Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 19 de 19 PrimerPrimer ... 910111213141516171819
Resultados 361 al 376 de 376

Tema: El aborto es un crimen, no un derecho

  1. #361
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Mi casa, territorio del Estado Carlista de España.
    Mensajes
    9,338
    Post Thanks / Like

    Re: El aborto es un crimen, no un derecho

    Actores de Hollywood contra el aborto, alguno representa toda una sorpresa:

    No todo Hollywood es abortista: estos son los 12 famosos que se han declarado pro-vida
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  2. #362
    DOBLE AGUILA está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 jun, 14
    Mensajes
    1,130
    Post Thanks / Like

    Re: El aborto es un crimen, no un derecho

    A mi me ha sorprendido Nicholson, que siempre pensé que sería un menda; pero no. De Chuck Norris además de simpático siempre demuestra que es un tío que se viste por los piés; de Mel Gibson y Martin Sheen (medio español) no me extraña, porque a pesar de sus excesos (Dios quiera que pasados) sabía positivamente que eran católicos. Otro católico y practicante Jim Caviezel.

    Jim Caviezel: “La Pasión de Cristo arruinó mi carrera, pero no me arrepiento haberlo interpretado” - NoticiaCristiana.com | NoticiaCristiana.com
    Valmadian dio el Víctor.

  3. #363
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Mi casa, territorio del Estado Carlista de España.
    Mensajes
    9,338
    Post Thanks / Like

    Re: El aborto es un crimen, no un derecho

    A mi quien más me ha sorprendido, y además me ha alegrado, es este chico, Justin Bieber: "el aborto es un asesinato".
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  4. #364
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    2,736
    Post Thanks / Like

    Re: El aborto es un crimen, no un derecho

    UNA "SILLA" MARAVILLOSA

    Por Tomás I. González Pondal


    Ahora en Argentina los “menores de diez años de todo el país, deberán viajar en el asiento trasero con una silla de seguridad”. La medida fue adoptada por el Gobierno y es obligatoria. Es muy bueno repetir la disposición: “Todo menor de diez años que se encuentre en el interior de un automóvil, debe viajar en el asiento trasero ajustado a su sillita, hecho que es obligatorio según dispuso el Gobierno, y todo para evitar que el niño sufra daños”.

    Tomado lo anterior y unido a la foto de la noticia en donde se puede ver a un bebito sentado en su silla y a la madre sonriente que lo mira desde afuera, no puede menos que sugerirme un par de reflexiones.

    La ley, en el caso que tratamos, no deja lugar a escapatorias: obliga sin vueltas, y todo por el bien de la criatura. No dice por ejemplo: use sillita, pero si el llanto del bebe produce en la madre una neurosis mientras viaja o le causa algún otro inconveniente psíquico, dele una buena bofetada y arrójelo por la ventanilla. Y, sin embargo, hay doctrina penal que justifica algo mucho peor que eso. Hay doctrinarios de laboratorios (muy infernales por cierto) que aprueban el aborto en caso de que el embarazo esté produciéndole una neurosis a la señora mamá. No se trata ya de lanzar a un menor por la ventanilla de un auto (aún si eso pasase y siendo el riesgo de muerte muy alto, quedan chances de que el pequeño viva); se trata de descuartizarlo para sacarlo por otra “ventanilla”.

    Nadie se opone a que menores de diez años sean máximamente protegidos, pero muchos se oponen a que menores de nueve meses sean debidamente defendidos. Nadie se opone a que se deba evitar los mínimos daños en criaturas menores de diez años, pero muchos buscan con fervor la producción de un daño irremediable, esto es, la muerte, en seres humanos que se están gestando. Nadie se opone a que una ley obligue a proteger a menores que tengan entre diez meses de vida y diez años, pero muchos se oponen a que una ley obligue a proteger a menores que tengan entre un instante de vida y nueve meses. Nadie quiere ver morir en un automóvil, pero muchos quieren ver morir en el vientre materno. Nadie quiere una silla trasera peligrosa, pero muchos quieren un vientre mortal. Nadie se opone a que haya sillas artificiales para que todos los viajes ordinarios sean seguros, pero muchos se oponen a que la única silla natural diseñada para el único viaje extraordinario sea un cobijo vital. Lo más loco de las contradicciones anteriores es que suelen darse en una misma persona o entidad.

    Hay cosas opinables que válidamente se pueden tornar obligatorias; pero hay cosas obligatorias que jamás deberían dar lugar a la opinión. El respeto por la vida del más indefenso ser humano es una obligación, y no es materia de opinión. Lo que se opine sobre la seguridad de una silla vehicular puede o no ser obligatorio; pero la seguridad que debe brindar al nasciturus la “silla” llamada vientre, es sí o sí obligatoria.





    ____________________

    Fuente:


    https://www.facebook.com/tomgonzalez...33229930177325
    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas

  5. #365
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    2,736
    Post Thanks / Like

    Re: El aborto es un crimen, no un derecho

    EL ABORTO COMO OFRENDA A SATANÁS

    Por Tomás I. González Pondal


    Los satanistas aprovechan muy bien las leyes laxas de los Estados. Los integrantes de un templo satánico, no solo se dan el lujo de presentar hechos como si fueran buenos, sino que, yendo más lejos, los consideran elementos de culto. De modo que abortar no solo sería algo objetivamente bueno; sería además objeto de una creencia religiosa. Cuando esto se alcanza a comprender, no hay mucho para aclarar: se está diciendo que el aborto conforma una ofrenda ritual, ni más ni menos que a Satanás.

    Lo medular de la noticia se condensa en esto: “Una miembro de la organización no gubernamental estadounidense Templo Satánico, ha presentado este martes una demanda contra Misuri y su gobernador Eric Greitens ante el Tribunal Supremo de ese Estado norteamericano (…). La demanda cuestiona una ley estatal que obliga a las mujeres que quieran someterse a un aborto a firmar un documento, según el cual la existencia de un ser humano comienza en el momento de la concepción. Según la demandante, esta cláusula viola sus ‘creencias religiosas’. La citada ley también obliga a las mujeres que se someten a una operación de ese tipo a esperar 72 horas hasta que esta se realice, así como a ver el ultrasonido del feto y escuchar el latido de su corazón. James Mac Naughton, abogado de la demandante que no ha sido identificada y reside en el condado de Greene de Misuri, asegura que su cliente creía que ‘el tejido que llevaba en sí no era más que esto: un tejido’, pero el Estado de Misuri trató de convencerla de que ‘estaba a punto de cometer un asesinato’ e intentó ‘cambiar su modo de verse a sí misma en el cosmos’".

    En primer lugar, veamos lo laxo de Misuri. Allí no está prohibido abortar. En Misuri, al parecer, la ley sería algo así como una disposición que intenta tocarle la faz sentimental de la mujer para ver si desiste de cometer un aborto; pero bueno, si no llega a cambiar de parecer, que proceda a la realización de la maniobra abortiva. Se le llega a decir: “-¡Espera, abortar es asesinar!”, pero también se le dice: “Bueno, si decides abortar, puedes hacerlo”. En igual sentido corren esas otras disposiciones de “esperar 72 horas”, “ver el ultrasonido”, y “escuchar el latido de su corazón”. Teniendo en cuenta lo anterior, la lucha pretendida por los satanistas en el lugar consabido, se cifra en el intento de hacer desaparecer de las mentes humanas, la idea de que el aborto es un asesinato.

    Pero quien se lleva todos los premios al adoquín del año, es el abogado de la demandante, y eso debido a la defensa que hizo. Sostuvo que la obligación que el Estado de Misuri impone, afecta la creencia religiosa de su cliente, dado que intenta cambiar el “modo de verse a sí misma en el cosmos”. En otras palabras, para el letrado la objetividad de la realidad importa un comino, lo que sí es primordial, fundamental, y digno de ser considerado primeramente y antes que nada, es lo que “vos creas”: No importa si te vas a arrojar dentro de un volcán, pues si tu cosmos te dice que eso es una bañera con chorros relajantes, eso cuenta. No importa si le arrancas los ojos a tu profesor, pues si en tu cosmos solo se trata de dos pelotitas de ping pon, eso vale. No importa si le cortas las dos manos a tu hijo de diez años, pues si en tu cosmos solo se trata de ver salir salsa de tomate, ya sabes… tu pizza te espera. No importa si la ciencia dice que hay vida humana desde el primer instante de la concepción, pues si en un templo satánico te inculcan la creencia de que es un tejido para ofrendar, eso debe respetarse. El argumento del abogado es un bumerang: podría alguien hacer estallar al templo satánico, e invocar que, según su cosmos, solo se trató de ofrecer el maravilloso espectáculo de ver flores flotando por el aire. Podría el juez lanzarle su martillo al jurista y producirle la muerte, y luego expresar que en su cosmos justiciero eso es un dibujo de Thor. Y, por favor: aunque dudo que este escrito llegue a la vista del abogado de la demandante e integrante del Templo Satánico, le solicito que no se enoje al leer que lo traté de adoquín, pues en mi cosmos, se me ocurre, eso es un pastel relleno de duraznos.

    Un Estado que permite que un miembro de un Templo Satánico se presente ante un tribunal reclamando el poder asesinar a seres humanos en gestación fundado en una creencia religiosa, es más satánico que el Templo Satánico. Si hubiera algún modo, primeramente deberían ir presos los políticos que permitieron con sus “leyes” tamaña bestialidad, y, detrás de ellos, deberían marchar los satanistas.

    Ya que se ha hablado de las creencias religiosas, no está demás la cita bíblica aplicable a los deseosos de abortos: “la sangre de tu hermano está clamando a Mí desde la tierra” (Gen, 4-10). El aborto es un abominable asesinato terriblemente ofensivo a Dios, y, como no puede ser de otra manera, es un asesinato inmensamente grato a Satanás.


    https://actualidad.rt.com/…/261010-miembro-templo-satanico-…





    ____________________________

    Fuente:

    https://www.facebook.com/tomgonzalez...36639203169731

  6. #366
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Camisa azul
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Ubicación
    En el búnker
    Mensajes
    1,642
    Post Thanks / Like

    Re: El aborto es un crimen, no un derecho

    «¡Sí a la vida! ¡No al aborto!» por Don Blas Piñar López. Fuente.

    _________________________________________

    Génesis es la palabra luminosa con la que se nos da a conocer la Creación como Verdad Revelada. Si leemos atentamente los primeros capítulos del Génesis podremos advertir la diferencia que existe entre el hágase y el hagamos. El hágase -con vocablos distintos- se emplea por el Creador con respecto a todo lo creado, con excepción del hombre. Con respecto al hombre, las palabras del Creador son éstas: “hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza” (Gn 1, 26). Con ellas se pone de relieve; primero, que hay un solo Dios, trinitario en sus personas. (Padre, Hijo y Espíritu Santo), y segundo, que en la creación del hombre, aparte de las palabras, hay una intervención divina directa y concreta, ya que según el texto sagrado “Dios formó al hombre del polvo de la tierra y le inspiró en el rostro aliento de vida” (Gn..2,5), y que de una costilla de Adán “formó Dios a la mujer” (Gn. 2,22). Mientras el resto de la creación visible surge de la nada, la creación del hombre procede de la tierra ya creada, y su vida de un aliento divino; aliento que diferencia la vida humana de la de los otros seres vivientes. La vida del hombre trasciende al tiempo, mientras que la de los otros seres vivos es tan sólo temporal.


    Por otro lado, mientras hubo poligénesis de los seres vivos (“Hizo Dios todos los vivientes de toda especie” (Gn.1,24), al hombre lo hizo (no hubo poligénesis) a imagen suya, varón y hembra” (Gn,27) y luego de bendecirlos les habló diciendo: “someted la tierra y dominad… sobre todo cuanto vive y se mueve sobre ella” (Gn 1,28).


    Si seguimos leyendo el Génesis, nos sorprenderán los versículos en los que describiendo el Paraíso se narra el brote “de toda clase de árboles hermosos a la vista y sabrosos al paladar, y en el medio del jardín el árbol de la vida y el árbol de la ciencia del bien y del mal” (Gn. 2,9). ¿Por qué sólo esos dos árboles tienen nombre?


    Está claro que el Creador, según el texto sagrado, dijo a Adán (y éste, sin duda, a Eva): “ de todos los árboles del Paraíso puedes comer, pero del árbol de la ciencia del bien y del mal no comas, porque el día que de él comieres morirás”. (Gn. 2,16/17); lo que repite Eva al contestar al diablo disfrazado de serpiente (Gn. 3,3). “No, no moriréis”, susurró, tentándola, el diablo. Dios sabe que el día que de él comáis se os abrirán los ojos y seréis como Dios, conocedores del bien y del mal”. Y Eva y Adán para “alcanzar la sabiduría” (Gn. 3,6) y ser “conocedores del bien y del mal” (Gn. 3,22), cayeron en la tentación (Gn. 3,6).


    ¿Qué nos enseña este pasaje del Génesis?. Nos enseña que el hombre del Paraíso no hubiera muerto corporalmente, ya que un don preternatural agregó a la inmortalidad del alma -”aliento divino de la vida”-, la del cuerpo. Privados de esta inmortalidad, Adán y Eva, hechos del polvo de la tierra quedaron “desnudos” (Gn. 3,7), y sus cuerpos, como el de sus descendientes, “por la muerte se convierten en polvo”. (Gn. 3,19).


    ¿Pero comieron también Adán y Eva del árbol de la vida?. Del texto sagrado (Gn.3,22/23) se deduce, ciertamente, que una vez cometido el pecado original no comieron el fruto del árbol de la vida, pues si lo hubieran comido, como dice algún teólogo, quizás viviríamos eternamente en el valle de lágrimas; pero también es cierto que Eva replicó al diablo, que iba a tentarla: “del fruto de los árboles del paraíso (sin excluir al de la vida, me permito añadir) comemos, ya que Dios solamente nos ha prohibido comer del árbol de la ciencia del bien y del mal, añadiendo que nos castigará con la muerte (corporal) si lo hiciéramos” (Gn. 2,16/17 y 3, 2,3).


    Ahora bien, si el fruto del árbol de la vida podía comerse con toda libertad antes de la expulsión del Paraíso, es lógico suponer, con fundamento, que Adán y Eva lo comieron y recordaron después de la expulsión.


    Aspirar a “ser como dioses” equivale a dos cosas: a arrebatar y suplantar a Dios, que es el que define lo que es bueno y lo que es malo (moral objetiva), y a querer convertirse, en lugar de Dios, en señores de la vida humana, ya que habían comido del fruto del árbol de la vida”. (Gn. 2,8).


    Adán y Eva creyeron -como hoy lo creen muchos- que la moral y la vida es cosa de los hombres, olvidando que Jesús, el Dios encarnado, dijo: “Yo soy la Verdad (y por consiguiente, la verdad moral)… y la Vida” (Jn.14,6), mientras que el diablo es “el padre de la mentira” (Ju. 8,44) y el “emperador de la muerte” (Hb. 2,14).


    De aquí que, creyendo que la vida humana, desde su concepción hasta la muerte natural, es cosa de los hombres, aquellos de su descendencia que así lo entienden, considerándose “como dioses” -y la historia demuestra-, se sientan autorizados para disponer de la vida propia y de la ajena. ¿Acaso la llamada “cultura de la muerte” no comienza cuando Caín mató a su hermano Abel, y no es una cultura diabólica?. Incluso hoy se habla y se escribe sobre una Teología de la muerte de Dios.


    Los Estados cuyo ordenamiento legal es puro Derecho positivo independizado del Derecho natural son los instrumentos que con suma eficacia en las costumbres han hecho suyo el ¡No a la vida!, impidiendo incluso que surja.


    Efectivamente. Si “lo que Dios ha unido no debe de desunirlo el hombre” (Mt. 19,6), está claro que la “intimidad” del hombre y la mujer se halla unida por Dios a la fecundidad. En los Estados de puro Derecho positivo, sin embargo, es legal que la fecundidad se evite con los anticonceptivos, y que la fecundidad sin “intimidad” se logre en una probeta por medio de la llamada reproducción asistida o inseminación artificial.


    Por si fuera poco, en caso de fecundación secundum natura se destruye la vida del ser humano con el aborto, es decir, con la interrupción voluntaria del embarazo; si se hace penosa la vida se acude al suicidio, o se practica la eutanasia, para morir con dignidad. (Me refiero a la auténtica, no a la lenitiva -causalidad de doble efecto-, ni a la ortotanasia o ensañamiento terapéutico, que mantiene, no la vida humana sino, artificialmente, la de algunos órganos); y por fin, se tratan los embriones, según dijera el papa Benedicto XVI “como materia biológica manipulable” (11 de marzo de 1994) y desechable.


    De estas manifestaciones de la cultura de la muerte es la del aborto de la que nos vamos a ocupar, fijando nuestra atención sobre los siguientes interrogantes: 1) ¿Qué es el nasciturus?, 2) ¿Es el aborto un delito?.3) ¿Cuál ha sido el proceso de legalización del aborto en España?; ¿Qué alcance tiene el canon 1398 del Código de Derecho canónico?.


    No está de más, repasando el Nuevo Testamento, destacar que, “aunque el espíritu vive, la muerte entró por el pecado original, y que éste pasó a todos los hombres” (Rom. 5, 11 y 8,10); que Cristo venció al pecado y, por ello, al que tenía el imperio de la muerte corporal, que es su estipendio (Heb. 2, 14 y Rom 6,23). ¿Dónde está ¡oh! muerte tu victoria? (I Cor. 15,55), porque “los muertos resucitarán” (Mt. 11,5, Lu. 7,22 y II Cor. 1,10) con un “cuerpo espiritual” (I.Cor..15,44) “por lo que ya no habrá muerte” (Apc. 21,4), y los hombres que, por supuesto, no serán como dioses, serán “como los ángeles del cielo” (Mt. 22,30) y por ello “ya no podrán morir”, ni siquiera los que muriendo en pecado mortal sean condenados al infierno.


    I. ¿Qué es el nasciturus?


    La ciencia ha confirmado hasta la saciedad que en el momento de la concepción un ser humano tiene vida, aunque la ministra Bibiana Aido afirme que se trata solamente de un ser vivo que se convertirá después de algunas semanas en un ser humano. Si esto fuera así, hasta que esas semanas no concluyan el nasciturus es un simple animal, aunque, indudablemente, y desde ese punto de vista será, sin duda, spes hominis.


    La cuestión se plantea, a mi juicio, en los siguientes términos: hasta que se cumpla el plazo para abortar impunemente, el concebido y no nacido ¿es un ser vivo o un ser humano?.


    Si es tan sólo un ser vivo, se trata de un animal, y nada, por consiguiente, se opone a que se autorice legalmente el aborto, ya que Dios, según leemos en el Génesis (1,28/30), dijo a Adán y Eva: “someted y dominad a todos los animales de la tierra”. De aquí que haya mataderos y que la caza y la pesca no estén prohibidas, y de aquí también que no se justifique la oposición a las corridas de toros, que sólo concibo, en hipótesis, si lo que se persigue con esa oposición es que el toro no mate al torero, como sucedió con Paquirri, el diestro inolvidable.


    II. ¿Es el aborto un delito?


    La vicepresidenta del gobierno María Teresa Fernández de la Vega, en una rueda de prensa manifestó que el aborto será un pecado pero no un delito, lo que significa que hasta una fecha, a partir de la concepción, es legal el aborto ad libitum. Coincidirá con el que fuera el obispo auxiliar de Madrid monseñor Iniesta, que siendo enemigo profundo del aborto no veía inconveniente en que se despenalizara. (El País, 1 de mayo de 1979).


    Este criterio me parece absurdo, porque, como rezamos en el Confiteor, hay cuatro clases de pecados por los que pedimos perdón, a saber: los de “pensamiento, palabra, obra y omisión”. De ellos, sólo los de pensamiento, que no trascienden al exterior, no pueden ser delitos. Por eso, siendo sólo pecado, no se tipifica en los Códigos penales el desear la mujer del prójimo.


    Por el contrario, los otros pecados, que sí trascienden y dañan a otros o a la sociedad, están tipificados. A ello se debe que la interrupción voluntaria del embarazo sea a la vez un pecado y un delito. Juan Pablo II, en el nº68 de su Encíclica Evangelium vitae, declaraba, y con mucha razón, que “las leyes que autorizan o favorecen el aborto… se oponen no sólo al bien del individuo, sino también al bien común (y) están privadas totalmente de validez jurídica”.


    No puede extrañarnos que siendo el aborto, como lo es, el homicidio de un ser inocente e indefenso, con código genético propio e identificador, se califique de “crimen grandísimo”, por Pío XI (Encíclica Casti Connubi, Nº 23); de “crimen abominable”, por el Concilio Vaticano II (Constitución Gaudium et Spes” Nº 51) y de “violación grandísima del orden moral”, por Juan Pablo II (en uno de sus viajes a España).


    La vida humana desde el momento de su concepción, en el que las semillas germinales se conjugan y el alma (aliento divino) la hace surgir, creándola, es uno de los valores innegociables de que hablaba la Congregación para la Doctrina de la Fe, el 24 de noviembre de 2002, cuando estaba al frente de la misma el actual papa Benedicto XVI.


    “La conciencia cristiana bien formada”, dice la mencionada Congregación, no permite a nadie favorecer con el propio voto la realización de un programa político o la aprobación de una ley particular que contengan propuestas alternativas o contrarias a los contenidos fundamentales de la fe y de la moral (como) la “ley civil del aborto”.


    Partiendo de esta “innegociabilidad”, que no “admite derogaciones, excepciones ni compromisos”, la Conferencia Episcopal Española (a través de la Subcomisión para la Familia y Defensa de la vida) declaró: “Es cierto que la primera y más directa responsabilidad respecto de las leyes es de los políticos que las promueven, pero los ciudadanos tenemos la responsabilidad de no respaldar a quienes promueven leyes que atentan, de un modo u otro, contra el valor sagrado de la vida”.


    III. El proceso de legalización del aborto


    De la “conjura contra la vida” forma parte como instrumento el aborto, edulcorándose la palabra con la frase “interrupción voluntaria del embarazo”. Se disocia así el derecho positivo del derecho natural, y un crimen tan horrendo se despenaliza.


    En España, la conversión en derecho de este grave delito se inició en Cataluña durante el dominio rojo, siendo el señor Tarradellas Consejero de Sanidad de su Gobierno autónomo.


    Muchos años después, en marcha la Transición política, el artículo 15 de la Constitución de 6 de diciembre de 1978, según el cual “todos tienen derecho a la vida”, se interpretó de forma incongruente al negar la vida del ser humano; vida que comienza al ser concebido.


    Para ver cómo llegó a interpretarse el citado artículo conviene decir que de cara a las elecciones generales del 28 de octubre de 1982, en el programa del Partido Socialista Obrero Español figuraba la despenalización del aborto. Fuerza Nueva, que ya preveía lo que iba a ocurrir, convocó en contra del aborto -porque siempre es mejor prevenir que curar- una manifestación multitudinaria, de la que conservo fotografías preciosas y que tuvo lugar el 26 de marzo de 1982.


    Es curioso que la visita de Juan Pablo II a España, que se había fijado para una fecha anterior a las elecciones, fuera postergada a otra posterior a las mismas, para que los españoles no escucharan las palabras que el Pontífice pudiera decir contra el aborto.


    Llegados los socialistas al poder, luego de su victoria electoral, se promulgó la Ley Orgánica de 5 de julio de 1985 (Boletín Oficial del Estado, del día 12), que pone en vigor el artículo 417 bis del Código penal, cuyo texto dice:


    “1.- No será punible el aborto practicado por un médico, o bajo su dirección, en centro o establecimiento sanitario, público o privado, acreditado y con consentimiento expreso de la mujer embarazada, cuando concurra alguna de las circunstancias siguientes:


    1.ª. Que sea necesario evitar un grave peligro para la vida o la salud física o psíquica de la embarazada y así conste en un dictamen emitido con anterioridad a la intervención por un médico de la especialidad correspondiente, distinto de aquél por quien o bajo cuya dirección se practique el aborto.


    En caso de urgencia por riesgo vital para la gestante, podrán prescindirse del dictamen y del consentimiento expreso.


    2ª. Que el embarazo sea consecuencia de un hecho constitutivo de delito de violación del artículo 429, siempre que el aborto se practique dentro de las doce primeras semanas de gestación y que el mencionado hecho hubiese sido denunciado.


    3ª. Que se presuma que el feto habrá de nacer con graves taras físicas y psíquicas, siempre que el aborto se practique dentro de las veintidós primeras semanas de gestación y que el dictamen, expresado con anterioridad a la práctica del aborto, sea emitido por dos especialistas del centro o establecimiento sanitario, público o privado, acreditado al efecto, y distintos de aquél por quien o bajo cuya dirección se practique el aborto.


    2. En los casos previstos en el número anterior, no será punible la conducta de la embarazada aun cuando la práctica del aborto no se realice en un centro o establecimiento público o privado acreditado o no se hayan emitido los dictámenes médicos exigidos.”


    La ley fue sancionada por el Jefe del Estado. Antes de que la sancionara se le envió un telegrama con mi firma, en nombre de nuestro movimiento político, con el siguiente texto: “Como católico tenga valor -otros lo han tenido- para no firmar la nueva legalización del aborto. Respetuosamente. Blas Piñar”. Las calles de Madrid se empapelaron con carteles que reproducían el texto del telegrama.


    Tuvimos la fortuna de que, al menos, un obispo, monseñor Guerra Campos, nos felicitara por aquella manifestación, a la vez que declaraba al Rey pecador público por haber sancionado con su firma la ley del aborto. Aparte de su felicitación, solamente el Colegio de Médicos de Madrid, que presidía Javier Matos, tuvo la valentía de apoyarnos.


    Nadie, que yo sepa -ni la jerarquía eclesiástica, ni las asociaciones que defienden la vida o se proclaman antiabortistas- han recordado o han mencionado nuestra manifestación ni nuestro telegrama al Rey. La memoria histórica también ha fallado aquí.


    Es lamentable también que el diario Ya, portavoz de la jerarquía, pretendiera disculpar la sanción de la ley despenalizadora por quien tenía la posibilidad constitucional de no sancionarla.


    Tengo que reconocer que Alianza Popular, y en su nombre José María Ruiz Gallardón, presentó un recurso en el que pedía al Tribunal Constitucional que anularse la ley por contradecir abiertamente lo que está dispuesto en el artículo 15 de la que se denomina Carta Magna. Fue inútil ya que la Sentencia vino a confirmar la ley.


    Las siguientes elecciones generales las ganó el Partido Popular, que se definía de inspiración cristiana y de Centro Derecha. Recuerdo que José María Aznar puso de manifiesto en algunas de sus intervenciones durante la campaña, que se mantendría la ley de 5 de julio de 1985; y ciertamente se mantuvo durante sus ocho años de gobierno, los cuatro últimos con mayoría absoluta en el Parlamento, lo que le permitía, sin problemas aritméticos, derogarla.


    El Partido Popular que, según hemos podido oír a su actual presidente, aceptaba esta ley porque gozaba de “consenso social” (argumento muy cercano al que ya utilizó Adolfo Suárez para “legalizar lo que estaba en la calle”), superó, en cuanto al aborto, al Partido Socialista, al autorizar la venta en las farmacias y repartir gratuitamente -como lo ha hecho el Ayuntamiento de Madrid- las pastillas abortivas y las del día después.


    Se comprende que el número de abortos que se han producido y se producen con el consumo de estas pastillas y píldoras sea desconocido, pero es, sin duda, y será muchísimo mayor que los que se han practicado, violando la ley del 5 de julio de 1985, en clínicas abortivas subvencionadas, incluso por Comunidades Autónomas gobernadas por el Partido Popular.


    Por su parte, la Reforma del Estatuto de Autonomía de Cataluña, (Ley orgánica 5/2005 de 19 de julio), que recurrida ante el Tribunal Constitucional está vigente, dice en su artículo 4/nº 5, que “los poderes públicos, en el ámbito de sus competencias y con los supuestos previstos en la ley, deben velar para que la libre decisión de la mujer sea determinante en todos los casos que puedan afectar a su dignidad, integridad y bienestar físico y mental, en particular en lo que concierne al propio cuerpo y a su salud reproductiva y sexual”.


    El escándalo de estos abortos “ilegales”, practicados, con verdadera crueldad, con arrojo a la basura de cuerpos destrozados, motivó una querella, en Barcelona, contra el doctor Morín, que interpuso Alternativa Española, aunque esto se haya ocultado a la opinión pública.


    Pero las cosas no quedan aquí. El Sistema político que desgobierna a España, al servicio de la cultura de la muerte, no podía contentarse con lo que ya había logrado. Ha subido otro escalón con la ley del 3 de marzo del 2010, llamada ley de plazos (pero que en realidad es una Ley Orgánica, que se denomina, por razón de su contenido, “de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo”), que considera un derecho de la mujer el de abortar, prácticamente ad libitum, desde la fecha de la concepción hasta un día concreto, no obstante el avanzado desarrollo del embrión. Los partidos del Sistema se comportan así “como dioses”, disponiendo de la vida, es decir, del derecho básico, sine qua non, del que dimanan los derechos fundamentales de la persona.


    ¡Qué espectáculo más triste el de las mujeres-ministros y diputadas, aplaudiendo, sonriendo y alegres en el hemiciclo del Congreso, al aprobarse la ley de plazos, que ampara centenares de miles de homicidios de seres inocentes e indefensos!. ¡Que no olviden que de Dios nadie se ríe!.


    Es cierto que contra esta ley ha habido manifestaciones multitudinarias, verdaderamente impresionantes, pero que no han impedido que entre en vigor; y también es cierto que no hemos sabido -lo que es muy importante- si en definitiva eran contra la ley del 3 de marzo del 2010, respetando la anterior de 5 de julio de 1985, o contra toda ley que despenalice el aborto, y que mantuvo vigente (ampliándola, como hemos visto, con las pastillas y píldoras abortivas) el Partido Popular.


    Quiero dejar constancia de algo bien significativo que se puede leer en el preámbulo de la Ley a que se ha hecho referencia. Se argumenta, para justificarla, una alusión a la Sentencia del Tribunal Constitucional (53,1985), en la que se afirma que “los no nacidos no pueden considerarse en nuestro ordenamiento como titulares del derecho fundamental a la vida que garantiza el artículo 15 de la Constitución”, añadiendo que, para fijar los plazos en los que el aborto puede practicarse se respetan los “cambios cualitativos de la vida en formación, (y que se deja) un plazo de 14 semanas en el que se garantiza a las mujeres la posibilidad de tomar una decisión libre e informada sobre la interrupción del embarazo”.


    Para reforzar este argumento poco convincente se cita la Resolución de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, según la cual “todo ser humano, y en particular las mujeres (tienen) el derecho a disponer de su cuerpo y en ese contexto a que la decisión última de recurrir o no a un aborto corresponda a la mujer interesada y, en consecuencia, ha invitado a los Estados miembros a despenalizar el aborto dentro de unos plazos de gestación razonable”.


    Espanta la lectura de los textos que se acaban de transcribir, ya que, por una parte, el derecho a disponer del propio cuerpo incluye el derecho a mutilarse y a suicidarse y, por otra, el nasciturus, que tiene vida, no experimenta cambios cualitativos en el seno materno, sino un desarrollo propio del ser humano, que se inicia en el momento de la concepción y continúa desde la infancia hasta la ancianidad. El nasciturus, en suma, no es parte del cuerpo de la mujer; es un ser con vida propia, que la mujer lleva consigo hasta que nace, por lo que si lo destruye con el aborto voluntario comete un homicidio.


    Ello no obstante, esta Ley Orgánica de “salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo” dice en su artículo 14:


    “Podrá interrumpirse el embarazo dentro de las primeras catorce semanas de gestación a petición de la embarazada, siempre que concurran los requisitos siguientes:


    a) Que se haya informado a la mujer embarazada sobre los derechos, prestaciones y ayudas públicas de apoyo a la maternidad, en los términos que se establecen en los apartados 2 y 4 del artículo 17 de esta Ley.


    b) Que haya transcurrido un plazo de al menos tres días, desde la información mencionada en el párrafo anterior y la realización de la intervención.”


    Agregando en el articuló 15:


    “ Interrupción por causas médicas.


    Excepcionalmente, podrá interrumpirse el embarazo por causas médicas cuando concurra alguna de las circunstancias siguientes:


    a) Que no se superen las veintidós semanas de gestación y siempre que exista grave riesgo para la vida o la salud de la embarazada y así conste en un dictamen emitido con anterioridad a la intervención por un médico o médica especialista distinto del que la practique o dirija. En caso de urgencia por riesgo vital para la gestante podrá prescindirse del dictamen.


    b) Que no se superen las veintidós semanas de gestación y siempre que exista riesgo de graves anomalías en el feto y así conste en un dictamen emitido con anterioridad a la intervención por dos médicos especialistas distintos del que la practique o dirija.


    c) Cuando se detecten anomalías fetales incompatibles con la vida y así conste en un dictamen emitido con anterioridad por un médico o médica especialista, distinto del que practique la intervención, o cuando se detecte en el feto una enfermedad extremadamente grave o incurable en el momento del diagnóstico y así lo confirme un comité clínico”.


    Para que el asombro del lector llegue al máximo el artículo 13, en su número cuarto, aclara que:


    “En el caso de las mujeres de 16 y 17 años, el consentimiento para la interrupción voluntaria del embarazo les corresponde exclusivamente a ellas de acuerdo con el régimen general aplicable a las mujeres mayores de edad.


    Al menos uno de los representantes legales, padre o madre, personas con patria potestad o tutores de las mujeres comprendidas en esas edades deberá ser informado de la decisión de la mujer.


    Se prescindirá de esta información cuando la menor alegue fundadamente que esto le provocará un conflicto grave, manifestado en el peligro cierto de violencia intrafamiliar, amenazas, coacciones, malos tratos, o se produzca una situación de desarraigo o desamparo”.


    IV. ¿Qué alcance tiene el canon 1398?


    Para que la nefasta ley de plazos entrara en vigor era imprescindible la firma del Jefe del Estado, lo que lleva consigo una reflexión muy seria sobre el alcance moral que ello implica. Ya sabemos cómo enjuició al tema el obispo de Cuenca, monseñor Guerra Campos, al promulgarse la ley de 1985. El tema, como es lógico, ha vuelto a plantearse ahora.


    Esta reflexión pone sobre la mesa -al menos han de hacerlo los católicos- lo que la Iglesia nos dice sobre el aborto, tanto en su Catecismo de 11 de octubre de 1992, como en el Código de Derecho Canónico vigente, de 25 de enero de 1983.


    El Catecismo, en su nº 2270, dice que “la vida humana debe ser respetada de manera absoluta desde el momento de la concepción. Desde el primer momento de su existencia, el ser humano debe ver reconocidos sus derechos de persona, entre los cuales está el derecho inviolable de todo ser inocente a la vida”. En él nº 2271 se declara que “el aborto directo, querido como un fin o como un medio, es gravemente contrario a la ley moral”. En el 2272 se lee: “la cooperación formal a un aborto constituye una falta grave. La Iglesia sanciona con la pena canónica de excomunión este delito contra la vida humana” y el 2274 reza así: “puesto que debe ser tratado como persona desde la concepción, el embrión debe ser defendido en su integridad, cuidado y atendido médicamente en la medida de lo posible, como todo otro ser humano”. Por su parte el canon 1398, del Código de Derecho Canónico dice: “Quien procura el aborto, si éste se produce, incurre en la excomunión late sententiae”.


    ¿En qué medida alcanza al Rey cuanto se acaba de transcribir?. A mi juicio, el problema viene planteado por la palabra “procura”, que resulta ambigua al utilizarla para el diagnóstico moral de un asunto tan sumamente grave, ya que, según el nº 2273 del Catecismo, “el derecho inalienable a la vida de todo individuo humano inocente constituye un elemento constitutivo de la sociedad civil y de su legislación”, y no cabe la menor duda de que el jefe del Estado, que es la supraestructura política y administrativa de la sociedad civil, tiene mucho que ver con el buen funcionamiento de la misma.


    La Constitución española del 6 de diciembre de 1978, luego de afirmar en su artículo 56 que “el Rey… arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones” (y por tanto de las Cámara legislativas) “no está sujeto a responsabilidad” (aunque no las arbitre y modere), toda vez que, según el artículo 64, “de los actos del Rey sólo serán responsables los ministros (o) las personas que los refrenden”.


    Ello quiere decir que desde el punto de vista político y jurídico el Rey no es responsable, pero no que quede exento de responsabilidad desde otros puntos de vista, a saber, el histórico y el moral.


    La responsabilidad histórica se conocerá en el futuro, que puede ser próximo, pues la historia se hace y esa responsabilidad se hará evidente con el tiempo. Otra cosa sucede con la responsabilidad moral. Llegados a este punto, como ya he tenido la ocasión de decir, todo, a mi juicio, depende de lo que se entienda por la palabra “procura” del canon 1398.


    Según el Diccionario de la Lengua Española procurar significa “hacer diligencias o esfuerzos para conseguir lo que se desea”; y el “se” desea es genérico, pues hace referencia no sólo a un deseo personal y por ello subjetivo, sino a lo que se desea por otros, y en este caso por el Gobierno y las Cámaras legislativas.


    Un ejemplo puede servir para conocer el alcance de ese “procura”. Supongamos que una roca de enorme peso se ha desprendido, cayendo sobre una carretera, lo que impide el tránsito por ella. Un grupo de personas la empuja con esfuerzo sobrehumano, y la empuja para que caiga a un precipicio próximo. Esas personas fatigadas hasta el límite, no pueden conseguirlo y piden ayuda a quien sentado cómodamente observa lo que sucede. Este hombre se levanta, empuja también y se consigue que la roca caiga.


    Está claro que esta ayuda -la firma que ha legalizado el aborto, aunque no se desee personalmente- ha hecho posible, porque lo ha procurado, la impunidad de un “ crimen abominable”. El P. José María Iraburu escribía el pasado 2 de marzo que si el Jefe del Estado firmaba esta “ley… que transforma el aborto en un derecho, estará traicionando su misión como Rey y escandalizará a todos los españoles, ayudándoles a bajar por un camino de mentira y de muerte”. Parece ser que no obstante la opinión de monseñor Martínez Camino, secretario de la Conferencia Episcopal, coincidente con la del señor Vidal Cuadras (del Partido Popular y vicepresidente del Parlamento europeo, al que he oído por TV), el secretario del Papa ha dicho que conforme al Código de Derecho Canónico el Rey está excomulgado.


    En cualquier caso, y con respecto a la responsabilidad moral, campea un precepto que dice así: “Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres” (Hechos 5,29) y son los hombres los que aprobaron una Constitución a cuyo amparo el delito de aborto ha pasado a ser un derecho, y el estado de buena esperanza es ahora para muchas mujeres una carga molesta de la cual se desembarazan.


    “!Qué alegría, que gozó el de la mujer que recibe en nombre de Cristo al niño que acaba de dar a luz -imagen y semejanza de Dios- sabiendo que de este modo le recibe a El!”. (Mt.18,5).


    Y qué necesario es, más que nunca, recordar que los católicos, desde el Rey hasta el último de los ciudadanos, desde la jerarquía eclesiástica hasta el último de los fieles, hemos de saber, como nos recordaba Juan Pablo II en su Encíclica Evangelium vitae, de 25 de marzo de 1995 que “en continuidad con toda la Tradición de la Iglesia se encuentra la doctrina sobre la necesaria conformidad de la ley civil con la ley moral… De esto se sigue que cuando una ley civil legitima el aborto, deja de ser, por ello mismo, una verdadera ley civil normalmente vinculante… por lo que nunca es lícito… participar en una campaña de opinión a favor de una ley semejante, ni darle el sufragio del propio voto” (números 72 y 73), ya que el derecho a la vida del nasciturus es uno de los valores absolutamente innegociables, tal y como se puso de manifiesto por la Congregación para la doctrina de la Fe, en su Declaración sobre el aborto provocado, de 18 de noviembre de 1974 y en su Nota doctrinal sobre algunas cuestiones relativas al compromiso y la conducta de los católicos en la vida pública, de 16 de enero de 2003.


    No quiero terminar este trabajo sin que de alguna manera escuchen quienes me lean, aunque no se oiga, el grito silencioso de los que no han visto, no verán la luz y están en el seno materno. Es un grito que estoy seguro seguirán escuchando las mujeres abortistas hasta el momento de morir. Es un grito que les producirá escalofríos. Es un grito desgarrado de quienes estaban llamados a nacer y no nacieron porque sus cuerpos, desechos, sanguinolentos y despreciados se pudrieron en una alcantarilla. Ese grito que conmueve hasta los corazones más duros: “¡Mamá, ¿por qué me matas?!”.


    De alguna forma he tratado de recoger ese grito de amoroso reproche de un niño abortado en el siguiente soneto con estrambote, que titulo La silenciosa voz de un niño


    Era tu seno mi habitat, mi nido.


    Allí soñé, mamá, que tú soñabas,


    que gozosa, mamaita, me esperabas


    para decirme cariñosa bienvenido.


    ¡Qué alegría la tuya al verme ya nacido!


    Contenta, sonriente, me abrazabas;


    con qué fervor tú me besabas,


    fruto de tu vientre bendecido.


    De pronto, una mano cruel me agarrotaba,


    apretando mi cuello; yo me ahogaba,


    y un estilete en mi corazón hundido


    apagaba su último latido.


    ¿Cómo así de tu seno me desatas?


    ¿Por qué, madre querida, por qué me matas?


    Terrible, diabólica locura.


    Yo era tu niño y me has tirado a la basura.

  7. #367
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Mi casa, territorio del Estado Carlista de España.
    Mensajes
    9,338
    Post Thanks / Like

    Re: El aborto es un crimen, no un derecho

    Otra más en la lista de Satanás. Con genocidas semejantes en el Poder no tendría nada de extraño que los asesinos ganen en un referéndum ilegítimo, pues ya se dirá qué es una consulta que aboga por el asesinato masivo de inocentes que no se pueden defender, pero es que la consulta del derecho a matar define per se el mundo desquiciado y satánico que nos han impuesto a la brava. Pues no la hagas y no la temas, porque reacción la va a haber, antes o después, pero la habrá.


    La ministra de Infancia de Irlanda niega que los no nacidos sean seres humanos

    DICE QUE SOLO TIENEN POTENCIAL PARA LLEGAR A SERLO

    La ministra de Infancia de Irlanda niega que los no nacidos sean seres humanos


    La ministra de Infancia de Irlanda, Katherine Zappone, ha defendido públicamente el aborto y ha negado la condición humana de los bebés no nacidos. Lo mismo hizo en 2009 la por entonces ministra de Igualdad en España, Bibiana Aído.

    5/02/18 8:55 AM

    (Actuall) El Instituto Iona ha tuiteado un vídeo de Zappone respondiendo a una pregunta sobre si existe una contradicción inherente en su campaña al apoyar por un lado el aborto al mismo tiempo que afirma que representa los intereses de los niños, según ha informado LifeSiteNews.

    «Creo que el feto tiene potencial para la vida humana y se desarrolla con el tiempo», dijo. «Y creo que mis puntos de vista en relación con el aborto y la legislación son consistentes con ese punto de vista», explicó.

    El próximo mes de mayo, Irlanda celebrará un referéndum para derogar la octava enmienda de su Constitución, que protege el derecho a la vida.

    Además de abogar por el aborto, Zappone es la primera ministra abiertamente lesbiana del país, «casada» con Anne Louis Gilligan, una ex-monja



    La ministra de Infancia de Irlanda niega que los no nacidos sean seres humanos
    Pious dio el Víctor.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  8. #368
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Mi casa, territorio del Estado Carlista de España.
    Mensajes
    9,338
    Post Thanks / Like

    Re: El aborto es un crimen, no un derecho

    En ocasiones se echan pestes de otros, pero lo ciero es que lo peor de lo peor está saliendo de entre quienes se supone que son católicos. Véase de dónde ha surgido ésta pájara y su amigacha de camastro:

    https://en.wikipedia.org/wiki/Katherine_Zappone
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  9. #369
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Camisa azul
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Ubicación
    En el búnker
    Mensajes
    1,642
    Post Thanks / Like

    Re: El aborto es un crimen, no un derecho

    Cita Iniciado por Valmadian Ver mensaje
    En ocasiones se echan pestes de otros, pero lo ciero es que lo peor de lo peor está saliendo de entre quienes se supone que son católicos. Véase de dónde ha surgido ésta pájara y su amigacha de camastro:

    https://en.wikipedia.org/wiki/Katherine_Zappone
    Aquí tenemos a tal sujeto practicando la sodomía:

    Valmadian dio el Víctor.

  10. #370
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Mi casa, territorio del Estado Carlista de España.
    Mensajes
    9,338
    Post Thanks / Like

    Re: El aborto es un crimen, no un derecho

    Epístola a los Romanos I. 24,32 de SAN PABLO.
    Pious dio el Víctor.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  11. #371
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    2,736
    Post Thanks / Like

    Re: El aborto es un crimen, no un derecho

    EL TIBURÓN Y EL BEBÉ

    Por Tomás I. González Pondal


    Una nota periodística en donde se da cuenta de cómo un guardavida salvó a un tiburón escalndrún de ser trofeo de un pescador, me hizo recordar al libro de Hemingway, El Viejo y el Mar, en donde el mayor, finalmente y luego de varios días de sufrimientos y pescas infructuosas, logra regresar a su casa con un inmenso ejemplar de pez espada.

    La nota aparecida en Clarín y que elogia al guardavida por su acción, fue escrita por el diputado Adrián R. Carps (perteneciente al partido denominado Socialista Auténtico), quien se autodefine como: “Socialista; Ecologista y Defensor de los Derechos de los Animales”. En una parte de su redacción, se lee lo siguiente del hombre que salvó al tiburón: “Hizo honor al nombre de su oficio, arriesgó su cuerpo para salvar una vida, en esta oportunidad la de un tiburón. Vaya este reconocimiento para él y sus compañeros/as por esta acción tan valiente y tan noble.” Ahora la valentía y la nobleza es salvar a un pez gigante.

    A los efectos de librarme de posibles quejas del purismo cientificista y en clara rebeldía a la superficialidad, llamaré sin rodeos bebé al ser humano en gestación. Tenemos el elogio hacia un hombre que salva a un tiburón, pero se ve con malos ojos a la obligación que tiene una madre de dar a luz al hijo que lleva en su vientre. Parece ser que es más digno salvar a un escalandrún que a un bebe.

    En una entrevista se le preguntó a Carps si creía que el aborto debe ser legal, y respondió: Sí, debe ser legal, seguro y gratuito. Muchas mujeres mueren por abortos inseguros, la mayoría pobres. Es un problema de salud pública. Si negamos la realidad no podemos buscar soluciones. Tal vez si accedemos a sus problemas podemos tener menos abortos que ahora.” Aquí encima se apoya el asesinato bastando el simple deseo; y hasta se lo llega a ver como un tema de salud: asesinar a un pequeño en el vientre materno es algo saludable. Para Carps, salvar a un tiburón es algo valiente y noble, pero el deber de dar a luz al ser humano concebido es algo reprochable e innoble. Carps defiende el “derecho” a que escalandrún viva, al mismo tiempo que defiende el “derecho” a que un bebé sea asesinado.

    Ya que a Carps le gusta eso de destrozar sanguinariamente a los bebés y defender a los tiburones, estoy plenamente convencido que debería presentarse en el hábitat de los mismísimos escalandrún con un diminuto tajito en su dedo menique. Verá el gran agradecimiento que le brindan los escualos.








    __________________________

    Fuente:

    https://www.facebook.com/tomgonzalezpondal/
    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas

  12. #372
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    2,736
    Post Thanks / Like

    Re: El aborto es un crimen, no un derecho

    Los nueve argumentos que comparten esclavitud y aborto

    Lo que más llama la atención cuando se buscan paralelismos son los argumentos en que se apoyan sus defensores, que muestran una increíble similitud.

    Jorge Soley -

    13/02/2018





    9 similitudes entre esclavitud y aborto

    ¿Cómo seremos juzgados en el futuro, dentro de varios siglos? Una pregunta que muchos se han hecho y que resulta francamente difícil de responder, tan condicionada está nuestra perspectiva por el momento en que vivimos. No obstante, podemos encontrar pistas acerca de cómo será contemplada nuestra era en el modo en que vemos ahora otras épocas y otros usos entonces ampliamente extendidos. Espero no molestar a nadie si traigo aquí el paralelismo entre esclavitud y aborto.

    Se trata de dos usos sociales que durante periodos largos de tiempo han estado ampliamente extendidos y han gozado de una aceptación considerable. Bien es cierto que no han contado con el beneplácito unánime de la sociedad, al menos desde que la fe cristiana empezó a permear la cultura de los pueblos europeos.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.


    Haz un donativo ahora


    También es cierto que tanto los defensores de la esclavitud como los del aborto han negado y niegan que estos sean los fenómenos definitorios de su época, tratando de minimizar su enorme impacto en las sociedades de las que se han enseñoreado.


    “Este esclavo/bebé forma parte de mi propiedad/cuerpo. Nadie puede decirme lo que tengo que hacer con él”


    Pero quizás lo que más llama la atención cuando se buscan paralelismos entre estos dos fenómenos es a la hora de revisar los argumentos en que se apoyan sus defensores, que muestran una increíble similitud. Algo no tan extraño si consideramos que tanto la esclavitud como el aborto se basan en la negación de la plena humanidad de un grupo de seres humanos.

    Es lo que ha analizado Matt Walsh en su libro The Unholy Trinity: Blocking the Left’s Assault on Life, Marriage, and Gender, donde reseña nueve argumentos en defensa del aborto que recuperan argumentos empleados en su día por los defensores de la esclavitud (y obviamente ya debidamente refutados). Son los siguientes:

    1. Argumento de la propiedad: este esclavo/bebé forma parte de mi propiedad/cuerpo. Nadie puede decirme lo que tengo que hacer con él.

    2. Argumento de la privacidad: nadie te obliga a tener un esclavo/aborto. ¡Ocúpate de tus cosas!

    3. Argumento de la prevalencia de derechos: mi derecho de propiedad/ a abortar tiene prioridad sobre los derechos del esclavo/bebé.

    4. Argumento de la inevitabilidad: la esclavitud/aborto lleva existiendo desde hace siglos y no va a desaparecer. Es preferible dedicar nuestros esfuerzos a que se haga de modo seguro, legal y lo más humanamente posible.

    5. Argumento de la pseudociencia: los esclavos/fetos no son realmente personas. No son como nosotros. Tienen rasgos diferentes de nosotros y en consecuencia pueden ser tratados también de modo diferente.

    6. Argumento de la socioeconomía: si la esclavitud/el aborto acaba, la mayoría de los esclavos/niños acabarán en la calle sin un mísero trabajo.

    7. Argumento de las leyes: la esclavitud/el aborto está respaldado por leyes aprobadas por Parlamentos y legalmente consolidadas. Ya se ha establecido legalmente y no hay nada más que hablar.

    8. Argumento de la falsa compasión: la esclavitud/el aborto es lo mejor para los negros/niños. De otro modo, sus vidas serían terribles, por lo que es mejor esclavizarlos/matarlos.

    9. Argumento de la hipocresía de la otra parte: defendéis el fin de la esclavitud/el aborto, pero no queréis vivir con negros libertos/adoptar a los niños no deseados, por lo que vuestra posición queda deslegitimada.

    Todos hemos oído alguna vez alguno de estos nueve argumentos referido al aborto. Descubrir que ya fueron empleado por los esclavistas arroja una nueva luz al asunto y pone de relieve la falacia de quienes insisten en ellos, ahora en defensa del aborto.

    Nuestro juicio sobre la esclavitud nos parece ahora obvio y arroja una horrenda mancha sobre una época en la que fue moneda corriente. No nos debería sorprender que en el futuro también miren hacia nuestros días con horror y se pregunten cómo pudimos negar algo tan obvio como que la muerte provocada de un ser humano inocente nunca puede estar justificada.




    __________________________

    Fuente:

    https://www.actuall.com/criterio/vid...avitud-aborto/

    EspadaDeRoma y Pious dieron el Víctor.

  13. #373
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    2,736
    Post Thanks / Like

    Re: El aborto es un crimen, no un derecho

    Así acabó el invierno demográfico, y Planned Parenthood, con Toys R Us

    Toys R Us acaba de ser el primero de muchos negocios que enfrentan la misma verdad demográfica: el crecimiento económico es extremadamente difícil sin crecimiento de la población. Sin embargo, llama la atención que la compañía haya estado contribuyendo mediante donaciones a Planned Parenthood a eliminar la vida de miles de niños inocentes que tal vez podrían haber comprado sus juguetes.

    Miriam Calderón -


    22/03/2018




    Toys R Us declara la quiebra de la compañía.


    A principios de este mes, la conocida empresa de juguetes Toys R Us anunció que declaraba la bancarrota y, por lo tanto, cerró o vendió todas sus tiendas en los Estados Unidos.


    Las generaciones futuras no podrán comprar en la tienda de juguetes icónica de 70 años de antigüedad, una realidad que se vuelve aún más aleccionadora con la revelación de que las bajas tasas de natalidad tienen que ver con los cierres.
    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.


    Haz un donativo ahora


    Toys R Us avisó que “la disminución de las tasas de natalidad en los países donde operamos podría afectar negativamente a nuestro negocio. La mayoría de nuestros clientes finales son recién nacidos y niños y, como resultado, nuestros ingresos dependen de las tasas de natalidad”.

    La juguetería señaló que “en los últimos años, las tasas de natalidad de muchos países han disminuido o se han estancado a medida que la población envejece, y la educación y los niveles de ingresos aumentan. Una disminución continua y significativa en el número de recién nacidos y niños en estos países podría tener un efecto material adverso en nuestros resultados operativos”.


    El descenso del número de bebés se debe principalmente a que las mujeres retrasan o evitan el embarazo, además de tener abortos


    Estados Unidos ha luchado durante mucho tiempo contra las bajas tasas de natalidad. The Washington Post ha informado que estas tasas han disminuido desde la Gran Depresión, aunque recientemente han alcanzado su nivel más bajo. El descenso del número de bebés se debe principalmente a que las mujeres retrasan o evitan el embarazo, además de tener abortos.



    La juguetería ha matado a su propios clientes

    Al final, Toys R Us acaba de ser el primero de muchos negocios que enfrentan la misma verdad demográfica: el crecimiento económico es extremadamente difícil sin crecimiento de la población.

    Sin embargo, es curioso que Toys R Us atribuye su cierre al invierno demográfico cuando anteriormente la empresa habría donado al mayor abortorio de EEUU, Planned Parenthood, que comete más abortos que cualquier otra organización en el país. Por lo tanto, la propia compañía de juguetes ha contribuido a matar a sus futuros clientes, lo que significa una pérdida de ingresos además de la vida de miles de inocentes.

    Contribuir al cierre de tantas tiendas conocidas no es el único ejemplo de problemas de fertilidad a nivel nacional; es solo una de muchas consecuencias. Sin embargo, todavía hay quienes afirman que el mundo está superpoblado, y estas preocupaciones a menudo se utilizan como argumento a favor del aborto.



    _________________________________________

    Fuente:


    https://www.actuall.com/vida/asi-aca...con-toys-r-us/

  14. #374
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    2,736
    Post Thanks / Like

    Re: El aborto es un crimen, no un derecho

    viernes, 23 de marzo de 2018

    La VIDA no es democrática - Antonio Caponnetto






    A través de la Comisión Episcopal de Comunicación y de la Comisión Episcopal de Laicos y Familia, fechado el 20 de marzo del corriente, nuestros pastores han dado a conocer un comunicado que contiene principalmente una consigna, mezcla informe toda ella de futilidad y de confusión.

    Consiste la misma en que los feligreses de las tradicionales procesiones del Domingo de Ramos, a celebrarse este domingo 25 de marzo, porten junto a las proverbiales palmas u olivos, un cartelito por ellos mismos diseñados, con el lema “Vale toda vida”. Algo así como un todo por dos pesos o combo publicitario, ya que ese mismo domingo “se celebra el Día del Niño Por Nacer [ya no la Anunciación de María Santísima]y muchos participarán de diversas marchas organizadas por grupos de laicos que invitan a expresar la defensa de la vida por nacer”. De este modo –prosiguen los obispos- “acompañamos a quienes participan y utilizan el derecho a la libertad de expresión propio de la democracia”. Imperdible oferta litúrgico-cívica- demo-pascual y pluri-festiva. Ni el más irreverente sketch de cierto cómico local hubiera ido tan lejos en la parodia.

    Séanos permitido expresar las siguientes reflexiones:

    1) Si el apodíctico “vale toda vida” es una alusión a las vidas de la madre y de su hijo por nacer, es incongruente que los mismos obispos, con fecha 20-2-18 hayan emitido un emasculado informe aceptando el “diálogo democrático” sobre el aborto, a los efectos de “escuchar las distintas voces y las legítimas preocupaciones que atraviesan quienes no saben cómo actuar”, debiéndonos comportar durante el debate sin “descalificaciones, violencia o agresiones”. Los que no saben cómo actuar son los pastores, devenidos en ciegos que guían a otros ciegos (Mt. 15,14): amenaza grave, según enseñanza del Redentor.

    O el “vale toda vida” es una afirmación inconcusa, reservándose a quienes la nieguen el castigo canónico de la excomunión y el penal de la sentencia prevista para los homicidas, o es una afirmación relativa y mudable sometida al consenso de las multitudes. O el “vale toda vida” no admite discusión alguna, al punto de que dado su carácter cuasi sacro nos está permitido ahora repetirla como jaculatoria en la fiesta mayor del Domingo de Ramos; o es mera doxa intercambiable en los aciagos recintos parlamentarios. Sería como decir: “vale toda virtud”, y estar dispuestos a la vez a discutir la interrupción voluntaria de la justicia. O al que niegue el “vale toda vida” le espera el infierno por asesino; o por el contrario, le aguarda un escaño en el congreso para cotorrear sin “violencia ni agresiones”.

    2) Parece que el “vale toda vida” tiene sus excepciones para los obispos. Por lo pronto, no importarían las vidas de los abortados, si la ley que despenalizara el crimen fuera el resultado del “derecho a la libertad de expresión propio de la democracia”, tras un diálogo institucional sin “descalificaciones, violencia o agresiones”. ¿Qué argumento esgrimir entonces si la última ratio mentada desde el comienzo es que se puede plebiscitar lo implebiscitable? ¿Y a qué viene andar de plañideras los Viernes de Pasión, si al fin de cuentas triunfó el “derecho a la libertad de expresión propio de la democracia”, que les permitió a los judíos elegir a Barrabás por sobre Jesús?

    Otra excepción al “vale toda vida” serían los centenares de prisioneros de guerra muertos en las vengativas celdas del Régimen, tras largos años de particular saña, alevosía y crueldad. No hay un solo documento episcopal que repudie o siquiera llore o lamente esa “toda vida” militar tirada a los perros de la subversión dominante.

    Tampoco el “toda vida” ha incluido –en un documento colectivo y público de los obispos- las vidas truncas de los tripulantes del San Juan o de las inúmeras víctimas del garantismo jurídico, con algunos de cuyos referentes mantiene la Iglesia cordialísimas ententes. Roma es hoy un desfile constante de activistas del terrorismo marxista, sin que Bergoglio –anfitrión aquiescente y contemporizador- les recrimine su responsabilidad en haber segado “toda vida” de sus oponentes.

    3) Mientras el “vale toda vida” sea una homologación ontológica del común derecho a la existencia, nada habrá que objetar a la elemental aunque veraz sentencia que acaban de descubrir nuestras lumínicas y mitradas testas. Pero no estaría de más aclarar que hay otro sentido de la expresión, que no puede serle ajeno a un católico fiel.

    Vale toda vida vivida al servicio inclaudicable de quien predicó “Yo soy la Vida” (Jn.14,2-5). Vale toda vida que tenga la férrea decisión y el anhelo firmísimo de “perderla por Mí” para “hallarla” (Mt. 10,39). Vale toda vida de quien ama y se ofrece incondicionalmente al “Pan de Vida bajado del Cielo” (Jn.6,51). Vale toda vida vivida de tal suerte “que viva quede en la muerte”, según teresiana y bellísima expresión. Vale toda vida asumida como un acto renovado de servicio a la Verdad, al Bien y a la Belleza.

    Y a riesgo de escandalizar a mojigatones sentimentalistas, no vale lo mismo la vida de quien elige la perversión o la iniquidad como norte. Porque la vida no es democrática sino jerárquica. Por eso es de Santo Tomás la enseñanza –pero puede hallársela antes y después de él- de que la vida criminal de ciertos hombres impide el bien común, así como la paz y la concordia social. Luego, dadas ciertas condiciones, circunstancias y requisitos, será legítimo quitar la vida de esos hombres (cfr. vg. Suma Contra Gentiles III,c.146). Téngase a los aborteros convictos, confesos y prácticos entre esos casos de vida que no valen lo mismo que la de los hombres santos. ¿Por qué los pastores callan estas verdades de a puño? Por lo que dijera en su momento Don Quijote: “bien predica quien bien vive”.


    ºººººº


    Vale toda vida, dicen ahora nuestros funcionarios eclesiales, portando el cartelito en la mano, no precisamente con la reciedumbre con que alzara el Cid su Tizona. Vale toda vida, canturrean clérigos y monjas, exhibidos en impúdicos coros, más próximos a los de las carnestolendas caribeñas que a los angélicos. Vale toda vida, gritarán de consuno los católicos vergonzantes, desnaturalizando la Fiesta de la Anunciación y la del Domingo de Ramos, preludio del de la Resurrección. Pues no; no es esa la consigna recta. Vale toda vida ordenada al Autor de la Vida. Y malditos aquellos de quienes fue dicho: “Matasteis al Autor de la Vida” (Hechos 3,15). Ayer, hoy y mañana.

    La Patria anda necesitando una marcha por esta VIDA. Recia, viril, desafiante, alegre y jubilosa. Una marcha católica, mariana y argentina. Con el Cristo Vence como cabecera y vanguardia. Con María Reina como coraza y escudo. Con los santos y los héroes como patronos y heraldos. Una marcha donde no quepan los demócratas porque desfilan los cruzados. Una marcha a cuyo paso tiemblen los flojos, se arredren los sicarios, huyan despavoridos los fariseos y se den a la fuga los demonios de la cultura de la muerte. Una marcha izando palmas y olivos como si fueran arcabuces y tacuaras. Una marcha dominado el espacio con los pendones del Señor de los Ejércitos y atronando los ecos del alba con los sones armónicos del Salve Regina.


    ¡Danos Señor la gracia de marchar esta Marcha!




    ____________________________________

    Fuente:

    Nacionalismo Católico San Juan Bautista: La VIDA no es democrática - Antonio Caponnetto

  15. #375
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    2,736
    Post Thanks / Like

    Re: El aborto es un crimen, no un derecho

    Retrucando 10 mentiras sobre el aborto. Por Nicolás Márquez

    Publicado el 7 abr. 2018

    Rápido repaso en torno a los 10 principales argumentos fraudulentos que usa el lobby que pretende imponer la legalización del filicidio.





    https://www.youtube.com/watch?v=MJexU_qxDOs

  16. #376
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    2,736
    Post Thanks / Like

    Re: El aborto es un crimen, no un derecho

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    UN EMBUSTE ABORTISTA DISFRAZADO DE TEOLOGÍA: VENIDA DE MÉXICO

    Por Tomás I. González Pondal


    Ya lo he dicho: cuando se trata de embustes disfrazados de catolicismo, ahí sí no hay problema en usar la expresión católico. Pero cuando realmente se trata de verdadero catolicismo, ahí tenemos la persecución. ¿Dónde están todos los críticos que salen diciendo “religión no”, señalando a los impostores que se hacen pasar por católicos y favorecen el aborto? Espero ansioso sus profusos comentarios invocando todo su compendio cientificista.

    Días pasados hice la advertencia sobre una organización que se llama Catholics for Choice (Católicos por el derecho a decidir), que no son católicos y que están a favor del aborto. Como nueva prueba de eso, tenemos a una mujer venida desde México e invitada por ese movimiento ladino, mujer que dice ser “teóloga”, “religiosa”, feminista, y estar a favor de las maniobras abortivas. Se trata de una tal: Marilú Rojas Salazar.

    El diario marxistoide Pagina 12 le hace una entrevista a la mexicana. Reitero por si no se advirtió lo que acabo de contar: Pagina 12 entrevistando extensamente y favoreciendo a una supuesta católica. Ese solo dato es suficiente para apreciar todo el engaño.

    Entre las preguntas formuladas a la visitante, tenemos: “¿Se puede ser católica y defender la despenalización y legalización del aborto?” La respuesta de la favorecedora del aborto fue: “Sí, porque lo que estamos defendiendo es la despenalización de las mujeres. Estamos defendiendo dejar de sacrificar otra vez a las mujeres en aras de un discurso patriarcal, de una ley que está en contra de los cuerpos de las mujeres. Finalmente, el derecho a decidir pasa por la corporalidad, por el sufrimiento de muchas mujeres que en su mayoría son pobres. Cuando hablamos de una Teología de la Liberación en América latina tendríamos que hablar también de una Teología de la Liberación Feminista que tome en cuenta la principal opción de los pobres, pero sabiendo que el sujeto más pobre entre los pobres son las mujeres. Si queremos ser coherentes y estamos a favor de la vida, necesitamos también estar a favor de la vida de las mujeres.” Esta seudoreligiosa embustera, no dice una sola palabra sobre la verdad objetiva de lo que implica el aborto, verdad que hasta el cansancio he reiterado: que no se sacrifica ninguna mujer, pero si se sacrifican a los hijos de mujer. El aborto no es un delito contra la mujer, es un delito que, aunque cueste decirlo, es cometido por la mujer. Sería de lo más estúpido que un Código Penal imponga una pena a la mujer en caso de que la madre fuera en verdad la víctima. Sucede que, sentido común en mano, el aborto no implica el cortarle la pierna a la dama. En tal caso se penaría al agresor que cae en la figura penal de lesiones gravísimas. Que no cunda el pánico, por favor: si fuera el propio cuerpo de la mujer el agredido, cuentan con el Derecho Penal a su favor. Pero bien se sabe que hay otro ser humano en escena; ese mismísimo ser al que deliberadamente silencian, para lo cual, no temen traer a nuestro país a una “iluminada” de turno. La Iglesia Católica, Su Magisterio, es inalterable y claro: condena el aborto intencional y deliberado en todas sus formas.

    Por cosas como: “Si queremos ser coherentes y estamos a favor de la vida, necesitamos también estar a favor de la vida de las mujeres”, me veo movido a imaginar que en los aviones les ponen algo a las bebidas. El mensaje refleja el colmo de las incoherencias: decir estar a favor de la vida mandando a liquidar al ser en gestación. Recomendaría que en el avión de regreso le muestren a la señora que visitó Argentina trayendo más veneno mortal, un video de lo que es un aborto. No pido que le alcancen un estudio científico sobre genética, ni pido que le den los documentos de la Asociación Médica Argentina; no; baste con un films. Y aunque el infierno puede viajar con una persona a diez mil metros de altura, también la gracia puede tocar en los abismos humanos más insospechados.

    El periodista también formuló: “En las exposiciones en la Cámara de Diputados se escucharon muchas voces en contra con la argumentación que enarbola la Iglesia Católica de que se trata de un asesinato. ¿Usted qué dice frente a esa afirmación?” Y la “teóloga” sostuvo: “La Iglesia no determina el momento en que se comienza a ser persona. En verdad no se ponen de acuerdo ni el Estado ni la Iglesia. Lo importante es que estamos hablando de una persona que ya existe que es la mujer. Lo único que ella tiene es su corporalidad, con el cuerpo nacemos, con el cuerpo morimos. Lo que pasa a través del cuerpo de la mujer no lo tiene que dictaminar ni el Estado ni la religión, lo tiene que decidir ella porque Dios nos creó libres y no dio la libertad de conciencia (…). No podemos juzgar a las mujeres (…). Si vamos al mundo bíblico encontramos que Jesús nunca enjuicia a una mujer, nunca la culpabiliza y más bien, la exhorta a que se vaya en paz, a que vaya por la vida con libertad, y autonomía”. La Iglesia fundada en el sentido común sabe que lo que se gesta en el vientre materno no es un zapallo sino un ser humano (¿qué otra cosa sucede allí sino eso?), de ahí su eterna protección de ese ser. Pero, por otra parte, la ciencia ya se ha expedido. Entonces con más razón todo Estado debe proteger desde la concepción la vida humana. Ahora, fíjense la estupidez propuesta: “lo que pasa a través del cuerpo de la mujer lo tiene que decidir ella porque Dios nos creó libres”. De modo que si a una mujer embarazada se le ocurre matar a su hijito cinco minutos antes de que nazca puede hacerlo, sencillamente invocando que ella decidió que el pequeño de nueve meses aún no es un ser humano, y que, por tanto, con libertad y con el aval divino, puede abortar. ¡Insensatez total! La especialista en “teología” es una embustera. Cristo también le dijo a la mujer a la que querían apedrear “vete y no peques más”. Recuerdo: “No peques más”, o sea, “Yo” no quiero que cometas más pecados. No le dijo: “¡Hurra, vamos: ahora sigue de pachanga, usando de libertad y autonomía, como dirá en un futuro, en el 2018 en la Argentina turbulenta, Mi iluminada, Marilú Rojas Salazar!”.

    Para no abrumar, les dejo el plato fuerte. Cuando el periodista pregunta: “¿Qué dice la Biblia del aborto? La respuesta fue: “Las teólogas feministas descubrimos que en el mundo bíblico no existe el concepto de pecado ni de aborto. No aparece la palabra aborto; y pecado, en hebreo, significa desviar el camino, equivocar o errar. San Agustín, con una tendencia de la filosofía maniquea, es quien asocia la sexualidad con pecado. Pero es San Agustín y no Jesús de Nazaret. Hay que distinguir el concepto de religión del fundamentalismo. Cuando hablamos de religión hablamos de relaciones, de cómo las personas establecen relaciones de igualdad, compañerismo, respeto. Los fundamentalismos hacen decir a Dios lo que quieren ciertos humanos, que generalmente son hombres, jerarcas, poderosos y patriarcas. Penalizar el aborto no es un dogma dentro de la Iglesia Católica.”

    Podría llenarse varias hojas de citas bíblicas en donde vemos el concepto de pecado, pero excede el objetivo de este artículo. Reitero solo el pasaje ya dicho cuando Jesús le dice a la pecadora: “ἡ δὲ εἶπεν• οὐδείς, κύριε. εἶπεν δὲ ὁ Ἰησοῦς• οὐδὲ ἐγώ σε κατακρίνω• πορεύου, [καὶ] ἀπὸ τοῦ νῦν µηκέτι ἁµάρτανε”: “ninguno, Señor -respondió ella. Y Jesús le dijo: ‘Yo no te condeno tampoco. Vete, desde ahora no peques más’.” –del griego koiné, lengua en que fue escrito (Jn. 8, 11).

    Tocante a la expresión “aborto”, leemos en Eclesiastés 6, 3: “Si uno engendra cien hijos, y vive muchos años, hasta la más avanzada edad; si su alma no se harta de los bienes, y ni siquiera obtiene, ese tal, digo yo, es peor que un abortivo”. El Salmo139, 13: “Porque Tu formaste mis entrañas en el seno de mi madre.” Basta por tanto el mandato “no matar” que dice la Escritura, para que se proteja la formación del ser humano en el seno materno (allí reconocido), de ahí la protección invariable de la Iglesia Católica para con la vida del nasciturus. De todas maneras, ¿a cuenta de qué busca la “teóloga” precisiones lingüísticas, si para ella, como ya vimos, lo “que pasa a través del cuerpo de la mujer no lo tiene que dictaminar ni el Estado ni la religión, lo tiene que decidir ella porque Dios nos creó libres y no dio la libertad de conciencia? Más y más embustes.

    Lo imputado a San Agustín es inadmisible; no solo escribió una obra titulada Contra Maniqueos, sino que, baste con saber, por ejemplo, que Cristo exhorta a cumplir los mandamientos (“Si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos. -¿Cuáles? - le dice él. Y Jesús dijo: «No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no levantarás falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre, y amarás a tu prójimo como a ti mismo. -Dícele el joven: «Todo eso lo he guardado”, Mt. 19, 16-21). Luego, si en los mismos mandamientos se manda no cometer pecados contra el orden sexual, quiere decir que no fue una invención de San Agustín. No se trata de distinguir aquí entre religión y fundamentalismo, sino entre verdad y embuste, y la seudoteóloga, queda claro, es todo una embustera. Aquí, entonces -es evidente-, son los embusteros los que le hacen decir a Dios lo que les dicta su capricho.

    Para imponer el asesinato de los más indefensos en nuestra Patria, se está haciendo de todo, incluso se llega a traer gente de afuera para “explicar” ahora “teológicamente” y bajo el nombre de “católico” que asesinar es algo muy bueno. Todo esto, desde luego, con el beneplácito de los “muy científicos” que, en otras ocasiones piden no se hable de religión; pero ahora enmudecen, pues, la mentira que se suma a su causa haciéndose pasar por lo que en verdad no es, pretende redundar en su beneficio.

    https://www.pagina12.com.ar/114829-l...ntalistas-hac…






    _________________________________

    Fuente:

    https://www.facebook.com/tomgonzalez...085733/?type=3


LinkBacks (?)

  1. 16/06/2010, 08:06

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Sobre Julius Evola
    Por Ordóñez en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 11/04/2009, 03:36
  2. Encíclica del Papa Benedicto XVI
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 09/02/2006, 20:46
  3. La Hélade en la Piel de Toro
    Por Ordóñez en el foro Prehistoria y Protohistoria
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 16/09/2005, 17:16
  4. Los Fueros de Sepúlveda
    Por Ordóñez en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 04/08/2005, 16:22

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •