Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 16 de 16
Honores4Víctor
  • 1 Mensaje de ALACRAN
  • 1 Mensaje de ALACRAN
  • 1 Mensaje de ALACRAN
  • 1 Mensaje de ALACRAN

Tema: Vandalismo sacrílego de curas pro-etarras en la cárcel de Zamora (año 1973)

  1. #1
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,654
    Post Thanks / Like

    Vandalismo sacrílego de curas pro-etarras en la cárcel de Zamora (año 1973)

    Asomarse a indagar sobre lo que hoy queda sobre este antiguo tema de los sucesos provocados por curas pro-etarras vascos en la cárcel de Zamora en 1973 (azuzados por sus propios obispos, como cómplices necesarios), hoy y desde hace décadas, es inabordable al ser insufrible cruzar entre la selva de slogans de la perrera mediática rojo separatista adueñada de Internet, ladrando espumarajos para gente aun más cretina que ellos.

    Tampoco esperamos textos sobre la famosa “cárcel de Zamora” de gente medianamente decente y menos aún “católica” o eclesiástica pues todos estos temas vienen hoy (si es que vienen) tratados desde una perspectiva de autocensura, maniqueísmo burdo, prejuicio, desinformación y tendenciosidad ya no indignante sino vomitiva, dirigida a un público que toman por imbécil o ignorante supino. Eso sin contar con que los sucesos quedan cada vez más lejanos y menos gente puede dar información y tener juicio medianamente veraz que se alimenta de tópicos incuestionados por el sistema.

    Como veremos hubo vandalismo sacrílego de los propios curas vascos, pues como se leyó en la prensa de entonces reproduciendo la NOTA DE LA DIRECCIÓN GENERAL DE INSTITUCIONES PENITENCIARIAS de 15 de noviembre de 1973:

    “EL BALANCE TOTAL DE LOS DESPERFECTOS causados fue de 200 cristales rotos, DESTROZADOS un televisor, tres radiadores de calefacción, 15 aparatos sanitarios, 2 sillas, 3 mesas, 2 colchonetas y TODOS LOS ORNAMENTOS DE CAPILLA, incluyendo el estuche para el cáliz y el mueble que servía de ALTAR y al que prendieron fuego. (...)

    Suerte tienen, además, de que por respeto a la Iglesia, la prensa de la época no incidiera más en el vergonzoso hecho.

    ***
    Históricamente, como fondo de aquel conflicto de la Iglesia vasca y el Régimen de Franco, se halla el nuevo sesgo político que dio a la Iglesia el Vaticano II desde principios de los años 60. El problema de la colaboración de la Iglesia con el separatismo vasco, con evidentísima e inexcusable complicidad vaticano-episcopal hubiera sido inexistente de haber continuado la Iglesia sus principios y doctrina tradicional en materia política y de colaboración con los Estados católicos, vigente hasta entonces (Pío XI, Pío XII, y anteriores Papas).

    Como marco histórico de la época (apróx. 1968-1973), hay que reseñar a Franco y Carrero Blanco al frente del Gobierno español, y a Pablo VI, el nuncio Dadaglio y el cardenal Tarancón como manejadores en la sombra de la trama de la Iglesia española; y a los pro-etarras Cirarda, y Añoveros, como “mandamases” en Bilbao (Cirarda era obispo de Santander y a la vez “Administrador apostólico” nombrado ex profeso por Pablo VI, saltándose el procedimiento del Concordato para fastidiar a Franco creando el problema vasco, tras morir el venerable Monseñor Gúrpide), así como el dúo Argaya-Setién en San Sebastián.

    Por lo que respecta a la diócesis de Zamora; dada allí ya la problemática “vasca”, desde 1968, Roma nombró obispo al progresista catalán Ramón Buxarrais, en otoño de 1971; el cual no llegó a estar ni dos años pues hubo de salir por la puerta de atrás (se le nombraría obispo de Málaga) tras un conflicto en 1973 con su cabildo, que protestó indignado por unas charlas “revolucionarias”, en que Buxarrais invitó a la élite progresista clerical (Padre Llanos, Díez Alegría, el obispo guipuzcoano Setién...); inicialmente, él se puso bravucón con su cabildo, implantando la censura a todo eclesiástico de la diócesis... pero llevó las de perder, pues el cabildo no cedía y el conflicto era irresoluble sin su cese. Una vez alejado Buxarrais, Zamora quedó vacante (como muchas diócesis en la época) y pasó a tener a mons. Briva, obispo de Astorga como “Administrador Apostólico”. Así pues, estaba Zamora sin obispo durante los sucesos de 1973 (... bueno, ya estaba bien servida con el bilbaíno Añoveros y el guipuzcoano Setién, para el caso).

    ***

    El punto concreto que servía de disculpa a la belicosidad vasca consistía en el modo de aplicación del Concordato de 1953, que decía claramente:

    (...) 16. 5. En caso de detención o arresto, los clérigos y religiosos serán tratados con las consideraciones debidas a su estado y a su grado jerárquico.

    Las penas de privación de libertad serán cumplidas en una CASA ECLESIÁSTICA o religiosa que, a juicio del Ordinario del lugar y de la Autoridad judicial del Estado, ofrezca las convenientes garantías; O, AL MENOS, EN LOCALES DISTINTOS DE LOS QUE SE DESTINAN A LOS SEGLARES, a no ser que la Autoridad eclesiástica competente hubiere reducido al condenado al estado laical.

    https://www.vatican.va/roman_curia/secretariat_state/archivio/documents/rc_seg-st_19530827_concordato-spagna_sp.html

    -Obsérvese cómo el Concordato no excluía cumplir la condena en cárceles; por otra parte, para las casas religiosas exigía suficientes garantías de la autoridad judicial; y SOLO PROHIBÍA TAXATIVAMENTE que estuvieran mezclados en prisión CON SEGLARES. Por ello el cumplimiento de la pena de un eclesiástico en la cárcel era perfectamente legal, SIEMPRE QUE estuviera SEPARADO DE PRESOS COMUNES. Caso que se daba en la cárcel de Zamora (o en otra cualquiera habilitada). Así que no tenía razón de ser las críticas episcopales.

    -Por otra parte, en el Concordato de 1953 jamás se concibió el terrorismo y subversión política de religiosos como motivo para delinquir; el modo de cumplimiento de condena estaba concebida para eclesiásticos que hubieran cometido delitos comunes (robo, lesiones, homicidios, falsedades, etc) para que en el silencio de casas religiosas purgaran su pena con la oración y penitencia.

    Pero en ningún caso se pudo imaginar en “religiosos” alborotadores, de cerebro lavado, díscolos, ideologizados, ateos, insumisos, desobedientes, protestones y dispuestos a alborotar permanentemente, y más en cuadrilla. Si ése hubiera sido el caso, ese tipo de religiosos habría ido a chirona sin más contemplaciones. (Aunque, siendo lógicos, de haberse sabido no hubiera habido ni Concordato, obviamente). Es que un tipo tal de religioso se sobreentendía que habría sido despojado del estado clerical. Pero eso, que habría sido lo lógico, nunca sucedió tras el Vaticano II. El mundo al revés.

    - Respecto a los obispos vascos sobre sus curas presos en Zamora, el asunto es sencillo: ejercían como auténticos abogados defensores; no eran imparciales; no condenaron jamás sus delitos (de terrorismo, básicamente); ejercían de voceros por y para la subversión y la prensa subversiva, de agitadores ante la opinión pública, escandalizada por su causa. Si se les criticaba, apelaban a la autoridad que les daba Roma, Pablo VI y el Vaticano II. Mantenían una doble moral ante el Concordato, manipulándolo a su antojo: cuando les convenía era malo (“nacional-catolicismo”, “intromisión del Estado en la Iglesia”... ), pero para otras cosas les era utilísimo (cumplir condenas en casas religiosas, trato privilegiado frente al resto de reclusos, inmunidad ante el Estado, prohibición de entrar la policía en locales religiosos).

    ***

    De lo poco salvable, con las prevenciones oportunas por su sectarismo vaticanista y sesgo contrario al Régimen del 18 de Julio, vigente entonces, se halla un artículo de Vicente Cárcel Ortí (año 1997), del que tomamos el contexto básico, pero haremos las necesarias matizaciones, contradicciones y sobre todo destacando sus conscientes omisiones y silencios. Él escribe ya para gente manipulable por no haber vivido aquellos hechos y puede permitirse silenciar y matizar datos que variarían el sesgo de lo que afirma. Escribe en sentido corporativo: como eclesiástico y para justificar a eclesiásticos y para lectores simpatizantes de eclesiásticos (... los vaticano-segundistas, obviamente que son todos). No hablará de la postura de un Guerra Campos o de la Hermandad Sacerdotal, o no digamos ya del propio Régimen del 18 de Julio.

    Observar de pasada, como (pues entre curas anda el juego y con unos mismos intereses de clase), en ningún momento, ni entonces ni ahora, hay una mínima vergüenza de curas y obispos normales ante sus colegas delincuentes y terroristas; en vez de pedir perdón, en general, los eclesiásticos relatores de aquellos hechos dan la impresión de verlos meritorios, y parecen orgulloso de contarse entre ellos.

    Bien, pero algunos ni somos eclesiásticos ni los curas modernos metidos a “historiadores” nos caen simpáticos.

    Pasamos a analizar el texto (tendencioso) de V. Cárcel Ortí, situándonos en el año 1968:
    https://summa.upsa.es/high.raw?id=0000005935&name=00000001.original.pdf
    Última edición por ALACRAN; 18/03/2021 a las 21:35
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  2. #2
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,654
    Post Thanks / Like

    Re: Vandalismo sacrílego de curas pro-etarras en la cárcel de Zamora (año 1973)


    I. PRIMERA PARTE: LA CÁRCEL «CONCORDATARIA» DE ZAMORA

    VICENTE CÁRCEL ORTÍ

    (LOS SUBRAYADOS DEL TEXTO Y LA CRÍTICA EN ROJO SON MÍOS


    1. Procesos políticos contra (*) sacerdotes vascos

    Mucha desfachatez, hablar de procesos “políticos”. Muchos delitos fueron cometidos por curas delincuentes y terroristas (como los etarras Echave y Calzada, condenados del Consejo de Guerra de Burgos a decenas de años de cárcel).

    ¿Y qué es eso de procesos “contra”...? Y el terrorismo de aquellos eclesiásticos, ¿“contra” quiénes se dirigía, sino “contra” policías, guardias civiles, taxistas y similares?


    Conocemos con precisión Ia historia del nacimiento y desarrollo de esta cárcel gracias a un comunicado hecho público en 1973 por los obispos de Bilbao, San Sebastián y Segovia sobre gestiones realizadas en relación con los sacerdotes recluidos en Ia prisión de Zamora
    .

    El 15 de enero de 1965 el obispo de Bilbao, D. Pablo Gúrpide, accedió a Ia petición formulada por el presidente del Tribunal de Orden Público (TOP) y Ie concedió autorización, según Io establecido en el concordato, para proceder contra el sacerdote Alberto Gabicagogeascoa Menchaca, por supuesto delito de propaganda ilegal en homilía leída en dos iglesias.

    El 7 de febrero de 1968 el TOP remitió al obispo testimonio de Ia sentencia dictada contra dicho sacerdote, rogándole comunicara al TOP el convento o casa religiosa en que pudiera ser recluido para el cumplimiento de Ia pena de noventa y siete días.

    El 11 de mayo de 1968, ante el silencio prolongado del Obispado debido a las múltiples e infructuosas gestiones realizadas ante diversos monasterios y conventos, el TOP volvió a dirigirse al obispo de Bilbao, urgiéndole indicara a Ia mayor brevedad posible el lugar en que habría de ser internado el penado. El 14 del mismo mes de mayo el obispo contestó al TOP, comunicándole que el lugar escogido era Ia abadía cisterciense de Dueñas, en Venta de Baños (Palencia).

    El 4 de junio el abad comunicó al obispo el ingreso del mencionado sacerdote, pero participándole que permanecería en dicha abadía en plan residencial, ya que no reunía condiciones para un internamiento penal, ni era misión de los monjes realizar una labor de vigilancia y custodia de dicho sacerdote, por Io que el abad declinó en tal sentido toda responsabilidad. Pero Ia presencia del sacerdote creó grandísimos perjuicios e inconvenientes, por Io que el abad pidió al obispo, el 2 de julio, que el sacerdote saliera cuanto antes de Ia abadía.
    Es decir, el tal cura Gabica... se comportaba de modo tan nefasto que los monjes de Dueñas exigieron que se lo quitaran de encima. Muy “ edificante”...

    Parece que a los monjes decentes los inconvenientes y perjuicios no se los creaba Franco sino los proetarras.

    Después de mantener conversaciones con el obispo de Bilbao y con el presidente del TOP, el subsecretario de Justicia propuso el 5 de julio Ia solución del ingreso de dicho sacerdote en un establecimiento penitenciario, en local distinto al destinado a los seglares. Entre tanto, el 6 de julio el pro-vicario general del Obispado, por delegación y mandato específico del obispo, transmitió al presidente del TOP el ruego encarecido de que solucionara al monasterio de Dueñas el grave problema planteado, ofreciendo para ello una doble salida: o bien montar en el monasterio Ia debida guardia para evitar abusos, o bien trasladar al sacerdote a otro lugar, tal como Io permitía el art. 16, 5.0 del Concordato.

    El 26 de julio el presidente del TOP comunicó al obispo que, siguiendo las indicaciones de su escrito del 6 de julio, había decretado el ingreso del sacerdote en Ia Prisión Provincial de Zamora, con las prevenciones prescritas en el art. 16 del Concordato.

    Por esas mismas fechas —el 29 de julio de 1968— se dio un caso análogo: el obispo de Bilbao comunicó al gobernador civil de Vizcaya que daba su conformidad para que a varios sacerdotes diocesanos, sancionados con arresto supletorio por impago de multas impuestas por Ia autoridad gubernativa provincial, pudiera aplicarse Ia segunda parte del párrafo 5." del art. 16 del Concordato, por no haber obtenido resultado favorable las gestiones realizadas en orden a hallar una casa eclesiástica o religiosa para tal fin. El obispo aceptó también que dichos sacerdotes pudieran cumplir su arresto en Ia cárcel de Zamora o en contra que el presidente del TOP comunicara oportunamente

    Por consiguiente, desde 1968 Ia Prisión Provincial de Zamora quedó muy vinculada a Ia agitada historia religiosa de Bilbao, pues en ella cumplieron su sentencia o sanciones gubernativas no pocos sacerdotes y algunos religiosos de dicha diócesis, y en ella continuaron recluidos, en cumplimiento de sus penas, cinco sacerdotes diocesanos de Bilbao desde el año 1969.


    2. Los comienzos de Ia cárcel «concordataria»

    De todo Io expuesto se ve con claridad que, en los primeros casos, tanto el ministerio de Justicia, a través del subsecretario, como el gobernador civil de Ia provincia se dirigieron al obispo para que tuviera a bien comunicar el convento o casa religiosa en el que los sacerdotes condenados o sancionados hubieran de ser recluidos. En vista de Ia dificultad de encontrar conventos dispuestos a realizar tan desagradable función y de los incidentes surgidos en el monasterio de Dueñas, EL OBISPO DE BILBAO ACCEDIÓ a que se pudiera aplicar Ia parte segunda del párrafo 5." del artículo 16 del Concordato. ASÍ COMENZÓ LA LLAMADA «CÁRCEL CONCORDATARIA DE ZAMORA».

    Como se comprueba, mientras el venerable monseñor Gúrpide era obispo de Bilbao no hubo ningún problema: Todo se complicó con la llegada de Cirarda, nombrado ex profeso por Pablo VI, para liar el tema vasco, al margen del Concordato (nombramiento “extraordinario”, para que Franco, por la vía ordinaria de nombramiento, no lo obstaculizara).

    Quede claro que mons. Gúrpide dio el visto bueno a la cárcel “concordataria” de Zamora.


    Posteriormente, Ia autoridad judicial procedió sin solicitar previa conformidad del ordinario. En efecto, en ninguna de las repetidas ocasiones en que Ia autoridad judicial competente —TOP o capitanía general de Ia VI Región Militar— procedió a Ia reclusión de sacerdotes o religiosos de Ia diócesis en Ia mencionada cárcel, se solicitó Ia conformidad del ordinario de Bilbao, sin que conste tampoco de que éste urgiera el cumplimiento de lo estipulado en el concordato sobre el previo acuerdo entre el ordinario del lugar y Ia autoridad judicial para Ia designación del lugar de cumplimiento de las penas de privación de libertad de los clérigos.

    ¿”Posteriormente...” ¿cuándo? ¿Acaso desde el 20 de noviembre de 1968, en que tomó posesión Cirarda?

    Muy curioso el cambio de perspectiva. El caso es que el Régimen de Franco seguía siendo el mismo, antes y después que Cirarda. Segurísimamente, el problema fue la llegada de este tipo a Bilbao, teledirigido desde el Vaticano...

    Sin embargo, en 1969, tras laboriosas y largas gestiones, el entonces administrador apostólico de Bilbao, Mons. Cirarda, consiguió que los sacerdotes y religiosos recluidos en Zamora pudieran acabar el cumplimiento de sus penas en el noviciado de los jesuitas de Villagarcía de Campos. Tres sacerdotes bilbaínos y varios religiosos acogieron voluntariamente esta medida, mientras que otros seis sacerdotes renunciaron a valerse de ningún privilegio del concordato, pidiendo el cumplimiento de sus penas en compañía de los demás presos políticos

    Se gestionó y obtuvo de Ia Dirección General de Prisiones Ia instalación de Ia calefacción en alguna dependencia de Ia cárcel destinada a sacerdotes, así como facilidades para que pudieran cursar estudios universitarios.

    Ningún problema, todo perfecto: pero, ojo, que ahora entran en escena dos “religiosos” etarras condenados en firme, Echave y Calzada, tipos peligrosos para los que no sirve un simple convento (y mucho menos vasco) del que puedan huir (la autoridad judicial no da el visto bueno), obviamente, y a esa “irregularidad” apelarán ya constantemente los obispos vascos...

    En 1970 el obispo de San Sebastián realizó las oportunas gestiones ante el capitán general de Ia VI Región Militar para solicitar —a petición del interesado— el traslado del reverendo J. Echave a un monasterio, ofreciéndose él mismo como garante del cumplimiento de las normas disciplinares que se establecieran para el tiempo de su reclusión.

    En 1971, atendiendo a nuevas peticiones de los sacerdotes Echave y Calzada, el obispo de San Sebastián (Argaya) y el obispo administrador apostólico de Bilbao (Cirarda) gestionaron ante diversas autoridades—ministro de Jornada, ministro de Justicia, presidente del Tribunal Supremo, capitán general de Ia VI Región, autoridades provinciales— el traslado de dichos sacerdotes a una casa religiosa.

    Nuevas gestiones hizo en 1972 el obispo de San Sebastián para buscar conventos dispuestos a recibir al Rvdo. Echave; hizo una nueva petición al capitán general, para que fuera trasladado al convento de Jumilla (Murcia). El capitán general respondió negativamente, alegando especial peligrosidad.

    Gestiones reiteradas, hasta nueve veces, del obispo de San Sebastián ante el capitán general de Burgos, teniente general presidente del Consejo Supremo de Justicia Militar, y nuncio apostólico, pidiendo se cumpliera el párrafo 5.º del artículo 16 del entonces vigente Concordato, en Io que se refería al mutuo acuerdo del ordinario del lugar y de Ia autoridad judicial para Ia designación del lugar en el que los clérigos habían de cumplir condena.

    ¿Por qué no da nunca el historiador las razones motivadas de las autoridades civiles? Podemos imaginárnoslas.

    El caso es hacer ver lo “misericordiosos” que eran aquellos maliciosos obispos y lo “fascistas” que eran aquellas autoridades franquistas, obviamente.


    3. Gestiones de los obispos Añoveros y Argaya en favor de los sacerdotes detenidos
    El 3 de mayo de 1972, y a petición de los sacerdotes Echave, Calzada y J. Sánchez, el obispo de Bilbao, Mons. Añoveros, acudió a Zamora y visitó en Ia cárcel a los tres sacerdotes citados, quienes pidieron su intervención para lograr:

    l.° Indulto parcial para el Rvdo. Nicolás Tellería (a petición de todos sus compañeros sacerdotes de Ia cárcel), por su edad, estado de salud y por haber cumplido ya más de Ia mitad del tiempo de su condena.

    2.º Casa religiosa para Echave y Calzada.

    3.º Casa religiosa para J. Sánchez, en el caso de que resultara condenado en su próximo juicio

    El obispo de Bilbao realizó las gestiones convenientes —ante el ministro de Justicia, ministro del Ejército y capitán general de Burgos—, pero solamente tuvo resultado positivo Ia petición en favor del sacerdote J. Sánchez, quien, después del juicio, acabó su condena en el convento franciscano de Olite.

    Es decir: dos religiosos, Echave y Calzada, peligrosos terroristas cumpliendo condenas larguísimas, debían ir a vivir a un convento... se supone que para fugarse al día siguiente... y seguir colaborando con ETA, ¿no?

    El 20 de noviembre de 1972, a petición de los obispos de San Sebastián y de Bilbao, Ia Comisión Permanente del Episcopado Español designó una comisión especial —integrada por el cardenal Bueno Monreal, arzobispo de Sevilla, y los obispos de San Sebastián, Bilbao y Zamora— que visitó al ministro de Justicia, en presencia del director general de Asuntos Eclesiásticos, y Ie presentó cuatro peticiones:

    1.a Que desaparezca Ia prisión de Zamora para sacerdotes.

    2.a Que no se separe a los sacerdotes penados de los demás presos, ya que dicha separación constituye de hecho una pena más aflictiva.

    3.a Que los sacerdotes puedan cumplir su condena en casas religiosas.

    4.a Que el Gobierno tenga alguna acción de benevolencia para con todos los presos.

    Los obispos eran muy dueños de pedir... y las autoridades muy libres en negar, ya que el consenso que pedía el Concordato no existía, de facto...

    Y menos aún con tanto obispo beligerante y cansino, que daba a entender que lo que buscaba era más que a cumplimiento de condenas, liberarlos por las buenas o por las malas.

    Por cierto, curioso caso el de que estar separados aquellos curas revoltosos de los demás presos, con muchas más comodidades que ellos, les supusiera “pena aflictiva”... salvo que les doliera no poder predicarles, decirles misa o rezarles el Rosario... que no parece fuera el caso.

    A estas peticiones, el ministro contestó, entre otras cosas, que:

    1.º El Gobierno no tenía mayor interés en conservar Ia cárcel de Zamora para sacerdotes.

    2.º El Concordato vigente PROHIBE CLARAMENTE poner a los clérigos juntamente con otros penados.

    3.º Que el Gobierno debía tomar las propias precauciones sobre Ia convivencia de los sacerdotes con el resto de Ia población penal, porque consideraba peligrosos a algunos de estos sacerdotes; que estudiaría Ia ultima propuesta de los obispos, si bien las casas religiosas no ofrecían garantías de seguridad

    TODO CORRECTO, PUES...


    (continúa)
    Última edición por ALACRAN; 18/03/2021 a las 21:08
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  3. #3
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,654
    Post Thanks / Like

    Re: Vandalismo sacrílego de curas pro-etarras en la cárcel de Zamora (año 1973)

    Continua el texto:


    (...) A Io largo de 1973, los obispos de Bilbao y San Sebastián solicitaron del presidente del Gobierno y de varios ministros que los sacerdotes recluidos en Zamora pudieran ser trasladados a casas religiosas, ya que Ia tensión psicológica de los mismos se iba haciendo insostenible. En el mes de febrero el obispo de Bilbao escribió al ministro de Justicia, recordándole las peticiones formuladas y pidiéndole noticias.

    Eso de la “tensión psicológica” de los curas es una argucia del historiador; lo que ocurre es que entramos ya en 1973 y quiere predisponer al lector actual a la “comprensión” de la inminente revuelta carcelaria.

    Previamente para ello ya ha se ha encargado de recargar e incidir en las cansinas peticiones (y repeticiones) de los obispos vascos. Pero no olvidemos que el fondo del asunto episcopal vasco era luchar y acabar con el Régimen del 18 de Julio y lograr una Iglesia “vasca” en un Estado vasco.


    Los obispos de San Sebastián y de Bilbao presentaron de nuevo, en marzo, a Ia Comisión Permanente del Episcopado Ia situación de los sacerdotes de Ia Prisión de Zamora. En mayo se presentó al presidente de Ia Conferencia Episcopal Española una relación de Ia conversación mantenida con el ministro de Justicia y del resultado obtenido. En julio el obispo de Bilbao visita al presidente del Gobierno, pidiéndole Ia supresión de Ia cárcel de Zamora para sacerdotes, el traslado de éstos a casas religiosas y un indulto general.

    Por estas mismas fechas, el obispo de San Sebastián realizó por su parte análogas gestiones ante el ministro de Justicia. Ante Ia posibilidad de conseguir el traslado a casas religiosas, se hicieron gestiones ante los superiores de diversos conventos, y se consiguió Ia respuesta afirmativa de algunos para acoger a sacerdotes penados.

    El 10 de agosto el obispo de San Sebastián, en nombre propio y en el del obispo de Bilbao, visitó al ministro de Jornada, pidiéndole indulto para los sacerdotes que tenían menor condena pendiente y Ia salida a casa religiosa para los que tenían mayor condena. Le rogó asimismo se concediera amnistía o se prodigara el indulto para los reclusos no sacerdotes.

    Los obispos solicitaron a los sacerdotes encarcelados en Zamora su consentimiento escrito para tramitar ante las autoridades del Estado su traslado a casas religiosas. Todos ellos, a excepción de uno, contestaron afirmativamente.

    El 12 de septiembre, y a petición de los propios sacerdotes, los obispos de Bilbao y auxiliar de San Sebastián los visitaron en Ia cárcel de Zamora. Fue ésta Ia primera vez en Ia que los sacerdotes de Ia diócesis de Bilbao, con Ia excepción mencionada el mes de mayo, admitieron Ia visita de su obispo.

    El 13 de septiembre, en reunión celebrada en Loyola con asistencia también de sus vicarios generales, los obispos de San Sebastián y de Bilbao, acordaron dirigir cartas al presidente del Gobierno, ministro de Justicia y ministro de Asuntos Exteriores, recordándoles las conversaciones habidas y las peticiones que anteriormente les habían sido formuladas. El 19 de septiembre, los obispos de San Sebastián y Bilbao presentaron una vez más, ante Ia Comisión Permanente del Episcopado, el problema de los sacerdotes encarcelados en Zamora. Se tomó el acuerdo de solicitar del Jefe del Estado un indulto general con motivo del Año Santo.

    ¡Y dale con incidir en la “misericordia justiciera” de los obispos vascos para recalcar la “dureza fascista” del Régimen de Franco!

    Hay que repetir que se trata de una argucia para hacer justificable al lector la inminente revuelta de aquellos curas.


    El 19 de octubre, los obispos se trasladan a Madrid y visitan al cardenal presidente de Ia Conferencia Episcopal Española, al nuncio de Su Santidad y al subsecretario de Justicia (en ausencia del ministro), solicitando su intervención para que, por Io menos y como primer paso, los sacerdotes fueran trasladados a otras prisiones distintas de Ia de Zamora, pero insistiendo en el deseo de que su traslado fuera a casas religiosas. El subsecretario manifestó que Ia situación de dichos sacerdotes en Zamora no era tan inhumana como podía parecer; que invitaba a los obispos a visitar el establecimiento penitenciario; y que el asunto sería tratado en Consejo de Ministros. El cardenal presidente y el nuncio comunicaron haber realizado las gestiones que se les encomendaron.

    Vivían aquellos curas como “señoritos”, con habitaciones individuales, televisión, patio exclusivo, librería, capilla, según reconocía la nota de la Dirección General de Prisiones, pero eso no esperemos que lo diga este historiador. Estaban solo seis donde había espacio para treinta reclusos normales.


    El 3 de noviembre, el obispo de Bilbao, después de consultar el caso a varios juristas y canonistas, envió una nota al capitán general de Ia VI Región Militar —y copia de dicha nota al nuncio—, urgiendo el cumplimiento del párrafo 5." del artículo 16 del Concordato en Io referente al mutuo acuerdo entre el Ordinario del lugar y Ia autoridad judicial para Ia designación de centro penitenciario para clérigos penados. El obispo Añoveros hizo esta gestión en vista de que Ia SITUACIÓN PSICOLÓGICA de los cinco sacerdotes diocesanos de Bilbao encarcelados en Zamora se hacía cada vez más crítica y, por otra parte, porque las múltiples gestiones realizadas ante diversas autoridades del Estado para conseguir su traslado a casas religiosas o, al menos, a otras cárceles no habían dado hasta ese momento resultado positivo alguno.

    Análoga gestión realizó el obispo de San Sebastián. El mismo día, el obispo de Segovia y el obispo auxiliar de San Sebastián (llevando también Ia representación del obispo de Bilbao, enfermo), visitaron a varios sacerdotes en Ia prisión de Zamora.

    Nada de “tensión psicológica”; el hecho fue meditadísimo y escenificado, CON LA PRENSA SOBRE AVISO.

    Lo que había era una tensión entre los clérigos progres de toda España, incluidos obispos, ya que EN AQUELLAS FECHAS LLEGABA A MADRID DESDE EL VATICANO MONSEÑOR AGOSTINO CASAROLI a entrevistarse con el cardenal Tarancón y con el ministro de Asuntos Exteriores, López Rodó, para tratar la revisión del Concordato, cosa que les ponía “de los nervios”.


    Los curas aprovecharon aquella fugaz estancia para hacerse publicidad a nivel mundial, y a fe que lo lograron.


    El 6 de noviembre, el nuncio de Su Santidad escribió al ministro de Justicia apoyando con el máximo interés Ia gestión realizada el 3 de noviembre ante el capitán general de Ia VI Región. ESE MISMO DÍA LOS SACERDOTES RECLUIDOS PROTAGONIZARON EL MOTÍN DE SU CÁRCEL,

    ¿Y nada más sobre el motín de curas? ¿Cómo fue?
    Pues lo contaremos nosotros.


    Esto escribía “LA VANGUARDIA” DE 7 -11-1973 (repárese como los medios de comunicación ya habían sido previamente avisados, lo que delata que el hecho no se debió a “tensiones” sino a un plan metódico.

    SEIS CURAS DE LA CÁRCEL de Zamora ROMPEN E INCENDIAN ventanas, sillas, bancos, UN ALTAR... antes SE HABÍAN CONGREGADO en las proximidades FAMILIARES Y CORRESPONSALES DE PRENSA, PREVIAMENTE AVISADOS.

    Acudieron el director y funcionarios, A LOS QUE HICIERON FRENTE EMPUÑANDO PALOS Y MADERAS. Amplia difusión en la prensa nacional y extranjera
    . (...)


    http://hemeroteca.lavanguardia.com/p...92445/pdf.html


    Por otra parte:

    LA VANGUARDIA” DE 16 -11-1973:

    NOTA DE LA DIRECCIÓN GENERAL DE INSTITUCIONES PENITENCIARIAS:

    EL BALANCE TOTAL DE LOS DESPERFECTOS causados fue de 200 cristales rotos, destrozados un televisor, tres radiadores de calefacción, 15 aparatos sanitarios, 2 sillas, 3 mesas, 2 colchonetas y TODOS LOS ORNAMENTOS DE CAPILLA, INCLUYENDO EL ESTUCHE PARA EL CÁLIZ Y EL MUEBLE QUE SERVÍA DE ALTAR Y AL QUE PRENDIERON FUEGO. (...)

    Aquí puede verse íntegramente

    http://hemeroteca.lavanguardia.com/p...04791/pdf.html

    Continúa nuestro historiador:

    comenzando a continuación una larga huelga de hambre, por Ia que finalmente fueron trasladados al Hospital Penitenciario de Carabanchel, en Madrid, y situados en celdas aisladas; pero, una vez repuesta su salud, fueron devueltos a Ia prisión de Zamora.

    Curas iconoclastas... a continuación en ¿huelga de hambre? ¿Curas cometiendo tentativa de suicidio? Todo muy “religioso” como se ve... El tema es alucinante... ¡¡pero no pasaba nada!!; nuestro historiador lo ve lógico.

    ¿Y esta calaña exigía ir a “casas religiosas” ... para destrozar cálices y altares más a gusto?

    La protesta tuvo amplio eco en Ia prensa. Los obispos no fueron autorizados a visitar a sus sacerdotes ni en Zamora ni en Carabanchel. Los obispos de Bilbao, San Sebastián y Segovia (a esta última diócesis pertenecía uno de los sacerdotes recluidos, García Salve)

    Segovia sale a escena porque era entonces obispo Antonio Palenzuela, al que “le iba la marcha” un montón.

    El historiador no nos deleita detallando que ese Francisco García Salve, alias “cura Paco” (que falleció hace pocos años) era un jesuita comunista que acabó exclaustrado (y que se casaría más tarde con una señorita) que fue detenido por actividades sindicales subversivas, implicado en el famoso proceso 1.001. Como al obispo Palenzuela le caía bien lo incardinó en su diócesis segoviana y desde allí Palenzuela comprobaba la evolución de su pupilo.


    Este Palenzuela causó escándalo pocos años después al someterse a ser entrevistado por una revista porno-erótica en diciembre de 1976: “Un obispo se confiesa”, entre tías desnudas.


    Tal era el nivel de aquellos tipos, pero no esperemos que ningún “historiador eclesial” nos ilustre al respecto.

    enviaron una carta a sus sacerdotes en Ia cual compartían Ia preocupación del clero por sus hermanos de Zamora que se encontraban en fuerte tensión espiritual por los largos años de dura prisión; dichos obispos insistieron para que fuese suprimida dicha cárcel y afirmaron que si se debía recurrir a otros lugares de detención que no fueran conventos, Ia decisión no debía ser tomada unilateralmente por el Gobierno. Por solidaridad con los sacerdotes detenidos en Zamora muchos sacerdotes de Bilbao y de San Sebastián se recluyeron en sus respectivas curias y 22 estudiantes en Ia Facultad Teológica de Deusto.

    Nada de arrepentirse ni condenar la rebeldía de aquellos gamberros, como se ve; ni los obispos ni el historiador se inmutan y les parece justo, lógico y afortunado. Nada sobre el incendio de la capilla ni demás destrucciones.

    En relación con los hechos de Zamora se produjo Ia ocupación de Ia nunciatura de Madrid Ia tarde del 10 de noviembre por parte de 111 personas, entre las cuales había 30 sacerdotes, que, en el comunicado que dejaron a Ia prensa extranjera al salir de Ia representación pontificia, se autodefinieron como pertenecientes a diversas comunidades de base.

    La Dirección General de Prisiones publicó una nota relativa a los hechos definidos como actos vandálicos, se contestó que las condiciones de Ia cárcel no fueran buenas (¿?), se recordó Ia existencia en ella de una «capilla» (lugar quizá poco utilizado por los sacerdotes detenidos), se condenó el comportamiento de los sacerdotes y fue calificada como gesto premeditado para confundir a Ia opinión pública.

    Matizamos al historiador:

    NOTA DE LA DIRECCIÓN GENERAL DE INSTITUCIONES PENITENCIARIAS (La Vanguardia, 16-11-73) :

    ...El fin que se propusieron fue hacer … inhabitable el departamento que utilizaban, provocar su traslado de Zamora, atraer la atención exterior ;

    … LOS SEIS EN UN ESPACIO PREVISTO PARA NO MENOS DE TREINTA PERSONAS,

    TENDENCIOSIDAD DE ALEGATOS CONTRA RÉGIMEN DE VIDA Y ESTRECHECES;

    se burlaban y VEJABAN a funcionarios y al CAPELLÁN MAYOR;

    LA CAPILLA a su disposición, SE NEGARON A UTILIZARLA ADUCIENDO QUE NO LA NECESITABAN PARA NADA.

    En breve período, no más de TRES AÑOS, 29 FALTAS GRAVES.

    http://hemeroteca.lavanguardia.com/p...04791/pdf.html

    ¡¡Y estos gamberros iconoclastas y sus obispos eran los que daban la tabarra por ir a “casas religiosas”!!

    (...)

    Etcétera. La continuación del texto puede seguirse quí:

    https://summa.upsa.es/high.raw?id=0000005935&name=00000001.original.pdf

    (...)
    La cárcel, en sus casi ocho años de existencia fue una vergüenza nacional sin parangón en otros países. Fue una institución jurídicamente incongruente, políticamente equivocada y humanamente indefendible.

    Lo que fue auténtica vergüenza nacional “sin parangón en otros países fueron” aquellos tipos miserables, que ejercían como obispos y como curas; obispos que en un país mínimamente democrático hubieran acabado en la cárcel a la primera semana de dar la tabarra; y que en un país comunista de entonces habrían sido enviados como mínimo a picar piedra cuando no fusilados o quitados de en medio sin más contemplaciones.

    ... Aunque quizá mayor vergüenza son los que, en frío, los encubren y justifican, casi medio siglo después, en base a inconfesables conveniencias (ninguna religiosa, por supuesto).

    Última edición por ALACRAN; 18/03/2021 a las 21:53
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  4. #4
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,654
    Post Thanks / Like

    Re: Vandalismo sacrílego de curas pro-etarras en la cárcel de Zamora (año 1973)

    Debe destacarse que ese gamberrismo de los curas vascos de Zamora (6 de noviembre de 1973) y de sus obispos cómplices, huelgas de hambre, encierros etc. coincidía en el tiempo con la excavación del túnel en que pondrían la dinamita los asesinos del presidente Carrero Blanco en la Claudio Coello de Madrid un mes después (20 de diciembre). Aunque ambos hechos subversivos no parecían tener relación, hubo al menos una conexión, un vergonzoso goteo de sucesos subversivos entre ambos hechos, consentido y sufrido por el Gobierno de la nación con el visto bueno de Pablo VI, Tarancón y Dadaglio, que ni se inmutaban.

    Los sucesos de Zamora y huelgas y encierros posteriores parecieron obedecer al despecho subversivo clerical por la "normalidad" con que Agostino Casaroli fue recibido y cumplimentado y las buenas palabras que dio a López Rodó para la revisión del Concordato, complaciendo y haciendo fuerte, al menos de palabra, al Régimen de Franco, chafando las expectativas de los enemigos.

    Pasemos a ver el infame goteo subversivo, el circo mediático que no cesaba, con epicentros en Zamora, Bilbao, San Sebastián, Madrid y Barcelona, especialmente.


    OCTUBRE, 1973


    Día 28

    Barcelona. 113 personas acusadas de haber asistido a una reunión ilegal de la llamada Asamblea de Cataluña, celebrada en la iglesia de María Medianera.

    NOVIEMBRE, 1973

    Día 1

    Madrid. Llega Agostino Casaroli «ministro de Asuntos Exteriores» del Vaticano,en escala técnica aérea de regreso de Nueva York y en tránsito hacia Roma.

    Barcelona. 113 personas detenidas el domingo en un local anejo a un templo, fueron trasladadas de la Jefatura Superior de Policía, al juzgado de guardia, y de ahí a la cárcel, tras ser abiertas diligencias previas.

    Día 3, sábado

    Roma. Por la noche, regresa Casaroli, secretario de Asuntos Públicos del Vaticano sin novedad.

    Día 6:

    Zamora. Seis curas de la cárcel rompen e incendian ventanas, sillas, bancos, un altar... antes se habían congregado en las proximidades familiares y corresponsales de prensa, previamente avisados. Acudieron el director y funcionarios, a los hicieron frente empuñando palos y maderas. Amplia difusión en la prensa nacional y extranjera.

    Ese mismo día, los curas de Zamora recluidos comienzan una huelga de hambre.

    Día 9:

    Bilbao. 30 curas se recluyen en el nuevo edificio del obispado. Motivo: sucesos de Zamora

    Día 10:

    Madrid. Reclusión de 150 personas (sacerdotes, matrimonios y seglares), en la nunciatura, por los sucesos de Zamora (sacerdotes en huelga de hambre). Un autobús y doce jeeps de Policía en la puerta de la Nunciatura.

    Nota de 4 obispos: piden que desaparezca la prisión para curas de Zamora. Los curas reciben una comunicación de 8 de noviembre firmada por Argaya, Añoveros, Palenzuela y Setién, “Queridos sacerdotes” … “Prueba de vuestra tensión psicológica son los acontecimientos del pasado martes, día 6.” Nota leída desde el pulpito en bastantes misas.

    Día 12

    Madrid. Los recluidos abandonan el domingo la Nunciatura Apostólica (el centenar de personas que ingresaron sábado. Entre los recluidos se encontraban 20 curas. Trataron del tema de Zamora con «reflexiones» y coloquios. El Nuncio habló a los «visitantes» sobre algunos puntos. Finalmente, durante la noche habían celebrado «una liturgia de la Palabra».

    Bilbao. 20 curas seguían encerrados en las oficinas del obispado…; seis de ellos en huelga del hambre.

    Barcelona. Procesadas las 113 personas detenidas el 28 de octubre reunidas en un local anejo a la iglesia de María Mediadora de todas las Gracias. A treinta de ellas les fueron impuestas multas gubernativas de hasta 300.000 pesetas.

    Día 13

    Madrid. Los obispos auxiliares Oliver, Estepa e Iniesta piden que la Conferencia Episcopal solicite del Gobierno una amnistía para todos los presos políticos ( en la Nunciatura el domingo por la mañana, donde dialogaron con los reunidos; salir las personas allí encerradas, que lo hicieron en grupos, acompañado cada grupo por uno de los tres obispos auxiliares).

    Bilbao. Varias llamadas al Obispado y a la Jefatura Superior de Policía: se amenaza con hacer volar el edificio del obispado y la emisora episcopal de la Cadena COPE. Cierre de los accesos desde la calle.

    Día 14

    Bilbao. El obispo Añoveros visita a los seis curas en huelga de hambre y que han sido aislados del resto de los encerrados. Cerca de 40 prosiguen en su actitud de ocupación de las dependencias,

    Zamora. De San Sebastián viaja a Zamora, el obispo auxiliar Setién.

    Bilbao. 22 alumnos de teología de Deusto también se han encerrado.

    Barcelona. Homilía del cardenal Jubany: “Urge en nuestro país una ordenación jurídica que facilite el derecho de reunión y de asociación. Es un derecho reconocido en la Encíclica "Pacem in Terris" y frecuentemente recordado por el Episcopado español, (11 de noviembre) en la que hacía referencia a los acontecimientos del 28 de octubre en la parroquia María Medianera de Barcelona.

    Día 15

    Madrid; Nota de la Dirección General de Instituciones Penitenciarias sobre los curas de Zamora. El balance total de los desperfectos causados fue de 200 cristales rotos, destrozados un televisor, tres radiadores de calefacción, 15 aparatos sanitarios, 2 sillas, 3 mesas, 2 colchonetas y todos los ornamentos de capilla, incluyendo el estuche para el cáliz y el mueble que servía de altar y al que prendieron fuego.

    Día 16

    Zamora. El obispo de Segovia,Palenzuela, dice haber encontrado al P. García Salve «en peores condiciones de salud que en otra visita anterior». “Psiquiatras y expertos podrían explicar que la cárcel destinada "exclusivamente a sacerdotes, resulta mucho más despiadada que la del condenado común; es como añadir una pena más».

    Madrid. Veintitrés, profesores y alumnos de Comillas, (Canto Blanco) en encierro voluntario por los sucesos de Zamora.

    Día 17

    Los sacerdotes de Zamora entran en su decimotercer día de huelga de hambre y prosiguen las ocupaciones.

    El diario episcopal «Ya» califica la nota de la Dirección. General de Prisiones de «fortísima»,

    La Hermandad Sacerdotal Española, “contra los escándalos en diversas diócesis, en contra la fe del pueblo y de los más elementales deberes sacerdotales y colaboraciones a movimientos marxistas”

    Bilbao. 30 sacerdotes se solidarizan con su obispo y 50 seglares se encierran al concluir el último servicio religioso del día en la iglesia de San Antón; lectura de carta de mons, Añoveros, con cuyos puntos se han solidarizado.

    San Sebastián. Entre 15 y 20 sacerdotes pasaron la noche recluidos en el Seminario de San Sebastián. Un centenar de curas de la diócesis envían tres telegramas: al Papa, al Consejo Europeo de Conferencias Episcopales y al presidente de la Conf. Episcopal Española, sobre los sucesos de Zamora…

    Loyola, Guipúzcoa. Los bilbaínos Añoveros y Ubieta se entrevistan con el arzobispo de Pamplona, Méndez Asensio, y los obispos guipuzcoanos Argaya, y Setién.

    La Coruña. En la iglesia del Barrio de las Flores incidente en la misa al referirse el oficiante a los acontecimientos de Zamora y a la reclusión de sacerdotes en Bilbao. El subjefe provincial del Movimiento, que asistía interrumpió al sacerdote y le preguntó que si aquello era homilía o información. Alborotos.

    Día 19

    Madrid. Los sacerdotes de Zamora trasladados al Hospital Penitenciario de Carabanchel.

    Todos los recluidos en Bilbao y San Sebastián terminan su encierro voluntario

    Editorial de «Ya», diario al servicio de los obispos: “El conato de incendio” de la cárcel de Zamora fue “amplificado todavía más por los medios de masas”

    Murcia. Parroquia de Vistabella. Incidente, cuando el oficiante, en la homilía, se refirió a los sucesos de Zamora y Bilbao. Uno de los fieles gritó: «Aquí hemos venido a oír misa y no a un acto político». Varios fieles abandonaron el templo en protesta.

    Madrid: se incorpora a las actividades académicas, el grupo de veintitrés, profesores y alumnos de Comillas, en Cantoblanco (Madrid) en encierro voluntario desde el día 16.

    El Ferrol. Incendio provocado en la parroquia de Santa Marta, pérdidas en enseres litúrgicos y otros objetos sagrados por valor de aproximadamente medio millón de pesetas.

    Día 26

    Madrid. Nota de protesta del Gobierno español a la Nunciatura; (“acontecimiento sin precedentes”).

    Madrid. Pleno de la Conferencia Episcopal. Tarancón alude al nuncio Dadaglio, allí presente, con palabras de elogio y los obispos le han dedicado una cerrada ovación.

    Raymat (Lérida): los superiores religiosos de Cataluña se adhieren a la homilía del Cardenal Jubany (capuchinos carmelitas, claretianos; escolapios, escuelas cristianas, franciscanos, jesuitas, paúles, salesianos…)

    Zamora. Los seis curas en huelga de hambre en el hospital de Madrid, reintegrados a la prisión de Zamora.

    Día 28

    Madrid. Querella contra el obispo de Segovia, Palenzuela, presentada por el ministerio fiscal. En unas declaraciones al «Norte de Castilla» se había referido a la cárcel concordatoria de Zamora en términos «calumniosos e injuriosos».

    Barcelona. Familiares de los 113 detenidos en la parroquia María Medianera, por reunión ilegal escriben al presidente de la Conf. Episcopal, Tarancón para que sean levantadas' las sanciones de arresto sustitutorio contra detenidos.

    Zamora. Nueva huelga de hambre iniciada por los curas presos, según medios cercanos a la Conferencia Episcopal.

    Bilbao. Nuevamente, 30 curas ocupan las oficinas episcopales, por motivos análogos a los del encierro anterior.

    Día 29

    Madrid. Nuevo encierro de 70 personas —seglares de ambos sexos y sacerdotes— se recluyen en el seminario, con el fin de “reflexionar”. En los alrededores presencia de la Fuerza Pública.

    Día 30

    Madrid. Conferencia Episcopal, Casa de Ejercicios de El Pinar de Chamartín: nerviosismo por los encierros en la diócesis, especialmente el del seminario…. Ante la posibilidad de que un grupo se encerrara en la Casa de Ejercicios de El Pinar, Tarancón a quienes lo preparaban que, en ese caso, los obispos suspenderían sus trabajos y se marcharían.

    DICIEMBRE 1973

    Día 1

    Madrid. Desalojan del seminario a las 84 personas que se habían recluido.«El cardenal de Madrid y los obispos auxiliares, tajantes, no han cedido a sus peticiones». Según el Gabinete de Prensa del Arzobispado: “penetraron en el Seminario para una asamblea a la que pretendían que asistieran los obispos. Mons, Estepa permaneció toda la noche y mañana con las personas recluidas, reiterándoles la invitación a abandonar el edificio”.

    Bilbao. Salen los sacerdotes encerrados en las oficinas episcopales.

    Comunicado de la Conf. Episcopal sobre los acontecimientos, en que ni se disculpa por el bochornoso espectáculo… “que ha ido provocando año a año y ha estallado al fin”.

    Día 3

    Europa. Grupos de españoles de varias capitales europeas se reúnen ante las nunciaturas apostólicas para pedir la desaparición de la cárcel concordatoria de Zamora

    Día 4

    Bilbao. 15 curas vuelven a encerrarse ¡TERCERA VEZ! en el Obispado, por lo de Zamora… Añoveros se niega a recibirles. Desalojados ya por la Fuerza Pública

    Madrid. Diez de los curas recluidos en el seminario han sido sancionados por la autoridad gubernativa con multas entre 25.000 y 300.000 pesetas.
    Zamora. El jesuita P. García-Salve, de los de Zamora, deberá comparecer en Madrid por la apertura del proceso del Sumario 1.001

    Día 5

    San Sebastián. Abandonan el obispado los quince curas que se habían recluido en solidaridad con los de Zamora.

    Día 6

    Pamplona. 25 sacerdotes se recluyen en el Arzobispado por libertades democráticas y solidaridad con los de Zamora. Sin embargo, lo abandonan a invitación del arzobispo Méndez Asensio.

    Día 7

    Sta. Coloma de Gramanet (Barcelona). Encierro en la Iglesia Mayor de 73 personas por lo de Zamora

    Día 8

    Irún (Guipúzcoa). Suspendida la misa de hoy a transmitir por Televisión desde la parroquia del Juncal para toda España, por llamada anónima indicando que haría explosión una bomba durante la citada misa.

    Día 11

    Zamora. Según fuentes oficiales finalizan su huelga de hambre los seis curas presos, que mantenían desde hacía 16 días (Tras un rápido viaje a Madrid de Añoveros y Argaya)

    Madrid. El cura Luis M. Xirinachs, desde el 1 de diciembre en la Cárcel Modelo en huelga de hambre, es trasladado a un hospital penitenciario. Cumplía dos meses de sanción sustitutiva de la multa impuesta por asistir al acto en una iglesia de Barcelona, por el que fueron detenidas 113 personas.

    Día 12

    Zamora. No está claro que haya terminado la huelga de hambre de curas, pues el abogado defensor de uno de ellos dice que no se ha confirmado la información.

    Madrid. Ruego del procurador en Cortes, F. Fugardo, al Gobierno:
    - Que se nombre un juez especial para los responsables de los hechos de Zamora,
    - Si se cumple o no el Concordato, sobre derecho de presentación. Y cuántos obispos hay sin beneplácito del Jefe del Estado
    - Revisión de criterios que han servido para generosas concesiones y que ahora se menosprecian falseando la verdad
    - Si puede permitirse que eclesiásticos usen de cauces de otras instituciones, pretendan ser árbitros y jueces en los temas políticos o representar a ciudadanos

    Día 14

    San Sebastián. Argaya confirma que los sacerdotes de Zamora han suspendido su huelga de hambre

    Día 15

    Segovia. Repartidas hojas a multicopista a muchos hogares segovianos. La firma un grupo que se autodenomina «Católicos, apostólicos y no-romanos»; “hay que lamentar —dice Palenzuela- esa propaganda Insidiosa contra la figura de Paulo VI.

    Día 18

    Madrid. Una pastoral de Tarancón es, el domingo, leída en todas las iglesias madrileñas. En un templo de la calle Ayala, un feligrés arrebata el documento al cura y le prende fuego (como un auto de fe al revés).

    Zamora. Según su abogado, Jaime Gil Robles, es probable que el P. García Salve no pueda comparecer dado su débil estado físico, con procedimientos judiciales pendientes. El fiscal solicita para él 19 años de reclusión en el sumario 1.001

    Día 19

    Vizcaya. J. J. Núñez Arizmendi, religioso superior de los Sacramentinos de Villaro, es detenido por la Guardia Civil, al encontrarse en el convento explosivos y propaganda de E. T. A.

    DÍA 20

    ATENTADO CRIMINAL DE ETA: ASESINADO D. LUIS CARRERO BLANCO, PRESIDENTE DEL GOBIERNO

    Última edición por ALACRAN; 22/03/2021 a las 01:39
    DOBLE AGUILA dio el Víctor.
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  5. #5
    DOBLE AGUILA está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 jun, 14
    Mensajes
    1,475
    Post Thanks / Like

    Re: Vandalismo sacrílego de curas pro-etarras en la cárcel de Zamora (año 1973)

    Impresionante documento Alacrán; prueba evidentísima de como había cambieado de posición OFICIAL de la Iglesia desde la muerte de PÍo XII; todo este inmenso escándalo, se supone, porque no les gustaba que hubiese una cárcel eclesiástica en Zamora, cuestión prevista en el Concordato. A destacar los siguientes párrafos:

    La Hermandad Sacerdotal Española, “contra los escándalos en diversas diócesis, en contra la fe del pueblo y de los más elementales deberes sacerdotales y colaboraciones a movimientos marxistas”
    Y estaban, una vez más en lo cierto.

    Día 19

    Vizcaya. J. J. Núñez Arizmendi, religioso superior de los Sacramentinos de Villaro, es detenido por la Guardia Civil, al encontrarse en el convento explosivos y propaganda de E. T. A.


    DÍA 20

    ATENTADO CRIMINAL DE ETA: ASESINADO D. LUIS CARRERO BLANCO, PRESIDENTE DEL GOBIERNO.

  6. #6
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,654
    Post Thanks / Like

    Re: Vandalismo sacrílego de curas pro-etarras en la cárcel de Zamora (año 1973)

    Pienso que aun sin cárcel y cumpliendo condenas en “casas religiosas” el problema habría variado poco; se habrían quejado, en tal caso, de que las casas religiosas no estaban en el país vasco, o si no, habrían impedido a los funcionarios estatales entrar para comprobar el cumplimiento de la condena; o que el obispo tuviera poder para rebajar o quitar la condena etc. Y mientras tanto, los curas terroristas riéndose a carcajadas, obviamente.
    No hay que olvidar que, con el Concordato en la mano, las iglesias y conventos etc. eran como fortines o sedes diplomáticas frente al Estado.

    Habrían continuado dando la tabarra de otro modo. De hecho, Añoveros, envalentonado, continuó provocando y buscando pelea contra Franco sin venir a cuento, con su famosa homilía, a los dos meses escasos de que sus amigos de ETA asesinaran al presidente Carrero Blanco. De ahí la dureza de la medida de expulsión de España que el gobierno Arias tomó contra aquel palurdo ensotanado de boina a rosca.

    No sé cómo lo verás tú. La solución hubiera sido denunciar el Concordato y suprimirlo nada más empezar los problemas de curas terroristas, y tras comprobar que el primer y principal responsable del asunto era el silencio cómplice de Pablo VI, pues sólo con un toque de atención de éste a los obispos el problema habría desaparecido en el acto.
    Última edición por ALACRAN; 25/03/2021 a las 19:59
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  7. #7
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,654
    Post Thanks / Like

    Re: Vandalismo sacrílego de curas pro-etarras en la cárcel de Zamora (año 1973)

    “Todo fue premeditado para confundir a la opinión publica”.

    Nota de la Dirección General de Instituciones Penitenciarias :

    TODO FUE PREMEDITADO PARA CONFUNDIR A LA OPINIÓN PUBLICA”


    Nota de la Dirección General de Instituciones Penitenciarias sobre el incidente provocado por seis sacerdotes en Zamora


    «El día 6 de noviembre pasado, seis sacerdotes internados en un centro penitenciario de Zamora protagonizaron un incidente que ha tenido amplia difusión en la Prensa nacional y extranjera. Como quiera que dicho incidente ha sido manipulado con diversas finalidades nada coincidentes con los hechos, parece conveniente una exposición clarificadora de lo ocurrido y de la condición y comportamiento de sus protagonistas.

    El mencionado día 6 de noviembre y al efectuarse el relevo de los funcionarios, a las nueve de la mañana, fue inspeccionado el dormitorio general ocupado exclusivamente por aquellos, que aparentaban todos, a excepción de uno, que se hallaban durmiendo. Media hora más tarde, el jefe de Servicios fue avisado de que dichos internos, armados de banquetas de madera y palos, estaban destrozando cristales, puertas, ventanas y otros efectos que había en los locales, provocando, también, varios incendios.

    El balance total de los desperfectos causados fue de 200 cristales rotos, resultando destrozados un televisor, tres radiadores de calefacción, 15 aparatos sanitarios, dos sillas, tres mesas, dos colchonetas y toda clase de ornamentos de capilla, incluyendo el estuche para el cáliz y el mueble que servía de altar y al que los internos prendieron fuego.

    El fin principal que se propusieron aquéllos fue hacer inhabitable el departamento que utilizaban, provocar su traslado fuera de Zamora, atraer la atención exterior y mover a la opinión pública en su favor con engaño.

    La cantidad y calidad, y aun la significación de los objetos que fueron destrozados, en un acto que no es posible dejar de calificar de vandálico, más el hecho de que los seis participantes en el incidente ocupasen en el centro penitenciarlo en que se hallaban un espacio previsto para albergar a no menos de 30 personas, revelan la tendenciosidad de ciertos alegatos contra su régimen de vida, contra supuestas incomodidades o estrecheces y contra lo que se ha llamado hiperbólicamente «alta tensión psicológica». En ningún caso fueron sometidos a vejaciones o humillaciones. No podría decirse otro tanto de los funcionarios penitenciarios ni Incluso del capellán mayor que les ha atendido y que sí fueron todos ellos objeto de burlas y vejaciones por parte de tales sacerdotes.

    Entre las facilidades de que venían disfrutando podemos citar, juntamente con la capilla, una sala de lectura, un aparato de televisión, una biblioteca y un amplio patio, en el que podían practicarse varios deportes, todo lo cual desmiente un vez más presuntas e insatisfechas necesidades culturales o de esparcimiento invocadas frecuentemente como motivación dé sus constantes protestas.

    Es doloroso señalar que quizá lo menos utilizado por ellos fue la capilla puesta a su disposición, atendiendo a lo que cabía razonablemente suponer era su mayor necesidad espiritual, pues se negaron a utilizarla aduciendo que no la necesitaban para nada.

    Es preciso destacar la perfecta coherencia de comportamiento que ha existido entre ellos y que queda claramente reflejada en el expediente de cada uno. En un breve período de tiempo, que nunca va más allá de tres años, han acumulado 29 faltas consideradas como graves en la inmensa mayoría de los casos, no bajando nunca de cuatro por cada uno y contabilizándose ocho faltas, todas graves o muy graves, en uno solo.

    Hay que añadir que esa general y constante actitud de indisciplina, de rebeldía y de vejación incluso para con los funcionarios más modestos de la penitenciaría de Zamora también es coherente con las sentencias que en su día recayeron sobre aquéllos y que incluyen reiteradamente el delito de subversión social armada y terrorismo e incluso el de atentado y lesiones, en calidad de autores, cómplices o encubridores.

    Las investigaciones hechas sobre todo lo ocurrido el citado 6 de noviembre conducen a la conclusión de que fue planificado minuciosamente. Incluso se había decidido la fecha y la hora en que los incidentes habrían de producirse. Así, el día 3 de noviembre, los sacerdotes Internos remitieron a sus familias la mayor parte del dinero de que disponían. El plan proyectado era conocido no sólo por sus familiares, sino por ciertas agencias de noticias extranjeras.

    Nos hallamos, pues, ante un premeditado montaje de artificio, enderezado a atraer y confundir a la opinión pública.»


    Diario A B C, Madrid, 16-Noviembre-1973

    Última edición por ALACRAN; 01/04/2021 a las 19:07
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  8. #8
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,654
    Post Thanks / Like

    Re: Vandalismo sacrílego de curas pro-etarras en la cárcel de Zamora (año 1973)

    Editorial de ABC, medio al que se podía entonces suponer imparcial, dando la razón al Estado en el conflicto de los curas de Zamora. Obsérvese cómo también enlaza el conflicto con las puntuales negociaciones Iglesia-Estado de por entonces (Casaroli) que eludía el "historiador" Vicente Cárcel Ortí para lectores jóvenes ignorantes de aquéllo.

    Sin embargo, parece disimular el ABC para quitar hierro al asunto cuando opina que "Estos hechos, cualquiera que sea el juicio apreciativo de su gravedad, no son imputables a la Iglesia; ... No pasan de ser —si bien se miden— otra cosa que maniobras de grupo y actitudes personales poco prudentes." Eran imputables a la Iglesia desde el momento en que ni el cardenal Tarancón ni el nuncio Dadaglio, ni Pablo VI habiendo podido no quisieron llamar al orden a aquellos curas y obispos, aceptando a sabiendas inclusive el escándalo.

    (Obviamente el ABC "democrático" actual, el de tiempo acá, opinaría de modo muy distinto, entendiendo y defendiendo a las "víctimas de la dictadura", etc)


    ABC 16-11-1973


    IGLESIA Y ESTADO

    Ahora, cuando en línea de convergencia y con esfuerzo conjunto digno de su historia común de buen entendimiento, el Estado español y la Iglesia perfilan su nueva etapa de mutua relación y entablan, para ello, encuentros del más alto nivel, ciertos incidentes promovidos con premeditación, a lo que permiten deducir las circunstancias en las cuales se han producido, están creando tensiones nada favorables al ambiente de serenidad y correcto convenio que las conversaciones entre ambas potestades necesitan.

    Nos referimos, claro está, a los incidentes provocados por algunos clérigos reclusos en Zamora —incidentes que no pueden enmarcarse en una conducta sacerdotal digna— y a las reacciones, seguramente bienintencionadas, pero seguramente, también, inoportunas, que han seguido a los mismos.

    La demanda relativa al cumplimiento del párrafo 5 del artículo 16 del Concordato —cumplimiento de las penas de privación de libertad en casa eclesiástica o religiosa— en todo en cuanto proceda bien puede actuarse, sin duda alguna, por vías y trámites que no incurran en campos muy próximos a los propios de la subversión política, y, desde luego, sin recurrir a argumentos de coacción intolerable.

    * * *

    Parece muy probable, como ya hemos apuntado, que la buena fe y el elevado celo pastoral de algunos prelados españoles han sido estimulados a moverse hacia posiciones que convienen a la maniobra emprendida por ese reducido grupo clerical, sobre el que pesa una sanción decidida en legal procedimiento. Este hecho es digno de sincera lamentación, tanto por la raíz de la que arranca —la buena fe y el acendrado deseo de pacificación de los espíritus—, como por las consecuencias que no ha previsto o de las que no encontró medio de librarse: aparentes posturas de solidarización con reuniones y grupos subversivos, de muy diversas tendencias y no todas católicas, que actúan al margen de la legalidad política establecida.

    En este plano puede considerarse —y con todo respeto hacemos la estimación— el escrito de los tres obispos auxiliares de Madrid; escrito que expresa una muy peculiar interpretación de los hechos y recoge expresiones no ciertamente ajenas a conceptos cuya intención puede considerarse, a niveles gubernativos y de opinión pública, estimulante de acciones y coacciones políticas difícilmente admisibles.

    * * *
    No escribimos este obligado comentario —que nos urge e impone un elemental deber de información y de opinión—tomando partido alguno en el fondo de un complejo asunto: las negociaciones Iglesia y Estado, que aún está en trámite. Nunca tampoco hemos aludido al mismo sin mantener una postura de lógico respeto a tan altas partes. Hace algún tiempo —A B C, 6 de diciembre de 1972— publicamos un comentario, «Comprender a la Iglesia», en el cual tratamos de interpretar el pensamiento de la gran mayoría del pueblo español, que se siente «pueblo de Dios» y hace pública y continuada profesión de catolicismo.

    Justo parece ahora, cuando se instalan tensiones graves en un procedimiento de decisiva concordia y acuerdo, recordar, subrayar incluso, que también tiene títulos de indiscutible legitimidad el Estado para merecer, a su vez, comprensión análoga. Máxime, siendo Estado de plena y tradicional confesión católica.

    Cumplido queda, así, nuestro deber profesional, que ofrecemos exento de rememoración alguna de otras épocas, en cuyos anales no hay rastro de actitudes amistosas del poder civil hacia el poder eclesial.

    * * *

    Nos consta la firme decisión del Gobierno en orden a mantener su postura, tan claramente reiterada, de acuerdo, de solución razonable, duradera y firme que prosiga la actual ordenación concordada. Pese a los incidentes, las tensiones y sus secuelas, se mantendrá la línea de comprensión y el deseo de pleno entendimiento. Estos hechos, cualquiera que sea el juicio apreciativo de su gravedad, no son imputables a la Iglesia; no afectan a su altísima dignidad. No pasan de ser —si bien se miden— otra cosa que maniobras de grupo y actitudes personales poco prudentes.

    Las tensiones que se han producido no alterarán, aunque para lograrlo se hayan provocado, el entendimiento, la buena relación sustantiva, que existe entre el Estado y la Iglesia, en nuestro país. Y aunque tanto a la Iglesia como al Estado les sobra experiencia y tacto para no caer en la insidiosa trampa, no por ello conviene despreocuparse ni descuidar la vigilancia: la prudente cautela con que se debe seguir, en estos momentos, el curso de las cosas.

    A B C, 16-11-1973


    Última edición por ALACRAN; 01/04/2021 a las 19:36
    DOBLE AGUILA dio el Víctor.
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  9. #9
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,654
    Post Thanks / Like

    Re: Vandalismo sacrílego de curas pro-etarras en la cárcel de Zamora (año 1973)

    Así opinaba de los acontecimientos la revista FUERZA NUEVA por entonces:


    Revista FUERZA NUEVA, nº 359, 24-Nov-1973


    DIARIO DE UN INGENUO

    PATALEO

    El despecho por la cordial visita de monseñor Casaroli a España no se ha hecho esperar. La semana pasada, en este mismo diario, señalábamos el contraste entre la sonrisa de López Rodó y el mal humor de los sectores clericales. Quienes pretendan convertir la religión en ariete contra el Estado han reaccionado ruidosamente. El ruido era preciso para que parezca que son alguien. Su soledad es patética. Por sí sola explica la violencia desesperada a que se entregan.

    Tres han sido las acciones realizadas, en indudable conexión cronológica. La reunión ilegal de 113 personas en un local eclesiástico de Barcelona; el motín de los curas de la cárcel de Zamora, y las encerronas prácticamente simultáneas, en el obispado de Bilbao y en la nunciatura de Madrid. Un brindis al Vaticano con bendición episcopal.

    El espacio de que disponemos no nos permite extendernos sobre estas acciones. Pero simplificando lo posible, vamos a dejar constancia del pataleo clerical.



    OBISPO BENÉVOLO


    El caso del obispo de Segovia (Palenzuela) es diferente. Su presencia en el espectáculo se debe a que en la cárcel de Zamora se encuentra recluido el cura Francisco García Salve, que pertenece a la diócesis de Segovia. ¿Qué hace un cura segoviano en la cárcel?, se preguntará el lector. Pues nada; porque, como verá si sigue leyendo, García Salve nada tiene que ver con el dignísimo clero segoviano. Este señor era jesuita y, cuando salió de la orden, buscó, como es reglamentario, un obispo que le admitiera en su diócesis. Lo encontró en Palenzuela, obispo de Segovia.

    Pero no crea nadie que el cura García Salve, tan benévolamente recibido por el obispo de Segovia, ha sido detenido mientras ejercía su oficio pastoral en Santa María de Nieva o en otra parroquia de la diócesis, sino en Madrid, en una reunión de las Comisiones Obreras (CC.OO.), instrumento del Partido Comunista para alterar la paz española. Curiosamente, el obispo de Segovia, cuya buena fe parece haber sido sorprendida, en vez de poner en su sitio a un cura que se ha dedicado a actividades consideradas ilegales, extiende sobre él su manto protector, uniéndose a los obispos vascos implicados.

    Nos figuramos que los católicos segovianos, que nada tienen que ver ni con los terroristas de la ETA ni con los mandos comunistas, se preguntarán, desconcertados, qué pinta su obispo en todo esto. Que a un jesuita exclaustrado lo admita, pase. Pero que publique cartas colectivas pidiendo privilegios para curas encarcelados por actividades contra la paz de la nación, es algo inconcebible. Algo que tendrá que explicar de forma más clara si quiere que se le entienda.



    “DURA PRISIÓN”


    Los señores obispos de San Sebastián y Bilbao, respaldados por el colega que les ha salido en Segovia, han publicado una carta, dirigida a los sacerdotes, en la que explican su conducta en relación con la cárcel de curas de Zamora.

    La carta recuerda la desdichada pastoral conjunta de los obispos de San Sebastián y Bilbao en ocasión del Consejo de Guerra de Burgos (1970). Como de los firmantes sólo es el mismo monseñor Argaya de San Sebastián, ya que monseñor Cirarda, de Bilbao, ha sido sustituido por Añoveros, y Palenzuela, de Segovia, es nuevo en la plaza, la calidad del producto no hay más remedio que atribuirla a la “solera” del medio en que fermenta: la postura adoptada por una parte del clero en las diócesis vascas citadas, que ha llevado a algunos curas a la cárcel por actividades terroristas, y a otros a actitudes de rebeldía “en sagrado” por solidaridad con ellos.

    Los obispos, en su actual carta colectiva, hablan de la “dura prisión” que soportan los curas que, con arreglo al Concordato, están en la prisión de Zamora en dependencias separadas de los presos comunes. Esta “dura prisión” consiste, según informa la Agencia Cifra, en que los curas encarcelados viven confortablemente, disponiendo de la capilla, sala de lectura, calefacción, televisión, biblioteca, un amplio patio, y una galería cubierta. ¿Qué tipo de confort querrán los señores obispos para los curas encarcelados? Desde luego, algo que nunca les hemos visto pedir para los restantes presos, lo que da la penosa impresión de que para ciertos obispos los curas son ciudadanos de clase especial, con derechos que no piden para los albañiles.

    En cuanto al motivo de la prisión, que podría justificar trato diferente, los obispos no lo citan, con lo que el sencillo pueblo de Dios puede creer que están en la cárcel por decir misa o por leer el breviario. Sin embargo, la verdad es que los curas vascos encerrados en Zamora han sido condenados por los tribunales militares como responsables de delitos de terrorismo, entre los que destacan la participación de los curas Calzada y Echave (*), en las acciones de la ETA realizadas por los asesinos de un inspector de policía, que a Calzada le valieron doce años de cárcel y cincuenta a Echave. Este último fue el responsable de la redacción, impresión y difusión de un “evangélico” panfleto, en el que se justificaba el asesinato del policía.

    Es curioso que, ahora, a obispos que no tuvieron una palabra de compasión para el asesinado, les parezca “duro” castigo que dos cómplices de los asesinos disfruten en Zamora de calefacción, televisión, biblioteca y capilla, y hasta encuentren explicable que se hayan amotinado, prendiendo fuego a los bienes del Estado puestos a su disposición. Pero de estas circunstancias los señores obispos no dicen una palabra. Ellos se contentan con detallar las gestiones que han hecho en favor de los curas presos, como si estuvieran justificándose ante alguien.

    Afán justificatorio que los lleva a notables contradicciones, como la de exigir el estricto cumplimiento del Concordato y pedir, al mismo tiempo, que deje de cumplirse, suprimiendo la separación de curas y presos comunes. Esta actitud no es nueva, pues, en el pasado, el obispo de Bilbao unas veces exigía que los juicios de curas fueran secretos, y otras, públicos, esgrimiendo unas veces el Concordato y pidiendo que se olvidara, otras.

    Tampoco tenemos conocimiento de que se haya exigido a los curas de sus respectivas diócesis que cumplan la parte del Concordato que obliga a elevar en la misa preces por el Jefe del Estado en la forma tradicional. Lo asombroso es que un obispo, al que cabe atribuirle una delicadeza extrema en su conducta, haga tan parcial empleo del Concordato.


    Juan NUEVO

    (*) Al aplicárseles el korrekto bokabulario basko, se les konozió como kuras “Kaltzada” y “Etxabe” o algo así


    .
    Última edición por ALACRAN; 08/04/2021 a las 18:49
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  10. #10
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,654
    Post Thanks / Like

    Re: Vandalismo sacrílego de curas pro-etarras en la cárcel de Zamora (año 1973)

    Otro artículo


    Revista
    FUERZA NUEVA, nº 359, 24-Nov-1973


    INTOLERABLE POR MÁS TIEMPO

    Que se pueda “exigir” para ejercer el sacerdocio en el País Vasco que los religiosos o sacerdotes tengan que ser vascos y dominar el vascuence; que se permita que unos obispos auxiliares lancen cartas pastorales subversivas; que un arzobispo haga pública constancia de su solidaridad con unos elementos que conspiran contra el Estado; que unos curas sean terroristas; que otros promuevan actos vandálicos en la prisión donde purgan sus delitos contra la sociedad, etc., son cosas que contemplamos asombrados, mas que porque sucedan en sí, porque no hayan tenido la réplica contundente y clara por parte del Estado y por parte de quienes, fieles a unos ideales, no podemos seguir consintiendo estos desafueros por más tiempo.

    Sabemos que nos tacharán de violentos y que ciertas gentes, que no son lo suficientemente viriles para exponerlo públicamente, tratan de atacarnos con las armas rastreras de la hipocresía, la falacia y la intriga. Sin embargo, no podemos callar y dejar de alzar nuestras voces en contra de esta situación intolerable que ciertos estamentos de la Iglesia española están provocando no sólo con detrimento del orden público o en pro de la acción subversiva, sino en cuanto representa y significa confusión, desengaño y apartamiento del pueblo de Dios de su Iglesia.

    Hay que hacer algo. En primer lugar, por parte del poder público, y si éste no quiere o no puede, tendrán que ser otros los que le sustituyan en la defensa del orden constitucional, en la defensa de los ataques a la unidad de la Patria y en la defensa de los valores permanentes de España; en defensa, en definitiva, del Régimen nacido por el sacrificio de miles y miles de españoles que no puede verse atacado, mancillado, o simplemente amenazado por quienes, eternos enemigos de la Patria, se visten o utilizan los hábitos o su posición y nombre de la Iglesia para ello.

    No se puede consentir que, por ejemplo, el señor Jubany, arzobispo de Barcelona, diga, en defensa de unos detenidos acusados de actividad subversiva, que “hay que permitir toda reunión con fin lícito”, cuando se refiere a una reunión concreta de separatistas, marxistas y demás compañeros de viaje, que utilizan los lugares sagrados para su conspiración. No se puede permitir que estos “señores” sigan confundiendo a los católicos y sigan haciendo el juego a los enemigos del Régimen, del Movimiento nacional. Y no se puede consentir que estos “señores” puedan jugar impunemente con la sangre vertida heroicamente para lograr una España liberada del marxismo, de la masonería, del separatismo y de otras lacras que España padecía hasta el 18 de julio de 1936 (...)

    Ramón de Tolosa

    Última edición por ALACRAN; 10/04/2021 a las 18:55
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  11. #11
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,654
    Post Thanks / Like

    Re: Vandalismo sacrílego de curas pro-etarras en la cárcel de Zamora (año 1973)

    Más verdades como puños:


    Revista FUERZA NUEVA, nº 360, 1-Dic-1973


    DIARIO DE UN INGENUO

    LOS MALOS PASTORES

    La falla clerical de la Cárcel de Zamora, las encerronas de curas que han abandonado su ministerio sagrado para dedicarse al gamberrismo en locales eclesiásticos y la reunión de elementos rojos y separatistas en un local parroquial de Barcelona, ha sido la música con que el ala marchante de la Iglesia ha acogido la visita del representante del papa, monseñor Casaroli, al Gobierno español. Había que meter ruido para ver si en Roma se asustaban y daban marcha atrás en el propósito de regular, sobre nuevas bases, unas relaciones entre el Estado y la iglesia, deterioradas por el esfuerzo de unos clérigos que pretenden, a la vez, destruir a la Iglesia y al Estado.

    Ellos mismos, en el caso de los miembros de la ETA, se han proclamado marxistas-leninistas, y ningún obispo puede ignorar lo que significa ser marxista-leninista ni lo que entraña mantener como sacerdote a un marxista-leninista. ¿Cómo se explica entonces que haya obispos que amparen a los curas marxistas en vez de expulsarlos de un sacerdocio al que han traicionado y en el que resulta sacrílega su presencia? No se explica de ninguna manera. Se oculta.


    EL PUEBLO DE DIOS


    Una mentira repetida mil veces parece una verdad. La máxima es de Lenin, pero los curas progresistas la han aprendido bien. Se esfuerzan de tal forma en presentar a unos grupos de curas y de militantes laicos como representantes de los católicos españoles, que han llegado a creérselo. De otra forma no se explicaría que en un editorial de “Vida Nueva” se reproche a monseñor Casaroli haber marginado, durante su visita (de 1 a 3 de noviembre), al “pueblo católico español”.

    ¿Quién es el “pueblo católico español” para la revista que dirige Martín Descalzo?

    ¿Los 500.000 españoles que se manifestaron en diciembre de 1970 en la Plaza de Oriente o los 110 que se han encerrado en la nunciatura? ¿Los 300.000 que desfilaron por Barcelona aclamando a Franco o los 113 reunidos ilegalmente en una parroquia de la ciudad? ¿Los 100.000 bilbaínos que desfilaron al grito de “Gora España” el 24 de diciembre de 1970 o los 50 que se han encerrado en el obispado? ¿Los 2.000 sacerdotes que se reunieron para orar en Zaragoza en 1972 o los 6 que han quemado la capilla en la cárcel de Zamora?

    Estas son las preguntas a las que hay que responder antes de hablar en nombre del “católico pueblo español”. Porque una mentira, aunque se diga mil veces, sigue siendo una mentira.


    EL PROBLEMA


    Monseñor Casaroli, en uno de los discursos que pronunció durante su visita a España, dijo: “El Papa vive no la tragedia pero sí los problemas del catolicismo. La Iglesia tiene que vivir para seguir el cambio de los tiempos y para poder ser hoy -en nuevas situaciones frente a nuevos problemas- lo que fue en siglos pasados”.

    Comprendemos muy bien los problemas de la Iglesia, que en no pequeña medida se los ha buscado ella misma al no haber sido capaz de mantener el dogma, la moral y la disciplina con la energía que el servicio al pueblo de Dios exige. Pero lo que no vemos es por qué el Estado ha de sufrir la consecuencia de problemas ajenos. Si la Iglesia tiene que adaptarse a los tiempos modernos, bien, que lo haga, pero que deje al Estado seguir su camino con el mismo respeto al menos, con que el Estado le deja seguir el suyo. En otro caso se puede dar la impresión de que la Iglesia intenta librarse de sus tensiones internas descargándolas sobre el Estado. El procedimiento, además de injusto, es peligroso, pues puede dar lugar a medidas de retorsión. Si la Iglesia necesita un chivo expiatorio sobre el que descargar sus propias debilidades, que lo busque en otra parte.


    PROHIBIDO ARROJAR BASURAS


    Leemos que varias docenas de sacerdotes en su mayoría extranjeros, han sido expulsados de Chile por actividades marxistas. Entre ellos, un jesuita que dirigía el movimiento Cristianos para Marxismo, duramente calificado en España por algunos obispos. No sabemos dónde irán a parar con sus camisas rojas, sus hoces y sus martillos. Si hubiera lógica en el mundo, se encaminarían a Cuba, donde el clero está prácticamente extinguido, y gozarían de la benévola protección de Fidel Castro, perseguidor de cristianos. Pero ellos no tienen nada que temer. Ellos son marxistas.

    También podrían dirigirse a Rusia, China o Albania, según tendencias. Pero mucho nos tememos que elijan países capitalistas, donde tan ricamente viven los curas “progres”. Y hasta que alguno quiera venir a “sufrir” bajo la “dura tiranía franquista”. Posibilidad que había que prevenir. De cara a un eventual envío de curas rojos en las fronteras de España se debía poner un aviso con grandes letras: “Prohibido arrojar basuras.” Bastante tenemos con las nuestras.


    Juan NUEVO
    Última edición por ALACRAN; 10/04/2021 a las 19:00
    DOBLE AGUILA dio el Víctor.
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  12. #12
    DOBLE AGUILA está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 jun, 14
    Mensajes
    1,475
    Post Thanks / Like

    Re: Vandalismo sacrílego de curas pro-etarras en la cárcel de Zamora (año 1973)

    No sé cómo lo verás tú. La solución hubiera sido denunciar el Concordato y suprimirlo nada más empezar los problemas de curas terroristas, y tras comprobar que el primer y principal responsable del asunto era el silencio cómplice de Pablo VI, pues sólo con un toque de atención de éste a los obispos el problema habría desaparecido en el acto.
    Bueno, en realidad esto que planteas, creo que sería bastante más difícil (yo diría técnicamente imposible, aunque no soy un experto) de llevar a la práctica. Un Estado como el español, definido entonces legalmente como CONFESIONAL, no podía, en ningún caso, suprimir el Concordato de manera unilateral. De hecho, el Concordato solo se suprimió cuando las dos partes estuvieron de acuerdo en cambiarlo por otra cosa (Acuerdos Iglesia-Estado) una vez que la propia estructura y forma del Estado español había cambiado. Y recordemos, que ya a partir de mediados de los años 60 es LA PROPIA IGLESIA la que se muestra extraordinariamente incómoda con un Concordato que, aunque realtivamente frecuente (1953) constituye un texto absolutamente contrario a la nueva actitud política del Vaticano en sus relaciones internacionales; donde opta, indiscutiblemente, por la "neutralidad" política y sobre todo por la ACONFESIONALIDAD.

    Así se manifestó la Conferencia Episcopal en 1973 con la Declaración pública, reflejo de la que se produjo antes en Lourdes con los obispos franceses. Todo en consonancia con la Dignitatis Humanae y, nuevamente, con el tema de la "Libertad Religiosa" y de conciencia.
    Última edición por DOBLE AGUILA; 13/04/2021 a las 23:54

  13. #13
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,654
    Post Thanks / Like

    Re: Vandalismo sacrílego de curas pro-etarras en la cárcel de Zamora (año 1973)

    Cuando me refería a denunciar el Concordato de 1953 era más bien a cambiarlo para minimizarlo y en lo posible, librarse de anclajes con el estamento clerical, que ya no era de fiar ni en España ni en Roma. De hecho, estaban en modificarlo tanto el Gobierno como Roma como el revuelo de los de Zamora y clero cómplice bilbaíno y madrileño.
    Aunque para la Iglesia el problema parecía radicar sólo en romper nominalmente con la “dictadura”, ya que todo lo demás del Concordato le era ventajoso. No así al Estado ni al Régimen, obviamente.


    Sobre ello, y según lo que ciertamente comentas de los Acuerdos Iglesia-Estado (a los que hubo que esperar a 1979), hubo gran distensión entra ambos ya antes, en 1976, tras la desaparición del odiado "dictador" cuando el Gobierno español y Pablo VI, zanjaron el problema, de modo muy sencillo: permitiendo a Roma nombrar obispos libremente en España a cambio de renunciar la Iglesia al fuero eclesiástico para religiosos.

    A la vista de lo cual, cabría preguntarse si tanto hubiera costado hacer esa doble concesión, ya en vida de Franco en vez de aquellos intentos frustrados para reformar el Concordato entre 1972-1975...

    No entra en cabeza alguna que aquellos Gobiernos de Franco se hubieran negado a algo tan sencillo, máxime cuando de facto Roma ya nombraba bajo cuerda los obispos auxiliares que le daba la gana sin contar con el Régimen. Por lo cual, no cabe sino que era la Iglesia quien no quería perder privilegios ya que, pese a todo, estaba cómoda.

    Y al respecto debe señalarse que cuando en 1968, Pablo VI pidió a Franco la renuncia a la designación de obispos, no se refirió que retiraría, a cambio, el fuero eclesiástico para sus servidores españoles... En cambio, desaparecido Franco, lo de mantener el fuero eclesiástico ya ni se planteó (más bien no tuvieron más remedio: sabían que se les acabó el chollo).

    Por cierto, el Concordato de 1953 hoy día no está derogado formalmente sino en el desván de los trastos viejos. En teoría, pues, sigue vigente aunque ignorado.

    ***********

    Otras medidas de presión del Estado contra el abuso clerical debió de haber, cuando el articulista de Fuerza Nueva indignado insinuaba:

    "contemplamos asombrados, mas que porque sucedan en sí, porque no hayan tenido la réplica contundente y clara por parte del Estado y por parte de quienes, fieles a unos ideales, no podemos seguir consintiendo estos desafueros por más tiempo".

    Pero es difícil ya situarse en aquélla época para especificar qué medios de réplica habría habido disponibles.

    En cualquier caso, se entró desde el año siguiente (1974) en tener menos contemplaciones con religiosos díscolos y prepotentes: así a Añoveros casi se llegó a expulsarle para que hiciera compañía en Roma al "jefe".

    Se suspendió la subversiva Asamblea de Vallecas (1975) que convocara el obispo auxiliar Iniesta (marxista), y algo parecido también con el obispo de Las Palmas (Canarias).

    Se pasó a castigar por los Gobernadores Civiles las predicaciones subversivas de curas (las llamadas "homilías multadas") ... que pagaban religiosamente (nunca mejor dicho) los obispados respectivos.

    Se tuvieron menos contemplaciones con las okupaciones de iglesias por revoltosos protestones de cualquier pelaje compinchados con curas y obispos; la Policía entraba al templo por las bravas, sin permiso y los desalojaba directamente, aunque rabiara el obispo y amenazara con excomulgar a gobernador y policías .


    Última edición por ALACRAN; 16/04/2021 a las 00:57
    DOBLE AGUILA dio el Víctor.
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  14. #14
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,654
    Post Thanks / Like

    Re: Vandalismo sacrílego de curas pro-etarras en la cárcel de Zamora (año 1973)

    la "terrible dictadura"... impotente contra el clero que la chuleaba cotidianamente durante meses (y años)


    Revista
    FUERZA NUEVA, nº 360, 1-Dic-1973


    PREGUNTAMOS

    Si nosotros fuéramos procuradores en Cortes cumpliríamos todos los trámites necesarios para elevar una pregunta. No sabemos si esta pregunta tendría que ir dirigida al presidente del Gobierno, o bien al señor ministro de la Gobernación o, en su defecto, al mismísimo ministro de Información y Turismo.

    De lo que estamos seguros es que íbamos a preguntar. Y esperaríamos la contestación. Con toda la paciencia que hiciese falta.

    La pregunta sería de este tenor:

    Si un grupo de reclusos comunistas organiza en la cárcel donde cumplen condena un motín tan premeditado que incluso cuentan de antemano y afuera a representantes de la prensa extranjera preparados, y golpean a los agentes de la autoridad, prenden fuego a sus enseres, entre los que figuran televisores, y destrozan algo sagrado, como es un altar, ¿se autorizaría la publicación, a las cuarenta y ocho horas, en toda la prensa española y con gran relieve tipográfico, de un largo documento de los jefes de estos comunistas en defensa de dichos revoltosos por legítimos tribunales?”

    No sabemos si tendríamos contestación a la pregunta. Lo que sí sabemos es que nuestra Administración ha permitido que los jefes eclesiásticos de ese puñado de sublevados hayan publicado una carta conjunta en toda la prensa.

    Prescindimos de si dicha defensa escrita es pobre y hasta contraproducente, y prescindimos, también, de si al pez se le pesca por la boca. De lo que no prescindimos es de preguntar cómo se ha permitido la publicación de tal nota.

    Ante este hecho, insólito, no tenemos más remedio que reflexionar si Santiago Carrillo, por ejemplo, podría publicar en España un alegato, como el que citamos, en defensa de los detenidos legalmente pertenecientes a su partido. (...)

    Última edición por ALACRAN; 30/04/2021 a las 12:54
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  15. #15
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,654
    Post Thanks / Like

    Re: Vandalismo sacrílego de curas pro-etarras en la cárcel de Zamora (año 1973)

    Ya en la transición, la cárcel de Zamora quedó vaciada de curas:



    Revista FUERZA NUEVA, nº 485, 24-Abr-1976


    Adiós a la cárcel concordataria de Zamora

    Anticipándose a los futuros acuerdos Iglesia-Estado, el último ha vaciado la cárcel especial de Zamora de los dos clérigos terroristas que quedaban en ella. Parece que han ido a un convento a terminar sus condenas, una de 30 años por colaborar con la cuadrilla de asesinos que mató al inspector Manzanas, lo que no es mal ejercicio para un cura que, a pesar de eso sigue recibiendo la protección de su obispo.

    Lo curioso es que la existencia de la cárcel concordataria servía para atacar al Estado, como si fuera un atropello el deseo de salvaguardar la dignidad del sacerdocio manteniendo a los clérigos encarcelados separados de los delincuentes comunes, norma, por otra parte, prevista en el Concordato.

    En cambio, nadie parecía encontrar motivo de reproche en que la Iglesia mantuviera en el sacerdocio a curas que debían ir a la cárcel por terrorismo. La subversión de valores no ha sido el menor defecto de ciertos sectores eclesiásticos en los últimos años. Así van las cosas.


    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  16. #16
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,654
    Post Thanks / Like

    Re: Vandalismo sacrílego de curas pro-etarras en la cárcel de Zamora (año 1973)

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    … Final feliz: la otra “vocación” del revoltoso jesuita García Salve resultaba ser... ¡el matrimonio!, oh, qué enternecedor



    Revista FUERZA NUEVA, nº 506, 18-Sept-1976

    El cura Paco

    Sería aleccionador escribir hacia atrás la historia de muchos acontecimientos de la vida española, esto es, a partir de las acciones realizadas últimamente y, a su luz, examinar las conductas de hace varios años. (...) Ahí tenemos el caso del que fue “padre” García Salve, luego “cura Paco” y por último distinguido miembro del Comité Central del Partido Comunista y ardoroso candidato al matrimonio.

    Cuando se produjeron sus primeras actividades subversivas, ciertos medios eclesiásticos cerraron filas en su defensa, acusando a quienes le llamaban comunista de ver rojos en todas partes.

    Durante el famoso motín de curas en la cárcel de Zamora, se vio al obispo de Segovia, monseñor Palenzuela, acudir raudo y veloz a la prisión para entrevistarse con aquel cura, en testimonio de una solidaridad que hoy, a la vista de los actos posteriores del “cura Paco”, adquiere un significado que nos gustaría que el monseñor explicara.

    Como nunca nos ha gustado hablar de oídas, vamos a reproducir unas palabras de la obra escrita por el cura Paco, bajo el título de “Y robarás el fuego”, que, al ser confesión de parte, eliminan cualquier duda sobre su autenticidad. Dice. “Es cierto que nunca mi condición de sacerdote me impidió la lucha en pro de los oprimidos, ni mi actividad en las Comisiones Obreras ni tampoco mi militancia en el Partido Comunista de España. Igualmente cierto que nunca mi obispo, Antonio Palenzuela, fue impedimento en mi vida honrada de militante obrero, y esto es algo que proclamo agradecido”.

    Igual de agradecidos quedarían muchos cristianos de la diócesis del señor Palenzuela [Segovia], si éste se dignara explicar a los feligreses las razones por las que tan paternalmente “incardinó” en la diócesis a un sacerdote que nunca desempeñó ministerio pastoral alguno en la misma, si sabía, cuando con tanto celo le protegía contra las responsabilidades que su conducta provocaba, que el referido cura era militante comunista. Si lo sabía, será difícil convencer a los segovianos de que entra en los deberes de un obispo tolerar que un cura milite en una organización condenada por la Iglesia. Si no lo sabía, es evidente la ligereza que entraña proteger con la autoridad de la iglesia a un cura cuyas actividades todo el mundo sabía y el interesado no ha ocultado nunca.

    En fin, que a monseñor le ha dejado el cura con las vergüenzas al aire. A ver ahora cómo hace para que la gente crea que la prudencia pastoral es su mejor virtud. ¡Ay, aquel viaje a la cárcel de Zamora! Para que ahora venga el curita por el que tanto se movió anunciando que en noviembre piensa contraer matrimonio con una joven llamada Isabel, de veintiséis años, licenciada en letras y vicepresidenta de la Asociación de vecinos de Villaamil [Madrid].

    Una duda nos inquieta: ¿los casará monseñor Palenzuela? Sería un enternecedor final.

    Juan Nuevo



    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Respuestas: 0
    Último mensaje: 03/09/2018, 03:26
  2. Detenidos por nuevo atentado sacrílego en el Reino de Valencia
    Por Hyeronimus en el foro Noticias y Actualidad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 18/07/2013, 13:17
  3. Chávez el sacrílego
    Por Valmadian en el foro Noticias y Actualidad
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 03/11/2009, 02:50
  4. Vandalismo de los párrocos en el postconcilio
    Por Gothico en el foro Religión
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 18/06/2009, 11:55
  5. La cruz de piedra de La Laguna destrozada por vandalismo
    Por DON COSME en el foro Reino de las Canarias
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 09/10/2008, 17:19

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •