Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 2 de 2 PrimerPrimer 12
Resultados 21 al 22 de 22

Tema: Jesús sí nació el 25 de diciembre

  1. #21
    Avatar de ReynoDeGranada
    ReynoDeGranada está desconectado 𝔄𝔱𝔥𝔞𝔩 𝔚𝔞𝔯𝔡
    Fecha de ingreso
    13 feb, 14
    Ubicación
    Jerez de la Frontera
    Mensajes
    1,368
    Post Thanks / Like

    Re: Jesús sí nació el 25 de diciembre

    Respuesta por el destacado apologista cristiano, Dante A. Urbina:
    En lo que respecta a comparaciones de Jesús con divinidades paganas como Horus, Krishna, Mitra, Tammuz, Adonis y el propio Osiris, ello ya lo abordo con detalle en mi libro ¿Cuál es la Religión Verdadera? (de próxima publicación), así que aquí aprovecharé básicamente para hacer algunas aclaraciones puntuales respecto de los “análisis” de mitología comparada que hacen algunos escépticos para pretender descalificar al Cristianismo como una mera “copia” señalando sus más recurrentes falacias (1) y tomando como ejemplo el caso de Osiris:
    1) La primera característica de este tipo de teorías es que caen en gran parte en una falacia de premisa falsa o indemostrada pues son altamente especulativas. ¿Y cómo se mata a una teoría altamente especulativa? Simple: demandándole evidencia. Uno se encuentra con ateos en Internet que, siguiendo la línea de “documentales” sensacionalistas como Zeitgeist, afirman alegremente cosas como que “Osiris nació de una virgen”.
    A ello uno debe directamente responder: “¿Y dónde está tu evidencia documentada y fiable para hacer esa afirmación?”. Nos encontraremos con que la mayoría de las veces… ¡simplemente no la hay! Y es que aquí lo que se requiere son citas textuales y directas de documentos antiguos que avalen tal cosa, no simples links de cualquier blog o foro de Internet que repite la misma tontería como en el juego del “teléfono malogrado”. Así que, para este tipo de casos, uno que ya tiene una fe sólida y formada en lugar de decirse ingenuamente: “Uy, este tipo ha presentado evidencia fuerte contra mi fe…” lo que debe hacer es decirle: “Mira, primero preséntame citas textuales de documentos de mitología antigua sobre este punto y no meras afirmaciones gratuitas o referencias a documentales sensacionalistas y links de Internet, y recién allí hablamos”.
    A los ateos les gusta presionar a los creyentes con la socorrida “carga de la prueba”. Pues bien, si ellos están sosteniendo alegremente la afirmación de que la persona de Jesús se deriva de tal o cual dios mitológico, ¿no deberíamos aplicarles del mismo modo una exigente “carga de la prueba” en vez de creerles de buenas a primeras? Con esto bastará para ponerlos en jaque en varios puntos. Y es que muchos no creyentes son tremendamente escépticos cuando se trata de argumentos a favor del Cristianismo pero tremendamente ingenuos cuando se trata de teorías para refutar o descalificar al Cristianismo, no importa cuán locas o descabelladas sean. Por ejemplo, hay algunos que dicen: “Jesús aprendió magia en Egipto y con eso embaucó luego a sus seguidores”. Pero cuando uno les demanda evidencia al respecto a lo más que atinan es a decir que en los Evangelios se dice que Jesús estuvo en Egipto durante su infancia. Así que, como dice el Dr. Michael Brown, “la idea de que Jesús aprendió artes mágicas en Egipto tiene tanto sustento histórico y fáctico como la afirmación de que Santa Claus entrega regalos a través de la chimenea en Navidad” (2).
    2) Otra falacia en que incurren estos planteamientos es en la conocida como falacia post hoc. Que un hecho haya sucedido antes que otro no significa de por sí que el primero sea causa del segundo.
    Esto aplica especialmente para aquellas creencias que es absolutamente normal esperar que sucedan en diferentes religiones sin que haya tenido que haber un proceso específico de influencia o “copia” entre ellas. Por ejemplo, hay escépticos que básicamente dicen: “Los babilonios y sumerios tenían creencias como la inmortalidad del alma, el infierno, los espíritus, la dualidad bien/mal, etc., que es básicamente lo mismo que creen los cristianos. Por tanto, la creencia cristiana se deriva de la de los babilonios y sumerios”. Totalmente falaz. Esas son nociones espirituales básicas a las que es perfectamente razonable que haya podido llegar independientemente cualquier religión de uno u otro modo.
    Ahora pongamos un ejemplo con Osiris. Allí tenemos que un paralelo que se aduce es que Osiris fue llamado “Dios vivo”, “Rey eterno” y “Señor de Todo”, títulos que luego se atribuyeron a Jesús. Pero eso no prueba nada: es absolutamente normal que hayan ciertos títulos genéricos para los seres supremos o dioses en cualquier religión.
    La racionalidad y cualidad espiritual son algo común a todos los hombres, así que es natural que encontremos similitudes en ciertas cosas básicas y generales sin que tenga que haber necesariamente una influencia específica o copia. El profesor Gregory Elder lo ilustra muy bien con el caso del álgebra: “La ciencia del álgebra fue inventada tanto en la antigua Asiria unos mil años antes de Cristo como en la Arabia medieval unos mil años después de Cristo. Pero no hay evidencia de que los musulmanes árabes obtuvieron su álgebra de los asirios, cuyo idioma fue completamente intraducible para los árabes de la época” (3).
    3) Finalmente, estas teorías suelen incurrir groseramente en una falacia de falsa analogía. O sea: apelan a semejanzas muy vagas dejando de lado las diferencias muy claras. Un excelente ejemplo se puede poner precisamente con el caso de Osiris.
    Los escépticos dicen que la creencia en la resurrección de Jesús simplemente sería una copia del dios egipcio Osiris, quien también “resucitó”. Pero cuando uno, en lugar de quedarse en los meros rumores, va a las fuentes se encuentra el siguiente relato sobre Osiris: que fue asesinado por su hermano quien lo cortó en catorce partes y las esparció por Egipto. Luego de ello Isis, su esposa, juntó las partes (excepto el pene, que se perdió) y lo devolvió a la vida. Eso no tiene ningún parecido con la resurrección de Jesús: Jesús volvió a la vida como un ser glorificado; Osiris, como una especie de “muerto viviente” (¡y sin pene!, todo hay que decirlo). Así, pues, como refieren los expertos Habermas y Licona, “el retorno de Osiris a la vida no fue una resurrección sino una zombificación” (4). En consecuencia, de ningún modo es el caso de que, respecto de Jesús y Osiris, “sus similitudes son casi iguales” sino que ¡son claramente diferentes!
    Con todo lo anterior queda suficientemente respondida la duda u objeción.
    Es necesario refutar estas tonterías: no porque no sean tontas, sino porque -dado el contexto del Internet- están muy extendidas y varios se las creen.
    -Apolos-
    Referencias:
    (1). Para un listado de las 50 principales falacias argumentativas con explicaciones y ejemplos, véase: Dante A. Urbina, ¿Dios Existe?: El Libro que Todo Creyente Deberá (Y Todo Ateo Temerá) Leer, Ed. CreateSpace, Charleston, 2016, Part. I, cap. 3.
    (2). Michael Brown, Answering Jewish Objections to Jesus, Ed. Baker Books, Grand Rapids, vol. 4, 2006, obj. 5.13.
    (3). Gregory Elder, “Christianity´s similarities with and differences from ancient Egyptian religion”,Redlands Daily Facts, October 9, 2013.
    (4). Gary Habermas and Michael Licona, The Case for the Resurrection of Jesus, Kregel Publications, Grand Rapids, 2004, chap. 5.







    https://www.facebook.com/Argumentoyv...P1RXVWxxS6Iqsw
    «¿Cómo no vamos a ser católicos? Pues ¿no nos decimos titulares del alma nacional española, que ha dado precisamente al catolicismo lo más entrañable de ella: su salvación histórica y su imperio? La historia de la fe católica en Occidente, su esplendor y sus fatigas, se ha realizado con alma misma de España; es la historia de España.»
    𝕽𝖆𝖒𝖎𝖗𝖔 𝕷𝖊𝖉𝖊𝖘𝖒𝖆 𝕽𝖆𝖒𝖔𝖘

  2. #22
    Avatar de ReynoDeGranada
    ReynoDeGranada está desconectado 𝔄𝔱𝔥𝔞𝔩 𝔚𝔞𝔯𝔡
    Fecha de ingreso
    13 feb, 14
    Ubicación
    Jerez de la Frontera
    Mensajes
    1,368
    Post Thanks / Like

    Re: Jesús sí nació el 25 de diciembre

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Jesús probó sus raíces en el cielo; y por lo tanto, su absoluta y eterna existencia; fue al demostrar pureza en una medida que solamente Dios puede poseer.
    Sin duda, la humanidad ha considerado la vida de Jesús como la más pura que se ha vivido. Aún en el tiempo del juicio de Cristo y la crucifixión, una circunstancia en la que sus enemigos producirían prueba de sus faltas, escuchamos su pureza aplaudida:
    • Pilato, el gobernador romano que examinó a Jesús, dijo a los sacerdotes judíos y a la multitud airada: «habiéndole interrogado yo delante de vosotros, no he hallado en este hombre delito alguno de aquellos de que le acusáis. Y ni aun Herodes» (Lucas 23.14-15).
    • La esposa de Pilato envió un mensaje a su esposo: «No tengas nada que ver con ese justo» (Mateo 27.19).
    • Judas, el discípulo que traicionó a Jesús a los guardias romanos, admitió: «Yo he pecado entregando sangre inocente» (Mateo 27.4). Judas más tarde se suicidó a causa de su remordimiento.
    • El ladrón sin nombre que murió en la cruz junto a Jesús proclamó: «Nosotros, a la verdad, justamente padecemos, porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos; mas éste ningún mal hizo» (Lucas 23.41).
    Aunque los enemigos de Jesús trataron una y otra vez de traer cargos en su contra, nunca pudieron encontrar falta en su vida perfecta. Jesús refleja la pureza absoluta y vivificante de Dios.
    La Biblia lo pone de esta manera: «Él es la imagen del Dios invisible» (Colosenses 1.15). Y «aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad» (Juan 1.14).
    Ningún otro individuo ha obtenido tal aplauso, incluso de sus mismo seguidores; aun si incluimos a Mahoma (del Islam), Gautama (del budismo), y Krishna (del hinduismo).
    Sus vidas y sus batallas están escritas dentro de sus propias escrituras. En contraste, en la vida de Jesús no hay ni sombra de que fuera impulsado por una sensualidad pecaminosa, ni que necesitara perdón por nada.
    Sólo Jesús brilla como alguien sin mancha, no tocado por el pecado. No era solamente otro hombre bueno. Jesús está en pie por encima de sus rivales religiosos. Está, por cierto, sólo en su clase.
    Entre los musulmanes de hoy, hay una creencia popular de que todos los profetas del islam estaban libres de pecado. Esta pureza, sin embargo, no es el cuadro presentado por las escrituras del islam, el Corán. Ni hay dioses del hinduismo ni del budismo sin grandes manchas:
    • Al más grande de los profetas del islam, Mahoma, se le dijo que pidiera perdón por sus pecados (Sura 47-48), aunque la palabra es traducida como «faltas» en vez de «pecados». ¿Pero qué es una falta que necesita perdón?
    • Los matrimonios de Mahoma con sus once esposas han sido un fascinante tema de explicación para los maestros musulmanes. Eso ciertamente no prueba perfección.
    • Los musulmanes también luchan con la embarazosa descripción del Corán del cielo como «vino y mujeres» (Sura 78.32).
    • Los fallos de Abraham y Moisés, dos de los más respetados profetas del islam, están claramente descritos en el Corán. Moisés pidió perdón después de haber asesinado al egipcio (Sura 28.16), y Abraham pidió perdón en el día del juicio (Sura 26.82).
    • El hinduismo no está libre de escrutinio. Las escapadas de Krishna y sus hazañas con las doncellas en el Bhagavad-Gita, una de las escrituras más sagradas del hinduismo, es francamente una vergüenza para muchos maestros hindúes.
    • El hecho de que Buda sufrió reencarnaciones implica, por la misma regla de la creencia budista, una serie de vidas imperfectas. Dejó su hogar en el palacio, y volvió las espaldas a su esposa e hijo, para buscar una respuesta que no tenía. En el mejor de los casos, siguió un camino a la pureza. No poseía la pureza misma.
    -Apolos-
    Fuente:
    Ravi Zacarías, [Jesús entre otros dioses]







    https://www.facebook.com/Argumentoyv...787262/?type=3
    «¿Cómo no vamos a ser católicos? Pues ¿no nos decimos titulares del alma nacional española, que ha dado precisamente al catolicismo lo más entrañable de ella: su salvación histórica y su imperio? La historia de la fe católica en Occidente, su esplendor y sus fatigas, se ha realizado con alma misma de España; es la historia de España.»
    𝕽𝖆𝖒𝖎𝖗𝖔 𝕷𝖊𝖉𝖊𝖘𝖒𝖆 𝕽𝖆𝖒𝖔𝖘

Página 2 de 2 PrimerPrimer 12

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Respuestas: 41
    Último mensaje: 17/01/2017, 19:56
  2. La Mafia....
    Por Ordóñez en el foro Nápoles y Sicilia
    Respuestas: 13
    Último mensaje: 08/03/2010, 08:25
  3. Sancho III "el Mayor", un Rey pamplonés e hispano
    Por Lo ferrer en el foro Biografías
    Respuestas: 7
    Último mensaje: 11/01/2008, 22:33
  4. Reconocimiento practicado en la frontera de Portugal
    Por Ordóñez en el foro Portugal
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 19/07/2006, 14:34
  5. La Hélade en la Piel de Toro
    Por Ordóñez en el foro Prehistoria y Protohistoria
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 16/09/2005, 18:16

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •