Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 1 de 4 1234 ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 20 de 78

Tema: Los Carlistas en la Guerra de Secesión Norteamericana

  1. #1
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    38
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Los Carlistas en la Guerra de Secesión Norteamericana

    A Casa de Sarto
    Quarta-feira, Dezembro 28, 2005
    Carlistas en la Guerra de Agresión Yanqui (1861-1865)

    Nuestro buen amigo Andrés Hermosa, de quien Pedro Guedes sigue esperando la prometida colaboración sobre la historia de la “vera derecha” española (a lo que sigue resistiéndose pese a nuestras admoniciones), nos envía vía postal un artículo sacado de la revista carlista “Ahora Información” (número 66, Nov-Dic 2003) que le agradecemos profundamente. El título es “Carlistas en la Guerra Civil americana”, 1861-1865, firmado por el historiador militar catalán David Odalric de Caixal i Mata.

    Conexión profunda entre quienes defienden un orden tradicional
    En este artículo se desempolva una historia no suficientemente conocida, pero que añade a lo que venimos sosteniendo desde A Casa de Sarto: que existe una ligazón entre los carlistas españoles, los miguelistas portugueses, los federales argentinos, los nobles combatientes vendeanos, los cristeros mexicanos, los sureños italianos (que resistieron a la canalla garibaldina), los cavaliers de la Guerra Civil inglesa, los Confederados norteamericanos y algún otro grupo que ahora me dejo en el tintero.

    Causa última de todas las derrotas
    El lector sagaz se habrá dado cuenta de que si hay un denominador común entre todos los grupos anteriormente citados éste es el de haber sido derrotados, con la notabilísima excepción de los carlistas españoles durante la Cruzada de 1936-1939.
    La razón de ello la ha dado el Padre Leonardo Castellani, verdadero santo y seña de A Casa de Sarto. No es otra que la posición que ahora ocupamos en la historia, la Quinta Iglesia, a decir del Padre Castellani en su profunda obra sobre el Apokalypsis. A esta Iglesia, la actual, nos ha sido dado la consigna de “mantener lo que [nos] ha sido dado, aunque haya de morir”. Es decir, la defensa de la Tradición, pese a que en términos intramundanos suframos una derrota, una muerte. Estos son los tiempos donde al Padre de la Mentira se le ha dado un poder como nunca antes, donde las fuerzas del Maligno han sido liberadas. Misterio grande, como misterio fue que Job fuera tentado de la manera que fue en el bello libro veterotestamentario. El proceso revolucionario iniciado en el Renacimiento está alcanzando ya su clímax y bien pudiera ser que nos aproximáramos a una velocidad mucho mayor de la imaginada a los días de dominio del Anticristo.
    Muerte aparente, porque hay Resurrección, como comentamos al final. Pero vayamos con estos carlistas reciclados en “Rebels”.

    El Sur: más inclinado a lo tradicional en religión
    En unos grupos a los que la Providencia ha favorecido por historia y por geografía, como a los carlistas, esta defensa de la Tradición acontece en un estado químicamente puro. En otros, más contaminados, como los Confederados, esto es quizás menos perceptible. Pero no dejaría de ser interesante el profundizar sobre los aspectos religiosos, tanto desde el punto de vista católico como del protestante, de la Guerra de Agresión Yanqui (mal llamada Guerra Civil).
    La divisoria religiosa, perceptible incluso hoy día en las diferencias teológicas de denominaciones tales como los Southern Baptists o los United Methodists de Missouri, es patente: mientras en el Norte se lanzaron a un experimento sincretista y descafeinado (prueba de ello es el éxito de denominaciones tan apartadas como los Unitarios) al sur de la Mason-Dixon las denominaciones protestantes permanecieron más fieles a su ideario original, menos proclives al cambio permanente, marca de fábrica de la Revolución.
    Otro tanto pudiera decirse de la veta modernista del campo católico. Por ejemplo las tesis de los protomodernistas Cardenal Gibbons y demás secuaces, que siempre alcanzaron más predicamento en el Norte, quintaesencialmente liberal y masón, que en el Sur; y aludiré como prueba la recepción en las distintas comunidades católicas, Norte versus Sur, del nefando Congreso de las Religiones de Chicago de 1870, verdadera zahúrda de Plutón.

    Cifras y causas del apoyo carlista a la Confederación
    Muchos carlistas, entre 4000 y 7000 según la bibliografía consultada, se unieron a las tropas confederadas al inicio de la Guerra de Agresión Yanqui. Es posible que esta cifra pudiera ser incluso superior, dado que otros contingentes se unieron mediada la contienda e incluso en los estadios finales de la Guerra de Agresión Yanqui.
    Era lógica esta afinidad: defensa de un orden tradicional y agrario, defensa de los derechos de los estados, descentralización y subsidiariedad, reconocimiento de los cuerpos intermedios, rechazo a un experimento neognóstico universal que los federales y su maldito partido seccional –el republicano- han ejecutado a rajatabla y que el Padre Castellani no dudó en calificar como el “Último Imperio, el del Anticristo”, etc. Y que, además, no perseguía a los católicos, como tantas veces había ocurrido en esa sucursal del Infierno del noreste de los Estados Unidos.
    Añádase a esto el interés que había –que se llegó a discutir en el Parlamento de la Confederación en Richmond, Virginia- en proclamar la Confederación como una República Cristiana, donde todas las leyes tendrían que estar en consonancia con los Mandamientos de la Ley de Dios.
    Era pues lógico que los exiliados carlistas se sintieran proclives a abrazar esta causa.

    Falacia de la esclavitud como causa de la Guerra de Agresión Yanqui
    Huelga decir que los carlistas, como buenos católicos, sentían profunda aversión por la institución de la esclavitud, “la oprobiosa institución” como los Papas la habían denominado secularmente.
    Como aversión por la misma sentían el General Robert E. Lee o el Presidente Jefferson Davis, que habían dado libertad a sus esclavos en los años anteriores a la Guerra de Agresión Yanqui, a diferencia del inicuo individuo, por sobrenombre Abraham Lincoln, que dictaba la libertad de los negros esclavos en los territorios que no controlaba militarmente, pero no en la zona yanqui que él presidía. Tan adictos a la esclavitud eran algunos “protectores de los esclavos” que el alcohólico (al parecer luego rehabilitado) y criminal de guerra Ulysses Grant, General y luego Presidente de los Estados Unidos, seguía con sus esclavos particulares en 1866, cuando ya había sido dictada la liberación de todos los negros no sólo en el Sur ocupado, sino también en el Norte. A modo de inciso no es éste el único Presidente norteamericano que se ha caracterizado por sus problemas con el alcohol y se ha distinguido después como hopeado criminal de guerra.
    Pero no es momento de detenernos en las falacias de la esclavitud y su propaganda, especialmente cuando casi la totalidad del comercio de esclavos de Norteamérica estaba centralizado en un estado como Rhode Island, que como todo el mundo “sabe”, era plenamente sureño y confederado, y el 100 % de los buques dedicados al comercio de esclavos estaban registrados en los estados de Nueva Inglaterra y en manos yanquis.

    Paralelos y similitudes entre la Confederación y el Carlismo
    El ethos confederado era demasiado cercano al ethos carlista, demasiado próximo como para resistirse a la llamada de defenderlo:

    “The virtues more praised [in the Confederation] were not those of the world of commerce but those of the landed gentry of the Old World and the vanished age of chivalry -not efficiency, shrewdness, and aggressiveness but honor, generosity and good manners. By and large the leading Southerners found their models in the past, while the Northerners looked forward to a new age of business and boundless progress.” (Dumas Malone & Basil Rauch, Crisis of the Union)
    Y si el Carlismo ya había señalado de largo con la fuerza de un Santo Tomás de Aquino que las virtudes pasivas eran superiores a las activas, y que la contemplación era la forma más elevada de actividad humana, los confederados habían descubierto algo similar vía derecho natural. Ambos preconizaban un modo de vida donde el eje no es la ganancia a ultranza:

    “The life of the South was leisurely and unhurried for the planter, the yeoman, or the landless tenant. It was a way of life, not a routine of planting and reaping merely for gain.” (Frank L. Owsley & John C. Ransom, The Ideal of an Agrarian Society)

    Tanto el Carlismo como la Confederación se hallaban harto distantes de esa corrupción por y de la usura, que tanto permeaba a los puritanos yanquis y que ha acabado por infectar todo el orbe gracias a la maquinaria de amplificación norteamericana. De ahí que en el más puro estilo platónico-aristotélico ambas concepciones daban gran importancia a sus sabios y a sus guerreros, a quien consideraban intrínsecamente superiores a los productores, como ocurre en toda sociedad sana:

    “Southern aristocrats inherited an appreciation for the military spirit and a sense of chivalry from the authentic European nobility. Jaher writes: ‘Southern patricians shared with the European gentry and nobility an inclination for military training, a legacy of the age of chivalry notably absent in northern and western urban commercial elites ... In accord with the European aristocratic tradition, southerners constituted a majority of the cavalry officers.’” (Nobility and Analogous Traditional Elites)

    Aquellos carlistas, perseguidos en su España natal hasta el punto del exilio, no cejaron en su empeño generoso por una causa justa. Y cuando la Confederación, después de más de 25 años, o incluso casi un siglo, de luchar por evitar la opresión, rapiña y usura del Norte centralista, jacobino, liberal y tirano desde todas las instancias políticas, como queda reflejado en autores como Patrick Henry, John Randolph of Roanoke o Calhouln, entre otros, se alzó en armas como único recurso para sobrevivir, los carlistas se unieron a las fuerzas confederadas.

    España en los años previos a la Guerra de Agresión Yanqui
    En aquel quinquenio maldito de 1858-1863 España cayó en manos de liberales, cuya proclividad hacia sociedades secretas enemigas declaradas de la Iglesia Católica y hacia la rapiña, era de sobra conocida y la historia de demostrar, como la Desamortización o sus matanzas de Sacerdotes en el Madrid del 1830.
    Para muchos españoles carlistas, especialmente aquellos vascos y catalanes que habían luchado en la Segunda Guerra Carlista, conocida como “Guerra dels Matiners” en el Principado de Cataluña, la situación se hizo insostenible. De ahí que el contingente de carlistas emigrados a la Confederación fuera mayoritariamente catalán, valenciano, navarro y vascongado, regiones hispánicas donde esta guerra fue particularmente virulenta. Familias españolas enteras, incluyendo mujeres, niños y ancianos, volvieron a hollar los mismos territorios otrora del Imperio Español en Texas, Louisiana, Florida y otros estados sureños. Territorios y gentes que ya habían sido comprados a precio de sangre mártir española para nuestra Santa Religión y para la Iglesia, como la del Padre Juan Padilla a principios del siglo XVI y martirizado en lo que hoy día sería el estado de Kansas.

    Acciones de guerra de los carlistas en territorio norteamericano
    David Odalric nos da cuenta prolija de uniformes y acciones de guerra, pero el dato más sorpresivo de su artículo es que muchos carlistas españoles combatieron con voluntarios franceses, hijos espirituales de los combatientes vendeanos, que emigraban a América dada la política oficial anticatólica de la revolucionaria y liberal III República. Esto recuerda la gesta de ese otro hispano transatlántico, el ilustre y muy católico Santiago de Liniers, de sangre vendeana, frente a la chusma liberal de los Ribadavia y Sarmiento de Argentina. Como la íntima unión entre Francia y Castilla en el Medioevo contra el secular enemigo musulmán. Esto prueba que Francia es un aliado formidable de España cuando el ethos común es inspirado por la Santa y Verdadera Religión Católica. Y un enemigo declarado cuando hace del proyecto nacional-galicanista y pro-musulmán el norte de su política.
    Más aún muchos carlistas militaron en los archifamosos “Louisiana Tigers”, la división más condecorada, brava y valiente de la Guerra de Agresión Yanqui, compuesta en su gran mayoría por voluntarios irlandeses. De estos dijo el General Robert E. Lee con lágrimas el día de su rendición, y en frente de su propio Ejército de Northern Virginia, que si todos sus soldados hubieran sido como ellos, hace tiempo que la victoria hubiera caído del lado confederado. No es extraño esto, pues la herencia celta española es a menudo negada, y es sabido que irlandeses, escoceses, franceses del oeste y los pueblos celtíberos de la Península están entre los guerreros más fieros del mundo, al menos históricamente (ya no sé si este dictum es aplicable). De igual manera que la disciplina y capacidad de encajar sufrimiento de los soldados germanos los convierte de suyo en excelentes tropas.
    Añade el autor:

    “La participación heroica de los carlistas españoles con las tropas confederadas en la Guerra Civil americana llevó a que Jefferson Davis les concediera la ciudadanía norteamericana y el mando directo de Echegaray.”

    El general español Echegaray mandó un cuerpo de tropas carlistas: los piquetes confederados de la Segunda División de Tennessee. La gesta de Echegaray venciendo a los federales en West Woods para a continuación morir en otra acción de campaña donde se enfrentaron gallardamente a fuerzas diez veces superiores en número, es recordada en los anales de la historia militar sureña.
    Como es digno de reseñarse la impresión que dejaron los voluntarios carlistas que se unieron al Ejército de Northern Virginia. De éstos, muchos de ellos combatientes de la legendaria Brigada Zumalacárregui que a punto estuvo de derribar el gobierno liberal y anticatólico de Madrid, dijo el general confederado Ambrose Power Hill: “Mis toscos, harapientos y valerosos leones de la Providencia …”. Parece ser que estos antiguos y veteranos combatientes de las montañas españolas lucharon en tierras americanas llegando a tocar con sus boinas rojas el uniforme confederado que vestían. Estos herederos de la Brigada Zumalacárregui fueron los que consiguieron la toma épica de la colina de Malvern Hill, a partir de la cual los carlistas recibieron siempre un trato especial dentro del Ejército de la Confederación y estuvieron ya siempre al mando de un español, nunca más de un oficial extranjero.
    Otro episodio de los carlistas españoles en suelo americano constituyó la defensa y freno de la Segunda División Federal, los Regimientos 89º de Illinois y los 32º y 39º de Indiana, al mando del general August Willich (criminal revolucionario del que algún día hablaremos) en Harpers Ferry. El Regimiento 35º de Tennessee de requetés –que ya había sido rebautizado con el imperial nombre de “Regimiento Nueva España”, como el Virreinato al que estos territorios pertenecieron en origen- frenó el avance de las tropas federales, permitiendo la marcha del 19º de Arkansas que permitió al General Lee, que mandaba también las tropas requetés, infligir una severa derrota al General McLellan. Las bajas de las tropas tradicionalistas españolas, especialmente de los fusileros de Navarra (el 41º de Tennessee), fueron altísimas.
    En 1863 entró en combate otro Regimiento, los Húsares del Maestrazgo, que traían el eco lejano de la comarca castellonense donde los carlistas se habían batido con fiereza contra las tropas liberales y habían infligido contundentes derrotas al excremento liberal-masónico-anticatólico hasta el punto de generar en estas comarcas un estado paralelo y completamente autónomo que no precisaba del [des]gobierno liberal de Madrid para nada.
    Pero, en fin, dejemos aquí la pluma para no ser demasiado exhaustivos. Nos quedan las hazañas en el puente de Burnside de los capitanes carlistas Uriarte, Puig y Alfaro. Como los plenos honores dispensados a los soldados y oficiales carlistas en el Cementerio Nacional de Antietam. Será en otra ocasión.

    Confederación e Iglesia Católica
    Anticipo a nuestros lectores que ya se ha descargado algún material reciente para elaborar una nueva entrada para A Casa de Sarto sobre la Confederación y la Iglesia Católica. El presente post, que demuestra la inequívoca lealtad de los carlistas hacia el Sur, como el otro que está urdiéndose, demuestran que la ortodoxia católica estaba mucho más cerca de la Confederación que de los asquerosos e inmundos yanquis.
    No en vano el Santo Padre, Pío IX, profundo conocedor de la tragedia que se ceñía sobre la humanidad, calificó en su correspondencia privada a Lincoln de “tirano y usurpador”, como escribió a los Cardenales de Nueva York y Nueva Orleáns.

    El pensamiento sureño: necesidad de su revisión y proyecto de futuro
    Dios, que provee en su Infinita Misericordia, les ha dejado a los norteamericanos de hoy día lo que pueden ser las claves para su propia resurrección y enmienda. Evidentemente necesitan revisión, porque no es puro. Porque la fundación de los USA tiene errores digamos, estructurales, desde su fundación. Un país que es el primero que nace para dar la espalda a Dios evidentemente tiene fallas graves. Incluso autores modernos como Russell Kirk, otro norteño simpatizante del Sur quien fundamentaba el nacimiento de los Estados Unidos desde la óptica más benigna y tradicional posible, han sido criticados por autores neoconfederados como Mark Henrie:

    “Kirk sostiene en efecto que América está bien-fundada porque no está realmente ‘fundada’, sino ‘crecida’ en los fértiles suelos de Jerusalén, Atenas y Roma. Pero, ¿a qué atribuir entonces las evidentes enfermedades que últimamente han crecido en nuestra sociedad? ... Queda pues la posibilidad de que el régimen norteamericano fuera mal-fundado. Si esto fuera así, la pietas conservadora hacia la Tradición requeriría impiedad selectiva hacia algunas tradiciones.” (Mark C. Henrie, Russell Kirk’s Unfounded America)

    El Profesor Genovese, norteño convencido de la justa causa del Sur –auténtico “Copperhead” de los que tanto necesitamos en estos tiempos donde proliferan los “carpetbaggers” y los “scalawags”-, deja constancia de esas claves:

    “The perspectives offered by southern conservatives ... remain alive: opposition to finance capitalism and, more broadly, to the attempt to substitute the market for society itself; opposition to the radical individualism that is today sweeping America; support for broad property ownership and a market economy subject to socially determined moral restraints; adherence to a Christian individualism that condemns personal license and demands submission to a moral consensus rooted in elementary piety; and an insistence that every people must develop its own genius, based upon special history, and must reject siren calls to an internationalism –or rather, a cosmopolitanism– that would eradicate local and national cultures and standards of personal conduct by reducing morals and all else to commodities.” (Eugene D. Genovese, The Southern Tradition)

    Dado el actual grado de corrupción y caída es previsible que no serán capaces de levantarse sin una debacle previa que desperece sus almas. Un sano régimen de salubridad religiosa, filosófica y política sólo puede pasar por esas coordenadas que historiador norteamericano Newby sostiene y que plenamente suscribo:

    “Only its religion had been wrong: the Old South had been Protestant when by everything in the Agrarian prescription it should have been Catholic. Protestantism was the religion of individualism and liberal capitalism, not traditionalism and authority, or as [Allen] Tate put it, ‘hardly a religion at all, but a result of secular ambition.’ The Old South had thus been an anomaly, ‘a feudal society without a feudal religion,’ which was one of the reasons its way of life had not survived military defeats … The Confederates were attempting an anomaly, a conservative revolution, a political change to prevent social and economical change. Unlike other modern movements for independence and nationhood, theirs was conservative and counterrevolutionary rather than radical and revolutionary.” (Idus A. Newby, The South: A History)

    Epílogo
    Lanzo aquí el guante a mi amigo O Corcunda, para que desde la siempre cabal atalaya de O Pasquim da Reacçao nos ilustre, Eric Voegelin en mano, acerca del por qué y cómo el Protestantismo, y el puritanismo en particular, desemboca por directo en la Revolución Francesa, en la Revolución Comunista y en esta quinta fase de la Revolución Nihilista que ahora padecemos.
    Honor y Gloria, y una oración, para los caídos por cualesquiera causas justas.
    Miremos ahora para adelante. Es nuestro cometido el transmitir lo que nos ha sido transmitido, lo de nuestros mayores, nuestros abuelos, bisabuelos, y así hasta tiempos inmemoriales. Para nosotros, los católicos, es la Tradición que se remonta a los Apóstoles y que hunde sus raíces en Cristo, Señor y Rey de la Creación y del Tiempo, de las naciones y de la historia. Es momento de resistir, de preservar, de expandir en pequeños círculos. Es momento de cooperar con Dios en ser parte de este Pusillus Grex al que todos estamos llamados. Estamos llamados a la lucha, y sobre ella no podemos invocar la corona de la Victoria, como bien nos recordaba Juan Donoso Cortés.
    Ahora bien, poderoso es Dios, Padre Omnipotente, que a su debido tiempo trocará la derrota de los nuestros en Victoria y la muerte de los nuestros no habrá sido nunca en vano. Las batallas que hemos perdido en el campo de batalla –sean nuestras derrotas en las Guerras Carlistas o la derrota de la Guerra de Agresión Yanqui- hemos de ganarlas ahora más que nunca en el campo de las ideas. Y preservar las ideas, transmitirlas; o sea, defender la Tradición. Con ojos metahistóricos son batallas, y no guerras. Y esto es algo que debemos recordar, porque del lado de Cristo está la Victoria final y última de esta guerra que Satán lleva librando contra el Todopoderoso.
    Anticipando ese momento, para el cual debemos disponernos –y para el cual debemos ya empezar a preparar los materiales para la re-edificación de la Ciudad de Dios, la Civitas Dei agustiniana-, de la formidable Restauración Católica que nos ha sido prometida, y al que llegaremos no sin innombrables sufrimientos y padecimientos, gritemos “the South will rise again” en defensa de todo lo bueno que la Confederación encarnaba y encarna; y en un tono tan hispánico como universal llenemos nuestras vidas con el grito de combate más noble y más tomista de todos: “¡Viva Cristo Rey!”.

    Rafael Castela Santos

    Quarta-feira, Dezembro 28, 2005





    http://casadesarto.blogspot.com/2005...e-agresin.html
    ReynoDeGranada dio el Víctor.

  2. #2
    Chanza está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    03 abr, 06
    Mensajes
    1,183
    Post Thanks / Like

    Re: Los Carlistas en la Guerra de Secesión Norteamericana

    Una pena que en vez de la versión de Ahora-información no le mandara "Voluntarios carlistas en la guerra de secesión americana", del mismo David Odalric de Caixal i Mata, publicado en la revista carlista La Santa Causa, edición impresa nº 7, noviembre y diciembre 2003. Básicamente el mismo artículo (sí, parece que el autor lo dio a la vez a las dos revistas), pero con menos errores ortográficos, sintácticos, onomásticos y toponímicos.

  3. #3
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    38
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Re: Los Carlistas en la Guerra de Secesión Norteamericana


  4. #4
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,529
    Post Thanks / Like

    Re: Los Carlistas en la Guerra de Secesión Norteamericana

    El sur de los EE.UU. siempre ha sido muy apegado a la tradición y más creyente, no sé si porque originariamente fueron territorios hispánicos y alguna influencia debió quedar; lástima que hoy en día sean más que nada protestantes, pero eso sí, también los más integristas y conservadores. Es lo que se conoce como "Bible Belt" o zona de la Biblia.

    Todavía en 1970 se pudo ver a carlistas en Texas. El 6 de junio de ese año la Society for a Christian Commonwealth, editora de la revista católica Triumph, llevó a cabo la que tal vez sea la primera manifestación contra el aborto de la historia de los Estados Unidos, en la que participaron estudiantes de la Universidad de Dallas y otras personas. Muchos de los manifestantes iban ataviados con boina roja, camisa caqui y detente. Algunos llevaban un rosario alrededor del cuello, cosa que entonces se hacía en serio, no como la moda tonta e irrespetuosa de hoy en día. Frederick Wilhemsen, filósofo y docente de la mencionada universidad, encabezó la manifestación portando un crucifijo y leyó pasajes del Evangelio y del Apocalipsis, advirtiendo a EE.UU. que un día tendría que dar cuenta a Dios por el asesinato de sus hijos. La policía golpeó y detuvo a cinco manifestantes.

  5. #5
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,529
    Post Thanks / Like

    Re: Los Carlistas en la Guerra de Secesión Norteamericana

    A propósito, la etimología de carlismo es bastante clara, pero pregunto a nuestros foreros carlistas: ¿de dónde procede la palabra requeté? Estoy requeteintrigado.

  6. #6
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    38
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Re: Los Carlistas en la Guerra de Secesión Norteamericana

    Hombre pues sí Hyeronimus. Pero el sudismo se fragua porque los anglos le roban más de la mitad del territorio a los mexicanos....

  7. #7
    Avatar de Tradición.
    Tradición. está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    19 mar, 05
    Mensajes
    794
    Post Thanks / Like

    Re: Los Carlistas en la Guerra de Secesión Norteamericana

    http://nucleodelalealtad.blogspot.com

    Carlistas confederados



    «Not for fame or reward,
    not for place or for rank,
    not lured by ambition,
    or goaded by necessity,
    but in simple
    Obedience to Duty
    as they understood it,
    these Men suffered all,
    sacrificed all,
    dared all – and died».

    Inscription on the Monument to
    The dead of the Confederate States Army,
    Arlington National Cemetery, Washington, D.C.

    ¿Y qué hacían 7.000 carlistas en el Ejército del Sur?
    http://www.elmanifiesto.com/Pocos españoles saben que en las filas del Sur combatieron españoles. Más precisamente, veteranos de las guerras carlistas. ¿Cuántos? Quizás entre 4.000 y 7.000. ¿Y qué hacían allí? Esto es lo más interesante. Quien mejor ha estudiado el asunto es el historiador militar David Odalric de Caixal i Mata.

    La Guerra de Secesión no fue una guerra por la esclavitud, o no de manera principal. El asunto de la abolición de la esclavitud actuó como eje de división para la propaganda, pero es bien sabido que en 1861, cuando empieza la guerra, el principal centro del mercado de esclavos es Rhode Island, es decir, un estado del norte, mientras que grandes personalidades sudistas como Jefferson o Lee ya habían liberado a sus esclavos. La guerra de 1861-1865 fue una guerra de principios, de valores, que opuso a dos mundos mentales completamente distintos. Mientras el Norte encarnaba la modernidad industrial y capitalista, el Sur representaba la tradición agraria y religiosa. En ese sentido, aquella guerra no fue muy diferente a la que en España opuso a los isabelinos contra los carlistas.

    La segunda guerra carlista había terminado en 1849. El Ejército de la Tradición, derrotado, cruzó la frontera francesa. Eran sobre todo catalanes, valencianos, vascos y navarros. El Gobierno dictó una amnistía a la que se acogieron 1.400 ex combatientes. ¿Y los demás? Muchos permanecieron en Francia. Bastantes marcharon a América con sus familias. Y de unos y otros salió el núcleo de los voluntarios que, doce años después, acudieron al campo de batalla para luchar junto al Sur. Había, ante todo, una afinidad ideológica profunda:

    • Orden tradicional y agrario;
    • Defensa de los derechos de los estados (entre nosotros, Fueros);
    • Descentralización y subsidiariedad;
    • Oposición frontal al capitalismo y a la revolución industrial;
    • Reconocimiento de los cuerpos intermedios;
    • Rechazo a la masonería.

    A lo cual hay que añadir el propósito de proclamar la Confederación como una República Cristiana donde todas las leyes tendrían que estar en consonancia con los Mandamientos de la Ley de Dios, asunto que llegó a discutirse en el Parlamento de la Confederación en Richmond. Al calor de todas esas cosas aparecieron en el Sur, en aquellos años, muchos miles de voluntarios europeos. De algún modo, la guerra fue una inesperada convocatoria: “Reaccionarios de todos los países, uníos”.

    Los carlistas españoles combatieron bien. Tanto que, tras la épica toma de la colina de Malvern Hill, el Ejército confederado les atribuyó mando propio: el general Echegaray, jefe de los piquetes confederados de la segunda división de Tennessee. Echegaray y sus boinas rojas vencieron a los federales en West Woods. El general español moría poco después en combate. Hubo también voluntarios carlistas

    • En la División Louisiana Tigers, de mayoría irlandesa;
    • En el Regimiento 35 de Tennessee (rebautizado como “Nueva España”, al modo virreinal);
    • En el 41 también de Tennessee (fusileros de Navarra) y
    • En el Ejército de Virginia del Norte.

    El Jefe de esta unidad, Ambrose Power Hill, se refería a sus voluntarios carlistas como “mis toscos, harapientos y valerosos leones de la Providencia”. Carlistas eran los jinetes del Regimiento de Húsares del Maestrazgo. Los Capitanes Uriarte, Puig y Alfaro descollaron en el puente de Burnside.

    Muchos de los muertos carlistas en esta guerra descansan en el Campo de Antietam, Maryland. Los supervivientes pudieron beneficiarse del agradecimiento del presidente confederado, Jefferson: se les concedió la nacionalidad norteamericana.

    A modo de homenaje, vaya aquí una bonita colección de óleos de Augusto Ferrer-Dalmau: http://www.carlismo.es/images/carlistas_press.swf


    I wish I was in Dixie’s Land [escuchar]

    I wish I was in de land ob cotton,
    Old times dar am not forgotten;
    Look away! Look away! Look away! Dixie Land.

    In Dixie Land whar I was born in,
    Early on one frosty mornin,
    Look away! Look away! Look away! Dixie Land.

    Den I wish I was in Dixie: Hooray! Hooray!
    In Dixie Land, I’ll took my stand, to lib an die in Dixie,
    Away, away, away down South in Dixie,
    Away, away, away down South in Dixie!

    Old Missus marry “Will-de-weaber”,
    Willium was a gay deceaber;
    Look away! Look away! Look away! Dixie Land.

    But when he put his arm around’er,
    He smilled as fierce as a forty-pound’er,
    Look away! Look away! Look away! Dixie Land.

    Den I wish I was in Dixie: Hooray! Hooray!
    In Dixie Land, I’ll took my stand, to lib an die in Dixie,
    Away, away, away down South in Dixie,
    Away, away, away down South in Dixie!

  8. #8
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    38
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Re: Los Carlistas en la Guerra de Secesión Norteamericana


  9. #9
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,173
    Post Thanks / Like

    Re: Los Carlistas en la Guerra de Secesión Norteamericana

    Aunque este es un tema que lleva tiempo parado, recientemente y por casualidad, ha salido a la luz un enlace al mismo desde un blog de un pretendido "experto" en Historia militar.

    Hay que aclarar al propietario del blog (más abajo está el enlace al mismo) que "el tipo que se hace pasar por historiador" es, en efecto, historiador, concretamente licenciado en Historia por la Universidad de Sevilla.

    En segundo lugar, si uno se toma un poco de tiempo y, además, se fija un poco, algo que el dueño del blog parece no haber hecho, no es el autor del mencionado artículo, sino que lo reproduce. Por tanto, inocente de la acusación que se le hace, léase pues con detalle y no se lancen descalificaciones injustificadas.

    Por otra parte, la simple negación de algo, o el testimonio de una sola persona, (habla de un comandante que no sabemos ni quién, ni qué formación en historia tiene en realidad, sonando a falacia "ad verecundian") tampoco es prueba de nada, por lo que en lugar de hacer un comentario que no es sino una falacia "ad hominen", el autor debería investigar el tema, elaborar una respuesta documentada, e incluso registrarse en este sitio para rebatir lo que en él se afirma. Mire usted, ya disculpará, pero observo escasa enjundia empírica ¿y usted publica libros? espero que no sean didácticos.

    Comprendo que los estudios sobre momentos o acontecimientos históricos, muchas veces pueden resultar controvertidos, y es que ya se sabe que la Historia no es una ciencia exacta. Además, siempre ha lugar para la interpretación y el debate.

    No deja de resultar peculiar que usted reduzca la participación de los españoles a cuatro anécdotas. Eso si que es de escaso rigor.

    Saludos desde Hispanismo.Org


    http://www.es-la-guerra.blogspot.com...esin-y-ii.html
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  10. #10
    Avatar de Rodrigo
    Rodrigo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 06
    Mensajes
    2,194
    Post Thanks / Like

    Re: Los Carlistas en la Guerra de Secesión Norteamericana

    Has pegado mal el enlace, Valmadian. Aquí está correcto: http://es-la-guerra.blogspot.com.es/...esin-y-ii.html Me inclino a pensar que este bloguero puede tener mucha razón.

    Cita Iniciado por Ordóñez Ver mensaje
    Cifras y causas del apoyo carlista a la Confederación
    Muchos carlistas, entre 4000 y 7000 según la bibliografía consultada, se unieron a las tropas confederadas al inicio de la Guerra de Agresión Yanqui. Es posible que esta cifra pudiera ser incluso superior, dado que otros contingentes se unieron mediada la contienda e incluso en los estadios finales de la Guerra de Agresión Yanqui.
    ¿Dónde está esa bibliografía consultada? Nada hubiera costado incluirla en una nota a pie de página.

    El general español Echegaray mandó un cuerpo de tropas carlistas: los piquetes confederados de la Segunda División de Tennessee. La gesta de Echegaray venciendo a los federales en West Woods para a continuación morir en otra acción de campaña donde se enfrentaron gallardamente a fuerzas diez veces superiores en número, es recordada en los anales de la historia militar sureña.
    Poniendo en el buscador de la inmensa biblioteca de Google Libros, "Echagaray" y "West Woods" solo aparece un libro, escrito en 2015 y por una española: Breve historia de la guerra civil de Estados Unidos. ¿Lo habrá leído en este mismo foro? Para ser una gesta recordada en los anales de la historia militar sureña extraña que no aparezca absolutamente nada. Lamentablemente quizá estamos ayudando a dar por históricos hechos que probablemente nunca ocurrieron. Quizá convendría mover este hilo al purgatorio.
    Última edición por Rodrigo; 13/06/2016 a las 15:02
    Militia est vita hominis super terram et sicut dies mercenarii dies ejus. (Job VII,1)

  11. #11
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,173
    Post Thanks / Like

    Re: Los Carlistas en la Guerra de Secesión Norteamericana

    Pues no sé pero, en efecto, soy un entusiasta de hacer citas textuales y poner las preceptivas fuentes, por lo que pienso que esa ausencia es un punto negativo. Pero no creo que Ordóñez cayese fácilmente en algo tan obvio y menos exponiéndose a que un tipo como el de ese blog, de aspecto aficionado a las "Hazañas Bélicas", pudiese ponerlo en solfa, que no criticarlo lo que sería muy distinto.

    Como carlista sabes que hay profusión de documentación desperdigada, defectuosamente clasificada, cuando no totalmente ignorada por encontrarse en manos privadas. La Historia del Carlismo no está completa en modo alguno y si que coincido contigo en que el hilo debería ser removido, pero no al Purgatorio, sino con aportaciones bien documentadas.

    Cuando busqué información sobre la participación de carlistas en la Guerra de Secesión Americana, salieron unas cuantas entradas y no era este hilo el primero precisamente. Adjunto otros dos enlaces cuyos contenidos me parecen bastante más serios y bien fundados -el segundo habla de la inexistencia de hechos y fuentes, pero con otro tono y estilo-, que encuentro de interés:

    InfoCaótica: Carlistas en la guerra de secesión norteamericana

    Informe Dereva: ¿Carlistas en la Guerra Civil Americana?


    También pensé en hacer alguna búsqueda en fuentes americanas como las que citas, pero mantengo algunas reservas hacia ellas. Primero, porque ya sean "azules" o "grises", los norteamericanos de entonces no eran muy pro-hispánicos -y siguen sin serlo-, pero, en segundo lugar, no es tan sorprendente la posible participación de "carlistas", pero no como "requetés", por una razón histórico-geográfica: una considerable extensión de los Estados del Sur están asentados sobre territorios que lo fueron de la Corona Española.

    Luego, que el blogero de "Es la guerra" utilice el término fake para referirse al asunto, es una cursilada ridícula, más propia de un "friki" (ya que le gustan esos términos) que de un investigador serio.
    Última edición por Valmadian; 13/06/2016 a las 16:25
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  12. #12
    Avatar de Rodrigo
    Rodrigo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 06
    Mensajes
    2,194
    Post Thanks / Like

    Re: Los Carlistas en la Guerra de Secesión Norteamericana

    Que es un bulo, hombre. Que los carlistas no pintaban nada en esa guerra, y mucho menos para ayudar al sur que quería robarnos Cuba después de habernos robado la Florida y Tejas. Ordoñez no tiene nada que ver ya que él no escribió el bulo, sino que simplemente lo copió del blog de Rafael Castela Santos, que a su vez lo copió de David Odalric de Caixal i Mata, a quien al parecer se lo dejaron publicar en Ahora Información sin haber comprobado previamente la veracidad de la información. Hay que reconocer a este hombre que ha conseguido que su bulo siga haciéndose paso y haya llegado a ser publicado en un libro de historia. Siempre es lamentable que la ficción sustituya a la historia.
    Última edición por Rodrigo; 13/06/2016 a las 19:04
    Kontrapoder dio el Víctor.
    Militia est vita hominis super terram et sicut dies mercenarii dies ejus. (Job VII,1)

  13. #13
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,173
    Post Thanks / Like

    Re: Los Carlistas en la Guerra de Secesión Norteamericana

    Indagando sobre lo que en su día aportó el forista Tradición, ver #7 más arriba, la principal fuente proviene de David Odalric de Caixal i Mata, al cual, por cierto, ponen verde en los foros aficionados a los soldaditos, y otros blogs de escasa monta pero más politiqueros liberales. Niegan su condición de historiador, aunque no justifican con aportación documental alguna tal negativa. A lo sumo en uno de ellos se afirma que trata de "Las Cruzadas" en tan sólo 38 páginas. Como argumento no sirve para nada, pues se debe de tratar de un opúsculo general de tipo introductorio, algo muy común en muchas disciplinas y sirva como ejemplo, Una Introducción al Estudio del Derecho de Alvaro D'Ors (RIALP, Bolsillo) que en poco más de 140 páginas repasa todo lo relativo al mundo de las leyes en España. Y, al igual que este ejemplo, se pueden citar muchos otros textos similares que, insisto, sólo son "introducciones a algo.

    En cualquier caso, yo no lo conozco, no he leído ninguna de las obras que ha publicado, pero llevado por la lógica curiosidad he indagado algo sobre su persona y esto es lo que he encontrado:

    DAVID ODALRIC DE CAIXAL I MATA

    -Historiador, Analista en Historia Militar y Geoestategia Internacional.

    -Director General de SECINDEF (Security, Intelligence & Defense) International Consulting (Israelí & Spanish Company).

    -Profesor de Protocolo y Diplomacia del Vaticano, Derecho Premial Nobiliario e Historia Eclesiástica y Heráldica en la ESPRI (Escuela Superior Universitaria de Protocolo y Relaciones Institucionales de Cataluña) (Universidad Europea Miguel de Cervantes).

    -Miembro del Grupo de Investigación del LSTE (Universidad Autónoma de Barcelona).

    - Director del “Research Group First World War Centenary 1914-1918 Instituto Europeo de Seguridad y Defensa-Imperial War Museum”.

    - Miembro del Grupo de Investigación “Observatorio del Mediterráneo: Italia en la Primera y Segunda Guerra Mundial, el Holocausto y la Guerra Fría” Università degli Studi di Bari.



    David Odalric De Caixal i Mata | ROOSTERGNN

    En fin, que dar veracidad a las afirmaciones (falacias ad hominen, más bien) de unos cuantos indocumentados que pululan en algunos foros con evidentes carencias, y no otorgar un mínimo de credibilidad a los trabajos de este autor, es muy propio de sociedades tan lamentables como la actual española bajo nefastas influencias educativas (y encefalográfico-planas también).
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  14. #14
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,173
    Post Thanks / Like

    Re: Los Carlistas en la Guerra de Secesión Norteamericana

    Cita Iniciado por Rodrigo Ver mensaje
    Que es un bulo, hombre. Que los carlistas no pintaban nada en esa guerra, y mucho menos para ayudar al sur que quería robarnos Cuba después de habernos robado Florida y Tejas.
    La afirmación de que es un bulo procede de fuentes liberales, pero coincido en que nada se nos perdió en aquella Guerra.

    Ordoñez no tiene nada que ver ya que él no escribió el bulo, sino que simplemente lo copió del blog de Rafael Castela Santos
    Rodrigo, eso mismo es lo que he sostenido en mi primer mensaje, cuando he dicho y repito que el autor del blog "esto es la guerra" no ha leído con detenimiento el artículo que Ordóñez reprodujo en su día y al que tacha despectivamente.

    que a su vez lo copió de David Odalric de Caixal i Mata, a quien al parecer se lo dejaron publicar en Ahora Información sin haber comprobado previamente la veracidad de la información. Hay que reconocer a este hombre que ha conseguido que su bulo siga haciéndose paso y haya llegado a ser publicado en un libro de historia. Siempre es lamentable que la ficción sustituya a la historia.
    Sobre David Odalric ya he colgado el mensaje anterior, sobre su bulo, además de negarlo, hay que demostrarlo. Por otra parte, me sorprende que "Ahora Información" se dejase engañar tan burdamente, pero ya se sabe que eso de las conspiranoias no funcionan solamente con Franco con la "conjura judeo-masónica", sino que las hay de todo pelaje, condición y orientación, así como las mitológicas de leyendas urbanas de toda clase.

    ¿David Odalric ha publicado citando fuentes falsas? ¡demuéstrese! pero no sólo se nieguen.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  15. #15
    Avatar de Leolfredo
    Leolfredo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 ago, 14
    Mensajes
    753
    Post Thanks / Like

    Re: Los Carlistas en la Guerra de Secesión Norteamericana

    Tomo el recado de desmentir el bulo allá donde lo vea surgir.

    Nunca me llegó a convencer, ciertamente.
    Rodrigo dio el Víctor.

  16. #16
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,173
    Post Thanks / Like

    Re: Los Carlistas en la Guerra de Secesión Norteamericana

    Cita Iniciado por Leolfredo Ver mensaje
    Tomo el recado de desmentir el bulo allá donde lo vea surgir.

    Nunca me llegó a convencer, ciertamente.
    Pero siempre corroborando de que no se trata de un desmentido liberal.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  17. #17
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,173
    Post Thanks / Like

    Re: Los Carlistas en la Guerra de Secesión Norteamericana

    Uno de los aspectos que más se critica es acerca de la supuesta existencia de un general, concretamente el General Echegaray. En investigación histórica suele haber muchos problemas cuando se aplican criterios actuales a sucesos o acontecimientos pasados. Así, en todos los casos de tales fuertes críticas nadie parece haber caído en un detalle:


    "Existían cuatro grados en el generalato (general, lieutenant general, major general, y brigadier general), pero todos tenían la misma insignia de rango. Crear varios rangos de general fue una decisión tomada a lo largo de la guerra , ya que inicialmente el Congreso Confederado solo creó el rango de brigadier general. Las necesidades de la guerra forzaron la creación de nuevos rangos, pero no se crearon insignias de rango nuevas. (Robert E. Lee fue una excepción ya que a pesar de ser el general más importante escogió llevar la insignia del grado de coronel. Solo siete hombres llevaron las insignias de general;1 the highest ranking (earliest date of rank) was Samuel Cooper, Ayudante General e Inspector General de los Estados Confederados de América."

    Tomado de la WIKI ("Ejército de los Estados Confederados")

    Si hablar de un supuesto general al frente de los carlistas (exiliados) parece exagerado, negar su existencia conservando el rango también. ¿Si no hubo un general, pudo haber un coronel?
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  18. #18
    Avatar de Rodrigo
    Rodrigo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 06
    Mensajes
    2,194
    Post Thanks / Like

    Re: Los Carlistas en la Guerra de Secesión Norteamericana

    Sería el colmo que ahora se tenga que demostrar que algo extraño y totalmente inverosímil no ocurrió. Es el historiador el que tiene que demostrar que ocurrieran los hechos que pretende sacar a la luz. ¿Dónde están esas fuentes, falsas o no? Me da igual que el que desmienta el bulo sea liberal, comunista o masón. Hace bien en desmentirlo. Desde luego este Oldaric debe estar a la altura de José Carlos Clemente.
    Militia est vita hominis super terram et sicut dies mercenarii dies ejus. (Job VII,1)

  19. #19
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,173
    Post Thanks / Like

    Re: Los Carlistas en la Guerra de Secesión Norteamericana

    Ya ciudadano americano, contrae matrimonio con la hija de un rico hacendado sureño, senador por Georgia.
    Luchará en la Guerra de Secesión (1861-1865) en el bando sureño, con el grado de General, participando en la defensa de Richmond y en la Batalla de Elisabeth City. Es posible que allí coincidiese con alguno de sus excompañeros de los entre 4.000 y 7.000 carlistas que lucharon a las órdenes del General Echegaray en el bando confederado.


    TTANTTAK: CHARLES FREDERICK HENNINGSEN

    Obsérvese el sitio en el que se da la conferencia, y quien la da. Parece ser que hay mucho "ingenuo".
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  20. #20
    Avatar de raolbo
    raolbo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    02 may, 15
    Mensajes
    455
    Post Thanks / Like

    Re: Los Carlistas en la Guerra de Secesión Norteamericana

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    La verdad es que 4000-7000 es un número muy abultado. Digo yo que semejante número de efectivos hubiese podido causar serios problemas a los liberales aquí en España, como para irse hasta EEUU en una Guerra sin apenas catolicismo de por medio (no hablemos ya de legitismismo). Pero bueno, esto es labor para los que entienden de Historia y las maneras en las que debe trabajarse en este campo.

    Por cierto, a parte de buscar fuentes en EEUU, ¿Nadie en España (de las filas del tradicionalismo) habló del tema? ¿Cómo puede ser que semejante contingente no hubiese sido algo bastante reseñable para los carlistas de aquella época y estemos dudando a día de hoy si es cierto o no?
    Última edición por raolbo; 13/06/2016 a las 19:20
    Kontrapoder dio el Víctor.

Página 1 de 4 1234 ÚltimoÚltimo

LinkBacks (?)

  1. 30/07/2011, 19:10

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Los marranos: ¿víctimas o victimarios de España?
    Por Erasmus en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 188
    Último mensaje: 29/09/2019, 23:05
  2. El liberalismo es pecado
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 35
    Último mensaje: 30/06/2019, 00:30
  3. Hernán Cortés; Conquistador de la Nueva España
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 201
    Último mensaje: 04/04/2019, 21:27
  4. Apuntes Socieconómicos Hispanoamérica XVIII
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 27/05/2011, 21:25
  5. Del Sudoeste Español a la Conquista de los Andes
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 22/11/2009, 01:12

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •