUERTE DE DON JAVIER


    Por Rafael Gambra



    A las pocas semanas de sufrir en su última ancianidad dolorosas situaciones de todos conocidas, nos llega la noticia del fallecimiento de don Javier de Borbón-Parma.

    Para la gran familia carlista, para todos los carlistas de corazón, sea cual fuere su posterior rumbo político, la muerte de Don Javier es un duelo familiar, un dolor cuasi filial, y el cierre de toda una época del Carlismo y de España.

    Unos meses antes del Alzamiento Nacional el último descendiente directo de la rama legítima o carlista, don Alfonso Carlos, vivía el temor de su cercana muerte que dejaría huérfana de Monarca a la Causa tradicional. Hubiera sido su deseo –como el de muchos carlistas– que a su muerte se reunieran las dos ramas dinásticas mediante un reconocimiento por parte de don Alfonso (XIII) de Borbón –a la sazón destronado y exiliado– de los derechos dinásticos que le advendrían por la vía legitimista y de los principios de la auténtica Monarquía Tradicional. En la espera de esa posibilidad, o en la dilucidación en otro caso de la intrincada sucesión legitimista –y ante el riesgo de muerte que suponía su avanzada edad– instituyó don Alfonso Carlos una Regencia que recogiera su autoridad y representación hasta tanto fuera provista la Sucesión. El anciano Monarca nombró para tal cometido a su sobrino don Javier de Borbón-Parma, como príncipe de su completa confianza –personal y política–, sin que este cometido le privase de sus eventuales derechos sucesorios. Se encargó de la redacción de este Decreto de institución de la Regencia (a la vez testamento político del anciano Rey) a don Luis Hernando de Larramendi, figura señera del Tradicionalismo, tanto como pensador y escritor como por su acrisolada lealtad a la Causa.

    Pocos meses después estallaba la guerra de España. En Septiembre del mismo 1936, moría en Viena don Alfonso Carlos y asumía la autoridad de la Comunión Tradicionalista como Regente, don Javier de Borbón-Parma. Él mismo había ordenado la movilización del Requeté en nombre de su anciano tío, previos pactos con los generales Sanjurjo y Mola. De este modo fue don Javier la última autoridad indiscutida que durante años tuvo el Carlismo, protagonista a la sazón de su gran epopeya militar de 1936-39.

    Para estas fechas era ya convicción, entre los carlistas conscientes, que ese deseable retorno a la legitimidad institucional y dinástica por parte de la rama alfonsina liberal, nunca llegaría a producirse. Lo que entonces era una certeza subjetiva, es hoy –para común desgracia– un hecho históricamente comprobado y consumado.

    En 1949 apareció el libro titulado «¿Quién es el Rey?». Era su autor Fernando Polo, un joven escritor carlista que hubiera llegado a gran figura dentro del pensamiento tradicionalista de no haber muerto en 1949, sin haber visto publicado su libro. Demostraba en él que, descartada la rama isabelina como rebelde a la legitimidad y como afecta al sistema liberal revolucionario, recaerían los derechos sucesorios en la Casa de Borbón-Parma, descendiente de Felipe V de España, y concretamente en el propio don Javier, hijo del último Duque reinante de Parma, don Roberto, oficial más tarde en los Ejércitos Carlistas. Son de ese libro estas palabras: «Es don Javier leal continuador de las tradiciones legitimistas de su rama, constantemente fiel al legitimismo español y a las tradiciones católico-monárquicas, contando en su familia con otra víctima del furor revolucionario en Carlos III, asesinado por el populacho como Luis XVI. Esta rama ha dado a nuestro más representativo rey Carlos VII, la princesa que más genuinamente reunió las virtudes de una Reina católica (doña Margarita) y dos oficiales heroicos, don Roberto y don Enrique, que se distinguieron hasta el fin en la lucha por la legitimidad española».

    Don Javier y su familia fueron los príncipes estrechamente vinculados al Requeté durante la guerra de España. Don Javier gestionó el envío de armas a la España nacional; su hermano don Gaetán luchó en un Tercio de Requetés, donde resultó herido; y su hermana doña Isabel fue enfermera en el Hospital Alfonso Carlos de Pamplona.

    De la historia posterior no es éste momento de hablar. Esta especie de enloquecimiento colectivo que vive tanto España como todo el Occidente no dejó de penetrar en la propia familia del más piadoso de los príncipes de Europa: don Javier de Borbón-Parma. En aquel devotísimo hogar, reducto del más puro tradicionalismo católico, se han oído voces de socialismo y de revolución.

    Sin embargo, si algún papel ha correspondido al ya anciano príncipe en toda esta reciente y triste historia, ha sido siempre movido por un ánimo paternal, por el más amable y bondadoso de los caracteres, que a todos acogió y alentó, que a nadie supo negarse, en una constante actitud de paz y de entrega.

    Pidamos hoy a Dios N. S. por quien tanto cariño derramó en su alrededor, por un padre del que tanto se esperó en unos tiempos en que quizá era ya imposible la esperanza. Sólo nos cabe hoy rezar por su alma y expresar nuestro dolor y el de todos cuantos fuimos sus leales, a su augusta esposa doña Magdalena de Borbón-Busset, y a sus hijos. Especialmente a aquéllos que han sabido permanecer leales a cuanto sirvió y representó el que hoy lloramos y toda su ascendencia, reducto último del Tradicionalismo y de la antigua Cristiandad.

  3. #3
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,024
    Post Thanks / Like

    Re: Artículos en "El Pensamiento Navarro" al fallecimiento del Rey Javier I

    Fuente: El Pensamiento Navarro, 8 de Mayo de 1977, última página.



    Don Javier de Borbón-Parma y el Alzamiento Nacional


    Carlos de Olcoz



    No podía haber ni un minuto más de espera… España necesitaba una explosión de patriotismo y de sacrificio para evitar que el comunismo internacional se adueñase totalmente de nuestro pueblo. En muchas provincias la revolución era dueña ya de la situación… Había que operar rápidamente.

    Ya a mediados de julio del 36 el Alzamiento estaba en marcha… Sólo faltaba un empujoncito para que se iniciase el combate. El día 17 llegaban de Madrid, donde el ambiente era irrespirable, nuestros diputados a Cortes, que venían a refugiarse en esta tierra de lealtad. El Círculo Carlista de la Plaza del Castillo era un campamento de guerra. Allí se presentaron a la hora del café el Conde de Rodezno, Luis Arellano, Javier Martínez de Morentín, Jesús Elizalde, José María Lamamié de Clairac y otras personalidades del Tradicionalismo español.

    En un aparte, el Conde de Rodezno me dijo: “Ahora va de veras. Ya ha llegado la hora”. Puede suponer el lector la emoción que me produjeron estas palabras de nuestro ilustre correligionario.

    Inmediatamente aparecieron en los salones del Círculo un grupo de muchachos vistiendo la camisa parda… En el bolsillo la boina de requeté. ¿Qué va a pasar? Y ante los acontecimientos, varios jóvenes nos dirigimos a la iglesia de Santo Domingo, para postrarnos ante los PP. Dominicos que nos aguardaban en el confesionario. ¡Con qué devoción confesamos nuestros pecados…! Era lo primero ante el momento en que nos encontrábamos.

    Hubo, sin embargo, que esperar unas horas. Se aguardaba con impaciencia la orden de que el Requeté se sumase al Ejército para luchar por el honor de la Patria.

    Por fin, don José Martínez Berasain trajo al Círculo la grata nueva: “Don Javier de Borbón y Parma, en nombre del Rey Don Alfonso Carlos, su tío, ha dado la orden de que nos sumemos al Alzamiento”.

    En efecto, al General Mola, Jefe de la conspiración en Navarra, llegaba el documento que se transmitía desde San Juan de Luz y que Mola esperaba con viva ansiedad. Decía así:

    “La Comunión Tradicionalista se suma con todas sus fuerzas en toda España al Movimiento Militar para la salvación de la Patria, supuesto que el Excmo. Sr. General Director acepta como Programa de Gobierno el que en líneas generales se contiene en la carta dirigida al mismo por el Excmo. Sr. General Sanjurjo, de fecha de nueve último. Lo que firmamos con la representación que nos compete.– Firmado, Javier de Borbón Parma – Manuel Fal Conde”.

    Don Javier quedaba en Bayona. Esperaba tener noticias interesantes, que podían ser útiles para el General Mola y para los carlistas.

    Los momentos fueron de gran emoción. De indescriptible emoción. El Alzamiento estaba ya en marcha…

    Y llegó el 19 de julio, imposible de olvidar. Alegría inmensa en el despertar de tan jubilosa fecha. Habíamos amanecido sin República, sin Frente Popular, en guerra franca contra los asesinos de Calvo Sotelo y los que durante cinco años habían empedrado de amarguras, infortunio, dolor y sangre el suelo español.

    Asistir al levantamiento de un pueblo que se cansa de ser esclavo porque ha nacido para señor, y se rebela enérgico contra los tiranos, no es gesto corriente ni que se ve con frecuencia en la historia, pero nosotros lo vimos y lo vivimos el 19 de julio. Vimos cómo llegaban muchedumbres que cantaban himnos con sabor de las Cruzadas del siglo XIX, porque cantando se disponían a enterrar un sistema de oprobio que moría entre maldiciones…

    ¡19 de julio de 1936! Los requetés se levantaban en armas a la orden del Rey, en cuyo nombre habían hablado el Príncipe Don Javier de Borbón Parma y el Jefe Delegado en España, don Manuel Fal Conde.

    La triste nueva de la muerte del Príncipe carlista nos llegó ayer. ¡Qué el Señor acoja en su seno el alma de Don Javier de Borbón Parma!

    No le faltarán las oraciones de los buenos tradicionalistas, de los auténticos carlistas… De los que nunca pactarán con el enemigo, que sería un deshonor imperdonable. La lealtad a nuestros principios no debe ser traicionada nunca. No puede ser traicionada. Nuestro honor así lo exige.

  4. #4
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,024
    Post Thanks / Like

    Re: Artículos en "El Pensamiento Navarro" al fallecimiento del Rey Javier I

    Fuente: El Pensamiento Navarro, 17 de Mayo de 1977.


    En homenaje a Don Javier de Borbón-Parma


    Ha muerto un patriota español


    Acaba de morir en el destierro el que fue Augusto Abanderado de la Tradición: S. A. R. Don Javier de Borbón-Parma y Braganza.

    Para la gran familia tradicionalista española –que vio en él al gran católico y patriota, ardiente defensor de nuestros eternos ideales, que supo recoger la antorcha de la Tradición de manos de aquel gran Rey carlista que fue Alfonso Carlos, hermano de Carlos VII– su muerte ha llenado de luto sus corazones.

    Porque Don Javier, católico a machamartillo, de enfervorizada fe, amigo de Papas y que humildemente se acercaba a oír misa y a comulgar todos los días a las 7 de la madrugada, dio pruebas, en todo instante, de ser un verdadero creyente. Nunca le abandonó su profunda fe en Dios. Por otra parte eran proverbiales su bondad y obras de caridad.

    Sobre Don Javier, español por los cuatro costados, según había de demostrar Fernando Polo en el libro «¿Quién es el Rey?», y dictaminaron eminentes juristas, su nacimiento en el destierro, como la mayor parte de los miembros de la Dinastía carlista, por firme lealtad a la Causa de la Tradición frente al liberalismo, no significa, ni mucho menos, el que no tuviera derecho a la nacionalidad española.

    Es indudable que Don Javier, Duque de Parma, sucesor por línea directa de varón del primer Borbón español Felipe V, era Infante nato español, como ya sostuvo en su día el gran tradicionalista Vázquez de Mella.

    Pese a los errores intencionados que durante largos años se han prodigado considerándolo francés, lo cierto es que la Casa de Parma, como la de Borbón-Sicilia y otras que reinaron en Italia, forman parte de la Casa Real española, enfeudadas a la misma. Que incluso su nacimiento no fue en Francia, sino en Italia, según acaba de dar noticia la prensa con motivo de su fallecimiento. Por otra parte, y menos en las Casas Reales, la nacionalidad no la da el lugar de nacimiento, ya que sobre el «ius soli» prima el «ius sanguini», o derecho de sangre. Entre otras pruebas del derecho a su nacionalidad española, está el que a su hermano Don Elías le fue reconocido –no concedido– su calidad de Infante de España, con todos los derechos y honores, por el solo hecho de haber reconocido a la Monarquía liberal.

    Unida su profunda fe religiosa a su acendrado amor a España, dotado de una gran inteligencia y cultura –poseía tres carreras superiores, dominando varios idiomas–, y emparentado con la mayor parte de las Casas Reales europeas –era hermano de la Emperatriz Zita de Austria, de Don Félix, que fue en vida Gran Duque consorte de Luxemburgo, y de Doña María, esposa de Fernando de Coburgo, Zar de Bulgaria–, el Rey carlista Alfonso Carlos había de depositar en él toda su confianza, y así en Real Decreto de 23 de enero de 1936, dictaba, entre otras, la siguiente disposición:

    «Primera: Si al fin de mis días no quedase sucesor legítimamente designado para continuar la sustentación de cuantos derechos y deberes corresponden a mi Dinastía conforme a las antiguas leyes tradicionales y al espíritu y carácter de la Comunión Tradicionalista, instituyo, con carácter de Regente, a mi muy querido sobrino Su Alteza Real Don Javier de Borbón Parma, en el que tengo plena confianza por representar enteramente nuestros principios, por su piedad cristiana y sus sentimientos del honor, y a quien esta Regencia no privaría de su eventual derecho a la Corona».

    Asimismo, en carta fechada en 10 de marzo de 1936, fiesta de los Mártires de la Tradición, le decía, entre otros extremos: «Esta Regencia no debe privarte en ningún modo de tu eventual derecho a mi sucesión, lo que sería mi ideal, por la plena confianza que tengo en ti, mi querido Javier, que serías el salvador de España».

    Y así Don Javier, dando claras pruebas de su encendido patriotismo, cuando España estaba en peligro de caer en manos del comunismo, fue uno de los dirigentes más activos en la preparación del glorioso Alzamiento Nacional, y en representación de Don Alfonso Carlos pactó con los generales Sanjurjo y Mola y firmó la orden de alzamiento de los Requetés, que tan decisiva fue –especialmente en los primeros días– para el triunfo de las armas nacionales. Igualmente aportó de su propio peculio importantes cantidades de armas y municiones, según consta todo ello en la «Historia de la Cruzada Española», vol. III, Tomo III, páginas 446 y siguientes.

    Por eso no es extraño que el patriótico pueblo carlista le proclamara como su Rey y Abanderado de la Tradición, primero en ocasión del Congreso Eucarístico de Barcelona, y refrendado más tarde, entre otros solemnes actos, en las cumbres de Montejurra ante más de 100.000 carlistas.

    Asimismo su hermano Gaetán luchó en un Tercio de Requetés en la Cruzada, donde resultó gravemente herido –como tiempo antes, en la última guerra carlista, lo había hecho su padre, Don Roberto, Duque de Parma y cuñado de Carlos VII– y su hermana Doña Isabel fue enfermera en el Hospital Alfonso Carlos de Pamplona.

    Por eso los antiguos combatientes de Tercios de Requetés en la Cruzada, que formamos parte de esta Hermandad Nacional en recuerdo y para continuar la defensa de los ideales de la Tradición, por los que ofrendaron su vida tantos mártires, no podemos por menos de rendirle, llenos de emoción, nuestro más fervoroso homenaje a quien fue digno Abanderado de la Causa Tradicionalista y dio pruebas irrefutables de ser un gran patriota español.


    MANUEL ANGEL VIEITEZ PEREZ

    Secretario Nacional de la Hermandad de Ex-Combatientes Requetés.

  5. #5
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,024
    Post Thanks / Like

    Re: Artículos en "El Pensamiento Navarro" al fallecimiento del Rey Javier I

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Fuente: El Pensamiento Navarro, 28 de Junio de 1977, página 4.




    FUNERAL POR DON JAVIER DE BORBÓN EN MADRID



    En el templo parroquial de San Jerónimo el Real de Madrid, se celebró con gran solemnidad, el sábado pasado, un funeral por la augusta persona de D. Javier de Borbón Parma, abanderado de la Comunión Tradicionalista.

    Presidió el funeral su augusta esposa Doña Magdalena de Borbón y sus hijos los príncipes D. Sixto Enrique y Doña María Francisca, con un permiso especial de entrada en España para dicho acto.

    Asumió la representación del Jefe del Estado, el príncipe Borbón Dos Sicilias, duque de Calabria.

    En una hermosa homilía se resaltó la gran personalidad de D. Javier y su gran entrega a la causa de la Tradición, recordando su aportación en la Cruzada a la cabeza del Carlismo, y su infatigable lucha en todo momento por la religión.

    El templo se vio lleno de fieles, que con respeto y devoción unieron sus oraciones por el alma del Augusto Señor, y luego uno por uno, rodilla en tierra, dieron el pésame a Doña Magdalena y a sus hijos. EL PENSAMIENTO NAVARRO se adhiere a estas oraciones y a este pésame.

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. El "secuestro" del Rey Javier ("El Alcázar", 07/03/77)
    Por Martin Ant en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 30/01/2016, 17:51
  2. Últimos Artículos de " Ahora Digital "
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 07/11/2006, 12:28
  3. Respuestas: 2
    Último mensaje: 13/10/2006, 22:06
  4. Artículos de " Ahora Digital "
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 04/08/2006, 04:10
  5. 2 artículos sobre la "Memoria histórica"
    Por vascongado en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 05/11/2005, 21:49

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •