Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 7 de 9 PrimerPrimer 123456789 ÚltimoÚltimo
Resultados 121 al 140 de 167

Tema: Carlismo: ¿qué me recomendáis?

  1. #121
    Defensor_fidei está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 jul, 09
    Mensajes
    340
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Carlismo: ¿qué me recomendáis?

    Algunas preguntas. ¿El carlismo defiende el imperialismo? Si vivieran en un país con sistema de gobierno republicano, ¿por qué defenderían el Carlismo?, ¿en qué los beneficiaría? ¿Cuál es el papel de la justicia social en el Carlismo? ¿Quéopinan de los sucesos de Montejurra? ¿Podrían poner información de los actos en La Pampa? Gracias

  2. #122
    Avatar de RealistaHispano
    RealistaHispano está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    11 sep, 08
    Ubicación
    Panama
    Mensajes
    51
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Carlismo: ¿qué me recomendáis?

    Cita Iniciado por Defensor_fidei Ver mensaje
    Algunas preguntas. ¿El carlismo defiende el imperialismo? Si vivieran en un país con sistema de gobierno republicano, ¿por qué defenderían el Carlismo?, ¿en qué los beneficiaría? ¿Cuál es el papel de la justicia social en el Carlismo? ¿Quéopinan de los sucesos de Montejurra? ¿Podrían poner información de los actos en La Pampa? Gracias
    • No creo que el Carlismo defienda el Imperialismo, entendido como la necesidad de un país para imponerse sobre otros.
    • Yo vivo en un Republica, y veo lo ineficiente y corrupta que puede llegar a ser (la monarquía tampoco es perfecta, que conste).
      Las Republicas modernas están metidas de lleno en el liberalismo masón, es decir un republicanismo basado en "Liberté, Égalité, Fraternité".
      Entonces la republica democrática y católica no existe, puesto que es incompatible el pensamiento de que las masas tienen poder ("democracia") con la supremacía social de Cristo Rey,ha habido intentos de crearla, ejemplos serian Irlanda y Polonia, pero solo crea una situación en la cual un gobierno anti-católico es manejado por católicos (y por solo un corto periodo de tiempo).
      Por este motivo, la existencia de una republica (por lo menos una que acepte los ideales de la revolución francesa) verdaderamente católica es imposible, lo que llamamos por ese nombre no es preferible a una monarquía protestante.
      De esto modo, abandonar el realismo y aceptar el republicanismo (como lo quería León XIII) no hace nada mas que aceptar que los revolucionarios de 1789 tenían razón.

    Este es mi punto de vista, espero que haya contestado algunas de tus inquietudes.
    "En mis dominios nunca se oculta el sol"
    "No importa que no me entendáis. Que yo estoy hablando en mi lengua española, que es tan bella y noble que debería ser conocida por toda la cristiandad."
    "Habéis de saber, señor, que el rey no es más que un servidor retribuido de la nación".
    -Carlos I de España

  3. #123
    Avatar de muñoz
    muñoz está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    12 oct, 08
    Mensajes
    741
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Carlismo: ¿qué me recomendáis?

    ¿Merece la pena comprarlo, Ordóñez? A simple vista me parece que el libro se centra especialmente en los tercios del norte y eso le quita un poco de atractivo.

  4. #124
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Carlismo: ¿qué me recomendáis?

    Yo te diría que sí Muñoz.

    Hombre, se centra mucho en lo vasco-navarro y en lo catalán, lo que han pretendido hacer los autores es exponer directamente testimonios de requetés que quedaran vivos y parece ser que donde más han quedado es por esa zona. No obstante también hay testimonios de Sevilla, Jerez de la Frontera y Valladolid y creo que hay algo de Valencia; y descripciones muy ricas del Requeté en toda España. Y eso que estoy empezando.

  5. #125
    Avatar de Firmus
    Firmus está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    23 may, 10
    Mensajes
    34
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Carlismo: ¿qué me recomendáis?

    Cita Iniciado por Ordóñez Ver mensaje
    Yo te diría que sí Muñoz.
    Y tanto que sí.

  6. #126
    Avatar de Villores
    Villores está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 05
    Mensajes
    940
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Carlismo: ¿qué me recomendáis?

    Cita Iniciado por Chanza Ver mensaje
    Por supuesto que existía esa escala. Hay que tener en cuenta que durante la I Guerra Carlista, por ejemplo, los Reales Ejércitos (carlistas) contaban con lo mejor de los jefes y oficiales del Ejército fernandino, purgados por el gabinete Zea Bermúdez para facilitar el golpe de estado liberal. Hasta donde recuerdo, divisas y emblemas son, en la mayor parte de las unidades, los mismos que existían antes de 1833.

    En la III Guerra Carlista se produce una adaptación a los usos militares de la época. Pero me temo que tendrá que recurrir a la bibliografía especializada en esas guerras. Algo ya se apunta más arriba en este hilo.
    Muy oportuna la aclaración de Chanza. No perdamos de vista que el Carlismo fue un movimiento hondamente popular, pero que desde el principio contó con el concurso de lo mejor de las élites tradicionales, entre ellas la mejor oficialidad del Ejército. Zumalacárregui, Santos Ladrón de Cegama, Guergué y Yániz, Gómez Damas, etc. Dan cuenta de ello.

  7. #127
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Carlismo: ¿qué me recomendáis?

    http://www.carlistas.es/detalle_nota.php?id=563



    Hoy, programa sobre Carlismo en la COPE



    Madrid, 7 de junio. Esta noche tendrá lugar en el programa "La Estrella Polar", dirigido por José Javier Esparza, una tertulia sobre Carlismo en la que intervendrán D. Alfonso Bullón de Mendoza, D. Luis Hernando de Larramendi y D. Javier Garisoain. Se podrá escuchar a partir de la 1.30 de la madrugada, y posteriormente estará disponible el podcast para quien desee escucharlo en cualquier momento.






  8. #128
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Carlismo: ¿qué me recomendáis?

    04/06/10

    Ésta es buena: Vázquez de Mella a Azorín

    [COLOR=Black]"El pueblo no se da cuenta de que lo que necesita no son leyes, papeles (que eso es el resumen de una libertad decretada por un Gobierno: un papel); no se da cuenta de que lo que necesita no son papeles, sino bienestar, abundancia, facilidad en la vida. La verdadera libertad, la verdadera concordia y la verdadera tolerancia no las pueden crear de golpe doscientos o trescientos señores que digan sí en el salón de un Parlamento".

    Declaraciones hechas por D. Juan Vázquez de Mella a Azorín, 23 de octubre de 1906, EL CORREO ESPAÑOL.[
    Publicado por El Bandido Realista en 04:27
    Última edición por Donoso; 14/06/2010 a las 01:59

  9. #129
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Carlismo: ¿qué me recomendáis?

    El pensamiento del primer carlismo
    Tradere

    Vicente Pou
    La España en la presente crisis
    Examen razonado de la causa
    y de los hombres que pueden salvar
    aquella nación

    Francisco Canals Vidal

    Ap.C. 57203 - Pozuelo de Alarcón (Madrid) - España
    tradereeditorial@gmail.com
    TB 19. 9 junio 2010

    Una obra excepcional.

    El gran historiador Melchor Ferrer la enjuicaba como “importantísima”, para situarla como una de las tres obras
    más relevantes que sobre pensamiento político se escribieron en la España de entonces. Las otras dos lo son, según
    el referido historiador, la del mercedario Magín Ferrer, Las Leyes Fundamentales de la Monarquía española y El
    Protestantismo comparado con el Catolicismo y sus relaciones con la Civilización Europea, de Jaime Balmes. Dada
    a luz en el año 1843, se reedita por primera vez desde aquel año.
    Para esta pequeña editorial es una grandísima satisfacción el presentar y hacer accesible a sus lectores, lo que constituye
    a todas luces una de las grandes contribuciones del pensamiento tradicional español. Es nuestra intención, Dios
    mediante, proceder a publicar la obra completa de Vicente Pou, para continuar seguidamente, y en esta misma colección
    de Política, con las obras más caracterizadoras del pensamiento del primer carlismo; de donde, necesariamente,
    Magín Ferrer. Seguidamente, presentar las obras de los autores que jalonaron la inmensa corriente española a lo largo
    del siglo XVIII y primer tercio del XIX.
    El libro se pondrá a la venta a fi nales de este mes de junio. Que lo disfruten.
    Evaristo Palomar,
    Director editorial

    Editorial Tradere - Bienvenido

  10. #130
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Carlismo: ¿qué me recomendáis?

    TIRAD, PERO TIRAD SIN ODIO. LA LUCHA DE LOS REQUETÉS FUE UNA CRUZADA.


    (de cuando Carlos Hugo jugaba a ser "el Principe de la Cruzada")

    No nos avergonzamos de nuestra historia. De hecho el Carlismo es la única fuerza política que ha mantenido coherentemente su orgullo de haber participado en la guerra civil de 1936, para nosotros y nuestros combatientes una Cruzada, tal y como la definió la Iglesia Católica. Cuando el franquismo celebraba los "años de paz" y dejaba de recordar el alzamiento del 18 de julio, limitándolo a la paga extraordinaria del 18 de julio, el Carlismo continuó, como continua hoy en día conmemorando y defendiendo la legitimidad de tan magna epopeya. El felón ex-príncipe Carlos Hugo encabezó en los años 60 esa reivindicación de la Cruzada, con frases tan contundentes como la que manifestó a la revista carlista MONTEJURRA en abril de 1967: "la libertad religiosa es una traición a la Unidad de España y a los muertos de la Cruzada". Y es que si la guerra fue una Cruzada fue, fundamentalmente, gracias a los Requetés. Los herederos de los levantamientos por la legitimidad forzados por los acontecimientos políticos dejaron la legitimidad en un segundo plano "para salvar la Religión y la Patria", como dijo la orden de SMC Alfonso Carlos I, difundida por S.A.R. Don Javier, entonces Regente de la Comunión Tradicionalista. Pero no se transigió ni con la confesionalidad católica ni con el trapo tricolor que querian enarbolar la mayoría de los militares.

    El Carlismo fue de hecho el único movimiento político que realmente queria acabar con la nefasta II República. La actitud prudente en que con un principio se acogió el advenimiento de la misma (pese al fraude realmente antidemocrático que supuso, al ni siquiera tener los republicanos mayoría, y solo explicable por la cobardía de la antimonarquía usurpadora liberal) pronto se transformó en radical beligerancia. El 14 de junio, un enorme mitin carlista que abarrotaba la Plaza de Toros de Pamplona, bajo la presidencia del Marqués de Villores, jefe delegado de Don Jaime, el Carlismo "declaraba la guerra a la República" en respuesta a los primeros e intolerables ataques antirreligiosos de la misma. La Guardia Civil irrumpió en el acto y tras horas de incidentes detuvo a los oradores de dicho acto. Mientras las derechas cobardes se hacian republicanas e intentaban participar del sistema el Carlismo empezó a prepararse para la guerra. Los incidentes callejeros, los asaltos a locales rojos y separatistas y la defensa de los círculos carlistas de los mismos rojos, separatistas y policías y guardias civiles eran la tónica diaria. El 10 de agosto de 1932 un militar navarro de gloriosa estirpe carlista. el General Sanjurjo, organiza la primera intentona contra la II República.




    Ante los atropellos, la anarquía, la política anticatólica, la nueva constitución sectaria, la expulsión de la Compañía de Jesús, la laicización de la enseñanza etc., se dio permiso a los carlistas para sumarse individualmente al levantamiento. Así algunos murieron gloriosamente en los combates de la Plaza de la Cibeles en Madrid, como los estudiantes carlistas de la AET José María Triana y Justo San Miguel. Durante las semanas previas aumentó considerablemente la introducción de armas por la frontera francesa, supervisada por los propios reyes Don Alfonso Carlos y Doña María de las Nieves; armas que finalmente servirían para el triunfo inicial de 1936. El 10 de agosto de 1932, los carlistas tomaron las calles en varias poblaciones y evitaron desmanes.





    Tras el fracaso de esta primera "Sanjurjada" (decimos primera porque el Director del Alzamiento de 1936, aquel con quien pactó el Carlismo, fue el propio General don José Sanjurjo Sacanell; su temprana muerte, unida al esfuerzo curiosamente conjunto de la propaganda roja y de los aduladores del General Franco, lo relegaron pronto al olvido), la represión gubernamental, encabezada por el siniestro Manuel Azaña, fue feroz e indiscriminada. Muchos carlistas estaban ya en prisión, arbitrariamente detenidos por los republicanos; su estancia en ella se prolongó. Muchos otros que tampoco habían tenido nada que ver con la conspiración fueron detenidos en toda España, y permanecieron en prisión sin juicio tres o más meses; entre ellos Manuel Fal Conde, Enrique Barrau, Luis Redondo o el poeta malagueño José Luis Hinojosa (tal vez el más interesante de la Generación del 27, olvidado después de asesinado por los rojos el 22 de agosto de 1936). Los círculos carlistas fueron registrados y clausurados, a veces saqueados; los numerosos periódicos de la Comunión fueron secuestrados y suspendidos.





    Azaña y las logias aprovecharon también para deshacerse de cuantos mandos militares eran considerados desafectos a la izquierda, y así casi un centenar y medio fueron deportados sin juicio a Villa Cisneros, en el Sahara español. De ahí saldrían los mejores mandos de la Cruzada de 1936-1939; allí volverían al Carlismo hombres como el General José Varela. Porque aunque los rojos hicieron todo lo posible por deshacerse de los deportados (como denunciaron los diputados de la Comunión Tradicionalista: uso de un barco decrépito e insalubre, el España Nº 5, para el traslado de los prisioneros; retención sin juicio; destierro inconstitucional de más de 250 km. del lugar de residencia; hacinamiento; etc.), la presencia entre ellos de carlistas como Juan José Palomino; el Marqués de Sauceda; Mier y Terán; los hermanos Chicharro; varios estudiantes de la AET de Madrid, etc., unida a la conciencia de que luchar por España implicaba necesariamente enfrentarse al régimen tiránico, lograron que en otoño de 1932 ya se hubieran unido a la Comunión más de ochenta de los deportados.




    En 1933 la importante maquinaría de guerra que era el Carlismo va perfilándose. Los Requetés, curtidos en el diario combate callejero, en los tiroteos contra los impíos que pretenden atacar procesiones y quemar Iglesias y conventos, empiezan a prepararse para el combate militar. En enero de 1934 se publica la Ordenanza del Requeté, escrita por el entonces Coronel Varela. En marzo Antonio Lizarza Iribaren y Rafael Olazábal se entrevistan en Roma con Mussolini, consiguiendo de este armas, municiones y dinero para un levantamiento, así como la instrucción de jóvenes requetés navarros en academias militares italianas. En abril se celebra el primer acto del Quintillo, en el Reino de Sevilla, como demostración de fuerza del Requeté andaluz. El 15 de julio en Potes (La Montaña) Fal Conde pronuncia un discurso ante 10.000 Requetés señalando que "los pueblos tienen derecho a levantarse contra los tiranos". La respuesta de la juventud carlista es unánime "¡Vengan fusiles!". Hay nuevos enfrentamientos con la Guardia Civil. En el levantamiento armado de las izquierdas y los separatistas en 1934 los carlistas toman nuevamente las armas y se hacen dueños de muchas calles, evitando y combatiendo los desmanes revolucionarios. En noviembre los estudiantes carlistas de la AET organizan un gran asalto a la Facultad de Medicina de la Universidad de Madrid, acabando con la prepotencia del sindicato republicano FUE. Después vendrian nuevas manifestaciones de fuerza, como el Aplec de Montserrat, ante 40.000 carlistas y con Fal Conde anunciando la posibilidad de nuevos levantamientos. El triunfo fraudulento de las izquierdas en 1936 hace que se redoblen los esfuerzos ante una posible acometida revolucionaria. Fal Conde señala "cada vez que el Gobierno nos necesite para algo bueno para la sociedad española, no hallará mejores colaboradores, ni más abnegados, ni más leales, no por el Gobierno, entiéndase bien, sino por la Patria, cuyas penas nos parten el alma...". Lejos de aceptar cualquier conciliación o trabajo por el bien común las izquierdas revolucionarias se empecinan su carácter sectario y los carlistas se preparan para el Alzamiento, con o sin los militares. En marzo Fal Conde visita al General Sanjurjo en su prisión del Castillo de Santa Catalina. El General pone simbólicamente su espada y pide ser admitido en la Comunión. Desde aquel momento el General se convierte en jefe militar del Alzamiento. En abril SMC Don Alfonso Carlos I constituye el Estado Mayor Carlista, bajo la dirección del General Muslera, y designa a Don Javier como su representante en vísperas del Alzamiento. El Carlismo como desde el principio planea el Alzamiento para derrocar a la República. Los militares se mantienen mayoritariamente al margen. Las derechas quieren participar del sistema. Falange, partido pequeñísimo, pretende llevar a cabo una revolución nacional-sindicalista, pero pese a ser sus miembros cruelmente masacrados por los republicanos tampoco participa en las conspiraciones contra la República. Solo el execrable asesinato de Calvo Sotelo por la policía republicana lleva a moverse a algunos militares. Estos solo quieren la restauración del orden republicano. Pero el Carlismo no transige. No acepta ni el trapo tricolor ni la "dictadura aconfesional republicana". Los militares, desesperados y conscientes de que sin el Carlismo nada pueden hacer, transigen. Para los Requetés, como para los católicos españoles coherentes, la conspiración contra la República era una Cruzada contra las fuerzas sectarias que estaban masacrando con cruelísimo odio a la Iglesia Católica, en una de las mayores persecuciones religiosas de la Historia. Como Cruzados en todas las banderas de los Tercios de Requetés junto a los colores nacionales estaba la Santa Cruz de Nuestro Redentor. Junto a las banderas era el Cristoforo el que iba en vanguardia de la lucha. Católicos a machamartillo, toda la contienda armada estuvo traspasado por una espiritualidad de combate inapelable e innegable.

    Obviamente no movia al Requeté odio alguno ni violencia gratuíta. La actitud guerrera de los carlistas era análoga a la de Antonio Rivera, el Ángel del Alcazar, camarada de armas de los requetés que también defendían y que liberaron El Alcazar. El 18 de septiembre intentó rescatar una ametralladora y le volaron el brazo izquierdo que tuvo que serle amputado. Fue entonces cuando pronunció la frase que se ha convertido en resumen de una ascética para un combatiente cristiano: «Tirad, pero tirad sin odio», idea que repitió muchas veces hablando del amor al enemigo. El Carlismo no tomó represalias contra nadie y fue agente de reconciliación tras la guerra. Quienes pretenden olvidar cualquier perdón y reconciliación son los herederos de los perdedores de la guerra, los que la provocaron con su sectarismo y persecución y los responsables de los mayores genocidios del siglo XX.

    Quien quiera negar el carácter de Cruzada a la lucha de los carlistas o empequeñecer la epopeya es simplemente un cretino ignorante, enemigo de la Santa Causa de Dios, Patria, Rey. Por mucho que intenten liquidar la Verdad histórica los hechos son los que fueron. Que no se repitan solo depende de los enemigos de Dios y de España. La guerra es una situación muy dura, pero la doctrina católica enseña que puede ser Justa y necesaria. Mucho peor que la guerra es la tiranía de las sectas enemigas de Dios y de España. Que el Bendito ejemplo de los Requetés nos conforte, nos ampare y nos sirva de acicate y ejemplo.


    Web dedicada a los requetés

    Libro recomendado: Requetés: de las trincheras al olvido.

    ( Calendario de bolsillo de la C.T, año 1968)
    Publicado por El Matiner en 08:57 8 comentarios

    Etiquetas: Historia

  11. #131
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Carlismo: ¿qué me recomendáis?

    Los zuavos carlistas en Alpens


    El 8 de julio de 1873, tras año y medio de guerra en Cataluña, de duros combates, de marchas y contramarchas, la fuerza carlista que manda el antiguo zuavo pontificio, infante D. Alfonso –hermano del pretendiente al trono- y la que lidera el general Savalls, se reúnen en el pueblecito barcelonés de Alpens. El motivo es copar a la columna gubernamental del brigadier Cabrinetty (1.200 hombres, 46 caballos y 2 piezas de artillería) que avanza hacia ellos.

    Tras pernoctar, al día siguiente los carlistas abandonan el pueblo, sabiendo que la avanzadilla gubernamental vigila sus movimientos. Es una maniobra de distracción, ya que una parte de las tropas quedan a las afueras resguardadas de las vistas, mientras que otra ha tomado posiciones en el campanario y en lugares estratégicos.
    Cabrinetty cae en la trampa y entra en el pueblo, mientras los carlistas rodean todas sus salidas, obligando a sus fuerzas, acosadas por varios frentes, a ceder terreno y a refugiarse en las casas.
    Tras un duro combate casa por casa, los liberales van rindiéndose, siendo la puntilla final la propia muerte de su jefe.

    Doña María de las Nieves de Braganza, mujer del infante D. Alfonso, que acompañó a éste en toda la guerra, escribió al final de ella unas interesantes memorias. Del capítulo dedicado a la acción de Alpens, he seleccionado este pequeño texto: “Por fin, la mayor parte de las fuerzas enemigas se encerró en algunas casas, después de que se les desalojó de muchas otras. Pero lo más difícil quedaba por hacer: Una de las no ocupadas por los nuestros se había convertido en una fortaleza y allí se defendía el mayor número de republicanos….No había esperanzas de apoderarse de ellos sin artillería y si tardábamos mucho en hacernos dueños completos de la situación, era seguro que alguna columna enemiga vendría en socorro de aquella fuerza.


    El comandante de los zuavos, don Ignacio Wills, frente a dicha casa, desde la que les mandaban una lluvia de acero, consultaba con sus oficiales. ¿Debíase intentar el salto que arriesgaba entregarles casi indefensos al enemigo? Es natural que hubiera un momento de titubeo. En esto subió Wills sobre el muro, bajo la terrible descarga, y cogiendo la bandera gritó:
    -¡Zuavos! ¡Si apreciáis vuestro honor, id a coger vuestra bandera!
    Y la arrojó en medio del enemigo, saltando tras de ella y seguido, en primer lugar por el capitán Giner y simultáneamente, como una avalancha, se precipitaron también los demás zuavos, yendo con éstos también don Francisco de Borbón. El enemigo, estupefacto ante aquel inesperado salto, creyendo, probablemente, que habíamos recibido poderosos refuerzos…….Los zuavos penetraron a la bayoneta en el edificio e hicieron prisioneros a todos los que se hallaban en él.”


    Esta es la narración del momento en que, mis compañeros turlurones y yo mismo, hemos querido situar la escena en miniatura que ilustra esta actualización.
    Confeccionada a partir de transformaciones comerciales, más o menos complejas, la escena representa un homenaje a aquellos zuavos que habiendo pertenecido durante años a la guardia vaticana en Roma, una vez disuelta, abrazaron la causa carlista al ser requeridos por sus antiguos compañeros de armas, luchando y muriendo lejos de sus tierras y hogares.

    Cada uno de nosotros hemos trabajado transformando, modelando y pintando cada una de las figuras, accesorios e impedimenta varia, para finalmente situar las piezas en el terreno y darle, con técnicas aerográficas, el remate final que lleva a unificar la escena.
    Me gustaría agradecer a todos mis compañeros su desinteresado trabajo, a Carlos Canales la información sobre la bandera zuava, y finalmente a Augusto Ferrer-Dalmau el premio que tuvo a bien conceder a la obra en el pasado concurso “Los Tercios del Rey” en Toledo. A todos ¡muchas gracias!

  12. #132
    Avatar de Maestrazgo
    Maestrazgo está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    31 may, 10
    Mensajes
    20
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Carlismo: ¿qué me recomendáis?

    Yo os recomiendo ver la pelicula: Alma Aragonesa

    El carlismo no es el tema principal de la pelicula, pero se ven cosillas sueltas.

    Os dejo un video con el comienzo de la pelicula. La escena, representa el segundo levantamiento carlista en el Maestrazgo.

    [YOUTUBE]http://www.youtube.com/watch?v=i2TLX2rGVZM[/YOUTUBE]
    Última edición por Maestrazgo; 13/06/2010 a las 21:46

  13. #133
    Avatar de Mefistofeles
    Mefistofeles está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    01 oct, 09
    Mensajes
    923
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Carlismo: ¿qué me recomendáis?

    Por mi parte , para una primera aproximación al Carlismo , primero recomiendo una mínima formación en tradicionalismo hispánico, y tras ello recomiendo el cuaderno "¿Qué es el carlismo?" de Miguel Ayuso, simple y conciso. Yo en este momento me encuentro inmerso en una profundización del carlismo (gracias a ustedes, en especial al amigo ORdoñez con sus aportaciones y recomendaciones) que me tiene fascinado, y sin duda se trata cuanto menos de una filosofía vital puramente heróica , heróicamente pura y genuínamente hispana.
    TU REGERE IMPERIO FLUCTUS HISPANE MEMENTO

    El Rincón de Don Rodrigo

  14. #134
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Carlismo: ¿qué me recomendáis?

    EL CATOLICISMO EN NUESTRA HISTORIA


    Ese vínculo que une nuestra vida con la vida de la Patria nos obliga a mucho. A lo primero que nos obliga es a conocerla, y no se puede amar lo que se ignora. De aquí voy a deducir una consecuencia: que si es necesario conocer a la nación para amarla, hay que conocer su vida íntima, hay que conocer la directriz de su historia, el principio vital que ha informado su ser y todas las manifestaciones de su genio, y para conocer eso, cuando se trata de España, hay que conocer la Religión Católica.

    Pero ¿es verdad que la Religión Católica constituye el elemento predominante y directivo de la Patria y de la nación española? Para negarlo, a fin de eludir la consecuencia de la enseñanza religiosa obligatoria, hay que negar su historia, es decir, negar a España, no tengo más que trazar ante vosotros las líneas más grandes y más generales de esa historia para demostraros que la Religión Católica es la inspiradora de España, la informadora de toda su vida, la que le ha dado el ser, y que sin ella no hay alma, ni carácter, ni espíritu nacional.

    Salimos de la unidad externa y poderosa de Roma, que tendió su mano por España, cerca de seis siglos, pero ni con su inmensa red administrativa y militar, ni con la transfusión de su lengua y de su derecho, no con terribles hecatombes que dejaron pavesas y escombros en lo lugares que fueron ciudades heroicas, pudo salvar las diferencias de las razas iberoceltas y de las colonizadoras fenicias y helénicas, que, apoyadas en la diversidad geográfica, latían bajo su yugo, recibiendo su poderosa influencia, pero también devolviéndola y comunicándola en la literatura y en el Imperio. Fué necesaria una unidad más fuerte y más íntima que llegase hasta las conciencias y aunase en un dogma, en una moral y en un culto de almas, y las iluminase con la palabra de los Apóstoles, y las ungiese con sangre de mártires, y las limpiase de la ley pagana en los circos y en los concilios, estrechándolas con una solidaridad interna, que, por ministerio de la Iglesia y del tiempo, se convertirá en alma colectiva. Por eso, cuando el caudillaje militar de los bárbaros se repartió los girones de la púrpura imperial sobre el cadáver de Roma, la Iglesia se interpuso entre el godo, arriano y rudo, y el hispanorromano, católico y culto, y venció a los vencedores, infundiéndoles la fe y el saber de los vencidos.

    Cegó en los Concilios Toledanos el abismo que los separaba, formando aquel Código singular, el mejor de su época, el Fuero Juzgo, donde brotaba ya, rompiendo la corteza absolutista, el germen de la Monarquía cristiana, con la diferencia del Rey y del tirano, y se armonizaban los tres grande elementos de la civilización que empezaba: el romanismo, el germanismo y el cristianismo, superior y más poderoso que los dos. Suprimió la ley de castas y la separación familiar, sembrando la semilla de la nacionalidad en un surco tan hondo que podrá crecer y prosperar bajo las olas de la invasión musulmana. Y cuando esa invasión se desborda y las legiones sarracenas se apoderan de las islas y de las grandes ciudades del Mediterráneo, y saltan el Pirineo y hacen temblar a Europa, ¿quien salva la civilización de una catástrofe, organizando la lucha secular de la Reconquista? ¿quién la dirige? ¿de dónde salen los grandes ejércitos que van a pelear desde las montañas hasta las llanuras y de las llanuras hasta el mar? Salen de las cuevas de los eremitas y tienen su base de operaciones en los monasterios de las montañas. Esa reconquista, que es la cruzada de Occidente, no es una serie de guerras como las cruzadas de Oriente, es una sola campaña, un inmenso campo de batalla, donde se dan cita las generaciones y los siglos, guiados por el mismo plan que va trazando la Iglesia con la Cruz en el suelo peninsular. El ejército central sale de la cueva del Auseva; el de la izquierda, baja de los Santuarios de la Burunda y de San Juan de la Peña; el de la extrema izquierda recibe un impulso de los que se extienden por la Marca Hispánica y acampa en Ripoll, y el de la derecha aparecerá en la frontera de Portugal más tarde, sembrando los templos de etapas de su jornada. ¿Y que sucede cuándo los ejércitos avanzan? Alfonso II, apoyándose en algunos núcleos de resistencia que han quedado intactos en Galicia, llevará un día sus fronteras hasta el Miño; Ramiro II, las llevará, después de la memorable batalla de Simancas, hasta el Duero; Alfonso VI, las llevará hasta el Tajo, y Alfonso el Batallador, hasta las Riberas del Ebro, desde Tudela a Zaragoza; y las huestes que recorren la orilla del Mediterráneo, que tendrá que agitarse debajo de sus garras, llegarán con Berenguer IV hasta la desembocadura del Ebro, arrojando a los dominadores más allá de la Rivera de Tortosa; y las que siguen la línea del Atlántico llegaron con Alfonso Enríquez a la desembocadura del Tajo, que los lanzará a la desoladora llanura del Alemtejo. Y cuando una nueva invasión, que parece que trae el desierto y la traslada por encima del estrecho, nos ataca, todos los reyes avanzarán unánimes, porque Alfonso IX de León entrega parte de sus guerreros y se queda de reserva con los demás, y entonces será la Iglesia la que extienda sus mantos de los caballeros de sus órdenes militares para que cubran la tierra empapada con su sangre en el Centro peninsular y puedan pasar sobre ella los reyes confederados alrededor de la Cruz y llevarla en triunfo por el paso del Muradal hasta las colinas de las Navas, y descender después, con un santo que esconde el sayal del armiño, hasta el Guadalquivir, y llegar más tarde a la vega de Granada, y ponerla en sus adarves. Y no se parará allí a dormir el sueño de la victoria realizada, bajo pabellones de laurel; se asomará al mar para cautivarle y educarle con su fe y su genio, y se detendrá un momento a descansar en el pórtico de la Rábida para convertirle en pórtico de un Nuevo Mundo, y, por medio de un sublime terciario, Colón, que anda buscando dinero para una nueva cruzada, protegido por tres frailes, Fray Juan Pérez, fray Antonio de Marchena y fray Diego de Deza, y por una reina que lleva por apellido el de la Iglesia, cruzará por rumbos desconocidos el Océano y podrá el nombre de la Virgen. ofreciéndole su empresa a la carabela que dirige; el de San Salvador a la primera isla que descubre, el de Santa Cruz a la primera nave que construye en la Isabela; y al desembarcar en Cádiz, después del segundo viaje, cubrirá su cuerpo con el sayal del franciscano. Y será entonces cuando los guerreros emularán la fe de la legión de misioneros más heroicos que el mundo ha conocido; y, con el ardor del P. Olmedo o el P. Zumárraga, y Anchieta y Montoya, el gran Cortés, apenas pasado Tabasco, pondrá el nombre de Veracruz a la primera ciudad que levante el continente mejicano. Y cuando aquel glorioso aventurero, cuyo centenario vamos a celebrar, Vasco Núñez de Balboa, saliendo de Santa María de Darién con un puñado de españoles, y dominando tribus indias que le secundan o se dispersan, atraviesa, ante los mismos naturales consternados, ríos que se desbordan, pantanos que tienen la muerte en la superficie y en el aire, y selvas jamás cruzadas, itinerario que produce espanto en el ánimo de los viajeros modernos, cuando, después de exceder las fuerzas humanas, ve tenderse ante sus ojos el inmenso mar del Sur como un espejo que quiere reflejar tanto heroísmo, antes de penetrar en él con la espada en la mano o tomar posesión de sus aguas en nombre de los monarcas españoles, caerá de rodillas al lado de su Capellán Andrés de Vera, y entonará aquel Te Deum que con ellos entonará toda nuestra raza, acompañados por el murmullo solemne de las olas del Océano, que pronto va a quedar cautivo entre los brazos de nuestra costa y estrechado por nuestros genio.

    Por la Iglesia fuimos con el P. Urdaneta y Elcano a dar la vuelta la planeta, y con San Francisco Javier a evangelizar millones de hombres más allá de las fronteras donde pasaron las victorias de Alejandro.

    Por la Religión fuimos a pelear en los pantanos de Flandes, para contrabalancear el poder de la protesta, que hubiera sucumbido sin la hora trágica en que se hundió la Invencible; por ella hicimos la última cruzada de Lepanto; fué nuestra nació, como se ha dicho muy bien, la amazona que salvó a la raza latina de la servidumbre protestante, y la libertad y la moral del servo arbitrio, de la fe sin obras, de la predestinación necesaria, con los teólogos de Trento y con los tercios que pelearon en todos los campos de batalla de Europa; y nosotros fuimos los que todavía, al comenzar el siglo XIX, en las luchas napoleónicas, salvamos a Europa de la tiranía revolucionaria del Cesar, como se ha reconocido, pues fué un francés, Chateaubriand, quien dijo con razón que los cañones de Bailén habían hecho temblar todos los gabinetes europeos.

    Y en las contiendas de los siglos XIX y XX, ¿no es verdad que todo gira alrededor de la Cruz? Nuestras luchas civiles, nuestras contiendas políticas, o por afirmaciones o por negaciones, todas se refieren a la Iglesia; y nuestros enemigos de hoy mismo, si se suprimiera el Catolicismo en España, se quedarían asombrados, se quedarían absortos mirándose unos a otros, al encontrarse sin programa. El grado de odio y de opresión a la Iglesia, lo que se ha de cercenar de sus derechos, lo que se han de limitar sus facultades, ese es el programa de los que se llaman anticlericales, de modo que aún como negaciones viven en esa afirmación soberana, que es el soporte espiritual de la Patria.

    Juan Vázquez de Mella
    (Discurso en la Real Academia de Jurisprudencia, 17 de mayo de 1913)

  15. #135
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Carlismo: ¿qué me recomendáis?

    75 AÑOS DE LOS APLECS DE POBLET Y ALCALÁ DE XIVERT


    Fue un 2 de junio de junio de 1935 cuando se celebraron dos actos de gran relevancia para el carlismo catalán y del Maestrazgo. Por una parte la celebración del gran Aplec en el Monasterio de Poblet, con la asistencia de más de 30.000 carlistas llegados por diversos medios desde toda la geografía catalana. Se pronunciaron discursos por parte de los principales dirigentes nacionales y regionales (Fal Conde, José Luis Zamanillo, Mª Rosa Urraca Pastor, Joaquín Bau, Josep Bru, entre otros). Se congregaron fuerzas del Requeté con banda de cornetas y tambores, como demostración de la pujanza y fuerza que el carlismo estaba adquiriendo.

    El Círculo Carlista de Alcalá de Xivert
    Tras el acto de Poblet, parte de los dirigentes carlistas se dirigieron a Alcalà de Xivert, cuna de insignes carlistas, donde estaba organizado un gran acto tradicionalista al que asistieron más de 5.000 personas para escuchar al diputado por Castellón Juan Granell; al diputado por Zaragoza Jesús Comín; al Delegado Nacional del Requeté y diputado por Santander, José Luis Zamanillo y al Jefe Delegado de la Comunión Tradicionalista, Manuel Fal Conde. El gobernador civil de Castellón envió a Alcalà un camión de guardias de Asalto al mando de un oficial. Se dificultó en todo lo posible la llegada de carlistas a la población,
    cacheando y reteniendo a los que pretendían asistir al acto. Se vivieron momentos de fuerte tensión entre carlistas y guardias de asalto, que se agravaron por la presencia de grupos de izquierda que trataban de boicotear el mitin. La llegada de las autoridades carlistas, con la intervención personal de Fal Conde, negociando con los mandos de las fuerzas del orden, logró normalizar la situación, permitiéndose la entrada a todos los tradicionalistas, evitándose así disturbios y males mayores. Margaritas asistentes aún recuerdan como tuvieron que esconder en sus bolsos las pistolas que llevaban algunos requetés para evitar su detención.
    El alcalde cedista –y ex-socio del Círculo Tradicionalista- prohibió en el último momento la celebración del mitin en un espacio abierto de la población, por lo que se tuvo que realizar en el interior del Círculo, dificultándose el normal desarrollo del mismo dada la multitudinaria asistencia que desbordaba la capacidad del local. Este hecho desató la protesta formal del diputado por Castellón Juan Granell.
    Fue éste, sin duda, el mayor acto político organizado y celebrado por el carlismo en el Maestrazgo durante los años del periodo republicano.


    Lo Mut del Maestrat
    Publicado por CTC - HYC en 6/16/2010 08:48:00 PM 0 comentarios
    Etiquetas: Actos, Aniversarios, II República, Lugares carlistas

  16. #136
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Re: Respuesta: Carlismo: ¿qué me recomendáis?

    50 AÑOS DE CARLISMO EN VALENCIA


    Ya está próximo a salir a la venta el libro 50 años de carlismo en Valencia, del que es autor Luis Pérez Domingo. En él se realiza un repaso de los 50 primeros años de historia del Círculo "Aparisi y Guijarro" y del carlismo valenciano en general.
    Una interesante obra por la que debemos felicitar a su autor y a todos los que han colaborado en su publicación.
    Muy destacable el anexo fotográfico que se incluye en la obra, con variadas e inéditas fotografías.

    La obra se presentará públicamente el próximo otoño.
    Publicado por CTC - HYC en 6/29/2010 11:49:00 PM
    Etiquetas: Aniversarios, Asociaciones, Libros

  17. #137
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Re: Respuesta: Carlismo: ¿qué me recomendáis?

    Ramón Sales Amenós: Obrerismo y Tradición.


    Dentro del inmenso patrimonio moral, cultural y social del carlismo la figura de Ramón Sales Amenós destaca, junto a otros obreristas como el sevillano Ginés Martínez Rubio, por su singular perfil al lograr consolidar un sindicalismo obrerista radicado en la Tradición, libre de mediatizaciones políticas y patronales, en las más difíciles condiciones políticas y sociales. Para El Matiner supone el cumplimiento un deber de piedad filial el recordar y homenajear su ejemplar conducta, pues su pueblo natal, La Fuliola, se encuentra muy cerca de nuestro pueblo materno.

    Campesino y requeté, nacido en 1893 en el pueblo leridano de La Fuliola, con quince años se trasladó a Barcelona, junto con sus hermanos, al enviudar su madre. Trabajó como dependiente en unos almacenes, y en 1918 ingresó en el Sindicato Mercantil de la CNT. Al estar en desacuerdo con su ideología libertaria, en diciembre de 1919, con otros miembros del Ateneo Obrero Legitimista (Baró, Roig, Fort, Clavé, etc.), fundó la Unión de Sindicatos Libres, de la que sería líder indiscutible. En 1919, se producía una reunión en el Ateneo Obrero Legitimista de Barcelona, presidida por Pedro Roma, Miquel Junyent, el escritor Rico Ariza y el concejal Salvador Anglada. En esta reunión se decidió la necesidad de organizar un sindicato obrero, independiente, pero basado en la doctrina social del Carlismo, tal y como ya se organizó en otros lugares de España, como Bilbao (gracias al empeño de otro destacado obrerista carlista: Pedro Ullaortua), Pamplona o Zaragoza. Ramón Sales fue elegido presidente y diferentes cuadros tradicionalistas entraron en la labor sindical convirtiéndose en la élite culta del sindicato que se ocupó de la doctrina, redactar estatutos, relaciones públicas y dirigir la organización. Estos hombres fueron José Baró, Jordi Bru, Estanislao Rico, Santiago Brandoly, Domingo Farrel, Juan Laguía Lliteras, Ceferino Tarragó, Ignacio Jubert, Feliciano Baratech y Mariano Puyuelo. Los intelectuales se encargaron de la divulgación en prensa, pero los resortes de la organización fueron controlados por obreros, algo que no había sucedido en los sindicatos católicos. Sales fue un orador con un estilo claro, directo y contundente y casi siempre en catalán, porque hablaba mejor dicha lengua española.

    La Liga Patriótica Española
    Antes de la creación de los Sindicatos Libres, en 1918 y dentro del ámbito del obrerismo carlista Ramón Sales creó la Liga Patriótica Española y la Entidad Fe y Patria, grupos de combate frente a las pretensiones de la Lliga Regionalista de Francesc Cambó. En este punto el carlismo catalán se hallaba divido entre la tendencia pro-Solidaridad Catalana (es decir, los partidarios de unirse electoralmente con el regionalismo catalán derechista y burgués de Cambó), representada por el Carlismo burgués, cuyo portavoz era el periódico “El Correo Catalán” y la tendencia anti-Solidaridad, representada por el Carlismo obrero, cuyo portavoz era el periódico “La Trinchera” y de donde nace la citada Liga Patriótica Española. Para los obreros carlistas era inaceptable el concurrir electoralmente con un grupo que representaba tan claramente los intereses de la oligarquía como la Lliga Regionalista. La Liga Patriótica editó un manifiesto fundacional (“¡Viva España!”) dirigido “A todos los buenos españoles” denunciando que en “este trozo de España que se llama Cataluña” unos malvados catalanes “pretenden intervenir en la conferencia de paz [de París] para que le sea concedida a Cataluña la independencia que los villanos sueñan les llegue impuesta por el mandato de Europa”, como Cuba al mediar EE.UU. El texto exhortaba “un día y otro día a aclamar ¡Viva España! para ahogar con él las vociferaciones de esos perros separatistas”. Si bien al regionalismo derechista de Cambó no se le podía tildar de “separatista” hay que tener en cuenta que en torno a los muy heterogéneos grupos que esos años eran partidarios de la Mancomunidad concurrían algunos elementos armados claramente separatistas (los llamados “escamots”) organizados por el ex – militar español Francesc Macià y que acabarían fundando Estat Català. Los obreros carlistas de la Liga Patriótica Española opondrían la violencia defensiva frente a las pretensiones de los lliguistas y los separatistas de tomar las calles con su propaganda.

    El colectivo tuvo su sede sobre el teatro Petit Pelayo, en la Rambla (desde donde hostilizaba actos de signo nacionalista y de la Lliga), y su “grito de guerra” fue la canción “La hija de Malasaña” que cantaba en el teatro Goya la cupletista “Mary Focela” y concluía así:

    Lucho como una leona/ al grito de viva España!/ Y es que por mis venas corre/ la sangre de Malasaña”.

    Sindicatos Libres: lucha por el obrero y defensa contra el anarquismo y el socialismo.

    La denominación de “Libres” dejaba clara su independencia respecto de cualquier formación política así como respecto de la patronal, con el fin de asegurar una verdadera defensa de los intereses de los trabajadores. Como el carlista vizcaíno Pedro Ullaortua los definió “unidad de los trabajadores contra el sistema capitalista en total autonomía”. Sin embargo el carácter carlista de la doctrina que promovían era evidente, así como el legitimismo de sus miembros (y recíprocamente era enorme la cercanía de los Reyes Legítimos por dichos sindicatos). Y en su propaganda ambos aspectos quedaban claros, con la denuncia y la lucha contra separatistas, marxistas, liberales y anarquistas. Los Sindicatos Libres organizaron huelgas, bolsas de trabajo, seguros sociales y asistencia obrera. Su labor fue enorme para dignificar las condiciones de vida de las masas obreras, condenadas a la explotación por el liberalismo capitalista.

    El Sindicato Libre pronto chocó con la CNT, y también hubo de hacer frente a la Patronal, que pretendía subordinarlo a sus intereses. Sin embargo, los Libres también crearon sus grupos de autodefensa armada. No obstante, los Libres estaban naciendo (murieron 53 dirigentes a manos de pistoleros anarquistas) y la pérdida de dirigentes les hacía más daño. Para colmo, las autoridades restauracionistas en premisa de proteger el orden liberal establecido detenía tanto a sindicalistas cenetistas como Libres. Para poder contextualizar esta violencia hay que tener en cuenta que en el anarquismo el pistolerismo y la extorsión llegó a convertirse en un modus vivendi creando auténticas organizaciones gansteriles, mientras que el uso de la violencia en los Sindicatos Libres solo era ocasional y respondía a exigencias de autodefensa. El pistolero cenetista José Serra reconoce en su libro de memorias “Diario de un pistolero anarquista” que en aquellos años “los límites entre la acción revolucionaria y la rapiña eran cada vez más difusos”.

    En 1923, el Sindicato Libre contaba casi con 200.000 miembros, tres cuartas partes en Cataluña. Los Libres eran el sindicato de los trabajadores catalanes, frente a la querencia ugetista de los trabajadores emigrados de otras partes de España. El crecimiento había sido grande debido al interés de algunas agrupaciones sindicales por defender sus intereses profesionales y no preocuparles los fines revolucionarios y terroristas de los anarquistas. Estos sindicalistas se afiliaron a los Libres, como los únicos capaces de defenderlos frente a la Patronal conservadora, y el carácter no reivindicativo de los llamados sindicatos “católicos” (clericalistas).

    Durante la dictadura del General Miguel Primo de Rivera (1923-1930) se extendió por toda España como Confederación Nacional de Sindicatos Libres e igualó en afiliados a la Unión General de Trabajadores socialista, pese a que dicha sindicato era promocionado por el Directorio Militar con el cual colaboraba. Muchos dirigentes de los Libres fueron encarcelados, algunos acusados de “catalanismo” solo por redactar propaganda en catalán, mientras que los dirigentes socialistas ocuparon puestos en el Consejo de Estado, Consejo de Trabajo, Consejo Interventor de Cuentas del Estado, Comisión Interina de Corporaciones, Consejo Técnico de la Industria Hullera, Tribunal de Cuentas y otros organismos; al tiempo que luchaban contra los sindicatos Libres. Caso singular se dio en la minería asturiana, donde la mayoría de los mineros eran carlistas y por presión de los dirigentes socialistas se prohibió cualquier tipo de sindicación que no fuese en la UGT.

    La relación con los sindicatos “católicos” (clericalistas) fue difícil, debido a como hemos señalado a su carácter poco reivindicativo. Los Libres siempre dejaron claro que su acción iba en defensa estricta de los derechos profesionales del obrero y no se iban a plegar jamás a los intereses de los empresarios, como había pasado con algunos sindicatos profesionales y “católicos”, que habían nacido por el patrocinio de algunos notables conservadores (como el Marqués de Comillas) y se sentían obligados a defender el orden constituido.

    No obstante, los católicos-libres fundados por los dominicos (el Beato José Gafo y Pedro Gerard) habían mantenido una postura más combativa en los intereses obreros y mantenían un buen diálogo con los carlistas. Estos sindicatos tenían casi su única fuerza en la región vascongada y en Navarra por lo que la simbiosis carlista y sindicalista se daba en muchas zonas como Azpeitia. Esta amistad se prolongaría de tal modo que en 1924 en el congreso de Pamplona decidieron fusionarse en la Confederación Nacional de Sindicatos Libres.

    Persecución y martirio
    Tras la proclamación de la Segunda República, comenzó una represión feroz contra el Sindicato Libre, auspiciada por el abogado ex-cenetista y presidente de la Generalidad de Cataluña, Luis Companys, del partido ERC que suscribió el llamado Pacto del Hambre, por el cual la patronal acordó con la CNT y la UGT no contratar a ningún trabajador afiliado a los Sindicatos Libres. Unos 4.000 trabajadores catalanes fueron afectados por dicha medida, quedando más de 200 que por edad no pudieron trabajar nunca más condenados a la pobreza y a la marginalidad.

    Ramón Sales tuvo que exiliarse a Francia, donde vivió de albañil y otros oficios. En 1935 volvió a Barcelona en la clandestinidad. Su ausencia determinó una infiltración de elementos del Bloque Nacional de José Calvo Sotelo en los mismos, lo que provocó ciertas divisiones en el sindicalismo carlista.

    Capturado por milicianos de la CNT en la primavera de 1936, se escapó el 19 de julio y volvió a huir a Francia. Retornando de nuevo para organizar la quinta columna barcelonesa fue capturado el 30 de octubre y descuartizado vivo en las Ramblas, ante las oficinas de Solidaridad Obrera: "Encadenaron los pies y las manos de Sales a cuatro camiones. Acto seguido los camiones emprendieron la marcha, en direcciones distintas."

    Con el estallido del Alzamiento el 18 de julio, algunos miembros sindicales consiguieron unirse a los sublevados. Entre ellos, Augusto Lagunas, Ramón Colom y Pedro Navarro murieron en combate, otros como José Baró, Jaume Fort y Anselm Roig fueron fusilados por la FAI-CNT.Nuestra más sentida deuda de gratitud al mártir de la lucha por los derechos de los trabajadores Ramón Sales Amenós.



    ( Propaganda de los Sindicatos Libres: su encarnación persigue al anarquismo, el separatismo, la masonería, el comunismo y el judaísmo)

    El Piquete. Página obrera carlista

  18. #138
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Re: Respuesta: Carlismo: ¿qué me recomendáis?

    APOSTILLAS A UN ANTEPROYECTO DE ESTATUTO VALENCIANO, JULIO DE 1931



    Este artículo firmado por Juan Soler García fue publicado en el nº 444 del semanario valenciano "El Tradicionalista" con fecha del 16 de julio de 1931.
    Pinchar sobre la imagen para ampliarlo y poder leerlo.

    Sin duda un documento interesante, que nos muestra cómo los problemas y debates de ayer siguen muy presentes en la actualidad.

    Publicado por CTC - HYC en 7/06/2010 01:28:00 PM 0 comentarios
    Etiquetas: Documentos, Fueros, II República

  19. #139
    Avatar de Villores
    Villores está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 05
    Mensajes
    940
    Post Thanks / Like

    Re: Carlismo: ¿qué me recomendáis?

    El llamado blog "Carlismo Historia y Cultura" del que se han puesto varios enlaces en este hilo hay que tomarlo con muchísima cautela porque cada vez es mayor el número de mercancias averiadas que están colando. Al margen de las noticias sesgadas y cuidadosamente manipuladas de lo que tenga que ver con la actualidad del Carlismo --curioso método histórico marxista usado en un blog que se dice carlista--, las querencias prohugonotes de dicho blog (y eso que paradójicamente si algo de valor tiene ese blog es gracias a las aportaciones documentales de una margarita sixtina del Reino de Valencia) son excesivas. El último ejemplo lo tenemos con la publicación de un delirante artículo contra los Sindicatos Libres y contra los carlistas catalanes que los promovieron, atreviéndose a contar la infamia de que Ramón Sales fue expulsado de la Comunión Tradicionalista y el disparate de que Don Jaime ordenó a los carlistas a salirse de los Libres a instancias ni más ni menos que del mindundi anarquista Ángel Pestaña porque practicaban el pistolerismo (se dá la circunstancia de que Don Jaime de incognito participó con el Requeté en varios tiroteos, con muertos de por medio, contra los revolucionarios). Vamos, la mentira huguista de que Don Jaime, el Rey carlista que más alabó la bandera roja y gualda, era un rojo, por eso venia cualquier capullo revolucionario a verlo y su opinión valía más que la de todos los carlistas de España. Lamentable que se prodiguen esas mentiras.

  20. #140
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Re: Carlismo: ¿qué me recomendáis?

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Lo que dijo Pemán

    Deja un comentario »

    Dijo una vez José María Pemán: “España os debe un homenaje de gratitud y de justicia a vosotros, hombres de la Comunión Tradicionalista, que durante un siglo habéis permanecido, con la terquedad incomprendida de vuestra convicción, firmes, a pie quieto, en el mismo punto a donde el mundo, después de un largo rodeo y desengañado, empieza a llegar ahora escarmentado y convencido. España os debe un homenaje de gratitud, digo, porque si en estos momentos de ruina España tiene un ideal puro, y una tesis íntegra, y un sistema de conjunto a donde volver los ojos, es porque vosotros, por encima de toda claudicación, habéis sabido mantener ese ideal, esa tesis y ese sistema. “. Con todo, en La Historia de España contada con sencillez se explayó todavía mejor.

    Pemán fue un excelso gaditano y eso es decir mucho, pues Cádiz ha sido, es y será cuna de talentos. Además, según el rockero Silvio, en Cádiz era donde estaba la gracia mientras que en Sevilla lo que había era guasa. El problema de Pemán es que, como Donoso Cortés y José Calvo Sotelo, tropezó en la misma piedra y puso su enorme lucidez al servicio de la usurpación.
    Aparte, el problema al que someten a Pemán es el canallesco olvido de las instituciones por uno de los mejores hombres de letras que ha tenido España en los últimos tiempos.
    Nosotros, carlistas del siglo XXI, recogemos lo mejor de nuestros mayores y aprendemos de los errores del pasado. Como avanzadilla perenne de esa España genuina que no quiere morir, una vez más tendemos la mano a todos aquellos españoles de buena voluntad que como Pemán supieron hablar a las claras, pero teniendo siempre presente el legitimismo para que no se vuelva a tropezar.

    El marqués de Almedina
    Tags: carlismo, Pemán


LinkBacks (?)

  1. 03/10/2011, 04:35

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. El liberalismo es pecado
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 72
    Último mensaje: Hace 3 semanas, 23:56
  2. la famosa y falsa cita de Marx sobre el carlismo
    Por Juan del Águila en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 03/09/2018, 18:44
  3. Una joyita olvidada: el Ripalda
    Por Hyeronimus en el foro Religión
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 30/04/2007, 21:13
  4. SociologÍa Del Carlismo
    Por Litus en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 14
    Último mensaje: 27/02/2007, 16:12
  5. Aproximaciones al carlismo
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 09/11/2005, 13:48

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •