Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 6 de 6 PrimerPrimer 123456
Resultados 101 al 109 de 109

Tema: ¿Por qué perdimos Cuba, Puerto Rico y Filipinas?

  1. #101
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    3,688
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Por qué perdimos Cuba, Puerto Rico y Filipinas?

    Historia

    La hazaña del guardia civil que retó a 300 rebeldes en la Guerra de Cuba: «Vengan cuando gusten, prefiero mil veces la muerte»

    Cándido Santa Eulalia, al mando de once agentes de la Benemérita, prometió en octubre de 1895 que nunca cometería la «vileza» de entregarse con vida a los enemigos de España


    VIDEO

    Imagen de uno de los cinco mil guardias civiles que sirvieron en Cuba - ABC


    Israel Viana

    Madrid Actualizado:21/12/2018 18:05h



    Bajo el titular de « Un héroe», la prensa española publicaba dos artículos el 19 de noviembre de 1895, en los que recogía la curiosa hazaña protagonizada por un guardia civil en la Guerra de Cuba. Todo comenzó cuando este fue amenazado unos días antes por el jefe de un grupo de rebeldes. «Señor comandante del puesto de Dolores —podía leerse en la carta recibida en el cuartel donde permanecía atrincherado el español—. Por orden de mis superiores, que bajo ningún pretexto puedo dejar de cumplir, tengo que tomar sin falta el fuerte que usted ocupa, mañana, a las nueve».

    Hacía apenas nueve meses que se había iniciado el último levantamiento de los cubanos contra España, y que, tres años después, significaría la pérdida de sus últimas colonias en ultramar. Fue impulsado el 24 de febrero por José Martí en una acción conocida como el «Grito de Baire»: varios grupos independentistas del Ejército mambí atacaron simultáneamente a las tropas españolas en varios puntos de la isla. Comenzaba el principio del camino hacia el « Desastre del 98».

    Por allí andaba nuestro protagonista, Cándido Santa Eulalia. Era parte del cuerpo de la Guardia Civil que se había creado en Cuba a mediados del siglo XIX. El responsable de aquella fundación en la isla —menos de una década después de que naciera en España— fue el capitán general José Gutiérrez de la Concha tras tomar posesión de su cargo en 1850. Una medida que formaba parte de su ambicioso plan para reorganizar la presencia española en la colonia y controlar mejor el territorio, ante la creciente tensión con los autóctonos. Sus objetivos, en aquel periodo inicial, eran simplemente garantizar «la tranquilidad y seguridad pública» para facilitar el desarrollo del Gobierno y terminar con la corrupción de los poderes locales. La primera compañía contó con 124 agentes. En 1853, el siguiente capitán general, Juan de la Pezuela, aumentó su número hasta 258. Y no paró de crecer cuando estalló la primera guerra de independencia (1868-1878) y, sobre todo, cuando se acercaba la segunda y definitiva (1895-1898). En 1872, los agentes llegaban a 3.700; en 1881, a 4.800, y en 1890, a 5.280 hombres, superando después esa cifra para acabar dando apoyo al ejército en las acciones de combate.

    A pesar de este número, Santa Eulalia se encontraba acompañado de tan solo once compañeros cuando recibió aquella advertencia por carta en su puesto del pueblo de Dolores, en la provincia de Cienfuegos. En ella, el jefe del destacamento insurrecto, el capitán José María Rojas Falero, le insistía: «Yo, para no cometer un acto infame y darles una muerte terrible a ustedes, que serán víctimas de su Gobierno, les advierto por si quieren entregarse sin entrar en combate y librarse de perecer. Usted, si se entrega y quiere pasarse a nuestras filas, obtendrá el grado de sargento primero. En buena paz y unión le ofrezco la mayor consideración y hermandad. Y si se oponen, el fuerte será destruido por cuatro bombas de dinamita y 300 hombres que, a las nueve apróximamente, los tendrán ya sitiados a ustedes. Espero enseguida su contestación».




    Una pareja de la Guardia Civil conduce a Santiago de Cuba, en enero de 1895, a varios prisioneros. El grupo está atravesando el río Cauto en una balsa de sirga - ABC


    No se sintió muy intimidado el guardia civil ante la amenaza del capitán cubano, al que respondió enseguida: «Señor don José María Rojas Falero. Muy Señor mío: una vez leída su atenta carta, debo manifestarle que yo soy muy español y, sobre todo, que pertenezco a la Guardia Civil. Habiéndome honrado mis dignos jefes con el mando de este destacamento, prefiero mil veces la muerte que traicionar a mi patria y olvidar el juramento de fidelidad que presté a la gloriosa bandera española, en cuya defensa derramaré hasta mi última gota de sangre antes de cometer la vileza de entregarme con vida a los enemigos de España y de mi rey».

    Por si no quedaba claro, Santa Eulalia insistió en la idea de que jamás traicionaría a la Benemérita ni a su país, aun sabiendo que aquel enfrentamiento le traería la muerte a él y a sus hombres con toda seguridad. «El ascenso que me proponen para nada lo necesito, pues estoy orgulloso de vestir el uniforme de la Guardia Civil. Mi mayor gloria sería morir con él. Mis jefes también saben premiar a los que defienden su honra, así que, reunido con mis dignos compañeros, rechazamos con energía todas sus predicaciones y amenazas. Estrechados como buenos hermanos y como defensores de este pedazo de terreno, gritamos muy alto para que ustedes lo oigan: “¡Viva España! ¡ Viva nuestro Rey! ¡Viva la Guardia Civil!”. Aquí estamos dispuestos a morir, vengan cuando gusten a tomar el pueblo para que se lleven su merecido. Puesto Dolores, 27 de octubre de 1895. El guardia civil de segunda Cándido Santa Eulalia».

    El gran impacto que debió causar en su enemigo aquella entrega (o acto suicida), llevó al capitán cubano a cambiar de opinión con respecto a su oponente, al que volvió a enviar una misiva: «Amigo mió: Me gusta tratar siempre con los hombres valientes y caballeros. Yo tengo una orden superior para que hoy, sin falta, tome el fuerte y cumpla con lo mandado contra ustedes. Sin embargo, al ver hasta dónde llega su educación y valentía, dejo de cumplir con mi deber. Además, haré desistir a mis jefes de cometer este acto infame, porque ustedes, nobles españoles, no harán otra cosa que cumplir como héroes de su patria. Yo trataré de dar mis excusas y buscar los medios que estén a mi alcance para cuanto pueda por el bien de ustedes. Ruego que me dispense, pero desde hoy, como defensores de una idea, seremos enemigos, pero en lo tocante a nuestra personalidad, puede usted contar con un buen amigo y servidor, el capitán José María Rojas Falero».

    Ni « La correspondencia de España» ni « El País», los dos diarios que publicaron este episodio en noviembre de 1895, hicieron mención en los días sucesivos al destino final de Cándido Santa Eulalia ni de su guarnición. Con los datos disponibles actualmente y publicados en 2018 por los «Anales de la Real Academia de Cultura Valenciana», el número de guardias civiles muertos en la Guerra de Cuba fue de 555. De ellos, 86 lo hicieron en combate o como consecuencia de la heridas, una cifra superior a la media del Ejército.

    Temas




    _______________________________________

    Fuente:

    https://www.abc.es/historia/abci-haz...7JdMnBv_pclI1s

  2. #102
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    3,688
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Por qué perdimos Cuba, Puerto Rico y Filipinas?

    Hermanos Cubanos...Revista Española Blanco y Negro año 1898.

    Esto no lo enseñan ni en Cuba ni en España.

    Los soldados negros que lucharon por España repatriados.


    ___________________________________________________


    Comentarios en la misma publicación


    Rafael Santos En la guardia personal de Weyler eran todos prietos.

    Rafael Santos Mis vecinos, y muy amigos de mis padres, del barrio donde nací, eran descendientes de estos soldados y a su vez refugiados traídos por el régimen franquista. La mayor parte de ellos consiguieron venir en el 60 o así, los otros se establecieron a principios del siglo XX en Madrid y son los que debieron mover el asunto para traerse a todo el que pudieron. Gracias al paraíso castrista, trabajaban de sol a sol en la caña por un puñado de habichuelas con algo de arroz o viceversa. Las cosas que les oí contar no se las puede uno imaginar. Decían que el peor de los esclavos vivió mejor que ellos.





    https://www.facebook.com/photo.php?f...type=3&theater
    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas
    ReynoDeGranada dio el Víctor.

  3. #103
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    3,688
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Por qué perdimos Cuba, Puerto Rico y Filipinas?

    Soldados del ejercíto Español en la isla canaria de la Palma preparados para enfrentarse a los norteamericanos en un posible intento de invasión año 1898. En Canarias hubiese sido un suicidio por parte de los norteamericanos intentar invadir las islas no tenían colaboradores ni traidores a su servicio como en Cuba y Filipinas los canarios estaban dispuesto a entablar una lucha a sangre y fuego contra el enemigo anglosajón y protestante como realizo contra el enemigo británico al cual derrotó en 1797 en la batalla de santa cruz de Tenerife.












    https://www.facebook.com/porlavuelta...SgzY&__tn__=-R
    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas

  4. #104
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    3,688
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Por qué perdimos Cuba, Puerto Rico y Filipinas?

    El Proyecto conjunto de la Gran Colombia y México para Invadir a Cuba

    Cuba fue una de las pocas posesiones coloniales que España logro retener hasta después de la Guerra de las Independencias Hispanoamericanas, cuando la mayoría de los países de Hispanoamérica, como México, Centroamérica, Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú, Bolivia, Chile, Argentina, Uruguay, Paraguay, etc., lograron su independencia de España, sin embargo, al mismo tiempo de la emancipación de estos países, hubo un proyecto de parte de la Gran Colombia (La unión entre Colombia/Nueva Granada, Venezuela y Ecuador) y México para juntos invadir está isla y liberarla del dominio Español.





    https://www.youtube.com/watch?v=tlDHGcH_0iU

  5. #105
    Tecpaneca está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    20 dic, 13
    Mensajes
    11
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Por qué perdimos Cuba, Puerto Rico y Filipinas?

    Bueno, después de esta romántica y fantástica historia terminaron perdiendo la Isla...!!!
    Cita Iniciado por Mexispano Ver mensaje
    Historia La hazaña del guardia civil que retó a 300 rebeldes en la Guerra de Cuba: «Vengan cuando gusten, prefiero mil veces la muerte» Cándido Santa Eulalia, al mando de once agentes de la Benemérita, prometió en octubre de 1895 que nunca cometería la «vileza» de entregarse con vida a los enemigos de España VIDEO Imagen de uno de los cinco mil guardias civiles que sirvieron en Cuba - ABC Israel Viana Madrid Actualizado:21/12/2018 18:05h Bajo el titular de « Un héroe», la prensa española publicaba dos artículos el 19 de noviembre de 1895, en los que recogía la curiosa hazaña protagonizada por un guardia civil en la Guerra de Cuba. Todo comenzó cuando este fue amenazado unos días antes por el jefe de un grupo de rebeldes. «Señor comandante del puesto de Dolores —podía leerse en la carta recibida en el cuartel donde permanecía atrincherado el español—. Por orden de mis superiores, que bajo ningún pretexto puedo dejar de cumplir, tengo que tomar sin falta el fuerte que usted ocupa, mañana, a las nueve». Hacía apenas nueve meses que se había iniciado el último levantamiento de los cubanos contra España, y que, tres años después, significaría la pérdida de sus últimas colonias en ultramar. Fue impulsado el 24 de febrero por José Martí en una acción conocida como el «Grito de Baire»: varios grupos independentistas del Ejército mambí atacaron simultáneamente a las tropas españolas en varios puntos de la isla. Comenzaba el principio del camino hacia el « Desastre del 98». Por allí andaba nuestro protagonista, Cándido Santa Eulalia. Era parte del cuerpo de la Guardia Civil que se había creado en Cuba a mediados del siglo XIX. El responsable de aquella fundación en la isla —menos de una década después de que naciera en España— fue el capitán general José Gutiérrez de la Concha tras tomar posesión de su cargo en 1850. Una medida que formaba parte de su ambicioso plan para reorganizar la presencia española en la colonia y controlar mejor el territorio, ante la creciente tensión con los autóctonos. Sus objetivos, en aquel periodo inicial, eran simplemente garantizar «la tranquilidad y seguridad pública» para facilitar el desarrollo del Gobierno y terminar con la corrupción de los poderes locales. La primera compañía contó con 124 agentes. En 1853, el siguiente capitán general, Juan de la Pezuela, aumentó su número hasta 258. Y no paró de crecer cuando estalló la primera guerra de independencia (1868-1878) y, sobre todo, cuando se acercaba la segunda y definitiva (1895-1898). En 1872, los agentes llegaban a 3.700; en 1881, a 4.800, y en 1890, a 5.280 hombres, superando después esa cifra para acabar dando apoyo al ejército en las acciones de combate. A pesar de este número, Santa Eulalia se encontraba acompañado de tan solo once compañeros cuando recibió aquella advertencia por carta en su puesto del pueblo de Dolores, en la provincia de Cienfuegos. En ella, el jefe del destacamento insurrecto, el capitán José María Rojas Falero, le insistía: «Yo, para no cometer un acto infame y darles una muerte terrible a ustedes, que serán víctimas de su Gobierno, les advierto por si quieren entregarse sin entrar en combate y librarse de perecer. Usted, si se entrega y quiere pasarse a nuestras filas, obtendrá el grado de sargento primero. En buena paz y unión le ofrezco la mayor consideración y hermandad. Y si se oponen, el fuerte será destruido por cuatro bombas de dinamita y 300 hombres que, a las nueve apróximamente, los tendrán ya sitiados a ustedes. Espero enseguida su contestación». Una pareja de la Guardia Civil conduce a Santiago de Cuba, en enero de 1895, a varios prisioneros. El grupo está atravesando el río Cauto en una balsa de sirga - ABC No se sintió muy intimidado el guardia civil ante la amenaza del capitán cubano, al que respondió enseguida: «Señor don José María Rojas Falero. Muy Señor mío: una vez leída su atenta carta, debo manifestarle que yo soy muy español y, sobre todo, que pertenezco a la Guardia Civil. Habiéndome honrado mis dignos jefes con el mando de este destacamento, prefiero mil veces la muerte que traicionar a mi patria y olvidar el juramento de fidelidad que presté a la gloriosa bandera española, en cuya defensa derramaré hasta mi última gota de sangre antes de cometer la vileza de entregarme con vida a los enemigos de España y de mi rey». Por si no quedaba claro, Santa Eulalia insistió en la idea de que jamás traicionaría a la Benemérita ni a su país, aun sabiendo que aquel enfrentamiento le traería la muerte a él y a sus hombres con toda seguridad. «El ascenso que me proponen para nada lo necesito, pues estoy orgulloso de vestir el uniforme de la Guardia Civil. Mi mayor gloria sería morir con él. Mis jefes también saben premiar a los que defienden su honra, así que, reunido con mis dignos compañeros, rechazamos con energía todas sus predicaciones y amenazas. Estrechados como buenos hermanos y como defensores de este pedazo de terreno, gritamos muy alto para que ustedes lo oigan: “¡Viva España! ¡ Viva nuestro Rey! ¡Viva la Guardia Civil!”. Aquí estamos dispuestos a morir, vengan cuando gusten a tomar el pueblo para que se lleven su merecido. Puesto Dolores, 27 de octubre de 1895. El guardia civil de segunda Cándido Santa Eulalia». El gran impacto que debió causar en su enemigo aquella entrega (o acto suicida), llevó al capitán cubano a cambiar de opinión con respecto a su oponente, al que volvió a enviar una misiva: «Amigo mió: Me gusta tratar siempre con los hombres valientes y caballeros. Yo tengo una orden superior para que hoy, sin falta, tome el fuerte y cumpla con lo mandado contra ustedes. Sin embargo, al ver hasta dónde llega su educación y valentía, dejo de cumplir con mi deber. Además, haré desistir a mis jefes de cometer este acto infame, porque ustedes, nobles españoles, no harán otra cosa que cumplir como héroes de su patria. Yo trataré de dar mis excusas y buscar los medios que estén a mi alcance para cuanto pueda por el bien de ustedes. Ruego que me dispense, pero desde hoy, como defensores de una idea, seremos enemigos, pero en lo tocante a nuestra personalidad, puede usted contar con un buen amigo y servidor, el capitán José María Rojas Falero». Ni « La correspondencia de España» ni « El País», los dos diarios que publicaron este episodio en noviembre de 1895, hicieron mención en los días sucesivos al destino final de Cándido Santa Eulalia ni de su guarnición. Con los datos disponibles actualmente y publicados en 2018 por los «Anales de la Real Academia de Cultura Valenciana», el número de guardias civiles muertos en la Guerra de Cuba fue de 555. De ellos, 86 lo hicieron en combate o como consecuencia de la heridas, una cifra superior a la media del Ejército. Temas _______________________________________ Fuente: https://www.abc.es/historia/abci-haz...7JdMnBv_pclI1s

  6. #106
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,364
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Por qué perdimos Cuba, Puerto Rico y Filipinas?

    Cita Iniciado por Tecpaneca Ver mensaje
    Bueno, después de esta romántica y fantástica historia terminaron perdiendo la Isla...!!!
    Murieron como héroes defendiendo honrosamente la isla de los gringos que se la robaron.

  7. #107
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    3,688
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Por qué perdimos Cuba, Puerto Rico y Filipinas?

    Histórico documento de protesta del capitán general de Cuba Don Valeriano Weyler en el que califica a los independentistas de hordas de reveldes y bandidos indignos de todo trato regular y caballeresco y al presidente de norteamericano William Mckinley de maleducado y provocador.






    https://www.facebook.com/porlavuelta...542623?__xts__[0]=68.ARD6zx11mFD6yFME4QRtfIrE8U7YyrF4S8kvfsEVSDx9K-_2D9zHfaY_YlT12XwRpr9agW6CLxTXIQjso-nfZ0kJkyden2GANJhnh5C_elnpanAwDL2H1r4DZ4abxuXEPUf1xZVisy5XCdVMibZwTGC3XGij74QKWbedMehYl1iJrN-9-5oz6Vh35XJWXHF6eTxs1mg33s_BL8pzxbrpqFZWegTNKqL3yEcD01z4ZYC73WAU6Xqb8coR1A9iDJuGN8iPwWuQfyNZ0g9YTIf_-m7Y0Ixat56xpDXsLR2D2guAkunUtc8tOH9xRNTi4ZOSdEDcs8QKg8T5qg1Aj7aeczO6w1L6-8e0xTUZJiyQhz36b6q70oVt4bY
    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas

  8. #108
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    3,688
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Por qué perdimos Cuba, Puerto Rico y Filipinas?

    DE CÓMO VARÍA LA HISTORIA SEGÚN SEA CONTADA

    Un libro prácticamente desconocido para la inmensa mayoría de estudiosos del 98. Es el famoso “Libro Azul”, que fue editado por la imprenta del Ministerio de Marina que estaba dirigido por el entonces Ministro de Marina, Ramón Auñón, en el que se manipula y distorsiona la verdadera correspondencia oficial referente a las operaciones navales durante la guerra con los EEUU. En “teoría” aparecen todas las comunicaciones habidas con motivo de la guerra, pero si uno lo compara a la “Colección de Documentos...”de Cervera, se aprecian perfectamente las diferencias y la catadura moral de quien mandó alterar los mensajes oficiales...

    De hecho Cervera publicó su libro después del acto del sobreseimiento definitivo del Consejo de Guerra contra él y con el permiso de la Reina Regente y escribe en el prólogo: “Poseedor de los documentos que siguen, he creído que debía publicarlos para que ilustren al público y puedan ser enseñanza para el porvenir y datos para la Historia. Pensé primero, que fueran precedidos de una sucinta relación de los hechos, pero considerando que son tan recientes y han afectado tanto a nuestro desgraciado país, que cualquier crítica pudiera degenerar en pasión, he creído como mejor dejarlos solos, porque ellos explicarán muy bien todo lo ocurrido. Quisiera haberlo hecho antes, pero mi condición de procesado me hizo desde luego aplazarlo hasta la terminación de la causa, y después ha pasado algún tiempo para obtener el permiso que era necesario. (...) Va la Colección en dos caracteres de letra; uno, el más pequeño, se refiere a los documentos impresos en cierto trabajo donde se han deslizado errores y omisiones; y el otro diferente, a los aportados por mí, de cuya mayor parte poseo originales...”

    Cuando Cervera se refiere, en el último párrafo, a “documentos impresos en cierto trabajo” se refiere al “Libro Azul”, es decir, a la versión “oficial” que publicó el Ministerio de Marina, manipulada por Auñón, y del cual Cervera no la menciona explícitamente, sino de forma elegante pero sutil, en su prólogo. Si no se tienen delante los dos textos, los dos libros, no se puede apreciar esas diferencias, como con las fotos estereoscópicas, que se necesita emplear un visor especial para darse cuenta del “relieve” de la foto, del efecto 3D de la época. El biógrafo Alberto Risco comenta al respecto: “El Libro Azul” abortó antes de nacer, abrasado por el fuego de la verdad que el de Cervera despedía. Es cosa rara que casi todas las omisiones del Libro Azul se refieran a frases de saludo o alabanza en pro del almirante”. Pero el gobierno norteamericano decidió traducir el de Cervera ( y no el Azul) oficialmente al inglés y hacer una tirada de 15.000 ejemplares. ⚓️





    _______________________________________

    Fuente:


    https://www.facebook.com/photo.php?f...type=3&theater
    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas

  9. #109
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    3,688
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Por qué perdimos Cuba, Puerto Rico y Filipinas?

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    La historia en miniaturas: los penúltimos de Filipinas

    Antes del Desastre del 98, los soldados de la División Lachambre lucharon en Filipinas. Y ganaron la guerra




    Javier Gómez

    Última actualización:11-08-2020 | 14:19 H/

    Creada:10-08-2020 | 01:30 H



    En agosto de 1896, aprovechando que España estaba inmersa en un nuevo conflicto en Cuba que había estallado el año anterior, el Katipunan, una sociedad secreta masónica que perseguía la independencia de Filipinas, inició su propio alzamiento. Bajo el liderazgo bicéfalo de Andrés Bonifacio y Emilio Aguinaldo, los revolucionarios tagalos se hicieron rápidamente con el control de las provincias de Cavite, Bulacán y Morong, colindantes con una Manila cada vez más estrangulada ante la impotencia de su gobernador, el teniente general Ramón Blanco, y del ejército español en Filipinas, raquítico y compuesto principalmente por tropas indígenas de cuya fidelidad se sospechaba. Todo cambiaría, sin embargo, con la llegada en noviembre de un nuevo capitán general, Camilo García de Polavieja, al frente de un nutrido contingente peninsular cuyo grueso lo formaron quince batallones de cazadores expedicionarios.

    Al igual que la última de las guerras de Cuba (1895-1898), de uno de cuyos episodios, la muerte del general Vara de Rey en la batalla del Caney, hablamos hace dos semanas, resulta sorprendente lo desconocido que resulta para el gran público la Guerra de Filipinas, lamentable vacío que desde mi doble atalaya he tratado de colmar por duplicado: con un completísimo número de la revista Desperta Ferro Contemporánea, y con una gama de figuras históricas de 28 mm de la marca 1898 Miniaturas específicamente diseñada para representar el periodo, que, exhaustivamente documentadas, incluyen los mencionados cazadores expedicionarios con su característico uniforme y equipamiento (diferente al tradicional de la infantería española utilizado en Cuba), regimientos de tropas indígenas y, por supuesto, revolucionarios tagalos. Y una gama de figuras que, como las correspondientes a la Guerra de Cuba y a los tercios españoles, viene acompañada en la web bilingüe de 1898 Miniaturas de artículos de uniformología e historia escritos tanto por autores españoles como filipinos. Adivinen en qué país del mundo tenemos más visitantes web, y no es España…


    La División Lachambre

    A diferencia de Blanco, el enérgico Polavieja optó por una estrategia agresiva, y en vez de diseminar sus tropas en posiciones defensivas a merced de los revolucionarios, las reunió en una fuerza de maniobra que puso al mando de su hombre de confianza, el general José Lachambre. Esta agrupaba al grueso de los batallones de cazadores expedicionarios llegados de la Península, los regimientos de infantería indígena n.º 73 (Joló) y 74 (Manila), que se demostrarían de la máxima lealtad, y diversos contingentes de voluntarios bisayos, pampangos, ilocanos, etc. que para nada simpatizaban ni con los tagalos, ni con la revuelta. Su objetivo: el corazón de la insurgencia, Cavite. Sin embargo, en lugar de plantear un avance directo, Lachambre ejecutó un amplio rodeo para sortear el cauce fortificado del río Zapote y atacar Cavite desde la retaguardia. Su agotadora marcha en el asfixiante clima tropical se verá jalonada de encarnizados combates como los de Silang o Salitrán.

    A excepción de los desertores del ejército español que se habían sumado a la revuelta con armas y equipo, los insurgentes tagalos carecían de instrucción y de armamento moderno –muchos debían conformarse con lanzas, arcos o el tradicional machete filipino, el “bolo”–, por lo que a pesar de su tesón no fueron rival para una fuerza profesional con mandos decididos como la de Lachambre, que en marzo culminaría su exitosa campaña con la conquista de la inexpugnable Imús, centro neurálgico de la resistencia tagala. Tras Imús, muchos revolucionarios abandonaron las armas y se fundieron con el campesinado, mientras que los últimos resistentes, con Aguinaldo a la cabeza, huyeron de Cavite para buscar refugio en las montañas al norte de Manila, donde seguir combatiendo. Sin embargo, su posición era cada vez más insostenible. El relevo de Polavieja en la Capitanía General de Filipinas por el más conciliador Fernando Primo de Rivera allanaría el camino hacia la paz de Biak na Bató, firmada en diciembre de 1897, que pondría fin al conflicto. La Guerra de Filipinas había terminado. La Guerra Hispano-Estadounidense-Filipina (1898-1902), que sembraría de muerte un archipiélago cuyo sueño de independencia se convertiría en pesadilla, estaba a punto de comenzar.




    _______________________________________

    Fuente:

    https://www.larazon.es/cultura/20200...mryxzbajy.html

Página 6 de 6 PrimerPrimer 123456

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Cuba y Puerto Rico
    Por Michael en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 232
    Último mensaje: 19/07/2020, 03:50
  2. Puerto Rico, en la encrucijada
    Por Michael en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 15/11/2012, 13:07
  3. Crónica del Acto por los caídos en Cuba y Filipinas del 20-M
    Por vascongado en el foro Tablón de Anuncios
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 05/06/2006, 17:19
  4. Raices hispanas de Puerto Rico, Filipinas y otros países.
    Por juandealbinas en el foro Tertúlia
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 19/03/2006, 02:22
  5. Respuestas: 0
    Último mensaje: 06/09/2005, 14:19

Etiquetas para este tema

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •