Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 2 de 12 PrimerPrimer 1234567891011 ... ÚltimoÚltimo
Resultados 21 al 40 de 223

Tema: En defensa de los toros

  1. #21
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,188
    Post Thanks / Like

    Respuesta: En defensa de los toros

    Cita Iniciado por Liga Santa Ver mensaje
    ¡Le apoyo en eso, a mi no me gusta lo que pase en un campo de fútbol juegue España ó el sursuncorda y no por ello dejo de ser un español!.
    Muchas gracias, en efecto, el patriotismo de espectáculo es eso "sólo parte del espectáculo", pero en modo alguno patriotismo "per se". Otra cuestión es la discusión habitual de si los toros A, o si los toros B. En ella yo no entro y conozco tantos argumentos en "pro", como en "contra".
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  2. #22
    Antonio Hernández Pé está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    10 mar, 07
    Mensajes
    562
    Post Thanks / Like

    Respuesta: En defensa de los toros

    El tema es interesante y no puedo resistir dar mi opinión. En primer lugar no me cabe la menor duda que ligar la afición a los toros con el patriotismo español es un absurdo como una montaña. En segundo lugar, relacionar la "fiesta" con el catolicismo es un desatino monumental (y lo siento por mi admirado Juan Manuel de Prada) A veces a los escritores prolíficos les gusta hacer juegos literarios con cualquier cosa, como en el caso de los toros al pintoresco Sánchez Dragó que hay que ver las elucubraciones que hace con el temita. Y en tercer lugar, el hecho de que los toros sean una abominación para los anglosajones & Cia. no es argumento válido para ser taurino solo por llevarles la contraria.
    Dicho todo esto tengo que confesar que a mi me gusta la tauromaquia y si se me permite la inmodestia, algo entiendo de ella. Sin embargo he decidido prescindir de esa afición por motivos éticos y estéticos totalmente personales (por eso ruego que nadie entienda esta posición mía como doctrina dogmática, je,je,je)
    Motivos éticos: Que una persona se juegue la vida sin necesidad alguna, en aras de la fama y del dinero, francamente, me desazona. Ya se que otros se juegan la vida en otras cosas y por idénticas motivaciones, pero ahora estamos hablando de toros, no de otra cosa (lo digo para que nadie salga con comparaciones de otros "deportes" o fiestas) otra razón ética es que alrededor de la tauromaquia (y yo lo se muy bien porque indirectamente he estado dentro) se mueve todo un mundillo de machismo, chulería, majismo cutre, señoritismo y tejemanejes crematísticos quasi mafiosos. Al menos eso me parece a mí. Y por último, ya se que el toro de lidia se ha hecho para eso, para lidiarlo y matarlo, pero cada vez he sentido más repugnancia por tanta sangre derramada, animal y humana, en torno a una masa enfervorecida que da rienda suelta a las más bajas pasiones: una especie de sadismo erótico bien perceptible en algunas mujeres que asisten al espectáculo (no me parece oportuno citar ciertas cosas, vistas por mí, por pura decencia) No entro a valorar si el animal sufre poco o sufre mucho porque la verdad no lo sé ni creo que los sepa nadie,pero creo que las criaturas que Dios nos dio para nuestro servicio y sustento se merecen un respeto (como también se lo merecen otros animales de matadero tratados inhumanamente, pero esto es otra historia)
    En cuanto a razones estéticas, pues quizá solo una: el traje que lucen los diestros y cuadrillas (nunca mejor dicho "de luces") me parece una horterada penosa. Siempre opiné que para lidiar un toro no hace falta vestirse de mariquita. Creo que el llamado "traje corto" sería mucho más apropiado, elegante y viril.
    En fin, es una opinión e insisto en que la tauromaquia la entiendo y me gusta, pero como no me hace ningún bien moral ni la necesito, he prescindido de acudir a este espectáculo.
    Por supuesto, mis respetos para los taurófilos.

  3. #23
    Antonio Hernández Pé está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    10 mar, 07
    Mensajes
    562
    Post Thanks / Like

    Respuesta: En defensa de los toros

    Cita Iniciado por Josean Figueroa Ver mensaje
    El otro día en televisión ví a un científico (anglo), que decía que si se encontraban bacterias en Marte no se debía colonizar tal planeta, para preservar la vida de esos marcianos, aunque eso conllevara perjuicio para la humanidad.

    He ahí la importancia de la Tauromaquia:

    Preserva y recuerda la jerarquía y el sentido del hombre ante el universo.
    Bueno, amigo Josean, y con todo respeto, esto es un juego literario-metafísico de difícil digestión, la verdad.

  4. #24
    Avatar de Erasmus
    Erasmus está desconectado Socio vitalicio
    Fecha de ingreso
    03 ene, 06
    Ubicación
    Buenos Aires
    Mensajes
    4,155
    Post Thanks / Like

    Respuesta: En defensa de los toros

    Cita Iniciado por Valmadian Ver mensaje
    Me parecen muy respetables las opiniones de aquéllos a quienes gustan de "La Fiesta", pero me parecen un desatino las descalificaciones hacia quienes no aprecian este espectáculo. Particularmente lamentable me parece la asociación de ideas entre "afición" y "españolismo", ¿qué pasa, es que la dosis de patriotismo se vende con las entradas a las plazas? ya está bien de topicazos, España es mucho más y como supongo que este mensaje dará lugar a respuestas "escasamente amables" aviso que estoy dispuesto a dar las contrarréplicas en el mismo tono.

    No me gustan los toros, y no es una obligación que me gusten, pero no pienso tolerar que nadie ponga en duda ni mi condición de español ni mi patriotismo, ¿soy claro?

    Por otro lado, el artículo de Juan Manuel de PRADA, con el que suelo coincidir a veces, en esta ocasión me parece lamentable cuando mezcla toros con catolicismo, ¿qué pasa, es que es doctor de la Iglesia? Por tanto, insisto, a quienes les guste la fiesta que la disfruten, pero sin descalificaciones gratuitas, innecesarias y falsas a quienes no nos interesa.
    Totalmente de acuerdo con Ud., muchas personalidades españolas de indudable hispanismo fueron antitaurinas (incluyendo a destacadas figuras de la Iglesia). A propósito, tengo un libro titulado "La Fiesta de los Toros y sus Tristes Verdades" escrito por Santiago Esteras y Gil y publicado por la Sociedad Católica Protectora de los Animales de Barcelona pero no hay datos sobre su autor; ¿alguien sabe algo sobre este escritor?, lo único que encontré con Google es una entrada de IberLibro con la publicidad del mismo:

    La fiesta de los toros y sus tristes verdades: Santiago Esteras Gil - AbeBooks - LIBRERIA ANTICUARIA EPOPEYA

    Por lo que dice en la obra fue amigo del general Millán de Astray.



    Imperium Hispaniae

    "En el imperio se ofrece y se comparte cultura, conocimiento y espiritualidad. En el imperialismo solo sometimiento y dominio económico-militar. Defendemos el IMPERIO, nos alejamos de todos los IMPERIALISMOS."







  5. #25
    Avatar de Erasmus
    Erasmus está desconectado Socio vitalicio
    Fecha de ingreso
    03 ene, 06
    Ubicación
    Buenos Aires
    Mensajes
    4,155
    Post Thanks / Like

    Respuesta: En defensa de los toros

    Particularmente fui antitaurino pero después de haber leído algo sobre el tema ya no lo soy aunque no sea un entusiasta de la fiesta.



    Imperium Hispaniae

    "En el imperio se ofrece y se comparte cultura, conocimiento y espiritualidad. En el imperialismo solo sometimiento y dominio económico-militar. Defendemos el IMPERIO, nos alejamos de todos los IMPERIALISMOS."







  6. #26
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    38
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: En defensa de los toros

    Gothico: Reconozco que no entiendo el poema.


    Bueno, decir que yo, sin ser un entendido aficionado, soy un defensor de la tauromaquia. Cuando tenga más tiempo iré exponiendo motivos. De momento, os dejo algo de uno que ladra:

    El Dalai Lama en contra de las corridas de toros

    Redacción | Publicado el 19 Febrero, 2010 | 7 Comentarios
    El Dalai Lama consideró que las corridas de toros “son una práctica cruel” en una carta al Parlamento catalán, en la que apoya a la plataforma Prou (‘Basta’), que promueve la abolición de la fiesta en Cataluña.
    En una misiva tramitada por la Asociación para la Defensa de los Derechos del Animal, el líder político y religioso tibetano y Premio Nobel de la Paz pidió a los diputados catalanes que apoyen la iniciativa legislativa popular para prohibir las corridas de toros en Cataluña.
    “Creo que existen considerables evidencias de que las corridas de toros son una práctica cruel que inflige de forma pública un dolor atroz a animales inocentes y sintientes, por lo que apoyo la ILP promovida por ONG y ciudadanos catalanes para prohibir las corridas de toros en Cataluña”, afirmó el Dalai Lama en la carta.
    “Hago un llamamiento al Parlamento de Cataluña para que vote a favor de la reforma del artículo 6.2 de la Ley de Protección de los Animales de Cataluña y para abolir definitivamente la excepción que permite las corridas de toros”, concluyó.
    El 18 de diciembre del año pasado, el Parlamento de Cataluña abrió las puertas a la prohibición de las corridas de toros al admitir por mayoría para su debate una iniciativa legislativa popular (ILP) para pedir el fin de la fiesta. La decisión fue aprobada con 67 votos a favor, 59 en contra y 5 abstenciones.

  7. #27
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    38
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: En defensa de los toros

    Despedida de un taurino - Opinion_Colaboraciones - Opinion - ABC.es




    Despedida de un taurino






    JUAN MANUEL DE PRADA





    Lunes , 22-02-10





    EL Dalai Dama ha mandado una carta a los diputados catalanes solicitándoles la prohibición de las corridas de toros en Cataluña; en lo que mira por su bien, pues siendo el Dalai Lama un hombre de natural manso y creyendo como buen budista en la reencarnación, lo más probable es que termine reencarnándose en uno de esos mansos de Núñez del Cuvillo que echan en la plaza de Barcelona. Pero un budista como el Dalai Dama no puede entender los toros, pues el budismo es una religión (o una disciplina psicológica) que, para espantar el miedo de la muerte, hace yoga. Para entender los toros hace falta mirar a la muerte de cara, tomándola muy en serio, como hacen los católicos el Viernes Santo, y muy en broma, como hacen el Domingo de Resurrección. El budista ve en la vida una suerte de ritmo fatídico, de rotación cósmica, de rueda del destino; y se conforma con ampliar su experiencia de la vida repitiéndola una otra y otra vez, mediante la anodina reencarnación. El católico, por el contrario, ve en la vida una oportunidad para descoyuntar el universo, para buscar chispazos de un bien más alto que el que pueda ofrecerle la experiencia; y, así, no trata de ampliarla indefinidamente, sino de reventarle las costuras o descerrajarla, mediante la jubilosa resurrección. Por eso el símbolo del budismo es un círculo, que representa la repetición (una serpiente que se muerde la cola); mientras el símbolo católico es la cruz, que señala audazmente direcciones opuestas, estirándose hasta la eternidad.



    Conque un torero puesto ante un toro es un católico que quiere descerrajar la vida, reventarle las costuras, para palpar un bien más alto que el que pueda ofrecer la experiencia; a esto lo llamaba Agustín de Foxá pasearse entre el más acá y el Más Allá, que a mi juicio es la forma más exacta y sintética de definir el toreo y, en general, el arte genuinamente español. Arte que el Dalai Lama no puede entender, porque mientras el torero se pasea entre el más acá al Más Allá en cada muletazo (como una cruz viviente sobre la arena), el budista está dale que te pego haciendo girar la rueda del más acá, como un conejillo de Indias en la jaula; y, por mucho que a este girar la rueda lo llamen los budistas beatitud, para nosotros es algo que no se distingue demasiado de la desesperación. Una religión (o disciplina psicológica) que entiende la beatitud como un éxtasis de indiferencia jamás podrá disfrutar de los toros, gracias a Dios. Y los taurinos, para castigar la osadía del Dalai Lama, no tienen más que esperar que se reencarne en un manso de Núñez del Cuvillo; sólo que alguien debería encargarse de que ese Núñez del Cuvillo caiga en manos de José Tomás, para que pueda indultarlo.



    Mucho más letales para la fiesta nacional que la carta del Dalai Lama se nos antojan las memeces que a cada poco se publican en la prensa, proferidas por gentes que, proclamándose aficionados o presentando credenciales de matador, deberían preocuparse de defender con argumentos menos mostrencos y claudicantes su afición y su vocación. Sirvan como ejemplo estos dos botones de muestra, rescatados de los titulares de este periódico en fechas recientes: «Prohibir la fiesta va contra la Democracia» (Cayetano); y «Nadie puede negarle a nadie su espacio de libertad» (Serrat). Si una fiesta ancestral, constitutiva del genio hispánico, tiene que justificarse como una conquista de la democracia o como un espacio de libertad, por mí que la vayan enterrando; y, desde luego, viendo que son estas majaderías las que se estilan, desde hoy mismo me apeo de su defensa, que dejo a los vindicadores de la democracia y a los apóstoles de la libertad. Toda esa morrallona progresista es el caballo de Troya que acabará desnaturalizando la fiesta nacional. Antes que contemplar sus efectos, prefiero seguir las prédicas del Dalai Lama.



    www.juanmanueldeprada.com

  8. #28
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,559
    Post Thanks / Like

    Respuesta: En defensa de los toros

    Toro de España






    ANTONIO GARCÍA BARBEITO



    Domingo , 28-02-10


    Soy un vino de sangre y de misterio. Una madre de castas asentada en el fondo de las duelas del tiempo. No recuerdo mi origen, aunque sepa quién soy: un instinto que escribe a dos tintas mortales su lenguaje -paréntesis terrible donde escrituro el aire a mi nombre, para que el aire afile mis límites sagrados-, un lenguaje que traigo, sostenido en mi frente, como un mudo esperanto con el que se entienden millones de criaturas, aunque muchas de ellas no sepan pronunciarme. No sé de dónde vengo. Nadie, en verdad, lo sabe. Pero dicen mi nombre y sobran parentescos. A mi sangre primera quizá le picara un tábano de luna que le dejó por dentro este mar incendiado y oscuro, imprevisible mar que se extiende en remanso o golpea furioso con duros oleajes que le rompen los brazos a la piedra y al aire. O fue que la retaron los vientos iracundos y cuando el viento quiso doblar aquella frente, se rompió en su dureza y nacieron dos rayos, estos rayos que ahora desatan en los ruedos tormentas de delirio.
    Soy un vino de sangre. Yo no soy una aislada vendimia, un casual de uvas con latidos: me empujan desde lejos, desde siglos y siglos, sangres que se quedaron madurando por dentro, envejeciendo bravas, sin prisas. Como el vino. Y como el vino puedo encender una fiesta o dejar sobre el hule -borrachera de muerte- a quien no haya sabido beberme con respeto, a quien se descuidara de mis tragos mortales, a quien se le subiera mi vino a la cabeza. Soy el toro de España, el bravo que ha creado a su alrededor un mundo donde tiemblan la espada y las encinas. Un mundo estremecido de hombres que se dejan la edad pronunciando mi nombre, hablándome en silbidos, interjecciones, ese otro lenguaje de dehesa que nació solamente para sonar conmigo. Fuego sobre otro fuego, al año ya he sentido la identidad candente, y la navaja en la oreja. Ya sé que el hierro quema. Pero sé que es sólo por mí por lo que se extiende el campo y se aparta el cemento, se agrupan las encinas, se levanta la yerba, y -se me posan en bando de aladas banderillas- yo soy el caballete de los espulgabueyes. El campo que yo impongo no es un erial acorralado: crece la vida en mí y en cuanto me rodea. Mi vida exige vida: aire, sol, agua, espacio, verdor, sombra, silencio, pastizales abiertos, noches por las que sólo se mueven los vuelos atrevidos y luceros que guiñan en el azul sin fondo, y una luna que amaga como curvo unicornio, o se muestra como un ruedo de estaño, como tarde dividida en alto solisombra.
    Soy el toro de España. Mi divisa es España con todas sus banderas, con todas sus palabras, con todos sus acentos. Y mi plaza es España, redondo mapa mío sin puntos cardinales. España es esa patria redonda de mi sangre, esa tonsura urbana que tienen las ciudades con órdenes taurinas. Yo podría vivir domesticado, esclavo de carretas y yugos; yo podría vivir en las estampas del viejo ayer -retrato de mi ausencia- sin gloria y sin defensa. Y soy terrateniente de dehesas. Tengo bieldos dispuestos a batirse con el vuelo travieso de las telas y la gracia de luces del engaño. Por mí existe, más hermoso, el caballo, porque por mí se hicieron artistas -toreros- los caballos. Yo le doy a la tierra la paz que otros le niegan. Por mí se ha creado un lenguaje entre los hombres, un lenguaje sin el cual tartamudearía la palabra que suena hecha idioma asentado. Por mí se han creado oficios que son artes. Y por mí se han inmortalizado poetas y pintores, músicos y escultores. Por mí convive un mundo heterogéneo que mi nombre convoca a la misma ceremonia. ¿Quién pide que me vaya, si adonde yo me vaya todos vendrán conmigo, si ya no hay quien separe lo que unieron los siglos, las pasiones, la fiesta, el arte, la hermosura? No son nuevos los gritos; estoy hecho a los verdes pañuelos, a los cambios de tercio de los ánimos públicos. Estoy hecho a reveses. Ayer, siglos atrás, lo mismo fui motivo de anatema -cuando ni San Lucas pudo librarme de tiaras- que, más tarde, ocasión benéfica para salvar a un santo.
    Según conviniera, fui vino de pecado o tónico milagroso. He sentido sobre mi lomo las flores del aplauso y las puyas invisibles de mis contrarios. Estad tranquilos. No es la primera vez que me sale al encuentro un frente de enemigos queriendo desmocharme, clamando por mi amparo -son otras las razones: no es por mí tanto grito, es por esa piel mía que se echa en los mares con el hierro de España quemándole en las ancas-, cuando yo no valdría para morir de manso, congelada tormenta, disecados carbones, domada llamarada, desnortada querencia que caminara errática hacia un cerrado sin casta al pie de los cabestros.
    Soy un vino de sangre. Mi mundo es la bodega de mi sangre, y mis cuidadores tienen más de bodeguero que de ganadero. Soy un dios en los versos, un octosílabo entero frente a un estoque de pluma, arte mayor cuadrado en dos cuartetos, seguidilla que tiene la gracia dentro. La estampa más completa en los lienzos cuarteados de las pinacotecas, el ritmo de la música que ensarta pasodobles, y soy bronce o soy piedra cuando llegan las manos a copiar mi figura. Y soy voz ya de todos: por mí pronuncian todos lo que sin mí serían los puntos suspensivos de imposibles palabras... Soy el eje clavado en el centro de España, para que por mí giren felices las pasiones. Acepto mi suerte de bravo que pelea, de bravo que prefiere una recta rúbrica de estoques, antes que una vejez de sangre sin respuesta. No es por mí tanto grito: yo tengo mis defensas, nadie amarra mi suerte, y mis astas no tienen jamás misericordia, si la carne se pone donde el error la lleva. Si a mí no me dejaran vivir en ese pozo donde mi sangre es agua que levanta triunfos, o doloroso remolino que ensarta cuanto alcanza, vagaría sin sexo, eunuco de dehesas, afeminando el campo que es varón por mi nombre. Estad tranquilos. No se mata un idioma cercenando la lengua: seguiría sonando -sin voz, pero sonando- en cuanto el pensamiento «pronunciara» mi nombre. Mi voz está en las voces. Estad tranquilos. Aunque haya algunos que pidan mi vuelta -¿a qué dehesas?- mientras con el silencio mantienen bárbaras tradiciones donde trota sin salida mi bravura amarrada, y consienten que vaya en mofa de borrachos y torpes sanguinarios que me sueñan gandinga por las calles del pueblo, en un trato sin nombre de errados matarifes. No podrán con mi nombre -y creen que me derriban tirando en los alcores mi perfil de hojalata-; que vengan a mi frente a hablar de plebiscitos, que los bravos no somos tibieza de consulta ni aceptamos más juegos que morir como bravos en arenas de tardes que dejan al desnudo naipes de espadas duras y de telas de engaños. Estad tranquilos. Pasto tras las sonoras alambradas de las partituras, bebiendo semifusas, ramoneando corcheas, y estoy en los pinceles y estoy en las paletas, y estoy en todo el arte que acompaña mi danza.
    Estad tranquilos. No escribiré a cornadas las respuestas precisas. Que me basta saber -y que lo sepan- que «la lengua en corazón tengo bañada/y llevo al cuello un vendaval sonoro». Y soy más inmortal cuanto más muero.

    Toro de España - Opinion_La_Tercera - Opinion - abcdesevilla.es
    Pious dio el Víctor.

  9. #29
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,559
    Post Thanks / Like

    Respuesta: En defensa de los toros

    MALDITA LA ALMA DE ISLERO


    Manolete, sangre fría... valentía sin igual.

    MANOLETE, EN EL PANTEÓN DE NUESTROS GRANDES

    A mí la afición taurina me viene de refilón. Pero, a cuenta de ser una de las expresiones más acabadas de la españolía, y tener en estos tiempos tantos detractores, me he propuesto hacer cursos acelerados de tauromaquia, para hacerme entendido en esta materia y hacer la apología del Toro, el Torero y la Fiesta Nacional.

    Siempre, eso sí, fui admirador de Manolete. Por mera razón cronológica no pude seguir ninguna de sus faenas, pero alguna he visto en blanco y negro, de esas grabaciones antiguas. No quiero hablar de Manolete de oídas, repitiendo los consabidos tópicos: "Torero germánico", blablabla... Y menos todavía quiero ver ninguna película grabada actualmente sobre este personaje. No hay ningún actor contemporáneo, ni español ni extranjero, que tenga la raza que tenía Manolete para interpretarlo. Los parecidos físicos son traicioneros. Para interpretar el papel de Manolete hace falta tener algo más que nariz, digamos que es menester tener cojones, y los cojones bien puestos como los tenía él. Dudamos que un narigudo extranjero pueda hacerle justicia interpretando el papel de este matador.

    Bendita sea la memoria de Manolete. Amén.

    Si tratara de hablar de Manolete, lo poco que podría hablar de él, lo tendría que hacer desde la simpatía que este icono del Arte Taurino me ha inspirado de siempre. Pienso que esta admiración mía, no falta de inefable simpatía, por un personaje que no pude conocer tiene que deberse a las alabanzas que mis mayores le prodigan. Siempre que entre los míos se habla de Toros... Se termina hablando de Manolete. Por eso mismo, para mí, Manolete es el Torero por excelencia. E ignoro si la vecindad nuestra con Córdoba colindante es que en mi casa siempre hayamos sido, en lo que a tauromaquia atañe, estrictos observantes del Arte de la Escuela Cordobesa.


    En cierta ocasión -cuentan los míos- cuando Manuel Benítez "El Cordobés" todavía era un aspirante a espada, trajinaba los caminos con otros dos compadres. Y aconteció que llegaron a la puerta del cortijo de mi abuelo.

    Me imagino a los pobres maletillas que iban de la Ceca a la Meca, acariciando el sueño de triunfar en la arena. Tuvo que ser por fuerza en una de las estaciones de buen tiempo, cuando cobra sentido que fuesen de allá para acá por los caminos, a la busca de una feria que es decir, para el torero, una oportunidad.

    Mi abuelo, como era su costumbre, estaría sentado a la puerta de la casería leyendo "El Quijote" (el libro que concentraba su afición lectora). Aquella mañana o aquella tarde, ellos sabrán y averígüelo Vargas, mi abuelo trabó conversación con aquellos tres andariegos de exiguo hatillo y estoque, todavía sin haber estrenado ni montera ni un mal traje de luces. Comprobado que aquellos tres motilones iban a probar suerte con el capote y la espada, mi abuelo los sometió a la ordalía que, en lo atañedero a la estricta dogmática y pragmática taurófila de mi abuelo, permitió que aquellos tres caminantes pudieran sentarse a la mesa de nuestra casa.

    -¿Y qué me decís de Manolete? -preguntaría mi abuelo.

    -¡Superior, maestro! ¡Superior! ¡Cómo él no hay dos!

    -¿Y podría haberlos? -volvió mi abuelo a inquirir.

    -¡Como Manolete no podrá haber dos! ¡Pué se rompió el molde cuando lo parieron! ¡Maldita la alma de Islero*! -acertó a decir uno de los tres maletillas.

    Mi abuelo, habiendo reputado que decían verdad y no fingían su veneración por la figura sobrehumana de Manolete, vino a apiadarse de aquel trío moceante, pobres y mal vestidos a los que se les veía sin doblez. Y comprobando que su sinceridad era de ley, tanto como el hambre que gastaban, dio una voz y dijo:

    -¡A ver, mujer, saca tres platos más! ¡Que estos zagales comen hoy con nosotros!

    Los cordobeses agradecieron mucho la hospitalidad de mi abuelo. Y se despidieron, después de echar una cabezada en la lonja del cortijo, a la sombra del toldo que formaba el emparrado.

    Pero miedo da pensar que esos tres mozos le hubieran llevado la contraria a mi abuelo en su dogma taurómaco de estricto y ortodoxo "Manoleteísmo".

    Después, cuando Manuel "El Cordobés" triunfó, y hasta sus faenas las retransmitían por el televisor, mi abuelo se aficionó a él, enorgulleciéndose de haberle dado un plato de garbanzos en aquella que va tocando a su final.

    Pero Manolete seguiría siendo inimitable... Supremo, Superior. ¡Maldita la alma de Islero! Pero "toros" peores que Islero haberlos haylos, que son los que cornudos ellos, quieren empitonarnos con sus extranjerizantes gustos y baldías polémicas.

    Hemos llegado a tal contranaturaleza en nuestra sociedad que ya no hay dos Españas, sino cuatro: la España y la anti-España, la antitaurina y la taurina. Yo soy de pensar tan simple que termino resolviendo que, si los anti-españoles son anti-taurinos, yo soy anti-anti-taurino, por amor de llevarles la contra. Defender la Fiesta Nacional es un imperativo para aquellos que no queremos terminar hablando ni inglés ni árabe. Por eso mismo, a mí -que los toros ni me gustaban ni me dejan de gustar- ahora me van a gustar cada día más. Pues si nuestros enemigos nos quieren dividir por ahí, después de hacerlo por otros costados... No queda otra que la apología de la ibérica Tauromaquia.

    ¡Y eso es lo que hay!

    *Islero: nombre del toro miura que el 28 de agosto de 1947, en la Plaza de Toros de Linares, corneó mortalmente a D. Manuel Laureano Rodríguez Sánchez, "Manolete", que en gloria esté.


    Maestro Gelimer

    LIBRO DE HORAS Y HORA DE LIBROS
    Pious dio el Víctor.

  10. #30
    Avatar de juan vergara
    juan vergara está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    24 sep, 08
    Mensajes
    2,393
    Post Thanks / Like

    Respuesta: En defensa de los toros

    Magnífico y conmovedor aporte Hyeronimus!!!

  11. #31
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    38
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: En defensa de los toros

    El torero José Tomás agradece a la Virgen de Guadalupe haberle salvado la vida - ReL



    «TORERO, TORERO» El torero José Tomás agradece a la Virgen de Guadalupe haberle salvado la vida Al abandonar este fin de semana el hospital tras la grave herida que sufrió en la plaza de Aguascalientes, el de Galapagar expresó emocionado su profundo agradecimiento a los médicos, el público mexicano y a la Virgen de Guadalupe el haberse «podido agarrar a la vida con la fuerza con que agarré». ¿Un milagro?


    R.R./ReL
    El torero José Tomás ha abandonado este fin de semana el hospital Miguel Hidalgo de Aguascalientes (centro de México), después de que los médicos lo dieran de alta, dando las gracias por estar vivo a los médicos, a la afición mexicana y española y a la Virgen de Guadalupe.
    «Soy consciente de que hoy estoy aquí gracias a esas manos tan oportunas que en el ruedo taponaron mi herida, al equipo médico que me atendió; sin ellos no me hubiera podido agarrar a la vida con la fuerza que me agarré, por supuesto a la Virgen de Guadalupe», ha dicho el diestro de Galapagar.
    «Hace unos días, aquí mismo en Aguascalientes, con motivo de un acto de la fundación que presido, decía: “Aquí en esta tierra me hice torero, aquí recibí mi primera cornada grave, desde entonces llevo sangre mexicana en mis venas, me siento mexicano de adopción”», añadió Tomás visiblemente emocionado.
    «No se puede sentir uno más mexicano y más agradecido. Gracias México. Gracias a todos, a todos los llevo en mi corazón», ha dicho antes de recibir un fuerte aplauso de los presentes quienes han coreado «torero, torero».

  12. #32
    Avatar de Paco
    Paco está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    27 mar, 05
    Mensajes
    948
    Post Thanks / Like

    Respuesta: En defensa de los toros

    La Federación inicia una Campaña de recogida de firmas a favor de los Toros en la Comunidad de Madrid

    • En respuesta a la decisión de la organización “El refugio” de presentar una Iniciativa Legislativa Parlamentaria (IPL) para prohibir los toros en Madrid
    • Las 55 peñas federadas recogerán las firmas en su zona de influencia y la entidad las presentará en el organismo competente


    Madrid, 24 de marzo de 2010. La Federación Taurina de Madrid va a comenzar una campaña de recogida de firmas con el fin de demostrar que Madrid sí quiere toros en su comunidad.

    Esta iniciativa nace tras conocer la intención de la organización protectora de animales “El Refugio” de comenzar una campaña de recogida de firmas para prohibir los toros en la Comunidad de Madrid.

    Para ello las 55 peñas federadas, y todo el aficionado que lo desee, tendrán a su disposición un formulario –que se adjunta en esta nota de prensa- con el que podrán recoger las firmas en su zona de influencia. Después las remitirán a la sede de la Federación situada en el Estadio Teresa Rivero, calle Payaso Fofó S/N, Restaurante Cota, 28018 de Madrid. Una vez cerrado el plazo de recogida, la Federación Taurina de Madrid las entregará en el organismo competente.

    Desde la Federación Taurina de Madrid invitamos a todos los aficionados a que se sumen a esta iniciativa. Es mucho lo que está en juego y debemos demostrar, ahora más que nunca, que luchamos unidos por defender nuestra Cultura. Di sí a los toros y participa activamente en esta recogida de firmas.

    Para solicitar el formulario de recogida de firmas o para conocer más datos de la campaña pueden contactar con:

    - Jorge Fajardo, Presidente de la Federación Taurina de Madrid. Tel:629 03 90 91

    ftcmadrid@yahoo.es Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

    - Patricia Sánchez: Responsable de Comunicación y prensa. Tel: 629 06 21 91
    comunicacionftcmadrid@yahoo.es
    Archivos adjuntados Archivos adjuntados

  13. #33
    Avatar de Paco
    Paco está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    27 mar, 05
    Mensajes
    948
    Post Thanks / Like

    Respuesta: En defensa de los toros

    --
    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas

  14. #34
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,559
    Post Thanks / Like

    Respuesta: En defensa de los toros

    Este hombre es un liberal que nunca me ha caído muy bien, pero esta entrevista es interesante:

    «Si prohibieran los toros, habría que prohibir la langosta y el paté»



    Mario Vargas Llosa. Escritor y ganador del III Premio Periodístico Taurino Manuel Ramírez





    Vargas Llosa, ganador del III Premio Periodístico Taurino Manuel Ramírez. EDUARDO SAN BERNARDO








    POR JESÚS ÁLVAREZ



    Publicado Jueves , 13-05-10 a las 07 : 04


    Mario Vargas Llosa se declara «muy feliz» por el premio, concedido por ABC y patrocinado por Persán, que recogerá en Sevilla el próximo mes. También reconoce que el artículo publicado el pasado 18 de abril en El País originó «cartas furibundas» en su contra de los denominados «pacifistas antitaurinos».
    —¿Desde cuándo va a los toros?
    —La primera vez fue con 10 años en Cochabamba, en Bolivia, de la mano de mi abuelo.
    —¿Recuerda la primera gran corrida que vio?
    —Fue en Lima durante la Feria del Señor de los Milagros y toreaba Antonio Ordóñez.
    —Dice en su artículo que la fiesta «es un espectáculo con algo de danza y de pintura, de teatro y poesía». ¿Los que no ven nada de esto en los toros, es que no tienen sensibilidad artística?
    —Uno de los grandes atractivos de la fiesta es que se parece mucho a la vida porque reúne cosas muy diversas: música, color, fantasía y misterio. Está relacionada con muchas artes porque hay en ella algo espontáneo que surge y luego desaparece, como el teatro. Pero no se puede juzgar a la gente de manera severa. Hay gente que tiene sensbilidad para la música y gente que no la tiene. Otros la tienen para la pintura o para la poesía. Para ver todo esto en los toros tal vez se requiera cierta sensibilidad y la gente que no la tiene, pues sólo digo que hay que respetarla, por supuesto.
    —En Cataluña se identifica en ciertos ámbitos el ser «muy taurino» con ser «muy español».
    —Es verdad que los toros se identifican mucho con la tradición española, pero yo he estado viviendo cinco años en Barcelona y he visto en la plaza a muchos catalanes que saben mucho de toros. Me parece ridículo, pues, separar la tradición catalana de la tradición española. Y también hay mucha afición y tradición a los toros en otros países como Francia o América Latina.
    —En relación con la campaña para prohibir las corridas de toros en Cataluña, Boadella dice que «cuanto más nacionalista catalán seas, más antitaurino debes de ser...»
    —Boadella da en el blanco. Detrás de esta movilización, hay, sin duda, muchos antitaurinos por convicción, pero también un elemento político claro que trata de separar de España de Cataluña, algo que a mí me parece inseparable. Detrás de esa campaña prevalece seguramente una intención política más que de amor a los toros.
    —Sostiene usted que «una langosta o un cangrejo sufre más que un toro», pero admitirá que de este sufrimiento no se hace un espectáculo,...
    —Pues yo creo que de la gastronomía también se hace un espectáculo, porque no sólo entra por la garganta o por el estómago, sino también por la vista.
    —¿Por qué cree que prohibir las corridas, aparte de un agravio obvio a la libertad individual, es «jugar a las mentiras», como dice en el artículo premiado?
    —Porque hay una hipocresía al señalar a los toros como un caso prototípico de crueldad y olvidar que esa crueldad se vuelca sobre muchísimos animales, por ejemplo, en la comida, en la gula, en el vestuario, en el atuendo, y a veces en la pura frivolidad, Y sin embargo, no hay campañas equivalentes a los toros respecto a todas esas formas en las que se puede ver la utilización del animal en función del apetito o del capricho. Los toros existen sólo en los países donde hay corridas y allí son tratados con un cariño y amor extraordinarios, como puede apreciarse en las dehesas.
    —Pero la crueldad con el toro en la plaza es innegable...
    —Nadie va a negar que la fieta es dura y que tiene cierta crueldad, por supuesto, pero esa crueldad, en el caso de la fiesta, la viven casi en igualdad de condiciones los toros y los toreros. Y los toros son animales bravos, animales de combate, de pelea, y los animales que entran en la plaza embisten y se enfrentan así a la muerte. Yo opino que quien está en contra de eso, que no vaya a los toros. Prohibirlos me parece inaceptable: para mí sería lo mismo que prohibir la langosta, los cangregos, los peces, el paté, etcétera.
    —¿Cómo ve que se hagan campañas «informativas» contra los toros?
    —Las campañas contra los toros tienen una gran tradición en el mundo hispánico, pero que haya campañas para que la gente deje de ir a los toros no me parecen mal y en buena hora si la gente deja de ir por iniciativa propia a los toros. Entonces la fiesta irá desapareciendo sin que nadie la prohiba, pero creo que eso no va a pasar. La fiesta está muy viva y da, por fortuna, señales de gran vitalidad.




    —Si José Tomás hubiera muerto en Aguascalientes, se hubiera acabado el debate en Cataluña sobre si los toreros no compiten en buena lid con los toros, jugándose aquellos también la vida?
    —No. Ese debate no se acabará. Es un debate muy antiguo. Recuerdo el caso de Azorín, que en su juventud fue un antitaurino militante y escribió verdaderos anatemas contra los toros y después se convirtió en un gran defensor de la fiesta.
    —Cuando escribió este artículo recibió algún tipo de presión o amenaza por parte de alguien?
    —Recibí muchas cartas hostiles y furibundas. El artículo lo escribí porque había una polémica muy viva sobre este asunto y creí que los que gozamos con los toros debíamos intervenir y no dejar que solamente hablaran los que están en contra. Pero me llama la atención que los que se denominan tan pacifistas antitaurinos se muestren con tanta beligerancia a la hora de defender su postura.
    —¿Cuándo fue la última vez que disfrutó de una faena tan intensa «como un concierto de Beethoven o un poema de Vallejo», como comenta en su artículo?
    —La última corrida de la Feria de Octubre en el Perú con José Tomás. No le tocaron buenos toros, pero como los grandes maestros supo construirlos y hacer dos grandes faenas.




    «Si prohibieran los toros, habría que prohibir la langosta y el paté» - Toros - Toros - abcdesevilla.es

  15. #35
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,559
    Post Thanks / Like

    Respuesta: En defensa de los toros

    Aquí está el artículo premiado de Vargas Llosa:

    Torear y otras maldades



    Artículo del escritor Mario Vargas Llosa publicado el pasado 18 de abril del presente año, en el diario EL PAÍS




    POR MARIO VARGAS LLOSA



    Publicado Jueves , 13-05-10 a las 07 : 04


    El intento de prohibir las corridas de toros en Cataluña ha repercutido en medio mundo y, a mí, me ha tenido polemizando en las últimas semanas en tres países en defensa de la fiesta ante enfurecidos detractores de la tauromaquia. La discusión más encendida tuvo lugar en la noche de Santo Domingo -una de esas noches estrelladas, de suave brisa, que desagravian al viajero de la canícula del día-, en el corazón de la Ciudad Colonial, en la terraza de un restaurante desde la que no se veía el vecino mar, pero sí se lo oía.
    Alguien tocó el tema y la señora que presidía la mesa y que, hasta entonces, parecía un modelo de gentileza, inteligencia y cultura, se transformó. Temblando de indignación, comenzó a despotricar contra quienes gozan en ese indecible espectáculo de puro salvajismo, la tortura y agonía de un pobre animal, supervivencia de atrocidades como las que enardecían a las multitudes en los circos romanos y las plazas medievales donde se quemaba a los herejes. Cuando yo le aseguré que la delicada langosta de la que ella estaba dando cuenta en esos mismos momentos y con evidente fruición había sido víctima, antes de llegar a su plato y a sus papilas gustativas, de un tratamiento infinitamente más cruel que un toro de lidia en una plaza y sin tener la más mínima posibilidad de desquitarse clavándole un picotazo al perverso cocinero, creí que la dama me iba a abofetear. Pero la buena crianza prevaleció sobre su ira y me pidió pruebas y explicaciones.
    Escuchó, con una sonrisita aniquiladora flotándole por los labios, que las langostas en particular, y los crustáceos en general, son zambullidos vivos en el agua hirviente, donde se van abrasando a fuego lento porque, al parecer, padeciendo este suplicio su carne se vuelve más sabrosa gracias al miedo y el dolor que experimentan. Y, sin darle tiempo a replicar, añadí que probablemente el cangrejo, que otro de los comensales de nuestra mesa degustaba feliz, había sido primero mutilado de una de sus pinzas y devuelto al mar para que la sobrante le creciera elefantiásicamente y de este modo aplacara mejor el apetito de los aficionados a semejante manjar. Jugándome la vida -porque los ojos de la dama en cuestión a estas alturas delataban intenciones homicidas- añadí unos cuantos ejemplos más de los indescriptibles suplicios a que son sometidos infinidad de animales terrestres, aéreos, fluviales y marítimos para satisfacer las fantasías golosas, indumentarias o frívolas de los seres humanos. Y rematé preguntándole si ella, consecuente con sus principios, estaría dispuesta a votar a favor de una ley que prohibiera para siempre la caza, la pesca y toda forma de utilización del reino animal que implicara sufrimiento. Es decir, a bregar por una humanidad vegetariana, frutariana y clorofílica.
    Su previsible respuesta fue que una cosa era matar animales para comérselos y así poder sustentarse y vivir, un derecho natural y divino, y otra muy distinta matarlos por puro sadismo. Inquirí si por casualidad había visto una corrida de toros en su vida. Por supuesto que no y que tampoco las vería jamás aunque le pagaran una fortuna por hacerlo. Le dije que le creía y que estaba seguro que ni yo ni aficionado alguno a la fiesta de los toros obligaría jamás ni a ella ni a nadie a ir a una corrida. Y que lo único que nosotros pedíamos era una forma de reciprocidad: que nos dejaran a nosotros decidir si queríamos ir a los toros o no, en ejercicio de la misma libertad que ella ponía en práctica comiéndose langostas asadas vivas o cangrejos mutilados o vistiendo abrigos de chinchilla o zapatos de cocodrilo o collares de alas de mariposa. Que, para quien goza con una extraordinaria faena, los toros representan una forma de alimento espiritual y emotivo tan intenso y enriquecedor como un concierto de Beethoven, una comedia de Shakespeare o un poema de Vallejo. Que, para saber que esto era cierto, no era indispensable asistir a una corrida. Bastaba con leer los poemas y los textos que los toros y los toreros habían inspirado a grandes poetas, como Lorca y Alberti, y ver los cuadros en que pintores como Goya o Picasso habían inmortalizado el arte del toreo, para advertir que para muchas, muchísimas personas, la fiesta de los toros es algo más complejo y sutil que un deporte, un espectáculo que tiene algo de danza y de pintura, de teatro y poesía, en el que la valentía, la destreza, la intuición, la gracia, la elegancia y la cercanía de la muerte se combinan para representar la condición humana.
    Nadie puede negar que la corrida de toros sea una fiesta cruel. Pero no lo es menos que otras infinitas actividades y acciones humanas para con los animales, y es una gran hipocresía concentrarse en aquella y olvidarse o empeñarse en no ver a estas últimas. Quienes quieren prohibir la tauromaquia, en muchos casos, y es ahora el de Cataluña, suelen hacerlo por razones que tienen que ver más con la ideología y la política que con el amor a los animales. Si amaran de veras al toro bravo, al toro de lidia, no pretenderían prohibir los toros, pues la prohibición de la fiesta significaría, pura y simplemente, su desaparición. El toro de lidia existe gracias a la fiesta y sin ella se extinguiría. El toro bravo está constitutivamente formado para embestir y matar y quienes se enfrentan a él en una plaza no sólo lo saben, muchas veces lo experimentan en carne propia.
    Por otra parte, el toro de lidia, probablemente, entre la miríada de animales que pueblan el planeta, es hasta el momento de entrar en la plaza, el animal más cuidado y mejor tratado de la creación, como han comprobado todos quienes se han tomado el trabajo de visitar un campo de crianza de toros bravos.
    Pero todas estas razones valen poco, o no valen nada, ante quienes, de entrada, proclaman su rechazo y condena de una fiesta donde corre la sangre y está presente la muerte. Es su derecho, por supuesto. Y lo es, también, el de hacer todas las campañas habidas y por haber para convencer a la gente de que desista de asistir a las corridas de modo que éstas, por ausentismo, vayan languideciendo hasta desaparecer. Podría ocurrir. Yo creo que sería una gran pérdida para el arte, la tradición y la cultura en la que nací, pero, si ocurre de esta manera -la manera más democrática, la de la libre elección de los ciudadanos que votan en contra de la fiesta dejando de ir a las corridas- habría que aceptarlo.
    Lo que no es tolerable es la prohibición, algo que me parece tan abusivo y tan hipócrita como sería prohibir comer langostas o camarones con el argumento de que no se debe hacer sufrir a los crustáceos (pero sí a los cerdos, a los gansos y a los pavos). La restricción de la libertad que ello implica, la imposición autoritaria en el dominio del gusto y la afición, es algo que socava un fundamento esencial de la vida democrática: el de la libre elección.
    La fiesta de los toros no es un quehacer excéntrico y extravagante, marginal al grueso de la sociedad, practicado por minorías ínfimas. En países como España, México, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y el sur de Francia, es una antigua tradición profundamente arraigada en la cultura, una seña de identidad que ha marcado de manera indeleble el arte, la literatura, las costumbres, el folclore, y no puede ser desarraigada de manera prepotente y demagógica, por razones políticas de corto horizonte, sin lesionar profundamente los alcances de la libertad, principio rector de la cultura democrática.
    Prohibir las corridas, además de un agravio a la libertad, es también jugar a las mentiras, negarse a ver a cara descubierta aquella verdad que es inseparable de la condición humana: que la muerte ronda a la vida y termina siempre por derrotarla. Que, en nuestra condición, ambas están siempre enfrascadas en una lucha permanente y que la crueldad -lo que los creyentes llaman el pecado o el mal- forma parte de ella, pero que, aun así, la vida es y puede ser hermosa, creativa, intensa y trascendente. Prohibir los toros no disminuirá en lo más mínimo esta verdad y, además de destruir una de las más audaces y vistosas manifestaciones de la creatividad humana, reorientará la violencia empozada en nuestra condición hacia formas más crudas y vulgares, y acaso nuestro prójimo. En efecto, ¿para qué encarnizarse contra los toros si es mucho más excitante hacerlo con los bípedos de carne y hueso que, además, chillan cuando sufren y no suelen tener cuernos?

    Torear y otras maldades - Toros - Toros - abcdesevilla.es
    Pious dio el Víctor.

  16. #36
    Avatar de mazadelizana
    mazadelizana está desconectado Mos maiorum
    Fecha de ingreso
    02 abr, 08
    Ubicación
    Condado de Ribagorza.
    Edad
    28
    Mensajes
    1,735
    Post Thanks / Like

    Respuesta: En defensa de los toros

    Magnífico escrito el Vargas Llosa.

    Por mi parte: Yo soy aficionado. Quiero agradecer calurosamente a los fundamentalistas de la prohibición el favor impagable que hacen a nuestra fiesta. Cuanto más las pian, más interesan los toros. Cuanto más se revisten de inquisidores, más gente se aproxima a este tesoro cultural. Cuanto más amenazan, más nos protegen, porque muestran el peligro real del totalitarismo y ponen en guardia a los amantes de la libertad. Cuanto más me insultan, más orgulloso me siento de ser español, taurino y tradicionalista. Gracias de todo corazón.

    "El vivir que es perdurable
    no se gana con estados
    mundanales,
    ni con vida deleitable
    en que moran los pecados
    infernales;
    mas los buenos religiosos
    gánanlo con oraciones
    y con lloros;
    los caballeros famosos,
    con trabajos y aflicciones
    contra moros".

    http://fidesibera.blogspot.com/

  17. #37
    Avatar de Reke_Ride
    Reke_Ride está desconectado Contrarrevolucionario
    Fecha de ingreso
    08 sep, 06
    Ubicación
    Antiguo Reyno de Valencia
    Mensajes
    2,931
    Post Thanks / Like

    Respuesta: En defensa de los toros

    Cita Iniciado por Valmadian Ver mensaje
    Particularmente lamentable me parece la asociación de ideas entre "afición" y "españolismo", ¿qué pasa, es que la dosis de patriotismo se vende con las entradas a las plazas? ya está bien de topicazos, España es mucho más y como supongo que este mensaje dará lugar a respuestas "escasamente amables" aviso que estoy dispuesto a dar las contrarréplicas en el mismo tono.

    No me gustan los toros, y no es una obligación que me gusten, pero no pienso tolerar que nadie ponga en duda ni mi condición de español ni mi patriotismo, ¿soy claro?
    Suscribo las palabras de Valmadian. Respeto "La Fiesta" al máximo, es muy española y todo lo que queráis...pero particular y personalmente (es mi opinión) me parece un coñazo y un muermo, amén que no me gusta ver como matan a un toro (rollo gladiador y circo romano) por muy grandes que tenga los testículos y muy bravo que sea. Siempre he sido muy "franciscano" para con las criaturas del Señor.
    "De ciertas empresas podría decirse que es mejor emprenderlas que rechazarlas, aunque el fin se anuncie sombrío"






  18. #38
    Avatar de Erasmus
    Erasmus está desconectado Socio vitalicio
    Fecha de ingreso
    03 ene, 06
    Ubicación
    Buenos Aires
    Mensajes
    4,155
    Post Thanks / Like

    Respuesta: En defensa de los toros

    Coincido con Vargas Llosa; en estos temas, como en tantos otros que se prestan a la polémica, lo peor es la falta de respeto entre las partes enfrentadas.



    Imperium Hispaniae

    "En el imperio se ofrece y se comparte cultura, conocimiento y espiritualidad. En el imperialismo solo sometimiento y dominio económico-militar. Defendemos el IMPERIO, nos alejamos de todos los IMPERIALISMOS."







  19. #39
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    38
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: En defensa de los toros

    Serafín Marín: “No quería nacionalismos, quería defender la Fiesta en Cataluña”

    Redacción | Publicado el 21 Mayo, 2010 | Un Comentario
    El diestro Serafín Marín ha sido el protagonista del festejo al trenzar el paseíllo enfundado en una bandera catalana y tocado con una barretina.
    El torero barcelonés ha explicado sobre el gesto del paseíllo que ha querido hacerlo “porque Madrid es la cátedra del toreo y no hay mejor escenario para defender la Fiesta y lo he hecho con esa intención, defender lo que está ocurriendo en mi tierra, porque estamos pasando momentos muy críticos en la Fiesta en Cataluña y desde aquí quería defenderla”.

  20. #40
    Avatar de Mefistofeles
    Mefistofeles está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    01 oct, 09
    Mensajes
    923
    Post Thanks / Like

    Respuesta: En defensa de los toros

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Cita Iniciado por Ordóñez Ver mensaje
    Serafín Marín: “No quería nacionalismos, quería defender la Fiesta en Cataluña”

    Redacción | Publicado el 21 Mayo, 2010 | Un Comentario
    El diestro Serafín Marín ha sido el protagonista del festejo al trenzar el paseíllo enfundado en una bandera catalana y tocado con una barretina.


    El torero barcelonés ha explicado sobre el gesto del paseíllo que ha querido hacerlo “porque Madrid es la cátedra del toreo y no hay mejor escenario para defender la Fiesta y lo he hecho con esa intención, defender lo que está ocurriendo en mi tierra, porque estamos pasando momentos muy críticos en la Fiesta en Cataluña y desde aquí quería defenderla”.

    Pues la verdad, lo he escuchado esta mañana en la Radio, y sinceramente, me parece un acto simbólico bastante bonito y acertado donde se reivindica la identidad del toreo en Cataluña. Por lo demás hubo mucho tontolculo que le pitó, y como no puede ser de otra manera, no le hicieron ningún bien a la fiesta.

    Muy bien Serafín, con un par.
    TU REGERE IMPERIO FLUCTUS HISPANE MEMENTO

    El Rincón de Don Rodrigo

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Sobre Julius Evola
    Por Ordóñez en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 10/11/2018, 14:42
  2. II Republica asesina y criminal
    Por TerciodeSarmiento en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 37
    Último mensaje: 02/04/2018, 04:34
  3. En busca de la verdad: el verdadero origen de Cristobal Colón
    Por Lo ferrer en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 26
    Último mensaje: 29/03/2014, 02:17
  4. Respuestas: 0
    Último mensaje: 31/08/2007, 03:36
  5. Juan Francisco Donoso Cortés
    Por Ordóñez en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 27/12/2005, 18:20

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •