Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 3 de 5 PrimerPrimer 12345 ÚltimoÚltimo
Resultados 41 al 60 de 96

Tema: ¿Por qué perdimos Cuba, Puerto Rico y Filipinas?

  1. #41
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    3,181
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Por qué perdimos Cuba, Puerto Rico y Filipinas?

    Libro escrito en 1890 demuestra que teníamos igualdad política y éramos Provincia española.





    https://www.facebook.com/16407415528...065485/?type=3








    https://www.facebook.com/16407415528...965388/?type=3
    Pious dio el Víctor.

  2. #42
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    3,181
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Por qué perdimos Cuba, Puerto Rico y Filipinas?

    De Provincia a colonia.





    https://www.facebook.com/16407415528...132231/?type=3








    Hoy, recordamos, al primer prócer puertorriqueño español, primer diputado y primer Vicepresidente de las Cortes españolas. Nació en San Juan en 1775. Se destacó como Capitán de fragata en la reconquista del territorio español de Santo Domingo en 1808-1809, que había caído en manos francesas. Héroe del Puerto Rico español. Murió de fiebre amarilla en España en 1813.





    https://www.facebook.com/16407415528...378141/?type=3

  3. #43
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    3,181
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Por qué perdimos Cuba, Puerto Rico y Filipinas?

    El caso de Puerto Rico es muy especial dentro del continente, puesto que ni "guerra de independencia" tuvo y, al igual que a día de hoy existe la Martinica francesa, existiría el Puerto Rico español, como Canarias del Caribe, de no haber sido por la invasión yanqui de 1898. Aun en Cuba, habiendo guerra, los separatistas la tenían perdida de no haber invadido los mismos de siempre.

    Entendemos que el hispanismo en otros países ha de ir por otros derroteros. Cada sitio tiene su particularidad. Pero si entre todos nos vamos coordinando, otro gallo nos cantará.

    El hispanismo es la causa del siglo XXI. Es nuestra geopolítica. No tenemos otra causa más justa y necesaria. Pero el hispanismo consciente, no el caricaturesco.


    https://es-la.facebook.com/movimient...16200362015911







    Promueven Autonomía Española Para Puerto Rico

    Publicado el 24 nov. 2014

    Un grupo auto denominado como cívico-político esta haciendo movimientos desde el pueblo de Yauco para solicitar oficialmente que Puerto Rico vuelva a ser parte de España pues a través del Estado Libre Asociado no se han obtenido poderes para desarrollar el país. Los líderes del movimiento dijeron a Noticias Locales que han sostenido reuniones con el consul de España en Puerto Rico y que se han comunicado con el Departamento de Justicia en la madre patria.






    https://www.youtube.com/watch?v=68sdezl9J94

  4. #44
    Avatar de SignaSuperVestes
    SignaSuperVestes está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    17 jul, 15
    Ubicación
    Sevilla
    Mensajes
    91
    Post Thanks / Like

    Thumbs up Re: ¿Por qué perdimos Cuba, Puerto Rico y Filipinas?

    Es muy complicado precisar la respuesta, pero algunos investigadores han centrado sus pesquisas en un asunto financiero de expansión comercial de EUA.

    Con respecto a la Marina ( no existe tal nombre para el nombre de España en el ámbito militar naval, marina se reserva a los términos referidos del transporte de mercancías o de comercio público o privado ) mejor digo ; La Armada de España fue casi desmantelada ( España efectivamente, tenía una flota importante ; pero ésta era deficitaria, y obsoleta, aspecto antagónico en otras potencias que se rearmaban continuamente, cosa que no hacía España creyendo confiar en el país al que ayudó a nacer y luego le traicionaría ) décadas antes de acontecer La Guerra Hispanoestadounidense, guerra por otra parte que fue originada por los principales banqueros masones afincados en EUA ( entre ellos Morgan, y otros que sigen su estirpe con su letra inicial de R. hoy en día, amigos de Soros ) que quisieron comprar la isla de Cuba por algunas sumas de dineros, y, que, España se negó varias veces. Eso fue un insulto para los yankis, intolerable...

    A finales del s. XX, EUA reconoció que esa guerra fue un error provocado contra España.

    Interesante hilo. Gracias.
    Última edición por SignaSuperVestes; 09/12/2016 a las 06:56

  5. #45
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    3,181
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Por qué perdimos Cuba, Puerto Rico y Filipinas?

    Para ahondar lo dicho acá:

    Estados Unidos no hubieran ganado la guerra de Cuba






    Entrevista a Carlos Canales. Geopolítica naval española.

    Publicado el 5 sept. 2013

    Geopolítica naval española desde la guerra de independencia hasta la II república. Libro "De madera y acero".





    https://www.youtube.com/watch?v=7A9Y_ez64vs

  6. #46
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    3,181
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Por qué perdimos Cuba, Puerto Rico y Filipinas?

    La única Revolución netamente puertorriqueña, fue contra los Estados Unidos. La que casi no enseñan en la escuela y a la que la mayoría de los independentistas no se atreven conmemorar.





    https://www.facebook.com/16407415528...type=3&theater

  7. #47
    Avatar de Leolfredo
    Leolfredo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 ago, 14
    Mensajes
    753
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Por qué perdimos Cuba, Puerto Rico y Filipinas?

    Totalmente de acuerdo. Habría que hablar en el caso de Puerto Rico -quizás incluso Cuba- ya no generalmente de Hispanidad sino más específicamente de Españolidad o Españolía.

    Cita Iniciado por Mexispano Ver mensaje
    El caso de Puerto Rico es muy especial dentro del continente, puesto que ni "guerra de independencia" tuvo y, al igual que a día de hoy existe la Martinica francesa, existiría el Puerto Rico español, como Canarias del Caribe, de no haber sido por la invasión yanqui de 1898. Aun en Cuba, habiendo guerra, los separatistas la tenían perdida de no haber invadido los mismos de siempre.

    Entendemos que el hispanismo en otros países ha de ir por otros derroteros. Cada sitio tiene su particularidad. Pero si entre todos nos vamos coordinando, otro gallo nos cantará.

    El hispanismo es la causa del siglo XXI. Es nuestra geopolítica. No tenemos otra causa más justa y necesaria. Pero el hispanismo consciente, no el caricaturesco.

  8. #48
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    3,181
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Por qué perdimos Cuba, Puerto Rico y Filipinas?

    Cuba Espanola La Quema de Bayamo por Jose Ramon Morales

    Subido el 26 may. 2010

    Sobre Carlos Manuel de Cespedes y la fatidica Quema de Bayamo.

    Comunidad Autónoma de Cuba, España





    https://www.youtube.com/watch?v=RrRfOmAqn8o










    Cuba Espanola Carlos Manuel de Cespedes y el anexionismo a EEUU por Jose Ramon Morales 1


    Subido el 28 may. 2010

    Cuba Espanola Carlos Manuel de Cespedes y el anexionismo a EEUU por Jose Ramon Morales 1





    https://www.youtube.com/watch?v=Nj3diQ-Q_JA

  9. #49
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    3,181
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Por qué perdimos Cuba, Puerto Rico y Filipinas?

    Cifras de la guerra de 1898

    Por
    Redacción -

    21 diciembre, 2016





    Al centro el Teniente Coronel Theodore Roosevelt (posteriormente Presidente de los EE.UU.) inmediatamente despues de la victoria de la Loma de San Juan en la cual se distinguió por su arrojo junto a sus Rough Riders, los cuales hicieron la batalla ¨a pie¨. Roosevelt llegó a Cuba subestimando el valor de los mambises cubanos pero al conocer las hazañas que realizaban pese a las múltiples dificultades de todo tipo, incluyendo la falta de calzado, ropa, alimentos, armas, etc. los admiró por el resto de su vida. En la Cuba Castrista sólo mencionan sus palabras despectivas cuando todavía no conocía el valor de nuestros mambises, pero al conocer el valor de los soldados españoles en esa batalla de San Juan y también conocer la férrea resistencia que tuvieron las tropas norteamericanas en la batalla de El Caney contra las tropas españolas comandadas por Vata del Rey (quién moriría heroicamente en esa batalla) su criterio cambió diametralmente. Comentarios y fotos añadidas por el Bloguista de Baracutey Cubano



    Sobre algunas cifras de las fuerzas contendientes en la Guerra de Independencia de 1895 en Cuba y sobre las cuales he oido de manera reiterada algunos errores e imprecisiones



    Por Pedro Pablo Arencibia Cardoso, Baracutey cubano

    En la Guerra de Independencia comenzada el 24 de febrero de 1895 en Baire y otros lugares de la isla de Cuba ( realmente el grito de Baire fue un grito no independentista sino autonomista, ya que al menos uno de los hermanos Lora era autonomista, pero rápidamente se convirtió en independentista) hubo aproximadamente 55 000 miembros del Ejército Libertador (varios miles no eran cubanos pues habían españoles, chinos y de otras nacionalidades. José Miró Argenter, Jefe del Estado Mayor de Antonio Maceo era catalán, pero aproximadamente eran 30 000 los guerrilleros cubanos que combatían contra el Ejército Libertador, sin contar varios miles de cubanos en el Cuerpo de Voluntarios del Orden, mal llamados Cuerpo de Voluntarios Españoles (fuerza de aproximadamente 80 000 hombres) que también lucharon en contra de los independentistas. Los gritos de ¡Viva Cuba Libre! se mezclaban con los gritos de ¡Viva Cuba Española! en los campos de batallas.

    El número de cubanos que combatieron bajo la bandera española, se puede estimar a partir del siguiente fragmento extraído del libro La Guerra de Independencia de 1895 de Miguel Varona Guerrero, ayudante de campo del Generalísimo Máximo Gómez.



    “Cuando la guerra hispano-cubana-americana comenzó en 1898 aún existía en Cuba un numeroso ejército español, de doscientos sesenta y cinco mil hombres, representados por ciento noventa mil de tropa regular, 30 mil voluntarios irregulares y 30 mil guerrilleros, también irregulares.”



    En el librito del abogado y historiador Emilio Roig de Leuchsenring titulado ¨Cuba no debe su Independencia a los EE.UU.¨ se lee, teniendo como fuente historiadores españoles, que en determinados momentos hubo más de 300 000 efectivos en el ejército español; destaco que en toda Sur América cuando las guerra bolivarianas en la segunda década del siglo XIX hubo aproximadamente 100 000 efectivos en contra de los imdependentistas. En esas guerras el imperio británico envió 7 000 efectivos a combatir al lado de los independentistas sudamericanos; quizás esa fue la razón por la que Karl Marx calificó a Simón Bolivar de agente del capitalismo inglés. En las guerras de independencia de Cuba la ayuda de los gobiernos de Latinoamérica y de Europa fue prácticamente nula; el gobierno de Porfirio Díaz, en México, fue el que se comprometió con José Martí pero la ayuda, si mal no recuerdo, no se materializó. Les recuerdo a los lectores que soy matemático, no historiador, y que mi objetivo fundamental es que los lectores contrasten y verifiquen por otras fuentes, la historia que han recibido o leido, incluyendo también la que yo escribo en este blog.

    Sobre el número de combatientes del Ejército Libertador en la Guerra de Independencia comenzada el 24 de febrero de 1895 tenemos esta información:

    ” Según registrarían los libros del ejército mambí, en la contienda independentista comenzada el 24 de febrero de 1895 y concluida en 1898 habían participado 53 774 hombres; de estos, en ella habían caído 10 665 inmortales. La nómina registraría que en esa cifra se incluían siete mayores generales, dos de división, 16 brigadieres, 40 coroneles, 79 tenientes coroneles y 151 comandantes. ” (Cuba: la forja de una nación Tomo II página 612, Rolando Rodríguez).

    Sobre los mártires y héroes caídos del Ejército Libertador durante la Guerra de Independencia podemos decir, que ya desde fecha tan temprana como el año 1901 se dieron a conocer públicamente los nombres de los mismos. El Mayor General Carlos Roloff publicó en ese año la obra: Índice alfabético de defunciones del Ejército Libertador. Guerra de Independencia iniciada el 24 de Febrero de 1895 y terminada oficialmente el 24 de Agosto de 1898. Datos compilados y ordenados por Carlos Roloff y Mialofski ayudado por Gerardo Ferrest. Ed. Oficialmente por disposición del general Leonardo Wood.

    Las cifras anteriores debemos aceptarlas como una aproximación a las reales, pues son imposibles de conocer con total exactitud.

    Una digresión ¿ Por qué la tiranía no ha dado aún, después de medio siglo, el número y la cifra de los que cayeron en la lucha contra el régimen de Fulgencio Batista? . Sencillamente porque se le descubriría la gran mentira y el mito de los ¨20 000¨mártires, que le servió para hacer el primer gran baño de sangre al triunfar la Revolución. El difunto Dr. Armando Lago desde el Exilio investigó y la suma de los muertos por las fuerzas batistianas fueron aproximadamente 2 000 y los muertos provocados por las fuerzas antibatistianas fueron aproximadamente 900; María Werlau sigue la obra del Dr. Lago al frente de CubaArchive.

    Puntualizo que la cifra acumulativa de 53 774 se alcanzó después que miles de los llamados burlonamente “girasoles” o “rabiblanqueados” por los mambises, se unieron a las huestes mambisas cuando Estados Unidos entró en la guerra en abril de 1898 después que España le declaró la guerra a los EE.UU. ante los preparativos de guerra que hacía EE.UU. para entrar en la guerra, aunque la situación interna dentro de España motivó que algunos políticos españoles y la prensa usaran el llamado a una guerra para unir al pueblo español; guerra en la que pensaban barrer dada la experiencia bélica y el superior armamento terrestre que poseía el ejército español respecto al ejército norteamericano de ese momento pues no debemos de olvidar que la guerra la decidió la Marina de Guerra de los EE.UU. en las aguas cercanas a Santiago de Cuba, en las aguas de Filipinas y en menor medida en las de Puerto Rico, al poseer barcos más modernos (debido a la implementación por parte del Subsecretario de la Marina Theodore Roosevelt de un gran teórico naval de los EE.UU.) ya que si bien los cañones maxim españoles estaban a la par que los cañones norteamericanos, la velocidad de los navios, el blindaje y los materiales con los que fueron construidos los buques norteamericanos superaban ampliamente a los españoles. Teodoro Roosevelt modernizó a la Marina de Guerra norteamericana para competir y vencer a otras marinas (en particular la británica) que controlaban el comercio marítimo de amplias zonas de los oceanos; muy en particular en el oceano Pacífico. Algunos de los errores en la logística que tuvo el Ejército norteamericano en esa guerra fueron: enviar a sus soldados con la ropa para el invierno de EE.UU. en pleno verano cubano. Otro de los errores fue concerniente al transporte de los caballos de la caballería. respecto al armamento, las tropas del ejército español con sus fusiles alemanes máusers estaban mejor armadas que las del ejército norteamericano, cuya experiencia bélica más cercana en el tiempo había sido la guerra contra los indios americanos de la que el General Miles, uno de los jefes del ejército norteamericano durante la breve Guerra Hispano Cubano Norteamericana, había salido con gran prestigio.

    Hago la importante observación que la instauración del gobierno autonomista el 1 de enero de 1898 había provocado que cierto número de mambises se ¨presentaran¨ por la prometida amnistía ante las autoridades españolas por lo terrible en penurias que fue el año 1897 para las huestes mambisas y por la especie de marasmo en que estaba la guerra; veamos lo que expresó un relevante testigo de esos hechos. y cercano amigo y colaborador de José Martí, el intelectual, militar y político Enrique Collazo, escribió en su libro Los americanos en Cuba:

    ¨ En el campo insurrecto, la noticia del establecimiento de la autonomía produjo gran excitación y alarma, que dieron lugar a que por el gobierno de la república se dictaran órdenes severísimas para evitar los efectos de la novedad implantada y que contuvieran a los débiles o a los cansados de la guerra (que no escaseaban) y que al saber que los españoles no mataban, buscaron en la presentación el término de los riesgos y miserias de campaña.
    En el extranjero provocó por parte del elemento oficial de la revolución y de los exaltados, serias y continuadas protestas, y a muchos les dio facilidades para dejar de comer el negro pan de la emigración cambiándolo con mucho placer por el turrón autonomista que lograron conseguir al llegar a Cuba.

    El gobierno de la revolución pasó circulares recordando a todas las autoridades de la república, tanto civiles como militares, que estaba en todo vigor y fuerza el antiguo decreto Spotorno, y que los correos, prácticos y portadores de proposiciones que no estuvieran basadas en la independencia, serían considerados como traidores, juzgados en consejo de guerra verbal y condenados a muerte, y que en la misma falta incurriría cualquiera que las recibiera y no procediera inmediatamente a dar cumplimiento a lo ordenado.

    La aplicación de este decreto fue causa de la muerte de dos emisarios en Oriente y de la del teniente coronel Ruiz del ejército español, en el territorio de La Habana.

    La severidad de las medidas tomadas da idea clara del temor que el planteamiento de la autonomía causaba al elemento revolucionario.¨


    También es justo decir que España ya estaba al agotar ¨hasta el último hombre y la última peseta¨ palabras del entonces ya asesinado (por el joven anarquista ¨Angelillo¨) Primer Ministro español Cánovas del Castillo, el cual, según investigaciones de hace más de dos décadas, también ya estaba pensando en encontrar la manera de terminar ¨la guerra de Cuba¨.



    _______________________________________

    Fuente:

    Cifras de la guerra de 1898 | Diario de la Marina
    Última edición por Mexispano; 23/12/2016 a las 03:12

  10. #50
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    3,181
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Por qué perdimos Cuba, Puerto Rico y Filipinas?

    Pioneros de Cuba y Puerto Rico

    Por
    Antonio Moreno Ruiz -

    1 enero, 2017






    Iván Arrache se acoge a la justa y necesaria tradición autonomista puertorriqueña.


    Antonio Moreno Ruiz



    Si hay pioneros de un hispanismo concreto y renovador, podemos situarlos, por deber y por honra, en Cuba y Puerto Rico. Y me explico: Conocí a José Ramón Morales hace unos años a través de internet, concretando en su blog “Cuba Española”.

    Su proyecto de una Cuba reintegrada en España como comunidad autónoma me pareció tan sorprendente como agradable. No soy partidario del régimen de las comunidades autónomas nacido en 1978; pero creo que, paradójicamente, ese formato podría servir para reintegrar a las provincias ultramarinas que fueron separadas a la fuerza en 1898.

    José Ramón Morales era un hombre valiente. Decía cosas incómodas para tirios y troyanos. Históricamente, los separatistas cubanos, en puridad, anexionistas a Estados Unidos, nunca ganaron la guerra. Siempre perdían. Y eso se explica porque buena parte del pueblo cubano nunca quiso separarse de España. Así como Puerto Rico no tuvo ni guerra siquiera, porque nunca quiso separarse de España.

    ¡Ay, José Ramón! El pobre se nos fue luego de avisar que estaba luchando contra un maldito cáncer. Y hasta última hora resistió como atalaya mediática y punto de encuentro de hispanos por derecho, hispanos que del pasado al futuro se identificaban.

    Pasados los años, me viene la nostalgia de aquel tipo bueno, cabal, afable y culto que interesó a gente de muy diversas tendencias políticas. Fue criticado ferozmente por los de siempre, por los de allá y por los de acá. Pero nunca se amilanó, al contrario. Cada día era una batalla constante por el ansiado reencuentro. Como tantos cubanos (de sangre y querencia española), conoció la amargura del exilio por culpa del comunismo hereditario de los Castro, esa terrible tiranía que ha destrozado la vida de no sé cuántas generaciones de nuestros hermanos caribeños. Ya saben: Igualdad en la miseria. Y José Ramón, desde la lejanía de su patria chica, suspiraba por la patria grande, por la que nunca tenía que haber desaparecido.

    José Ramón se nos fue, pero su legado y sus ganas permanecen en benéfico contagio para desenmascarar muchas mentiras pseudohistóricas y así poder luchar mejor para el futuro.

    Con todo, decíamos que Puerto Rico no tuvo siquiera guerra separatista. Y esto de reivindicar, y no sólo con recuerdos, sino con formato político, la españolía antillana, tiene ya una vieja escuela: En Cuba, José Ramón Morales; en Puerto Rico, Iván Arrache, fundador de Autonomía para Puerto Rico.

    Como con José Ramón, con Iván comencé a tener trato a través de internet. ¡Algo bueno tenía que tener la red! Un servidor, como historiador, se ha centrado mucho en la especialidad americanista, y más concretamente, en el periodo de las “independencias”; por lo que el tema de Puerto Rico siempre me ha parecido tan fascinante como dramático. Con Iván, fui compartiendo muchos descubrimientos (o mejor dicho: Redescubrimientos) que están haciendo importantes musicólogos y antropólogos acerca de las relaciones tan estrechas que hay entre el flamenco y las músicas antillanas.

    De Iván he ido aprendiendo mucho en los temas que añaden a lo jurídico sobre Puerto Rico, pues es un tema en el cual él, con toda la razón del mundo, insiste mucho: La situación jurídico-política de Puerto Rico es tan insólita como injusta, y sólo centrándonos y concretándonos en una vía legal que se interrumpió violentamente en contra de la voluntad boricua, es que podremos sacar a flote lo que existe y no está en los papeles: El Puerto Rico español, el que nunca perdió su idioma y sus tradiciones a pesar de las más violentas imposiciones; el Puerto Rico de tradición política autonomista. El Puerto Rico que, con Cuba, podría haber seguido siendo como provincia autónoma y ultramarina. Francia, Holanda y Gran Bretaña tienen enclaves ultramarinos que Estados Unidos nunca tocó. Mas como dice Iván, si bien es cierto que hay que argumentar contra la leyenda negra, tampoco vamos a caer en una leyenda rosa. Muchos políticos españoles del siglo XIX tuvieron una actitud lamentable y se demoraron lo indefendible en cuanto a la justa política autonomista para Cuba y Puerto Rico. Fidel Castro llegó a decir en una entrevista que él nunca se explicó cómo los políticos españoles hicieron tan mal la guerra de Cuba, en el sentido de cómo estorbaron y dejaron en ridículo a los militares que sí sabían de guerra. Con Iván, podríamos añadir que se hicieron también mal las cosas políticamente con respecto a Puerto Rico. De los errores del pasado hay que aprender. Y a día de hoy se nos presenta una oportunidad histórica para que los puertorriqueños puedan obtener la nacionalidad española, nacionalidad que sus más directos y recientes antepasados tenían, y que constituiría un vínculo político de gran magnitud. Y es un tema que también está desarrollando el cubano Ferrán Núñez, alma mater del Diario de la Marina y heredero de la causa de José Ramón Morales, quien también está investigando sobre las posibilidades de los cubanos de obtener la nacionalidad de sus padres y abuelos, de todo aquello que se truncó por la invasión estadounidense y los malos políticos de 1898.

    Iván Arrache es claro: El estatus de Puerto Rico es la clave. Esa situación de limbo impolítico es insostenible. Y esto que dice Iván es muy importante, porque, como José Ramón Morales, reitero, le da una forma concreta a un hispanismo que siempre ha existido. Desde las mismas independencias, un sentimiento de consternación y orfandad atravesó muchas conciencias, aun con contradicciones: A principios del siglo XX, buena parte de la intelectualidad hispanoamericana celebraba poéticamente la hispanidad al mismo tiempo que la secesión. Ahí están los grandes poemas del nicaragüense Rubén Darío, el mexicano Amado Nervo o el peruano José Santos Chocano. Tanto en España como en América grandes pensadores acudieron al llamado de la hispanidad. Por ejemplo, en España, Ángel Ganivet ya promulgaba el hispanismo en su “Idearium Español”; así como Juan Vázquez de Mella, el tribuno de la tradición, en sus “Dogmas Nacionales” defendió la confederación de España con Portugal e Hispanoamérica y el dominio de la costa norteafricana. Esta idea de confederación tácita, o de imperio espiritual extendido a lo diplomático, militar, cultural y económico coincide con dos grandes pensadores peruanos que atravesaron el siglo XX en distintas etapas: José de la Riva Agüero y Rafael Cubas Vinatea. Volviendo a los pensadores españoles, contamos con el padre Zacarías de Vizcarra y también con Ramiro de Maeztu, grandes desarrolladores del concepto de la hispanidad, que encontraron su alma gemela en el pensamiento del portugués António Sardinha. La “Alianza Peninsular” (donde defiende la inclusión lusitana en la festividad del 12 de octubre) de Sardinha es el complemento ideal de la “Defensa de la Hispanidad” de Maeztu. A los años, el brasileño Arlindo Veiga Dos Santos hablaría de un “sistema fundamental de alianzas hispánicas/neohispánicas”. ¿Qué diremos de la literatura? Personajes tan distintos entre sí como Emilia Pardo Bazán, Vicente Blasco Ibáñez o Camilo José Cela han mostrado un hispanismo ferviente contra la Leyenda Negra. En nuestro tiempo, filósofos como el argentino Alberto Buela o el español Gustavo Bueno han desarrollado ideas hispanistas muy claras. En el caso de Bueno, ha creado toda una fecunda escuela de discípulos que amén de desarrollar el ideal hispanista, son preclaros combatientes contra la Leyenda Negra. Ya D. Gustavo nos advirtió hace mucho tiempo que más importante era ser español y su proyección hacia América que las entelequias europeístas. ¡Si muchos políticos le hubieran hecho caso…!

    Con todo, ¿por qué hablamos de José Ramón Morales e Iván Arrache como “pioneros” de Cuba y Puerto Rico? Pues porque lo son en hacer la diferencia. De lo literario/intelectual y lo político que no se pudo concretar por la fuerza de las circunstancias en el siglo XX, se ha pasado al siglo XXI con propuestas políticas muy concretas, con gente que de verdad está comprometida más allá de los pasatiempos y las veleidades. Iván Arrache se acoge a la justa y necesaria tradición autonomista puertorriqueña. José Ramón Morales también había estudiado la tradición autonomista cubana. Evocando al mentado profesor brasileño Arlindo Veiga Dos Santos, podemos decir que lo que no es tradición, seguramente ha de ser traición; y que en todo caso, estamos ante un pasado en marcha. Y como decía el gran jurista español Álvaro D´Ors, lo que no es tradición, es plagio. Arquitectos españoles como Aníbal González y Antoni Gaudí entendieron en el siglo XX, el siglo de los pensadores hispanistas, que la mejor fuente para innovar estaba en la tradición.


    ¿Estamos ante una utopía? No; en todo caso, estamos ante un sueño, porque como dijo Calderón de la Barca, la vida es sueño, y los sueños, sueños son. Además, ¿cómo sería la realidad si no se lucha por los sueños?


    ¿Estamos ante quijotismo? Sí, pero el mismo que cuando Alonso Quijano recuperó la lucidez al final de su historia. Porque aquí sabemos que no hay molinos de viento, sino gigantes. Pero tenemos las herramientas para que en el futuro sea cantada la victoria. 1898 fue el año de la derrota para todos. Pero, por eso mismo, no es casualidad, sino providencia, que los pioneros vengan de Cuba y Puerto Rico; y que ese empujón criollo sea la mayor y la mejor bofetada que se pueda dar al desquiciado cantonalismo de una España que, si bien hoy parece perdida, volverá a ser hallada en América.


    _______________________________________

    Fuente:

    Pioneros de Cuba y Puerto Rico | Diario de la Marina

  11. #51
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    3,181
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Por qué perdimos Cuba, Puerto Rico y Filipinas?

    Martí: un héroe inventado por el gobernador norteamericano

    Por
    Rafa -

    27 enero, 2017







    Martí y su mito




    José Martí en una imagen de 1891. (Universidad de Miami)



    De la interpretación de un hecho histórico significativo en la historia de una nación puede muy bien concluirse la orientación política de los interpretadores. Aquí tenemos esta fecha, el 24 de febrero de 1895, el día en que nuestros ancestros se fueron por última vez a la manigua, para hacer de Cuba una nación independiente y democrática, en que la soberanía perteneciera a todos y cada uno de quienes se aceptasen cubanos.

    Este hecho puede ser interpretado de dos maneras radicales: a la fascista, como triunfo de la voluntad del pueblo cubano, encarnado en José Martí, en la consecución de un supuesto destino teleológico, o a la marxista, como el resultado de las contradicciones económicas entre los intereses nacionales cubanos y los de España, que generaba el hecho de que la economía de la colonia se encontraba ya para la fecha integrada en la de su vecino inmediato, los EE UU, y no en la de su distante y pobretona metrópoli.

    De más está decir que la interpretación oficial del régimen castrista, y de la que no se atreven a alejarse aún los historiadores heterodoxos residentes en la Isla, es la primera. Lo que se entiende, ya que el régimen castrista se presenta a sí mismo como la culminación de ese pretendido destino teleológico, y a Fidel Castro como la reencarnación de José Martí.



    No obstante, preguntémonos: ¿tenía Martí tanta influencia en el interior de la Isla como para arrastrar a los cubanos a la guerra del 95?



    La respuesta es no.
    A Martí no se lo publicaba al interior de la Isla, salvo en una o dos ocasiones y nunca en el periodo en que preparaba la guerra en sí. Por otra parte, la vigilancia española en las aduanas era especialmente cuidadosa en impedir la entrada de cualquier escrito suyo, y en ello parece haber sido bastante eficiente. Debemos entender que si hoy que tenemos radio, internet, memorias USB, un por ciento enorme de cubanos no conocen ya no a sus propios disidentes, sino incluso a figuras destacadísimas del pensamiento mundial, cuyas visiones no coinciden a plenitud con las del régimen castrista, ¿qué cabría esperar en los tiempos de Martí, en que incluso una mayoría de los cubanos era analfabeta?

    De otra parte, para muchos de los que sí lo conocían, su proceder político en particular, y en general su persona, eran vistos con suma suspicacia. Por ejemplo, para cubanos de buena ley, como Manuel Sanguily, Gerardo Castellanos o Enrique José Varona, lo que los llevaba a, de cierta manera, cooperar con el gobierno español en su campaña de silenciamiento e invisibilización.

    José Martí era, a no dudarlo, un perfecto desconocido para la absoluta mayoría de quienes residían en la Isla en 1895.

    Creer, además, que desde los EE UU consiguió preparar al interior de la Isla la eficiente conspiración que se pretende organizó, va contra nuestra propia naturaleza de cubanos. ¿Cómo es que nadie antes o después ha conseguido hacer ni de lejos lo que supuestamente logró él?

    Lo cierto es que el alzamiento del 24 de febrero tuvo otros motivos más concretos que la verba de Martí, o su indiscutible genialidad política. Motivos más bien económicos.

    Dos años antes, en 1893, una crisis económica se abatió sobre los EE UU y poco después sobre Cuba. Para empeorar la situación todavía más, al año siguiente España reinstauró el sistema de derechos aduanales que favorecía el dominio monopólico del mercado insular por los comerciantes de la península. Esto encareció considerablemente el costo de la vida en Cuba. Al impedirle a sus habitantes abastecer sus necesidades en el muchísimo más barato, bien surtido y cercano mercado de los EE UU, y obligarlos a tener que hacerlo en el ineficiente, lejano y caro de la metrópolis.

    Por otra parte, la para nada nueva actitud de España provocó que la llamada Bill McKinley , que en el caso cubano declaraba libre de derechos la entrada de sus azúcares crudos a la Unión Americana siempre y cuando Cuba reciprocara en sus aduanas un trato preferencial a muchos de los productos americanos, quedara en “el aire”. Esta ley había permitido que se disparase la hasta ese momento estancada, e incluso en peligro, industria azucarera cubana, amenazada por el boom europeo del azúcar de remolacha.

    Téngase en cuenta que si en los 1880 solo cuatro zafras cubanas habían superado las 600.000 toneladas, tras la aprobación de la Bill y aun antes del establecimiento posterior por España de una especie de precario Acuerdo de Reciprocidad, lo producido llegó en 1891 a más de 800.000 toneladas. Y ya con los acuerdos en vigor, la producción azucarera en Cuba alcanzó las 976.960 toneladas en 1892 y en 1894, a pesar de la crisis, rebasó por primera vez en su historia la marca del millón.

    Así, de repente, tras años de incremento constante del nivel de vida de todas las clases de la Isla, y sobre todo, de acciones del gobierno español que permitían abrigar cierto optimismo en las posibilidades de la economía cubana, aun sin abandonar la soberanía española, la más completa desilusión se abatió sobre Cuba. Resultaba evidente que sin acceso al mercado americano las posibilidades de vender los azúcares que se produjeran en la zafra de 1894-1895 eran muy pocas. Ni pensar en colocarlos en España, con su consumo insignificante. En cuanto a Europa, allí la remolacha imperaba hasta en la misma Gran Bretaña, donde no se producía.

    En concreto, los cubanos de las clases medias o pobres se encontraron en la segunda mitad de 1894 ante una situación asfixiante: por un lado, el monopolio español llevaba los precios de lo más básico a las nubes, y por otro, la inexistencia de mercados para el azúcar, que obligaba a rebajar drásticamente el monto de la zafra, recortaban los salarios con que deberían enfrentarse a esa situación.

    Escuchemos interpretar la situación del momento a Philip S. Forner, en su Historia de Cuba y sus relaciones con los Estados Unidos , libro que con tanta prolijidad ha publicado la Cuba de Fidel: “Pero el efecto más importante de la crisis económica que sufrió Cuba en el invierno de 1894-1895 fue el de traer a plena luz todos los problemas políticos y económicos que desde tan largo tiempo atrás venía sufriendo Cuba a manos de España: contribuciones agobiantes, abrumadora deuda colonial, exclusión de los cubanos de las posiciones gubernamentales, prácticas económicas discriminatorias, trato arbitrario de las personas y las propiedades, y falta de libertad de prensa, de palabra y del derecho de reunión”.

    Un número cada vez mayor de cubanos empezó a convencerse de que la idea de que España otorgaría a Cuba todas las concesiones necesarias con solo que Cuba se apartara de la vía insurreccional no pasaba de ser uno de tantos casos de “pensar como querer”. Un número cada vez mayor de cubanos escuchaba con ansia los rumores de que los revolucionarios emigrados estaban prontos a “desplegar el estandarte de la rebelión”.

    Fue, por ejemplo, infinitamente más determinante que la prédica de Martí, el acuerdo que en noviembre de 1894 tomaron los hacendados de Oriente de rebajar los jornales que pagarían en la zafra por comenzar. Si tantos miles de hombres de campo de esa provincia se alzaron entre febrero y marzo de 1895, incluso cuando su jefe natural, Antonio Maceo, no había puesto todavía un pie en ella, en muchísima mayor medida se debió a acuerdos como el mencionado que a los que se tomaban en la migración.

    No dejemos tampoco de lado un hecho significativo que suele ignorarse en casi todas nuestras historias: en la Cuba de los noventa del siglo XIX, España ya no tenía el apoyo ni de la plutocracia peninsular establecida en la Isla, que desde el llamado Movimiento Económico se había pasado a la idea anexionista. Y es que hasta para ellos la dominación española ya no tenía futuro en Cuba.

    Pero si José Martí no fue en realidad quien llevó a los cubanos a la guerra, sin embargo sí resultó determinante en el modo en que salieron de ella.

    Su no premeditada caída en Dos Ríos trocó los caminos de nuestra historia a fines del siglo XIX. Si la clara incapacidad de la Isla para la autarquía económica, sumada a su extrema vecindad al Monstruo Americano, hacían pensar a casi todo el que tuviese un poco de sentido común, sobre todo en Hispanoamérica, que Cuba debería gravitar necesariamente hacia su incorporación a los EE UU, el súbito descubrimiento que tuvo el pueblo cubano del apostolado que este hombrecito nervioso había llevado por la causa de su independencia, no le dejó a Cuba otro camino posible que el de la independencia.

    Su caída en Dos Ríos no tardó en comenzar a distorsionar nuestra historia. Fue un Martí que se agigantaba más y más desde el 19 de mayo quien impuso poco después en el Jimaguayú su solución civilista a Antonio Maceo
    .

    Aquel mediodía de hace 120 años pasó en realidad que Martí le cambió el carácter a una guerra que él había iniciado, es cierto, pero a la que sus compatriotas se habían ido en su gran mayoría sin conocer de él. Después de su caída, sin embargo, no hubo posibilidad de seguir los caminos lógicos que la economía dictaba. Si solo miramos nuestra historia desde lo económico, podría parecernos que esa guerra entre la Bill McKinley y el Tratado de Reciprocidad de 1903 solo funcionó como un recurso extremo para acabar de librar a la economía cubana de la traba española, y legalizar de ese modo nuestra dependencia del “Monstruo Americano”.

    En parte fue así, pero en su desarrollo nació y comenzó a crecer un mito fundacional de nuestra nación, un mito sumamente eficiente para mantener a la Isla independiente y soberana: el de Apóstol de nuestra independencia, José Martí.



    _______________________________________

    Fuente:

    Martí: un héroe inventado por el gobernador norteamericano - Diario de la Marina
    ReynoDeGranada y Pious dieron el Víctor.

  12. #52
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    3,181
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Por qué perdimos Cuba, Puerto Rico y Filipinas?

    Españoles olvidados

    La Armada Española también tuvo victorias heroicas en la Guerra de Cuba 1898. No todo fueron derrotas


    La Armada Española también tuvo victorias heroicas en la Guerra de Cuba 1898. No todo fueron derrotas

    By Capitán Postulo

    24/09/2015







    Del desastre de 1898 y sus consecuencias, la perdida de las ultimas posesiones españolas en América y en el Océano Pacifico, solo nos han llegado derrotas, algunas heroicas como la batalla naval del Almirante Cervera, El Caney, la Loma de San Juan o la heroica defensa de El Baler, pero también hubo victorias sobre los yanquis, pequeñas, pero victorias en definitiva. Procedemos a recordar tres de ellas:

    El 25 de Mayo de 1898 Estados Unidos declaró la guerra a España aprovechando el hundimiento del Maine, en la bahía de La Habana, por una explosión accidental en su santabárbara, suceso ocurrido el 15 de Febrero del mismo año y que sirvió de excusa para la declaración de la guerra.

    Para protegerse de los buques norteamericanos que patrullaban la zona norte de Cuba, dos lanchas cañoneras de 40 toneladas, la Liguera y la Alerta, armadas cada una con dos cañones, y el remolcador Antonio López procedieron a refugiarse en el puerto de Cárdenas, Provincia de Matanzas, cerca de La Habana.

    El Antonio López estaba armado con un cañón de tiro rápido de 57mm, apto para defenderse de los rebeldes cubanos.

    La cañonera Ligera era una pequeña embarcación de 20 metros de eslora y 11 nudos de velocidad, construida en Cádiz, y que había llegado para relevar a la Alerta en misiones de vigilancia mientras esta última estaba en puerto reparando pequeñas averías.

    El mismo día 25, la Ligera entró en combate, se encontró con el torpedero americano Cusshing de 142 toneladas (más de tres veces su tonelaje) y 25 nudos de velocidad (más del doble de velocidad) y armado con tres cañones de tiro rápido y tres tubos lanzatorpedos.

    El buque enemigo estaba reconociendo la zona cuando se encontró con la cañonera española. Ésta se aproximó hacia el barco yanqui abriendo fuego con su cañón de proa. El torpedero disparó más de 70 veces contra el barco español errando todos los disparos, excepto uno que acertó sin graves consecuencias para el navío español.

    La Ligera disparó 10 cañonazos con tan buena puntería que acertó en el casco, perforándolo a la altura de la sala de máquina. El buque americano escoró a estribor, quedando inútil para combatir, por lo que no tuvo más remedio que interrumpir el combate, retirándose y dándose a la fuga.

    Esta escaramuza fue el primer combate de la guerra entre los españoles y los yanquis.

    Por esta acción, el comandante del buque español, Teniente de Navío Antonio Pérez Rendón, y su dotación fueron recompensados con la Cruz de María Cristina.

    A partir de entonces, los tres barcos españoles quedaron bloqueados en el puerto por un escuadrón americano formado por los siguientes buques: el torpedero Winslow, idéntico al derrotado Cusshing; el cañonero Willmington de 1.392 toneladas, 16 cañones y con parte del casco y la artillería principal blindada; el cañonero Machias de idénticas características que el buque anterior y por último el guardacostas Hudson con dos cañones de tiro rápido.

    La desproporción de fuerza a favor del enemigo era extraordinaria: cuatro buques contra tres; 10 veces más en cañones y con mayores calibres; 20 veces más en tonelaje, y así en todas las magnitudes comparables entre los dos enemigos, siempre a favor de los yanquis.

    Tras varias acciones de tanteo sin importancia, el 11 de Mayo los americanos decidieron atacar frontalmente a la pequeña flota española.

    El Winslow, por su menor calado, entró en la bahía para reconocer y avisar de los movimientos de los buques españoles. A continuación entró el Hudson, quedando los dos navíos de mayor porte en la reserva.

    Las lanchas españolas abandonaron el puerto para refugiarse en la zona de menor profundidad de la bahía donde los barcos enemigos no podían llegar, quedando atracado en el puerto el Antonio López por su mayor calado.

    Después de barrer la bahía en busca de minas marinas, el Winslow, al ver al solitario remolcador español amarrado en el puerto, se dirigió hacia el disparando sus cañones.

    El remolcador español respondió al fuego con tal precisión y fortuna que, al segundo disparo, dejaron al Winslow sin gobierno causándole, además, destrozos y averías en la sala de máquinas que le hicieron abandonar el combate. Resultando también herido su comandante y parte de la dotación.

    El Hudson acudió en auxilio del buque averiado bajo la cobertura de fuego del Wilmington. El Antonio López continúo el fuego sobre los dos buques produciéndoles graves averías y numerosos heridos, entre ellos el segundo comandante del Hudson que murió en combate.

    Tal situación era impensable para los americanos por lo que empezaron a bombardear la ciudad esperando destruir las inexistentes baterías ocultas que creía que les disparaban.

    Tras dos horas y media de combate, el Wilmington se retiró con dos impactos. El Hudson lo seguía, con cuatro impactos, remolcando al Winslow prácticamente destrozado.

    No hubo bajas por parte española, solo algunos heridos, y los impactos en el remolcador solo causaron pequeñas averías reparadas en poco tiempo.

    El combate se convirtió en la mayor victoria española de la guerra, ya que causo más bajas americanas que en todos los demás combates de la misma.

    El comandante del remolcador, Teniente de Navío Domingo Montes Regüeifeiros, fue condecorado con la Gran Cruz Laureada de San Fernando.

    Los buques americanos se retiraron y no volvieron a atacar el puerto de Cárdenas durante la guerra.

    Los americanos, para justificar su derrota, describieron el combate como una batalla contra poderosas baterías ocultas, baterías que nunca existieron.

    El mismo día, 11 de Mayo, tuvo lugar la siguiente victoria que vamos a contar: La batalla de Cienfuegos.

    A principios de abril Estados Unidos descubrió que existían cables subacuáticos que, partiendo del puerto de Cienfuegos, comunicaban con la península y coordinaban la acción naval de los barcos mercantes que abastecían a las tropas españolas en la Isla.

    Con objeto de cortar esta comunicación, enviaron a dos cruceros, el Marblehead y el Nashville, con una fuerza de desembarco de 52 marines, todos voluntarios, que se embarcaron en dos botes de pequeño tamaño para cortar los cables con hachas y sierras bajo la cobertura de fuego de los dos cruceros y de un barco mercante artillado.

    El día 11 de Mayo se presentaron en el puerto de Cienfuegos para proceder al corte.

    Las baterías españolas eran demasiado imprecisas para acertar a los barcos, pero el fuego de fusilería provocó daños en los botes con bajas en las tripulaciones.

    Después de más de una hora de combate, dos de los tres cables fueron cortados, pero los marines tuvieron que retirase con sus botes a posiciones más seguras dejando el tercer cable sin tocar y operativo. Dos de los marines recibieron la Medalla de Honor del Congreso por su comportamiento bajo el fuego español.

    La tercera victoria española sobre la armada yanqui tuvo lugar en Manzanillo.

    El 27 de Junio de 1898, una flota americana apareció en Manzanillo para bloquear el puerto.

    Dentro del puerto se encontraban los siguientes buques españoles: Cañoneras Estrella de 43 toneladas mandada por el T.N. Carranza, Guardián de 65 toneladas mandada por el T.N. Camino y que no podía moverse por avería y Centinela de 30 toneladas mandada por el A. N. Aldereguía; además, en el puerto, estaba fondeado el pontón María, un antiguo vapor de ruedas, mandado por el T.N. Navarro y el cañonero Cuba Española, con 28 años de servicio y 25 toneladas, mandado por el T.N. Gener. El armamento se componía de 1 cañón de 57 mm, 3 de 42 mm, 4 de 37 mm y dos viejos cañones de avancarga de 130 mm

    La flota enemiga se presento al bloqueo estaba compuesta por tres crucero auxiliares: el Hist de 472 toneladas, el Hornet de 425 toneladas y el Wompatuck de 462 toneladas. Como armamento disponían de 2 cañones de 57mm, 5 de 47mm y 6 de 37 mm. Como siempre con una extraordinaria superioridad en arqueo y en armamento.

    El 27 de Junio, la Estrella se encontró con la flota enemiga, fue alcanzada 25 veces. Con varios heridos y un muerto no pudo continuar el combate, retirándose y embarrancando para salvar la tripulación.

    A la vista de lo sucedido, la flota yanqui decidió entrar en el puerto para destruir el resto de los buques españoles.

    La defensa española consistió en hacer dos grupos, uno con los barcos que podían navegar: el Centinela y el Cuba Española, y el otro por aquellos que no podían moverse.

    El primer grupo se dirigió velozmente contra los cruceros americanos, moviéndose en diferentes direcciones y cambiando rápidamente de rumbo. Los lentos buques enemigos no conseguían hacer blanco sobre las agiles navíos españoles que, además, mantenían alejados a estos de las naves españoles que no podían navegar, y que, seguros en el puerto, no dejaban de disparar contra el enemigo.

    Después de más de una hora de combate, el Hist se retiraba con 11 impactos, seguido del Wompatuck, con tres impactos, llevando a remolque al Hornet que, con cinco impactos, había quedado a la deriva.
    Los daños en los buques españoles fueron leves.

    Como las veces anteriores los americanos falsearon los datos para justificar la derrota.


    José Colmenar



    _______________________________________

    Fuente:

    La Armada Española también tuvo victorias heroicas en la Guerra de Cuba 1898. No todo fueron derrotas - El Correo de Pozuelo

  13. #53
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    3,181
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Por qué perdimos Cuba, Puerto Rico y Filipinas?

    Negociaciones entre Máximo Gómez y España en 1898

    Por
    Rafael Cernicharo Bustelo -

    22 Febrero, 2017







    Una parte importante de la contienda hispano-cubana permanece cubierta por un velo de misterio que nos impide conocer su desenlace final.


    A principios de 1898, la guerra en Cuba continuaba sin signos de detenerse, las ofensivas españolas del año anterior habían debilitado (aunque no aniquilado) a los rebeldes en el Occidente y Centro del país. Por otra parte, la presencia insurrecta se mantenía poderosa en Oriente y Camagüey.

    Es en este momento cuando se produce un hecho muy poco conocido de la guerra del 95, un acontecimiento que hasta hace poco tiempo atrás permanecía olvidado por españoles y cubanos, y que de no ser por la oportuna labor del historiador español José Enrique Rovira Murillo, nunca hubiera salido a la luz. Se trata de las negociaciones entre el mayor general Máximo Gómez y Luis de Pando (segundo del Capitán General Ramón Blanco), quien por medio de su ayudante de campo, el comandante Ricardo Donoso Cortes, hizo entrega al Generalísimo de propuestas de paz, las cuales fueron inmediatamente contestadas por el jefe insurgente el 19 de febrero del año en curso.

    Dicho intercambio se prolongó hasta marzo, cuando el ayudante de Pando fue enviado nuevamente a contactar al líder rebelde con un mensaje de Ramón Blanco. Lamentablemente, el expediente de Donoso Cortes (recientemente encontrado por el profesor Murillo en el Archivo Histórico Militar del Alcázar de Segovia) no da detalle alguno sobre los temas tratados por ambos militares; y si efectivamente se llegó a un acuerdo para terminar el conflicto cubano. Es por esta razón, que una parte importante de la contienda hispano-cubana permanece cubierta por un velo de misterio que nos impide conocer su desenlace final, aunque no de desarrollar algunas reflexiones al respecto.


    ¿Pensaba Máximo Gómez aceptar la autonomía en 1898?

    La probable rendición de “El Generalísimo” a los españoles a comienzos de 1898, fue señalada varias veces por los diarios españoles de la época. “La Iberia”, periódico de tendencia liberal, menciona en su edición del 19 de marzo de 1898: “Con el planteamiento del régimen autonómico, nos decía el personaje aludido, estaban a punto de verificarse presentaciones de cabecillas en todos los sitios donde hay insurrectos, y las negociaciones al efecto, se extendían hasta el mismo Máximo Gómez” (1).

    Confirmando este punto, Rovira Murillo afirma: “El General Pando estuvo negociando con Máximo Gómez y de hecho llegaron a un acuerdo en enero del 98, pero en febrero el “Maine” voló por los aires en La Habana y ya el líder mambí no quiso ratificar el armisticio, cuyas clausulas se desconocen y es posible que ya queden para siempre en la oscuridad”. (2)

    Es evidente que meses antes de la intervención americana en Cuba, la situación del Generalísimo en Las Villas era muy compleja, ya que estaba rodeado y perseguido constantemente por columnas españolas a las cuales evitaba y cansaba con una estrategia muy astuta, que consistía en hacerlas sufrir agotadoras marchas y los rigores del clima cubano.

    Sin embargo, sus fuerzas carecían de suficiente armamento y vituallas para derrotar decisivamente a los hispanos. Gómez (según su diario) se encontraba desilusionado y exhausto por los años de guerra y las actitudes indisciplinadas de varios subordinados, esta realidad le había hecho cuestionar su fe en la causa cubana en varias oportunidades. A esto habría que añadirle, los dañinos efectos (aumento de deserciones) producidos por el programa autonomista en el campo revolucionario (3).

    Sin embargo, a pesar de la situación de crisis que vivían muchos de los seguidores del “Chino Viejo”, es aventurado considerar que Máximo Gómez tenía en mente entregar las armas en 1898, la información presentada por Murillo es sin duda interesante, pero incompleta. Además, los informes provenientes de España muchas veces se contradicen entre sí con respecto a la posición adoptada por Gómez ante la autonomía. Por eso amerita profundizar más en el asunto para obtener una respuesta satisfactoria a dicha cuestión.




    Bibliografía


    (1)“Impresiones”. La Iberia. Madrid, 19 de marzo 1898, p-2. Consulta: 16 de marzo de 2016 http://hemerotecadigital.bne.es/issue.vm?id=0002061228&page=2&search=maximo+gomez&lang=es

    (2) Rovira Murillo Enrique José 2013, “La Clave está en Pando”, ARES ENYALIUS, Valladolid, Año 6, Número 30, pp 36-39. Consulta: 16 de marzo de 2016. http://www.laguerradecuba.com/articulos/Pando.pdf

    (3) Guzmán Pérez Francisco 2005 “Radiografía del Ejército Libertador 1895-1898”. La Habana. Editorial Ciencias Sociales. pp 36-39



    _______________________________________

    Fuente:

    https://eldiariodelamarina.com/negoc...spana-en-1898/

  14. #54
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    3,181
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Por qué perdimos Cuba, Puerto Rico y Filipinas?

    Cuando Cataluña era más España que nadie y exigía ‘la integridad del territorio español’

    Por
    Rafa -

    25 Febrero, 2017





    Eduardo Llorens Masdeu



    Se hará una subscripción nacional para facilitar medios de subsistencia a las familias de los patriotas que tomen parte en el alistamiento para mantener la integridad del territorio español.


    Diputación provincial de Barcelona. 18 de febrero de 1869.

    Compatricios: Esta diputación, que no sería digna de representar la noble y hermosa provincia cuyos intereses y prestigio le están encomendados, si no se sintiera constantemente animada por el más fervoroso patriotismo, ofreció al gobierno de la nación levantar un cuerpo de voluntarios para combatir la insurrección de Cuba.

    Este momento ha llegado. Como veréis en las bases comunicadas por el ministerio de la guerra é insertas al pie de estas líneas, se organiza en esta provincia un batallón de «Voluntarios de Cataluña,» que reverdeciendo los laureles ganados por nuestros antepasados en los campos del Asia y por nuestros hermanos en las playas del África, sostenga y afiance el dominio de nuestro glorioso pendón en las posesiones españolas de América.

    El gobierno, seguro siempre del apoyo de este pueblo, tan culto y sosegado en la paz como lleno de perseverante ardimiento en la guerra, ofrece a los voluntarios catalanes, no el incentivo que su patriotismo desdeñaría, sino la recompensa anticipada que sus hazañas deben asegurarles.

    La diputación de Barcelona cree interpretar fielmente el espíritu de sus representados invitando a todas las clases de la ciudad, de la provincia y de la nación a secundar el alistamiento emprendido, pues todas están interesadas en sofocar cuanto antes la insurrección de Cuba, iniciada por los desaciertos de los gobiernos reaccionarios, sostenida por una banda de ilusos, y fomentada por los que con envidia ven brillar aquel precioso joyel en la corona de nuestro pueblo soberano.

    La trascendencia de la pérdida de Cuba para el prestigio de nuestro renombre, para el arraigo y extensión de las libertades conquistadas, para la seguridad de los hermanos que tenemos en la grande Antilla y para el sostenimiento de nuestro comercio, industria y agricultura, están obvia, que esta Diputación provincial creería ofenderos si se esforzase más en demostrar la necesidad de que le prestéis vuestra cooperación, en la medida de los distintos recursos que cada uno pueda ofrecer.

    No duda la Diputación de que así será, pues nunca ha abrigado el intento de que los voluntarios catalanes vayan a hacer esclavos a los cubanos, sino a anticiparles, por medio del restablecimiento de la paz, el próximo porvenir en que puedan disfrutar de todas las libertades que hoy gozan los españoles.

    En esta persuasión y con la mira de coadyuvar á los propósitos del gobierno, facilitando medios de subsistencia a las familias de los patriotas que tomen parte en el alistamiento para mantener la integridad del territorio español, esta corporación abre desde hoy en su depositaría una suscripción nacional, cuyos fondos se destinarán al premio de enganche de los voluntarios de Cataluña, en conformidad con las reglas marcadas al calce de la presente.

    Compatricios: segura la Diputación de Barcelona del entusiasmo y abnegación con que responderéis a su llamamiento, os anticipa las gracias en nombre de la patria, y os asegura un porvenir de inmarcesible gloria y de envidiable prosperidad.



    Barcelona 18 de febrero de 1869.—El vice-presidente, Aniceto Mirambell.—Jaime Codina.—Eduardo Casanovas.—Ildefonso Par.—Laureano de Vilardaga.—Casimiro Girona.—Pedro Collaso y Gil.—Alberto Faura y Arañó.—Juan Gamot.—José de Jesús Puig.— Mariano Potó.—Francisco Jourés.—Claudio Ciriquian.—Ruperto Santaló.—Narciso Gay.—Camilo Puigoriol.


    _______________________________________

    Fuente:

    https://eldiariodelamarina.com/cuand...-espana-nadie/
    Pious dio el Víctor.

  15. #55
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    3,181
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Por qué perdimos Cuba, Puerto Rico y Filipinas?

    El estado de la insurrección de Cuba en 1897: insurrecto presentado a las autoridades...





    https://www.facebook.com/photo.php?f...type=3&theater

  16. #56
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    3,181
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Por qué perdimos Cuba, Puerto Rico y Filipinas?

    ¿Sabías que el libertador cubano José Martí es de origen valenciano?

    28Ene2014

    de J.Ferrer en Cultura Valenciana




    José Julián Martí Pérez, más conocido como José Martí, ha pasado a la historia por ser el padre de la Nación Cubana además de un excelente poeta. En su país es todo un héroe nacional, el apóstol de la independencia de Cuba, y su obra sin duda le encumbra como uno de los grandes autores del modernismo literario.

    Pero Martí, aunque nacido en La Habana en 1853, es de ascendencia valenciana. Su padre era Marià Martí Navarro, un militar valenciano de Campanar (L’Horta) destinado en Cuba desde 1850 y que seguía allí en el momento de nacer su hijo, y su madre era Leonor Pérez Cabrera, de Santa Cruz de Tenerife (Canarias).

    Su relación con nuestra tierra no acaba ahí. Martí pasó parte de su infancia (de 1857 a 1859) en Valencia. Concretamente en el actual nº 14 de la Plaza del Miracle del Mocadoret, detrás de la Plaza de la Reina y de la Torre de Santa Caterina. La ciudad de Valencia puso una placa conmemorativa en esta casa en 2003.

    La familia Martí se mudó allí para que el padre de José se restableciera de sus problemas de salud. José fue junto con sus progenitores y sus hermanas Leonor y María Matilde y en aquella casa el 2 de diciembre de 1857 nació su hermana Maria del Carme. En 1859 el libertador retornó junto con su familia a La Habana.

    Respecto del nombre actual de esta plaza, se cuenta que en 1385 estaba predicando Sant Vicent Ferrer a las puertas de La Lonja de Valencia, cuando en un determinado momento del sermón, hizo ver a los presentes que a su alrededor existían gentes que sufrían y morían por la pobreza y que la caridad era necesaria.

    Para demostrarlo sacó su pañuelito (mocadoret en valenciano), lo lanzó al aire y dijo a la multitud que lo siguiera y allí encontraría gente necesitada. El pañuelo volando fue a caer en el actual número 5 de la susodicha plaza. Allí había una familia a punto de fallecer en la miseria pero fue auxiliada. El milagro se había obrado.

    Nadie duda de la cubanidad de este líder pero para la historia quedarán sus orígenes: un apellido muy común en Valencia, un padre y una hermana valencianos y dos años de su infancia en la capital del Turia, concretamente en una plaza cuyo nombre está en valenciano y donde obró un milagro un santo valenciano.

  17. #57
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    3,181
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Por qué perdimos Cuba, Puerto Rico y Filipinas?

    Thursday, July 15, 2010

    Cuba, una Nación con cimientos de gelatina. Por José Ramón Morales




    No hay dudas de que la historia de Cuba como país independiente comenzó mal, por lo tanto no puede tener ni un presente, y mucho menos un futuro prometedor como tal, pues empezó torcida.

    Los historiadores se han encargado de crearnos una imagen irreal de nuestros patricios, pero la verdad es muy distinta.

    Comenzaremos por la Bandera Cubana, que fue diseñada por un venezolano hijo de españoles que siempre luchó al lado de España, en Venezuela en contra la independencia, después viajó a Cuba, después a la península, regresa a Cuba y su amigo el gobernador de la Isla le dá ciertas prebendas. Al sustituir al Gobernador por uno nuevo, éste se las quita y Narciso López decide irse para EEUU, reunir a unos mercenarios (la mayoría norteamericanos) a los que les prometió $1000.00 y 64 hectáreas de Cuba una vez ganada la guerra y su propósito era independencia y su posterior anexión al sur de EEUU, que era donde permanecía la esclavitud y el abiertamente representaba a los esclavistas del sur, por lo que en su primer desembarco en la ciudad de Cárdenas, no tuvo ningún apoyo y tuvo que retirarse, así todo Cárdenases considerada Ciudad Bandera, pues es donde por primera vez ondeó la Bandera Anexionista y defensora de la Esclavitud, o sea la bandera diseñada por Narciso López y que fue rechazada por los cardenenses, pero esa verdad no importa, hay que seguir con la fantasía y celebrar que allí ondeó por primera vez la Bandera Cubana.

    Por otro lado, en 1868, época en la que ya se había introducido el sistema de máquinas de vapor y mecánico en los ingenios azucareros, como en los tres de Francisco Vicente Aguilera, el de Perucho Figueredo, y estaba la Demajagua, un ingenio azucarero de Céspedes, que había comprado por $80,000 el año anterior pero que estaba dando pérdidas, entonces a éste último se le ocurre cambiarle de trabajo a sus esclavos y ponerlos a luchar bajo su mando. Para todos, el le dió la "Libertad a sus Esclavos", pero en realidad les cambió el trabajo, ya no iban a trabajar más en el ingenio, ahora tenían que pelear obligados bajo su mando y por supuesto, no podían ser esclavos, pues tu no le puedes dar un machete a un esclavo.

    Vicente Aguilera que era el hombre más rico de Oriente, también liberó a sus 500 esclavos, quizás con la máquina de vapor en sus ingenios ya no los necesitaba, pero era muy importante que pelearan, pues el objetivo era eliminar a España de Cuba para ellos gobernar la Isla como una finca privada, algo así como lo que lograron los Castro. También tenían como objetivo después de la independencia la anexión a EEUU, pues temían que los negros en Cuba le pasaran la cuenta a los blancos como sucedió en Haití. Yo me pregunto, como una persona puede tener 500 esclavos por años, cuando eso era un acto criminal, todos sabemos lo de los látigos, y un día cambia, le da la libertad y se convierte en un patriota?. No señores, tenían que darle la libertad desde el momento en que los compraron y ponerlos a trabajar en sus negocios de forma decorosa, eso es lo que hace una buena persona, pero tu te das cuenta de que para ellos los negros no eran iguales a ellos, sólo los usaron como carne de cañón y los engañaron con promesas falsas.

    José Martí, nuestro Apóstol, casi la reencarnación de Jesucristo en la tierra, una figura a la que no se puede criticar, pues es casi como una blasfemia, también tiene su techo de vidrio.

    A Martí se le ocurrió criticar duramente a los mambises mediante un articulo sobre uno de Ramón Roa, un mambí que escribió "A pie y descalzo", donde narra sus peripecias como expedicionario del Buque "El Salvador", capturado por los españoles y sus desventuras para salvar la vida. También critica a los mambises que no quieren volver a la guerra, pues se dieron cuenta que fue un error y los mismos cubanos los criticaron muchísimo y los culparon de la destrucción que causaron. Inclusive Ramón Roa, de mambí, se cambió para el Autonomismo y ya en la Cuba pos España, no participó en nada y se alejó de todo. Pero siguiendo con Martí, Enrique Collazo, quien fuera capitán del ejercito Mambí y peleó durante la Guerra de los Diez Años, le escribe una carta a Martí que yo publiqué en le Blog, y en el que le recuerda que mientras la patria más lo necesitaba, él puso sus intereses personales por delante, o sea, vamos a hacer un recuento. Martí es apresado por sus ideas políticas a la edad de 17 años, en 1870, Cuba estaba en plena guerra, después es deportado a España y se pone a estudiar en Madrid Abogacía y Filosofía y Letras, se gradúa en 1874 y se pone a viajar por Europa. Enrique Collazo le recuerda, que mientras su deber es ir a pelear a Cuba por la independencia, el decide viajar por America Latina, llega a México y se reúne con su familia y además contrae matrimonio, y en Cuba los mambises muriendo y el con edad suficiente. Después viaja a EEUU. En 1878, cuando el gobierno español les dá admitía a todos los revolucionarios, mediante el Pacto del Zanjón, éste regresa a Cuba y abre su Bufete de Abogado, también tiene cargos en el Partido Liberal y se postula para las Cortes por la región de Santiago de Cuba y Puerto Príncipe, pero los mambises resentidos con su postura frente a la guerra, deciden no darle su voto. Fueron muchos las criticas que recibió Martí en Cuba, además por su artículo criticando a los que pelearon y que ya no quieren volver a pelear, o sea, a los que habían arriesgado sus vidas cuando él estaba estudiando y viajando por Europa y América.

    Martí a pesar de darse cuenta en sus visitas a los diferentes países latinoamericanos, de que con la independencia lo único que había cambiado, éra, que ahora los gobernantes éran nacionales, pero que había dictaduras y los pobres seguían igual, se empeñó en llevar a cabo una revolución en Cuba, como si allí las cosas serían distintas. Siempre estuvo muy preocupado en como se trataría al español una vez liberada Cuba, él no confiaba en sus gentes, por lo que en el último momento antes de la guerra, hace firmar el Manifiesto de Montecristi, donde se comprometen a respetar a los españoles en una Cuba libre.

    La revolución de Jose Martí fue muy dañina para Cuba, el cubano no quería más guerra, pero él se empeñó en hacer una y demostrarle a los mambises de la guerra de los Diez Años, que él sí tenia valor. Su muerte es un misterio, pues a la hora de salir a pelar, se le ordena que se quede en el campamento junto a un jóven, pues el no tenía experiencia en la guerra. Martí parece que eso lo tomó como una ofensa y en un momento decide salir a la lucha de una forma suicida.

    Martí y Maceo siempre expresaron que si algún día EEUU atacara a Cuba, ellos lucharían al lado del ejercito español, sin embargo una vez muertos, al igual que Panchito Gomez Toro, y otros muchos, los mambises habían perdido la guerra, ganaron los autonomistas y se comienza la Autonomía en Cuba el 1 de enero de 1898, después que la Reina Madre el 25 de noviembre de 1897 firmara a nombre de su hijo el Rey, un Decreto que hacia extensivas las Leyes de la Península de 1874, hacia Cuba y Puerto Rico y se comenzaba la Autonomía en ambas islas, Máximo Gómez decide pedir ayuda a los EEUU y se puede decir que fué quién entregó la Isla y traicionó la memoria de Martí y Maceo. Después EEUU se encargó de pasarle la cuenta al no dejar que los mambises desfilaran por las calles de Santiago y además los jubiló para que no participaran del nuevo gobierno.

    Máximo Gómez, tuvo la cruel idea de llevar la Tea Incendiaria por toda Cuba, y no era más que destruir toda la economía próspera, quemar los ingenios azucareros, los sembradíos de caña de azúcar y de todo tipo, matar las reses, quemar los ferrocarriles, los telégrafos, las fincas, los pueblos, en fin, destruir la isla para que España perdiera interés por ella y sólo recogiera cenizas. Que cruel fue Máximo Gómez?, cuántas familias murieron por su culpa, sin embargo es uno de nuestros patriotas.

    Cuando comenzó la Autonomía en Cuba, la isla enseguida comenzó a prosperar. Los autonomistas invitaron a los mambises a participar del nuevo gobierno y hubo tropas que salieron de la manigua y se unieron. El único que no lo hizo fue Máximo Gómez, que decretó pena de muerte a quien fuera a hablarle de Autonomía y como dije anteriormente, entregó Cuba a EEUU. Gómez declaró que en la guerra, sus mejores Generales fueron Junio, Julio y Agosto, o séa los meses de calor en Cuba y de gran cantidad de mosquitos y enfermedades que mataron a muchos españoles. No hubo una ciudad importante que hayan tomado los mambises, pues el pueblo no los quería, aunque los libros de historia dicen lo contrario.

    Enrique Collazo, que fue capitán del Ejercito Mambí, en un libro escrito en 1905, reconoció que la autonomía fué buena para Cuba, lo que no le dieron tiempo.

    Todos sabemos que en 1899 el 1 de enero, se arría la bandera española y se iza la norteamericana, comenzando a ser colonia de EEUU y el 20 de Mayo de 1902, se comienza la República de Cuba, impuesta, pues si los cubanos por mayoría estaban contentos con la Autonomía española, pues lo democrático hubiese sido hacer unas elecciones para ver que quería el pueblo, claro que eso era imposible, pues EEUU era quién no quería a España en Cuba, era más fácil dominar una república mediatizada con la Enmienda Platt.

    Isla de Pinos nos costó trabajo recuperarla, pues EEUU la quería como su territorio, pero en 1924 la recuperamos. En 1934 se deroga la Enmienda Platt y se puede decir que somos una República independiente, pero en 1952 Batista dió un golpe de Estado y se acabó la democracia hasta nuestros días, que padecemos la dictadura de los Castro por más de 51 años.

    Una Nación que nació torcida, jamás su tronco endereza….. espero que algún día retomemos la Comunidad Autónoma de Cuba, la primera que se fundó en España.

    Quiero aclarar algo, los cubanos piensan que EEUU construyó el ferrocarril en Cuba, pero fué España, como una muestra del cariño hacia la isla. Compró los trenes y fabricó las lineas férreas. Fueron muchos isleños los que participaron en su construcción, además de españoles de todas partes y eso antes que en cualquier otro lugar del país. EEUU sólo fabricaba las locomotoras y España las compró como hace cualquier nación. Hoy en día en España se fabrican los mejores trenes del mundo y EEUU está pensando en comprarles.



    _______________________________________

    Fuente:

    Cuba Española. Resúmen: Cuba, una Nación con cimientos de gelatina. Por José Ramón Morales

  18. #58
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    3,181
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Por qué perdimos Cuba, Puerto Rico y Filipinas?

    cUBA, Una isla entre dos imperios

    Cervera, un almirante para el recuerdo en un episodio de la Historia para el olvido

    Lo que se perdió en Cuba no fue, en definitiva, valores materiales, que también; sino la ficción de ser todavía uno de los grandes poderes coloniales




    El almirante Cervera fue un excelente estratega.


    Autor Álvaro Van den Brule

    22.04.2017 – 05:00 H.

    "Cuando hay vientos de cambio, unos construyen muros y otros, molinos".–Proverbio chino


    Era el almirante Cervera, un hombre refinado, afable, culto en extremo –algo inusual en la milicia de la época–, excelente gestor y mejor estratega, y a la postre, un héroe caído al mejor estilo homérico, condenado por la incompetencia de una camarilla de políticos de visión estrábica a protagonizar uno de los hechos que más han marcado la historia reciente de España.
    Es famosa la alocución dirigida a sus oficiales y marinería antes de entrar en combate, una arenga vibrante, dramática, poética, de tono funeral y épica al tiempo. No queda ninguna palabra que dé lugar a la esperanza de vencer. Solo resta morir con honor ante un despropósito largamente anunciado...

    Allá, donde habitan nuestros hermanos cubanos, hace más de cien años, y para sofocar una rebelión evitable que con un poco de mano izquierda no habría llegado ni a la esquina, el gobierno turnista del momento envió al general Valeriano Weyler en 1896 a La Habana para imponer una férrea y represiva política contra unas gentes que llevaban años clamando por la abolición del esclavismo y una autonomía con reivindicaciones de fácil concesión.


    El papel de la prensa

    El que quizás podría ser el líder mas destacado de la resistencia junto con Martí, Maceo, perdió la vida el 7 de diciembre de ese año en una emboscada tendida por los españoles, y la prensa norteamericana -con Pulitzer y Hearst a la cabeza-, se encargó de exagerar las crueldades cometidas por los españoles dirigidos por Weyler, que no cabe duda de que había aplicado una política de mano dura, pero también solapando ligeras concesiones. Era la guerra y Estados Unidos venía financiando a los insurgentes cubanos desde hacía años.
    Mientras la prensa en EEUU distorsionaba las noticias para ayudar a ganar la guerra, la prensa española hacía lo mismo, pero para perderla

    En aquel tiempo, en España coexistían dos versiones de la cuestión cubana; una, era la España oficial, que conocía muy bien que en caso de conflicto con los EEUU no habría la más mínima posibilidad de victoria, y por otra parte, la España real que vivía tranquila y de espaldas, confiada, no admitiendo los hechos y a la espera de una victoria militar que distaba mucho de la ecuación de un observador con criterio. El periodista y escritor Manuel Vázquez Montalbán llegó a decir que “mientras la prensa en EEUU distorsionaba las noticias para ayudar a ganar la guerra, la prensa española hacía lo mismo, pero para perderla”.

    De todos es sabido que EEUU haría varias ofertas para comprar Cuba y que todas ellas serían rechazadas desde la Península. Tal vez operaba en las mentes españolas del momento una extraña miopía, un ego nacional desmesurado y engordado por los 400 años de historia que obraban en su poder desde que América fue descubierta, o quizás una estrechez de miras ante el terremoto que se avecinaba.


    Los españoles no volaron el Maine

    El caso es que tras la explosión accidental del Maine, el Gobierno americano no aceptaría la presencia de observadores españoles en la primera investigación, determinando de manera taxativa e inequívoca que la deflagración fue producida desde el exterior del casco del barco. Sin embargo, las autoridades españolas informaron no haber encontrado peces muertos en el puerto, dato más que revelador, determinando que la explosión fue interna, probablemente iniciada en las carboneras. Con el paso de los años, y a través de una tercera comisión de investigación dirigida por el almirante Rickover, se determinó por los daños del casco que la explosión a bordo del Maine fue causada por la combustión espontánea del algodón pólvora del acorazado.




    El USS Maine entrando en el Puerto de la Habana en enero de 1898.


    Para primeros de abril de 1898 la situación era tan abrumadora que no se podía demorar el alistamiento de la escuadra. Cervera insistiría en ir a Madrid para entrevistarse con el ministro de Marina y preparar un plan de operaciones actualizado, pero el 'surrealismo' en aquellos días alcanzaba las cotas del esperpento. El ministro le envió a Cervera un telegrama que adelantaba un panorama desolador por su contenido simbólico en el que le decía textualmente “en este momento de crisis internacional, no hay nada que se pueda determinar con precisión”, lo que indujo a Cervera a pensar que el Gobierno entero había perdido el juicio.

    Días más tarde, recibiría la orden de partir con la escuadra para las islas de Cabo Verde, en donde le esperarían a su llegada instrucciones precisas; era el 8 de abril de 1898. Cervera llegaría a estas remotas islas atlánticas sin instrucciones y en un ambiente de incertidumbre desgarrador. A muchos de los que tenían que tomar decisiones en aquel tremendo momento, se les veía en el Café Gijon como intervinientes en tertulias literarias sin que al parecer lo que se estaba fraguando fuera con ellos.


    Destinados a acabar mal

    Cuando Cervera llegó a Cabo Verde no recibió las esperadas instrucciones. En su lugar, se le ordenaba embarcar el máximo de carbón que pudiera, víveres y pertrechos, y partir hacia Puerto Rico para cooperar en su defensa marítima. El desasosiego de navegar en un momento tan trascendental hacia un destino incierto y sin el apoyo de sus superiores jerárquicos, con una nebulosa de pensamientos encontrados en un momento histórico tan determinante, es más que probable que hicieran mella en el sereno talante de este taciturno y equilibrado marino.
    Convencido como estaba de la inutilidad del sacrificio y del desastre que se antojaban inevitables, del estado de sus buques, que era por calificarlo de manera educada mas que deficiente como venia advirtiéndolo desde muchos meses atrás, Cervera y las dotaciones a su mando se encontraban ahora completamente abandonadas y claramente destinadas a afrontar un destino fatal. Tal vez esa condición de vocación militar que los civiles no alcanzamos a comprender en su justa dimensión, hicieron que el concepto de patriotismo e integridad aceptaran, no sin amargura, la inevitable inmolación.


    Los prisioneros de guerra fueron tratados por Cervera con tanta humanidad que, al terminar la guerra, EEUU dedicó un memorial en su nombre


    La navegación antes de arribar a Santiago de Cuba se realizó con gran cantidad de incidentes, calamidades e innumerables carencias dado que no pudo conseguir los apoyos logísticos y el carbón que le había prometido el Gobierno de Madrid.

    Llegando a Cuba, con una argucia inteligente pero fallida, los norteamericanos trataron de embotellar la escuadra de Cervera provocando el hundimiento del vapor Merrimac, cargado de carbón en el canal de entrada de Santiago. El buque sería descubierto por los centinelas recibiendo varias descargas cerradas que lo dejarían en fuera de juego, provocando el hundimiento del navío. Gracias a esta acción, la entrada al puerto quedaría expedita .

    En una asistencia rápida, los norteamericanos serían rescatados del mar, hechos prisioneros de guerra y tratados por Cervera con tal grado de caballerosidad y humanidad que, al terminar la guerra, se dedicó al almirante un memorial firmado por miembros del Senado de los Estados Unidos, sociedades y particulares en reconocimiento de este hecho, agradeciéndole por su conducta sobresaliente el trato dispensado al Comandante del Merrimac y sus hombres.




    Caricatura francesa sobre los intereses expansionistas de EEUU.


    El 2 de julio, víspera del combate naval definitivo, Cervera envió a tierra un gran paquete sellado conteniendo documentación oficial, cartas y telegramas cruzados con el Gobierno. Dejó estos documentos en custodia del arzobispo de Santiago, el cual, bajo palabra, se obligó a guardarlos en lugar seguro y enviarlos posteriormente al almirante si sobrevivía al combate, o a sus familiares en caso de que muriese.

    Un día después, Cervera recibió del general Blanco a la sazón al mando de la isla, la orden última de salir de Santiago. Todos eran conscientes de que iban a la muerte. Una flota de combate de última generación –la norteamericana–, se iba a enfrentar con buques en algunos casos manifiestamente obsoletos y sin mantenimiento, en otros aunque mas veloces, sin el suficiente artillado en un deja vu similar al de Trafalgar. Así, a las 9 de la mañana del 3 de julio, se dio la orden de salida con la solemnidad y liturgia de quienes atisban la aproximación del más allá mientras se despiden de lo terrenal.

    Cervera sabía que si salía a combatir en mar abierto perdería todos sus buques y hombres. Impertérrito como era su sello, decidió presentar cara a la escuadra americana y embocó el océano a la luz del día. Utilizó su buque insignia para trabar combate directo con el buque norteamericano más cercano, el Brooklyn, y provocar así una acción separada del resto para permitir a los demás que le seguían escapar al cerco. Cuatro horas más tarde, finalizaba el combate con la escuadra española destruida y un saldo de 323 muertos por tan solo uno del bando norteamericano, todos los supervivientes serían hechos prisioneros.


    "Un caballero español"

    Pero lo más curioso de este trágico episodio –y lo mas sorprendente si cabe– sería el respeto popular por el almirante que, como un reguero de pólvora, se extendería por EEUU hasta cotas insospechadas. Este respeto hacia la persona de Cervera creció aún más si cabe en el seno de la milicia profesional norteamericana. Múltiples casos de demostración de simpatía llegarían a colapsar la base naval de Annapolis en la que el marino estaba recluido. Las multitudes se acercaban para darle la mano y saludar a un "caballero español". Como anécdota, se llegó a crear un clavel de diseño que se comercializó en las floristerías de Nueva York con el nombre de “clavel de Cervera”, de color amarillo con los bordes de los pétalos en rojo, simulando los colores nacionales de España.


    España no supo cerrar con inteligencia su etapa colonial y la historia de su decadencia corre unida a la irresponsabilidad de su prensa y líderes


    Y es que, aparte del valor literalmente suicida con que afrontó la batalla, las noticias sobre el tratamiento que daba a los prisioneros norteamericanos y el halo de militar culto, serían muy celebrados por la misma prensa que meses antes demonizaba a España. El almirante llegaría a ser solicitado para dar conferencias por cifras astronómicas en varias universidades norteamericanas, ofertas que declinaría una tras otra. Era un marino de altura, un hombre infrecuente, una referencia moral en un entorno de pobreza.

    La guerra, en su tramo final y decisivo, no fue contra Cuba, sino contra EEUU, que fue la gran potencia emergente que no toleraba que otra nación en abierta decadencia –como era España-, se le cruzara en su camino expansionista. Era un relevo entre el viejo imperio y el nuevo imperialismo. Lo que se perdió en Cuba no fue, en definitiva, valores materiales, que sí, sino la ficción de ser todavía uno de los grandes poderes coloniales. Pero si algo ocurrió de manera manifiesta fue la desastrosa e inapelable derrota moral.

    España no supo cerrar con inteligencia su etapa colonial y la historia de su decadencia corre estrechamente unida a la de la progresiva irresponsabilidad de su prensa y sus líderes, comportamiento este que, a pesar de los años, no ha cambiado en absoluto.

    Cervera, un héroe para el recuerdo; Cuba, un episodio para el olvido.


    P.D. Para la elaboración de este articulo fueron consultadas fuentes adscritas a la entrañable y extensa familia Cervera y, en particular, las referentes al general José Cervera Pery.


    _______________________________________

    Fuente:


    http://www.elconfidencial.com/alma-c...toria_1370729/
    ReynoDeGranada y Pious dieron el Víctor.

  19. #59
    Avatar de Michael
    Michael está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 may, 10
    Mensajes
    2,888
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Por qué perdimos Cuba, Puerto Rico y Filipinas?

    El justo reclamo de Puerto Rico para su integración con España

    Por
    Patricio Lons-

    Mayo 21, 20169
    525



    El justo reclamo de Puerto Rico para reintegrarse nuevamente con la que siempre ha sido su madre patria, España, como una de sus comunidades autónomas, básicamente se fundamenta en varios principios de incuestionable legitimidad



    por Andrés de Bustamante

    Primero, obviamente este reclamo se desprende de la historia y ese profundo acervo cultural netamente hispano que siempre ha tenido y mantenido Puerto Rico y su gente. La hispanidad de Puerto Rico nace formalmente para el 1508, con la colonización de la isla por aquel Don Juan Ponce de León. Y por cuatros siglos Puerto Rico vivió, creció, sufrió y existió como parte de las Españas. En ese tiempo, Puerto Rico se desarrolló hasta convertirse en la primera provincia autónoma española. Durante esos siglos los boricuas eran españoles, como aún lo son. El puertorriqueño siempre fue un leal súbdito, nacional y ciudadano de la nación española como cualquiera otro. No solo fue Puerto Rico una misma cultura, también ostentó plena representación en las Cortes Generales como las demás provincias españolas. Para el 1898, ya Puerto Rico disfrutaba de un gobierno autonómico y fue la primera autonomia de las Españas. Este era un gobierno propio y democráticamente electo. Se comerciaba con moneda propia, el peso puertorriqueño. Igualmente se utilizaban sellos propios de Puerto Rico para la correspondencia, telégrafos y asuntos judiciales. Internacionalmente, la entonces Provincia de Puerto Rico poseía personalidad diplomática y comercial propia, la que permitía pactar tratos comerciales con otras naciones soberanas. Privilegios y beneficios que se perdieron luego de la invasión de 1898.
    Segundo, el legítimo reclamo para la reintegración de Puerto Rico con España también adquiere validez al reconocer que Puerto Rico y los puertorriqueños jamás solicitaron de manera alguna separarse de España. Fue la invasión del 1898 por parte de los Estados Unidos durante la Guerra Hispanoaméricana la que trastocó abruptamente esa relación politica. Fue esta invasión del territorio soberano español la que rompió aquella centenaria relación de unidad nacional que los puertorriqueños tenían con España y la cual forjó al pueblo de Puerto Rico. Aquella fue una guerra concebida, fomentada y creada para saciar los intereses imperialistas de esa emergente nación contra la patria española.

    EN AQUELLA ÉPOCA PUERTO RICO ERA UNA PACÍFICA, ESTABLE Y PRÓSPERA PROVINCIA ESPAÑOLA QUE NO TENÍA RELACIÓN ALGUNA CON AQUEL INJUSTO CONFLICTO BÉLICO QUE LOS EEUU DESENCADENÓ. FUE ESA INVASIÓN MILITAR LA QUE VIOLENTAMENTE SEPARÓ A PUERTO RICO Y A SU GENTE DE ESPAÑA.

    Este acontecimiento puso a Puerto Rico en un limbo político el cual no ha logrado superar en más de un siglo. Pasó de ser una provincia autonómica a una simple colonia, un inmueble adquirido cual botín de guerra. Convirtieron a la isla en una posesión, pero no parte, de una nación extranjera. Una nación con la cual Puerto Rico no comparte cultura, historia ni lenguaje común. Relegados a una existencia sin poderes políticos ni representación política real. Un evento que transformó a una próspera autonomía española con identidad propia, en una servil colonia, en un mercado cautivo a beneficio de algunos intereses económicos.

    Tercero, el argumento para el justo reclamo de reintegración de Puerto Rico con España radica en la ilegalidad de la transferencia de soberanía efectuada mediante el Tratado de París. Un tratado el cual España se vio obligada a firmar en desiguales negociaciones, estando sometida a la coerción y el chantaje. Un tratado el cual obligó a España a abandonar a su suerte a las provincias de Puerto Rico, Cuba y Filipinas.
    Según el propio estatuto autonómico que España le otorgó a Puerto Rico, y a la provincia hermana de Cuba, este sólo podía ser modificado mediante petición del entonces Parlamento Insular. Un parlamento el cual ya estaba debidamente establecido antes de comenzar la Guerra de 1898. Este estatuto constituía un verdadero pacto bilateral el cual tenía que ser honrado por ambas partes. Sin embargo, nunca hubo petición alguna para alterar aquel estatuto autonómico. Lo que convierte la transferencia de la soberanía de Puerto Rico de aquel tratado en uno “ultra vires” o más allá de la autoridad conferida por ley.

    POR ESTA RAZÓN, EL GOBIERNO ESPAÑOL, AÚN HOY TIENE UNA OBLIGACIÓN JURÍDICA Y MORAL DE RECONOCER A PUERTO RICO COMO PARTE DE ESPAÑA CON DERECHO A UN GOBIERNO AUTONÓMICO. Y A LOS PUERTORRIQUEÑOS COMO SUS CIUDADANOS Y NACIONALES. IGUALMENTE, LE CORRESPONDE A LOS EEUU LA OBLIGACIÓN DE COMENZAR LA DES COLONIZACIÓN DE PUERTO RICO Y DEVOLVERLE LOS PODERES Y PRIVILEGIOS QUE UNA VEZ OSTENTÓ.

    Por consiguiente, el reclamo para reintegrar a Puerto Rico con su madre patria, España, es uno legítimo, justo, racional y con suma validez desde el punto de vista histórico, cultural, social, político y diplomático. No solo ha de reivindicar la infamia del 1898, también ha de ser un nuevo comienzo en la vida de España y de todos los españoles. Hoy, los boricuas son tan españoles como lo fueron antes. La reintegración de Puerto Rico con España, como su 18va Comunidad Autónoma, es un evento al cual le ha llegado su momento.


    https://eldiariodelamarina.com/justo-reclamo-puerto-rico-integracion-espana/
    La Iglesia es el poder supremo en lo espiritual, como el Estado lo es en el temporal.

    Antonio Aparisi

  20. #60
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    3,181
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Por qué perdimos Cuba, Puerto Rico y Filipinas?

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    1873; el desconocido intento de EEUU de expulsar a España de Cuba

    Por: Carmen García


    Para hacer la paz se necesitan dos; pero para hacer la guerra basta con uno sólo.

    A. N. Chamberlain


    ¿Qué hace que el apresamiento por parte de la Marina Española de un barco pirata, que transportaba mambises y armamento de contrabando, acabe convertido en un conflicto diplomático internacional con riesgo de convertirse en una guerra?



    Apresamiento del vapor norteamericano “Virginius” por la corbete “Tornado” (1873) Cuadro del Museo Naval


    Sin duda el choque de dos imperios, uno en su ascenso, otro en su bajada a los infiernos. Estados Unidos ya apuntaba deseos de expansión marítima y España su desgaste. Antes de la declaración de guerra por el “quítame esas pajas” del Maine, ya hubo en 1873 una pretendida ofensa que no llegó a más por ser insostenible y aún así llegó demasiado lejos.

    El Virginius era un barco de ruedas construido en los astilleros AItken & Mansel de Glascow. En 1864 fue adquirido por los estados confederados durante la Guerra Civil americana con la finalidad de sortear el bloqueo de la unión al aprovisionamiento de mercancías de los estados secesionistas pero en 1865 fue apresado por los unionistas y acabó comprándolo el ciudadano norteamericano John F Patterson que actuaba como agente de la junta cubana de Nueva York en 1870. Las características marineras del Virginius, le conferían la rapidez de navegación necesaria para esquivar a los buques de la Marina Española.




    La ilustración española y americana del 16 de diciembre de 1873 ilustraba los hechos


    El 23 de octubre de 1873 el vapor Virginius, con su capitán americano Joseph Fry, lleva a bordo 300 fusiles Remington, 400 revólveres, 300.000 cartuchos para ambos tipos de armas, además de sables y machetes. Con 102 mambises y los dirigentes cubanos Bernabé Barona Borrero; más conocido como Bembeta, Pedro María Céspedes; hermano del presidente Carlos Manuel de Céspedes, el teniente coronel Jesús del sol, Agustín Santa Rosa y una dotación de 52 norteamericanos y británicos

    Con la carga al completo, el Virginius zarpa rumbo a Cuba, donde pretendía desembarcar en Holguin, tradicional foco de actividades subversivas contra los españoles.

    En la tarde del 30 de octubre de 1873 se producen los hechos que dan lugar al apresamiento del Virginius. La corbeta Tornado al mando del capitán de fragata Dionisio costilla Asensio les estaba esperando, de nada les sirvió camuflarse con el pabellón americano. Lo que aún no sabían en la corbeta es que con esta acción, Tornado iba a hacer honor a su nombre hasta un punto insospechado.

    El Virginius en su huida, arrojó al mar parte del cargamento de armas que transportaba buscando ganar velocidad. Tras una persecución de siete horas navegando a toda máquina, fue capturado el barco. Los marinos españoles que llegaron al Virginius tomaron el mando y embarcaron a los jefes para conducirlos al Tornado, quedando en el barco apresado el capitán Joseph Fry y 16 tripulantes.



    Trasbordo de los pasajeros a la corbeta Tornado


    Fondearon ambos barcos en la bahía de Santiago de Cuba el 1 de noviembre. Los prisioneros fueron conducidos a la cárcel de la ciudad, aclamados por un gran gentío que esperaba en los muelles. Bembeta era un general insurrecto de prestigio por su arrojo, no habiéndose señalado por la crueldad y por los excesos perpetrados por otros cabecillas.

    A los dos días de su detención, el 3 de noviembre, tiene lugar un Consejo de Guerra que condena a muerte a los cuatro jefes de la expedición acusados de «piratería y de colaboración a la rebelión», siendo fusilados a las ocho de la mañana del día siguiente.

    ¿Por qué el Comandante General de Santiago de Cuba, el general Juan Nepomuceno Burriel, manda constituir un tribunal militar que juzga, condena y ejecuta a los prisioneros en 72 horas?

    ¿Qué empuja al ajusticiamiento militar, a pesar de las órdenes recibidas desde el Ministerio de la Guerra en Madrid, de no aplicar ninguna condena de muerte sin el consentimiento del Gobierno Español, presidido en aquellos momentos por Emilio Castelar?



    Retrato de Juan Nepomuceno Burriel y Linch


    El general Burriel era un militar y no pensaba dejar el asunto en manos de los políticos en los que no debía tener mucha confianza.

    En Cuba se vivía una guerra, la llamada de los Diez Años, el Virginius llevaba armas que, de no haber sido interceptadas, hubieran sido usadas contra los propios españoles.

    El 7 de noviembre son fusilados 37 miembros de la tripulación, en su mayoría extranjeros, entre los que se encuentra el capitán del Virginius , Joseph Fry.

    Finalmente, el día 8, son pasados por las armas doce expedicionarios cubanos, entre ellos, el hijo de 18 años del general Manuel Quesada, siendo éstas las últimas ejecuciones practicadas.


    Presos del Virginius conducidos a la cárcel de Santiago de Cuba


    Hay dos versiones sobre el porqué cesaron los fusilamientos. Una es la respuesta militar de los gobiernos británico y norteamericano que enviaron a Santiago de Cuba dos buques de guerra; el HMS Niobe y el USS Wyoming y que exhortaron a suspender las ejecuciones so pena de bombardear la ciudad.

    La versión diplomática dice que desde las embajadas de ambos países se presionaba al gobierno de Madrid, con amenazas de romper relaciones y declarar la guerra.

    Sea como sea, Castelar envió al nuevo capitán general de Cuba la orden terminante de suspender en el acto todas las ejecuciones y no ejecutar ninguna sentencia de muerte, no solo de ciudadanos extranjeros, también de insurgentes cubanos, sin autorización expresa del Gobierno.

    El contencioso acabó con un acuerdo entre España y Estados Unidos, firmado el 29 de noviembre de 1873, por el que España se comprometía a devolver el Virginius a las autoridades norteamericanas, junto con los tripulantes supervivientes, además de pagar una indemnización por los ingleses y norteamericanos fusilados a Gran Bretaña y los Estados Unidos.



    Momento en que es arriada la bandera americana del Virginius y que posteriormente se demostró era ilegítima.


    El 17 de diciembre de ese mismo año, una comisión investigadora estadounidense y el propio fiscal general de la Unión, reconocieron que el Virginius no tenía derecho a enarbolar la bandera norteamericana puesto que era propiedad del general Quesada y otros cubanos y que, a pesar de que su captura se hubiera realizado fuera de las aguas jurisdiccionales de Cuba, «España había apresado correctamente el buque».

    Al final el tiempo nos suele dar la razón a los españoles, pero tarde, mal y tras haber pagado la ronda.




    Para saber más:

    Rolandi Sánchez-Solís, M.(2015) Principales acciones navales de la guerra de los Diez años de Cuba (1868-1878) Revista de Historia Naval. Núm. 131

    El incidente Virginius. Repasos del Ayer Repasos del Ayer: El incidente Virginius



    _______________________________________

    Fuente:

    1873; el desconocido intento de EEUU de expulsar a España de Cuba ⋆
    ReynoDeGranada y Pious dieron el Víctor.

Página 3 de 5 PrimerPrimer 12345 ÚltimoÚltimo

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Cuba y Puerto Rico
    Por Michael en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 218
    Último mensaje: 21/05/2019, 08:23
  2. Puerto Rico, en la encrucijada
    Por Michael en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 15/11/2012, 12:07
  3. Crónica del Acto por los caídos en Cuba y Filipinas del 20-M
    Por vascongado en el foro Tablón de Anuncios
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 05/06/2006, 16:19
  4. Raices hispanas de Puerto Rico, Filipinas y otros países.
    Por juandealbinas en el foro Tertúlia
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 19/03/2006, 01:22
  5. Respuestas: 0
    Último mensaje: 06/09/2005, 13:19

Etiquetas para este tema

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •