Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 1 de 12 1234567891011 ... ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 20 de 225

Tema: Así se construye la memória histérica

  1. #1
    Avatar de Arnau Jara
    Arnau Jara está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    16 mar, 05
    Mensajes
    1,106
    Post Thanks / Like

    Así se construye la memória histérica

    ‘El Miliciano Muerto’ de Robert Capa, otro montaje de la izquierda

    Redacción | Publicado el 16 Diciembre, 2008 |
    La sombra del iceberg es un largometraje documental de investigación que cuestiona, a través varias dudas razonables y razonadas, la veracidad de la versión oficial y plantea la posibilidad de que esta imagen fuera el resultado de una genial puesta en escena.


    El viernes 19 de diciembre se estrena el film, un documental que plantea dudas razonables y razonadas sobre la mítica fotografía ‘El Miliciano Muerto’ de Robert Capa.

    Hugo Doménich y Raúl M. Riebenbauer realizan una ‘autopsia’ de la histórica instantánea sobre la Guerra Civil, convertida ya en un símbolo de las tragedias bélicas, en esta película documental de investigación que se llevó el Primer Premio en DOCSDF 2007 y Docusur 2007.

    El largometraje ha participado en distintos festivales a nivel tanto nacional como internacional, como la Mostra de Valencia, el Festival de cine de Monterrey, el Festival de Málaga o el Festival de Roma.
    En los comienzos de la Guerra Civil española (1936-1939), el mítico fotorreportero Robert Capa —anónimo por aquel entonces— tomó la instantánea. El miliciano muerto, uno de los iconos del siglo XX y símbolo de la tragedia en cualquier guerra. Según la versión oficial, esta fotografía captó por primera vez en la historia el preciso instante de la muerte en plena batalla.

    LA HISTORIA
    La versión oficial afirma que Robert Capa tomó la fotografía El miliciano muerto hacia las 17 horas del 5 de septiembre de 1936. Fue en una pequeña localidad situada 12 kilómetros al norte de Córdoba, Cerro Muriano, y en una de sus lomas, la de las Malagueñas. Capa y su pareja, la también fotógrafa Gerda Taro, habían llegado a España apenas un mes antes, enviados por la revista francesa ‘Vu’ para preparar un reportaje especial sobre la Guerra Civil.

    Afines ideológicamente al bando republicano, en Barcelona se acreditaron ante el jefe del Comissariat de Propaganda, que dispuso para ellos un coche con chófer y los pertinentes salvoconductos. Desde allí viajaron por el país —Huesca, Leciñena, Toledo, etc— en busca de imágenes victoriosas del ejército republicano.
    Sin embargo, no encontraron situaciones de acción durante aquellos días. Según sus noticias, los republicanos iban a lanzar un ataque contra las tropas nacionales posicionadas en Córdoba. Capa y Taro pusieron rumbo al sur, pero sucedió todo lo contrario; fueron los nacionales los que iniciaron su avance hacia las montañas del norte, atacando las líneas republicanas con la aviación y la artillería ese 5 de septiembre.
    En la siguiente fotografía se puede observar la imagen del Miliciano Muerto en el mismo lugar en el que se había fotografiado a otro caído con anterioridad. Casualidades. Parece que los republicanos morían todos en el mismo sitio.


    http://www.minutodigital.com/actuali...-la-izquierda/
    Vita hominis brevis:
    ideo honesta mors est immortalitas

    Que no me abandone la Fe,
    cuando toque a bayoneta,
    que en tres días sitiamos Madrid
    y en otros quince la capital, Lisboa.


    Sic Semper Tyrannis

  2. #2
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    38
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Así se construye la memória histérica

    " BEN MIZZIAN, EL GENERAL MORO DE FRANCO ", POR JESÚS MARÍA RUIZ VIDONDO




    Arbil cede expresamente el permiso de reproducción bajo premisas de buena fe y buen fin

    Para volver a la Revista Arbil nº 119Para volver a la tabla de información de contenido del nº 119

    Ben Mizzian, el general moro de Franco
    por Jesús María Ruiz Vidondo
    Mucha gente se podrá asombrar que en el ejército de Franco hubiese un general musulmán. Un general formado en la dura guerra de África, formado en la gran tradición militar africanista


    Béni Ensar Mohammed ben Mizzian nació el 1 de febrero de 1897 en Nador y murió en Madrid el 1 de mayo de 1975. Fue un militar que alcanzó los más altos cargos tanto en el Ejército de España como en el Ejército de Marruecos. Hijo de un caíd fiel a España, jefe de la cabila de Mazuza, a la que pertenecía su pueblo natal, la dedicación a la milicia de Mizzian tiene su origen en un curioso episodio narrado por el periódico melillense El Telegrama del Rif el 11 de enero de 1911: Con ocasión de una estancia en Melilla, el rey Alfonso XIII, visita la Escuela Indígena, el profesor Abd el-Krim (quien años más tarde lideraría la revuelta rifeña contra los españoles) llamó al encerado al alumno Mohamed ben Mizzian quien resolvió, según relata la crónica, "un complicado problema de regla de interés y fue capaz de señalar en los mapas de Europa ríos, regiones y capitales". El monarca, agradado, preguntó al pequeño qué quería ser y éste le contestó: "Capitán". Cuando el rey abandona la escuela, su padre, presente en el acto, recibe la promesa del rey de apadrinar su ingreso en una academia militar española.


    En 1913, cuando Mizzian cumple los 16 años, el rey apadrina su ingreso en la Academia General Militar, teniéndose para ello que modificar la ley, pues la academia no admitía alumnos no cristianos. Sale de la Academia en 1916 es segundo teniente y es destinado al ejército de África, donde dos años más tarde asciende a primer teniente.

    Durante la Guerra del Rif (1921-1926) Mizzian, al mando de tropas indígenas, luchó contra el que fuera su maestro y a la sazón líder de la revuelta rifeña contra los españoles, Abd el-Krim. Herido durante el conocido como Desastre de Annual en 1921, el 20 de junio de 1923 asciende a capitán por antigüedad y en 1925 a comandante por méritos de guerra. Es durante esta campaña cuando comienza su relación de amistad con Franco, entonces teniente coronel. Durante estos años se encontrará a las órdenes varias veces de Manuel González Carrasco y de En julio de 1936 estaba destinado como comandante del II tábor (batallón) de Regulares 5, con sede en Segangan, a unos 20 km al sur de Melilla. Aunque un informe que la Unión Militar Antifascista de Melilla hizo llegar al ministro de la Guerra, al iniciarse la etapa del Frente Popular, le citaba entre los cinco únicos comandantes de la Circunscripción Oriental de Marruecos "sin un sentido específico antirrepublicano", Mizzián se incorporó a la conspiración contra el gobierno a finales de la primavera, tras una conversación que sostuvo en el casino militar de Melilla con el enlace del general Mola en la ciudad: Juan Seguí Almuzara, ex teniente coronel que en 1931 se había acogido a los decretos del ministro Azaña para dejar el Ejército y montar un negocio. Nada más tener noticias del inicio del alzamiento, la tarde del 17 de julio, Mizzian se dirigíó con su tábor hacia Melilla, donde los rebeldes estuvieron inicialmente en minoría. De camino a la ciudad, asistió al final del primer enfrentamiento de la Guerra Civil Española: el asalto de tropas de Regulares 2 a la base de hidros del Atalayón, donde un pequeño número de oficiales afines al Frente Popular, encabezados por el jefe accidental de la base, capitán Virgilio Leret, se opusieron por las armas al golpe de Estado. La unidad de Mizzian no tuvo que intervenir, puesto que Leret se rindió tras un breve tiroteo, en el que murieron un sargento y un soldado, ambos marroquíes y de Regulares 2. Triunfante el Alzamiento en Marruecos, el 14 de agosto de 1936 aterriza en Jeréz de la Frontera y al mando de sus regulares tomó parte en la liberación del Alcázar de Toledo y la marcha sobre Madrid, en la que él y sus tropas indígenas destacaron por su empuje.


    Un relato del periodista norteamericano John Whittaker, que presenta a Mohamed Ben Mizzian aceptando la violación múltiple y asesinato de dos jóvenes españolas capturadas, no pasa de ser una inverosímil infamia. El texto del norteamericano incluye datos inciertos de fácil comprobación (Regulares 5 no avanzó por Navalcarnero, sino por Boadilla), pero sobre todo ese hecho resulta ajeno a la conducta y personalidad de Mizzian. En realidad formó parte de la campaña de propaganda del Frente Popular contra los soldados marroquíes, campaña que tenía fuertes connotaciones racistas.


    En la batalla por la toma de Madrid fue herido en los combates de la Ciudad Universitaria. Ascendido a teniente coronel pasó a la columna gallega de socorro a Oviedo. En 1938, ya como coronel en ascenso por méritos de guerra y al mando de la 1ª división de Navarra tomó parte en la batalla del Ebro y en la campaña de Cataluña. A fines de 1939 se encontraba al mando del Grupo de Regulares de Ceuta, y desde 1940 era el jefe de la 93 división en Xauen. Sobre todo este año de 1940 va a estar al mando de las tropas de Larache. Al acabar la Guerra Civil, el general Franco le nombró a Mizzian comandante general de Ceuta. En 1953, es ascendido a teniente general y se le destina al mando de la Capitanía General de la VIII Región Militar gallega, poco antes se encontraba como Comandante General de Ceuta. En 1955 fue nombrado Capitán General de Canarias, su último destino en el Ejército Español. Durante su estancia en el territorio español de Marruecos va a asistir a varias maniobras militares en la zona de Canarias y en Marruecos.


    En 1956, al obtener Marruecos la independencia, el rey Mohamed V le pidió que se encargara de la organización del nuevo ejército marroquí, por lo que solicitó su baja en el ejército español, siéndole ésta concedida con fecha 22 de marzo de 1957. Según se cuenta fue el propio Franco el que le pidió que se fuese a Marruecos, y el general Ben Mizzian lloró por su partida. En Marruecos ocupó primero el puesto de inspector de las Fuerzas Armadas Reales y en 1957-58, junto con el futuro rey Hassan II, protagonizó la despiadada represión de la sublevación del Rif, cuyos habitantes rebeldes fueron bombardeados con napalm En 1964 fue nombrado ministro de Defensa y el 22 de febrero de 1966, Hassan II le envió como embajador de Marruecos a Madrid, según se dijo, en "un gesto de buena voluntad de acercamiento a España". En 1970 volvió a formar parte del gobierno como ministro de Estado y el 17 de noviembre de ese año fue ascendido a mariscal, convirtiéndose en el militar de más alta graduación del ejército marroquí.


    En su larga trayectoria militar obtuvo múltiples condecoraciones, tales como la Medalla Militar individual, la Cruz Laureada de San Fernando colectiva, once cruces rojas al mérito militar, dos medallas de sufrimientos por la patria y la Gran Cruz al mérito militar entre otras.


    Casado en 1925 con Fadela Amor, tuvo siete hijos, seis niñas y un varón, Mustafá que estudió en la Academia de Artillería de Segovia y que murió en un accidente con un brasero. De sus seis hijas, dos de ellas terminaron casadas con militares, una con quien, en 1971, fue ejecutado por encabezar un intento de atentado contra Hassan II y la otra, casada en secreto, con un militar español, sobrino del que fuera ministro de Asuntos Exteriores Alberto Martín Artajo. Esta boda provocó las iras de Mizzian, musulmán convencido, ya que para llevarla a cabo la hija había de convertirse a la fe católica. Para impedirlo planeó secuestrar a su hija, que se hallaba refugiada en Valladolid. Con tal fin, convenció a la pareja para que viajara a Tetuán con el fin de reconciliarse. No obstante, en el mismo aeropuerto un oficial, siguiendo instrucciones suyas, retuvo a la hija y expulsó al novio. Este incidente provocó hondo malestar en la oficialidad española, pero Franco hizo oídos sordos a la protesta y al escrito que le dirigió el novio. En cambio si intervino para impedir que prosperara la propuesta de retirada, formulada por el Consejo Supremo del Ejército, de la paga española que Mizzian aún percibía tras pasar a las órdenes de Mohamed V. El 27 de marzo de 1975, aquejado de una grave enfermedad es ingresado en el Hospital General del Aire donde falleció el 1 de mayo siguiente, siendo sus restos trasladados a Marruecos.·- ·-· -······-·

    Jesús María Ruiz Vidondo


    ***

    Visualiza la realidad del aborto: Baja el video

    Rompe la conspiración de silencio. Difúndelo.




    - Aunque hay aspectos del artículo que creemos más que matizables, es que estos rojillos no se enteran....Qué mala es la memoria histórica,. ¿ Ya no os acordáis de cuándo os metíais con los moros ?

  3. #3
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    38
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Así se construye la memória histérica

    NADA NUEVO BAJO EL SOL...


    Iban a la Iglesia de cualquier lugar, derribaban los retablos, arrastraban las pilas del bautismo y sagradas aras, vestíanse los ornamentos sacerdotales con irrisión y burla de ellos”.

    Parece una descripción de los sacrilegios, profanaciones e irreverencias cometidas por el Frente Popular durante la Guerra Civil española de 1936-1939. Pero, curiosamente, se trata de una descripción de las mismas –ya se ve que las mismas- tropelías hechas por los moriscos cuando se levantaron en el Reyno de Granada. Nos las cuenta Bermúdez de Pedraza, entre otros: orgías que protagonizaron los enemigos de la Fe Católica y de España en Ugíjar, Berja o Huécija. Diego Escolano, cien años después del levantamiento morisco, recopiló un memorial de estos hechos. Según Escolano, un natural de Baeza, Bernabé Montanos, doctor en Teología, colegial del Colegio de los Abades de Granada y beneficiado de Poqueira alertó a las autoridades eclesiásticas de los primeros conatos que advirtió entre la gente morisca. Su arzobispo hizo caso omiso de la denuncia, y poco después acontecimientos tan horribles vinieron a suceder.

    El doctor Misael Bañuelos, en su “Antropología de los españoles” (1941) afirma:

    En la actual Guerra Civil española, es seguro que en toda la zona de Levante y Andalucía, y aun en la capital de España, los mayores animadores del exterminio y el martirio de los adversarios serían individuos pertenecientes a esta raza y a la judía y preasiática. Y al mismo tiempo las víctimas más inocentes y más propiciatorias, los nórdicos y málicos, que no podrían comprender que, sin haber hecho nada contra las leyes ni contra las personas, pudieran ser asesinados a mansalva y sin formación de proceso de ninguna clase”.

    Si creyésemos en el determinismo biológico que se desliza en la obra de Bañuelos podríamos emitir un veredicto favorable a esta interpretación. Pero nosotros somos más realistas: el odio contra la Iglesia Católica es algo que no pertenece exclusivamente a ciertas y determinadas razas, sino a una sola: la raza de Satanás.


    Nota: El libro del Dr. Misael Bañuelos ha sido publicado recientemente por la Editorial Retorno, Madrid, 2007.
    Pious dio el Víctor.

  4. #4
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    38
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Así se construye la memória histérica


  5. #5
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    38
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Así se construye la memória histérica

    OREMOS A LOS ÁNGELES CUSTODIOS


    ANECDOTARIO HISTÓRICO DE 1936: EL SACRISTÁN Y EL ÁNGEL CUSTODIO

    Me contó un viejo, hijo de un antiguo sacristán, una anécdota que le sucediera a éste en el convulso verano de 1936. En su pueblo, un pueblo del Reino de Jaén, el Frente Popular implantó el terror desde los primeros días del Alzamiento Nacional. Las primeras medidas que adoptaron los energúmenos del poder local, como en todos los lugares en que desgobernaron, fueron la de armar hasta los dientes a todo resentido social que pidiera la revancha. Se apresó a todos los sospechosos de “rebeldes” (o sea, a toda persona decente y de orden) y se les recluyó en un Convento, convertido en Cárcel del Pueblo. Palizas, torturas, privaciones y paseos definitivos…

    Como no podía ser menos, me contó aquel anciano, las iglesias fueron las primeras en sufrir la saña y el furor de aquellos monstruos revolucionarios. El sacristán de una de ellas, el padre de este viejo amigo mío, tenía oculto en su casa al párroco de la iglesia a la que servía. El sacerdote estaba muy preocupado. Y le participó a su sacristán la razón de sus congojas: el Santísimo Sacramento se había quedado reservado en el Sagrario.

    Por el amor de Dios, ve, Fadrique, ve a la iglesia… Y así, como quien no hace la cosa, trae a Cristo, no vaya a caer en manos de estos demonios”.

    El sacristán consideró que, verdaderamente, nadie mejor que él para esa misión. Pidió la bendición del señor cura –que, como era obvio, no podía salir sin exponer su persona a las pistolas marxistas- y, haciendo de tripas corazón, fuése a la iglesia. Pensaría el hombre que no era él digno de tamaña hazaña, pero –encomendándose a su ángel custodio- allá que se fue. Pese a ser verano, Fadrique se puso un chaquetón para poder ocultar lo que iba a extraer de la iglesia.

    Los rojos habían convertido la iglesia parroquial en almacén. Profanado el templo, las magníficas tallas habían sido pasto de las hogueras. Y las naves y capillas exhibían un aspecto desolador. Unos milicianos montaban guardia a la puerta del templo. Fumaban sus cigarrillos de liar, y llevaban todo el día bromeando entre sí y silbando a las mozas que pasaban. El sacristán llegó a ellos. Caía la tarde.

    -¡Hombre, Fadrique…! ¿Pero qué se te ha perdido a ti por aquí? ¿Es que hay Novena? –dijera uno de aquellos centinelas, en tono irónico.

    -Pues, nada, camaradas –dijo Fadrique el sacristán. Que resulta que me dejé en la sacristía los libros del nene, y pido que me dejéis pasar, por si puedo cogerlos, para que me siga estudiando en casa.

    -¡Pues claro, hombre! Venga, entra y busca los libros, que el zagal aproveche en casa.

    El sacristán penetró en el templo parroquial y quedó espantado de lo que habían hecho aquellos bárbaros con la iglesia de sus amores. Hasta el retablo lo habían descuajado. Se fue al Sagrario con la llavecita, y temblándole la mano abrió aquella terrenal alcancía para el Pan Celestial. Miraba a sus espaldas el sacristán, por ver si los milicianos le habían seguido y pudieran estarlo viendo. Abrió y su alborozo fue muy grande cuando descubrió que allí estaba el Copón, con la Sacratísima Hostia. Con gran sentimiento, el sacristán cogió el Ciborio –mientras repetía en un susurro, a guisa de jaculatoria: “Yo no soy digno de que entres en mi casa… Yo no soy digno de que entres en mi casa…”.

    Y con agilidad, guardó el Copón con el Señor Sacramentado, en el interior de su chaquetón apretándolo contra su pecho. Al salir recordó que ni había mirado lo de los libros, achaque que puso a los milicianos para entrar en el templo, y ensayaba una piadosa mentira para deshacerse de los posibles comentarios de aquellos dos.

    Al salir, los milicianos le dijeron: “Bueno, Fadrique, ¿qué tal, hombre, encontraste los libros?”.

    -Sí, sí… aquí los llevo.

    Caía la tarde, se hacía la noche, y los milicianos sabían que a esa hora quien anduviera por la calle podía pagarlo caro en caso de encontrarse con una patrulla. Uno de los milicianos le dijo:

    -Mira, Fadrique, con la hora que es no quiero yo que vayas solo a tu casa. Nosotros no sabemos escribir, ni tampoco tenemos aquí papel para hacerte un permiso, pero si te pillan los Hermanos Proletarios, te puede costar caro lo de los libros. Así que yo mismo voy contigo, y de esta manera seguro que te respetan.

    -Pues… No sabes cómo te lo agradezco, camarada. –dijo el sacristán.

    Y, quedando uno de los milicianos a la puerta de la iglesia profanada, aguardando el retén, marchó el otro a la vera de Fadrique, con su máuser.

    Y me contó el hijo de Fadrique que éste, pasados los años y despejada España del terror rojo, reía muy contento aquella hazaña que con tan buen fin concluyó. Y, hasta el fin de sus días, mantuvo Fadrique que aquel desenlace no podía ser cosa sino de su Ángel Custodio… “Que, míralo, mira el Ángel de la Guarda que tengo… que fue pedirle que no me dejara solo en aquel aprieto y hasta nos puso escolta al Santísimo Sacramento y a mí…”.

  6. #6
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    38
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

  7. #7
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    38
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Así se construye la memória histérica

    http://desdemicampanario.blogspot.com/











    LA INFLUENCIA SOVIÉTICA EN LA POLÍTICA ESPAÑOLA DE LOS AÑOS 30





    El proceso revolucionario iniciado en Rusia en 1917 adquiere un relieve insospechado en la historia contemporánea, no sólo por haber provocado la transformación radical de una gran potencia sino por la vocación mundial de la revolución soviética, concebida como la primera fase de un proceso que habría de proyectarse al mundo entero.

    El marxismo era una doctrina que se había concebido en sociedades industriales y los futuros estadios que en la mente de sus fundadores se delineaban estaban llamados a ser el fruto maduro de una sociedad dominada hasta entonces por la burguesía pero en la que las masas obreras —que la desbordaban en número— acabarían imponiendo su predominio. Paradójicamente, el socialismo real se implantó por vez primera en un país, Rusia, eminentemente rural y campesino, donde la burguesía era muy débil y la industria sólo empezaba a desarrollarse.

    Contra lo que se había previsto, la primera revolución comunista no fue el resultado de una necesidad natural ineludible sino que fue fruto de un recurso a las armas reiterado implacablemente para, aprovechar en primer lugar la oportunidad de confusión y desaliento en que se movía la Rusia derrotada en la Primera Guerra Mundial, para consolidar el predominio soviético a través de una sucesión de guerras que no se apaciguaron hasta mediados de la década siguiente y, por último, para promover la expansión revolucionaria en Europa y Asia dando lugar a toda una serie de agitaciones que no obtuvieron éxitos definitivos pero que van a influir decisivamente en el panorama político de la década de los treinta.


    Durante el primer período staliniano, hasta la Segunda Guerra Mundial, la principal violencia del comunismo fue la ejercida contra los propios pueblos de la URSS pero lo más grave fue la colectivización forzosa del campo ruso (1928-1933) y el hambre provocada como resultado, que causaron millones de víctimas, especialmente en Ucrania. En el resto del mundo, se promovieron revoluciones en El Salvador y Brasil; se abanderaron causas anticolonialistas, fue en China donde se alcanzaron mayores éxitos y España, donde el Partido Comunista era casi inexistente al comenzar la década de los 30, conoció como otras fuerzas políticas se dejaban seducir por la experiencia bolchevique para acabar sometidas a la órbita soviética transformando así una Guerra Civil, que había comenzado siendo un conflicto interno, en un primer enfrentamiento armado a gran escala contra el comunismo[1].


    En el Estado nacido de la Guerra Civil y que se consolidó con la victoria iba a resultar a la larga más decisivo lo que la guerra española tuvo de derrota del comunismo que de alianza con Alemania e Italia. Los cambios que provocó en la escena internacional el final de la Segunda Guerra Mundial condujeron al deterioro de la coyuntural y gravosa alianza de las potencias occidentales con la Unión Soviética —prevista ya por Franco en su carta a Churchill en 1944— y en la reordenación de las alianzas durante la Guerra Fría España quedó definitivamente incorporada al mundo libre consolidándose así una trayectoria que se había iniciado en julio de 1936.


    La gama de interpretaciones históricas de lo que la Guerra de España significó ha sido de lo más variada[2] y eso se debe a la propia complejidad de unos hechos que configuran la verdadera importancia de la Guerra Civil Española en la historia del siglo XX no tanto en el terreno geopolítico o estratégico cuanto ideológico y cultural. De ahí que, junto a otras explicaciones, se la haya presentado como una lucha entre dos formas de civilización: la Europea Occidental y el Comunismo Oriental. De esta manera, la política internacional de la España de los años treinta se convierte en escenario privilegiado (y hasta podríamos decir que adelantado) del enfrentamiento entre los dos mundos que están llamados a protagonizar buena parte de la historia del mundo contemporáneo en el siglo XX.


    Para una mejor comprensión de este proceso tratamos de indagar acerca del papel que la Unión Soviética y el comunismo han desempeñado como auténtico elemento de distorsión en la vida política española en este período. Podemos distinguir entre nuestro análisis dos etapas separadas por un acontecimiento de trascendental importancia: el alzamiento nacional[3] de julio de 1936.


    I. Primera etapa: la utopía revolucionaria
    El General Krivitsky ha sintetizado en los siguientes términos la táctica seguida por la Internacional Comunista para implantar sus métodos y su programa más allá de la Unión Soviética:

    «Estableció sus partidos comunistas por todas partes, sirviéndoles de ejemplo el modelo bolchevique, altamente centralizado y disciplinado, y haciéndoles depender del Cuartel general, en Moscú. Envió sus agentes a todos los rincones de la tierra. Planeó insurrecciones en masa e insurrecciones militares en España. Y, finalmente, cuando todos sus esfuerzos fallaron, desarrolló, en 1935, su última maniobra política, el Frente Popular»[4].

    En España el período que va desde la revolución soviética hasta la formación del Frente Popular se va a caracterizar:


    ― Por una continua deriva del Partido Socialista hacia métodos de acción directa con los que pretende la revolución social, es decir, la implantación de un sistema socialista a la española, seducido por la experiencia de la URSS pero no conscientemente sometido a la disciplina soviética.

    ― Por una incipiente actividad comunista que actuará continuamente como elemento de presión para provocar la bolchevización del Partido Socialista y el desplazamiento de los anarquistas. El proceso se coronará definitivamente durante el gobierno de Negrín ya en los años de la guerra.

    Algunos historiadores hablan del trienio bolchevique para referirse a los años 1918-1921, sobre todo en Andalucía. El término empleado nos alerta sobre el grado de tensión que se vivió en aquellos momentos y comprobamos cómo en aquellas situaciones se reflejaban los estallidos que tenían lugar en Europa, y más en concreto, en Rusia, convertida desde ahora en punto de referencia de los revolucionarios españoles, en este caso socialistas y anarquistas. También la violencia social en los años inmediatamente anteriores a la Dictadura de Primo de Rivera fue un punto de coincidencia de la UGT y la CNT y es el contexto en que tuvo lugar la incipiente aparición del Partido Comunista. Por cierto que las circunstancias en las que tuvo lugar la división entre socialistas y comunistas no implicó —en el caso español— la consolidación de una alternativa socialista democrática frente a otra de carácter totalitario. Ambos partidos aspiraban a la revolución y, por lo que al PSOE se refiere, las oscilaciones de conducta únicamente están relacionadas con el método que habría de seguirse para alcanzar esa finalidad.


    La etapa de Primo de Rivera impone un paréntesis (con una oportunista participación del socialismo en las instituciones de la Dictadura) y en los primeros años de la República, mientras que los anarquistas continuaban con sus tácticas de acción directa, los socialistas prestaban su apoyo parlamentario y entraban a formar parte del Gobierno de Azaña durante el primer bienio (1931-1933). Las siguientes palabras de Besteiro en las Cortes Constituyentes son reveladoras de que el objetivo era la revolución social, lo secundario, la táctica seguida:


    «Los socialistas toleramos que no se establezcan en la Constitución nuestros ideales, pero no que se cierren las puertas a nuestro futuro desenvolvimiento, porque nosotros hemos pensado siempre y pensamos hoy que tenemos que hacer una revolución social; pero que la revolución social puede “ser o no sangrienta, según la posición en que se encuentren nuestros adversarios”. Si el socialismo tiene posibilidad de captación legítima por medio de la propaganda, para que alcance el Poder o imponga sus ideales, entonces confiará en el sufragio, el derecho de asociación y en las luchas políticas. “¡Ah! Pero si vosotros nos cerráis las puertas, entonces nosotros tendremos que decirles que la República no es realmente nuestra República, y que no podrá ser su República (la de los trabajadores), sino por medio de la insurrección. Y os digo, además, que las insurrecciones irreflexivas, sin plan, sin método, como no sea un plan oculto e inconfesable que todos estamos padeciendo, nos parecerá un juego de chiquillos al lado de la movilización del proletariado que nosotros tendremos que hacer para abrir ese camino que nos cerráis”»[5].

    La ocasión anunciada por Besteiro iba a llegar en octubre de 1934 y se encuentra en íntima relación con la falta de resignación del Partido Socialista ante el resultado electoral de noviembre de 1933 que había configurado una Cámara con mayoría de centro-derecha. La idea de que con la entrada en el gobierno de Lerroux de tres miembros de la CEDA, el partido que había obtenido mayoría en las elecciones, se estaba preparando un golpe fascista no pasaba de ser una consigna para justificar la ruptura con las instituciones del régimen democrático que se habían aceptado de manera instrumental durante el primer Bienio. Aquí radica el significado más hondo de unos sucesos que llevaron a Gerald Brenan a considerar la revolución de Octubre como la primera batalla de la guerra civil[6].


    Aunque los hechos se complicaron con la insurrección de Luis Companys en Cataluña, en la mayor parte de España no tuvo fortuna una revolución que había sido metódicamente preparada, en buena parte por los alijos de armas que había localizado ya el gobierno, pero en Asturias revistió por unos días los caracteres de auténtica guerra civil. Partiendo de las cuencas mineras, las milicias armadas socialistas, anarquistas y comunistas entraban el 8 de octubre en Oviedo. Lerroux reaccionó con energía y recurrió al Ejército: López Ochoa desde el sur y Yagüe, que desembarcó en Gijón con las tropas de Marruecos, fueron dominando el movimiento: Oviedo fue reconquistado el día 13 y el 18 se rindieron las zonas mineras. De nuevo bajo influencia del modelo soviético, por unos días hubo en Asturias Comités revolucionarios, Ejército rojo, matanzas de civiles, militares y eclesiásticos, colectivizaciones y vales... y en eso también fue como un anticipo de la revolución de julio del 36.


    Aunque el de 1934 fue, ante todo, un golpe socialista por lo que a su preparación y protagonismo se refiere; serían los comunistas quienes supieron sacar mejor partido de su modesta participación en los sucesos para obtener una desproporcionada rentabilidad política. Durante algún tiempo el peso e influencia del Partido Comunista español sería muchísimo mayor que el número de sus adheridos. Eso significa que la URSS empezaba a contar con una poderosa fuerza, disciplinadamente obediente a los agentes de la Komintern que, en especial, llegarían en 1935 y en los primeros meses de 1936. El comunista Joaquín Maurín mencionó en 1935 la presencia en territorio español de dos importantes agentes de la Komintern: el General Borodin y Bela Kun[7] y a ellos hay que añadir otros. Indica Jesús Hernández que cuando el 17 de febrero de 1936 fue a casa del Secretario General del Partido Comunista español, en ella estaban sus dos inseparables consejeros soviéticos Stepanov y Codovila y el primero le dijo: «No cabe duda de que en España estamos viviendo un proceso histórico semejante al de Rusia en Febrero de 1917. Y el partido debe saber aplicar la misma táctica que los bolcheviques... Una breve etapa parlamentaria, y después... ¡los soviets!»[8].


    La gran ocasión para el Partido Comunista iba a ser la constitución de una gran coalición de izquierdas (el Frente Popular) con vistas a las elecciones de febrero de 1936. La idea de un frente electoral formado por las fuerzas de izquierda había sido expuesta por el socialista Indalecio Prieto (abril-1935) y apoyada por Azaña en sus discursos de Mestalla, Baracaldo y Comillas. La diversidad de criterios que minaba al socialismo español —el grupo de Largo Caballero seguía defraudado por la experiencia colaboracionista del primer bienio— hubiera dejado todo en un proyecto de no ser porque entre julio y agosto de 1935 el VII Congreso de la Internacional Comunista adopta una nueva táctica para combatir al fascismo y asegurar el expansionismo de la revolución soviética: los comunistas, con el pretexto de defender la libertad democrática, podrán asociarse a los partidos burgueses para una lucha conjunta que les permitirá la conquista de posiciones jamás alcanzadas hasta entonces[9]. Dimitroff, secretario general de la Komintern, denominaba táctica del caballo de Troya a esta ascensión a la dictadura del proletariado por la democracia.


    Sin perder tiempo, el Partido Comunista español dedicó toda su actividad a poner en practica las consignas recibidas en Moscú que encontraron muy favorable acogida en las Juventudes Socialistas empeñadas desde ahora en el proceso de bolchevización del PSOE. El mitin celebrado por los comunistas en el Coliseo Pardiñas de Madrid (3-noviembre-1935) sirvió para exponer y divulgar las orientaciones soviéticas[10] y, a finales de ese mes, los sindicatos comunistas ingresaban en la UGT. Halagando a su figura como líder grato a Moscú, Largo Caballero iba a actuar en la práctica como agente del Krenlim sin haber aceptado la disciplina soviética. Sus palabras en el Cine Europa (12-enero-1936) no dejan lugar a dudas:


    «Declaro paladinamente que antes de la República nuestro deber era traer la República; pero establecido este régimen, nuestro deber es traer el socialismo. Y cuando hablamos de socialismo, no nos hemos de limitar a hablar de socialismo a secas. Hay que hablar de socialismo marxista, de socialismo revolucionario. Hay que ser marxista y serlo con todas sus consecuencias. La República burguesa hay que transformarla en República socialista. A eso no renunciamos»[11].


    Desde que el Frente Popular se atribuye el triunfo electoral, se inicia un proceso de ocupación del poder que pasa por el redondeo de la mayoría en las Cámaras y tiene su culminación con la ilegal destitución del Presidente de la República, Alcalá Zamora, y su sustitución por Manuel Azaña. Durante los meses que transcurren entre febrero y julio de 1936 se asiste al desmantelamiento del Estado de Derecho con manifestaciones como la amnistía otorgada por decreto-ley, la obligación de readmitir a los despedidos por su participación en actos de violencia político-social desde el 1 de enero de 1934, el restablecimiento al frente de la Generalidad de Cataluña de los que habían protagonizado el golpe de 1934, las expropiaciones anticonstitucionales, el retorno a las arbitrariedades de los jurados mixtos, las coacciones al poder judicial... Al tiempo, actuaban con toda impunidad los activistas del Frente Popular protagonizando hechos que, una y otra vez, fueron denunciados en el Parlamento sin recibir otra respuesta que amenazas como las proferidas contra Calvo Sotelo. No había ninguna razón para no pensar que, en poco tiempo, los objetivos de la revolución de Octubre se habían de alcanzar. Así lo pedían los socialistas:


    «Si el estado de alarma no puede someter a las derechas, venga, cuanto antes, la dictadura del Frente Popular. Es la consecuencia lógica e histórica del discurso de Gil Robles. Dictadura por dictadura, la de las izquierdas ¿No quiere el Gobierno? Pues sustitúyale un Gobierno dictatorial de izquierdas [...] ¿No quiere la paz civil? Pues sea la guerra civil a fondo [...] Todo menos el retorno de las derechas. Octubre fue su última carta y no la volveremos a jugar más»[12].


    Llegados a este punto, la situación podía resumirse en la existencia de:


    ― Una expectativa de revolución marxista;
    ― Una firme voluntad de insurrección en importantes sectores del ejército y de la población civil;
    ― Una quiebra del Estado que era incapaz de garantizar un orden en libertad.


    Algunos historiadores niegan rotundamente que por parte del Frente Popular hubiese el propósito de pasar a la dictadura del proletariado, es decir de implantar un régimen marxista; se trata de una opinión y nada más pues los documentos, los discursos y los artículos de la prensa izquierdista demuestran lo contrario[13]. En julio de 1936 España se encontraba en un proceso revolucionario similar al soviético si bien con la peculiaridad de que su principal motor no era el Partido Comunista[14] sino el PSOE, dispuesto a llegar hasta donde no había podido en 1917 y 1934 haciendo ahora un uso combinado de la acción directa y de los cauces legales. Al tiempo, los comunistas se estaban sirviendo del Partido Socialista para llevar adelante sus propósitos como hicieron antes en la URSS con los mencheviques.


    La rapidez y simultaneidad con que la revolución se puso en marcha el 17 de julio es la mejor demostración de que se venía preparando de antemano.


    II. Julio de 1936: la implosión política de un sistema
    La actuación del Gobierno formado con apoyo parlamentario del Frente Popular y, más aún, la actividad de los partidos y sindicatos izquierdistas desbordaron con creces el marco democrático durante los meses anteriores a la sublevación de julio del 36 pero la transformación definitiva se iba a consumar cuando, en las zonas donde no triunfó el Alzamiento, se produjo una revolución protagonizada de forma relativamente autónoma por socialistas, anarquistas y comunistas, grupos que en los meses siguientes iban a protagonizar una pugna interna por la hegemonía que desembocó en el predominio del comunismo de obediencia soviética.

    Lo ocurrido puede definirse como un auténtico levantamiento paralelo que no se dirigió contra un Gobierno al que ignoraban ni intentó ocupar el poder para reemplazarlo sino que se contentó con ejercerlo en la práctica. El Gobierno, que conservaba medios suficientes (era un Estado que había sido cuarteado pero que mantenía prácticamente intactas todas sus instituciones) no se decidió a enfrentarse con las fuerzas políticas que eran su único base de sustentación para hacerles respetar la ley ni los revolucionarios vieron la necesidad de crear un nuevo orden jurídico y político; de ahí el caos imperante en la retaguardia donde cada grupo movilizó milicias, constituyó órganos de gobierno y administración, creó policías y tribunales y se dedicó a toda clase de ensayos económicos y sociales: «Las organizaciones obreras y políticas hicieron saltar los moldes de la vieja legalidad republicana, sintiéndose como sostenedores del sistema, libres de toda sujeción a sus leyes y disposiciones»[15]. Stanley G. Payne ha hablado de la completa implosión política de un sistema y García Escudero ha definido la situación creada al comienzo de la guerra en los siguientes términos: de la República a la revolución. Alude así a la coexistencia de dos poderes, el teórico de los organismos estatales y el efectivo de las organizaciones revolucionarias omnipotentes desde el momento en que se vieron armadas.

    Que el Alzamiento de julio del 36 esconde una resolución paradójica es algo que difícilmente puede ser cuestionado: queriéndola evitar, se desencadenó una revolución. Pero la sublevación de militares y civiles no fue la causa de la definitiva quiebra de una legalidad republicana que ya había recibido heridas de muerte con anterioridad: la extensión, simultaneidad, rapidez y violencia de la revolución se explican porque las organizaciones obreristas estaban dispuestas a la acción y el régimen republicano lo suficientemente deteriorado como para caer.

    Nada añade a lo que venimos diciendo los intentos de reconstrucción del Gobierno llevados a cabo por Largo Caballero y, más tarde, Negrín. Lo que se rehizo en septiembre de 1936 fue el Frente Popular, no la vieja República del 31, y con un cambio sustancial en la relación de fuerzas que se había establecido en los gobiernos de la primavera trágica: ahora los republicanos de izquierda pasaron a un segundo plano mientras controlaban el poder los marxistas (primero socialistas y después comunistas).


    III. La consolidación del predominio comunista
    1. La intervención militar soviética
    Si bien los dos bandos venían recibiendo ayuda extranjera desde los primeros momentos será entre septiembre y octubre de 1936 cuando Stalin se incline por una decidida intervención favorable al bando frentepopulista. El 23 de octubre anunció que se retiraba del Comité de No Intervención y los envíos de hombres y material fueron muy abundantes en los meses posteriores. Antes de fin de año habían sido trasladados a España 400 carros de combate y 132 aviones, con sus dotaciones soviéticas completas, mientras que Italia preparaba sus tropas y Alemania sus pilotos de guerra.

    Pero la intervención soviética en el terreno militar se iba a canalizar no sólo mediante los envíos de un material de guerra que fue objeto de una valoración económica ruinosa para los intereses de España[16] sino, sobre todo, mediante el control de las Brigadas Internacionales. La iniciativa partió de la Unión Soviética, y muchos de sus voluntarios eran marxistas, aunque también figuraban en ellas idealistas que creían defender la libertad en las filas de Stalin.

    El control de las Brigadas Internacionales es una de las ocasiones en que mejor se aprecia la táctica parasitaria que venía utilizando la URSS para promover sus intereses así como el empleo de los criterios y métodos soviéticos en su mayor dureza. Ya en los primeros momentos actuó en la sombra la NKVD (policía secreta soviética) encubierta bajo el nombre de SIM. Sus agentes se escondían preferentemente bajo la capa protectora de los comisarios políticos y tenían a varios hombres de confianza infiltrados en todos los grados de las Brigadas. En un principio las actividades de esta policía soviética se dirigieron principalmente a mantener la moral de combate, empleando para ello argumentos convincentes cuando no métodos más expeditivos. Poco después se dedicaron también a contrarrestar los desviacionismos políticos. Se instauró, dentro de cada unidad, un apretado sistema de espionaje y de denuncias que, en muchos casos, conducía al sospechoso a batallón disciplinario o a castigos superiores[17].

    Inmediatamente después de la instalación de las escuelas de especialistas, André Marty procedió a montar en Albacete y Chinchilla un complejo de coerción y castigo destinado a los interbrigadistas marcados. La prisión y checa de las Brigadas Internacionales quedó instalada en el cuartel de la Guardia Nacional Republicana y en la Iglesia de la Concepción de Albacete, siendo su responsable el yugoslavo Copic, hermano del jefe de la XVI Brigada Internacional.

    La frase predilecta de André Marty («la vie d’un homme vaut soixante-quince céntimes, le prix d’un cartouche»), hizo furor y le sería echada en cara por el interbrigadista R. Lagouze en un mitin celebrado en París el 9 de febrero de 1937. También Ernest Hemingway le acusó de la manía de fusilar gente. Pronto esta fama siniestra empezó a extenderse y Marty fue conocido como le boucher d’Albacete, el carnicero de Albacete.


    Además de los fusilamiento sumarios, los medios que Marty dispuso para depurar a los interbrigadistas fueron los campamentos de reeducación, las compañías de pioneros y de castigos y las prisiones. Los campamentos de reeducación fueron creados a propuesta de Togliatti y uno de los más sórdidos fue el del Júcar a unos cuarenta kilómetros de Albacete. Las compañías de pioneros y de castigo fueron empleadas en los frentes más duros y en los días más aciagos. Además de la oficial de Albacete, presos interbrigadistas estaban internados en otras prisiones de Murcia, Valencia o Barcelona y lo mismo ocurría en los campos de trabajo.


    Algunos tuvieron que esperar mucho tiempo para reconocerlo, a otros les bastó la experiencia del intervensionismo soviético o la participación en las Brigadas Internacionales para descubrir que la causa de Rusia no era la causa de la libertad. Así, Arthur Koestler, agente activo del Partido Comunista, había venido a España obedeciendo órdenes estrictas para ejercer labores de espionaje y agitación. Fue capturado por los nacionales, indultado y canjeado por presiones internacionales. Aunque siguiera mostrándose tenazmente antifranquista acabó exponiendo en El cero y el infinito un proceso que va más allá de la decepción por los métodos empleados por el stalinismo: «En Koestler hay el descubrimiento de que la moral y la caridad no son términos pasados de moda, sino pivotes sobre los que descansa la sociedad porque en ellos se apoya la dignidad del hombre»[18]. Orwell vio como sus amigos del POUM eran perseguidos y cómo el poder estatal se estaba empleando en beneficio del Partido Comunista, llegó así a la conclusión de que la revolución es el procedimiento de que se valen los ansiosos de poder para implantar su dictadura. Así nacieron La granja de los animales (1945) y 1984 (1948).


    2. La etapa de Negrín
    El intento de asentar un nuevo régimen no iba a resultar sencillo. Podemos adelantar que el fracaso de la revolución no se debió únicamente a las difíciles circunstancias externas en que tuvo que desenvolverse —una guerra civil— sino que llevaba en su seno los suficientes factores de disolución. El primero fueron los choques entre diversas concepciones de lo que había de ser el nuevo estado de cosas. Socialistas, comunistas y anarquistas estaban de acuerdo en la demolición de lo que había pero no lo estaban tanto a la hora de edificar sobre las ruinas.

    Frente al caos de las expropiaciones, las confiscaciones y colectivizaciones, el Partido Comunista (secundado por los socialistas en un proceso de bolchevización para evitar el desbordamiento por la izquierda y ante la inoperancia absoluta de los partidos republicanos) escogió como estrategia para irse apoderando gradualmente del poder político, la defensa del pequeño propietario, empresario o agricultor, es decir, el objetivo era buscar el apoyo de las clases medias oponiéndose a las colectivizaciones. Esto se manifestaba en el acoso a los trostkistas, a los anarquistas y en el ataque al jefe del gobierno, Largo Caballero, especialmente a través de sus colaboradores militares[19]. Éste último, que debía al apoyo comunista su encumbramiento como el Lenin español y su nombramiento como presidente del Gobierno, empezaba a alarmarse por la situación y por el progresivo predominio soviético cuando los agentes de la Komintern decidieron que era necesario prescindir de Largo Caballero. Su nuevo candidato iba a ser un doctor en medicina y catedrático de Universidad, Juan Negrín.

    Tras los sucesos de Barcelona (una verdadera guerra civil interna que estallaba en mayo de 1937) y la maniobra que consiguió la defenestración de Largo Caballero y su sustitución por Negrín, los anarquistas, los comunistas disidentes y el catalanismo, quedaron borrados del mapa o muy quebrantados mientras que los beneficiarios de la nueva situación serían los comunistas fieles a la ortodoxia soviética y sus aliados. Pocos meses después, el Gobierno aceptaba los hechos y secundaba al Partido Comunista en su propósito de terminar con los comunistas anatematizados por Stalin (proceso al POUM).

    «No obstante el escándalo que el caso Nin produjo en el mundo, en España el hecho fue aceptado sin mayores aspavientos y sólo sirvió para poner de manifiesto que en zona republicana existían checas, se torturaba a los detenidos y la justicia seguía siendo poco escrupulosa a la hora de juzgar. Por otra parte, tales sucesos confirmaban la sumisión absoluta del Partido Comunista de España a la Unión Soviética, y también la indiferencia que estos aconteceres producían en los gobernantes, aunque por descontado ahondaran las diferencias entre Prieto y los comunistas»[20].

    La influencia comunista se va haciendo cada vez más fuerte y el Gobierno se convierte en un instrumento en manos de la Unión Soviética hasta el punto de provocar en el propio seno del Ejército Popular el golpe de mano del Comandante Segismundo Casado (marzo-1939) contra la voluntad de Negrín de imponer una resistencia desesperada y estéril. Mientras tanto, en todos los aspectos de la vida pública se va a manifestar esta preponderancia soviética: la política general, la prensa, el Ejército Popular —sujeto al Comisariado Político y vigilado por la Misión Militar Soviética— y la Hacienda pública que envía a la URSS gran parte de las reservas de oro del Banco de España y de los bienes particulares depredados por los revolucionarios o por intervención más oficial[21]. Esta intervención se advierte de un modo muy especial en la organización del terror: el grupo de la GPU (organismo soviético de seguridad), también denominado Checa, fue una sección de la Policía secreta y un departamento del Ministerio de la Gobernación del Gabinete de Madrid-Valencia aunque trabajaba con plena independencia, con sus propias prisiones, investigaciones, tribunales y ejecuciones. Además los delegados de la GPU orientaron las actividades de la Policía madrileña y, de manera muy especial, la Policía política creada por el Ministerio de la Gobernación con la denominación de DEDIDE (Departamento Especial de Información del Estado), incorporado más tarde al SIM (Servicio de Información Militar)[22].


    La actuación de estos organismos no sólo iba dirigida contra los partidarios de la causa nacional en la retaguardia enemiga sino, sobre todo, contra los opositores al comunismo soviético: en primer lugar para depurar las Brigadas Internacionales, luego —como ya hemos apuntado— para eliminar toda oposición de los anarquistas y troskistas del POUM y, finalmente, para reprimir a los partidarios del compromiso o rendición.


    IV. Conclusión
    Aunque en la década de los cuarenta no iba a desaparecer la conflictiva relación con la Unión Soviética del panorama político español, la victoria nacional en abril de 1939 ponía fin a una primera etapa que se había caracterizado en primer lugar por el deslumbramiento que los revolucionarios españoles sintieron por lo que ellos creían que estaba ocurriendo en Rusia ignorando o silenciando el alto coste, sobre todo en millones de vidas humanas, y la degradación económica y moral a que estaba conduciendo la obra de Lenin y Stalin. En un segundo momento asistimos al progresivo control de la situación en España por parte de los comunistas soviéticos: elevados a una posición que no podrían haber alcanzado por sí mismos mediante su participación en el Frente Popular acabaron resultando decisivos para la supervivencia de la República gracias a su ayuda militar e hicieron efectivo su predominio a un elevado coste: el principal, haber quebrado la fragil solidaridad interna de la izquierda que —contra un enemigo común—existió en los primeros momentos de la guerra y, al imponerse sobre las demás fuerzas, enajenar a la República el entusiasmo y el apoyo de importantes sectores. Todo ello a cambio de una ayuda militar que nunca resultaría decisiva y que se estrelló contra la capacidad de resistencia y de iniciativa del Ejército de Franco. La constante de toda esta actuación política parece clara: obtener los mejores resultados con el mínimo esfuerzo. El mínimo esfuerzo ruso porque, para España, la seducción que provocaba la revolución rusa y el intervensionismo soviético tuvieron un coste moral y material muy elevado.

    NOTAS
    [1] Cfr. Sandoval Pinillos, Luis María, Cuando se rasga el telón (Ascenso y caída del socialismo real), Speiro, Madrid, 1992, pp.31-37
    [2] Stanley G.Payne sintetiza al menos cinco: 1. Lucha entre la democracia y el fascismo; 2. Cruzada religiosa contra los enemigos de Dios; 3. Guerra contra el imperialismo extranjero; 4. Batalla entre la civilización occidental y el comunismo; 5. Choque entre la revolución y la reacción capitalista. Cfr. Payne, Stanley G., «La guerra de España», en La guerra y la paz. Cincuenta años después, Madrid, 1990, pp.203-204.
    [3] Este nombre, comúnmente aceptado, empezó pronto a aplicarse al conjunto de iniciativas protagonizadas por los que en julio de 1936 se sublevaron contra un Gobierno respaldado por el Frente Popular y que no pueden reducirse a un simple golpe de estado protagonizado por militares.
    [4] Yo, jefe del Servicio Secreto Militar soviético, Guadalajara, 1945, p.51; cit.por García Arias, Luis, «La política internacional en torno a la Guerra de España», en La Guerra de Liberación Nacional, Universidad de Zaragoza, Zaragoza, 1961, pp.536-537.
    [5] Cit.por Sevilla Andrés, Diego, Historia política de la zona roja, Rialp, Madrid, 1963, pp.90-91.
    [6] La idea se ha retomado con abundante soporte documental en: Moa, Pío, 1934: Comienza la Guerra Civil. El PSOE y la Esquerra emprenden la contienda, Áltera, Barcelona, 2004.
    [7] Hacia la segunda revolución, Madrid, 1935, pp.97-98
    [8] Yo fui un Ministro de Stalin, México, Editorial América, 1953, p.15.
    [9] Cfr. Arrarás, Joaquín, Historia de la Segunda República Española, IV, Editora Nacional, Madrid, 1969, pp.17-28. Si el Frente Popular español responde desde sus orígenes a la iniciativa soviética parece una cuestión secundaria en relación con su significado esencial como plataforma del Partido Comunista que, entre otras cosas, pudo sentar a catorce de sus miembros en el Congreso.
    [10] Allí dijo el secretario general del partido: «Nosotros luchamos por la dictadura del proletariado, por los soviets. Lo declaramos paladinamente. Pero en los momentos actuales comprendemos que la lucha está planteada no en el terreno de la dictadura del proletariado, sino en el de la democracia contra el fascismo como objetivo inmediato. Queremos marchar unidos hasta que lleguemos a fundirnos en un solo partido con la izquierda del partido socialista y en especial con su máximo dirigente, el camarada Largo Caballero», cit.por Arrarás, Joaquín, ob.cit., p.26.
    [11] Cit.por Arrarás, Joaquín, ob.cit., p.27.
    [12] Periódico Claridad cit.por Payne, Stanley G., La primera democracia española. La Segunda República, 1931-1936, Paidos, Barcelona, 1995, p.399.
    [13] Escasa trascendencia tienen las discusiones acerca de la autenticidad de los documentos referentes a los planes para la instauración de la dictadura del proletariado, dos de los cuales fueron publicados por el diario Claridad (30-mayo-1936) denunciando su falsedad. Las pruebas sobre preparativos y propósitos revolucionarios se encuentran con abundancia en discursos, publicaciones, actividades subversivas y organización para-militar basada en las milicias que ya se habían formado durante la primavera de 1936.
    [14] Y ello no porque la Unión Soviética careciera de interés por incluir a España en su órbita sino porque, como se había comprobado en el VII Congreso de la Komintern, el comunismo no estaba en condiciones de triunfar por sí mismo. Como se ha constatado con toda precisión, no puede hablarse del Alzamiento como el resultado de una especie de maniobra fascista semejante a la que estaba protagonizando la Unión Soviética (Cfr. Viñas, Ángel, La Alemania nazi y el 18 de julio, Madrid, 1977, pp.239ss).
    [15] Cfr. Ruiz Manjón, Octavio (dir.), Historia General de España y América. XVII. La Segunda República y la guerra, Rialp, Madrid, 1986, pp.427-428.
    [16] La URSS no otorgó créditos para pagar en el futuro sino que solicitó la constitución de depósitos en metales preciosos; a la Unión Soviética y a Francia se envió en depósito el total de las disponibilidades del Banco de España al comienzo de la guerra y los rusos liquidaron con esos fondos un material de guerra tasado a precios elevadísimos.
    [17] Cfr. Castells, Andreu, Las brigadas internacionales en la guerra de España, Ariel, Barcelona, 1974, pp.254-259
    [18] Suárez Fernández, Luis, Franco: Crónica de un tiempo. I. El General de la Monarquía, la República y la Guerra Civil. Desde 1892 a 1939, Actas, Madrid, 1999, p.538.
    [19] En síntesis es el planteamiento que aparece en Bolloten, Burnett, La guerra civil española. Revolución y contrarrevolución, Alianza Editorial, Madrid, 1989.
    [20] Ruiz Manjón, Octavio (dir.), Historia General de España y América. XVII, 503.
    [21] Viñas, Angel, El oro español en la guerra civil, Instituto de Estudios Fiscales, Madrid, 1976.
    [22] La intervención soviética en las tareas represivas no es exclusiva de esta etapa. El delegado soviético en España Mikhail Kolstov convierte parte de su diario de guerra en una estremecedora confesión sobre su responsabilidad en arrancar del Gobierno la decisión de eliminar a los prisioneros de Madrid en noviembre de 1936 (Cfr. Koltsov, Mijail, Diario de la guerra de España, Madrid, 1978). Por su parte, el Partido Comunista venía participando en los organismos que, como el Comité provincial de investigación pública, suponían el respaldo al terror por parte del propio Gobierno del Frente Popular y de la Dirección General de Seguridad.
    Pious dio el Víctor.

  8. #8
    Avatar de Miquelet Chaira
    Miquelet Chaira está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    30 sep, 06
    Mensajes
    688
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Así se construye la memória histérica

    El Congreso celebrará el 1 de abril el final de la Guerra Civil


    Madrid- La Mesa del Congreso dio ayer vía libre a la celebración el próximo 1 de abril del aniversario del fin de la Guerra Civil. La petición fue de ERC-IU-ICV, que sostiene que la cita tiene que ver con la memoria histórica. Fuentes populares, sin embargo, han remitido a Efe el texto de la petición que ERC-IU-ICV había dirigido a la Mesa y en él consta que el motivo del acto es el «70 aniversario del fin de la Guerra Civil».Todos los integrandel máximo órgano de gobierno de la Cámara Baja han apoyado la solicitud, a excepción de los diputados populares Jorge Fernández Díaz e Ignacio Gil Lázaro. Por contra, sus colegas del PP Celia Villalobos y Ana Pastor respaldaron la iniciativa. Tanto Fernández Díaz como Gil Lázaron explicaron que una institución como el Congreso no ha de albergar actos de esta índole, con más motivo en una efeméride como la del 1 de abril, día en que acabó la Guerra Civil. Gil Lázaro, de hecho, aseguró en la reunión de la Mesa que ese acto podría fomentar «la división de los españoles». La decisión de la Mesa se adoptó después de deliberar sobre la solicitud del grupo de ERC-IU-ICV, que había dirigido al máximo órgano de Gobierno con el fin de poder disponer de una de las salas y organizar el acto previsto. Según consta en el texto de la solicitud, se pide disponer de una sala, en concreto la Sala de Columnas, el próximo miércoles 1 de abril desde las 12:30 a las 14:30 horas para la celebración de un acto sobre el «70 aniversario del fin de la Guerra Civil». Las mismas fuentes de IU han aclarado que el acto en principio se quería hacer coincidir con el debate en el pleno de una moción de Gaspar Llamazares (IU) sobre el grado de aplicación de la Ley de Memoria Histórica. Moción que discutiría el pleno el próximo miércoles tras la interpelación pertinente al Gobierno, que IU quería que tuviese lugar a lo largo de la presente semana. Sin embargo, esa interpelación de Llamazares al Gobierno, en concreto a la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, se ha aplazado al martes próximo, 31 de marzo. Con todo, el grupo de ERC-IU-ICV ha decidido mantener la fecha del acto, el 1 de abril.

    http://www.larazon.es/noticia/el-con...a-guerra-civil

  9. #9
    Avatar de Miquelet Chaira
    Miquelet Chaira está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    30 sep, 06
    Mensajes
    688
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Así se construye la memória histérica

    ¿Resucitaran al miliciano de Capa para que de una conferencia sobre las virtudes de la República?

    Que miedo me dan estos del congreso, que tienen que perder el tiempo en patochadas con cerca de cuatro millones de parados.

  10. #10
    Avatar de Val
    Val
    Val está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    16 ago, 06
    Mensajes
    948
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Así se construye la memória histérica

    Hombre, yo creo que los sociatas en concreto tienen motivos más que suficientes para celebrar el final de la Guerra Civil, después de todo la mayoría son hijos de prebostes del Franquismo, muchos de ellos vivieron y medraron a la sombra del ferrolano ilustre. Se da la circunstancia curiosa que luego, según tengo entendido, el gili de Rajoy viene de una familia republicana. Pobriño mío, luego viene “la pellejos” de la Vega o Bermejo, los dos con papis falangistas, y me le acusan a la criatura de facha franquista. Si es que…

  11. #11
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,216
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Así se construye la memória histérica

    -Teresa Fernández de La Vega. Hija de Wenceslao, falangista y del equipo de Girón de Velasco.

    - Alfredo Pérez Rubalcaba. Hijo de un suboficial de los más leales a Franco.

    - Juan Luis Cebrián. Hijo de Vicente que fue Jefe de Prensa del Movimiento. El mismo Juan Luis dirigió los diarios "Pueblo" y "Arriba".

    -José Bono. Hijo de falangista con el carnet nº 230.096

    -Eduardo Haro Teglen. Fallecido, "enemigo de Franco", propietario de una destilería de odio contra España y contra Franco, pero también autor de la siguiente copla:
    Se nos murió un Capitán, pero el Dios Misericordioso nos dejó otro. Y hoy, ante la tumba de José Antonio, hemos visto la figura egregia del Caudillo Franco. El mensaje recto de destino y enderezador de historia que José Antonio traía, es fecundo y genial en el cerebro y en la mano del Generalísimo".

    - Víctor Manuel. No hacen falta presentaciones del personaje y se su comunistorra mente, pero autor a imitación de Haro Teglen de la letra de la siguiente canción:
    "Otros vendrán que el camino más limpio hallarán.
    Deben seguir por la senda que aquél nos marcó.
    No han de ocultar,
    hacia el hombre que trajo esta paz,
    su admiración;
    y, por favor, pido, siga esta paz".


    -Pedro Zerolo. Nietísimo de Miguel Zerolo Fuentes, Jefe de Sección de Acción Ciudadana, Fiscal militar, Juez instructor. Sobrinísimo-nietísimo de Tomás Zerolo Fuentes, médico responsable de la organización de los servicios médicos de los frentes de guerra. Junto a su hermano fundó la clínica Zerolo y ambos habían sido condecorados con la Medalla de Bronce de Santa Cruz. Estuvieron entre los primeros voluntarios que se presentaron ante el Gobierno Militar el 18 de julio para "salvar a España".

    Hay que denunciar públicamente a todos los traidores, a todos los chupones que se aprovechan del pueblo español, a todos los intoxicadores, mentirosos, estafadores de la historia, defraudadores de la VERDAD HISTORICA, embaucadores de falacias... que se sepa la VERDAD de cada uno de ellos.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  12. #12
    Avatar de TerciodeSarmiento
    TerciodeSarmiento está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    14 feb, 09
    Ubicación
    Huelva
    Mensajes
    321
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Así se construye la memória histérica

    Xabier Arzallus : su padre fue un renombrado requete, que fue muy renombrado en la gerra civil y muy respetado en la cruzada.

    Fernandez Bermejo : hijo de alcalde franquista, y jefe local del movimiento en arenas de San Pedro (Avila).

    Alfredo perez rubalcaba. hijo de un suboficial de ejercito de aviación del movimiento a traves del cual entro en el ejercito como mecanico de aviación.
    Manuel Marin: hijo de un agerrido falangista de Ciudad Real.

    Monseñor Setien: gran seguidor del movimiento y ferviente defensor del nacional catolicismo, Franco lo apoyo en su carrera.

  13. #13
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    38
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Así se construye la memória histérica


  14. #14
    Avatar de JCC
    JCC
    JCC está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    22 oct, 08
    Ubicación
    Principado de Asturias
    Mensajes
    467
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Así se construye la memória histérica

    ¿Y el abuelo de Carod no era Guardia Civil?

    ¡Por España Siempre!

  15. #15
    Avatar de mazadelizana
    mazadelizana está desconectado Mos maiorum
    Fecha de ingreso
    02 abr, 08
    Ubicación
    Condado de Ribagorza.
    Edad
    28
    Mensajes
    1,735
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Así se construye la memória histérica

    Vaya lista de traidores a España que está saliendo.

    PD: Supongo que esos pollos huyen de su pasado como de la peste.

    "El vivir que es perdurable
    no se gana con estados
    mundanales,
    ni con vida deleitable
    en que moran los pecados
    infernales;
    mas los buenos religiosos
    gánanlo con oraciones
    y con lloros;
    los caballeros famosos,
    con trabajos y aflicciones
    contra moros".

    http://fidesibera.blogspot.com/

  16. #16
    Avatar de muñoz
    muñoz está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    12 oct, 08
    Mensajes
    741
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Así se construye la memória histérica


  17. #17
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    38
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Así se construye la memória histérica

    GALTON EN ESPAÑA: LA II REPÚBLICA ESPAÑOLA FOMENTÓ LA EUGENESIA

    En la imagen: Sir Francis Galton.

    NOTAS SOBRE EUGENESIA


    Era primo segundo de Charles Darwin, y se llamaba Francis Galton. Galton nació en 1822 y murió en 1911.


    En su obra Natural Inheritance (1889) introdujo el estudio estadístico de las variaciones biológicas y de la herencia. Es considerado el padre de la moderna Eugenesia.


    A partir de 1871, coincidiendo con la publicación de El origen del Hombre de su primo Darwin, Galton se aplicó al estudio de la herencia. Sus observaciones acerca de la herencia de la sangre inyectada en los conejos, de las manchas tricolores en la piel de los galgos, de la estatura y de otros caracteres en la especie humana, le llevaron a rechazar la teoría que Juan Bautista Lamarck había aportado sobre los caracteres adquiridos. Galton terminó también rechazando la teoría de la pangénesis darwinista.


    En su obra más arriba mencionada llega, por inducción estadística, a la ley de la regresión filial, sosteniendo que la descendencia de progenitores notables en estatura, talento, etc., retrocede hasta volver al término medio de la especie; y además a la ley de la herencia ancestral, en virtud de la cual cada progenitor contribuye en un cuarto de la herencia total; cada uno de los cuatro abuelos, en dieciseisavo y así... El abogado inglés Karl Pearson confirmó el teorema con una precisión matemática gracias a sus métodos biométricos.


    Fue Galton el que inventó la teoría de la "eugénica" y fundó el Eugenics Laboratory de Londres en 1904. Pearson y Weldon habían fundado en 1991 el periódico Biometrika, dedicado al estudio de los problemas biológicos y al adelanto de los métodos estadísticos. Pearson sería, con el tiempo, director del Laboratorio fundado por Galton.


    Las ideas eugenéticas de Galton fueron calando en Occidente. Siempre se ha llamado la atención sobre las barbaridades que, en nombre de la mejora racial, cometieron los nazis aplicando la Eugenesia. Se conoce mucho menos la implantación de la Eugenesia en España. Por ejemplo, el año 1934 se celebraron las I Jornadas Eugénicas Españolas de Genética, Eugenesia y Pedagogía Sexual... Ya ven ustedes, no sólo a la Alemania nazi le interesaba la mejora de la raza. Nuestros republicanos también parecían interesados en esa búsqueda del "Hombre Superior".


    En España no faltaron eminentes eugenetistas. Es el caso del Dr. Enrique Diego-Madrazo y Azcona (1850-1942), de origen cántabro. Cirujano y catedrático de Clínica Quirúgica, ya desde sus inicios estudiantiles empieza a coquetear con estas ideas, por aquel tiempo muy en boga. Decide convertirse en un pedagogo y lleva a la práctica sus ideas pedagógicas, a la vez que las difunde en sus ensayos y obras de teatro.

    En 1903 publicó un ensayo regeneracionista ¿El pueblo español ha muerto? Impresiones sobre el estado actual de la sociedad española. En este libro denuncia las múltiples deficiencias de la enseñanza en sus diferentes grados... ¡Qué diría en nuestros días este bendito de Dios! Pero no paró ahí. Mostró sus inclinaciones eugénesicas otros libros más elocuentes, dedicados específicamente a asuntos educativos, como Introducción a una ley de Instrucción Pública y Pedagogía y Eugenesia.


    En 1904 escribe Cultivo de la especie humana. Herencia y educación. Ideal de vida, de matiz eminentemente eugenista.

    Dramaturgo y generoso mecenas del teatro, llevó a las tablas sus delirantes ideas sociales y pedagógicas, haciendo propaganda de la eugenesia en sus obras. Sus ideas eugénicas y regeneracionistas se plasman también en la construcción en 1910 de su Escuela Modelo en Vega de Pas.


    La Eugenesia fue derivación del evolucionismo darwinista. El veneno de Darwin no consiste en la vulgar afirmación que hace provenir al ser humano del mono. La ponzoña darwinista consistió, más bien, en reducir los aspectos finalísticos de la naturaleza al dominio de la ciencia, reemplazando un finalismo teológico por una teleología científica. El peligro de la Eugenesia no consiste en la voluntad de mejorar la raza, poniendo medios para ello; su malignidad está en querer enmendarle la plana a Dios, generando seres humanos supuestamente más perfectos.


    POST DATA:

    No obstante, la ley de la regresión galtoniana la podemos comprobar en la generación española actual... Siendo descendientes de una raza noble, leal hasta la muerte y fiera como leones... Se ha convertido en una raza degenerada que desprecia a sus mayores y los abandona, asesina a los fetos antes de nacer, que vive en un abyecto hedonismo, revolcada en su propia vomitera y que se cree superior por vivir en el año 2009 en vez de hacerlo en el año 1808. Claro, el "hombre superior" que buscaban los republicanos españoles de 1934 ya está aquí... Es nuestro contemporáneo: un español amnésico, apátrida y ateo.


    Como bien dijera Unamuno... "Lo malo no es venir del mono, sino volver a él".

  18. #18
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,649
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Así se construye la memória histérica


  19. #19
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    38
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Así se construye la memória histérica


    La mayor fosa de la represión republicana






    Las exhumaciones de Camuñas
    Las exhumaciones de Camuñas






    La mayor fosa de la represión republicana



    DOS EXPERTOS QUE HAN COLABORADO con Garzón han encontrado en una mina romana de Toledo las evidencias de la que puede ser la mayor fosa común del bando nacional. Es la memoria histórica del otro bando.
    28 Marzo 09 - Ernesto Villar - Camuñas (Toledo)
    Compártelo:



    Se han resistido hasta el final. Amontonados a 25 metros de profundidad y sepultados bajo 20.000 kilos de cal y arena arrojados por sus verdugos, los muertos de Camuñas, en Toledo, han tardado en aparecer. Pero lo han hecho, al fin. Después de cinco días de duro trabajo, a la una y media de ayer sábado los espeleólogos anunciaron la noticia que todos esperaban.
    –¡Hay huesos!
    Huesos. Primero un cráneo. Luego un esqueleto completo. Y después, muchos más. Un montón de cadáveres de víctimas de la represión republicana de unos dos metros de altura. Aparentemente, cientos de ellos –es probable que más–, que constituyen la prueba documental de la mayor fosa común del bando nacional encontrada tras la dictadura.
    Para extraerlos ha sido necesario poner en marcha una operación, de la que LA RAZÓN ha sido testigo en exclusiva, inédita hasta ahora en España. Primero, por la complejidad que supone adentrarse en busca de restos a tanta profundidad. Segundo, porque nunca hasta ahora se había introducido bajo tierra un georradar de última tecnología. Y, sobre todo, porque es la mayor operación de memoria histórica del bando nacional emprendida hasta la fecha. De llevarla a buen puerto se han encargado cuatro infatigables espeleólogos de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, tres de ellos Tolosa, uno de Beasain. Vascos, vascos: de los que no se rinden. Junto a ellos, un cura con mucha memoria. Y un técnico en radares con una moral inagotable.
    Vivos y muertos
    Al igual que en tantas y tantas cunetas repletas de víctimas republicanas, de tapias de cementerios y bosques apartados en los que aún quedan muertos de la contienda del 36, en la mina de Las Cabezuelas, a medio camino entre Toledo y Ciudad Real, se esconden los desastres de la Guerra. Durante dos años y medio, los milicianos fueron arrojando al fondo del pozo –una antigua explotación romana de plata– a todos aquellos que consideraban partidarios del bando nacional. ¿Requisitos? Cualquiera: ir a misa, no levantar el puño, tener tierras o ser religioso. Las víctimas eran recogidas en todos los pueblos de la zona, transportadas en camiones y empujadas al abismo. Los más viejos del lugar sostienen incluso que eran traídas en vehículos soviéticos de las checas de Madrid. Dicen que al principio los tiraban vivos, hasta que un miliciano que empujaba a un sacerdote cayó con ellos. Para qué correr riesgos. A partir de entonces, tiro en la nuca en la boca del pozo... y el siguiente.
    –¡Hay huesos!
    El anuncio es el final de una historia que bien pudo haber terminado mal. Lo sabe Asier Izaguirre, que se ha pasado cuatro días sacando arena del fondo de la mina. Del centro de la Tierra. Palada va, palada viene. Carretilla arriba, carretilla abajo. Al salir, una palmadita en la espalda: «¡Esto es más duro que escalar el Himalaya, ¿eh?!». Veremos. Habrá tiempo para comprobarlo. Izaguirre embarca mañana lunes camino del techo del mundo, en una nueva misión del programa de televisión «Al filo de lo imposible». Será su cuarta subida a la cumbre y su novena expedición de este tipo. «¡Lo que vas a presumir tú en el campamento base con los nepalíes contando lo de la mina de Camuñas!», le tienta su compañero Tito Aguirre.
    ¿De dónde sale tanta arena?
    Alpinista como él, Tito es también duro y rocoso. Del mismo Tolosa. Lleva ya unos cuantos «ochomiles» a sus espaldas, pero se desenvuelve con similar soltura a 25 metros bajo tierra. Arriba, sujeto con un arnés y sobre la lápida que recuerda a «los cristianos que dieron sus vidas víctimas de la Guerra de 1936 a 1939», Sebas sube y baja carretillas, una tras otra, pero se niega a perder la cuenta: «¿Habéis apuntado ésta última?», pregunta con insistencia. El jueves son 109. El viernes concluye con 139. ¿Pero de dónde sale tanta arena? Con la sotana llena de polvo hasta el alzacuellos y los zapatos marrón obrero, Jorge López Teulón, el postulador de la causa de los mártires de Castilla-La Mancha, se encarga de vaciar cada carro, mientras Luis Avial, el dueño de la empresa Cóndor Georradar, el moderno robot empleado en la exhumación, se afana en buscar restos metálicos con el detector. «Para que luego digan que los curas no trabajamos», bromea el sacerdote.
    López Teulón ha sido el gran promotor del proyecto. Es él quien ha removido Roma con Santiago para buscar la financiación necesaria que cubra los 14.400 euros de la exhumación. Avial, por su parte, se ha embarcado por amor al arte. Por una cuestión de conciencia.
    Mientras ellos trabajan arriba, Paco Etxeberria, el cuarto integrante de Aranzadi, da paladas al fondo del pozo junto a sus compañeros. Dicen de él que es el mejor forense antropólogo de España, y lo demuestra su currículum. Por ahora no le ha dado por subir «ochomiles», pero ha paticipado ya en la exhumación de cien de las 175 fosas de la Guerra Civil que se han abierto en España. En 99 de ellas había restos de republicanos. Sólo una, la de Villasana de Mena (Burgos), era de víctimas franquistas. Dos, con la de Camuñas.
    Los expertos de Garzón
    Etxeberria es uno de los siete expertos que eligió Baltasar Garzón para buscar víctimas de la represión franquista. Luis Avial ha participado en la apertura de 13 de las 19 fosas investigadas por el juez. Ninguno de los dos lo dudó cuando les propusieron subirse al barco. «Si se trata de vulneraciones de los Derechos Humanos, contad con nosotros», respondió el forense. Los muertos no tienen ideología.
    Montones de cal
    Llevar a buen puerto la misión ha sido de lo más laborioso. Lo primero fue, el pasado martes, retirar la lápida en honor a los caídos colocada sobre la boca de la mina, al finalizar la guerra, ante la imposibilidad material de rescatar un solo cuerpo. Después de asentar los muros, tocó retirar arena. Kilos y kilos. El miércoles llegaron las primeras evidencias. Confundidas con la tierra aparecieron las primeras bolas de cal, que los republicanos arrojaron poco antes de que la región cayera en manos del bando nacional para dificultar el rescate de los cuerpos. El desesperado intento por borrar las huellas no fue más que un atajo en la Historia. «La cal destruye los tejidos blandos, pero fortalece los huesos. Es como una cápsula del tiempo», explica Avial.
    El primer ingrediente para el suspense llegó el viernes. Un arnés por aquí. Otro por allá. Y listo. Por primera vez se introdujo un georradar a tanta profundidad para rastrear la presencia de restos de huesos o cualquier otra sustancia distinta a la arena. La misión del robot, el más sofisticado de este tipo que existe en el mundo, fue hacer una lectura del terreno, similar a la que se realiza con un tac nuclear, para detectar cualquier anomalía. «¡Muy buenas noticias! –proclama Avial al salir del pozo–. Estamos a dos metros y medio de un cambio en el terreno ¡Pueden estar ahí los huesos!».
    «Estamos a un palmo, ¡a sólo un palmo! No creo que haya más», anuncia al salir el forense Etxeberria mientras, derrengado, da cuenta de un almuerzo de queso manchego. «Sería mejor chorizo, pero es que estamos en vigilia», se lamenta el sacerdote. Nadie protesta, ni mucho menos.
    No hay tiempo que perder. El proyecto va ya a contrarreloj y hay que volver al tajo. A seis manos, los tres operarios de Aranzadi vuelven a llenar carros y carros de arena. Muy pronto llega la segunda evidencia: aparecen cada vez más restos de maderas, aparentemente de puertas y tablones, que fueron arrojados tal cual para rematar los cuerpos indefensos, cubrirlos de escombros y, según los lugareños, quemarlos después. Un obstáculo más para los que, 70 años después, quieren hacer uso de memoria histórica.
    No hay tregua. Más carros, más arena, más piedras, más madera, más cal. ¿Dónde están los huesos? ¿De dónde diablos sale tanta tierra? Llegan nuevos testimonios que indican que, necesariamente, debe haber luz al final del túnel: un anciano de la vecina Puerto Lápice, republicano, acaba de confirmar que allí se arrojó durante la Guerra Civil «a mucha gente», y que llegaban camiones de fuera cargados de cuerpos. Encima se echó mucha arena, reconoce. A fe que se hizo a conciencia.
    «Suspendemos la operación»
    Carros, arena, piedras, madera, cal. Y vuelta a empezar. Más carros, más arena, más piedras, más madera, más cal. Al margen de una vaina disparada de fusil y un proyectil del 9 corto sin percutir, no se hallan más que tornillos y lo que parecen ser goznes de puertas. Eso sí: hay restos de una granada arrojada desde el exterior para que estallara en el fondo. El blanco era seguro. Los supervivientes, si por aquel entonces quedaba alguno, no pudieron escapar de ella.
    A última hora del viernes, sin embargo, cunde el desánimo. La operación está a punto de venirse abajo. Se han sacado ya 15 toneladas, pero de los cuerpos no hay ni rastro. Los muertos de Camuñas se niegan a salir. El sacerdote Jorge López Teulón se desespera: «Si no aparece nada en media hora, tapamos y volvemos después de Semana Santa». El técnico del georadar no pierde la fe: «Tiene que estar ahí, tiene que estar ahí mismo». El forense Etxeberria y Asier Izaguirre deben marcharse, éste último para su expedición al Himalaya. Y no es plan de tocar las nubes sin haberse quitado antes ni tan siquiera el polvo del fondo del infierno.
    Si se quiere seguir el viernes hacen falta voluntarios que echen una mano a boca de mina. «Yo contrato a quien sea, pero esto no lo dejamos así», promete el dueño de la finca. Y lo cumple. Al alba del sábado hay ya las manos suficientes para hacer un último esfuerzo. Poco antes de comer, una de las paladas acaba con la incertidumbre. Adosado al fondo aparece una cavidad que da paso a una sala de unos siete metros, utilizada en la antigua mina. Allí están los cadáveres que llevan una semana buscando.
    Lo que ven los ojos de los espeleólogos es lo que tantas veces han contado los viejos del lugar. En la mina de Camuñas se mató a mucha gente por el simple pecado de ser de derechas o ser creyente. Ahora se podrá documentar, por fin, cuántos fueron. Después de mucho sufrimiento, el más ambicioso proyecto de memoria histórica ha llegado a buen puerto. «Dios aprieta, pero no ahoga», concluye Luis Avial.
    La sorpresa de los romanos
    Los espeleólogos de la Sociedad de Ciencias Aranzadi estaban preparados para encontrarse en el fondo de la mina a las víctimas de la represión de la República, pero no lo que hallaron en la cavidad anexa que, contra todo pronóstico, se abría junto al fondo del pozo: una sala de unos siete metros de ancho por siete de largo y tres de alto que utilizaron los romanos para sacar las vetas de plata de la mina. En ella se hallaban los restos, perfectamente conservados, de tres caballos, supuestamente utilizados por los romanos como norias para extraer el metal precioso. Y no sólo eso: en esa misma galería, se abre otro pozo de unos ocho metros de profundidad repleto de secretos aún por explorar.

    A la espera del forense
    Por el momento es imposible aventurar cuántos cadáveres se han encontrado en el fondo de la mina de Las Cabezuelas. Los primeros cuerpos han aparecido a unos dos metros del suelo, aunque están mezclados con arena. En esas condiciones y con el paso del tiempo, habrán perdido toda la presencia de partes blandas y se habrán apelmazado, con lo que ocupan un espacio mucho menor de lo habitual. Su estado de conservación es casi perfecto.
    Será el forense Paco Etxeberria quien examine los restos para determinar cuántos cadáveres hay, aunque en la superficie que ocupan es lo suficientemente grande como para que la cifra supere los varios centenares. Su destino dependerá de lo que decidan los promotores del proyecto, pero si son muchos, en principio, se descartará su exhumación. Al menos ya se ha desvelado el destino de una parte de los 130.000 desaparecidos de la guerra.

    destino de una parte de los 130.000 desaparecidos de la guerra.



  20. #20
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    38
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Así se construye la memória histérica

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Pío Moa y Stanley Payne:

    http://www.youtube.com/watch?v=bHuHZGTlhHM

Página 1 de 12 1234567891011 ... ÚltimoÚltimo

LinkBacks (?)

  1. 28/04/2011, 23:59
  2. 05/03/2010, 19:10
  3. 04/03/2010, 02:59

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Los marranos: ¿víctimas o victimarios de España?
    Por Erasmus en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 188
    Último mensaje: 29/09/2019, 23:05
  2. Sancho III "el Mayor", un Rey pamplonés e hispano
    Por Lo ferrer en el foro Navarra
    Respuestas: 11
    Último mensaje: 17/08/2014, 23:26
  3. Algunas Verdades ocultas del Comunismo
    Por Gianpaolo en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 32
    Último mensaje: 18/12/2008, 19:03
  4. Respuestas: 0
    Último mensaje: 07/07/2006, 12:05
  5. Respuestas: 0
    Último mensaje: 28/04/2005, 20:28

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •